libro


Ocho historias para un domingo con Maikel Ch√°vez

Aun con olor a tinta, a impresi√≥n reciente, Maikel Ch√°vez (Villa Clara, 1983) tiene en sus manos Ocho historias para un domingo, compilaci√≥n de sus obras de teatro para ni√Īos.

Lo ha visto crecer como un hijo, aunque parezca com√ļn la frase. Los textos han cobrado vida en la p√°gina en blanco, luego la mayor√≠a ha subido a escena en diferentes grupos‚Ķ Y personajes como Federico Valdemar, de la obra Un mar para Tatillo, con el que obtuvo en 2008 el Premio Dora Alonso, de Tablas Alarcos, en su primera edici√≥n, han llegado al p√ļblico desde las ondas de Radio Progreso, las redes sociales, la televisi√≥n y el cine, en un proyecto dirigido por Alexander Rodr√≠guez para Animados Icaic.

M√°s que antolog√≠a, este texto publicado por Ediciones Alarcos en su colecci√≥n Aire Fr√≠o, es ‚Äúuna suerte de memorias teatrales de una √©poca fervorosa en el teatro para ni√Īos en Cuba; de mi intercambio con Teatro P√°lpito, de mis aciertos y lunares, de premios y desaires, de herramientas de construcci√≥n textual en ascenso y descenso por momentos. Pero m√°s que todo, es una invitaci√≥n a conocer esos sue√Īos de un mundo pasado por mis ojos con el matiz de quererlo ver casi perfecto. Es la recreaci√≥n o construcci√≥n de una nueva realidad desde la escena‚ÄĚ que le es vital, nos cuenta Maikel.

‚ÄúMuchos escritores dir√°n que el universo de la conformaci√≥n del libro es extraordinario, que lo disfrutan a mares porque van viendo surgir a sus hijos paso a paso. La verdad es que he tenido muchas experiencias que distan de esa afirmaci√≥n, pues una vez entregas tu texto y te re√ļnes con el editor o editora, pocas veces ocurre que est√°s inmerso en un verdadero proceso creativo donde todo funciona (como ut√≥picamente debe ser) tal cual mecanismo de relojer√≠a, de toma y daca, de prueba y error, de convite creciente en el que se va edificando el nuevo ser: el libro. Por suerte, Ocho historias para un domingo llega para corroborar que ese tipo de procesos s√≠ pueden ser posibles, pues m√°s que un libro, es el reencuentro de un grupo de amigos que so√Īamos a trav√©s de sus planas y fuimos creando durante a√Īos esa personita, que ya se nos ha convertido en un adolescente y por el cual celosamente velamos cada paso‚ÄĚ.

Con concepto, selecci√≥n y comentarios del Premio Nacional de Teatro Rub√©n Dar√≠o Salazar, edici√≥n de Josefa (Fefi) Quintana Montiel, cubierta de Marietta Fern√°ndez y composici√≥n de Lisandra Fern√°ndez, estas obras teatrales funcionan ‚Äúcomo una suerte de cartograf√≠a o mapa de vida donde podemos volver a momentos en los que estuvimos implicados un grupo de creadores en el pujante acto de la creaci√≥n esc√©nica. Obras que han subido a escena en su gran mayor√≠a, por no decir todas, y en la que como dramaturgo tuve la suerte del encuentro con equipos de realizaci√≥n extraordinarios que en m√°s de una ocasi√≥n me hicieron replantear escenas y conceptos‚ÄĚ.

El cuaderno inicia con Con ropa de domingo y cierra sus p√°ginas con Vida y milagro de Federico Maldemar, texto que ‚Äúdeja abierto el libro a nuevos caminos para mi escritura‚ÄĚ, y que aparece publicado, adem√°s, en el n√ļmero 1-2 de la revista Tablas de 2021.

Sobre este √ļltimo, la ensayista Marilyn Garbey escribi√≥: ‚ÄúEsta pieza es como un juego de ni√Īas y ni√Īos, donde ellas son las que se rebelan ante el uso desmedido del poder. Por aqu√≠ desfilan personajes de cuentos, leyendas, dibujos animados. Y los t√≠teres expresan los deseos infantiles: aquella quiere ser la princesa encantada a quien despierta el pr√≠ncipe con un beso, √©l quiere ser una marioneta como Pinocho, hacer un collar de estrellas para su mam√°, ser rescatado por su pap√° del vientre de una ballena. La publicaci√≥n de este texto propiciar√° futuros montajes en los que actores y t√≠teres renueven el deseo de jugar a trasformar el entorno en que vivimos. No m√°s guerras, no a la destrucci√≥n del planeta, no a la intolerancia‚Ķ Si el Conejo Blanco nos recuerda que no hay l√≠mites en los sue√Īos, Federico nos alerta: ¬ęDe qu√© sirven los sue√Īos si no luchamos por lograrlos¬Ľ, Vida y milagro‚Ķ debiera volver a escena en estos tiempos de pandemia. Sus personajes insisten en que es posible preservar el planeta y vivir en paz‚ÄĚ.

Mucho de esto encontraremos en las p√°ginas de Ocho historias para un domingo.

En el libro ‚Äďasegura el tambi√©n actor y locutor‚Äď ‚Äúno hay m√°s que un recorrido por mis a√Īos en la escena teatral desde que entr√© a Teatro P√°lpito en el a√Īo 2001 y de otras agradables experiencias con compa√Ī√≠as tan prestigiosas como Los Cuenteros. Abro el libro, y siento su olor a p√°gina reci√©n impresa, pero tambi√©n vienen a mi mente una galer√≠a de personas que estuvieron implicadas en cada una de esas obras y que fueron perfilando al Maikel Ch√°vez dramaturgo y actor, pues he tenido la dicha de tambi√©n haber actuado en todas. Esta suerte funciona tambi√©n como boomerang, ya que en muchas de esas obras, lo que escrib√≠a no funcionaba y en el montaje, en los ensayos el Maikel actor criticaba y se burlaba del Maikel escritor. Por esta raz√≥n Rub√©n aqu√≠ funciona m√°s que como prologuista, como una suerte de amigo que ha estado presente en festivales y funciones, que ha visto y seguido de manera cercana mi carrera, viendo aciertos y lunares. √Čl mismo fue mi oponente en la tesis de teatrolog√≠a, que casualmente realic√© enfoc√°ndome en el trabajo de los actores de Teatro P√°lpito y c√≥mo Ariel Bouza, desde sus experiencias heredadas por Vicente Revuelta, Filander Funes y Bertha Mart√≠nez, fue creando una manera nueva de dirigir a sus actores. De cierta manera detr√°s de estas ocho obras teatrales hay gran parte de esas experiencias‚ÄĚ.

En el pr√≥logo Rub√©n Dar√≠o Salazar ‚Äúse toma las licencias de colarse entre hojas, despu√©s de pasada la lectura de varias obras y hacer comentarios, narrar an√©cdotas, r√≠e, se emociona, evoca recuerdos y personajes que marcaron mi vida y de cierta manera la vida teatral de aquel entonces‚ÄĚ, y que hoy respiran en las p√°ginas de este libro.

Los textos de El mundo de Federico Maldemar ‚Äďtrilog√≠a incluida en Ocho historias para un domingo, protagonizada por el personaje que ha marcado la obra dramat√ļrgica de Maikel y ganado terrenos tambi√©n como creaci√≥n transmedial‚Äď est√°n ‚Äúunidos por la presencia constante del malvado Federico Maldemar, un antirrat√≥n que no come queso ni chocolate. Leeremos a Federico en el circo. Federico interactuando nada m√°s y nada menos que con Don Quijote de La Mancha. Federico en el origen de su propio mundo: una oscura alcantarilla lleva de cientos de ratones [‚Ķ] Maikel redime al malvado Federico Maldemar en el cierre de la trilog√≠a. Nos lleva hasta su infancia convulsa y concluye cambi√°ndolo y haci√©ndolo apostar por un mundo mejor. El mundo al que aspira el mismo Maikel, al que aspiramos todos‚ÄĚ, escribe Rub√©n Dar√≠o en el pr√≥logo.

Mientras que la editora Fefi Quintana escribe en la nota de contraportada de que as√≠ como es Maikel ‚Äďexcelente actor y titiritero, buen dramaturgo, esa persona que ‚Äúte contamina, te contagia, te transmite todo lo positivo que hay en √©l‚ÄĚ‚Äď as√≠ ‚Äúson sus piezas teatrales. Llenas de juegos y canciones, de colores y ense√Īanzas, de preocupaci√≥n por la realidad circundante y voluntad para mejorarla, de magia e inocencia, de gracia inigualable y profundo sentido de la amistad, de mucho humor y amor desbordante‚ÄĚ. Ocho historias para un domingo nos abre las puertas a su universo teatral, de la mano de los personajes que lo pueblan ‚Äďguiados por Federico Maldemar, el peculiar rat√≥n que ha acompa√Īado a ni√Īos y adultos no solo en las ondas de Radio Progreso‚Äď y de las fantas√≠as posibles, por hermosas y necesarias, en la vida y en la escena.

 


Taim√≠ Dieguez: ‚ÄúEl proceso creativo me hace feliz‚ÄĚ (+Fotos y videos)

Anda por ah√≠ con su rostro angelical y pelo rojo, con su andar a veces apresurado o lento. Suele sonre√≠r y hablar con pasi√≥n inusual. Es dif√≠cil imaginarla en el interior de su literatura: teniendo sexo en lugares p√ļblicos, arrancando cabezas de animales o lanzando piedras, como ocurre en algunas de sus historias. Los personajes parecen demasiado diferentes a ella, pero esta jaruque√Īa orgullosa asegura que se nutre de experiencias propias y de otros.

Después de conocerla de manera leve, junto a su libro Piedras a los varones, la joven dramaturga, narradora, poeta y profesora Taimi Dieguez Mallo se me dibujaba como una especie de enigma. La encontraba en las páginas impresas, compartimos alguna obra de teatro y coincidimos en varias actividades artísticas, fuentes de sensaciones y amistad.

Graduada de la especialidad de Dramaturgia en la Universidad de las Artes (ISA) en 2018, ha obtenido diversos reconocimientos, incluidos¬† los premios Fundaci√≥n de la Ciudad de Matanzas (2018), el Hermanos Loynaz de Narrativa (2018), el Fundaci√≥n de la Ciudad de Santa Clara (2019) y el de Teatro Jos√© Jacinto Milan√©s (2019). Ha logrado tambi√©n las becas Caballo de coral (2009),El reino de este mundo (2018) y la de Producci√≥n Luis Orlando Suarez Tajonera (2017).A eso le sumamos una Menci√≥n en el Premio de Dramaturgia Virgilio Pi√Īera (2016). Actualmente se desempe√Īa como editora en la Casa Editorial Tablas-Alarcos y profesora de Historia del Teatro en el ISA.

A trav√©s de sus palabras la vemos peque√Īa en su casa natal de Jaruco, en la actual provincia de Mayabeque. Jugaba a ‚Äúlos escondidos‚ÄĚ o ‚Äúlos agarrados‚ÄĚ, a los yaquis o palitos chinos, y disfrutaba de manera especial comer ajiaco y ma√≠z.

La ni√Īa estuvo en diferentes talleres de la Casa de Cultura municipal, incluidos los de danza, m√ļsica, artes pl√°sticas, y, por supuesto, literatura y teatro, los que m√°s fuerte la atraparon.

