Longina


Sobrepasar los límites del sonido

A partir de las redes sociales y de una colaboraci√≥n para un videoarte pude llegar hasta la obra de este artista, cuya mayor virtud podr√≠a ser la de estar siempre en constante movimiento y b√ļsqueda interior.

Ren√© Rodr√≠guez (Trinidad, 1979) es compositor y artista visual, graduado del Instituto Superior de Arte, con una Maestr√≠a en Composici√≥n. Ha obtenido diversos premios como compositor, entre ellos el Alejandro Garc√≠a Caturla de la UNEAC, el Premio por mejor m√ļsica original en el Festival Broadcasting Caribbean de la UNESCO, Premio de composici√≥n en el Festival de la Canci√≥n por los 500 a√Īos de la fundaci√≥n de Trinidad, y el Caracol de la UNEAC. As√≠ mismo obtuvo tres premios de fotograf√≠a en el 22 Sal√≥n de la Ciudad de Arte Contempor√°neo de La Habana en 2018.¬†

Su obra ha sido expuesta en importantes eventos y festivales dentro y fuera de Cuba. Como fotógrafo ha desarrollado varias exposiciones colectivas y personales.

Desde los inicios ha desarrollado su est√©tica creativa a partir de la m√ļsica electroac√ļstica en relaci√≥n con la poes√≠a, las artes pl√°sticas, el teatro, la fotograf√≠a y el cine, inquietudes creativas que han nutrido su sensibilidad y que le permiten ir redescubriendo el mundo con los mismos ojos asombrados y, siempre, desde la humildad.

Desde peque√Īo comenzaste estudios en el conservatorio de tu provincia natal, Sancti Sp√≠ritus, en la especialidad de piano, incluso formaste parte de un grupo musical infantil llamado Juventud 2000, desde donde empezaste a incursionar en el mundo de la composici√≥n musical, pero, qu√© fue lo que realmente te enamor√≥ de la m√ļsica.

Comenzar a estudiar desde los ocho a√Īos el piano e integrar una banda musical infantil desde 6to grado fue la consecuencia de un primer amor, de una certeza que anteriormente se ven√≠a enramando. M√°s que haberme enamorado de la m√ļsica dir√≠a que experiment√© un deseo muy fuerte desde ni√Īo por descubrir sonidos, puedo afirmar que de manera inconsciente.

De mi primera infancia trinitaria recuerdo que mi abuelo ten√≠a un escaparate viejo en el traspatio, en √©l conservaba un mundo de entonadas herramientas y objetos con los que constru√≠a artefactos y me inventaba historias. Sin quererlo se convirtieron en mis primeras elaboraciones primitivas como artista. Un sonajero de botellas, hierros de diferente peso y tama√Īo, trozos de madera y cristal, hilos de pescar tensados, el traquear del caf√© mientras se tostaba, trotes de caballo desde el callej√≥n empedrado, m√°s la fauna sonora del platanal, son algunos de los sonidos que inundaron mi entorno y de cierta forma propiciaron una necesidad. En medio de toda esa amalgama de sensaciones descubr√≠ de a poco con el tiempo, un lenguaje por el cual pod√≠a conciliar con entera libertad mis emociones.

Durante tus a√Īos de estudiante en la ENA, desde tu experiencia como pianista y compositor, integraste varios grupos y lograste nutrirte de g√©neros tan diversos como el rock, la trova, fusi√≥n, pop, los g√©neros de la m√ļsica popular tradicional cubana y el jazz. ¬ŅC√≥mo aport√≥ esta din√°mica sonora a tu proceso creativo como compositor? ¬ŅConsideras esto un ejercicio necesario para el proceso formativo de un estudiante de nivel medio?

Es, sin dudas, un camino necesario para cada estudiante en proceso de formaci√≥n. La interacci√≥n con otras fuentes de conocimiento contribuy√≥ a moldear lo que soy ahora. La academia ‚Äďen mis inicios‚Äď fue un poco r√≠gida en este aspecto. Los m√©todos que se manejaban no daban paso a excepciones, dentro del programa, tan imprescindibles como las expresiones populares o tradicionales. No obstante, a estas limitantes le surgieron fisuras inevitables, pues el entorno era m√°s fuerte que los m√©todos implantados de la escuela europea.

Ya en Nivel Medio la din√°mica fue diferente, la interacci√≥n con la m√ļsica popular (el jazz, la timba, la trova y el rock, fundamentalmente, fue bien intensa. A pesar de no formar parte de la metodolog√≠a habitual en este tipo de academias, de manera natural gracias al contexto y a una necesidad econ√≥mica devenida de las ganancias que producen ciertos g√©neros populares, se fomentaron sin duda una serie de conocimientos y herramientas que enriquecieron mi arsenal de variables y estilos composicionales. Este encuentro espont√°neo, casi un ‚Äúqui√©ralo o no lo quiera‚ÄĚ que les toca a todos los estudiantes de Nivel Medio, es fundamental para su formaci√≥n, porque aporta, redirecciona y define los caminos a seguir.

Durante un tiempo te desempe√Īaste como profesor en la ENA y el ISA, com√©ntanos un poco sobre el proceso de formaci√≥n que tienen los estudiantes de m√ļsica en las escuelas de arte.

Bueno, siempre he cre√≠do que la ense√Īanza de m√ļsica en las escuelas de artes es fundamental para el desarrollo de la m√ļsica cubana. Los aciertos o deficiencias que pueden tener los j√≥venes m√ļsicos cuando cursan la ense√Īanza siempre estar√°n reflejados en su desempe√Īo como profesionales.

Anteriormente hablaba de aciertos, soy defensor de que la m√ļsica popular cubana en los estudios es beneficiosa para el futuro de los j√≥venes m√ļsicos, as√≠ como tambi√©n la de Am√©rica Latina que muchas veces es olvidada, o desplazada por la preferencia de nuestros ritmos y el jazz. Afortunadamente, estos repertorios est√°n hoy mucho m√°s presentes, sobre todo en las asignaturas de pr√°ctica de conjunto. Por otro lado, esto no implica que deje de tocarse la m√ļsica cl√°sica por ser la base del entrenamiento de todo m√ļsico, sin importar su preferencia. Creo que esto no puede perderse de vista.

¬ŅQu√© experiencias, obras, vivencias‚Ķ han marcado tu formaci√≥n art√≠stica?

Es dif√≠cil definir particularmente una determinada experiencia, creo que el c√ļmulo de acciones vinculadas al arte han ampliado mis conocimientos. Te comento algunas sin establecer un rango de importancia entre otras. No podr√≠a dejar atr√°s la interacci√≥n con los poetas y el canto. La trova desde ni√Īo ha sido un eje en el que permanezco rotando hasta el d√≠a de hoy. En este sentido debo citar a una persona que fue y es muy importante en mi vida y en mi carrera, un grande de la trova trinitaria: Pedrito Gonz√°lez, fundador del movimiento de la Nueva Trova en nuestro pa√≠s.

cortesía del entrevistado

Pedrito aliment√≥ la sensibilidad art√≠stica en m√≠ a trav√©s de las espont√°neas tertulias trovadorescas que ‚Äúaccidentalmente‚ÄĚ ocurr√≠an en la sala de mi casa trinitaria. Con sus canciones, que inclu√≠an inevitablemente a Manuel Corona (obligadas Santa Cecilia y Longina), Sindo Garay, Eusebio Delf√≠n, Silvio Rodr√≠guez, Pablo Milan√©s, Joan Manuel Serrat, entre otros, me cautiv√≥ de poes√≠a y trova en su totalidad. Como √©l, tambi√©n fueron importantes las sonoridades callejeras de aquel entonces en Trinidad, cuando la a√Īeja villa transcurr√≠a en una atm√≥sfera apacible, lejos del actual bullicio de visitantes for√°neos, denigrante m√ļsica souvenir y negocios pululantes que laceran la m√©dula espinal de las tradiciones populares. Entre estos sonidos propios, dir√≠a entra√Īales, se destacaban los tambores de alg√ļn toque, las cantur√≠as en la cercana Casa de la Trova, los cantos lit√ļrgicos en la Iglesia de la Sant√≠sima Trinidad y las pe√Īas que frente a la casa realizaba la orquesta de charanga t√≠pica Estrellas del 48 que entre boleros, danzones, sones y chachach√° deleitaba con deliciosa cadencia mis o√≠dos.

En casa ten√≠a un viejo tocadiscos y un grupo de placas con tesoros ocultos que m√°s tarde apreciar√≠a en su verdadero valor. En particular obras como Las cuatro estaciones de Vivaldi, algunas cantatas de Bach (como la 121), el segundo concierto para piano y orquesta de Rachmaninov, el tercer concierto para piano y orquesta de Bartok, Manita en el suelo de Alejandro Garc√≠a Caturla, Las R√≠tmicas y el Ballet La Rebambaramba de Amadeo Rold√°n, un disco de Jazz con temas relevantes de Duke Ellington, la ingeniosidad al piano de Keith Jarrett, las atm√≥sferas de Pat Metheny, Yellow Jacket y un disco con poemas de Roque Dalton y Thiago de Mello, acompa√Īaron mis vacaciones, las noches y sus amaneceres. Debajo de la almohada mientras escuchaba esos tesoros yac√≠a mi imprescindible Dulce Mar√≠a Loynaz, la edici√≥n de su poes√≠a completa me abri√≥ las puertas al mundo de la literatura. As√≠ tambi√©n entre obras musicales apareci√≥ Samuel Feij√≥o, Wichy, entre otros.

Una de las experiencias que, aunque sucedieron en momentos diferentes de mi vida, marcaron de manera trascendental mi concepci√≥n de la creaci√≥n, fue la simbiosis entre dos grandes de la cultura nacional, el destacado compositor y maestro Carlos Fari√Īas, de quien tuve la enorme dicha de ser parte de su aula, y el importante realizador y Premio Nacional de Cine Enrique Pineda Barnet, quien me dio la oportunidad de adentrarme de manera profesional al mundo del s√©ptimo arte. Curiosamente, ambos trabajaron en estrecho v√≠nculo durante muchos a√Īos dando a luz resultados art√≠sticos memorables como Soy Cuba y Cosmorama, por solo citar dos ejemplos. De alguna forma esa interacci√≥n lleg√≥ hasta m√≠, tanto desde la formaci√≥n-profesi√≥n hasta la puesta en marcha de proyectos que articulan la trama de imagen y sonido.

¬ŅQu√© g√©neros musicales son m√°s frecuentes en tus obras?

Nunca me he cuestionado la b√ļsqueda de un g√©nero a la hora de componer, principalmente para la m√ļsica culta o contempor√°nea de concierto, simplemente direcciono la creaci√≥n seg√ļn el objetivo al que va dirigido. No creo que uno sea un objeto de determinado color y textura, creo que nos movemos en direcciones de b√ļsqueda siempre inquietas, aunque s√≠ con un espec√≠fico centro de atenci√≥n.

Existen dos direcciones b√°sicas en mi labor creativa: una vinculada a la funci√≥n del oficio propiamente a trav√©s de la exigencia de los encargos, los que deciden por lo general el tipo (g√©nero) de m√ļsica a desarrollar, de tal forma que deriva en una gama amplia de diversos g√©neros de la m√ļsica culta o popular; y la direcci√≥n personal. Es en esta l√≠nea que prefiero no definirme porque considero que (como acontece generalmente en todos los casos) siento la necesidad de caminar, de cambiar, de descubrir, indagar, romper. Todos los elementos antes mencionados que marcaron mi universo en la infancia son la materia prima gen√©rica principal, su uso no est√° determinado por una decisi√≥n consciente sino como un resultado de la misma interacci√≥n acumulada por a√Īos.

Ahora, s√≠ considero una identificaci√≥n con la corriente de la m√ļsica experimental que pretende fundirse a trav√©s de la b√ļsqueda de nuevos timbres. Para ello me apego a una plataforma que por s√≠ misma cumple con todos los requisitos para volar en grande a la hora de elaborar, transformar y transmitir criterios art√≠sticos: la m√ļsica electroac√ļstica. Pudiera decir que esta l√≠nea resulta ser la m√°s recurrente en mi obra. A partir de esta manera de expresi√≥n he coqueteado con g√©neros como el Jazz, el pop, la m√ļsica popular bailable, lo incidental o puramente experimental por citar algunos que vienen a mi mente, unas veces consciente ‚Äďde manera que aporte al discurso audiovisual‚Äď y otras veces de forma espont√°nea, como bombeos intr√≠nsecos del alma. ¬†¬†

Durante tu carrera has tenido la suerte de coincidir y recibir clases de destacados compositores como Carlos Fari√Īas, Juan Blanco, Roberto Valera, Calixto √Ālvarez, Tulio Peramo, Harold Gramatges, entre otros, incluso formaste parte del taller formativo de m√ļsica electroac√ļstica en los tiempos de Juan Blanco (ISA) y tuviste la oportunidad tambi√©n de generar tres obras all√≠. H√°blanos de esta experiencia en particular.

