La Luz


Análisis poético de una Romería digital

Recuerdo de adolescente salir corriendo desde el Varona, una secundaria insigne por aquel entonces, hasta el parque Calixto Garc√≠a y quedarme atrapada observando todo tipo de manifestaciones art√≠sticas. La ciudad se inundaba de una po√©tica que era imposible escapar. As√≠ descubr√≠ por primera vez las estatuas humanas. Yo era una adolescente enjuta que estudiaba piano, solfeo y teor√≠a en el Conservatorio de M√ļsica de Holgu√≠n.¬†

En una ocasi√≥n, me detuve en una esquina y se acerc√≥ un caballero alado y con un pincel, movimientos pausados dibuj√≥ una greca en mi espalda, me susurr√≥ al o√≠do: ‚Äúes la espalda m√°s linda que he visto‚ÄĚ. Y se march√≥. Mis libros de partituras que llevaba bajo el brazo llamaron la atenci√≥n y fueron arrebatados por una mujer bodypainting sentada frente a un piano que interpret√≥ en un segundo Nocturne in¬† C Minoir, de F. Chopin. Otra vez fui v√≠ctima del teatro bufo, cuando apurada por los corredores, volteo la mirada y ten√≠a una fila de mimos imitando todos mis gestos. Llegando al parque de Las Flores nuestro querido Joaqu√≠n Osorio, Premio Nacional de Promoci√≥n Literaria, preguntaba con micr√≥fono en mano a modo de rifa qui√©n era la autora de Mar√≠a Toda, el autor de Abrirse las Constelaciones, entre otros, as√≠ fue como obtuve Jard√≠n, de Dulce Mar√≠a Loynaz.

En a√Īos posteriores esperaba mayo con la ilusi√≥n de lo que pasaba en sus parques y calles. Fui creciendo esperando cada a√Īo por las Romer√≠as. Cuando estudi√© en la Universidad de Oriente, mi casa se convirti√≥ en una beca de romeros. Luego en Holgu√≠n en la universidad nos dijeron: este a√Īo las pr√°cticas son en las Romer√≠as. Todos nos quedamos boquiabiertos. Ya no tendr√≠amos que escaparnos o salir apresuradamente del aula. Yo fui ubicada en el peri√≥dico La Luz, que por aquel entonces ten√≠a una edici√≥n de lujo en este evento. Ah√≠ comenz√≥ mi verdadera pasi√≥n de romera.

Trabajar dentro de las Romer√≠as proporciona otra perspectiva. Si bien es cierto que no da tiempo de disfrutar todo lo que quisieras, brinda la facilidad y la oportunidad de conocer figuras de talla mundial. As√≠ fue como logr√© entrevistar para mi tesis a Luis Alberto Garc√≠a, le estrech√© mi mano a Andy Monta√Īez, bail√© con William Vivanco, abrac√© a la Dra. Mar√≠a Dolores Ortiz, almorc√© con Guido L√≥pez Gavil√°n, cant√© al lado de Hayd√©e Milan√©s en una noche bohemia, porque si algo tiene de favorable las Romer√≠as de Mayo es que nos volvemos una gran familia, no importa qui√©n seas, ni cu√°n conocido o afamado, ah√≠ en ese espacio, todo el mundo es un cubano.

A todos nos pasa, guardamos placeres para ese esperado momento, cada uno espera esa semana para disfrutar al m√°ximo sus pasiones y eso, de alg√ļn modo es poes√≠a.

  • S√© de quienes no salen del evento Memoria Nuestra y preparan sus trabajos todo un a√Īo, con la pasi√≥n del recuerdo, para no perder las ra√≠ces.

  • S√© de quienes a √ļltima hora se deciden por presentar su corto en La C√°mara Azul, y ah√≠ est√°n esas met√°foras visuales cargadas de sensibilidad y cercan√≠a espiritual.

  • S√© de quienes no intentan estar encima de la torre pero Babel los ha dado a conocer, por la habilidad en el pincel, cuando describen la realidad con trazos, cuando el color exacto llena tu vida.

  • S√© de quienes llegan por un abrazo y se van convocados a escribir porque esta isla es un verso.

  • S√© de quienes asisten a un espacio de trova, pero sucumben al bajo de un rockmero.

  • S√© que la ama de casa no pudo llegar temprano a su hogar porque una danza callejera la intersect√≥ y le quit√≥ los bolsos de compra, la cartera y la dej√≥ entre risas en la puerta de su casa, y ella nunca olvidar√° que la Giganter√≠a pudiera postergar la cocci√≥n de sus frijoles.

S√© y sabemos que el arte salva, que es propio de los artistas tener alternativas, porque el arte es optimismo. No esparaba menos de todos los que de alg√ļn modo contribuimos para que cada a√Īo el hacha suba a la cima de la ciudad, para que llueva, quiz√°s estas romer√≠as digitales tengan la fuerza necesaria para entrar en la sensibilidad de cada uno y desde el m√≥vil, con la alegr√≠a de recibir arte en casa, nos libremos de la contaminaci√≥n, para saber esperar y cuidar el ma√Īana. Hay mucho todav√≠a por hacer, hay muchos caminos que descubrir, tenemos limitaciones concretas, pero el arte es libre como nuestros pensamientos y esto definitivamente nos har√° sanar y crecer.


Palabras y hashtags compartidos en Romerías

La literatura tiene en las Romerías de Mayo un espacio distintivo. Con antecedentes en el que se denominara Encuentro de Poetas del Interior, creado por Lourdes González, y desde 1997 con el nuevo nombre, que llega hasta nuestros días, Palabras compartidas, es la gran sombrilla bajo la cual poetas, narradores, ensayistas, editores, promotores, dialogan sobre el mundo literario y presentan sus textos.
 
Este a√Īo, las Romer√≠as de Mayo 2020, singularizadas por su desarrollo en las redes sociales y la televisi√≥n nacional, a causa de la expansi√≥n de la COVID- 19, propone unas Palabras compartidas virtuales, sin perder la calidez, que habitualmente posee este evento.
Organizado por la secci√≥n de literatura de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Holgu√≠n, y con Ediciones La luz como anfitri√≥n, esta vez , est√° dedicado al centenario de Eliseo Diego y contar√° con la cooperaci√≥n de los diferentes sellos de la AHS en el pa√≠s: Sed de Belleza, Aldab√≥n, √Āncora y Reina del Mar Editores. Estos se convertir√°n en espejos de las publicaciones en redes sociales de contenidos generados desde la sede habitual.
En este prop√≥sito colaborar√°, adem√°s, Claustrofobias. Promociones Literarias, con la publicaci√≥n de galer√≠as fotogr√°ficas de los eventos de literatura convocados por la Asociaci√≥n en cada una de las sedes de estas editoriales y en las ferias del libro. As√≠ como la socializaci√≥n de t√≠tulos digitales a trav√©s de La Estanter√≠a Cubana, joven canal de Telegram con gran aceptaci√≥n entre el p√ļblico lector.
De este modo llegarán a los internautas, postales, libros digitales del catálogo de La Luz, videopoemas de autores de La joven Luz: Entrada de Emergencias. Selección de poetas en Holguín, que fuera el primer Ebook publicado por esta casa y que cuenta ya con un audiolibro. También podcasts con producciones autóctonas y audios de Eliseo Diego.
El agasajo al Sistema de ediciones territoriales en su aniversario 20, continuará en Palabras Compartidas, donde se espera la especial participación de la autora Teresa Melo.
Todas las jornadas estar√°n atravesadas por la l√≠nea de pensamiento y creaci√≥n, que defiende la campa√Īa de promoci√≥n del libro y la lectura cuyo slogan reza: A la luz se lee mejor y que desde inicios de 2020, ha convertido a las redes sociales en sala de presentaci√≥n, librer√≠a y escenario fundamental para las acciones desarrolladas por el sello holguinero de la AHS.
El d√≠a 7, cuando Ediciones La Luz cumple 23 a√Īos de fundada se espera inundar las redes con galer√≠as de fotos de participantes en los espacios literarios de Romer√≠as en a√Īos anteriores, Ebooks, postales y ser√° el momento de mostrar los videos de felicitaci√≥n donde autores, fot√≥grafos e ilustradores del cat√°logo, lectores y amigos de La Luz, han ido enviando como respuesta a la invitaci√≥n que desde hace varios d√≠as enviara el director de este sello Luis Yuseff.
De libros y de autores, nuevas tecnolog√≠as y soportes diversos, estar√° plet√≥rico este a√Īo Palabras Compartidas, en el que tambi√©n se celebran los tres siglos de la fundaci√≥n del pueblo de Holgu√≠n. Su brillo depender√° de la construcci√≥n colectiva y la participaci√≥n de los amantes de las letras tanto dentro, como fuera de la Isla en un verdadero Festival Mundial de Juventudes Art√≠sticas.

Un código de tiempo que viene al caso

La Fototeca de Cuba programa desde el mes de marzo la exhibici√≥n 00:00:00 de Linet S√°nchez Guti√©rrez. Esta joven artista ‚Äēya probada fot√≥grafa‚Äē presenta dos piezas de la serie que da t√≠tulo a la muestra; dichas im√°genes comparten la visualizaci√≥n de un mismo teatro. Es una obra dispuesta a redimensionarse con las actuales circunstancias, a√ļn sin que vuelva a aparecer la palabra cuarentena en esta breve charla con la creadora.

‚ÄďMantienes un patr√≥n identificable en algunas de tus producciones anteriores: la aproximaci√≥n al t√≥pico Memoria (funci√≥n cerebral), mediante fotograf√≠as digitales a escala de grises de un interior arquitect√≥nico sin sujetos, interior que construyes artesanalmente como un peque√Īo plat√≥ para registrar determinados encuadres. No solo conservas los elementos mencionados, sino que abordas una misma zona desde m√ļltiples √°ngulos a trav√©s de 14 capturas muy similares, pero incuestionablemente diferentes. Esta condici√≥n es un indicio de c√≥mo se manifiestan las variaciones en tu po√©tica ¬ŅQu√© define a 00:00:00?

Creo que mi proceso creativo es bastante constante en cuanto a motivaciones y temáticas. Mis obras tienen mucho de cita o de reinterpretación de mis trabajos anteriores. Muchas veces cada una es consecuencia de la anterior, y no solo consecuencia, sino que nace de una especie de análisis de mi propio proceso creativo (cosa que no es intencional sino que se da de manera natural). En esta serie me interesaba evidenciar el carácter temporal que empecé a sentir como algo importante en mi trabajo y sobre todo en la manera en la que el espectador establece una relación con estos interiores vacíos. Por esta razón, como bien dices, esta serie fue realizada a partir de una sola maqueta, cosa que no pasaba en la anterior.

De la serie 00:00:00

Esta te obliga a detenerte más en un solo espacio en el que se hace referencia directa a lo temporal, ya sea por el propio título como por el políptico que forma parte de la muestra y que funciona a modo de secuencia.

En el caso del d√≠ptico, que representa dos tomas generales del mismo espacio desde puntos opuestos, se sit√ļa al espectador al mismo tiempo en el escenario y en el p√ļblico como una especie de alusi√≥n a la relaci√≥n entre la propia obra y el espectador.

De la serie 00:00:00

‚ÄďEn tu statement sobre este proyecto sostienes: ‚Äúmis obras surgen del ensimismamiento, de la introspecci√≥n y no de la observaci√≥n de lo que nos rodea; a este estado pretenden volver en su contemplaci√≥n‚ÄĚ. Ciertamente, a tus propuestas no les es ajena la contemplaci√≥n, pero los estados a los que conduce pueden ser m√ļltiples. No obstante, confiesas una especie de objetivo. ¬ŅDe qu√© recursos te vales para apostar a esa finalidad?

El vacío en los espacios (esa ausencia de sujetos y muchas veces de objetos, ese cierto blanqueamiento no solo en cuanto a color) es el elemento visual más característico de mi trabajo. De él me valgo para intentar establecer una relación con el que observa más allá de su intento por decodificar las intenciones del artista. Me gustaría que mis obras pudieran servir de lugar de encuentro consigo mismo del sujeto que mira, un espacio donde poner algo, y que por supuesto, va a hablar más del que observa que de lo observado.

Inauguración de la exposición 00:00:00

‚ÄďSin t√≠tulo #1 (2015-2016) brinda una visual fascinante desde los asientos hacia el escenario, y viceversa, el montaje de una foto frente a la otra subraya la perspectiva; mas, esta implica un baggage de clich√©s propios de las analog√≠as entre la sociedad y el teatro, en la que todos pertenecemos a la vez al p√ļblico y al elenco. ¬ŅC√≥mo lidias con los lugares comunes asociados al referente esc√©nico?

Toda mi obra parte de experiencias personales relacionadas a cada espacio y estas experiencias son las que me mueven a utilizarlos. El teatro es para mí un lugar cargado de mucha energía y recuerdos; y que he habitado desde los dos puntos a los que hago referencia en el díptico. No obstante, la razón de usar esta contraposición va más allá de eso, y tiene ver con lo que mencionaba anteriormente sobre la relación específica que encuentro entre el espectador y mi obra. En cuanto a esas asociaciones que mencionas sobre el individuo como una especie de actor social, no es algo relacionado a mis motivaciones en este caso.

