Jóvenes realizadores


Dayron Chang: «El primer jurado deber√≠a ser uno mismo» (+Fotos y videos)

En √©l habita un duende, quiz√°s el m√°s travieso. Anda por ah√≠ provisto de valent√≠as y pasiones, algunas cohibidas, otras desbordadas. A Dayron Chang Arranz, el comunicador y la persona, solo le importa amar, estremecer, descubrir, trascender; se niega a lo f√ļtil.

Periodista, realizador, locutor y declamador, Dayron busca asir el alma de las cosas. No sabe hacerlo de otro modo. Lleva el peso de actuar y pensar de esa forma desde muy joven, por eso lee mucho, investiga, cuestiona y crea. Busca así traspasar el peligroso manto de la superficialidad y el acomodamiento. Se aleja de los lugares sin espíritu pero no se niega a las experiencias que le acerquen lo más posible al encuentro total con la vida.    

El arte y la historia lo acunan en sus atrevimientos y son su pase de entrada al mundo intelectual cubano. En su corta carrera ya le conocen en festivales, concursos y premios de diversa √≠ndole, sin embargo, es en las historias de los otros, en el abrazo de sus paradigmas y en el gui√Īo sensible de los amigos donde atesora sus logros. Aunque no les huye a los desaf√≠os sabe poner cautela ante lo inmenso, por eso lleg√≥ algo asustadizo y esc√©ptico al concurso Caracol para cosechar luego el reconocimiento de noveles y consagrados. Sobre los derroteros del evento y la participaci√≥n de los j√≥venes realizadores accedi√≥ a conversar con nuestro sitio.

Dayron Chang entrevistado en los estudios de Radio Siboney por el periodista y escritor Reinaldo Cede√Īo Pineda/ cortes√≠a del entrevistado.

‚ÄĒQuiz√°s seas uno de los pocos afiliados de la AHS o de los j√≥venes realizadores del oriente del pa√≠s que ha sido premiado en el Caracol en dos de las √°reas en concurso: Radio y Televisi√≥n. Cu√©ntame cu√°les fueron las obras con las que resultaste ganador, su origen, caracter√≠sticas y otros detalles de tu participaci√≥n.

‚ÄĒLlegar a obtener ese resultado en dos medios como la radio y la televisi√≥n, cada una con sus riquezas particulares, no fue para nada una meta. M√°s bien tiene que ver con mis inquietudes y prop√≥sitos, como persona y profesional, de socializar con los dem√°s aquellos saberes que por azar o por intenci√≥n llegan a mis manos. Al final, eso es lo mejor: el descubrimiento.

Un primer paso lo di con los sonidos, en medio del desaf√≠o que implic√≥ reconstruir completamente la historia de la √ļnica gran cadena de radio que tuvo su epicentro fuera de la capital antes del Triunfo de la Revoluci√≥n. Como parte del ejercicio de mi tesis de pregrado en la Licenciatura de Periodismo surgi√≥ la serie radiodocumental Sonidos de Ciudad en el a√Īo 2013.

Durante una de las transmisiones vía streaming del Festival del Caribe/ cortesía del entrevistado.

Conoc√≠ entonces lo que para un joven del este del pa√≠s pudiera y a√ļn puede parecer distante, tanto geogr√°fica como generacionalmente, el Premio Caracol. En aquel momento obtuve el lauro en direcci√≥n de radio con esa investigaci√≥n que rescataba de la desmemoria el v√≠nculo de la CMKW Cadena Oriental de Radio con acontecimientos de impacto de la cultura nacional y con personalidades como Luis Carbonell, Celina Gonz√°lez, Ibrahim Apud, Yolanda Pujols, Salvador Wood, entre otros.

Resultaba casi impensable la posibilidad de ganar, aunque conocía de algunos casos ya premiados con similares edades, en entornos más cercanos a la capital. No obstante, hay que reconocer que no es lo cotidiano. Y decidí aventurarme porque creía en todo aquello que defendía y poseía el material. Cuando vine a ver era un recién graduado con un Caracol en sus manos y comencé a cambiar mi percepción sobre el premio.

En el caso de la televisi√≥n compet√≠ con la obra Historias entre monta√Īas desde la cual se hace un an√°lisis sobre la rebeld√≠a del cubano. Esta mereci√≥ el premio del jurado en las categor√≠as de direcci√≥n y guion de programas educativos e hist√≥ricos. Hab√≠a pasado ya un tiempo desde la sorpresa de Sonidos de Ciudad, pero para un joven el Caracol siempre es un impulso pues representa la posibilidad de medirte con realizadores a nivel nacional, unos menos conocidos, otros de renombrada trayectoria, pero todos al final creadores que entregan algo de s√≠ en cada obra y que por diversos motivos apuestan por el Caracol. Siento que la intenci√≥n, m√°s que el acto de ganar, es ver c√≥mo algunos ven y sue√Īan a Cuba desde el audiovisual. A eso deber√≠a aferrarse el concurso.

