Martí


La AHS por la ruta del Café en Songo La Maya

Cuando surgió el proyecto itinerante Caminar con los Héroes en Songo La Maya, los jóvenes asociados que lo componían no tenían una dimensión tan amplia de la historia de ese territorio rico en acciones militares, culturales, políticas y económicas.

Con la aproximaci√≥n a las comunidades rurales del territorio se fueron ampliando ante sus ojos otras dimensiones de la cultura hist√≥rica y econ√≥mica que compone la identidad del territorio, otrora T√©rmino Municipal Alto Songo. M√°s del 50% del territorio es zona de producci√≥n de caf√© de primera calidad, con una antig√ľedad de sus cafetales de m√°s de doscientos a√Īos. No es posible desandar su geograf√≠a sin atravesar vastas zonas de producci√≥n de caf√©, entre las monta√Īas bien tupidas, frescas y arom√°ticas durante d√≠a y noche.

RUTA DEL CAF√©/ MONUMENTO A MART√ć DONDE ESCRIBI√≥ Al NUEVO HERALD

Desandar sus caminos centenarios permite llegar de una comunidad a otra, escuchando las historias a√Īejas relacionadas con los colonos franceses que la poblaron con sus esclavos, de sus descendientes mulatos, bien instruidos y diestros en el uso del machete que no solo poblaron a fuerza de trabajo agrimensor todas las laderas de las monta√Īas con el a√Īorado grano, la canela, la pimienta y los c√≠tricos, sino que fueron los √©mulos de los hermanos Maceo en las cargas al machete en medio de esos mismos caminos y plantaciones.

ellos cargaron sus mercanc√≠as reci√©n obtenidas, en el tiempo de la guerra a sus heridos y muertos; por ellos sufrieron y disfrutaron sus reveses y victorias. Aqu√≠ se cant√≥ y se am√≥ a la mujer. Aqu√≠ se le brind√≥ una taza de caf√© al combatiente y al extranjero, a su paso. A√ļn hoy se disfruta esa costumbre como acto de vida en las monta√Īas. ¬†

Al paso de los j√≥venes por la monta√Īa se van desempolvando los nombres de los cafetales famosos de la zona: San Regis, propiedad de Do√Īa Mariana Soria, fue atacado por los mambises, pero a√ļn se conservan varios elementos de su construcci√≥n de cierta belleza natural; Santa Rosa, que nadie sabe c√≥mo puede lucir en buen estado luego de la guerra, y m√°s cuando el resto de los que le circundan perecieron; La Campana, donde acamp√≥ G√≥mez; La Lucerna, en la cual estuvieron Mart√≠ y G√≥mez; Santa Mar√≠a, por donde pas√≥ Maceo y G√≥mez, y anteriormente estuvo C√©spedes; La Luz, el favorito de Jos√© Maceo, quien siempre pasaba a descansar y reponerse y se convirti√≥ en el lugar donde reposaron sus restos f√ļnebres la noche fat√≠dica del 5 de julio.

RUTA DEL CAFé SANTA MARíA DEL LORETO/ VEHíCULO TIPICO PARA ACARREAR CAFé

Seg√ļn cuentan, en determinadas noches desciende una luz desde los farallones de la monta√Īa hasta donde est√° ubicada la casa, aunque hay otros que comentan que es el esp√≠ritu de la mujer que la habitaba buscando las pertenencias que dej√≥ enterradas cuando tuvieron que irse por la guerra.

Varias historias se han entretejido al paso de las generaciones, como aquellas que afirman que es el espíritu del gran guerrero que fue José Maceo, aunque lo cierto es que desde sus laderas se obtiene una preciosa vista hacia la Gran Piedra y el valle de TI Arriba.

San Ceferino de El Socorro fue una de las m√°s viejas. Dicen que los franceses fueron los que ense√Īaron a sus due√Īos a sembrar el caf√© a los cuatro vientos, y sus l√≠mites llegaban hasta El Caney, Santa Ana, Santa Mar√≠a del Loreto, Lepuart.

En medio del cafetal el barracón de Ma Lucila, la esclava más imponente que había por toda la comunidad, hasta el amo le pedía consejos. Fue la que mandó a hacer el trillo que llegaba hasta un pozo de aguas naturales. Hoy se mantiene el mismo trillo y el pozo. En las noches muy tranquilas se oye su voz en susurro como dando consejos.

Mientras se marcha por muchos de los caminos de colina se pueden palpar en los restos de antiguas construcciones el empleo de la piedra en los secaderos, el horno de cal. Asombra que en muchos tramos pod√≠an transitar dos carruajes en sentido contrario, con una solvencia incre√≠ble. Ante los desniveles del terreno se constru√≠an puentes de piedra y madera que a√ļn hoy son utilizados por muchos campesinos de la zona.

RUTA DEL CAFé

Durante las diez jornadas de nuestro camino por entre monta√Īas, es frecuente escuchar estas an√©cdotas, donde la historia se confunde con la ficci√≥n, donde cada recodo tiene su propia leyenda, parte de una cultura cafetalera que contagia y hace crecer. De alguna manera, estas historias se van metiendo en los poros y luego no es posible hacer arte o promover la cultura sin recurrir a esos elementos de la cultura local. Al final de cada jornada, en cada comunidad, entre los agasajos que brindan estos hombres y mujeres, est√° el caf√© reci√©n colado, arom√°tico, de un tinte asombroso que ti√Īe la taza y repone las fuerzas perdidas por el esfuerzo del camino. Esa noche se duerme menos y mejor por el intercambio cultural y por el caf√©.


Jóvenes artistas hacia el Turquino: El homenaje sincero a nuestros héroes (+tuits)

Emprender viaje al Oriente cubano fue el principio de una travesía que para los integrantes de la Asociación Hermanos Saíz comenzó este 10 de agosto en un encuentro con la historia que se extiende hasta el próximo día 14.

Como cada a√Īo, la AHS sube monta√Īas para llegar al Pico Turquino, ese punto a m√°s de nueve mil metros de altura por encima de lo conocido que atesora a nuestro Mart√≠, un homenaje de la vanguardia art√≠stica cubana a Fidel, a Sergio y a Luis y, sin dudas, al Ap√≥stol.

En Bayamo se detuvo este peque√Īo grupo para recordar a Fidel. All√≠, el recibimiento es afectuoso con el primer secretario de la Uni√≥n de J√≥venes Comunistas en el territorio, Reinaldo Fern√°ndez Rivero. Desde el intercambio, el coraz√≥n de Bayamo, en el parque C√©spedes, nos dio la bienvenida a esta tropa de guerrilleros del arte que no se descuidan tampoco ante la covid-19.

En este lugar, coloreado de patriotismo y due√Īo de libertad y a una Casa del Joven Creador que sabe ponerle coraz√≥n a Cuba desde el arte, transcurri√≥ la primera jornada de honra de la Asociaci√≥n en un trayecto que incluy√≥, tambi√©n, la visita al sitio hist√≥rico La Demajagua, donde se escuch√≥ el grito de libertad del Padre de la Patria.

Mientras, estos ‚Äúmochileros‚ÄĚ ya se preparan para desde bien temprano comenzar el ascenso hasta el sitio que resguarda el busto del Ap√≥stol, que subi√≥ a estas serran√≠as Celia S√°nchez Manduley junto a su padre. Al llegar a la cima, estos j√≥venes se abrazar√°n desde el alma, porque subir monta√Īas hermana hombres y m√°s cuando los une el amor sincero a la Patria.


Cap√≠tulo #16: Fosa Com√ļn II (+Video)

(notas sobre la poética de Onel Pérez Izaguirre)

 

III

Hay en este libro una b√ļsqueda por elaborar una realidad nueva y paralela para volver inmediato el pasado. Una realidad donde la frustraci√≥n, los deseos y la enfermedad colectiva tengan un sentido m√°s concreto. Una realidad que reitera su c√≥mica o tr√°gica irrelevancia, que confiere importancia a elementos espec√≠ficos del pasado a trav√©s de una iron√≠a desmedida. Una b√ļsqueda que suele transformar el presente en pasado y por momentos el pasado en posteridad.

Hay un rejuego con la voz del poeta, en ocasiones te habla al o√≠do y en otras quiere ser impersonal. Su intenci√≥n, tal vez, es mostrarnos la enfermedad a partir de sus s√≠ntomas y definirla como un mal de la memoria. Un mal com√ļn y asumido con normalidad por el cotidiano.

La segunda parte Sistema de fosas, est√° integrada por 12 textos. Estos son: Sistema de fosas, Reciclaje, El arca, La pared, Inercia, Origen, √öltima vigilia, Medicina interna, Acrobacia, Anatom√≠a del reflejo, El eterno retorno y Lectura introductoria. Se trata de una serie de poemas cuyo n√ļcleo es af√≠n con el concepto general del libro: ¬Ņd√≥nde entierro los cad√°veres que me agobian?

Crecer dentro de una fosa

es tierno y difícil

decían mis viejos;

pero abajo

las ratas eran mi paisaje,

un espejo con quien pensar

el silencio.

(P. 27)

Sistema de fosas abre este cuadro y nos desgarra el paladar. El poeta emerge desde su fosa m√°s profunda: la memoria/la experiencia. El saber de la vida transita por ese sendero: ‚Äútodo lo que ha sacrificado‚ÄĚ, ‚Äútodo lo que le han quitado‚ÄĚ, ‚Äútodo lo que abandon√≥‚ÄĚ y ‚Äútoda su fe‚ÄĚ. Este es un texto sobre la resignaci√≥n del individuo ante sus circunstancias, un pasaje a zonas oscura donde yacen sus sentimientos y dolores.

Desde ahí nos comparte su condición de animal/asesino, con un trozo de fe para esperar el supuesto cambio. Hay que saber empujar los límites, hay que saber contemplar la foto del abuelo.

es difícil distinguir,

derrumbar el muro

cuando se lleva adentro.

(P. 32) 

cortesía del entrevistado

Onel Pérez no solo construye fosas, también pretende derrumbar los muros que lleva adentro. Cada fosa es su propia Caja de Pandora, cada muro es una respuesta a los fantasmas que emergen tras el aire delgado de la mirada.

Origen es un poema donde el autor busca desprenderse de la responsabilidad de construir fosas y ser memoria, pero no puede. Sabe que donde está parado ya anduvieron otros y tampoco pudieron cambiar su destino. Sabe que la poesía es una enfermedad sin cura.

Ser parte de la memoria o ser memoria solamente.

(P. 33)

‚ÄúContramaestre y Mart√≠‚ÄĚ, ‚Äúlos h√©roes y la fe‚ÄĚ. Ambas l√≠neas de pensamiento est√°n en cada p√°gina de este libro. Tal vez el poema √öltima vigilia sea uno de los m√°s expl√≠citos, de los m√°s concluyentes en cuanto a las im√°genes que estas ideas proyectan en su poes√≠a.

                        Nadie entiende

sobre qué piedra se construye

la profundidad,

la desidia en que creíamos.

                          Martí y Moisés

entre la zarza

purificando la perla.

(P. 34)

El cuerpo como carne, como símbolo de la existencia terrenal, empieza a cobrar importancia a partir de los poemas: Medicina interna, Acrobaciay Anatomía del reflejo. Los hechos humanos tienen consecuencias sobre la carne. Los hechos humanos necesitan más que fosas comunes para construir la memoria.

Hay

que

pasar

la

trampa

del

cuerpo.

Volver

a

la

fruta.

(P. 36)

Existe un estado primario a la carne seg√ļn el poeta. La carne confunde con la memoria. Hace trampas al necesitar la experiencia. El cuerpo es un melodrama para el poeta: su mayor fosa, su mayor miedo. El cuerpo es el espejo de la confusi√≥n. Dentro guardamos los horrores de la vida material. Ese espejo se alimenta de nuestras posesiones y norman nuestra conducta. Descubrirlo es da√Īino, ignorarlo tambi√©n.