Vista de la exposición 00:00:00

‚ÄďExplican supersticiones ancestrales que las luces permanentemente encendidas en los teatros ‚Äēincluso sin personal‚Äē son para ahuyentar fantasmas. Dicha creencia parece subvertirse con el ‚Äúmovimiento‚ÄĚ de la luz seguidor en las composiciones de Sin t√≠tulo #2 (2015-2016). Es un artificio que soporta especulaciones m√°s que l√≠citas en este √°mbito, ya sean sustentadas en mitos o en s√≥lidas teor√≠as sobre la presencia de la ausencia. Am√©n de lo que sugiere, ser√≠a interesante conocer con qu√© sentido creaste dicha simulaci√≥n.

El uso de la luz en el espacio es el elemento protagónico de la serie e intenta sugerir una presencia en el escenario. En el caso del políptico, sugerir una historia de manera muy abstracta, un sujeto que se desplaza en ese espacio vacío con la ayuda de los ligeros cambios de la luz y del foco.

Vista de la exposición 00:00:00

Esta presencia no hace alusión a los elementos que mencionas, sino que surge de la idea del presente como algo fugaz, a todo aquello que no atrapamos y que por ende solo existe luego en nuestra memoria.

Es también otra manera de establecer una relación con el que observa, como te mencionaba antes. Una historia que comenzará realmente a transcurrir en la mente del espectador, de ahí que pusiera este código de tiempo en ceros como título de la muestra.

De la serie 00:00:00

De la serie 00:00:00

De la serie 00:00:00

De la serie 00:00:00

De la serie 00:00:00


Camilo Noa, un poeta de l√°minas, suspiros, fractales y peregrinaciones

Entra a la oficina de Dise√Īo Editorial y su saludo contagia al equipo creativo. Est√° en Ediciones La Luz con una c√°mara en la mano, necesita un protector para el lente. Consulta a todos, y los de all√≠ se distorsionan, entablan una conversaci√≥n que nos aleja del trabajo, pero le prestamos atenci√≥n y le damos caf√©, de cualquier taza, es uno m√°s de all√≠. A veces, ese caf√© tiene la magia de anclarlo en la silla y Camilo no se va, sobre todo porque quiere ver las √ļltimas correcciones de su libro. Se trata de Laminarios, su m√°s reciente publicaci√≥n bajo nuestro sello y presentado tambi√©n en formato eBook en la pasada Feria Internacional del Libro de La Habana. Camilo siempre est√° dispuesto a colaborar: ‚Äúlo que haga falta Yuseff‚ÄĚ, dice en aras de vernos crecer y de verse luz, porque en varias ocasiones ha expresado su agradecimiento por haber sido escogido en este plan editorial.

Así llegué a la poesía de Camilo, conociéndolo en las presentaciones, en un café, en las voces de una amiga. Así llegué a trabajar en sus versos y no veo otra persona que no sea él mismo en cada línea. Su madre, personaje principal en la mayoría de sus poemas y a la que dedica este libro, se desdobla para ser irremediablemente heroína, madre-angustia-sacrificio, madre todopoderosa, madre-totem, abnegación, confianza y desvelo, madre omnipotente…

cortesía de camilo noa

Mi madre teje en su banqueta de pino

un mantel anchísimo

…

Madre teje a estas horas

para acabar temprano con el hambre

Luego aparecen otras perturbaciones, el poeta de la Villa Blanca de los Cangrejos, resurge en las aguas, el olor a salitre es quien lo perpet√ļa de esas muertes que √©l mismo se figura.

Esta mujer que viene a mí

se est√° muriendo

tiene olor a animal p√ļtrido

desde ni√Īo s√© distinguir ese hedor

lo sentía en la iglesia

había una anciana que olía a cáncer

y me daba muchos besos

como quien besa por √ļltima vez

me abrazaba con el pecho blanco

lleno de talco

con ese aroma viciado

de fluidos y escaras

esta mujer que se aproxima

no me besa

posa una mano sobre mi hombro

y me mira con l√°stima

Su vida es llevada a una placa de laboratorio, y en esa lámina donde la lupa del microscopio amplía minuciosamente cada elemento, aparecen sus peregrinaciones, los recorridos que hace sobre el cuerpo de cada mujer o de la patria. El pescador ha vivido a su antojo con la fórmula de la felicidad que precisa uno de sus versos luz:

…hubo mirra

incienso y mieles

y una muchacha

se hizo sal

en un espasmo

cuando sostuvo la mirada.

Si hablamos de recursos literarios, tropos empleados en su dramaturgia, el autor resuelve con simulaciones. Es difícil comprender que cada uno de los hemistiquios que conforman sus poemas es un modelo matemático a veces abstracto, otras no, pero no pueden explicarse por las teorías clásicas. Camilo no es un poeta de deducciones. La lectura parcial indica una interpretación, la lectura analítica contrapone significados, y deja al lector en un mar de polisemias listo para ser creador a partir de uno de sus versos.

cortesía de camilo noa

Sobre un verso de Camilo Noa

Vamos a amarnos hasta saciar el hambre de los cuerpos

Vamos a amarnos y repartir las caricias  a partes iguales

Yo te ofrezco mi flor, mi poema

Cada noche siento que me ofreces de alg√ļn modo tu Patria.

Sus textos poseen la belleza, la estética que el buen arte amerita, las voces latinas conforman el entramado característico de poemas-ciencia. Porque el autor o es macho viril, o es hombre empatía con tendencia al mimo. No por mi cercanía, pero me atrevería a decir que Camilo es el neologismo vallejiano, una especie de trilcedumbre; tristeza por el vocablo recurrente hambre, dulzura por esas retribuciones implícitas constantes que aparecen a modo de exergos o intertextos:

A L.Y.

Seguramente mi amigo el poeta

hubiese llorado de ver morir aquel √°rbol

sintiendo igual estremecimiento

lloré al ver las manos del carbonero

que lo talaba

Aquí no se vislumbra un recurso clásico de métrica o rima, pero hay un verso libre, tan libre como los pensamientos del autor que habita en una nación suya y donde canta su propio himno, lo incita a transitar en ese mundo de carencias, problemas existenciales, o de circunstancias. Estamos ante un texto de valiosa carga semántica, con imágenes y metáforas conceptuales, elegantes verbos de vida interior que hacen sin duda alguna en Camilo y el lector la extrapolación necesaria.


Liset Prego Díaz | La NarraTK es una biblioteca sonora, colaborativa y virtual

*Publicado en Claustrofobias

Mamidela solo puede ser una anciana especial, una abuela seguramente. Eso es lo que uno piensa y afirma en cuanto observa en la imagen a la viejita en un sill√≥n, muy cerca un ni√Īo, una ni√Īa y un gato. Uno se da cuenta que va a encontrar en Los cuentos de Mamidela un universo fabuloso, como es el universo de los narradores de cuentos.

Y estos cuentos tienen otra magia, se escuchan en la propia voz de sus escritores o un lector muy atento lo reproduce en su voz. También tienen la particularidad de ser introducidos por un breve texto jocoso, dulce, de su guionista y directora Liset Prego Díaz. Liset aporta guion y voz. Pero antes de que existiera la imagen, parece que en la misma convocatoria Mamidela enviaba un susurro para que los amigos colaboraran con su nieta de la tercera generación de Adela.

Los créditos de Los cuentos de Mamidela

Liset me cuenta que entre las colaboraciones imprescindibles est√° la de Alain Romero Cuba, el ilustrador que ya ha puesto su talento al servicio de libros cubanos dedicados al universo infantil, acept√≥ de inmediato a darle imagen a Mamidela, a quien conoci√≥ en la Feria del Libro de Holg√ļ√≠n 2019. Le propuso el proyecto y a √©l le encant√≥ la idea. En pocos d√≠as cre√≥ la imagen que sirve de portada al podcast¬†Los cuentos de Mamidela.

Por su parte, Alain me escribe:

‚ÄúDesde que empez√≥ el aislamiento por la pandemia del COVID-19 vi que muchos artistas contribu√≠an ofreciendo su arte al p√ļblico para ser disfrutado desde sus casas: canciones, conciertos, libros y lecturas, videos de danzas en las redes, entre otras. Siempre consider√© que era una actitud muy noble y me preguntaba, como ilustrador, qu√© pod√≠a hacer yo, c√≥mo aportar a esta causa com√ļn y ofrecer algo tambi√©n. Al recibir la invitaci√≥n de Liset para hacer la portada de¬†Los cuentos de Mamidela, me sent√≠ muy feliz, pero, sobre todo, √ļtil. Este es mi primer aporte a la campa√Īa para que la poblaci√≥n disfrute desde casa y, ojal√°, no sea el √ļnico‚Äú.

Pero en la misma ilustración se lee que la edición corresponde a Marjel Morales Gato y aquí no se sobreentiende ni se piensa que Marjel y Liset tienen una familia: Adela Lucía (otra generación de Adela), y Marjelito; sus hijos.

En los cr√©ditos de la m√ļsica aparecen nombres de creadores cubanos que viven dentro y fuera del pa√≠s: Edelis Loyola, Rita del Prado, D√ļo Karma y el trovador Alito Abad. En cuanto a la m√ļsica he sido muy dichosa al recibir la autorizaci√≥n de creadores cubanos, escribe Liset, con ellos voy conformando el resto de la sonoridad de los cuentos de compa√Ī√≠a. En la ilustraci√≥n se escribe tambi√©n el t√≠tulo de cada cuento y el nombre del autor.

El ejercicio de la promoción es mágico, retador, y necesario…

Liset, la directora y madre, es periodista del semanario ¡ahora! de la oriental provincia de Holguín. Máster en Ciencias de la Comunicación y editora de Ediciones La Luz. Egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Su primer libro La casa de los gatos perdidos, está en proceso editorial y fue incluida en la selección La joven luz: Entrada de emergencia. selección de poetas en Holguín, ambos preparados por Ediciones La Luz.

Desde el 5 de marzo de 2019 emprendi√≥ en el portal¬†Cubadebate¬†el podcast¬†Manual para padres impacientes. Pudiera decirse que este trabajo y sus resultados ha sido la confirmaci√≥n para explorar el mundo del podcast. Recientemente, en la entrevista¬†La escritura como un obstinado ejercicio de expresi√≥n vital, que le concediera al periodista Erian Pe√Īa para el portal de la¬†Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, Liset afirma que ha redescubierto, desde que trabaja en La Luz que el ejercicio de la promoci√≥n es m√°gico, retador, y necesario. Y deja claro:

‚Äú‚Ķla hipermedia es el presente, no ya el futuro, el mundo se mueve en bits y quien no se adecue a esta realidad simplemente se estanca. No se trata de abandonar al libro tradicional, tan necesario, sino de abrir el abanico de posibilidades para los lectores, la pluralidad de soportes y lecturas desde c√≥digos diversos y el establecimiento de un di√°logo con la generaci√≥n emergente‚ÄĚ.

¬ŅEntonces c√≥mo llegan los escritores al proyecto Los cuentos de Mamidela?

Lanc√© la invitaci√≥n en Facebook y etiquet√© a algunos amigos del mundo literario cubano. Enrique P√©rez, Eldys Baratute, Rub√©n Rodr√≠guez, Maikel Jos√© Rodr√≠guez Calvi√Īo, Leonel Daimel, Yadi√°n Carbonel, algunos periodistas, amigos, promotores, en fin mucha gente, y a ti. Algunos respondieron encantados, otros han prometido ayudar. Al momento de esta entrevista han salido tres episodios pero tengo en producci√≥n al menos cinco m√°s. Han colaborado con sus textos Rub√©n Rodr√≠guez, Yadi√°n Carbonell, Yunier Riquenes, Lilibeth Alfonso, Leonel Daimel, y Adela Luc√≠a, mi hija, que es otra lectora voraz, ley√≥ poemas de Alexis D√≠az-Pimienta.

¬ŅC√≥mo naci√≥ esta idea de la NarraTK?

Hace unos meses le coment√© a mi pap√° que me gustar√≠a hacer un podcast o repositorio de cuentos en audio para los ni√Īos que no ten√≠an cerca a sus padres o para que los padres les dejaran a los hijos en su voz por si estaban fuera de casa. En principio era para los ni√Īos con trastorno por d√©ficit de atenci√≥n e hiperactividad. Luego comenz√≥ la cuarentena y fue el momento de hacer algo, por los otros y para mantenernos activos.

Siempre digo que tengo musa hidr√°ulica, las mejores ideas me surgen cuando friego o lavo, tengo mucho tiempo conmigo misma para cavilar mientras corre el agua. Con los cuatro en casa todo el d√≠a por semanas hay mucho por fregar. As√≠ sugi√≥ la NarraTK, con el prop√≥sito de acercarnos con la voz y con el basamento adem√°s de la literapia, la literatura como recurso terap√©utico. Bajo el principio de la construcci√≥n colectiva de sentidos producimos un texto sonoro, en este caso para comunicar la literatura. Es a fin de cuentas una biblioteca sonora colaborativa, virtual y gratuita para los ni√Īos que est√°n en aislamiento social o enfermos para los que tienen a sus padres lejos por trabajo o causa de la pandemia y para cualquier amante de la narraci√≥n oral. O sea, la NarraTK es un proyecto m√°s ambicioso que a√ļn no termino de dimensionar y vislumbrar y el podcast¬†Los cuentos de Mamidela¬†est√° dentro de √©l.

¬ŅC√≥mo fuiste recibiendo los audios, en cu√°ntos formatos los recibiste?

Ha sido una aventura, porque las vías son electrónicas y no todos son muy duchos o tienen saldo y megas, además descargar los archivos de audio que han llegado por WhatsApp, Facebook o Gmail ha sido en muchos casos un reto. Pero hemos buscado alternativas para por fin obtenerlos. Algunos con mejor calidad que otros lo que me ha llevado a seguir el consejo de un amigo realizador de establecer algunas pautas básicas para la grabación y envío, nada complicado solo rudimentos elementales que ayudarán a la calidad del podcast.

