Maestro de Juventudes


Cosme Proenza, maestro a la luz de la creación

Pintor, dibujante, ilustrador y muralista, Cosme Proenza Almaguer (B√°guanos, Holgu√≠n, en 1948) ha conformado una sui generis cosmovisi√≥n pict√≥rica que lo hace distinguible y valorado en el √°mbito art√≠stico contempor√°neo. El Premio Celestino de Cuento se honra con tenerlo entre sus amigos cercanos, entre sus fieles colaboradores, al entregar, desde hace varias ediciones, un grabado suyo, iluminado, al ganador de este certamen literario. Maestro de Juventudes de la AHS, Cosme Proenza ha compartido, adem√°s, la entrega del Premio, en el Sal√≥n ‚ÄúAbrirse las constelaciones‚ÄĚ de Ediciones La Luz. ¬†

obra de cosme proenza/cortesía del entrevistado

Graduado de las aulas de la Escuela Nacional de Arte, en La Habana, y del Instituto de Bellas Artes, en Kiev, Ucrania, Cosme ha creado, en series como Manipulaciones, Boscoman√≠as, Los dioses escuchan, Mujer con sombrero, y Variaciones sobre temas de Matisse, reconocibles mitolog√≠as individuales donde lo simb√≥lico y lo m√≠tico, mediante el uso de diferentes signos e intertextualidades, acompa√Īan al ser humano en un v√≠a crucis art√≠stico a trav√©s del estudio de los c√≥digos del arte europeo. Su obra est√° basada principalmente en el an√°lisis: ‚ÄúSoy un estudioso. M√°s bien, un investigador que trabajo con los c√≥digos del arte europeo‚ÄĚ, asegura el autor de ‚ÄúCecilia Vald√©s‚ÄĚ, ‚ÄúLennon y la noche‚ÄĚ, ‚ÄúJard√≠n‚ÄĚ, ‚ÄúLa expulsi√≥n del para√≠so‚ÄĚ y ‚ÄúSan Crist√≥bal de La Habana‚ÄĚ.

obra de cosme proenza/cortesía del entrevistado

Precisamente esto ‚Äďel √©nfasis anal√≠tico, la apropiaci√≥n‚Äď lo convierten en uno de los pioneros del posmodernismo cubano, cuando en el escenario insular otras corrientes predominaban. ‚ÄúNadie se ha apoderado de la tradici√≥n como √©l, nadie con manos m√°s firmes y ondulantes ha recreado al Bosco como √©l… √Čl tiene el poder del demiurgo, la llave del castillo encantado. Su dibujo es seguro y delicado, su tratamiento del color le da una dimensi√≥n l√≠rica a su posmodernismo, lo fortalece, le provoca una epifan√≠a. Su hedonismo recurre a todas las fuentes, la er√≥tica, la l√ļdica, la m√≠tica‚Ķ Pocas obras de arte cubanas muestran un virtuosismo tan inusual‚ÄĚ, asegura el escritor cubano Miguel Barnet.

‚ÄúMi vida ha sido un poco la interacci√≥n, no el reflejo. Reflejar es otra cosa. He interactuado con todo este mundo y esa interacci√≥n marca mi forma de ser y de pensar. Cuando trabajo con el c√≥digo de Occidente estoy trabajando con un c√≥digo que no nos es ajeno, porque Cuba fue colonizada, hablamos el idioma de una cultura milenaria, con los sedimentos √°rabes y dem√°s que ya esa cultura tra√≠a. Logramos tener la riqueza de vocablos abor√≠genes, africanos‚Ķ porque somos un marem√°gnum de mezclas‚ÄĚ.

obra de cosme proenza/cortesía del entrevistado

‚ÄúSoy un resultado m√°s de eso. Creo que reflejo algo que tiene que ver mucho con lo cubano, pero no con lo cubano s√≠gnico, desde el punto de vista de lo que la gente reconoce o cree reconocer como cubano. Cuba es m√°s que eso: no puedo permitirme concebirnos como una palma real o un cocotero con cuatro mulatas bailando debajo y tomando ron. Debo sentir que me gusta el cuadro, que lo que estoy haciendo es bueno, o al menos digno. Lo grande que tiene el arte es precisamente su capacidad de expansi√≥n. La belleza es imperdonablemente adhesiva, no hay manera de escapar de ella‚ÄĚ, asegura.

Su obra, recogida en exposiciones como Voces del Silencio y Paralelos. Cosme Proenza: Historia y Tradici√≥n del Arte Universal, integran el imaginario colectivo del cubano y sus m√ļltiples resonancias universales, y lo reafirma como uno de los artistas hispanoamericanos due√Īo de una de las cosmovisiones m√°s originales en los √ļltimos tiempos; es un verdadero honor tenerlo entre los amigos del Premio Celestino de Cuento.

obras de cosme proenza/cortesía del entrevistado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Todo en la cultura es vital

Desde los mismos orígenes del periodismo como fenómeno de comunicación social, la cultura ha sido uno de sus campos temáticos de mayor interés.

¬†El concepto de periodismo cultural trasmit√≠a temas sobre literatura, m√ļsica, artes pl√°sticas, pero luego asumi√≥ la difusi√≥n de expresiones sobre historia, filosof√≠a y el pensamiento humano; medios que orientaron al periodista de hoy a asumir su rol de investigador, redactor y jerarquizador de la informaci√≥n cultural, desarrollando de esta manera competencias que le permitieron realizar un tratamiento period√≠stico adecuado de estos espacios.

