Martí


Por la cultura, por Cuba, la AHS siempre acompa√Īar√°

*Palabras del Vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz a propósito del Día de la Cultura Cubana

Compa√Īero Alpidio Alonso Grau, Ministro de Cultura

Queridos compa√Īeros:

Es un alt√≠simo honor estar aqu√≠ en esta celebraci√≥n dentro de la Jornada de la Cultura Nacional, acompa√Īando este justo reconocimiento a figuras imprescindibles para el imaginario espiritual de la naci√≥n. Todos los distinguidos hoy son maestros, son la savia que nutre y sustenta el proyecto soberano de pa√≠s que desde aquel 1868 venimos defendiendo sin reposo.

La cultura cubana recuerda hoy con alegría aquel hermoso 20 de octubre en que, por primera vez, se entonaron en la recién liberada ciudad de Bayamo las notas del Himno Nacional de Cuba. A la clarinada heroica del 10 de octubre, la siguió el gesto hermoso de un pueblo cantando su libertad.

Las naciones son más que el espacio físico que ocupan. Son imágenes, lealtades, emociones. Ser cubano, nos decía el gran Fernando Ortiz, es amar y aceptar todo lo que hace de lo cubano una condición en sí. Es asumir las glorias y aspiraciones de un pueblo y amarlo y defenderlo en cualquier lugar en que se esté.

El proyecto imperial que nos adversa, sabe que la forma m√°s efectiva del desarraigo y la derrota es aquella que vac√≠a al ser humano de las ra√≠ces que lo fundan: quitarnos lo cubano y llenarnos con la vacuidad que promueven las industrias culturales hegem√≥nicas, cambiar el culto a Mart√≠ por el culto edulcorado a h√©roes cinematogr√°ficos vac√≠os, aceptar el anexionismo, el pasado, como √ļnico destino posible, asumir la heroica resistencia de m√°s de 60 a√Īos como un absurdo, arriar todas las banderas que hemos defendido por la promesa del consumismo, que no es m√°s que la expresi√≥n m√°xima de la enajenaci√≥n y la soledad del individuo contempor√°neo.

Hoy el mundo est√° viviendo tiempos dif√≠ciles. Las derechas asesinas han vuelto al poder en numerosos pa√≠ses de nuestro continente y se prestan al juego sangriento e inhumano de rendir por hambre a la hermana Rep√ļblica Bolivariana de Venezuela, como desde hace d√©cadas se prestan al de rendir por hambre a la Revoluci√≥n cubana. El mayor imperio de la historia vive una etapa de tensi√≥n social in√©dita desde los a√Īos de la guerra civil, y en el proceso, canaliza todo su odio contra las fuerzas progresistas del continente y el mundo. Su poderoso aparato militar y de manipulaci√≥n de la conciencia est√° enfocado en subvertir y desmontar los procesos que de una forma u otra cuestionan su predominio. Por si fuera poco, una pandemia ha venido a trastocar la normalidad establecida, llev√°ndonos a cuarentenas, aislamientos y nuevas normalidades, planteando retos in√©ditos para el mundo y para Cuba.

La agresividad contra los intelectuales y artistas que, valientemente, respaldan a la Revoluci√≥n cubana y su obra va en ascenso, alimentada por los mismos intereses hist√≥ricos y por la desesperada campa√Īa electoral de un magnate.

Ante el odio, erigimos la certeza de que los artistas e intelectuales verdaderamente valiosos, dentro y fuera de la isla, permanecen al lado de la Revoluci√≥n. Son a esos a los que ponen en espurias listas y a los que amenazan y sabotean constantemente. Pero nuestros artistas cuentan con un arma inigualable, con el arma que ha sustentado las luchas de un pueblo durante generaciones: la verg√ľenza. Con la verg√ľenza respondi√≥ el Mayor General Ignacio Agramonte, cuando en una de las desesperadas jornadas de la Guerra de los Diez A√Īos, alguien le preguntara con qu√© contaba para continuar la guerra. La verg√ľenza de las mujeres y hombres de bien, de los mejores artistas e intelectuales, es nuestra mayor garant√≠a de continuidad.

Ante este panorama, la batalla que debemos librar como nación ya no es solo económica, sino que es también una batalla de símbolos. Es la batalla por un universo de representaciones. Por qué modelos de ciudadano y de nación queremos para el futuro. Es también la batalla por qué arte debemos privilegiar.

Todos los aquí reunidos y muchos más, muchísimos más, edifican con su labor cotidiana, con las ideas y la belleza que constituyen sus obras, esa defensa esencial, primera, que debe edificar cualquier pueblo contra la avasalladora ola neoliberal. Y lo hacen sin renunciar al pensamiento crítico, ese que, desde el compromiso, no duda en denunciar todo lo mal hecho y cambiar todo lo que debe ser cambiado.

Soy de los que cree, firmemente, que en la cultura se decide hoy el destino de nuestra naci√≥n. Que es la cultura, como nos indicara Fidel en m√ļltiples ocasiones, lo primero que hay que salvar. Defender nuestra cultura es defender la Revoluci√≥n, ese hecho cultural superior, como lo definiera el Presidente Miguel D√≠az-Canel. No importa que tengamos la propiedad sobre los medios de producci√≥n fundamentales, que demos la pelea a brazo partido contra el poderoso enemigo que nos persigue y ataca, si descuidamos por un segundo el necesario proceso de formar, permanentemente, a todo un pueblo en lo bueno, en lo bello y en lo justo. El socialismo no es una utop√≠a, es el √ļnico camino posible ante el absurdo del capital. Como advirtiera hace m√°s de un siglo Rosa Luxemburgo, el dilema hoy sigue siendo entre socialismo o barbarie.

Ayer, 18 de octubre, celebrábamos el aniversario 34 de la Asociación Hermanos Saíz. Todos los jóvenes de esta organización, la juventud toda del país sabemos el inmenso deber que pesa sobre nuestros hombros y aceptamos gustosos el reto de permanecer y continuar la obra de los que aman y fundan. Es un gran deber también el de continuar por la senda que ustedes han abierto.

¬°Feliz Jornada de la Cultura cubana para todos!

¬°Muchas felicidades por el merecido reconocimiento!

¬°Abrazos grandes!

¬°Muchas gracias!


Otros siete nombres para la Historia (Maestros de Juventudes 2020)

Se acerca un nuevo aniversario de la Asociación Hermanos Saíz este 18 de octubre y como ya se ha hecho habitual alrededor de esta fecha, la organización que agrupa a la joven vanguardia intelectual y artística de Cuba reconoce a sus principales referentes otorgándoles la prestigiosa distinción Maestros de Juventudes.

En el a√Īo del aniversario 34 de la Asociaci√≥n, la direcci√≥n nacional, a solicitud de sus miembros, otorg√≥ su m√°ximo reconocimiento a siete personalidades de la cultura cubana, notables intelectuales para quienes ense√Īar, a decir del Ap√≥stol, es aptitud y goce.

La directora de programas, Caridad Mart√≠nez Gonz√°lez, la escritora Basilia Papastamatiu, los m√ļsicos Rosa Campo y Jos√© Antonio M√©ndez Valencia, el historiador e investigador Pedro Pablo Rodr√≠guez, el pintor, grabador y escultor Eduardo Roca ¬ęChoco¬Ľ, y el actor y cr√≠tico Roberto Gacio Su√°rez fueron los elegidos en este 2020, por haber hecho del magisterio una acci√≥n sostenida, por establecer de manera perenne con las nuevas generaciones, un di√°logo abierto; y por entregar a su pueblo una obra contundente y sincera, siempre comprometida con la belleza.

Premios Nacionales de sus respectivas manifestaciones, Caridad Mart√≠nez (radio), Pedro Pablo Rodr√≠guez (Ciencias Sociales y Human√≠sticas, e Investigaci√≥n Cultural) y Eduardo Roca ¬ęChoco¬Ľ (artes pl√°stica), la labor de cada uno de ellos expresa un compromiso total para con la sociedad y especialmente con los m√°s j√≥venes.

Reconocida recientemente con el Premio de Periodismo Cultural Jos√© Antonio Fern√°ndez de Castro, hace mucho tiempo que la Papastamatiu, por su parte, dej√≥ ser considerada una destacada poeta y traductora argentina para ser abrazada como una de las nuestras, mientras que nadie duda que las canciones de Rosa Campo conforman, definitivamente, la banda sonora insular de la infancia. Una y otra vez M√©ndez Valencia es se√Īalado con amor y gratitud por m√ļsicos que deben su carrera a sus extraordinarias ense√Īanzas e invariable consagraci√≥n, en tanto Gacio Su√°rez, quien fund√≥ junto a Jackeline Mepiel los Premios Llaurad√≥ de la AHS, es tomado como el albacea de la historia del teatro cubano de los √ļltimos 60 a√Īos.

Afirmaba Martí que la mayor gloria de un maestro es hablar por boca de sus discípulos. Hoy son justo sus alumnos quienes reverencian, agradecidos, a sus magníficos paradigmas.


El simbolismo de un ascenso (+ Fotos, videos y tuits)

Subir al punto m√°s alto de Cuba, a la cima del Pico Turquino, no es cosa de juego. Implica sacrificio y atrevimiento. Cada escalada tiene su historia, sus sensaciones m√°s √≠ntimas. Hacerlo significa mucho m√°s que un hecho o metas individuales. Constituye un s√≠mbolo, un mensaje de voluntad y fidelidad a las esencias, de capacidad para vencer los obst√°culos y seguir en el camino de los sue√Īos.

Desde hace m√°s de 10 a√Īos, j√≥venes creadores de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z siempre llegamos en agosto al encuentro con el busto del Ap√≥stol, a mil 974 metros sobre el nivel del mar. Ah√≠ est√° tambi√©n el recuerdo de la hero√≠na Celia S√°nchez Manduley, su padre y la escultora Gilma Madera, quienes lo llevaron hasta la emblem√°tica elevaci√≥n cuando se cumpl√≠an cien a√Īos del natalicio del H√©roe Nacional.

Para nosotros es muy especial esta tradición, que mantenemos a pesar de la complejidad de las circunstancias. En la ocasión más reciente fuimos apenas 20 escritores y artistas del oriente del país, 20 amantes de la utopía, que desafiamos el fango y el cansancio, 20 inquietos que subimos como hermanos, inspirados en los poetas Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, en Fidel y Martí. Ese fue también un ascenso por la esperanza y la vida.

PRE√ĀMBULO

El itinerario incluy√≥ durante los d√≠as anteriores las visitas al Museo de Cera de Bayamo y a la Casa Natal de Carlos Manuel de C√©spedes, Padre de la Patria y Primer Presidente de la Rep√ļblica en Armas, patriota y hombre de literatura y m√ļsica. Disfrutamos una exposici√≥n dedicada a Fidel, y caminamos por la primera Plaza denominada de la Revoluci√≥n en el pa√≠s y por el lugar donde fueron estrenadas las notas del Himno Nacional el 20 de octubre de 1868. Otro momento especial ocurri√≥ en la sede de la AHS en Granma, fuente de trova y poes√≠a. Tuvimos adem√°s un intercambio con autoridades de la provincia.

Hasta el Monumento Nacional La Demajagua, en el municipio de Manzanillo, llegamos conscientes de estar en un altar sagrado de la nación, lugar donde palpita parte importante del corazón de Cuba. Muy cerca de la campana que retumbó el día del alzamiento inicial y de las ruinas del ingenio, conocimos más sobre los acontecimientos de aquel 10 de octubre de 1868, cuando comenzó la primera guerra por la independencia aquí. Más tarde desandamos el centro urbano de la ciudad también conocida como Perla del Guacanayabo, urbe con rica historia artística, cuna de Carlos Puebla, llamado Cantor de la Revolución, y de otras personalidades de la cultura de ayer y hoy.

Luego nos fuimos a Santo Domingo, comunidad de la Sierra Maestra, ubicada apenas a ocho kil√≥metros de donde radic√≥ la Comandancia General del Ej√©rcito Rebelde en La Plata. Ah√≠ la AHS tiene otra familia, pobladores que esperan cada a√Īo esta expedici√≥n de arte y sue√Īos. El saludo de Jorge y otros trabajadores del campamento de pioneros exploradores Ram√≥n Paz Borroto. El cari√Īo y la certeza de que est√°bamos en otra casa.

HACIA LO M√ĀS ALTO

El 12 en la madrugada comenzamos el ascenso hasta el campamento de Aguada de Joaqu√≠n, cinco kil√≥metros antes de lo m√°s alto. Nos acompa√Īaban los gu√≠as Oilet y Yordanys, dos amigos que siempre dan pasos firmes. Y el d√≠a 13 a las tres de la madrugada, fecha del cumplea√Īos 94 de Fidel y del aniversario 63 del asesinato de Luis y Sergio Sa√≠z, retomamos el rumbo hacia la cima.

En la oscuridad compartimos la luz de un teléfono. Cuando alguien temblaba por el cansancio le brindamos la mano. Ante la lesión de alguien nos convertimos en enfermeros y algunos hasta en ambulancia. Así fuimos metro a metro por la serranía.

Los instantes siguen en nuestras mentes como recuerdos en movimiento. Ah√≠ est√° el cansancio, la seguridad de que llegaremos a pesar del mal estado del sendero. √ćbamos todos con agua, caramelos y algo m√°s.

Cerca de las nubes hubo canciones, versos, y un abrazo gigante, muestra de hermandad. También fotos, muchas fotos, tal vez porque todos querían guardar el momento.

El escritor Norge Luis Labrada (izquierda) en sendero del Parque Nacional Pico Turquino.

Para el joven poeta holguinero Norge Luis Labrada la experiencia fue inolvidable. ‚ÄúLlegar con un grupo de j√≥venes diversos a lo m√°s alto de Cuba me devolvi√≥ la fe, a pesar de este tiempo de coronavirus. Este ascenso y el abrazo entre todos fue una confirmaci√≥n de que quedamos muchos comprometidos. Gracias por la devoluci√≥n. Estoy orgulloso, ahora un poco llor√≥n con ganas de encontrar otra vez a quienes me acompa√Īaron en esta aventura‚ÄĚ.

La actriz tunera Leonor Pérez Hinojosa asegura que nunca olvidará esas vivencias, gracias a las cuales conoció un poco más a su país y a otros creadores enamorados de la utopía.

Es inevitable recordar la emoción de la trovadora guantanamera Annalie López mientras cantaba al lado del busto de Martí, el entusiasmo del investigador baracoeso Carlos Urgellés, el ánimo del actor granmense Ruslan Domínguez o la fuerza de Yoana Aranda, a pesar del esguince en un tobillo.

