libros


«Los escritores somos esclavos de las historias»

El inicio del cuento fue el primer libro de Sigrid Victoria Due√Īas que le√≠. En aquel entonces a√ļn no conoc√≠a el rostro de la escritora, ni hab√≠a tenido la oportunidad (el privilegio) de compartir con ella las p√°ginas de una antolog√≠a. Me acerqu√© a Sigrid como una lectora m√°s, una lectora enamorada de la historia que aquella muchacha hab√≠a contado. Desde entonces, y con igual intensidad, he seguido las otras historias de Sigrid. Me sigo considerando, como en aquel primer encuentro, una de sus fieles lectoras.

¬ŅCrees que es √ļtil, m√°s all√° de una intenci√≥n valorativa o cr√≠tica, las definiciones gen√©ricas en cuanto a literatura se trata?

Hmmm‚Ķ Qu√© buena pregunta. El problema ser√≠a para qui√©n resulta √ļtil. Puede que un lector agradezca saber de antemano a qu√© g√©nero pertenece el libro que va a leer, si est√° dentro de sus preferencias o no‚Ķ Para determinados autores, moverse a conciencia dentro de un g√©nero les permite utilizar los recursos del mismo, recurrir a la intertextualidad con otras obras afines. Pero tambi√©n existen libros que cruzan alegremente las fronteras de toda definici√≥n y que se apropian de aquello que contribuye a contar la historia. Creo que la utilidad de las definiciones est√° sujeta a muchos factores, demasiados como para ser categ√≥rica al respecto.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅC√≥mo piensas la estructura de tus libros?

No los pienso. Ellos llegan, tocan a la puerta y a m√≠ lo √ļnico que me queda es abrirla. A veces, muy educados, se presentan de principio a fin y me advierten c√≥mo va a ser nuestra relaci√≥n. Otras veces empiezan por el final y esperan, desconfiados, a que yo demuestre ser digna de la historia antes de cont√°rmela por completo. Los escritores somos esclavos de las historias. Nada que hacer al respecto, ellas mandan.

¬ŅExiste, en la actualidad, un lector m√°s preparado para entender la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a, o ese lector existi√≥ en todos los tiempos?

Siempre ha existido un lector capaz de asumir ese ‚Äúqu√© pasar√≠a si‚Ķ‚ÄĚ De lo contrario, la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a no habr√≠an llegado al lugar en que est√°n hoy en d√≠a. Ahora, s√≠ me parece que ha aumentado la cantidad de lectores con gusto por lo fant√°stico y con la capacidad de comprenderlo. Sobre todo en nuestro pa√≠s, cada vez son m√°s los lectores amantes del g√©nero que pueden apreciar una obra fant√°stica, criticarla, valorarla‚Ķ S√≠, hay m√°s lectores listos para el fant√°stico en la actualidad.

Cada vez que una cr√≠tica negativa amenaza ‚ÄĒcon menos o m√°s raz√≥n‚ÄĒ al campo nacional de la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a, los autores tienden a unirse para defender el g√©nero. ¬ŅExiste un coto de protecci√≥n mutua, donde el di√°logo con escritores y cr√≠ticos (quiz√°s provenientes de otros campos de escritura que no sean el propiamente fant√°stico) se hace casi imposible? ¬ŅC√≥mo podr√≠an abrirse las mentes de uno y otro lado para conciliar opiniones?

No puedo negar que hubo un momento en que los amantes del fantástico sentíamos algo de desprecio o animosidad por parte de la crítica y la postura editorial en Cuba. Ignoro si ese fenómeno sigue dándose, hoy que tantos espacios se han abierto a la ciencia ficción y la fantasía. Es de esperarse que el escritor/lector del fantástico se ponga a la defensiva si escucha críticas mal fundamentadas de personas que solo han tratado de leerse a Bradbury y Asimov, y cuyas opiniones se basan mayormente en el cine, el peor enemigo de la ciencia ficción. Eso hicimos muchos de nosotros, que no entendíamos por qué el lector de fantástico podía leerse, además, a Cortázar y disfrutarlo, mientras que el crítico que prefería el mainstream no lograba abstraerse lo suficiente como para leer Hyperion y se atrevía a opinar sin una verdadera base.

Hoy en día, me parece que lo mejor que pudiera pasarle al género sería tener una alianza con la crítica profesional. ¡Nos haría tanto bien tener la visión externa, acertada, oportuna, de un crítico para nuestros libros! En general, siento que en Cuba hace falta más crítica literaria, no solo para el fantástico.

Seguro que si pudi√©ramos encontrar buenas rese√Īas de libros en la prensa, escritores y lectores mejorar√≠amos en conocimiento y criterio de selecci√≥n. En cuanto a c√≥mo lograrlo, me parece que lo primero que se necesita es buena voluntad. El resto vendr√° solo.

Durante mucho tiempo, se defendi√≥ en el gremio del fant√°stico la idea de no cerrar premios, de conceder lauros incluso a obras con determinados grados de deficiencia escritural, para as√≠ proteger las peque√Īas y muy so√Īadas b√ļsquedas que nos costaron a√Īos ver materializadas. En la actualidad, ¬Ņdebemos seguir premiando a obras con deficiencias, o el g√©nero ha ganado la calidad suficiente como para valorar, en igual proporci√≥n, el valor del riesgo y la responsabilidad con el lector? ¬ŅPremiar o no premiar, sin importar consecuencias? ¬ŅDar un premio desierto: es una p√©rdida para el g√©nero o una ganancia?¬†

Tu pregunta pone de relieve uno de los problemas de las publicaciones en Cuba. Para m√≠, el mal est√° en que vemos el concurso como un aval de calidad. En una competencia de patinaje, pongamos por caso, puede que todos los atletas se caigan, pero el premio se lo lleva el que mayor puntaje logre, aunque todo el mundo sepa que existen mejores atletas que no se presentaron a esa competencia. En un concurso no se premia al mejor libro jam√°s escrito, se premia al mejor de los que participaron. En mi opini√≥n personal, un jurado siempre debe ser capaz de escoger la mejor obra entre las que est√°n participando. ¬ŅD√≥nde est√° el problema? En que al no existir un premio de la cr√≠tica, un premio de la popularidad, un premio al m√°s vendido, o al m√°s le√≠do‚Ķ ganar un concurso es la manera de publicar, de obtener reconocimiento, etc. Y, por supuesto, si es un premio que incluye publicaci√≥n, recae sobre el jurado la responsabilidad hacia el p√ļblico, lo cual tampoco me parece adecuado.

 Si un premio significara solo una sugerencia de publicación, los editores quedarían en libertad de rechazar el libro, o de trabajar con él y mejorarlo, en lugar de imponer a las editoriales obras cuestionables. Así que pienso que está muy bien no dejar un premio desierto, y que la batalla por la calidad del género debe darse en otros terrenos. En el de lograr una crítica profesional que avale los libros, por ejemplo.

Escribes ciencia ficci√≥n, fantas√≠a y literatura infantil, g√©neros que han sido err√≥neamente tildados como literatura menor o g√©neros menores, ¬Ņcrees que el autor decide en serio qu√© escribir o c√≥mo hacerlo, o cada obra llega con un empaque previamente dispuesto, al que el autor debe solo amoldarse?

Creo que var√≠a, seg√ļn el libro y el autor. En mi caso, ya te dije, soy esclava de las historias. Nunca me fren√≥ lo que se opinara del g√©nero de estas, deb√≠an ser contadas de esa forma, jam√°s trat√© de adaptar ninguna a otro g√©nero. Pero conozco autores que planifican el libro desde el t√≠tulo hasta el punto final y logran obras maravillosas.

Ni siquiera creo que para un autor todas las obras sean iguales. Algunas se impondrán, otras se dejarán moldear y las habrá que surjan a conciencia, para cumplir con los términos de un concurso o de una publicación, y esas no valen menos si el resultado final es digno. No he conocido a nadie para el que todas las experiencias creativas hayan sido iguales.

¬ŅHasta qu√© punto tu trabajo se vio marcado o influido por la coexistencia, en tiempo y espacio, de otras voces j√≥venes a las que, como a ti, les interesaba el mundo de lo fant√°stico? ¬ŅC√≥mo crees que un escritor joven puede encontrarse a s√≠ mismo y a sus historias en un contexto tan marcado por la comparaci√≥n y las conexiones con el otro/los otros?

Oh, para m√≠‚Ķ No puedo menos que pensar que mis amigos y colegas fueron una bendici√≥n. Me guiaron, me alentaron, me criticaron y ayudaron a mejorar. No ser√≠a qui√©n soy como persona, mucho menos como escritora, sin esos grandes compa√Īeros de viaje en la literatura y en la vida.

Un buen grupo, interesado en lo mismo que t√ļ, dispuesto a so√Īar contigo, a retroalimentarte, a re√≠r y llorar con tus historias, a decirte claramente que no lograste contar lo que pretend√≠as, a leerse una y otra versi√≥n de lo mismo hasta que nace el libro definitivo‚Ķ Una experiencia as√≠ solo enriquece.

Creo que el verdadero escritor no es d√©bil, ni se pierde entre las voces de los dem√°s. Los otros, sobre todo si son afines, como me ha pasado a m√≠, son un tesoro que agradecer. ¬ŅLa comparaci√≥n, la conexi√≥n? No he tenido mayores incentivos en mi vida. Cada uno de mis libros publicados, y los que permanecen in√©ditos, han sido forjados en esa fragua.

¬ŅLos premios influyen en la carrera de un escritor? ¬ŅRalentizan su camino si le dan exceso de ego?, ¬Ņparalizan?, ¬Ņdinamizan?, ¬Ņcu√°l ser√≠a el punto medio?

Sí, los premios influyen, por lo que hablábamos antes de que son uno de los escasos avales con que cuenta un escritor en Cuba. Las editoriales y el mundo literario en general te prestan más atención, los lectores leen la contracubierta de tu libro y al ver que ha ganado premio se deciden a comprarlo… En cuanto al exceso de ego, es un riesgo que se corre ante cualquier forma de reconocimiento. Depende más de la calidad como persona del escritor que de la cantidad de premios que reciba.

Has estado en contacto con varios grupos, proyectos y talleres literarios, ¬Ņsu saldo es, a la larga, positivo en la vida y la trayectoria de un escritor? ¬ŅExiste un punto en el que el taller se convierte en un lastre o esto puede ser evitado por el autor mediante alguna estrategia o intenci√≥n?

Los buenos talleres son un refugio, una escuela y un lugar de crecimiento para el escritor. Y por un buen taller me refiero a un espacio donde haya buena intenci√≥n hacia la historia, donde la cr√≠tica acertada no se detenga ante una falsa noci√≥n de amistad, donde todos se enfoquen, no en la historia que yo hubiera contado con tu idea, sino en la mejor forma de contar la historia que tienes t√ļ. Encontr√© algo as√≠ en el Taller Espiral, que despu√©s pas√≥ a llamarse Convergencia. Todav√≠a hoy no me atrevo a considerar un libro terminado hasta que Anabel Enr√≠quez o Javier de la Torre le dan el visto bueno. No creo que un buen taller se convierta nunca en un lastre. ¬ŅCu√°l es el escritor que ha llegado tan alto que no necesita crecer m√°s? Y est√°n los nuevos. ¬°Se aprende tanto cuando ense√Īamos!

Es bueno para el alma poner un granito de arena en la formaci√≥n de un nuevo talento y leerte un libro de alguien a quien conociste cuando novato, al que has ayudado y que te ha llenado el correo con sus ensayos, y sentir ganas de haberlo escrito t√ļ‚Ķ Los buenos talleres literarios no solo forjan libros, tambi√©n dan forma a amistades genuinas y te hacen mejor persona.

