Literatura infantil y juvenil


De paseo por La Mancha: otra lectura a la obra Don Quijote

Hace 415 a√Īos, a comienzos de 1605, sal√≠a a la luz la primera parte de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Diez a√Īos despu√©s comenzaba a circular la segunda entrega de este magno libro, considerada como la verdadera, pues un a√Īo antes se imprimi√≥ una versi√≥n ap√≥crifa con el objetivo de atacar a su autor, debido a que algunos personajes de la √©poca se sintieron agraviados en la primera. Don Quijote, como habitualmente se alude a ella, fue escrita por un soldado, al que por tener inutilizada su mano izquierda, se le conoci√≥ como ‚ÄúManco de Lepanto,‚ÄĚ que a decir del fil√≥logo y escritor espa√Īol Jos√© Manuel Luc√≠a Meg√≠as,‚Äúsi hubiera nacido en el siglo XXI, habr√≠a sido viajero. Probablemente capit√°n de vuelo‚ÄĚ, lo cual nos describe a un hombre predispuesto a la aventura.

De nombre Miguel, que pudiera llamarse Don Quijote de Cervantes y Saavedra, porque entre √©l y su personaje se desdibujaron las fronteras, naci√≥ en un lugar de Espa√Īa, Alcal√° de Henares, un 29 de septiembre de 1547, y falleci√≥ un 23 de abril de 1616, d√≠a referencial para celebrar el idioma espa√Īol. ¬†

La obra, un gran paso en el camino hacia la creaci√≥n de la novela moderna, revolucion√≥ la literatura de tal modo que, seg√ļn se dice, es la m√°s le√≠da despu√©s de La Biblia. Y algo de cierto debe de haber en ello pues desde entonces hasta la fecha todas las artes, los medios de comunicaci√≥n y la propia literaria, no han dejado de recurrir ‚Äďvolver‚Äď a ella, reinterpretarla; tiene la misma un mensaje latente, vivo, perceptible, de resistencia, libertad, honor, fidelidad y amor (el ideal) disponible para dialogar con muchos y diversos p√ļblicos. Incluso aquellos que no han pasado de la portada del libro emiten juicos y valoraciones como los que han dejado el hueso en el papel. El cine, la radio, la televisi√≥n, el teatro y la danza son los queridos culpables.

Si alguien duda todav√≠a de su impronta y trascendencia, recu√©rdese que en nuestra geograf√≠a insular, heredera del idioma castellano, que hoy se prestigia de ser una naci√≥n potencialmente de lectores, El Ingenioso Hidalgo‚Ķ fue el primer libro encargado a la Imprenta Nacional de Cuba, fundada en 1959, con una tirada de 100 mil ejemplares, con ilustraciones, al precio de 25 centavos. Era una propuesta sugerente, de emprendimiento, del nuevo proyecto cultural cubano en revoluci√≥n, para dar a conocer a la mayor√≠a los valores humanistas de la obra, para luchar contra todos los obst√°culos, y en los que se reflejaron no pocos de nuestros pr√≥ceres como Mart√≠ (‚ÄúComo Cervantes, con el pie en el estribo‚ÄĚ)[1] y el Che (‚ÄúOtra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante, vuelvo al camino con mi adarga al brazo‚ÄĚ).[2]

Acerca de lo anterior, la excelsa poetisa Dulce María Loynaz en su discurso de recibimiento del Premio Cervantes 1992 diría:

‚ÄúNo s√© (‚Ķ) si la obra cervantina ha sido comentada, absorbida con tanto amor en otros pa√≠ses como lo ha sido en Cuba ¬†(‚Ķ). Pero de lo que s√≠ estoy cierta es de que en ninguna parte hemos puesto tanto amor en sacar a la luz de nuestro siglo (‚Ķ) el talento y la imborrable huella que esta pluma ha dejado en todos los que de ella nos servimos para expresar nuestros sentimientos.‚ÄĚ[3]

No es de extra√Īar entonces que en este universo de las publicaciones nos sorprendan algunas novedades cuyo tema gire en torno a‚Ķ, alrededor de‚Ķ, a prop√≥sito de‚Ķ, la obra referida. D√≠gase obras intertextuales vinculadas, expl√≠cita o impl√≠citamente, con el texto aludido que influyen, de un modo u otro, en la comprensi√≥n de su discurso, hecho plausible, incluso, como metodolog√≠a did√°ctica.¬†