Lectura introductoria es el texto que cierra esta segunda parte del libro. Es un poema que no introduce nada nuevo, sino que resume que tan fácil es intervenir su entorno. Como los barbaros puede subvertir el lenguaje de su medio (lleno de antiguos héroes y fe) sin importar las distancias. Resistir a lo absurdo es una demanda de los códigos, los cuales presionan hasta dejarnos con la lengua afuera.

Los códigos

amenazan con

destruirnos,

m√©todo com√ļn en

las naciones antiguas.

(P. 39)

Para el poeta los elementos externos a su contexto han cambiado el juego. Su Contramaestre, su casa y su cuerpo, sucumben ante la conspiración de otros lenguajes. Si algo pudiera introducir nuevo este poema es la noción de lo absurdo como definición a las relaciones que se generan con el entorno, teniendo a los individuos y sus historias particulares como centro. 

IV

Este libro sin dudas es el proyecto literario de poeta, con sus b√ļsquedas t√©cnicas y est√©ticas, un libro cuyo lenguaje lo hace notable entre su generaci√≥n. Pero tambi√©n es un libro de la gente. De cuerpos de carne suave que resisten a los barbaros y justifican lo absurdo de existir entre fosas comunes. ¬ŅFosas de la memoria?

La tercera parte Cloaca, tiene nueve poemas. Los cuales son: Cloaca, Troya, Hemorragia, Otra bulla, Carne ajena, Conversaci√≥n con Nerval, De cada cual seg√ļn cada cual, Mercado negro y Basurero. Estos textos son un dibujo de esas fosas que va abriendo la experiencia en el ser. Habla de individuos abandonados a su suerte, en la desesperanza y en la agon√≠a.

Cada a√Īo aparecen en mi barrio borrachitos j√≥venes

vienen a relevar a los de m√°s experiencia.

Son resistentes al sol, al polvo, al aroma de los perros.

Lo han perdido todo,

Hasta el money que no alcanza.

(P. 43)

Cloaca es un poema visceral. Narra la trayectoria de algunos individuos sentenciados a perecer por la miseria que generan los vicios y los deseos. ¬ŅEs el alcohol el problema o una salida desesperada? Estos individuos no poseen nada que los haga perdurar, aunque el alcohol siempre ser√° una salida desespera.

cortesía del entrevistado

En la pantalla

el caballo agoniza

en su √ļltimo relincho

mientras los socios del barrio

chupan la hierba

para no pensar.

Los grandes héroes son piedras

en el camino.

(P. 44)

En Troya estamos en presencia de otro grupo social que coexiste en el barrio. ‚ÄúBuscas vidas‚ÄĚ que cortan cabeza y prefieren no pensar. Es significativo que se llame Troya un poema donde el caballo muere y la mente del individuo en cuesti√≥n se enajena de ese hecho. Sobrevivir ya es suficiente, pensar es una categor√≠a la cual es mejor en ellos si no es explorada. Hemorragia reafirma su obsesi√≥n por el aburrimiento de los m√°s j√≥venes y la bebida como respuesta a la desesperaci√≥n. Pero si algo es v√°lido para tener en cuenta es c√≥mo el personaje del padre empieza a ser protagonista en cada suceso, en cada imagen, en cada idea. El padre que no estuvo ahora es omnipresente. ¬ŅSer√° el padre de todos?

Otra bulla nos trae nuevamente a √Āngel Escobar, pero esta vez acompa√Īado de G√©rard de Nerval y Albert Camus. Nombres que esperan la reuni√≥n con el poeta. Nombres que no pueden evitar el derrumbe de la Torre de Babel situada en medio de Contramaestre. Nombres que saben que el poeta es un silencio construido igual que sus fosas y que debe escribir el poema que nadie puede escribir.

En Conversaci√≥n con Nerval por ejemplo, trae a la mesa al franc√©s Nerval (el poeta), a los b√°rbaros (los invasores) y a Mart√≠ (el h√©roe). A trav√©s de su mirada, la belleza de la noche no le deja dormir y estos personajes nos permiten temer, rabiar y gritar. En De cada cual seg√ļn cada cual, Marx (el fil√≥sofo) aparece pero no evita la reducci√≥n simb√≥lica del sujeto. Las ideas del viejo Marx no funciona en tierras de cuervos y matarife, all√≠ la vida es m√°s simple, all√≠ la vida es igual de injusta.

Ella muge y tiemblo.

Aun después de muerta,

muge

y tiemblo.

(P. 51)

Mercado negro es el texto donde dos ideas cierran su ciclo: ‚Äúel campo y los animales‚ÄĚ y ‚Äúel sacrificio animal‚ÄĚ. Ambas ideas son coherentes con la vida del Onel P√©rez. √Čl vive en un territorio agr√≠cola, posee conocimientos sobre las pr√°cticas rurales porque siempre ha estado all√≠. Siente que puede tener la habilidad de un cuervo y el dolor de una vaca. Se siente poeta y matarife.

He vivido entre ratas mucho tiempo.

Sus costumbres ya no son las de antes:

se nutren del sudor delas m√°s tiernas.

(P. 52)

Basurero es el √ļltimo poema del libro, donde el poeta reafirma vivir en una cloaca. Un contexto que lo ha cambiado, que no le permite dejar de cavar fosas para cad√°ver y vivos. Nadie vendr√° a rescatar al poeta, no se encender√° ninguna luz entre las paredes que se derrumban.¬†

Cuando alguien cuestiona si he cambiado,

huelo la intensidad de su rabia

y le digo lo que aprendí:

todos los días están cazando ángeles.

(P. 52)

Onel Pérez Izaguirre posee una voz distinta, especial, espacial. Su obra es un escáner a su contexto visto desde un presente que es devorado por el pasado. La memoria v.s la presencia. Su permanencia dentro de su casa tambaleante es propositiva con su lenguaje. No busca herir sino cerrar las heridas. No busca silenciar sino permanecer. Habrá que seguir su obra en lo adelante, la cual promete ser un registro sincero de su realidad que también es la nuestra. Mientras tanto, él escarba en la tierra y escribe, hurga en la memoria y escribe. Así resiste, así habita.


Palabras por un mejor país

No hay mejor ant√≠doto para un contexto convulso que la palabra; la que traza, anima, se√Īala, sacude y convoca. Ha sido as√≠ a lo largo de la historia de la humanidad. Por tanto, volver a la que nos antecede es obligaci√≥n certera para no errar e intentar despojar del camino todo obst√°culo.

Sucede as√≠ al profundizar en los di√°logos sostenidos entre los d√≠as 16, 23 y 30 de junio de 1961. La Biblioteca Nacional Jos√© Mart√≠ fue el escenario. De un lado, hombres y mujeres de nuestra cultura: Alfredo Guevara, Roberto Fern√°ndez Retamar, Graziella Pogolotti, Lisandro Otero, Jos√© Lezama Lima, Virgilio Pi√Īera, Miguel Barnet, Pablo Armando Fern√°ndez; del otro, Fidel Castro, entonces primer ministro del Gobierno revolucionario y secretario del Partido Unido de la Revoluci√≥n Socialista de Cuba. Horas intensas de planificaci√≥n, fundici√≥n, pujanza y creaci√≥n del sost√©n de todo un pa√≠s en franco renacimiento.

Por ello, a 60 a√Īos de esas jornadas, se ha hablado mucho y se har√°, porque en Palabras a los intelectuales¬†se transciende el arte. En esas l√≠neas se dibuja el desarrollo de una naci√≥n con una voluntad transformadora.

Tomado de Trabajadores

‚ÄúY ustedes tienen la oportunidad de ser m√°s que espectadores: de ser actores de esa revoluci√≥n‚ÄĚ, expres√≥ el Comandante en Jefe en uno de los momentos de los en√©rgicos di√°logos.

Naci√≥ de esa forma un ejercicio cr√≠tico sin precedentes porque con humildad y franqueza se desnud√≥ p√ļblicamente un contexto con sombras y luces, como toda obra humana. De ah√≠ que cada palabra se ali√≥ a la confrontaci√≥n y contradicci√≥n como procesos vitales en b√ļsqueda constante de acercarse mucho m√°s a los otros y dejar atr√°s el tan da√Īino ‚Äúyo‚ÄĚ.

‚ÄúEn realidad, ¬Ņqu√© sabemos nosotros? En realidad, nosotros todos estamos aprendiendo. En realidad, nosotros todos tenemos mucho que aprender‚ÄĚ, acot√≥.

En esa convocatoria de unidad y pensamiento se habla de la creaci√≥n para las mayor√≠as, de la necesidad de revolucionar cuanto espacio exista como f√≥rmula exacta para desterrar el desconocimiento, la desigualdad en los p√ļblicos y posibles nuevos actores del venidero contexto que posteriormente se gestaron. ‚ÄúCreo que cuando al hombre se le pretende truncar la capacidad de pensar y razonar lo conviertes, de un ser humano, en un animal domesticado‚ÄĚ, tambi√©n dijo Fidel Castro en aquellos acalorados d√≠as en que esta isla a√ļn sent√≠a fresco el dolor de Playa Gir√≥n; se lloraba la partida de cada infante mediante la Operaci√≥n Peter Pan y eran sistem√°ticos los actos terroristas contra objetivos econ√≥micos y sociales.

En medio de tanta turbulencia fue necesario el diálogo con esos hombres y mujeres, en cuyas condiciones de vida y posibilidades de creación también se pensó, para moldear anhelos, limar asperezas, poner sobre la mesa las cartas de presentación mediante el respeto, consensuar los próximos pasos y sumar.

‚ÄúLa Revoluci√≥n no puede renunciar a que todos los hombres y mujeres honestos, sean o no escritores o artistas, marchen junto a ella. (‚Ķ) La Revoluci√≥n solo debe renunciar a aquellos que sean incorregiblemente reaccionarios‚Ķ‚ÄĚ

Se trata de un sugerente llamado a volver siempre a Palabras a los intelectuales, desde la visión crítica y contextualizada, como sucedió en aquellos días de junio de 1961, cuando se fundaron, abrazaron nuevas ideas y conceptos, así como se crearon los sedimentos de un mejor país.


Cap√≠tulo #16: Fosa Com√ļn (Parte I)

(notas sobre la poética de Onel Pérez Izaguirre)

I

¬ŅC√≥mo se construye una fosa com√ļn?

¬ŅPara qu√© construirla desde la poes√≠a?

¬ŅSer√° una soluci√≥n eficaz a la enfermedad del ‚Äúser poeta‚ÄĚ?

Enterrar esos cad√°veres que por alguna raz√≥n no tienen sepultura propia en un foso creado desde la poes√≠a, puede minimizar el contagio masivo de la enfermedad que generan. Esta es una acci√≥n t√≠pica de la guerra. Esta es una acci√≥n t√≠pica de las utop√≠as. ¬ŅAnonimato? Todo poeta construye fosas para amedrentar el insomnio y la migra√Īa. Todo poeta vive en guerra. Todo poeta es ut√≥pico.

Fosa com√ļn, tambi√©n es el libro de Onel P√©rez Izaguirre (Contramaestre, 1988) con el cual obtuvo el premio Poes√≠a de Primavera 2017 en la provincia de Ciego de √Āvila. Un jurado integrado por Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, Eduard Encina y Luis Yuseff, estim√≥ ganador del certamen a un libro dise√Īado para dar sepultura a algunos cuerpos del agobio colectivo. Cuerpos engendrados a trav√©s de los ciclos de la historia Cuba y la memoria de un poeta.