Como guionista, ¬Ņqu√© retos entra√Īa este oficio que no hab√≠as enfrentado antes en la escritura tradicional de un libro?

Ah, el guion‚Ķ Ah√≠ donde somos amos de las historias, no sus esclavos‚Ķ para terminar siendo esclavos, nosotros y el guion, de la productora. Es, en efecto, un mundo totalmente distinto de la escritura de un libro. Para m√≠, el guion es algo que se planifica, que se analiza, que se estudia hasta en sus m√°s m√≠nimos detalles. Tienes que estar pendiente del tiempo, de no narrar imposibles, escribes con las necesidades de producci√≥n en mente‚Ķ El guion ha sido una lecci√≥n de disciplina, por encima de todo lo dem√°s. Y trae sus propias alegr√≠as y decepciones. El actor que es justo como imaginaste al personaje, que se te acerca entusiasmado a comentarte cu√°l fue su escena favorita, que te pide que a√Īadas algo a su papel, y al que ves repitiendo tus di√°logos con tanta entrega.

La escena que no se film√≥ seg√ļn tus instrucciones, y que luego escuchas criticar en la calle (siempre el responsable es el guionista), con ganas de gritar de frustraci√≥n, de imprimir lo que escribiste y dejar caer las copias desde un helic√≥ptero para que todos vean que no fuiste t√ļ, ¬°que no es tu culpa, caramba! Pero el saldo final de retos superados y fallidos ha sido bueno. Hacer guion me ense√Ī√≥ humildad, paciencia, trabajo en equipo‚Ķ Ha sido una gran experiencia.

De todos tus libros, ¬Ņpodr√≠as escoger alguno, el perdurable, acaso el m√°s querido?

Supongo que ser√≠a el primero, Los noseniqu√© tienen la panza rayada. Era el primero en todos los sentidos: el primer premio literario, la primera publicaci√≥n‚Ķ Nada volvi√≥ a ser igual despu√©s de ese librito, ya estaba ese sentido de la responsabilidad hacia lo que escrib√≠a, la posibilidad de que alg√ļn d√≠a otra persona leyera esa p√°gina, que ya no era solo m√≠a‚Ķ Y ese primer libro est√° lleno de sue√Īos, sue√Īos del futuro que quer√≠a tener, de la vida que quer√≠a llevar, del tipo de escritora en que quer√≠a convertirme‚Ķ Es un libro ingenuo, escrito por una ni√Īa que no sab√≠a nada y se lo imaginaba todo. Y todav√≠a amo las cosas que imagin√© en ese tiempo. Son sue√Īos que disfruto compartir con las personas que lo leen.


«Todo est√° en la mente de los lectores»

Es una persona entra√Īable. Y, adem√°s, uno de los escritores m√°s prol√≠feros y maravillosos de nuestra peque√Īa isla literaria. Eldys Baratute sabe que su camino est√° se√Īalado por la palabra escrita, por su zozobra y su felicidad infinitas, y es fiel a este viaje. La ni√Īa que soy, la ni√Īa que fui, lo acompa√Īa. Esa misma ni√Īa curiosa que hoy le hace estas preguntas‚Ķ

En tus obras existe, a modo de gui√Īos hacia tus lectores, el trabajo con referentes que provienen del mundo de la Historia, la m√ļsica, el cine, el arte en general. ¬ŅHasta qu√© punto te interesa la investigaci√≥n de estos referentes y cu√°l es el papel que le concedes a la investigaci√≥n a la hora de escribir literatura infantil y juvenil (LIJ)?

Respeto mucho la tradici√≥n de literatura para ni√Īos, adolescentes y j√≥venes que existe en el mundo, e incluso en Cuba; por eso creo que cada tema a tratar, cada libro que se escriba, no importa del g√©nero que sea, lleva, primero, una necesidad real del autor de mostrar su verdad y, segundo, una profunda investigaci√≥n para brindar todas las aristas posibles y que el lector puede tener su propia lectura. Para eso es imprescindible conocer los referentes, el contexto, los antecedentes y tener clara la caracterizaci√≥n psicol√≥gica de los personajes.

Yo, además, soy un autor muy referencial, trato de mostrar a los lectores elementos de arte, la literatura, la Historia. Que se queden con lo emotivo de la historia y que además incorporen a su vida ese otro conocimiento que fue importante para mi formación estética. Es una especie de regalo que les hago a los lectores. Aunque siempre trato de que ese referente no sea impuesto, sino que el lector se sorprenda al descubrirlo.

Eres, sin dudas, uno de los m√°s queridos y grandes autores en cuanto a materia de LIJ en Cuba se refiere. Y todo eso siendo, adem√°s, un autor con mucha juventud biol√≥gica por delante. ¬ŅDe qu√© manera vives tu papel como escritor, antologador y cr√≠tico, teniendo el conocimiento que tu literatura es ya un referente para otros creadores?

T√ļ definitivamente me quieres. En otra reencarnaci√≥n ser√≠amos novios. ¬ŅQuerido? Solo por la familia, los amigos y algunos lectores. ¬ŅGrande? Nooooo. Cada vez que leo a Nersys, a Onelio, a Eliseo, me doy cuenta de que nada de lo que haga podr√° superarlos. A ver, Ela, yo fui un autor precoz, quiz√°s un poco como t√ļ, publiqu√© mi primer libro con 22 a√Īos m√°s o menos y esa precocidad me ha hecho tener una carrera acelerada, con libros valiosos y otros menos valiosos.

Fotos: Cortesía del entrevistado
Fotos: Cortesía del entrevistado

 

Quince a√Īos despu√©s de aquel primer libro te aseguro que no todo lo que he publicado tiene el valor que quisiera. Aunque tambi√©n reconozco que hay algunos que me han dejado muy complacidos. Mi trabajo como antologador nace de la necesidad de promover la obra de los otros (tan imprescindible como hacer la m√≠a); eso lo que me ha llevado tambi√©n a hacer mi trabajo como cr√≠tico. Es complicado cuando adem√°s tienes que dedicarle parte de tu d√≠a a un trabajo de oficina o a promover la obra de creadores de otras manifestaciones que es b√°sicamente lo que hecho en mi vida laboral, a hacer de jurado, lector especializado de algunas editoriales, ayudar en la labores dom√©sticas y tratar de tener una vida.

Todo eso te obliga a planificarte mejor el tiempo. A prescindir de cosas para poder dedicarte a la literatura. Yo renunci√© a mi profesi√≥n de m√©dico, a tener una vida de viajes de un pa√≠s a otro, de batas blancas y palabras rebuscadas, por la promoci√≥n del libro y la lectura porque creo que con lo que hago puedo ayudar a formar mejores hombres y mujeres. As√≠ que tengo que mantenerme fiel a eso. ¬ŅMe leen los m√°s j√≥venes que yo, los que comienzan? Eso me alegra, sobre todo si en esa lectura encuentran la fuerza para decir su verdad, para creerse que lo que hacen puede emocionar y cambiar el mundo. Si encuentran las ganas de hacerlo mejor que yo, entonces eso me alegra.

A la hora de construir la dramaturgia de tus propios libros, ¬Ņc√≥mo lo haces?

Soy muy met√≥dico, organizado, creo que no podr√≠a ser poeta por eso. Me paso mucho tiempo pensando la historia, meses, a veces a√Īos. Y cuando siento que estoy preparado investigo mucho, much√≠simo, paso horas leyendo, buscando informaci√≥n, construyo los personajes y despu√©s, al final, la historia. Desecho una y otra cuando no siento que ser√°n suficiente para ese personaje que las espera. No dejo de pensar en la historia que mis personajes necesitan (a veces cuando me ba√Īo, cuando miro la tv, cuando desayuno) hasta que se me ocurre esa que le pertenece a esos personajes.

Fotos: Cortesía del entrevistado
Fotos: Cortesía del entrevistado

Tu trabajo con los personajes, tanto los que provienen de tus mundos ficcionales como aquellos que rescatas de nuestra tradici√≥n hist√≥rica, es enorme. ¬ŅC√≥mo armas sus vivencias y experiencias?, ¬Ņqu√© te preocupa a la hora de pensar en ellos?

Me gusta construir personajes, darles vida, carne, que parezcan reales, que sean verosímiles, que los lectores sientan que son sus amigos, que comparten sus vidas. Mientras más humanos hacemos a los personajes, más posibilidad tenemos de que la historia sea creíble. Y yo necesito que se crean lo que estoy contando.

No eres el √ļnico escritor de tu familia. ¬ŅC√≥mo se combina tu trabajo creativo con el de tu pareja?

Bueno‚Ķ tratamos de mantener los espacios de creaci√≥n separados dentro de la casa, como islas que se acercan y se alejan dentro del mar. Hay muchas otras cosas, m√°s dom√©sticas que compartimos. Mis libros siempre se los doy a revisar a Ra√ļl, es mi primer editor y yo a veces reviso sus textos, pero mientras estamos creando tratamos de no inmiscuirnos uno con el otro. Ah, eso s√≠, si volviera a nacer no vivir√≠a con ning√ļn escritor. Es complicado distribuir las tareas dom√©sticas. Y cuando a los dos nos da por escribir no hay quien cocine en la casa.

Desde hace ya buen tiempo te interesa el trabajo y el rescate de nuestros referentes hist√≥ricos nacionales, fundamentalmente la figura del h√©roe cubano, del mamb√≠ y de aquellos otros personajes, a veces sin nombre u olvidados, que acompa√Īaron a los h√©roes. ¬ŅPor qu√©? ¬ŅCrees que los ni√Īos lectores de nuestro pa√≠s se han acostumbrado a un modelo de h√©roes que nada tiene que ver con nuestras tradiciones? ¬ŅHasta qu√© punto hemos permitido los escritores que ciertos temas hist√≥ricos, tal vez aquellos m√°s enraizados a nuestros or√≠genes como naci√≥n, hayan sido relegados?

El h√©roe cubano lamentablemente se ha convertido en una frase hecha, en una figura demasiado distante del ni√Īo, sobre todo por la forma en que se lo mostramos en las aulas. Y estamos en un momento en el que nuestros ni√Īos necesitan de nuestros h√©roes. Por eso mi insistencia en darles un poco de humanidad, de emoci√≥n, de mostrarlos emp√°ticos, sensibles, con una infancia como otra cualquiera. Si logramos que nuestros ni√Īos vean a los personajes de nuestra √©pica como seres de carne y hueso, entonces estar√≠amos evitando que buscaran sus referentes en s√ļper h√©roes enlatados, for√°neos, que poco podr√°n aportarle a su formaci√≥n como seres humanos. Ahora, para eso debemos romper esquemas, tradiciones empantanadas y mostrar a esos hombres capaces de amar, de equivocarse, de ser valientes y al mismo tiempo tener miedos como, definitivamente, son los hombres.

Fotos: Cortesía del entrevistado
Fotos: Cortesía del entrevistado

Y ser√≠a incapaz de pensar que somos los autores los culpables de ese alejamiento entre el ni√Īo y el h√©roe de nuestras gestas independentistas. A los escritores nos cuesta hacerlo porque este trabajo llega investigaci√≥n, lecturas, viajes interminables detr√°s de la historia, cotejar fuentes, entrevistar personas, pero de todas formas el problema es mucho m√°s grande. Deben unirse muchos para revertir lo que est√° pasando.

Tu literatura es pol√©mica y polis√©mica, y creo que esas condiciones hablan bien de la calidad de tus textos. Como escritor, ¬Ņte molesta que en la sociedad cubana y/o en el esp√≠ritu de muchos lectores existan a√ļn trazas que condenan como tab√ļes a temas que deber√≠an ya ser entendidos como normales o comunes?

