libro


El Escriba: «La fantas√≠a no tiene l√≠mites, por eso me nace dentro»

El Escriba, a lo largo de este a√Īo de trabajo promocional desde la secci√≥n de Literatura de la AHS Santiago, transit√≥ un ciclo cediendo espacio para el debate sobre los g√©neros: Ciencia Ficci√≥n, Fantas√≠a y subg√©neros afines. Es v√°lido reconocer que estos han estado ampliando su diapas√≥n en las √ļltimas d√©cadas llegando a mayor diversidad de p√ļblico y conquistando terreno. No obstante, a√ļn existe la pol√©mica sobre el lugar que ocupa hoy d√≠a en la Isla este tipo de literatura y la connotaci√≥n que ha tra√≠do consigo para sus representantes. Por este motivo abrimos di√°logo entonces desde El Escriba para continuar conociendo sobre el quehacer literario en la CF y F de los escritores cubanos; en este caso, conversamos con Abel Guelmes Roblejo, escritor, editor y rese√Īista habanero, coordinador adem√°s del Taller Nacional de Literatura de CF y F Espacio Abierto.

Abel, de contable, ‚Äúhabitante en el mundo de los n√ļmeros, a las letras‚ÄĚ, nos gustar√≠a saber c√≥mo fueron tus primeros pasos en la literatura.

Mis primeros pasos fueron en Espacio Abierto, all√° por marzo del 2013. A√ļn sigo d√°ndolos ah√≠, y lo har√© hasta que me saquen. Gracias al taller conoc√≠ a los que a√ļn son mis maestros: Ra√ļl Aguiar, Yoss, Carlos Duarte, Erick J. Mota y los dem√°s miembros. Somos una familia. Espacio Abierto me abri√≥ un futuro y cada d√≠a me esfuerzo para intentar devolver todo lo que me han brindado. A√ļn estoy en deuda.

¬ŅCu√°les son esos motivos que pueden detonar tu necesidad de escribir, temas/angustias/alegr√≠as?

Cualquier cosa. La necesidad de escribir siempre est√°. Creo que aquel que no la sienta y la satisfaga, no debe llamarse escritor. No importa si son alegr√≠as o tristezas, tienes que aprender a aprovechar ambas. Si algo he aprendido, es que, en cualquier cosa puede existir un cuento, o varios. Recuerdo ahora el d√≠a que est√°bamos en la Casa de las Am√©ricas y pensamos una misma cosa t√ļ y yo. De ah√≠ salieron dos cuentos, uno por cada uno. Solo de eso, de una coincidencia.

¬ŅC√≥mo fue la llegada al p√ļblico de tu primer libro? ¬ŅQu√© acogida tuvo y qu√© signific√≥ para ti?

Esta pregunta tiene dos respuestas. Siento que tengo dos primeros libros. El primero fue Últimos Servicios, por la colección Guantanamera. La alegría de haber entrado en aquella ola de escritores cubano, fue inmensa. Luego, el tenerlo en mis manos era un hecho indescriptible. Ver que todo aquel trabajo se transformó en algo tan hermoso, no se puede expresar con palabras. Hay que vivirlo.

Y como yo lo he vivido dos veces, puedo asegurarlo. Ya que la segunda primera vez fue totalmente diferente. √öltimos Servicios fue publicado en Espa√Īa y yo vine a tenerlo en mis manos varios meses despu√©s. En el caso de Men√ļ completo, publicado en Cuba, Pinar del R√≠o, fue un premio, no una ola. Adem√°s, trabaj√© con un equipo/familia √ļnico y magn√≠fico. Luego lo presentamos all√° en Pinar junto a mi esposa y amigos, hermanos, escritores y maestros: Pedro Luis Azcuy, Nelson P√©rez, Dami√°n Leal y Ra√ļl Aguiar. Todos viajamos desde La Habana y pasamos el d√≠a all√°. Por si fuera poco, compart√≠ la presentaci√≥n con otro amigo y hermano: Luis Amaury Rodr√≠guez Ram√≠rez. Creo que pocos escritores han podido presentar su primer libro entre tanta familia y amigos. Recuerdo que, cuando mir√© al p√ļblico, estaba lleno de conocidos. Incluso, muchos que no son de Pinar del R√≠o, estaban ah√≠. Esa experiencia fue √ļnica.

Si te resumo, creo que cada libro publicado es una primera vez. Ojalá y todos lo vean así.

Crear a veces se torna un ejercicio de retroalimentaci√≥n muy interesante, ¬Ņqu√© esperas cuando tu obra llega al p√ļblico?

Causar una sensación en el lector. Moverlo un poco por dentro. Ojalá y pudiera estar en sus cabezas cuando lo leen, sería magnífico. No obstante, el objetivo de cada creación es que perdure. Yo quiero trascender a través de sus sensaciones. De la impresión que pueda causar en ellos.

¬ŅCu√°l es tu p√ļblico meta, ese p√ļblico para el que con mayor frecuencia escribes?

No tengo uno en espec√≠fico. Quisiera que me leyera todo el mundo. No soy como otros escritores que dicen ‚Äúescribo para m√≠‚ÄĚ. Yo escribo para todos, no para la gaveta. Antes de escribir para m√≠, me narrar√≠a los cuentos en la cabeza. Creo que mis textos pudieran gustarle a cualquier persona.

¬ŅC√≥mo funciona tu proceso creativo? ¬ŅSigues una rutina espec√≠fica, o tienes un h√°bito necesario para llevar a cabo tan singular proceso?

Leo. Solo eso. A veces lo que hago es, si voy a escribir de un tema en espec√≠fico, leo a alguien que escribe similar. Si necesito alguna informaci√≥n cient√≠fica, comienzo a leer art√≠culos y m√°s art√≠culos sobre el tema. Nada de miel, ni de sexo para impulsar la creatividad… solo leer. Eso fue lo que me ense√Īaron desde el comienzo, y es lo que hago y har√© siempre. Creo que todo buen escritor, debe ser primero un buen lector. Es imposible escribir bien sin leer mucho.

Para nadie es un secreto el c√≥mo se torna la vida del artista en Cuba en cuanto a temas econ√≥micos, sobre todo para los escritores, quienes pr√°cticamente para publicar han de ganarse un premio, de lo contrario aventurarse en las largas listas de espera de los planes editoriales, los cuales tambi√©n sabemos han de verse frenados por escaseces. ¬ŅC√≥mo te ha ido a ti respecto a esto y sobre el archidiscutido tema de las promociones una vez lograda la publicaci√≥n de la obra?

Soy un cubano m√°s como otros. Tengo los mismos problemas comunes. √öltimamente por cuestiones familiares me he dedicado m√°s a la econom√≠a de la casa que a mi arte. He le√≠do, editado y tallereado m√°s textos ajenos que los m√≠os propios. Sin embargo, me mantengo al alcance de todo aquel que requiera mi ayuda y solicite mi trabajo. A todos los que se me acercan les digo lo mismo: manden a todos lados. La √ļnica manera de publicar es escribir y mandar. Como dijo una gran amiga m√≠a ‚Äúlos concursos no se pierden, sencillamente no los ganas‚ÄĚ. Si quieres ser publicado manda a las editoriales y a los concursos. Ah√≠ tienes muchas posibilidades. En la gaveta o en el disco duro, seguro que no saldr√° publicado. Ya despu√©s, la promoci√≥n (sobre todo en el extranjero) es m√°s complicada. La deber√≠an hacer las editoriales extranjeras, pero la mayor√≠a, lo que hacen es muy escazo. Casi nulo. Debido a que promocionan cat√°logos o sellos. No promocionan al autor como individuo. No quieren invertir en el marketing digital. Eso es algo que elevar√≠a las ventas considerablemente.

Aqu√≠ en Cuba, ese tema no vale la pena abordarlo. Ya que el autor no cobra por ventas, y muchas veces la propia editorial no puede cumplir con el n√ļmero de ejemplares a publicar. No obstante, ir√≥nicamente se hace m√°s que lo que hacen algunas editoriales en el extranjero. ¬†¬†

¬ŅCrees que desde la apertura de las redes sociales en Cuba y lo que nos brinda el Internet como plataforma para autopromovernos, el tema de la promoci√≥n haya quedado saldado?¬†¬†¬†

¬ŅSaldado? Jam√°s. Simplemente se ha expandido el alcance. El tema promocional debe ser diario. Tocar cada puerta posible. Con las redes sociales se ha abierto un mundo de posibles consumidores. El trabajo del promotor es lograr llegar a todos.

