Literatura


El reino de Los pies prestados

Los pies prestados llegó a mis manos gracias a un amigo; alguien que me recomendó este libro: «es hermoso», dijo él y yo, que jamás he sabido renunciar a la belleza de un texto, comencé a leerlo. Héctor Luis Leyva Cedeño (Jiguaní, 1986), su autor, me era desconocido, a pesar de que ostenta en su currículo algunos importantes premios y, además, la membresía de la AHS. Con asombro, no podía ser menos, revelé los primeros párrafos del libro, sintiéndome por momentos en terreno desconocido —y, no por desconocido, menos interesante.

[+]


Sensaciones extrañas

Cuestionados. No en balde cada vez que se refieren a un escritor, existen categorías que lo alejan de una realidad que está allí, tan tangible que puede desaparecer en un instante; en el mismo momento cuando esa realidad se convierte en idea, y luego en el libro que todos, o casi todos leemos. Me encantan los libros y sobre todo los de historia. Me hacen pensar en quiénes somos. Sé que escribir es un acto de soledad; no se hace colectivo hasta que otra persona lo lea, y por supuesto, dé sus impresiones. Tengo muchos amigos escritores, y realmente los escritores son de una especie rara. A diferencia de otros artistas, ellos son capaces de aislarse de una manera impresionante. Tal vez, tanto tiempo en soledad en el proceso de creación, puede que hayan sido infectados con el virus de la apatía.

[+]


Alejandría en el Día del Libro Cubano

Hasta el primer domingo de abril la literatura en Mayabeque volvió a ser el principal suceso que centró las jornadas cotidianas en San José de las Lajas. En el Boulevard lajero se centraron las actividades matizadas del ambiente literario, entre ellas, las propuestas culturales que fueron desde presentaciones de textos, actuación de grupos musicales, exposiciones de artes plásticas, conferencias y coloquios.

[+]