Sus primeros poemas y cuentos casi siempre trataban sobre ella, ‚Äúsobre lo que me acontec√≠a, lo que sent√≠a. Eran textos muy po√©ticos, pero tambi√©n inmaduros desde lo t√©cnico‚ÄĚ.

La etapa como alumna en el ISA fue muy especial para quien vuelve con frecuencia a ese lugar de arte y sue√Īos. ‚ÄúAh√≠ no solo me form√© como dramaturga y creadora teatral, sino y, sobre todo, crec√≠ como ser humano. Tuve la suerte de formar parte de un grupo de amigos, que nos quisimos y nos queremos much√≠simo. A ellos les debo su amistad, el apoyo incondicional en situaciones dif√≠ciles y la experimentaci√≥n en el teatro, la formaci√≥n de una pr√°ctica y un criterio teatral, desde la dramaturgia y la escena.

‚ÄúTambi√©n tuve la satisfacci√≥n de tener un colectivo maravilloso de profesores, prestigiosos dramaturgos, teatr√≥logos, investigadores, cr√≠ticos, dise√Īadores, especialistas del arte en general y de las letras y las humanidades. Hoy imparto clases junto a ellos con mucho gusto, porque ense√Īar es la mejor manera de aprender. Estar en el ISA era y es un regalo. Fue mi hogar durante cinco a√Īos.

Esta carismática joven casi siempre anda rápido. Tal vez, mientras conversamos, diversos proyectos circulan en su mente. Su voz puede tener un tono calmado y en ocasiones es como torrente, que no se detiene. Seguramente también sucede así cuando escribe. Para ella lo más importante es tener uno o varios personajes que la apasionen, “y luego me dejo llevar, las historias van creciendo.

‚ÄúEn ese proceso soy feliz, aunque vivo muchos estados en la escritura: ansiedad, nostalgia, tristeza, rabia, alegr√≠a, seg√ļn las situaciones que narre. Pero crear me hace feliz. Y me lo exijo como disciplina desde que entr√© en el Seminario de Dramaturgia del ISA, aunque obviamente las din√°micas de lo cotidiano pueden obligarme a interrumpir la redacci√≥n.

‚ÄúCuando termino un libro, cojo un tiempo para comenzar otro proyecto, que puede ser uno colectivo, como una compilaci√≥n o algo esc√©nico. Mi disciplina es la de crear‚ÄĚ, expresa quien siente un cari√Īo singular hacia su primera obra publicada, Con la ropa de mi madre. Obra para ser dicha por el perro hembra, por la cual obtuvo su primer premio. ‚ÄúEse libro me conecta con mucha gente, amigos, creadores, gestores. Me ha tra√≠do varias alegr√≠as. Se convirti√≥ en mi primera traducci√≥n al franc√©s‚ÄĚ.

Agrega que suele leer sus textos despu√©s de publicados, ‚Äúpara saber c√≥mo qued√≥ la edici√≥n, un oficio que he realizado durante m√°s de tres a√Īos, y porque me gusta recordarlos bien, pero nunca para corregirlos. Cuando termino una obra, la acab√©, y punto. A no ser que comience con ella un montaje u otro proceso creativo‚ÄĚ, dice quien adora la reposter√≠a, el mar y los ambientes del campo.

Respecto a la edici√≥n, manifiesta que se trata, en gran medida, de aunar y dar coherencia a un libro, seg√ļn normas editoriales y un concepto respaldado por el autor o autora. Para m√≠, est√° relacionada con el trabajo del dramaturgo al estructurar una historia, al componerla y velar por su limpieza, precisi√≥n, organicidad‚Ķ En Tablas-Alarcos he aprendido mucho y he descubierto que me enamora el mundo de la gesti√≥n, la formaci√≥n, la organizaci√≥n de eventos, talleres, dosieres de revistas‚Ķ, en fin todo lo que implique pensamiento, investigaci√≥n y creaci√≥n‚ÄĚ.

LOS PREMIOS NO LE QUITAN EL SUE√ĎO

‚ÄúNo los persigo, peroles concedo todo el valor que merecen como reconocimientos al valor literario y art√≠stico de una obra. Es muy importante que los jurados se correspondan con el nivel del reconocimiento‚ÄĚ.

‚ÄúCuando tengo una obra o libro terminado, los presento a concursos, en parte porque ganarlos garantiza la publicaci√≥n. Son favorables tambi√©n porque suelen incluir promoci√≥n, presentaciones, cobro de derecho de autor‚Ķ La literatura y los escritores necesitamos la retroalimentaci√≥n con el p√ļblico, el est√≠mulo y pago por nuestro trabajo. Si pudieran ser da√Īinos para los autores, para su ego, ese es otro asunto‚ÄĚ, refiere quien durante la etapa de pandemia se ha mantenido muy activa entre letras.

‚ÄúTermin√© de escribir una obra teatral y dos poemarios. Prepar√© proyectos para maestr√≠as y colabor√© con amigos en sus proyectos personales. Por ejemplo, formo parte del disco de poes√≠a femenina Discurso de Eva, dirigido por Barbarella D¬īAcevedo, merecedor de la beca El reino de este mundo, de la AHS.

‚ÄúTambi√©n he colaborado con el canal en Telegram Troyanas en Cuarentena, de √Āmbar Carralero, donde surgi√≥ la idea de una antolog√≠a de poes√≠a femenina, de mujeres del teatro, que son poetas.

‚ÄúMis sue√Īos son seguir creando, escribir una novela, hacer cine y convertirme en madre‚ÄĚ expresa al final de la conversaci√≥n. Y uno la imagina tecleando alguna historia, leyendo sobre la cama, caminando por los pasillos del ISA o disfrutando alg√ļn paisaje. Tal vez se desdibuja al doblar de la esquina, pero siempre est√° en sus p√°ginas.

TAMBI√ČN PUEDE LEER PIEDRAS A LOS VARONES Y EL DESEO DE LO INS√ďLITO

 

Erian Pe√Īa y el precio justo de la palabra

A veces lo encuentro en la calle, suele traerme buenas noticias, me paro en puntas de pie para saludarlo, all√° arriba, por donde anda este muchacho tan alto, en sus enso√Īaciones.

Hablamos siempre apurados y terminamos gastando media hora en cualquier esquina de la ciudad cont√°ndonos los sue√Īos, las carencias, los olvidos, urgencias dom√©sticas, asuntos triviales.

Pocas veces nos ponemos circunspectos y profundos, ni en el chat, cuando le pido datos, o le anuncio presentaciones, alg√ļn canje provechoso.

Otras ocasiones, como esta, toca ponernos centrados, colocar la mira en la poes√≠a. Le propongo un trueque: mis preguntas por sus respuestas, y aqu√≠ las deja Erian Pe√Īa, ganador del premio Am√©rica Bobia, que otorga Ediciones Vig√≠a, por su cuaderno de poes√≠a, Palabras de canje. Creo que en este intercambio ganan los lectores, y debe ganar el verso.

¬ŅPalabras de canje es un poemario intimista?

Los poemas que lo integran nacieron en diferentes momentos, movidos por circunstancias de alguna manera unificadoras, que hicieron que tiempo despu√©s pudiera darle una especie de ‚Äúcuerpo‚ÄĚ al libro

Creo que todo libro, y más la poesía, es una puerta abierta al yo, a las interioridades, al hecho de quitarse la máscara Si vemos al intimismo como la tendencia literaria centrada fundamentalmente en la expresión de los sentimientos y de las emociones más íntimos o la predilección por asuntos de la vida familiar o íntima, podría decirte que hasta ahora no había pensado en eso, ni cuando los escribí.

No est√° de m√°s decir que esos poemas son yo y mis circunstancias (sociales, econ√≥micas, pol√≠ticas, art√≠sticas). Si nos ponemos a pensar, y a leer, muchos de los poetas de mi generaci√≥n, la mayor√≠a, incluso los de una o dos antes, han tenido el tema familiar la casa, la madre, la familia gravitando sobre su obra Palabras de canje aborda mi relaci√≥n con la escritura y c√≥mo esta moldea mi vida. Y como la escritura es un hecho √≠ntimo, al igual que la lectura, aunque el libro ya impreso, no lo sea, s√≠ podr√≠amos decir que estos poemas poseen cierto car√°cter intimista Aunque ahora la virtualidad y sus plataformas han hecho de lo √≠ntimo, algo p√ļblico

¬ŅNo temes a la exposici√≥n del poeta, cuando se incluye en el sujeto l√≠rico al propio autor?

La poes√≠a siempre es un riesgo de mostrarse m√°s all√° de lo visible Todos, de alguna manera u otra, temen a la exposici√≥n, al hurgado en la intimidad, a la b√ļsqueda del otro En la cotidianidad estamos sometidos a este mismo escarceo. Pero ese riesgo hay que afrontarlo y m√°s cuando decides exponerte Aunque claro, de alguna forma el poeta decide qu√© mostrar, sin que ello signifique m√°s o menos sinceridad en su palabra. O le hacemos caso a Pessoa cuando escribi√≥ que el poeta es un fingidor. / Finge tan completamente/ que hasta finge que es dolor/ el dolor que en verdad siente.

¬ŅQu√© deuda tiene el ensayista y el cr√≠tico con el poeta?

Las dos primeras ocupan la mayor parte de mi tiempo (y el periodismo, del que muchas veces quisiera exorcizarme, o al menos de buena parte de él, porque no solo de la palabra vive el hombre; justamente de eso va, en buena medida, Palabras de canje).

Ahora mismo creo que no tengo poes√≠a in√©dita o que no est√© en planes de publicaci√≥n. ¬ŅDeudas? Seguramente en la escritura, en ciertas construcciones, en la utilizaci√≥n de algunas met√°foras e im√°genes (muchos ensayos, como los de mi admirado Octavio Paz, son pura escritura po√©tica), en la b√ļsqueda de posibilidades, de luces.

En tiempos tan complejos, ¬Ņsiguen las palabras teniendo el mismo valor en el canje?

El valor de las palabras, como el tiempo, como la vida misma, es tan cambiable, inestable y circunstancial aunque su sustrato sea perecedero, que muchas veces nos sorprende su capacidad para ponernos en una encrucijada vital, frente al camino que insiste en bifurcarse. Ma√Īana no podemos predecir cu√°nto valdr√° una palabra por la que hoy pagamos un precio que nos pareci√≥ justo o, al contrario, totalmente exorbitante. Ma√Īana hoy mismo, no sabr√≠a decirte cu√°l es el valor de canje de una palabra. La cuesti√≥n aunque golpeen en tu puerta, como dardos los vientos agoreros es no perder la fe en esa capacidad de las palabras para hacernos mejores cada d√≠a.

¬ŅQu√© nuevos proyectos te atrapan hoy?

En el tintero electr√≥nico est√° un libro de cuentos que obtuvo menci√≥n en el Premio Celestino y del que he publicado algunos relatos en revistas y antolog√≠as. Ha cobrado algo de consistencia y volumen, pero a√ļn no s√© qu√© hacer con √©l (quiz√° sea el momento de desprendernos). Un libro de entrevistas y otro de ensayos, con temas relacionados al cine, las artes visuales y la literatura, podr√≠an incluirse entre esos proyectos. Otras m√ļltiples motivaciones, de trabajo, personales, familiares, surcan los d√≠as. Espero, Liset, que podamos canjear, quiz√° por otras mejores, estas pocas palabras.¬†


Una idea para salvar el Libro cubano y de paso, nuestra economía

You may say i’m a dreamer,

but i’m not the only one

I hope someday, you’ll join us

And the world will be as one

Imagine, John Lennon

Hace tiempo que ten√≠a en mente escribir este art√≠culo. Soy graduado de contabilidad y finanzas. Tambi√©n del Centro de Formaci√≥n Literaria ‚ÄúOnelio Jorge Cardoso‚ÄĚ. Por lo tanto, muchos me han preguntado si soy un contador-escritor o un escritor-contador. Bueno, soy las dos cosas. Sobre todo hoy, cuando me pongo a escribir ‚Äúun poco‚ÄĚ, escarbar ‚Äúun poco‚ÄĚ en lo conocido, pensar y hacer pensar ‚Äúun poco‚ÄĚ, y, quiz√°s, ¬Ņpor qu√© no? molestar ‚Äúsolo un poco‚ÄĚ, sobre el verdadero Valor del Libro en Cuba.

