La Luz


Jam Session: Notas para una descarga

Si este libro en manos de los lectores se sumara al concierto jazz铆stico, ganar铆a la m煤sica cubana. A pesar del desarrollo hist贸rico del g茅nero en nuestro pa铆s, su paralelo te贸rico no observaba una dedicaci贸n en similares proporciones, muy a pesar del ejercicio de nombres como los de Leonardo Acosta, o los valiosos aportes no publicados de Danilo Orozco y la contribuci贸n de trabajos de Borges-Triana, Claudia Fallarero, entre otros autores m谩s o menos noveles que se han dado cita en n煤meros de la revista Clave dedicados al tema y en otras publicaciones aisladas.

Unido a esto est谩 el hecho de que investigadores y periodistas muchas veces concentraron su pensamiento en el pante贸n sagrado de este hacer musical. Solo en tiempos cercanos y gracias a las arenas esparcidas por unos pocos j贸venes investigadores, es que se intenta visualizar en letra impresa o digital la obra de las nuevas promociones de jazzistas.

A partir de los 2000 se observa un ambiente cognitivo creador en los predios acad茅micos a favor de los procesos que rodean la jazzista creaci贸n. Tal efervescencia ha brotado en la Universidad de las Artes y en los centros universitarios del pa铆s, con la emergencia de tesis de grado desde disciplinas como la musicolog铆a, Historia del Arte, Comunicaci贸n Social y Periodismo, fundamentalmente. Tales estudios, salvadas las excepciones, perecen justo al momento de la celebrada cuantificaci贸n del ejercicio. Unas pocas ven la luz de alguna publicaci贸n y en algunos casos, cuando m谩s, se han socializado sus saberes en los espacios te贸ricos de eventos culturales afines.

Tambi茅n es cierto que muchos de los autores de tesis en opci贸n al grado de esto o aquello, luego de descubrir el agua fr铆a, ignoran el c贸mo trasladar la redacci贸n acad茅mica al discurso del ensayo, art铆culo, testimonio o cual sea el lenguaje de la publicaci贸n dirigida al amplio lector, m谩s all谩 de las geograf铆as de las altas casas de estudio.

Por todo lo anterior me atrevo a aseverar que los exiguos resultados aparecidos en el surrealista rublo de 鈥渢iempos recientes鈥 intentan cubrir un vac铆o de varias d茅cadas. Sin embargo, Jam Session. La Nueva Generaci贸n, p谩ginas que hoy coloco a consideraci贸n de posibles lectores, de ninguna manera presenta una historiograf铆a sobre el g茅nero, sino que ofrece desde la multiplicidad de enfoques un retrato aproximado de una franja de las j贸venes generaciones de jazzistas cubanos. Lo recibo como una compilaci贸n de enfoques que tienen como sedimento com煤n una sociolog铆a musical del modo jazz.

Creo que este creciente inter茅s por el estudio del entorno jazz铆stico cubano, sobre todo a partir de los 2000, pudiera obedecer a un panorama m谩s optimista, no en cuanto a creaci贸n y calidad musical harto probada, sino en cuanto a los aspectos sociomusicales, socioculturales, institucionales y de promoci贸n que han posibilitado una mayor visualidad a escala social.

Ya hemos conversado en otros espacios de la escritura y la oratoria sobre el rol de festivales y eventos nacionales como el Jazz Plaza a partir de 1980, y desde 1998 el Jojazz, unido a otras paradas organizadas por la UNEAC y la AHS como el Amigo del Jazz y el Jazz Na M谩 en las respectivas filiales santiagueras, entre otros espacios isla adentro. Estas celebraciones devienen momento de reconocimiento y legitimaci贸n para sus participantes.

La creaci贸n de clubes para la promoci贸n del g茅nero unido al talento de j贸venes que entrecruzan las fuentes del jazz con los afluentes que provienen del acervo musical cubano de ra铆z, despiertan la inquietud en quienes cartograf铆an el universo sonoro en la Cuba de hoy. Las m谩s insospechadas posibilidades de hibridaci贸n que signa la emancipaci贸n del jazz con m煤sicas y estilos varios 鈥搎ue van desde la m茅dula 贸sea de g茅neros etiquetados como 鈥渕煤sica cubana鈥, cruzan puentes de m煤ltiples v铆as hasta llegar incluso a la electr贸nica鈥 le garantiza nuevos y tambi茅n heterog茅neos p煤blicos.

Estos discursos de lo jazz铆stico se reciben por v铆as como la radio o TV, spots televisivos para eventos de dis铆mil naturaleza, lo cual redunda en canales informativos que de modo paulatino pudieran contribuir a la formaci贸n de audiencias. Las plataformas de Internet y el uso de las redes sociales colocan a los m煤sicos ubicados en la di谩spora al alcance de una tecla, se difuminan los l铆mites geoculturales, lo que simboliza parcela de cultivo para los investigadores sociales.

