J贸venes creadores


Fiesta Innombrable: un remix cultural

 

La mar violeta

a帽ora el nacimiento de los dioses

ya que nacer es aqu铆

una聽fiesta innombrable

un redoble de cortejos y tritones reinando.聽

Jos茅 Lezama Lima.

Llegu茅 a Manzanillo por el incre铆ble precio de un peso cubano, esto ser铆a el anticipo de muchas de las experiencias de la d茅cima edici贸n de La Fiesta Innombrable 2019, las cuales no tendr铆an capacidad de aferrarse a un nombre com煤n o pedestre. Este evento es el principal de la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z en la ciudad del Guacanayabo y aglutina a los j贸venes creadores y todas las artes posibles.

Enclavada seg煤n la leyenda urbana en donde residi贸 el Fort铆n Espa帽ol, muy cerca del salitre y los mitos, tiene su sede la Casa del Joven Creador, cuartel general de La Fiesta. Este noviembre fueron los d铆as elegidos del 21 al 24 y los artistas concurrieron del cercano oriente (Holgu铆n y Santiago) teniendo en cuentas las innombrables cuestiones de trasportaci贸n masiva que sufre el pa铆s.

El evento empez贸 en horas de las tardes, a ritmo de trova tradicional con el grupo Son de la Trova, el cual es un defensor de la m煤sica popular cubana como la guaracha, el son y otros g茅neros, e inculca a las j贸venes generaciones al fomento del m谩s arraigado acervo musical. En horas de la noche se cont贸 con la presentaci贸n de Sincro MC, el rapero insigne de la ciudad. La inauguraci贸n nocturna estuvo a cargo del grupo de fusi贸n 95.6 Studio, agrupaci贸n local y novel que se estrena en el cuadril谩tero musical de la regi贸n, fusiona rock, trova y rap con otros g茅neros e invit贸 a Sincro MC para algunos featuring, lo que dot贸 de vitalidad e innovaci贸n al concierto.

Aunque la presentaci贸n adoleci贸 de buen audio (enfermedad cr贸nica de muchos eventos) y se not贸 cierto nerviosismo de principiantes, vale destacar la originalidad del proyecto y las letras din谩micas e inteligentes compuesta por Alberto S谩nchez, director y voz l铆der y la orientaci贸n musical desde el teclado de Orestes Ernesto.

La segunda jornada comenz贸 en el centro Manuel Navarro Luna con el conversatorio KPT3 del espacio La Pedrada, dedicado a la literatura con Jos茅 Luis Serrano, Julio Jim茅nez y Javier Mora, quienes disertaron sobre el remix literario y la cultura del remix. Con confluencias y divergencias estos tres autores forman KPT3, una especie de 鈥渃ombinada literaria鈥 que usa este estilo que se basa en la apropiaci贸n a mano escrita y sin permiso de textos ya escritos que se mezclan cual consola literaria y da un resultado aut茅ntico m谩s all谩 de la intertextualidad y los paratextos.聽

Posteriormente se present贸 el libro de ensayo Matar al Gato Ruso, de Javier Mora, la novela 脕cido: Blog de Poes铆a, de Julio Jim茅nez, y el cuaderno de poes铆a de Jos茅 Luis Serrano, Geometr铆a de Lobachevski. Estos tres libros de diferentes g茅neros han recibido premios dentro de la isla y muestra la esencia de los universos literarios de cada autor respectivamente. Cerr贸 el espacio con lecturas de poes铆a Sucel Ortiz (Manzanillo), Alfredo P茅rez (Manzanillo), Julio Jim茅nez (Santiago), Javier Mora (Santiago) y Jose Luis Serrano (Holgu铆n).

El s谩bado 23 en la ma帽ana se realiz贸 en la Casa del Joven Creador el espacio literario Tabaco Chino, con el conversatorio Solo la Lectura Salva, de quien suscribe, y la presentaci贸n por Carlos Escala de Geometr铆a Interior, del poeta Yainier (Pipio) Salazar y el libro de critica cultural Historias y Visiones de Carlos Escala, por Alejandro Quesada (Lito). La 煤ltima bocanada fue el recital de poes铆as protagonizado por Alejandro Ponce y Javier Mora.

La tarde depar贸 la Papa Caliente, momento miscel谩neo e interesante para mestizar a todos los artistas, sin distinguir g茅neros y estilos, de manera aleatoria y cat谩rtica, logrando disipar fronteras art铆sticas y mostrando el preludio de lo futuro: el arte total.

Los conciertos de la noche del s谩bado estuvieron a cargo del rapero santiaguero El Narra, quien se apoya del discurso intertextual de la cultura popular, y el proyecto Noise, quien mezcla la poes铆a con la m煤sica electr贸nica desde el remix cultural.聽

Las artes visuales no tuvieron un desarrollo feliz, pues por problemas log铆sticos se cancel贸 la expo personal La verdad no tiene temperaturas, del artista Yurisnel Torres, la cual promet铆a un concepto fresco e interactivo de una veintenas de cartulinas con un peculiar cat谩logo en forma de cubo rubick. Otro momento fue la edici贸n del tercer sal贸n de artes visuales Leod谩n Gonz谩les, in memorian al joven y talentoso pintor manzanillero que falleci贸 prematuramente. Con una muestra exigua, se presentaron solo seis creadores (todos manzanilleros) y esta constitu铆a en cincos cuadros, una instalaci贸n, m谩s tres fotograf铆as digital. Pero vale resaltar el esfuerzo de su montaje en condiciones adversas de los artistas Yurisnel Torres y Alejandro Quesada, quienes lograron alcanzar armon铆a en un empaste sencillo y atractivo con los pocos recursos est茅ticos.聽

Aunque fue rico en percepciones y diversos en estilos y tem谩ticas, sobresali贸 m谩s el valor conceptual de la instalaci贸n, pintura y fotograf铆a que el t茅cnico en general. En mi opini贸n la soluci贸n m谩s inteligente hubiese sido hacer una expo colectiva que dejar el modus competitivo, aunque el fallo del jurado salv贸 con el premio a Katerine de la Paz, por su madurez creativa. Por lo que urge repensar los mecanismos de convocatoria y divulgaci贸n del mismo para lograr que sea un espacio m谩s inclusivo y que siga permitiendo la oportunidad de expresar lo m谩s aut茅ntico de las artes visuales para y desde Manzanillo.

El 煤ltimo d铆a se consagr贸 a la m煤sica. Debut贸 por primera vez la banda local de punk rock Rezakaos, la cual busca su propia sonoridad en su g茅nesis, no obstante, tienen ya un reportorio interesante y lleno de rebeld铆a. Participaron el trovador Reinier Arro, el guitarrista Andro con un recital de m煤sica electro ac煤stica, y el raper El Mamb铆. El cierre del evento estuvo a cargo de Cimarr贸n, un d煤o de Santiago de Cuba que mixtura el perfomance, la cultura rastafarie, la poes铆a, el rap y la ancestral cultural afrocubana y libertaria, al igual que destaca la proyecci贸n esc茅nica y el af谩n de sus letras por defender la autenticidad cubana.

Entre los aspectos negativos de la d茅cima edici贸n de este evento hay que se帽alar los inevitables y arraigados vaivenes log铆sticos que embisten a todo evento en Cuba, las mutilaciones al programa por diversas razones que escapan algunas de las manos y otras pod铆an resolverse con resilencia organizativa. Entre las principales afectaciones de la programaci贸n estuvieron la ausencia de las actividades de cine y teatro que afectaron el concepto hol铆stico de La Fiesta. Otro elemento fue la falta de cohesi贸n con la AHS de Bayamo, ya que no asistieron sus asociados 鈥損or diversos motivos鈥, lo que parece incre铆ble que asistan m谩s artistas de Santiago u Holgu铆n que de la ciudad vecina.聽

De los elementos interesantes es meritorio resaltar el auge del arte local manzanillero y su apuesta para resolver staff de creadores que impiden los malabares del presupuesto. La Fiesta Innombrable ofreci贸 su plataforma para el lanzamiento de dos grupos reci茅n creados y sirvi贸 de mantra para todos los artistas del patio que quisieron ofrecer su talento. Logr贸 atraer a los j贸venes a los espacios musicales y brind贸 lo mejor posible ante dif铆ciles situaciones econ贸micas.

La mezcla y el sincretismo art铆stico es una cualidad del arte joven cubano. Por esto La Fiesta Innombrable sigue siendo una de las principales razones de ser de la AHS en el territorio. El resultado final es un remix cultural que catapulta un crecimiento espiritual cuya autenticidad no pude tener nombre.

 


Debatir谩n sobre la cultura de nuestro tiempo en Dialogar, dialogar

Resistencia y creaci贸n: La cultura de nuestro tiempo ser谩 el tema del espacio Dialogar, dialogar este mi茅rcoles, a las cuatro de la tarde en el Sal贸n de Mayo, del Pabell贸n Cuba.

聽Con los panelistas Abel Prieto, presidente de la Sociedad Cultural Jos茅 Mart铆; la joven investigadora Giselle Armas Pedraza y Jaime G贸mez Triana, director del programa de estudios sobre culturas originarias de Am茅rica en la Casa de las Am茅ricas, el tema ser谩 propicio para reflexionar sobre la guerra simb贸lica y contra las esencias de los pueblos que se libra actualmente a nivel global.

El espacio aspira a la pol茅mica y al debate sincero valiente y responsable entre varias generaciones de cubanos desde el amor al pa铆s, en el cual pueden participar todas las personas interesadas.

Creado en mayo de 2013 por la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z y con el impulso del actual doctor en ciencias hist贸ricas Elier Ram铆rez Ca帽edo, Dialogar, dialogar鈥 ya posee dos libros con las transcripciones de esos intercambios, los cuales fueron publicados por la editora Abril.

Entre los temas abordados m谩s recientemente se encuentran La responsabilidad colectiva, 驴c贸mo se construye, c贸mo se destruye? y El rol de los j贸venes creadores en la Cuba de hoy.

Un aspecto favorable es que todas las personas pueden sugerir tem谩ticas para el an谩lisis mediante el correo dialogardialogar@gmail.com

Este espacio es un homenaje permanente al pensamiento de Alfredo Guevara, quien demostr贸 su confianza en las nuevas generaciones hasta sus 煤ltimos d铆as, por eso debe su nombre al 煤ltimo libro del sobresaliente intelectual, fruto de una serie de intercambios con estudiantes en varias facultades.

Dialogar, dialogar鈥 aspirar谩 siempre al debate, a la pol茅mica, a las cr铆ticas y propuestas desde el amor a la naci贸n y sus esencias, como una posibilidad de pensar al pa铆s entre todos.

 


鈥淧refiero el caos de la incertidumbre鈥

De seguro esta es una entrevista que deb铆 haber hecho hace algunos a帽os, pero los astros se alinearon terminando este 2019 para que finalmente tuviera lugar este encuentro. Los que hemos sido sus compa帽eros de clase sabemos del intelecto y la creatividad de Daniel Toledo Guill茅n. Reci茅n egresados en la misma graduaci贸n de la Universidad de las Artes (ISA) quisiera que esta entrevista fuese vista como un testimonio de una de las voces de esta joven generaci贸n.

Me parece este un buen momento para tener una charla con este joven compositor. Engendrar un fonograma es solo uno de los pretextos para reflexionar sobre la m煤sica desde las m煤ltiples experiencias vividas por este joven creador cubano.

  • 驴Cu谩les son tus libros de cabecera, aquellos que te inspiran a crear?

Para no ser pat茅ticamente presuntuoso y deshonesto, parto de la idea de que desafortunadamente no soy un lector voraz, en cuanto a libros se refiere. Leo muchos art铆culos y noticias, pero, no tengo la paciencia para leer libros enteros de manera natural; pero, no creyendo yo en la naturaleza de lo natural, hace algunos a帽os me he ido obligando a leer libros y aunque mediocre mi esfuerzo, he le铆do algunos ya.

Por el momento he tenido un bombardeo de Jorge Luis Borges, gracias a una gran amiga. Primero le铆 Ficciones y ahora El aleph. He encontrado en 茅l una perfecta conjunci贸n entre la s铆ntesis, la poes铆a y el asombro. No podr铆a decir que directamente me impulsa a crear m煤sica pero me asombra, y el asombro es el inicio de la creaci贸n y lo creado.

Tambi茅n me qued茅 impactado con Crimen y castigo de Dostoievski, fue como una explosi贸n en mi cabeza; definitivamente me ayud贸 a entender mejor al mundo y a nosotros, los seres humanos.

Otro elemento importante que me da la literatura y en especial la poes铆a tiene que ver con los t铆tulos de mis obras. No me gusta la m煤sica program谩tica pero me gusta manipular un poco los estados de la audiencia a trav茅s de los t铆tulos siempre con alg煤n elemento po茅tico que pueda provocar alguna reacci贸n en el p煤blico que escucha la pieza. De manera que no se describe la m煤sica sino que se proporcionan ciertas esencias po茅ticas. Leer no es un simple acto utilitario, sino un paso importante para poder pensar.

  • 驴Qu茅 razones o ideas te motivaron a componer?

Razones: ninguna a priori. Ideas: ideas musicales, la idea transformada en m煤sica. Las razones uno las halla luego. En mi caso estas razones son muy simples, es algo en lo que puedo llegar a ser bueno, en lo que enfocarme, sabiendo que puedo cosechar frutos intelectuales y, por supuesto, materiales. Esto lo supe hace algunos a帽os y me decid铆 a emplear toda mi voluntad en esta tarea.