¬ŅPor qu√© me centro en el t√©rmino Valor y no en el de utilidad o ganancia?

Para explicar eso, necesitamos aclarar algunos conceptos b√°sicos, sin entrar mucho en temas densos.

Cuando uno estudia cualquier carrera en Cuba, nos dan econom√≠a pol√≠tica. Por lo tanto, hay pocos cubanos que no conozca a Karl Marx y a Adam Smith. Son dos de los principales fil√≥sofos de la historia. Justo en los trabajos de estos se√Īores, es que, ‚Äúsupuestamente‚ÄĚ se basa nuestra econom√≠a y nuestra econom√≠a ‚Äúpol√≠tica‚ÄĚ (dos cosas que no deber√≠an ir mucho de la mano, o tratarse mejor, pero bueno‚Ķ eso es otro tema) y es por eso que utilizo sus palabras. Estos se√Īores definieron bien claro lo que es el Valor y el Trabajo.

Adam Smith nos decía que el Trabajo era la medida exacta para cuantificar el Valor. O sea, el Trabajo es una variable permanente en todo Valor. Por lo tanto, todo bien producido (un Libro, por ejemplo) contiene trabajo. Y el trabajo no es otra cosa que la fuerza de trabajo de todo aquel que haya interactuado en el proceso de producción de este bien.

Marx no niega a Smith, y dice que el Trabajo no es Valor por naturaleza, sino que es lo que produce valor exclusivamente por la organización social en la cual es empleado. Con esto se refiere a que el Valor de las mercancías se mide por el tiempo de Trabajo empleado en producirlas.

El Valor es algo bastante abstracto, incluso, hasta subjetivo. Sobre todo, si lo vemos desde el punto de vista de la √©tica. Seg√ļn la √©tica, el Valor es una propiedad de todos los objetos: f√≠sicos o no. De ah√≠ que separe al valor como Valor absoluto y relativo. En esta l√≠nea de la √©tica, el valor relativo depende de puntos de vistas individuales. Y el absoluto, es independiente de todo punto de vista. Sin importar si es individual o colectivo.

Dejando claro estos conceptos, ya pueden ir haci√©ndose una idea de por d√≥nde va dirigido este trabajo. ¬ŅPor qu√© los Libros cuestan tan poco aqu√≠? ¬ŅA qu√© se debe el precio de los Libros en Cuba? ¬ŅSe le est√° dando el Valor real a los Libros, editores, correctores, maquetadores, dise√Īadores y los escritores que los producen en Cuba?

No se puede desligar al Libro de los escritores. Si al Libro no se le da Valor, tampoco al trabajo que realiza el Escritor. Sin embargo, vayamos respondiendo por parte.

¬ŅPor qu√© los Libros en Cuba cuestan tan poco?

¬ŅQu√© factores intervienen en el costo de producir un Libro? Tengan en cuenta que el costo es el valor monetario del consumo de factores que intervienen en la producci√≥n de un bien, servicio o actividad. O sea, todo lo que se gasta en producirlo de forma directa o indirecta. Algo similar dicen Marx y Smith.

 

 

Costo de Editorial

Costo de Poligr√°fico

Costo Final

 
 

CONSUMO MATERIAL

$ 98,00

$ 146,00

$ 244,00

 
 

SALARIOS

$ 365,00

$ 400,00

$ 765,00

 
 

SEGURIDAD SOCIAL

$ 51,10

$ 56,00

$ 107,10

 
 

DER. DE AUTOR LITERARIO

$ 3.000,00

$ 0,00

$ 3.000,00

 
 

OTROS DERECHOS DE AUTOR

$ 250,00

$ 0,00

$ 250,00

 
 

GASTOS INDIRECTOS

$ 70,00

$ 50,00

$ 120,00

 

COSTO TOTAL DE IMPRESI√ďN

$ 3.834,10

$ 652,00

$ 4.486,10

 
 

 

 

 

 

 

 
 

Costo en CUP por cada Libro publicado

 

 

 
 

COSTO TOTAL

$ 4.486,00

     
 

COSTO UNITARIO EDITORIAL

$ 7,66

 

 

 

 

COSTO UNITARIO POLIGR√ĀFICO

$ 1,30

Precio de venta

$ 10,00

 

 

COSTO UNITARIO TOTAL

$ 8,96

Utilidad

$ 1,04

 

               

Veamos un ejemplo de la vida real. Estos datos son actuales, ahora en el Plan del 2021. Para producir una tirada de 500 Libros de 75 p√°ginas, en una editorial X del Sistema de Editoriales Territoriales (SET)[1], intervienen en el costo (en CUP):

 

 

Seg√ļn la contabilidad, producir un Libro con estas caracter√≠sticas, cuesta 8.96 pesos. ¬ŅLes parece poco? Pues s√≠, lo es. Sobre todo, si tenemos en cuenta todo lo que hemos hablado hasta ahora y lo que dijeron Marx y Smith.

Analicémoslo solo un poco.

Podemos comenzar con el consumo material. Seg√ļn ese dato, para imprimir un Libro se consume 0.49 pesos por cada Libro en este concepto. No hay que ser adivino ni un genio de la econom√≠a para darse cuenta que el papel de las 75 p√°ginas, la tinta, la goma, hilo o presillas, cuesta m√°s de 0.49 pesos cubanos.

Salarios. Como m√≠nimo, en la confecci√≥n de un Libro intervienen: el encuadernador, impresor, presillado y corte, editor, corrector, maquetador, dise√Īador e ilustrador. ¬ŅEntre todas estas personas solo cobran 765.00 pesos cubanos en total? Mejor no traten de responder.

Gastos indirectos. Para el que no lo sepa, los gastos indirectos son aquellos que influyen en la producci√≥n del bien, pero no de forma directa. Esto puede ser el consumo de electricidad, agua, gas, tel√©fono, transporte, impuestos, promoci√≥n, servicios contratados a terceros, etc. Seg√ļn esta ficha de costo, por cada Libro se gasta 0.25 pesos cubanos entre todos estos gastos indirectos.

Derechos de Autor. Es una realidad que casi todos los derechos de Autor del Sistema de Editoriales Territoriales son de 3000.00 pesos cubanos. No es algo fijo, los hay menores y mayores. Hay rumores que, con el reordenamiento, este monto subirá. Por ahora, rumores, así que no lo tengo en cuenta. No obstante, seguirán siendo montos absolutos por cada escala de Valor, también absoluto. Pero de este tema ampliaré más adelante cuando hable del Valor.

Como pudieron ver, el precio de venta de este Libro es de 10.00 pesos cubanos, por lo que la editorial obtendr√° una ‚Äúutilidad‚ÄĚ o ganancia de 1.04 pesos cubanos por cada Libro vendido. O sea, un 11.6% por encima del costo de producci√≥n del Libro.

Ustedes se preguntar√°n, entonces ¬Ņpor qu√© las editoriales tienen p√©rdidas? ¬ŅPor qu√© no tienen dinero para pagar el papel, distribuci√≥n, derechos de Autor, promoci√≥n y dem√°s elementos por todos conocidos en el pa√≠s?

La respuesta no es tan sencilla. Por un lado, está el tema Bloqueo. Es una realidad que afecta no solo a las editoriales, sino a todo el País. Más ahora durante la pandemia. Sin embargo, no es solo eso. Porque el Bloqueo justificaría la falta de materiales, no la de dinero o liquidez de las editoriales, al menos, no completamente. Sobre todo, editoriales con un margen de ganancias superior al 10%. Ah, este aspecto se explica más fácil.

Como pueden observar, se violan principios b√°sicos de la contabilidad.

Por lo tanto, cuando veas un Libro con estos valores ínfimos, es que no se tuvieron en cuenta, a la hora de generar el precio del Libro, todos los gastos incurridos desde la elaboración del Libro hasta que este se pone en tus manos, o el de la librería. Tampoco el Valor y el Trabajo del Autor. Eso, parece ser lo de menor importancia para la editorial.

Un ejemplo sencillo y corto, para ilustrarlo, puede ser el de un puesto de limonadas. Imag√≠nese usted que compra limones por 20.00 pesos, az√ļcar por 10.00, el agua 1.00, para un total de 31.00 pesos. Eso le dar√≠a 10 vasos de limonada. Para que le de ganancia, usted debe venderla por encima de 3.1 pesos por vaso. Sin embargo, decide vender el vaso a 1.50 pesos, ya que solo tomas como costo, el valor del agua. De esa manera es imposible que pueda reunir nuevamente los 31.00 pesos invertidos. Eso mismo pasa con esta ficha de costo del SET.

Entonces, nos crea una contradicción. El Estado no quiere que las editoriales tengan pérdida, pero de este modo nunca tendrán ganancias. Al menos, no reales. Con esto me refiero a que en la contabilidad tendrá una ganancia en ventas, con respecto al costo. Sin embargo, en el resultado final, tendrán pérdidas, ya que el resto de los gastos es mayor al de las utilidades.

S√≠, ya s√©, me van a preguntar de d√≥nde sale el dinero de las editoriales para recuperar esas p√©rdidas. Pues, del Estado. El gobierno de Cuba subsidia todos estos gastos con su presupuesto, a trav√©s del Instituto Cubano del Libro y otras organizaciones. Ya que el Libro es uno de los mejores y grandes programas de la Revoluci√≥n (aplausos a esto, se√Īores, aplausos de verdad). Gracias a este programa hemos podido acceder a obras maestras universales y a Ferias del Libro repletas de t√≠tulos. En realidad, es algo digno de admiraci√≥n y de todo reconocimiento. Fue una idea magn√≠fica y que ha sido la base de todo lo que somos hoy en d√≠a. Pero esos fueron otros tiempos: mucho ha cambiado en el mundo y hemos permanecido inm√≥viles. Este objetivo se cumpli√≥ y nuestro pueblo lleg√≥ a ser uno de los m√°s cultos de la regi√≥n. Ahora, es momento de salvar al Libro, sus Autores y de paso, ayudar un poco al Pa√≠s.

En los momentos actuales, ese programa no es una variable beneficiosa para el Estado. De hecho, hace a√Īos dej√≥ de serlo. Los Escritores hemos vivido este mal durante a√Īos, cada vez que se nos impide publicar en estas editoriales debido al atraso en el plan editorial, debido a la ‚Äúfalta de papel‚ÄĚ, disminuci√≥n del n√ļmero de t√≠tulos a publicar o de dinero para pagar. En la actualidad, en el a√Īo 2021, a√ļn no se han impreso Libros del plan del 2019, aprobado en el 2018 (quiz√°s algunos del 2017). Y los que se han impreso, la mayor√≠a de ellos no se han contado con una tirada de todos los ejemplares contratados (otra violaci√≥n contable, de hecho) Se podr√°n hacer una idea.