El cuaderno fue editado por Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, el dise√Īo fue de Lizardo G√≥mez Cede√Īo, y la ilustraci√≥n fue de Andr√©s Batista. Ediciones √Āvila lo public√≥ en 2018 y, desde entonces, las fosas comunes que describe y construye el poeta fueron p√ļblicas para el lector.¬†

El libro posee una estructura externa sencilla, fácil de recorrer y de comunicar(se). El poeta la divide en tres momentos para que la lectura sea también un descubrir. Una manera de acentuar lo rostros que desea mostrar(nos). Una fórmula para invitarnos a la morbosa acción de componer el cadáver colectivo que se esconde entre estas páginas. Entre estas fosas yacen, también, fragmentos de un poema generacional.  

Foto: Cortesía del entrevistado

 

II

La primera parte, Alcantarillas, posee 13 poemas, los cuales son: Lenguaje directo, Nota oficial, Paso de ceremonia, Trance, Fosa com√ļn, A√Īo de gracia, Econom√≠a pol√≠tica, La situaci√≥n, Arte del suicida, Peque√Īa carta a CH.B., Lobo del hombre, Variaciones en torno a los b√°rbaros y √öltimo apunte del Diario de campa√Īa.

Estos son poemas sobre la identidad del poeta. Escribe desde la contradicción de la existencia y los significados humanos. Escribe sobre la Patria y la abraza con todos sus defectos.

Mi patria es la contradicción,

lo que est√° fuera de ella

no sirve y sirva.

(P. 9)

Leguaje directo es un texto que marca la contundencia estilística y conceptual de un poeta que construye fosas, entierra cuerpos y luego los exhuma frente a todos. Aparece una referencia al poeta José Kozer, quien subraya a la Patria como centro de gravedad. Para Onel Pérez, la Patria es el sentido de lo que yace dentro de ella. Su casa, su contradicción y su acción de destruir todo a su alcance. Estas ideas se conectan con el segundo texto, Nota oficial, donde introduce a nuevos personajes: la madre, Lezama, Gorbachov y al gordo (quien medita del otro lado de la pantalla). En este poema se observa la contradicción en el cuerpo del otro. El poeta habita desde la contemplación del suceso.

Mi madre mira el noticiero

y los muros de la casa

se tambalean.

(P. 10) 

La casa es un signo imprescindible en su lenguaje. All√≠ llegan las angustias y los pesares. El gordo es un extra√Īo tras la pantalla que medita, llega junto a las noticias y hace tambalear la casa con la misma fuerza que tiembla el poeta. Para √©l, ‚ÄúMorir por la Patria es callar‚ÄĚ.

Pasos de ceremonia continua el discurso sobre la resistencia del poeta y sus circunstancias. Admite los sacrificios que están por venir y alerta sobre la pausa necesaria. 

Imiten.

La espiga sigue cosechando frutos,

engorda hacia la multitud,

traspasas dudas.

(P. 13)

Hay que apretar el paso y cerrar los labios, nada cambia. Los pasos de ceremonia son la exactitud a la que se somete un individuo poético/político/normal. Así Onel empieza a mostrar su postura sobre el poder.

El poder desfigura,

hace rodar

cabezas

con eficacia:

una, dos, tres cabezas

cayendo

hacia el poder.

(P. 14) 

Trance es un texto demoledor contra la imagen del poder. El poeta es un espejo frente al golpe, frente a las cabezas que ruedan en direcci√≥n al mismo sujeto que las cortan. Fosa com√ļn llega entonces como respuesta a esos cortes. Una respuesta que se hace desde la experiencia familiar. Desde un registro a la memoria como motor impulsor de nuestras emociones. El poder est√° cerca y tiene otras guerras que ganar, debe sobrevivir a la ausencia.¬†

Crecí sin padre,

como un perro que sangra

por la boca.

 

Nadie siente ese dolor,

sino el poeta cuando preguntan

si existe.

(P. 15)     

Foto: Cortesía del entrevistado

 

Para el poeta la poes√≠a es lo √ļnico que no le abandona. La imagen del poder est√° al acecho, igual que la figura del padre ausente. No se debe embarrar las manos seleccionando un bando, esa acci√≥n no sirve de nada. Las fosas comunes del poeta son un espacio para inocular la ausencia con el olvido. Luego llega A√Īo de gracia, un poema que nos reafirma que la primera fosa construida por el poeta es familiar. Un hueco para ocultar el miedo y el dolor de la madre. Un espacio para poder asomar la cabeza sobre el techo y respirar.

Con el pan al cuello

las estrellas caían a ráfagas

sobre el zinc.

(P. 16)

En el devenir de los textos de esta primera parte, leemos el testimonio de un individuo que se siente solo y desmembrado. Alguien que asume que la pérdida es segura y que ha creado su propio miedo. Alguien que asume que escribir puede ser traumático.

Hay referencias importantes a otros poetas a parte de los ya nombrados. Hombres que tambi√©n cavaron fosas para enterrar cuerpos enfermos y malditos: √Āngel Escobar y Charles Baudelaire. Un aspecto que justifica la aparici√≥n de estos nombres es la reflexi√≥n creada a partir del oficio del ‚Äúser poeta‚ÄĚ. El rejuego con la maldici√≥n del que observa y escribe, para filtrar la realidad a tal punto que sea convertida en poes√≠a. Para Izaguirre, la poes√≠a es el arte del suicida. Es el calvario de una m√°quina, que a la vez, es un hombre lobo o una carne que grita. Esa poes√≠a se encuentra en su aldea donde los b√°rbaros han impuesto variaciones en torno a su presencia.

Foto: Cortesía del entrevistado

 

El poema que finaliza este segmento del libro: √öltimo apunte del Diario de Campa√Īa, es una puerta que cierra algunos t√≥picos y al mismo tiempo abre otros caminos. El poeta ha dotado su escritura de simbolismos que le son naturales a √©l por su cotidianeidad y su cercan√≠a con la historia local. En muchos cuerpos ha aparecido el h√©roe en esta primera parte: la madre, los poetas y el hombre que resiste. Pero en este texto evoca al mayor h√©roe de nuestra historia y eso hace que la heroicidad en sus personajes adquiera otra connotaci√≥n.

En el fondo Remanganaguas,

las vísceras del Apóstol.

Un caballo jadea

mientras escribo y canto:

¬ęla luz no es para sordos¬Ľ,

y la penetrante sabana se cierra

para que no entren moscas.

(P. 24)

Mart√≠ tuvo su primer entierro en Remanganaguas, all√≠, seg√ļn los pobladores, descansa el coraz√≥n de la Patria. Muy cerca el poeta vive en su aldea y ve crecer una torre donde ahoga el canto. Donde los b√°rbaros beben su vino en un silencio que no agoniza.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Foto: Cortesía del entrevistado

Orígenes seguirá teniendo la palabra

El d√≠a 18 de mayo a√ļn continu√°bamos recibiendo materiales de varias provincias del pa√≠s. El equipo coordinador del evento pon√≠a en marcha su mejor estrategia para descargar las informaciones y, a √ļltimo minuto, las peripecias con el dise√Īador nos hicieron entrar en p√°nico. Nos abrum√≥ la idea de no poder llevar a cabo en fecha la Jornada Literaria Or√≠genes. De no haber podido realizarse seg√ļn calendario perd√≠a su objeto hist√≥rico: el de rendir tributo al Ap√≥stol el d√≠a19. Pero como el empe√Īo y la entrega a lo que hacemos es la fuerza de ese motor impulsor que no claudica, el evento rompi√≥ en la ma√Īana del 18 justo a las nueve en punto con la entrevista al Comit√© Organizador: el Coordinador de la C√©lula de Contramaestre Arnaldo Sariol, realizador audiovisual, quien fuera parte indispensable de la producci√≥n para el evento; el presidente de la filial santiaguera Juan Edilberto Sosa Torres, director del Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA, y la vicepresidenta Lisbeth Lima Hechavarr√≠a, escritora santiaguera. Am√©n de que adem√°s se cont√≥ con el trabajo del vicepresidente Erick P√©rez Mart√≠n, m√ļsico, director de la banda D‚ÄôNova, quien estuvo a cargo de todo el proceso de producci√≥n y el equipo de comunicaci√≥n.

Cada ma√Īana el locutor y miembro destacado de nuestra AHS, Dayron Chang, nos pon√≠a al tanto con los Noti Or√≠genes, donde no fueron pocas las sorpresas que se sucedieron a lo largo del evento. Se cont√≥ con un amplio programa donde los paneles y conversatorios nutrieron la parte te√≥rica, resaltando momentos tales como: Digo lo ineludible: ideas como m√ļsculos en la prosa de Eduard Encina, a cargo de Jorge Laba√Īino Legr√° (Contramaestre, Santiago de Cuba). Abriendo con esta conferencia inaugural rendimos tributo al Miembro de Honor de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, el escritor Eduard Encina, fundador del evento junto a Arnoldo Fern√°ndez Verdecia, historiador, a quien se dedicaron las siguientes entrevistas: Desde los Or√≠genes, sobre la fundaci√≥n de la Jornada, por Lisbeth Lima Hechavarr√≠a, con el realizador audiovisual Arnaldo Sariol Vald√©s¬†y Remanganaguas, ruta hist√≥rica en Contramaestre, por Yanetsy Ariste (Pinar del R√≠o).

Esta XIII edición del Orígenes estuvo dedicada la traducción en el panorama literario actual, vistiéndonos de lujo con los panelistas: Oscar Cruz y Aida Bahr (Santiago de Cuba), ambos con una trayectoria notable en este hacer. Siguiendo esta misma temática contamos con la colaboración de la Asociación de Traductores de Santiago de Cuba con el conversatorio Los textos que Martí tradujo, por Lilian Sanz.

Tuvimos la presentación del Boletín Literario Otro Criterio, por Ernesto Andrés (Lezama), poeta y miembro de la AHS en la célula de Contramaestre, momento que estableció un nexo con la interesantísima propuesta, colaboración de los Miembros de Honor de la Célula de Songo La Maya: Eloy Díaz y Rogelio Ramos, con el conversatorio Martí y el pensamiento crítico, necesidad de una crítica artística especializada en nuestros días. Y en este recuento sobre lo fructífero en materia cognitiva, no puedo dejar de mencionar las conferencias magistrales por intelectuales santiagueros como Israel Escalona y Luis E. Jerez, con el conversatorio Martí y la intelectualidad del presente, Influencia martiana en la joven literatura de la Isla, por Rodolfo Tamayo y El pensamiento económico en Martí, en homenaje al aniversario 130 de su discurso ante la conferencia monetaria, por Reynier Rodríguez Pérez.

Pero no solo Literatura e Historia inundaron las redes por esos días, el arte todo fue protagonista de esta edición, por primera vez online, en donde el Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA estrenó su serie Juegos de Agua, presentando videos performans a obras clásicas de nuestra literatura como A la del amor más triste, El amor indeciso, ambos materiales por Adolfo Guzmán Pacheco, y Balada del amor tardío, por Dalia Ramón León, ambos de Santiago de Cuba, rindiendo tributo a nuestra poetisa Dulce María Loynaz.

Se inauguró la expo fotográfica Híbridos de un texto. Curada por Edgar Brielo (Jefe de la sección de artes visuales de la AHS Santiago) y Miguel Y. Cosme (Santiago de Cuba, artista visual), con la participación de creadores de todas partes del país, entre ellos la destacada artista de la plástica Tahimi Cugat Estevez (Santiago de Cuba).

La m√ļsica ameniz√≥ cada noche al cierre en conciertos con los trovadores de La Habana, Inti Santana y EL GAPE, quien acaba de ganar el Premio Cubadisco 2021. Desde Villa Clara Yatser Rodr√≠guez, presidente de la filial de la AHS en el territorio, nos deleit√≥ como miembro del movimiento de trovadores ‚ÄúTrovuntivitis‚ÄĚ, y del movimiento Ca√Īa Santa, la joven y talentosa trovadora Yeni Turi√Īo, quien ya nos hab√≠a acompa√Īado en la edici√≥n del Or√≠genes en 2017. Y, por supuesto, no pod√≠an faltar los chicos del quehacer trovadoresco en el municipio Contramaestre, entre los que destac√≥ el concierto del grupo Di√°stoles, integrado por Luis Ariel Fern√°ndez, Chicho Vega, Leonel Ram√≠rez Alcolea y Livan Leyva. Adem√°s, participaron otros trovadores como: Yanco Le√≥n (Bayamo), Henry Fonseca y Roe Alejandro (Contramaestre).