Msc. Luis √Ālvarez √Ālvarez, Premio Nacional de Literatura 2017, Maestro de Juventudes y miembro de Honor de la AHS (tomada del peri√≥dico Trabajadores)

En la actualidad no existe revista, peri√≥dico, emisora radial o canal de televisi√≥n que no contenga una secci√≥n para la difusi√≥n de la actividad cultural, ya sea en espacios informativos o no. La especializaci√≥n de ‚Äúperiodismo cultural‚ÄĚ supone hoy nuevas formas de comunicaci√≥n que trascienda la mera divulgaci√≥n de las carteleras o las coberturas a las distintas manifestaciones art√≠sticas y sus eventos.

Las ganas de hacer, el esfuerzo individual, el sentido crítico y espiritual, el apoyo institucional y la  defensa de la imagen de la nación cubana son claves infalibles hacia un periodismo cultural capaz de generar los cambios necesarios desde el respeto al quehacer de los artistas.

Por lo que el periodista debe ser capaz de insertar a la población en toda la dinámica socio-cultural de la ciudad en la medida en que este sea capaz de recrearse y apreciar lo que les proponemos formando parte también de esos acontecimientos.

¬†El uso oportuno de la tecnolog√≠a y la gesti√≥n de proyectos con discursos cr√≠ticos son, sin dudas, las herramientas claves para conectar a ese p√ļblico con los productos culturales.

Yanetsy León González, coordinadora del III Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural/ tomada de radio rebelde

En este sentido, la filial principe√Īa de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en conjunto con la Uni√≥n de Periodistas de Cuba en Camag√ľey desarrollar√° el venidero 16 de junio, de manera virtual, el III Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural, ocasi√≥n para el debate colectivo sobre la formaci√≥n del periodista cultural y de quienes asumen ese rol en los medios de comunicaci√≥n masiva.

Esta tercera edición propiciará el intercambio en las plataformas digitales sobre la ética y la responsabilidad social del periodista. Oportunidad ideal para resaltar el aprovechamiento necesario de las nuevas tecnologías frente a las limitantes del aislamiento social provocado por la Covid-19 y los retos y desafíos que ello supone para visibilizar el arte y a los artistas de Cuba en tiempos de pandemia.

¬†Adem√°s, se pondr√° ‚Äúsobre el tapete‚ÄĚ temas de inter√©s como la desaparici√≥n paulatina de los suplementos culturales en los semanarios cubanos o la inexistencia de espacios en los medios de comunicaci√≥n, tanto nacionales como en los regionales, para la confrontaci√≥n y el debate cultural.

El periodismo como práctica especializada en la divulgación, información y crítica de los productos culturales de una sociedad, debe tener en cuenta todos los modos en que se construye, se lee y se interpreta la cultura en todo su abanico de posibilidades.

Participantes del I Coloquio Nacional sobre Periodismo Cultural/ Tomada del Portal Cubarte

Al decir del Msc. Luis √Ālvarez √Ālvarez, Premio Nacional de Literatura 2017, Maestro de Juventudes y Miembro de Honor de la AHS, ‚Äútodo en la cultura es vital, un artista que no se autoeval√ļe, que no se enfrente a s√≠ mismo no llegar√° realmente a aportar mucho a la cultura, y es rol del periodista cultural ser un gestor de conocimiento para interpretar mejor la realidad desde una perspectiva cultural m√°s all√° de la b√ļsqueda de informaci√≥n‚ÄĚ.

Y es esta precisamente la esencia de un proyecto que con tres a√Īos de creado y organizado por la periodista camag√ľeyana y vicepresidenta de la filial camag√ľeyana de la AHS¬† Yanetsy Le√≥n Gonz√°lez, ‚Äúcontinua apelando a la integraci√≥n de la Uni√≥n de Periodistas de Cuba y de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba‚ÄĚ.¬†¬† ¬†¬†


Armando Hart D√°valos: «Fidelista, martiano y marxista, todo a la vez y en una sola pieza»

(A propósito del aniversario 90 del natalacio de Armando Hart Dávalos este 13 de junio, el Portal del Arte Joven Cubano reproduce la entrevista que Astrid Barnet le realizara en noviembre de 2012 al Maestro de Juventudes)

Es una de las figuras m√°s prominentes de la Historia de la Revoluci√≥n Cubana. A su magn√≠fico desempe√Īo como Ministro de Educaci√≥n, a inicios del triunfo revolucionario, se debe una de las tareas m√°s importantes de este pa√≠s, y de amplio reconocimiento internacional: la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n.
Su consagraci√≥n a la Revoluci√≥n y su desempe√Īo, durante a√Īos, como Ministro de Cultura, adem√°s de su amplia labor como investigador, cr√≠tico y ensayista en temas referidos a las esferas de la Educaci√≥n y de la Cultura, en especial, le han otorgado el reconocimiento de distintas organizaciones pertenecientes a dichas esferas, y de instituciones acad√©micas nacionales e internacionales. Entre estas √ļltimas la Organizaci√≥n de Naciones Unidas para la Educaci√≥n, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
Su vasto conocimiento referido a la vida y la obra de nuestro H√©roe Nacional Jos√© Mart√≠, y su concurso sistem√°tico en relaci√≥n con su investigaci√≥n, an√°lisis y promoci√≥n –adem√°s de sus aportes a la ense√Īanza y aprendizaje de ella–, ameritan a√ļn m√°s su bregar como intelectual revolucionario desde hace m√°s de medio siglo. Desde febrero de 1997 es director de la Oficina del Programa Martiano, adscripta al Consejo de Estado, y preside la Sociedad Cultural Jos√© Mart√≠. Es el doctor Armando Hart D√°valos: fidelista, martiano y marxista, todo a la vez y en una sola pieza.