El ascenso al Turquino representa también el espíritu de la AHS, una familia grande que jamás se deja vencer por los obstáculos, un grupo de creadores que se apoya en la conquista de los anhelos.

Son muchas las im√°genes en nuestras mentes: las sonrisas, las canciones, el abrazo en lo m√°s alto. Seguramente el Turquino seguir√° recibiendo a j√≥venes escritores, artistas e investigadores cada 13 de agosto durante muchos a√Īos. Ah√≠ habr√° siempre poes√≠a.

Visita al Museo de Cera de Bayamo.

Intercambio con autoridades de Granma

Creadores de la AHS visitan el Museo Casa Natal de Céspedes.

En el Monumento Nacional La Demajagua

En el Alto de Naranjo, minutos antes de comenzar el ascenso al Pico Turquino.

En el Campamento de Aguada de Joaquín, cinco kilómetros antes de la cima del Turquino.

En la cima del Pico Turquino, a mil 974 metros sobre el nivel del mar.

Abrazo entre jóvenes creadores en lo más alto de Cuba.


Espacio Dialogar, dialogar: Forodebate El 26 de Julio y la mística de la Revolución cubana

Por: Yasel Toledo Garnache

Como parte del espacio Dialogar, dialogar, que habitualmente realizamos en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba, convocamos al forodebate El 26 de Julio y la mística de la Revolución cubana, el cual se realizará este viernes a partir de las 10:00 am.

¬ŅQu√© significa verdaderamente evocar aquel hecho y a sus protagonistas? ¬ŅC√≥mo el simbolismo del 26, esa fuerza y coraje, sigue acompa√Īando a nuestro pueblo en momentos muy complejos? ¬ŅCu√°nto conocemos a esos j√≥venes que dispararon, so√Īaron y muchos hasta murieron? ¬ŅC√≥mo aquellos hechos aportaron y est√°n presentes en el universo simb√≥lico y el alma de la naci√≥n? ¬ŅC√≥mo esa m√≠stica iniciada mucho antes se ha enriquecido con sucesos del presente?… son algunas de las preguntas que pudieran motivar el intercambio.

En esta ocasi√≥n nos acompa√Īan como invitados la Doctora en Ciencias Filos√≥ficas Yuleidys Gonz√°lez Estrada, quien se desempe√Īa como profesora en la Universidad de Granma; la investigadora santiaguera Sahay Fajardo Videaux, y el soci√≥logo habanero Alejandro Gum√° Ru√≠z, todos miembros de la secci√≥n de Cr√≠tica e investigaci√≥n de la AHS.

Ya podemos dejar nuestras opiniones e interrogantes en la parte de los comentarios.

Emancipación, memoria y reconfiguración en la mística de la Revolución Cubana

Por: Yuleidys Gonz√°lez Estrada

Parec√≠a que el Ap√≥stol iba a morir en el a√Īo de su centenario, que su memoria se extinguir√≠a para siempre, ¬°tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno, su pueblo es fiel a su recuerdo; hay cubanos que han ca√≠do defendiendo sus doctrinas, hay j√≥venes que en magn√≠fico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darle su sangre y su vida para que √©l siga viviendo en el alma de la patria. ¬°Cuba, qu√© ser√≠a de ti si hubieras dejado morir a tu Ap√≥stol!

Fidel Castro Ruz

A esto, expresado con belleza inexplicable por Fidel, me refiero cuando hablo de la m√≠stica de la Revoluci√≥n Cubana. S√≠, hablo de esa espiritualidad omnipresente que camina con nuestro pueblo haciendo que ‚Äďreligiosos y ateos‚Äď sientan cercano y vivo el legado de nuestra ancestralidad rebelde. No creo que nuestra m√≠stica tenga explicaci√≥n desde las doctrinas teol√≥gicas tradicionales ni en las interpretaciones filos√≥ficas encartonadas. Somos lo real maravilloso y ‚Äďcomo dice Buena Fe‚Äď nacimos en el Caribe m√°gico.

En una ocasi√≥n conversaba con un amigo cubano radicado en Costa Rica sobre nuestra identidad como pueblo y le preguntaba ¬ŅQu√© nos hace diferentes? ¬ŅQu√© lazos nos unen tan fuerte a esta gota de esmeralda ce√Īida por los mares?[1] La esencia emancipatoria de nuestra identidad, me contest√≥ con esa naturalidad que dan las certezas. Y es cierto, pero esa identidad emancipatoria est√° nutrida por un universo simb√≥lico que el pueblo cubano resguarda en ese espacio terrenal y c√≥smico llamado MEMORIA.

Fue esa memoria la savia que nutri√≥ a aquellos j√≥venes que en 1956 decidieron tomar el cielo por asalto de la mano de Mart√≠, ese Misterio que nos acompa√Īa, casi sin saber que ellos mismos inspirar√≠an a otros m√°s tarde. Es esa memoria la que me hace llorar de emoci√≥n cuando canto el Himno nacido en las entra√Īas de esta ciudad fecunda de Patria en la que vivo. Es tambi√©n la que me motiva a escribir este texto que nace desde mi profundo sentipensar-actuar de revolucionaria cubana.

Sin ánimos de dar una conferencia de historia, quiero retomar la idea de la mística de la Revolución Cubana como ese universo simbólico condicionado por la emancipación y la memoria. En ese sentido, los hechos del 26 de julio son trascendentales pues devolvieron la esperanza a muchos cubanos y les dotaron de una multiplicidad de símbolos que todavía son expresión de nuestra rebeldía y resistencia: el nombre del movimiento, la bandera bicolor, el programa de la revolución, la Marcha del 26 de Julio y la figura renovada de un Martí que ahora se nos mostraba estratega militar y espíritu de la nación.

La lucha llev√≥ a la victoria y ella a la necesidad de construir c√≥digos para expresar la realidad nueva que la revoluci√≥n requer√≠a. Los s√≠mbolos no fueron construidos solo desde el arte, si bien este los visibiliz√≥, los recre√≥ y los hizo accesibles para todas y todos. Vinieron de una cosmovisi√≥n que defend√≠a la igualdad de todas. Expresi√≥n de esa cosmovisi√≥n fue ‚Äďpor solo citar un ejemplo‚Äď la sustituci√≥n del uso de los t√©rminos se√Īor o se√Īora por los de compa√Īeros/as. Un cambio tan elemental como ese signific√≥ una transformaci√≥n radical, a la cual no prestamos suficiente atenci√≥n, porque pas√°bamos de mirar a las otras como entes externos, a asumirles como colegas de viaje en la tremenda aventura que protagoniz√°bamos.

En esa misma l√≥gica de transformaci√≥n simb√≥lica vinieron los Comit√©s de Defensa de la Revoluci√≥n, la Federaci√≥n de Mujeres Cubanas y otras organizaciones. Con ellas se impuls√≥ una nueva forma de relacionamiento social; una nueva manera de empoderamiento y construcci√≥n colectiva. No puedo dejar de mencionar grandes frases como: ‚Äú¬°Patria o muerte!‚ÄĚ, ‚Äú¬°Venceremos!‚ÄĚ, o esa legendaria que contiene todo el llanto y la rabia de Fidel: ‚ÄúCuando un pueblo en√©rgico y viril llora, la injusticia tiembla‚ÄĚ.

Pero la memoria tiene sus plazos y la m√≠stica, nuestra m√≠stica, se reconfigura. Por eso, ser√≠a un error pensar que solo est√° compuesta por los hechos y las frases del pasado. Insisto en que se nutre del d√≠a a d√≠a, de nuestra creaci√≥n individual y colectiva. Hoy el grito de ¬°Patria o muerte! se ha convertido en ¬°Fuerza Cuba!, ¬°Viviremos y Venceremos!; la bandera de la estrella solitaria es tambi√©n una marca-pa√≠s que exhibimos con orgullo en nuestros perfiles de facebook y ya no vamos a la plaza el 26 de julio a escuchar a Fidel sino a Santa Ifigenia; ese lugar donde un grano de ma√≠z guarda sus restos con una inscripci√≥n que solo reza FIDEL, porque no hacen falta, a√ļn, m√°s palabras. Depender√° de nuestra labor con las nuevas generaciones que nunca haga falta a√Īadirlas.

Esas peque√Īas-grandes cosas integran, a mi juicio, la m√≠stica de nuestra Revoluci√≥n. Sin embargo, tenemos el enorme desaf√≠o de reconocerlas, investigarlas, visibilizarlas, hacerlas carne y sangre de sus m√°s j√≥venes protagonistas. ¬Ņ¬ęQu√© hacer¬Ľ vuelve a ser la pregunta del momento? Solo si viniera en el sentido leninista. Es decir, solo si apareciera cargada de alternativas. En eso la vanguardia art√≠stica joven de este pa√≠s tiene mucho que aportar, sobre todo si entendemos que nuestra condici√≥n de vanguardia nos la hemos ganado a pensamiento; a pensamiento cr√≠tico y comprometido con la justicia social y con el fuego creador que transforma vidas.

 

[1] Fragmento del poema Elogio de un poeta a su isla antillana del poeta guantanamero Ernesto Víctor Matute.

CUBAN√ćA Y CULTURA DE LA LIBERTAD

Por Sahay Fajardo Videaux

Dialogar sobre la mística de la Revolución implica como mínimo acercarse a la espiritualidad, detrás de un fenómeno cuya naturaleza tempestuosa y trasformadora elige y coloca sus protagonista, y en ocasiones a los hechos, en pedestales aparentemente inalcanzables. Así los hombres construyen y destruyen sus altares a través de la Historia y de acuerdo a su tiempo. En el ejercicio de nuestra doble función de resultado y elemento constructor, nos corresponde interrogar al pasado, intentar establecer de manera lógica y coherente la relación entre lo ocurrido y lo evitado, para encontrar las constantes que nos hacen lo que somos.

Desde esta perspectiva, me acerco a la dimensi√≥n de los hechos acontecidos el 26 de julio de 1953 y sus consecuencias. ¬ŅPor qu√© una acci√≥n que constituy√≥, en su momento, un fracaso, es hoy uno de los s√≠mbolos m√°s importantes de nuestra Historia? La respuesta m√°s simple y directa es porque triunf√≥ la Revoluci√≥n de 1959.¬† Lo digo de esta forma con toda intenci√≥n, pues sin ignorar el papel de los individuos, me interesa dialogar sobre este fen√≥meno como el resultado de una cultura popular de la resistencia. ¬†

Ambos hechos fueron posibles en virtud de una profunda conciencia de la Cuban√≠a. En ellos se articulan, de manera org√°nica, criterios y valores enraizados en nuestro modo de ser, tales como la vocaci√≥n por la soberan√≠a y la b√ļsqueda por la justicia social. De este modo, es posible explicar las razones personales y morales que impidieron al teniente Sarr√≠a asesinar o permitir¬†¬† el asesinato del joven Fidel, o el asesinato de ‚Äúlas Ideas‚ÄĚ, como lo llamara el propio Sarria. ¬†Explicar las casas abiertas para esconder j√≥venes, la ayuda que recibieron de los campesinos, de los m√©dicos y enfermeras del Hospital Saturnino Lora, las madres en las calles reclamando por sus hijos, la movilizaci√≥n¬† de la sociedad civil para proteger la integridad de estos j√≥venes¬† por encima de las implicaciones pol√≠ticas, de enfrentarse a una dictadura sangrienta. ¬†Explicar, por encima de las razones objetivas y concretas de¬† este momento¬† hist√≥rico, tantas manifestaciones¬† de solidaridad y sacrificios, articuladas de manera espont√°nea, para salvaguardar lo que la inteligencia popular¬† asumi√≥ como el futuro de la Patria: los J√≥venes del Centenario. ¬†

Se manifestaba as√≠ la cultura cubana ‚Äúcomo cultura de la libertad y de la independencia, en virtud de los valores consagrados como lineamientos de la conducta, como recuerdo factual y hasta como leyenda, en un combate sin descanso contra constantes asedios dirigidos siempre a hacer desaparecer la Cuban√≠a.‚ÄĚ[1] ¬†¬†

[1] Joel james: Alcance de la Cubanía, Editorial Oriente, Santiago de cuba, 2001.

 

FERNANDO MART√ćNEZ HEREDIA: CLAVES PARA LA REBELD√ćA

(Fragmentos)

Mensaje de Fernando Mart√≠nez Heredia a los j√≥venes durante la clausura del Coloquio: ‚ÄúCon arreglo a esta opini√≥n trabajaremos. A 50 a√Īos de la revista Pensamiento Cr√≠tico‚ÄĚ

21 de febrero, 2017

‚ÄúDesde que era muy peque√Īo le√≠a todo lo que hallaba, y de muchacho la revista Bohemia fue mi escuela pol√≠tica. Pero ni so√Īaba en que vendr√≠a una gran revoluci√≥n, que me form√≥ y me cambi√≥ una y otra vez, y que por ella llegar√≠a a ser el director de una revista cubana prestigiosa. Pero nunca esper√© homenajes, ni cuando √©ramos centro de tareas hermosas ni cuando pasamos al olvido. A eso me ayudaron Jos√© Mart√≠ y la Revoluci√≥n. Ahora, aunque en estos √ļltimos a√Īos los que hicimos la revista nos hemos tenido que ir acostumbrando, me emociona mucho recibir este agasajo. Pero me sobrepongo y contemplo y admiro su sentido profundo. No somos los protagonistas los que un d√≠a hicimos Pensamiento Cr√≠tico, los j√≥venes revolucionarios cubanos comunistas de entonces. Son los j√≥venes cubanos revolucionarios, los comunistas de hoy, los que al calor del homenaje, el rescate y el debate pasan la escuela pol√≠tica del presente y hacen la vela de armas que requiere el futuro de luchas en las que se empe√Īar√°n y vencer√°n. Ustedes son los protagonistas.‚ÄĚ

SOCIALISMO

¬ęHay muchos m√°s dilemas y problemas. C√≥mo combinar cambios y permanencias, relaciones sociales e ideolog√≠as que vienen del capitalismo ‚ÄĒy que son muy capaces de rehacer capitalismo o generarlo‚ÄĒ con transformaciones que est√°n destinadas a formar personas diferentes, nuevas, y a producir una sociedad y una cultura nuevas. C√≥mo aprovechar, estimular o modificar las motivaciones y actitudes de los individuos ‚ÄĒsin lo cual no habr√° socialismo‚ÄĒ, cuando el poder socialista resulta tan abarcador en la econom√≠a, la pol√≠tica, la formaci√≥n y reproducci√≥n ideol√≥gica y la vida cotidiana de las personas, y tiende a desalentar o impedir las iniciativas de las personas en la medida en que se burocratiza. C√≥mo lograr que prevalezca el proyecto sobre el poder ‚ÄĒel mayor desaf√≠o interno a los reg√≠menes de transici√≥n socialista‚ÄĒ, cuando, adem√°s de los √°mbitos que he referido, el poder es responsable de la defensa del pa√≠s frente al imperialismo y los enemigos internos, y de las relaciones con los pa√≠ses, las empresas y las instituciones internacionales del capitalismo. C√≥mo lograr que prevalezca el internacionalismo sobre la raz√≥n de Estado.