Cr√©anme que estamos bien con solo 3 a√Īos de atraso, chupando del presupuesto estatal. Hay elementos que el Estado debe atender y atiende con mayor prioridad, factores m√°s vitales literalmente que seguir amamantando al Libro. Sobre todo, cuando el Libro tiene los elementos suficientes para mantenerse solo.

¬ŅCu√°l es la soluci√≥n?

La solución para esto es sencilla:

  • Eliminar el paternalismo existente.
  • Realizar una ficha de costo real, y poner un precio rentable al Libro.
  • Darle Valor Real al Libro y al escritor.
  • Lanzar al Libro al mercado nacional e internacional.

Bueno, quiz√°s parezca sencilla, pero en realidad no lo es.

Y ahora dir√°n: ‚ÄúAh, genio, ¬Ņest√°s seguro de todo esto? ¬ŅC√≥mo es posible que los econ√≥micos de nuestro gobierno no lo sepan? ¬ŅPor qu√© no lo hacen si es tan simple?

Estoy seguro que los econ√≥micos de las editoriales lo deben saber (y si no lo saben, desp√≠danlos). El por qu√© no lo hacen, es algo que se debe preguntar a personas de ‚Äúarriba‚ÄĚ con ese conocimiento. Lo desconozco.

Solo sé que, al realizar una ficha de costo real del Libro, y pedir un margen de ganancia del 10% o superior, será suficiente para rescatar al Libro y ayudar a recuperar un poco a la economía del país al Valorizar a nuestro Libro y lanzarlo al mercado.

Lanzar el Libro cubano al mercado: El Libro comercial, un tema Tab√ļ.

Hoy en día, más que nunca, nuestro País necesita importar divisas. Al lanzar el Libro al mercado, el estado se quitaría un peso de encima, y de paso, ayudaría a mejorar un poco la economía.

No es un secreto para nadie que la Literatura Cubana es demandada en cualquier parte del mundo. Muestra de eso es el enorme n√ļmero de Autores cubanos que publican, casi a diario en el extranjero. Autores que publican, en ocasiones solo por ver el resultado de su Trabajo. Autores que, quiz√°s, nunca han publicado en Cuba, y desean hacerlo.

En Cuba se vive la falsa creencia que todo lo que se publique debe ser alta Literatura, y sabemos que no es así. No sé hasta qué punto se sufre del mal del traje invisible del emperador en los altos directivos. No es, ni debe ser así. Si se quiere salvar el Libro cubano y de paso la economía: hay que vender.

Hay que vender el Libro. Las editoriales cubanas deben tener la posibilidad e intención de publicar Libros que se vendan, que sean atractivos, comerciales. Con esto no me refiero a dejar de hacer literatura buena. Nada más alejado de lo que pienso. Lo comercial no se desliga de la calidad. A lo que me refiero es a que las editoriales publiquen títulos que les generen ingresos al mismo tiempo que publiquen títulos que le generen prestigio, aunque no tantos ingresos. Por ejemplo, publicar a Lezama Lima generaría prestigio para cualquier editorial, mientras que las novelas de Corín Tellado garantizarían las ventas. Quizás puse ejemplos muy extremos, pero creo que se pueden hacer una idea.

Tengan en cuenta que, mientras que las editoriales locales no exijan su lugar en el mercado nacional e internacional, otras ocuparán ese grandísimo espacio desaprovechado por ellas.

¬ŅQu√© pasa en este caso? Que otras peque√Īas editoriales, que no realizan ni la mitad del trabajo que las editoriales cubanas (a veces, ning√ļn trabajo en absoluto), se llenan los bolsillos, viajan por cada Feria Internacional del Libro existente y ganan reconocimientos gracias a Libros de autores cubanos; los cuales, por tal de que su Obra sea le√≠da, publican con ellos. A√ļn a sabiendas que ser√° casi seguro que no ven un solo centavo de ganancia.

¬ŅQu√© le impide al pa√≠s publicar como hacen estas editoriales y publicar al Autor cubano en el extranjero? Nada. Bueno, quiz√°s la Pol√≠tica. Es a eso a lo que me refer√≠a cuando dije que la econom√≠a y la pol√≠tica no deben ligarse siempre. Cuando la pol√≠tica se inmiscuye en el Arte de esta manera, lo contamina, y no lo deja crecer. La pol√≠tica puede podrir al Arte desde adentro.

Pero sigamos con el tema. Muchas de estas editoriales no gastan un centavo en nuestros Autores. El costo por publicar a un Autor, en ocasiones es de $0.00 dólares o euros, ya que las impresiones son a demanda, la edición por el propio autor y el costo de imprimirlo corre por las bibliotecas que solicitan los Libros y Amazon, que son los que tienen contrato con las empresas que se encargan de las impresiones. Costos que sí están incluidos en el precio del Libro. Digo en ocasiones no gastan un centavo, porque aquellos que deciden invertir en promoción (alrededor de $1.00 Dólar diario en Amazon) recuperan con creces tales inversiones. Otras, puede que inviertan en maquetación y edición. Por esta razón es que muchos autores no ven nunca sus ganancias. Hasta que esta editorial recupere el dinero invertido, no comienza a pagar utilidades.

La promoción es un tema que aquí es casi inexistente e ineficaz, ya que no se realiza con la idea de vender, que, a fin de cuentas, es la idea central de la promoción. Un gasto de salario malgastado. Pero este es tema para otro día, el cual detallaré en otro artículo dedicado a este tema en específico.

Nuestro País, si se lo propone, podría lanzar el Libro cubano al mercado internacional y obtener ganancias. Es un modo en que ganamos todos: los Autores/Libro y el País, ya que ingresaría esos dólares tan necesarios para todos. Las editoriales cubanas podrían realizar contratos con poligráficos en el extranjero, como mismo hace Amazon y las demás tiendas virtuales, de esta forma evitaría el tema de la escasez de papel. Por supuesto, en el caso del Libro físico y no las ventas del e-book, las que son mucho más económicas y ecológicas.

Se le tiene que perder el miedo al comercio, a comerciar, a que el Escritor (v√©ase tambi√©n el cubano) gane dinero con su Trabajo. Viva de su Trabajo. Sobre todo, si se tiene en cuenta que la editorial y el pa√≠s tambi√©n ganar√°n dinero. Hasta que no se deje ver al Autor y al Editor como potenciales delincuentes o enemigos, y nos vean solo como los Artistas que somos, el Libro no tendr√° salvaci√≥n. S√© que puede preocupar el contenido de lo que se podr√≠a publicar. No nos enga√Īemos. En estos momentos, temerle a eso es casi absurdo. Hay miles de v√≠as m√°s baratas de publicar ese tipo de contenido. Ninguna editorial perder√° el tiempo y dinero en esos temas. Actualmente no se hace, ¬Ņpor qu√© se hacerlo en el futuro?¬†

Y en este punto podemos referirnos a la nueva lista de ‚Äúactividades prohibidas‚ÄĚ que salieron legisladas recientemente. En ellas se prohibi√≥ la creaci√≥n de una editorial privada, crear libros digitales independientes y ejercer el trabajo de Editor.

Todas, son ‚Äúactividades‚ÄĚ, Trabajos que generan Valor e ingresos para el trabajador y el Pa√≠s. Actividades que el Pa√≠s muchas veces no ejerce, o no de manera eficiente y son necesarias. Por ejemplo, si un escritor desea editar su novela, ninguna editorial le har√° ese trabajo. No lo tienen permitido. Vale aclarar que esto ser√≠a en el caso de solo brindar el servicio editar su obra, sin la obligaci√≥n de publicarla. ¬†Entonces, ¬Ņqui√©n se lo puede hacer? Nadie. Eso es algo que, a la corta o a la larga, redunda en la calidad de la Obra. Obra que, quiz√°s, podr√≠a convertirse en una pieza clave de la Literatura universal. Estas peque√Īas Editoriales privadas o de cualquier otro tipo de gesti√≥n, tambi√©n ayudar√≠an a fomentar el Valor cultural del Libro.

Hay que perderle el miedo a la palabra comercio, a que el Autor y Editor ganen dinero por su Trabajo. Eso debe dejar de ser un tema Tab√ļ y convertirse en un objetivo a alcanzar. Hay que darle a cada Escritor y a cada Obra el Valor que merece.

Por supuesto, para eso, primero, debe dejar el paternalismo que venimos arrastrando desde 1959. No todos los Autores somos iguales. No todos los Libros son iguales. En el mercado del Libro, siempre se debe hacer un estudio previo y a cada Libro/Autor se le debe asignar un Valor, y por lo tanto, un precio justo y un momento determinado.

Yo no puedo cobrar el mismo derecho de Autor que Leonardo Padura, para solo poner un ejemplo de alguien bien conocido. Y mejor no piensen en √©l, tampoco puedo cobrar el mismo derecho de Autor que Ra√ļl Aguiar, o Sergio Cevedo o Yoss. Vaya, ni siquiera que un contempor√°neo m√≠o como Daniel Burguet. No, se√Īores. No porque mis textos sean malos ni nada, es que el mercado valorar√° m√°s sus Libros que los m√≠os, debido a que son m√°s conocidos y han recibido muchos m√°s premios que yo y me adelantan en n√ļmero de Libros publicados.

En estos momentos, si cualquiera de ellos (en este caso, creo que podr√≠amos eliminar a Padura de este ejemplo) fuera a publicar un Libro en la editorial cubana que puse de ejemplo, cobrar√≠amos el mismo monto por derecho de Autor: 3000.00 pesos cubanos. Quiz√°s un poco m√°s, para no ser absolutos. Como si todos fu√©ramos iguales, cosa que no somos. Otras editoriales cubanas como Uni√≥n y Letras Cubanas, tienen ‚Äúmayor jerarqu√≠a‚ÄĚ y pagan derechos de autor de mayor cuant√≠a.

En este momento, el Valor del Libro y del Autor es un Valor absoluto, y eso, a mi entender, es un error garrafal que venimos sufri√©ndolo desde hace a√Īos. Es hora de corregir ese error. Supuestamente, estas escalas de derechos de autor igualitario, es para ‚Äúproteger al Autor‚ÄĚ. Todos sabemos que eso no es cierto. De esta forma no se les est√° dando su Valor, ni se les protege. Todo lo contrario, se les iguala en un falso y fallido intento de evitar clases, sociales o literarias, que existieron, existen y existir√°n siempre. Es algo inevitable que suceda, y no es algo negativo. En absoluto. No todos tenemos el mismo Valor literario. Eso hay que trabajarlo, cultivarlo cada d√≠a y gan√°rselo.

Hasta que mi Libro demuestre ser un éxito de ventas, una editorial responsable no puede pagarme un elevado derecho de Autor, como se le debe pagar a aquellos que han demostrado su Valor comercial y artístico. Creo que todos estamos de acuerdo en que, no importa el monto que le pagues a un bestseller, siempre lo recuperarás.

Publicarme, invertir en m√≠ o en cualquier Autor nobel, siempre representar√° un riesgo para cualquier editorial. Por eso debe haber un grupo de editores que ‚Äúvalorar√°n‚ÄĚ mi propuesta y dir√°n cu√°nto ser√° lo que pueden arriesgar por mi obra. Claro, este comit√© de ‚Äúexpertos‚ÄĚ (como se llama) debe ser una parte interesada en vender, generar ingresos para ellos, el Autor y la editorial. O sea, no deben ser paternalistas, como lo son muchos ahora.