. Cultura pol√≠tica y sociedad cubana actual, ¬Ņc√≥mo enrumbarlas teniendo en cuenta la influencia y los desaf√≠os de un mundo cada vez m√°s globalizado?

Tal como he se√Īalado en trabajos anteriores al respecto, la tradici√≥n filos√≥fica y cultural de Cuba, que se remonta a los siglos XVII y XVIII y tuvo una pl√©yade de figuras descollantes que contribuyeron al desarrollo de un ascendente pensamiento cubano aun desde los tiempos de la colonia, -llegando a estad√≠os m√°s all√° que la propia metr√≥poli,- nos coloca en posici√≥n favorable para seguir contribuyendo a una cultura pol√≠tica que permite a la sociedad cubana actual y a las nuevas generaciones, que son el relevo, tomarlas como base y tambi√©n como escudo para la defensa de nuestra identidad y de nuestra nacionalidad en los m√°s diversos terrenos, analizando a la vez con el sentido m√°s universal y beneficioso para este pueblo las influencias y desaf√≠os que en un mundo cada vez m√°s globalizado, independiente e interconectado, debemos recibir y examinar sin prejuicios. En todo caso, volvamos a Jos√© Mart√≠ cuando dijo: ‚ÄúInj√©rtese en nuestras rep√ļblicas el mundo, pero el tronco ha de ser de nuestras rep√ļblicas‚ÄĚ.

. En su obra ‚ÄúLa Cultura de hacer Pol√≠tica (II)‚ÄĚ, usted destaca que:
‚ÄúHay que saber diferenciar y, a su vez, relacionar ideolog√≠a entendida como producci√≥n de ideas o como ciencia del estudio de las ideas, de un lado, y pr√°ctica pol√≠tica concreta, del otro. La primera, inspira y orienta a la segunda: pero no es ella. La segunda, promueve y desarrolla materialmente la acci√≥n pol√≠tica hacia los fines y objetivos que se proponga. La confusi√≥n en diferenciar ambos conceptos puede conducir al dogmatismo. No relacionarlos puede llevarnos a la dispersi√≥n y a la anarqu√≠a‚ÄĚ ¬ŅQu√© comentario realizar al respecto cuando nuestra sociedad se propone cambiar todo lo que tenga que ser cambiado?

En l√≠nea con lo anterior, pienso que¬† no hay respuesta m√°s exacta que el Concepto de Revoluci√≥n que Fidel expuso el 1¬ļ de Mayo de 2002, cuando expres√≥ en primer t√©rmino: ‚ÄúCambiar todo lo que deba ser cambiado‚ÄĚ. Es un concepto permanente y justo de los revolucionarios en cualquier circunstancia y que, en el caso de la Revoluci√≥n Cubana, se est√° llevando a cabo de manera organizada y ordenada, teniendo en cuenta ‚Äď c√≥mo ha sido desde los m√°s de cien a√Īos de lucha,- los leg√≠timos intereses y aspiraciones del pueblo trabajador y combatiente en las diversas etapas, bajo la premisa irrenunciable de que siempre ser√° una Revoluci√≥n que act√ļe en defensa de los humildes, por los humildes y para los humildes.

. Una Ciencia Pol√≠tica desde el Sur como alternativa para nuestros pueblos. ¬ŅC√≥mo enmarcar junto a ella una Cultura pol√≠tica (tambi√©n alternativa) al respecto?

Para que una ciencia pol√≠tica desde el sur se convierta, -como Ud. se√Īala,- en alternativa real en que nuestros pueblos puedan ver una idea por la cual merece la pena luchar e incluso dar la vida a cambio de una esperanza, es imprescindible reunir inteligentemente y oportunamente todos los elementos racionales y emocionales que conjuntamente y teniendo muy en cuenta¬† las condiciones hist√≥ricas y tambi√©n las condiciones concretas de cada momento y lugar, sean capaces de conducir¬† a esos pueblos del sur en medio de la epopeya que, -sin duda,- deber√°n llevar adelante para alcanzarla y defenderla una vez lograda. De esa lucha ir√° surgiendo como ya se aprecia, una vasta cultura pol√≠tica de los pueblos del sur, que para resultar exitosa deber√° ir acompa√Īada tambi√©n de una pr√°ctica pol√≠tica adecuada y que sea, a la vez, radical y armoniosa.
En Cuba, hemos tenido a Martí y a Fidel como ejemplos de esa conjunción acertada.

. 2012: Aniversario 120 del Peri√≥dico ‚ÄúPatria‚ÄĚ. Su legado para todos y, en especial, para nuestra juventud.