Los j贸venes jazzistas y procesos sociomusicales que trae a su escenario Jam Session鈥, forman la continuidad de una tradici贸n musical, a la que imprimen sus propios aportes y estilos, con lo cual contribuyen a delinear la historia del g茅nero en lo que va de siglo XXI.

Los cuatro ensayos convocados comparten el inter茅s por la revisi贸n del movimiento de j贸venes jazzistas. Quienes estudian cada una de las tem谩ticas son o se convirtieron en practicantes del espacio que analizan, lo que les posibilita abordar la creaci贸n, la interpretaci贸n y el consumo del jazz desde el centro de la tierra.

La presente compilaci贸n propone un espacio de debate, a partir de la muestra de resultados obtenidos por estudiosos noveles. El punto de mirada recae en promociones cercanas aun en el tiempo de compositores e instrumentistas, que en la mayor铆a de los casos visibilizaron su obra preliminar a partir de la participaci贸n en el concurso Jojazz.

Para esta publicaci贸n fueron seleccionadas tres tesis de grado en las especialidades de Musicolog铆a y Comunicaci贸n Social. Camila Cortina desde la historiograf铆a y los estudios culturales estudia las formas en que se conserva la 鈥渃ubanidad鈥 en la vida y obra de m煤sicos radicados en Espa帽a.

Pedro Sureda se detiene en las particularidades que individualizan la interpretaci贸n de dos j贸venes m煤sicos, a partir del estudio de los procesos de s铆ntesis musicales que identifican sus estilos personales. Es el caso de Harold Lopez Nussa y Rolando Luna.

Reinier Aldazabal propone un an谩lisis de los usos sociales que vivencian los p煤blicos que asisten a los conciertos realizados en La Habana que tienen como n煤cleo el jazz hecho por recientes promociones de m煤sicos. A partir de la descripci贸n de las principales pr谩cticas comunicativas consustanciales a dichas audiencias durante las presentaciones, son objeto de an谩lisis aquellos elementos que act煤an como mediadores individuales e institucionales entre el p煤blico y la m煤sica, y que transversalizan los usos que se hacen de ella.

A ellos concurre como portada un texto de la music贸loga Claudia Fallarero publicado en la revista Clave que result贸 ser el punto de partida de varias aristas de estas investigaciones y que aborda, desde criterios 聽generacionales, los elementos musicales que caracterizan la novel creaci贸n jazz铆stica.

Concluye la descarga un cat谩logo que recoge parte de las producciones discogr谩ficas de j贸venes exponentes del g茅nero desde 1998 hasta fechas cercanas a la publicaci贸n del t铆tulo.

Aun cuando los autores en congregaci贸n apelan a la menci贸n de nombres de la actual escena jazzista, el principal logro del volumen reside en la triangulaci贸n de m茅todos y procesos de la investigaci贸n cultural. La revisi贸n de estas p谩ginas propuestas por la colecci贸n d鈥 M煤sica del sello CIDMUC (隆2012!!!!) 鈥搎ue como muchos otros t铆tulos perdieron el sello de garant铆a como 鈥渘ovedad literaria鈥 y hoy habitan su madurez en m谩s de una librer铆a cubana鈥 bien pueden significar una invitaci贸n para que otros cr铆ticos, periodistas e investigadores del pa铆s se ocupen de visibilizar las omisiones y zonas no constre帽idas en este volumen, con el fin de la prolongaci贸n de la descarga desde una mirada contextualizada a cada territorio.


Sonar en Cubano: mis pretextos para comprar espejos

Primer Movimiento (Moderatto)

En Cuba todos 鈥渟aben鈥 de b茅isbol, medicina, cocina y m煤sica. Los debates en torno a tumbaos, cantantes, sonoridades y dis铆miles cuestiones del espacio sonoro, acontecen lo mismo en esquinas, centros laborales, fiestas, que en espacios acad茅micos. Incluso en el discurso de presuntas 鈥渧oces autorizadas鈥, el t茅rmino 鈥淢煤sica Cubana鈥 suele presentar una condici贸n reduccionista, especie de postal para exportaci贸n donde g茅neros canonizados por la academia o el gusto popular se presentan cual rostro homog茅neo de la identidad sonora insular. Nada m谩s falso, puesto que dis铆miles sonoridades en cada etapa se integran al concierto.

He disfrutado reencontrarme en mi estanter铆a con las entrevistas compiladas en Sonar en Cubano. M煤sicos en La Gaceta de Cuba, un material donde coinciden varios de los personajes m谩s pol茅micos de los 煤ltimos 40 a帽os en materia musical. Los textos que conforman el volumen aparecieron en la citada publicaci贸n en el periodo del 2000 al 2011 aproximadamente.

驴Qu茅 es la m煤sica cubana? 驴Para qu茅 sirve contar la m煤sica? La compilaci贸n realizada por Arturo Arango y Norberto Codina, salida a la luz por la Editorial Oriente en 2012, propone un punto de conciliaci贸n entre el lenguaje popular y el acad茅mico.