Me agrada mucho responderte esto, porque soy un poco de todas esas sabidur√≠as acad√©micas que recib√≠, m√°s la suma de lo que cargamos en el bolso emocional del pasado. Mi desempe√Īo en el arte habla con elocuencia de estas conexiones. Primero te mencionar√© un nombre que no incluyes pero que repercuti√≥ mucho en mi inclinaci√≥n por la composici√≥n: Amado Touza, mi profesor de Piano en la Escuela Nacional de Arte. Este maestro de la interpretaci√≥n me ense√Ī√≥ a ‚Äúcomponer‚ÄĚ de cierta manera mientras ejecutaba a Bach, Scriabin, Debussy, Ravel, Beethoven, Lecuona; lo hac√≠a mediante sus charlas que anteced√≠an cada lectura, charlas en las que descubr√≠a a trav√©s del marco hist√≥rico, el an√°lisis arm√≥nico y estructural, la esencia misma del compositor, su tema, la historia que se propone en cada obra.

Cuando me toc√≥ ‚Äúcruzar‚ÄĚ el camino que separaba la ENA del ISA, el encuentro con las destacadas figuras que mencionas fue como el premio de la primera fase donde indirectamente inocularon en mis entra√Īas el placer por la creaci√≥n: Touza, el medio y las circunstancias.

Catálogo. Regiones de fe/ cortesía del entrevistado

En el Instituto (actual Universidad de las Artes) tuvimos ‚Äďlos de mi aula‚Äď grandes privilegios al ser testigos de la sabia de glorias de la composici√≥n. Particularmente haber cursado mi carrera bajo la gu√≠a de Carlos Fari√Īas fue altamente significativo, tanto as√≠ que todav√≠a hoy rebusco y hallo en sus partituras un espacio siempre elocuente de transmisi√≥n de conocimientos y alternativas, como si el comprometido maestro y obstinado compositor estuviera vivo a trav√©s de sus notas, guiando los pasos como sol√≠a hacer, con resuelto celo. Fue con Fari√Īas que me sent√≠ inclinado hacia la m√ļsica electroac√ļstica. Despojado √©l de reservas o secretos, me revel√≥ las mieles de la composici√≥n como si se las dictara a s√≠ mismo. Fuerte de car√°cter, recio en su disciplina e inclinado con pasi√≥n a la ense√Īanza, fue y es como una luz para mis pasos en el oficio de la creaci√≥n.

Recuerdo con mucha nostalgia a Harold, quien me prepar√≥ para las pruebas de ingreso al Instituto (curiosamente √©l fue el primer maestro de Fari√Īas). A su decir no ense√Īaba la composici√≥n, sino que se√Īalaba las descomposiciones. Incentivaba el fuego interno creativo de cada alumno desde su clase de Audiciones Anal√≠ticas infundiendo en nosotros, con la dulzura que lo caracterizaba, la formaci√≥n de criterios a trav√©s de la pintura, el teatro, la literatura y la danza. Casi era una exigencia al grupo de los compositores, el autoexamen con respecto al uso de las variables experimentales, las tendencias, los modelos y m√©todos de la m√ļsica culta del siglo XX; todo ello para avivar la creatividad.

El apego a una formaci√≥n integral en relaci√≥n a la cultura tambi√©n fue un ejercicio recurrente entre los maestros del claustro, entre ellos Juan Pi√Īera, Roberto Valera y Tulio Peramo con especial inter√©s, estimulaban y observaban esta inclinaci√≥n en cada prueba de composici√≥n, en cada encuentro espont√°neo de pasillo. Todos ellos condicionaron un criterio que asumo como baluarte junto a los ya forjados en mi experiencia de vida.

Durante nueve a√Īos, formaste parte de la compa√Ī√≠a art√≠stica Creaci√≥n, realizando trabajo comunitario en la Sierra de los √ďrganos, con el objetivo de difundir el arte entre los pobladores de la regi√≥n. Com√©ntanos sobre este proyecto.

Esta experiencia marc√≥ mucho mi vida en lo emocional y lo profesional. Reci√©n graduado del ISA, despu√©s de todo ese c√ļmulo de ense√Īanzas recibidas, mi ritmo habitual dio un giro inesperado. Cuando muchos de mi generaci√≥n siguieron desarrollando su espacio propio dentro de la creaci√≥n art√≠stica, yo prefer√≠ tomarme una ‚Äúpausa‚ÄĚ en ese escenario y prestar mis conocimientos a una comunidad rural que al principio ve√≠a como ajena y que, al t√©rmino del trabajo, la sentir√≠a tan m√≠a y cercana a partir de los lazos familiares que establec√≠ dentro de ella. Un amasijo de nostalgias me cobija cuando pienso en esos a√Īos.

Aunque en lo aparente romp√≠ el ritmo de b√ļsqueda desde la escritura en el medio composicional, en realidad establec√≠ otro patr√≥n de pesquisa a trav√©s de la ense√Īanza de las artes y su puesta en pr√°ctica (a√ļn en terrenos inexplorados como la actuaci√≥n teatral y la realizaci√≥n de trabajos audiovisuales). Asimismo, aliment√© con mayor libertad mis inquietudes por la fotograf√≠a y el video desde mi af√°n por archivar historias, las que m√°s tarde ser√≠an contadas a trav√©s de documentales que testimoniaron el intenso trabajo.

Variación del alba/ cortesía del entrevistado

Todo esto ser√≠a inmencionable sin el soporte que fue la compa√Ī√≠a art√≠stica Creaci√≥n, integrada por m√ļsicos formados en nuestras academias de arte y dirigida por Omar Rojas y Many√ļ Bernal. Creaci√≥n traz√≥ como meta sembrar ‚Äďcon ambicioso empe√Īo‚Äď cultura en un terreno √°spero y en apariencia dif√≠cil de penetrar: una comunidad donde la tendencia al alcoholismo primaba en sus derredores por la ausencia de propuestas culturales frecuentes. En Cabeza, Minas de Matahambre, Creaci√≥n apunt√≥ con el arma de la cultura y la sensibilidad del arte para dar en el blanco. As√≠ muchas personas entregadas al ocio, la violencia y el alcohol, cambiaron esa situaci√≥n por un instrumento musical. Tambi√©n impartimos talleres de pintura, m√ļsica y teatro para los peque√Īos de la comunidad y de otras zonas aleda√Īas. A estas clases altern√°bamos programaciones de cine m√≥vil para ni√Īos y adultos. Hasta cada rinc√≥n lleg√°bamos en tractor o en carreta, no importaba el medio, solo importaba llegar y hacer la funci√≥n.

Desgraciadamente, muchas de estas poblaciones serranas padecen de h√°bitos negativos motivados por el ocio. A√ļn no es suficiente el sano esfuerzo de las organizaciones del Gobierno y la cultura. La concientizaci√≥n al respecto por los promotores culturales es vital, de no ser as√≠, la globalizaci√≥n cultural ‚Äďmediante las tendencias comunicativas actuales‚Äď propiciar√° quebrantar principios y valores necesarios para engranar con tino el motor de la sociedad. Como dir√≠a nuestro Jos√© Mart√≠: ‚ÄúLa ignorancia mata a los pueblos‚ÄĚ. Una muestra as√≠, sencilla, donde un pu√Īado de voluntades se unen para llevar luz a trav√©s del arte, es un ejemplo de lo mucho que puede hacerse.¬†

En casi 10 a√Īos se hicieron muchas cosas, no solo talleres, actuaciones de m√ļsica, de teatro infantil, tambi√©n se organizaron conciertos y festivales que fueron cimiento de muchos artistas reconocidos hoy en la escena nacional e internacional, y que en ese entonces incursionaron como aficionados al arte. Cabe a√Īadir que lejos de la sensaci√≥n del aplauso de los grandes escenarios, experiment√© una emoci√≥n insuperable: el milagro oculto detr√°s de una sonrisa agradecida.

En diversas ocasiones has incursionado en el teatro y el cine, ¬Ņqu√© retos debe asumir el compositor musical cuando se enfrenta a estos medios?

Como primer requisito, y dir√≠a que fundamental, respetar la obra con el fin de establecer un discurso narrativo equilibrado entre las partes. El compositor debe adaptarse al canon previamente establecido por el libreto teatral o el guion cinematogr√°fico. La m√ļsica debe apuntalar psicol√≥gicamente la trama, pero nunca prevalecer donde no se establece como protagonista sino como parte del engranaje total.

Es imprescindible que haya un orden entre la exposici√≥n de los diferentes elementos que componen la escena para apoyar finalmente la narrativa de la misma, he aqu√≠ donde radica el desaf√≠o del ejercicio composicional. Es de por s√≠ un reto negarse a s√≠ mismo hasta cierto punto (sin dejar de serlo) y corresponder estrechamente las exigencias del director. Cuando esta l√≠nea de trabajo se respeta, por muy simple que sea el acabado, habr√° sin duda un resultado √≥ptimo, el deseado. Fari√Īas me leg√≥ una ense√Īanza con respecto a esto, √©l insist√≠a en hacer √©nfasis en la objetividad dram√°tica, pero siempre yendo m√°s all√° en busca de una est√©tica m√°s subjetiva y evitando el realismo fr√≠o. ¬†¬†

En medio de tu obra como compositor, despertaron en ti fuertes inquietudes hacia otras ramas del arte. Has incursionado en la fotograf√≠a, y en el XXII Sal√≥n de la Ciudad, organizado por el Centro Provincial de las Artes Pl√°sticas, obtuviste varios reconocimientos, entre ellos el Premio de la Universidad de las Artes, por tu obra ‚ÄúCoreograf√≠a ideol√≥gica‚ÄĚ. Desde el 2008 hasta la fecha vienes realizando audiovisuales, en los cuales la m√ļsica, como elemento predominante, dialoga con lo visual y lo po√©tico a modo de experimentaci√≥n, recurrentemente en colaboraci√≥n con otros artistas. ¬ŅDe d√≥nde surgen estos impulsos, y c√≥mo se mezclan en tu creaci√≥n musical?

Como bien te dec√≠a, el c√ļmulo de experiencias antes mencionadas, dieron al traste con una serie de herramientas que fui asumiendo como derroteros en mi manera de contar historias (cada obra se debe a un acontecimiento determinado). La articulaci√≥n entre la m√ļsica y otras expresiones art√≠sticas como la fotograf√≠a y el video se me hace necesaria una vez que descubro en ellas una manera m√°s de componer: veo a estos medios ‚Äúexternos‚ÄĚ como ‚Äúinstrumentos musicales‚ÄĚ con los cuales se sustenta el objeto tem√°tico de cada obra.

Para explicarme mejor: cuando ejerzo la creaci√≥n a trav√©s de la fotograf√≠a es imposible no incorporar en ella los sonidos cotidianos que acompa√Īan la instant√°nea, esto no siempre condicionado hacia la realizaci√≥n de una obra musical, pero s√≠ como inminente acompa√Īamiento. Lo mismo sucede cuando compongo m√ļsica electroac√ļstica. En este √ļltimo caso, por lo general, cada sonido utilizado lo trato de forma natural (fijado esto en parte por los fundamentos est√©ticos de la escuela ‚Äúconcreta‚ÄĚ de Pierre Schaeffer), a partir de lo cual implemento una mixtura tras la relaci√≥n visual que se desprende de cada sonido, a veces utilizada en contraste o contraposici√≥n, otras apoyando fielmente lo expuesto.

Uno de los resultados que surgen como consecuencia de esta necesidad de ‚Äúcontar‚ÄĚ a trav√©s de diferentes fuentes sonoras y visuales son mis electrodocumentales o tambi√©n llamados poemas visuales. En estos trabajos (con caracter√≠sticas an√°logas al cine documental) dispongo con absoluto empe√Īo unificar estos lenguajes para, a trav√©s de los procesos de desarrollo comunes en cada obra, mostrar un resultado art√≠stico.¬†¬†

¬ŅConsideras que, al nadar entre tantas aguas, tu proceso creativo como compositor musical te permite generar un universo m√°s rico y propenso a la experimentaci√≥n, teniendo en cuenta que el impulso creativo es √ļnico y que lo que var√≠a es el modo de manifestarse?

Realmente lo considero una ventaja a mi favor. Partiendo de la m√ļsica como eje principal, creo que en la gama de alternativas se fortalece a√ļn m√°s el objeto final del arte. Por poner un simple ejemplo: entre los medios expresivos, el tratamiento del timbre siempre ha centrado mucho mi atenci√≥n. A lo largo de la historia, este elemento no ha dejado de corresponder al desarrollo t√©cnico de los instrumentos y, posteriormente, a los progresivos avances tecnol√≥gicos en el campo de la m√ļsica por computadoras. Hasta el d√≠a de hoy, esta b√ļsqueda de sobrepasar l√≠mites en la exploraci√≥n de nuevos paisajes t√≠mbricos confluye a la par de los convencionalismos est√©ticos.