¬Ľ El socialismo no surge de la evoluci√≥n progresiva del capitalismo. Este ha sido creador de premisas econ√≥micas, de individualizaci√≥n, ideales, sistemas pol√≠ticos e ideol√≥gicos democr√°ticos, que han permitido postular el comunismo y el socialismo. Pero de su evoluci√≥n s√≥lo surge m√°s capitalismo. El socialismo es una opci√≥n, y s√≥lo existir√° a partir de la voluntad y de la acci√≥n que sean capaces de crear nuevas realidades. Es el ejercicio de comportamientos p√ļblicos y no p√ļblicos de masas organizadas y conscientes que toman el camino de su liberaci√≥n total.

(…)

¬Ľ La pr√°ctica revolucionaria de los individuos de las clases explotadas y dominadas, ahora en el poder, y de sus organizaciones, debe ser id√≥nea para trastornar profundamente las funciones y resultados sociales que hasta aqu√≠ ha tenido la actividad humana en la historia. En este proceso debe predominar la tendencia a que cada vez m√°s personas conozcan y dirijan efectivamente los procesos sociales, y sea real y eficaz la participaci√≥n pol√≠tica de la poblaci√≥n. Sin esas condiciones, el proceso perder√≠a su naturaleza, y ser√≠a imposible que culmine en socialismo y comunismo.

(…)

¬Ľ La transici√≥n socialista es un proceso de violentaciones sucesivas de las condiciones de la econom√≠a, la pol√≠tica, la ideolog√≠a, lo m√°s radical que le sea posible a la acci√≥n consciente y organizada, si ella es capaz de volverse cada vez m√°s masiva y profunda. No se trata de una utop√≠a para ma√Īana mismo, sino de una largu√≠sima transici√≥n. Su objetivo final debe servir de gu√≠a y de juez de la procedencia de cada t√°ctica y cada pol√≠tica, dado que estas son las que especifican, concretan, sujetan a normas, modos y etapas las situaciones que afectan y mueven a los individuos, las instituciones y sus relaciones. Por tanto, no basta con tener eficiencia o utilidad para ser procedente: es obligatorio sujetarse a principios y a una √©tica nueva, socialista.

(…)

¬Ľ El mayor potencial adverso a su dominaci√≥n es la enorme cultura acumulada de experiencias de contiendas sociales y pol√≠ticas ‚ÄĒy de avances obtenidos por la Humanidad‚ÄĒ, cultura de resistencias y rebeld√≠as que fomenta identidades, ideas y conciencia, y deja planteadas inconformidades y exigencias formidables y urgentes. Todo eso favorece la opci√≥n de sentir, necesitar, pensar y luchar por avances y creaciones nuevas.¬Ľ (en Autocr√≠ticas, un di√°logo al interior de la tradici√≥n socialista, volumen de Ruth Cuadernos de Pensamiento Cr√≠tico, Ciencias Sociales/Ruth Casa Editorial, La Habana, 2009.)

LOS DILEMAS DE JULIO ANTONIO MELLA

¬ęMella tuvo que ser muy rebelde para lograr ser revolucionario, y para seguir si√©ndolo durante su breve vida. Muy poco conocido en su actuaci√≥n y sus ideas, su grandeza, sin embargo, ha sido reconocida por todos y ha conmovido a muchos. Mella ha sido ejemplo, herencia yacente, s√≠mbolo de revoluci√≥n, el l√≠der m√°s puro, el sacrificio, el pensamiento m√°s alto. Debemos estudiar la naturaleza, el soporte, el alcance y la eficacia de esas emociones que s√≠ comunican, motivan y suman voluntades. Mella est√° en la vocaci√≥n subversiva y en los antiguos gritos que hicimos nuestros los j√≥venes un tercio de siglo despu√©s, con las adiciones necesarias; est√° en los miles de internacionalistas que han sabido trabajar, luchar y morir en cualquier parte del mundo, tuvieran o no en el bolsillo el carn√© de Mella, Camilo y el Che. Que Julio Antonio Mella contin√ļe activo, formando parte del combate en esta hora decisiva de Cuba, depende de nosotros. Si me permiten imaginar a Mella dici√©ndonos s√≥lo una frase hoy aqu√≠, quiz√°s ser√≠a: ‚ÄúSean siempre comunistas, pero sin dejar de ser manicatos‚Ä̬Ľ. (En el art√≠culo ¬ęLos dilemas de Julio Antonio Mella¬Ľ)

¬ęNo permitan que llegue a haber dos Cubas en la cultura¬Ľ

Palabras de agradecimiento pronunciadas el martes 18 de octubre de 2011, durante el acto de entrega del premio Maestro de Juventudes, máxima distinción que otorga la Asociación Hermanos Saíz

¬ęLa cultura es, por su naturaleza, sus fuerzas acumuladas y sus logros, lo que est√° m√°s cerca de ponerse a la altura de las revoluciones sucesivas, las tareas diferentes y superiores a lo que parece posible y la ambici√≥n desmesurada, tres rasgos que son esenciales para que exista el socialismo.

(…)

¬Ľ Que los alumnos de todos nosotros ‚ÄĒde los maestros de hoy‚ÄĒ, puestos a la tarea de realizar y cumplir, no nos hagan caso en nada que hayamos dicho que pueda estorbarles para cumplir los ideales que estamos compartiendo hoy. Que sientan siempre con su propio coraz√≥n, y piensen siempre con cabeza propia. Solo as√≠ ser√°n capaces de hacer a Cuba cada vez m√°s libre, m√°s justa y m√°s pr√≥spera.¬Ľ


Liesther Amador: «Soy un insatisfecho superviviente»

Conoc√≠ la obra de este joven al azar, mientras realizaba las correcciones del cat√°logo de la exposici√≥n de arte contempor√°neo cubano La Tierra Dada, que organiza la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Su obra Tiempo Muerto, merecedora del Premio Post-it 2019, que se otorga a creadores menores de 35 a√Īos, despert√≥ mi curiosidad en primera instancia y me dispuse a indagar m√°s sobre el concepto y la historia de esas fotograf√≠as en las que las personas, como √°rboles, sembraban sus cuerpos en la tierra.

La obra de Liesther Amador Gonz√°lez (Ciego de √Āvila, 1983) navega entre los medios expresivos de la pintura, la fotograf√≠a, el dibujo, la instalaci√≥n, el site specific work, la intervenci√≥n en el paisaje y el performance. La realidad del artista y su entorno se convierten en materia art√≠stica, un registro documental. En su discurso, lo individual, lo familiar, el tiempo, la tierra y lo vivencial son asumidos como puntos de equilibrio, que podr√≠an tensar un hilo conductor entre cada una de sus piezas. Podr√≠a decirse que hay una especie de radiograf√≠a interior en cada ellas, la b√ļsqueda incesante de alguien que escarba en la tierra, como quien escarba en su conciencia, hasta encontrar su ra√≠z.

H√°blame de los inicios. ¬ŅC√≥mo descubriste las artes visuales? ¬ŅCu√°ndo sentiste que era el camino?

Desde ni√Īo me gust√≥ pintar, ten√≠a habilidades para dibujar, modelar con plastilinas o fango. Mis padres se encargaron de cultivarlas con regalos (crayolas, l√°pices de colores, acuarelas, etc.) y sobre todo con elogios. Siempre me estimulaban a participar en concursos. Recuerdo que esas primeras ‚Äúobras‚ÄĚ eran motivo de orgullo en sus conversaciones con amigos o visitas.

tomada del perfil de facebook de liesther amador

Mi madre se empe√Ī√≥ inagotablemente en conservarlas en carpetas que a√ļn andan por casa.¬† La motivaci√≥n es la base de la formaci√≥n vocacional, sobre todo en la ni√Īez donde la fantas√≠a puede ser incitada y conducida. Nada m√°s serio para un ni√Īo que sus juegos a ser adulto. All√≠ es donde deben actuar con cautela maestros, padres o tutores, pues hay mucha fragilidad tambi√©n, un descuido o mal manejo puede marcar el rumbo, desvirtu√°ndolo o simplemente mat√°ndolo.

Con esa mesura la asumieron todos en mi familia y cuando mis preguntas sobre t√©cnicas de dibujo se fueron complicando (c√≥mo sacarle un destello de luz al parabrisas de un carro que ese momento dibujaba), buscaron ayuda en el √ļnico artista (el pintor) que hab√≠a en mi pueblito.

As√≠ comenz√≥ a ponerse maduro mi juego y el objetivo fue prepararme para las pruebas de ingreso a la Academia deAartes. En aquel entonces (1998) ten√≠a la opci√≥n entre Camag√ľey o Trinidad, las dos a m√°s de 150 kil√≥metros de mi Jicotea natal. A vencer los miedos de la ‚Äúdesprotecci√≥n‚ÄĚ, hacer sacrificios sentimentales y materiales tambi√©n estuvieron dispuestos mis viejos, pues yo ten√≠a en aquel momento 14 a√Īos, 130 cm de estatura y la situaci√≥n econ√≥mica era dura para mi familia y toda Cuba.

Aunque podr√≠a decirse que el artista visual se va formando sobre la marcha, a partir de su propia sensibilidad y los intereses que marcan sus inquietudes art√≠sticas, el proceso de formaci√≥n acad√©mica siempre deja una huella importante. ¬ŅQu√© particularidades marcaron tu etapa como estudiante?

As√≠ llegue a la Academia de Artes Pl√°sticas ‚ÄúOscar Fern√°ndez Morera‚ÄĚ en Trinidad un d√≠a de octubre de 1998, con un miedo terrible a una realidad ajena totalmente, pero convencido de que ese era mi lugar.

La formaci√≥n acad√©mica no define la condici√≥n de artista. Es un error recurrente en la instituci√≥n cubana del arte catalogar desde all√≠. Ser artista es una actitud ante la vida, no es cuesti√≥n de acumular habilidades t√©cnicas o erudici√≥n te√≥rica para vencer un plan de estudios, pero no se puede negar que esta formaci√≥n va a marcar para siempre y allanar√° el camino de quien decida empe√Īarse en el arte.

cortesía de liesther amador

En principio, hay incontables trillos para la creaci√≥n visual, y la academia viene con algunos a pon√©rtelos en la cara, desde metodolog√≠as probadas por a√Īos en la tradici√≥n. Estos, en mi experiencia, son los cimientos donde se sostiene todo, aun cuando el arte desdibuja sus fronteras, se expande a una infinitud de disciplinas, facturas industriales o virtuales, metodolog√≠as conceptuales de distanciamiento total del artista en la realizaci√≥n de la obra, etc., aun cuando todo esto es asumido desde hace tiempo por las instituciones del arte.

Mirando mi camino transitado desde la distancia, puedo afirmar con total responsabilidad que una academia de arte o cualquier escuela no dependen del confort o la cobija de la instalación, sino de la calidad del claustro que la estructura.

La Academia de Trinidad donde estudi√© y en la que se formaron artistas que ya tienen un lugar en la historia de arte cubano, fue descrita en s√≠mil por el destacado cr√≠tico y curador Gerardo Mosquera, como una ‚Äúescuela de √Āfrica‚ÄĚ por sus condiciones insalubres‚Ķ; eran las ruinas de un Cuartel de Dragones del Ej√©rcito espa√Īol, pero era un verdadero oasis para la ense√Īanza.

Allí, un claustro heterogéneo en maneras de asumir y experimentar el arte te mostraba caminos técnicos e ideoestéticos, y te exigía su tránsito, pero en esencia había asumido como método fundamental darte la libertad de la experimentación, el incentivo y el respeto a la individualidad creativa, sin descuidar ponerte en la conciencia códigos del compromiso social del arte.

En esos planes de estudio recuerdo y reconozco cu√°nto me marcaron ejercicios que buscaban introducirnos en investigaciones cuya praxis nos exig√≠a la inserci√≥n en el medio sociocultural. Esa marca no se ha borrado, por el contrario, crece a√ļn. Recuerdo a profesores como Luis Blanco, Tony G√≥mez, Alain Fern√°ndez, Mario Guerra, Papito, Duffay, Acebo, Alejandro Bastida que, entre otros, hab√≠an asumido la ense√Īanza desde la experiencia que la producci√≥n art√≠stica contempor√°nea exig√≠a.

Estos m√©todos ten√≠an su base en el comportamiento de la producci√≥n del arte cubano durante los a√Īos ochenta, signados por dos problem√°ticas ideost√©ticas: la asimilaci√≥n cr√≠tica de los resultados de autoconciencia del arte llevado a cabo por las vanguardias durante el siglo XX y el replanteo de sus roles sociales para nuestra situaci√≥n cultural. Estoy seguro que de all√≠ ven√≠a todo.

de la obra Tiempo muerto/ cortesía de liesther amador

Es muy grato recordar esa etapa hermosísima de mi vida, pero me entristece el hecho de que esa Academia no exista para nuevas generaciones, por una decisión con un análisis que creo fue poco profundo por la gran implicación cultural y social que tenía ese centro para una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad, pues su función iba más allá de la formación de artistas visuales de la región central del país, esta servía de contraparte al peligroso mercadeo de arte para la feria (candonga) al que una ciudad turística se expone permanentemente.

¬ŅQui√©n funciona ahora como contrapartida a la seudocultura? ¬ŅQui√©n eleva o muestra como estandarte, verdaderos valores art√≠sticos al for√°neo? ¬ŅQui√©n le brinda otros referentes al p√ļblico trinitario que est√° siempre expuesto a la deformaci√≥n que genera ese mercadeo?, incluso, y por qu√© negarlo, ¬Ņqui√©n eleva la competencia, la calidad en cuestiones t√©cnicas o creativas para ese mercadeo mejor que esos estudiantes de arte? En eso debi√≥ pensarse; otros problemas pudieran pesquisarse por especialistas en temas socioculturales, estoy seguro. Pudiera parecer que padezco del sentimiento del trinitario ausente, pero no es as√≠, el problema es de talla mayor cuando hasta el edificio con alto valor patrimonial que albergaba a la escuela, queda en el abandono.