Todo está en la mente de los lectores. En su capacidad de desgranar lo que digo, lo que pretendo decir, en sus maneras de asumir este o aquella historia con prejuicios o con respeto. Si los lectores reaccionan, de la forma que sea, ya me siento complacido. No puedo pretender que todo el mundo piense igual, que la sociedad cambie de un día para otro, de que una tradición de siglos de prejuicios y exclusión desaparezca como por arte de magia. Yo escribo sobre el respeto y la inclusión, y para eso debo partir del respeto al que no le interesa la inclusión. Si con cada uno de mis libros logro transformar a un lector, un solo lector, entonces estaré haciendo algo válido.

Para ti, ¬Ņexiste a√ļn alg√ļn tema tab√ļ en cuanto a materia literaria se trata?

Si te dijera que hay temas tab√ļes estar√≠a traicion√°ndome a m√≠ mismo. El tab√ļ est√° en la mente de los seres humanos, en su formaci√≥n, en su historia de vida, en su incapacidad de ver m√°s all√° de lo que le han obligado a ver.

¬ŅCrees en la autocensura?

Claro, el miedo existe y la autocensura nace a causa del miedo. Yo trato de no tener ni uno ni lo otro, pero a veces también temo, como Virgilio.

¬ŅCu√°l es el papel del escritor en el mundo tan ca√≥tico que nos rodea?

Emocionar, si le arrancas una pizca de emoción al lector, entonces lo estás obligando a aferrarse a su humanidad.

La crisis de valores en los que vive no solo la sociedad cubana, sino el mundo entero, ¬Ņinfluye en la literatura, en los modos en los que la producimos, la entendemos y consumimos?

El mundo con crisis o sin ella influye en la percepci√≥n que podamos tener los autores, pensar de que somos seres aislados del mundo es una tonter√≠a. No existen personas m√°s conectadas con su contexto que nosotros, aunque querramos estar encerrados en un cuarto oscuro. Y si ese contexto influye en nosotros, entonces tambi√©n influye en nuestra obra. Si yo no fuera quien soy, viviera como vivo y donde vivo, no escribir√≠a como lo hago, probablemente ser√≠a el m√©dico de bata blanca y palabras extra√Īas que algunos anhelan.

Fotos: Cortesía del entrevistado
Fotos: Cortesía del entrevistado

Fotos: Cortesía del entrevistado
Fotos: Cortesía del entrevistado


Pe√Īas y tertulias literarias regresan a la ciudad de Holgu√≠n

Las pe√Īas y tertulias son actividades que tradicionalmente ocupan un lugar muy importante en la animaci√≥n sociocultural de la ciudad de Holgu√≠n. Desde hace pocas semanas la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, luego de varios meses de confinamiento social provocado por la presencia de la COVID-19 en el pa√≠s, reanud√≥ su programaci√≥n habitual.

En esta propuesta de actividades sobresalen, junto a los espacios de la trova, la m√ļsica electr√≥nica y el rock, las actividades literarias, las que cuentan con una amplia tradici√≥n y con su p√ļblico espec√≠fico.

Las pe√Īas de literatura organizadas por la AHS ocupaban espacios reconocidos en la vida cultural holguinera. Locaciones que se manten√≠an ofreciendo programaci√≥n y otras que fueron emblem√°ticas para los amantes de las letras, vuelven a recibir a los amantes de las letras.

Tomada del perfil de Ediciones La luz

Con respecto a estos √ļltimos, Liset Prego, editora de Ediciones La Luz, se refiri√≥ a que ‚Äúlas pe√Īas siempre han sido importantes centros de socializaci√≥n de la cultura en el territorio. Luego de una larga espera motivada por la epidemia de la COVID-19, estos espacios vuelven a ganar protagonismo. Una buena noticia es que la AHS logr√≥ recuperar el Gabinete Caligari, que siempre ha sido un importante espacio informal para compartir diferentes expresiones art√≠sticas. Dentro de esas expresiones del arte que all√≠ ocupar√°n espacios otra vez, se encuentra la literatura, debido a que sus pe√Īas fueron unas de las tradicionales animadoras del sitio. De igual manera se realizan pe√Īas en otros lugares como las destinadas al p√ļblico infantil en las escuelas de la localidad.‚ÄĚ

Foto Yusmel Pérez

Para conocer m√°s acerca de los espacios literarios promovidos en esta fase por la AHS, Norge Labrada, presidente de la Secci√≥n de Literatura en Holgu√≠n, explic√≥ que ‚Äúse mantienen las pe√Īas que ya son tradicionales organizadas por Ediciones La Luz y por la secci√≥n. Entre ellas Abrirse las constelaciones, es el espacio donde se presentan las novedades editoriales. Muchas de ellas son los libros que ya se hab√≠an preparado para la feria del libro y como no se realiz√≥, por la situaci√≥n que conocemos, se estaban acumulando, aunque desde finales de agosto ya los ven√≠amos presentando. Esta pe√Īa se realiza los mi√©rcoles a las 6:00 P.M., aqu√≠ en la sede de Ediciones La Luz, y su anfitri√≥n es Luis Yuseff.‚ÄĚ

‚ÄúTambi√©n alterna en nuestra sede con Abrirse las constelaciones, la pe√Īa Oda a la joven luz, que es un espacio que est√° dedicado al intercambio y a la lectura de los textos de los j√≥venes que se vienen sumando a la secci√≥n de literatura, fundamentalmente los de nuevo ingreso. Este espacio no tiene un conductor habitual, en cada ocasi√≥n la conduce alguno de los miembros.‚ÄĚ

Sobre el retorno del Caligari a la vida cultural de la AHS, Norge expres√≥ que ‚Äúa la programaci√≥n se suma en el Gabinete Caligari, los viernes a las 5:00 P.M., un espacio nuevo que se llama Entrada de emergencia. Su nombre corresponde a una antolog√≠a publicada por la editorial dedicada a la poes√≠a con textos de 15 poetas de la Asociaci√≥n, que cont√≥ adem√°s, con un audiolibro y estuvo acompa√Īado de una amplia campa√Īa A la Luz se lee mejor. Las primeras ediciones se realizaron en septiembre y tuvo muy buena acogida‚ÄĚ.

Foto Yusmel Pérez

Tampoco dej√≥ de lado referirse a los momentos que, durante el a√Īo se suman al programa de eventos y celebraciones: ‚ÄúPalabras compartidas es otro de los espacios tradicionales. Se ha reservado para los eventos como Romer√≠as de Mayo, Feria del libro, Premio Celestino y Fiesta Iberoamericana. Este es un espacio m√°s √≠ntimo que tiene un car√°cter conversacional, de acercamiento m√°s personal hacia los autores‚ÄĚ.

Sobre la programaci√≥n concebida para los ni√Īos coment√≥ que ‚Äúcon el reinicio del curso escolar se retom√≥ el espacio Pi√Īata de letras, dedicado al p√ļblico infantil, este se hace en la escuela especial La Edad de Oro y est√° conducido por Lizue Mart√≠nez.‚ÄĚ

Foto Yusmel Pérez

Los protagonistas de estos espacios son los escritores de la Secci√≥n de Literatura en Holgu√≠n. Sobre su composici√≥n actual su presidente dijo que ‚Äúla Secci√≥n de Literatura de la AHS holguinera actualmente cuenta con 28 miembros. La mayor parte de ellos son poetas, eso lo confirmamos cuando se realiz√≥ la antolog√≠a ‚ÄďEntrada de emergencia‚Äď, los que quedaron fuera de ella es porque eran narradores. En la provincia hay muchos m√°s poetas que narradores‚ÄĚ. Las √ļltimas incorporaciones fueron Miguel Montero, joven holguinero que se dedica a la narrativa, acaba de ser seleccionado para la beca Onelio Jorge Cardoso, y Erick Hern√°ndez, un decimista de Velasco que hasta ese momento era desconocido. A √©l lo present√≥ Joaqu√≠n Osorio, y se le hizo el crecimiento a la Asociaci√≥n. En estos momentos se entregaron dos expedientes para el proceso de incorporaci√≥n, son dos muchachas que esperamos tenerlas pronto en la secci√≥n, a finales de octubre o noviembre‚ÄĚ.

Antes de concluir Norge se refiri√≥ a c√≥mo aprovechan los medios digitales para dar a conocer las producciones literarias de los j√≥venes y de la editorial. En este aspecto dijo explic√≥ que realizan ‚Äúun grupo de acciones de promoci√≥n que en las redes sociales, estas actividades recibieron un impulso mayor durante los meses de confinamiento por la COVID-19, aunque la Ediciones La Luz y la secci√≥n ya realizaban actividades en diversas plataformas‚ÄĚ.

Foto Yusmel Pérez

Continu√≥ ofreciendo datos de las acciones que llevan a cabo: ‚ÄúTodas estas actividades que realizamos de manera presencial las promocionamos en las redes sociales y tienen un respaldo con los materiales audiovisuales de los videopoemas que se hicieron para la antolog√≠a y los videocuentos del Premio Celestino. Tenemos en las redes sociales una programaci√≥n intencionada para promocionar estos materiales. Tambi√©n aprovechamos los aniversarios de escritores cubanos y universales, sobre los que hacemos spots y postales que se insertan en nuestras pe√Īas y otros espacios.

A los presentadores que participan en las pe√Īas les pedimos las presentaciones en formato digital para poder utilizarlas en estos medios. Para esto contamos con Lilian Sarmiento, que es estudiante de Periodismo y miembro de la secci√≥n, quien es la responsable del equipo que trabaja en el dise√Īo y actualizaci√≥n de los sitio digitales‚ÄĚ.

Oros espacios literarios que ofrece la AHS holguinera son Sal√≥n de √ļltima espera, pe√Īa conducida por Zulema Guti√©rrez, que tiene lugar en el Caf√© del arte joven, en la sede de la Asociaci√≥n; y la pe√Īa Atrapasue√Īos, orientada hacia el p√ļblico infantil y se desarrolla con una frecuencia mensual en la escuela Manuel Ascunce, en horas de la ma√Īana. ¬†

De esta manera, la Asociación Hermanos Saíz contribuye a reanimar la ciudad holguinera en la etapa post pandemia.         


Pensar la ciencia. Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (III)

¬ŅC√≥mo elijo a mi tutor? Tres preguntas que te ayudar√°n a tomar tu decisi√≥n¬†

La figura del tutor recibe varios nombres de acuerdo con los programas activos en diferentes pa√≠ses. Puede ser supervisor, director de tesis, consejero acad√©mico, etc. No es casualidad. Las funciones de un tutor son numerosas y todas denotan un compromiso con la ciencia (la b√ļsqueda de la verdad), la generaci√≥n futura (o sea, t√ļ) y la humanidad (el compromiso de traspaso de experiencias es un acto profundamente generoso).

Todos sabemos, sin embargo, que la relación apropiada con el tutor puede garantizar un impulso extraordinario a tu carrera o puede sepultarte en la marea de procesos burocráticos y competidores activos en la esfera científica. Elegir al tutor apropiado es una tarea crítica al iniciar cualquier proyecto de investigación.

Con este post iniciamos una serie dedicada a la relación entre el joven investigador y el tutor. Está dividida en tres partes. En esta primera entrega, damos pistas para que hagas esta elección de forma correcta. Me concentro en elementos absolutamente profesionales. Hay otras variables que son relevantes y debes tomar en cuenta como el carácter, la empatía y la ética. Pero estas son de naturaleza personal, por tanto, dependen de la interacción humana y del sistema de relaciones que seas capaz de construir. Por eso no las atiendo aquí.  