Esto se relaciona al ejemplo de Cor√≠n Tellado y Lezama. Si ese ejemplo no les funciona, piensen en lo siguiente. En el colch√≥n editorial de Santiago de Cuba (no los concursos), no publican libros de ficci√≥n desde hace mucho. Es una ley no escrita y conocida. Solo libros de historia, pol√≠tica y los premios del concurso Juegos Florales de Poes√≠a. Puedes enviar una obra maestra, que ser√° desde√Īada por completo. Y no es la √ļnica editorial as√≠. Cada una tiene sus leyes no escritas y m√©todos de selecci√≥n ajenos a la Calidad y Valor de la Obra.

All√≠ en Santiago la poes√≠a se salv√≥ por muy poco, ya que una de las ‚Äúbrillantes estrategias‚ÄĚ (l√©ase con sarcarsmo) de nuestro sistema editorial, para salvar el Libro, fue reducir hasta casi eliminar la publicaci√≥n de libros de Poes√≠a. De hecho, de varios concursos fue eliminada esa categor√≠a tan importante.

Otro aspecto que atrasa y en el que no se ve la objetividad del ‚Äúcomit√© de experto‚ÄĚ en relaci√≥n con el Valor del Libro y el Autor para la editorial, es la territorialidad. Eso se nota cuando un Libro de un Escritor de una provincia diferente a la de la editorial, es eliminado del plan, solo por no pertenecer a la misma provincia, ya que: hay que priorizar a los escritores del territorio, independientemente del Valor o Calidad de este. Cu√°ntas cosas que deben ser cambiadas.

Los comités de expertos, o como quieran ponerles de ahora en adelante, deben ser eso: expertos. Deben velar por el bien de la editorial y elegir aquellas Obras que mayor posibilidad tengan de comercializarse y de proporcionarle Valor e ingresos a la Editorial.

Claro, ese Valor siempre ser√° relativo y puede cambiar. ¬ŅQui√©n lo cambia? Los lectores que consuman nuestra Obra. Si nos volvemos un √©xito, el Valor aumentar√° y nuestra obra ser√° re-editada o re-contratada con un mayor n√ļmero de ejemplares, mayor promoci√≥n y difusi√≥n. Eso, si no se unen al m√©todo que se utiliza en gran parte del mundo que consiste en la publicaci√≥n ‚Äúa demanda‚ÄĚ (on demand). Es una estrategia de win-win para todos. Si alg√ļn t√≠tulo seleccionado no rinde los frutos esperados, pues a seguir mejorando en la selecci√≥n e intentarlo nuevamente. As√≠, a mi entender, es una forma en que debe funcionar el sistema del Libro. Al menos, as√≠ funciona algunas de las grandes editoriales del mundo. Esas que manejan millones de d√≥lares en ventas. Quiz√°s nos funcione para Cuba, quiz√°s no. Quiz√°s existan alternativas mejores. Es algo que probar. Lo seguro es que, del modo en que est√° ahora: no funciona.

Por otro lado, est√° el pago del por ciento de ventas. Aqu√≠ en Cuba eso no existe, y es algo que estimula al mercado. Cuando el agente, editor, director editorial y el Autor ganen en dependencia del n√ļmero de ventas del Libro, todos se esforzar√°n, no solo en que el Libro se venda much√≠simo, sino que se publiquen t√≠tulos de calidad literaria, contenido comercial y Libros de gran calidad est√©tica. Simple marketing y sentido com√ļn.

Gracias al paternalismo actual, ni al editor ni al director editorial, ni a la editorial, incluso, en ocasiones, ni al Autor les importa el n√ļmero de ventas de su Libro, ya que no van a ganar un centavo de esas ventas. En el caso del Autor, es por un concepto de resignaci√≥n al no poder hacer nada al respecto. No hay un Autor que tenga la m√≠nima posibilidad de tener un control sobre el n√ļmero de ventas de su Libro. Muchas veces ni siquiera se entera si su Obra est√° publicada o no, en venta o no. Por esa raz√≥n, fuera del autor, ni se preocupan m√°s de lo debido en la calidad del libro o si se lanz√≥ toda la tirada contratada. Muchas veces ni siquiera es un tema que est√© en sus manos. A nadie le duele, por lo tanto, nadie se preocupa.

Esa es una forma de negligencia y falta de respeto total, no solo por el trabajo del Escritor, sino también hacia el Libro en sí, hacia el escritor, hacia los que Trabajaron en el Libro, hacia el País y hacia el Arte.

Mayor n√ļmero de ventas, garantiza mayor solvencia econ√≥mica para todos (los implicados en ese Libro), mayor entrada de divisas al Pa√≠s, mayor visualidad del Arte Cubano, mayor desarrollo de nuestro sistema editorial y social. Sobre todo, estar√≠amos otorg√°ndole el Valor que merece cada Libro y cada Autor en su momento hist√≥rico. Valorar√≠amos as√≠, el Trabajo ejercido en esa Obra.

Con esto me refiero a que, puede hoy d√≠a la Obra de alg√ļn Escritor no tenga el mismo Valor que la Obra de Padura, pero ¬Ņqui√©n niega que la pueda tener en el futuro? Quiz√°s, hasta m√°s Valor. Por lo tanto, en ese momento, no se le podr√° pagar como se le paga hoy.

Salvemos al Libro.

A diario escuchamos frases como ‚Äúpensar como pa√≠s‚ÄĚ ‚Äúsalvar nuestra cultura‚ÄĚ, etc. Nada de eso podremos hacerlo hasta que dejemos de enga√Īarnos a nosotros mismos, hasta que exijamos el Valor que nosotros y nuestra Obra merece, hasta que nos lo otorguen en conjunto con el respeto que nuestro Trabajo merece. No lo lograremos con paternalismos y pasando la mano y publicando Libros ‚Äúpol√≠ticamente correctos‚ÄĚ y a autores con mayor curr√≠culum pol√≠tico que art√≠stico. Libros que se pudren en los estantes de las librer√≠as porque a nadie les interesa. No lo lograremos hasta que desterremos esa mala econom√≠a Pol√≠tica de la Cultura. Hasta que nuestros Autores compitan en el mercado internacional. Hasta que se aprenda a comerciar y a promocionar como es debido. No se lograr√° hasta que las editoriales puedan comportarse como tales y tengan la Libertad de elecci√≥n, la Libertad econ√≥mica para apostar por los Libros y Autores que las van a lanzar al √©xito.

Si se logra todo esto, los cubanos dejar√°n de ir a buscar en el extranjero lo que pueden y quieren conseguir en su Pa√≠s. El √©xodo de obras literarias cubanas, que se vive cada d√≠a, retornar√° a nuestra Isla cargada de divisas y √©xitos y prestigio tanto para los Autores como para nuestro Pa√≠s. Ganar√° la Cultura, ganar√° el Arte, y cada cual luchar√° por ganarse ese Valor que tanto a√Īoramos hoy en d√≠a.

S√© que todo esto puede tocar temas importantes de forma superficial. Aunque parezca que trato al Libro como un producto mercantil, nunca he negado su Valor cultural. Su utilidad como herramienta de Cultura. Esto es primordial, no solo para Cuba, tambi√©n para el mundo. El Libro es fruto de la Cultura. Es un ente multidimensional que abarca nuestra identidad, preocupaciones, sue√Īos, etc. Limitar su Valor a un objeto netamente comercial, ser√≠a no entender lo que es la Cultura. Ser√≠a negar el verdadero Valor del Libro. Como dice un amigo: ‚ÄúCada palabra fue parida por sus autores. Merece respeto y trato diferenciado de una obra manufacturada, un objeto de uso cotidiano‚ÄĚ. Y tiene raz√≥n.

Ese respeto hay que recuperarlo. Hay que darle ese Valor, y creo que ese Valor cultural podemos recuperarlo cuando los Autores ganen también. Cuando se les respete y Valore de forma individual por su Obra y Trabajo. Desgraciadamente, vivimos en un mundo regido por el Mercado. Sería absurdo tratar de vivir desligados del resto del mundo.

¬†S√© que puedo sonar ingenuo (y quiz√°s lo sea). Talvez sea como dice John Lennon ‚Äúun so√Īador‚ÄĚ, pero nunca dejar√© de ser Martiano y esperar al mejoramiento humano. Esperar que las palabras de Fidel, cuando dijo que ‚ÄúRevoluci√≥n es cambiar todo lo que debe ser cambiado‚ÄĚ, se hagan realidad. Lo que pido que se arregle no es algo imposible de realizar. Dif√≠cil, s√≠, muy dif√≠cil. Pero no imposible. Todos esto lo digo por amor a mi Patria, por amor a Cuba, y por el bien m√≠o y del Arte Cubano. As√≠ que t√≠ldenme de so√Īador, no importa. Es mejor eso, que quedarme con los brazos cruzados y no hacer o decir nada.

[1] Estas cifras pueden que varíen un poco de editorial en editorial, pero no es algo significativo.


El Escriba: «La fantas√≠a no tiene l√≠mites, por eso me nace dentro»

El Escriba, a lo largo de este a√Īo de trabajo promocional desde la secci√≥n de Literatura de la AHS Santiago, transit√≥ un ciclo cediendo espacio para el debate sobre los g√©neros: Ciencia Ficci√≥n, Fantas√≠a y subg√©neros afines. Es v√°lido reconocer que estos han estado ampliando su diapas√≥n en las √ļltimas d√©cadas llegando a mayor diversidad de p√ļblico y conquistando terreno. No obstante, a√ļn existe la pol√©mica sobre el lugar que ocupa hoy d√≠a en la Isla este tipo de literatura y la connotaci√≥n que ha tra√≠do consigo para sus representantes. Por este motivo abrimos di√°logo entonces desde El Escriba para continuar conociendo sobre el quehacer literario en la CF y F de los escritores cubanos; en este caso, conversamos con Abel Guelmes Roblejo, escritor, editor y rese√Īista habanero, coordinador adem√°s del Taller Nacional de Literatura de CF y F Espacio Abierto.

Abel, de contable, ‚Äúhabitante en el mundo de los n√ļmeros, a las letras‚ÄĚ, nos gustar√≠a saber c√≥mo fueron tus primeros pasos en la literatura.

Mis primeros pasos fueron en Espacio Abierto, all√° por marzo del 2013. A√ļn sigo d√°ndolos ah√≠, y lo har√© hasta que me saquen. Gracias al taller conoc√≠ a los que a√ļn son mis maestros: Ra√ļl Aguiar, Yoss, Carlos Duarte, Erick J. Mota y los dem√°s miembros. Somos una familia. Espacio Abierto me abri√≥ un futuro y cada d√≠a me esfuerzo para intentar devolver todo lo que me han brindado. A√ļn estoy en deuda.

¬ŅCu√°les son esos motivos que pueden detonar tu necesidad de escribir, temas/angustias/alegr√≠as?

Cualquier cosa. La necesidad de escribir siempre est√°. Creo que aquel que no la sienta y la satisfaga, no debe llamarse escritor. No importa si son alegr√≠as o tristezas, tienes que aprender a aprovechar ambas. Si algo he aprendido, es que, en cualquier cosa puede existir un cuento, o varios. Recuerdo ahora el d√≠a que est√°bamos en la Casa de las Am√©ricas y pensamos una misma cosa t√ļ y yo. De ah√≠ salieron dos cuentos, uno por cada uno. Solo de eso, de una coincidencia.

¬ŅC√≥mo fue la llegada al p√ļblico de tu primer libro? ¬ŅQu√© acogida tuvo y qu√© signific√≥ para ti?