¬ŅQui√©n edita los audios? Es como un ejercicio familiar donde participa la familia. ¬ŅC√≥mo es el proceso?

Es preciso trabajar en equipo porque no soy machete ‚Äď bumer√°n ‚Äď mortero. Mi esposo, Marjel Morales Gato, que tiene una inteligencia muy diversa, es el editor, dise√Īador y¬†Comunity Manager¬†del proyecto. Luc√≠a es sujeto de prueba junto a su hermano de 3 a√Īos, Marjelito. A√ļn probamos para dise√Īar la dramaturgia de cada¬†podcast, porque todo es muy espont√°neo y urgente. Por el d√≠a escribo los guiones, gestiono los audios de los amigos colaboradores y muevo las cosas en las redes. Edito los libros pendientes de Ediciones La Luz y escribo y gestiono cosas para el peri√≥dico¬†¬°ahora!¬†Ah, igual lavo, cocino, friego, recojo regueros infinitos, rega√Īo a los ni√Īos que est√°n impacientes por la cuarentena, los acompa√Īo en alg√ļn invento y tomo caf√© hasta la gastritis irreversible. Grabo de madrugada cuando los ni√Īos se han dormido y sorteo los romances de los gatos callejeros, las serenatas de los gallos de los vecinos, los sonajeros de mi terraza y los perros guardianes dando el parte. Mi estudio es la cocina. Mi equipo la grabadora con la que hago periodismo, una¬†Olympus¬†digital. Nuestra computadora una laptop anciana que comparto por turnos con Marjel. Luego √©l edita, tambi√©n de madrugada. Por el d√≠a somos zombies, porque los ni√Īos se levantan normalmente y nosotros estamos muertos. Por eso a veces me sale la voz un poco cansada.

¬ŅPor qu√© el nombre? ¬ŅPor qu√© Mamidela?

NarraTK es obviamente la conjunción de narrar y biblioteca, o sea es una biblioteca de narraciones. El podcast se llama Los cuentos de Mamidela como homenaje a mi abuela Luz Adela Beltrán Sarracén, primera de su nombre, reina del arroz con leche, quién era una extraordinaria narradora y a quien mis primos le acortaron el nombre hasta que comenzó a sonar Mamidela. En este momento su matriarcado llega a las ocho Adelas, yo soy la tercera: Liset Adela. Hace tiempo estaba por hacer como un homenaje a ella, siento que se fue y yo me quedé con muchas deudas. No creo que esa sea la solución, pero creo que es un ejercicio de sanación, de duelo necesario y más allá de eso lo hago a partir de las cosas buenas que me dejó. De ahí salió ese cuento el primer podcast, ahí está todo lo que quería haberle dicho.

Hab√≠as tenido antes un trabajo con los audiolibros, con la producci√≥n de Ediciones La Luz, ¬Ņc√≥mo ha sido ese recorrido?

En realidad mi trabajo en La Luz con los audiolibros ha sido m√°s de promoci√≥n, pues aunque particip√© en el audiolibro¬†La joven Luz: entrada de emergencias, fue como autora y editora de textos; en¬†Dice el musgo‚Ķ Luc√≠a hace las presentaciones de las pistas. Donde ten√≠a un poco m√°s de experiencia era en los podcast, en los cuales incursiono desde hace un a√Īo en¬†Cubadebate¬†y en¬†¬°ahora!¬†con¬†Manual para padres impacientes. Un podcast utilitario con consejos, recetas de cocina, comentarios y rese√Īas literarias escritas y en la voz de Luc√≠a, que comenz√≥ a hacerlos con 8 a√Īos. Con este podcast ganamos el premio de la ciudad en Comunicaci√≥n Promocional, en Hipermedia. Ahora tambi√©n estamos sacando unos podcast de cuarentena del Manual, vamos por cuatro episodios hasta hoy, sale lunes y viernes.


Sumergirnos en las estancadas aguas de una piscina neutra

El Principio de Arquímedes, texto de Josep Maria Miró, autor catalán de más de 20 obras de teatro entre textos originales y adaptaciones, llegó en el mes de enero al escenario de la Sala Adolfo Llauradó de la Casona Teatral Vicente Revuelta en producción de Los Impertinentes y Argos Teatro, dirigido por el dramaturgo y director Abel González Melo. Fue uno de los espectáculos que obtuvo el premio Villanueva de la crítica.  

Es la primera de su autor que se presenta en Cuba. Forma parte del evento ITI, dedicado a Josep Mar√≠a Mir√≥ y organizado por el Ministerio de Cultura, el Consejo Nacional de las Artes Esc√©nicas, el Centro Cubano del Instituto Internacional del Teatro y la Casa Editorial Tablas‚ąíAlarcos. Se estren√≥ en el mes de septiembre de 2019. Una puesta en escena con un elenco de cuatro actores, unos de la reconocida compa√Ī√≠a y otros del grupo El T√ļnel juntan sus voces para desentra√Īar desde el inicio en las primeras replicas que aparecen entre los personajes: Jordi. ¬ŅQu√© pasa, Anna? ¬ŅQu√© ha pasado con Alex?

Como un empuje vertical y hacia arriba comienzan los di√°logos entre estos seres que, si bien ahondan un lenguaje grotesco, morboso; constituyen para el espectador puntos esenciales para el reconocimiento de la trama, y por qu√© no, tambi√©n de la duda. Alguien fue ‚Äúbesado en la boca‚ÄĚ, un ni√Īo, un Caballito de Mar, modo en el que suelen separar los niveles de edad en la ense√Īanza de la nataci√≥n. Paula ‚Äúvio‚ÄĚ el beso, donde fue, tambi√©n qui√©n lo promulg√≥: el profesor Jordi.

Ante esta detonante los personajes muestran igual peso de fluidos camuflados de desesperación y miedos que se nutre de ese espejo cuyas imágenes reflejadas son de igual proporción al modelo representado. Anna interpretado por Yailin Coppola muestra total jerarquía ante su trabajo y el respeto de su personal, para ellos esta faceta solo constituye una imagen que bien puede ser burlada con el cumplimiento de la labor o fumar escondidos un cigarro, sin alterar otros asuntos.

puesta en escena de el principio de arquímides en cuba/ cortesía de Sonia Almaguer

La vida le ha promulgado la rectitud y la eterna pesadilla de no desviar su mirada cuando hay ni√Īos en el agua. Ha perdido el suyo. Hoy tendr√≠a 23 a√Īos. Jordi, en voz de Alberto Corona, es el acusado ante tal hecho de pederastia. Si bien este personaje muestra total desempe√Īo ante su labor como entrenador de nataci√≥n, m√°s el cari√Īo que siente por el grupo, sus motivaciones y desenfrenados criterios machistas revertir√°n en √©l la otrora imagen que nadie desea.

Su ego lo es todo, incluso el propio motivo de considerarse el mejor profesor, tambi√©n el m√°s popular, al que todos le env√≠an una solicitud de amistad por Facebook y es aceptado, incluso sus alumnos, tambi√©n las alumnas de 12 a√Īos Cris, Adriana, etc. Nada le permitir√° decaer, al contrario, est√° pendiente a todo, ayudar cuando sea preciso, ver todo en orden, recoger los utensilios para las pr√°cticas de nataci√≥n o las trusas regadas de los ni√Īos las cuales terminan en su taquillero para que no se pierdan.

H√©ctor, en la piel de Amaury Mill√°n, nos regala el misterio de quien calla ante el anonimato social y advierte al amigo sobre esas redes sociales y su uso desmedido m√°s si es con menores de edad. Nadie tiene una prueba realmente del supuesto delito, el beso nada al estilo mariposa y su meta cada vez est√° m√°s cerca. La duda, siempre la duda, impulsa al desahogo y el desespero de quien teme. Nadar ya no es la soluci√≥n, tampoco cancelar amistades en Facebook o guardar una trusa de ni√Īo en un casillero; menos ir a la contraria de criterios vistos por un menor, ¬Ņtendr√° raz√≥n? ¬ŅCris fue aceptada en Facebook con malicia? ¬ŅEn realidad Cris le mira ‚Äúel paquete‚ÄĚ al profesor? ¬ŅEn realidad Jordi bes√≥ al ni√Īo, lo hizo con maldad, fue en la boca? Hablar es imposible, como dados despu√©s de la ca√≠da, son los sonidos de las piedras hacia la instituci√≥n.

Se quiere justicia, pero ¬Ņqui√©n la lleva? La verdad en esta historia est√° sumergida y a√ļn no ha expulsado del todo su l√≠quido para acceder, solo peque√Īas burbujas cargan la primicia de la acusaci√≥n, la misma acusaci√≥n que cae en los hombros de Jordi y tiene miedo, est√° asustado. Iguales burbujas que David soporta cuando observa frente a su casa al hombre que se baja los pantalones delante de un ordenador y le muestra ‚Äďa sabr√° Dios qui√©n‚Äď su virilidad. Similares gl√≥bulos que sufre Anna cuando en su pesadilla solo ve ni√Īos ahog√°ndose y rememora que el suyo hoy tendr√≠a 23; o H√©ctor con su enigma silente.

En la obra de Josep Maria Miró vemos como reitera la construcción de réplicas para desarrollar los diálogos, es muy posible encontrar este recurso al inicio de las escenas, una de las claves en su dramaturgia.

Abel Gonz√°lez Melo ha divisado con pericia aquellos gui√Īos en la escritura del autor para realizar su propia composici√≥n teatral. Resulta muy certero el trabajo sobre la estructura dram√°tica, y las escenas de flashbacks est√°n correctamente empleadas a tono con el concepto total de la puesta. La estructura juega precisamente con esos cambios temporales y el espejo, una certeza muy elogiada del montaje, y exquisitamente entendida y desarrollada por los int√©rpretes.

El murmullo de ni√Īos creados como espacio sonoro para lograr un clima puntual desde la entrada del espectador a la sala ir√° ascendiendo hasta el momento de la √ļltima escena, cuando Anna entra temblorosa y aterrada porque est√°n tirando piedra contra las ventanas de la instituci√≥n. Se crea un momento de tensi√≥n muy fuerte entre los tres personajes, Anna, H√©ctor y Jordi, donde la duda y los √ļltimos acontecimientos terminan por llevarlos a un silencio con reflexi√≥n, que, adem√°s de agudizar a√ļn m√°s el suspenso, en donde se cuestionan sus actos y las consecuencias que ellos pueden lanzar a la luz p√ļblica.

Hermosa paradoja sonora que, en conjunto con la energ√©tica actuaci√≥n de estos excelentes int√©rpretes, las luces y la tronante historia nos llevan, como espectadores, a ser jueces y parte del veredicto final y nos incita a sumergirnos bien a fondo en las estancadas aguas de esta piscina ‚Äúneutra‚ÄĚ.


Líneas de tiempo desde las letras de Elizabeth Reinosa

*Tomado de Cubahora

La vida es un conjunto de l√≠neas o una sola, a veces enrevesada, confeccionada por nosotros mismos y las circunstancias, una sucesi√≥n de pasos y decisiones, sue√Īos, metas que no siempre se alcanzan.

En estos tiempos de coronavirus y aislamiento en las casas, leer es una de las opciones que salva, por eso les proponemos la novela Líneas del tiempo, de la joven escritora granmense Elizabeth Reinosa Aliaga (Bayamo, 1988), miembro de la Asociación Hermanos Saíz y graduada del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso.

Desde la ficción, ella nos hace reflexionar sobre el significado de la vida misma a través de este libro, ganador del Premio Calendario 2019 y publicado por la Casa Editora Abril en 2020, en el cual hay tristezas, anhelos y desesperanzas con el reflejo de la existencia de su personaje protagónico desde la infancia hasta el fin.

Compuesta por 82 páginas, esta novela, se estructura en cuatro capítulos o líneas del tiempo, denominadas Infancia (1939-1955), Juventud (1956-1970), Adultez (1971-2000) y Vejez (2001-2016), con una armónica narración que presenta relatos breves, muchos de los cuales podrían funcionar de manera aislada, pero en verdad van creciendo con la trama.

Desde Patio (1943), fecha en la cual asumimos que el personaje ten√≠a 4 a√Īos, hasta Retrospectiva (2016), el lector encuentra tristezas, miedos, golpes, sue√Īos y tambi√©n dolor y pesimismo, como en Estragos (1978), con la certeza de que ‚Äúla felicidad solo dura unos minutos. Al final todo es sangre, todo raja la piel de un modo irreparable‚ÄĚ.

Como expres√≥ Rafael de √Āguila, integrante del jurado que otorg√≥ el¬†Calendario de Narrativa en 2019¬†junto a Francisco L√≥pez Sacha y Ahmel Echevarr√≠a,¬†L√≠neas del tiempo¬†es ‚Äúrotunda, dura, tel√ļrica, vi√Ī√©tica, angustiosa, escrita como a zarpazos tristes‚ÄĚ.

La autora nos presenta un ser humano que conoce el sufrimiento desde peque√Īo, cuando es abandonado por su madre con el pretexto de un suicidio, crece y trabaja en el lugar que deseaba, pero no logra su mayor prop√≥sito. Elizabeth consigue una especie de doble sentido entre el t√≠tulo general, los de los cap√≠tulos, las partes de la narraci√≥n y el ferrocarril y los trenes, pues estos dos √ļltimos elementos atraen a su personaje desde la ni√Īez, un ser que no tiene apellidos ni es ubicado en ciudad o poblado espec√≠fico.