En el arte de abordar la m煤sica con-ciencia algunas revistas culturales y las propiamente especializadas en los cursos de las siete notas, llevan la delantera. Si bien una mirada por los anaqueles dedicados al arte musical en cualquier librer铆a del pa铆s arroja una diversidad de t铆tulos, creo hallar juicios de actualidad y transdisciplinariedad en los ensayos, art铆culos y entrevistas circulados en las publicaciones seriadas.

Los entrevistadores se plantean indagar en varios de los 谩mbitos que inciden en la obra de cada creador en cuesti贸n y el modo en que son devueltas a sus p煤blicos. Ese sentido anal铆tico dota de un car谩cter imperecedero las conversaciones que el soporte impreso preserva m谩s all谩 del momento mismo de la publicaci贸n.

La Gaceta que a Cuba suena, presenta caminos m煤ltiples para abordar la obra de los creadores que concurren a la cita. Las entrevistas asumen un enfoque sociomusical desde aristas como las identidades m煤sico-culturales, la atenci贸n a los consumos culturales, la preocupaci贸n por los p煤blicos, el tema de la di谩spora, un acercamiento a la tem谩tica de g茅nero, los nexos entre los m煤sicos, sus producciones musicales y las instituciones culturales, entre otros ejes tem谩ticos que trascienden todo aislamiento cognitivo.

Segundo Movimiento (Alegroandante)

Como advierte Arango, desde 1992 una de las caracter铆sticas de la publicaci贸n ha sido sacar a la luz entrevistas que en el seno de la redacci贸n de la revista llaman 鈥渄e personalidades鈥, he ah铆 uno de los v贸rtices filosos por los cuales transita esta selecci贸n, al asumir una categor铆a quiz谩s demasiado excluyente y cuestionable.聽聽

No dudo que muchos de los que en este volumen se re煤nen ostenten todas las cualidades para merecer el calificativo, pero鈥 驴acaso todos? Yo preferir铆a defender la idea de que hay artistas cuyo devenir en la cultura musical cubana les merece aparecer en esta u otras p谩ginas sin que necesariamente deban optar por el adjetivo.聽聽

Por otra parte, estoy segura que cada uno de los entrevistados encontrar谩 su lector-escucha ideal; sin embargo, muchos lectores 鈥撯揺ntre los que me incluyo鈥撯 quedamos a la espera de que, ya sea La Gaceta en proyecto de continuidad o cualquier otro equipo editorial, ofrezcan cabida adem谩s de鈥, a otras voces del pa铆s, innecesariamente desapercibidas.

Aun as铆 y a pesar de las ausencias citadas por el prologuista y aquellas que cada lector pueda extra帽ar, justo es se帽alar que entre el conjunto de m煤sicos y entrevistadores a estas p谩ginas convocados no aparecen falsos congraciamientos.聽 La m煤sica, como en pocos acercamientos, se despoja del halo m铆tico, anecd贸tico, ingenuo, para funcionar como vocero de los diferentes contextos socioculturales que aparecen reflejados.

Tercer Movimiento (Piano Forte)

驴Qui茅n le tiene miedo a la m煤sica? Parecer铆a una interrogante absurda de formular. Sin embargo, ausencias, solapamientos, eufemismos para abordar ciertas zonas de la creaci贸n musical en Cuba, en la mayor zona de la bibliograf铆a correspondiente pueden contestar.

驴Por qu茅 a煤n no cuentan con la misma visibilidad los estudios de rock, rap, m煤sica electr贸nica鈥?聽 O en el otro extremo, 驴por qu茅 a pesar del amplio reconocimiento social al que se asocia la llamada m煤sica de concierto, apenas es reconocida por la bibliograf铆a?

驴Qui茅n le tiene miedo a la m煤sica? Es un estribillo que me reitero a diario cuando no encuentro suficientes publicaciones que visibilicen de forma responsable estudios en torno a lo que denomino 鈥淪onidos Inc贸modos鈥 de la naci贸n. Sonidos que en el argot institucional se han convertido en t茅rminos tab煤 con inadecuadas pol铆ticas para el tratamiento de sus cultores y audiencias, as铆 como para una zona considerable del an谩lisis intelectual que opta por el silencio o casi siempre por juicios carentes de seriedad cient铆fica, sustituidos por lamentos cat谩rticos.

La m煤sica cubana abarca sonidos plurales, de ah铆 que las entrevistas compiladas en este libro trasciendan las definiciones y acojan exponentes de la m煤sica popular, la llamada m煤sica de concierto, el jazz, la cancion铆stica y el rap. Las conversaciones aqu铆 contenidas logran la coexistencia responsable de zonas tan aparentemente distantes como la timba de los 90 y 2000, hasta la pian铆stica de concierto, por solo citar algunos ejemplos.