Esta pregunta tiene dos respuestas. Siento que tengo dos primeros libros. El primero fue Últimos Servicios, por la colección Guantanamera. La alegría de haber entrado en aquella ola de escritores cubano, fue inmensa. Luego, el tenerlo en mis manos era un hecho indescriptible. Ver que todo aquel trabajo se transformó en algo tan hermoso, no se puede expresar con palabras. Hay que vivirlo.

Y como yo lo he vivido dos veces, puedo asegurarlo. Ya que la segunda primera vez fue totalmente diferente. √öltimos Servicios fue publicado en Espa√Īa y yo vine a tenerlo en mis manos varios meses despu√©s. En el caso de Men√ļ completo, publicado en Cuba, Pinar del R√≠o, fue un premio, no una ola. Adem√°s, trabaj√© con un equipo/familia √ļnico y magn√≠fico. Luego lo presentamos all√° en Pinar junto a mi esposa y amigos, hermanos, escritores y maestros: Pedro Luis Azcuy, Nelson P√©rez, Dami√°n Leal y Ra√ļl Aguiar. Todos viajamos desde La Habana y pasamos el d√≠a all√°. Por si fuera poco, compart√≠ la presentaci√≥n con otro amigo y hermano: Luis Amaury Rodr√≠guez Ram√≠rez. Creo que pocos escritores han podido presentar su primer libro entre tanta familia y amigos. Recuerdo que, cuando mir√© al p√ļblico, estaba lleno de conocidos. Incluso, muchos que no son de Pinar del R√≠o, estaban ah√≠. Esa experiencia fue √ļnica.

Si te resumo, creo que cada libro publicado es una primera vez. Ojalá y todos lo vean así.

Crear a veces se torna un ejercicio de retroalimentaci√≥n muy interesante, ¬Ņqu√© esperas cuando tu obra llega al p√ļblico?

Causar una sensación en el lector. Moverlo un poco por dentro. Ojalá y pudiera estar en sus cabezas cuando lo leen, sería magnífico. No obstante, el objetivo de cada creación es que perdure. Yo quiero trascender a través de sus sensaciones. De la impresión que pueda causar en ellos.

¬ŅCu√°l es tu p√ļblico meta, ese p√ļblico para el que con mayor frecuencia escribes?

No tengo uno en espec√≠fico. Quisiera que me leyera todo el mundo. No soy como otros escritores que dicen ‚Äúescribo para m√≠‚ÄĚ. Yo escribo para todos, no para la gaveta. Antes de escribir para m√≠, me narrar√≠a los cuentos en la cabeza. Creo que mis textos pudieran gustarle a cualquier persona.

¬ŅC√≥mo funciona tu proceso creativo? ¬ŅSigues una rutina espec√≠fica, o tienes un h√°bito necesario para llevar a cabo tan singular proceso?

Leo. Solo eso. A veces lo que hago es, si voy a escribir de un tema en espec√≠fico, leo a alguien que escribe similar. Si necesito alguna informaci√≥n cient√≠fica, comienzo a leer art√≠culos y m√°s art√≠culos sobre el tema. Nada de miel, ni de sexo para impulsar la creatividad… solo leer. Eso fue lo que me ense√Īaron desde el comienzo, y es lo que hago y har√© siempre. Creo que todo buen escritor, debe ser primero un buen lector. Es imposible escribir bien sin leer mucho.

Para nadie es un secreto el c√≥mo se torna la vida del artista en Cuba en cuanto a temas econ√≥micos, sobre todo para los escritores, quienes pr√°cticamente para publicar han de ganarse un premio, de lo contrario aventurarse en las largas listas de espera de los planes editoriales, los cuales tambi√©n sabemos han de verse frenados por escaseces. ¬ŅC√≥mo te ha ido a ti respecto a esto y sobre el archidiscutido tema de las promociones una vez lograda la publicaci√≥n de la obra?

Soy un cubano m√°s como otros. Tengo los mismos problemas comunes. √öltimamente por cuestiones familiares me he dedicado m√°s a la econom√≠a de la casa que a mi arte. He le√≠do, editado y tallereado m√°s textos ajenos que los m√≠os propios. Sin embargo, me mantengo al alcance de todo aquel que requiera mi ayuda y solicite mi trabajo. A todos los que se me acercan les digo lo mismo: manden a todos lados. La √ļnica manera de publicar es escribir y mandar. Como dijo una gran amiga m√≠a ‚Äúlos concursos no se pierden, sencillamente no los ganas‚ÄĚ. Si quieres ser publicado manda a las editoriales y a los concursos. Ah√≠ tienes muchas posibilidades. En la gaveta o en el disco duro, seguro que no saldr√° publicado. Ya despu√©s, la promoci√≥n (sobre todo en el extranjero) es m√°s complicada. La deber√≠an hacer las editoriales extranjeras, pero la mayor√≠a, lo que hacen es muy escazo. Casi nulo. Debido a que promocionan cat√°logos o sellos. No promocionan al autor como individuo. No quieren invertir en el marketing digital. Eso es algo que elevar√≠a las ventas considerablemente.

Aqu√≠ en Cuba, ese tema no vale la pena abordarlo. Ya que el autor no cobra por ventas, y muchas veces la propia editorial no puede cumplir con el n√ļmero de ejemplares a publicar. No obstante, ir√≥nicamente se hace m√°s que lo que hacen algunas editoriales en el extranjero. ¬†¬†

¬ŅCrees que desde la apertura de las redes sociales en Cuba y lo que nos brinda el Internet como plataforma para autopromovernos, el tema de la promoci√≥n haya quedado saldado?¬†¬†¬†

¬ŅSaldado? Jam√°s. Simplemente se ha expandido el alcance. El tema promocional debe ser diario. Tocar cada puerta posible. Con las redes sociales se ha abierto un mundo de posibles consumidores. El trabajo del promotor es lograr llegar a todos.

¬ŅCrees que esa etapa de silencio que atravesamos en ocasiones los escritores tambi√©n puede ser una manera de creaci√≥n?

Debe tomarse como eso. Si no estás escribiendo, al menos debes estar leyendo. Leer es parte de la creación. Es una parte inseparable, como dije antes. Que haya silencio, no importa. Lo que no debe existir en el escritor es inmovilidad. Siempre debes estar en movimiento, como si fueras un tiburón. Si te detienes, pereces como artista.

¬ŅC√≥mo surge Espacio Abierto y cu√°les son sus objetivos y metas principales?

Espacio Abierto es un grupo de creaci√≥n y formaci√≥n literaria, especializado en la Ciencia Ficci√≥n y Fantas√≠a, creado el 22 de marzo del 2009. El proyecto surgi√≥ como un taller literario anexo a la casa de la Cultura de Playa ‚ÄúMirta Aguirre‚ÄĚ. Cuatro meses despu√©s el grupo cambi√≥ su sede hacia el Centro Onelio Jorge Cardoso, tambi√©n en Playa y all√≠ sesion√≥ desde entonces, hasta que comenzaron las reparaciones del lugar. En la actualidad, el taller est√° de vuelta en la sede inicial de la Casa de la Cultura de Playa ‚ÄúMirta Aguirre‚ÄĚ.

Entre los miembros fundadores del taller se encuentran: Elaine Vilar Madruga, Jeffrey L√≥pez Due√Īas, Eliette Lorenzo Vila, Carlos Duarte Cano, Juan Pablo Noro√Īa Lamas, Jos√© Miguel S√°nchez (Yoss), Ra√ļl Aguiar, Denis √Ālvarez, Yadira √Ālvarez, Gabriel Gil, Leonardo Gala, Pavel Mustelier, Sandor G√°lvez, Eric Flores, Carlos Mu√Īoz, Jes√ļs Minsal, Zull√≠n Elejalde Mac√≠as, David Alfonso Hermelo, Victoria Isabel P√©rez Plana, Alejandro Rojas, Samy Otero y Laura Azor.

Como misión nos proponemos catalizar el desarrollo y formación de escritores del género fantástico y de ciencia ficción en Cuba, tanto en La Habana como en el interior del país. El proyecto asume la responsabilidad de constituirse en un grupo de referencia y foro permanente de escritores, académicos, y aficionados para la difusión, el intercambio, la crítica y el aprendizaje sobre el género fantástico en Cuba.

Aglutinar una masa cr√≠tica de escritores de literatura fant√°stica, que se ayuden unos a otros a crecer como autores en un marco que se caracterice por la pluralidad de los participantes (escritores amateur y profesionales, lectores √°vidos, cr√≠ticos, especialistas, te√≥ricos, y promotores del g√©nero); la ‚Äúhorizontalizaci√≥n‚ÄĚ del aprendizaje (aprender de pares en contraposici√≥n o aprender de una figura central de experiencia); la objetividad en los an√°lisis de cuentos; la cr√≠tica fuerte pero bien intencionada, y la camarader√≠a entre los miembros. De esta organizaci√≥n seguir√°n surgiendo y potenci√°ndose proyectos literarios y culturales colaterales.

Blog Espacio Abierto: http://tallerespacioabierto.cubava.cu

Blog revista Korad: https://korad.cubava.cu/

Coméntanos sobre los logros del proyecto.

Creo que el mayor logro de Espacio Abierto ha sido mantenerse activo, en constante evolución y expansión por más de una década. Creo que somos el taller literario más longevo de Cuba en estos momentos. El segundo logro que le atribuyo al taller, son sus integrantes. Espacio Abierto es una familia que brinda ayuda mutuamente. Estamos muy orgullosos de esa fraternidad que hemos construido. Actualmente, todos los escritores de ciencia ficción y fantasía premiados o publicados en la Isla, pertenecen a Espacio Abierto o pasaron por el taller.

Otro gran logro es su evoluci√≥n. Este taller que pr√°cticamente naci√≥ en un balc√≥n, ha alcanzado el extranjero, ha conquistado las redes, incluso, ha sobrevivido al coronavirus. Ha mantenido su esencia en contra de todo pron√≥stico y hemos podido celebrar todos los concursos, reunir el dinero de los premios y lograr el reconocimiento del p√ļblico. Actualmente el taller funciona en cinco grupos de WhatsApp, dos blogs y una lista de correos.

¬ŅTe parece que estamos bien? Ah√≠ entra su otro logro: siempre se est√° pensando en c√≥mo hacerlo mejor.

Y que conste: todo esto lo hemos logrado con el esfuerzo de los miembros del taller y la ayuda incondicional de instituciones amigas como la UNEAC, El Centro Hispanoamericano de Cultura, la Embajada de Checoeslovaquia y del Centro Onelio.

¬ŅQu√© lugar le ameritas hoy a la CF y F dentro del Top gen√©rico literario en la Isla? ¬ŅCrees que se subvalora a estos g√©neros? ¬ŅPor qu√©?

En primer lugar, estoy en contra de todo ranking en los g√©neros literarios. Lamentablemente en Cuba se ve, existe. Y en este ranking, la ciencia ficci√≥n y fantas√≠a est√°n muy mal paradas. La ponen como si fuera una literatura diferente al realismo. Parece que, cuando se habla de literatura, grandes obras como: Cien a√Īos de soledad, Solaris, Frankenstein, Diez mil leguas de viaje submarino, el Se√Īor de los Anillos, Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas, 1984, Ensayo contra la ceguera o Metamorfosis, no fueran grandes obras solo por ser de fantas√≠a o ciencia ficci√≥n. La literatura tambi√©n deber√≠a perder esos prejuicios gen√©ricos. Literatura es Literatura, y punto.