¬ŅCrees que esa etapa de silencio que atravesamos en ocasiones los escritores tambi√©n puede ser una manera de creaci√≥n?

Debe tomarse como eso. Si no estás escribiendo, al menos debes estar leyendo. Leer es parte de la creación. Es una parte inseparable, como dije antes. Que haya silencio, no importa. Lo que no debe existir en el escritor es inmovilidad. Siempre debes estar en movimiento, como si fueras un tiburón. Si te detienes, pereces como artista.

¬ŅC√≥mo surge Espacio Abierto y cu√°les son sus objetivos y metas principales?

Espacio Abierto es un grupo de creaci√≥n y formaci√≥n literaria, especializado en la Ciencia Ficci√≥n y Fantas√≠a, creado el 22 de marzo del 2009. El proyecto surgi√≥ como un taller literario anexo a la casa de la Cultura de Playa ‚ÄúMirta Aguirre‚ÄĚ. Cuatro meses despu√©s el grupo cambi√≥ su sede hacia el Centro Onelio Jorge Cardoso, tambi√©n en Playa y all√≠ sesion√≥ desde entonces, hasta que comenzaron las reparaciones del lugar. En la actualidad, el taller est√° de vuelta en la sede inicial de la Casa de la Cultura de Playa ‚ÄúMirta Aguirre‚ÄĚ.

Entre los miembros fundadores del taller se encuentran: Elaine Vilar Madruga, Jeffrey L√≥pez Due√Īas, Eliette Lorenzo Vila, Carlos Duarte Cano, Juan Pablo Noro√Īa Lamas, Jos√© Miguel S√°nchez (Yoss), Ra√ļl Aguiar, Denis √Ālvarez, Yadira √Ālvarez, Gabriel Gil, Leonardo Gala, Pavel Mustelier, Sandor G√°lvez, Eric Flores, Carlos Mu√Īoz, Jes√ļs Minsal, Zull√≠n Elejalde Mac√≠as, David Alfonso Hermelo, Victoria Isabel P√©rez Plana, Alejandro Rojas, Samy Otero y Laura Azor.

Como misión nos proponemos catalizar el desarrollo y formación de escritores del género fantástico y de ciencia ficción en Cuba, tanto en La Habana como en el interior del país. El proyecto asume la responsabilidad de constituirse en un grupo de referencia y foro permanente de escritores, académicos, y aficionados para la difusión, el intercambio, la crítica y el aprendizaje sobre el género fantástico en Cuba.

Aglutinar una masa cr√≠tica de escritores de literatura fant√°stica, que se ayuden unos a otros a crecer como autores en un marco que se caracterice por la pluralidad de los participantes (escritores amateur y profesionales, lectores √°vidos, cr√≠ticos, especialistas, te√≥ricos, y promotores del g√©nero); la ‚Äúhorizontalizaci√≥n‚ÄĚ del aprendizaje (aprender de pares en contraposici√≥n o aprender de una figura central de experiencia); la objetividad en los an√°lisis de cuentos; la cr√≠tica fuerte pero bien intencionada, y la camarader√≠a entre los miembros. De esta organizaci√≥n seguir√°n surgiendo y potenci√°ndose proyectos literarios y culturales colaterales.

Blog Espacio Abierto: http://tallerespacioabierto.cubava.cu

Blog revista Korad: https://korad.cubava.cu/

Coméntanos sobre los logros del proyecto.

Creo que el mayor logro de Espacio Abierto ha sido mantenerse activo, en constante evolución y expansión por más de una década. Creo que somos el taller literario más longevo de Cuba en estos momentos. El segundo logro que le atribuyo al taller, son sus integrantes. Espacio Abierto es una familia que brinda ayuda mutuamente. Estamos muy orgullosos de esa fraternidad que hemos construido. Actualmente, todos los escritores de ciencia ficción y fantasía premiados o publicados en la Isla, pertenecen a Espacio Abierto o pasaron por el taller.

Otro gran logro es su evoluci√≥n. Este taller que pr√°cticamente naci√≥ en un balc√≥n, ha alcanzado el extranjero, ha conquistado las redes, incluso, ha sobrevivido al coronavirus. Ha mantenido su esencia en contra de todo pron√≥stico y hemos podido celebrar todos los concursos, reunir el dinero de los premios y lograr el reconocimiento del p√ļblico. Actualmente el taller funciona en cinco grupos de WhatsApp, dos blogs y una lista de correos.

¬ŅTe parece que estamos bien? Ah√≠ entra su otro logro: siempre se est√° pensando en c√≥mo hacerlo mejor.

Y que conste: todo esto lo hemos logrado con el esfuerzo de los miembros del taller y la ayuda incondicional de instituciones amigas como la UNEAC, El Centro Hispanoamericano de Cultura, la Embajada de Checoeslovaquia y del Centro Onelio.

¬ŅQu√© lugar le ameritas hoy a la CF y F dentro del Top gen√©rico literario en la Isla? ¬ŅCrees que se subvalora a estos g√©neros? ¬ŅPor qu√©?

En primer lugar, estoy en contra de todo ranking en los g√©neros literarios. Lamentablemente en Cuba se ve, existe. Y en este ranking, la ciencia ficci√≥n y fantas√≠a est√°n muy mal paradas. La ponen como si fuera una literatura diferente al realismo. Parece que, cuando se habla de literatura, grandes obras como: Cien a√Īos de soledad, Solaris, Frankenstein, Diez mil leguas de viaje submarino, el Se√Īor de los Anillos, Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas, 1984, Ensayo contra la ceguera o Metamorfosis, no fueran grandes obras solo por ser de fantas√≠a o ciencia ficci√≥n. La literatura tambi√©n deber√≠a perder esos prejuicios gen√©ricos. Literatura es Literatura, y punto.

No tengo idea de por qu√© piensan que es ‚Äúuna literatura menor‚ÄĚ y luego leen a Cort√°zar, Saramago, Ch√©jov, Carroll, Ende o a Carpentier y dicen maravillas de sus obras. No s√© por qu√© subvaloran a la ciencia ficci√≥n y a la fantas√≠a. Quiz√°s sean puros prejuicios, quiz√°s es miedo a lo diferente. Porque eso s√≠ tienen estos g√©neros: siempre rompen la realidad de alg√ļn modo. Y la gente le teme al cambio, a lo diferente. Solo que, en este caso, el cambio es interno en esas personas.

¬ŅPor qu√© escribes CF y F? ¬ŅQu√© peculiaridades le atribuyes a estos g√©neros que hace que te sientas m√°s c√≥modo a la hora de escribir?

Porque me gusta y me sale natural. El primer cuento que escrib√≠ en mi vida, fue un cuento fant√°stico. No me lo propuse, sali√≥ as√≠. Sin embargo, no es solo eso lo que escribo. A la hora de escribir, hago lo que pida el cuento. En ocasiones sale realista, sin una gota de fantas√≠a. No obstante, son pocos. Generalmente, salen de ciencia ficci√≥n o fantas√≠a sin propon√©rmelo. Es que, al escribir y tratar de causar alguna sensaci√≥n, intento hacer algo diferente, y para eso, muchas veces necesito romper la barrera de la realidad e ir m√°s all√°. Como dec√≠a Michael Ende, en La historia interminable: Fantas√≠a no tiene l√≠mites‚Ķ Es el mundo de las fantas√≠as humanas. Cada parte, cada criatura, pertenece al mundo de los sue√Īos y esperanzas de la humanidad. Por consiguiente, no existen l√≠mites para Fantas√≠a.

Pienso que esa es la principal razón por la que elegir ese género.

Te has dedicado, entre las labores del taller, a impulsar y apoyar la obra de otros escritores. ¬ŅPor qu√©? ¬ŅNo resta tiempo y energ√≠a a tu creaci√≥n?