‚ÄĒDesde hace unos a√Īos se ha ido ampliando el n√ļmero de categor√≠as a premiar en el Festival Caracol. ¬ŅConsideras que esto es beneficioso o no para la calidad y prestigio del evento?

Dayron Chang junto a la cineasta Lourdes de los Santos, presidenta de la secci√≥n de Asociaci√≥n de Cine, Radio y Televisi√≥n de la Uneac, tras la premiaci√≥n del concurso Caracol en el a√Īo 2019/ cortes√≠a del entrevistado.

‚ÄĒLa calidad del evento se sustenta en demasiados pilares como para pensar que ampliar el n√ļmero de categor√≠as pudiera mellar en alg√ļn sentido su prestigio. Si bien es necesario respetar esencias y tradiciones dentro de cualquier concurso, tambi√©n es menester repensarlo en cada tiempo porque la radio, el cine y la televisi√≥n evolucionan a la par de la tecnolog√≠a, los creadores, las est√©ticas, los soportes… Por tanto, resultar√° beneficioso en la medida en que el comit√© organizador y todos aquellos que est√©n detr√°s del certamen estudien, antes de elaborar cada convocatoria, esas tendencias para saber qu√© debe permanecer, qu√© debe modificarse o qu√© a√Īadir. Si no se piensa con esa profundidad y entrega podr√≠a ser funesto.

El Caracol no se puede permitir lo superfluo o lo improvisado. Estamos hablando de un concurso que por a√Īos ha formado parte de la vida cultural y creativa de los realizadores cubanos, que ha sido medidor de la creaci√≥n a lo largo y ancho del pa√≠s, que ha legitimado anualmente con sus premios tanto a obras como artistas, y eso es una gran responsabilidad.

Mantener esa exigencia; abrirse cada vez más a nuevas formas; pensarlo sin la etiqueta de las edades como es mi experiencia; expandirlo para que siga siendo plataforma de diálogo entre realizadores; premiar con rigurosidad y respeto… Ahí están los pilares que no deberían faltarle para ser un concurso siempre actualizado.

‚ÄĒVarios realizadores y miembros de la Uneac han planteado en distintos espacios gremiales la necesidad de crear un jurado de admisi√≥n como un primer filtro para que resulten nominadas las obras de mayor calidad. ¬ŅQu√© opinas al respecto?¬† ¬†

‚ÄĒPodr√≠a decirte que soy de los que est√° de acuerdo con una idea como la que plantean algunos de mis colegas realizadores, pero lo valoro como una decisi√≥n circunstancial. No todos los d√≠as se concursa en un evento como el Caracol, no haces cotidianamente una obra que crees merecedora de competir. Al concurso no se env√≠a lo com√ļn, sino lo que cada cual considera que sobresale entre todo aquello que ha producido. Por eso digo que el jurado de admisi√≥n es algo circunstancial.

El primer jurado debería ser uno mismo. No se trata de autolimitarse, pero sí de saber con claridad y autocrítica cuando se ha elaborado un producto que sobresale. Si no se nos va un pedazo de nuestra alma en el arte que hacemos entonces algo le falta. Cada quien sabe cuánto le ponen a su obra; lo que si no puede pasar es que por participar enviemos aquello que no cumpla con las expectativas del evento. Aun así, tener un jurado de admisión permitiría que llegara lo más depurado a manos del jurado que cada edición prestigia el Caracol. Es una decisión que exige respeto y cuidado.  

Dayron Chang junto al Presidente de Honor de la Uneac, el intelectual Miguel Barnet/ cortesía del entrevistado.

‚ÄĒMuchos realizadores j√≥venes hoy buscan fuente de financiamiento o auspicio para sus proyectos fuera de los circuitos institucionales ¬ŅCrees que esta situaci√≥n podr√≠a afectar su relaci√≥n con el concurso Caracol o no?¬†¬†

‚ÄĒLa creaci√≥n audiovisual est√° buscando actualmente nuevos mecanismos para organizar procesos que durante largo tiempo han permanecido dispersos y sin direcci√≥n en este universo, todav√≠a con grietas y dudas. El Registro del Creador, liderado por la Uneac, el Icaic, el Icrt y otras expresiones de nuestra institucionalidad es una muestra de ese intento del cual hay que seguir aprendiendo porque a√ļn no conocemos todo aquello que ofrece o facilita en cuanto a organizaci√≥n, legitimidad, representaci√≥n, financiamiento, etc.

Siempre he pensado que por encima de todo importa la creaci√≥n y eso no tiene por qu√© entrar en conflicto o afectar el sentido de convocatoria del concurso Caracol. El certamen tiene esencias que ha defendido por a√Īos y no creo que la forma en la que se logre financiar o auspiciar la obra, mientras se respete la legalidad, deba entrar en disputa con esas esencias.