El legado del peri√≥dico ‚ÄúPatria‚ÄĚ, -cuyo aniversario 120 estamos conmemorando,- es particularmente significativo para los periodistas cubanos, pero especialmente para los m√°s j√≥venes que se inician por estos tiempos en la profesi√≥n. Puede sintetizarse una vez m√°s en la frase martiana que encierra la esencia de su pensamiento sobre el desempe√Īo de esta profesi√≥n, cada vez m√°s importante en el mundo de hoy: ‚ÄúTiene tanto el periodista de soldado‚Ķ‚ÄĚ En nuestro pa√≠s, afortunadamente para los j√≥venes periodistas, resulta que el m√°s universal, el m√°s importante de todos los cubanos, fue un brillante periodista que ejerci√≥ de manera pol√≠tica este oficio y le otorg√≥ simult√°neamente la m√°s alta jerarqu√≠a patri√≥tica e intelectual.
Ese es el ejemplo para todos los periodistas cubanos, pero especialmente, para los que se preparan o están  arribando recién al ejercicio de esa compleja tarea, donde tantos disímiles factores se entremezclan hasta lo que debe ser un oficio de altos valores éticos y calidad profesional.

. ¬ŅC√≥mo se autocalifica? ¬ŅFidelista? ¬ŅMartiano? ¬ŅMarxista?

Recordemos que el insigne pedagogo y patriota cubano don Jos√© de la Luz y Caballero, una de las m√°s altas cumbres de nuestro pensamiento filos√≥fico, afirm√≥: ‚ÄúTodas las escuelas y ninguna escuela: he ah√≠ la escuela‚ÄĚ. Yo me adscribo plenamente a ese pensamiento de Luz, tan dial√©ctico y a la vez racional formulado hace casi dos siglos, vinculado al m√©todo electivo de la filosof√≠a cubana, que me permite coherentemente –como le permite a¬† millones de cubanos y de otros pa√≠ses del mundo–, ser fidelista, martiano y marxista, todo a la vez y en una sola pieza.


César López, maestro sin ceremonias y ceremoniales

Otra triste noticia en d√≠as de por s√≠ aciagos: la muerte del escritor cubano C√©sar L√≥pez, Premio Nacional de Literatura en 1999, hecha p√ļblica por Alberto Marrero, desde la Asociaci√≥n de Escritores de la Uneac, es una p√©rdida sensible para las letras cubanas, la despedida del necesario autor de Primer libro de la ciudad, Quiebra de la perfecci√≥n, Ceremonias y ceremoniales, Manos de un caminante, Circulando el cuadrado, y otros libros.

Nacido en Santiago de Cuba, el 25 de diciembre de 1933, C√©sar L√≥pez ten√≠a al morir 87 a√Īos. Narrador, ensayista y cr√≠tico literario adem√°s, curs√≥ sus primeros estudios, hasta graduarse de bachiller en el a√Īo 1950, en su ciudad natal; posteriormente curs√≥ Filosof√≠a y Letras en la Universidad de La Habana, en Madrid y Salamanca, donde obtuvo el doctorado en Medicina, gradu√°ndose en 1959. Fue tambi√©n miembro de n√ļmero de la Academia Cubana de la Lengua y correspondiente de la Real Academia Espa√Īola.

C√©sar estuvo muy vinculado a Holgu√≠n, mi ciudad, y a esa especie de renacimiento cultural ocurrido en sus predios en los a√Īos 80. Particip√≥ en los d√≠as fundacionales del Premio de la Ciudad, de quien fue jurado en m√°s de una ocasi√≥n, y la Semana de la Cultura holguinera. Aqu√≠ encontr√≥ amigos, compa√Īeros de viajes literarios, disc√≠pulos, lectores fervientes de su obra, entre ellos: Delf√≠n Prats, con quien comparti√≥ el evento La isla entera, celebrado en Madrid en 1994, Manuel Garc√≠a Verdecia, Eugenio Marr√≥n, Lourdes Gonz√°lez, Alejandro Querejeta, Jorge Hidalgo, Gilberto Gonz√°lez Seik, y otros m√°s j√≥venes como Jos√© Luis Serrano y Ronel Gonz√°lez. Ediciones Holgu√≠n public√≥ una cuidada edici√≥n de su poemario Quiebra de la perfecci√≥n; particip√≥ invitado al evento Palabras compartidas en las Romer√≠as de Mayo, el Festival Mundial de las Juventudes Art√≠sticas, organizado por la AHS. Varias fotos lo recuerdan en la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, presentando Devoluciones. Acercamientos a la po√©tica lezamiana, publicada por Ediciones La Luz en el a√Īo del centenario de autor de Paradiso y La cantidad hechizada. Aqu√≠ C√©sar L√≥pez sinti√≥ que esta ciudad era tambi√©n suya, de su poes√≠a.