S√≠. Me resta tiempo y energ√≠as, si lo observas as√≠. Desde mi punto de vista, lo que hago es retribuir y devolver todo lo que muchos han hecho por m√≠. Si observas mis comentarios en Facebook y Twitter, ver√°s que hay una palabra que repito mucho: maestro. No es una muletilla, es que tengo muchos. Tengo mucha gente que me ense√Īa a diario, que me apoya y ayuda a diario. Maestros y amigos. Personas con las que estoy y siempre estar√© en deuda. Escritores como Mari√© Rojas, Luis Amaury Rodr√≠guez, Ra√ļl Aguiar, Alberto Peraza Ceballos, Jorge Garc√≠a Prieto, Alberto Guerra Naranjo, Frank David Fr√≠as y todos los miembros de Espacio Abierto y de la Generaci√≥n Ariete. Todos ellos me han ense√Īado, de un modo u otro, a escribir, amar y respetar la literatura.

Y, como no tengo como devolverle lo que han hecho por m√≠, hago lo mismo por otros. Es una sensaci√≥n placentera y magn√≠fica. Sobre todo, cuando se aparece alguien y me dice: gan√© tal premio, me publicaron tal cuento, termin√© tal texto: gracias. Ese ‚Äúgracias‚ÄĚ vale todo el trabajo y las energ√≠as invertidas en ayudar al pr√≥jimo.

Ayudar no es algo que haga por obligación, lo hago por necesidad.


A Baracoa me voy‚Ķ una cruzada teatral: un libro para so√Īar despiertos (+ Video y Audio)

Si de magia y sudor, fr√≠o y hambre, cansancio y alegr√≠as, ranas, bichos, calor, agua helada, y poco dormir hablamos, los ‚Äúcruzados‚ÄĚ pueden tener un sinf√≠n de historias que contar de sus vivencias por las serran√≠as en Guant√°namo en esos 34 d√≠as que dura el recorrido por las 210 comunidades apartadas de esa provincia oriental, que contempla los municipios monta√Īosos de Manuel Tames, Yateras, San Antonio del Sur, Im√≠as, Mais√≠ y Baracoa.

Esta experiencia singular que cumple ya tres d√©cadas ‚Äďapoyada por las instituciones de cultura, el Movimiento de Artistas Aficionados y Casas de Cultura, as√≠ como las redes de cultura comunitaria, el Ministerio de Cultura en Cuba y el gobierno en Guant√°namo‚Äď son ejemplo vivo de la pasi√≥n por el teatro y la monta√Īa, pues el agradecimiento genuino de ver que los pobladores comparten lo que tienen con ellos, supera sin dudas las picaduras, las malezas y el angosto camino que saca alientos y, a la vez, fuerza.

Esa fe que dejan esos itinerantes del arte, la familia postiza que conocen en las serranías, es lo que se respira al leer el libro A Baracoa me voy… una cruzada teatral, de los autores Isabel Cristina López y Jorge Ricardo Ramírez, artistas que no solo encontraron en estas lomas la poesía del lomerío, sino también el amor.

  • Ese amor que brota de este texto ‚Äúso√Īador‚ÄĚ, como afirma Isabel, teatr√≥loga, cr√≠tica y realizadora audiovisual, en la presentaci√≥n de ese otro ‚Äúhijo‚ÄĚ suyo en la Casa de las Am√©ricas por estos d√≠as.

‚ÄúCuando nos fuimos para la Cruzada Teatral Guant√°namo-Baracoa en 2018, ten√≠amos la idea de hacer un documental que recogiera el trayecto de los artistas, por eso nos fuimos con una c√°mara de video, pero siempre tuvimos la idea de hacer un libro. Ten√≠amos la historia y no solo el contacto de los artistas, sino tambi√©n el de los pobladores de las comunidades. Escrib√≠ esas historias y las pusimos en un blog en Internet, una manera que nos parec√≠a mucho m√°s r√°pida para socializarlas‚ÄĚ, nos cuenta la autora, quien agreg√≥ que, aunque hay otras personas que han escrito mucho sobre la Cruzada, que la han acompa√Īado, quer√≠an hacer un material diferente que no se acercara desde lo teatrol√≥gico ni ensay√≠stico, sino desde la cr√≥nica, del asombro del extra√Īo antes la vida rica de esos poblados.

‚ÄúNos parec√≠a importante que se visibilizara no solo el arte que llevan los artistas a esos lugares, sino tambi√©n la cultura y las grandes tradiciones que tienen esos pobladores, y que est√°n transformados por la Cruzada Teatral durante 30 a√Īos, retratar esa realidad que el arte y el teatro ha cambiado‚ÄĚ, se√Īal√≥.

‚ÄúEn Monte verde, el fango te llega a los tobillos y si te quedas parado, te hundes hasta la rodilla. Por eso la gente de all√≠ andan trabajando, caminando de un lado a otro, para no hundirse. Si te ven parado mucho tiempo enseguida te dicen que te muevas porque te va a tragar el fango. Y s√≠, as√≠ se ha muerto gente, el fango les ha llegado hasta el cuello y siguen aplatanados hasta que los sorprende la sombra rojiza que les cierra los ojos para siempre.‚ÄĚ

Se√Īal√≥ que es un texto que tambi√©n est√° ilustrado con la poes√≠a de Isabel, acompa√Īado de la fotograf√≠a, lo que tambi√©n les aporta frescura y ternura a las historias de la Cruzada y sus pobladores.

Eugenia Cano, actriz mexicana y que ha participado en varias ocasiones en esta Cruzada Teatral, regal√≥ virtualmente una creativa presentaci√≥n del texto, porque seg√ļn dice, est√° escrito con el amor infinito de los artistas.

También estuvieron presentes Alpidio Alonso Grau, ministro de Cultura; el viceministro Fernando Rojas, presidente del Consejo Nacional de Artes Escénicas; Abel Prieto, presidente de la Casa de las Américas, y su vicepresidente Jaime Gómez Triana.

Aquí puede escuchar el audio íntegro de la presentación.

 

Nada de errático y sí mucho de animal

Leer el libro de poemas Errático Animal, del poeta Jorge García Prieto, es de lo más emocionante y al mismo tiempo maravilloso. Es un viaje de ida y vuelta del corazón a la mente con cada poema. Errático Animal fue el premio del concurso de décimas Francisco Riverón Hernández 2017, publicado por Ediciones Montecallado, Cuba, en 2018.

[+]


Cap√≠tulo #16: Fosa Com√ļn (Parte I)

(notas sobre la poética de Onel Pérez Izaguirre)

I

¬ŅC√≥mo se construye una fosa com√ļn?

¬ŅPara qu√© construirla desde la poes√≠a?

¬ŅSer√° una soluci√≥n eficaz a la enfermedad del ‚Äúser poeta‚ÄĚ?

Enterrar esos cad√°veres que por alguna raz√≥n no tienen sepultura propia en un foso creado desde la poes√≠a, puede minimizar el contagio masivo de la enfermedad que generan. Esta es una acci√≥n t√≠pica de la guerra. Esta es una acci√≥n t√≠pica de las utop√≠as. ¬ŅAnonimato? Todo poeta construye fosas para amedrentar el insomnio y la migra√Īa. Todo poeta vive en guerra. Todo poeta es ut√≥pico.

Fosa com√ļn, tambi√©n es el libro de Onel P√©rez Izaguirre (Contramaestre, 1988) con el cual obtuvo el premio Poes√≠a de Primavera 2017 en la provincia de Ciego de √Āvila. Un jurado integrado por Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, Eduard Encina y Luis Yuseff, estim√≥ ganador del certamen a un libro dise√Īado para dar sepultura a algunos cuerpos del agobio colectivo. Cuerpos engendrados a trav√©s de los ciclos de la historia Cuba y la memoria de un poeta.