Perm铆tanme presentar someramente a los artistas que por estas p谩ginas, adem谩s de virtuosismo musical, muestran capacidad de an谩lisis y conciencia de su arte creativo, y los contextos donde 茅ste transita:

No me sorprende que a las puertas del volumen nos reciban los criterios que Juan Formell聽 ofreciera a Abel Sierra Madero y Nora G谩mez en No veo el Relevo Uno de los l铆deres indiscutibles de la popular bailable cubana manifest贸 su preocupaci贸n en cuanto a la revitalizaci贸n de 茅sta en las generaciones de m煤sicos m谩s j贸venes. El vanvanero discurri贸 en torno a dis铆miles t贸picos como el fen贸meno de la timba durante y despu茅s del denominado periodo especial; el interg茅nero en relaci贸n con el reguet贸n, asuntos como los espacios para su socializaci贸n y p煤blicos; m煤sica-m煤sicos, redes de comercializaci贸n y medios de difusi贸n. Se avez贸 en asuntos como bloqueo versus desarrollo de la m煤sica cubana, ejes todos que demuestran el alcance social de esta manifestaci贸n.

C茅sar Pupy Pedroso, se remite a los momentos en que un grupo de m煤sicos muy j贸venes entre los que contaba 茅l mismo, siendo integrantes de la Rev茅 forman los Van Van. Expresa sus criterios respecto a la m煤sica cubana en la coyuntura de los 60 y los 70 de la vencida centuria, momentos en que a pesar de las contradicciones, considera que el baile cubano no sufri贸 crisis como muchas veces se apunta.

En 茅sta y todas las entrevistas concernientes al universo bajo la etiqueta de lo popular bailable cubano la entidad 鈥淏ailador鈥 cobra una connotaci贸n sociol贸gica y es abordado como fen贸meno de comunicaci贸n.

Norberto Codina (izq.), Director de La Gaceta de Cuba y Darsi Fern谩ndez, en la presentaci贸n de 鈥淪onar en cubano鈥. Foto: Marianela Dufflar/ Tomada de Cubadebate

No puedo negar que Algunos secretos malditos de Jos茅 Luis Cort茅s es una de las entrevistas del libro que m谩s me seduce a la idea de releer una y otra vez sus p谩ginas.

Emir Garc铆a Meralla hab铆a concebido la entrevista para la revista Salsa Cubana como parte de un dossier dedicado a las figuras o hechos pol茅micos dentro de nuestra escena musical. Era el a帽o 2003 y no fue s贸lo hasta el 2008 que pudo materializar su idea pero esta vez acogida desde La Gaceta. Bajo el sobrenombre del Tosco, Jos茅 Luis Cort茅s desde finales de los 80, y sobre todo durante la d茅cada siguiente, fue uno de los representantes de la timba m谩s cuestionado en la Isla.

Por su parte, el compositor y productor musical Joaqu铆n Betancourt ubica su reflexi贸n en la interrogante 驴M煤sica para el bailador o M煤sica para sobrevivir? Disyuntiva agudizada de los 90 en adelante.

Y como Cuba no es s贸lo baile, aqu铆 aparecen las teclas trocadas en ideas hacia el piano de Mayar铆, Frank Fern谩ndez. Y es que el propio entrevistador, Emir Garc铆a Meralla[1], asegura, bien como ejecutante del piano, como profesor, productor discogr谩fico o como espectador.

Una de las disquisiciones m谩s punzantes es aquella que intenta colocar como eternos contrarios el desarrollo de los g茅neros populares y el de la llamada m煤sica de concierto o 鈥渃ulta鈥.

Sin embargo, el entrevistado opina que: 鈥淗acer bien la m煤sica popular es tan dif铆cil como hacer bien la m煤sica de concierto, lo f谩cil es hacer mal cualquiera de las dos. Para eso no hace falta talento鈥.

Ern谩n L贸pez Nussa, pianista y compositor; m煤sico que se pasea por el jazz, la m煤sica de concierto y la pian铆stica popular, es otro de los estilos a los que estas p谩ginas dan voz. De sus opiniones nos llegan momentos que marcaron el desarrollo musical como lo fuera Afrocuba hasta llegar al Ern谩n de Habana Report en sus varias etapas.

El tercer pianista de esta n贸mina es Ulises Hern谩ndez, defensor del reconocimiento a la formaci贸n de pianistas en Cuba desde comienzos del siglo XIX, aunque no se hable propiamente de una escuela cubana de piano.

Otra de las entrevistas que manifiesta el car谩cter diverso y abarcador de Sonar en Cubano, es la conversaci贸n sostenida con el director de orquesta Manuel Duchesne Cuz谩n, quien destac贸 como director de importantes orquestas sinf贸nicas del mundo, y quien frente a la Orquesta Sinf贸nica Nacional fuera el responsable de la m煤sica de casi la totalidad de los dibujos animados cubanos producidos por el ICAIC en d茅cadas pasadas.