Vi√©ndolo como un joven realizador, creo que mientras sea una obra de calidad, con estimables valores est√©ticos, no hay nada que pueda entrar en conflicto. Son tiempos de abrirse a los discursos que cobran fuerza en diversas partes de la Isla porque juntos contribuimos a esa obra coral que es la cultura. Con el acto de rechazar lo ‚Äúno institucional‚ÄĚ podr√≠amos omitir una parte importante de lo que somos y decimos. El concurso y evento te√≥rico del Caracol deber ser ese espacio de creaci√≥n y discusi√≥n libre donde se exhiba aquello que con calidad se hace en materia de realizaci√≥n audiovisual.

‚ÄĒPodr√≠a pensarse que siendo un certamen convocado por la secci√≥n de Cine, Radio y TV de la Uneac este sea un espacio solo al alcance de consagrados artistas. ¬ŅPor qu√© piensas que los j√≥venes realizadores deb√≠an participar en el concurso y sesiones te√≥ricas del premio Caracol?

‚ÄĒCreo ser un ejemplo, entre muchos otros que conozco en varias provincias del pa√≠s, de que el Caracol no es un espacio elitista solo para consagrados. Pudiera plantearse sumar a m√°s j√≥venes, o ‚Äúsalirse‚ÄĚ de La Habana en todo el sentido de la palabra, aunque tambi√©n podr√≠an ser los j√≥venes quienes se atrevan, arriesguen, experimenten o propicien el di√°logo.

Por otra parte, los tres d√≠as del espacio te√≥rico han demostrado ser insuficientes; en la presente edici√≥n la crisis generada por la pandemia de la COVID-19 ha encauzado como nueva v√≠a de socializaci√≥n las plataformas digitales, experiencia que deber√≠a replicarse en los pr√≥ximos a√Īos para que quienes consumen nuestras obras tambi√©n formen parte de lo que antes se analizaba entre paredes. Pensar un caracol en los m√≥viles, en tablets o un PC, debatir o polemizar con el p√ļblico desde Instagram, Facebook, iVoox, entre otros soportes, en torno a lo que un jurado decidi√≥ que era lo mejor. Hacia ah√≠ debe andar el Caracol, en la b√ļsqueda de un camino que le acerque a los nuevos tiempos.

Siempre he cre√≠do en la continuidad. El di√°logo generacional que se genera, en ocasiones, entre los pocos realizadores j√≥venes y los m√°s experimentados podr√≠a ser la piedra filosofal de esa continuidad y esa ruptura que le son inherentes al arte. Pero no lo podemos saber si no vemos al otro, si no escuchamos como lo ven los dem√°s, si no somos capaces de ver m√°s all√° de lo que tenemos conceptualizado. ¬ŅC√≥mo crecer sin interactuar? Por tanto, el Caracol debe buscar v√≠as para crecer. No es malo que a√ļpe a los consagrados, ‚ÄĒson imprescindibles‚ÄĒ, lo que importa es que siempre encuentre una manera de ser abierto a todo lo que con calidad se haga en Cuba, porque es la √ļnica manera de perpetuarse y sobrevivir. Mi consejo a los j√≥venes como yo: atr√©vanse, qui√©n sabe si ma√Īana ustedes sean los consagrados.

Varias series televisivas y coberturas periodísticas han probado el talento del joven realizador Dayron Chang./ cortesía del entrevistado.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo podr√≠a contribuir la AHS a que los noveles realizadores se enfrenten a cert√°menes como el Caracol mejor cualificados o con m√°s posibilidades de √©xito?

‚ÄĒLa AHS no deber√° carecer jam√°s de agudeza en sus proyecciones. En esa habilidad se sustentar√° su vocaci√≥n para integrar, escoger, consolidar y perpetuar aquello que se quiere definir como lo mejor del arte joven. Ser√≠a iluso no pensar que lo mejor puede que tambi√©n siga all√° fuera. Eso le impone a la organizaci√≥n un esp√≠ritu de b√ļsqueda, renovaci√≥n, de contacto y apertura, que se equipare al ritmo de la creaci√≥n misma; que jam√°s niegue la esencia de libertad que hay en el arte y el artista; y que sepa andar con los tiempos.

No le debe faltar instinto para esto ‚ÄĒal fin y al cabo el arte tiene un poco de ese impulso natural‚ÄĒ, pero mejor que se sustente en un pensamiento y una estrategia. Hablamos de una organizaci√≥n de conceptos y filosof√≠as de vida que concomitan para dialogar, que se juntan para hacer crecer al ser humano.

Varias series televisivas y coberturas periodísticas han probado el talento del joven realizador Dayron Chang./ cortesía del entrevistado.

No es solo el artista lo que se elige. También se elige una historia, una leyenda individual, con principios y visiones del mundo que deberán encontrar en la organización vías para crecer, polemizar, revolucionar, aportar a una construcción coral más determinante que es la cultura cubana.