El cuaderno fue editado por Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, el dise√Īo fue de Lizardo G√≥mez Cede√Īo, y la ilustraci√≥n fue de Andr√©s Batista. Ediciones √Āvila lo public√≥ en 2018 y, desde entonces, las fosas comunes que describe y construye el poeta fueron p√ļblicas para el lector.¬†

El libro posee una estructura externa sencilla, fácil de recorrer y de comunicar(se). El poeta la divide en tres momentos para que la lectura sea también un descubrir. Una manera de acentuar lo rostros que desea mostrar(nos). Una fórmula para invitarnos a la morbosa acción de componer el cadáver colectivo que se esconde entre estas páginas. Entre estas fosas yacen, también, fragmentos de un poema generacional.  

Foto: Cortesía del entrevistado

 

II

La primera parte, Alcantarillas, posee 13 poemas, los cuales son: Lenguaje directo, Nota oficial, Paso de ceremonia, Trance, Fosa com√ļn, A√Īo de gracia, Econom√≠a pol√≠tica, La situaci√≥n, Arte del suicida, Peque√Īa carta a CH.B., Lobo del hombre, Variaciones en torno a los b√°rbaros y √öltimo apunte del Diario de campa√Īa.

Estos son poemas sobre la identidad del poeta. Escribe desde la contradicción de la existencia y los significados humanos. Escribe sobre la Patria y la abraza con todos sus defectos.

Mi patria es la contradicción,

lo que est√° fuera de ella

no sirve y sirva.

(P. 9)

Leguaje directo es un texto que marca la contundencia estilística y conceptual de un poeta que construye fosas, entierra cuerpos y luego los exhuma frente a todos. Aparece una referencia al poeta José Kozer, quien subraya a la Patria como centro de gravedad. Para Onel Pérez, la Patria es el sentido de lo que yace dentro de ella. Su casa, su contradicción y su acción de destruir todo a su alcance. Estas ideas se conectan con el segundo texto, Nota oficial, donde introduce a nuevos personajes: la madre, Lezama, Gorbachov y al gordo (quien medita del otro lado de la pantalla). En este poema se observa la contradicción en el cuerpo del otro. El poeta habita desde la contemplación del suceso.

Mi madre mira el noticiero

y los muros de la casa

se tambalean.

(P. 10) 

La casa es un signo imprescindible en su lenguaje. All√≠ llegan las angustias y los pesares. El gordo es un extra√Īo tras la pantalla que medita, llega junto a las noticias y hace tambalear la casa con la misma fuerza que tiembla el poeta. Para √©l, ‚ÄúMorir por la Patria es callar‚ÄĚ.

Pasos de ceremonia continua el discurso sobre la resistencia del poeta y sus circunstancias. Admite los sacrificios que están por venir y alerta sobre la pausa necesaria. 

Imiten.

La espiga sigue cosechando frutos,

engorda hacia la multitud,

traspasas dudas.

(P. 13)

Hay que apretar el paso y cerrar los labios, nada cambia. Los pasos de ceremonia son la exactitud a la que se somete un individuo poético/político/normal. Así Onel empieza a mostrar su postura sobre el poder.

El poder desfigura,

hace rodar

cabezas

con eficacia:

una, dos, tres cabezas

cayendo

hacia el poder.

(P. 14) 

Trance es un texto demoledor contra la imagen del poder. El poeta es un espejo frente al golpe, frente a las cabezas que ruedan en direcci√≥n al mismo sujeto que las cortan. Fosa com√ļn llega entonces como respuesta a esos cortes. Una respuesta que se hace desde la experiencia familiar. Desde un registro a la memoria como motor impulsor de nuestras emociones. El poder est√° cerca y tiene otras guerras que ganar, debe sobrevivir a la ausencia.¬†

Crecí sin padre,

como un perro que sangra

por la boca.

 

Nadie siente ese dolor,

sino el poeta cuando preguntan

si existe.

(P. 15)     

Foto: Cortesía del entrevistado

 

Para el poeta la poes√≠a es lo √ļnico que no le abandona. La imagen del poder est√° al acecho, igual que la figura del padre ausente. No se debe embarrar las manos seleccionando un bando, esa acci√≥n no sirve de nada. Las fosas comunes del poeta son un espacio para inocular la ausencia con el olvido. Luego llega A√Īo de gracia, un poema que nos reafirma que la primera fosa construida por el poeta es familiar. Un hueco para ocultar el miedo y el dolor de la madre. Un espacio para poder asomar la cabeza sobre el techo y respirar.

Con el pan al cuello

las estrellas caían a ráfagas

sobre el zinc.

(P. 16)

En el devenir de los textos de esta primera parte, leemos el testimonio de un individuo que se siente solo y desmembrado. Alguien que asume que la pérdida es segura y que ha creado su propio miedo. Alguien que asume que escribir puede ser traumático.

Hay referencias importantes a otros poetas a parte de los ya nombrados. Hombres que tambi√©n cavaron fosas para enterrar cuerpos enfermos y malditos: √Āngel Escobar y Charles Baudelaire. Un aspecto que justifica la aparici√≥n de estos nombres es la reflexi√≥n creada a partir del oficio del ‚Äúser poeta‚ÄĚ. El rejuego con la maldici√≥n del que observa y escribe, para filtrar la realidad a tal punto que sea convertida en poes√≠a. Para Izaguirre, la poes√≠a es el arte del suicida. Es el calvario de una m√°quina, que a la vez, es un hombre lobo o una carne que grita. Esa poes√≠a se encuentra en su aldea donde los b√°rbaros han impuesto variaciones en torno a su presencia.

Foto: Cortesía del entrevistado

 

El poema que finaliza este segmento del libro: √öltimo apunte del Diario de Campa√Īa, es una puerta que cierra algunos t√≥picos y al mismo tiempo abre otros caminos. El poeta ha dotado su escritura de simbolismos que le son naturales a √©l por su cotidianeidad y su cercan√≠a con la historia local. En muchos cuerpos ha aparecido el h√©roe en esta primera parte: la madre, los poetas y el hombre que resiste. Pero en este texto evoca al mayor h√©roe de nuestra historia y eso hace que la heroicidad en sus personajes adquiera otra connotaci√≥n.

En el fondo Remanganaguas,

las vísceras del Apóstol.

Un caballo jadea

mientras escribo y canto:

¬ęla luz no es para sordos¬Ľ,

y la penetrante sabana se cierra

para que no entren moscas.

(P. 24)

Mart√≠ tuvo su primer entierro en Remanganaguas, all√≠, seg√ļn los pobladores, descansa el coraz√≥n de la Patria. Muy cerca el poeta vive en su aldea y ve crecer una torre donde ahoga el canto. Donde los b√°rbaros beben su vino en un silencio que no agoniza.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Foto: Cortesía del entrevistado

Anita Mur: Mucho m√°s que una historia de amor

Cuando comenc√© a leer la novela Anita Mur, del escritor cubano Frank David Fr√≠as Rond√≥n, publicada por la Editorial Primigenios, lo primero que me vino a la mente fue ‚Äúesto es una historia de amor preciosa‚ÄĚ, y enseguida tuve una mezcla de sensaciones encontradas. Toda la novela transcurre en un balance perfecto: de emociones, estructura, t√©cnicas, personajes, vivencias. Por un lado, el augurio de violencia y sangre, y del otro lado, el hermoso y sexy recuerdo de aquella colegiala recordada por el protagonista, en una costa habanera, con un hueco en el bl√ļmer.

Desde ese mismo momento Frank David comienza a realizar la narración de texto nostálgico; repleto de precisas descripciones sinestésicas donde logra sumergir al lector dentro del texto, hacerlo parte de él. En Anita Mur logras oler y ver todo en 360 grados con gran nivel de detalles. Incluso puedes sentir el frío, el paso del tiempo, las emociones y la brisa invernal de un mes de febrero frente al mar, personaje recurrente durante toda la novela.

Frank David logró, mediante sus descripciones, que parece que la novela esté envuelta en un hermoso velo gris de invierno londinense (quizás uno de los velos que usualmente usaba la protagonista de la novela). Este es un efecto que le brinda esa atmósfera de misterio, belleza y nostalgia al texto. Logra dar vida a su novela hasta el punto en que el lector logra notar que Ana Isabel Fiss es una persona real envuelta en una trágica, romántica y hermosa historia de amor.