La 29na edici√≥n de la Feria Internacional del Libro de la Habana, que se extender√° a las provincias hasta el mes de abril pr√≥ximo, donde se clausurar√° en Santiago de Cuba, fue escenario id√≥neo para colocar, al alcance del p√ļblico visitante, el m√°s reciente ejemplo de un texto que reafirma la necesidad de leer a Cervantes. Lleva por t√≠tulo El libro de La Mancha (Editorial Oriente, 2019) poemario perteneciente a la Colecci√≥n Ala y Espuela dedicado a ni√Īos y adolescentes. Tambi√©n, por qu√© no, dedicado a los j√≥venes y a los que fuimos ni√Īos, pues la literatura destinada a ese grupo social tiene mucho que comunicarnos, de modo que no debemos subestimar tales propuestas.

Su autor se nombra Jos√© Manuel Espino, nacido en 1966 en un lugar de Matanzas conocido como Col√≥n. Es, por m√°s se√Īas, dramaturgo, narrador, poeta, promotor, cr√≠tico literario y Presidente del Comit√© Provincial de la Asociaci√≥n de Artistas y Escritores de la Atenas de Cuba. Adem√°s, es considerado por la cr√≠tica especializada como uno de los m√°s importantes escritores de literatura infantil y juvenil en nuestro pa√≠s, quien en 2012 comenz√≥ a cabalgar junto a Alonso Quijano y su escudero con el libro De las sin par andanzas del Guajiriquijote y su escudetero Calvipanz√≥n, publicado por la Editorial Gente Nueva y reeditado en 2014.

Espino, en De las sin par andanzas‚Ķ, considerado como texto din√°mico e hilarante por transitar por diferentes g√©neros ‚Äďleyendas tradiciones y campesinas, poemas, teatro y exquisitas recetas‚Äď, recre√≥ las aventuras del El Quijote en un escenario campestre, sello este distinguible que puede observarse tambi√©n en El libro de La Mancha. ¬†

Cabe mencionar que otros autores cubanos que escriben para ni√Īos y j√≥venes ya hab√≠an hecho suyas las historias del Caballero de la triste figura, como el repentista Alexis D√≠az-Pimienta con En un lugar de la mancha. (Don quijote en verso, quien sit√ļa su versi√≥n en tiempo y geograf√≠a de Cuba guajira y agreste, contada en cuartetas, d√©cimas, octavillas, entre otras formas estr√≥ficas de la l√≠rica espa√Īola.

Acerca de la propuesta del autor matancero, si este no lo sabe (o quiz√°s s√≠), sirvan estas l√≠neas para trasmitirle ‚Äďy participarle al p√ļblico lector- que el poemario que construy√≥ con un elemento fundamental denominado ‚Äúsensibilidad,‚ÄĚ luch√≥ junto a Hospital para gatos locos (Mildre Hern√°ndez Barrios) y Une los puntos y ver√°s (Ariel Fonseca Rivero), las otras novedades de la citada Editorial Oriente, contra los molinos de vientos del d√©ficits de materia prima (sobre todo papel) para la producci√≥n de libros, que afecta al sector e industria editorial nacional hace m√°s de un a√Īo. No obstante, gracias a la gesti√≥n institucional de la editorial, el Instituto Cubano del Libro y la Unidad Empresarial de Base Gr√°fica Caribe, hoy podemos disfrutar y compartir las buenas nuevas de un libro impreso.

Los prop√≥sitos de El libro de La Mancha se revelan desde el propio t√≠tulo e ilustraci√≥n de cubierta, esta √ļltima a cargo del artista de la pl√°stica Javier Due√Īas (1969), nacido en C√°rdenas, Matanzas. Reconocido dibujante, pintor e ilustrador de libros, miembro de la UNEAC, cuyos trabajos se adscriben a la pintura paisaj√≠stica y abstracta moderna.

Y serán precisamente los motivos paisajísticos, presentes en cada página y aderezados con una imaginería colorida y ostensible, elementos dialógicos para ir redescubrimiento los personajes principales de la obra matriz, véase, Sancho, Dulcinea, Don Quijote, Rucio, Rocinante.

Este libro, divido en tres partes: Los poemas de Sancho Panza (12), Los poemas de Dulcinea (12) y Los poemas del Quijote (13), para un total de 37 trabajos po√©ticos, cuyos t√≠tulos se repiten en cada secci√≥n y donde se trabaja con acierto el verso rimado, las coplas, los refranes, trabalenguas, entre otras composiciones, es un producto bellamente ilustrado, donde cada pincelada aporta elementos a la narrativa po√©tica. V√©ase especialmente los tres retratos, que ofrecen una particular descripci√≥n de los protagonistas no tan alejados del referente cervantino. En su conjunto, estos poemas est√°n cargados de ingenio, se alejan de rebuscamientos y por momentos en ellos asoman ribetes de la picaresca, el humor inteligente y la sapiencia de nuestros cantores de la campi√Īa, lo que le a√Īaden valor al libro.