La pe√Īa literaria El Escriba, espacio habitual de la programaci√≥n de la filial santiaguera que cada mes presta atenci√≥n a un g√©nero literario distinto, realzando el quehacer de los principales exponentes en el pa√≠s, lleg√≥ ese mes a su d√©cima edici√≥n desarroll√°ndose dentro del marco del evento. Dedic√≥ su tem√°tica al haiku como m√≠nima expresi√≥n po√©tica teniendo como invitado al haijin Yulier Canuto P√©rez (La Maya, Santiago de Cuba), coordinador principal del proyecto Pensar en Haiku. Se abord√≥ la tem√°tica de Mart√≠ y el Haiku. Influencia de la cultura japonesa en la obra martiana y haijines en Cuba (http://www.ahs.cu/pensar-en-haiku/). En la secci√≥n ‚ÄúCaf√© con Letras‚ÄĚ, dedicada siempre al v√≠nculo con la AHS, el invitado fue el joven escritor Dar√≠o Cisneros Borruel.

El d√≠a 19 de mayo en horas tempranas de la ma√Īana se hizo entrega de una ofrenda floral en el Cementerio de Remanganaguas en conmemoraci√≥n del aniversario 126 de la ca√≠da en combate del Ap√≥stol, Jos√© Mart√≠, a nombre de la AHS en Santiago de Cuba, su filial de Contramaestre y las autoridades del territorio. Tambi√©n llegaron hasta donde se encuentran los restos del colega y amigo Eduard Encina, aquellos que no dejan de sentir su ausencia. Se le dedicaron unos versos y el momento nos envolvi√≥ a todos, aun en la distancia, de una nostalgia propia del que ha sentido el vac√≠o que dej√≥ Encina en Or√≠genes.

Se presentaron novedades literarias de editoriales santiagueras: Ediciones Caser√≥n, por Rodolfo Tamayo Castellanos, Ediciones Santiago, por Rainer Mart√≠nez, y la Editorial Oriente, la cual reci√©n arrib√≥ a su 50 aniversario, por Roberto Carlos Founier. Adem√°s, tuvimos las presentaciones de las novedades literarias de las editoriales de la AHS: Ediciones La Luz, por Lilian Sarmiento, Elizabeth Soto y Liset Prego (Holgu√≠n). Editorial Sed de Belleza, por Alejandro Hern√°ndez, (Villa Clara), y Editorial √Āncoras, por Yadian Carbonell Hechavarr√≠a (Isla de la Juventud). Y no pod√≠an faltar nuestras revistas santiagueras en el marco del evento cuyas presentaciones corrieron a cargo de Oscar Cruz, con la revista literaria La Noria, Rodolfo Tamayo con la revista Caser√≥n, y la revista Vi√Īa Joven por Noel P√©rez (Santiago de Cuba).

Los proyectos literarios del pa√≠s tambi√©n tuvieron su espacio. El Proyecto Isl√≠ada, del escritor Rafael Grillo, uno de los repositorios m√°s nutridos de la literatura cubana contempor√°nea, as√≠ como de otros exponentes latinoamericanos, con cerca de 500 autores, celebr√≥ su d√©cimo aniversario en el marco del evento Or√≠genes. Callejas, desde Trinidad, nos comparti√≥ en su intervenci√≥n los objetivos fundamentales de su quehacer, donde la promoci√≥n art√≠stico-literaria es faro para las nuevas voces. Por su parte, el Proyecto 5ta Dimensi√≥n, de literatura de Ciencia Ficci√≥n y Fantas√≠a, coordinado por la escritora y periodista Mar√≠a de Jes√ļs Ch√°vez Vilorio, nos puso al tanto de las perspectivas futuras una vez superada esta etapa de la pandemia. El taller se mantendr√° los 2dos y 3eros viernes de cada mes, y la pe√Īa, como cada 4to s√°bado, seguir√° teniendo lugar en la programaci√≥n de la Casa del Joven Creador.

Un momento de mucha fuerza dentro del programa fue la intervención del Proyecto Diversas con el conversatorio: Mujeres piensan a Martí. Este proyecto, dedicado al enfoque de género y a la desmitificación respecto a las creencias populares, pretende desde el arte enarbolar el quehacer de la mujer y la potencia de su voz. Por ende, en esta decimotercera edición del evento, pensar a Martí desde la concepción femenina, con la presencia de Sahay Fajardo, coordinadora principal del proyecto, Taína Barthel y Ada Lescay matizó con nuevos aires al Orígenes.

Los invitados agradecieron el obsequio de dos libros en el evento, uno de ellos Jos√© Mart√≠, el ap√≥stol de Remanganaguas, de Arnoldo Fern√°ndez y Antonio Isacc Hechavarr√≠a, a cargo de quien corri√≥ la presentaci√≥n del mismo. Se mostraron deslumbrados ante las sorpresas de la historia mientras la voz de Arnoldo narraba, como si camino a Remanganaguas fu√©ramos, la ruta hist√≥rico funeraria de los restos del Ap√≥stol y el maravilloso mito que envuelve las tierras del cementerio en ese lugar, donde la magia no deja de acompa√Īar a quienes lo visitan.

Los prop√≥sitos de esta XIII edici√≥n de la Jornada Literaria Or√≠genes se cumplieron dejando tras de s√≠ una memoria hist√≥rica invaluable para la Asociaci√≥n. Se logr√≥ dar un vuelo nacional al evento donde contamos con la participaci√≥n de escritores de todas partes de la Isla. En las lecturas de poes√≠a Nada en el polvo ni en la cal se encierra contamos con invitados tales: Reynaldo Garc√≠a Blanco (Santiago de Cuba, Premio Casa de las Am√©ricas), Onel P√©rez (Contramaestre, Santiago de Cuba, Premio Poes√≠a de Primavera), Mailin Ciria Castro (Contramaestre, Santiago de Cuba), Ernesto Andr√©s (Lezama) (Contramaestre, Santiago de Cuba), Jorge Laba√Īino Legr√° (Contramaestre, Santiago de Cuba, Premio La Gaceta), Hansrruel Aldana (Guant√°namo), Gisselle Luc√≠a (La Habana), Eddy Serrano Castillo (La Maya, Santiago de Cuba), Karla Gil (Guant√°namo), Yess Ramirez (Guant√°namo), Reinyer Rodr√≠guez P√©rez (Santiago de Cuba), Drian Ordu√Īez (Guant√°namo), Rdolfo Tamayo Castellanos (Santiago de Cuba), Roberto Fournier (Guant√°namo).

Y, en las lecturas de narrativa Memoria es un taller de la existencia, contamos con escritores de la talla de Elaine Vilar Madruga, Abel Guelmes Roblejo, Barbarella D‚Äô Acevedo, Rafael Grillo, Malena Salazar Maci√°, de La Habana. Alejandro Rama (Las Tunas, Premio Calendario 2020), Ra√ļl Piad (Matanzas, Premio Calendario 2020), Javier Pupo (Contramaestre, Santiago de Cuba), Ana Lisandra L√≥pez M√©ndez (nuevo ingreso, Contramaestre, Santiago de Cuba), Argenis S√°nchez Osorio (Mayar√≠ Arriba, Santiago de Cuba), Mar√≠a de Jes√ļs Ch√°vez Vilorio, Dar√≠o Cisneros Borruel (Santiago de Cuba) y C√©sar David Guerrero Paz (Palma Soriano, Santiago de Cuba).

Así fue, amigos, el programa de este evento en Santiago de Cuba, cargado de primicias y con un ritmo que conquistó la comunidad online, donde una vez más el trabajo de la Asociación Hermanos Saíz enarboló la bandera del hashtag más usado ahora mismo en redes por el gremio artístico joven: #ElArteSalva. Celebrando el aniversario 35 de la AHS, echamos a andar seguros de que en la edición XIV el Orígenes seguirá teniendo la palabra.


El periodismo cultural y el reto de lo digital

Muchos son los retos del periodismo cultural en Cuba. A los tradicionales se suman otros relacionados con plataformas digitales, redes sociales y un complejo entramado comunicativo y social, que demanda un ejercicio de la opinión y la crítica sobre temas artísticos y culturales en general cada vez más profundo.

Lo primero ser√° siempre el conocimiento, la superaci√≥n y la capacidad de an√°lisis de las obras y los sucesos creativos. Resulta muy dif√≠cil que un profesional de la prensa tenga todas las herramientas para el reflejo profundo y el an√°lisis del teatro, la danza, la literatura, el cine, el patrimonio, las artes visuales, etc.; por eso es tan pertinente el trabajo conjunto y la inclusi√≥n de personas que ya ejercen la cr√≠tica en otros espacios ‚ÄĒo tienen la formaci√≥n para hacerlo‚ÄĒ como dramaturgos, music√≥logos o autores con prestigio ‚ÄĒaunque ello implique que deban aprender las din√°micas de los medios de comunicaci√≥n y el periodismo‚ÄĒ.

Su realizaci√≥n con calidad tiene vital importancia para los creadores y la formaci√≥n de los p√ļblicos. No se trata de decir ‚Äúvoy a ser cr√≠tico‚ÄĚ o ‚Äúhar√© un buen periodismo cultural‚ÄĚ, no depende solo del prop√≥sito ni de apretar botones m√°gicos. Es primordial tener en verdad el conocimiento y las competencias profesionales para hacerlo, porque con intentos desacertados podr√≠amos tener efectos negativos, como confusi√≥n e imaginarios err√≥neos.

En el presente contexto resulta esencial impulsar el periodismo cultural en plataformas digitales, con el aprovechamiento máximo de la gramática hipermedial, por los debates que suelen ocurrir en esos espacios desde posiciones diversas. Ahí resulta cardinal también el ejercicio profundo y argumentativo de la crítica.

Tenemos mucho por hacer en ese sentido. En Cuba el reto de aprovechar al m√°ximo el mundo web es doble por las din√°micas desfavorables que persisten en lo tradicional, con profesionales, creadores y audiencias poco acostumbrados al ejercicio del criterio ‚Äúinc√≥modo‚ÄĚ. La cr√≠tica siempre va a molestar. Resulta casi imposible que alg√ļn autor aplauda de felicidad al escuchar o leer cr√≠ticas a una de sus obras. Y a eso se le suma la necesidad de dominar otras herramientas y c√≥digos de lo digital. El trabajo en equipo parece ser la manera m√°s efectiva de dar pasos m√°s r√°pidos en ese sentido, aprovechando las potencialidades de cada uno.

Alegra ver algunos ejemplos positivos de iniciativas como podcasts y perfiles hipermediales en medios como el periódico Juventud Rebelde y la revista El Caimán Barbudo, pero falta muchísimo. Aquí todavía no hay experiencias como youtubers o grandes influencers sobre esos temas en las redes.
Nosotros consideramos que cualquier acercamiento desde lo comunicacional al arte o a los sucesos artísticos no debe ser considerado periodismo cultural, porque eso implica también un conocimiento, una ética, un análisis.

Ya en el art√≠culo ‚ÄúHacer un mejor periodismo cultural no depende √ļnicamente de las formas‚ÄĚ, publicado en junio de 2020, comentamos la necesidad de cambiar rutinas productivas y encontrar maneras m√°s atractivas en la presentaci√≥n de los contenidos, aunque hay otras esencias principales.