Foto tomada de internet

Las incre√≠bles, precisas y originales descripciones no son el √ļnico logro del autor de la novela, pero quiz√°s s√≠ la base, cimiento o matriz de todo el libro. En Anita Mur todo funciona como un organismo vivo. Al igual que el argumento, todo parece hilado, entrelazado como un hermoso lienzo en cuatro dimensiones. Exacto, en cuatro dimensiones, ya que Frank David ha planteado su historia a trav√©s del tiempo de forma tan precisa que el lector no se pierde ni un instante y se encuentra ubicado en tiempo y espacio en todo momento. Resulta muy interesante uso de la retrospectiva en una complicada historia que abarca desde la √©poca de inicios de los a√Īos 90 hasta la actualidad.

Frank David no ha necesitado recurrir a una magdalena para los saltos temporales o espaciales. Tampoco decirlo de forma expl√≠cita. Estos suceden de manera tan fluida y precisa, gracias al uso de diversas t√©cnicas narrativas y capturas exactas del momento hist√≥rico narrado. Un ejemplo de esta afirmaci√≥n es el cap√≠tulo cuando se narra la √©poca del ‚Äúper√≠odo especial‚ÄĚ cubano. El autor nunca menciona esas palabras ni los protagonistas realizan queja alguna. Sin embargo, el lector es capaz de identificar cada fase de este per√≠odo a trav√©s de las escenas vividas/sufridas/disfrutadas por estos personajes. Me impresion√≥ leer sobre este tema, en apariencia tan gastado por otros escritores, y que funcionara de maravilla y actual en estos momentos. Nada demod√©. Prueba, adem√°s, que se puede escribir sobre cualquier tema con √©xito, mientras se escriba bien. Este es uno de los casos.

Otro aspecto destacable en Anita Mur es la riqueza y dominio del lenguaje. La novela está plagada de un excelente uso de metáforas, símiles y analogías exquisitas y propias, con los cuales el autor, no solo economizó recursos narrativos, sino que enriqueció el texto con imágenes precisas y siempre de acorde con el momento específico de la historia. 

Como bonus extra, (ya que no es la idea del autor, sino mi opinión como lector), Anita Mur puede parecer una crítica a la sociedad actual cubana, en la que se deja claro que nada ha cambiado de 1980 hasta la actualidad.

En esta novela/organismo vivo que es Anita Mur, lo que m√°s me impresiona es su estructura y evoluci√≥n. Frank David no realiza la cl√°sica estructura c√≠clica. M√°s bien, es una espiral conformada por espirales narrativas en su interior. La novela est√° conformada por peque√Īas narraciones que comienzan y se van enlazando con otras y viajan del presente al pasado como si tuvieran voluntad propia. Como un organismo vivo. Son anillos/historias/espirales donde cada palabra cuenta y nada sobra. Ni siquiera el hueco del bl√ļmer de Ana Isabel, la foto entre los pilotes, ni el loco del barrio, ni siquiera el clima. Todo en Anita Mur est√° pensado para que funcione como un ancla, como un s√≠mbolo, como una pista para el lector. No puedes dejar de leer/o√≠r/ver/oler/experimentar nada de lo que Frank David pone a tu disposici√≥n. Cada letra, signo de puntuaci√≥n est√° meticulosamente pensado para el disfrute de esta hermosa historia. Una prueba de esto te la da la propia Anita al inicio cuando advierte: ‚Äúrecuerda esto ‚ÄĒme dijo mientras exprim√≠a la saya‚ÄĒ, tiene un significado.‚ÄĚ

¡Y vaya si tenía razón! ¡Todo lo tiene!

Anita Mur es una novela equilibrada en todo sentido. Como en toda historia de amor, hay luces y sombras, alegr√≠a y felicidad. Quiz√°s es por eso que sus personajes se sienten tan vivos, sus escenas tan familiares y el lector logra sentirse identificado con la historia desde la primera p√°gina hasta la √ļltima. Este es un texto donde se disfruta tanto del viaje, como del arribo al destino final.

Como dije al inicio, Anita Mur es una historia de amor. Pero no el amor de las novelas rosa de anta√Īo. El amor entre Abel y Ana Isabel Fiss es real. No est√° edulcorado. Frank David narra todo lo que sucede o puede suceder en una relaci√≥n verdadera. O sea, el amor perfecto, ese que acepta y reconoce las imperfecciones de cada uno. El amor de las parejas que se apoyan, que se aman, gustan, desean y no juzga: el amor incondicional y eterno. Anita Mur tambi√©n est√° repleto de momentos felices, acci√≥n, sexo, escenas de gran erotismo, alegr√≠a, bromas y felicidad.

El libro entero parece una fotograf√≠a de esta hermosa historia. Quiz√°s por eso el uso de la foto de Anita que conserva el protagonista y reaparece a cada rato a modo de leitmotiv y te hacen pensar en que Anita Mur es ahora, y as√≠ ser√° siempre un texto tal y como dice la propia protagonista: ‚Äú…limpia y con brillo destacando entre tanta mierda. Dura igual que los pilotes de este r√≠o‚ÄĚ.


Síndrome de Cotard, un delirio imposible de negar

S√≠ndrome de Cotard (Ediciones Loynaz, 2019) es el t√≠tulo del libro de cuentos escrito por Anisley Miraz Lladosa. El libro re√ļne once cuentos que rondan la tem√°tica de la negaci√≥n, en m√ļltiples facetas sicol√≥gicas, haciendo as√≠, honor al nombre asignado por la autora. Aunque nunca trata al s√≠ndrome de Cotard t√≠pico (en el libro est√° la definici√≥n justo al inicio), s√≠ trata de la esencia de este y los trastornos asociados a la mente humana. El s√≠ndrome de Cotard es el hilo conductor de todos los cuentos. Una fina costura, visible en cada uno y entre ellos. Como es el caso del cuento inicial El tulip√°n en el reloj de arena.

En este relato resalta la vena po√©tica de la autora. El cuento se puede ver como un poema, donde uno o varios de los protagonistas niegan continuamente los que sucede a su alrededor; niegan el amor, niegan el desamor, se niegan a ellos mismos… En El tulip√°n en el reloj de arena la autora utiliza un hermoso y bien logrado lenguaje po√©tico plagado de analog√≠as; donde el tulip√°n es aquello que lucha por emerger a pesar de las adversidades del clima o la dureza e inh√≥spito del terreno. Emerger del hombre y el amor incluso en condiciones dif√≠ciles y en contra de lo ‚Äúpol√≠ticamente correcto‚ÄĚ o establecido por la sociedad. El caer de la arena, no es otro que el correr del tiempo. O la analog√≠a entre las flechas y los insultos; donde estos pueden herir m√°s que una saeta real. Hacer m√°s da√Īo, ya que las ofensas hieren el alma y las reales la carne.

Polifagia, es un cuento que bien podr√≠a considerarse como hiperrealista, ya que roza la frontera de lo real y lo fant√°stico. Quiz√°s este sea el valor agregado m√°s interesante del cuento y del libro. Como bien declara el concepto de este trastorno sicol√≥gico, el texto habla del aumento de la necesidad de ‚Äúcomer‚ÄĚ. Aunque en este caso, Anisley vuelve a hacer uso muy sutil e inteligente de un juego de palabras que cualquier cubano ser√° capaz de entender.

Además, la autora muestra el fruto de una profunda investigación (característica recurrente en el libro) sobre este trastorno y lo combina magistralmente con el de Cotard y la negación. La historia parece ser apreciada desde la mente del personaje principal de una forma bastante surrealista; donde llegas a creer que los orgasmos hacen el mismo efecto que la insulina. El cuento puede tener varias lecturas, en dependencia del nivel de conocimiento que tenga el lector sobre este trastorno mental y las posibles causas que lo ocasionan.

De ahí mi recomendación, no solo para este texto, sino para todos los del libro: estudien, aunque sea superficialmente cada uno de los trastornos o temas abordados, para que tengan una mejor visión de la historia. Aunque, cada cuento está tan bien escrito que es perfectamente disfrutable ignorando completamente todo.