La Gaceta tambi茅n evoc贸 el di谩logo que por 1962 sostuviera Octavio Cort谩zar con Gilberto Vald茅s y Gonzalo Roig en torno a la vers谩til y controvertida Rita Montaner. Ambas conversaciones transcurren desde el talento de la artista, a los abruptos giros y excentricidades de su car谩cter, e incluye an茅cdotas en dis铆miles etapas de su trayectoria. Creo que merece la pena esta visita a partir de terceros en tanto quiz谩s Gonzalo Roig tuviera raz贸n cuando sentenci贸: 鈥淟o que s铆 le puedo decir es que Cuba no sabe a煤n qui茅n era Rita鈥.

Un acorde llamado Cot谩n nos devela la guitarra popular de Octavio Benedino S谩nchez, Banes 1922.

Sus entrevistadores le eternizaron en 1994, dos a帽os antes de su fallecimiento y nos revelan 鈥溌縬ui茅n era este hombre que invit贸 a beber a Errol Flynn, que estuvo en la casa que habit贸 Mart铆 en Tampa, que fue atrapado por el flash junto a Gary Cooper, sembr贸 pinos con Fidel, fue amigo de Ernest Hemingway, conoci贸 a Faustino Oramas cuando todav铆a no era el Guayabero y a finales de los sesenta se vincul贸 al quehacer de la primera generaci贸n de la Nueva Trova cuando todav铆a eran vistos como muchachos inquietos ?鈥

Con la voz que trajo al mundo, Marta Vald茅s nos presenta m谩s all谩 de la cantautora y compositora que es, a la periodista y una de las personalidades m谩s comprometidas con el quehacer musical. Y es que como bien la presenta Darsi Fern谩ndez, es 鈥減ensadora recia y profunda, una persona de imponente cuban铆a, una mujer con criterios s贸lidos y atendibles sobre casi todo鈥.

Considero que la entrevistadora cae en la reiteraci贸n cuando de conversar con mujeres m煤sicos y artistas se trata, al formular la pregunta respecto a si la creadora en cuesti贸n fue v铆ctima o no del machismo. Pero tambi茅n he de confesar que en materia de respuestas, Marta Vald茅s ofrece un camino diferente:

鈥淟a 煤nica manifestaci贸n de machismo m谩s o menos sutil que me han aplicado a lo largo de mi vida como creadora, la he percibido cuando me miden siempre en relaci贸n con otras compositoras, pero jam谩s de igual a igual con compositores, y eso ha sido una tendencia general a lo largo de m谩s de medio siglo.鈥

Por la ruta de la canci贸n de autor podremos hallar a Santiago Feli煤 y Gerardo Alfonso, de manera inevitable no puedo obviar el hiperv铆nculo que estas entrevistas trazan con un libro como Trovadores de la Herej铆a y La luz, br贸der la luz.

Como para gustos el arco铆ris, la mel贸mana que soy se hubiese complacido un poco m谩s si en lo que respecta al universo del rap, m谩s all谩 del mito Orishas y sin descontar la p谩gina que les concierne, La Gaceta por aquellos a帽os se hubiese acercado a otros exponentes (驴acaso tambi茅n personalidades o al menos variopintos personajes?) que representaron y en algunos casos aun representan este decir de modo m谩s inmediato en la Isla.

Sin embargo, dentro de la llamada escena alternativa o canci贸n cubana contempor谩nea creo oportuna traer ante lectores y escuchas, a alguien como Yusa, cuyo trabajo es pr谩cticamente desconocido en Cuba, sobre todo en los 谩mbitos ajenos a la capital.

Descemer Bueno, X Alfonso y Kelvis Ochoa cierran esta entrega desde la llamada escena alternativa. La manera en que ellos observaron para esta entrega el fen贸meno musical en relaci贸n con los procesos sociales y el tiempo de la creaci贸n nos develan interesantes percepciones desde la 贸ptica de tres artistas representativos del escenario musical cubano m谩s o menos reciente.

Si eres de los que considera la historia nacional puede ser contada desde varias perspectivas, incluyendo el devenir musical, te invito a alborotar alg煤n rinc贸n de estante donde todav铆a y de modo lamentable dormite el t铆tulo. Sumergirse en Sonar en Cubano implica el debate y, sobre todo, una lectura a la 鈥渕煤sica como espejo social鈥.

[1] Este nombre est谩 ligado a gran parte de los acontecimientos y la historia de la m煤sica cubana del 煤ltimo medio siglo.


Por La Habana (+ video)

El disco Por La Habana que Miriam Ramos concibi贸 en el a帽o 1999 y que sali贸 al encuentro de la gente en el 2000, apunta a la ciudad como esencia sonora. Aqu铆 aparece lo inspiradora que ha sido para tantos autores y para la artista, quien incluy贸 en la selecci贸n En mi canci贸n retozas, un tema de su autor铆a que, por cierto, es uno de los m谩s hermosos.

El pianista Tony P茅rez tuvo a su cargo los arreglos en la misma medida en que respald贸 a la int茅rprete en ese homenaje a La Habana. Los compositores elegidos son de primer orden: C茅sar Portillo de la Luz, Julio Guti茅rrez, Marta Vald茅s, Silvio Rodr铆guez, Carlos Varela, entre otros.