A diferencia de otros holguineros ‚Äďpor cuestiones generacionales obvias‚Äď no lo conoc√≠ en esas visitas, ni fui amigo suyo, salvo desde esa amistad sin condiciones que nos proporciona las p√°ginas de un libro. Pero tuve la oportunidad de compartir con √©l una lectura de poes√≠a antes de que el deterioro producto a la enfermedad y la edad, recrudecido en los √ļltimos a√Īos, obligara que C√©sar L√≥pez apenas saliera de su casa. Aquella vez, en 2012 o 2013, asisti√≥ a una lectura que, como parte de las actividades de la Feria Internacional del Libro de La Habana, ocurri√≥ en el espacio Hur√≥n Azul, de la Uneac. Los j√≥venes, a la sombra de una tarde, compartir√≠amos lectura con autores consagrados, con maestros a los que admir√°bamos. Y sin saber c√≥mo, aun no lo recuerdo ‚Äďaunque pens√°ndolo bien creo que fue la poeta Yanelis Encinosa quien nos invit√≥‚Äď, all√≠ estaba yo, aun sin libros publicados, con apenas unos poemas en revistas, compartiendo lectura con Aitana Alberti, Mario Mart√≠nez Sobrino, C√©sar L√≥pez‚Ķ (Recuerdo que a √©l, entonces ya casi sin poder hablar, le era muy dif√≠cil leer sus poemas).

Como escritor, se dio a conocer en la revista Cicl√≥n, una de las precursoras de la vanguardia literaria cubana, fundada por el importante dramaturgo y narrador Virgilio Pi√Īera. Su poes√≠a lo ha llevado a ser una de las voces m√°s relevantes de Cuba en la segunda mitad del siglo XX, y aunque incursion√≥ en la narrativa y el ensayo, es considerado, con sus tres Libros de la Ciudad, uno de los escritores m√°s significativos dentro de la poes√≠a cubana del siglo XX. Varios de sus poemas y relatos han sido llevados al ingl√©s, franc√©s, ruso, alem√°n, h√ļngaro, italiano, rumano, checo, b√ļlgaro, griego y japon√©s. Tradujo del ingl√©s a Lawrence Durrel, y del franc√©s al griego Yannis Ritzos.

Adem√°s de los anteriores, reeditados en varias ocasiones, C√©sar L√≥pez public√≥ los siguientes libros: Silencio en voz de muerte; Apuntes para un peque√Īo viaje; La b√ļsqueda y su signo; Consideraciones, algunas eleg√≠as; Doble espejo para muerte denigrante; Seis canciones ligeramente ingenuas; Pasos, paseo, pasadizos, y √Āmbito de los espejos. Adem√°s del Nacional de Literatura, C√©sar pose√≠a otros reconocimientos, tantos por su trayectoria como por su obra literaria, entre ellos el Maestro de Juventudes, entregado por los j√≥venes miembros de la AHS, esos que hoy leen su poes√≠a.

Con su fallecimiento, una generaci√≥n fundamental en las letras cubanas ‚Äďcon autores como Pablo Armando Fern√°ndez y Ant√≥n Arrufat‚Äď pierde a uno de sus grandes exponentes. Pero queda, ante el adi√≥s a uno de los cimeros nombres de nuestras letras, siempre su obra. Ha muerto el escritor, es cierto, pero est√° la inmensidad de su poes√≠a.


Juan Padr√≥n, Maestro de Juventudes: «¬°Hasta la vista compay!»

El historietista, caricaturista y cineasta cubano Juan Padrón, creador de los legendarios animados de Elpidio Valdés, falleció este 24 de marzo, tras permanecer hospitalizado durante casi un mes.

Su hijo, Ian Padrón, dio a conocer la lamentable noticia en su perfil de Facebook.

Trayectoria biográfica de Juan Padrón:

Nació en enero de 1947 en el Central Carolina, en la provincia de Matanzas.

Graduado de la Licenciatura en Historia del Arte en la Universidad de La Habana (1978). Ya desde 1973 trabaja en los Estudios de Animación ICAIC.

Siempre cerca de los #J√≥venesCreadores estuvo #JuanPadr√≥n, el pillo manig√ľero e insurrecto mamb√≠. Gracias maestro por…

Publicada por Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Martes, 24 de marzo de 2020

Desempe√Ī√≥ diversas funciones como parte su quehacer art√≠stico, que incluyen la historieta y el cine. En 1963 inicia su carrera art√≠stica como humorista en el Semanario ‚ÄúMella‚ÄĚ. Publica historietas y chistes en los suplementos ‚ÄúEl Sable‚ÄĚ, ‚ÄúLa Chicharra‚ÄĚ y ‚ÄúDedet√©‚ÄĚ del peri√≥dico ‚ÄúJuventud Rebelde‚ÄĚ, donde crea las series ‚ÄúVampiros‚ÄĚ, ‚ÄúZool√≥gico‚ÄĚ, ‚ÄúComejenes‚ÄĚ, etc. En 1970 crea el famoso personaje Elpidio Vald√©s, que aparece por primera vez en las p√°ginas del semanario ‚ÄúPionero‚ÄĚ y que luego se incluy√≥ tanto en series como pel√≠culas de animaci√≥n.

Ha tenido una destacada labor dentro de la realizaci√≥n de animados. Ha desarrollado diversas funciones, entre las que pueden mencionarse: elaboraci√≥n de guiones, dise√Īo escenogr√°fico, de story board, dise√Īo de personajes, animaci√≥n, direcci√≥n de animaci√≥n y voces. Ha sido jurado en cert√°menes nacionales e internacionales.