El lugar de los sucesos pudiera ser cualquiera, pero se siente mucho el sabor a Cuba, el ambiente de este pa√≠s y el v√≠nculo con algunos hechos de la historia nacional, incluidos¬†Balseros¬†(1994) y¬†Presagios¬†(1998). Esta es la vida de un hombre, que pudiera transcurrir en etapas sin definir, m√°s all√° de los a√Īos marcados. En su estilo preciso y limpio, la novela tiene tambi√©n poes√≠a; sin dudas una obra que despierta sensaciones agradables durante y despu√©s de su lectura. ¬†

Ganadora de diversos reconocimientos, como los internacionales de poes√≠a Voces Nuevas (Espa√Īa, 2016) y D√©cima al filo (Cuba, 2015); y los nacionales Francisco River√≥n (2015) y Ala D√©cima (2017), Reinosa Aliaga es tambi√©n autora de los libros¬†Formas de contener el vac√≠o¬†(Samarcanda, Espa√Īa, 2016),¬†Striptease de la memoria¬†(Ediciones Montecallado, 2016),¬†Las seis en punto¬†(Editorial Sed de Belleza, 2017) y¬†Br√ļjulas¬†(La Luz, 2018).


La m√ļsica como crecimiento espiritual

Nos conocimos hace mucho tiempo y, desde entonces, la m√ļsica resonaba en su cabeza y en todo su cuerpo como una necesaria forma de apreciar el mundo, de dibujar las realidades circundantes y hasta de filosofar. El sonido era esa parte que, aunque √©l no sospechase, hac√≠a que sus pulmones se llenaran de ox√≠geno y su mente alcanzase otra dimensi√≥n. Con una vida dedicada a la m√ļsica, para Marcos Prawl (La Habana, 1984) la creaci√≥n, m√°s que un modo de expresi√≥n, constituye un camino hacia el crecimiento espiritual humano.

Licenciado en M√ļsica en la especialidad de Guitarra Cl√°sica, por el Instituto Superior de Arte (ISA), actualmente es profesor de la Academia de Etnograf√≠a en la Asociaci√≥n Canaria de Cuba y director de Rondalla T√≠pica Cubana, alternando sus facetas de compositor e instrumentista, con la docencia y la investigaci√≥n. Pr√≥ximo a terminar su maestr√≠a, este joven nos habla sobre las diversas aristas de la m√ļsica, esa que, para √©l, pareciese ser m√°s de un estilo de vida, un modo de aferrarse a la sensibilidad del ser humano.

La m√ļsica vino a ti desde la infancia y lleg√≥ a volverse indispensable ¬Ņalguna herencia familiar o simplemente un impulso? ¬ŅC√≥mo fueron tus inicios?

En mi casa hab√≠a una guitarra que mi padre dej√≥ antes de marcharse, porque √©l fue guitarrero de afici√≥n, mi hermano y yo la descubrimos a los seis a√Īos. Cuando observo mi infancia no puedo evitar sentir nostalgia por las noches de descargas musicales, en los bancos de mi edificio en Alamar, cada vez que se iba la luz.

Eran los comienzos del per√≠odo especial, ah√≠ fue donde comenz√≥ mi relaci√≥n con la m√ļsica, gracias al guitarrista Julio, un joven m√ļsico emp√≠rico del barrio que me coloc√≥ la mano en el instrumento. Luego recib√≠ clases en la casa de cultura de mi localidad con una profesora llamada Nilda. No obstante, tuve que esperar hasta los 18 a√Īos para empezar a estudiar en el conservatorio Guillermo Tom√°s.

¬ŅQu√© figuras, experiencias y obras han marcado tu formaci√≥n musical?

He tenido muchos profesores a los que no podr√© dejar de agradecerles toda la vida. De mi barrio, de varias academias en La Habana, de otras provincias, otros pa√≠ses, no han sido pocos. Creo que por eso he aprendido a valorar y disfrutar muchos tipos de m√ļsica de distintas partes del mundo.

No puedo dejar de mencionar a mis profesores cubanos Felicia y C√©sar Hecheverr√≠a, este m√°s conocido como ‚Äúel lento del Tres‚ÄĚ, Esteban Campuzano, Mario G√ľemer Lay, Acela Padr√≥n, Eduardo Mart√≠n y Mart√≠n Pedreira; de instrumentos de plectro a Efra√≠n Amador y Erdwin Bichot; de canto Amalia Arriaza, Sahily Castillo Su√°rez y Carmen Collado; de orquestaci√≥n y composici√≥n, Enrique Guerrero, Alfredo Diez Nieto, Luis Ernesto Pe√Īa, Rafael Guzm√°n, Juan Pi√Īera, Roberto Valera y Alem√°n entre otros.

Entre los m√©todos que han sido m√°s significativos en mi formaci√≥n musical se encuentran el de guitarra Isaac Nicola, la escuela cl√°sica espa√Īola de Gaspar Zans, Dionisio Aguado, Fernando Sor y Francisco T√°rrega; la guitarra en la m√ļsica cubana de Alexis Baxter, todos los m√©todos de Ignacio D√≠az Gonz√°lez, The Jazz Piano Book por Mark Levine, el curso de Romeu por correspondencia, algunos de orquestaci√≥n de Walter Piston y Aaron Copland, de forma musical y composici√≥n de Arnold Sch√∂nberg y los libros de armon√≠a y an√°lisis de la profesora Iliana Zaida Garc√≠a.

Obras musicales son muchas, pero los estilos europeos (renacimiento, barroco, cl√°sico, rom√°ntico y otros del siglo XX), que son la columna vertebral de la academia musical en el mundo entero, han conformado de una forma poderosa mi est√©tica y apreciaci√≥n musical, aunque no sea esta la √ļnica influencia. Por otro lado, admiro la llamada m√ļsica folcl√≥rica y tradicional que sigue siendo un campo lleno de riquezas por descubrir, pues esa m√ļsica no se aprende en la escuela.

¬ŅQu√© g√©neros y tem√°ticas abordas en tus composiciones musicales?

No puedo desligarme de mi formaci√≥n acad√©mica, aprend√≠ a componer m√ļsica de c√°mara antes que nada, pero despu√©s de terminar el ISA me empec√© a interesar por la m√ļsica popular. Me pas√≥ lo que a muchos colegas, que salimos de nuestra amada burbuja y el mundo empieza a mostrarnos otra realidad, y es entonces cuando entendemos que para comunicarnos con el pueblo, como seres sociales que somos, tenemos que hacer una m√ļsica m√°s potable, menos conceptual.¬† ¬†¬†

Cuando hago alguna canci√≥n no puedo evitar la tem√°tica social, tengo un compromiso con la historia de la m√ļsica nuestra, donde cada movimiento, tendencia estil√≠stica y creador ha representado de una forma u otra, una √©poca hist√≥rica.

Creo en la importancia que tiene conocer el camino recorrido para poder continuar el legado y hacerlo, si se puede, más universal, porque patria es humanidad… pero partiendo de nuestra raíz, eso no puede desprenderse nunca.

Estoy en una etapa de mi vida donde siento fuerte admiraci√≥n por los g√©neros m√°s tradicionales de la m√ļsica cubana, incluso esos g√©neros que se dicen que ya no son populares, pero que, en su mayor√≠a, contienen una riqueza est√©tica que bien vale traerlos al contexto actual. Es una tarea dif√≠cil pero apasionante para m√≠.

Eres graduado del Instituto Superior de Arte, con Licenciatura en M√ļsica por la especialidad de Guitarra Cl√°sica. ¬ŅC√≥mo es el proceso de formaci√≥n en las escuelas de m√ļsica en Cuba?

El proceso es extenso, de mucha dedicaci√≥n y necesario. La guitarra se convierte para el estudiante en una filosof√≠a de vida. Hay tres niveles fundamentales de largos per√≠odos de tiempo: elemental, medio y superior, que est√°n muy bien dosificados a lo largo de doce a√Īos o m√°s. ¬†

Los estudiantes hemos llegado a estar casi ocho horas diarias durante a√Īos en una √≠ntima relaci√≥n con el instrumento para alcanzar el mayor nivel t√©cnico de interpretaci√≥n posible porque el fin es ser un guitarrista concertante y poder interpretar todos los estilos hist√≥ricos hasta la m√°s contempor√°nea y virtuosa de las obras. A pesar de esto, desde mi punto de vista por supuesto, sigue faltando la m√ļsica cubana tradicional. Aunque se est√°n implementando algunos talleres est√° muy lejos de tener la fuerza necesaria.

Habr√≠a que cambiar mucho y nuestras estructuras son a√ļn bastante r√≠gidas, seguimos compitiendo contra el mundo acad√©mico eurocentrista, sus paradigmas, y a veces perdemos el rumbo, un rumbo que en ocasiones pareciera que lo hemos encontrado pero la br√ļjula no se direcciona del todo. Es necesario ense√Īarles a las nuevas generaciones las ra√≠ces de nuestra tradici√≥n musical para entre todos poder desarrollarlas tambi√©n desde las escuelas de arte.

Entre las facetas de la composici√≥n y la interpretaci√≥n has escogido tambi√©n el camino de la ense√Īanza como una de esas tantas v√≠as a las que recurres para crear, m√°s all√° de letras y acordes, sembrar la pasi√≥n y la sensibilidad por la m√ļsica en los j√≥venes. Ya han pasado 15 a√Īos desde que comenzaste a ejercer como profesor de m√ļsica en la Academia de Etnograf√≠a de la Asociaci√≥n Canaria de Cuba, en la que han encontrado una formaci√≥n inicial muchos j√≥venes que luego han ingresado a las escuelas de m√ļsica y otros, que no siguen profesionalmente en la m√ļsica, pero han aprendido a apreciar la guitarra de concierto. ¬ŅC√≥mo ha sido la experiencia de instruir a j√≥venes de diversos contextos y edades en el arte de la guitarra cl√°sica?

Dar clases ha sido la experiencia que m√°s me ha marcado en mi carrera. He ido form√°ndome como profesor sobre la marcha y le estoy eternamente agradecidos a la vida y a la Sociedad Canaria, al se√Īor Carmelo Gonz√°lez Acosta, al poeta Rafael Orta Amaro y a la investigadora Olivia Am√©rica Cano Castro, fundadores de la Academia, por confiar en m√≠ durante tantos a√Īos.

Tengo la suerte de haber recibido clases de guitarra de grandes maestros durante mi formación, pero el que más influyó en esta vocación es indiscutiblemente el maestro Esteban Campuzano, a él le debo más que mi licenciatura. Por supuesto, me esmero por superarme cada día, porque en el magisterio, cuando crees que todo está dicho aparece un nuevo reto y más cuando los estudiantes no vienen de formaciones académicas o de preselecciones, como es el caso de nuestra academia en la Sociedad Canaria.  

Sue√Īo con hacer un doctorado en pedagog√≠a, o algo as√≠, pero falta para eso a√ļn. Estoy convencido de que la superaci√≥n metodol√≥gica es un obligatorio camino para mejorar cada vez m√°s el procedimiento que empleo en mis clases. Ser profesor me ha ense√Īado a comprometerme con cada alumno en su aprendizaje al precio que sea necesario, porque es lo que da sentido a la actividad docente, que es compleja y requiere mucha dedicaci√≥n.

MArcos Prawl. Cortesia del entrevistado

Poco despu√©s de comenzar a impartir talleres de m√ļsica te convertiste en director de Rondalla T√≠pica Cubana. ¬ŅQu√© peculiaridades tiene este formato musical y cu√°les son sus influencias?

La rondalla (además se le conoce como estudiantina, tuna o parranda) es un formato instrumental que también puede ser vocal y hasta con cuerpo de baile, pero los orígenes más directos que nos llegan a los cubanos es la influencia hispana que usaban instrumentos de plectro, arco y rasgueo preferiblemente.

La Rondalla T√≠pica Cubana es un proyecto que surge en el 2004 en la Sociedad Canaria de Cuba Leonor P√©rez Cabrera y est√° integrada por estudiantes de la Academia de Etnograf√≠a, as√≠ como egresados de las escuelas de m√ļsica del pa√≠s. Esta tradici√≥n musical, aprendida principalmente por transmisi√≥n oral en la comunidad de descendientes de canarios de gran parte del pa√≠s, se desarrolla gracias al intercambio cultural de rondallas como: Danza Isle√Īa de Pozas en Cabaigu√°n, Canarios de Pinar del R√≠o, Rumores del Teide en Villa Clara, Los magos de Chambas en Ciego de √Āvila, Rondalla Timanfaya, Rondalla Islas Canarias, Coral Hesp√©rides, Danza Tamarco y Tamar√°n en La Habana.

Tambi√©n ha sido de gran importancia para el desarrollo cultural y profesional los hermanamientos que se han dado por casi 100 a√Īos entre canarios y cubanos, y entre sociedades de beneficencia de diferentes regiones de Espa√Īa y la Federaci√≥n de Sociedades Espa√Īolas en Cuba, donde podemos resaltar los m√ļltiples talleres y clases que han brindado en nuestra Sociedad Canaria prestigiosas agrupaciones de este tipo y m√ļsicos reconocidos como: Los Gofiones, Los Sabande√Īos, Los Cesteros, Parranda de Teror, Bentahod, Los Majuelos, Mestisay, Tsaxiraxis, Benito Cabrera, Josele del Pino, Domingo Corujo de Tejera, Pancho Amat, Efra√≠n amador, Ricardo Gall√©n, entre otros.