Retractus, as√≠ es como se dice ‚Äúretrato‚ÄĚ en lat√≠n. Es un relato narrado en una atm√≥sfera bastante oscura, l√ļgubre, de acorde a la historia. Retractus cuenta la investigaci√≥n de un extra√Īo caso donde una joven clama haber sido violada en un cementerio, y le piden que realice el retrato hablado del asaltante. En el texto se respira ese esp√≠ritu a√Īejo de los cuentos de la √©poca de Poe, Shelley y Lovecraft y al mismo tiempo conserva lo moderno de Ch√©jov y Stephen King. Es uno de los relatos m√°s cortos, y como es habitual en este tipo de cuentos, al final te queda esa sensaci√≥n de que la historia es m√°s profunda de lo plasmado en el papel. Un delicioso sabor en boca de aquello nunca dicho, pero dejado ver entre toda esa atm√≥sfera oscurecida a prop√≥sito.

Y si con cuentos anteriores la autora jugaba con los l√≠mites de lo real, ya con Danza de anillos invisibles Anisley da el salto al vac√≠o y narra la historia de un grupo de amigos: durante una noche en una funeraria cualquiera, en una Cuba X, en un tiempo X, y alrededor de un extra√Īo personaje aparecido de improviso. Nuevamente, no se puede saber si lo que sucede en el texto pudo o no pudo haber pasado en realidad, o es un cuento de corte fant√°stico. De hecho, la Cuba que se narra bien pudo/puede ser una Cuba real y los personajes ser o haber sido reales. Todo est√° tan bien narrado que parece estar escuchando la voz de la autora, sentir el murmullo de las voces en los salones y el olor del caf√©. La sinestesia, empat√≠a y caracterizaci√≥n de personajes son elementos perfectamente logrados en el cuento. Adem√°s, durante una parte del texto se puede apreciar un atractivo debate filos√≥fico sobre qu√© es la vida y la muerte, y la mejor forma para ‚Äúvivir‚ÄĚ ambas fases.

Y si de filosofía se trata, nada mejor que Las verduras, la lluvia y la filosofía moderna. Esta es la curiosa reunión de X, N, G, Z, J y H, seis desconocidos que coinciden bajo el toldo de una tienda. No llegan al mismo tiempo, sino se van sumando a medidas que transcurre el relato.

El interesante debate filosófico y religioso entablado por los seis personajes, se ve desde la perspectiva de cada cual, e influenciado por sus profesiones u oficios. Esto le brinda mayor riqueza y matices al cuento. La autora logra un balanceado contrapunteo de opiniones en seis vías, argumentos y visiones totalmente diferentes; donde la protagonista, la escritora (suerte de alter ago de la autora) ejerce como especie de moderadora de tan atípico panel. Como en todas las historias, la negación hace presencia y toma peso en muchos de los argumentos filosóficos-religiosos expuestos por cada uno de los seis personajes.

Bolero para una tarde de verano, nuevamente la negaci√≥n se muestra y esta vez desde una visi√≥n m√°s profunda, sicol√≥gica, incluso hasta social; como la persona que niega la posibilidad de ser feliz. El nombre del cuento es una analog√≠a entre un famoso bolero y Sue√Īo de una noche de verano, de William Shakespeare. El relato en s√≠ es una intertextualidad entre lo rom√°ntico del bolero y lo c√≥mico, absurdo y on√≠rico de la obra teatral. Estas intertextualidades y negaciones est√°n perfectamente tejidas para conformar el corpus de una historia, no tanto de amor, ya que lo niegan, como de sexo.

El √°ngulo hace la mira es el siguiente relato. Este es un cuento de esos que se te queda grabado en la memoria al terminar de leerlo. Puede considerarse como un tri√°ngulo amoroso o una historia de dos hombres enamorados de la misma mujer, o tres amigos que se aman. Pueden verlo como gusten, pero es m√°s que eso. El cuento narra esa b√ļsqueda del √°ngulo perfecto, del punto de vista y configuraci√≥n √≥ptima para tomar la mejor foto del Hotel Globo (perfecta analog√≠a a la vida misma). A medida que transcurre la narraci√≥n, entre t√©rminos fotogr√°ficos la autora va insertando fragmentos de la vida de los personajes hasta llegar a ese cl√≠max/foto final que se queda grabada en la memoria, como esas magn√≠ficas fotograf√≠as tomadas por los protagonistas. El √°ngulo hace la mira aparenta ser una historia lineal, pero eso es solo la punta del iceberg, por debajo, leyendo entre l√≠neas, hay otro cuento, uno m√°s profundo y argumentalmente m√°s triste e interesante.

Con Otro nombre de guerra, directa intertextualidad a la canción Con nombre de guerra, de Héroes del silencio, la autora vuelve a tejer una historia donde la letra de la canción toma un protagonismo especial en el relato. El relato narra el encuentro sexual de una pareja, de forma muy sutil y con un erotismo más implícito que explícito, pero existente y muy sensible. Toda la historia está llevada de la mano de la balada que la nombra. Es una forma muy interesante de darle varios niveles de lectura al lector cada vez que se acerque al cuento; tanto antes de escuchar la balada, como luego de oírla. Es entonces cuando logras ver bien dónde Anisley inserta el Síndrome de Cotard en su cuento.

Vana es una masterclass de tipos de vinos. Vana no es m√°s que ‚Äúvino‚ÄĚ en lat√≠n, de ah√≠ que la historia entera gire en torno a esta bebida. El cuento trata del cortejo m√°s at√≠pico entre una de las parejas de enamorados m√°s diferente alguna vez narrada en la historia. Dos j√≥venes, ella con la costumbre de guardar un corcho de botella de vino por cada hombre que haya pasado por su vida; √©l, coleccionista de cintas f√ļnebres.

En esta especie de caja china, donde las historias de varios de los corchos de la protagonista se entrelazan con la de ellos dos, la autora va describiendo la trama como si fuera una cita entre el lector y la historia. Anisley ameniza la noche con baladas de Marco Antonio Solís, varias botellas de vino y canciones de The Beatles, Deep Purple y Pink Floyd hasta llegar al plato principal. De este, lo más interesante es la forma en que el protagonista va desempolvando la historia detrás de cada corcho/hombre, mientras forma su propia estrategia de cortejo, la cual solo se revela al final.

Koniek no es el fin, aunque lo parezca. Es el décimo cuento y la autora retoma aquel lenguaje onírico, poético del primero. La historia de Sasha, la palavina que nos remonta a la época de la perestroika y del período especial. Un cuento nostálgico, lleno de referencias rusas y soviéticas de aquellos tiempos. Koniek es un cuento triste, narrado de tal manera que llega a notarse la belleza que yace tras esa tristeza de imágenes y memorias que se niegan a olvidar.

Catalepsia es el cuento que cierra este ciclo de historias y trastornos sicológicos bien raros. Y no podía ser otro que la catalepsia para terminar de movernos a través de una colección de relatos como esta. Nuevamente la autora nos lleva a otra época a través de descripciones precisas de sucesos, personajes y personalidades. En este caso específico, Anisley nos traslada a la época de la guerra de Angola.

Catalepsia es quizás el cuento con mayor profundidad sicológica, tanto en el argumento como en los personajes. La autora narra la historia de Néstor Vargas, un veterano de esta guerra. A la par de la historia en sí, el lector puede observar la evolución sicológica del personaje, apoyado en un narrador focalizado en él. Pero no solo observamos esta evolución a través de lo que nos dicta el narrador, sino también por sus propias acciones, sus remordimientos, etc.

La catalepsia es un trastorno repentino en el sistema nervioso caracterizado por la p√©rdida moment√°nea de la movilidad y de la sensibilidad del cuerpo. Durante este estado el cuerpo permanece paralizado por completo. Esto fue lo que le sucedi√≥ al protagonista de la historia y el principal gancho argumental que mantiene en ascuas al lector hasta el final. Sobre todo, porque se aprecia que la par√°lisis e insensibilidad del protagonista no es solo f√≠sica, sino tambi√©n sicol√≥gica y esta ven√≠a de muchos a√Īos atr√°s.

Muchas son las causas que pudieron llevar al protagonista a este estado, y son sugeridas entre pistas falsas y verdaderas a lo largo de la narración. Sin embargo, no es hasta el final cuando la autora sorprende al lector con una nueva historia de negación.

