Laynier Verdecia


Ráfagas virtuales de versos, melodías y amor

Versos de esperanza, acordes trovadorescos y hasta un poco de música electrónica se han instaurado en el ciberespacio desde la Casa de Iberoamérica, en Holguín, para llevar un mensaje de amor a los enfermos de Covid-19, a sus familiares y a todos los que permanecen recluidos en casa con la zozobra de vivir en un mundo más convulso de lo habitual.

El joven poeta Norge Labrada opina que el arte es una tabla de salvación en los actuales momentos. Foto: Lianne Fonseca
El joven poeta Norge Labrada opina que el arte es una tabla de salvación en los actuales momentos. Foto: Lianne Fonseca

Al poeta Norge Labrada, jefe de la sección de Literatura de la AHS, le duele que su primer libro publicado, “Poses”, que sería presentado durante la Feria del Libro, no haya podido llegar hasta el público por causa del nuevo coronavirus. Sin embargo, afirma que su pequeño volumen “sabrá esperar el momento adecuado” y mientras tanto se reconforta con compartir sus versos a través de Internet, porque está convencido que la poesía también cura.

Para el músico y actor Laynier Verdecia, que atesora hermosos temas como Flores para la vida, El planeta de los locos y Hay una luz, “es muy acertado que la AHS tenga esta iniciativa y se encadene con otras instituciones culturales de Holguín para compartir nuestras obras a través de las redes sociales. El arte es una de las cosas que complementa la vida del ser humano y creo que no seríamos nada sin él”.

Similar opinión tiene el trovador Manuel Leandro Sánchez, quien a través de su guitarra expresa las inquietudes sociales y espirituales que lo aguijonean. “Cada uno de nosotros debe ayudar de la manera que pueda. Queremos que la gente que tiene algún enfermo sienta que no está solo”, manifiesta.

La misma fe tiene Ernesto Angulo en el arte que se hace hoy desde Holguín bajo condiciones excepcionales. El Jefe de Grupo Gestor de Proyectos de la Casa de Iberoamérica, que ha fungido como el presentador de los conciertos online realizados desde el 21 de marzo en Holguín, afirma que “es de enorme placer poder transmitir emociones, sentimientos en estos momentos. Es un gesto humanista para todos aquellos que han contraído el virus”.

Mediante la música electrónica también se envía un mensaje humanitario desde Holguín. Foto: Lianne Fonseca
Mediante la música electrónica también se envía un mensaje humanitario desde Holguín. Foto: Lianne Fonseca

El DJ Alexei, director del proyecto Sector Electronik, también se ha unido a la iniciativa y dice sentirse muy bien aportando su grano de arena en tiempos de coronavirus. Por suerte, son muchos ya los artistas holguineros que han incursionado en el ciberespacio para extender su mano amiga, pero lo mejor es que no pretenden dejar de lanzar sus ráfagas virtuales de versos, melodías y amor.


Trovando con Laynier Verdecia

Para los que se motiven y se sientan atraídos por la creación de Laynier Verdecia pueden llegar a La Feria de los trovadores, proyecto creado por el trovador Raúl Prieto, una cita que los últimos jueves de cada mes ilumina la noche en el Callejón de los Milagros en la Casa de la Trova holguinera.

Confrontar al público siempre significa una experiencia peculiar para un artista, sobre todo para este joven creador. De ahí que desde el público adolescente, Laynier comentó que ha tenido una experiencia extraordinaria “porque hay muchos jóvenes que no han asistido a un concierto de este tipo de música, a la que le llamo música alternativa pues no solamente es trova; viaja por varios géneros y formas de hacer música.

“Muchos de ellos nunca han asistido a un espectáculo de este tipo. Pienso que es una buena manera de llevarles esta música a ellos y ha tenido muy buena acogida entre ellos. En la universidad también. Siempre hay un grupo asiduo a este tipo de música, fanáticos quizás de Buena fe y de otros artistas que hacen esta música y que encuentran una similitud con lo que hago y se acercan y les interesa la propuesta. También existe otro grupo que frecuenta los espacios de trova de la ciudad”. Así compartió el novel trovador, quien durante los días 4 y 12 de diciembre ofreció varios conciertos en las distintas sedes de la Universidad de Holguín.

FOTO Luis Ernesto

Sobre las motivaciones que impulsaron a este trovador para concebir esta gira, explicó que «tuvo como motivación el aniversario 97 de la Federación Estudiantil Universitaria, al 49 de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media, y además en apoyo de la campaña Evoluciona, destinada a la no violencia hacia las mujeres y las niñas.

Más adelante argumentó cómo fue posible realizar este empeño: “Para esta gira comencé primeramente contando con el apoyo de Educación provincial porque iniciamos por los preuniversitarios más cercanos del centro de la ciudad y algunos politécnicos. Luego me acerqué a Extensión Universitaria y aquí me apoyaron mucho, me abrieron las puertas para poder hacer la gira por las sedes universitarias. Queremos, más adelante, ampliar a las otras sedes y centros como a Ciencias Médicas. Comenzamos en noviembre, diciembre, y quizás en enero completemos esta gira.”

Con respecto a la selección de temas escogidos para sus presentaciones explicó que “el repertorio que presentamos es principalmente el que ofrecemos en nuestros espacios, en lo fundamental con los temas que he compuesto desde que comencé a cantar. Son temas trovadorescos fusionados con otras sonoridades contemporáneas donde prima la canción reflexiva, de contenido.”

Acostumbrados a verlo presentándose solo, acompañado de la guitarra, en esta ocasión se nos muestra con un nuevo formato, aun en formación. Sobre esta nueva alineación y sus intenciones futuras dijo que lo acompañan dos músicos: Danis García, baterista-percusionista de la orquesta Hermanos Avilés, y otro joven sonidista que se está formando, otro músico más del proyecto que está creando. “En el proyecto llevo algunos meses y estamos tratando de formar una banda y faltan algunos músicos. El objetivo es ir incrementando el formato”, dijo.

FOTO Luis Ernesto

Para estas presentaciones, Laynier cuenta con el coauspicio de la FEU, la Dirección de Extensión Universitaria de la casa de altos estudios holguinera, la AHS y el Consejo Provincial de Artes Escénicas.

Sobre cómo asume la interacción entre la actuación y la música expresó: “Pertenezco a la compañía teatral de narración oral Palabras al viento, allí soy actor. Pero una cosa compensa la otra, nada como ser actor y músico a la vez. Cuando estoy en el escenario todo se une, música con la actuación, y eso favorece mucho a la hora de ofrecer un espectáculo. Esto me ha ayudado a crecer como creador.”

Antes de concluir se refirió brevemente a la relación entre la AHS y la universidad, acerca de lo cual afirmó que le “gustaría tener un espacio fijo, algo así como una peña en la universidad porque es un público excelente, joven y agradecido. Sobre la AHS vengo en representación de ella.”

En estas jornadas de conciertos los universitarios holguineros lo han acogido con entusiasmo en sus predios porque significa la oportunidad de compartir sus canciones y experiencias. Esperemos que se concrete un espacio para la trova en la universidad y que se estrechen aun más las relaciones entre nuestras instituciones. Para eso Laynier está dispuesto.