Lo m√°s importante para una elecci√≥n apropiada del tutor es la alineaci√≥n de los intereses cient√≠ficos. Debes encontrar los puntos comunes y situar tu atenci√≥n all√≠. Ello supone que conoces las investigaciones desarrolladas previamente por tu tutor y eso es f√°cil de averiguar. Solo tienes que realizar una b√ļsqueda de sus publicaciones. Conc√©ntrate en el per√≠odo que va de los √ļltimos 3 a 5 a√Īos. Busca sus perfiles en Google Scholar o en redes sociales profesionales como Academia.edu o LinkedIn. Hoy d√≠a, los acad√©micos agrupan sus trabajos publicados en estos repositorios.

Aquí te dejo tres interrogantes que debes tomar en cuenta para una evaluación de tu posible tutor.

Como siempre, te recuerdo que las im√°genes de este post pertenecen a phdcomics.com.

¬ŅCu√°n activo es en el proceso de investigaci√≥n?

Si no tiene mucha presencia online o si sus publicaciones son muy antiguas, puede ser un indicador de que tu tutor tiene otras prioridades aparte de la socializaci√≥n de sus resultados. En Cuba, donde el salto a las publicaciones online es relativamente reciente, es com√ļn que muchos profesores de m√°s edad y amplia experiencia no est√©n volcados a la investigaci√≥n cient√≠fica, sino que tengan √°reas de experticia m√°s desarrolladas en los √°mbitos de la docencia, la pol√≠tica universitaria o la direcci√≥n de proyectos. Por el contrario, un investigador prol√≠fico, con muchos trabajos insertados en revistas de nivel, es habitualmente una buena se√Īal. ¬†

Ten en cuenta si la autor√≠a de sus trabajos es compartida y con qui√©nes, ya que es tambi√©n habitual que las publicaciones acad√©micas respondan a resultados obtenidos por grupos de trabajo, ya sean tutor-doctorando o equipos de investigadores. Si son textos de autor√≠a compartida, aseg√ļrate de buscar adem√°s a los otros autores.

En la misma cuerda, si notas que existe una diferencia notable entre tu tutor y el otro autor (por ejemplo, contraste significativo de edad o de nacionalidad), es posible que se trate de alg√ļn doctorando anterior. Ahonda un poco m√°s en la vida profesional de esos posibles doctorandos (d√≥nde trabajan y en qu√© campo), intentando encontrar un patr√≥n. Busca tu reflejo en sus √©xitos. Puedes ser t√ļ en los pr√≥ximos a√Īos. Si tomas en cuenta que hoy todo el mundo expone su vida en las redes sociales, esto es algo que no te llevar√° m√°s de diez minutos. ¬†

¬ŅD√≥nde las ha publicado?

Reconocer la naturaleza de las publicaciones es esencial para el profesional de la investigaci√≥n. Generalmente, las revistas tienen nichos claramente definidos signados por los contenidos que publican. Por tanto, la presencia de tu tutor en determinados espacios es se√Īal clara de sus intereses. Debes analizar dos elementos:

Uno: si se trata de publicaciones locales, nacionales o globales. Esto te mostrará las áreas de influencia del autor. Aquí no hay elementos buenos ni malos. Simplemente examina dónde tu posible tutor ha posicionado su área de influencia y cuál es la que más te conviene.

Dos: si se trata de un generalista o de un especialista. Me explico: analiza si todas sus publicaciones pertenecen a revistas de un mismo perfil o, por el contrario, abarcan un espectro amplio. Los autores generalistas son investigadores que participan en muchos proyectos y pueden exhibir resultados en distintos campos de una misma ciencia. O sea, sus empe√Īos se expanden de manera horizontal. Es muy probable que con ellos encuentres puntos comunes con mayor facilidad.

En otro sentido, un autor especialista concentra sus publicaciones en un nicho peque√Īo y espec√≠fico. Su accionar crece de manera vertical. Estos tienden a ser particularmente m√°s profundos en esos espacios puntuales y tienen m√°s posibilidades de posicionarse como voces de autoridad. Si tu propuesta de tesis no encaja a la perfecci√≥n con su perfil, lo m√°s probable es que no sea un buen match para ti.

¬ŅCu√°l es el impacto de sus publicaciones?

Hoy d√≠a hay sistemas m√©tricos para evaluar el impacto (esta es una palabra clave) de la ciencia y estos est√°n en v√≠as de perfeccionamiento. Pueden serte √ļtiles. Usa Google Scholar para conocer el √≠ndice H de tu tutor. Recuerda que el √≠ndice H se calcula tomando en cuenta la relaci√≥n entre trabajos publicados y citaciones recibidas por cada texto. Asimismo, con una pesquisa r√°pida sabr√°s la cantidad de citaciones recibidas, lo que te permitir√° identificar cu√°l ha sido su texto m√°s influyente.

Pero debes ir m√°s lejos. Mientras estas t√©cnicas son muy f√°ciles de aplicar para una r√°pida evaluaci√≥n de acad√©micos en todo el mundo, en Cuba a√ļn no son muy explotadas. Es decir, no todos los investigadores tienen sus perfiles actualizados y muchos ni siquiera saben que existen. Adem√°s, son cifras que otorgan mucha importancia a los art√≠culos, en detrimento de otras formas como los libros (a menos que hayan sido publicados por alguna editorial acad√©mica de prestigio global como Francis & Taylor, Routledge, Springer, De Gruyter, Palgrave Macmillan, Sage, etc.).

A ello debemos sumar que estos rankings solo eval√ļan revistas acad√©micas, por lo que el √°mbito cubano est√° completamente fuera de este universo, sobre todo en las humanidades y ciencias sociales. Puedes encontrar a autores (generalmente de avanzada edad) de much√≠simo prestigio que punt√ļan muy mal en las m√©tricas contempor√°neas. Por ese motivo, debes buscar tambi√©n en el contexto nacional y local. No te dejes llevar solo por las cifras, ellas no eval√ļan los contenidos de los textos.

…

Encontrar a tu tutor ideal es algo que debes afrontar con responsabilidad. No lo tomes a la ligera. Tu futuro puede depender de ello. Las respuestas a estas tres preguntas te facilitar√°n evaluar mejor tus posibilidades y, en √ļltima instancia, a tomar una mejor decisi√≥n. No dejes las cosas al azar. Toma el control de tu vida y de tu carrera.¬†

*Profesor del departamento de Historia del Arte de la Universidad de Oriente, Santiago de Cuba.


Los entresijos de la literatura

En ella se cumple el lugar com√ļn: Malena Salazar Maci√° no necesita presentaci√≥n alguna. Su rostro es conocido no solo entre los lectores y escritores del fant√°stico cubano, sino m√°s all√° de las fronteras geogr√°ficas que nos circunscriben a un universo de referencias.

En honor a la verdad, debo confesar que me he aprovechado de la amistad que nos une para hacerle responder esta entrevista. Malena acept√≥, por supuesto, sin que mediaran demasiadas excusas, impelida quiz√°s por esta distancia f√≠sica que no nos permite ahora compartir caf√© juntas, an√©cdotas ni pel√≠culas. Sea cual sea el formato que nos sirva como (pre)texto para dialogar, es innegable que Malena Salazar Maci√° se ha convertido en m√°s que una ‚Äújoven promesa‚ÄĚ. Ese concepto tan debatido y que a√ļn cargan algunos de nuestros mejores creadores literarios, nos obliga a repensar, acuciantemente, cu√°l es el lugar que ocupan los creadores j√≥venes en el tejido escritural de la naci√≥n.

En tiempos recientes, algunos de los autores de las generaciones m√°s j√≥venes del fant√°stico cubano han tenido el privilegio de ser traducidos a otras lenguas, ¬Ņcu√°l ha sido tu experiencia? ¬ŅSientes que el mundo de la traducci√≥n es una posibilidad otra hacia diferentes p√ļblicos y mercados?

cortesía de malena salazar

Hasta el momento, he tenido la suerte de ser traducida mayormente al ingl√©s y al japon√©s de la mano de Toshiya Kamei; no obstante, algunas de mis historias tambi√©n han sido elegidas para ser llevadas al alem√°n y al croata. No ser√≠a cierto si afirmara de forma categ√≥rica que alguna que otra vez no albergu√© la idea de ver algunas de mis obras en otros idiomas, sin embargo, lo curioso es que las traducciones llegaron en per√≠odos en que no ten√≠a contemplada la posibilidad. As√≠ que fue una sorpresa agradable ver c√≥mo mis textos en espa√Īol se convert√≠an, poco a poco, en otras palabras, construidas a trav√©s de otros abecedarios, otras reglas, conceptos similares que capturaban la esencia del original. La experiencia se completa cuando se logra una publicaci√≥n; porque tampoco es sencillo colocarse en el mercado o llegar a un determinado p√ļblico. Tambi√©n existen muchos escritores y traductores talentosos a nivel internacional que buscan un lugar para sus trabajos.¬†

El mundo de la traducción me gustaría compararlo con la posibilidad que alberga la idea de la existencia de mundos paralelos: abre miles de puertas al intercambio con lectores y escritores de culturas diversas. Promueve la posibilidad de retroalimentación literaria, de estudio de nuevas temáticas, de adquisición de conocimientos sobre el constante movimiento de las problemáticas socio-económicas y políticas en otras latitudes.

Cuando se trasciende el √°mbito sem√°ntico de la lengua madre, ocurre un cambio sustancial en las historias, ¬Ņc√≥mo concilias el ejercicio de la escritura con la potencial idea de una traducci√≥n futura? ¬ŅPiensas en eso a priori?

La traducción es, también, arte. El traductor no solo debe tener un conocimiento multicultural vasto, sino ser capaz de conservar el espíritu del texto original cuando lo lleva a otra lengua, debido a que a veces, muchas palabras, frases y conceptos no poseen una traducción precisa a otros idiomas, o la estructura de la historia no resulta adecuada para llegar a lectores que descubren por primera vez algo escrito en otro país, en otra lengua. El traductor debe conocer la mente y el estilo del autor. Debe volverse, de cierta forma, el segundo autor.

No pienso en futuras traducciones cuando escribo un texto. Deseo que la historia se desarrolle en su propio ambiente, con los elementos que le son innatos debido a su temática, al estilo, al tono que deseo darle. Después es que puede apreciarse la belleza del proceso de renacer en otro idioma: el ejercicio intelectual de interpretación que debe realizar el traductor.

cortesía de malena salazar

En los dos √ļltimos a√Īos has sido una de las autoras m√°s premiadas a nivel nacional. Pocos concursos del g√©nero fant√°stico se te han resistido, ¬Ņqu√© har√°s cuando no te queden otros cert√°menes de literatura fant√°stica en los cuales competir? ¬ŅSientes que el verdadero aliciente del escritor se encuentra en el premio o acaso tus resortes creativos se encumbran hacia otras v√≠as?

Exploraré otros géneros literarios. Me gustaría incursionar en el mainstream, el policíaco y el teatro. Sin embargo, quiero hacerlo después de estar segura de cuáles son sus elementos, después de crearme una base a través de lecturas y análisis de obras de dichos géneros, tal y como procedí con la fantasía y la ciencia ficción.

Tomé la participación en los concursos para medir, poco a poco, cuánto mejoraba o retrocedía en mi literatura, en qué fallaba, por qué y cómo podía solucionar esos problemas y errores. Me sirvieron también para conocer a escritores de todo el país y ganar experiencia a través de sus consejos.   