Las letras que empleamos pertenecen al cancionero hist√≥rico-popular al igual que los g√©neros musicales y la organolog√≠a, donde utilizamos varias familias de instrumentos de cuerda pulsada como guitarra, requinto, timple, tres, cuatro, charango, familia de la√ļdes espa√Īoles y percusi√≥n menor cubana y canaria, como parte de este √ļltimo grupo utilizamos tambi√©n la huesera, la ch√°cara, la pandereta, entre otros. Las t√©cnicas instrumentales, vocales, corales y en ocasiones los empleos de danzas t√≠picas de Cuba y Canarias conforman todo un espect√°culo m√ļsico-danzario que muestran al espectador un recorrido cultural por el folclor y las parrandas m√°s arraigadas a la tradici√≥n campesina de estos pa√≠ses.¬†¬†¬†

Esta pr√°ctica tuvo gran auge en la Cuba de finales del siglo XIX y principio del XX, principalmente en el marco las sociedades espa√Īolas, tambi√©n en las zonas rurales. Por suerte en estos momentos est√° recuper√°ndose esta hermosa tradici√≥n musical en varios puntos del pa√≠s gracias al impulso matriz que signific√≥ la agrupaci√≥n Danza Isle√Īa de Pozas en Cabaigu√°n, despu√©s del triunfo de la Revoluci√≥n cubana.¬†

Como parte de tu trabajo como director musical has tenido que adquirir la habilidad de dominar diversos instrumentos musicales, sobre todo de cuerdas. Entre todos estos podr√≠a ser la guitarra aquel que perme√≥ tu sensibilidad por encima de los otros. ¬ŅA qu√© se debe esto?

La guitarra es la madre. Toda nuestra tradici√≥n de cuerda pulsada bebi√≥ de este instrumento, adem√°s, la ense√Īanza acad√©mica se ha enfocado hist√≥ricamente en ella y su desarrollo por l√≥gica ha sido mayor, sin embargo, existen muchos instrumentos de cuerda que tienen otros caminos y modos de expresi√≥n, por lo que todos son un m√°gico universo por descubrir, eso lo experimento cada d√≠a que me tengo que enfrentar a alguno de estos. Podr√≠a mencionar sobre todo al timple, el la√ļd, la bandurria y al tres.

Integraste por tres a√Īos el Coro Polif√≥nico de La Habana, como tenor segundo, bajo la direcci√≥n de Carmen Collado. ¬ŅQu√© habilidades aportaron esos a√Īos a la percepci√≥n musical desde la mirada del cantante y compositor?

El tema de los coros es una incógnita profunda para mí. Cuando siento un coro cantar no puedo evitar el impacto emocional. Me atrapa la atención y hago catarsis tarde o temprano. Te confieso que siempre terminaba cautivado en los ensayos diarios, que con Carmen eran bien densos porque esta admirable directora nos hacía creer que estábamos en Alemania y nos exigía como si fuéramos a cantar delante del mismísimo Bach.

¬†A pesar de la tensi√≥n y los fuertes ensayos termin√© enamorado para siempre del trabajo coral, por lo que de alguna forma trato de usar coros en la m√ļsica que compongo, donde empleo generalmente cuatro voces y el registro coral a la hora de distribuir los instrumentos musicales y mover las l√≠neas mel√≥dicas.

No puedo separar de mi gusto personal las estéticas aprendidas, sin embargo, existen muchas formas de que un coro suene bien, aunque sea con otra impostación e intención vocal.

Como cantante me cuesta mucho desprenderme de esa delicadeza y en ocasiones tengo que batirme con mi color de voz para no parecer un cantante de coro cuando debo cantar m√ļsica tradicional.

En m√°s de una ocasi√≥n se han presentado en el espacio televisivo Palmas y Ca√Īas, as√≠ como en otros festivales y eventos relacionados con la m√ļsica tradicional cubana, dado que la agrupaci√≥n que diriges es una de las defensoras del punto cubano en nuestro pa√≠s. No obstante, dadas las circunstancias del propio conjunto musical su repertorio suele navegar entre las aguas de sonoridades cubanas y canarias. ¬ŅC√≥mo lo desarrollan?

No hay dudas que la m√ļsica campesina cubana fue un producto de la m√ļsica tradicional canaria tambi√©n, pero en Cuba encontr√≥ su propio camino y logr√≥ un desarrollo envidiable que se separ√≥ de sus ra√≠ces hispanas y africanas tanto en el desarrollo de los instrumentistas como en los g√©neros musicales, el estilo de canto y las danzas.¬†

En el caso de las rondallas de ascendencia canaria, estas se quedaron en nuestros campos y es por eso que tienen tantos puntos en com√ļn con la m√ļsica campesina, como si fueran dos hijas de los mismos padres, que se criaron en contextos parecidos y en condiciones similares, pero logrando diferencias claras una de otra. Los instrumentos musicales de cuerda, el uso de la prosa y el verso rimado son los mismos para ambos universos estil√≠sticos.

Es por eso que, si tocamos una fol√≠a, una malague√Īa o una isa, despu√©s podemos hacer una tonada, un son o una habanera, sin que esto traiga contradicciones discursivas en nuestras actuaciones.

Participaste en el Festival Internacional Tenderete con sentir canario, celebrado en 2018 en Venezuela. Coméntanos un poco sobre esto.

Vargas es una ciudad costera muy parecida a lo que pudiera ser una provincia cubana en el extranjero desde todos los puntos de vista, aunque con m√°s recursos econ√≥micos. Me parec√≠a una mezcla de Pinar del R√≠o, La Habana, Sancti Sp√≠ritus y Villa Clara‚Ķ impresionante. Imag√≠nate que tuvimos la oportunidad de compartir con j√≥venes, adultos y ni√Īos de todo el pa√≠s que pertenec√≠an a m√°s de 20 agrupaciones folcl√≥ricas, que confluyeron en un evento de una semana que se parec√≠a a los festivales de tradiciones que hacemos aqu√≠ en Cuba, pero con m√ļsica venezolana y canaria.

En Venezuela hay muchas sociedades, y las sociedades canarias son clubes grandes y poderosos, muy superiores log√≠sticamente que las cubanas pues la inmigraci√≥n isle√Īa a la tierra de Bol√≠var durante el siglo XX fue numerosa y estos grupos sociales lograron un poder√≠o econ√≥mico vinculado entre otras cosas al negocio del petr√≥leo.

A pesar de la compleja situación política y económica que había en el país cuando fuimos de visita, pasamos unos días hermosos llenos de eventos culturales variados y la mayor hospitalidad que he experimentado en mi vida.

Has compartido escenarios con m√ļsicos y agrupaciones prestigiosas de Islas Canarias, Espa√Īa y Venezuela tales como los Gofiones, Mestisay, El Colorao, Los Cesteros, Tsaxiraxis, La Parranda de Valladolid, Benito Cabrera, Domingo Corujo de Tejera, as√≠ como m√ļsicos y agrupaciones inglesas e irlandesas en los festivales de m√ļsica celta celebrados en La Habana. Tambi√©n has participado en proyectos discogr√°ficos de otros artistas, entre ellos el √°lbum ‚ÄúUn restaurador de sue√Īos‚ÄĚ, que rescat√≥ la discograf√≠a del cantautor cubano Antonio Mach√≠n, que obtuvo el premio Cubadisco 2009. ¬ŅC√≥mo han sido estas experiencias?

Creo que por eso me identifico tanto con la m√ļsica que hago y ense√Īo a mis alumnos, porque he podido nutrirme de estos grandes del folclor internacional. Estos m√ļsicos de talla mundial funcionan como una hermandad y nos han visitado durante a√Īos con sus propios recursos impartiendo sus conocimientos y experiencias, as√≠ como materiales did√°cticos e instrumental t√©cnico para nuestro desarrollo. Hemos tenido la oportunidad de compartir escenario con ellos fuera y dentro de Cuba y estos hermanamientos han sido la base ideol√≥gica por la que nuestras agrupaciones de ascendencia hispana en Cuba han mantenido la labor de rescate y preservaci√≥n de este legado patrimonial de forma gratuita y altruista a pesar de los pesares‚Ķ

Con respecto a la obra discogr√°fica ‚ÄúUn restaurador de sue√Īos‚ÄĚ, producida e interpretada por el canario V√≠ctor Rodr√≠guez, me siento muy dichoso de haber tenido esta experiencia de vida que me permiti√≥ participar en un trabajo discogr√°fico profesional de gran magnitud.

Este √°lbum que se grab√≥ en los estudios Abdala durante m√°s de dos meses ininterrumpidos y tuve la oportunidad de que sus productores me incluyeran en dos canciones donde toqu√© la bandurria, el la√ļd tenor y el timple canario. Este proyecto reuni√≥ un gran n√ļmero de m√ļsicos y agrupaciones de diferentes formatos de toda Cuba, siendo una experiencia √ļnica en mi vida.

Como parte de tu proyecto de maestr√≠a en Musicolog√≠a, desde hace unos a√Īos vienes desarrollando investigaciones dedicadas a explorar la presencia de las rondallas en diversas regiones del pa√≠s, sobre todo en el entorno rural, y a trav√©s de la ayuda del Centro de Investigaci√≥n de la M√ļsica en Cuba, recientemente se encuentran en proyecto de grabar el CD La huella isle√Īa. ¬ŅCu√°les son los prop√≥sitos que se han propuesto alcanzar con este disco?

Canarias y el mundo hispano en general conformaron el ‚Äúetnos‚ÄĚ cubano junto a √Āfrica, China, los √°rabes y muchos inmigrantes de otras nacionalidades del mundo. Pero los isle√Īos se destacaron no solo por su laboriosidad y entrega al trabajo, sino que la m√ļsica siempre estuvo presente en la vida diaria y nunca falt√≥ un canto o una danza que les acompa√Īara en la nueva patria que les brind√≥ su seno durante siglos. A tal punto que en la d√©cada del 60 en el siglo XX se hicieron grabaciones a cantadores isle√Īos y sus descendientes en el poblado de Pozas, tradici√≥n de la que somos continuadores tambi√©n aqu√≠ en La Habana.

Es por eso que nuestra agrupaci√≥n se propuso grabar toda la m√ļsica representativa de nuestras fiestas y celebraciones cubano-canarias que tiene m√°s de 20 a√Īos, dentro y fuera de la Federaci√≥n de sociedades espa√Īolas a modo de homenaje a estos padres fundadores y a su vez mostrar nuestra labor musical durante este per√≠odo. Tenemos la dicha de contar con el apoyo de CIDMUC que hace grandes esfuerzos por conseguirnos las condiciones necesarias de log√≠stica y recursos de personal t√©cnico para hacer posible este sue√Īo.

Desde tu visi√≥n, qu√© importancia le confieres al rescate musical de la obra de autores ya desaparecidos y a las labores de musicolog√≠a que se desarrollan en torno a estos, dado que muchas veces las piezas quedan atrapadas en los pentagramas de un cuaderno de m√ļsica y, a menos que sepas leer la partitura e interpretar el instrumento, no puedes descifrar la magia creativa que guardan las notas escritas sobre el papel.

Tienes toda la raz√≥n. Si ense√Īamos un plano del Capitolio confeccionado por un ingeniero, no podemos pretender que las personas comprendan lo que significa o sientan la experiencia de apreciar la obra arquitect√≥nica cuando nos paramos frente a ella. Por eso instituciones como el CIDMUC, Casa de las Am√©ricas y el Museo de la M√ļsica se han dado a la tarea desde sus comienzos de rescatar y preservar nuestro patrimonio hist√≥rico musical.

Ellos se han valido del trabajo de campo de destacados music√≥logos y estudiantes egresados de nuestras escuelas de m√ļsica, a partir de todas las herramientas t√©cnicas posibles y el uso de la tecnolog√≠a para registrar tanto en partitura como en grabaciones musicales y videos, ese extenso y excitante mundo sonoro que es la m√ļsica cubana. Tambi√©n de esa forma el p√ļblico en general puede apreciar la m√ļsica lo m√°s parecida posible a como se tocaba en √©pocas pasada y como la conciben las nuevas generaciones en la actualidad.

Entre nuestro contexto, podr√≠amos decir que existe una l√≠nea invisible pero latente entre la m√ļsica cl√°sica y la m√ļsica popular, ¬Ņa qu√© crees que se deba esto?

Ambos tipos de m√ļsica se desarrollan en contextos heterog√©neos e hist√≥ricamente han cumplido funciones sociales diferentes. La m√ļsica popular sali√≥ del creador emp√≠rico, por lo que se comunica f√°cilmente con las masas sin instrucci√≥n musical acad√©mica, ya que este artista bebe directo de lo que esta mayor√≠a consume. La m√ļsica cl√°sica la entiende, aprecia y crea el que la estudi√≥ o el que de alguna forma en su infancia y educaci√≥n estuvo influenciada por esta est√©tica musical, aunque tambi√©n depende de la sensibilidad de cada cual.

A pesar de eso la pol√≠tica cultural de nuestro pa√≠s ha tenido como objetivos durante muchas d√©cadas que la poblaci√≥n en general logre disfrutar y entender la m√ļsica cl√°sica porque, cr√©eme, apreciar la m√ļsica cl√°sica sin duda alguna eleva la sensibilidad musical de cualquier ser humano a otro pelda√Īo y, adem√°s, es una herramienta indiscutible para entender la historia de la humanidad, aunque esto parezca abstracto, como mismo sucede con las artes pl√°sticas, el teatro y la literatura.