Grosso modo, El libro de La Mancha, como publicaci√≥n, tiene m√©ritos suficientes para transitar felizmente por la red de librer√≠as y por los diferentes espacios de promoci√≥n y comercializaci√≥n que en lo adelante tiene el ‚Äďapretado‚Äď calendario de eventos del sistema del libro en Cuba. Si queremos que el p√ļblico m√°s joven lea en el futuro al Ingenioso Hidalgo‚Ķ, debemos de situarle textos de esta naturaleza y probamente lo hagan con satisfacci√≥n.

Por sus singularidades, podr√≠a emular para ser incluido ‚Äďpor supuesto, consider√°ndose a los otros libros infantiles anteriormente aludidos‚Äď en una nueva edici√≥n Del donoso y grande escrutinio del cervantismo en Cuba, si existiera esta posibilidad, que bajo el sello Editorial de la Universidad de La Habana, proyecto iniciado en el 2005 ‚Äďcontinuado posteriormente en 2015‚Äď, conmemorando los 400 a√Īos de la publicaci√≥n de la primera parte de El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha.

En sus p√°ginas bien cabr√≠a un ep√≠grafe dedicado al cervantismo en la literatura infantil, en el que alg√ļn trabajo cr√≠tico colocar√°, en perspectiva, lo que Espino entendi√≥ pertinente ilustrar con la palabra para el p√ļblico m√°s inteligente: el p√ļblico infantil.

 

Notas y referencias bibliogr√°ficas:

[1] José Martí: Obras Completas. Tomo 20 (Epistolario), p. 38.

[2] Carta de despedida del Che a sus padres (1 de abril de 1965). Disponible en http://www.americas-fr.com/es/historia/guevara-padres.html

[3] Jos√© Antonio Bauj√≠n: ‚ÄúDe la cabalgata cervantina por los caminos de la cultura cubana‚ÄĚ. Centro Virtual Cervantes. Disponible en https://cvc.cervantes.es/literatura/quijote_america/cuba/baujin.htm


Narrador de inocencias

‚ÄúElecci√≥n de un universo narrativo que acude a un lenguaje sabiamente manejado, as√≠ como su capacidad evocadora para recrear un universo aparentemente costumbrista, pero que se empe√Īa y logra los espacios de la memoria‚Ķ La sencillez es, quiz√°s, el valor fundamental de esta obra, porque entra√Īa un dominio de los recursos empleados, y una escritura donde no tienen lugar el ocultamiento, ni la simulaci√≥n‚ÄĚ, son algunos de los reconocimientos plasmados en el acta del Premio Casatintas de literatura infantil y juvenil, convocado por la filial espirituana de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Sancti Sp√≠ritus.

Halagos que coronan con un lauro, olvidado durante 10 a√Īos en predios espirituanos, a No meolvides, del joven holguinero Eri√°n Pe√Īa Pupo, quien se confiesa a√ļn sorprendido porque resulta ese texto su debut en el mundo infanto-juvenil.

‚ÄúNo soy lector de ese tipo de literatura. Escribo narrativa para adultos, as√≠ como cr√≠tica e investigaci√≥n y ensayo. El texto tiene como or√≠genes tres cuentos, que, en su momento, cogieron un lauro y eso me dio el impulso para construir el libro. Lo dej√© reposar dos a√Īos y al conocer la convocatoria del Casatintas lo envi√©‚ÄĚ, dice, mientras sospecho que escribe cada palabra en su mente por su formaci√≥n y labor como periodista.

El holguinero Eri√°n Pe√Īa Pupo result√≥ el ganador del Premio Casatintas de literatura infantil y juvenil, convocado por la filial espirituana de la AHS, en Sancti Sp√≠ritus/ Foto tomada del perfil de facebook de Cultura espirituana.

Tras varias llamadas telefónicas y correos electrónicos, No meolvides no dejó titubear al trío de gran prestigio nacional: Yunier Riquenes, Idel García y Dariel Enrique, quienes, sin dejar de reconocer la calidad del resto de los concursantes, dictó sentencia en favor de una historia que mueve el pensamiento, desde la propia inocencia infantil.