¬ŅCu√°les son los principales referentes que crees que han influenciado tu obra y tu visi√≥n del proceso creativo?

La lista sería extensa, te mencionaré algunos que considero son los más cercanos, el orden de los nombres de estos referentes no responde a una mayor o menor influencia, indistintamente todos con mayor o menor evidencia están en mi trabajo: Antonia Eiriz, René Francisco, Eduardo Ponjuan, José Bedia, Joseph Beuys, Bill Viola, Spencer Tunick, Marina Abramovic, Santiago Sierra.

Como ves, son diversas mis referencias, algunos marcan por su actitud o postura ante el arte y su finalidad, otros en la manera que abordan desde el arte determinados procesos culturales o sociales, otros desde los contenidos conceptuales o temáticos que emplean o emplearon. Creo que esos son los tres caminos fundamentales que marcan mi interés por ellos.

El nacimiento de una obra visual a veces requiere de un punto de calma, de soledad, de b√ļsqueda interior. La variedad de aristas en tu creaci√≥n da la impresi√≥n de una exploraci√≥n constante. ¬ŅQu√© es lo que m√°s disfrutas en el proceso creativo de una obra?

No siempre una obra nace desde ese punto de calma, soledad o de b√ļsqueda interior. En mi caso hay obras que han nacido en el punto de ebullici√≥n de un proceso en esencia contrario. En mi trabajo casi siempre hay una dosis de accidente, creo que constantemente cedo un poco del control, lo mismo a las personas con las que trabajo o colaboro, o a los materiales y t√©cnicas que empleo; ese riesgo me excita y creo que enriquece el proceso y el resultado.

Adem√°s, nunca hay un control total por parte del artista sobre la obra que genera. Siempre hay un otro, otras realidades para la obra, tan simple como que el espacio donde se exhibe o se genera va a condicionarla y ya en eso dejamos de tener el control total, por ponerte un ejemplo.

Tambi√©n hay de soledad y b√ļsqueda interior, pues suelo ser autorreferencial, o exhibir algunos de mis traumas, eso tiene que ver con un principio √©tico que asumo como m√°xima, ser sincero, por eso mi discurso se hace directo, sin adornos, a veces en forma documental; encuentro la poes√≠a all√≠.

de la obra Tiempo muerto/ cortesía de liesther amador

Leyendo a Martí me he dado cuenta que se puede ser directo, duro en el discurso y no perder esa poesía. Eso no está en el empaque de la obra, la llamada superficie o atmósfera, sino en el subsuelo de donde nace.

El arte est√° lleno de f√≥rmulas y trucos factuales que act√ļan en el subconsciente del individuo, eso no se puede negar o desechar, pero una obra no puede ser en esencia eso, pues ser√° solo adorno, telenovela para hacer llorar a las amas de casa o simplemente un objeto para el mercado f√°cil.

La historia del arte est√° llena de ejemplos de esos artistas cuya obra no ha sido valorada en su momento, han sido censuradas o motivo de burlas por sus contempor√°neos simplemente por poner una dosis justa de sinceridad, sin embrago eso son los que han corrido las fronteras para el arte.

En las obras de esos nombres que te menciono como mis referentes est√° ese condimento esencial que es la sinceridad ‚Äďtambi√©n de embeleco, claro‚Äď y de cierta manera todos han asumido los riesgos que esto implica, pero tienen el beneficio de trascender y eso es algo que todo artista intenta, pero pocos lo logran.

Lo familiar, las ra√≠ces‚Ķse muestra como un sitio recurrente en toda tu obra. ¬ŅQu√© impulsos te interesa expresar en este sentido?

Ya te mencionaba anteriormente de d√≥nde vengo. Mi familia es numerosa en un pueblito peque√Īo, y eso genera una especie de n√ļcleo poderoso que me ha condicionado el car√°cter a un sentimiento de sobrevaloraci√≥n familiar. Mis t√≠as tienen derechos de madre y los primos nos criamos como hermanos. Aclaro, nada es perfecto por la diversidad de caracteres, pero fue riqu√≠sima para m√≠, esa f√≥rmula. De eso quiz√°s venga todo.

La creación de un artista parte de motivaciones, de experiencias cercanas o ajenas, pero este tiene la responsabilidad de ahondar, no quedarse en la epidermis del asunto. Uno trabaja sobre lo que más conoce, lo que más siente o padece, entonces mi familia es una mina riquísima de materias primas.

de la obra Tiempo muerto/ cortesía de liesther amador

Mart√≠ dec√≠a, ‚Äúins√©rtese a la ra√≠z el tronco‚ÄĚ y las m√≠as est√°n muy prendidas a ese n√ļcleo familiar. Los que cultivamos plantas sabemos que al trasplantar un √°rbol hay que cuidar de no da√Īar sus ra√≠ces, siempre hay que dejar parte del sustrato natal para que sobreviva al adaptarse al nuevo terreno, por eso regreso permanentemente a mis ra√≠ces, para no marchitarme, creo que no soy capaz de adaptarme totalmente a este nuevo terreno. ¬†

En la base de la sociedad est√° la familia por lo que es com√ļn denominador a todos, es tema universal recurrente en la historia del arte, entonces es f√°cil que esos microrrelatos que expongo se conviertan en universales.

La pintura, el performance, la instalaci√≥n, la fotograf√≠a, el videoarte‚Ķ todo un universo de experimentaci√≥n que gira en torno al arte contempor√°neo, y lo define. Por lo general una arista no es comparable con la otra. ¬ŅQu√© intentas expresar desde cada una? ¬ŅEn cu√°l te sientes m√°s satisfecho?

No encuentro preferencias por ning√ļn medio de los que he usado. Creo que un artista, joven o viejo, debe conservar la capacidad y el deseo por la experimentaci√≥n, y eso es lo que he hecho.

Creo que hay medios id√≥neos para cada idea y mientras m√°s capacidades y herramientas un artista acumule, mejor. Uno tiene que ejercitar permanentemente ese instinto para elegir caminos, modos de hacer, porque puedes convertirte en estanque o en un so√Īador que esperando los recursos ideales para hacer la obra nunca la produzcas porque nunca lleguen. A√ļn soy alguien en formaci√≥n, eso es todo.

Soy un insatisfecho superviviente, quisiera producir el doble y superior en calidad. Entonces permanentemente siento que la mejor obra es la que estoy por hacer.

¬ŅQu√© ense√Īanzas te deja tu experiencia como profesor de Dibujo y Pintura de las Academias de Artes Pl√°sticas Ra√ļl Mart√≠nez (de Mor√≥n) y Ra√ļl Corrales (de Ciego de √Āvila), labor que realizaste por casi una d√©cada? ¬ŅConsideras que es importante que un artista se vincule a la faceta pedag√≥gica como un ejercicio m√°s de creaci√≥n?

Te confieso que en principio tome el magisterio como un juego de ego y rebeld√≠a. Llegar en impositivo a √©l marc√≥ esa postura adolescente. Yo quer√≠a seguir mis estudios en el ISA, pero las circunstancias econ√≥micas y la salud de mi madre no me lo permit√≠an y como √ļnica opci√≥n impuesta por el servicio social me dieron impartir clases en la academia Ra√ļl Corrales en Ciego de √Āvila, que coincid√≠a su inauguraci√≥n con mi graduaci√≥n en 2002.

Fue un choque violento, pues para nada el sistema que impon√≠a la novata direcci√≥n de ese centro se asemejaba al que yo hab√≠a vivido como estudiante en Trinidad: incomprensi√≥n de prioridades en los planes de estudio, baja preparaci√≥n por parte de algunos profesores en asignaturas fundamentales y complementarias para la especialidad, arbitrariedades que lastraban la movilidad creativa de los estudiantes y otros problemas que por √©tica no puedo mencionar; un choque generacional, subvaloraban y subestimaban a esos tres chiquillos ‚Äúrebeldes‚ÄĚ reci√©n graduados (Reg√ľel Altunaga, Jeosviel Abstengo y yo).

tomada del perfil de facebook de liesther amador

La rebeldía me dio por jugar a ser el profesor que me hubiera gustado tener, que no era más que una mezcla de las características de esos que te mencioné anteriormente. Y me enamoré de ese juego, descubrí que tenía vocación para dar clases, sentía una satisfacción enorme con la evolución de mis estudiantes, dispuse casi todo mi tiempo a esa labor y por un período no lo sentí como una pérdida, pues para enfrentarse a un grupo de adolescentes estudiantes de arte hay que dosificar las energías para que no te falten para estar en superación permanente, pues exigen, cuestionan y si de pronto te conviertes en su referente, es mucho peor, pues eres como el líder de una banda deliciosamente peligrosa y eso sí que requiere de ajustar la responsabilidad, la ética y el autocontrol.

Realmente lo disfrut√© much√≠simo y poco a poco el empe√Īo no fue demostrar nada, porque me gan√© el respeto, incluso el cari√Īo de algunos de esos profesores que reconocieron sus lagunas y se superaron.

Yo crec√≠ como profesional, como persona, dej√© de jugar al profesor y lo fui, pero no dej√© de ser ese rebelde, irreverente ante lo mal hecho, la mediocridad, y segu√≠ tropezando. Un d√≠a me di cuenta que no pod√≠a cambiar un sistema simplemente porque la direcci√≥n no lo entend√≠a y mis prioridades empezaron a cambiar, entonces decid√≠ dejarlo, pero te declaro que en alg√ļn momento volver√© a enfrentar un taller como profesor, pues me encanta esa profesi√≥n. Desde mi experiencia, tienes dominio real del conocimiento cuando logras ense√Īarlo y eso se logra en el ensayo ante ese disc√≠pulo que te ense√Īar√° tan bien como el mejor profesor.

Recientemente obtuviste el Primer Premio en el Post-it 2019, muestra-concurso dedicada al arte cubano contempor√°neo para creadores menores de 35 a√Īos. La obra premiada fue Tiempo muerto. Com√©ntame un poco sobre ella.¬†

Es una serie que vengo realizando desde 2016. Tiempo muerto en la cultura agr√≠cola ‚Äďprincipalmente en la ca√Īera‚Äď se le denomina al per√≠odo comprendido fuera de la zafra (corte, recolecci√≥n y procesamiento artesanal o industrial del fruto). Este apelativo queda como rezago de un per√≠odo neocolonial donde el desempleo, la escasa demanda de fuerza laboral y la desprotecci√≥n salarial eran sin√≥nimos de desventura entre campesinos y obreros. Parad√≥jicamente, esta denominaci√≥n determina el intervalo de siembra y cultivo, el tiempo de germinaci√≥n, de renacer asistido y natural de los cultivos.

Hago este preámbulo a la raíz cultural del término para pulsar sobre este contrasentido simbólico que determina uno de los contenidos metafóricos sobre los cuales se establece esta obra, que además asienta sus bases discursivas en paradojas culturales y sociales como: modelo de éxito, realización personal o colectiva, fama, felicidad, sacrificio, reconocimiento social, etc… respecto a la realidad de cada individuo o grupo que acepta construir estas escenas, literalmente sembrados en el contexto que los define o que ellos mismos, como entes activos, condicionan.

de la obra Tiempo muerto/ tomada del perfil de facebook de liesther amador

Hay un marcado interés biográfico en esta investigación. Aunque no se exhibe en su totalidad, lo hago evidente a través de algunos datos personales, de tiempo y lugar que componen el título individual de cada fotografía o video, porque es principio la voluntariedad, la identificación y conciencia con y sobre la idea.

Todo individuo o grupo est√° marcado por utop√≠as, algunas comunes ‚ÄĒestas utop√≠as son esos emplazamientos sin lugar real, que mantienen con el espacio real de la sociedad una relaci√≥n general de analog√≠a directa o inversa‚ÄĒ. Estas intervenciones proponen la construcci√≥n de ese tipo de emplazamiento.

Más allá de los hechos fotográficos, se generan acontecimientos, performances rituales donde la experiencia y las relaciones entre individuo/grupo/artista se desdibujan en el intercambio, en la cooperación de construir espacios heterotópicos que intentan situar al hombre en reflexiones filosóficas y/o psicológicas sobre su condición. En cada escena hay una experiencia de vida asociada directamente al contexto.

Tiempo Muerto propone desde la fotograf√≠a una b√ļsqueda en la relaci√≥n entre el individuo y su circunstancia, pretende la construcci√≥n de monumentos fotogr√°ficos, apuesta por una operatoria donde lo territorial y la territorialidad poseen el mayor protagonismo. Ambos conceptos gu√≠an su mirada hacia el espacio f√≠sico, pero tambi√©n incluye las relaciones sociales que tienen lugar en su interior.

Has realizados diversas exposiciones personales y colectivas, te has desempe√Īado como curador en otras. Desde tu punto de vista, cu√°les son los principales retos que debe sobrepasar un artista visual cuando decide exponer su obra.

Aprender a aceptar la cr√≠tica negativa, aprender de ella tanto como de la positiva. Aprehender lo bueno de los dos criterios, pues ambos son peligrosos, eso es saber extraer de la paja el trigo limpio. Ser consciente de que cada exposici√≥n es un reto del que tienes que salir airoso, por respeto a ti y al p√ļblico que asiste. Ser valiente como un guapo que llega a la cola de la cerveza y dice ‚Äú¬°Ahora compro yo!‚ÄĚ, porque una vez que estas all√≠ no hay segunda oportunidad para esa obra, porque la dejas sola y no vale un ‚Äúyo quise hacer, pero‚Ķ‚ÄĚ, simplemente la obra es lo que est√° y ella debe imponerse con todas las calidades posibles, por respeto.

tomada del perfil de facebook de liesther amador

Hablar de uno mismo es un ejercicio dif√≠cil para un artista, pero tambi√©n podr√≠a ser un ejercicio de autorreconocimiento necesario. ¬ŅQu√© rasgos crees que definen a Liesther?

Creo que soy alguien con ‚Äúpaciencia de asi√°tico‚ÄĚ, que ‚Äúaprende a esperar‚ÄĚ y a seleccionar con la cautela de un cazador los momentos, las ideas para hacer lo que me gusta. Soy un artista que entrena para esperar, que experimenta y juega con los medios que dispone, de all√≠ la gama de maneras que te encuentras en mi dossier.¬†

No creo que pueda definirme con claridad, como lo puede hacer alguien diciendo que es ‚Äúel pintor de las tejas‚ÄĚ, o ‚Äúel de los remos y botes‚ÄĚ. Esa definici√≥n no la tengo y cr√©eme, no me interesa.¬† ¬†

¬ŅQu√© experiencias art√≠sticas te gustar√≠a tantear en el futuro?