Los j√≥venes creadores cubanos sentimos profundamente el fallecimiento hoy de nuestro Maestro de Juventudes Juan Padr√≥n,…

Publicada por Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Martes, 24 de marzo de 2020

Ha fungido como director cinematogr√°fico de varios animados realizados con diferentes t√©cnicas y duraci√≥n. Entre sus t√≠tulos se incluyen: la serie de Elpidio Vald√©s, Filminutos, Quinoscopios, Mafalda y M√°s se perdi√≥ en Cuba; largometrajes tales como ‚ÄúUna aventura de Elpidio Vald√©s‚ÄĚ, ‚ÄúElpidio Vald√©s contra d√≥lar y ca√Ī√≥n‚ÄĚ, ‚Äú¬°Vampiros en La Habana!‚ÄĚ, ‚ÄúMafalda‚ÄĚ, ‚ÄúM√°s se perdi√≥ en Cuba‚ÄĚ, ‚ÄúM√°s vampiros en La Habana‚ÄĚ.

Entre los reconocimientos obtenidos por su trayectoria y por las obras que ha dirigido se encuentran:

  • Distinci√≥n por el Centenario de ‚ÄúLa Edad de Oro‚ÄĚ.
  • Premio CIFEG que otorga esa instituci√≥n como reconocimiento.
  • Premio Nacional de Cine (2008).
  • ‚ÄúDistinci√≥n por la Cultura Nacional‚ÄĚ,
  • Medalla ‚ÄúAlejo Carpentier‚ÄĚ,
  • Los premios ‚ÄúRub√©n Mart√≠nez Villena‚ÄĚ y ‚ÄúEl Diablo Cojuelo‚ÄĚ,
  • ‚ÄúR√©plica del Machete de M√°ximo G√≥mez‚ÄĚ,
  • ‚ÄúOrden F√©lix Varela‚ÄĚ
  • Premio ‚ÄúEspacio por la Obra de la Vida‚ÄĚ de la Asociaci√≥n Cubana de Comunicadores Sociales de Cuba.
  • ‚Äú¬°Viva papi!‚ÄĚ: en 1982 obtuvo Segundo Premio Coral. IV Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. La Habana; en 1989, fue seleccionado entre las 30 mejores pel√≠culas de animaci√≥n por el Consejo Cultural del Instituto de Cine.
  • ‚ÄúElpidio Vald√©s contra d√≥lar y ca√Ī√≥n‚ÄĚ: en 1983 obtuvo Segundo Premio Coral. V Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. La Habana.
  • ‚Äú¬°Vampiros en La Habana!‚ÄĚ: en 1985 obtuvo Tercer Premio Coral. VII Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. La Habana. 1986.- Diploma de Honor.
  • ‚ÄúLa fiesta de los hongos‚ÄĚ: en 1991, obtuvo Segundo Premio Coral. XIII Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. La Habana.
  • ‚ÄúM√°s vampiros en La Habana‚ÄĚ: en 2003 obtuvo Primer Premio Coral. XXV Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. La Habana.
  • Tres de sus filmes forman parte de la colecci√≥n del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Con Virgilio López Lemus en complexidad poética

Virgilio L√≥pez Lemus nos entrega en Complexidad de la poes√≠a (Ediciones La Luz, 2018) un libro de fascinaci√≥n por el verso. Virgilio se sabe deslumbrado por sus arcanos, pues cada cap√≠tulo de este texto destila seducci√≥n pr√≠stina por la escritura l√≠rica, por los secretos de la poiesis, a la que ha dedicado buena parte de su vida, para reafirmarnos que ‚Äútodo misterio es de ra√≠z po√©tica‚ÄĚ.

El Virgilio investigador, el Doctor en Ciencias Filol√≥gicas, el miembro de M√©rito de la Academia de Ciencias de Cuba, el ensayista, cr√≠tico literario, compilador y prologuista que desde las rigurosas metodolog√≠as de la ciencia y el ejercicio de la docencia nos tiene acostumbrados a valiosos textos para comprender y analizar la literatura no solo cubana, sino hispanoamericana y universal, como El siglo entero. El discurso po√©tico de la naci√≥n cubana en el siglo XX y M√©trica, verso libre y poes√≠a experimental de la lengua espa√Īola, busca aqu√≠ el goce, la mirada √≠ntima y reflexiva, al reunir varios art√≠culos escritos en diferentes momentos en complexidad, o sea, en laberinto, embrollo, diversidad, pluralidad, acopio, complejidad (y complicidad) de la poes√≠a.

√Čl mismo asegura que estos textos ‚Äúbuscan placer de lectura, no ensayismo de tesis acad√©mica o reuni√≥n de m√°ximas‚ÄĚ, pues, a√Īade, ‚Äúhemos ido perdiendo un poco el goce de la lectura de textos ensay√≠sticos como si ley√©semos novela, poes√≠a, pasi√≥n de lector que degusta m√°s que aprehende. No se espera en estas p√°ginas el entramado de la cr√≠tica estudiosa y docente, cient√≠fica, o el an√°lisis por completo racional de los ejercicios acad√©micos; reunidos en torno a la percepci√≥n po√©tica, si ofrecen vibraci√≥n, fruici√≥n, ya es suficiente‚ÄĚ.