Ahora bien, en el terreno de las ideas 鈥搎ue son mucho menos mundanas que las razones鈥 es para m铆 un deleite poder trabajar con ideas musicales y, tanto en el proceso de composici贸n como en la obra terminada, el comprobar que un compositor es capaz de hablar mediante la m煤sica y de transformar las ideas m谩s simples en complejas, y viceversa, produce un placer enorme.

Entonces mis razones son ego铆stas y mis ideas tambi茅n lo son. No voy a enga帽arme ni enga帽ar a la gente diciendo que pretendo llevar luz a la humanidad es un placer para m铆. Ahora bien, aqu铆 viene el truco, luego del placer individual viene el intercambio con los otros y, si los otros reaccionan a mis ideas, piensan con mi m煤sica, entonces siento que mi misi贸n para con la humanidad ha sido cumplida. Mi oficio es 煤til desde su inutilidad, pues el arte puede ser solo 煤til cuando es in煤til.

  • 驴Qu茅 g茅neros y formatos te gusta trabajar generalmente?
  • Foto: Oscar P茅rez/Cortes铆a del entrevistado
    Foto: Oscar P茅rez/Cortes铆a del entrevistado

No me gustan los g茅neros, hasta ahora solo el Preludio, pero supongo que en alg煤n momento tendr茅 que hacer una sonata. El asunto con los g茅neros es que est谩n preestablecidos y, aunque no ando por ah铆 queriendo descubrir el agua tibia, me inclino m谩s a hacer obras sin estructuras predeterminadas; prefiero que el contenido dicte, como efecto paralelo, la forma.

De manera contraria, el Preludio, al ser atem谩tico, me permite ser de la mejor manera en que me gusta ser: utilizando poqu铆simos materiales y exprimi茅ndoles el jugo hasta el m谩ximo de sus posibilidades.

Sobre los formatos, me interesa todo lo relacionado con la voz. Desde obras corales, piano y voz, o ensembles con voz. Incluso si no est谩 presente la voz, algunos gestos mel贸dicos dentro de la m煤sica pudieran ser una remembranza de ese gusto m铆o por lo vocal.

Es de mi preferencia tambi茅n los instrumentos solistas, y en ese camino he hecho unas cuantas piezas pensando en las posibilidades de esos instrumentos. Es como desnudarlos y ofrecerlos tal cual son. Es un ejercicio important铆simo para un compositor poder hacer una pieza para un instrumento como la flauta o el clarinete, o la guitarra, o cualquier otro, pero, con el paradigma de que sea un mon贸logo consigo mismo.

La orquesta es tambi茅n un mundo fascinante, que tambi茅n me llama mucho la atenci贸n. Creo que aunque tengo ciertas preferencias, en este momento estar铆a dispuesto a componer para cualquier tipo de formato dentro de la m煤sica cl谩sica, por supuesto, la m煤sica popular es un terreno totalmente ajeno a m铆.

  • 驴C贸mo relacionas la direcci贸n coral con la composici贸n en tu quehacer art铆stico?

Ya habl茅 de mi preferencia sobre lo vocal, y eso viene directamente relacionado con la direcci贸n coral. Luego est谩 la familiarizaci贸n con el coro, que es una muy buena herramienta de conocimiento para un compositor y, luego de esta misma habilidad surge otra, y es el estar adaptado a trabajar con varios planos de m煤sica simult谩neamente. Esto son las voces del coro pero, a otra escala, pudieran ser los instrumentos en la orquesta o en cualquier ensemble.

Por otro lado, estudiar direcci贸n coral te prepara a lidiar con la gente en el coro y sus m煤ltiples reacciones ante la m煤sica y el mundo en general. O se, que es una carrera muy completa, que te prepara desde much铆simos 谩ngulos para el hecho de ser m煤sico.

  • 驴Con qu茅 conceptos o expresiones caracterizar铆as tu m煤sica?

Mi m煤sica existe en el espacio intermedio entre nota y nota. Sin que lo anterior suene pomposo, solo quiero expresar que me es dif铆cil sacar una conclusi贸n clara de c贸mo es mi m煤sica, pues resulta bastante ambigua, y esa ambig眉edad es precisamente uno de mis preceptos en cuanto a lenguaje est茅tico se refiere: no pertenecer a una etiquete determinada, no a las formas formales, mejor el caos de la incertidumbre.

Creo, en su generalidad, que mi m煤sica podr铆a inspirar un halo de reflexi贸n en cuanto a que sus desarrollos generalmente son circulares y no lineales, y mi predilecci贸n por tempos lentos y atm贸sferas repletas de silencios y espacios. Mi m煤sica ocurre bastante en el silencio, es un elemento muy importante para mi. El silencio como no lugar, un lugar lleno de m煤ltiples significados, donde todo es y no es. De nuevo lo ambiguo.

  • 驴Con qu茅 tendencias o estilos te sientes af铆n durante el proceso creativo?

Yo creo que no tengo predilecci贸n por una tendencia o estilo determinado, sino que encuentro lugares para mi muy importantes en todos, desde los cantos gregorianos, la complejidad del contrapunto vocal del renacimiento, el drama rom谩ntico o la m煤sica electroac煤stica. Hay valios铆simas ense帽anzas en todos los per铆odos. Pero el siglo XX es el m谩s cercano como referente para un compositor del siglo XXI, lo cual hace que uno revisite mucho esta 茅poca.

  • 驴Qu茅 compositores han marcado tu carrera profesional?

Precisamente en el camino hacia la profesionalidad uno debe sacar lo positivo de todos esos compositores que hemos ido estudiando en la historia de la m煤sica.

Ahora bien, como los gustos y las afinidades son tambi茅n parte inherente de nosotros los humanos, no puedo por el mero hecho de lo profesional no tener particulares gustos y preferencias con ciertos compositores.

Partir铆a por Carlo Gesualdo, compositor italiano del renacimiento que conoc铆 precisamente en mis estudios de direcci贸n coral y, que sin dudas, ha marcado la manera en la que veo el coro como conjunto de voces. De 茅l he tomado el denso contrapunto entre las voces, las melod铆as 鈥渞aras鈥 y muy crom谩ticas. Bach, quien es como Dios, es como la verdad y la virtud de Plat贸n, en el 谩mbito de la composici贸n. Su m煤sica es precisamente la s铆ntesis entre la t茅cnica y la expresi贸n.

Pensar铆a en Beethoven, Chopin y Mahler. Este 煤ltimo no s茅 si me ha influenciado en algo pero su m煤sica me es imprescindible en mi vida.

Hablar de compositores, digamos contempor谩neos, o sea, del siglo XX hasta nuestros d铆as. Olivier Messiaen, por la profundidad, los colores y la eternidad. Gy枚rgyLigeti, por lo est谩tico y complejo. ArvoP盲rt por sus delicadas disonancias y el silencio. Steve Reich por el pulso. John Adams por trabajar la orquesta desde una 贸ptica minimalista y al mismo tiempo casi neo-rom谩ntica tomando, precisamente, parte de la 茅pica Wagneriana y Mahleriana.

Por 煤ltimo y no menos importante, Carlos Fari帽as. Nuestro m谩s importante compositor, desde mi opini贸n. De nuevo, de 茅l me llama la atenci贸n, como en Bach, el balance armonioso entre una t茅cnica solid铆sima y una expresividad en su m煤sica como ninguna.

  • 驴Qu茅 tal fue la experiencia de grabar tu primera producci贸n discogr谩fica?

Ha sido una experiencia tremenda para m铆. Sin dudas, el momento m谩s importante hasta ahora en mi trabajo como compositor. Un disco enteramente dedicado a tu m煤sica es un regalo grand铆simo para m铆 como creador. No solo el disco en s铆, sino tambi茅n desde las personas involucradas, desde la misma discogr谩fica Colibr铆, de quien recib铆 much铆simo apoyo, los m煤sicos que participaron, excelentes todos, el equipo de producci贸n y los amigos que siempre est谩n para ayudar en todo lo necesario; los amigos directamente involucrados en varios de estos procesos.

Ese nivel de comuni贸n que se produjo fue la mejor experiencia profesional que he tenido hasta este momento. No falt贸 estr茅s, pero tampoco falt贸 el apoyo y el profesionalismo de todos los agentes causantes de este proyecto. Adem谩s, fue un excelente ejercicio para aprender a producir hechos como estos, saber mejor c贸mo traducir en palabras mi m煤sica ante dudas o interrogantes de los m煤sicos. Fue y ser谩 un crecimiento como persona y compositor.

  • 驴A qui茅n agradeces por ello?

Primero a la AHS que organiza anualmente las becas de creaci贸n. Aprovecho para alentar a todos los creadores j贸venes sobre la grand铆sima oportunidad que son estos premios y las puertas que abre. Estas becas son probablemente el mejor espacio para los j贸venes artistas de recibir apoyo tanto financiero como institucional para realizar su arte, por eso recomiendo a todos los j贸venes creadoresa estar atentos a las convocatorias.

Tambi茅n agradecer a la disquera Colibr铆 y a su directora,CaroleFern谩ndez. En la producci贸n, al maestro Juan Pi帽era, quien fungi贸 como productor del disco y a quien agradezco su dedicaci贸n y consejos oportunos.

Ahora quisiera nombrar uno a uno los involucrados en este proyecto: Daniel Torres Corona, imprescindible amigo y director musical del disco. Harold Merino Bonet y Dayana Garc铆a Brizuela, grandes amigos tambi茅n, quienes grabaron y mezclaron el disco, bello trabajo el de ellos, y Giraldito en la masterizaci贸n.

La posproducci贸n todav铆a no est谩 lista pero ya de inmediato voy agradeciendo a las personas involucradas en Colibr铆, el dise帽ador Nelson Ponce y el Dr. Boris Alvarado, mi hermano chileno, quien realiz贸 un trabajo admirable en las notas discogr谩ficas.

Ahora bien, es el turno de hablar sobre los m煤sicos, dir铆amos 鈥渆l pollo del arroz con pollo鈥. Todos muy talentosos y que supieron enfrentar todas las piezas con alt铆sima profesionalidad. En primer lugar amigos que han estado siempre presente sin ning煤n pago m谩s all谩 del agradecimiento; en esta categor铆a: Patricia D铆az Mora, Jorge Amado Molina, Alejandro Ur铆a, Lesby Bautista y Simone Garc铆a.

Entre los que trabajaron conmigo por primera vez y que no dudaron en participar de este proyecto est谩n la maestra Niurka Gonz谩lez, quien me honra profundamente al haber participado. El ensemble Vocal Luna y su directora Willmia Verrier, quienes hicieron un trabajo dign铆simo interpretando piezas que pose铆an much铆simas dificultades. Tambi茅n el violista Hugo Herrera y el contratenor Eduardo Sarmientos. A todos, mil gracias.

  • Aunque una nueva etapa en tu vida que reci茅n comienza, 驴c贸mo sientes que han marcado tu vida los estudios en Alemania?

Todav铆a no marcan nada en espec铆fico pues solo llevo dos meses en Alemania, pero tengo la convicci贸n que como mismo el ISA fue important铆simo para m铆, los estudios aqu铆 lo ser谩n tambi茅n.

Partiendo de que es una cultura diferente, y el aprendizaje que eso conlleva, ya es una victoria; la interacci贸n con personas con idiosincrasias distintas es una excelente manera de comprender mejor el mundo.

Luego el aprender otro idioma tambi茅n abre muchas puertas. Hasta ahora me parecen muy interesantes y de valor las din谩micas de la universidad, los profesores y los estudiantes. Es tambi茅n la oportunidad de compartir con otros m煤sicos y diferentes maneras de aproximarse a la m煤sica.

Por el momento me encuentro componiendo much铆simo para la clase de composici贸n y futuros conciertos en la universidad. Entonces, de seguro ser谩 una experiencia acad茅mica y de vida importante.


Luis y Sergio Sa铆z, dos j贸venes de todos los tiempos (Transcripci贸n de Dialogar, dialogar + Fotos y spot)

Transcripci贸n del espacio Dialogar, dialogar, con el tema El rol de los j贸venes creadores en la Cuba de hoy. 驴Vigencia de los hermanos Sa铆z?, 16 de octubre de 2019

Yasel Toledo Garnache, moderador:

Estamos otra vez en Dialogar, dialogar, espacio de la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z para el debate y la cr铆tica valiente y responsable. Apenas faltan dos d铆as para celebrar el aniversario 33 de nuestra organizaci贸n, un buen motivo para intercambiar sobre el rol de los j贸venes creadores en la Cuba de hoy.

Nos acompa帽an en el panel la joven periodista Yanetsys Le贸n Gonz谩lez; el investigador y Doctor en Ciencias Hist贸ricas Elier Ram铆rez Ca帽edo, fundador de Dialogar; y Luis Morlote Rivas, Presidente de la UNEAC, quien durante varios a帽os estuvo al frente tambi茅n de la AHS y siempre ser谩 parte de esta familia grande a la cual aport贸 mucho y lo sigue haciendo.