Exponer en un circuito de arte que me exija un nivel superior.   


La cultura en Manacas no se detiene ante el coronavirus

¬ęSi se cierra una puerta, se abre una ventana¬Ľ reza un viejo proverbio, ense√Īanza puesta en pr√°ctica muy bien por los instructores de la casa de cultura Jos√© Antonio Cepero Brito, en el poblado de Manacas, municipio de Santo Domingo, Villa Clara, quienes no han dejado de crear y acercar el arte al pueblo durante la dif√≠cil etapa que vive el pa√≠s a causa de la pandemia del nuevo coronavirus.

Flores de papel, cajitas de regalos y pergaminos con décimas fueron algunas de las artesanías obsequiadas por los instructores de la casa de cultura de Manacas a personas de la comunidad. (Foto: Cortesía de Sailí Martínez)

Cumpliendo con las medidas higi√©nico-sanitarias establecidas, los protagonistas trazaron un plan de acci√≥n en equipo para llegar a la comunidad con sencillas, pero hermosas artesan√≠as creadas por ellos mismos, a trabajadores de Salud y Educaci√≥n que laboran en el centro mixto F√©lix √Ālvarez Soto, del central George Washington, as√≠ como al personal de la farmacia y el cuerpo de guardia del policl√≠nico de la localidad.

Asimismo, han regalado sus creaciones a los abuelos que reciben apoyo del Sistema de Ayuda a la Familia (SAF) y a todos los que, de una u otra forma, contribuyen al enfrentamiento a la pandemia.

Sailí Martínez, directora de la casa de cultura, explicó:

¬ęEn el proyecto participan tres instructores, dos de Literatura y uno de Artes Pl√°sticas, quienes reparten los obsequios. Las artesan√≠as se confeccionaron desde casa y con poco material, del que salieron flores de papel, cajitas de regalos y pergaminos con d√©cimas hechas por un aficionado del taller de literatura, todo muy bien acogido por las personas¬Ľ.

Trabajadores de Salud y Educaci√≥n que laboran en el centro mixto F√©lix √Ālvarez Soto, del central George Washington, recibieron obsequios. (Foto: Cortes√≠a de Sail√≠ Mart√≠nez)

Seg√ļn Sail√≠, ella expuso la propuesta a los instructores, los que estuvieron inmediatamente de acuerdo. Entre otras iniciativas, hay adem√°s una minibiblioteca en el portal de la casa de Miguel √Āngel Tamayo Alba, especialista de Literatura y miembro de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), espacio a donde pueden acudir los interesados en el arte de la expresi√≥n verbal.

Recientemente, inició la Jornada de la Cultura en Manacas con la conmemoración del aniversario 102 del natalicio del inolvidable locutor y presentador José Antonio Cepero Brito, oriundo de esa localidad, y el pasado 21 de mayo se celebró el Día del Artista Aficionado, en el que no se dejó de reconocer la labor de los talentos de la casa de cultura, quienes fueron agasajados en sus propios hogares por parte de la dirección de la institución cultural e instructores.


Poesía para una ciudad creativa (+ video)

«…Santiago es un magnifico desquite

Santiago es un magnifico color.

 […]

Santiago se me antoja fabuloso,

Santiago se me antoja imprescindible.

                                                                        […]  

Santiago yo te amé desde que existes,

¬†Santiago yo te am√© y te conozco…»¬†

(Santiago, Canción, versión, 1995,

Del cancionero de Amaury Pérez Vidal) 

 

‚Äú…hemos cruzado la ciudad/ hemos celebrado su alta memoria…‚ÄĚ

Ra√ļl Ibarra Parlad√©

A fines de noviembre de 2019, medios de prensa como los peri√≥dicos Sierra Maestra de Santiago de Cuba, Juventud Rebelde, Trabajadores, la Agencia Cubana de Noticias, entre otras plataformas informativas, daban a conocer los pormenores del lanzamiento oficial de la campa√Īa de comunicaci√≥n ‚ÄúSuperando sue√Īos‚ÄĚ, a prop√≥sito de los 505 a√Īos de fundaci√≥n de la s√©ptima villa cubana, un 25 de julio de 1515, por el conquistador espa√Īol Diego Vel√°zquez de Cu√©llar, primer gobernador de Cuba. El acontecimiento este 2020, como los anteriores aniversarios cerrados, record√°ndose el fresco a√ļn, en la memoria colectiva, medio milenio de la denominada Capital del Caribe, ha devino proceso dinamizador del accionar de sus habitantes, para con esta fecha de gran significaci√≥n.

El desarrollo de las diferentes etapas de la campa√Īa, estructurada desde una visi√≥n pol√≠tico-social, presupone una continuidad ‚Äďy superaci√≥n‚Äď de las experiencias desarrolladas para el aniversario del 2015, que estuvo animado por la m√°xima ‚Äú500 a√Īos de historia y cultura.‚ÄĚ Precisamente en la historia, la cultura, as√≠ como la tradici√≥n de esta urbe sure√Īa, que le han granjeado reconocimiento y excepcionalidad dentro y fuera de la naci√≥n, est√°n los elementos articuladores para el trabajo integrador de cara al venidero onom√°stico. Es notorio que, en el contexto conmemorativo, lo que m√°s acapara la atenci√≥n es el carnaval: proyecto cultural de mucho arraigo en el imaginario y pr√°cticas socioculturales de la poblaci√≥n, donde se realza la fecha fundacional, expresada, simb√≥licamente, en la cabalgata del santo patrono, Santiago Ap√≥stol, por el √°rea del desfile, representado por el actor de las tablas Dagoberto Ga√≠nza. No obstante, esta fiesta es solo es una parte, primordial, del correlato popular e institucional que demanda una celebraci√≥n de esta envergadura, donde las manifestaciones art√≠sticas y literarias aportan inestimablemente al hecho, incluso con a√Īos de antelaci√≥n. ¬†

El caso espec√≠fico de la literatura es ejemplar en propuestas, dentro del concierto creativo, a los efectos de homenajear una ciudad que ostenta los t√≠tulos Muy noble y muy leal; Hospitalaria de las Am√©ricas; Municipio benem√©rito de las Am√©ricas, H√©roe de la Rep√ļblica de Cuba y la Orden Antonio Maceo. Ello se debe, en gran medida, a que el universo de las letras santiagueras se prestigia de tener un importante cat√°logo de autores, que de una manera u otra, posicionados en sus respectivos g√©neros, lograron (logran) sinterizar la idea de la misma, descrita por el poeta espirituano (santiaguero por elecci√≥n) Reinaldo Garc√≠a Blanco como ‚ÄúDelirante y m√≠stica. Estridente y aguda. Escandalosa y recatada,‚ÄĚ en su testimonio Santiago de Cuba: ciudad para h√©roes, publicado en la Revista SiC No. 46 de 2010.

Mostrar obras y exponentes que hayan expresado la imagen de esta ciudad, a la que se le ha escrito con profusi√≥n, rebasar√≠a los l√≠mites e intereses de estas l√≠neas. Mas los interesados en escudri√Īar lo acontecido en esa riqu√≠sima zona cultural pueden acceder al panorama consultando diversos materiales bibliogr√°ficos. Una presumible gu√≠a de lectura(s) o b√ļsqueda(s) tendr√≠a como punto de partida, atendiendo a la forma en que organiza, cr√≠tica y coherentemente, la informaci√≥n, es el libro referencial Santiago Literario (Editorial Oriente-Fundaci√≥n Caguayo, 2013), coordinado por el poeta Le√≥n Estrada, que brinda la oportunidad de saber cu√°nto se ha hecho, en materia literaria, en el trascurso de los primeros cinco siglos.

Fue gracias a la sostenida labor investigativa de Le√≥n Estrada, que en 2005, se tuviera listo el Diccionario de escritores santiagueros por el sello Ediciones Santiago. Y en igual a√Īo, bajo el mismo sello editorial, el t√≠tulo Para cantarle a una ciudad: Santiago de Cuba, que re√ļne textos po√©ticos ‚Äďy canciones‚Äď de 53 autores, de ellos, 29 santiagueros, de estilos y est√©ticas diferentes, dedicados a la ciudad, en ocasi√≥n de su aniversario490. Dos antolog√≠as con similares intenciones, a saber por la editora de este libro, la poeta Teresa Melo, ya hab√≠an visto la luz con anterioridad.

Desde los estudios acad√©micos es revelador el art√≠culo Ciudad letrada: Santiago de Cuba en su discurso literario,[1] del Doctor en Ciencias Literarias, Ronald A. Ram√≠rez Castellanos, que, circunscrito a los a√Īos coloniales decimon√≥nicos hasta la etapa republicana prerrevolucionaria, analiza algunas de las principales figuras y obras de ese periodo, de grandes aportaciones, en las que se aprecian, en la opini√≥n de este estudioso, ‚Äúun sentido identitario, una imagen de la ciudad, un interesante di√°logo con la realidad social y pol√≠tica de la localidad y del pa√≠s …‚ÄĚ Ram√≠rez Castellanos presta atenci√≥n al g√©nero po√©tico, y describe c√≥mo dentro del discurso l√≠rico local est√° presente la ciudad como tema principal: sucesos, realidades (incluso las m√°s descarnadas), historia local, costumbres, entorno y paisaje natural, personalidades legendarias e ilustres. Nadie dudar√≠a que hoy d√≠a estos siguen siendo t√≥picos a tratar.

La bibliograf√≠a citada pone de relieve el lugar destacad√≠simo que ocupan los poetas por su larga data ‚Äúcant√°ndole‚ÄĚ a la ciudad; a ello s√ļmesele obras de bardos for√°neos, que, por su trascendencia, forman parte del patrimonio literario local y nacional. ¬†Son de negros en cuba, del espa√Īol Federico Garc√≠a Lorca, es una pieza significativa dentro de este mosaico: ‚ÄúCuando llegue la luna llena/ ir√© a Santiago de Cuba, /ir√© a Santiago, /en un coche de agua negra. /Ir√© a Santiago. [‚Ķ]/ Mar de papel y plata de monedas/ Ir√© a Santiago. [‚Ķ]/ Siempre dije que yo ir√≠a a Santiago/ en un coche de agua negra. / Ir√© a Santiago...‚ÄĚ[2] ¬†

Son de negros‚Ķ es el testimonio l√≠rico cubano Lorquiano de m√°s calidad, aseverar√≠a el intelectual Juan Marinello en la ponencia El poeta lleg√≥ a Santiago, que la periodista e historiadora Nydia Sarabia tuvo a bien reproducir en su libro D√≠as cubanos de Lorca (Editorial Cultura Popular, 2007),¬† interesada en exponer especificidades de esta composici√≥n, donde la musicalidad y ‚Äúla suma trepidante de lo cubano en sus claras y complejas intencionales de color y ritmo,‚ÄĚ apunta Marinello, sean algunos de los factores m√°s significativos que permiten colocar a Santiago en otra dimensi√≥n po√©tica. Estos, cabe se√Īalar, han propiciado que los versos del granadino puedan escucharse en arreglos musicales de agrupaciones corales o declamados, como lo hizo, por mucho tiempo, Luis Carbonell.[3] Ambas expresiones art√≠sticas ilustran los m√ļltiples caminos que se entrecruzan, en aras de sensibilizar al p√ļblico amante o no de la poes√≠a.

A su vez, constan las motivaciones de poetas de otras provincias cubanas, por registrar en versos sus apreciaciones sobre Santiago. Varios ejemplos dan cuentas de ello, pero el poema Santiago de Cuba, del poeta y periodista matancero Manuel Navarro Luna, escuchado por varias generaciones, fundamentalmente en tribunas pol√≠ticas por sus connotaciones patri√≥ticas, se nos hace muy cercano: ‚Äú¬°Es Santiago de Cuba!/¬°No os asombr√©is de nada!/¬°Por all√≠ anda la madre de los h√©roes!/¬°Por all√≠ anda Mariana!/¬°Estar√©is ciegos/si no veis ni sent√≠s su firme y profunda mirada‚Ķ!/ [‚Ķ]¬°La Patria viva, eterna,/no entierra nunca a sus propias entra√Īas‚Ķ!/¬°Es Santiago de Cuba!/¬°No os asombr√©is de nada!/ …‚ÄĚ

Por su parte, el volumen Santiago de Cuba. Arpa de troncos vivos (Editorial Oriente-Oficina del Conservador de la Ciudad, 2000), publicado en homenaje al aniversario 485 de la fundaci√≥n de la villa presenta, conjuntamente con fotos, fragmentos de textos po√©ticos de Pablo Armando Fern√°ndez: Santiago, tus pregoneros/tambi√©n contigo se van […]; Alfredo Prieto: La ciudad muestra sus blasones/en los que florece la palabra amor [‚Ķ]; Ariel James: Hemos llegado a la ciudad: / la ciudad se esconde debajo de las piedras [‚Ķ]; Jes√ļs Cos Causse: Mirad el barrac√≥n y las cadenas en llamas. /Mirad el palenque alerta para la guerra; Marino Wilson: Y eres/para nunca asombro del paso incontenible de los tiempos/la siempre mujer en estado de gestaci√≥n […]; Teresa Melo: Y el poema est√° suelto/ sobre los edificios de la ciudad […]; Le√≥n Estrada: […] mi ciudad/ es la costumbre y el sabor extra√Īo.

No menos importante, en el libro referido, son las impresiones del Premio Nacional de Literatura 1999 C√©sar L√≥pez N√ļ√Īez que acota: ‚ÄúLa ciudad/ se ha hecho, pero no se explica, s√≥lo se intenta‚ÄĚ. Y sobre ella, cual ep√≠tome del territorio, argument√≥ en el trabajo de Armando Ch√°vez, para la revista Opus Habana, C√©sar L√≥pez, navegante del tiempo que: ‚Äúes una ciudad cargada de historia, de mucha potencia generadora, misteriosa, endemoniada. Me inquiet√≥ mucho desde mi ni√Īez; por eso, quiz√°s, dedico tanto tiempo a la ciudad. […] En lo que constituye mi obra hasta ahora, Santiago s√≠ es el n√ļcleo generador…‚ÄĚ Estas inquietudes es lo que el lector puede encontrar en la tetralog√≠a Primer‚Ķ, Segundo‚Ķ, Tercer‚Ķ y Cuarto Libro de la Ciudad, respectivamente.