Una de las herramientas fundamentales que articulo en mis trabajos, por este motivo, es la transformaci√≥n del sonido a trav√©s de estos mecanismos de s√≠ntesis a partir de sonidos ac√ļsticos o puramente electr√≥nicos, previamente procesados. No obstante, mis recursos no cesan de inquietud y b√ļsqueda, por lo que no se limitan solo a esta corriente ‚Äďque de por s√≠ tiene a√ļn mucha tela por donde cortar si de descubrimientos se trata‚Äď, sino que toma prestados elementos ‚Äúajenos‚ÄĚ al mundo sonoro musical para asimilarlos como si fueran notas de un pentagrama, tal es el caso de la fotograf√≠a y la edici√≥n de video, como bien dije antes. Estos √ļltimos elementos fungen como herramientas que aportan, dosifican y sostienen el discurso del material de arte.

Hace unos meses, tras haber colaborado con otros artistas, tuve la oportunidad de trabajar contigo, a trav√©s de tu poema ‚ÄúOtra vez en el principio‚ÄĚ, im√°genes del malec√≥n habanero, sonidos ambientales del entorno, la voz de la poeta y otros elementos af√≠n a la estructura dramat√ļrgica del trabajo, pude dar a luz al audiovisual titulado ‚ÄúAdagio‚ÄĚ. Este material es ejemplo de los excelentes resultados de una colaboraci√≥n donde la simbiosis entre sensibilidad y sencillez, conspiran en el acabado de una obra, tanto partiendo de la b√ļsqueda de nuevas herramientas expresivas como de la comuni√≥n estrecha entre artistas en din√°mica consonancia.¬†

¬ŅQu√© rasgos definen a Ren√© Rodr√≠guez, como artista y ser humano?

Me cuesta responderte eso, pues no me lo pregunto ni a m√≠ mismo. Me considero un ser contemplativo, amistoso, familiar‚Ķ mi m√ļsica es resultado de ello. La gran mayor√≠a de los procesos creativos intervienen con el fin de fomentar esta necesidad espiritual; lo considero el combustible vital para la armon√≠a de las cosas que me rodean. Para darle forma al mundo necesito sentir que cada paso est√° acoplado a ciertos hilos invisibles que mueven la maquinaria de la vida: la magia de un abrazo, de una sonrisa, el milagro del perd√≥n y del deseo.

Pareciese que tu obra est√° en constante crecimiento y b√ļsqueda, ¬Ņen el espacio creativo, con qu√© sue√Īas?

Creo que con todo, se quiera o no, de forma natural se mantiene en eterno crecimiento. Aun cuando dejamos de caminar, solo lo hacemos en relaci√≥n a un criterio, bien sea propio o social, m√°s all√° de cada postura a trav√©s del tiempo se perpet√ļan inevitablemente ideas y sue√Īos.

Los m√≠os en particular surgen casi siempre del espont√°neo paso a paso. Creo que la sucesi√≥n de eventos del d√≠a a d√≠a nos depara un mundo de preguntas por contestar o por dejar en blanco (esto tambi√©n contiene m√ļsica), muchas de ellas acumuladas en el peque√Īo closet del alma, amontonadas y alocadas, prestas a brindar su servicio cuando el intelecto lo precise.

¬ŅCon qu√© sue√Īo? Con so√Īar siempre. El d√≠a que deje de anhelar un proyecto me habr√© perdido a m√≠ mismo dentro de todo.


Fredy Hern√°ndez: «Si jugara pelota, fuera un utility» (+ videos)

‚ÄúEn esencia soy un artista que no se especializa en manifestaciones t√©cnicas o estilos‚ÄĚ, confiesa Fredy Hern√°ndez Mart√≠nez; arquitecto devenido dise√Īador, productor y director de audiovisuales. Tambi√©n fot√≥grafo y decorador de interiores, lo cual le ha merecido el premio a ‚ÄúIdeas Conceptuales para Centro de Interpretaci√≥n‚ÄĚ en la categor√≠a de Dise√Īo Arquitect√≥nico en el Sal√≥n Nacional de J√≥venes Arquitectos 2015, y el Premio del Concurso Mural: Preservaci√≥n del Agua, convocado por la AHS y ARCI Toscana en 2016.

Estos figuran entre los m√°s recientes lauros a una trayectoria de trabajo incansable.

Suma de esp√≠ritu inquieto, alta sensibilidad y vocaci√≥n social. Al menos as√≠ pudo palparse durante la realizaci√≥n en conjunto con Ra√ļl E. Guti√©rrez (el yuka) del corto audiovisual Brigada, que se enmarca en la etapa posterior al paso del hurac√°n Irma por la costa villaclare√Īa.

La obra de Freddy hace un gui√Īo al m√°gico mundo del teatro, con el dise√Īo gr√°fico y escenogr√°fico de la puesta Las bebidas son por Pearl, que este a√Īo el grupo Teatro sobre el camino llev√≥ con √©xito a diversos p√ļblicos dentro y fuera de Cuba. Tambi√©n corre a su cargo la nueva imagen de los eventos Ciudad Metal, Longina, y del Sal√≥n de Peque√Īo Formato de Artes Pl√°sticas en la ciudad de Santa Clara, durante la actual etapa como vicepresidente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la provincia villaclare√Īa.

cortesía del entrevistado

Diversas manifestaciones se nutren de su talento para el dise√Īo gr√°fico, por ejemplo, corri√≥ a su cargo la portada de los discos para Revolver de los cantautores Yaima Orozco y Migue de la Rosa; Plantar los Pies por Karel Fleites, y del Demo de la int√©rprete Roxana S√°nchez. Tambi√©n dise√Ī√≥ la revista digital de literatura C√≥mo. Adem√°s de escenograf√≠as de set para Telecubanac√°n.

El interés de Freddy por el arte mural se renovó con dos propuestas de murales urbanos a solicitud del proyecto de intervención de la ciudad de Santa Clara. Ambas obras se encuentran en espera de ejecución.

En 2017 este joven artista aport√≥ la instalaci√≥n ‚ÄúLegado‚ÄĚ a la muestra ‚ÄúNo pasa nada‚ÄĚ, del proyecto colectivo de Artes Pl√°sticas ‚ÄúDentro del Juego‚ÄĚ. Y por si pareciera poco, nos entreg√≥ la exposici√≥n fotogr√°fica ‚ÄúMareas‚ÄĚ, una retrospectiva de dos puntos de vista de un mismo lugar, Isabela de Sagua. Realizada a dos manos con la artista Amelia Beatriz Delgado.

As√≠ se diversifica la vocaci√≥n de Freddy Hern√°ndez, quien dice de s√≠ mismo: ‚ÄúSi jugara pelota fuera un utility‚ÄĚ. Acto seguido se recoge el cabello con ambas manos y regala una sonrisa amplia a su querida abuela, antes de retomar la pose de entrevistado y argumentar semejante afirmaci√≥n.

  • ‚ÄúVoy pasando de una a otra de las artes visuales o audiovisuales, a veces siento que es un atrevimiento, pero la realidad es que me enamoro de proyectos espec√≠ficos, que pueden variar en manifestaci√≥n y complejidad. Como arquitecto de formaci√≥n me gusta crear sobre todos estos √°mbitos, desde el dise√Īo gr√°fico (identidad, carteler√≠a, dise√Īo editorial, escenogr√°fico‚Ķ), la creaci√≥n audiovisual, la fotograf√≠a, la escultura, la instalaci√≥n, la intervenci√≥n urbana, el dise√Īo de mobiliario, l√°mparas y decoraciones y, por supuesto, la arquitectura.‚ÄĚ

En medio de tales ajetreos encontramos algunas veces a un ser ¬°tan inquieto!, y otras, ¬°tan ensimismado! Atrapado en alguna meta inmediata, sucumbiendo al ejercicio de imaginar la realidad desde perspectivas art√≠sticas; y al mismo tiempo materializando los sue√Īos de otros asociados.

  • Funges como vicepresidente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Villa Clara‚Ķ

En estos a√Īos he tratado de llevar mi labor creativa a la par con la vicepresidencia de la AHS en Villa Clara, y todo lo que esto conlleva a la organizaci√≥n de los eventos de nuestra filial. El encuentro de trovadores Longina, el A Tempo con Caturla, el Ciudad Metal, el Encuentro Hispanoamericano de Escritores, entre otros.

  • De las diversas aristas del dise√Īo que abordas, ¬Ņcu√°l prefieres?

Es dif√≠cil, porque no creo tener una preferida, lo que me enamora son las ideas de un proyecto en s√≠. Independientemente de la arista creativa, si la idea me gusta es suficiente para querer hacerlo como ni√Īo chiquito que se come un helado. Por esto he ido incursionando en distintos terrenos, muchas veces de forma atrevida porque no espero a dominar herramientas.

Acepto el reto y comienzo a estudiar para lograr lo que quiero. Supongo que esto me suceda por lo multidimensional que es la arquitectura, especialidad que estudié y no he dejado de practicar.

  • El dise√Īo gr√°fico, ¬Ņqu√© retos supone y por qu√© te atrae tanto?

El principal reto del dise√Īo es el de lograr soluciones que comuniquen bien su mensaje, de la forma m√°s simple posible. La capacidad de s√≠ntesis, de abstraer una idea y hacerla digerible al espectador. Estar en constante adaptaci√≥n para llegarle a las nuevas generaciones sin perder los c√≥digos pasados. Y precisamente esto es lo que me atrae del dise√Īo gr√°fico, que tienes que saber jugar con muchas variables para lograr los resultados esperados.

Con la arquitectura me sucede exactamente lo mismo; solo que un proyecto arquitect√≥nico consume mucho m√°s tiempo y es mucho menos solicitado. Es muy dif√≠cil tener tiempo para hacer arquitectura como ejercicio cuando no existe la necesidad objetiva, por lo que practico mucho m√°s el dise√Īo gr√°fico.¬†¬†¬†

¬ŅConsideras la publicidad como un arte menor o subestimado?

Hoy en día, los grupos creativos son tan o más importantes que el producto final para el cual existe una empresa determinada.

En Cuba se ha utilizado en menor manera porque el mercado no ha sido el principal objetivo de la Revoluci√≥n, pero esto no lo convierte en un arte menor. Para m√≠ es un arte como todos, con procesos creativos muy parecidos y con un plus adicional; el hecho de tener que cumplir objetivos espec√≠ficos, de tener variables que no puedes manejar y con las que hay que trabajar. Otras artes son libres, el artista decide si hace su obra para s√≠ o para un p√ļblico y este puede percibir y entender lo que desee.

La publicidad tiene una funci√≥n inviolable, la de comunicar al sector del mercado para el que fue creada y como tal tiene que ajustarse a presupuestos, formatos, tecnolog√≠as, muchas veces responde a productos que ya tienen est√©ticas prestablecidas y como dise√Īador tienes que asumir esa identidad. Pero ah√≠ es donde viene la magia, al proponer algo nuevo sin romper el balance entre ambas cosas.

  • ¬ŅCu√°n necesario es hoy abrirnos m√°s al dise√Īo creativo?

El mundo est√° cada vez m√°s globalizado y Cuba m√°s conectada con este puesto que aumentan los flujos de informaci√≥n y los j√≥venes son quienes m√°s la consumen. Los referentes creativos y est√©ticos de la poblaci√≥n, por ende, se adaptan a los c√°nones globales y muchas veces estos procesos ocurren sin que el consumidor sea consciente; por lo que para competir con esos gustos est√©ticos en constante evoluci√≥n hay que utilizar las mismas herramientas al mismo nivel que el resto del mundo, pero enfocado a nuestros propios objetivos. Esto va a posibilitar que lo que hagamos llegue de forma efectiva al receptor. El dise√Īo creativo va en todo lo que conocemos y es creado por el hombre. Es parte indisoluble del desarrollo.

Brigada document√≥ la convivencia de un grupo de j√≥venes artistas con los pobladores de la comunidad Isabela de Sagua cuando qued√≥ casi devastada por el hurac√°n Irma. ¬ŅC√≥mo recuerdas aquellos momentos?

En esos d√≠as una compa√Īera que estuvo censando los da√Īos en el municipio Sagua la Grande nos comparti√≥ su preocupaci√≥n por las personas de Isabela. Esa noche resurgi√≥ el tema durante una cena entre amigos. ¬°Nos parec√≠a mal en verdad quedarnos con los brazos cruzados! As√≠ que al otro d√≠a amanecimos en la Casa del Joven Creador haciendo las coordinaciones necesarias con diferentes organismos, con las instituciones pol√≠ticas y la Direcci√≥n Provincial de Cultura, aqu√≠ en Villa Clara.

cortesía del entrevistado

Arribamos all√≠ con dos casas de campa√Īas, algo de comida, ropa, agua, y toda nuestra juventud y nuestro talento al servicio de aquellas personas. El plan era trabajar de d√≠a en la reconstrucci√≥n del pueblo, y de noche realizar diversos espect√°culos y actividades culturales.

  • ¬ŅQu√© sucedi√≥ entonces en Isabela de Sagua?

La brigada estuvo conformada por 34 artistas. Apenas llegamos comenzamos a tocar puerta por puerta a los afectados, ofreciendo nuestra ayuda en la reparación de sus viviendas.

Al principio encontramos mucha gente escéptica, pero otros nos dijeron que sí. En total levantamos dos casas prácticamente completas, reparamos cuatro techos, hicimos instalaciones eléctricas y dejamos limpios de fango y escombros el cine y la Casa de Cultura de la localidad.