Est谩n junto a nosotros tambi茅n miembros del Consejo Nacional de la AHS y artistas de todas las provincias. Este d铆a es inevitable pensar en Luis y Sergio Sa铆z Montes de Oca, dos hermanos, asesinados el 13 de agosto de 1957, dos muchachos repletos de 铆mpetu, inteligencia y voluntad para ser 煤tiles a su naci贸n. Uno imagina aquel d铆a en聽San Juan y Mart铆nez, un peque帽o poblado en la actual provincia de Pinar del R铆o: la despedida de la madre, los pasos en la calle, los disparos que apagaron sus vidas, la tristeza de muchos鈥

Cuando uno lee sus textos percibe que eran entusiastas, enamorados, bromistas, pero tambi茅n sent铆an una profunda preocupaci贸n por los problemas sociales y pol铆ticos de su 茅poca, por la realidad dolorosa que sufr铆a el pueblo, y trataban de contribuir al necesario cambio.

En textos como聽Juventudes;聽Las razas: el problema racial en Cuba; 驴Por qu茅 no vamos a clases?; La Generaci贸n del Centenario; y 驴Por qu茅 luchamos?聽se percibe la profundidad del pensamiento de ambos, a pesar de la juventud.

No podemos asegurar que la obra literaria de ellos tiene gran calidad, pero es innegable el talento, la inquietud, la capacidad para crear que estaba en crecimiento, pues apenas ten铆an 17 y 18 a帽os de edad.

Al leer los testimonios de amigos, compa帽eros de estudios y otras personas que los conocieron, uno descubre tambi茅n sus cualidades como seres humanos valientes, arriesgados y muy sensibles, lo cual se refleja tambi茅n en sus poemas.

驴Cu谩nto de ellos debe permanecer o no en los j贸venes creadores de hoy? 驴C贸mo debemos ser los escritores, investigadores y artistas en la actualidad? 驴C贸mo deben ser nuestras relaciones con las instituciones?

驴Acaso no estamos para exigirles y criticarlas con sinceridad, 聽pero tambi茅n para hacer propuestas y realizar acciones desde la voluntad de ayudar a fin de contribuir a que cumplan cabalmente con sus funciones? 驴Qu茅 nos debe guiar?

Dialogar Dialogar...
Dialogar Dialogar…

 

Luis Morlote Rivas:

No s茅 si se dieron cuenta del matiz leve en la presentaci贸n. Yasel dijo la palabra joven, pero cuando lleg贸 a m铆 no la utiliz贸 (Risas). Lo bueno que tiene este espacio es que podemos conversar entre todos, como amigos. Aunque parezca melodram谩tico 鈥搚o vengo de la Radio-, debo confesar que todav铆a hoy la mejor experiencia de mi vida ha sido el paso por la AHS, no la he superado, porque la Asociaci贸n brinda la posibilidad 鈥揷omo dec铆a Yasel- de trabajar desde la responsabilidad, pero siempre proponiendo, innovando, criticando. Rafa-presidente actual de la AHS-, me ped铆a que hablara un poco de Esther, madre de los hermanos Sa铆z. Tuvimos la posibilidad de compartir durante varios a帽os con ella.

Recuerdo incluso que 铆bamos al Comit茅 Nacional de la UJC, y habl谩bamos de la importancia de ir a visitarla a San Juan y Mart铆nez, porque nos parec铆a que le quedaba poco tiempo de vida, as铆 era cada a帽o, pero ella estuvo hasta que quiso y con una lucidez extraordinaria, por suerte para nosotros. Y eso nos permiti贸 comprender por qu茅 los hermanos Sa铆z eran as铆 y por qu茅 es tan apropiado que esta asociaci贸n se llame de esa manera, lo cual implica un alt铆simo compromiso.

Recuerdo que en el 2008, hicimos una entrega especial de Maestra de Juventudes a ella, a Esther, en un acto que efectuamos en el Memorial Jos茅 Mart铆. Lo merec铆a no solo por ser la madre de ellos, sino por su trayectoria como maestra y metod贸loga de Educaci贸n.

Ten铆a una vocaci贸n por el magisterio y el servicio social. Luego de la actividad, la entrevist贸 un periodista, y ella expres贸 que estaba muy alegre de ser Maestra de Juventudes, porque la AHS es la organizaci贸n a la cual sin dudas hubiesen querido pertenecer sus hijos, seg煤n sus propias palabras.

Le dec铆an La Montes de Oca. Hay una an茅cdota: Un d铆a se mont贸 en un taxi, en el cual iba una muchacha, que expres贸: 鈥渃hofer, ap煤rese que hoy nos visitar谩 La Montes de Oca, y esa mujer no entiende鈥, porque tambi茅n era exigente.

El padre de ellos tambi茅n ten铆a una conducta intachable. Eso explica un poco las cualidades de Luis y Sergio, quienes conoc铆an la obra de Jos茅 Mart铆. En el momento de la muerte, Luis era coordinador del Movimiento 26 de Julio en San Juan, y Sergio se desempe帽aba como jefe de Acci贸n y sabotaje. Se dice f谩cil, pero con solo 17 y 18 a帽os ten铆an que ser muy valientes y audaces, ten铆an que ser l铆deres tambi茅n, para que confiaran esas responsabilidades en ellos.

Hay que leer el texto de ellos sobre Abraham Lincoln, quien fue presidente de Estados Unidos, para percibir tambi茅n la profundidad de sus an谩lisis. La familia les dio una formaci贸n pol铆tica y humanista muy completa. Sorprende el conocimiento y la formaci贸n de ellos tan completa, con esas edades y en un lugar apartado como San Juan y Mart铆nez.

Armando Hart me dijo una vez que existen muchas coincidencias entre el documento聽驴Por qu茅 luchamos?, de ellos, y聽La Historia me absolver谩, alegato de autodefensa de Fidel en el juicio despu茅s del asalto al Cuartel Moncada, que se convirti贸 en programa de lucha de la nueva etapa revolucionaria.

Esther nos narraba que aquel 13 de agosto ella estaba fregando en la cocina, cuando los hijos le dijeron: 鈥渕am谩, vamos al cine鈥, y ella les dijo que no fueran, pero ellos dijeron que s铆. Un rato despu茅s escuch贸 los disparos, y pens贸: 鈥渕e mataron a los muchachos鈥, y sali贸 corriendo al portal. La gente pasaba, y ella escuch贸 cuando uno dijo: 鈥渕ira, no sabe que le mataron a los hijos鈥.

Esa escena y todo lo relacionado con ellos dan para una pel铆cula que emocione. Esther siempre dej贸 las camas tendidas, todo como ellos lo dejaron cuando salieron. Eso la ayud贸 a seguir con vida, era como si Luis y Sergio estuvieran ah铆.

A la AHS le corresponde divulgar m谩s la obra de ellos. Tal vez una multimedia y que la gente pueda visitar la casa de manera virtual.

Dicen que Fidel cuando visitaba la casa solo llegaba hasta el portal.

El sepelio de los hermanos Sa铆z conmovi贸 a muchas personas.

Es importante estudiar sus obras y ejemplos, porque aportan un pensamiento revolucionario, antimperialista, creativo -muy creativo-, innovador, profundamente descolonizador鈥

La Asociaci贸n nunca puede acomodarse, tiene que criticarse en el interior de ella misma y no asumir nunca la burocracia institucional.聽Hay que aprovechar esas oportunidades 煤nicas que tienen la AHS y la UNEAC de pensar cr铆ticamente la cultura. Las Casas del Joven Creador -sedes de la AHS en las diferentes provincias- son espacios alternativos y abiertos, donde confluyen todas las manifestaciones art铆sticas, y eso debemos defenderlo siempre.

La idea de que la sede nacional de la AHS sea el Pabell贸n Cuba fue de Fidel. 脡l tuvo dos encuentros con la AHS, en 1988 y en el 2001. Fidel reconoci贸 siempre la importancia de esta organizaci贸n. En una ocasi贸n manifest贸:

鈥淣o se puede decir que el papel de la AHS sea solo promover la cultura, puede ser lo m谩s importante, pero la Asociaci贸n tiene tambi茅n que recoger todas las cuestiones, preocupaciones y problemas a resolver, tiene que trabajar y luchar por los intereses de aquella gente a la que representa. Esta organizaci贸n se justifica ahora y siempre, ahora y siempre鈥.

Hace poco particip茅 con Rafael 鈥揳ctual presidente nacional- en una reuni贸n, y en verdad 茅l se faja y defiende la AHS, eso habla muy bien de su responsabilidad.

Yasel Toledo Garnache:

Indudablemente, el nombre de esta organizaci贸n significa un compromiso adicional, con Luis y Sergio, sus esencias y la capacidad para enfrentar cualquier reto. Cuando escuch谩bamos a Morlote, una pensaba otra vez en la fidelidad de aquellos j贸venes a sus principios, incluso en momentos de mucho peligro.

Recordaba fragmentos del art铆culo de Sergio,聽驴Por qu茅 no vamos a clases?, que ley贸 en el Instituto de San Juan, como parte de una huelga. Ese texto denunciaba problem谩ticas sociales poco despu茅s del asalto al Palacio Presidencial en La Habana, donde hubo disparos y sangre. No ten铆an miedo. En verdad, debemos divulgar mucho m谩s el pensamiento y la obra de ellos.

Elier seguramente nos comentar谩 sobre eso. Te pedimos, adem谩s, hermano, algunas opiniones sobre la relaci贸n de los creadores y las realidades, los contextos. En ocasiones, se debate sobre qu茅 es lo m谩s importante: 驴solamente la obra o tambi茅n lo dem谩s? 驴Cu谩ndo estamos en un proceso creativo es posible meternos en una burbuja de cristal o torre de marfil por encima de todo y desprendernos de la pol铆tica, las preocupaciones sociales? 驴Intentarlo ser铆a lo m谩s justo con nosotros mismos?

Elier Ram铆rez Ca帽edo:

Estar aqu铆 nos satisface y emociona. Este es un espacio que lleg贸 para quedarse. Antes de hablar sobre el rol de los j贸venes creadores en la Cuba de hoy, quisiera comenzar refiri茅ndome a Luis y Sergio Sa铆z Montes de Oca, cuyos nombres prestigian a la organizaci贸n que agrupa a los j贸venes de la vanguardia art铆stica e intelectual cubana.聽Al ingresar en la AHS nada conoc铆a de estos j贸venes, que al ser asesinados por esbirros de la dictadura de Fulgencio Batista el 13 de agosto de 1957 apenas contaban con 18 y 17 a帽os de edad. El hecho de pertenecer a la AHS y al propio tiempo ser graduado de licenciatura en historia, me obligaba por una cuesti贸n moral de saber qui茅nes fueron realmente esos muchachos cuyos rostros pod铆a ver reflejados en las paredes de las oficinas del Pabell贸n Cuba y en pul贸veres distribuidos por la direcci贸n de la AHS.

Lo primero que descubr铆 es que no es mucho lo que se ha escrito sobre su corta pero destacada vida revolucionaria, as铆 como de la radicalidad y hondura de su pensamiento pol铆tico. Solo cuatro libros 鈥揳l menos que conozca- hacen referencia a su historia y compilan gran parte de sus textos literarios y pol铆ticos:

  1. Brisa Nueva. Selecci贸n de la obra de los hermanos Saiz, de Luis Beiro Alvarez, Sergio Su谩rez L贸pez, Luis A. Figueroa Pag茅 y Reinaldo L贸pez Medina, Editora Pol铆tica, La Habana, 1981.
  2. Luis y Sergio. Los Hermanos Sa铆z, de Luis Beiro 脕lvarez, Editorial Gente Nueva, 1983.
  3. Cuerpos que Yacen dormidos, del profesor Luis A. Figueroa Pag茅s, Editorial Abril, con ediciones en 1997, 2007 y 2012.
  4. Sobre la vida que surge, de Luis A. Figueroa Pag茅s, Ediciones Loynaz, 2016.

Tambi茅n pude luego acceder y disfrutar del documental 驴Por qu茅 luchamos?, dedicado a Luis y Sergio, realizado por el periodista Danny Gonz谩lez Lucena en el 25 aniversario de la organizaci贸n.

Pero si poco es lo que se ha publicado, mucho menos se ha logrado un trabajo sistem谩tico y efectivo por hacer llegar a las nuevas generaciones el legado de los Hermanos Sa铆z, de ah铆 que aun exista una inmensa deuda que saldar. Sin duda, estamos hablando de dos biso帽os patriotas que debieran constituir tambi茅n referentes y paradigmas de toda la juventud cubana. Por supuesto, esa labor va m谩s all谩 de la responsabilidad de la AHS, pero la AHS por el honor y el compromiso que representa llevar el nombre de esos hermanos tiene que inevitablemente estar a la vanguardia en esa misi贸n.

Para m铆 fue una gran revelaci贸n encontrarme con la vida y obra de Luis y Sergio Sa铆z Montes de Oca, qued茅 realmente fascinado con su impronta. Estremece y conmueve su ejemplar actitud revolucionaria y antiimperialista, el calado y originalidad de sus ideas pol铆tico-sociales, su humanismo, solidaridad hacia los oprimidos, sus sentimientos internacionalistas y su profunda sensibilidad art铆stica. Gran simbolismo adquiere adem谩s para el presente su ca铆da, al producirse un 13 de agosto, cuando se dispon铆an a realizar una acci贸n para celebrar el cumplea帽os de Fidel. Encoleriza el hecho de pensar cu谩nto m谩s hubieran podido aportar a la patria de no haberse producido su vil asesinato.