Durante la edici√≥n m√°s reciente del Taller y concurso Rub√©n Mart√≠nez Villena, convocado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, profesionales de varias generaciones debatimos much√≠simo sobre este tema y otros retos del panorama comunicativo en Cuba. No basta con intentos aislados, debemos articularnos con estrategias que favorezcan tambi√©n la superaci√≥n y la multiplicidad de visiones. La AHS y la Uneac son fundamentales en ese empe√Īo.

El periodismo cultural adquiere cada vez m√°s importancia, como lupa que analiza, desentra√Īa, orienta y gu√≠a. Rebasa el arte, la literatura‚Ķ Es transversal a fen√≥menos de la sociedad toda, por eso debemos cultivarlo y enarbolarlo siempre de la mejor manera posible.

 

*Publicado orginalmente en La Jiribilla


Bernardo Cabrera: La televisi√≥n tambi√©n es iluminaci√≥n, fotograf√≠a, montaje…

Graduado de periodismo en el 2014 en la Universidad Oscar Lucero de Holgu√≠n, mi colega y coterr√°neo, era un desconocido para mi hasta que fui jurado este a√Īo del Concurso Rub√©n Martinez Villena de la Asociacion Hermanos Sainz.

Su Danza la vida me impact√≥ y encontr√© muy bien Sembrando sue√Īos, que le valieron el premio del certamen, pero le pedi m√°s y me envi√≥ otros como la presentaci√≥n de un gaitero de nuestra ciudad;¬† una nota, muy bien elaborada, sobre coreograf√≠as a partir de una canci√≥n; ¬†el acercamiento a una pareja de instructores de arte y la tan impresionante como conmovedora historia de la Emperatriz, un travesti. Todas las piezas bien contadas y que se dirigen a los sentimientos.¬†

Luego de ver¬† esas obras decid√≠ ¬†entrevistarlo v√≠a WhatsApp, al final como siempre le dije ‚ÄúLo que no te haya preguntado‚ÄĚ. Y aqu√≠, Usted lector, ¬†ver√° esas preguntas y respuestas, pero me reservo decir cu√°les:

– ¬ŅPor qu√© Bernardo (Rodr√≠guez) Cabrera?

РMi nombre es Bernardo Rodríguez Cabrera, pero desde el primer día que entré a hacer el servicio social en Telecristal omití el Rodríguez. Es la mejor manera de enorgullecer a mi madre, que ha sido también padre para mí.

– ¬ŅEl periodismo fue tu sue√Īo infantil?

– So√Īaba con ser muchas cosas. M√ļsico, bombero, bailar√≠n, actor, periodista, comentarista deportivo, incluso dice mi madre que yo quer√≠a hacer un nuevo ritmo.

– ¬ŅNunca pensaste en ser otra cosa?

– Normalmente a los que estudian carreras de Letras no les gusta las Ciencias Exactas, en mi caso no era as√≠. Siempre me inclin√© por las Matem√°ticas, la F√≠sica y la Qu√≠mica en el Instituto Preuniversitario Vocacional ‚ÄúJos√© Mart√≠‚ÄĚ, de Holgu√≠n, y ten√≠a buenas notas en las dem√°s asignaturas. Pensaba en Telecomunicaciones, Ingenier√≠a Industrial o Licenciatura en Turismo, pero me obsesion√© con ser periodista, hice las pruebas de aptitud y aprob√©. Agradezco que haya sido as√≠ y aunque parezca un clich√©, no me imagino haciendo otra cosa.

– ¬ŅTe gusta la locuci√≥n?

– Mis dos grandes pasiones profesionales ahora mismo son la edici√≥n y la locuci√≥n. Me falta much√≠simo por aprender, pero pasarme horas perfeccionando el montaje de los planos y o√≠r en el estudio la frase ‚ÄúAl aire‚ÄĚ me da una satisfacci√≥n que no tengo c√≥mo explicar. Desde el 2020 soy el presentador del prestigioso programa cultural de mi provincia, Confluencia, y ha sido un desaf√≠o y una oportunidad de crear en vivo.

– ¬ŅY el periodismo escrito?

– Es la escuela de la redacci√≥n y de la gram√°tica. Los recursos audiovisuales son imprescindibles para el periodismo televisivo y ello te conduce inevitablemente a economizar las palabras en funci√≥n del tiempo y de las im√°genes. No obstante, desde hace un a√Īo formo parte del Centro de Comunicaci√≥n Cultural ‚ÄúLa Luz‚ÄĚ, que tiene varias publicaciones impresas, y eso me ha obligado a desdoblarme y escribir de forma m√°s asidua.

– ¬ŅCu√°ndo llegaste a Telecristal?

– Egres√© de la Universidad de Holgu√≠n en el a√Īo 2014 y me ubicaron en Telecristal. Contradictoriamente estuve casi los 5 a√Īos de la carrera haciendo secciones y colaboraciones con las emisoras de radio, pero siempre quise trabajar en la televisi√≥n. Una vez que me ubican tuve la oportunidad de coincidir con excelentes realizadores como Abdiel Berm√ļdez, Marel Gonz√°lez, Beatriz Galb√°n y Salvador Hechavarr√≠a, as√≠ como j√≥venes muy creativas como Esther D√≠az y Ary Guerrero. Estar rodeado de tantos profesionales talentosos me hizo enamorarme aun m√°s de este medio y, sobre todo, respetarlo.

– ¬ŅQu√© trabajos realizas habitualmente?

– Las rutinas productivas de un telecentro provincial te obligan a hacer muchas informaciones, pero lo que m√°s disfruto son los trabajos de realizaci√≥n: testimonios, entrevistas, documentales. Siempre he tenido muchas inquietudes creativas y seis meses despu√©s de entrar a Telecristal me propuse aprender a editar en el Adobe Premiere. Al principio me saltaba el eje o comet√≠a errores y de vez en cuando se me iba alg√ļn nivel de sonido, pero creo que el montaje es un arte que te atrapa. Saber editar me ha posibilitado romper con el diarismo y hacer con frecuencia trabajos de realizaci√≥n, que requieren de m√°s tiempo y preciosismo.

– ¬ŅPor qu√© el arte, especialmente danza y artes esc√©nicas?

– Confieso que me hubiera gustado ser bailar√≠n o actor. El periodismo me permite serlo desde la edici√≥n y la realizaci√≥n. Cuando ellos bailan o act√ļan, en mi mente yo tambi√©n estoy sobre el escenario.

– ¬ŅCu√°l o cu√°les son los programas de tus sue√Īos?

РUno en el que se valore más la calidad que la duración de un trabajo, donde converjan la belleza con el testimonio, la creatividad con la entrevista, la crítica con la preparación, la osadía con la experiencia. Uno donde los trabajos territoriales tengan más representatividad.

-¬ŅPor qu√© los trabajos de realizaci√≥n no siempre son reconocidos en estos cert√°menes?

– Cada jurado tiene su ‚Äúlibrito‚ÄĚ, sus gustos, particularidades y eso es respetable. La televisi√≥n tiene muchos recursos audiovisuales para enriquecer cada trabajo y hacer un testimonio o un documental de realizaci√≥n donde no aparezca el periodista implica horas de investigaci√≥n y de trabajo de mesa, de tener una buena direcci√≥n de arte, de buscar la m√ļsica exacta, corregir cada plano, verificar constantemente el reccord y lograr una sinergia. Me ha pasado antes que he presentado un trabajo y me han dicho estaba muy bueno, pero hab√≠a otros temas m√°s medulares, cuando la televisi√≥n no solo es el tema, tambi√©n es la iluminaci√≥n, la fotograf√≠a, el montaje‚Ķ

-¬ŅObtuviste alg√ļn premio antes con trabajos como este?

– He obtenido dos primeros lugares y un segundo en el Concurso Provincial de Periodismo ‚ÄúEloy Concepci√≥n P√©rez‚ÄĚ, de Holgu√≠n, una menci√≥n junto a la periodista Marel Gonz√°lez en el Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio y ahora el premio en el Villena. Todos han sido con trabajos de realizaci√≥n y aunque uno no trabaja para concursos, es gratificante que te reconozcan el esfuerzo y la consagraci√≥n, principalmente en tu territorio, porque eso te impulsa a seguir creando y so√Īando en im√°genes.

-Con tantos editores experimentados en tu telecentro, ¬Ņpor qu√© decidiste montarlo t√ļ?

РEn el telecentro hay excelentes profesionales y habría quedado mejor si lo editaba uno de ellos. No obstante, estaría circunscrito al tiempo que tuvieran disponible. Editarlo me permitió no tener un reloj presionándome, poder perfeccionarlo de madrugada, tarde o noche, dejarlo refrescar y volver sobre él y, sobre todo, crear sin límites.

 

*Entrevista publicada en https://www.tvcubana.icrt.cu/ 


«Entre la carta y el asalto»: La fuerza de la Historia (Dossier + libro)

Presentaci√≥n al libro ‚ÄúDe la carta al asalto‚ÄĚ de Frank Josu√© Solar Cabrales

Por: Dr. Eduardo Torres-Cuevas

 

Sin su reconstrucci√≥n, la historia tiende a ser pura ficci√≥n no siempre novelada y carente de la poes√≠a de la vida sobre la cual se construyen mitos y leyendas, juicios prejuiciados, imaginarios colectivos y seudohistorias. Si se trata de los procesos m√°s recientes ‚ÄĒpi√©nsese en la relatividad de los tiempos hist√≥ricos‚ÄĒ, la complejidad puede asociarse a vac√≠os en la informaci√≥n, documentaci√≥n incompleta, testimonios interesados ‚ÄĒcasi siempre vistos los hechos desde el observatorio en el que estaba colocado el testimoniante‚ÄĒ y la carga subjetiva del escribidor ‚ÄĒseleccionador de textos y testimonios y autor de la l√≥gica e intencionalidad de lo escrito‚ÄĒ. El tiempo suele jugar malas pasadas a los analistas porque lo m√°s dif√≠cil no est√° solo en la interpretaci√≥n de textos y contextos, tambi√©n se halla en el esp√≠ritu de una √©poca; la diversidad de individualidades ‚ÄĒvisiones y culturas personales‚ÄĒ; en el sentir y en el vivir de una generaci√≥n colocada en situaciones propias e irrepetibles, alguno de cuyos rasgos parecen mutilados por Cronos. El historiador se encuentra conque actores importantes de la √©poca que quiere estudiar perecieron en la vor√°gine de los acontecimientoso producto del transcurrir de los a√Īos. Su silencio es definitivo. Solo tendr√° int√©rpretes interesados.

La historia de la Revoluci√≥n Cubana no es el estudio ideal de un proceso sin contradicciones ‚ÄĒen blanco y negro‚ÄĒ; constituye un intrincado campo de opciones, debates, reveses, alternativas ‚ÄĒconvergencias y divergencias‚ÄĒ en el cual la unidad es compleja porque las circunstancias, no pocas veces, alteran el resultado de las intenciones. En ello influye la formaci√≥n diversa de los hombres y mujeres que participan. El golpe de Estado de Fulgencio Batista y la suspensi√≥n de la Constituci√≥n de 1940, dan inicio a la creaci√≥n de una situaci√≥n revolucionaria. Desde la g√©nesis hay una marcada diferencia entre los viejos pol√≠ticos desplazados y una juventud que no solo quiere combatir al r√©gimen dictatorial, sino a todo el sistema corruptor y corrupto que ha sufrido Cuba desde la d√©cada de los a√Īos treinta. Fidel Castro llama a su organizaci√≥n: ‚ÄúLa Generaci√≥n del Centenario‚ÄĚ.