Por la noche ofrec√≠amos teatro para ni√Īos, descargas de trova y poes√≠a. El tr√≠pode de la c√°mara se us√≥ como pie de micr√≥fono. Adem√°s, nos acompa√Ī√≥ una periodista que estuvo enviando cables de noticias diariamente a trav√©s del correo nauta de mi tel√©fono celular.

  • ¬ŅLa idea de un audiovisual fue concebida antes del viaje o se les ocurri√≥ sobre la marcha?

En aquel momento pens√© en el Yuka[1] para recoger memoria gr√°fica del hecho, que era algo distinto, tratar de archivar en im√°genes lo que sucedi√≥ all√≠. Tan solo lo llam√© y con la disponibilidad que lo caracteriza me dijo: ‚Äú¬°Ya to’ est√° listo! ¬ŅCu√°ndo nos vamos?‚ÄĚ

obra de fredy hernández/ cortesía del entrevistado

Después del primer día nos dimos cuenta de que teníamos material suficiente para realizar un documental. Entonces nos propusimos captar la mayor cantidad de imágenes; pero tampoco queríamos dejar de trabajar en la reconstrucción de las viviendas que estaban en tres puntos alejados dentro de Isabela.

¬°El Yuka parec√≠a un loco! Andaba con su c√°mara al hombro por todo el pueblo, porque yo estaba faja’o con un techo y aunque hab√≠a otra c√°mara, con esa se hicieron pocas tomas. En alg√ļn momento me dijo: ‚Äú¬°Yo quiero ayudar a esta gente, asere!‚ÄĚ, ‚Äú¬°Pero esta es tu ayuda!‚ÄĚ, le dec√≠a yo. ‚Äú¬°No s√©, poner tablas, clavar puntillas, trabajar de verdad!‚ÄĚ, insist√≠a √©l. Entre todos lo convencimos para que no dejara de filmar porque su aporte tambi√©n fue extremadamente valioso para esa comunidad; y grabamos todo lo que pudimos. Aunque tuvimos que buscar alternativas para cargar las bater√≠as pues sin servicio el√©ctrico depend√≠amos del funcionamiento de una planta local.

Por mi parte, dirig√≠ las entrevistas que hicimos en momentos de descanso o en la noche, para no interrumpir las otras actividades. Como es un documental que no se planifica de una punta a otra, sino que tienes que concebirlo a partir de lo que tienes en ese momento espec√≠fico, nos basamos en dos puntos importantes: ¬ŅQu√© est√°bamos haciendo y qu√© significaba? Despu√©s vino el proceso de visionaje y selecci√≥n de la informaci√≥n, muy nost√°lgico y conmovedor.

  • ¬ŅQu√© signific√≥ para ti toda la experiencia?

Demostramos en alg√ļn modo que esas afirmaciones de que la juventud est√° perdida o va por mal camino no tienen que ser del todo ciertas, porque nosotros fuimos all√≠ a trabajar duro y a participar de los esfuerzos de estas personas por recuperarse de una cat√°strofe, no a hacer un espect√°culo, y regresar sin m√°s.

Respecto a Brigada, fue mi primer corto, nacido de las circunstancias, y no creo que me vaya a dedicar de lleno a la realización de documentales. Simplemente creo que cuando tenga la necesidad de decir algo y sienta que esta es la mejor forma de hacerlo, pues no dudaré en asumir nuevamente el reto.

  • ¬ŅMe equivoco si digo que eres un joven apasionado con la creaci√≥n con el sentido est√©tico de la vida en general? ¬ŅPodr√≠as comentarme c√≥mo se relaciona tu vocaci√≥n art√≠stica con tu cotidianidad?

No te equivocas, me apasiona la creaci√≥n, ya es inevitable para m√≠ observar constantemente todo lo que sucede a mi alrededor, ver c√≥mo funcionan las cosas, c√≥mo se adaptan a las necesidades, c√≥mo algo puede ser inc√≥modo. Asumo muchas tareas de mi d√≠a a d√≠a que me sirven directa o indirectamente en los procesos creativos. Busco constantemente nuevas experiencias y disfruto los procesos; tanto a mis amigos m√ļsicos haciendo un tema como a dos desconocidos jugando pelota en plena calle.

Disfruto absorber de los contrastes de la ciudad, la naturaleza, los peque√Īos pueblos y su saber propio. Viajar, conocer, intercambiar, son combustible para crear. Mis estados de √°nimo importan tambi√©n, soy m√°s eficaz cuando hay buena motivaci√≥n. Trabajo mucho mejor bajo presi√≥n, prefiero las noches, por la tranquilidad, ya que me cuesta mucho trabajo concentrarme, pero las ideas pueden venir en cualquier lugar o momento. He tenido que aprender a no hacer muchas cosas al mismo tiempo, pero se me hace dif√≠cil.

  • ¬ŅActualmente c√≥mo se divide tu tiempo y c√≥mo se las arreglaron las diversas musas que te habitan para cohabitar con un Freddy, digamos, en cuarentena?

En enero como parte del encuentro de trovadores Longina, dirigí al grupo de realización que grabó un grupo de EPK, Electronic Press Kit, como se conoce en inglés, a jóvenes trovadores para aportar a la promoción de su trabajo. Cápsulas en las cuales seguí trabajando durante la pandemia, para tenerlas listas y poder hacer su lanzamiento oficial cuando las condiciones vuelvan completamente a la normalidad.

mural de fredy hernández/ cortesía del entrevistado

Estoy dise√Īando en paralelo c√°psulas audiovisuales del grupo de poetas La estrella en germen, trabajo que ido adelantando tambi√©n. Adem√°s, estoy inmerso en la realizaci√≥n del spot para la televisi√≥n de la cruzada art√≠stica literaria que realiza la AHS de Cienfuegos en El Escambray, adem√°s del dise√Īo gr√°fico de la portada de un DVD grabado por La Trovuntivitis.

He aprovechado el tiempo de aislamiento social para estudiar fotografía, cine, el desarrollo de herramientas y técnicas de trabajo. Poco a poco escribo el guion de un corto de animación que debo desarrollar en el futuro.

Para cuando el país vuelva a la completa normalidad debo terminar la realización de los audiovisuales de los poetas y grabar un DVD del cantautor Yatsel Rodríguez, también perteneciente al proyecto La Trovuntivitis.

Los artistas somos m√©dicos del alma, y como medicina debemos ver lo que hacemos para llevarla a todos los que podamos; estos son tiempos de mitigar, de adaptarnos, replantearnos, de encontrar la forma de llegar y recibir de nuestros p√ļblicos.

No debemos olvidarnos de las comunidades m√°s vulnerables. Muchas no tienen redes ni posibilidad de coste√°rselas y, seg√ļn mi experiencia, son las que m√°s agradecen nuestro trabajo.


Yeni Turi√Īo: «La guitarra como arco y la canci√≥n como flecha»

Una muchacha intranquila, curiosa, siempre en constante movimiento, como las verdaderas hormigas‚Ķ La primera vez que la vi cantar fue en el Encuentro de J√≥venes Poetas y Cantores en Bejucal, se escuchaba su Tocadiscos y en el p√ļblico la acompa√Īaban. Luego nos volvimos a encontrar en la Jornada Literaria Mangle Rojo, y de esa semana de largas jornadas de poes√≠a naci√≥ una hermosa amistad. ¬†

Yeni Turi√Īo (Santa Clara, 1998) creci√≥ respirando la m√ļsica, entre acordes y sonrisas, y aprendi√≥ a ver el mundo desde la claridad de sus propios impulsos. Con una voz sincera y firme, la ni√Īa de la trova, peque√Īa y menuda, se convierte en luz mientras canta.

Las entrevistas siempre son momentos oportunos para recordar y mirar al pasado. ¬ŅC√≥mo era Yeni Turi√Īo antes de llegar a la m√Ļsica? ¬ŅC√≥mo fue el descubrimiento de esa vocaci√≥n?

La verdad es que siempre cantaba o recitaba. Todav√≠a en la secundaria quer√≠a ser maestra, nunca pens√© de ni√Īa que iba a ser artista. Estuve en ballet y en muchos talleres literarios, pero nunca porque me fuera a dedicar al arte por completo. La verdad es que no s√© c√≥mo empec√© en la m√ļsica exactamente, siempre estuvo conmigo.

A los 9 a√Īos empec√© a aprender guitarra con Anadelkis, una instructora de arte de mi primaria, luego fui a la casa de la cultura y de ah√≠ a estudiar guitarra cl√°sica, no en escuela, sino con un profe muy bueno de ac√° de Santa Clara.

Como empecé chiquita con la guitarra, no me acuerdo de mi vida antes de eso, siempre estuvieron mis dos primos Yatsel Rodríguez (trovador) y Dairol López (flautista), y la influencia de ellos dos fue esencial para mí. Fue en el preuniversitario cuando decidí que iba a ser trovadora, y que no podía hacer otra cosa.

cortesía de la entrevistada

Santa Clara, tu casa, tus ra√≠ces, tu esencia. ¬ŅQu√© significa hacer y vivir la trova en esta ciudad?

Es una suerte tremenda haber nacido en esta ciudad. Santa Clara es muy cultural, es una ciudad que te traga, siempre hay algo que hacer: una obra, un concierto, una descarga, una lectura, cuando acaba un festival empieza otro. Hubo personas que me dijeron que iba a bailar en la casa del trompo, y qué suerte que haya tantos trompos acá. Tengo la influencia de todos los artistas de la ciudad, no solo de los trovadores que son quienes me han encaminado por la buena senda.

Adem√°s de las relacionadas con el contexto cultural santaclare√Īo, qu√© otras influencias art√≠sticas han marcado tu obra.

El haber estado en todas las provincias del pa√≠s, gracias en gran parte a la AHS y dem√°s instituciones, el gran n√ļmero de festivales que existen por toda la isla, me ha dado la posibilidad de conocer artistas de todos los rincones, y creo que adem√°s de tener la influencia de mi ciudad tengo la de Cuba entera.

Cada vez que llego de un festival hago una canción, y es que estos festivales, no solo de trova, han contribuido a que sea cada vez más autocrítica y a que me lleguen conocimientos de todas las manifestaciones, y de todas partes del mundo.

Hay artistas que componen con cierta regularidad, otros demoran a√Īos en terminar una canci√≥n. Algunos tienen rituales para componer, otros esperan que la palabra los asalte mientras viven. ¬ŅC√≥mo es tu proceso creativo?

cortesía de la entrevistada

Cada vez que hago una canción surge de forma diferente. No tengo un método para la creación. Hay textos que cuando los escribo sé que van a ser una canción, hay otros, que se quedan en poesía, y no sé cómo los diferencio, es una impresión muy personal que no tengo forma de describir.

Lo que sí tengo claro es que necesito estar en constante movimiento. No puedo encerrarme en mi casa para hacer una canción, necesito renovar mis experiencias constantemente, y estar nutriéndome de otras cosas, por ejemplo, leer, ver películas… Mi principal fuente de inspiración son las vivencias personales, los libros y el cine, en ese orden.

¬ŅC√≥mo mujer, qu√© deseas transmitir con tus canciones?

Para m√≠ no existe una diferencia entre la forma de una mujer para hacer la canci√≥n y la de un hombre. Estoy segura que lo que en alg√ļn momento escrib√≠ lo pudo haber escrito un hombre. Tiene que ver con las concepciones personales de cada artista. Yo, como ser humano primero, como mujer despu√©s, quiero transmitir un arcoiris de sensaciones que var√≠a en cada persona que escucha la canci√≥n. Yo tengo mi mensaje original, este var√≠a seg√ļn la experiencia de cada cual y lo que cada cual quiere escuchar o decodificar de mi canci√≥n.

En el marco de los eventos organizados por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z has recorrido la isla con tu m√ļsica. ¬ŅCu√°nto te han aportado estos encuentros?

A mí me encantan los festivales, y creo que es una forma muy linda de aglutinar a los artistas. De los festivales nacen nuevos proyectos, nuevas inspiraciones, y sobre todo muy buenos amigos que quedan, en ocasiones, para toda la vida. 

Recuerdo que en el primero que particip√© fue en el Isla M√°gica, en la Isla de la Juventud. Ni siquiera me hab√≠an invitado a m√≠, invitaron a Carlos Abreu, trovador de Santa Clara que ten√≠a una banda donde yo hac√≠a los coros. En medio del concierto Carlos me dej√≥ cantar tres canciones que ten√≠a por el momento, esa primera vez la guardo con mucho cari√Īo; hace poco tuve la dicha de rememorarlo yendo por segunda vez, pero al Mangle Rojo. Los festivales son experiencias que se van acumulando de a poco, experiencias necesarias para la creaci√≥n misma. ¬°Y que vengan m√°s festivales!

cortesía de la entrevistada

¬ŅEl Longina?

El Festival de festivales. Suena un poco regionalista, para mí lo es. El Longina me permitió conocer los festivales por dentro, lo complicado que es llevar a cabo uno. Cuando eres anfitrión de un festival significa sacrificar tus presentaciones, tu descanso, tu divertimento por hacer que los invitados se sientan como en casa, y la verdad que es una tarea hermosa.