Otra personalidad a enfatizar es la del villaclare√Īo Waldo Leyva Portal, quien desarroll√≥ un activismo loable en los quehaceres culturales y literarios de esta localidad desde la primera mitad de los a√Īos 60‚Äô hasta los 80‚Äô del pasado siglo XX. En su estancia en la tierra de Jos√© Mar√≠a Heredia recibe todo su influjo espiritual para escribir el poema, de amplia difusi√≥n, Para una definici√≥n de la ciudad: ‚ÄúSi encuentras alguna piedra/que no haya sido lanzada contra el enemigo/ si descubres una calle por/ donde no haya pasado/nunca un h√©roe/ si desde el Tivol√≠ no se ve el mar/si hay alguna ventana/ que no se haya abierto nunca a las guitarras/si no encuentras ninguna puerta abierta/ puedes decir entonces que Santiago no existe.‚ÄĚ En el fotorreportaje Santiago. Ciudad de hero√≠smos y puertas abiertas, publicado en el peri√≥dico Granma digital del primero de enero de 2019, el propio Waldo Leyva lo pone a dialogar con im√°genes de sitios emblem√°ticos de la ciudad, tomadas por el fot√≥grafo Juvenal Balan. Cr√≠ticos, como la ensayista Daysi Cu√© Fern√°ndez, coinciden en se√Īalar a Para una definici√≥n‚Ķ como la carta ‚Äďpor excelencia‚Äď de presentaci√≥n de Santiago de Cuba.

Pero, convengamos, atendiendo al conjunto de textos anteriormente esbozados, que existen, a gusto de los lectores, muchas cartas po√©ticas de presentaci√≥n de y sobre Santiago. En estas coordenadas ser√≠a pertinente incluir al libro Santiago de Cuba: Ciudad cantada (Editorial Oriente, 2013), conocido igualmente como Ciudad cantada, el cual tiene diversos valores que lo hacen singular y meritorio de una atenci√≥n m√°s pormenorizada. Es un poemario de 62 p√°ginas, destinado a ni√Īos y j√≥venes, ‚Äúpor donde transcurre la historia de Santiago desde el siglo XVI hasta el XX. Un homenaje a la ciudad,‚ÄĚ seg√ļn valoraci√≥n de su autor, el poeta, escritor para ni√Īos y narrador Jos√© Orp√≠ Gal√≠, miembro de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba, nacido, casualidad o predestinaci√≥n, un 28 de enero de 1953, justo en el a√Īo del centenario de nuestro Ap√≥stol Jos√© Mart√≠. ¬†

En √©l se cumple la m√°xima martiana de que ‚ÄúLa Poes√≠a no ha de perseguirse. Ella ha de perseguir al poeta.‚ÄĚ M√°s de 50 a√Īos escribiendo para todos los p√ļblicos dan razones suficientes para afirmar que esta persecuci√≥n le ha permitido ubicarse entre las voces m√°s destacadas de la po√©tica santiaguera contempor√°nea. Menciones, reconocimientos y premios del alcance del Jos√© Mar√≠a Heredia de la UNEAC, 1999; Premio de la Ciudad en cinco ocasiones; Premio Nosside Caribe, en 2003; el Premio Beca Dador (poes√≠a), en 2006, y el Premio Ciudad del Che, en poes√≠a, en 2008, corroboran el planteamiento anterior. En mayo de 2018, en reconocimiento a su consagrada trayectoria dedicada a los ni√Īos, y por su labor como promotor cultural, recibi√≥ la Distinci√≥n Jos√© Soler Puig, que entrega el Centro de Promoci√≥n Literaria hom√≥nimo, durante la 27 edici√≥n de la Feria Provincial del Libro en Santiago de Cuba.

Para Orp√≠ Gal√≠ el p√ļblico infanto-juvenil es muy importante, y no es raro verlo participando en talleres de creaci√≥n literaria de las casas de cultura, concursos y eventos, en los cuales aporta su maestr√≠a y se retroalimenta con lo que hace este grupo social. Para este p√ļblico ha escrito, adem√°s de Ciudad cantada, los t√≠tulos: El libro de los asombros (Editorial Oriente, 2010) y Para despertar el duende (Ediciones Santiago, 2013), que fuera finalista del Premio Herminio Almendros en el a√Īo 2000, y Puertas a la m√ļsica (Ediciones Santiago, 2014); libros que en Santiago tuvieron una amplia recepci√≥n y comercializaci√≥n en la red de librer√≠as ‚Äďy otros espacios‚Äď, y que se infieren agotados, seg√ļn monitoreos en las citadas instituciones. ¬†

Cabe destacar, acerca de lo anterior, que la √ļltima vez que Ciudad cantada estuvo en circulaci√≥n, fue durante la celebraci√≥n de los natalicios de Antonio Maceo y Ernesto Guevara, respectivamente, el 14 de junio de 2018, en la sede de la Fundaci√≥n Caguayo, donde los gestores de la actividad obsequiaron los ejemplares a ni√Īos y ni√Īas de los proyectos art√≠sticos invitados a la velada. Padres, instructores de arte, personas de la comunidad de Vista Alegre, entre otros, felicitaron la iniciativa y ponderaron los valores culturales-educativos del libro y la conveniencia de una futura reimpresi√≥n, para acercarlo al entorno escolar, como material complementario para el estudio ‚Äďy asimilaci√≥n‚Äď de la historia local. Criterios muy atinados, que ven√≠an a corroborar la funci√≥n formativa que puede tener la literatura infantil, ‚Äúadem√°s de instruir y ense√Īar, la de contribuir, con el insuperable poder est√©tico, al crecimiento humano.‚ÄĚ[4]

La lectura de este poemario, en el que se advierte una producci√≥n colectiva del conocimiento, propone una exploraci√≥n (otra) al acervo hist√≥rico territorial. En este sentido es importante mencionar que cont√≥ con la participaci√≥n de la Doctora Olga Portuondo Z√ļ√Īiga, historiadora de la ciudad, promotora del proyecto y asesora de textos, en cuya persona se pone de manifiesto lo expresado en el comentario final del libro Tres siglos de historiograf√≠a santiaguera (Oficina del Conservador de la Ciudad, 2001), que en Santiago ‚ÄúNunca ha existido distanciamiento entre los historiadores y los artistas [‚Ķ], bien sea por amistad o mediante el trabajo de dichos intelectuales,‚ÄĚ O sea, la historia regional nutrida de todas las humanidades, f√≥rmula creadora para encontrar en la poes√≠a, como en otras ocasiones, las conexiones m√°s √≠ntimas con la historia. Fueron imprescindibles en la n√≥mina creativa editorial que gest√≥ este producto bellamente trabajado, la poeta Teresa Melo Rodr√≠guez, apasionada por estos proyectos (edici√≥n, composici√≥n, dise√Īo y asesor√≠a de textos) y la artista de la pl√°stica Vivian Lozano Caballero (asesor√≠a de im√°genes).

Desde el punto de vista estil√≠stico, Ciudad cantada se concibi√≥ en forma de romance, g√©nero de la tradici√≥n literaria espa√Īola, con el que se contaban ‚Äďy cantaban‚Äď los temas hist√≥ricos, religiosos, novelescos y l√≠ricos, introducido en Cuba en la √©poca de la conquista-colonizaci√≥n por los saldados, de ‚Äúimaginaci√≥n saturada de romances castellanos,‚ÄĚ refer√≠a la profesora en Lengua espa√Īola y literatura Carolina Poncet y de C√°rdenas, en El romance en Cuba (1914). La intencionalidad de Orp√≠ por recuperar este tipo de composici√≥n, intuye un tributo a lo que favoreci√≥ la g√©nesis de las letras en la isla. Y si varios especialistas arguyen sucumbi√≥, ante la preferencia de otras corrientes po√©ticas, el romance (cubano): costumbrista, de leyendas campesinas, geogr√°fico, patri√≥tico, supo pervivir en la pluma de encumbrados escritores, contribuyendo, con sus defectos y virtudes, a enaltecer los sentimientos patrios y a pensar la identidad nacional. En Ciudad cantada la identidad no queda inferida, subyacente, sino declarada desde el prisma local (la patria chica), por lo tanto en √©l lo cubano es ‚Äúsello singular y propio/ con que perfuma su encanto.‚ÄĚ

En los cinco poemas del libro, bordados en sutil tejido de la memoria: siglos XVI, XVII, XVIII, XIX y XX, predominan la combinaci√≥n de los metros de ocho, 10 y 12 versos. Incluso el poeta, seg√ļn demanda del cap√≠tulo hist√≥rico o escenas a tratar, hace uso de la libertad escritural y llega a trabajar estrofas de 15 a 20 versos, como sucede con el romance dedicado al siglo XIX, que contiene mucha informaci√≥n debido a las caracter√≠sticas del per√≠odo, d√≠gase, la influencia francesa, econom√≠a cafetalera, urbanizaci√≥n, guerra de independencia, crecimiento demogr√°fico, entre otros.

De manera general, se familiarizan con el tipo de los romances hist√≥ricos, o sea, los que tratan asuntos pertenecientes a la historia local-nacional y poseen una visible trama narrativa en la que se distinguen, para ejemplificar, la estructura del poema Siglo XVI, los siguientes elementos: un marco (personajes, lugares y momentos de la acci√≥n): ‚ÄúEn un hermoso paisaje/[‚Ķ.]/viv√≠an los abor√≠genes/en sus singulares casas./Pac√≠ficos y tranquilos,/ coa en ristre trabajaban‚Ķ‚ÄĚ; una situaci√≥n inicial (conflicto o problema): ‚ÄúMuchas cosas cambiar√≠an/con la llegada de Espa√Īa, /Col√≥n, las tres carabelas/ y el encuentro de las razas‚ÄĚ; una complicaci√≥n (desarrollo del conflicto presentado): ‚ÄúVel√°zquez funda la villa,/√ļltima entre siete plazas [‚Ķ.] El oro y su fundici√≥n/hacia ella se trasladan./ Se crean las encomiendas-√©poca activa y esclava-‚Ķ‚ÄĚ; y una resoluci√≥n, que ser√° parcial, hasta la conclusi√≥n ‚Äďresoluci√≥n final‚Äď del poemario: ‚ÄúSantiago, rebelde ayer/hoy se muestra hospitalaria/heroica ser√° por siempre/ porque su luz es la patria.‚ÄĚ

Esta trama en versos, grosso modo, atraviesa etapas complejas que van desde la conquista-colonizaci√≥n hasta los d√≠as actuales de la revoluci√≥n en el poder. Y es estimable que la poes√≠a, con su carga de im√°genes, sea el soporte para ello, porque su empleo, sea o no en las aulas, en el proceso de ense√Īanza-aprendizaje de la historia puede lograr que los educandos se sientan atra√≠dos por dicha ciencia. Olga Portuondo, distinguida pedagoga, ve en lo anterior un prop√≥sito realizable con el libro y en sus palabras introductorias al mismo, destaca la importancia de trasmitir en verso la historia de Santiago de Cuba, fundamento que encuentra resonancia en los aspectos esenciales de la creaci√≥n literaria infantil y juvenil, que ‚Äúel p√ļblico infantil necesita de la poderosa sugesti√≥n del ritmo regular que proporciona la medida versal, [‚Ķ] la reforzada sonoridad que crea la rima, para atraer la atenci√≥n de los ni√Īos y estimular la comprensi√≥n y el disfrute de lo le√≠do.‚ÄĚ[5]

Los ni√Īos, al cual no debe subestim√°rsele como p√ļblico y creadores, estuvieron presentes, activamente en la fase preparatoria de Ciudad cantada. De manera excepcional participaron en √©l ni√Īos y ni√Īas, con un promedio de edad, en aquel entonces, de 10 a√Īos, que dejaron su impronta po√©tica visual, a trav√©s de unos 21 dibujos y pinturas, en cuyas elaboraciones se percibe el laboreo del taller, haciendo uso id√≥neo de t√©cnicas y materiales de diferentes como l√°pices de colores, tinta china, acuarela, esgrafiado, tempera, acr√≠lico, crayola, el collage, estarcido, aguada al caf√©. El resultado final, catalogado por la doctora Portuondo de dibujos excelentes y originales, armoniza con los poemas que cada uno de estos infantes tuvieron en sus manos para (re)interpretarlos.

La experiencia en la educaci√≥n art√≠stica de Vivian Lozano fue decisiva durante los seis meses que llev√≥ a la concreci√≥n de la galer√≠a, cuyo recorrido comienza con la pintura titulada ‚ÄúSantiago Ap√≥stol,‚ÄĚ que aparece en la cubierta del libro, de la autor√≠a de Julio Gerald Ricardo Ruiz (con 11 a√Īos en 2013). La pintura recrea el poema, a modo de introito, sobre la g√©nesis del nombre de la villa y la transcendencia del hecho: ‚ÄúSu apelativo le nace/tras la conquista espa√Īola/gracias a Santiago Ap√≥stol/que con presteza la nombra. /Hereda su lanza firme/junto al fulgor de la aurora/y montado en su caballo/hacia el futuro galopa.‚ÄĚ En lo sucesivo, se observaran algunos cuadros-hitos de la historia y cultura santiaguera: la m√ļsica, la religiosidad, los sitios patrimoniales, las fiestas, la ciudad con sus espacios arquitect√≥nicos emblem√°ticos, sucesos y hechos relevantes, curiosidades, entre otros temas. La capacidad espont√°nea que tuvieron estos ni√Īos para representar los textos de Orp√≠ es la confirmaci√≥n que la poes√≠a y la pintura constituyen manifestaciones emparentadas, cuya relaci√≥n es horizontal, democr√°tica.¬†

Ciudad cantada no est√° concebido como un compendio hist√≥rico de la A a la Z. Sin embargo, se articula de manera tal con la realidad hist√≥rica recreada, que logra captar lo real maravilloso de Santiago y su gente. Los temas que, por razones de s√≠ntesis y espacio, quedaron por tratar sugieren la posibilidad, ahora mismo, de ser un libro del cual puede esperarse una segunda entrega con la incorporaci√≥n de los primeros 20 a√Īos del siglo XXI, donde la ciudad, sujeta a no pocos desaf√≠os sanitarios, econ√≥micos o de otra √≠ndole, ha devenido en paradigma para la naci√≥n, a ra√≠z de las profundas transformaciones que remueven ¬†todos y cada uno de los resortes (f√≠sicos y espirituales) que la sostienen. Probablemente su autor, ‚Äúvital e interactuante con la literatura de su Santiago natal, y [‚Ķ] con la de la isla‚ÄĚ,[6] coquetee con un conjunto de poemas al respecto. Ojal√° as√≠ sea. ¬†

Finalmente, el pasado mes de abril se supo la buena nueva, que Santiago de Cuba, junto a La Habana, se prepara para insertarse en la Red de Ciudades Creativas de la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas para la Educaci√≥n, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). El motivo escogido fue la m√ļsica. Quiz√°s, en lo adelante, se tenga presente en asociar a Santiago a la red tem√°tica de ciudad creativa en literatura, esa idea ser√≠a tentadora para los que hacen del arte de la palabra, y espec√≠ficamente la poes√≠a, su apostolado.