La AHS tiene que ser ese espacio para aprender a escuchar al de al lado, para analizar a Cuba no solo desde mi rinc√≥n vital y cercano, sino para entenderla en su profundidad a trav√©s del otro. Y qu√© suerte es tener un lugar de reuni√≥n, para ver nuestro arte en contexto, para saber que lo que nace en la individualidad, en el encierro de un taller; en un estudio de grabaci√≥n, en el tabloncillo de un teatro, en un parque cualquiera de la isla, adquiere mayor sentido cuando interact√ļa con la realidad que le da vida. Y no es solo el cuadro, la coreograf√≠a danzaria, el nuevo libro, la pel√≠cula, es cada una de esas chispas dispersas hallando su verdadera raz√≥n cuando moviliza, contradice, embellece, cambia y enriquece lo espiritual y lo f√≠sico del entorno local, nacional y universal.

Hay una responsabilidad sobre los hombros de la AHS. Y en ello est√° en juego la herencia de una creaci√≥n art√≠stica y una obra intelectual que nos trasciende y de la que sabremos o no si queremos o somos merecedores de formar parte. Siempre he cre√≠do que todo artista debe ser conocedor de sus ra√≠ces, y a partir de ellas trazarse prop√≥sitos nuevos. La organizaci√≥n debe prepararnos para momentos as√≠, para circunstancias donde hay que tomar decisiones, para opinar en funci√≥n de crecer y no de degradar, para madurar en ideas que nos lleven a concursos como el Caracol con obras y discursos que nutran a la naci√≥n. Y eso no es el logro de un d√≠a. Ese es el camino que deber√° estar sembrando siempre la AHS; para ser esa coordenada en la que quieran encontrarse los j√≥venes que sue√Īan y piensan a Cuba desde su arte, ya sea para continuidad y/o cambio.


Un Almac√©n 30 a√Īos m√°s joven (+Fotos)

Un Almac√©n diferente, pero que no pierde su esencia y creatividad, gracias a la luz joven del audiovisual cubano y al amor incondicional de quienes trabajan durante todo el a√Īo para lograr que cada edici√≥n del Almac√©n de la Imagen sea el espacio id√≥neo que d√© riendas sueltas a la originalidad de las nuevas generaciones de cineastas de la isla y del mundo.

[+]


Hecho en familia (+Video)

A la larga, la historia del arte cubano tendr√° que reconocer que en los tiempos de la COVID-19 los artistas avile√Īos se han crecido y mostrado el mejor de sus artes.

No har√© la enumeraci√≥n de cada ejemplo. Solo quiero detenerme en el video clip ‚ÄúCuando t√ļ me miras‚ÄĚ, de la canci√≥n del cantautor Yoan Zamora. Audiovisual estrenado por el cantautor quien fuera miembro de la AHS y su vicepresidente en la c√©lula provincial avile√Īa.

Este es un trabajo casero, hecho desde la hegemon√≠a familiar, que se llevar√≠a una ovaci√≥n a voz de encuesta. Y es que en su concepci√≥n, tiene una visualidad que atrapa y seduce. Contin√ļa en la l√≠nea de la est√©tica de vanguardia casi impuesta por los j√≥venes realizadores de la Asociaci√≥n, aunque sin muchos malabarismos ni efectos especiales.

Tambi√©n es una obra que se inscribe en el homenaje personal del artista, al aniversario 34 de la organizaci√≥n vanguardia de j√≥venes artistas, a cumplirse el 18 de octubre de este a√Īo.

Si bien la canci√≥n no se me presenta entre las mejores composiciones del joven cantor, por tener una estructura predecible y un estribillo con caracter√≠sticas demasiado ‚Äúpegajosas‚ÄĚ, se deja escuchar y hasta se queda impregnada en la memoria del oyente.

Pero permite que sea visualizada con dignidad, decoro, y ciertas met√°foras que conviven con la genialidad.

Cuando t√ļ me miras/ fotograma del video clip

Partamos de que el trabajo está montado, en casi su totalidad, sobre los tonos grises, y algunos sepias. Esto crea no solo una atmósfera como histórica (una ciudad, el clima, una calle) o por momentos onírica (la lluvia, bosque, neblina, paraguas), sino que, además, permite que la fotografía asuma el papel protagónico que merece. Y así refuerce la carga semántica que ya tiene (una mujer acostada sobre un fondo blanco).

El espectador no se distrae con otros elementos dentro de cada composición, sino que se su limita a descodificar cada uno de los fragmentos de películas que conforman la obra (miradas, esperanza, desconsuelo, expectativas).

Adem√°s de las escenas en las que el Yoan cantautor interpreta el tema. C√°mara muy bien realizada por su hija Lya Adriana.

Porque un video clip no solo nos regala un correlato paralelo a la historia que cuenta la canción, sino que, además, podría solo ofrecernos una ilustración de dicha letra. Y, en este caso, es lo que ocurre aquí.