Mi primera canción surgió luego de haber concluido el Longina 2016, había vivido tantas cosas lindas que no dudé en hacer una canción. Es una forma resumida de hablar del Longina, porque si me pongo a contar historias no termino.

Desde el 2017, todos los √ļltimos mi√©rcoles de cada mes te das cita en el Centro Cultural El Mejunje, espacio donde desarrollas la Pe√Īa de la Hormiga Loca. ¬ŅC√≥mo surge este proyecto? ¬ŅQu√© alegr√≠as has experimentado con √©l?

La idea fue de Silverio, luego de que cant√© una canci√≥n de Violeta Parra en una jornada por la no violencia contra las mujeres y las ni√Īas. Me propuso tener el espacio y le dije que lo pensar√≠a, entonces empec√© a buscar la aprobaci√≥n de los dem√°s trovadores, no estaba segura de poder hacer una pe√Īa con 18 a√Īos.

Cuando decid√≠ que empezar√≠a tuve que hacer un cronograma de todas las pe√Īas de la ciudad para que no coincidiera con la de ning√ļn trovador, ni con la programaci√≥n de El Mejunje. Te digo que en Santa Clara no se para. Entonces, ten√≠a que ser el √ļltimo mi√©rcoles de cada mes, todos los otros espacios estaban ocupados.

La idea del nombre fue de Alain Garrido, una suerte de padre y de maestro que he tenido, y creo que de todos los trovadores de ac√°. Se qued√≥ ‚ÄúPe√Īa de la Hormiga Loca‚ÄĚ, mi laboratorio, invito a cualquiera que me inspire un sentimiento lindo, no solo artistas. El 26 de febrero cumpli√≥ tres a√Īos. Estoy muy feliz de tener este espacio en mi ciudad y en mi Mejunje de Silverio. (¬°Je!)

Una parte de tu obra est√° dedicada al p√ļblico infantil. ¬ŅQu√© retos supone componer para los ni√Īos?

La verdad es que la primera canci√≥n que hice para el p√ļblico infantil y para todo el que tenga alma de ni√Īo fue ‚ÄúCanto de hormiga loca‚ÄĚ, justo cuando Yaily Orozco comenz√≥ a hacer canciones y a trabajar para los ni√Īos. Hice la canci√≥n para que ella la cantara y termin√© defendi√©ndola yo tambi√©n.

Hay que tener cierta magia para dirigirse a los ni√Īos, algo que me atrevo a hacer, pero me siento m√°s c√≥moda cuando tengo a Yaily al lado, ella s√≠ que sabe, naci√≥ con ese don.

Tengo el reto de seguir componiendo para los ni√Īos. Aunque hay que vivir el presente, hay que dedicarle tiempo tambi√©n al futuro.

Has publicado algunos cancioneros, algunos en colaboración con otros artistas. Coméntame sobre esta experiencia.

Me encanta cuando varios artistas se unen. El primer cancionero que se llama ‚ÄúPara no sentirme extra√Īa‚ÄĚ se public√≥ en 2019 por Ediciones La Piedra Lunar, una idea de Lorenzo Lunar, excelente escritor de la ciudad que me ha apadrinado y la idea del cancionero fue de √©l. Entonces convocamos a 15 amigos artistas de la pl√°stica y dise√Īadores, a cada uno le asignamos una de mis canciones para que ilustrasen el libro a su forma. Fue un trabajo hermoso hecho en colectivo, gracias a La Piedra Lunar.

El segundo cancionero fue realizado también en 2019 por el proyecto cultural-editorial Callejas, de Trinidad. Estos muchachos tienen un trabajo muy admirable y es que confeccionan libros manufacturados, sin fines de lucro, y a partir de esas publicaciones realizan conciertos en su ciudad, todo a partir de la colaboración de amigos. Este libro fue compartido con la poeta trinitaria Dayana Margarita Pomares, una amiga hermosa que hice gracias a este proyecto editorial.

Háblame de Tocadiscos, esa canción que luego se convirtió en proyecto y que estrenó videoclip posteriormente.

Otro trabajo en colectivo, y eso es lo que se quiere en este proyecto, la promoción de la obra de un artista en específico a partir de la colectividad. Estoy muy contenta con el resultado del clip. Tocadiscos es una canción que tiene mi propia visión de un cortometraje de José Luis Aparicio. Recién entraba él a la FAMCA y cuando miré este, su primer corto, me dio tanta alegría que quise hacer una canción. La verdad es que esta composición tiene tres vertientes: el corto, la vida real y dos décimas que Aparicio también escribió, de ahí me llegó todo.

Desde el 2017 has estado participando en el Encuentro de Mujeres Cantoras ‚ÄúElla y yo‚ÄĚ. A tu juicio, qu√© caracteriza a las mujeres trovadoras en Cuba.

Es un evento muy lindo que Heidi Igualada y Marta Campos han llevado contra viento y marea y que ha ido creciendo en cada edición. Es un evento de mujeres donde no solo hay mujeres. Lo que se quiere demostrar es que la mujer no es minoría en la trova y es que hay un montón en el mundo que desde la canción luchan por sus derechos en países que no los tienen. La mujer trovadora en Cuba es como una guerrera que tiene la guitarra como arco y las canciones como flecha.

tomada de su perfil de facebook

Trovadora en el siglo XXI‚Ķ ¬ŅCu√°les son los principales desaf√≠os a los que te enfrentas como cantautora en estos d√≠as?

Soy el resultado del tiempo en el que vivo, eso siempre lo digo y tengo los retos que van con mi tiempo. Ahora mismo es un reto para mí estar en casa con todo esto de la Covid-19. Nunca había estado tanto tiempo en un mismo lugar y eso me hace sentir bastante mal, te confieso.

Ahora mismo lucho por aprovechar el tiempo al m√°ximo para cuando todo vuelva a la normalidad lanzarme en un mont√≥n de proyectos que tengo en mente. Ahora mismo ese es mi reto, imagino que mientras m√°s pase el tiempo m√°s retos me seguir√°n llegando, pero ¬Ņqu√© es la vida sin retos?

¬ŅQu√© caminos presientes en tu m√ļsica? ¬ŅDentro del contexto musical, qu√© experiencias te gustar√≠a vivir, alg√ļn sue√Īo por cumplir?

Tengo muchos sue√Īos, y creo que se han ido cumpliendo de a poco. Lo m√°s cercano que tengo es graduarme, que ya me queda poco, luego creo que me lanzo a grabar un disco. Tambi√©n hay un mont√≥n de experiencias que quisiera vivir, quiz√°s realizar una banda sonora, seguir componiendo, viajar, tirarme de un paracaidas, uffff, todo lo que me pase por la cabeza y crea que est√© bien me propongo hacerlo.

¬ŅC√≥mo se define a s√≠ misma Yeni Turi√Īo?

Ya lo he dicho muchas veces, soy una hormiga loca bastante cuerda.


‚ÄúMientras tanto seguimos siendo sur‚ÄĚ

Recuerdo la noche cuando una amiga me puso los aud√≠fonos, y me dijo: ‚Äú¬°escucha!‚ÄĚ. Ella, santaclare√Īa, no me llev√≥ a conocer el hielo pero me llev√≥ a conocer la m√ļsica de un trovador‚ÄĒcienfueguero como yo‚ÄĒde quien jam√°s hab√≠a escuchado una canci√≥n ni un lugar‚Ķ

Hasta ese d√≠a para m√≠ los trovadores eran una especie de malos poetas anticoloquialistas que dec√≠an cualquier (inentendible) cosa sobre cualquier (inentendible) cosa. Pero ‚ÄúNi√Īa‚ÄĚ, la primera canci√≥n que escuch√© de Ariel Barreiros, era diferente:

  • Y estoy llenando todas las libretas
  • De Cecilines feos
  • Enamorados, tristes, y es por ella
  • Y estoy que no regreso limpio, mira,
  • Que no doy merienda
  • Y bruto, y mal hablado,
  • Y es por ella‚Ķ

Luego descubr√≠ que la poes√≠a de Ariel era capaz de cambiar de voces, regresar en el tiempo, cantarle con entusiasmo al desamor, filosofar con instinto y certeza. La poes√≠a de Ariel Barreiros era capaz de todo, porque era precisamente eso: poes√≠a. Tan libre como la mejor poes√≠a, tan cargada de sentido (com√ļn, desde luego) como la mejor poes√≠a. Y era, adem√°s, ‚Äúpoes√≠a‚ÄĚ en el sentido aristot√©lico del t√©rmino: acci√≥n.

Pocos meses despu√©s, Ariel Barreiros fue a la Universidad (Central ‚ÄúMarta Abreu‚ÄĚ de Las Villas) en el Longina m√°gico de 2017. Ese d√≠a descubr√≠ que Santa Clara definitivamente era ‚Äúel lugar donde atarnos mejor‚ÄĚ a tantas felicidades, entre ellas, a la felicidad nost√°lgica de aquel guajirito que le canta a su ‚ÄúNi√Īa‚ÄĚ a trav√©s de la voz de aquel otro guajiro de Aguada, fin de siglo, a quien conocen tantos en esta urbe ‚ÄĒcomo lo pude comprobar ese d√≠a‚ÄĒ y a quien conocen tan pocos en Cienfuegos, como lo pude comprobar m√°s tarde cuando empez√≥ su pe√Īa cerca del Parque Mart√≠.

Aquella pe√Īa fue una felicidad, mientras dur√≥. Mis amigos universitarios de casi toda Cuba se retorc√≠an de la ‚Äúsana‚ÄĚ envidia. ‚ÄúUn d√≠a los traigo‚ÄĚ, les dec√≠a a espirituanos, holguineros y, por supuesto, santaclare√Īos. En realidad, a la pe√Īa √≠bamos los pocos cienfuegueros que conoc√≠an a Ariel, quien siempre nos agradec√≠a, sin ning√ļn tipo de complejo o arrogancia.

‚ÄúYo soy muy positivo y pienso que mientras un amigo m√≠o venga a escucharme, la cultura nacional est√° salvada‚ÄĚ, nos coment√≥ un d√≠a ‚ÄĒrepito‚ÄĒ sin ning√ļn tipo de complejo o arrogancia.

Debo decir que como hac√≠a apenas unos meses Kamankola nos hab√≠a dicho, en medio de una charla con sabor a dispensada de seis pesos, que nos olvid√°ramos de Sabina y de toda esa gente, que Ariel Barreiros era el mejor trovador del mundo; como hac√≠a unos meses que yo hab√≠a ido a Holgu√≠n, a la pe√Īa de Manuel Leandro, y hab√≠a visto a j√≥venes holguineros cantar ‚ÄúNi√Īa‚ÄĚ desde la primera hasta la √ļltima palabra‚Ķ entonces, no me sorprendi√≥ que una noche, en la ef√≠mera pe√Īa cienfueguera donde solo √≠bamos unos pocos, los pocos que nos enter√°bamos por Facebook, los pocos amigos de siempre, Mauricio Figueiral le dijera a Ariel: ‚Äúde donde soy yo, cuando se habla de compositor serio se habla de ti. Y a m√≠ me da un orgullo tremendo decir que soy tu amigo‚ÄĚ.

Entonces, hubo un d√≠a en que su pe√Īa cienfueguera termin√≥, y nuestro Zaratustra debi√≥ regresar por en√©sima vez a su finisecular Aguada, ‚Äúa seguir amando/ a ver si un d√≠a de estos llueve/ mientras tanto‚ÄĚ. Lo bueno que tienen las cosas que se acaban es que pueden volver a empezar, con m√°s fuerza. Por eso no quiero llover sobre lo mojado. Adem√°s, siempre hay una esperanza. Y la esperanza se me revel√≥ el d√≠a del concierto en el que presentaron su cancionero.

Aquel día llegué tarde, y me sorprendí porque aquello estaba repleto. Estábamos, sí, los mismos de siempre, pero habían muchos más.

La verdad es que el cancionero, en s√≠, es otra esperanza, adem√°s de un acierto may√ļsculo por parte de Reina del Mar Editores y de todos los que colaboraron con ese proyecto. Y digo esperanza, no por Ariel Barreiros, porque Ariel no necesita que se le conozca en esta ciudad tan hermosa y pueblerina, sino porque ser√≠a penoso que los historiadores del ma√Īana descubran que los artistas cienfuegueros del presente (artistas en el sentido m√°s aut√©ntico y menos comercial del t√©rmino) eran profetas en todas partes menos en su propia tierra.

Pero bueno, ‚Äúmientras tanto seguimos siendo sur‚ÄĚ.


«La trova no est√° ni en la guitarra ni en el cantor»

La sinceridad como recurso para engendrar canciones y una sonrisa estampada en el rostro a modo de bandera. Yunier Pérez García, o simplemente GAPE, es una de las voces más desenfadadas del universo trovadoresco actual. Recientemente ganó la Beca de Creación Musical Ignacio Villa y ya se encuentra listo su primer fonograma Oda al plagio, bajo el auspicio del sello EGREM.