Estos dos hermanos de San Juan y Mart铆nez, Pinar del R铆o, cultivaron en su corta vida los m谩s preciados valores revolucionarios, forjados en gran medida por sus padres, el juez Luis Sa铆z y la maestra de instrucci贸n p煤blica Esther Montes de Oca, quienes lograron sembrar en sus peque帽os el amor y el conocimiento del pensamiento y la vida de Jos茅 Mart铆, as铆 como un alto compromiso con la justicia social.

Despertaron adem谩s en ellos el inter茅s por el arte y la literatura, de ah铆 que ya en el momento de su ca铆da, dejaban a la posteridad testimonio de su vocaci贸n y talento art铆stico. A su edad ya hab铆an le铆do adem谩s de a Jos茅 Mart铆, a Casal, Bol铆var, Ju谩rez, Garc铆a Lorca, Ingenieros, Rod贸, Haya de la Torre, Marx y Lenin. El alegato de autodefensa de Fidel Castro,聽La Historia me absolver谩, fue un texto que evidentemente ejerci贸 mucha influencia en ellos.

En el momento de su muerte ya Luis hab铆a estado entre los fundadores del Directorio Revolucionario pues hab铆a ingresado en la Universidad de La Habana en la carrera de Derecho, donde se destac贸 en las luchas estudiantiles, aunque durante un corto tiempo pues la universidad ser铆a clausurada en 1956. Al volver a San Juan y Mart铆nez, Luis se incorpora al Movimiento 26 de Julio y participa en numerosas actividades clandestinas. Por los m茅ritos alcanzados llegar铆a a ser su coordinador, mientras que su hermano Sergio fungir铆a como jefe de Acci贸n y Sabotaje, siendo fichado por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) como 鈥渆l joven del jaket verde鈥.

Su obra literaria y pol铆tica聽 debiera hoy ser estudiada y conocida por toda nuestra juventud. De la poes铆a de Luis que, igual a la de Sergio est谩 marcada por la denuncia de los males sociales en que viv铆a el pa铆s y por su compromiso revolucionario, mencionar铆a:聽Presencia,聽Partida,聽Llanto por Jos茅 Antonio Echeverr铆a聽y聽Brisa Nueva. De sus textos pol铆ticos:聽La Generaci贸n del Centenario,聽Las razas: el problema racial en Cuba, Juventudes聽y聽驴Por qu茅 luchamos?,聽considerado este 煤ltimo el testamento pol铆tico de ambos hermanos donde se observa cierto paralelismo con聽La historia me absolver谩.

En el caso de la obra po茅tica de Sergio:聽Un verso me piden,聽Canto a la muerte,聽Desalojo, A un burgu茅s, D茅jame llevarte en ansias y Eleg铆a a Karl Marx.聽De su pensamiento pol铆tico destacar铆a:聽驴Por qu茅 no vamos a clases?

Pero hay mucho m谩s para sorprenderse con la obra de los Hermanos Saiz, por ejemplo el conocer que ambos realizaron apuntes para la redacci贸n de una futura Constituci贸n o el hecho de que Sergio dise帽ara todo un programa de cinco a帽os para una C谩tedra Martiana donde deb铆a estudiarse la obra del Ap贸stol.

En su testamento pol铆tico: 驴Por qu茅 luchamos?, ambos hermanos defienden una revoluci贸n martiana y socialista, alejada tanto del 鈥渢铆o Sam鈥 como del 鈥渙so ruso鈥, una revoluci贸n de los humildes, con los humildes y para los humildes. Y para nada debe sorprendernos el distanciamiento de Luis y Sergio del 鈥渓lamado socialismo real鈥 infestado ya en esos momentos por el Estalinismo, y es que ellos forman parte de la original铆sima tradici贸n marxista cubana de profunda ra铆z martiana, al igual que lo fue Mella, Villena, Guiteras, Pablo, Roa, Fidel y otras destacadas figuras de la lucha revolucionaria del siglo XX. Luis y Sergio aspiraban a una revoluci贸n que naciera de las propias entra帽as cubanas, tomando en cuenta la idiosincrasia de la Isla y su inserci贸n dentro del contexto latinoamericano y caribe帽o, a un socialismo muy propio, que tuviera como basamento esencial el pensamiento del Ap贸stol.

Ahora bien, 驴c贸mo lograr desde la AHS, dar a conocer este magn铆fico legado de los Hermanos Saiz a las nuevas generaciones de cubanos?

Creo debi茅ramos comenzar desde casa: en todos los consejos y direcciones nacionales de la AHS presentar y distribuir alg煤n texto de los hermanos Saiz; publicar nuevamente la compilaci贸n de su obra por alguna editorial de la AHS en una tirada m谩s amplia y organizar presentaciones de estos libros en todas las casas del joven creador en el pa铆s.

Pienso que si los miembros de las AHS conocieran y se apropiaran -en buen sentido- de la obra de los hermanos Saiz, esto servir铆a para inspirar canciones, poemas, ensayos, obras de teatros, pinturas, audiovisuales y otras creaciones art铆sticas. 驴Acaso no se ha demostrado ya la capacidad del arte para inmortalizar figuras e ideas y para calar en lo m谩s profundo de los sentimientos humanos?

Debi茅ramos jerarquizar aun m谩s la jornada nacional del 13 de agosto y que sea un acontecimiento no solo en Pinar del R铆o, sino en todo el territorio nacional, uniendo como hacemos en el Pico Turquino en un solo haz a Mart铆, Fidel y los hermanos Sa铆z. Pero no debi茅ramos pasar por alto tampoco la fecha de nacimiento de Sergio el 8 de enero y de Luis el 4 de noviembre. Por otro lado, la obra de los Hermanos Sa铆z debiera estar m谩s accesible para todos, empezando desde la聽 p谩gina Web de la organizaci贸n. Otras ideas que se me ocurren: realizar un producto de multimedia que incluya una visita virtual a la casa de los hermanos Saiz, producir aplicaciones para celulares y tabletas donde se compilen sus textos y hasta el encargo de la elaboraci贸n de un gui贸n para una futura pel铆cula sobre los Hermanos Sa铆z.

Creo adem谩s que para honrar la memoria de Luis y Sergio desde el papel de los j贸venes creadores en la Cuba de hoy, pudi茅ramos intentar darle respuesta desde el debate y, m谩s que todo, desde la acci贸n, a las siguientes preguntas:

驴C贸mo hacer que a la sensibilidad art铆stica en nuestros j贸venes creadores le acompa帽e la sensibilidad revolucionaria, que a las preocupaciones est茅ticas le acompa帽en las preocupaciones 茅ticas? Recordar que Lenin dec铆a que 鈥渓a 茅tica ser铆a la est茅tica del futuro鈥, haciendo ver la belleza que tambi茅n se desprende de las actitudes y comportamientos de los seres humanos. 驴Acaso habr谩 est茅tica m谩s perfecta a la lucha por alcanzar la mayor suma de justicia social posible? 鈥淓se sol del mundo moral鈥, al decir de Cintio Vitier.

Pero en la coyuntura actual de Cuba, nuestro socialismo necesita tanto de la belleza en los actos como de la belleza en la transformaci贸n de nuestro entorno, de la belleza de todas nuestras realizaciones en el mundo material. Y ah铆 los j贸venes creadores pueden desempe帽ar un rol fundamental.

驴C贸mo lograr que la AHS tambi茅n contribuya a materializar la idea en la que tanto insist铆a Alfredo Guevara en sus intercambios con los j贸venes de 鈥渦n socialismo neo renacentista cultor de la belleza鈥?

驴C贸mo lograr que la vanguardia art铆stica joven de Cuba se proyecte hacia toda la sociedad para contribuir al nacimiento de una nueva hegemon铆a, liberadora, antiimperialista, anticapitalista y anticolonial?

驴C贸mo hacer que la AHS participe en la tan necesaria trasformaci贸n espiritual de los seres humanos, en la generaci贸n de valores y conductas socialistas, que tanto necesita nuestra sociedad hoy en d铆a junto al crecimiento econ贸mico?

驴C贸mo puede contribuir la AHS a mantener viva la herej铆a de la Revoluci贸n Cubana desde el pensamiento martiano, marxista y fidelista, en su esencia anti dogm谩tica, creativa y aut贸ctona?

Los j贸venes creadores en nuestro pa铆s estamos llamados no solo a desatar las fuerzas productivas, sino tambi茅n las fuerzas espirituales de la naci贸n. En ese sentido el papel de la AHS es fundamental. Tambi茅n para acabar de volar en pedazos visiones estrechas en la manera de entender la cultura, como aquella que solo la concibe desde el arte y la literatura.

En ese sentido hemos insistido en la importancia de las Ciencias Sociales, en medio de las batallas culturales que enfrentamos. 驴O es que acaso los aportes de la historia, la sociolog铆a, la antropolog铆a, la filosof铆a y otros saberes human铆sticos, no forman parte tambi茅n de lo m谩s valioso de nuestra cultura? 驴Cu谩ntos eventos de pensamiento hace la AHS? 驴Por qu茅 la secci贸n de Cr铆tica e Investigaci贸n sigue siendo la m谩s deprimida? 驴Por qu茅 pensar solo en cruzadas art铆sticas y no en cruzadas de arte y pensamiento? Son preguntas para debatir.

Considero que la AHS pudiera ser una organizaci贸n para agrupar y articular a esos n煤cleos de j贸venes pensadores que hoy andan dispersos a lo largo y ancho de nuestro pa铆s. Mucho pudieran aportar unidos al perfeccionamiento de nuestro modelo de socialismo y a la defensa de las ideas humanistas, anticolonialistas y antimperialistas frente a la arremetida del pensamiento neoliberal que tambi茅n nos amenaza.

Yasel Toledo Garnache:

Escuchar a Elier siempre es interesante. Muchos elementos para pensar y hacer, retos que tenemos y debemos vencer. Yanetsy nos pide abordar algunos elementos de la AHS y su relaci贸n con los j贸venes creadores.

Yanetsy Le贸n Gonz谩lez

Agradezco la oportunidad de compartir lo que pienso y lo que siento por una organizaci贸n devenida espacio de confabulaciones, a煤n marcado por el s铆ndrome de la sospecha. Los j贸venes de la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z vivimos entre mirar y ser mirados.

Tambi茅n agradezco estar aqu铆 junto a Luis Morlote, quien es mi primer presidente de la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z. Esa condici贸n nadie se la podr谩 quitar. Cada vez que llegaba a Camag眉ey insist铆a en la atenci贸n a cada asociado.

Quiero compartir unas palabras de Luis 脕lvarez 脕lvarez, el Maestro de Juventudes que tengo en mi ciudad: 鈥淨ue la Asociaci贸n exista estimula el querer ser, pero para poder ser, se necesita una determinada manera de mirar el mundo, una sensibilidad para expresar, no ya lo que se siente a nivel personal鈥.

La Asociaci贸n permite que seamos escuchados, que nuestra obra se haga visible. Es una manera de estimular la creaci贸n y el autoexamen; sin embargo,聽 para poder aspirar a esa conciencia de grupo resulta esencial escribir las historias y las memorias de nuestra organizaci贸n.

Insisto adem谩s en la promoci贸n como un derecho del asociado y uno de los objetivos principales de la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z. Sigue siendo un Tal贸n de Aquiles porque no se ha logrado con organicidad en toda Cuba. Pienso que no basta con que alguien gane un premio sea una noticia. Falta el seguimiento al premiado, moverlo con su obra en la propia red de espacios y proyectos de la organizaci贸n en el pa铆s.

Como lo cort茅s no quita lo valiente, quiero elogiar las acciones recientes del Departamento de Comunicaci贸n, que ha logrado vitalidad en el ecosistema digital, tanto por la actualizaci贸n del sitio de la AHS como de sus perfiles en redes sociales, y el est铆mulo a c谩psulas audiovisuales que se est谩n generando desde las provincias, por ejemplo, de Guant谩namo, Sancti Sp铆ritus y la sede nacional.

No siempre se tiene conciencia ni se comprenden los procesos comunicativos como procesos culturales en s铆 mismos. Por eso como periodista me he sentido a gusto en la Asociaci贸n. Realmente ha sido mi casa.

Sin mirar para los lados, la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z impuls贸 el proyecto de Coloquio Nacional de Periodismo Cultural, que hacemos en Camag眉ey desde el 2018, porque la organizaci贸n valora este ejercicio profesional como otra v铆a para la promoci贸n de sus miembros, y tambi茅n como una manera para la gesti贸n del pensamiento, para trazar los mapas de la identidad con 茅tica y honestidad intelectual.

Tenemos el reto de acercarnos con nuestra obra al universo juvenil, m谩s identificado con las culturas orientales que con la propia, y en peligro de convertirse en autistas funcionales. Tenemos la ventaja de la edad para hacerlo c贸mplice. A diferencia de los adultos que han intentado imponer, nosotros tenemos la capacidad de proponer y convencer.

Muchas gracias.

Yasel Toledo Garnache:

Nos gustar铆a escuchar algunas opiniones desde el p煤blico.

Fragmentos de algunas intervenciones desde el p煤blico:

Rafael Gonz谩lez Mu帽oz:

Les agradecemos por las sugerencias. Es importante que siempre nos hagan llamados de atenci贸n, nos ayuden y critiquen, que es el mejor abrazo. En la AHS estamos trabajando mucho, y seguiremos as铆, siendo consecuentes con las esencias de esta organizaci贸n.