Aunque no lo haya dejado claro en cada sinopsis de cuento, todos tratan de un modo u otro alg√ļn aspecto de la negaci√≥n; caracter√≠stica clave del S√≠ndrome de Cotard. Los textos y el libro como un todo, tiene una gran profundidad sicol√≥gica y filos√≥fica envueltas en un surrealismo t√≠pico cubano. Ya que, para muchos, no hay nada m√°s surrealista que la vida real.

Por otro lado, la autora hace gala de una gran cultura y variedad de conocimientos: médicos, históricos, culturales, tecnológicos, sociales, entre muchos más. Cada cuento tiene tras sí una exhaustiva investigación que le brinda gran verosimilitud, tanto a la historia como a los personajes.

De ah√≠ que la gran riqueza oculta en S√≠ndrome de Cotard es que el lector pocas veces puede decir con certeza ‚Äúesto no sucedi√≥ o esto no puede suceder en la vida real‚ÄĚ. Las fronteras de lo absurdo, lo fant√°stico, lo real maravilloso o el realismo m√°gico se confunden con la realidad. Tal pareciera que mientras lees, vieras la historia a trav√©s de espejuelos mal graduados o de una ligera niebla. Todas las historias parecen espejismos enga√Īosos donde no sabes qu√© es real y que no. O quiz√°s s√≠ sabes lo que es real y cu√°l es la verdad, pero te empe√Īas a negarlo.


Nuevas propuestas literarias con el sello de lo artesanal

El Centro de Promoci√≥n Literaria Pedro Ortiz Dom√≠nguez de Holgu√≠n prioriza opciones alternativas de publicaci√≥n mediante el trabajo con el papel artesanal y sus posibilidades, para de esta manera acompa√Īar la labor creativa de los escritores y la promoci√≥n de sus obras.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

Con la asesor√≠a de Cuadernos Papiro y el Taller de Papel Manufacturado hom√≥nimo, en lo que va de a√Īo la peque√Īa f√°brica de la Promotora ha producido cuatro proyectos literarios, extendiendo la obra de escritores holguineros, as√≠ como las propuestas literarias en tiempos de crisis poligr√°fica, coment√≥ el poeta Mois√©s May√°n, especialista de esta instituci√≥n.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

Entre sus novedades se encuentra el lanzamiento de la colecci√≥n Poes√≠a de Cordel, presentada en la librer√≠a Ateneo Villena-Botev, como parte de la reciente campa√Īa de promoci√≥n ‚ÄúVivo enamorado del libro‚ÄĚ que realiza este a√Īo el Centro, y que est√° dedicada a incentivar el h√°bito de la lectura en todos los p√ļblicos, especialmente entre los m√°s j√≥venes.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

La iniciativa retoma la cl√°sica modalidad portuguesa de presentar publicaciones a los lectores a trav√©s de textos colgados en un cordel, y consiste en peque√Īas obras que acent√ļan el car√°cter festivo de la compra de un libro, a√Īadi√≥ May√°n. En el lote inaugural fueron incluidos poetas holguineros como Delf√≠n Prats, Lourdes Gonz√°lez, Manuel Garc√≠a Verdecia, Belkis M√©ndez, Eugenio Marr√≥n, Luis Yuseff, Jos√© Luis Serrano y Gilberto Gonz√°les Seik.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

Otra de las propuestas, explic√≥ May√°n, fue la serie Las voces del viento, que reuni√≥ textos de diez poetas holguineros fallecidos en el siglo XXI, partiendo de la idea de que Holgu√≠n, como regi√≥n cultural, cuenta con un significativo ‚Äúclub de poetas muertos‚ÄĚ que constituyen soporte y referencia obligatorios en la literatura del territorio, entre ellos √Āngel Augier, Lalita Curbelo, Orestes Gonz√°lez Garayalde, Alejandro Fonseca, Jos√© Luis Moreno del Toro, Mayda P√©rez Gallego, Elena Guarch, Luis Caiss√©s, Quint√≠n Ochoa y Daniel Santos.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

El libro homenaje La media rueda, como celebraci√≥n de los 50 a√Īos del poeta e investigador Ronel Gonz√°lez, unido a 10×10. Una cantidad misteriosa, libro-arte que recoge diez poemas del Premio Nacional de Literatura Cintio Vitier, creado en colaboraci√≥n con Ediciones La Luz, fueron otros de los t√≠tulos salidos de este peque√Īo taller.

Fotos cortesía del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez

Actualmente el equipo creativo de la Promotora se encuentra enfrascado en una suerte de tarjetero dedicado a Palabras a los intelectuales, con la finalidad de socializarlo pr√≥ximamente, a ra√≠z del 60 aniversario de este importante intercambio del l√≠der hist√≥rico de la Revoluci√≥n Fidel Castro con valiosos creadores cubanos, a√Īadi√≥ Mois√©s May√°n.


C√ļmulos en el firmamento: se√Īal de buen tiempo en la ciencia ficci√≥n cubana

C√ļmulos es el libro de cuentos ganador del Premio Calendario en la categor√≠a de Ciencia Ficci√≥n del a√Īo 2020, escrito por G. Rei y publicado por la Casa Editora Abril. No creo que hubiera un libro mejor, y m√°s acorde en cuanto a contenido, para tal nefasto a√Īo, ya que C√ļmulos es un cuaderno con nueve relatos de terror fant√°stico, ambientados dentro de un universo de ciencia ficci√≥n, donde lo fant√°stico y el thriller sicol√≥gico se entrelazan y toman protagonismo en la historia.

Con este libro, Rei nos narra la historia (o un fragmento de ella) del reino hom√≥nimo al t√≠tulo del libro: C√ļmulos. Un reino gobernado por los Primeros Rayos; una sociedad bastante oscura, donde conviven las altas tecnolog√≠as con clases m√°s atrasadas (cyberpunk y steampunk), quiz√°s como √ļnico elemento de ciencia ficci√≥n del libro. En este reino, aparece una ‚Äúcosa‚ÄĚ que comienza a devorar a todo el que se encuentre adelante, excepto a una ni√Īa. Paralelamente, un grupo de rebeldes llamados los Rayos Rojos, se levantan contra el sistema mon√°rquico de los Primeros Rayos.

Lo m√°s interesante del libro es su estructura. Al comenzar a leer el primer relato Conocidos de la oscuridad, no te imaginas que su final abierto, se debe a que el resto de los nueve cuentos narran sucesos posteriores y anteriores a la aparici√≥n de ‚Äúla cosa‚ÄĚ. Rei cre√≥ y organiz√≥ el orden de su libro, de forma tal que el lector se obliga a continuar la lectura para conocer el porqu√© de lo sucedido y el posible desenlace.

Todos los cuentos dejan una puerta abierta, una pregunta que solo se solucionar√°n si contin√ļas la lectura. Sin embargo, esto no quiere decir que sea una novela y cada cuento un cap√≠tulo. En C√ļmulos cada historia funciona a la perfecci√≥n de manera independiente; a pesar, de que, en forma individual no tuvieran ese impacto, esa fuerza que ganan en su conjunto. Esta cualidad individual permite que el orden de los relatos pueda ser cambiado, o puedas comenzar la lectura por el cuento que prefieras. De cualquier modo, el efecto del libro seguir√° siendo el mismo. No obstante, a mi entender, Rei ha conseguido darle la forma que obtiene el mejor resultado en general. Quiz√°s ese sea uno de sus valores agregados m√°s preciados.

Otro de los logros en C√ļmulos fue la descripci√≥n de un worldbuilding y una sociedad bastante atractivos y contrastantes entre s√≠. En el reino, adem√°s de ‚Äúla cosa‚ÄĚ, hay criadores de nubes, ferias, concursos literarios, vodka, obispos de la Iglesia de los Caballeros Celestiales, exc√©ntricos inspectores con sombreros adornados con penachos de plumas cual diminutos cirros, experimentos cient√≠ficos en Nimbus, filigranas de alba, Cadillacs de segunda generaci√≥n y hasta cuatro nuevos jinetes del apocalipsis, entre mucho m√°s. Todos ellos envueltos en una oscura atm√≥sfera de tensi√≥n, asesinatos, ansias, hambre, traiciones, sexo, desesperaci√≥n, epidemias y revoluciones.