La Universidad de La Habana es, desde el mismo d√≠a del cuartelazo, el m√°s destacado centro contra el r√©gimen impuesto. Una juventud ‚ÄĒla mayor√≠a entre los 14 y 30 a√Īos‚ÄĒ siente el deber de liberar a Cuba no solo de la dictadura, sino de los males que introdujeron la corrupci√≥n interna y la dependencia externa. Uno de los primeros grupos creados para combatir la dictadura fue el Movimiento Nacional Revolucionario (MNR). Su l√≠der, el profesor Rafael Garc√≠a B√°rcena, expres√≥ el sentir de la juventud cubana pocos meses despu√©s del golpe de Estado: no queremos lo que se instaur√≥ el 10 de marzo ni lo que exist√≠a el 9 de marzo. Muchos de los j√≥venes participantes del MNR fueron, en 1956, de los primeros integrantes ‚ÄĒjunto con los moncadistas y la organizaci√≥n oriental de Frank Pa√≠s‚ÄĒ, del Movimiento Revolucionario 26 de julio, primera organizaci√≥n de unidad revolucionaria.

El 26 de julio de 1953, los jóvenes integrantes de la Generación del Centenario ejecutaron los ataques a los cuarteles Moncada (Santiago de Cuba) y Carlos Manuel de Céspedes (Bayamo). El documento de defensa de su líder Fidel Castro, conocido como La historia me absolverá, resultó el más completo texto para un proyecto revolucionario de transformación de la sociedad cubana tal y como lo deseaba lo más avanzado de su juventud. El propio acto insurreccional sirvió de ejemplo: a la dictadura se le combatía; no se entraba en falsas negociaciones ante las cuales el batistato nunca haría concesiones estratégicas.

En el interior de la Universidad de La Habana, el movimiento estudiantil se radicalizaba bajo el liderazgo de un joven estudiante de Arquitectura, Jos√© Antonio Echeverr√≠a ‚ÄĒcon apenas 19 a√Īos cuando se produjo el cuartelazo batistiano‚ÄĒ. El 30 de septiembre de 1954 era elegido presidente de la Federaci√≥n Estudiantil Universitaria (FEU); como vicepresidente lo acompa√Īaba otro indiscutido l√≠der revolucionario, Fructuoso Rodr√≠guez. A partir de ese momento, el enfrentamiento al r√©gimen castrense fue la prioridad de la FEU, lo cual implicaba, no solo la lucha armada en Cuba sino tambi√©n contra los reg√≠menes dictatoriales en Am√©rica Latina.

El 24 de febrero de 1956 ‚ÄĒfecha en que se conmemoraba el inicio de nuestra Guerra de Independencia‚ÄĒ Jos√© Antonio hace p√ļblica la creaci√≥n del Directorio Revolucionario, no solo como brazo armado de la FEU sino como promotor de la unidad revolucionaria y part√≠cipe de ‚Äúla Revoluci√≥n Nacional‚ÄĚ. El discurso de Jos√© Antonio el 9 de marzo de 1956, Contra las dictaduras de Am√©rica, expresaba el principio latinoamericanista que acompa√Īar√≠a a las proyecciones del Directorio.

La obra que presentamos es un riguroso trabajo sobre las b√ļsquedas y dificultades para el logro de la unidad revolucionaria. M√°s que prejuicios, se resaltan las dificultades que el acontecer diario coloca en un proceso en el que los protagonistas no siempre tienen la comunicaci√≥n necesaria y lo impredecible deja huellas y heridas profundas. Para lograr la unidad revolucionaria existen estrategias. La de Fidel, centrada en el programa transformador del Moncada, concibe al Movimiento Revolucionario 26 de Julio como la expresi√≥n militante activa, ideol√≥gica y pol√≠tica de los revolucionarios desvinculados de la vieja pol√≠tica y sus personeros; la del Directorio, part√≠a de la uni√≥n de todas las fuerzas antibatistianas.

Es importante destacar aqu√≠ que el Directorio no naci√≥ solo para derrocar a la dictadura. Como organizaci√≥n revolucionaria ten√≠a una definici√≥n revolucionaria. En su Manifiesto al Pueblo de Cuba, en el punto 11, se afirma: ‚ÄúLa Revoluci√≥n se asienta sobre principios fundamentales de Libertad Pol√≠tica (Democracia), Independencia Econ√≥mica (Nacionalismo) y Justicia Social (Socialismo)‚ÄĚ. Los referentes hist√≥ricos eran diferentes a los del 26 de julio. Mientras este √ļltimo se expresaba como continuador de las luchas mambisas, el Directorio lo hac√≠a en el referente universitario de la revoluci√≥n de 1933: el Directorio Estudiantil de 1930. Ello marcaba dos estrategias de lucha diferentes. El Directorio Revolucionario centraba sus acciones en La Habana, en el ‚Äúgolpear arriba‚ÄĚ para desencadenar la huelga general; el 26 de Julio se apegaba a la experiencia mambisa de crear un ej√©rcito libertador en las monta√Īas orientales.

No resultaban extra√Īos, en medio del fragor de la lucha, los debates entre las organizaciones revolucionarias. Muchos conceptos est√°n cargados y recargados de incidentes o visiones de √©poca. En un documento publicado en el suplemento de la revista Alma Mater de marzo de 1956, se afirma que los obreros constituyen ‚Äúla clase revolucionaria por necesidad y conciencia‚ÄĚ y que el Directorio tiene su pupila visionaria en ‚Äúla gran tarea de la Revoluci√≥n Nacional, a la cual han de prestarle toda su energ√≠a creadora las fuerzas sanas que integren o coordinen con el Directorio Revolucionario‚ÄĚ. La democracia, el nacionalismo y el socialismo conforman los objetivos de la ‚ÄúRevoluci√≥n Nacional‚ÄĚ que promueve el Directorio Revolucionario.

Las interioridades, complejidades y acontecimientos del proceso revolucionario y, en particular, las circunstancias y hechos que marcan la trayectoria del Directorio Revolucionario, con sus antecedentes y consecuencias entre la firma de la Carta de México y el combate del Palacio Presidencial, constituyen el objeto de esta obra. Abunda en información, en muchos casos no conocida. No pretende su autor hacer la historia del Directorio. Lo que nos presenta, apenas es un segmento de ella, pero trascendental para entenderla y comprender las dificultades de la unidad revolucionaria.

El ataque al Palacio Presidencial ha provocado debates no siempre hist√≥ricamente bien fundamentados. Algunas veces mal intencionados. No se trat√≥ de un hecho desesperado, mal planificado o de ingenuidad militar. La tesis del Directorio de ‚Äúgolpear arriba‚ÄĚ no descansaba solo en el ajusticiamiento del dictador. Ello se conceb√≠a como punto de partida para una insurrecci√≥n con el r√©gimen decapitado y desarticulado. Esa insurrecci√≥n llevar√≠a a una huelga general nacional que pondr√≠a fin al batistato y, m√°s importante, abrir√≠a las puertas a la Revoluci√≥n. Esta acci√≥n no resultaba un hecho aislado; era la operaci√≥n principal dentro de una estrategia pol√≠tica revolucionaria planificada por la direcci√≥n del Directorio. La de Radio Reloj le daba su dimensi√≥n pol√≠tica al 13 de marzo. Por ello, el m√°ximo l√≠der de la organizaci√≥n, Jos√© Antonio Echeverr√≠a, a su pesar, no est√° en el enfrentamiento de Palacio. Su misi√≥n consist√≠a en dirigirse al pueblo de Cuba y llamarlo al combate; iniciar la insurrecci√≥n ‚ÄĒque tendr√≠a su estado mayor en la Universidad‚ÄĒ y provocar la resistencia popular que desembocar√≠a en la huelga general. Era importante destacar que las acciones las desarrollaba el Directorio Revolucionario con importantes participantes que hab√≠an pertenecido o pertenec√≠an a la Organizaci√≥n Aut√©ntica (OA).

En las reuniones de la direcci√≥n del Directorio se valoraron diversas variantes. La incorporaci√≥n de Menelao Mora Morales y su grupo permiti√≥ precisar las caracter√≠sticas de la operaci√≥n; ser√≠a una acci√≥n comando, teniendo en cuenta el armamento, las municiones, los hombres y el tiempo. En la cuesti√≥n puramente militar, tres hombres resultaban importantes por su experiencia ‚ÄĒque no pose√≠an los generales de sal√≥n del ej√©rcito batistiano‚ÄĒ. Adelanto aqu√≠ un asunto importante a la hora de valorar, desde el punto de vista militar, el asalto a Palacio. El desarrollo de este tema forma parte de los contenidos de mi obra en preparaci√≥n Los eslabones quebrados. Los tres militares eran espa√Īoles ‚ÄĒpor lo que, entre los cubanos, se les conoc√≠a como los tres gallegos‚ÄĒ. Sus lugares y destinos en estos acontecimientos fueron diferentes, lo cual tuvo serias consecuencias en el fracaso de la operaci√≥n.

El primero a tener en cuenta es Daniel Mart√≠n Labrandero. Pose√≠a una historia extraordinaria y un conocimiento en la preparaci√≥n de operaciones militares. Ex coronel jefe de la d√©cimoquinta Brigada Internacional en la Guerra Civil Espa√Īola, pas√≥ a Francia al t√©rmino de esta; al ser ocupado el pa√≠s por los alemanes, se incorpor√≥ a la resistencia; capturado, se le intern√≥ en un campo de concentraci√≥n del que fue liberado en 1945; solicit√≥ de inmediato trasladarse a Cuba; en 1947 participa en los preparativos de Cayo Confite. Para el Directorio, Daniel era el jefe militar indiscutido para la preparaci√≥n y ejecuci√≥n de la acci√≥n de Palacio. Pero, los acontecimientos frustraron su participaci√≥n. En medio de los tanteos de los preparativos es apresado por las fuerzas de la tiran√≠a. El Directorio organiza su fuga de la prisi√≥n¬† del Castillo del Pr√≠ncipe, pero, durante el hecho, cae muerto el 30 de diciembre de 1956. Julio Garc√≠a Olivera, segundo jefe de acci√≥n del Directorio, en su libro Contra Batista, escribe: ‚ÄúReflexionando mucho sobre esto, he pensado que con la presencia de Mart√≠n Labrandero se hubieran salvado muchos de los problemas‚ÄĚ (p. 319).

El segundo de los ‚Äúgallegos‚ÄĚ era Carlos Guti√©rrez Menoyo. Su historia no era menos impresionante. A los 16 a√Īos se incorpor√≥ a las fuerzas de la Francia Libre en √Āfrica bajo el mando del famoso general Leclerc, participando en la ‚Äúguerra del desierto‚ÄĚ contra las fuerzas alemanas del Afrika Korps que estaban bajo el mando del mariscal Rommel. Con posterioridad combati√≥ en Italia, en el desembarco de Normand√≠a y en Alemania. Fue condecorado y obtuvo el grado de subteniente. Emigrado en Cuba, particip√≥ en los preparativos de Cayo Confite, en 1947. Era el hombre ideal para un ataque comando, pero no ten√≠a la experiencia organizativa de Mart√≠n Labrandero. Por ello, se le nombr√≥ jefe del comando que atacar√≠a el Palacio y le dar√≠a muerte a Batista. Durante esta acci√≥n pierde la vida.

Del tercer ‚Äúgallego‚ÄĚ se tienen pocos datos y estos son confusos. Conocido como Ignacio Gonz√°lez, tambi√©n usaba el nombre de Marcelino Manen, hab√≠a sido combatiente en la Guerra Civil Espa√Īola. Se le asign√≥ la jefatura de las fuerzas de apoyo. Estas no entraron en acci√≥n. Garc√≠a Olivera escribe: ‚ÄúMarcelino Manen jam√°s se present√≥ despu√©s a dar una explicaci√≥n sobre lo sucedido. En el mes de junio sali√≥ al exilio hacia Costa Rica donde se uni√≥ a Eufemio Fern√°ndez‚ÄĚ (pp. 318-319).