No lo hace de manera pasiva. Sus ilustraciones nos mueven el intelecto, nos lleva a comparar, a buscar en nuestros archivos vivenciales. Porque todo lo que vemos se parece a lo ya vivido y queremos descifrar cu√°nto.

Sin embargo, las imágenes de una margarita que es deshojada por unas manos, una vista cenital de un paso de peatones abarrotado, la lluvia que cae sobre diferentes superficies, un semáforo que pasa siempre a verde, una mano que acerca la aguja de un tocadiscos al vinilo, entre algunas otras, conformarían una de las tantas historias que se podría leer y que es la que sigue: la vida pasa para todos a consecuencia de nuestros actos y decisiones.

Mirar es un acto que se decide llevar a cabo o que no. Se hace para un determinado propósito y, casi siempre, le precede a las ansias cognitivas de un sujeto.

La mirada es también comunicación no verbal.

En ese sentido, la atm√≥sfera intimista que consigue este audiovisual nos llena de cierta melancol√≠a y como que nos deja hacer un viaje introspectivo hacia el centro de nosotros mismos. ¬ŅA√Īoramos el pasado? ¬ŅNos asusta el presente?

Con una mirada podríamos salvar al prójimo. Por una mirada, muchos estarían dispuestos a darlo todo.

La edición, a cargo del propio Yoan Zamora, está basada generalmente, en el corte directo. Aunque, en varios momentos, sigue la pauta de los cortes musicales para puntualizar algunos acentos de la canción y dinamizar el tempo ritmo de la misma.

Los cortes son precisos. Y, salvo en el minuto 1:26, donde la tomas donde el cantante se ve como detrás de un filtro oscuro que le antecede a otro de tono sepia y pareciera un error de revisión, el resto del material está elaborado con gracia y buena técnica.

Muy bien me parece el no pocas veces utilizado recurso del final circular. Recuérdese que en la primera escena del clip aparece una muchacha acostada sobre un demasiado blanco y se ve una sombra que huye de su cuerpo hacia la esquina inferior derecha. Me atrevería asegurar que un intercambio de la escena final, donde se ve la mano jugando a tocar a la muchacha, por esta inicial, sería más efectista y sugerente.

Y creo que para cerrar, la misma escena, pero en el plano donde la mano ya se retira. Principio y final de un suceso. Abre y cierra con una acción que pareciera detenida durante el tiempo que dura la canción.

Por lo pronto, este video clip de factura casera, a manos de la familia de Yoan Zamora, el cantautor avile√Īo, sirve como muestra de que el arte en tiempos de COVID-19, cura y enaltece.


«El Lloga va a remover los cimientos de la radio»

Desde hace varios a√Īos la radio joven tiene como principal evento el Antonio Lloga in memoriam en Santiago de Cuba. Programas creativos alejados de convencionalismos y c√°nones catapultaron a este concurso como uno de los m√°s prestigiosos del pa√≠s. Durante no pocas sesiones, un jurado integrado por destacados realizadores de esta ciudad y Holgu√≠n, en pol√©micos debates, lograron premiar las categor√≠as convocadas en esta 30 edici√≥n. La directora de programas de Radio Siboney, Zulima Nicolau Lahera, fue la presidenta del jurado del «Lloga» y analiza sin ambages la calidad de las obras presentadas y c√≥mo entender las luces y sombras de este taller.

¬ŅLas obras que concursan ten√≠an la calidad para un evento tan prestigioso?

Este ha sido un a√Īo at√≠pico en cuanto a la realizaci√≥n radial debido a la situaci√≥n epidemiol√≥gica que ha atravesado nuestro pa√≠s. Quiz√°s por eso se ha visto un poco mermada la participaci√≥n. No obstante, recibimos un total de 35 obras con una calidad discreta.

Hemos escuchado obras muy buenas pero otras no tanto. Me parece que ese no debe ser el medidor, pero s√≠ te digo que las obras que premiamos ten√≠an calidad. Este a√Īo no solo ha sido un concurso de la radio, tambi√©n se ha abierto el espectro, y a partir de ahora ser√° para el universo sonoro. Por primera vez, se concurs√≥ en la modalidad del podcast, con excelentes propuestas, historias novedosas, sensibles, creativas, y ha sido un reto para los j√≥venes radialistas que se concurse en esta modalidad.

El «Lloga» se dedica a la experimentaci√≥n radial. ¬ŅHay experimentaci√≥n en los trabajos que concursan?

La mayor experimentaci√≥n fue en los podcast. Quiz√°s en esta 30 edici√≥n se haya querido volver a los inicios del ‚ÄúLloga‚ÄĚ. Es la primera vez que soy jurado del evento, pero desde los inicios de la AHS he estado como participante y he visto crecer el Taller.