No tengo idea de por qu√© piensan que es ‚Äúuna literatura menor‚ÄĚ y luego leen a Cort√°zar, Saramago, Ch√©jov, Carroll, Ende o a Carpentier y dicen maravillas de sus obras. No s√© por qu√© subvaloran a la ciencia ficci√≥n y a la fantas√≠a. Quiz√°s sean puros prejuicios, quiz√°s es miedo a lo diferente. Porque eso s√≠ tienen estos g√©neros: siempre rompen la realidad de alg√ļn modo. Y la gente le teme al cambio, a lo diferente. Solo que, en este caso, el cambio es interno en esas personas.

¬ŅPor qu√© escribes CF y F? ¬ŅQu√© peculiaridades le atribuyes a estos g√©neros que hace que te sientas m√°s c√≥modo a la hora de escribir?

Porque me gusta y me sale natural. El primer cuento que escrib√≠ en mi vida, fue un cuento fant√°stico. No me lo propuse, sali√≥ as√≠. Sin embargo, no es solo eso lo que escribo. A la hora de escribir, hago lo que pida el cuento. En ocasiones sale realista, sin una gota de fantas√≠a. No obstante, son pocos. Generalmente, salen de ciencia ficci√≥n o fantas√≠a sin propon√©rmelo. Es que, al escribir y tratar de causar alguna sensaci√≥n, intento hacer algo diferente, y para eso, muchas veces necesito romper la barrera de la realidad e ir m√°s all√°. Como dec√≠a Michael Ende, en La historia interminable: Fantas√≠a no tiene l√≠mites‚Ķ Es el mundo de las fantas√≠as humanas. Cada parte, cada criatura, pertenece al mundo de los sue√Īos y esperanzas de la humanidad. Por consiguiente, no existen l√≠mites para Fantas√≠a.

Pienso que esa es la principal razón por la que elegir ese género.

Te has dedicado, entre las labores del taller, a impulsar y apoyar la obra de otros escritores. ¬ŅPor qu√©? ¬ŅNo resta tiempo y energ√≠a a tu creaci√≥n?

S√≠. Me resta tiempo y energ√≠as, si lo observas as√≠. Desde mi punto de vista, lo que hago es retribuir y devolver todo lo que muchos han hecho por m√≠. Si observas mis comentarios en Facebook y Twitter, ver√°s que hay una palabra que repito mucho: maestro. No es una muletilla, es que tengo muchos. Tengo mucha gente que me ense√Īa a diario, que me apoya y ayuda a diario. Maestros y amigos. Personas con las que estoy y siempre estar√© en deuda. Escritores como Mari√© Rojas, Luis Amaury Rodr√≠guez, Ra√ļl Aguiar, Alberto Peraza Ceballos, Jorge Garc√≠a Prieto, Alberto Guerra Naranjo, Frank David Fr√≠as y todos los miembros de Espacio Abierto y de la Generaci√≥n Ariete. Todos ellos me han ense√Īado, de un modo u otro, a escribir, amar y respetar la literatura.

Y, como no tengo como devolverle lo que han hecho por m√≠, hago lo mismo por otros. Es una sensaci√≥n placentera y magn√≠fica. Sobre todo, cuando se aparece alguien y me dice: gan√© tal premio, me publicaron tal cuento, termin√© tal texto: gracias. Ese ‚Äúgracias‚ÄĚ vale todo el trabajo y las energ√≠as invertidas en ayudar al pr√≥jimo.

Ayudar no es algo que haga por obligación, lo hago por necesidad.


A Baracoa me voy‚Ķ una cruzada teatral: un libro para so√Īar despiertos (+ Video y Audio)

Si de magia y sudor, fr√≠o y hambre, cansancio y alegr√≠as, ranas, bichos, calor, agua helada, y poco dormir hablamos, los ‚Äúcruzados‚ÄĚ pueden tener un sinf√≠n de historias que contar de sus vivencias por las serran√≠as en Guant√°namo en esos 34 d√≠as que dura el recorrido por las 210 comunidades apartadas de esa provincia oriental, que contempla los municipios monta√Īosos de Manuel Tames, Yateras, San Antonio del Sur, Im√≠as, Mais√≠ y Baracoa.

Esta experiencia singular que cumple ya tres d√©cadas ‚Äďapoyada por las instituciones de cultura, el Movimiento de Artistas Aficionados y Casas de Cultura, as√≠ como las redes de cultura comunitaria, el Ministerio de Cultura en Cuba y el gobierno en Guant√°namo‚Äď son ejemplo vivo de la pasi√≥n por el teatro y la monta√Īa, pues el agradecimiento genuino de ver que los pobladores comparten lo que tienen con ellos, supera sin dudas las picaduras, las malezas y el angosto camino que saca alientos y, a la vez, fuerza.

Esa fe que dejan esos itinerantes del arte, la familia postiza que conocen en las serranías, es lo que se respira al leer el libro A Baracoa me voy… una cruzada teatral, de los autores Isabel Cristina López y Jorge Ricardo Ramírez, artistas que no solo encontraron en estas lomas la poesía del lomerío, sino también el amor.

  • Ese amor que brota de este texto ‚Äúso√Īador‚ÄĚ, como afirma Isabel, teatr√≥loga, cr√≠tica y realizadora audiovisual, en la presentaci√≥n de ese otro ‚Äúhijo‚ÄĚ suyo en la Casa de las Am√©ricas por estos d√≠as.

‚ÄúCuando nos fuimos para la Cruzada Teatral Guant√°namo-Baracoa en 2018, ten√≠amos la idea de hacer un documental que recogiera el trayecto de los artistas, por eso nos fuimos con una c√°mara de video, pero siempre tuvimos la idea de hacer un libro. Ten√≠amos la historia y no solo el contacto de los artistas, sino tambi√©n el de los pobladores de las comunidades. Escrib√≠ esas historias y las pusimos en un blog en Internet, una manera que nos parec√≠a mucho m√°s r√°pida para socializarlas‚ÄĚ, nos cuenta la autora, quien agreg√≥ que, aunque hay otras personas que han escrito mucho sobre la Cruzada, que la han acompa√Īado, quer√≠an hacer un material diferente que no se acercara desde lo teatrol√≥gico ni ensay√≠stico, sino desde la cr√≥nica, del asombro del extra√Īo antes la vida rica de esos poblados.

‚ÄúNos parec√≠a importante que se visibilizara no solo el arte que llevan los artistas a esos lugares, sino tambi√©n la cultura y las grandes tradiciones que tienen esos pobladores, y que est√°n transformados por la Cruzada Teatral durante 30 a√Īos, retratar esa realidad que el arte y el teatro ha cambiado‚ÄĚ, se√Īal√≥.

‚ÄúEn Monte verde, el fango te llega a los tobillos y si te quedas parado, te hundes hasta la rodilla. Por eso la gente de all√≠ andan trabajando, caminando de un lado a otro, para no hundirse. Si te ven parado mucho tiempo enseguida te dicen que te muevas porque te va a tragar el fango. Y s√≠, as√≠ se ha muerto gente, el fango les ha llegado hasta el cuello y siguen aplatanados hasta que los sorprende la sombra rojiza que les cierra los ojos para siempre.‚ÄĚ

Se√Īal√≥ que es un texto que tambi√©n est√° ilustrado con la poes√≠a de Isabel, acompa√Īado de la fotograf√≠a, lo que tambi√©n les aporta frescura y ternura a las historias de la Cruzada y sus pobladores.

Eugenia Cano, actriz mexicana y que ha participado en varias ocasiones en esta Cruzada Teatral, regal√≥ virtualmente una creativa presentaci√≥n del texto, porque seg√ļn dice, est√° escrito con el amor infinito de los artistas.

También estuvieron presentes Alpidio Alonso Grau, ministro de Cultura; el viceministro Fernando Rojas, presidente del Consejo Nacional de Artes Escénicas; Abel Prieto, presidente de la Casa de las Américas, y su vicepresidente Jaime Gómez Triana.

Aquí puede escuchar el audio íntegro de la presentación.

 

Nada de errático y sí mucho de animal

Leer el libro de poemas Errático Animal, del poeta Jorge García Prieto, es de lo más emocionante y al mismo tiempo maravilloso. Es un viaje de ida y vuelta del corazón a la mente con cada poema. Errático Animal fue el premio del concurso de décimas Francisco Riverón Hernández 2017, publicado por Ediciones Montecallado, Cuba, en 2018.

[+]


Cap√≠tulo #16: Fosa Com√ļn (Parte I)

(notas sobre la poética de Onel Pérez Izaguirre)

I

¬ŅC√≥mo se construye una fosa com√ļn?

¬ŅPara qu√© construirla desde la poes√≠a?

¬ŅSer√° una soluci√≥n eficaz a la enfermedad del ‚Äúser poeta‚ÄĚ?

Enterrar esos cad√°veres que por alguna raz√≥n no tienen sepultura propia en un foso creado desde la poes√≠a, puede minimizar el contagio masivo de la enfermedad que generan. Esta es una acci√≥n t√≠pica de la guerra. Esta es una acci√≥n t√≠pica de las utop√≠as. ¬ŅAnonimato? Todo poeta construye fosas para amedrentar el insomnio y la migra√Īa. Todo poeta vive en guerra. Todo poeta es ut√≥pico.

Fosa com√ļn, tambi√©n es el libro de Onel P√©rez Izaguirre (Contramaestre, 1988) con el cual obtuvo el premio Poes√≠a de Primavera 2017 en la provincia de Ciego de √Āvila. Un jurado integrado por Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, Eduard Encina y Luis Yuseff, estim√≥ ganador del certamen a un libro dise√Īado para dar sepultura a algunos cuerpos del agobio colectivo. Cuerpos engendrados a trav√©s de los ciclos de la historia Cuba y la memoria de un poeta.

El cuaderno fue editado por Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, el dise√Īo fue de Lizardo G√≥mez Cede√Īo, y la ilustraci√≥n fue de Andr√©s Batista. Ediciones √Āvila lo public√≥ en 2018 y, desde entonces, las fosas comunes que describe y construye el poeta fueron p√ļblicas para el lector.¬†

El libro posee una estructura externa sencilla, fácil de recorrer y de comunicar(se). El poeta la divide en tres momentos para que la lectura sea también un descubrir. Una manera de acentuar lo rostros que desea mostrar(nos). Una fórmula para invitarnos a la morbosa acción de componer el cadáver colectivo que se esconde entre estas páginas. Entre estas fosas yacen, también, fragmentos de un poema generacional.  

Foto: Cortesía del entrevistado

 

II

La primera parte, Alcantarillas, posee 13 poemas, los cuales son: Lenguaje directo, Nota oficial, Paso de ceremonia, Trance, Fosa com√ļn, A√Īo de gracia, Econom√≠a pol√≠tica, La situaci√≥n, Arte del suicida, Peque√Īa carta a CH.B., Lobo del hombre, Variaciones en torno a los b√°rbaros y √öltimo apunte del Diario de campa√Īa.

Estos son poemas sobre la identidad del poeta. Escribe desde la contradicción de la existencia y los significados humanos. Escribe sobre la Patria y la abraza con todos sus defectos.

Mi patria es la contradicción,

lo que est√° fuera de ella

no sirve y sirva.