Miriam Ramos, habanera raigal, traz贸 una ruta en este CD que va m谩s all谩 de ser un dep贸sito de canciones. La artista le conoce a la capital sus encantos y sus contrastes, la seductora raz贸n por la que tantos se enamoran de la ciudad que est谩 a las puertas de sus 500 a帽os.

Dos d茅cadas tiene este disco dedicado a La Habana, donde quedan expuestos, al alcance de una escucha atenta, cu谩nta vida han derramado los autores inspirados, el buen gusto de Miriam Ramos a la hora de elegir y arropar cada canci贸n, en ese tr谩nsito exquisito que son sus discos y su manera de entender y proyectar la m煤sica; pero, adem谩s, el material permite a trav茅s de las obras ir directo hacia lo que los compositores le han visto a la capital de todos los cubanos.

Cada creador ha dibujado su Habana y la ha puesto a sonar, llena de matices, giros mel贸dicos que abrigan en mayor o menor medida el imaginario musical de todos.


El ruido incesante de las hachas (+ fotos)

El Premio Celestino de Cuento arrib贸 a su aniversario 20 con la seguridad de ser uno de los cert谩menes m谩s cotizados por los j贸venes narradores cubanos, quienes se asoman al pozo no precisamente en busca del agua, sino de los ecos del ruido de las hachas golpeando los 谩rboles del bosque鈥 el mismo ruido que permit铆a dormir a Celestino.

Nombrado as铆 por Celestino antes del alba, novela pr铆stina del escritor Reinaldo Arenas, la actual edici贸n del Premio se realiz贸 en Holgu铆n del 17 al 21 de junio, dedicada en esta ocasi贸n al aniversario 105 del natalicio de los escritores Onelio Jorge Cardoso y Julio Cort谩zar; y organizada por Ediciones La Luz 鈥搑econocido sello de la AHS en Holgu铆n鈥, la secci贸n de Literatura de la AHS holguinera y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

Paneles, homenajes, conversatorios, lecturas鈥 caracterizaron el presente cap铆tulo de un Premio nacido en 1999 y que ha tenido entre sus ganadores a escritores como Rub茅n Rodr铆guez, Agnieska Hern谩ndez, Jorge Enrique Lage, Norge C茅spedes, Luis Yuseff, Marvelys Marrero, Alcides Pereda, Liany Vento, Yordis Monteser铆n, Ariel Fonseca y Evelin Queipo.

 

Onelio, diga usted c贸mo

Foto: Carlos Rafael

El Sal贸n 鈥淎brirse las constelaciones鈥, de Ediciones La Luz, acogi贸 un panel dedicado a recordar al autor de Taita, diga usted c贸mo y El hilo y la cuerda. Moderado por el escritor y editor Adalberto Santos, estuvo integrado por los narradores y poetas Manuel Garc铆a Verdecia y Nelton P茅rez, y el investigador, profesor universitario y cr铆tico literario y cinematogr谩fico Lino Ernesto Verdecia.

Para Garc铆a Verdecia, Onelio (1914鈥1986) 鈥渢rabaj贸 un lenguaje vern谩culo a partir de un personaje y sus posibilidades, pero que no llega a un mero criollismo. En su obra hay elementos que se cruzan en el destino de la persona y que van m谩s all谩 de lo anecd贸tico, pues se acercan a la condici贸n humana, para hacernos ver c贸mo somos, con las pasiones, los sentimientos propios. La p茅rdida de la inocencia, la angustia del hombre cuando se enfrenta a ciertas situaciones, son cuestiones presentes en sus cuentos鈥, dijo.

鈥淣os es necesario leerlo y hacerlo sin prejuicio鈥, enfatiz贸 el reconocido intelectual holguinero.

Foto: Carlos Rafael

Por su parte, Nelton P茅rez, ganador del Premio Carpentier de Novela por Infidente, lament贸 que varias generaciones de cubanos, especialmente los m谩s j贸venes, no hayan le铆do como es debido su obra, al solo existir viejas ediciones de sus cuentos. 鈥淒e alguna manera Onelio Jorge es nuestro Juan Rulfo鈥, subray贸.

Finalmente, Lino Verdecia record贸, entre an茅cdotas, el momento en que siendo estudiante conoci贸 a Cardoso y las dem谩s veces que compartieron en Santiago de Cuba y La Habana. 鈥淓ra un orfebre de la palabra, de la conversaci贸n y lo que escrib铆a, de la 茅tica y el respeto. Alguien tan t铆mido, cordial y sencillo que no parec铆a lo grande que era鈥.

Foto: Carlos Rafael

Con voz singular en el 谩mbito cubano e hispanoamericano, su obra no solo representa la dura y cotidiana existencia de los pescadores, campesinos y obreros agr铆colas en la Cuba de entonces, sino es un reclamo al derecho y la necesidad de esos hombres al pleno disfrute de otras vertientes de la realidad gracias a las posibilidades de la imaginaci贸n.