‚Äď‚ÄďEstudiaste Historia del Arte en la Universidad de La Habana, no obstante, te dedicas a la creaci√≥n musical y est√°s muy vinculado a las artes esc√©nicas, adem√°s, escribes canciones, lo cual denota una sensibilidad hacia la palabra. Pareciera que la creaci√≥n se precipita en ti de cualquier forma y, que es precisamente esta mezcla de impulsos lo que te define como artista. ¬ŅDe d√≥nde proviene tu instinto creativo? ¬ŅAlguna influencia familiar?

Ninguna influencia familiar, aunque mucho debo a mis padres y mi hermana menor por haberme servido de horc√≥n para poder dedicarme a pensar en las musara√Īas. Mi instinto creativo, como lo llamas, supongo que naci√≥ conmigo y luego fue creciendo a partir de las diferentes influencias est√©ticas externas y de la educaci√≥n que recib√≠.

CORTES√ćA DEL ENTREVISTADO

Entonces creo que s√≠, la palabra me atrae de un modo poderoso. De siempre prefer√≠ la Historia a la Qu√≠mica, el Espa√Īol a las Matem√°ticas y definitivamente considero que la palabra tiene un poder precioso. Luego la Licenciatura lleg√≥ para hacer coincidir con m√°s exactitud las im√°genes de mis fantas√≠as con las que al fin y al cabo materializaban mis creaciones.

‚Äď‚Äď¬ŅCu√°ndo supiste que este era el camino que quer√≠as emprender?

Tal vez esto vaya a sonar poco modesto, pero lo supe desde siempre. Soy un artista y mi razón de ser en este mundo es la de legar a la humanidad algo que un segundo antes no existía y que sólo yo puedo extraer de la nada.

‚Äď‚Äď¬ŅQu√© g√©neros y tem√°ticas abordas en tus composiciones musicales?

Me gusta pensar que lo imaginable es mi tem√°tica. Tal vez por eso prefer√≠ la trova, una m√ļsica que asimila org√°nicamente todos los ritmos y todos los temas, porque su intenci√≥n es cantar desde el alma con la mente y el coraz√≥n, sin tiempo ni espacio preestablecidos, ni mordazas de mercado. La trova se parece a la libertad y eso me enamora.

‚Äď‚ÄďDesde el 2011 perteneces a la Compa√Ī√≠a √ďpera de la Calle. ¬ŅC√≥mo ha sido el trabajo con esta compa√Ī√≠a que, por mucho, ha logrado cambiar la visi√≥n elitista con respecto al g√©nero?

Es cierto lo que dices, la √ďpera de la Calle fue concebida con el af√°n de desacralizar y actualizar el g√©nero l√≠rico, aprovechando las posibilidades de intertextualidad que provee el lenguaje postmoderno para acercarlo al pueblo. Esta fue una de las razones que me hizo gravitar a ella.

En la Compa√Ī√≠a lo √ļnico que he hecho es crecer como artista. He aprendido a dominar mejor mi voz y mis movimientos y a interrelacionarme con el p√ļblico. He tenido mucha suerte de formar parte de esta familia, la verdad.

‚Äď‚Äď¬ŅQu√© crees que deben hacer los artistas de estos tiempos para llegar a todo tipo de p√ļblico, teniendo en cuenta que aquellos que no van a conciertos y teatros, y que por lo general consumen otro tipo de m√ļsica para muchos considerada escasa de valores, tambi√©n pueden sentirse sensibilizado por el llamado arte inteligente?

Te confieso, alguna vez so√Ī√© con ser tendencia, y llenar estadios y que me hicieran la ola, y ver filas de muchachas hermosas esperando su turno para recibir un aut√≥grafo m√≠o, luego la vida me liber√≥ de ese gran peso y me hizo m√°s feliz.

Creo, amiga m√≠a, que la cuesti√≥n no est√° en llegar a todos los p√ļblicos m√°s que en sentirse bien con uno mismo. Nada deben hacer los artistas de estos tiempos al respecto: el artista debe s√≥lo educarse para hacer arte y los p√ļblicos educarse para apreciar arte. Alterar este orden produce el riesgo de generar un producto empobrecido. Luego si la consecuencia de ello es un arte popular√≠simo, bienvenido sea entonces.

CORTES√ćA DEL ENTREVISTADO

Por otra parte, habría que definir con qué concepto de inteligencia vamos a tratar. Si por inteligente vamos a entender un arte diverso, original y que expanda el espíritu y el intelecto aun cuando nos haga bailar, pues sí, desafortunadamente no prima en el gusto popular tal arte inteligente, sin embargo, me niego a pensar que es la sociedad la que se ha embrutecido. El gusto se crea.

‚Äď‚ÄďTus inquietudes creativas te han acercado al mundo de la narraci√≥n oral. Has recibido clases de excelentes profesoras como Mayra Navarro y Elvia P√©rez, y formaste parte de la Compa√Ī√≠a Teatro de la Palabra, en la cual tambi√©n obtuviste algunos reconocimientos. ¬ŅEn qu√© medida crees que los m√ļsicos deben desarrollar habilidades histri√≥nicas que le ayuden a desenvolverse en la escena?

Al universo de la narración oral entré por embullo de mi novia. Luego me fascinó. Estos que vivimos, opino, son tiempos de extrema humanización donde mucho han tenido que ver las redes sociales. Se evitan los elitismos y se procura la integración, la visualidad, sentir texturas y olores, todo en el menor espacio y tiempo.

La m√ļsica no ha podido quedar exenta de ello, de ah√≠ la suma importancia de vincular, sin tab√ļes, todo cuanto pueda tributar a potenciar el mensaje que queremos transmitir como m√ļsicos y artistas. No tiene mucho sentido pasar el d√≠a horneando un delicioso pastel para que se nos caiga al suelo al momento de darlo a comer. ¬†

‚Äď‚ÄďHas participado en varias ocasiones en el festival de la trova cubana Longina canta a Corona, que se celebra todos los a√Īos en Villa Clara. ¬ŅQu√© importancia le concedes a estos eventos y c√≥mo contribuyen al desarrollo de la carrera de los j√≥venes trovadores?

Les concedo una importancia literalmente vital, a partir de que contribuyen a la memoria de la trova cubana. El Longina es para mí uno de los más atractivos y relevantes, pero todos los festivales donde los trovadores podemos estar son determinantes.

A través de estos eventos los que cultivamos la canción trovadoresca no sólo ganamos en promoción, también tenemos la oportunidad de reencontrar y conocer a otros trovadores del país y nuevos modos, de primera mano, de hacer la canción.   

‚Äď‚Äď¬ŅC√≥mo puedes definir a los trovadores?

Un trovador es alguien que suele valerse de la guitarra para, bellamente, decir cosas. Pero un trovador puede desconstruir todo lo anterior para continuar siendo un excelente trovador, y es que la trova no está ni en la guitarra ni en el cantor; ni siquiera está en la relación entre ambos. Un trovador es también lo siguiente, lo posible.

‚Äď‚Äď¬ŅQu√© figuras, experiencias, obras‚Ķ han marcado tu formaci√≥n art√≠stica?

Mis mayores influencias vienen de la m√ļsica cubana en primera instancia, de la espa√Īola, la brasile√Īa, la norteamericana y la francesa. Me fascinan la fuerza arm√≥nica y las hermosas im√°genes po√©ticas de la obra de Silvio, la iron√≠a y el humor fin√≠simo de Joan Manuel Serrat y las disonancias de Chico Buarque, adem√°s de la delicadeza que consigue en ciertas creaciones.

No obstante, lo que más amo de los tres es su capacidad de desdoble, de reinventarse en cada canción haciendo parecer que han sido compuestas por personas diferentes. Luego hay millones de otras influencias, aunque ya más dispersas.

‚Äď‚Äď¬ŅPara componer, sigues alguna especie de ritual, o la creatividad salta a flor de piel en todo momento?

Antes me condicionaba más a la hora de crear. Necesitaba regular las persianas para que entrara la luz exacta en la habitación, estar completamente desnudo y una gran cantidad de hojas en blanco, puesto que cada vez que hacía una pausa, ya fuera para almorzar o simplemente refrescar un poco, debía volver a reescribir desde cero lo hecho hasta el momento.

Hoy, no s√© si por oficio o por la presi√≥n de lo cotidiano me conformo con algo de tiempo libre y un poco de paz interior. Luego a la musa ya la bajo yo. Algunas veces sale primero la letra, otras la m√ļsica, pero lo que m√°s me ocurre es que me vienen ambas juntas.

CORTES√ćA DEL ENTREVISTADO

‚Äď‚Äď¬ŅActualmente cu√°les son los principales retos que enfrentan los m√ļsicos, en especial los trovadores?

El m√°s importante reto es el de siempre: hacer un arte de calidad, sincero y original. Los dem√°s problemas, que sabemos cu√°les son, ya no corresponden tanto a los m√ļsicos, menos a los trovadores, son retos de la sociedad toda.

‚Äď‚ÄďRecientemente ganaste la Beca de Creaci√≥n Musical Ignacio Villa, que otorga la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, y grabaste tu primer fonograma Oda al plagio, bajo el auspicio del sello EGREM. H√°blanos un poco de la propuesta est√©tica que traes con este proyecto.

Oda al plagio¬†es mi benjam√≠n fonogr√°fico, entonces he procurado presentar a¬†GAPE¬†a trav√©s de √©l. Est√° conformado por 11 canciones en las que rindo un sencillo tributo a las m√ļsicas y m√ļsicos que admiro.

En el álbum el escucha podrá encontrar una diversidad temática que transita desde la crítica social hasta canciones de amor y desamor. Estoy muy contento con lo que va saliendo hasta ahora.

El dise√Īo de portada fue por parte de los artistas Kike y Katia, y las palabras del disco, que estuvieron a cargo de Tony √Āvila.

Debo siempre agradecer a la AHS y al sello EGREM por el fundamental apoyo, pero tambi√©n a los Estudios de grabaci√≥n Pablo Milan√©s Records, a la ingenier√≠a de Giraldo Garc√≠a, a la producci√≥n de Jos√© V√≠ctor Gavilondo, a los arreglos de Yasel Mu√Īoz y al exquisito trabajo de los m√ļsicos convocados.

‚Äď‚Äď¬ŅQu√© rasgos definen al artista y al ser humano que viven en el GAPE?

Muchas ganas de cambiarlo todo, respetuosidad, nobleza, autoexigencia, amor por la familia, por el arte y por la vida.

‚Äď‚ÄďEn el espacio creativo, ¬Ņcon qu√© sue√Īas?

Sue√Īo con poder hacer siempre lo que amo, que es la m√ļsica, y vivir humildemente de ella.


Destrabando la trova I

 Salud pá tus ojos, ashé pa tu herrumbre

que el sol brinde para todos su justa lumbre

 mucha fortuna y salud pido sobretodo en amores

que a golpe de labios tibios me nazcan flores.

(Nelson Valdés)

                                                                    

Para destrabar la trova no hay manuales. Esencia de la cultura musical cubana los trovadores legan la guitarra y la voz, el pensamiento en síntesis de las generaciones. Un país necesita de sus trotamundos, de esos que ensillan las ideas y con furia las cantan, otras veces, con dulzura desenfundan la verdad. Las ideas trascienden los límites y las molduras. Por eso el mundo y sus heridas resultan insuficientes para detenerles. No son estas las Romerías de siempre, nada lo es. El set puede ser tu casa, o la mía, el teléfono móvil, una Pc, o la TV. La trova se desentiende de obstáculos. Las guitarras levantan sus manos.

Tecnología mediante y ganas de sobra se obra el milagro. La cita está pactada casi a las tres. El anfitrión es Eduardo Sosa, trovador en cuyas cualidades musicales habita un hermoso ser humano, lo he dicho ya, vacilador, jocoso de espléndida carcajada, alguien para quien la trova es su casa.

Su quehacer como cantautor, intérprete y gestor de eventos lo lleva por disímiles contextos de la geografía nacional. Cuando indagué para lo que escribo, esa es mi ventana abierta, sobre las incidencias de esos trasiegos me respondió:  

«He aprendido much√≠simo porque tengo un espacio que se llama ‚ÄúDestrabando la Trova‚ÄĚ, es, seg√ļn por quienes llevan las encuestas, uno de los m√°s importantes hoy en las Romer√≠as. Suceden entrevistas a camisa quit√°, desde Pedro Luis Ferrer hasta Tony √Āvila, Buena Fe, Polito Ib√°√Īez, Willian Vivanco, Ra√ļl Torres. Abogo por el respeto que deben tener las nuevas tecnolog√≠as para con la posici√≥n de las personas. Este espacio ayuda a conocer m√°s a quienes hacen las canciones que yo respeto, quiero y admiro, a confrontar su pensamiento y conocer la persona detr√°s de las canciones.»

El espacio que comenz√≥ en la Casa de la Cultura holguinera con posterioridad se traslad√≥ al Club Siboney. Otras ediciones de manera excepcional, como el protagonizado por Buena Fe, aconteci√≥ en la Casa de la M√ļsica. ¬†Este es el quinto a√Īo, y acoge en la primera emisi√≥n al cienfueguero Nelson Vald√©s como invitado.