(P. 9)

Leguaje directo es un texto que marca la contundencia estilística y conceptual de un poeta que construye fosas, entierra cuerpos y luego los exhuma frente a todos. Aparece una referencia al poeta José Kozer, quien subraya a la Patria como centro de gravedad. Para Onel Pérez, la Patria es el sentido de lo que yace dentro de ella. Su casa, su contradicción y su acción de destruir todo a su alcance. Estas ideas se conectan con el segundo texto, Nota oficial, donde introduce a nuevos personajes: la madre, Lezama, Gorbachov y al gordo (quien medita del otro lado de la pantalla). En este poema se observa la contradicción en el cuerpo del otro. El poeta habita desde la contemplación del suceso.

Mi madre mira el noticiero

y los muros de la casa

se tambalean.

(P. 10) 

La casa es un signo imprescindible en su lenguaje. All√≠ llegan las angustias y los pesares. El gordo es un extra√Īo tras la pantalla que medita, llega junto a las noticias y hace tambalear la casa con la misma fuerza que tiembla el poeta. Para √©l, ‚ÄúMorir por la Patria es callar‚ÄĚ.

Pasos de ceremonia continua el discurso sobre la resistencia del poeta y sus circunstancias. Admite los sacrificios que están por venir y alerta sobre la pausa necesaria. 

Imiten.

La espiga sigue cosechando frutos,

engorda hacia la multitud,

traspasas dudas.

(P. 13)

Hay que apretar el paso y cerrar los labios, nada cambia. Los pasos de ceremonia son la exactitud a la que se somete un individuo poético/político/normal. Así Onel empieza a mostrar su postura sobre el poder.

El poder desfigura,

hace rodar

cabezas

con eficacia:

una, dos, tres cabezas

cayendo

hacia el poder.

(P. 14) 

Trance es un texto demoledor contra la imagen del poder. El poeta es un espejo frente al golpe, frente a las cabezas que ruedan en direcci√≥n al mismo sujeto que las cortan. Fosa com√ļn llega entonces como respuesta a esos cortes. Una respuesta que se hace desde la experiencia familiar. Desde un registro a la memoria como motor impulsor de nuestras emociones. El poder est√° cerca y tiene otras guerras que ganar, debe sobrevivir a la ausencia.¬†

Crecí sin padre,

como un perro que sangra

por la boca.

 

Nadie siente ese dolor,

sino el poeta cuando preguntan

si existe.

(P. 15)     

Foto: Cortesía del entrevistado

 

Para el poeta la poes√≠a es lo √ļnico que no le abandona. La imagen del poder est√° al acecho, igual que la figura del padre ausente. No se debe embarrar las manos seleccionando un bando, esa acci√≥n no sirve de nada. Las fosas comunes del poeta son un espacio para inocular la ausencia con el olvido. Luego llega A√Īo de gracia, un poema que nos reafirma que la primera fosa construida por el poeta es familiar. Un hueco para ocultar el miedo y el dolor de la madre. Un espacio para poder asomar la cabeza sobre el techo y respirar.

Con el pan al cuello

las estrellas caían a ráfagas

sobre el zinc.

(P. 16)

En el devenir de los textos de esta primera parte, leemos el testimonio de un individuo que se siente solo y desmembrado. Alguien que asume que la pérdida es segura y que ha creado su propio miedo. Alguien que asume que escribir puede ser traumático.

Hay referencias importantes a otros poetas a parte de los ya nombrados. Hombres que tambi√©n cavaron fosas para enterrar cuerpos enfermos y malditos: √Āngel Escobar y Charles Baudelaire. Un aspecto que justifica la aparici√≥n de estos nombres es la reflexi√≥n creada a partir del oficio del ‚Äúser poeta‚ÄĚ. El rejuego con la maldici√≥n del que observa y escribe, para filtrar la realidad a tal punto que sea convertida en poes√≠a. Para Izaguirre, la poes√≠a es el arte del suicida. Es el calvario de una m√°quina, que a la vez, es un hombre lobo o una carne que grita. Esa poes√≠a se encuentra en su aldea donde los b√°rbaros han impuesto variaciones en torno a su presencia.

Foto: Cortesía del entrevistado

 

El poema que finaliza este segmento del libro: √öltimo apunte del Diario de Campa√Īa, es una puerta que cierra algunos t√≥picos y al mismo tiempo abre otros caminos. El poeta ha dotado su escritura de simbolismos que le son naturales a √©l por su cotidianeidad y su cercan√≠a con la historia local. En muchos cuerpos ha aparecido el h√©roe en esta primera parte: la madre, los poetas y el hombre que resiste. Pero en este texto evoca al mayor h√©roe de nuestra historia y eso hace que la heroicidad en sus personajes adquiera otra connotaci√≥n.

En el fondo Remanganaguas,

las vísceras del Apóstol.

Un caballo jadea

mientras escribo y canto:

¬ęla luz no es para sordos¬Ľ,

y la penetrante sabana se cierra

para que no entren moscas.

(P. 24)

Mart√≠ tuvo su primer entierro en Remanganaguas, all√≠, seg√ļn los pobladores, descansa el coraz√≥n de la Patria. Muy cerca el poeta vive en su aldea y ve crecer una torre donde ahoga el canto. Donde los b√°rbaros beben su vino en un silencio que no agoniza.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Foto: Cortesía del entrevistado

Anita Mur: Mucho m√°s que una historia de amor

Cuando comenc√© a leer la novela Anita Mur, del escritor cubano Frank David Fr√≠as Rond√≥n, publicada por la Editorial Primigenios, lo primero que me vino a la mente fue ‚Äúesto es una historia de amor preciosa‚ÄĚ, y enseguida tuve una mezcla de sensaciones encontradas. Toda la novela transcurre en un balance perfecto: de emociones, estructura, t√©cnicas, personajes, vivencias. Por un lado, el augurio de violencia y sangre, y del otro lado, el hermoso y sexy recuerdo de aquella colegiala recordada por el protagonista, en una costa habanera, con un hueco en el bl√ļmer.

Desde ese mismo momento Frank David comienza a realizar la narración de texto nostálgico; repleto de precisas descripciones sinestésicas donde logra sumergir al lector dentro del texto, hacerlo parte de él. En Anita Mur logras oler y ver todo en 360 grados con gran nivel de detalles. Incluso puedes sentir el frío, el paso del tiempo, las emociones y la brisa invernal de un mes de febrero frente al mar, personaje recurrente durante toda la novela.

Frank David logró, mediante sus descripciones, que parece que la novela esté envuelta en un hermoso velo gris de invierno londinense (quizás uno de los velos que usualmente usaba la protagonista de la novela). Este es un efecto que le brinda esa atmósfera de misterio, belleza y nostalgia al texto. Logra dar vida a su novela hasta el punto en que el lector logra notar que Ana Isabel Fiss es una persona real envuelta en una trágica, romántica y hermosa historia de amor.

Foto tomada de internet

Las incre√≠bles, precisas y originales descripciones no son el √ļnico logro del autor de la novela, pero quiz√°s s√≠ la base, cimiento o matriz de todo el libro. En Anita Mur todo funciona como un organismo vivo. Al igual que el argumento, todo parece hilado, entrelazado como un hermoso lienzo en cuatro dimensiones. Exacto, en cuatro dimensiones, ya que Frank David ha planteado su historia a trav√©s del tiempo de forma tan precisa que el lector no se pierde ni un instante y se encuentra ubicado en tiempo y espacio en todo momento. Resulta muy interesante uso de la retrospectiva en una complicada historia que abarca desde la √©poca de inicios de los a√Īos 90 hasta la actualidad.

Frank David no ha necesitado recurrir a una magdalena para los saltos temporales o espaciales. Tampoco decirlo de forma expl√≠cita. Estos suceden de manera tan fluida y precisa, gracias al uso de diversas t√©cnicas narrativas y capturas exactas del momento hist√≥rico narrado. Un ejemplo de esta afirmaci√≥n es el cap√≠tulo cuando se narra la √©poca del ‚Äúper√≠odo especial‚ÄĚ cubano. El autor nunca menciona esas palabras ni los protagonistas realizan queja alguna. Sin embargo, el lector es capaz de identificar cada fase de este per√≠odo a trav√©s de las escenas vividas/sufridas/disfrutadas por estos personajes. Me impresion√≥ leer sobre este tema, en apariencia tan gastado por otros escritores, y que funcionara de maravilla y actual en estos momentos. Nada demod√©. Prueba, adem√°s, que se puede escribir sobre cualquier tema con √©xito, mientras se escriba bien. Este es uno de los casos.

Otro aspecto destacable en Anita Mur es la riqueza y dominio del lenguaje. La novela está plagada de un excelente uso de metáforas, símiles y analogías exquisitas y propias, con los cuales el autor, no solo economizó recursos narrativos, sino que enriqueció el texto con imágenes precisas y siempre de acorde con el momento específico de la historia. 

Como bonus extra, (ya que no es la idea del autor, sino mi opinión como lector), Anita Mur puede parecer una crítica a la sociedad actual cubana, en la que se deja claro que nada ha cambiado de 1980 hasta la actualidad.

En esta novela/organismo vivo que es Anita Mur, lo que m√°s me impresiona es su estructura y evoluci√≥n. Frank David no realiza la cl√°sica estructura c√≠clica. M√°s bien, es una espiral conformada por espirales narrativas en su interior. La novela est√° conformada por peque√Īas narraciones que comienzan y se van enlazando con otras y viajan del presente al pasado como si tuvieran voluntad propia. Como un organismo vivo. Son anillos/historias/espirales donde cada palabra cuenta y nada sobra. Ni siquiera el hueco del bl√ļmer de Ana Isabel, la foto entre los pilotes, ni el loco del barrio, ni siquiera el clima. Todo en Anita Mur est√° pensado para que funcione como un ancla, como un s√≠mbolo, como una pista para el lector. No puedes dejar de leer/o√≠r/ver/oler/experimentar nada de lo que Frank David pone a tu disposici√≥n. Cada letra, signo de puntuaci√≥n est√° meticulosamente pensado para el disfrute de esta hermosa historia. Una prueba de esto te la da la propia Anita al inicio cuando advierte: ‚Äúrecuerda esto ‚ÄĒme dijo mientras exprim√≠a la saya‚ÄĒ, tiene un significado.‚ÄĚ

¡Y vaya si tenía razón! ¡Todo lo tiene!

Anita Mur es una novela equilibrada en todo sentido. Como en toda historia de amor, hay luces y sombras, alegr√≠a y felicidad. Quiz√°s es por eso que sus personajes se sienten tan vivos, sus escenas tan familiares y el lector logra sentirse identificado con la historia desde la primera p√°gina hasta la √ļltima. Este es un texto donde se disfruta tanto del viaje, como del arribo al destino final.

Como dije al inicio, Anita Mur es una historia de amor. Pero no el amor de las novelas rosa de anta√Īo. El amor entre Abel y Ana Isabel Fiss es real. No est√° edulcorado. Frank David narra todo lo que sucede o puede suceder en una relaci√≥n verdadera. O sea, el amor perfecto, ese que acepta y reconoce las imperfecciones de cada uno. El amor de las parejas que se apoyan, que se aman, gustan, desean y no juzga: el amor incondicional y eterno. Anita Mur tambi√©n est√° repleto de momentos felices, acci√≥n, sexo, escenas de gran erotismo, alegr√≠a, bromas y felicidad.

El libro entero parece una fotograf√≠a de esta hermosa historia. Quiz√°s por eso el uso de la foto de Anita que conserva el protagonista y reaparece a cada rato a modo de leitmotiv y te hacen pensar en que Anita Mur es ahora, y as√≠ ser√° siempre un texto tal y como dice la propia protagonista: ‚Äú…limpia y con brillo destacando entre tanta mierda. Dura igual que los pilotes de este r√≠o‚ÄĚ.