En su amplia producci贸n destacan adem谩s, El cuentero, El caballo de Coral, Gente de pueblo, Caballito blanco, La cabeza en la almohada y Negrita.

 

Un cronopio llamado Julio Cort谩zar

Foto: Kevin Manuel Noya

La vida y obra del autor de Rayuela, Las armas secretas y Bestiario fue recordada en un panel moderado por el escritor y periodista Erian Pe帽a Pupo e integrado por los reconocidos escritores Lourdes Gonz谩lez, Mariela Varona, Eugenio Marr贸n y F茅lix S谩nchez.

Lourdes recorri贸 su cercan铆a literaria con Cort谩zar (1914鈥1984), partiendo de la lectura en su juventud de Rayuela, novela publicada en 1963 y obra central del boom latinoamericano; su trabajo en la edici贸n de la poes铆a de la argentina Alejandra Pizarnik, amiga de Cort谩zar; y la visita a su tumba en el cementerio de Montparnasse, en Par铆s.

Foto: Kevin Manuel Noya

Mariela Varona se enfoc贸 en 鈥渓o fant谩stico鈥 de la literatura de Cort谩zar, a partir de cuentos como Casa tomada, publicado en 1946 en Anales de Buenos Aires, revista dirigida por Jorge Luis Borges. Mientras F茅lix S谩nchez coment贸 la cercan铆a de su obra con autores cubanos, su labor como traductor, el gusto por el jazz y el boxeo, entre otras cuestiones.

Finalmente, Eugenio Marr贸n relacion贸 a Cort谩zar con la Revoluci贸n cubana y su cercan铆a con ella, a partir de la visita en 1963 a La Habana, como parte del jurado del prestigioso Premio Casa de las Am茅ricas, y su v铆nculo con reconocidos intelectuales como Hayd茅e Santamar铆a, Roberto Fern谩ndez Retamar, Jos茅 Lezama Lima y Ant贸n Arrufat. Precisamente, un enjundioso pr贸logo de Lezama Lima acompa帽a la edici贸n cubana de Rayuela, realizada por Casa de las Am茅ricas en 1968 y reeditada en 2018.

Foto: Kevin Manuel Noya

El 鈥Celestino鈥 tambi茅n dedic贸 un momento especial a recordar a Lydia Cabrera en su aniversario120, con un panel integrado por Eugenio Marr贸n, Yasmani Castro y Pascual D铆az. Otro panel, compuesto por Mariela Varona, Marvelys Marrero, Rub茅n Rodr铆guez y Erian Pe帽a, estuvo dedicado a la obra de Guillermo Cabrera Infante en su aniversario 90. Asimismo, al aniversario 22 de Ediciones La Luz se dedic贸 un conversatorio, integrado por Luis Yuseff, editor jefe del sello, y el profesor universitario Manuel Alejandro Mart铆nez.

 

Codas (el hacha contin煤a cortando)

Foto: Kevin Manuel Noya

Varios libros fueron presentados en el 鈥Celestino鈥, entre ellos Hab铆a una Bez (Ediciones Sed de Belleza, 2018), de Marvelys Marrero; El coraz贸n desnudo (Letras cubanas, 2017), de F茅lix S谩nchez; Ventana al mar (Ediciones Luminaria, 2017), de Ariel Fonseca; Mar de invierno y otros delirios, de Alberto Garrand茅s; El ritual de las cabezas perpetuas, de Evelio Traba; y La mirada del ingenuo. Celestino antes del alba, de Yail茅n Campa帽a, estos 煤ltimos bajo la editorial La Luz.

Foto: Elier Cabrera

Otro momento peculiar dentro del programa del XX Premio Celestino de Cuento constituy贸 la pe帽a 鈥淧alabras compartidas鈥, realizada en el Caf茅 del Arte Joven, en la Casa del Joven Creador de la AHS holguinera. Entre la remembranza y el di谩logo, compartieron con los presentes Mar铆a Liliana Celorrio, F茅lix S谩nchez y Nelton P茅rez, entrevistados respectivamente por Norge Luis Labrada, Rub茅n Rodr铆guez y Mariela Varona.

Foto: Elier Cabrera

Las lecturas de narrativa tambi茅n ocuparon un espacio protag贸nico, donde j贸venes y reconocidos narradores compartieron su obra, entre ellos Marvelys Marrero, Lourdes Gonz谩lez, Rafael A. Inza, Luis Alfonso, Andr茅s Cabrera, Eduardo Pino, Robert Armas y Rey Neris.


Ciego de 脕vila en primavera de poes铆a

Noches cargadas de poes铆a, acordes de buena trova y el intercambio de experiencias entre j贸venes miembros de la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z durante los Juegos Florales, fue el saldo positivo que nos dej贸 este evento habitual en las carteleras culturales de Ciego de 脕vila, el cual devino motivo para que la literatura fuera una experiencia est茅tica compartida.