En fin, el d√≠a a d√≠a en el reino de C√ļmulos no difiere mucho del nuestro. Quiz√°s debido a la introducci√≥n de elementos cotidianos de nuestro mundo al de este universo imaginario, Rei logre que el lector sienta muy real aquel reino, y a sus habitantes. Tal vez sea porque el mayor √©nfasis descriptivo de los personajes fue hacia sus sentimientos y sensaciones; y no tanto hacia el f√≠sico, que se logra tal empat√≠a hacia ellos; incluso, hacia ‚Äúla cosa‚ÄĚ. Lo que s√≠ es seguro, es que todo esto es debido a la honestidad a la hora de crear de G. Rei.

Los elementos del worldbuilding y de la sociedad no est√°n forzados, no hay cargas frontales explicando nada. Todos los detalles imprescindibles para la concepci√≥n del universo, por parte del lector, est√°n colocados magistralmente, como estratos, a lo largo de cada cuento. Cada historia te muestra un fotograma del reino de C√ļmulos, de su gente y su cotidianeidad. Quiz√°s a eso se deba el nombre de C√ļmulos del libro y reino, ya que, por acumulaci√≥n (del lat√≠n cumulus) de datos, personajes, cuentos, se va formando ese maravilloso paisaje creado por G. Rei, como el experto cultivador de nubes y letras que es.


Apuntes de un lector de br√ļjulas

Todo libro es un viaje sin retorno. Todo lector un posible viajero. Hay ciertas p√°ginas donde, inevitablemente, debemos hacer una escala, respirar profundo, releer el viento, el fuego, incluso el humo, para luego partir de nuevo hacia otros puntos cardinales, hacia otra l√≠nea de tiempo, o a la deriva, sin direcci√≥n, sin dilaci√≥n, sin comentarios, con el polvo del camino a cuestas, el polvo como heter√≥nimo, como alter ego. Todos tenemos vocaci√≥n para errar hasta que se pruebe lo contrario. Todos somos el gitano del espejo. En Br√ļjulas (Ediciones La Luz, 2018), de Elizabeth Reinosa Aliaga, hay mapas para perderse o reencontrarse, y parpadean demasiados haces de luz a lo lejos, desde cerca o desde siempre.

La conoc√≠, si mal no recuerdo, en octubre del 2013, en la Pe√Īa de Luis y P√©glez, el nunca suficientemente ponderado Padre Nuestro de Ala D√©cima, en la ahora fragmentada biblioteca Tina Modotti, en Alamar. Elizabeth y yo coincidimos porque √≠bamos a recoger sendos premios colaterales del concurso Toda Luz y toda m√≠a. Nos lo hab√≠an enviado desde Sancti Sp√≠ritus. Desde las primeras palabras o miradas de Elizabeth, supe que hay muchos modos de ser letal, que en mi generaci√≥n hay poes√≠a de elevad√≠simo vuelo. Desde entonces la leo y estudio su orfebrer√≠a, su entramado, su abanico multicolor de im√°genes.

Cinco libros e innumerables premios despu√©s hay otras interrogantes en su obra, as√≠ como novedosas cadencias. He redescubierto matices y confirmado que todo buen volumen de poes√≠a es un peligro. Nadie calcula la dimensi√≥n del peligro que entra√Īa la voz de la poeta de Br√ļjulas.

Hay muchas barcas para orillarse en la arena de este libro-isla; o muchas puertas, algunas desvencijadas, para divisar, a través de las ventanas, imposibles horizontes y gaviotas. Abierto al azar, cualquier página revela un silencio consonante, un desaliento octosílabo, una rabia absolutamente decimal. Duele leer, por ejemplo: Te obsequian la anatomía/ y te incorporan cianuro. / Te ofrecen un prematuro/ espacio bajo la tierra. /Sonríes, pero te aterra: /la bala /tu cuerpo/ el muro.

Demasiados versos que escrutan y escupen a la cara verdades de sal, dolor en estado salvaje. Demasiadas negaciones tejidas con destreza, soltura, como un rompimiento o un alud. Demasiadas líneas que circundan el epicentro del polvo.

Este libro, golpe a golpe, verso a verso, es una lecci√≥n de contundencia, un aleph borgeano que multiplica suspiros, gui√Īos de luz dentro de un cuarto oscuro, como sem√°foros en sepia.

Desde Fugas, esa primera sección plagada de anáforas que enseguida promulgan el fin de un viaje y el inicio de un desvarío, la poeta se pliega y despliega en escalonados cuestionamientos y amonestaciones líricas. Fluimos, heraclitianamente, durante un poema-río. El lector es, en definitiva, esa segunda persona que padece el enjuiciamiento que la poeta impone.

En Br√ļjulas, la segunda secci√≥n, Elizabeth (tambi√©n a trav√©s de un poema-d√©cima, segmentado a su vez por cinco partes), complejiza sus reflexiones, pone en jaque los anhelos, marca pautas m√°s heladas, m√°s filos√≥ficas, destruye mitos, reconoce negaciones, es consciente de su finitud, nos recuerda la mortalidad y la fragilidad. Por momentos tiene un tono de sentencia martiana, se pregunta por la utilidad de la virtud, quiere albergar una esperanza de salvaci√≥n, pero tambi√©n, como una noria, gira sobre sus preguntas y respuestas, que acaban identificando y redondeando, casi siempre, su estilo, lleno de encabalgamientos y rizomas incontinentes.

De pronto, por primera vez en Inxilio, tercer apartado, se muestran los poemas a la manera convencional, y revela otro de sus secretos: su arte para nombrar las cosas, como dir√≠a Eliseo Diego. Aunque p√°ginas despu√©s diga que buscamos definiciones y la vida es movimiento. En este caso no hay axiomas, sino retratos, cuadros o incluso vi√Īetas cinematogr√°ficas, tajantes trazos, planos secuencias de un abismo interior con naturaleza muerta:

La tierra: emana orfandad

que se reparte en pu√Īados.

La casa: los resignados

ladrillos, la soledad.

El miedo: no es una edad,

es la vida, alg√ļn recodo.

La palabra: √ļnico modo

de vengarse del destino.

El mar: no es otro camino,

el mar lo resume todo.

 

Altamente recomendables son los poemas A√Īos, Antifaz, exquisita d√©cima endecas√≠laba que dialoga con Anne Sexton, o Frontera.¬†

Derrumbe, cuarta parcela del poemario, sorprende por la elegancia de sus rimas, por ser una invitación social, una temeraria declaración de principios, una acción poética contra los totalitarismos o las falsas igualdades, una reivindicación de la belleza desde la intimidad, que es también una de las verdades insobornables que nos resume cada uno de estos textos.

La puerta de salida de este decimario se llama Ra√≠z. Mis palabras solo crecen hacia adentro, confiesa y describe un √°rbol geneal√≥gico, generacional, donde reniega un tanto de la nostalgia y asume, con resignada conciencia, el acto que supone entrar en la sobrevida de la adultez, aunque el tiempo todo lo adultere con una serie de desgarros sucesivos, irreversibles. La ni√Īa como la historia da la espalda. / No regresa. ¬†

Bienvenidos a este libro-sistema (no libro-almac√©n, seg√ļn advierte Roberto Manzano en el pr√≥logo), a estos nortes que indican destinos mediante versos adversos, a esta c√°psula de sue√Īos agridulces, a esta c√°tedra de mapas mojados por el tiempo a la intemperie, a este templo de crudeza sensorial, a este disciplinado dolor que, gota a gota, dibuja un pa√≠s dentro de otro pa√≠s que teme al tr√≥pico.

Todo libro es un viaje sin retorno. Un parto de luz. Aunque duela.

 

¬ŅQu√© es Br√ļjulas? ¬ŅGira, gira?

¬ŅQu√© es el norte? ¬ŅUna pregunta

casi verdad, pero adjunta

a otra verdad de mentira?

¬ŅUn instrumento que aspira

a una sola dirección?

¬ŅUn horizonte? ¬ŅPerd√≥n?

No. Ya. Abajo los esquemas.

Este libro de poemas

es una resurrección.