‚ÄúMi mayor alegr√≠a es que un jurado de voces autorizadas me haya dado el premio. A ellos le result√≥ familiar la propuesta con estilos de Dora Alonso y Juan Ram√≥n Jim√©nez. Hoy te confieso que jam√°s los he le√≠do y me los pongo de asignatura pendiente. Quiz√° en otra vida s√≠. Deben ser referencias en el subconsciente‚ÄĚ, a√Īade.

‚Äď¬ŅQu√© podremos ‚Äúno olvidar‚ÄĚ?

La historia transcurre en un pueblo que fue pr√≥spero, en un momento, porque su vida transcurr√≠a alrededor de un central azucarero, pero hoy es ya un pueblo fantasma con los restos del gran ingenio. En ese lugar vive un ni√Īo con sus abuelos, quienes, constantemente, hablan ‚Äďante la nueva realidad que es la cotidianidad del ni√Īo‚Äď con melancol√≠a de lo que ten√≠an. Est√° presente esa constante contradicci√≥n.

‚Äď¬ŅC√≥mo lograr atrapar al p√ļblico lector infanto-juvenil con un tema que pudiera resultar denso?

No s√© c√≥mo ser√° su reacci√≥n, pero quiz√°s la presencia del narrador en primera persona y, como dec√≠a el jurado, la inocencia de la historia que hace gui√Īos a otros contextos, sea su valor. Vamos a ver cu√°ndo salga.

‚Äď¬ŅPor qu√© apostar por un concurso que hab√≠a estado tanto tiempo sin convocar?

Este concurso lleva publicación y sabemos que una de las vías más seguras para lograr esa aspiración de todo escritor son los certámenes. Te reitero que no confiaba en mí como narrador infantil. Probé y mira qué gran sorpresa.

‚Äď¬ŅQu√© esperas del libro bajo el sello de la Editorial Luminaria, de Sancti Sp√≠ritus?

Los libros que conozco son interesantes, aunque no s√© c√≥mo es su colecci√≥n infantil. Ojal√° pueda presentarlo en Sancti Sp√≠ritus y Holgu√≠n. Siempre un libro resulta una alegr√≠a y, en este caso, un punto de partida para seguir escribiendo para ni√Īos y ni√Īas.

‚Äď¬ŅQu√© opinas de las posibilidades que ofrecen estos cert√°menes y becas que auspicia la AHS?

Son muy necesarios. Hay muchos jóvenes escribiendo y necesitan socializar. Esa misma pluralidad de voces construye un contexto rico. La AHS con sus editoriales y el resto que aporten a visibilizarlos, sin dudas, contribuye a que crezca como movimiento. El Casatintas puede incentivar, incluso, a los propios autores locales.

‚Äď¬ŅQu√© guardas en el tintero para el pr√≥ximo a√Īo cuando este lo cierras por todo lo alto, adem√°s de este lauro: Menci√≥n en el Premio Celestino de Cuento y el Primer lugar del IV Premio Casa V√≠ctor Hugo de Estudios e Investigaciones (2018-2019)?

Tengo por ahí proyectos de poesía y varias cosas sobre periodismo. Las mismas rutinas de la profesión me han frenado, un tanto. Guardo dos proyectos de libros: uno dedicado a crónicas y otro de entrevistas a personalidades imprescindibles a la hora de historiar la cultura cubana y que no residen en el país. Por esos caminos, intentaré transitar.


«Todo un universo‚ÄĚ en la literatura

En la premiaci√≥n de la m√°s reciente convocatoria de La Edad de Oro coincid√≠ con Yilian Morfa Quevedo. Esbozamos apenas una conversaci√≥n donde los saludos se mezclaron con ciertas noticias literarias y un r√°pido, agitad√≠simo, di√°logo sobre nuestras respectivas obras. No tuvimos m√°s tiempo. Luego qued√≥ el v√≠nculo y as√≠ naci√≥ esta entrevista que busca seguir ciertas pistas de una joven creadora que escribe para los ni√Īos (quiz√°s, tambi√©n, para el recuerdo de la ni√Īa que un d√≠a fue).

Toda historia tiene un motor que la pone en marcha, ¬Ņcu√°l fue tu circunstancia de arranque?