Creo que el ‚ÄúLloga‚ÄĚ ha traicionado un poco su esencia porque siempre se concibi√≥ para premiar la creatividad, lo diferente. Este a√Īo se trat√≥ de buscar en el esp√≠ritu mismo del concurso y hacer un gui√Īo a la experimentaci√≥n. Pero esa deber√≠a ser su esencia, no una categor√≠a o modalidad. Las obras que se presenten deben estar impregnadas por ese esp√≠ritu de b√ļsqueda, de creatividad, y no todas las obras respondieron a esa particularidad.

¬ŅA qu√© le atribuyes esa discreta calidad de buena parte de las obras en competencia?¬†

Quizás la situación del país no ha permitido hacer la radio que se debería. Recuerda que se modificó toda la programación y puede que eso influyera un poco. Pero también pienso que cuando vas a enviar una obra a un concurso no deben ser obras del trabajo diario; hay que prepararse para el evento. Eso influyó en que la calidad haya mermado un poquito.

Aunque no todas las obras fueron de menor calidad. Hubo algunas correctas, buenas obras. Esto puede haber marcado el evento, incluso su participaci√≥n, pues en otras ocasiones, m√°s provincias se han sumado a la convocatoria, y esta vez fueron cinco incluyendo a Santiago de Cuba. Se a√Īaden Holgu√≠n, Guant√°namo, Sancti Sp√≠ritus y La Habana. De la capital, para satisfacci√≥n del jurado, fueron de medios no radiales como Juventud Rebelde y el Caim√°n Barbudo.

jurado del lloga in memorian 2020/ foto del autor

¬ŅSignifica que el «Lloga» se ha convertido en un espacio no solamente para las emisoras tradicionales?¬†

As√≠ es. A partir de ahora hay que repensar el universo sonoro, tenemos que mirar con luz larga y las nuevas tecnolog√≠as se est√°n imponiendo; y que otros multimedios se sumen al ‚ÄúLloga‚ÄĚ va a remover los cimientos de la radio. Entonces los j√≥venes deben repensar la radio, porque si se trata de contar historias, de que las personas se sientan reflejadas en la manera de hacer de la radio y no lo encuentran, puede que hallen eso en otros medios. Los j√≥venes tienen que poner su creatividad en funci√≥n de una radio mejor.

Si tomamos como referencia las obras de esta 30 edici√≥n, ¬Ņesa es la radio que queremos?

Creo que no. Estamos mirando la radio desde una mirada contemplativa. Hay que ser m√°s activos a la hora de crear. No puedes estar ajeno al momento que te toca vivir. Tienes que sumarte no solo con tu presencia, tambi√©n tus ideas, tu talento y eso est√° faltando un poco. Una vez dije que est√°bamos haciendo la radio del ‚Äúcopia y pega‚ÄĚ, y esa no puede ser la radio. Hay que buscar maneras creativas de hacer. La radio debe ser m√°s inclusiva, participativa, cercana a la gente.

¬ŅQu√© g√©neros o modalidades abundan en esta edici√≥n? ¬†¬†

Hubo mucha diversidad. Prevaleció el radio-documental, los programas culturales, etc. Escuchamos temas sui generis como por ejemplo, el transformismo, pero en general fueron trabajos tradicionales de una parrilla de una emisora. Cuando tienes una obra y no sabes si ubicarla en un género o no sabes encasillarla y se sale de formatos, estás ante una pieza experimental.  

¬ŅFue muy dif√≠cil para el jurado escoger las obras premiadas?

Fue bastante dif√≠cil. El jurado tuvo un trabajo intenso y extenso. Hubo casos en que escuchabas el programa por primera vez y pod√≠as decir que eso era para premio, pero en otros llev√≥ a una b√ļsqueda; incluso con opiniones encontradas, porque casi tuvimos cuatro horas de debates para llegar al gran premio. Creo que no podemos conformarnos con que la radio es la que est√°, o que un programa est√© hecho de una manera correcta que responda a los c√≥digos establecidos. Cuando puedes situar un programa correcto, en una parrilla de programaci√≥n, eso no significa que esa es la radio novedosa, diferente que queremos.

A este jurado le ha tocado la suerte de haber tenido los podcast y ha sido una responsabilidad. Te pongo el ejemplo, en los podcast no hay un locutor que cuenta, es el periodista; tiene banda sonora, pero es el periodista que se ha apropiado de esos recursos para crear algo y ofrece un significado. Pienso que este concurso va a remover los cimientos dormidos de la radio. Va a poner a pensar a los jóvenes realizadores que la radio debe crecer, mirar hacia otros espacios; que la radio va a asumir otras maneras de hacer.

¬ŅLa radio no deber√≠a ser experimental?

No puedes vivir eternamente experimentando, pero puedes vivir eternamente creando. Hay momentos en que una experimentación no responde a una obra de arte ni toda experimentación es creación. Siempre el creador debe ir buscando lo novedoso, lo diferente, pero tampoco puede ir rompiendo los códigos establecidos de la radio per se; tienes que saber qué violentas a la hora de hacer una obra artística. Entonces eso hay que definirlo bien.

¬ŅQu√© les sugieres a los j√≥venes realizadores en este pa√≠s?