Notas y referencias bibliogr√°ficas

[1] Ronald Antonio Ramírez Castellanos. Ciudad letrada: Santiago de Cuba en su discurso literario. Disponible en http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0253-92762015000200012

[2] Este poema, así como Santiago de Cuba de Manuel Navarro Luna, están disponible en Santiagoenmi https://santiagoenmi.wordpress.com  /santi/about ago-en-la-poesia/ 

[3] Audio disponible en La Jiribilla http://www.lajiribilla.co.cu/2008/n378_08/poesia.html.

[4] Ramón Luis Herrera Rojas (Coordinador). Panorama de la literatura infantil juvenil. Editorial Universitaria Félix Varela, 2018, p.13.

[5] √ćdem, p.10

[6] Sobre José Fernando Orpí Galí en Santiago Literario, p.270


Escena # 1: La Caja Negra, una biografía generacional

I

El teatro es un acto de fe. Un salto al mundo interior de los hombres. Un desafío a las invenciones sociales/morales/filosóficas/políticas. Una excavación a través del yo y sus armonías conductuales. Una praxis de la ética grupal.    

Cuando el 14 de junio de 2016 empezamos a entrenar en el patio de la Casa del Joven Creador de Santiago de Cuba, nunca imagin√© los avatares de la creaci√≥n teatral. El teatro era un conjunto de valores que se mostraban ante m√≠ como un absoluto caos. Un caos hermoso y seductor, una comprensi√≥n otra sobre mis circunstancias y mis b√ļsquedas expresivas. En ese momento no pude intuir los dilemas que vienen junto a la profesi√≥n, donde legitimar cada gestus creativo es un ejercicio de perseverancia total.

El teatro que imaginaba era un cuerpo puro y transgresor, un cuerpo que cre√≠a ser capaz de representar. Todos los d√≠as a las 5.00 pm, un grupo de ocho amigos se encontraban para darle forma a esa ilusi√≥n. Entonces trabajaba como profesor de actuaci√≥n en la Escuela Profesional de Arte Jos√© Mar√≠a Heredia y Heredia; algunos de mis estudiantes se interesaban por alargar las jornadas docentes. La AHS sirvi√≥ para encontrarnos y desarrollar nuestras capacidades en una instancia extracurricular. Necesitaba conectarlos con el teatro como cuerpo del deseo, como acci√≥n viva. Algunos se cuestionaban si quer√≠an ser actores, si en verdad ten√≠an talento para una profesi√≥n que les parec√≠a tan distante y poco prometedora. ¬ŅPuede el teatro ser un acto de re-conducci√≥n/de salvaci√≥n? ¬ŅC√≥mo nace un cuerpo teatral?¬† ¬†

Un total de ocho personas iniciamos el trayecto. Alexis Mart√≠ Veranes, tambi√©n profesor de la escuela y egresado del Instituto Superior de Arte; Erasmo Leonard Gri√Ī√°n Labadi√©, egresado en actuaci√≥n por la escuela Manuel Mu√Īoz Cede√Īo de Granma; Jos√© Alfredo Pe√Īa Ortiz, estudiante de Letras de la Universidad de Oriente; Adri√°n David Bonilla Ch√≠a, Raudelis Maceira Torres, Diego Alexander Torres Olivares y Ahmed Ramos Lescay, todos estudiantes (en ese entonces) en el nivel medio de actuaci√≥n en Santiago de Cuba.

No teníamos un claro interés por crear un grupo de teatro, aunque en la praxis si actuáramos como tal. Nos conocimos a través de la escena y del ritual del café. Todos los días ensayo y luego al Café Sofía en la Plaza de Marte. Así me obsesioné con el teatro y el café expresso como elemento complementario.

  • ¬ŅRealmente busc√°bamos algo?
  • ¬ŅPuede el teatro ser una pr√°ctica feliz?
  • ¬ŅTiene algo que ver con el caf√©?
  • ¬ŅPor qu√© el teatro para nosotros empez√≥ como un juego?
  • ¬ŅPor qu√© no unirnos a creadores o instituciones teatrales de mayor trayectoria?

El teatro santiaguero no nos cautivaba. No tenía ninguna conexión con nosotros. Ni siquiera su valiosa historia nos parecía (en ese entonces) tan valiosa. Necesitábamos hablar de los conflictos de la gente que conocíamos, de nuestros familiares y amigos. Necesitábamos hablar de ese teatro que no nos representaba.

Entrenamiento del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA (foto Juan E. Sosa)
  • ¬ŅPor qu√© empezar en el camino por el kil√≥metro cero?

Desde el kil√≥metro cero redescubrimos la palabra ‚Äúnecesidad‚ÄĚ como indulgencia pol√≠tica/est√©tica/social/teatral. Un motor que impuls√≥ las tardes de ensayo convirti√©ndolas en algo m√°s que un gimnasio com√ļn. El entrenamiento como b√ļsqueda sist√©mica: cuerpo, psiquis, voz e intelecto. La lectura y la visualizaci√≥n de textos y espect√°culos teatrales de distintas latitudes (en video/soportes digitales) alimentaron nuestra insipiente b√ļsqueda. Los que eran estudiantes vieron sus primeros espect√°culos de Teatro El P√ļblico, Teatro de la Luna, El Ciervo Encantado, Teatro Buend√≠a, Argos Teatro y otros tantos del panorama nacional e internacional durante esas tarde-noches. Se trataba de un aprendizaje sin fronteras y sin marcas de agua.

Recuerdo cuando compart√≠ con ellos Visones de la Cubanosof√≠a, obra de la maestra Nelda Castillo. Todos nos sentamos en el suelo frente a la imagen de proyector casi desechable. Desde el primer minuto sus rostros actuaron como una sinfon√≠a. La obra caus√≥ en ellos el mismo efecto que antes hab√≠a producido en m√≠. Fue el d√≠a m√°s importantes en la biograf√≠a del grupo en estos cuatro a√Īos. Nos cambi√≥ todo.

Luego de esa noche nuestra ‚Äúnecesidad‚ÄĚ era hacer algo tan vivo. Algo tan poderoso como el Mart√≠ de El Ciervo Encantado. Un Mart√≠ que no dec√≠a palabra alguna pero que romp√≠a el pecho de quien lo observara. All√≠ encontramos un teatro menos complaciente, audaz y sincero. Un teatro bello y demoledor.

¬ŅC√≥mo hacer un teatro tan cubano como el de Nelda Castillo? ¬ŅC√≥mo entender la grandeza de cualquiera de sus im√°genes? ¬ŅCubanosof√≠a? Lo cierto es que no pudimos entender la obra m√°s all√° del plano sensorial. Ese momento nos dijo cu√°nto necesit√°bamos crecer/buscar.¬†

Obra Cartografía para Elefantes sin Manada (foto de Belice Blanco)

No me percat√© cuando nuestras rutinas diarias de entrenamiento se convirtieron en ritual de aprendizaje (consciente), ni cuando nuestra ‚Äúnecesidad‚ÄĚ nos impuls√≥ a declinarnos por cierto lenguaje esc√©nico. No quer√≠amos repetir el modelo preexistente en la ciudad: las relaciones, lo popular, el folclor, la farsa, o lo did√°ctico. Cuando el escenario se convirti√≥ en el √ļnico fin posible ya √©ramos un grupo, o al menos as√≠ nos ve√≠amos.

Un día llegué con algunos textos para trabajar. Mi escritura surgió (también) como resultado de lo escénico. Empecé a darle voces a los cuerpos, a combinarlos sobre situaciones precisas, a encontrar el rostro/máscara/espíritu de cada ente. Así nació nuestro primer espectáculo: El Deseo (otro panfleto escénico). Un proyecto ambicioso que nos mostró al teatro como participación política, como debate generación y área de contagio ideológica.   

Filmación de un Video Colaborativo entre la banda de Rock Metastasys y el Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA durate la realizacion del proyecto Bitácora Joven (foto Carlos Gómez)

II

La experimentaci√≥n como m√°xima de nuestro ejercicio investigativo no fue un capricho, sino un resultado imposible de eludir. La b√ļsqueda de informaci√≥n nos permiti√≥ investigar y asomarnos a caminos diversos. Nuestra ‚Äúnecesidad‚ÄĚ fue el trampol√≠n hacia un lenguaje diferente al de nuestra escena popular y carnavalesca.

El performance se mostr√≥ como el camino m√°s pr√°ctico en el cual pudimos mantener una misma unidad conceptual. Nuestros referentes te√≥ricos encontraron forma y con ellos nacieron nuestros espect√°culos e intervenciones art√≠sticas. Confieso que si alguien m√°s en la ciudad hubiese trabajado sobre motivaciones parecidas, nuestro camino ser√≠a otro. Nuestra edad creativa y biol√≥gica nos impulsaba a buscar ‚Äúlo diferente‚ÄĚ/‚ÄĚlo distinto‚ÄĚ, algo que fue tomado como negaci√≥n absoluta a la tradicionalidad de la urbe. Hoy entiendo que s√≠ est√°bamos negando muchas cosas, sobre todo aquellas que err√≥neamente consideramos desechables y otras que aun vemos inf√©rtiles. Hoy entiendo que para crear una entrop√≠a como la nuestra hay que negar siempre algo.¬†

Cuando el proyecto de grupo necesit√≥ un nombre, sent√≠ que la maquinar√≠a funcionaba. Elegir un nombre para un hijo es elegir una serie de significados los cuales nos gustar√≠a encontrar en √©l. Busqu√© un nombre capaz de encerrar nuestros preceptos est√©ticos. ¬ŅManifiesto? Un nombre para nuestra postura divergente.

El estreno de la obra El Deseo (otro panfleto esc√©nico), involucr√≥ a diferentes amigos de otras disciplinas, en especial a Frank Lahera O¬īcallaghan. Frank se convirti√≥ en performer y realizador audiovisual para el grupo. La idea de ser un proyecto interdisciplinario se instaur√≥ en el colectivo y condicion√≥ nuestras definiciones esc√©nicas y art√≠sticas.

Una tarde al ver un documental sobre catástrofes aéreas encontré el nombre ideal para el grupo. El documental hablaba de la caja negra como un dispositivo que registra la actividad de los instrumentos y los tripulantes en las aeronaves y otros medios de transporte. Su función es almacenar datos para analizar los momentos previos antes de un accidente y establecer sus causas. Además las cajas mostradas por el documental no eran negras sino naranja. El nombre que había escuchado ciento de veces en ese instante me cautivó: La Caja Negra. Me gustaba como nombre pero necesitaba algo más que lo obvio. Debía simbolizar algo más. Debía sintetizar lo que queríamos ser.

Logo del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA

Ese mismo día investigué sobre la caja negra como un concepto más amplio. Descubrí que en la teoría de sistemas y física, se denomina caja negra a aquel elemento que interesa por su forma de interactuar con el medio que le rodea (lo que hace, sin dar importancia a cómo lo hace) sin que se precise conocer los detalles internos de su funcionamiento.

Por otro lado, la psicolog√≠a emplea el t√©rmino como met√°fora para se√Īalar aquel componente que se encuentra entre el est√≠mulo y la respuesta (conducta). Un concepto adoptado desde la biolog√≠a del comportamiento y utilizado por la corriente conductista para definir procesos cognitivos de procesamiento mental interno (afectos, sentimientos, pensamientos, deseos e ideas).

Lo curioso es que el t√©rmino pose√≠a tambi√©n una connotaci√≥n teatral. Un concepto utilizado y desarrollado por grupos experimentales. Se le nombra caja negra a una sala en su totalidad pintada o cubierta por telones negros, creando un cuadrado perfecto sin adornos ni escenario. Donde el p√ļblico se coloca en gradas o sillas en diferentes posiciones y los actores pueden distribuirse de manera aleatoria.

Esa misma noche llam√© a uno de los muchachos y le dije: ‚Äú¬°Ya tenemos nombre!‚ÄĚ Bajo esas condicionantes el proyecto adquiri√≥ su nombre: Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA. ¬†

III

Nuestra b√ļsqueda conceptual parte de los lenguajes est√©ticos ya validados durante el devenir de la historia teatral (Meyerhold, Artaud, Growtoski, Barba, Kantor, Living-Theatre y Peter Brook). Nombres que junto a otros pertenecientes a una vanguardia m√°s contempor√°nea (Rodrigo Garc√≠a, Ang√©lica Liddell, Romeo Castellucci, Robert Wilson y Jodorowsky), diversifican y complementan nuestras b√ļsquedas referenciales.

También habrá que agregar la subversión de todo ese material por la influencia de creadores como Hans Richtner, Marcel Duchamp, Wolf Vostell, Pina Bausch, Marina Abramovic, David Lynch, y muchos otros en una lista interminable.

Video Poema grabado para el proyecto Bitácora Joven (foto Rubén Aja Garí)
  • ¬ŅY el teatro cubano?

La apatía que sentíamos por el teatro de la ciudad nos llevó a huir de la escena cubana. Solo algunos grupos nacionales entraban en nuestro radar, era imposible no seguir a Carlos Díaz, Carlos Celdrán o Nelda Castillo. Pero lo cierto es que nos conectamos con otra visualidad, y con ella, otras formas de resignificar la escena.

IV

El grupo tom√≥ como centro la creaci√≥n esc√©nica, pensada y practicada desde una transdisciplinariedad que implica las artes visuales, la literatura, la m√ļsica y el performance como pr√°cticas de lo real.

Como grupo de experimentación empezó a trabajar en diversas direcciones: un plano investigativo (desde lo antropológico hasta lo estético, estableciendo nuevas formas de adquisición y relación con la información durante los procesos de trabajo).

El plano de ‚Äúla gesti√≥n‚ÄĚ y ‚Äúla producci√≥n‚ÄĚ resultaron ser definitorio en la sobrevivencia del proyecto. Tal exploraci√≥n nos permiti√≥ adentrarnos en la intervenci√≥n social, la relaci√≥n con nuevos p√ļblicos y los redise√Īos de las relaciones comunitarias. Al utilizar nuestros dispositivos art√≠sticos como un elemento dinamizador, la comunidad es entendida como un lugar infinito para la puesta.