Recientemente, estuviste entre los 24 compositores seleccionados para participar en el concurso Adolfo Guzm√°n 2019, con la canci√≥n Deja que te ame as√≠. H√°blanos de este tema que tanta aceptaci√≥n tuvo por parte del p√ļblico y qu√© ha significado para ti esta experiencia.

Deja que te ame as√≠ es una canci√≥n a la fe y al amor a la vida. Quise hacerla con un g√©nero bailable, pero que la letra en s√≠ hiciese el contraste. Tuve la suerte de contar con dos importantes creadores que me apoyaron en el acabado del tema. En primer lugar, el m√ļsico y amigo Jorge Mancebo: ‚ÄúChoco‚ÄĚ, quien me ayud√≥ en la producci√≥n, grabaci√≥n y mezcla del tema en solo cinco d√≠as, pues es un maestro de la creaci√≥n con ordenador y un excelente arreglista.

La otra colaboración estuvo a mano de una persona muy especial para mí, que quiero inmensamente, excelente mujer y escritora, quien le dio un importante acabado al discurso poético de la canción, sellando el producto final. Me siento muy feliz por la colaboración de ambos artistas en mi canción y estoy convencido de que el trabajo en equipo es tan necesario como productivo.

En cuanto al concurso Guzm√°n, fue una experiencia necesaria para mi carrera porque siempre he trabajado al margen del mundo del espect√°culo y este concurso me introdujo en uno de gran magnitud. Pude constatar lo complejo que se hace una producci√≥n a estos niveles, el gasto econ√≥mico y la log√≠stica que se necesitan sin dejar de mencionar los cientos de profesionales de diferentes √°reas de las artes, el dise√Īo y la ingenier√≠a audiovisual en pos del espect√°culo.

No alteró el rumbo de mis proyectos personales, pero sí me ubicó en donde estoy, lo complejo que funciona y que hay que ser muy serio en todo para no derrochar los recursos y trabajar con los pies en la tierra, aunque de vez en cuando haya que buscar en las nubes.

Le agradezco inmensamente a Pedrito Camacho con ese espectacular arreglo y a los muchachos de la Banda Gigante bajo la dirección de Gaitán, hombre de mucha paciencia y entrega. No quiero dejar de mencionar la gran experiencia que fue para todos los competidores el haber participado del evento ya que hoy nos une una bonita amistad. 

¬ŅActualmente cu√°les crees que son los principales retos que enfrentan los m√ļsicos?

Creo que los retos de un m√ļsico tienen mucho que ver con sus concepciones de la vida, su vocaci√≥n-talento y sus condiciones socioecon√≥micas. Si un m√ļsico quiere defender un repertorio, una est√©tica o un discurso art√≠stico depende mucho de su voluntad y su entrega a lo que hace y desea lograr.

Pareciese que donde las condiciones econ√≥micas lo permiten hay m√°s desarrollo para el que desea dedicarse a la m√ļsica, sin embargo, la vida nos sigue demostrando que los intereses personales, los valores morales y la intensi√≥n que se le dedique a la actividad musical limitan o hacen avanzar al artista hacia el m√°s preciado sue√Īo.¬†

¬ŅQu√© rasgos crees que definen a Marcos?

Creo que el rasgo que ahora mismo me define es la pasi√≥n y dedicaci√≥n por las actividades profesionales que hago. Tambi√©n considero que con los a√Īos me he vuelto m√°s trabajador y estudioso, aunque el tiempo casi nunca me alcanza, por lo que he tenido que ir dejando de hacer muchas actividades que me gustan y he ido concentrando mis esfuerzos en las m√°s importantes para ir concluyendo proyectos, porque como dice el refr√°n, ‚Äúel perro tiene cuatro patas, pero coge para un solo lado‚ÄĚ.

¬ŅCu√°les son las expectativas que tienes para el futuro?

Aconsejan los grandes maestros espirituales, para decirlo de alguna forma, que en silencio deben gestarse las cosas, no obstante, me encuentro inmerso en un proyecto que tiene que ver directamente con la m√ļsica popular patrimonial que incluye un estudio profundo de determinados g√©neros tradicionales cubanos y al fen√≥meno cultural que se desarroll√≥ en torno a estos, para as√≠ intentar traerlos al contexto actual y seguirlos desarrollando en diferentes formatos musicales y, por su supuesto, en mi creaci√≥n futura.


El biodrama de una generación en Selfie: Carlos Sarmiento en la crisis de los 30

  • Cuando la vida se deja penetrar en el coraz√≥n mismo del teatro‚Ķ

Jacques Derrida

 

Como parte de un ciclo de entrevistas, iniciado desde la Casa Editorial Tablas-Alarcos con el objetivo de registrar el di√°logo con creadores, dramaturgos, teatr√≥logos, teatristas durante estos 20 a√Īos, converso con Carlos Sarmiento, teatr√≥logo, director y actor, que integra nuestro cat√°logo con su investigacion El largo viaje hacia la verdad, dedicada al director y actor cubano Vicente Revuelta.

Y también sobre la verdad, la reconstrucción de la realidad, la vida como fuente inagotable de ficción, el biodrama, la crisis de los 30, la necesidad y posibilidad de multiplicarnos en diversos roles desde el trabajo, el latido de una generación y sus resonancias conversamos Carlos y yo, hace ya unos meses en la sala de su apartamento.

‚Äď¬ŅCu√°les son las fuentes que tuviste en cuenta para la escritura de Selfie? ¬ŅEn qu√© circunstancias comienzas a escribirla?

Selfie surge de una manera curiosa. Habitualmente, se tiene una idea antes de escribir una obra, una esencia que luego se materializa, en mi caso, ni me había pasado la idea por la cabeza de escribir un texto. La motivación nace a partir de la investigación que estaba realizando sobre la autoficción en la Maestría de Dirección Escénica que estaba cursando en la Universidad de las Artes.

En la asignatura Metodología de la Investigación pedían un proyecto investigativo, recuerdo que estaba en casa de Eberto García Abreu mostrándole lo que ya tenía hecho y me dijo: Bueno, ahora tienes que ser consecuente y escribir tu propia autoficción.

En principio no me pareci√≥ necesario, pero fue una provocaci√≥n que se me qued√≥ en mi cabeza. Tiempo despu√©s empiezo a pensar en esa posibilidad, a preguntarme qu√© pudiera encontrar en mi vida de interesante para ser contado, pero a√ļn no estaba decidido. Incluso, pens√© en buscar a un dramaturgo para que escribiera a partir de las fuentes que yo le diera, porque nunca hab√≠a escrito una obra antes, ni siquiera estudi√© dramaturgia; hasta que me decid√≠.

No quería retratarme a mí mismo, hacerme el selfie, más bien quería desde mi imagen poder retratar a una generación, hablar de nuestras vivencias y traumas. Empecé a pensarme en sociedad, había una línea en el texto que se refería a la nuestra como una generación maniquí, fue un concepto que trabajé muchísimo aunque para la puesta se quitó.

También sentí que tenía una deuda grande con mi familia y que debía sacarla a la luz, precisamente porque siempre digo que las decisiones más importantes de nuestra vida cuando nacemos ya han sido tomadas: venir al mundo, cómo te llamarás, la crianza que vas a tener. A partir de ahí tienes que romper esa herencia, seguirla o cuestionarla; a algunas personas hacen más o menos rupturas, otras consolidan esa tradición con mayor o menor éxito.

Comencé con un espectro de cinco o seis de mis familiares de los que quería hablar, luego me quedé con menos personas. Mi vida, solamente, no era interesante y decidí incluir el personaje de Fanny, inspirado en una muchacha que había conocido tiempo antes en Trinidad. La historia de amor entre ella y mi personaje no existe en la realidad, es parte de la ficción, pero me parecía interesante porque es una joven que no ha podido salir adelante porque está marcada por un pasado del que no logra salir.

Todo fue muy curioso con la zona de esa historia que es real. La conoc√≠ durante mis viajes de trabajo a Trinidad, me quedaba en su casa porque ella alquilaba. Un amigo me dice ‚Äúten cuidado que te est√°s quedando en casa de la nieta de‚Ķ (el nombre real nunca lo digo por una cuesti√≥n de √©tica), esa gente es peligrosa‚ÄĚ. Yo le respond√≠ que ella no me parec√≠a mala persona y que no deb√≠a pagar por lo que hizo su abuelo, pero mi amigo me refut√≥ que no solo era el abuelo, su mam√° tambi√©n hab√≠a estado presa. Igual me parec√≠a injusto que si ella hab√≠a tratado de romper con ese pasado siguiera siendo juzgada.

La vida de ella me pareció muy interesante para la obra, porque es muy azarosa. A partir de ahí, salió el personaje de Fanny, aparentemente vulgar. Creé la historia de amor porque me interesaba la contraposición de esta muchacha y un artista que se debate entre su ideal creativo y la realidad. Ella, sin embargo, es una persona con los pies bien puestos en la tierra porque ha sufrido mucho, esa polaridad entre los dos personajes me atraía.

Para este texto yo investigu√© mucho sobre el psicodrama, y lo us√© como concepto para trabajar la puesta en escena: yo en una butaca viendo la representaci√≥n de mi propia vida. Ojal√° y tambi√©n Fanny pudiera estar a mi lado, en un momento del espect√°culo ocurre, la actriz se sienta a mi lado en el p√ļblico y los dos vemos juntos la puesta en escena. Originalmente el texto est√° hecho para que en las representaciones que se hacen no intervengan ninguno de estos dos actores/personajes, que siempre est√©n viendo sus dobles en escena desde la platea.

La imagen del director que interviene en escena y observa el espect√°culo junto a los dem√°s espectadores parte del concepto de Sergio Blanco sobre ‚Äúel gu√≠a tur√≠stico o Estado de GT‚ÄĚ.¬† Yo pas√© el taller Construcci√≥n y Deconstrucci√≥n del Mon√≥logo con este dramaturgo y director en el a√Īo 2014; durante el que hicimos muchos ejercicios con la premisa del efecto GT que me sirvieron enormemente.

‚Äď¬ŅEsta es una conexi√≥n con el trabajo que realizas en el sector del Turismo?

Eleg√≠ poner al personaje Daniel que hace referencia a m√≠ mismo como gu√≠a tur√≠stico para enfatizar la frustraci√≥n, pero en realidad yo trabajo como animador en un show de m√ļsica tradicional cubana para extranjeros no como gu√≠a. Cuando trabajo como animador no me siento frustrado pero pienso que si fuera gu√≠a tur√≠stico tal vez s√≠.

Claro que tambi√©n est√° el paralelismo entre el gu√≠a como el manipulador del relato, el conductor de la historia, el que lleva la historia hacia donde quiere, esa idea que propone Sergio me interesaba mucho desde lo art√≠stico y ten√≠a conexiones con parte del trabajo que realizo fuera del teatro. Me he encontrado en varias ocasiones a teatristas trabajando como gu√≠as tur√≠sticos. Recuerdo que una vez, uno de ellos me dijo: ‚Äúesto se trata de saber un poco de idioma y de actuar la Cuba que ellos quieren comprar‚ÄĚ.

Esa es una gran verdad y lo he comprobado en los shows que he animado, si no vendes esa Cuba que ellos quieren comprar y representas a ese cubano bailador, mujeriego, que siempre sonríe a pesar de los problemas y que nunca está triste, pues entonces no les interesas.

Otro acontecimiento de mi vida que me sirvi√≥ como referencia, ocurri√≥ en la noche del 24 diciembre. Ya sab√≠a que quer√≠a escribir el texto y me tuve que ir a trabajar a Trinidad. Esa noche estaba floja la venta y tuve que salir con unos volantes a venderle el show a los extranjeros. En ese instante mis familiares me llamaron y¬† habl√© con ellos; me puso un poco triste pensar en lo lejos que estaba de casa en una noche como esa que es para celebrarla en familia. Como el parque estaba al lado de la iglesia pude ver el nacimiento del Ni√Īo Jes√ļs por largo rato, ah√≠ fue que me dije ‚Äúaqu√≠ est√° la historia para escribir‚ÄĚ.

Tambi√©n fue una √©poca complicada de mi vida, no s√© si fue llegar a 30 a√Īos y tener que replantearme muchas cosas, en ese per√≠odo no estaba haciendo nada para el teatro, solo trabajaba para el turismo. De hecho tuve que desprenderme un poco porque econ√≥micamente iba bien pero era muy triste. Creo que todo eso est√° en la escritura de Selfie. Fue una obra que fui escribiendo en lugares distintos, lo mismo escrib√≠a en la casa, que luego unas escenas en Cayo Coco, otras en Cayo Santa Mar√≠a y algunas en Trinidad. Me pasaba hasta una semana sin regresar a mi casa. Siempre quise escribir un texto que fuera honesto.

Con respecto a la ficci√≥n y otros elementos que cambi√© y mov√≠, por ejemplo, el abuelo de la muchacha en la realidad no era mas√≥n, pero en la ficci√≥n de la obra es un personaje que luch√≥ en la Sierra Maestra, todos sab√≠an que era mas√≥n y cuando termin√≥ la guerra no lo dejaron tener ning√ļn cargo y por eso se alz√≥.

¬†Lo del mas√≥n fue otra historia que supe, un hombre que luch√≥ tambi√©n pero cuando acab√≥ todo lo sacaron del proceso por pertenecer a esa hermandad, aunque no se alz√≥ fue una p√©rdida pues es una persona que hubiera aportado mucho porque verdaderamente era y es a√ļn, muy revolucionario. En ese caso, un√≠ dos historias de vida en la biograf√≠a de un personaje.