A las alegr铆as se sumaron las celebraciones por los 25 a帽os de este certamen que, contra todo pron贸stico, ha sabido mantenerse y ensancharse hasta ser imprescindible en nuestro panorama cultural. 聽聽

De a帽o en a帽o se conforma el cronograma de actividades y llegan hasta aqu铆 invitados ilustres para discursar a plenitud sobre la poes铆a, el autor y su obra. En esta oportunidad no hubo excepciones.

Nelson Sim贸n, Teresa Melo, Luis Yuseff, Onel P茅rez y Yanaris Valdivia llegaron no solo para compartir sus experiencias con el auditorio y comentar sus proyectos personales, sino para poner el lente sobre las m煤ltiples disquisiciones te贸ricas y retos que rodean hoy a la literatura hecha por j贸venes en el pa铆s.

La mesa de opini贸n 鈥淟a joven poes铆a cubana y su relaci贸n con las editoriales鈥 gener贸 criterios encontrados relacionados con la responsabilidad del escritor, la figura del editor, y el papel y funcionalidad de las editoriales en el pa铆s en un momento en que la racionalidad econ贸mica y el aprovechamiento de los espacios debe ser ley.

 

Tomada de Internet/ : Lioneski Buquet y Luis Norge resultaron los premiados en el concurso literarioTomada de Internet/ Lioneski Buquet y Luis Norge resultaron los premiados en el concurso literario

Tampoco faltaron las presentaciones de libros, las lecturas de poes铆a como plato fuerte, el recibimiento de nuevos miembros a las filas de la AHS, y la buena trova de Roly Berr铆o y Nelson Vald茅s, quienes matizaron el inicio y la clausura del evento, respectivamente.

El cat谩logo de Ediciones La Luz, editorial de la Asociaci贸n enclavada en la ciudad de Holgu铆n y que ha conquistado un espacio relevante en la industria del libro por el logro de materiales est茅ticamente exquisitos y por priorizar la publicaci贸n de noveles escritores, fue exhibido por Luis Yuseff mientras comentaba sus experiencias con la gesti贸n de este sello.

Si bien las limitaciones tecnol贸gicas de nuestro Sistema de Ediciones Territoriales impiden el logro de textos de alta factura, qued贸 claro que Ciego de 脕vila puede hacer mucho m谩s para promover al autor y su obra, sobre todo, cuando la red de redes acorta distancia y ofrece m煤ltiples plataformas y herramientas. Fen贸menos como los ciberbooks, la lectura digital, y el marketing on-line ya no son ajenos.

La 煤ltima noche floral culmin贸 con la entrega del Premio Poes铆a de Primavera al avile帽o Lioneski Buquet por Testamento de sombras, y una menci贸n a Luis Norge Labrada por CruCero, de la provincia de Holgu铆n.

Cuaderno de poes铆a CruCero. De Norge Luis KaRluisObtiene menci贸n en: Los Juegos Florales.Poes铆a de primavera. AHS.Ciego de 脕vila.

Publicada por Norge Luis KaRluis en Jueves, 30 de mayo de 2019

Las deliberaciones corrieron a cargo de Nelson Sim贸n, Teresa Melo y Heriberto Machado, quienes coincidieron en destacar el buen acabado de ambos textos y lo atractivo de los temas desarrollados desde estilos prometedores.

Sin embargo, aun preocupa que cert谩menes como los Juegos Florales sigan interesando solo a los miembros de la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z y a un pu帽ado de escritores inquietos y habituales en cada actividad de la cartelera cultural de la provincia. La pluralidad de voces que debieran generar encuentros como estos hoy no se hace sentir.

驴Falta de convocatoria o persiste el desinter茅s del p煤blico? En cualquier caso ninguna de las dos opciones es buena y uno regresa a casa con las ganas de haber visto los puestos colmados por los j贸venes, a veces adolescentes, que se escurren en los talleres literarios de la provincia; o de los asesores literarios y especialistas que en las diferentes instituciones tienen sobre sus hombros la tarea de impulsar la literatura.

En esta oportunidad vale aplaudir que se visitaron centros educacionales y se logr贸 en algunas de las actividades traer espectadores dirigidos hasta la Casa del Joven Creador.

La secci贸n de Literatura, quiz谩s una de las m谩s activas en el terru帽o, ha expandido su diapas贸n en los 煤ltimos a帽os y ha incorporado nuevos miembros a sus filas con la com煤n apuesta de hacer de las letras un jolgorio, exponente de nuestras mejores pr谩cticas. Cert谩menes como este deben y merecen su espacio.


22 a帽os irradiando 鈥淟uz鈥

Corr铆a el a帽o de 1997 cuando Alexis Triana 鈥損residente de honor de las Romer铆as de Mayo鈥 aun贸 a j贸venes que, en ese entonces, se aventuraron a la idea de hacer libros que iban a trascender. As铆 naci贸 La Luz, editorial de la AHS holguinera que acoge a otras casas hermanas y contin煤a promocionando las letras de los j贸venes escritores cubanos. [+]