Para ello aqu√≠ se entrecruzan literatura y ciencia, cosmolog√≠a y cr√≠tica literaria, reflexiones sobre la poes√≠a, textos sobre autores y una fuerte carga de sabidur√≠a impl√≠cita, pues ‚Äúciencias y t√©cnicas y religiones y credos de todo tipo, incluso los pol√≠ticos, encierran dosis elevad√≠simas a veces (v√©ase las utop√≠as) de poiesis‚ÄĚ. Una bella especulaci√≥n cient√≠fica puede contener tanta poes√≠a como Los elementales de Paracelso, asegura Virgilio. Y ‚Äúuna maquinaci√≥n t√©cnica, de sentido pr√°ctico puede ser tan po√©tica como las Centurias de Nostradamus‚ÄĚ. Virgilio escribe, incluso, como si reflexionara ante un barril de p√≥lvora, que ‚Äúsin poes√≠a no hay ser‚ÄĚ, pues ella ‚Äúnos identifica‚ÄĚ. ‚ÄúLa manera en que una naci√≥n, un pueblo, un grupo social o una persona manifiestan poes√≠a, es un claro √≠ndice de su identidad. La poes√≠a es identidad, identifica‚ÄĚ, a√Īade.

En estas p√°ginas nos adentramos ‚Äďdesde la reflexi√≥n que se sostiene en un vivaz estilo, en la voz de un ensayista que domina la palabra con la elegancia de un miniaturista medieval‚Äď en la poes√≠a como objeto; las cuestiones relacionadas a la versificaci√≥n y la m√©trica hisp√°nica, de la cual Virgilio es uno de sus principales estudiosos; el hecho po√©tico; l√≠ricas y autores como Jos√© Mart√≠, ‚Äúel Ap√≥stol, la estrella humana de la patria nuestra‚ÄĚ; la fil√≥sofa malague√Īa Mar√≠a Zambrano, autora de El hombre y lo divino y La agon√≠a de Europa; el irland√©s Oscar Wilde, donde escribe que la poes√≠a ‚Äúest√° dentro y fuera del poeta, porque √©l es una suerte de pararrayos, un m√©dium singular, una fuente‚ÄĚ; el espa√Īol Antonio Machado y su Juan de Mairena, desde la intimidad del ser reflexivo; Francisco de Ora√°; el neorrom√°ntico Jos√© √Āngel Buesa, del que incluso rescata un raro poema de corte social que podemos leer √≠ntegramente, o Alberto Acosta-P√©rez, su compa√Īero, a quien califica como ‚Äúpoeta esencial, cuya labor perdura‚ÄĚ, pero tambi√©n como poeta fatal al decir de Juan Ram√≥n Jim√©nez, pues para √©l la poes√≠a ‚Äúno era solo una expresi√≥n art√≠stica, sino una necesidad ineludible, al grado de que √©l no pod√≠a ser otra cosa que poeta. La obra que leg√≥, da el mejor testimonio de tal afirmaci√≥n‚ÄĚ, escribe sobre Alberto, a quien le dedicara esa triste y hermosa eleg√≠a que es el poemario Hipno.

Virgilio se detiene en el sentido po√©tico de ciertas utop√≠as (Thomas Moro, Tomasso Campanella y Francis Bacon) para reafirmarnos que tres o cuatro siglos despu√©s a√ļn seguimos busc√°ndolas; se apasiona con las Confesiones de San Agust√≠n de Hipona y San Anselmo de Canterbury, manantial de ‚Äúpoes√≠a ardiente‚ÄĚ y, para m√≠, uno de los cap√≠tulos m√°s hermosos del libro; se detiene en los arcanos del universo, pues ‚Äútambi√©n desde el lado de la poes√≠a se puede explorar el cosmos, definir al Universo, aprender de la teor√≠a de las cuerdas y especular acerca del Big Bang‚ÄĚ, pues, a√Īade, ‚Äúhay fronteras para las ciencias que la poes√≠a puede sobrepasar‚ÄĚ. ‚ÄúLa especulaci√≥n es poes√≠a‚ÄĚ, nos dice mientras se sienta a ‚Äúpensar y poetizar‚ÄĚ.

Record√°ndonos, como escribi√≥ Robert Graves, que ‚Äúel lenguaje de la verdadera poes√≠a‚ÄĚ est√° asociado a los viejos mitos, L√≥pez Lemus nos devuelve en enjundiosos textos la leyenda de Prometeo, un signo inagotable de la eterna poes√≠a de la praxis y la creatividad; la de Narciso y la idea del juego en la l√≠rica, y la de Perseo, quien nos ense√Īa que tambi√©n se puede vencer a los monstruos mediante la imagen, pues esta ‚Äúsurca el pi√©lago de la poes√≠a y surge el poema, sea piedra o flor‚ÄĚ; o la leyenda del santo cat√≥lico San Sebasti√°n, cuya historia, nos dice, se convirti√≥ en poes√≠a, mirada desde las artes visuales, pero tambi√©n en la obra del cubano Eugenio Florit o su siempre admirado autor de Eleg√≠as de Duino, de quien publicara recientemente Umbral para una era imaginaria. Acercamientos a Rainer Maria Rilke, e incluso tradujera para el lector cubano ‚Äďque es de alguna manera versionar‚Äď la poes√≠a del bardo checo.

Varias ‚Äúnoticias l√≠ricas‚ÄĚ ‚Äďcanciones populares cubanas, una mirada a los antecedentes de la poes√≠a social en Cuba, el poema del Himno Nacional cubano, un contrapunteo entre el barroco y el neocl√°sico a partir de la ceiba y la palma real‚Äď concluyen este libro de libre reflexi√≥n, de vinculaci√≥n entre el ensayo y poes√≠a: el ensayo como placer discursivo, como ejercicio dial√≥gico y por dem√°s, po√©tico. En otras palabras: el ensayo como poes√≠a, porque Virgilio L√≥pez Lemus es, sobre todo, un poeta. Ah√≠ est√°n Hacia la luz y hacia la vida, Aguas tributarias, El pelda√Īo, Cuerpo del d√≠a y su antolog√≠a Un leve golpe de aldabas, entre otros t√≠tulos.