Olga:

Feliz de compartir con ustedes. Espacios como este debemos seguir promovi茅ndolos. En t茅rminos de fuerzas espirituales tenemos la responsabilidad de contribuir a que los j贸venes cubanos conozcan m谩s la obra de Luis y Sergio, para que ellos formen parte de sus referentes.

Profesor de historia:

Vi el spot y la promoci贸n, y decid铆 venir. Para m铆 era importante estar aqu铆, a pesar de las dificultades con el transporte para llegar. Ojal谩 Dialogar, dialogar salga tambi茅n del Pabell贸n Cuba y llegue a las universidades, a los centros educacionales. Lo necesitamos, para bien del conocimiento y la cultura del debate.

Yasel Toledo Garnache:

Agradecemos a todos por participar, y los esperamos el 20 de noviembre para dialogar sobre Resistencia y Creaci贸n: La cultura de nuestro tiempo. Buenas tardes.

 

 

 


Un espacio para dialogar y reflexionar

*Espacio Dialogar, dialogar: El sentido de la responsabilidad colectiva. 驴C贸mo se construye, c贸mo se destruye? (Transcripci贸n del espacio)

Yasel Toledo Garnache:聽Bienvenidos a la casa grande de los j贸venes creadores cubanos.

Hoy es una tarde especial para nosotros, porque retomamos el espacio聽Dialogar, Dialogar, una plataforma para el debate y la reflexi贸n, creada en mayo de 2013 por la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z precisamente aqu铆, en el Sal贸n de Mayo, del Pabell贸n Cuba.

Elier Ram铆rez, quien era el coordinador del聽Dialogar聽y Rafael Gonz谩lez Mu帽oz, actual Presidente de la AHS, nos han contado que aquel d铆a llovi贸 mucho. Hac铆a poco hab铆a fallecido Alfredo Guevara, eterno joven por la manera de pensar y actuar, por la capacidad para polemizar y convencer, sin importar cu谩n complejos fueran los temas, por eso el Dialogar surgi贸 como un homenaje a ese gran intelectual鈥 y as铆 continuar谩 siendo.

Tenemos que permanecer tambi茅n como fuente de cr铆ticas, reflexiones y pol茅mica responsable, aqu铆 se puede decir con sinceridad lo que pensamos, debe primar siempre el respeto a los criterios y el amor a nuestra Cuba, la cual necesitar谩 siempre de sus hijos y especialmente de los m谩s j贸venes.

Hoy, nos acompa帽an el profesor Manuel Calvi帽o, Doctor en Ciencias Psicol贸gicas y fundador de este espacio; Enrique Ubieta, ensayista, investigador y periodista con experiencia como director de varios medios de prensa. Est谩 tambi茅n Luis Emilio Aybar, miembro de la AHS en su secci贸n de Cr铆tica e Investigaci贸n.

Dialogar, dialogar聽sesionar谩 siempre el tercer mi茅rcoles de cada mes, a las cuatro de la tarde. As铆 que esperamos que sea en verdad un espacio para los encuentros, para las reflexiones y para so帽ar la Cuba que queremos.

El tema que nos convoca hoy es聽El sentido de la responsabilidad colectiva, c贸mo se construye, c贸mo se destruye, muy atinado en la actualidad y los desaf铆os que vivimos como pueblo y naci贸n.

Yo, leyendo el tema, pensaba: 隆el sentido de la responsabilidad colectiva!, 隆pensar como pa铆s!鈥. Ahora estamos hablando mucho sobre eso. 驴Pero acaso es la primera vez que se habla con tanta fuerza sobre eso en Cuba? Si buscamos en la historia nacional, 驴acaso no hay ejemplos 聽tambi茅n de personas que ya nos han demostrado eso, que han pensado de esa manera y nos han convocado a hacerlo?聽 A mi mente vienen nombres como Carlos Manuel de C茅spedes, Francisco Vicente Aguilera, Jos茅 Mart铆, el propio Fidel.聽 驴Cu谩nto nos puede servir beber de toda esa savia? En la actualidad, cu谩les son los principales desaf铆os, cu谩les pueden ser los obst谩culos en ese empe帽o de verdaderamente pensar como pa铆s, y m谩s que pensar, m谩s que hablar, actuar consecuentemente con eso.

Nosotros hablamos del sentido de la responsabilidad colectiva, pero se menciona tambi茅n del sentido de la responsabilidad compartida, el sentido de la responsabilidad individual. 驴Pensar como pa铆s implica tambi茅n subordinar algunas aspiraciones individuales a ese empe帽o colectivo m谩s grande? 驴Es posible hacerlo? 驴Es posible lograr que todo un pueblo piense como pa铆s, act煤e como pa铆s?鈥

Son algunas de las preguntas que dejamos a los invitados aqu铆 en el panel.聽 Les propongo escucharlos, y que despu茅s ustedes puedan preguntar, opinar lo que deseen鈥

驴Qu茅 est谩 pasando con la gente con respecto a las problem谩ticas de su barrio; qu茅 est谩 pasando con la higiene de la ciudad; qu茅 est谩 pasando con el cuidado del patrimonio p煤blico, qu茅 est谩 pasando con el resultado de mi trabajo, si yo concientizo que ese resultado puede contribuir al bienestar de mis compa帽eros鈥?

LUIS EMILIO AYBAR TOLEDO.

Muchas gracias. Y buenas tardes. Yo creo que, como dec铆a Yasel, este es un momento propicio realmente, porque hemos visto que hab铆a algunas reservas de ese sentido de responsabilidad colectiva, de ese esp铆ritu solidario, que a veces pens谩bamos que estaban perdidas, pero estaban ah铆 un poco adormecidas, y en una coyuntura como esta, como en otras que hemos tenido, se han activado. Realmente no ha sido una cosa generalizada, sabemos que hay gente que han pasado por esta coyuntura como si no les tocara sensibilizarse, pero s铆 sabemos que hay muchas personas que han tratado de sumarse al ahorro energ茅tico, a la solidaridad con el transporte, que muchos de los choferes estatales han recordado que su carro es del pueblo y no el suyo propio. O sea, que hay una serie de cosas que no son de ahora, pero sabemos que el Presidente ha estado jugando un papel en ir reactivando esa sensibilidad. Y eso, sin duda, es una buena noticia.

Nosotros estamos en el pa铆s que es 鈥揷omo dec铆a Fernando Mart铆nez Heredia鈥 el campe贸n ol铆mpico de la conciencia pol铆tica. Eso es lo primero que hay que decir. Nosotros tenemos una historia de sentido de responsabilidad colectiva, expresado en proezas, expresado en actos colectivos, en actos masivos, que es sin dudas muy destacable, y que es parte de ese acumulado.

Cuando nosotros somos solidarios, cuando nosotros sentimos responsabilidad, no lo hacemos en abstracto, sino levantados sobre ese piso, sobre ese piso hist贸rico, sobre esa formaci贸n que, sin darnos cuenta, est谩 tambi茅n nutri茅ndonos.

Yo quisiera, sin embargo, dedicar la exposici贸n a aquellos elementos problem谩ticos, aquellos elementos que significan que ese sentido de responsabilidad colectiva se ha ido deteriorando, o que no es todo el que quisi茅ramos tener, o no es todo el que deber铆a haber en una sociedad socialista.

Me parece que eso es importante porque, cuando a Cuba le tiramos una foto, hay una serie de cuestiones en que nos destacamos en comparaci贸n con otros pa铆ses y con determinadas metas universales. Incluso hoy, con una crisis de los 鈥90, con todo lo que sabemos que ha pasado, tiramos una foto y hay muchas cosas que son destacables; ahora, cuando le tiramos un video, cuando hacemos un video, empezamos a preocuparnos. La foto nos alegra y nos dice que estamos bien en una serie de aspectos, el video nos empieza a preocupar. 驴Por qu茅? Porque nos muestra la direcci贸n en la cual muchas cosas est谩n caminando, y nos damos cuenta de que la direcci贸n en la cual muchas cosas est谩n caminando no es necesariamente positiva, y que muchas cosas de ese gran acumulado se han ido erosionando, se han ido deteriorando. Y yo creo que el caso del sentido de responsabilidad colectiva es uno de esos casos donde la gran piedra construida por la Revoluci贸n se ha ido erosionando.

Pongo algunos ejemplos: qu茅 est谩 pasando con la gente con respecto a las problem谩ticas de su barrio; qu茅 est谩 pasando con la higiene de la ciudad; qu茅 est谩 pasando con el cuidado del patrimonio p煤blico, qu茅 est谩 pasando con el resultado de mi trabajo, si yo concientizo que ese resultado puede contribuir al bienestar de mis compa帽eros, de mis compatriotas; qu茅 est谩 pasando con los recursos colectivos, con la riqueza colectiva y con los medios de producci贸n, que est谩 declarado que son de todos, que son propiedad social, que son propiedad del pueblo.

Entonces, cuando vemos que en nuestro barrio est谩n primando muchas veces las soluciones individuales a los problemas comunes, cuando vemos que la ciudad tiene serios problemas de higiene, de cuidado de su infraestructura, de cuidado de sus medios de transporte; cuando vemos que la econom铆a no necesariamente avanza, y que eso tiene que ver en gran medida con la labor de dirigentes y trabajadores; cuando vemos que se roban los recursos, cuando vemos que se corrompe la gente, entonces ah铆 nos empezamos a preocupar y nos damos cuenta de que hay un problema con el sentido de responsabilidad colectiva, que no es el que deber铆a ser, cuando el socialismo debe caracterizarse justamente por un gran sentido de responsabilidad colectiva como logro cultural. O sea, eso es algo que tiene que estar en las bases mismas del socialismo.

El capitalismo tiene una caracter铆stica, y es que la estructura, la institucionalidad social est谩 montada sobre bases individualistas y despu茅s el sentido de responsabilidad colectiva hay que construirlo por fuera de las estructuras de la sociedad. Por eso es que la caridad en el capitalismo tiene un papel tan importante, porque la misma esencia de la sociedad no est谩 montada sobre esa base. Entonces, como los seres humanos seguimos siendo seres humanos, buscamos realizar nuestra esencia en el marco de esa sociedad; pero siempre es 鈥減or fuera de鈥.

Quiere decir que en el socialismo buscamos que sea 鈥減or dentro de鈥, 鈥渆n la base de鈥; es algo que debe caracterizarnos, tiene que preocuparnos y tiene que ser objeto de constante debate y preocupaci贸n.

驴Qu茅 pas贸? Creo que hay que hacerse esa pregunta: d贸nde comenz贸 a deteriorarse el sentido de solidaridad, el sentido de responsabilidad colectiva, los valores altruistas de la sociedad cubana, que ha tenido tantas demostraciones a lo largo de su historia y fueron en un momento hegem贸nicas, realmente hegem贸nicas, apabullantes. 驴Qu茅 pas贸 que ya no son tan hegem贸nicas, que ya no son lo que necesitamos?

Yo creo que esa pregunta, obviamente, no la vamos a poder responder hoy aqu铆; pero me parece importante, desde el punto de vista de la memoria hist贸rica, que la vayamos atendiendo porque de ah铆 se pueden sacar muchas lecciones.

Ahora, yo creo que hay algunas pautas del concepto que hoy nos convoca, la responsabilidad colectiva, que debemos tomar en cuenta para responder esas preguntas.

En primer lugar, lo colectivo est谩 en la base, o sea, tiene que haber alguna identidad colectiva que interpele a la gente. Esas identidades pueden ser el barrio como colectivo humano, puede ser el centro de trabajo, el colectivo laboral; puede ser el colectivo estudiantil, puede ser la naci贸n, el pa铆s; puede ser el pueblo.

Nosotros tenemos una Revoluci贸n donde ese concepto de pueblo, esa identidad聽pueblo聽realmente ha sido una de las identidades m谩s fuertes y ha sido una gran base de un sentido de responsabilidad colectiva. Y hoy casi no hablamos de pueblo. Lo pongo ah铆 como un elemento a tomar en cuenta. Adem谩s, hay identidades individuales, familiares, que en alg煤n momento estuvieron m谩s parejas, o sea que la capacidad de interpelar que ten铆an estas identidades m谩s amplias, m谩s colectivas, era equiparable a la capacidad de interpelar que ten铆a ese sentido individual o ese sentido familiar o ese espacio privado. Y, hoy por hoy, hay una mayor zona de la poblaci贸n que est谩 predominantemente interpelada por identidades m谩s espec铆ficas, que no necesariamente incluyen a la naci贸n, que no necesariamente incluyen al pueblo.

Lo segundo que hay que preguntarse: bueno, 驴soy responsable respecto a qu茅? Sabemos que est谩 de base la identidad colectiva; ahora, 驴soy responsable respecto a qu茅? Tengo que estarme refiriendo a algo, alg煤n objeto de referencia, 驴no? Eso nos lleva inevitablemente a la idea de los bienes comunes: soy responsable, me siento responsable respecto a alg煤n bien o a alg煤n elemento que es com煤n a una colectividad a la que pertenezco. Entonces, para yo sentirme responsable de ese bien com煤n, tengo que sentir que ese bien com煤n es tambi茅n m铆o; es un bien com煤n que es nuestro, no solo m铆o, sino nuestro.