La po√©tica del joven juglar marca un punto de encuentro de la cancion√≠stica ¬†con eje al centro de la isla. Su hoja de trovas se habilita desde las entra√Īas mismas de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, presentaciones y premios organizados por el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, las ediciones de la Feria del libro en varias provincias cubanas, el Longina, las Romer√≠as de Mayo y otras celebraciones donde la guitarra y la voz se entrelazan. Varios fonogramas registran la autenticidad de canciones que se aferran a crecer justo Al sur de mi mochila.

En la opinión de Nelson, las romerías son parte de la célula cultural cubana y es imprescindible que se siga haciendo evento tan importante para la creación y el arte joven. El ambiente, el suceso cultural y el protagonismo de casi todas las manifestaciones del arte, es un lujo.

Sus ojos cantan en libertad, confiesa el trovador, las cuerdas van a donde la reina de los mares:

Si alguna vez t√ļ fuiste r√≠o, ll√©vame al mar/ si alguna vez tu amor fue m√≠o, Yemay√° venlo a buscar.

A la interrogante del anfitrión acerca de la relación de Nelson Valdés con la AHS y en particular con la organización del evento  Al sur de mi mochila, el agasajado aportó:

«Al sur de mi mochila es un evento que ha ido creciendo, lleva el t√≠tulo de una canci√≥n de nuestro emblem√°tico L√°zaro Garc√≠a, fundador del Movimiento de la Nueva Trova y uno de los hombres m√°s importantes dentro de la canci√≥n de autor cubana y cienfueguera. Es un evento que trata de hacer alianzas ¬†entre los j√≥venes cantautores y los consagrados. Hemos logrado que sus propuestas lleguen a la comunidad, por los diversos espacios donde se hacen los conciertos y descargas. Pasamos a compartir con la EGREM el centro cultural Julio A. Mella, y eso propici√≥ que el festival creciera. Han pasado por cantautores muy importantes, han salido de ese escenario j√≥venes para la canci√≥n de autor cubana. Es un evento que hoy es puntera dentro de la AHS en Cienfuegos. Es de los que mantienen viva la obra de much√≠simos amigos, como otros que ¬†hay a lo largo y ancho del pa√≠s.»

Y es que para salud de la trova en Cuba la parada en Cienfuegos es uno de los eslabones que hoy signan una especie de red de eventos trovadorescos en el país, en su mayoría con el protagonismo de la AHS.

Sal a caminar porque el tiempo se nos va casi siempre a indiscreta velocidad, es la segunda invitaci√≥n musical de la tarde. Quien ahora le escucha sentir√° la avidez por otras de sus canciones. Una palabra, santa caricia bastar√≠a para borrar todas tus desdichas. El v√≠nculo a√Īejo de los trovadores con el pante√≥n afrocubano aparece junto al eros, el deseo por la salud, el retorno de los amores y otras humanas causas:

Si el mar se te alarga junto a Yemayá moja tu camisa/ bastaría para borrar todas tus desdichas/ si yo te beso muchacha oye y te devuelvo la risa/ bastaría…/ abuelo no, abuelo no, la tarea difícil déjesela a Changó/ Santa Bárbara bendita/ la tarea difícil déjesela a Changó/ Santa Bárbara bendita …/ la tarea difícil déjesela a Changó siete rayos…

Eduardo Sosa reconoce en la obra del amigo una coherencia artística que contra los pronósticos de vivir a kilómetros de la capital, logra una presencia en los medios desde Cienfuegos. Un grupo de proyectos ocupan la creación de Valdés:

«Yo creo que la gente agradece el que hayamos homenajeado a Santiago. Y yo feliz porque pienso que homenajear a quien te ha dejado un legado y que ha sido importante en tu obra pues forma parte de lo m√≠nimo que podemos hacer. Tambi√©n hicimos un tema que se llama Querido viejo con los arreglos del maestro Emilio Vega que es un homenaje a L√°zaro Garc√≠a con la direcci√≥n de Omar Leyva; terminamos tambi√©n con la direcci√≥n de Omar un video dedicado a los doscientos a√Īos de la ciudad de Cienfuegos que estrenamos en el cumplea√Īos 201. Ha sido parte de este trabajo en conjunto. Muchos amigos han puesto su mano para apoyar las cosas que a veces se me ocurren y que creo pueden contribuir a aportar un grano de arena a lo que somos y a lo que pretendemos crecer como naci√≥n, como pa√≠s.»

Desde Graciano Gómez, Sindo Garay, María Teresa Vera, Miguel Matamoros y una amplia representación de trovadores de éstas y sucesivas generaciones le han cantado a la Virgen de la esperanza, mambisa, morena, Imagen Protectora.

Por estos anclajes en el repertorio de la canción cubana y por la trascendencia como símbolo de religiosidad y cultura cubanas, Nelson decidió destrabar la tarde con una canción con remedos vocal-instrumentales de conga que estará en su nuevo fonograma y que a su decir  tiene mucho que ver con tu identidad, las raíces, porque es una canción que le hice a la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de todos los cubanos:

Madre no me lleves a la conga oriental/ mira que después yo no puedo parar/ qué no que yo no voy a mirar/mira que después yo no puedo parar/ piensas demorar mis ojos/ mira que ya se respira tu necesidad de bailar/ sin que nos toque luna, hoy nos compondrá la lluvia/ paso por reír atento cuando apareces madre/ (…)

Estribillo. Pero no me lleves a la conga oriental/ mira que después yo no puedo parar.

Un abrazo a Cuba abrió los caminos a las trovas de mayo en Romerías, a la trova toda, espíritu de la nación cubana.


Cuando las palabras cantan

Lluvia de rocío se antojan las canciones. Golpean mi rostro con su ternura. El tiempo se derrama amanecer. Marzo las trajo.  Misa del espíritu, sus voces y guitarra me devolvieron los amores de Manuel Corona y otros troveros de mis andanzas. Espacios perpetuos del alma, llévenme consigo.

[+]


Canciones con retorno: viaje a Orm√°n

Cuando salí de Manzanillo de nadie me despedí. Torrenciales han caído de entonces a estas teclas. No importa, tengo boleto de regreso sin fecha de caducidad. Por estos días en que a uno le da tiempo para hurgar en los recovecos del yo, he vuelto a Manzanillo. Allí desafié kilómetros del malecón con los amigos de guitarras a la espalda, a veces con mi soledad. Confieso que no sobrevivió minuto a mis andanzas. En cada una de las tres visitas gustaba de compartirme entre la Casa de la Trova y la Casa del Joven Creador. A la distancia de una cuadra sus dinámicas de interacción son bien diferentes y la verdad que en ambas encontraba algo para permanecer. Las trovas del bayamés Ormán Cala conectaban uno y otro epicentro, mientras yo descubría la lírica por entonces del trovador.

Muchas creaciones del hacedor me habré perdido desde que nos vimos en fechas del Pepe Sánchez varios marzos atrás. Compartí en el espacio teórico algunas de las impresiones que me causó su obra. Ormán trajo consigo a la sala Titón de la Uneac a las protagonistas, sus canciones.

Hoy las escucho desde la memoria sonora; tampoco conservo los mp3, que perecieron cuando una antigua laptop decidió abandonarme sin previas notificaciones. Por eso, borracha de trovar, comparto la fe.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

Retrospectiva Canción

La Canci√≥n Cubana Contempor√°nea manifiesta esa heterogeneidad distinguible en la autenticidad que aportan los cantautores de las distintas zonas geogr√°ficas del pa√≠s. Tal es el caso de la obra que desarrolla el trovador Orm√°n Cala desde la ciudad de Bayamo, en una constante retroalimentaci√≥n con los c√≥digos m√°s extendidos por la cancion√≠stica nacional. En su quehacer distingue una notable influencia de la trova primigenia cubana, espec√≠ficamente de conformaci√≥n oriental, en lo que sobresalen elementos heredados de los sones, lo que imbrica al influjo tambi√©n de la guajira, ritmos afrocubanos, incluso la a√Īadidura en ciertos pasajes que van del country al rock, la bossa nova, y la introducci√≥n de segmentos rapeados, de modo principal.

Escuchar a Orm√°n presupone adentrarse en una m√ļsica que entrelaza tradici√≥n y contemporaneidad, capaz de resemantizar tem√°ticas inmortalizadas por el discurso trovadoresco de siempre. El viaje o trasiego trovadoresco, las preocupaciones socioecon√≥micas, la relaci√≥n amatoria o el estereotipado esp√≠ritu bohemio se asumen desde una voz individual.

El tratamiento del n√ļcleo Viaje se ancla a un eje central en la l√≠rica trovadoresca cubana y en la biograf√≠a de sus cultores.

Por estos entresijos resalta en la producci√≥n de Cala del periodo al que me remite la nostalgia, un texto remisorio a exponentes del entorno trovadoresco y lo sonero como Sindo Garay, √Ďico Saquito, Miguel Matamoros y el mismo Compay Segundo. Por supuesto, en el caso del hecho musical cuando solo aludimos al texto/letra y carecemos del texto/m√ļsica, el acercamiento solo puede ser incompleto. Aun as√≠ asumo el riesgo:

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala
  • Oye Fragancia yo s√≠ te quiero
  • Pero este tren p√° Manzanillo
  • me va a robar lo cuerdo
  • hay que ir de pie
  • que no hay asiento p√° sentar las ganas de volver
  • ¬†
  • (‚Ķ)
  • ¬†
  • y menos mal que permutaron lo del carnaval
  • si no se llena esto de bote en bote
  • como concierto de la Original
  • no puedo permitir que dudes de mis sentimientos
  • que me acuses de la ausencia
  • no falta el recelo
  • que no piense del desamor.
tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala
  • Oye Fragancia yo s√≠ te quiero
  • si eres mi t√© de resed√°
  • mi pastillita p√° los nervios
  • ay ap√ļrate,
  • Longina seductora s√≠ esp√©rame
  • sentada en la terminal
  • que ah√≠ viene el tren Pen√©lope.
  • ¬†
  • Oye Fragancia yo s√≠ te quiero
  • Pero este tren p√° Manzanillo
  • me va a robar lo cuerdo.
  • Con el recurso de la intertextualidad, el autor logra recontextualizar los significados de una canci√≥n antol√≥gica de la trova, Pensamiento, de Rafael G√≥mez, Teofilito. Si en el texto original la intenci√≥n primordial consiste en convencer a la mujer interpelada del amor incondicional que ella inspira en el enunciatario, en esta reapropiaci√≥n, el autor se valdr√° de la afirmaci√≥n original para introducir las adversidades que viaje de por medio se interponen para su realizaci√≥n. En torno a Fragancia se organiza¬† una red de asociaciones que, en lo adelante acoger√° a otras figuras femeninas ineludibles de la cancion√≠stica.

El viaje resulta motivaci√≥n recurrente en los textos trovadorescos, evidente herencia de la trova legada por los primeros bardos. Pienso en el recurso viaje como entidad perenne en varios textos del Compay Segundo, tradici√≥n textual, sin ingenuidad, asociada a la caracter√≠stica trashumante del trovador en sentido gen√©rico, ¬†provocada entre otras causas por la inestabilidad laboral y econ√≥mica de la mayor√≠a. El viaje simboliza entonces para el trovador no la aureola de felicidad y mito ed√©nico con que suele asoci√°rsele, sino la v√≠a de car√°cter migratorio para garantizar posibles fuentes de empleo y con ello los ingresos econ√≥micos para solventar su vida. En otro sentido tambi√©n relacionado, el movimiento migratorio encarna la b√ļsqueda y af√°n por el reconocimiento a la creaci√≥n, sin que por ello obviemos la dimensi√≥n festiva que muchas veces les acompa√Ī√≥.

El viaje como motivación, así como la alusión a sitios tales como poblados, ciudades, playas, calles o barrios figuran entre los tratamientos predominantes en las rutas trazadas por la lírica de varios de los trovasoneros de la primera mitad del siglo XX cubano. En el abordaje de la temática destaca Francisco Repilado.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

Las canciones Pasaje para Holgu√≠n, Ahora me da pena, Balc√≥n de Santiago, Se sec√≥ el arroyito, Chicharrones ‚Äďcanto al popular barrio de la ciudad santiaguera‚Äď y por supuesto, la s√≠ntesis sociomusical planteada por el Chan Chan, singularizan la relevancia del t√≥pico Viaje, que en sentido polis√©mico se instituye en la obra Compaisera.

Al decir de Danilo Orozco (2010) el Chan Chan se reinserta, recontextualiza y resignifica en el contexto de las andanzas festivas y amorosas del Compay, quien de joven recorr√≠a en tren una conocida trayectoria de poblados y zonas urbano-rurales orientales. La trayectoria seguida por este viaje se√Īala zonas donde las expresiones bailables, los intercambios, la sicolog√≠a de relaciones, los modos ingeniosos del decir, forjan profundas tradiciones y expresiones populares de las que se nutre el autor.