Que sigan participando en los concursos, que busquen maneras creativas de hacer. Quiz√°s en las vivencias que experimentan nacen obras valiosas. Las historias estar para ser contadas, solo falta el tino de qu√© cuento y c√≥mo lo cuento. Que no se pongan barreras. Hay tab√ļes, pero pueden romperse. Que no se conformen con lo tradicional. Tienen una responsabilidad con el tiempo que vivimos.

¬ŅC√≥mo remover los cimientos de la radio para que se convierta en un espacio creativo, que enamore a los diversos p√ļblicos?

Pienso que es momento de poner en las manos de los j√≥venes las nuevas tecnolog√≠as, porque la radio cubana est√° en audio real en Internet, pero ¬Ņestamos haciendo la radio para Internet? Entonces, si nosotros mismos no nos actualizamos, si no buscamos que esas nuevas maneras de hacer est√©n en funci√≥n del arte y la creatividad, no lograremos hacer la radio que queremos. Podemos seguir haciendo la radio tradicional y de ah√≠ hacer obras art√≠sticas. ¬ŅVamos a conformarnos con eso? La radio ha estado y debe seguir siempre en la vanguardia de la creaci√≥n.


«Crear implica ser responsable» (+ video y fotos)

«Lo poco que uno tiene es la sinceridad de decir lo que siente», as√≠ lo expres√≥ el periodista y cr√≠tico de cine Rolando P√©rez Betancourt durante la primera conferencia del Taller y Concurso de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena, convocado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z para intelectuales y periodistas cubanos.

Los participantes en el evento debatieron sobre la censura, la función de la crítica cultural y el rol de los artistas en la sociedad cubana actual.

Taller y Concurso de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena 2020/ foto tomada del perfil de facebook de la AHS

Respecto al controversial Sue√Īos al Pairo, pieza censurada de la Muestra de j√≥venes realizadores del ICAIC, P√©rez Betancourt reconoci√≥ que es un documental donde no se dice ninguna mentira, y a√Īadi√≥ que «mientras un tema siga abierto cualquiera tiene la oportunidad y la libertad de tratarlo, pero esa libertad lleva aparejada una responsabilidad que no podemos olvidar.»

Los j√≥venes creadores van a cumplir la funci√≥n cr√≠tica del arte en su momento; «en lo que respecta al cine, nuestros j√≥venes realizadores tienen mucho talento, pero al tratar temas que no vivieron a veces m√°s que arte est√°n buscando ruido, y el cr√≠tico debe desarrollar una sensibilidad extra para tener esa percepci√≥n.»

En la referida pieza !el cantante es el pretexto, la Revolución cubana es la intención, y todas las revoluciones cometen errores, pero a la hora de analizarlos hay que poner texto y contexto!, precisó.

Segundo Taller y Concurso Nacional de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena

Más de 100 obras de autores de varias provincias compiten en la segunda edición del Taller y Concurso de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena que sesiona en La Habana hasta el 14 de marzo próximo.

Publicada por Asociación Hermanos Saíz en Jueves, 12 de marzo de 2020

El conductor del reconocido espacio cinematogr√°fico La s√©ptima puerta explic√≥ su total desacuerdo con cualquier tipo de censura, porque es imprescindible «enfrentar todos nuestros temas en el periodismo y en cualquier manifestaci√≥n del arte, pero somos nosotros los que tenemos que hacer ese tipo de trabajo, sin mentiras.»

A√Īadi√≥ que mientras un tema siga abierto cualquiera tiene la oportunidad y la libertad de tratarlo, «pero esa libertad lleva aparejada una responsabilidad que no podemos olvidar. La sinceridad es un valor decisivo en el arte.»

Taller y Concurso de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena 2020/ foto tomada del perfil de facebook de la AHS

Asimismo se√Īal√≥ que «en el complejo contexto cultural de la Isla hay que defender las convicciones porque vamos a encontrar gente que quiere defender la Revoluci√≥n pero con sus actitudes lo que hacen es da√Īo.»

El debate sin barreras, la libertad de pensar y decir marcaron el encuentro con jóvenes de varias provincias, quienes participan en el evento que concluirá el próximo día 13.

 


Encuentro y Concurso de Jóvenes Radialistas

La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y la Direcci√≥n Provincial de Radio en Pinar del R√≠o, convocan a todos los realizadores radiales menores de 35 a√Īos, miembros o no de la AHS, a participar en el
7mo. Encuentro y Concurso de J√≥venes Radialistas ‚ÄúLa Vuelta Abajo‚ÄĚ, que se efectuar√° del 5 al 9 de noviembre de 2019, en la ciudad de Pinar del R√≠o.

El certamen tiene como objetivos estimular la excelencia y profesionalidad en la creación radial de los jóvenes realizadores, mostrar la calidad de los productos radiofónicos que producen los jóvenes radialistas en las emisoras y crear un espacio de intercambio teórico-práctico.