‚Äď¬ŅC√≥mo fuiste tejiendo el texto? ¬ŅC√≥mo esta escritura fue invadiendo la escena y al mismo tiempo c√≥mo lo que quedaba en escena cambiaba el texto?

El texto que conceb√≠ inicialmente cambi√≥ mucho durante la puesta en escena porque al principio ten√≠a demasiadas referencias al Nacimiento, a la Navidad, demasiado po√©tico; era una poes√≠a que para el concepto de puesta en escena que tuve despu√©s no funcionaba. Ante todo por el ritmo que yo quer√≠a, tambi√©n porque siempre quise comunicarme con un p√ļblico joven, entonces ese exceso de alegor√≠a y de poes√≠a en detrimento de la acci√≥n la empec√© a sustituir por otros recursos porque me parec√≠a que para el p√ļblico que yo quer√≠a no iba a resultar.

Fue un texto que trabajamos mucho a partir de improvisaciones, los recursos de Layton para improvisar, y sin dudas, ya cuando tienes el cuerpo de estos actores cambia mucho porque sabes que es un texto escrito para ellos. Los actores me hicieron propuestas desde el principio, a tal punto que la versi√≥n del texto a√ļn se est√° rehaciendo porque ha seguido variando con el trabajo y las sugerencias de los elencos. Todos los d√≠as se actualiza, hoy en la ma√Īana estuve introduciendo algunos cambios a partir de parlamentos que han surgido en escena y, como son valiosos, merecen quedarse.

Algo muy bonito que ocurri√≥ durante el montaje fue el proceso de que los actores se fueran enterando de ‚Äúlos chismes de mi vida‚ÄĚ (risas). Logr√© que tuvieran contacto con las personas reales que citaba en la obra y que conocieran a mis padres; no con el objetivo de que los imitaran pero s√≠ de que supieran qui√©nes eran. Ni siquiera fue con el estilo m√°s usado de que parte de mi familia fuera a un ensayo, ocurri√≥ en una casa en la playa donde estaban todas las personas que yo mencionaba en la obra, los actores fueron y as√≠ se conocieron. Tambi√©n fueron muy √ļtiles los videos que conservo de Gustavo Saffores, Bruno Pereyra y Gabriel Calder√≥n, actores que trabajan muy a menudo con Sergio Blanco, donde ellos explican c√≥mo constru√≠an el personaje para la autoficci√≥n, c√≥mo se apropian de Sergio sin ser √©l.

Tal vez el mejor ejemplo para explicar ese proceso de construcci√≥n del personaje, donde no se imita al referente real si no que se registra de otra manera, est√° en el actor que ‚Äúhace de m√≠‚ÄĚ en la obra. Se llama Carlos, tiene mi edad y estudiamos juntos, tiene tambi√©n muchos traumas que quer√≠a expresar de alguna manera, a partir de esa necesidad de expresi√≥n com√ļn y del contexto que compartimos como generaci√≥n, se uni√≥ mi biograf√≠a a la de ellos.

En la obra hay textos creados por los actores, hay un intermedio (que no est√° en el texto original, solo en la puesta en escena) donde yo les di la pauta de que pensaran lo que era Cuba para ellos, c√≥mo se sent√≠an, qu√© era la Patria, todo eso cada cual lo expres√≥ en un mon√≥logo. Incluso, si ves a una actriz (Aydana Febles) y ves a la otra¬† (Alessia Delgado) no es igual, porque cada una tiene su mon√≥logo. Si alg√ļn d√≠a yo doblara a Carlos Alberto, o Carlos dejara de hacer la puesta, ese actor que lo asuma no har√≠a el mon√≥logo de Carlos, tendr√≠a que hacer el suyo propio.

Estuvimos casi seis meses en el proceso de montaje. Todo los actores están viviendo circunstancias muy parecidas a las de Daniel, el personaje inspirado en mi, les encanta el teatro pero por varias razones tienen que hacer otros trabajos. Por ejemplo, Carlos hace televisión y trabaja de Barman en el Restaurant Habana Blues, Aydana produce videos de reguetón, Hamlet hace radio, Lily también trabaja en el restaurante Habana Blues y Cuza tiene que trabajar en varios grupos a la vez. Eso que aparentemente es muy poético para la construcción de la obra, es un problema a la hora de encontrar horarios afines para ensayar y concretar la puesta en escena.

Despu√©s de terminado el montaje y correspondiente estreno, nuestra din√°mica no es la de un grupo com√ļn, nos reunimos una semana antes para ensayar cuando hay temporada. Son nuevas formas que hay que poner en pr√°ctica si quieres subsistir como artista y como ser humano.¬†

cortesía de Carlos Daniel Sarmientos

‚ÄďHay creadores que insisten en defender una din√°mica de grupo m√°s tradicional porque dicen que las formas alternativas terminan lastrando el trabajo; pero la verdad es que la mayor√≠a de los proyectos y compa√Ī√≠as teatrales sobre todo en la capital, funcionan bajo presupuestos abiertos y cambiantes, y gracias a eso logran sobrevivir.¬†

Recuerdo mi primer grupo serio, fue Peque√Īo Teatro de La Habana, tiene una din√°mica en la cual no se puede faltar a ning√ļn ensayo. Estaba reci√©n graduado y aprend√≠ mucho en la Academia de Jos√© Mili√°n, acept√© esa din√°mica durante un tiempo pero lleg√≥ un momento en el que necesit√© hacer adem√°s otras cosas. Actualmente hay muchos grupos que no est√°n funcionando en buena medida porque no han logrado aceptar y adaptarse a nuevos modos y mecanismos para hacer teatro, variar la frecuencia de ensayo, y a√ļn as√≠, preservar la vocaci√≥n hacia el teatro, sin renunciar por eso a otras zonas de inter√©s ya sea por necesidades creativas y/o econ√≥micas.¬†¬†

‚ÄďAlgunos te√≥ricos y escritores sostienen que a pesar de todo el auge de la autoficci√≥n en tanto escritura y del aparato te√≥rico desplegado a su alrededor, siguen prefiriendo la autorreferencialidad como categor√≠a. Sostienen adem√°s que la autoficci√≥n no es m√°s que una autobiograf√≠a, lo √ļnico nuevo es que deja por sentado algo que ya se sabe de anta√Īo: lo real siempre tendr√° ficci√≥n porque el soporte art√≠stico lo transforma.

La autoficción tiene detractores, que incluso, no subestiman las creaciones que de ahí han surgido, sino que la consideran infundada como distinción de otras formas de escritura que parten de premisas similares. Después de haberla investigado teóricamente y luego de escribir una obra bajo sus presupuestos estéticos, me gustaría conocer tu postura al respecto.

Soy de los que la defiende. Creo que es muy raro un arte que no est√© ligado a la autorreferencialidad, siempre hay al menos un componente autorreferencial, pero creo que la autoficci√≥n lo hace de manera m√°s clara. Adem√°s me interesa como t√©rmino. Dentro de las investigaciones al respecto se habla mucho del ‚Äúpacto ficcional‚ÄĚ: el espectador va a la sala a ver una historia que sabe que no es real, va a ser enga√Īado y se deja enga√Īar. Pero este juego que te propone la autoficci√≥n de ‚Äús√≠, tiene mucho de realidad‚ÄĚ, o ponerte al tanto de que alguien que est√° ah√≠ muestra parte de su vida verdaderamente, genera en el p√ļblico otro tipo de recepci√≥n. Tal vez, en alg√ļn momento, yo lo investigue m√°s a fondo, pero desde la perspectiva del p√ļblico, porque en la investigaci√≥n de la Maestr√≠a lo hice desde la relaci√≥n actor-director.

He vivido con Selfie c√≥mo cambia la recepci√≥n, siempre que se me acerca alguien a hablar de la puesta en escena en el fondo lo que quiere es deslindar la verdad de la mentira. Por supuesto, reitero que el arte est√° lleno de autorreferencialidad, pero me interesa defender el pacto autoficcional porque adem√°s se mezcla mucho con el teatro documental y con las ‚Äúescrituras del yo.‚ÄĚ

La variante de la autoficci√≥n que m√°s disfruto es en la que est√° incluida la figura del director, y si √©l adem√°s, puede ser parte de la representaci√≥n mejor, por eso decid√≠ estar en Selfie aunque sea del lado de la platea e intervenir en algunas escenas. En principio ten√≠a pensado buscar un actor que hiciera de director, pero decid√≠ que deb√≠a ser consecuente con esa pauta. Incluso, si yo tuviera m√°s experiencia como director yo hubiera representado el papel de Daniel, pero me resulta muy complejo a√ļn, necesito mirar desde afuera.

Como espectador, la autoficci√≥n tambi√©n me atrae mucho. Me sucedi√≥ con Diez millones de Carlos Celdr√°n y con Jacuzzi de Yunior Garc√≠a. Cuando el autor dentro del texto lo va construyendo y me asegura ‚Äúes real‚ÄĚ, y tengo ciertos referentes que puedo asociar, intuir, adem√°s de esa sospecha con la que juega la autoficci√≥n, es evidente que me genera una actividad m√°s como p√ļblico y un placer a√Īadido. El siglo XXI ha demostrado que es el tiempo del ‚Äúyo‚ÄĚ, unido al auge de las redes sociales donde cada cual puede desde su cuenta personal representar su propia historia y administrar su perfil, que no es m√°s que una reconstrucci√≥n del ‚Äúyo‚ÄĚ: mis amigos y yo, yo en mi casa, yo en M√©xico; los canales de YouTube que han ido rob√°ndole espacio a la televisi√≥n. Para mi, Facebook es la autoficci√≥n perfecta en la que uno construye identidades m√ļltiples a partir de s√≠ mismo, precisamente porque en las redes hacemos un proceso de selecci√≥n donde no lo mostramos todo, posteamos solo aquello que nos parece relevante.

Siempre existir√° la pol√©mica. Solo hay una autoficci√≥n que no defiendo, la que est√° escrita ‚Äúa la fuerza‚ÄĚ, ese texto que desde su lectura o respectiva puesta en escena, hace evidente que no necesita como obra acogerse a ese pacto. Pero por lo dem√°s, creo que es un g√©nero con grandes potencialidades para trabajar desde la dramaturgia, la puesta en escena, el trabajo con los actores y el p√ļblico.

‚ÄďHe notado que cuando se trata de autores y/o directores que tienen una experiencia precedente, incluso en formas de teatro con presupuestos est√©ticos distintos a los de la autoficci√≥n, por lo general el resultado es superior porque son obras sustentadas por una investigaci√≥n profunda sobre las pautas del g√©nero, escritas desde la consciencia de lo que se est√° tejiendo e interviniendo y sobre todo en una necesidad de desahogo que encuentra en la autoficci√≥n la mejor manera de manifestarse.

Sí, efectivamente. No puedo asegurar que lo próximo que haga será una autoficción, pero sin dudas, este trabajo me ha marcado mucho y a los actores también.

‚ÄďLa autoficci√≥n est√° muy validada en la narrativa, de hecho, empez√≥ por ah√≠, asociada a grandes novelas que implicaban un cambio de perspectiva de acuerdo con las nociones m√°s tradicionales de autobiograf√≠a y exposici√≥n de ‚Äúlo real‚ÄĚ. Sus or√≠genes se remontan a 1977 en Europa, con la novela Fils de Serge Doubrovsky, el que se considera el fundador del g√©nero. En los Estados Unidos ya desde la d√©cada del ¬ī60 hab√≠a una corriente llamada non-fiction-novel que agrupada todo una generaci√≥n de grandes periodistas y cronistas, encabezada e iniciada por Truman Capote con la c√©lebre novela A sangre fr√≠a (1966).¬†

Creo que en la narrativa tiene otra dimensi√≥n, en los libros alcanza una verdad distinta, otra fuerza. Pienso en Yo, Publio, Confesiones de Ra√ļl Mart√≠nez, en Antes que anochezca de Reinaldo Arenas. Son libros que me marcaron y ahora que lo pienso, ese pacto ambiguo que lograron sus autores fue el que me sedujo tanto.¬†

‚Äď¬ŅPara qu√© otros p√ļblicos, adem√°s del capitalino, han representado Selfie?

Estuvimos en Cienfuegos, Holgu√≠n y Sancti Sp√≠ritus. A partir de una vivencia que tuvimos en esta √ļltima provincia, decid√≠ que siempre la primera funci√≥n ser√≠a para los universitarios. All√≠ llevaron a los estudiantes de la Facultad de Ciencias M√©dicas a ver la obra, cuando los vi llegar con bocinas con reguet√≥n puesto pens√© que la funci√≥n ser√≠a un desastre. Pero la verdad, es que ese p√ļblico disfrut√≥ mucho la obra y la percibieron de una manera que hasta ese momento no hab√≠a visto. Era un p√ļblico muy desprejuiciado y con otros referentes que necesitaba el espect√°culo de otra forma. Esperaban el final, como si estuvieran viendo una telenovela (risas).¬†¬†¬†

‚ÄďComo espectadora tambi√©n sucumbo a la necesidad de deslindar la verdad de la mentira, a la curiosidad de saber qu√© tomas, qu√© dejas de tu vida, qu√© alteras (risas).

Es una verdad maquillada, en la salida ilegal del país que se representa en la obra, por ejemplo, la ficción está en que yo no estuve allí ni la vi, pero es un cuento que mis padres han hecho tanto que es como si hubiera estado presente. Ni siquiera le consulté a mi mamá para refrescar la memoria, cuando ella lo vio se molestó, pasó unos días sin hablarme.