En el texto perteneciente a la autor√≠a de Orm√°n es posible encontrar, en su estructura significativa, varios gui√Īos respecto a esta tradici√≥n tem√°tica comentada al vuelo, en lo que texto y acompa√Īamiento musical conforman una unidad indisoluble en la idea de este otro recorrido ferroviario.

En este nuevo pasaje dentro de la cancionística cubana no debe obviarse la importancia de la ciudad de Manzanillo para el desarrollo del género trovadoresco desde sus orígenes a la actualidad. En esta zona oriental no sólo tuvieron un importante devenir las trovas decimonónicas y las correspondientes a las primeras décadas de la siguiente centuria, sino que también fue aquí donde se celebraría el Primer Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores, en 1972. En la actualidad cuenta Manzanillo con la Casa de la Trova Jaime Benemelis; una calle después se encuentra la sede de la AHS, sitio al que concurren los más jóvenes exponentes que defienden este quehacer.

Aunque la mayor√≠a de los trovadores hoy pertenecen a alg√ļn cat√°logo de agencia o empresa de la m√ļsica, lo que en la condici√≥n de m√ļsico subvencionado o a rendimiento, debe generarles fuentes de empleo, el motivo viaje persiste en sus canciones como rasgo definitorio del modo de vida trovadoresco. Traslado mediante los juglares del presente buscan en algunos casos mejores propuestas de trabajo y promoci√≥n, otras veces la participaci√≥n en la red de festivales de la trova en el pa√≠s les garantiza una mayor promoci√≥n a su obra y el intercambio con otros cultores.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

El recorrido que hacemos junto al trovador suma a su connotaci√≥n sociol√≥gica la exploraci√≥n en el paisaje urbano de la cotidianidad en el ir y venir de pasajeros entre una y otra ciudad (Bayamo/Manzanillo). Aunque hay otros medios de transporte, ha sido la v√≠a del tren una costumbre ya arraigada en la provincia Granma. Coches y trenes en la provincia Granma, y en especial ciudades como Bayamo y Manzanillo, forman parte indisoluble de su identidad local, tradiciones arraigadas a procesos hist√≥ricos. Ejemplo de su trascendencia la encontramos en una pieza antol√≥gica de la autor√≠a de Adalberto √Ālvarez, A Bayamo en Coche, popularizada con gran √©xito nacional e internacional por el conjunto Son 14 y luego retomada por Adalberto √Ālvarez y su Son, am√©n de las versiones que ha propiciado. Coches y trenes permanecen interconectados en estas ciudades y en derredor de ellos se organizan no s√≥lo costumbres e idiosincrasia, sino tambi√©n redes socioecon√≥micas.

Los contratiempos del viaje musicalizado se sustentan en estrategias argumentativas alusivas a elementos del entorno vivencial de ambas ciudades. No s√≥lo acude a remisiones ambientales del viaje manejadas por todos los conocedores de esta v√≠a de transportaci√≥n, llamada por algunos sobre todo en el declive del pasado siglo como ‚Äúel tren lechero‚ÄĚ. Por entonces y despu√©s fue una de las formas m√°s habituales de ida y vuelta entre varias ciudades del pa√≠s.

La travesía apela además a códigos culturales propios e identitarios de las regiones Bayamo y Manzanillo, como resulta de la referencia a las festividades carnavalescas, hecho cultural de gran connotación en varias provincias del país y sobre todo, las orientales.  La remisión al evento festivo en el texto incluirá a su vez el tratamiento de otros tópicos de relevancia local.

Resulta significativa la remisi√≥n a La Original, lo que en s√≠ presupone el uso de t√©rminos de significaci√≥n local y nacional. El autor interpela el conocimiento del oyente-p√ļblico nacional que reconoce¬† de inmediato la alusi√≥n a la popular agrupaci√≥n. La frase podr√≠a resultar vac√≠a para un escucha for√°neo poco relacionado con el √°mbito musical cubano.

Estos usos discursivos por el autor son comprensibles si apelamos al criterio que él mismo ofreciera en entrevista a Danny González (2010) para este mismo sitio, donde a las interrogantes sobre qué motivaciones encuentra para componer, y la decodificación relacionada con su entorno de origen por parte de sus escuchas, respondió:

Escribo sobre lo cotidiano y el amor, partiendo de mis propias vivencias o las de otras personas. Pretendo reflejar en mis canciones las luces y sombras del contexto social que me envuelve.

                                                           (…)

Quien conozca los entresijos de nuestra idiosincrasia, el modo de hablar, y el enorme peso hist√≥rico que nos acompa√Īa, podr√° descubrir que son canciones hechas en Bayamo. Cada imagen que se desprende de mis versos ¬†responde a patrones muy particulares de este lugar.

tomada de la p√°gina de facebook de orm√°n cala

La pieza transcurre entre los tonos jocosos y la iron√≠a, elementos presentes en la identidad cubana, lo que no invalida la intencionalidad del texto por abordar las connotaciones sociol√≥gicas hasta aqu√≠ enunciadas, lo cual se complementa en la fusi√≥n texto-m√ļsica, donde la guitarra asume el protag√≥nico en el af√°n de recrear sonoramente la noci√≥n del viaje en tren.

Quiero que la despedida de este breve trasiego concluya sobre dos ruedas. Si de rutas se trata hay en la cancionística del trovador un decenio atrás, otro texto, mucho más breve pero igualmente significativo en el imaginario no sólo granmense, sino cubano. Y es cuando el discurso del trovador trasmuta el símbolo tren por el de la bicicleta, cuyos significados hallan su referencia en la realidad cubana fundamentalmente de los noventa:

  • Se te ha escapado el aire y ya hace tiempo
  • que has perdido el color
  • y te hundes en el fondo de la soledad
  • hoy habita tu fantasma en la ciudad
  • el tiempo que se pierde sin llegar
  • hoy sacudo telara√Īas de tu silencio
  • en mi portal
  • en tu portal
  • mi bicicleta china.

El signo bicicleta comunica toda una red de asociaciones y situaciones cotidianas, en tanto recrea un importante periodo dentro de la historia social cubana, etapa en que, entre otros renglones, se recrudecieron los problemas de la transportaci√≥n urbana, y la bicicleta fue sumamente usada como medio de transporte alternativo por parte considerable de la poblaci√≥n. Abund√≥ el llamado modelo ‚Äúbicicleta china‚ÄĚ, de importaci√≥n, que en un primer momento fuera entregada en los centros de trabajo a algunos trabajadores para facilitar el traslado desde sus domicilios a sus centros laborales. El tema remite con cierta nostalgia a un pasado de vicisitudes.

La canci√≥n de Orm√°n Cala devuelve una s√≠ntesis de procesos entre lo m√°s genuino de la m√ļsica cubana no s√≥lo en cuanto a elementos formales del entorno sonoro, sino a la savia de recontextualizar asuntos y motivos conformadores de la identidad cubana y local-provincial, siempre presentes en el discurso de trovadores y soneros. A lo anterior Orm√°n a√Īade elementos musicales for√°neos, todo de conformidad con sus propios y peculiares recursos comunicativos al momento de trasladarlos a su p√ļblico.

P.D: Mi amigo, cuando leas estos teclasos seguramente coincidir√°s en que debo actualizarme con respecto a tus creaciones. Nos debemos caf√©, guitarra mediante. ¬ŅManzanillo, Santiago o el Messenger?


Oscar S√°nchez y La Borracha no toleran la intolerancia

En la noche del pasado 28 de enero, y durante las habituales conmemoraciones para honrar la figura de Jos√© Mart√≠, el artista Oscar S√°nchez hizo su homenaje al Ap√≥stol en el Caf√© Barquito de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, en Ciego de √Āvila. La confluencia en el lugar, de una cultura gustosa de la m√ļsica bohemia en vivo, que se esparce por cada rinc√≥n y apetece la trova hasta las m√°s tard√≠as horas; no pod√≠a ser m√°s acertada cuando trajese a la vida una colaboraci√≥n entre el artista y sus fans, quienes, sin experiencia profesional en el asunto, le propiciar√≠an al m√ļsico su nuevo clip promocional.

Oscar S√°nchez, en concierto. Caf√© Barquito de la AHS en Ciego de √Āvila, noche del 28 de enero. Foto cortes√≠a de Daikel Fern√°ndez

Seg√ļn Daikel Fern√°ndez, su productor en jefe ¬ęSe puede observar en youtube desde el d√≠a 31 de enero el clip ¬ęBorracha¬Ľ, tema del autor. El producto fue realizado sin conocimiento t√©cnico ni te√≥rico alguno¬Ľ. Aun as√≠, el uso de t√©cnicas cinematogr√°ficas, casi sin querer, se evidencia. Es el caso de peque√Īos planos secuencia para perseguir a la Borracha, que se hace acompa√Īar de la t√©cnica c√°mara en mano, y aumenta el realismo con el uso en postproducci√≥n de efectos de v√©rtigo para aludir al estado de embriaguez. Las escenas filmadas encima de la escultura en forma de elefante del avile√Īo Maykel Mena, evidencian unos cortos travellings en arco, apoyados por la aceleraci√≥n de im√°genes en postproducci√≥n, m√°s las extra√Īas coloraciones que cobra el cielo muestran al espectador un efecto psicod√©lico.

Daikel, quien ofici√≥ como camar√≥grafo y editor del producto, narra: ¬ęEstaba compartiendo con dos amigas y Oscar S√°nchez en el Don √Āvila¬Ľ ‚Äď‚Äďbar ubicado en las cercan√≠as del Parque Mart√≠ de ciudad de Ciego de √Āvila‚Äď‚Äď, ¬ęentonces surgi√≥ la idea. Una explosi√≥n de emoci√≥n nos impuls√≥ a ir corriendo a mi casa y recoger los sombreros y una c√°mara fotogr√°fica Olympus y un celular Huawei, con c√°maras de 12 y 13 megap√≠xeles, respectivamente; apoyados por un palo selfi, dos sombreros y un casco; fue todo lo necesario para la acci√≥n.

Escenario: Artesan√≠a ¬®El Elefante¬®, en parque de la ciudad Ciego de √Āvila, de izquierda a derecha, Oscar S√°nchez, Yexik Domenech, Daikel Fern√°ndez. Foto cortes√≠a de Dalgis P√©rez.

¬ęLlegar al parque de la ciudad y comenzar a filmar mientras caminaba a Yexik Domenech ‚Äď‚Äďquien servir√≠a de modelo para el clip‚Äď‚Äď fue el inicio de todo¬Ľ. Yexik, de 20 a√Īos, pas√≥ el rato caminando de aqu√≠ hacia all√° repitiendo tomas, con su naturalidad fotog√©nica, subiendo y bajando de la escultura de chatarra, que ejerci√≥ de escenario fundamental. Como dice Daikel: ¬ęFuimos a divertirnos¬Ľ, pero no quita lo agotador que puede ser el proceso; Dalgis P√©rez, de tan solo 15 a√Īos, pero fan√°tica hasta los huesos del trovador, carg√≥, enfoc√≥ y film√≥ con su celular y palo selfi cada imagen que su productor general necesit√≥ de apoyo.

El audio fue el resultado de la grabaci√≥n en vivo de dos celulares y el propio de la c√°mara, en el lugar de la filmaci√≥n. ¬ęLos audios de los tres dispositivos fueron ecualizados. Cada audio por si solo se escuchaba mediocre pero los tres juntos ofrecieron, al menos, un mejor resultado. Luego, se le agreg√≥ un poco de efecto Reverberaci√≥n, el cual simula la estad√≠a dentro de una cueva. Todo el proceso fue llevado a cabo con la herramienta Sony Vega, con la cual se hizo el proceso de edici√≥n multimedia de inicio a fin, que cont√≥ con apenas unos cambios de color en el cielo, acelerados movimientos, efectos de mareo y tratamiento del sonido¬Ľ. Daikel, que con estos temas ya acumula algo de experiencia, gracias a su inter√©s en el √°mbito youtubero, con su canal La Intolerancia no la toleramos (LINTL) fue el encargado de generar el finalizado producto.

La intolerancia no la toleramos. Dise√Īo: Daikel Fern√°ndez.

El clip ya contaba con una historia predecesora, cuenta Daikel que conoci√≥ a ¬ęOscar hace como dos a√Īos en un Longina. Como un a√Īo despu√©s, se encontraba en Ciego de √Āvila como invitado de una pe√Īa local para ofrecer un concierto y un amigo en com√ļn nos brind√≥ la posibilidad de conocernos personalmente¬Ľ. El mismo d√≠a de su encuentro, en el bulevar avile√Īo, surgi√≥ una entrevista que cuelga en el canal en youtube, la cual cuenta con unas 280 vistas. El nuevo clip, realizado y finalizado el 29 de enero y publicado al d√≠a siguiente, ya el 4 de febrero contaba con mas vistas que su primera colaboraci√≥n, 312 para ser exactos.

Daikel ense√Ī√≥ el producto a Oscar ¬ęy me dio luz verde para subirlo¬Ľ. Todo esto demuestra que, a pesar de la fatalidad geogr√°fica y la carencia de diversidad cultural en potencia de la provincia respecto a sus vecinas, en Ciego de √Āvila hay diamantes en bruto.