F铆jense, tenemos una Constituci贸n desde hace muchos a帽os, que dice que los medios fundamentales de producci贸n son del pueblo, que la riqueza generada por los cubanos y las cubanas pertenece al pueblo y que tiene que regresar al pueblo como depositario, como protagonista de esa riqueza. Sin embargo, siempre nos estamos preguntando: 驴por qu茅 eso que est谩 dicho la gente no lo siente en la pr谩ctica?, 驴por qu茅 eso que est谩 dicho no sucede en la pr谩ctica, siendo que, adem谩s, nos beneficiamos de esa riqueza colectiva?

O sea, hay un hecho concreto: la posibilidad de que nosotros nos beneficiemos colectivamente de los bienes comunes es porque est谩n declarados como riqueza colectiva y hay la obligaci贸n constitucional de usar esa riqueza en funci贸n de todos. Nos beneficiamos y, sin embargo, no sentimos que somos parte de eso, no sentimos que nos pertenece.

Yo creo que lo que demuestra la historia y la pr谩ctica de todos estos a帽os es que no basta con ser beneficiado, o no basta con ser movilizado, o convocado a salvaguardar, cuidar, alimentar ese bien com煤n, sino que la gente tiene que tener la posibilidad de influir sobre los destinos de ese bien com煤n, sobre la gesti贸n de esos bienes comunes. A m铆 me parece que esa es una idea fundamental, porque explica tambi茅n la separaci贸n y el despegue de muchos cubanos con respecto a un sentido de pertenencia, con respecto a preocuparse por lo com煤n.

Lamentablemente es dif铆cil historiarlo, pero yo estoy seguro de que ustedes tienen muchas experiencias, a lo largo de todos estos a帽os, de gente que se ha levantado en una asamblea y ha hecho una propuesta, o ha se帽alado un problema, o ha dicho: este problema lo tenemos que solucionar de esta manera. No solo personas, tambi茅n colectividades enteras. Y ese problema, o esa propuesta, o ese se帽alamiento no se ha tomado en cuenta. Y los problemas se han ido acumulando y acumulando, y la gente lo ha visto delante de sus ojos.

Ese es un elemento que tenemos que reconocer que influye en el sentido de pertenencia. En otras palabras, la casa es tuya no solo porque la vives, sino porque puedes definir c贸mo se pinta, qu茅 modificaciones estructurales necesita, qu茅 muebles le compras, c贸mo son los horarios de comida, cu谩ndo vas a apagar la luz para ahorrar electricidad. Entonces el sentido de propiedad va mucho m谩s all谩 de la redistribuci贸n. Es un tema: hemos reducido en gran medida el sentido de propiedad a la redistribuci贸n.

Y ahora vamos a sumarle a esto 鈥揻铆jense c贸mo se va complejizando鈥: llega a un punto en el que ya tampoco el pueblo siente que se est谩 beneficiando tanto de ese bien com煤n. Por tanto, se erosiona todav铆a m谩s, porque ese beneficio directo que estaba recibiendo ya no lo estoy recibiendo, o lo estoy recibiendo en una situaci贸n de carencias, de escasez; con todas las razones que tiene eso, pero la gente vive en lo inmediato.

Ese beneficio directo ya no lo estoy recibiendo tanto, esos bienes colectivos se est谩n deteriorando, y por otro lado, ya no me convocan tanto a preocuparme y a movilizarme en funci贸n de ese bien colectivo, porque en los 煤ltimos diez a帽os las movilizaciones para trabajos voluntarios, solidaridad internacionalista, m煤ltiples causas que est谩n en nuestra tradici贸n, han disminuido. Y eso es un problema, porque la movilizaci贸n es una escuela de solidaridad y de responsabilidad colectiva. La gente se educ贸 en ese esp铆ritu aqu铆 con las Zafras del Pueblo, en las Microbrigadas, en las acciones de los CDR, en las marchas de solidaridad con Palestina. Entonces tenemos que preocuparnos por el trabajo de las organizaciones de masas, el trabajo de las organizaciones pol铆ticas, en funci贸n de mantener esa efervescencia de construcci贸n y de movilizaci贸n que, en mi opini贸n 鈥搉o s茅 qu茅 pensar谩n ustedes, ser铆a bueno discutirlo鈥, ha disminuido en los 煤ltimos tiempos.

Y f铆jense si nuestro acumulado es tan grande, que en cuanto empiezan a renacer esas iniciativas, la gente responde. Claro, de todas maneras no se puede abusar, porque en otros tiempos lo que pas贸 fue que todo eso se desgast贸 bastante, por la manera en que se hizo, por el exceso con que se hizo, por la no correspondencia entre, por un lado, la cantidad de veces en que yo contribuyo, a partir de lo que define alguien, y por el otro, la cantidad de veces que ese alguien me escucha para saber qu茅 es lo necesario en cada momento. O sea, sabemos que hay que hacerlo de otra manera, pero es una dimensi贸n que pongo sobre la mesa para tomarla en cuenta.

Es decir que para que haya un sentido de responsabilidad colectiva el sujeto no puede ser un sujeto pasivo, sino que tiene que ser un sujeto activo, creador, constructor, y eso tiene que acontecer en la pr谩ctica. El discurso es importante, pero no se decreta. Tenemos que entrar a mirar lo que est谩 pasando en la pr谩ctica, si el pueblo en la pr谩ctica est谩 siendo due帽o de lo com煤n, si la gente en la pr谩ctica est谩 siendo responsable, y eso nos va a dar la medida de nuestros avances.

Y por otro lado, nuestra participaci贸n tiene que ser eficaz, tiene que traducirse en soluciones efectivas, en procesos efectivos; porque yo puedo participar y despu茅s eso que decidimos colectivamente viene otro y lo desarma; o esa participaci贸n que hicimos, muy entusiasta, esa carta del sindicato que emitimos al Sindicato Nacional, no recibi贸 respuesta. Es decir, la participaci贸n tiene sentido porque se traduce en cosas concretas.

Y bueno, ya para terminar, como sabemos que hoy por hoy el deporte nacional es criticar al Estado, a m铆 me gusta siempre cerrar con propuestas, o por lo menos con algunos elementos, algunos planteamientos, algunos caminos a tomar en cuenta, porque ese es el Estado que tenemos, y a partir de 茅l, transform谩ndolo, hay que hacer el socialismo.聽 Procuro una visi贸n propositiva, y sobre todo una visi贸n protag贸nica.

Estos d茅ficits de los que hemos hablado generan sujetos paternalistas y paternalizados, que se帽alan con el dedo al problema que est谩 all谩, y yo estoy aqu铆: no soy parte del problema ni de la soluci贸n. Ese es otro de los resultados que tenemos cuando no hay una dial茅ctica de responsabilidad con participaci贸n decisoria.

Creo que hay que continuar los esfuerzos que se est谩n haciendo, que se nota que son reales 鈥揳unque no necesariamente los resultados se est谩n obteniendo tan r谩pidamente como esper谩bamos鈥, para satisfacer tantas necesidades acumuladas. Eso es fundamental. Plantear que el asunto no se reduce a la materializaci贸n de los beneficios, no significa que dejemos de trabajar en esa direcci贸n. La existencia de bienes comunes tiene que traducirse en el logro del bienestar.

Creo que hay que transparentar el camino de los recursos, la gesti贸n de los medios, porque es la 煤nica manera en que podemos ver que el resultado de nuestro trabajo contribuye efectivamente al bienestar propio y al de mis compatriotas. O sea, 驴c贸mo a una trabajadora de la industria farmac茅utica se le hace n铆tido que las divisas que est谩 ingresando al pa铆s est谩n sirviendo para financiar el hospital de Vertientes, por ejemplo? 驴Qu茅 se hace con los recursos, y c贸mo esos recursos se traducen en la satisfacci贸n de nuestras necesidades?

En ese sentido, hay que superar el proceso de enajenaci贸n estatal, de enajenaci贸n pol铆tica. Me explico. En el Estado hay l贸gicas de discurso que enajenan la propiedad colectiva. Cuando a nivel institucional, como es frecuente, se enuncia: 鈥渆l Estado, con un enorme esfuerzo, ha entregado las tejas para los techos de los damnificados de tal hurac谩n鈥, eso es un discurso que no contribuye en la direcci贸n de la responsabilidad colectiva. 驴Por qu茅? Porque esas tejas las pusimos todos. Si los de la biotecnolog铆a no hubieran trabajado para generar esos ingresos, si los trabajadores no hubieran tenido maestros y maestras que los educaron, ni m茅dicos que los curaron, si no trabaj谩ramos como pa铆s, no se hubieran generado esas riquezas que permitieron ponerles las tejas a los damnificados del cicl贸n.

Entonces, el Estado se esfuerza, en el sentido del esfuerzo de sus funcionarios y sus dirigentes para movilizar, facilitar, dinamizar la creaci贸n y asignaci贸n de esos recursos, pero el esfuerzo lo ponemos todos. Y tenemos que visualizarlo de esa manera. Por eso yo digo: la transparencia de la informaci贸n, la transparencia en el uso de los recursos, hacer visible en qu茅 se usan, d贸nde se ponen, y adem谩s interpelar a la gente y decir: estos son los recursos del pueblo, que se est谩n poniendo aqu铆, y estamos todos contribuyendo a satisfacer las necesidades de estos compa帽eros.

Creo que hay que continuar interpelando y convocando a acciones colectivas. Hay que celebrar a nuestro Presidente por refrescar esas ideas, que no son nuevas; uno se lee los discursos de Fidel, los discursos del Che, la ejecutoria de nuestros l铆deres hist贸ricos, y eso est谩 en la m茅dula, el pensar como pa铆s est谩 en la m茅dula, en toda nuestra tradici贸n. 脡l est谩 reclamando cosas que se hab铆an perdido en el discurso p煤blico, se hab铆a dejado de interpelar a la gente desde ah铆, y hay que seguirlo haciendo, con nuevas maneras, con nuevos m茅todos.

Creo que hay que transformar las instancias de participaci贸n y crear otras nuevas. Esto tiene mucha tela por donde cortar, pero yo hace rato que estoy obsesionado con dos cosas: el Plan y el Presupuesto. Estoy obsesionado con el plan y el presupuesto, sobre todo desde que, por mi trabajo, me he acercado a la obra oral y escrita del Che y me di cuenta de que el Che 鈥搚 seguramente Fidel en esos a帽os 鈥 est谩 todo el tiempo mostr谩ndole al pueblo cu谩les son los criterios que se siguen en el uso de los recursos. Y eso cristaliza en un presupuesto y un plan. O sea, el Presupuesto y el Plan de la econom铆a no son otra cosa que una cristalizaci贸n de necesidades colectivas y de un sistema de prioridades.

Entonces sobre esos recursos, que son los nuestros, tenemos que participar y estar al tanto de cu谩les son los criterios que se est谩n siguiendo. Hay una manera de traducir eso entendible para la gente. Hay una forma t茅cnica, que nadie la va a entender 鈥損orque un presupuesto es una cosa gigante y un plan es una cosa gigante. Pero hay una forma pol铆tica de traducirlo; porque el Presupuesto y el Plan son, de conjunto, un proceso esencialmente pol铆tico.

A mi modo de ver uno de los mecanismos fundamentales para generar solidaridad en la gente es la discusi贸n participativa y democr谩tica del Plan y del Presupuesto. Lo que no lo podemos seguir haciendo como si fuera el plan de mi entidad, el presupuesto de mi entidad. Estamos atomizando una cosa que no es atomizable, porque as铆 el colectivo laboral solo ve una esquina del pastel, cuando en realidad es un pastel global de recursos, y hay un sentido detr谩s en su distribuci贸n, que condiciona lo que se puede hacer en cada entidad.

Y muchas veces, se帽ores, hay un sentido revolucionario, la mayor parte de las veces, en c贸mo usarlos. Los criterios actuales que se siguen en la asignaci贸n de los recursos del Plan y el Presupuesto reflejan una voluntad pol铆tica revolucionaria. Cualquier gobierno capitalista convencional lo primero que hubiera hecho ser铆a dar un paquetazo. Entonces, 驴por qu茅 no podemos traducir eso para que la gente lo entienda? Y no solo que lo entienda, sino que pueda participar, emitir demandas, conciliar sus demandas con las de otras colectividades y hacer valer los intereses de todos.

De la manera atomizada en que est谩 funcionando, el resultado puede ser el opuesto: puede ser ego铆sta. Por ejemplo, el sindicato de un centro de trabajo puede tener una capacidad de presi贸n tan grande y fastidiar tanto, que el Ministerio diga: 鈥淐ontra, vamos a ver si a esta gente me la quito de arriba, vamos a darle tal recurso que est谩n pidiendo.鈥 Y a lo mejor ese recurso era m谩s necesario para los Instructores de Arte del municipio Vertientes. Pero nosotros, como colectivo laboral, 驴c贸mo lo sabemos? No lo sabemos, porque el sistema de prioridades, expresado en planes y partidas globales y sectoriales, no se difunde, no se discute con los trabajadores.

En cambio, si nuestra participaci贸n llegara hasta ah铆, como colectivo laboral pudi茅ramos decir: 鈥淏ueno, esp茅rate, sabemos que no hay mucho, y hay que definir las cuestiones m谩s importantes y las cuestiones m谩s urgentes, y verdad que aqu铆 el alcantarillado est谩 mal铆simo鈥 pero Guant谩namo tiene pocos hospitales. Hay que poner un hospital en Guant谩namo.鈥 O, por ejemplo, nos hubi茅ramos dado cuenta hace rato que el Oriente del pa铆s es el que menos C铆rculos Infantiles tiene, y es el que m谩s tasa de natalidad ha tenido hist贸ricamente.