No es esta la primera entrevista que tengo el placer de pensar para ti. En nuestro primer di√°logo eras a√ļn una autora novel que comenzaba a lidiar con los trazos del Premio David en la categor√≠a de ciencia ficci√≥n, ¬Ņcu√°nto ha cambiado la autora de Nade desde entonces hasta estos tiempos?

A veces hago comparaciones entre Nade y mis textos recientes. No surge como algo premeditado sino que, en alg√ļn momento, ese primer libro cae en mis manos y siento el deseo casi hipn√≥tico de abrirlo en una p√°gina al azar, leer p√°rrafos, di√°logos, personajes. Y noto los cambios. Veo un progreso. De Nade hasta mi √ļltimo escrito, sea cuento o novela, existen detalles sutiles (y otros no tanto) que marcan cu√°ntos obst√°culos he superado, cu√°ntos consejos he escuchado y asimilado, cu√°ntos errores he subsanado. Me percato de que el camino contin√ļa.

Siempre digo que, cada vez que leo algo nuevo, percibo cuánto me falta por crecer como autora.   

¬ŅEres una creadora a la que le gusta reescribir sus libros? Si, por ejemplo, pudieras retornar a esa Nade primigenia que public√≥ Ediciones Uni√≥n en su colecci√≥n Premio David, ¬Ņcambiar√≠as algo?

Corregir√≠a errores en la dramaturgia y el estilo escritural, desarrollar√≠a de forma m√°s justa a los personajes, pero no cambiar√≠a la esencia de la historia. Me gusta ese ‚Äúpor qu√©‚ÄĚ y ‚Äúc√≥mo‚ÄĚ fue concebida, me gusta que tenga la ingenuidad de una opera prima. Si realizara un cambio sustancial, si la reescribiera por completo, ya no ser√≠a la misma Nade que me ense√Ī√≥ tanto y me acerc√≥ a los lectores. ¬†

Has comenzado a transitar, con muy buen paso, en la literatura infantil y juvenil. ¬ŅC√≥mo llegas al g√©nero? ¬ŅPor qu√© tu inter√©s como escritora se ha enfocado en esa nueva lupa de sentido y producci√≥n? ¬ŅQu√© posibilidades te ofrece la literatura infantil y juvenil?

Lo sent√≠ como una asignatura pendiente: de ni√Īa, le√≠ a Excilia Salda√Īa, Enrique P√©rez D√≠az, Dora Alonso y Julia Calzadilla, as√≠ que durante mi crecimiento como autora me presionaba una deuda invisible con ellos, con la propia literatura infantil. Sus libros me inculcaron el amor por la lectura y la escritura. Son parte de m√≠, de la fuente a la que regreso a cada rato para aprender los entresijos de la literatura.

No fue una decisi√≥n precipitada: tard√© un tiempo en convencerme de que estaba lista para escribir para ni√Īos, que es uno de los p√ļblicos lectores m√°s exigentes que puedan existir. Por el momento, disfruto mucho creando estas historias porque me permiten recordar esos sentimientos que me provocaba el leer a los autores que funcionan como mis pilares. Me gustar√≠a acercar a los ni√Īos a la lectura a trav√©s de mis textos. Quiz√°s algunos de ellos, como yo, sientan el llamado literario y se armen de letras. ¬†¬†

La pandemia nos ha obligado a revolucionar y repensar no solo la literatura, sino su modo de comunicaci√≥n al p√ļblico, ¬Ņqu√© tal la experiencia?

Antes de la pandemia, las redes sociales, Internet, los medios de comunicaci√≥n masiva‚Ķ comenzaban a volverse herramientas √ļtiles para los escritores. Con la llegada de la covid-19 se han reafirmado o, quiz√°s, se han convertido en un elemento indispensable tanto para trabajar como para la socializaci√≥n, donde se hace necesaria la distancia.

¬ŅPiensas que son pocos los autores j√≥venes que se interesan por la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a? ¬ŅHasta qu√© punto pueden los autores de generaciones anteriores, incluso siendo j√≥venes, apoyar e impulsar a los m√°s noveles?

Durante la pandemia y gracias a una mayor incursi√≥n en las redes sociales, he descubierto que en Cuba existen muchos j√≥venes con deseos no solo de leer ciencia ficci√≥n y fantas√≠a, sino tambi√©n de crearla. A trav√©s de Twitter, Facebook e Instagram, muchos realizan publicaciones de sus obras e intercambian, sin tener conocimiento de que existen otros escritores, premios y la colecci√≥n √Āmbar de Gente Nueva que aborda el fant√°stico. Cuando lo descubren, exigen orientaci√≥n inmediata acerca de estos autores, y c√≥mo pueden acercarse m√°s a esta comunidad que ya exist√≠a.

Si algo ha caracterizado a los autores del fantástico cubano, es el apoyo mutuo y hacia los jóvenes que comienzan a través de asesorías, invitándolos a talleres, recomendándoles libros e instándolos a participar en concursos. Todos forman parte de este proceso, sin importar la generación. Los autores jóvenes escuchan a los veteranos y viceversa. Cada persona, desde su punto de vista, es capaz de arrojar luz sobre una temática poco explorada por otros.

De esa forma, los creadores más jóvenes adquirimos y compartimos experiencias que nos colocan en condiciones de, también, capacitar a los noveles, o a los que comienzan a leer a los autores cubanos.


«Soy un arquitecto de mi propio infierno o para√≠so»

Rolando (Roly) √Āvalos D√≠az recibi√≥ la herencia familiar, el don del arte, y lo transform√≥ en su propia materia de expresi√≥n, en su tu√©tano creativo. La ciudad de su poes√≠a forma ya parte del amnios que le regala nuevas preguntas al mundo. Y son esas preguntas (y sus respuestas) las que hoy el poeta nos ofrece.

Hablemos primero de la tradici√≥n po√©tica que es parte de tu ADN, que constituye una particular herencia simb√≥lica. ¬ŅHasta qu√© punto sientes que tu necesidad de entender la poes√≠a parte de este legado?

Crédito Rodrigo Valero González/ cortesía del entrevistado

En efecto, existe una tradici√≥n po√©tica en la familia, el arte del repentismo, que viene de mi abuelo materno fallecido, Jes√ļs D√≠az Mart√≠nez; primero, la heredaron algunos de sus hijos (mis t√≠os y mi madre), y despu√©s la hemos practicado varios primos. Esta vertiente de la oralidad, m√°s que una tradici√≥n po√©tica, la veo como un ritual entra√Īable y ocurre cuando coincidimos todos o casi todos en reuniones familiares, como los cumplea√Īos.

Desde ni√Īo escucho d√©cimas, desde adolescente las improviso. Tambi√©n a partir de los 11 a√Īos, aproximadamente, empec√© a escribir, y entonces me pareci√≥ natural ser como Alexis D√≠az-Pimienta (uno de mis t√≠os por parte de madre), escribir e improvisar, y llevar esas dos carreras al un√≠sono. En muchas ocasiones, por la admiraci√≥n que le tengo, me he sentido influido por la obra de mi t√≠o, me he descubierto tics en mis procederes que homenajean pasajes de su obra, maneras de construir semejantes, y luego he advertido el peligro. Ha sido una relaci√≥n muy cercana tambi√©n, de familiaridad, de trabajo, de lector, de espectador.

He debido desligarme a propósito para crecer, para hallar mi camino, y en ello ando todavía. Pero creo que uno al final le pone su voz y su sello; con sus propias lecturas se va perfilando y adquiere una personalidad, construye otro itinerario poético, aun cuando no se lo proponga, y aunque se haya heredado de alguna manera una determinada tradición gracias a parentescos familiares.

En algunos de tus libros, la anatom√≠a de la ciudad es un tema recurrente que distingue y define al sujeto po√©tico. ¬ŅEste mapeo lo entiendes como una geograf√≠a espiritual de la ciudad que el poeta refleja, o que al menos intenta reflejar en su trabajo?

Crédito Estudio fotográfico Cuba Alternativa/ cortesía del entrevistado

S√≠, me atrae reflejar el accidente de nacer en una ciudad, de criarse en un barrio y no en otro, la gitaner√≠a de las mudanzas por municipios perif√©ricos, la mitolog√≠a de la urbe y c√≥mo esta produce met√°foras, c√≥mo genera lenguajes, c√≥mo acoge con hospitalidad o desampara al emigrante o al habitante, dej√°ndolo en brazos de la orfandad m√°s terrible, qui√©nes fueron sus personajes hist√≥ricos, qui√©nes sus celebridades. Como dijera un personaje de Celebrity, la pel√≠cula de Woody Allen, y cito de memoria: ‚ÄúA una ciudad se le conoce por sus celebridades‚ÄĚ.

Me interesa el modo en que nombramos una piedra inanimada que nos ve crecer, enamorarnos y morir mientras contin√ļa viva, bajo la lluvia de la erosi√≥n de los siglos; el afecto particular que le tenemos a un √°rbol, a una esquina, a un monumento, al segundo piso de un edificio en un reparto llamado El Roble, en Guanabacoa, al banco roto de un parque, a los baches de la cuadra de una barriada marginal o a los ruidos nocturnos de una bronca.

¬ŅQu√© es el h√°bitat urbano, cu√°nto condiciona o define en quienes la padecemos y vivimos, qu√© significa, qui√©nes son mis coterr√°neos, mis vecinos, en qu√© consisten sus vidas, sus sue√Īos, sus realidades? Igualmente son bienvenidos los arquetipos, estereotipos o ciencias sociales, as√≠ como los vocablos identidad, idiosincrasia, y cada elemento que me sirva para dar con los contornos del mapa de esa geograf√≠a espiritual.

¬ŅDe qu√© manera congenias el ejercicio m√°s mediato del repentismo y la improvisaci√≥n con el hecho de concebir la dramaturgia particular de un libro de poes√≠a?

Son hogares a los que uno entra por puertas distintas. Cuando improviso no hago literatura escrita, y cuando escribo un libro de poes√≠a no me apuro en acabar una d√©cima, ni tengo delante un p√ļblico esperando, ni un la√ļd y una guitarra secundando mi proceso creativo y presion√°ndome para que en pocos segundos responda a mi adversario repentista. Incluso, cuando escribo, no solo escribo d√©cimas, sino sonetos o poemas en verso libre.

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

Son procesos diferentes que responden a circunstancias creativas específicas, pero tampoco es que sean demasiado opuestos. Por ejemplo, la narrativa, la poesía, y aun la dramaturgia pura, dotan a la mente del improvisador de códigos y elementos que enriquecen su vocabulario, su alcance, su imaginario, su proyección; y al escritor, ante el Word o ante el papel, le ofrece cierto ritmo de hallazgos para dar con las palabras exactas y construir, a modo de guion, la escaleta de su libro y el campo semántico de su poemario. Son ejercicios que no se repelen, te aseguro que se alimentan, aunque se busquen otros resultados y sea otro el receptor.

En el proceso creativo, ¬Ņa qu√© paso le confieres mayor importancia?

Les doy importancia a todos los pasos, me parece. Soy feliz cuando consigo respetarlos, cuando la fase de corrección no interrumpe al germen, al balbuceo de las ideas iniciales ni al brote de las primeras oraciones. Pienso que tampoco es recomendable detener abruptamente la investigación porque nos morimos de ansiedad por escribir el capítulo de una novela. Casa paso posee un encanto y nos prepara para el siguiente.

Desde luego que cada cual tiene su propia metodolog√≠a y todos los libros no se escriben del mismo modo ni en un periodo m√°s o menos comprobable; a veces se abandonan proyectos durante meses o a√Īos, parece que van a morir y sin embargo resurgen con m√°s br√≠os, o resulta que s√≠, que somos m√°s maduros y as√≠ lo mostramos a la hora de abordarlos, tenemos una mayor perspectiva. Aunque, ojo, esto tambi√©n puede funcionar como autoenga√Īo o pretexto para la procrastinaci√≥n o miedo a enfrentar el momento decisivo de concretar la obra. ¬†

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅEntiendes la poes√≠a como un acto divino o mundano, o una mezcla de ambos registros?