Eufemio era uno de los principales ‚Äújefes de acci√≥n‚ÄĚ de la Organizaci√≥n Aut√©ntica. Hab√≠a participado en la Guerra Civil Espa√Īola y ten√≠a fuertes v√≠nculos con la emigraci√≥n republicana espa√Īola en Cuba. Desde 1948 estaba vinculado al presidente Carlos Pr√≠o Socarr√°s. Antes, en 1947, fue uno de los principales organizadores de la expedici√≥n contra el dictador dominicano Rafael Le√≥nidas Trujillo. Lo m√°s interesante resulta la composici√≥n del Estado Mayor de su batall√≥n, el Guiteras: Daniel Mart√≠n Labrandero, jefe del Estado Mayor; Carlos Guti√©rrez Menoyo, jefe de la 1ra. compa√Ī√≠a; Ignacio Gonz√°lez, jefe de la 3ra. compa√Ī√≠a. Algunos de los desertores del 13 de marzo tambi√©n se unieron a Eufemio en Costa Rica, entre ellos ‚Äúveteranos de la Guerra Civil Espa√Īola‚ÄĚ. ¬ŅQu√© papel desempe√Īaron la Organizaci√≥n Aut√©ntica, y en particular Eufemio Fern√°ndez, en los extra√Īos sucesos que rodean a la acci√≥n de Palacio? Mucho queda por estudiar teniendo cuidado con las versiones interesadas.

En su alocución por Radio Reloj, José Antonio precisa que es el Directorio Revolucionario el ejecutor de las acciones del 13 de marzo, al que se le han unido otros grupos independientes, como el de Menelao Mora, caído heroicamente en Palacio.

Los j√≥venes del 13 de marzo, como antes los moncadistas, fueron a liberar a Cuba de la tiran√≠a siempre conscientes de que la muerte era una posibilidad. Es en ello en lo que radica la valent√≠a, el patriotismo, la entrega ‚ÄĒsi es necesario‚ÄĒ de la propia vida. Cuando se leen los documentos, se observa la alegr√≠a de poder entrar en combate; de romper la inercia de la espera: la aspiraci√≥n de ser h√©roe, pero sabiendo que tambi√©n se puede ser m√°rtir. A eso es a lo que se est√° dispuesto. Es una actitud de los j√≥venes del Directorio y del 26 de Julio; es la convicci√≥n √≠ntima y profunda de los revolucionarios de una generaci√≥n generosa, patriota y revolucionaria.

La documentaci√≥n del Directorio constituye una fuente importante que invita a la meditaci√≥n. Las obras de tres de los miembros de la direcci√≥n de la organizaci√≥n antes del 13 de marzo y participantes activos en los acontecimientos de ese d√≠a glorioso abundan en informaci√≥n, a veces contradictoria, pero complementaria. Me refiero a los libros y escritos de Enrique Rodr√≠guez-Loeches, Faure Chom√≥n ‚ÄĒjefe de acci√≥n del Directorio y segundo jefe de la acci√≥n de Palacio‚ÄĒ y Julio Garc√≠a Olivera ‚ÄĒsegundo jefe de acci√≥n del Directorio y responsable militar de la operaci√≥n de Radio Reloj‚ÄĒ. A esta informaci√≥n deben a√Īadirse las diversas entrevistas realizadas a otros miembros de la direcci√≥n del Directorio, entre ellos, a Guillermo Jim√©nez.

En los sucesos del 13 de marzo y de Humboldt 7, el Directorio pierde a sus dos l√≠deres, Jos√© Antonio Echeverr√≠a y Fructuoso Rodr√≠guez. Resulta la √ļnica organizaci√≥n que ha quedado descabezada. Hay otro asunto determinante, Jos√© Antonio y Fructuoso ten√≠an la doble condici√≥n de ser los m√°ximos dirigentes tanto de la FEU, como del Directorio. No exist√≠a ninguna otra figura que tuviese esa doble pertenencia de direcci√≥n. El autor de esta obra analiza con profundidad esta situaci√≥n y sus consecuencias. Estrategias y t√°cticas se centran en reconstruir la da√Īada estructura de la organizaci√≥n, en tanto se contin√ļa la lucha revolucionaria. Ello debe ser objeto de otros estudios, pues no son las pretensiones de la obra que se presenta.

En 1959, el Directorio es un activo participante en las transformaciones que se operan en el pa√≠s. La l√≠nea de su peri√≥dico, Combate, dirigido por el comandante Guillermo Jim√©nez, es de total adhesi√≥n y defensa del proceso revolucionario. Sus principales figuras y la mayor√≠a de sus militantes est√°n comprometidos con las acciones revolucionarias. De aquellos j√≥venes del Directorio que tuvieron un importante papel en la etapa de la Revoluci√≥n en el poder merecen ser recordados Antonio, Tony, Santiago Garc√≠a, infiltrado en los grupos contrarrevolucionarios y asesinado el 9 de enero de 1961; Gustavo Mach√≠n Hoed de Beche, que form√≥ parte de la guerrilla del Che en Bolivia y cae en combate el 31 de agosto de 1967 en Vado del Yeso y Ra√ļl D√≠az-Arg√ľelles Garc√≠a, quien, al frente de las Tropas Especiales del Ministerio del Interior en Angola, muere en combate en la madrugada del 11 de diciembre de 1975. Otros miembros del Directorio participaron en estos √ļltimos 60 a√Īos en importantes acontecimientos, entre ellos, V√≠ctor Emilio Dreke Cruz y Julio Garc√≠a Olivera. La mayor√≠a de los hombres m√°s destacados del Directorio murieron en Cuba en funciones revolucionarias: el Chino Figueredo, Alberto Mora, Enrique Rodr√≠guez-Loeches, Humberto Castello, Guillermo Jim√©nez, el Moro Asef, Tony Castell, entre otros. Quien fuera su secretario general, desde 1957, Faure Chom√≥n Mediavilla, fallece siendo miembro del Comit√© Central del Partido Comunista de Cuba y de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 5 de diciembre de 2019.

El 16 de julio del presente a√Īo, al conmemorarse el nacimiento de Jos√© Antonio (1932) en la Universidad de La Habana, la Federaci√≥n Estudiantil Universitaria (FEU) devel√≥ el busto restaurado del inolvidable l√≠der revolucionario. All√≠ estaban presentes combatientes que a√ļn viven del Directorio Revolucionario.

El proceso de la unidad revolucionaria tuvo un artífice, Fidel Castro Ruz. No siempre el camino de la unidad, deseado por el 26 de Julio y por el Directorio, tuvieron los mismos signos y no siempre convergieron. Esta obra reconstruye el difícil camino de la unidad. No cubre todas sus etapas, pero permite entender sus dificultades.

El Directorio Revolucionario es, junto al Movimiento 26 de Julio y al Partido Socialista Popular, una de las tres organizaciones que se unen, en 1961, en la Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) como cuerpo pol√≠tico √ļnico de la Revoluci√≥n.

La lectura de esta obra, cuyos acontecimientos transcurren en apenas seis meses y trece días (entre la firma de la Carta de México y el ataque al Palacio Presidencial), será nutriente para explicar, comprender y pensar mejor la historia de la Revolución Cubana.

————————————————¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬†———————————————-

 

 

Para descargar el libro, clic en el siguiente link 

ENTRE LA CARTA Y EL ASALTO.PDF

————————————————-¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬†———————————————-

 

13 de marzo: el coraje de la historia

Por: Frank Josué Solar Cabrales

A ra√≠z de un debate generado en las redes sociales en marzo de 2020 sobre los contenidos, significados y alcances de la Carta de M√©xico y las acciones del 13 de marzo de 1957, el sitio digital cubano La Tiza inaugur√≥ un espacio dedicado al abordaje de un asunto cardinal, el de las relaciones entre las diversas fuerzas de oposici√≥n a la dictadura de Fulgencio Batista, con la intenci√≥n de «llevar la pol√©mica m√°s lejos, hacerla rendir mejores frutos, sumar al conocimiento de su objeto a m√°s personas y volverla veh√≠culo de recuperaci√≥n de la memoria hist√≥rica». Gracias a ese empe√Īo, que bajo el t√≠tulo «La unidad no es hija √ļnica» contin√ļa abierto hasta hoy, sali√≥ publicada una serie de tres art√≠culos con los que buscaba contribuir al intercambio mediante el an√°lisis de los v√≠nculos entre el Directorio Revolucionario y el Movimiento 26 de Julio desde la firma del documento unitario de agosto de 1956 hasta el heroico asalto al Palacio Presidencial.

Por sugerencia del Dr Eduardo Torres Cuevas los artículos fueron ampliados y convertidos en el libro que presentamos hoy, fundado en la convicción de que el estudio sobre la historia de la Revolución cubana, más allá de la pasión por el dato y el conocimiento histórico, tiene una repercusión directa en la disputa política actual sobre su legitimidad y permanencia. En tal sentido, este pretende ser un texto de combate en defensa del proyecto revolucionario cubano. Y la mejor manera de hacerlo desde la investigación histórica no es con el ocultamiento de sus asuntos más controversiales o con la adecuación del pasado a relatos preestablecidos desde el presente, sino con el acercamiento desprejuiciado y riguroso a su historia, que garantice la mayor objetividad posible, y permita entenderla en toda su complejidad, diversidad y grandeza. Los mitos y falsedades que sobre ella se tejen desde el campo contrario se alimentan justamente de nuestros silencios.

Uno de los mitos construidos alrededor del 13 de marzo de 1957 es el que asegura que las acciones de ese d√≠a fueron planeadas y ejecutadas exclusivamente por el Directorio Revolucionario, de espaldas al Movimiento 26 de Julio y otras organizaciones, para darles un golpe de mano en el derrocamiento de la dictadura. En realidad, el DR desarroll√≥ las operaciones de ese d√≠a ‚Äúhermanado en este empe√Īo con grupos afines en la acci√≥n y en el prop√≥sito que nos anim√≥‚ÄĚ.[1] No fue una empresa individual, sino realizada de conjunto con otros sectores insurreccionales.

Por eso consideraba la fecha como ‚Äúinicio de la confraternidad revolucionaria‚ÄĚ,[2] y como la concreci√≥n de la unidad por la que hab√≠a estado abogando desde su proclamaci√≥n p√ļblica. A diferencia del 30 de noviembre de 1956, cuando no se pudieron poner en pr√°ctica los acuerdos unitarios alcanzados antes en M√©xico y en Miami, el 13 de marzo de 1957 signific√≥ para el Directorio que ‚Äúse hizo verdadera por primera vez la unidad revolucionaria‚ÄĚ.[3] En el segundo aniversario de la jornada hist√≥rica, en 1959, Faure Chom√≥n insisti√≥ en calificarla como ‚Äúla primera acci√≥n de unidad revolucionaria que se llev√≥ a cabo en la lucha contra la tiran√≠a‚ÄĚ.[4]

Un examen detenido de los documentos elaborados por el Directorio Revolucionario después del asalto al Palacio Presidencial devela que existía un plan general en el cual a la organización le correspondía cumplir con una parte,[5] que hubo sectores comprometidos en ese plan pero no obligados directamente con el DR,[6] y que aproximadamente la mitad de los caídos en la acción no pertenecía a sus filas.[7]

Como otras fuerzas, el Movimiento 26 de Julio tambi√©n fue invitado a participar, pero no lo hizo, entre otras razones, ‚Äúporque esa no era su tesis de lucha‚ÄĚ[8] seg√ļn explic√≥ Faure Chom√≥n dos a√Īos despu√©s. En ese momento el Movimiento ten√≠a como prioridad el fortalecimiento del destacamento armado de la Sierra Maestra, los planes para la apertura de dos nuevos frentes guerrilleros, en el Escambray y en el norte de Oriente, y el inicio de los preparativos para la convocatoria m√°s adelante de una huelga general. Sin embargo, Faustino P√©rez intent√≥, infructuosamente, apoyar la operaci√≥n una vez iniciada.