En esta oportunidad se dedica al Aniversario 50 de la Emisora Radio Guam√°.

BASES DEL CONCURSO DE PROGRAMAS DE RADIO

En el concurso de programas se puede participar en cada una de las siguientes categorías:
– Propaganda Directa
– Mensaje de Bien P√ļblico
РMensaje de Comunicación Política.
РGéneros informativos
– Comentario
– Entrevista
– Reportaje
– Testimonio
– Radiodocumental
– Noticiero
– Revista Informativa
РProgramas para jóvenes
– Programa cultural
– Revista Variada
– Programa de variedades
– Programa Musical
РPrograma Histórico
– Programa de debate

Las obras no deben exceder 1 hora de duraci√≥n. En caso de sobrepasar este l√≠mite se aceptar√°n res√ļmenes. Asimismo, cada programa tiene que ser enviado con guion y planilla de inscripci√≥n. En caso de no contar con ello quedar√° autom√°ticamente descalificado.

El jurado estará integrado por jóvenes artistas del medio radial y otros especialistas invitados para temas específicos. Su decisión será inapelable.

PREMIOS

Se establecen un Gran Premio por categoría,

– Gran Premio de Propaganda ‚ÄúJuan Hern√°ndez In Memoriam‚ÄĚ
– Gran Premio de Informativos ‚ÄúJorge L√≥pez In Memoriam‚ÄĚ
– Gran Premio de Programas Juveniles ‚ÄúNicol√°s Mart√≠nez In Memoriam‚ÄĚ

Se otorgar√° adem√°s las menciones que el jurado determine.

Igualmente se premiar√°n las individualidades de:

· Mejor dirección.
· Mejor guion.
· Mejor locución masculina.
· Mejor locución femenina.
· Mejor asesoría.
· Mejor grabación/ edición.
· Mejor operador de máster.

IMPORTANTE: Si el premio de individualidad corresponde a una persona mayor de 35 a√Īos no se otorgar√°, pues se incumple con el primer requisito de esta convocatoria.

CATEGOR√ćAS ESPECIALES

РPrograma para Radio Universitaria. Para aquellos programas producidos y transmitidos exclusivamente por las radios universitarias del país.
– Premio Colateral Guam√°. Este a√Īo de manera especial se otorgar√° al mejor trabajo dedicado a la ciudad de Pinar del R√≠o.
РPremio Colateral UNEAC. Al trabajo de la Asociación Hermanos Saíz.

LAS OBRAS SER√ĀN RECIBIDAS HASTA EL 1RO DE OCTUBRE DE 2019.

planilla de inscripción.

 

EVENTO TE√ďRICO

Los organizadores tienen el placer de invitar a comunicadores, periodistas y artistas jóvenes de la radio en el país, a presentar trabajos teóricos que aborden sobre el uso de las redes sociales en función de la programación radial y su planificación.

Los trabajos deben contar con un mínimo de 5 cuartillas y un máximo de 10 y ser enviados a la dirección lavueltaabajo@icrt.cu antes del 1 de octubre de 2019. Es necesario precisar los medios técnicos que necesitan para su exposición.

Un jurado de admisión seleccionará los trabajos que integrarán el programa teórico del evento.
Esta convocatoria puede ser consultada en el sitio web de la Emisora Radio Guamá: www.rguama.icrt.cu, el sitio web de la Asociación Hermanos Saíz: www.ahs.pinarte.cult.cu y para más información contactar con esta dirección de correo lavueltaabajo@icrt.cu.

El Comité Organizador agradece anticipadamente su posible interés en participar, y le solicita divulgue esta convocatoria a las emisoras del país, las radios universitarias, las Facultades de Periodismo y Comunicación, y las Casas del Joven Creador.


C√°mara Azul para el cine joven

Dieciochos a√Īos han transcurrido desde que Jorge Riba√≠l, entonces jefe de la Secci√≥n de Audiovisuales de la AHS en Holgu√≠n, organizara por primera vez C√°mara Azul ‚Äďo Blue Screen‚Äď en las Romer√≠as de Mayo. ‚ÄúLa met√°fora era hermosa: el evento ten√≠a que ser capaz de reunir en una sola imagen a j√≥venes realizadores y cin√©filos de muchas latitudes‚ÄĚ, recuerda con entusiasmo Riba√≠l al referirse a su g√©nesis, cuyo nombre proviene, precisamente, del proceso cinematogr√°fico que unifica varios elementos fotografiados en una sola imagen. [+]


Culmina en Guantánamo la IV edición de la jornada de Cine Andante

Con la proyección de valiosos materiales premiados en eventos realizados en el país como la Muestra Joven ICAIC, el Almacén de la Imagen y otros circuitos del audiovisual joven cubano, clausuró en Guantánamo la VI edición de la Jornada de Cine Andante organizada por la Asociación en la provincia y coordinada por el periodista Adriel Boch Cascaret. [+]