Como es arriba, es abajo. Lo divino est√° conectado con lo mundano, son el anverso y el reverso, la cara y la cruz de una misma moneda que lanzamos al aire. Aunque estamos hechos m√°s de mundo que de divinidad y lo que escribimos tiene la √ļltima palabra. Me parece que los autores, salvo los pol√≠ticos o los religiosos, no estamos para dar lecciones de moralidad o de civilidad, no en primera instancia, sino para plasmar inquietudes m√°s humanas y veraces.

¬ŅEl poeta tiene un papel definido en el mundo, m√°s all√° de la esfera del arte?

Si tiene alg√ļn papel o alg√ļn compromiso social, si algo nos define, es el propio acto creativo, es el de hacer lo m√°s po√©ticamente posible nuestro trabajo, para lo cual no nos alcanzar√° la vida entera. Llevar y traer palabras, met√°foras, sinestesias, s√≠miles‚Ķ y el solo hecho de hacernos querer y entender gracias a lo que enunciamos o callamos, puede ser una carga terrible o un argumento tan leg√≠timo que se debe valorar en su justa medida, y no debe ser puesto en las manos de cualquiera.

Puede pensarse que el trabajo de un poeta consiste en sacudir, como un relámpago, las conciencias de sus lectores, más allá de la transmisión lírica/empática de sentimientos, reflexiones y emociones. Esa es una posible forma de entenderlo. Pero otra puede ser la de emplear con sabiduría y responsabilidad el poder de las palabras. Un poeta nombra y le regala nuevas preguntas al mundo. Estamos hechos de preguntas. El arte de gozar estéticamente, tratando de responderlas, es uno de los juegos más serios que existen.

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅC√≥mo manejas el mundo de la autorreferencialidad a la hora de escribir? ¬ŅEs la poes√≠a, por necesidad, un ejercicio de autorreferencia?

Antes, muy en los inicios, cre√≠a que a la hora de escribir, si utilizaba escenas de mi propia vida estaba siendo, sin duda, autorreferencial; pero luego he comprendido que desde el mismo momento en que uno escribe, sea narrando o poetizando, ya es otro, un personaje o un sujeto l√≠rico‚Ķ aunque hable de su propia biograf√≠a, que de alg√ļn modo casi siempre est√°.

En mis libros la autorreferencia, cuando la hay, es un a√Īadido, un recurso, uno de sus colores, una de mis herramientas creativas. En mi primer libro, Mundo pa√Īuelo, la mayor√≠a de los poemas aluden a experiencias o visiones propias acerca de la existencia, no hay pretendidos enmascaramientos o la gestaci√≥n de heter√≥nimos; da la impresi√≥n, tras una lectura r√°pida, y parafraseando a Ortega y Gasset, de que soy yo mismo hablando de m√≠ mismo y de mis circunstancias aunque, claro, esto puede leerse como una verdad o una mentira a medias. En mi segundo libro, Boca de lobo, en parte tambi√©n, pero no siempre.

Por tanto, no creo que la poesía sea necesariamente un ejercicio autorreferencial, entre otras cosas porque mirar a los ojos a un sujeto lírico es dar con un espejismo, o con un juego de espejos que se repite hasta el infinito. Además, no sé quién soy cuando escribo (muchas veces quienes pregonan autoconocimiento promueven su arrogancia), escribo para descubrirme. Y no solo porque pongo pensamientos por escrito, sino incluso para averiguar cuánto me desconozco o qué podría estar pensando, o cuántas personas soy.  

¬ŅCrees que los propios escritores tienen un conocimiento verdadero de la literatura que se gesta m√°s all√° del contexto regional limitado en el que viven? ¬ŅC√≥mo romper esos moldes preconcebidos? ¬ŅC√≥mo hacer que la literatura cubana eclosione y rompa finalmente el cascar√≥n de su zona de confort?

cortesía del autor

En general creo que es algo superficial el conocimiento que tenemos los propios escritores acerca de otras literaturas allende los mares, y las razones pueden ser varias, aunque se ha ido reduciendo poco a poco la falta de acceso o contacto ‚ÄĒal menos electr√≥nicamente‚ÄĒ con libros y autores que se han editado o reeditado poco o nunca por ac√°, por ejemplo.

Existen maravillosas bibliotecas virtuales que se abastecen gracias a las donaciones que hacen los usuarios con títulos digitalizados que antes compraron en formatos Word, Epub o PDF, y deciden compartirlo. También hay títulos de autores cubanos, por cierto. Tarde o temprano, de alguna manera, siempre nos encontramos con lo que más vale y brilla universalmente en materia de arte y literatura, ya sea a través de publicaciones nacionales (revistas, tabloides, suplementos en periódicos, blogs, etc.) que nos enteran (también es su deber) sobre cuán ancho y ajeno es el mundo de las letras fuera de Cuba; igual mediante el catálogo de Arte y Literatura, que con cierta regularidad reimprime clásicos; o directamente a través de enlaces en las redes sociales, las verdaderas ladronas del show en lo que va de siglo XXI.

¬ŅC√≥mo romper estos moldes y dejar de, solamente, leernos los unos a los otros con riesgos de acabar en la endogamia creativa? Supongo que estando atentos a la lectura o relectura de obras maestras que han vencido al tiempo, en vez de fijar la atenci√≥n solo en la mesa de novedades. No conozco reglas √ļnicas ni los criterios que manejan o el verdadero poder que tienen quienes dirigen las pol√≠ticas editoriales y deciden qu√© se distribuye y se vende o no. Por otro lado, cada cual arma su propia br√ļjula lectora y su canon individual. Opino que deben potenciarse m√°s los intercambios en eventos internacionales.

Eres uno de los uno de los directores del grupo po√©tico-teatral-musical RolleX, ¬Ņc√≥mo entender el acto performativo cuando se tiene a la comunicaci√≥n de la poes√≠a como el primer esca√Īo de sentido?

Cuando el acto po√©tico se enfrenta al espectador, ¬Ņqu√© resortes se disparan en ti?

cortesía del autor

Ya hace m√°s de dos a√Īos que existe RolleX. Alex D√≠az Jr., mi primo, y yo, lo dirigimos y todo el tiempo expandimos, a trav√©s de los medios a nuestro alcance (espect√°culos, talleres, redes sociales, etc.) el concepto de neorrepentismo, un t√©rmino que acu√Īara hace a√Īos Alexis D√≠az-Pimienta en ese ensayo investigativo para eternas consultas que es Teor√≠a de la improvisaci√≥n po√©tica.

En este libro se definen las proyecciones de una nueva generaci√≥n de improvisadores formados gracias los Talleres Especializados de Repentismo en todo el pa√≠s a partir de la d√©cada del 2000 y que, por otra parte, aparecen en su total dimensi√≥n gracias a puestas en escena que, ya de por s√≠, engloban las otras manifestaciones art√≠sticas; el repentismo en medio de un di√°logo interdisciplinario. Debo decirte que un espectador amante de la poes√≠a, cuando tiene la oportunidad de disfrutar de cerca un arte tan antiqu√≠simo de la oralidad como es la improvisaci√≥n po√©tica, devuelve enseguida, con sus reacciones a flor de piel, con sus gestos, con su risa, en los casos favorables, una adrenalina muy agradecida, muy generosa, que los escritores ‚ÄĒdespu√©s del acto solitario de la escritura‚ÄĒ desconocemos de una manera tan tangible.

Hay m√°s gente que ama la poes√≠a de la que suponemos. Por supuesto, habr√° algunos que disfruten m√°s la llamada poes√≠a culta y otros la llamada poes√≠a popular, ambas expresiones leg√≠timas de la cultura. Si a nuestros espect√°culos, con fines po√©ticos que oscilan de un lado a otro, les agregamos dosis de acompa√Īamiento musical (con m√ļsicos, instrumentaci√≥n y g√©neros variopintos), dosis de teatro y algo de performance, adem√°s de la proyecci√≥n de un corto audiovisual en torno al desarrollo de una acci√≥n po√©tica, entonces el favor del p√ļblico es mayor, la buena vibra y la energ√≠a que recibimos de vuelta superan las expectativas.

Pocos momentos, por no decir ninguno, son tan gratos (tan gratos y tan arriesgados) para un hacedor de versos, para un repentista, en suma, que ese acto creativo de protagonizar un espectáculo cuya trama suceda en versos, tanto desde la declamación (que es lo típico) como desde la improvisación.

Tu libro Mundo pa√Īuelo fue publicado en 2016 por el sello espa√Īol Guantanamera, y en 2018 fue traducido al idioma ingl√©s bajo el t√≠tulo Small World. ¬ŅC√≥mo ha resultado la experiencia de apreciar tu poes√≠a en una lengua para la cual no fue originalmente concebida? ¬ŅSientes que la poes√≠a trasciende la experiencia limitada de un idioma?

Lo he recibido con alegr√≠a y extra√Īeza, consciente de que definitivamente la poes√≠a es pol√≠glota y al mismo tiempo tiene muchas capas intraducibles, o que habr√≠a que traducir en bloque y no literalmente. Se precisa un rigor, una sensibilidad y un conocimiento de la lengua que merece much√≠simo respeto. Los lectores que desconocemos otros idiomas y queremos leer a Flaubert, Dostoievski, Brecht o Cesare Pavese, los amantes de esas grandes cimas de la literatura, dependemos de los grandes traductores del franc√©s, del ruso, del alem√°n o del italiano.

Small world, seg√ļn me han explicado algunos conocedores del ingl√©s, no significa precisamente ‚Äúmundo pa√Īuelo‚ÄĚ, ni siquiera como una interpretaci√≥n de la idea global del poemario. Es una aproximaci√≥n y, dir√≠a, una traducci√≥n quiz√°s m√°s en serie que en serio. De cualquier modo lo agradezco y me siento honrado de haber visto, antes de lo que supon√≠a, mi primer libro traducido, ¬°vaya honor!, ¬Ņno?, con unas luces y sombras todav√≠a intraducibles para m√≠. ¬†

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅC√≥mo construyes, desde lo emocional, lo espiritual y lo racional, tu propio ejercicio creativo?

De tantas maneras, querida Elaine. Trabajo mucho con la nostalgia, los sue√Īos, las pesadillas, los recuerdos que obsesionan y atormentan, inmediatos o lejanos, las supersticiones, los miedos, los s√≠mbolos, secuencias cinematogr√°ficas y bandas sonoras, la violencia del paso del tiempo, los textos y las vidas de los otros. Trabajo con el dolor, los destellos y los espejismos. As√≠, con esa masa informe y aparentemente intangible, construyo mis universos, soy un dios por un rato cada d√≠a, arquitecto de mi propio infierno o para√≠so. Emocional y espiritualmente me involucro y, sobre todo, incubo, bendita fiebre, la materia incognoscible con la que me conecto de forma subterr√°nea, as√≠ escriba sobre mi vecina de enfrente o en torno a cualquier asunto trivial o vida ajena √≠ntima.

Me apoyo de la buena o la mala memoria, esa que modifica las reminiscencias. El subconsciente es un pozo bastante hondo. Suelo anotar ideas, pasajes descriptivos, frases u oraciones que escucho o me llaman la atenci√≥n y alimentan la obra que ande pariendo. Los canales de inspiraci√≥n me atacan por la espalda, se me insin√ļan de sinuosas maneras o se me desnudan n√≠tidamente. Despu√©s tengo que sentarme a trabajar con ello, sudar esa orfebrer√≠a y conseguir un arte final publicable.