El personaje de Nelson existe en la realidad, es mi mejor amigo y cuando fue al estreno me contó que se escondía en la butaca por miedo de en cualquier momento que yo lo parara a testificar (risas).

La historia de Fanny est√° bastante cercana a la real, pero hay muchos elementos que fueron construidos, como aquello que apunt√≥ Sergio Blanco: ‚Äúes la verdad, pero movida de lugar‚ÄĚ.

‚ÄďEn ese sentido hay una cuesti√≥n √©tica que tiene que ver con referir sucesos que acontecieron en las vidas de otros. ¬ŅCu√°l es la delgada frontera en la que te mueves para no da√Īar el espacio privado de los otros? ¬ŅC√≥mo pactar con eso que t√ļ conoces de los dem√°s pero que no te pertenece del todo?

Precisamente como no voy a contar la historia real y voy a cambiar y a mover muchos aspectos de lugar, mi deber es cambiarles el nombre y proteger sus identidades. Creo que en Selfie la autoficción fue un recurso que utilicé para ser honesto. Es una obra que tanto desde la construcción del texto, así como desde la puesta en escena, tiene mucho de psicodrama. Por ejemplo, las fases por las que pasa el psicodrama están en este texto a nivel de estructura. Selfie es como una sesión de psicodrama, incluso, trabajamos mucho las improvisaciones a partir de las pautas del psicodrama.

Hay una pauta fundamental que empecé a escribir la obra: mostrar a jóvenes que no quisieran irse del país y aun así desearan una vida digna, y por ende, exponer lo que tenían que hacer para salir adelante, para superarse profesional y económicamente.

Quer√≠amos adem√°s, dejar un sabor grato en los espectadores, aunque toc√°ramos temas fuertes, a veces dolorosos, no quer√≠amos dejar en el p√ļblico un sentimiento derrotista. Para eso, jugamos mucho con los cambios de tono, algunas escenas las contamos desde un enfoque m√°s de comedia, y otras desde un tono m√°s serio y dram√°tico.

Esta obra es muy susceptible de caer en el melodrama, y por eso la cuidamos mucho con la variedad en los matices. Otro elemento que quise mantener y sacarle partido desde la puesta en escena fue el de teatro dentro del teatro. Los actores debían actuar como ellos mismos en la situación de los personajes, esa fue la premisa. No quería una caracterización forzada y ajena a ellos, por eso el pullover que trae cada uno tiene su fecha de nacimiento, aunque interpreten un personaje nunca dejan de ser los actores, los jóvenes y los seres humanos que son en la realidad.

En ese aspecto fue fundamental la asesoría del director Carlos Celdrán, en todo el trabajo con el comportamiento de los personajes, él fue mi tutor en la Maestría de Dirección Escénica y su influencia fue clave.      

‚ÄďMuchos creadores hablan de c√≥mo se enriquece un texto cuando es pensado por su autor para llevarlo a escena inmediatamente despu√©s de su escritura. ¬ŅFue este un elemento que te ayud√≥ a ti en particular?

Ciertamente. Me bastaron dos lecturas de los actores antes de empezar a montarlo, para cambiarle el final. Ya la dramaturga y maestra Raquel Carrió había entrado en crisis con el final y me dijo entonces que no le gustaba, pero me aconsejó que no me apurara en encontrarlo, que en cuanto empezara a trabajar con los actores, ellos mismos se encargarían de mostrarme el camino, y así fue.

‚ÄďLa autoficci√≥n es un doble pacto, convive entre dos mundos, lo real y lo ficcional, la verdad y la mentira, lo documental y lo reconstruido. Tal vez por eso Selfie es tan honesta, porque tiene ese dolor que nace de la dualidad, de la ambivalencia, de la ambig√ľedad, del desdoblamiento, de lo mutable.

Eso es Selfie. Quer√≠a de alguna manera retratar mi generaci√≥n, creo que nosotros hemos tenido que pactar con muchas ‚ÄúCubas‚ÄĚ al mismo tiempo. Yo trabajo casi todas las noches en shows donde tengo que vender la Cuba del Buena Vista Social Club, Guajira guantanamera, chan-chan y mojitos. Ese es un acto complicado, la gente que lo mira desde afuera lo puede ver desde un punto de vista idealizado, pero tener profesiones tan distintas al mismo tiempo, ver tantas realidades diferentes todo el tiempo es sumamente complejo y agotador.

Ese es el dolor que llevo a Selfie, un padecimiento en el que estoy preso, no puedo salir de ahí porque lo necesito para tener una economía mejor. Entonces hago teatro en el tiempo que me queda para salvarme la vida. He tenido la suerte de poder cohabitar en los dos mundos al mismo tiempo, como muchos de mi generación.


Capítulo # 4: Zona de confort

(historia de una piedra que observa y canta)

Un poeta es un ser que suda/escupe/finge/bosteza/canta. Sí, un poeta es una piedra que canta. Así pudiéramos definir a Roberto Fournier, guantanamero radicado en Santiago de Cuba. Pudiera hacer una biografía o ficha técnica sobre él como escritor, a la manera convencional de los textos sobre escritores, pero no. Hoy quisiera encontrarme con esa biografía a partir de sus versos, encontrar los carteles de neón que faltan para el poeta.

Mi primer contacto con su poesía fue en la feria del libro de Santiago de Cuba 2017, allí me firmó su libro. Era entonces La cantidad rosada, cuaderno que salía bajo el sello Editorial La Luz, de Holguín.

Aquel es un cuaderno de una voz propia. Duro. Experimental. Era el llamado de un hombre ante su derrota y sus victorias m√°s personales. Aquel era un cuaderno escrito en dos territorios: ‚Äúdentro de la jaula‚ÄĚ y ‚Äúfuera de ella‚ÄĚ. Aquel es un libro con paisajes de la familia: un primo/el armario que gime/la madre que busca y sabe. Entre sus p√°ginas se pueden encontrar vivencias/fantas√≠as er√≥ticas/cuerpos para deseo/canibalismo. Esas p√°ginas poseen una sinfon√≠a particular: quemadura con saliva.

Hoy, el poeta vuelve a la carga. Su causa no es menor, su espuela huele a salitre y estiércol.

Publicado por la editorial El Mar y la Monta√Īa de su provincia natal, el 2019 nos deja Zona de confort. Este es su segundo libro/bocanada de aire/suicidio. Un tratado sobre la fragilidad personal de un ser que se coloca desnudo ante el lector. Una piedra que canta.

I

El libro hace tres registros vivenciales. El primero busca la definición del poeta. Un poeta terrenal que lidia con entidades que lo superan, imágenes para el rezo. Figuras donde se combinan identidad/fe/memoria/el mar como fuerza y angustia/la huida.

Estas primeras secuencias de poemas responden a un camino que no es llano, que no conduce a su carne sino a la superficie, a un espacio breve donde se escucha gemir. El agua es un elemento para purificar instantes sin una imagen total. Se trata de un ritmo que él necesita, un ritmo para el confort.  

No hay ángel que aferre la utopía,

el fr√°gil sino de paseantes y balseros:

Osh√ļn bajo los puentes,

abonando risas, memorias…

demasiado reposo…

No hay carteles de neón

para el poeta…          

Los versos anteriores son el tel√≥n de boca. Son las palabras para mentar la distancia propuesta. Luego aparecen otros nombres para ejercer su comportamiento. Resulta necesario encontrar al poeta tras sus dominios: una ni√Īa ahogada, los embarcaderos, Nelson, Playa Blanca, Yuseff, piedras, ZONA DE CONFORT.

Hay una conexión que nace desde la inconformidad con el agua, con el mar que se lleva personas, con la bahía que aparece ingenua a la vista del sol. Es un peón en cualquier arista y sabe que no quedará íntegro ante su condición de hombre-palabra.

Demasiado intrincadas

demasiados fragmentos

para un altar…

El poeta ha visto demasiado la misma imagen y sabe que ya no es efectiva. Renuncia a la voluntad de la memoria, renuncia a bailar sin complicidad y sin agonía. Suda. Cada palabra es un compromiso con la caída. Suda. Luego vuelve sobre la quietud y nace, es la fuerza que posee.

Formas de la quietud,

la misma fuerza que ejerzo

para nacer…

Ready to fly de Viela Valentin

II

El segundo registro que hace Fournier en el libro de su cuerpo y la memoria lleva un título: Formas de la quietud. Un verso que es utilizado con anterioridad y que ofrece una simbología específica al lector. Si bien en la primera parte encuentra la complicidad con imágenes que huyen de lo cotidiano, sin tanto protagonismo dentro de estas; en la segunda se muestra dentro de la imagen como un observador presente y definitivo. Nos recuerda a la voz más natural que pudiéramos encontrar en las páginas de La cantidad rosada, es un Fournier sin pesos en los hombros. 

En este segmento utiliza la prosa poética, diálogos, personajes y locaciones reales. Hace una revista de momentos significativos por su valor textual y asume una postura en la definición del yo-poeta. La voz cambia. Si en la primera parte la lírica definía el matiz y el ritmo pausado/respiracional, aquí hay una intención por mostrarse como la piedra que yace en el parque. Como la piedra que observa y canta.

Dos viejos alemanes pasan en traje de ba√Īo. Un manisero ¬ĺfrente a dos polic√≠as adolecentes¬ĺ, apunta al globo azul que estalla sobre la hierba, en los ojos de un ‚Äúchico de a d√≥lar‚ÄĚ.

Como una piedra que suda frente a un muchacho hermoso, la poética de Fournier resbala y produce una transgresión sensible a la mirada. Allí donde todos habitamos, él encuentra voces, rostros, amapolas con olor humano, mierda de pájaros que cae.

Encuentra un ap√≥stol a quien le dan las espaldas los cibernautas. Su realidad es la de un hombre-piedra. Una criatura que observa y no puede cambiar nada, solo contemplar y modificar el significado. Es un muchacho ch√©vere, gentil, ausente, morboso, sincero, m√°gico. Sus deseos nacen de lo cotidiano, del d√≠a a d√≠a. Vaga el camino con exactitud y lo resignifica. Tiene el golpe de la POES√ćA-SURF.

La palabra no puede sino alegar empacho, inapetencia, disfunci√≥n ‚Äúherejtil‚ÄĚ. Una vez articulada, ensanchada la zona p√©lvica, crece la mano‚Ķ

En estas páginas el poeta se entrega. Abre el cuerpo y propone el goce, el juego, la acción que en parte lo mueve a ser una piedra humana, una piedra de am-bien-te. Roberto Fournier no solo tiene la necesidad de mostrar imágenes, también necesita el diálogo, necesita incorporar voces que lo construyan desde fuera de la jaula.

El poeta asume su papel en la jungla. No teme. Asume sus experiencias homoeróticas como material sensible. Ama sin censura y aboga por un abrazo.

Si el muchacho se queda una parada antes, la guagua que atraviesa la ciudad es otra.

Sus versos poseen la ternura de un adolescente y la libertad del futuro (donde nada es lo que será). Ser sincero es una condición que no puede evitar, que no podría corregir nunca. Allí te percatas que el poeta no solo es la piedra que observa y canta, también es el parque/los alemanes/los policías/el manisero/o el Apóstol. Entonces manda su carta (cifrada e inconclusa) al editor, al amigo Fraguela. Nada impide que le crea a Roberto, que descubra su biografía sensorial/carnal. Transito páginas sediento de imágenes y aparece una que define al autor frente a sus deseos:

La huida es un tatuaje para saberse puro.

III

La tercera parte del libro se titula Parte sensible. Tomado de un poema que aparece con anterioridad, utilizando así la misma conexión que en la segunda parte del cuaderno. Aquí declara que es un terreno sensible al que se enfrenta el lector, pero el lector ya no podría sorprenderse con los tópicos que lo envuelven. Fournier quiere ser profanado por el lector, revive sus experiencias porque quiere retratar con el poema todo lo que sucede. En este punto su lenguaje armoniza con la figura que se nos ha creado verso tras verso.

Lo que sigue no es La Guantanamera sino

lo que quiera o no mostrar el Decisor.

Se lanza a la aventura. Prueba que lo vivencial es su recorrido más exacto. Lengua/pene/Youtube/un virus. Su zona de confort está en las fórmulas que posee para dominar la experiencia de vida y transformarla en palabras. La ira no existe, todo posee calma, deshielo.

Sin embargo, es perceptible el dolor como una constante ante la violencia. Un travesti perseguido/una mujer degollada/aguacates caros. Su fuerza es humana y eso engrandece sus palabras.

Ma√Īana, la misma cortadura.

Le√Īa, el hombre adoctrinado.

Imagen-realizado-durante-la-grabación-de-Bitácora-Joven

Podemos decir que Roberto Fournier encontró la belleza. Su cuaderno es la resonancia de su imagen corporal y emotiva. Allí está la llave y el cerrojo de la jaula, allí está él sentado, como una piedra que observa y canta para recordar a un muchacho cualquiera en una guagua.

¬ŅHay oscuridad? S√≠, y tambi√©n hay luz. Su inspiraci√≥n radica en el retrato de su biograf√≠a. Es arrastrado por el sexo, los elementos del mar y la tierra, deidades, amigos, familiares, amantes. Nada escapa a su mano. Nada obstruye el camino al poema. Los carteles de ne√≥n que le faltan como poeta ya est√°n impl√≠citos en sus textos; all√≠ descansan al azar las im√°genes con las que construye su zona de confort.