Nuestros objetivos a corto/mediano/y largo plazo llenaron de ambici√≥n nuestras acciones. Yo ve√≠a ‚Äאּy aun veo!‚Äď en LA CAJA NEGRA una plataforma para articular una relaci√≥n org√°nica entre las b√ļsquedas investigativas, las creativas y las estrategias de gesti√≥n. Una oportunidad para dise√Īar e impulsar procesos de formaci√≥n, pensamiento e investigaci√≥n en los campos de la escena contempor√°nea.

Logo del Grupo de Experimentacion Escenica LA CAJA NEGRA

Una oportunidad para establecer un espacio de formaci√≥n para estudiantes, creadores y p√ļblico en general, a trav√©s de otras formas art√≠sticas que transitan por una experimentaci√≥n formal al interior del hecho esc√©nico. Pero tanta ambici√≥n necesita estructura moral y financiera. Necesita ser vista como una acci√≥n (preferentemente) asumida por el gremio, que desde los inicios neg√≥ nuestro trabajo.

Abordar tem√°ticas que problematicen/contradigan en la escena santiaguera, desde una concepci√≥n y un repertorio contempor√°neo no ha resultado siempre del todo feliz. Las b√ļsquedas conceptuales del grupo imponen una visi√≥n del teatro distinta en un contexto envejecido.

Nuestro teatro gana espacio mediante el trabajo de captaci√≥n y formaci√≥n de nuevos p√ļblicos, acci√≥n que se ha convertido en parte indispensable de nuestra labor. Nuestra sobrevivencia responde en un 50 por ciento al di√°logo con la instituci√≥n y, en otro 50 por ciento, a nuestra capacidad para habitar underground e independiente a algunas estructuras.

Obra El Deseo: otro panfleto escénico (foto de Alcides Sanchez Tití)

V

Hoy día nada es más imprescindible para el grupo que comprender las zonas creativas del teatro cubano. Nuestro viaje empezó a la inversa. Hoy nos sentimos capaces de renovar algunos códigos e involucrarnos con otras corrientes de sentido. Hoy entendemos al Martí de Nelda Castillo y el folclor santiaguero.

Despu√©s de cuatro a√Īos solo quedan tres fundadores del grupo inicial. Algunos decidieron no continuar con la idea, otros marcharon al no poder recibir un contrato profesional.

Obra Cartografía para Elefantes sin Manada (foto Belice Blanco)

Encontramos en la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z un respaldo para continuar ante la postura de otras instituciones de no aceptarnos y no promovernos. Nuevos miembros y colaboradores se encuentran inmersos en todos los procesos de creaci√≥n y gesti√≥n. Arquitectos, fot√≥grafos, artistas visuales, core√≥grafos, escritores, dramaturgos, bailarines, m√ļsicos, investigadores, psic√≥logos y periodistas hacen del grupo su fin profesional.

LA CAJA NEGRA es m√°s que un grupo. Es un lugar donde todos participamos de la misma construcci√≥n. Un pa√≠s, una casa, una escuela, un sue√Īo, un escenario, un estado mental. Nuestra cotidianeidad es un constante salto de fe. Una exposici√≥n pol√≠tica/filos√≥fica que asumimos con responsabilidad. Cada gesto art√≠stico es un coro de voces creativas/inclusivas/colectivas. Voces que definen nuestra postura y amplifican una biograf√≠a generacional.¬†¬†


May Reguera irradia Luz online

En este mes de mayo se inaugur√≥ en plataformas la exposici√≥n internacional Online Luz, gestada por el fot√≥grafo camag√ľeyano Daniel Mart√≠nez Reyes y que reuni√≥ trabajos fotogr√°ficos de m√°s de 40 artistas de Cuba, Espa√Īa, Estados Unidos e Italia. Una iniciativa que naci√≥ de forma individual y que desde su anuncio a trav√©s de Internet tuvo ‚Äďy tiene‚Äď una gran acogida, extendi√©ndose m√°s all√° de nuestras fronteras digitales.

Una de las principales figuras de la escena fotogr√°fica emergente y contempor√°nea cubana es May Reguera, una joven actriz, fot√≥grafa y realizadora audiovisual que desde que supo de la iniciativa no dud√≥ en participar y quien es hoy ‚Äďsin temor a sonar absoluto‚Äď una de las tantas promesas del lente contempor√°neo cubano. El Portal del Arte Joven Cubano indag√≥ con la artista sobre su amplio espectro creativo.

de la serie Retrato de una mujer con huevos. Foto May Reguera, Tomado de su perfil de Facebook

‚ÄďEres fot√≥grafa, actriz y realizadora audiovisual, ¬Ņte desempe√Īas en algo m√°s en el amplio espectro de la creaci√≥n?

En los audiovisuales pocas veces he dirigido, aunque lo he disfrutado mucho. Generalmente he trabajado para otros directores haciendo Dirección de Arte y Vestuario, cosa que me gusta muchísimo y espero seguir haciendo. En mi estudio @myreguerastudio ofrecemos servicios de producción y logística para proyectos y fotógrafos que vengan a capturar a Cuba, además de la realización de fashion films.

‚Äď¬ŅC√≥mo llevas en paralelo cada una de estas disciplinas, cual es tu estrategia para que una profesi√≥n no impida el desarrollo del otra?

Haces un plan y te organizas. Todo puede hacerse y al mismo tiempo todo confluye. Cuando estoy en alguna producción como actriz tengo que dejar lo demás a un plano menos protagónico, pero contar con el equipo hace posible hacerlo todo. Mi esposo dirige el estudio junto conmigo y cuando estoy actuando, él se ocupa.

Póster de la exposición online de fotográfíca LUZ (cortesía del entrevistado)

‚Äď¬ŅDesde cu√°ndo comenz√≥ tu inter√©s por la fotograf√≠a, como adquiriste los conocimientos que hoy pones en pr√°ctica?

Siempre me gust√≥ la fotograf√≠a y para m√≠ era un hobby que mantuve desde peque√Īa. En alg√ļn momento tuve la posibilidad de trabajar para una revista y lo hice. Aprend√≠ sobre la marcha, ya montada en el carro como se dice popularmente, equivoc√°ndome muchas veces y con el apoyo del equipo de la revista.

Me he apoyado mucho m√°s en la intuici√≥n y en mi gusto personal que en conocimientos te√≥ricos; ahora estoy en un momento de b√ļsqueda hacia esas zonas.

‚ÄďDentro de los variados g√©neros o categor√≠as dentro de la fotograf√≠a, ¬Ņcon cu√°l o cu√°les te sientes m√°s c√≥moda trabajando?, ¬Ņpor qu√©?

Me gusta el retrato. Amo retratar personas, disfruto conectar con ellas y abrirlos y mostrarlos, para que ellos mismos se redescubran. Es un acto de amor y de mucho crecimiento.

Autorretrato foto May Reguera. tomado de su perfil de Facebook

‚Äď¬ŅC√≥mo ha sido la recepci√≥n de tus trabajos en el p√ļblico nacional e internacional?, ¬ŅQu√© opini√≥n tienes sobre estas recepciones?

Generalmente han sido positivas. He estado muy acostumbrada al amor y el apoyo de mis seguidores y espectadores. Mientras más me direcciono a un lugar y lo defino, más atención positiva recibo, pero también aparecen ciertos detractores, que a su vez considero necesario para crecer.

El conflicto genera desarrollo, es un aprendizaje de las clases de Dramaturgia en la Escuela de Arte. Considero que cada uno tiene dos mitades, y son necesarias para formar un todo.

As√≠ que agradezco much√≠simo tanto lo positivo como lo negativo, y siento esto √ļltimo alimento para ser mas detallista y profunda, y mejorar. Cada cr√≠tica ha sido para m√≠ un impulso para llegar m√°s lejos.

‚ÄďMenciona exposiciones tanto nacionales e internacionales que tienes en tu haber. ¬ŅCu√°l o cu√°les son las que m√°s te han satisfecho por la acogida o la pol√©mica que han suscitado y por qu√©?

Personales: Telón, #Amarilla, Paisaje y #Libre. Colectivas son siete y con Luz serán ocho. Para mí cada exposición personal han sido una meta, un impulso y una respuesta a necesidades concretas de cada momento, elegir sería difícil, como la Decisión de Sofía.

Las colectivas me nutren mucho, me hacen interactuar con otros fotógrafos y aunque realmente la interacción me gustaría que fuera para mayor, son una oportunidad para compartir y crecer como generación, como grupo.

Autorretrato foto May Reguera. tomado de su perfil de Facebook

‚Äď¬ŅC√≥mo supiste de la convocatoria de la exposici√≥n online Luz en la que participas?

El chico fot√≥grafo que la esta organizando me escribi√≥. Hab√≠amos interactuado en alg√ļn momento y yo hab√≠a publicado una foto suya en la p√°gina de mi estudio. Me cont√≥ sobre la expo y sin pensarlo le dije que s√≠.

‚Äď¬ŅQu√© te motiv√≥ para hacerlo?

Estamos en un momento de tránsito, de cambio, nuevas dinámicas se imponen y la necesidad de consumir, hacer creaciones, y el arte son una especie de cura y sanación. Está apoyando la plataforma Behartnet que es un proyecto de una mujer cubana que admiro, y creo que son motivos suficientes.

‚Äď¬ŅCrees que con necesarias iniciativas semejantes dentro del contexto que se est√° viviendo y fuera de este? ¬ŅQu√© diferencia ves de esta iniciativa en el contexto actual de pandemia?

Creo que la reclusión nos ha obligado a buscar alternativas, a indagar dentro de casa y aumentar las necesidades de protección, de compartir por lo menos en el ciberespacio.

Para mí siempre ha sido una plataforma necesaria, cuando intenté exponer en galerías y se hizo difícil hice mi instagram, una galería en el que expongo desde entonces. Así que considero que estas iniciativas son totalmente enriquecedoras en cualquier contexto.

‚Äď¬ŅC√≥mo esperas que haya sido la recepci√≥n de esta convocatoria/expo/online?

Estoy abierta a la sorpresa, a ver qué pasa. Son 46 artistas y se ha abierto una página nueva para ello. Espero que sea una galería que disfruten todos.

‚Äď¬ŅC√≥mo te sientes al ser parte de esta exposici√≥n?

Me encanta. Soy amante de las nuevas experiencias y todo lo que ellas me regalan.

‚Äď¬ŅHay nuevos proyectos en caminos?

Repongo #Libre en la Fototeca de Cuba, lo cual será una experiencia tremendísima. Estaba programado para el 8 de mayo y se pospuso para julio, provisionalmente.

Espero liberarnos de este virus y reencontrarnos con #Libre, con una nueva libertad.

Ten√≠a planeado para finales de a√Īo mi expo #Rojo, pero creo que ser√° imposible con el poco tiempo que me va a dejar nuestro contexto actual. Y estoy armando algo nuevo, alternativo, para no quedarme con las ganas de hacer, ser√° mas sencillo que #Rojo, que dependa mas de m√≠ y con impresiones en peque√Īo formato para asegurar que puedo asumir los gastos. Ya veremos.


‚ÄúCada cubano tiene un Mart√≠ dentro‚ÄĚ

En aquel mundo abstracto, donde es capaz de engendrar las más disímiles sensaciones desde la duda o la afirmación, Raylven Friman laminó de acero a José Martí con la misma fortaleza que se les agiganta en el pecho a los cubanos.

Unos 14,50 metros de alto por 7,50 metros de ancho totalizan las dimensiones del monumento, √ļnico emplazado en ese formato dedicada al Ap√≥stol en Bayamo, una ciudad que avist√≥ de ‚Äúalma intr√©pida y natural‚ÄĚ como reza en lum√≠nico la esfinge.

“Se me ocurrió lo del rostro porque buscaba algo muy sobrio y realmente fuerte. Esa imagen es la que más conocemos, entonces a esa traté de darle fuerza.

‚ÄúSe trat√≥ de buscar un material que le diera perdurabilidad, que la composici√≥n de las letras figurara una tipograf√≠a manuscrita en correspondencia con los colores de la bandera, tratando de dar sobriedad a la pieza‚ÄĚ, precisa Friman.

No obstante, su poca experiencia en el trabajo con metal y las luces, una marcada tendencia por estos días, constituyó a la vez un desafío, aparejado a una pieza que rompió con el arte figurativo que le apasionó desde alumno en la Academia de Artes Plásticas de Las Tunas.

Martí, pieza escultórica inaugurado el 30 de diciembre de 2019/ Ibrahin Sánchez

En la ocasi√≥n, el joven granmense no solo conceb√≠a de manera habitual en sus trabajos figurativos funcionales el dise√Īo, sino que se adentrar√≠a en la nueva meta de redescubrir de cerca la conjugaci√≥n entre el acero y la luz.

En ese paso fue indiscutible, para desdoblar las varas de hierro en un antojo de creaci√≥n propiamente, el enlace con Osdanis Ant√ļnez Rosell√≥, y su grupo de creaci√≥n Divo, adscripto al Fondo Cubano de Bienes Culturales.

“Tienes que combinar la parte tuya creativa con la manufactura que esa persona tiene. Estoy muy agradecido de trabajar con ese equipo. Ellos saben mucho del trabajo de la materia, es decir de hacer una silla, un mueble, que armar una obra que lleva contenido artístico.

‚ÄúEl proyecto se empez√≥ a gestar en octubre (2019). Cuando se aprueba, a partir de noviembre, se comienza a trabajar al entrar en el taller‚ÄĚ, detall√≥.

Las l√≠neas esta vez no precisaron el lenguaje figurado ni los colores se combinaron atractivamente sobre el lienzo. Prefiri√≥ el urbanismo, una tendencia retomada para no solo acercar el p√ļblico al arte sino para hacerlo part√≠cipe de la creatividad.

La pared en blanco de un edificio y chapas de metal fueron el tapiz para moldear en exquisita semejanza el ímpetu de la mirada que emana del rostro del Héroe de Dos Ríos en una arteria que crece desde lo moderno, llena de simbolismos culturales e histórico, el Prado bayamés.

En el Martí de Friman, con un tono serio en su rostro, se advierte la sabia mirada al futuro del más universal de los cubanos, la reflexión temprana, o encuentras la firmeza moldeada en el alma de un patriota digno de su tierra, y acapara la atención entre La Bayamesa y otros íconos de la Cuna de la Nacionalidad Cubana.

Cada ma√Īana, desde el cercano 30 de diciembre de 2019, cuando el sol le descubre, anida en el universo la sospecha de que ‚Äútoda la gloria del mundo cabe en un grano de ma√≠z.‚ÄĚ

‚ÄúMi v√≠nculo con Mart√≠ es como el de todo cubano. Creo que cada cubano tiene un Mart√≠ dentro‚ÄĚ, afim√≥.