Yanarys Valdivia: «La poes√≠a debe ser capaz de iluminar»

Yanarys Valdivia siente que la poes√≠a nos hace observar y entender la vida con ojos nuevos, ojos que trascienden el cristal ‚ÄĒlas barreras‚ÄĒ de nuestra experiencia humana. Toda entrevista no es m√°s que un pretexto y esta no es la excepci√≥n, lo reconozco: quer√≠a conocer m√°s de las reflexiones sobre esa realidad siempre cuestionable que Yanarys parece revelarnos a trav√©s de su creaci√≥n.

‚ÄĒ¬ŅDe d√≥nde nace tu inter√©s por el haiku y por otras estrofas provenientes de la tradici√≥n po√©tica oriental?

‚ÄĒSiempre me han fascinado la cultura y la filosof√≠a orientales, en especial la tradici√≥n literaria japonesa, tanto la narrativa como la poes√≠a, y fundamentalmente el haiku y su poder de dibujar el mundo en breves notas. Eso para m√≠ es esencial, de una claridad y autenticidad que siempre he admirado y respetado. Conoc√≠ del haiku espec√≠ficamente por un amigo que lo llev√≥ a una tertulia a la que asist√≠a con regularidad luego de mis estudios de arte. Ya para entonces escrib√≠a mis cositas, pero el descubrimiento de esta forma po√©tica sin dudas me abri√≥ a un mundo desconocido, y cambi√≥ para siempre mi manera de observar y ver la vida.

‚ÄĒ¬ŅEs posible definir, fehacientemente, qu√© es la buena o mala poes√≠a, o esta definici√≥n se filtra en el espectro subjetivo de cada lector?

‚ÄĒNo puedo ser tajante en cuanto a mi criterio con respecto a la buena o mala poes√≠a porque, sin lugar a dudas, esto pasa por infinitud de tamices personales, pero s√≠ pienso que la buena poes√≠a debe ir m√°s all√° de toda clase de convenciones, de estructuras, debe ser capaz de iluminar, de huir de los lugares habituales, de remover, de transformar, es algo vivo y en movimiento. Lo podemos ver en los grandes poetas como Whitman o Rimbaud, solo hay que observar el gran c√ļmulo de grandes de la poes√≠a, sus vidas, sus obras, para discernir ‚ÄĒde entre la mala hierba‚ÄĒ lo verdaderamente valioso, lo que trasciende tiempos y lugares.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo manejas el mundo de la autorreferencialidad a la hora de escribir? ¬ŅEs la poes√≠a, por necesidad, un ejercicio de autorreferencia?

‚ÄĒEn toda obra, am√©n de que se usen sujetos l√≠ricos, narradores o voces diferentes a los del autor, es imposible huir completamente del creador, pues el background est√° ah√≠, la vivencia: para poder hablar con voces prestadas, por debajo se hallar√° la del autor siempre. En mi caso, como en el de otros poetas y escritores en general, lo he usado tambi√©n como soporte creativo. Hay una gran zona de mi poes√≠a de un marcado car√°cter autorreferencial; aunque el que hable sea el paisaje, mis ojos est√°n ah√≠, tras el cristal.

‚ÄĒEn el proceso creativo, ¬Ņa qu√© paso le confieres mayor importancia?

‚ÄĒCada escritor es un mundo aparte y los procesos creativos son dis√≠miles; difieren un poco los poetas de los narradores, pero igual tienen su estructura, como es l√≥gico. Para m√≠ es fundamental la observaci√≥n, la acumulaci√≥n de experiencia para que pueda surgir una obra: el pozo ha de ser llenado, como bien apunt√≥ el maestro y amigo Roberto Manzano. Luego, no en todo momento se escribe de igual manera, a veces puede ser espont√°neo, a veces es resultado de la experimentaci√≥n y el juego, especie de reto; a veces se est√° escribiendo un poema mental, esbozando una idea, a veces se perfila todo un proyecto a partir de una idea iluminada. Todo paso es importante. Despu√©s viene el trabajo duro: la reescritura, que puede tomar mucho m√°s tiempo que la escritura inicial, y es un paso important√≠simo en el proceso creativo para la factura final o casi final del texto.

‚ÄĒSe ha hablado mucho de la investigaci√≥n como parte de dicho proceso creativo. En el caso del poeta, ¬Ņesta investigaci√≥n se reduce solo al an√°lisis del sujeto hablante o de las particularidades del discurso, o se preocupa adem√°s por otros esca√Īos de sentido?

‚ÄĒUna vez m√°s, esto depende del poeta y su visi√≥n, pero creo que s√≠ hay todo un proceso de acumulaci√≥n de informaci√≥n de todo tipo: visual, sensorial‚ĶY claro est√°, dependiendo de la obra como se haya perfilado, hay algunas que nacen de manera m√°s espont√°nea. Ya luego el escritor las va enfocando hacia un camino, y est√°n tambi√©n las que se trazan hacia una meta desde el inicio. Ah√≠ puede notarse quiz√°s esta investigaci√≥n inicial, que no solo en el caso de la poes√≠a es una preocupaci√≥n formal del sujeto hablante o sujeto l√≠rico, ni de lo que se habla o c√≥mo se habla, sino de todo un contexto tambi√©n, que puede tener una carga hist√≥rica y de diversos or√≠genes, intertextualidades, etc. Creo que un buen escritor lo abarca todo, me refiero a los diversos esca√Īos de sentido, los reconoce y los pone en funci√≥n de su obra

‚ÄĒ¬ŅPiensas que la poes√≠a tiene l√≠mites? ¬ŅCu√°les ser√≠an estos?

‚ÄĒNo creo que tenga l√≠mites. Estos solo pueden existir en las mentes. La poes√≠a tiene sus caracter√≠sticas formales, pero eso para m√≠ no supone un l√≠mite, sino una posibilidad.

‚ÄĒ¬ŅCu√°l es el papel del escritor, del poeta, en el mundo que nos ha tocado vivir? ¬ŅTiene acaso alg√ļn papel?

‚ÄĒEl papel del escritor es solo con s√≠ mismo: ser leal a su tiempo y a su obra, pero no por convenciones, por demostrar nada a nadie. Si uno es fiel a su visi√≥n, esto sin dudas llegar√° a otros, invitar√° a otros a participar de tu visi√≥n y sembrar√° buenas impresiones siempre.

‚ÄĒEn materia creativa es cierto, innegable dir√≠a yo, que existe el fatalismo geogr√°fico. El lugar donde nacemos nos define y, muchas veces, nos condiciona. ¬ŅDe qu√© manera puede un escritor, con su esfuerzo individual, desterrar este fatalismo o al menos luchar contra √©l?

‚ÄĒCreo que puede afectarte quiz√°s en cuanto a posibilidades de mostrar tu obra, de acceder a informaci√≥n si naces en un campo muy apartado; por ejemplo, la b√ļsqueda incansable de nuevos horizontes, la aventura, la exploraci√≥n, son las herramientas fundamentales para crecerse ante cualquier fatalismo, el estudio y la superaci√≥n de los l√≠mites propios y de tu contexto.

‚ÄĒ¬ŅQu√© opinas de la promoci√≥n literaria en Cuba? ¬ŅY de la autopromoci√≥n?

‚ÄĒLa promoci√≥n literaria en Cuba ha pasado por diversos momentos, unos m√°s felices que otros, pero sin dudas hay un trabajo sostenido. Se han publicado montones de obras de diversos autores, a veces tarde, pero al final salen. Tambi√©n existen eventos como el Festival Internacional de Poes√≠a, concursos o ferias que visibilizan un poco m√°s a los autores. Luego, est√°n adem√°s la autogesti√≥n y el camino que uno mismo logre labrarse: publicar fuera de Cuba puede servir para que otros lectores conozcan lo que se hace aqu√≠, aunque no d√© muchas ganancias monetarias. La literatura no va a dar grandes dividendos, pero s√≠ grandes satisfacciones de otras maneras que son tambi√©n disfrutables.¬†

‚ÄĒ¬ŅLa poes√≠a puede considerarse un ejercicio de reflexi√≥n sobre lo real?

‚ÄĒ¬ŅY qu√© es lo real? La poes√≠a puede hurgar en diversos sitios. La realidad es una constante cambiante, ef√≠mera y no permanente; la poes√≠a tambi√©n observa y registra estos movimientos.


Experimento contra el olvido

Pujo el verso, la sustancia, para que nazca con esencia.

Me inclino ante los versos de un hombre que marcó mis noches de insomnio, con falta de apetito y mal humor.

(Hace m√°s de 10 a√Īos dorm√≠a en un cuarto bohemio de una beca y solo t√ļ, Wichy Nogueras, me salvabas).

Me amaste como al cisne, y mis libros fueron devorados con la maldad de una mujer desnuda. Cada amor que llegó, gracias a ti, se fue marchando con mi imposible.

He sido libre, una mujer libre no tiene precio.

He convivido con el abominable dueto de ser mujer y poeta, poeta y mujer.

Pocas veces, he roto el hechizo.

Voy regalando la salida, sin miedo a que sea carcomida de envidia por Neruda,

Una salida l√ļgubre‚Ķ

Tantas veces he expuesto mi cabeza, y aunque la siga desti√Īendo volver√° a su habitual zanahoria.

Poe, Mae West.

Perdiz.

Luego, este poema experimental, regresa al segundo verso.

Para nosotros, no has muerto, de todas las maneras, existes.

 


«Que mi literatura pueda llevarlos a otros mundos»

Aunque no nos hemos conocido personalmente, desde hace un tiempo su literatura y yo solemos encontrarnos en los vericuetos de las redes. Elizabeth Villaman es una viajera de la escritura. Le obsesiona la belleza, no aquella que tan bien conocemos a trav√©s de los arquetipos est√©ticos de siempre, sino la propia del camino literario, con sus luces y sombras. En ese claroscuro particular, Elizabeth nos cuenta de su experiencia como escritora caribe√Īa, mujer y mestiza.

¬ŅC√≥mo comienza tu recorrido por el mundo de las letras dominicanas? ¬ŅCu√°ndo descubriste tu vocaci√≥n?

Para m√≠ es dif√≠cil imaginar mi vida sin la literatura. Desde ni√Īa fui una lectora √°vida de poes√≠a, tambi√©n me gustaba crear historias, imaginar otros mundos, la investigaci√≥n, el descubrir, me sent√≠a como Harriet la esp√≠a. Pero mi contacto directo empez√≥ con la poes√≠a, escrib√≠a y ten√≠a muchos libros peque√Īos de poemas. Eran como seres m√°gicos y yo quer√≠a lograr alcanzarlos.

¬ŅLa experiencia como viajera se hace presente en tu literatura? El nomadismo, ¬Ņhasta qu√© punto sostiene tu discurso literario?

cortesía de la entrevistada

Viajar es necesario. De hecho, uno de mis lugares favoritos son los aeropuertos. En ellos, puedo sumergirme en el mundo que trae cada persona: hacia dónde van, de dónde vienen, qué buscan, quiénes son. Es el lugar donde nacen muchas de mis historias.

Pienso que el viaje alimenta a un escritor, le permite conectar con otros mundos, otras culturas, crecer y hacer más verosímil su escritura. El viaje y la literatura son para mí la forma más honesta de conectar con la esencia de las cosas. No digo que me considero nómada del todo, pero no imagino vivir sin viajar o escribir.