驴D贸nde se defini贸 eso? 驴Fuimos conscientes nosotros? 驴Pudimos participar en un proceso de definici贸n de prioridades y de asignaci贸n de recursos para poder solidarizarnos con Oriente y decir: ahora mismo los recursos tienen que ir sobre todo para los C铆rculos Infantiles del Oriente? Por eso digo que debemos repensar, reorganizar, transformar nuestras instancias de participaci贸n, y eventualmente crear otras nuevas.

Porque lo otro que nos pasa es que despu茅s viene el hurac谩n o el tornado y somos muy solidarios, pero no somos capaces de ser solidarios en lo instituido. Somos solidarios en la excepci贸n, muy solidarios; y en el d铆a a d铆a, que es cuando m谩s necesario es que lo seamos porque define nuestra vida, no lo podemos ser porque est谩 mal organizado, porque hay una serie de malas pr谩cticas, etc茅tera, etc茅tera. La solidaridad tiene que estar intr铆nseca, 铆nsita a nuestras estructuras, a nuestras instituciones, a su dise帽o y a sus pr谩cticas.

Y, bueno, esto que es muy general, me parece que tambi茅n nosotros, los presentes, tenemos que traducirlo en nuestra vida cotidiana.

Todos nosotros somos parte de una colectividad barrial, o somos parte de un centro laboral, o somos parte de unas redes sociales; estamos en muchos espacios de influencia que hacen la sociedad. Estas estructuras y estas cosas tan grandes son m谩s complejas de transformar y de cambiar en lo m谩s inmediato; pero hay muchas cosas que tenemos a mano hacer mientras tanto, y muchas veces no las hacemos.

Tiene que ver incluso con que nadie quiere coger un cargo. Puede ser que no puedo asumir porque la circunstancia personal no me lo permite, ser secretario sindical, o ser secretaria de la FMC, etc., pero por lo menos puedo estimular y trabajar con mis compa帽eros para generar una din谩mica colectiva y democr谩tica en todos esos espacios, que propicie los valores socialistas, que reduzca la dependencia a la persona que asume el cargo, y que esa persona no est茅 sola y estemos todos de conjunto construyendo lo que se debe construir: poder popular.

Yo creo que todo este tema de la responsabilidad colectiva tiene que ver con eso: c贸mo construimos poder popular en todos los espacios, porque el pueblo est谩 en todos los espacios, y necesita poder para hacer valer sus intereses.

(APLAUSOS)

YASEL TOLEDO GARNACHE.聽 Ahora mismo hay much铆simos temas sobre la mesa, algunos pueden servir para pr贸ximos espacios. Est谩 claro que para lograr esto de responsabilidad colectiva, lo primero es lograr que la gente participe de manera permanente, que la gente se sienta due帽a, que participe lo m谩s posible en la toma de decisiones, en una construcci贸n que sea verdaderamente colectiva. Incluso, ah铆 hay muchos aspectos en los que habr铆a que meterse bien por dentro para ver el funcionamiento, para conocer una serie de particularidades, y entonces hacer an谩lisis m谩s precisos de cada uno de ellos.

ENRIQUE UBIETA G脫MEZ.聽 Yo tengo un vicio del que no me voy a desprender a estas alturas de mi vida, y soy graduado de Filosof铆a. Entonces les voy a pedir que me permitan un poco entrar un poco desde esa perspectiva filos贸fico-hist贸rica. Y lo primero que quiero refutar es esa vieja creencia 鈥搗ieja porque ya el socialismo tiene unos cuantos a帽os de vida, el fracasado, el que no ha fracasado y el que est谩 por nacer; tiene a帽os de vida, no tantos como el capitalismo, pero algunos鈥, hay una especie de estigma que la prensa capitalista reitera una y otra vez, y es que el socialismo se preocupa por lo colectivo y el capitalismo se preocupa por el individuo y defiende al individuo, su individualidad. Y quiero empezar descalificando eso.

Incluso, voy a ir un poquito m谩s all谩.Si el socialismo intentara subordinar lo individual a lo colectivo, se propondr铆a algo realmente ajeno a la naturaleza social.聽 De hecho, Marx y Engels, en聽El manifiesto comunista, en ese texto cl谩sico, dicen textualmente que el comunismo es una asociaci贸n鈥 Del comunismo se est谩 hablando, por supuesto, ustedes entienden que no estamos ni cercanos ya a esa etapa hist贸rica, 驴no?, pero entiendan que est谩 perfilando lo que en definitiva todo esto se propone; porque desde el momento en que empezamos a negar el capitalismo, ya estamos en el socialismo. Es decir, el socialismo no se construye; lo que se construye es el comunismo, es la otra sociedad. El socialismo empieza el d铆a en que decimos: en 1961 empez贸 el socialismo, y entonces decimos: a partir de ahora empezamos a construir una sociedad nueva, porque es un proceso, no es un lugar de llegada. Pero por eso es muy importante saber ese horizonte. Y Marx dec铆a:聽 鈥淓s una asociaci贸n en la que el libre desarrollo de cada individuo condicione el libre desarrollo de todos.鈥 F铆jense que est谩 poniendo en primer plano el libre desarrollo, es decir, solo es posible el libre desarrollo de la colectividad, de todos, si est谩 garantizado por el libre desarrollo de cada individuo.

El triunfo o el fracaso de una Revoluci贸n que se proponga avanzar por el camino socialista estriba en transformar a las masas, que en el capitalismo suelen ser amorfas, suelen ser conducidas por las transnacionales de la desinformaci贸n, y suelen ser inducidas a actuar como consumistas obsesivas; transformar esas masas, 驴en qu茅? En colectividades de individuos precisamente.

Para ello, lo que hace una Revoluci贸n, lo primero que hace una Revoluci贸n es una Campa帽a de Alfabetizaci贸n, en Rusia, en Cuba, en Venezuela, en Nicaragua; es una Campa帽a de Alfabetizaci贸n, porque necesita que la gente conozca, que la gente se instruya, que se inicie un camino hacia el conocimiento. Porque, desde luego, tambi茅n hay que decir, lamentablemente, que las revoluciones se han producido en pa铆ses donde el grado de alfabetizaci贸n es bajo, es decir, pa铆ses con menos desarrollo del que Marx esperaba en sus inicios. Pero ese momento es indispensable, porque sin una conciencia cr铆tica que pueda enfrentar lo que propone el otro sistema que debe ser derribado, que lo propone adem谩s de una manera 鈥搖stedes lo saben鈥 absolutamente encantadora, a trav茅s de todos sus recursos de seducci贸n; sin una conciencia cr铆tica que sea capaz de enfrentar eso, no es posible avanzar en una construcci贸n socialista.

Llegado a este punto, incluso me gustar铆a apuntar un elemento hist贸rico que me parece importante: Enrique Jos茅 Varona, ese gran intelectual cubano, de alguna forma intent贸 ser un ide贸logo de un proyecto de naci贸n patri贸tico-burgu茅s. Y no lo hablo en el sentido para nada destructivo; al contrario, yo creo que era lo que correspond铆a probablemente en un momento determinado en que 茅l empieza, lo que pasa es que realmente el proceso hist贸rico en Cuba se dio de manera muy apresurada, el cambio de liderazgo de una guerra a la otra, el cambio de los elementos sociales que condujeron la segunda parte de la Guerra de Independencia en Cuba, la intervenci贸n de los Estados Unidos, etc茅tera, etc茅tera, pues hicieron imposible ese proyecto. Incluso, el pensamiento que estaba muy adelantado para su 茅poca, de Jos茅 Mart铆, marc贸 una pauta que se adelantaba tambi茅n al momento y que dej贸 en el horizonte otras preocupaciones que luego fueron retomadas.

驴Pero qu茅 pasa con Varona? Varona no se da cuenta a principios de siglo de que su proyecto individualista no funciona en el mundo, no en Cuba; no funciona. Y yo les traje unas citas peque帽as de 茅l, porque me parece que es muy importante recordarlas. 脡l dice:

鈥淨uiz谩s el aspecto m谩s tr谩gico en la historia de la humanidad sea este que ahora nos presenta al individuo consciente de su inmersi贸n en el agregado, en la masa, donde tiende a desaparecer.鈥

Dice Varona: 鈥淓stamos en plena crisis del individualismo, y somos individualistas hasta la m茅dula de los huesos.鈥

Ese es uno de los textos en que 茅l, casi de una manera lastimosa, reconoce su incapacidad.

Dice en otra parte: 鈥淣o se crean que desconozco los esfuerzos meritorios de no pocos hacendados medianos y peque帽os鈥 鈥揺n los primeros a帽os de la Rep煤blica鈥 鈥減ara rehacer sus propiedades y elevar sobre ellas nuevas fortunas; pero, por desgracia, en la organizaci贸n actual del mundo de Occidente, es fen贸meno econ贸mico incontrastable que la forma tomada por la gran propiedad se hace preponderante y ahoga al cabo, y solo consiente vida raqu铆tica a las otras.聽 Es el baobab, que no deja levantar ning煤n arbusto a su sombra.鈥

Hasta ah铆 Varona.

Es decir, Varona, que ha tenido una trayectoria realmente muy at铆pica, empieza siendo muy conservador, termina en las filas del independentismo, pero finalmente incluso es el s铆mbolo moral del movimiento revolucionario que empieza a nacer en Cuba, comprende el fracaso de ese proyecto individualista.

Ahora salto para el Che Guevara: El proyecto revolucionario cubano, y como lo enfoca el Che; es decir, yo a todo el mundo le recomiendo ese magistral ensayo, que yo s茅 que es muy conocido, pero yo no estoy tan seguro de que sea le铆do en profundidad, y que en cada una de sus p谩ginas por lo general se va a algunos aspectos 煤nicamente, que es聽El socialismo y el hombre en Cuba.聽Y 茅l hace hincapi茅 en esto, es decir, 茅l dice: 鈥淓s com煤n escuchar de boca de los voceros capitalistas, como un argumento de la lucha ideol贸gica contra el socialismo, la afirmaci贸n de que este sistema social o el per铆odo de construcci贸n del socialismo al que estamos nosotros abocados, se caracteriza por la abolici贸n del individuo en aras del Estado.鈥

Y entonces habla de la participaci贸n individual, del papel que tuvo el individuo en la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, y despu茅s termina hablando de algo que es important铆simo, que es la unidad, la interrelaci贸n de lo individual y lo colectivo; 茅l dice: entre el individuo y las masas y entre las masas y sus l铆deres en esos primeros a帽os de la Revoluci贸n.聽 脡l dice: eso no lo puede entender alguien que no est茅 viviendo la Revoluci贸n.

Yo les quiero hacer un ejemplo gr谩fico, que siempre utilizo. No s茅 qu茅 piensa de eso Fernando P茅rez鈥

No est谩, pero yo me apropio de eso, como siempre sucede con el arte; el arte aparece, y uno lo interpreta y lo asume, cada quien a su manera.

Yo recuerdo una escena de una pel铆cula, en la que el personaje, que es una mujer, de pronto dice: 鈥淓sp茅rense, que yo particip茅 en esa concentraci贸n鈥 鈥搖na concentraci贸n en la Plaza de la Revoluci贸n鈥, 鈥測 yo tengo el peri贸dico ah铆, y tiene una fotograf铆a a茅rea.鈥 Y busca el peri贸dico, y desesperadamente empieza a buscarse.聽 Imag铆nense, una fotograf铆a a茅rea de un mill贸n de personas en la Plaza; es decir, hecha con esa impresi贸n de puntos, que al final lo que aparecen son manchitas negras y blancas, y no se sabe qui茅n est谩. Pero ella est谩 desesperada busc谩ndose en la fotograf铆a, y siente una gran decepci贸n cuando no se encuentra.聽 驴Pero por qu茅? Porque esa persona se sinti贸 en ese momento, en ese lugar, como la protagonista; no era una m谩s.

Miren, las revoluciones producen eso, es decir, producen lo ins贸lito, y es que un mill贸n de personas concentradas no son una masa; son una colectividad de individuos conscientes, que est谩n conscientemente situados all铆, defendiendo algo que les ata帽e de manera directa.

Se siente protagonista, y despu茅s se defrauda cuando ve que no aparece, porque ella era la m谩s importante, la m谩s importante que hab铆a en esa plaza era ella.聽 As铆 lo sent铆a, y as铆 es como lo plantea.

Yo creo que habr铆a que entender incluso que lo que nos une a los cubanos 鈥揺sto es probablemente pol茅mico, y yo estoy de acuerdo con casi todo lo que dijo mi antecesor; f铆jense, no es para discrepar con 茅l porque estoy de acuerdo con casi todo lo que dijo鈥, yo creo que lo que nos une a los cubanos en estos momentos, m谩s que nada, es un proyecto de vida, es un proyecto de sociedad, un proyecto de pa铆s, m谩s que cualquier tipo de propiedad que tengamos uno u otro, o cualquier sentimiento de propiedad que podamos tener sobre una entidad u otra, que debe tambi茅n ser m谩s expl铆cita, 驴no?, debe ser m谩s visible. Y ese proyecto de pa铆s, que hemos ido construyendo, que hemos ido armando, que hemos ido discutiendo en los barrios, en las escuelas, en las universidades, porque ha habido debate en este pa铆s, de sobra, ese proyecto de pa铆s es lo que nos define y lo que nos hace pertenecer a algo.