Descubr√≠ desde muy joven que me gustaba crear e inventar historias, as√≠ que a veces escrib√≠a. Esto me hac√≠a sentir muy bien. Durante mi adolescencia estuve mucho tiempo hospitalizada y supongo que el compartir con tantos ni√Īos necesitados, no solo de atenci√≥n m√©dica, sino de motivaci√≥n y sonrisas, pues me hizo querer regalarles esperanza, alegr√≠as y color a sus vidas. Escrib√≠a y pintaba para ellos, para m√≠.

¬ŅPor qu√© la decisi√≥n de ser escritora?

Escribir me hace bien, me proporciona esa felicidad que tal vez sea capaz de brindarle a otros.

En los tiempos actuales se discute sobre la visibilidad del autor; pero esta, muchas veces, depende casi exclusivamente de la propia gesti√≥n del creador. A tu criterio, ¬Ņhasta qu√© punto esta autogesti√≥n es v√°lida y d√≥nde se convierte en el mal o bien llamado ‚Äúautobombo‚ÄĚ?

No estoy tan adentro del movimiento literario como quisiera, así que ofrezco disculpas si mi opinión no es quizás la más acertada o apropiada.

No tengo seguridad de que el ‚Äúautobombo‚ÄĚ sea malo o bueno, pero s√≠ s√© que gracias a esa autogesti√≥n, el autor avanza y logra su prop√≥sito: publicar. Para quien ya tiene un nombre reconocido esto es mucho m√°s f√°cil; el que no, se tiene que enfrentar a diversos obst√°culos, como los problemas econ√≥micos de la editorial o sucede que, simplemente, su obra pasa desapercibida.

Cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son los temas que rondan tu imaginario creativo?

Adoro escribir para los ni√Īos, porque su mundo e imaginaci√≥n no tienen fronteras. Me parece sencillamente maravilloso crear para ellos e incentivarlos. Claro que podr√≠a y me interesar√≠a abordar otras tem√°ticas, quiz√°s sociales, con las cuales podr√≠a llevar al lector a la reflexi√≥n respecto a su comportamiento tan nocivo ante sus semejantes y su entorno.

¬ŅVes la literatura como un arte ef√≠mero, condenado a desaparecer luego de un tiempo, o conf√≠as en su perdurabilidad?

La literatura nunca podrá ser efímera. Cierto es que en estos tiempos ha sido un poco desplazada por otros medios, pero confío en su perdurabilidad, y confío en que nosotros seamos capaces de lograrlo.

Para ti, ¬Ņqu√© hace a una obra o a un escritor perdurables?

La obra siempre depende del autor, si uno es perdurable, el otro también lo será.

¬ŅTiene la literatura alguna utilidad en el convulso mundo contempor√°neo?

Por supuesto. Mientras existan imaginaci√≥n, sue√Īos y emociones que transmitir, habr√° quienes escriban, y tambi√©n quienes lean.

Has trabajado como guionista de radio, ¬Ņqu√© te ha ense√Īado ese medio que hayas podido aplicar a la escritura?

La verdad es que la manera de escribir en uno y otro medio son bien diferentes, pero podr√≠a decir que la radio me ha ense√Īado a decir m√°s con menos, lo cual es v√°lido para todas las formas de creaci√≥n literaria.

Tu libro Gaby y sus distinguidas amigas obtuvo menci√≥n en la m√°s reciente edici√≥n del Premio La Edad de Oro de narrativa. ¬ŅPuedes contarme un poco del libro y qu√© planes tienes para √©l?

Gaby es una ni√Īa de unos 12 a√Īos, que conoce a personajes tan distinguidos como la Luna y a una Bruja, y junto a ellas vivir√° una serie de aventuras, logrando (creo yo) que cada cuento tenga un significado relevante y una ense√Īanza. No quise, sin embargo, abordar los tan necesarios pero reiterados temas propios de la preadolescencia, ya que prefer√≠ recuperar esa infancia tan maravillosa y fantasiosa que a√ļn puede tener una ni√Īa de esa edad. ¬ŅPlanes? Pues me encantar√≠a que los ni√Īos, los m√°s peque√Īos y aquellos que no lo son tanto, puedan disfrutar del libro.

Un escritor cubano y uno extranjero que hayan marcado tu obra.

Nelson Simón y Edmundo de Amicis.

Un libro indispensable…

El Principito.

Si tuvieras que pensar en la posteridad, en ese vivir m√°s all√° de las l√≠neas literarias, ¬Ņc√≥mo querr√≠as ser recordada?

Como alguien que ense√Ī√≥ e hizo re√≠r a los ni√Īos.

¬†En pocas palabras, ¬Ņqu√© es la literatura?

Todo un Universo.