¬ŅCrees que los propios escritores tienen un conocimiento verdadero de la literatura que se gesta en el √°rea caribe√Īa, m√°s all√° del contexto regional limitado en el que viven?

Falta conocimiento y visibilidad. Muchas veces conocemos m√°s de lo que sucede afuera que de lo que est√° pasando dentro, de lo que se est√° gestando aqu√≠, el rumbo que est√° tomando la literatura caribe√Īa, y en ocasiones nos quedamos en los estereotipos ya establecidos. Todav√≠a hay muchas barreras entre escritores, entre g√©neros y formas de contar.

Pero más allá del contexto regional donde te haya correspondido vivir, el artista tiene que sentirse en plena libertad de crear, aunque se sienta como oveja negra frente al resto. Debe buscar su esencia, que siempre esta alimentada por sus raíces de una u otra forma.

Hablar de lo regional, ¬Ņes necesariamente sin√≥nimo de universalidad? ¬ŅHasta qu√© punto tu identidad como mujer mestiza, dominicana y latinoamericana, marca de alguna forma tu creaci√≥n literaria?

Hablar de lo regional no es siempre sin√≥nimo de universalidad, pero s√≠ da un paso a que esos elementos de nuestra cultura y tradici√≥n puedan de alguna forma atravesar otras culturas. Entiendo que la literatura busca establecer un di√°logo que permita trascender y llegar a otras fronteras. Desde mi punto de vista y mi identidad, creo que mi obra refleja ‚ÄĒdesde mis condiciones y m√°s all√° de hechos puntuales‚ÄĒ conceptos universales como la frustraci√≥n, la injusticia, el sentido de la b√ļsqueda, la carencia, no necesariamente vivida desde mi punto de vista, pero que s√≠ emerge del entorno social.

¬ŅEs m√°s dif√≠cil para una mujer abrirse paso en el mundo literario?

Anteriormente, la mujer en la literatura había sido olvidada, pero pienso que ahora ha adquirido mucha fuerza. Desde mi punto de vista no me he enfrentado a esas barreras del todo, pero sé que existen y cada día más mujeres tenemos que trabajar para que las intervenciones patriarcales, donde la mujer quedaba en silencio, sigan cambiando.

Lo oscuro, la belleza incomprendida, ese √°ngulo de sombra que todos poseemos a veces de manera secreta, son algunos de los temas que tu obra aborda. ¬ŅPor qu√© te interesan de forma particular? ¬ŅQu√© importancia les confieres a los personajes?

Desde siempre el tema de la dualidad del ser es un tema que me interesa mucho. La luz y sombra, lo bueno y lo malo. Los objetos y seres extra√Īos. Visualizar la belleza desde otras perspectivas que rompen lo establecido. Escudri√Īar en las emociones humanas de una forma m√°s pura y real, sin juzgar, poner otro foco en las perspectivas.

Creo que eso siempre está presente en mi obra y es una manera de desafiar al ser humano para llegar a la luz, aunque también debe abrazar su oscuridad, en vez de reprimirla, para poder transmutar sus emociones. Todos estos son conceptos que me gusta explorar en mis personajes. Mi literatura es muy de personajes, son ellos quienes me cuentan, me dan información de sus vidas.

Como lectora especializada y como escritora, ¬Ņqu√© buscas en un libro?, ¬Ņa qu√© calificar√≠as como uno realmente bueno?

cortesía de la entrevistada

Son tantos elementos‚Ķ pero creo que lo fundamental es que un libro me sumerja, que tenga la capacidad de entrarme en la historia, ya sea por la prosa, los detalles, descripciones, los personajes. Si me aleja del momento presente y me traslada, ya tiene relevancia para m√≠. Las atm√≥sferas‚Ķ soy amante de este elemento, el c√≥mo me hace sentir, el c√≥mo interact√ļan mis sentidos con la obra.

¬ŅSientes que tu historia personal camina sobre tus letras, o se filtra en ella de manera menos o m√°s silenciosa?

Se filtra de una forma silenciosa. Es evidente que todo escritor pone su piel en sus escritos. Muy rara vez he hablado de cosas que me hayan sucedido puntualmente, pero sí he trasladado cómo me he sentido o se han sentido otras personas en mis historias y así las he transformado en otras.

Háblame de tu libro Las Islas Rotas…

Es mi primer libro de cuentos, mi esencia m√°s pura en este momento. Est√° en proceso de publicaci√≥n. Diecisiete relatos, todos narrados en primera persona, que cuentan historias intercaladas de mujeres y ni√Īas rotas, voces descarnadas que ahondan en la soledad, la represi√≥n, la obsesi√≥n, el odio, el amor, emociones que en medidas extremas rompen y quiebran.

¬ŅC√≥mo se manifiestan y sintetizan, en tu obra, diferentes manifestaciones art√≠sticas como el performance, la pintura, el teatro o la m√ļsica? ¬ŅPor qu√© integras diversas artes en el cuerpo de lo textual?

Desde siempre tuve inter√©s en la forma en la que se cruzan e interact√ļan las artes. Veo la literatura como im√°genes, im√°genes que luego se transforman en m√ļsica, m√ļsica que se transforma en movimiento‚Ķ y as√≠ se va enlazando un mundo donde confluyen todas. Mi proceso creativo es a veces tambi√©n f√≠sico, me gusta experimentar la creaci√≥n, sentir, utilizar mis sentidos: son elementos fundamentales para la creaci√≥n del escritor. Tambi√©n me desarrollo en la actuaci√≥n y eso ha logrado que le de un enfoque distinto a mi creaci√≥n y a mi b√ļsqueda personal.

Por ejemplo, te comento que en este momento de mi vida me encuentro desarrollando el proyecto Escribir es HOY, un proyecto que nace con el objetivo de acompa√Īar a escritores y guionistas a desarrollar el pensamiento creativo.

Pienso que muchas veces los escritores se enfocan tanto en las t√©cnicas narrativas que se olvidan de la importancia de la creatividad, de trabajar las estrategias creativas, que como todo m√ļsculo necesita entrenamiento. As√≠, de forma digital, comparto t√©cnicas, conocimientos, experiencias, imparto talleres, asesor√≠as, coaching, como parte de mi oficio de escritora y docente. Me encanta ense√Īar y compartir conocimientos, y sobre todo aprender de las personas, del contacto con ellas.

¬ŅQu√© impresiones te gustar√≠a que tus lectores se llevaran de lo que escribes?

Espero que lo que lean los confronte, que los haga sentir y cuestionarse, ser un poco m√°s emp√°ticos y ponerse en la piel de mis personajes. Que mi literatura pueda llevarlos a otros mundos y seducirlos durante el tiempo que decidan permanecer conmigo.


Recetas literarias

*Tomado de Adelante

La cuarentena abrió su puerta ancha a la lectura y probablemente esta sea la actividad más practicada por los retos que desata entre sugerencias de autores, ofertas gratuitas de libros digitales y ejercicios de escritura porque también con palabras, emojis, sonidos, fotos, memes y videos crece el diario de nuestro confinamiento.

Los autores sintonizan nuevas coordenadas para el vuelo de la creatividad y regalan ocurrencias como los ingredientes para el deleite de Evelin Queipo Balbuena, quien gana adeptos por sus décimas con recetas para repostería.

Encuentras siempre a lectores confabulados desde much√≠simo antes de la tragedia de la¬†COVID-19,¬†como la camag√ľeyana Luisa Mar√≠a Ferr√° G√≥mez, que insiste con las aclaraciones de dudas del idioma planteadas en grupos que sigue porque multiplican afectos por la literatura, la gram√°tica y la ortograf√≠a.

Redes sociales y p√°ginas institucionales se brindan como espacios predilectos para los contenidos. A trav√©s de Facebook,¬†Libro Camag√ľey Cuba¬†comparte textos de autores diversos,¬†Editorial √Ācana Camaguey Cuba¬†promueve t√≠tulos, autores y convocatorias; y el Centro de Promoci√≥n Gertrudis G√≥mez de Avellaneda convida a celebrar el 27 de abril los 53 a√Īos del Instituto Cubano del Libro con los resultados del concurso ‚ÄúEl libro que me deslumbr√≥‚ÄĚ.

EN OTRO TIEMPO REAL

¬ŅY qu√© pasa en la vida real? ¬ŅD√≥nde queda aquello que no se pulsa en las pantallas de celulares, tabletas y ordenadores? El¬†Centro Provincial del Libro y la Literatura (CPLL)¬†cuida la producci√≥n editorial, la promoci√≥n y la reparaci√≥n y el mantenimiento de locales.

En este tiempo, la Oficina de Creaci√≥n de la¬†Editorial √Ācana¬†ha producido papeler√≠a con dibujos animados, animales salvajes y dom√©sticos, personajes de mu√Īes cubanos; agendas personales, block para colorear, otros de notas, marcadores, identificadores de asignaturas. Es una gama de productos dirigidos principalmente a ni√Īos y adolescentes, por m√°s de 20 000 pesos.

Yunielkis Naranjo Guerra, director del CPLL, cont√≥ a¬†Adelante¬†acerca del inventario en todas las librer√≠as para la digitalizaci√≥n de textos. ‚ÄúSe logr√≥ acceso a Internet en la Ateneo Vietnam y la Mariana Grajales, ambas en la calle Rep√ļblica, y en la Antonio Su√°rez, de la calle Maceo. Estamos listos para cuando esto pase reinaugurar la Antonio Su√°rez y abrir el caf√© literario Motivos de Son, ambos con un horario de 9:00 a.m. a 9:00 p.m.‚ÄĚ, asegur√≥.

Otro objeto constructivo es la librer√≠a Severo Sarduy, en la Avenida de la Libertad, antiguo almac√©n de la Universidad de Camag√ľey. Se repara la sede del CPLL y se trabaja en la librer√≠a Ignacio Agramonte de Gu√°imaro, terminada su primera fase, donde debe radicar la a√Īorada Casa del Escritor.

Las librer√≠as ser√°n ambientadas con obras de j√≥venes creadores, por la pintada convocada por la¬†Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z.¬†Con esa organizaci√≥n dise√Īa c√°psulas para promover autores, y otros productos audiovisuales con el apoyo de la productora Luz Joven.

‚ÄúCon organizaci√≥n se puede todo. Los trabajadores est√°n produciendo libros en sus hogares. Tenemos la intenci√≥n de donaciones a centros de aislamientos y a hospitales. Hacemos de la cuarentena un per√≠odo fecundo‚ÄĚ, concluy√≥.

Casquitos y mermelada

Si vas a comprar guayaba
est√° a 10 pesos la libra.
Aunque tengan poca fibra
y aunque te las den sin jaba.
Pero no te pongas brava,
disfruta la coyuntura.
Pélalas si están maduras,
córtalas en 2 tapillas,
s√°cales pulpa y semillas
y abl√°ndalas que son duras.
La repostería es arte
y en eso no hay discusión.
Mi regla sin excepción
es dar uso a cada parte.
Lo que resta en olla aparte
(semillas, pulpa y corteza)
lo pones a que se cueza,
bate, endulza, cuela… un hada
hace que la mermelada
pueble con su olor la mesa.

 

En una olla a presión
le pones 12 minutos
sin az√ļcar, pues el fruto
se endurece en la cocción.
Cuando dispare el botón
ya deben estar blanditos.
Y tus preciosos casquitos
endulza. El aroma escapa.
A fuego lento y sin tapa
se hace el almíbar bendito.

No olvides nunca adornar
un dulce aunque quede malo;
porque es en ese intervalo
que el postre va a levantar.
Yo, que no sé cocinar
cuando acabe el aislamiento,
tendré recetas por cientos
y si no me quedan bien
décimas tendré otras 100
y nada de aburrimiento.