La historiograf√≠a revolucionaria m√°s √ļtil no es la que elude o deforma acontecimientos y procesos para que encajen en los roles asignados seg√ļn esquemas actuales, o elabora narrativas apolog√©ticas y edulcoradas, en las que no existen las contradicciones, sino aquella que asume la conflictividad y las tensiones entre revolucionarios como una variable natural de cualquier proceso transformador, y profundiza en el estudio de las causas, los condicionamientos, los contextos y las relaciones de fuerzas, para explicar mejor las distintas actitudes y comportamientos.

El análisis de las dificultades, obstáculos e incomprensiones que rodearon la perenne aspiración de unidad revolucionaria durante el enfrentamiento a la dictadura batistiana facilitará la extracción de lecciones muy valiosas para nuestros retos presentes y por venir.

 

Notas:

[1] Manifiesto del Directorio Revolucionario al pueblo de Cuba, abril de 1957. Archivo de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

[2] √ćdem.

[3] ‚ÄúCarta del Directorio Revolucionario a los miembros de las organizaciones revolucionarias y a todos los cubanos sin bander√≠as en la lucha por la Libertad‚ÄĚ, junio de 1957. Archivo de la Oficina de Asuntos Hist√≥ricos del Consejo de Estado.

[4] Discurso de Faure Chom√≥n en el 2do. aniversario del asalto al Palacio Presidencial, el 13 de marzo de 1959, en Combate, La Habana, 15 de marzo de 1959, √Čpoca II, A√Īo III, no. 1, p. 6.

[5] ‚ÄúProclamar, con orgullo, que toda nuestra militancia: Obreros, Estudiantes, Empleados, Profesionales‚Ķ que participaron en las acciones del d√≠a 13, lo hicieron conforme a lo convenido en el plan general‚ÄĚ. Circular del Directorio Revolucionario a los militantes, abril de 1957. Archivo de la Oficina de Asuntos Hist√≥ricos del Consejo de Estado.

[6] En el caso del dirigente sindical aut√©ntico Calixto S√°nchez White se afirmaba lo siguiente: ‚ÄúSi bien no estaba directamente obligado con el Directorio a realizar ese d√≠a determinadas acciones, s√≠ se hallaba comprometido en el plan y cobardemente no hizo nada‚ÄĚ. √ćdem.

[7] ‚ÄúEL DIRECTORIO REVOLUCIONARIO rinde homenaje p√≥stumo (‚Ķ) a quienes sin ser militantes de nuestro organismo cayeron heroicamente luchando por nuestra libertad: Carlos Guti√©rrez Menoyo, Menelao Mora Morales, Jos√© Castellanos, Luis Almeida, Pedro T√©llez, Gerardo Medina, Eduardo Dom√≠nguez, Norberto Hern√°ndez, √Āngel Gonz√°lez, Salvador Alfaro y Celestino Pacheco‚ÄĚ. √ćdem.

[8] Resumen de la intervenci√≥n de Faure Chom√≥n en el programa televisivo ‚ÄúConferencia de prensa‚ÄĚ, en Revoluci√≥n, La Habana, 12 de marzo de 1959, no. 82, p. 15.


Capítulo # 14: El color cubano I (+ Fotografías)

Apuntes sobre la obra fotográfica de Rubén Aja Garí

 

I

Un fotógrafo es un poeta. Uno que traduce en imágenes las variedades posibles de la existencia. Su límite está en su ojo tras el lente. Captar la realidad y redescubrirla desde la particular perspectiva del ser fotógrafo, es un acto poético. Gran parte de la historia de los hombres está construida desde la documentación fotográfica de distintos sucesos. De ahí la responsabilidad adicional del ser fotógrafo, su habilidad no es solo la de manejar un artefacto que registra el tiempo mediante la luz. Su responsabilidad es la documentación poética del mundo tanto en la construcción humana como en la creación total de la naturaleza.

La fotografía (hace mucho) dejó de ser un acto pasivo en esa documentación, dejó de captar solo el exterior del sujeto/objeto para además captar el mundo interior de los hombres. Las ideas empezaron a encontrar otra manera de ser expresadas. Algo que la pintura ya había incorporado con anterioridad y que a la vez, la hacía parecer más necesaria. La fotografía entonces, se convierte en un dispositivo artístico (más) cuya fuerza discursiva supera el concepto de los hechos documentados. Introduce en su semiología la crítica de la comprensibilidad del mundo y el activismo, como herramientas a las luchas sociales e individuales del hombre.      

La fotografía como investigación artística busca la significancia e insignificancia del ser. Esta exploración va desde la conceptual hasta lo popular. El fotógrafo nos dice: esto hay que mirarlo, esto es poesía. Así construye un ojo colectivo, una ética de la imagen y una visión disruptiva. El impacto emocional tras la contemplación de una obra fotográfica deviene en experiencia estética del individuo.

II

Uno de esos poetas de la imagen fija, el cual he tenido la oportunidad de conocer es Rub√©n Aja Gar√≠ (Santiago de Cuba, 1979). Rub√©n entiende la fotograf√≠a desde la responsabilidad po√©tica de un creador. Su obra posee un car√°cter vivencial, un registro de su presencia en determinados sucesos. Hay fot√≥grafos que van tras la imagen, pero en el caso de Rub√©n, la imagen anda con √©l todo el tiempo. √Čl juega con la luz, interpreta y luego aparece la foto. Nos dice que esa imagen trasciende al propio suceso (del que ha sido part√≠cipe). Nos habla de la multiplicidad de la vida y sus distintos estados. Nos descubre.¬†

No es mi intenci√≥n hacer una s√≠ntesis curricular de un hombre que se mueve en tantos caminos del arte y la cultura dentro y fuera de su ciudad. Quiero hablar de su obra fotogr√°fica, que a mi entender es su b√ļsqueda m√°s genuina.

Durante la √ļltima d√©cada (2010-2020), (a mi criterio) es Rub√©n Aja Gar√≠, el fot√≥grafo santiaguero m√°s importante. No se trata esto de una competencia entre Aja y los dem√°s creadores de la urbe, ni siquiera de desmeritar los procesos creativos, publicitarios, expositivos y simb√≥licos de otros grandes maestros del lente. Tampoco es un acercamiento para anular la nueva camada de fot√≥grafos de la ciudad, para algunos de los cuales ya he dedicado tiempo de estudio por la impronta de su obra. Escojo a Rub√©n y me permito no mencionar otros nombres, porque veo en su obra la s√≠ntesis de sus maestros (directos o no) y la s√≠ntesis de sus alumnos (directos o no).

La obra de Rubén Aja Garí se caracteriza por la comprensión inter y transcultural de corte secular de los procesos que lo circundan. La irrealidad de sus imágenes nos hace pensar en los vínculos entre lo humano y lo divino, lo caótico y lo ordenado. Su criterio simbólico está en la imagen sin transgredir, sin introducirles nuevos elementos anacrónicos para crear nuevos significantes. La experiencia estética tras el intercambio con alguna de sus obras, transita por códigos vinculados a la identidad del ser santiaguero y el ser cubano.

En su serie Color cubano, podemos apreciar como el fot√≥grafo juega con lo m√ļltiple y el azar para acceder a otra noci√≥n de sentido. La contraposici√≥n de figuras, que por concepto no deber√≠an estar emparentadas, son enfocadas y mostradas como una sola imagen. Una lectura humana y a la vez imperceptible en medio de la cotidianidad. Pero no debemos subestimar el alcance de nuestro cerebro, esas im√°genes compuestas subyacen en nosotros. Solo se necesita un ojo entrenado y una c√°mara para devolv√©rnoslas cargada de significados. Los artistas suele convertir en arte, im√°genes construidas por quienes no son artistas.

Un ejemplo dentro de la obra de Rub√©n, es cuando pone su lente en Mart√≠. En la imagen el ap√≥stol parece hablarnos, trae una paloma en su brazo mientras la c√ļpula dorada del capitolio aparece detr√°s.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Ambos símbolos son contrapuestos en el espacio para hablarnos de un tercer elemento: Cuba. Rubén es un martiano de convicción, un mambí del lente, y Cuba (con todas sus extremidades) es el mayor tema de su obra.

Pudi√©ramos agregar otros temas en la investigaci√≥n fotogr√°fica de Rub√©n tales como: la religiosidad, el uso y abuso de la propaganda pol√≠tica, la naturaleza, la documentaci√≥n de las grandes celebraciones culturales y los s√≠mbolos patrios. Pero todos estos temas son transversalizados por su b√ļsqueda constante en definir a Cuba.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

En esta fotografía, la imagen de Cristo crucificado se combina con la bandera de la estrella solitaria, que ondea en un segundo plano. No es casual que busque inspiración en elementos que son trascendentales para la cosmovisión de la identidad cubana.

Busca en la religiosidad las esencias del ser cubano. No solo Cristo, la Virgen de la Caridad del Cobre ha estado componiendo su sistema de imágenes. Su relación con el Santuario del Cobre le ha permitido hacer imágenes inéditas de la madre espiritual de los cubanos. 

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

III

Otro hecho que colorea su fotograf√≠a es su participaci√≥n en la Fiesta del Fuego, cita vital en el rescate del patrimonio inmaterial del Caribe. En este encuentro organizado por la Casa del Caribe, y en el cual Rub√©n tuvo el privilegio de dise√Īar el cartel oficial en el a√Īo 2012, cuando se le dedic√≥ al caribe colombiano, el fot√≥grafo ha encontrado un car√°cter antropol√≥gico en su imagen.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

La herencia de nuestra identidad vista en los elementos de algunos líderes religiosos. Instrumentos que llevan implícito el recorrido de nuestra sangre. Una silla donde debe sentarse el más sabio de la tribu. Allí debe colocarse nuestro ojo civilizado y globalizado.

¬ŅPor qu√© la imagen de los elementos divinos de un hombre debe ser admirada? ¬ŅQu√© deber√≠a decirnos/mostrarnos esa imagen?

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

El lugar donde se consulta el espíritu, del hombre que aparentemente no tiene nada que ver con ese modelo de vida, es seleccionado. El fotógrafo no quiere que olvidemos que la fe es una construcción humana, pues solo se llega a ella, a través de objetos físicos.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

Los desplazamientos en esta √ļltima imagen son muy profundos. Se trata de una reflexi√≥n que trasciende al devenir de la muerte y la resonancia de nuestra estad√≠a en la vida. El sabio observa al fuego y parece un pasado eterno que nunca abandonar√° el lugar. La silla vac√≠a no es solo la ausencia del sabio, sino de todo lo que un hombre como √©l representa para su comunidad y para la memoria colectiva. El fuego no se apaga pero el anciano ya no est√°.

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)

En esta imagen el instrumento vuelve a estar solo. No tiene a qui√©n lo utiliza pero s√≠ las marcas de quienes han sido sus due√Īos. ¬ŅGeograf√≠a de la memoria? En ese transcribir de la realidad muy particular de Aja, hay que adicionarle su esfuerzo l√ļcido y a la vez intuitivo por definir las unidades en juego.

El instrumento en soledad pero que al mismo tiempo representa una imagen colectiva incita a una relaci√≥n adquisitiva con el mundo que nutre la percepci√≥n est√©tica y favorece el distanciamiento emocional. Rub√©n preserva abierto los registros que por lo general (a la vista de la cotidianeidad) el tiempo reemplaza constantemente. El tambor en ninguno de los casos representa la m√ļsica como significado af√≠n, sino lo m√ļltiple, el azar, el juego ideal, la memoria y el devenir. Es la puesta en valor de la presencia como un fen√≥meno (absolutamente) plural.¬†

autor: Rubén Aja Garí (cortesía del entrevistado)