Virgilio conversa, pero tambi√©n versa. ¬ŅQu√© es sino ‚ÄúLa m√ļsica de las esferas revisitada‚ÄĚ, ‚ÄúTonto o poeta‚ÄĚ? o ‚ÄúPuntas de lo diverso‚ÄĚ. Estos textos ‚Äďy otros tantos‚Äď m√°s all√° de lo meramente ensay√≠stico o reflexivo, poseen un valor poem√°tico y ah√≠ es donde Complexidad de la poes√≠a seduce y enamora, y recuerda, por ejemplo, los ensayos del poeta mexicano Octavio Paz, quien part√≠a de la necesidad de una ‚Äúpasi√≥n cr√≠tica‚ÄĚ en este tipo de textos sobre literatura.

Virgilio es nuestro c√≥mplice en los caminos de la percepci√≥n po√©tica. Siempre al lado de los j√≥venes, quiz√°s para mantenerse lozano en pensamiento y acci√≥n, Virgilio sabe que ‚Äúla poes√≠a vibra en la esencia inteligente del cosmos, en el planeta vivo, en el ser humano reflexivo y pasional‚ÄĚ y por eso ‚Äúgoza de la eternidad‚ÄĚ. Siempre he cre√≠do que Virgilio L√≥pez Lemus ‚Äďun ensayista e investigador que desde el verso trabaja con el infinito, un alquimista del saber‚Äď porta la luz y la comparte; por la utilidad de esa luz le agradecemos y adem√°s, por la fe en la poes√≠a.


Promover el h√°bito de la lectura

‚ÄúLa literatura tambi√©n tiene sus d√≠as de fiesta y Camag√ľey es hoy su principal escenario‚ÄĚ, as√≠ expres√≥ el historiador Desiderio Borroto Fern√°ndez al pronunciar las palabras inaugurales de la XXIX Feria del Libro en esta provincia, que llega con m√°s de 350 t√≠tulos como principal atractivo para la familia camag√ľeyana.

[+]


«Moforibale, Roberto»

A un poeta de antes

Vivi√≥. Sufri√≥. Muri√≥. ¬ŅMonoton√≠a?

¬ŅDeslumbramiento? J√ļzguelo quien pueda.

En su tiempo amó al tiempo y al espacio.

Hoy su espacio no es casi nada, y nada

Aquel tiempo, que el nuestro ha devorado,

Y quizás a él también, bajo la forma

de aves, de caracoles o legumbres.

Tuvo una historia que se nos escapa.

Algo ha llegado, sin embargo, de él:

Lo festejaron por lo que no era,

Y lo atacaron por lo que no fue.

¬°Ah, poeta de antes!

                                   ¡Ah, poeta!

Roberto Fern√°ndez Retamar

‚ÄúCuando conoc√≠ a Roberto Fern√°ndez Retamar ya ten√≠a escritos poemas, colaboraba con Jos√© Lezama Lima‚Ķ Adem√°s la espiritualidad de Roberto destellaba, ten√≠a una gran cultura, y, ¬°por eso todas las mujeres lo segu√≠an!‚ÄĚ.

De esa forma cercana, (no podía ser de otra manera para hablar del amigo) conversó hoy Miguel Barnet, presidente de honor de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, con decenas de estudiantes durante la primera jornada del Festival Universitario del Libro y la Lectura (FULL), evento que hasta el próximo domingo promoverá el amor hacia la lectura entre los jóvenes cubanos.

Barnet destacó en el encuentro, efectuado en el Pabellón Cuba, que Fernández Retamar fue la figura más insigne de la generación del cincuenta, afirmación sustentada, entre otras cosas, por la calidad del ensayo Caliban.

‚Äú¬°Prolog√≥ mi primer libro cuando yo solo ten√≠a 22 a√Īos! A esa edad tener ya un libro prologado por Retamar era como un pasaporte hacia los lectores y hacia la gloria. Siempre le estar√© agradecido por tener fe en mi‚ÄĚ.

Al referirse al destacado poeta y ensayista, reconocido como Maestro de Juventudes por la Asociación Hermanos Saíz, Barnet subrayó que fue un rey pobre con corona grande, el intelectual que nos legó la obra más sustanciosa y orientadora.

‚ÄúYo admiro a Roberto sobre todo por su dignidad, entereza, √©tica e intransigencia con los principios revolucionarios, en una √©poca en que muchos intelectuales que en principio fueron de izquierda se radicalizaron contra la Revoluci√≥n‚ÄĚ.

Barnet concluy√≥ el encuentro afirmando: «una palabra graciosa y solemne clama por salir de mi boca cuando hablo de Roberto Fern√°ndez Retamar. Cuando quiero decir que sin su poes√≠a nuestra l√≠rica habr√≠a adolecido con un cuerpo mutilado de un miembro vital: ‚ÄúMoforibale‚ÄĚ, en Lucum√≠; ‚ÄúGracias‚ÄĚ, en Castellano.