Yo creo que el sentido de pertenencia, por supuesto, es indispensable; pero, por ejemplo, Mart铆, para quien el concepto de Patria no era la hierba que pisan nuestras plantas, es decir, no era el lugar, no se materializaba en un lugar; era un proyecto de pa铆s, a Mart铆, cuando en Guatemala lo sorprende la amnist铆a, despu茅s que termina la guerra grande, y le piden que regrese a Cuba, 茅l responde: 鈥淣o, mi Patria est谩 aqu铆 conmigo, aquella que est谩 all铆 todav铆a no es la m铆a.鈥澛 Es decir, no est谩 hablando de ninguna propiedad concreta; est谩 hablando de algo a lo que aspira, algo por lo que va incluso a dar su vida.

Y aqu铆 hay un relaci贸n entre lo individual y lo colectivo, que es la asignatura m谩s importante 鈥揺n mi opini贸n鈥, yo creo que es la m谩s dif铆cil del socialismo, esa imbricaci贸n de lo individual y lo colectivo, porque nosotros de alguna manera hemos logrado 鈥搊 lo logramos en alg煤n momento y estamos perdi茅ndolo en alg煤n sentido, porque el golpe, el golpetazo, el mazazo del per铆odo especial provoc贸 una regresi贸n en muchos aspectos, yo creo que eso es cierto鈥, nosotros logramos ciertamente convertir esas masas en colectividades de individuos, de individuos pensantes. Eso nos hace tener opiniones diversas, eso nos hace discutir, debatir, y es necesario el debate, porque somos personas con expectativas y con opiniones, que nos hemos forjado, y nos ha forjado la Revoluci贸n; eso es un logro de la Revoluci贸n. Ahora, el mundo entero, la contemporaneidad est谩 organizada para que esa nueva individualidad se realice en el individualismo; es decir, todo est谩 organizado para eso. Todo lo que nosotros logramos en convertir esas colectividades en individuos, el enemigo inmediatamente trabaja para hacer que ese individuo nuevo, que ha surgido, marche por el camino del individualismo.

Nosotros tenemos muchas cosas en contra, entre otras, la incapacidad para darle, digamos, el m谩ximo, o para extraer al m谩ximo las potencialidades que creamos en ese individuo. Es decir, yo creo que este pa铆s es un pa铆s singular, es decir, un pa铆s donde hay personas en la calle que estudiaron para ser cosmonautas, hay personas que estudiaron para ser f铆sicos nucleares, hay personas que estudiaron para carreras que son impensables en este pa铆s, pero que sencillamente, en un momento determinado de la historia de Cuba tuvieron esa posibilidad, y entonces hay el factor, digamos, de la cultura, que se impone en el mundo, porque es la cultura que se impone,聽 la cultura del capitalismo, la cultura del individualismo, del consumismo, pues tambi茅n penetra en nuestro pa铆s, tambi茅n nos afecta a nosotros.

Creo que habr铆a que pensar en que es imprescindible tambi茅n鈥 Yo estoy de acuerdo con el tema de la participaci贸n, del protagonismo, de las personas; es decir, cuando alguien deja de participar, si es voluntariamente, es porque se ha roto su v铆nculo de pertenencia; si es involuntariamente, es un error nuestro, es una debilidad nuestra, porque esa persona de la estamos regalando a otra sociedad que no es la que queremos.

Cintio dec铆a en una ocasi贸n, en una entrevista que yo le hice, que las revoluciones son como los poemas. 脡l dec铆a que exist铆a un 茅xtasis po茅tico inicial, que era el que propiciaba la creaci贸n del poema, y ese 茅xtasis, por supuesto, 茅l lo iguala al a帽o 1959, al triunfo de la Revoluci贸n, un 茅xtasis que era muy contagioso; y despu茅s ese 茅xtasis se realizaba en un discurso po茅tico, con aciertos y desaciertos, y ese discurso po茅tico era la propia historia de la Revoluci贸n.

Bien, no podemos vivir en 茅xtasis permanente, o puede haber diversos momentos de 茅xtasis a lo largo de la historia; pero, sin duda, nosotros tenemos que encontrar la manera de que nuestras vidas est茅n signadas por el sentido de la cotidianidad, el sentido de lo concreto.

T煤 dec铆as, con raz贸n, que hab铆a llamados, y yo estoy de acuerdo con que los llamados son imprescindibles, yo estoy de acuerdo en que no es posible dejar de convocar a la poblaci贸n, no es posible dejar que se adormezca ese sentimiento de solidaridad. Y creo que, cuando se convoca, por lo general hay una respuesta bastante generalizada a favor de esa solidaridad.聽 Yo lo viv铆 concretamente con el tema del 茅bola.聽 Es decir, el enemigo ha hecho campa帽as para que nosotros lleguemos a creer 鈥搚 hay algunos que lo creen ya concretamente鈥 que nuestra solidaridad internacionalista est谩 solamente basada en el dinero que el Estado recibe y en los beneficios que el m茅dico puede obtener de su estancia en el exterior.

Yo viv铆 con los m茅dicos cubanos en muchos pa铆ses. Y s茅 que hay un beneficio personal, como es l贸gico que lo haya, pero hay una dosis extraordinaria de sacrificio y de entrega en esos m茅dicos, que tambi茅n los hace seres mejores; no digo seres superiores, sino seres mejores. Yo creo que, cuando se practica la solidaridad, se es mejor persona. Y por eso yo digo tambi茅n, en un art铆culo, que cuando uno pide botella en un carro y el chofer le da botella a uno, no solo el chofer le est谩 haciendo un favor a uno, uno le est谩 haciendo un favor al chofer, le est谩 dando la posibilidad gratificante de ser solidario, y esa interrelaci贸n es necesaria en nuestra sociedad.

Y cuando se produjo el llamado del 茅bola, fueron miles los m茅dicos que fueron a decir que quer铆an ir. Algunos ten铆an 鈥搇os vi, los entrevist茅鈥 propuestas para Arabia Saudita, para Kuwait 鈥搇os vi, los聽聽 entrevist茅鈥, que iban a ganar m谩s dinero; estaban prepar谩ndose, por eso hablaban mejor el ingl茅s y por eso tambi茅n los seleccionaron.聽 Sin embargo, fueron, se presentaci贸n voluntariamente.聽 驴Y qu茅 pas贸 con el pueblo de Cuba? El pueblo sinti贸 de una manera inequ铆voca que lo que estaban haciendo esas personas era un acto extraordinario de sacrificio y de entrega y de solidaridad,聽 y el pueblo los adopt贸 como hijos, como hermanos, como聽 familiares.聽 Y cuando uno de esos m茅dicos enferm贸, parec铆a que era un hijo, s铆, parec铆a que en todas las casas hab铆a un hijo enfermo; es decir, todo el mundo estaba preocupado.聽 Ten铆a que transcurrir una semana de la enfermedad para estar seguros de que no se iba a morir, y todo el mundo contaba los d铆as que iban pasando, hasta que esa persona se cur贸.聽 Es decir, ah铆 Cuba realmente pens贸 como pa铆s, era un pa铆s unido.

Yo creo que la responsabilidad colectiva tiene un complemento, que es la responsabilidad individual.聽 El t茅rmino responsabilidad colectiva a lo mejor es el m谩s apropiado, pero, por otra parte, a veces me parece que puede diluir la responsabilidad individual. Es decir, la responsabilidad colectiva es culpa de todos y no es culpa de nadie; es algo que todos debemos asumir, por lo tanto, yo no me muevo si no se mueven los dem谩s, o yo no act煤o si no veo que hay una actuaci贸n consecuente de otro.

Yo creo que hay que tener claro esa relaci贸n de lo individual y lo colectivo, tiene que imbricarse de tal manera que la responsabilidad colectiva debe llamarse tambi茅n responsabilidad individual. Es una responsabilidad individual, no es otra cosa; no se puede transferir la responsabilidad bajo ning煤n concepto.

Bueno, por 煤ltimo, solo para apuntar un tema 鈥搚 estoy siendo ca贸tico鈥, el tema lo voy a decir y ustedes quiz谩s sonr铆an: el hombre nuevo.聽 Si ustedes deciden o alguien decreta que es un t茅rmino envejecido, est谩 decretando la imposibilidad de una sociedad diferente, de una sociedad alternativa.聽 Es decir, el hombre nuevo no es un hombre perfecto, no es el hombre puro, y no puede individualizarse de una manera exclusiva; es el producto de otro tipo de formaci贸n y de otro concepto de felicidad, de otro concepto de realizaci贸n personal.聽 Pero si yo les digo a ustedes que los Cinco de alguna manera son expresi贸n de ese hombre nuevo, quiz谩s est茅n m谩s de acuerdo conmigo, est茅n m谩s cercanos a la idea que quiero expresar.

Si dij茅ramos que algunos de estos m茅dicos, quiz谩s no todos, pero algunos de estos m茅dicos que fueron a curar el 茅bola se acercan m谩s a ese concepto, entonces podemos llegar a la idea de que aqu铆 se est谩 desarrollando una batalla cultural entre dos conceptos de vida, dos maneras de entender la realizaci贸n personal, la felicidad individual, y que una conduce a una sociedad nueva y que otra nos lleva de regreso a la vieja sociedad, que es la sociedad en definitiva imperante en el mundo de hoy.

Hasta aqu铆 lo voy a dejar yo.

(APLAUSOS)

YASEL TOLEDO.聽 Profe Calvi帽o, usted en un programa reciente nos dec铆a que para aspirar a lo grande hay que comenzar por lo peque帽o.

PROFESOR MANUEL CALVI脩O.聽 Ah, s铆.

YASEL TOLEDO.聽 驴Eso se aplica tambi茅n a esto?聽 Hay algo que a m铆 tambi茅n me preocupa un poco, y es que nosotros a veces, cuando cogemos un t茅rmino, lo repetimos tanto que la gente comienza a rechazarlo de tanto escucharlo. 驴Corremos聽 ese mismo riesgo de repetir tanto 鈥渞esponsabilidad colectiva鈥, 鈥減ensar como pa铆s鈥?.聽 驴Acaso no es recomendable buscar otras maneras, tratar de motivar a la gente a hacer eso sin repetirlo tanto?聽 Llegar谩 el momento en que ya, cualquier cuesti贸n, cualquier acto, cualquier acci贸n, sea considerado por algunos 鈥減ensar como pa铆s鈥.聽 驴Qu茅 usted cree al respecto?

Fueron casi tres horas de debate.

PROFESOR MANUEL CALVI脩O.聽 Eso no estaba en el guion.聽 (RISAS)

Bueno, yo les ped铆 que me dejaran para el final con la idea efectivamente de poder o铆r un poco a Ubieta y a Luis, a un fil贸sofo y a un soci贸logo.聽 Yo soy psic贸logo, y probablemente estamos en el medio entre la filosof铆a y la sociolog铆a.聽 Y un poco quer铆a o铆r, porque pienso que esta idea que naci贸 hace muchos a帽os, Dialogar Dialogar, es muy buena. El di谩logo es no solamente una condici贸n b谩sica para tratar de entendernos, para tratar de comprendernos, para tratar de juntarnos en la medida de lo posible y afrontar situaciones comunes; el di谩logo es tambi茅n la necesidad de que los diferentes discursos participen y digan las cosas que tienen que decir, y para m铆 eso es esencial.

Lamentablemente, ya mi memoria no funciona como antes, pero hace poco le铆 una cosa de Chomsky que dec铆a: 鈥淪i no somos capaces de escuchar y de entender incluso a quien nos contradice, estamos perdidos.鈥澛 Y yo creo que ese es el dialogo, el di谩logo es justamente ese espacio en que los diferentes puntos de vista se exponen y pueden o no lograr convergencias, pero sin duda alguna lo que s铆 deben producir es pensamiento, y cuando producen pensamiento, inevitablemente producen cambios.

Yo siempre digo, y me perdonan empezar as铆, pero a m铆 me resulta 鈥搚 mi intervenci贸n viene por ah铆鈥 extremadamente gratificante y extremadamente positivo cuando me acarician el Narciso y el ego, cuando voy por la calle y oigo a alguien detr谩s de m铆 que dice: 鈥溍懨, mira qui茅n va por ah铆, Vale la Pena, el tipo ese est谩 volao.鈥澛 Y yo, me hincho. Pero tambi茅n les puedo decir que hay personas que van detr谩s de m铆 y dicen: 鈥溍懨, mira qui茅n va por ah铆, qu茅 manera de hablar mierda el gordo ese鈥 (RISAS).聽 Existe eso tambi茅n, y eso, claro, ya no me gusta tanto.聽 El problema es que, si oigo solo al que me ensalza, estoy condenado al fracaso; como si oigo solo al que me devasta, tambi茅n estoy condenado al fracaso.

Entonces creo que es muy bueno este espacio, que debe empezar as铆, y que lo reconstruyamos como una plataforma de di谩logo, que significa no solo intentar consensos y acuerdos, sino o铆r voces distintas, o铆r miradas distintas.聽 As铆 naci贸.聽 Y yo creo que ojal谩 que podamos hacerlo perdurar as铆, porque hay muchas miradas.

Yo conversaba, a ra铆z de que me toc贸 presentar el libro de Limia,聽Cuba libre, la utop铆a secuestrada,聽y entonces yo dec铆a: es que a veces nosotros miramos un lado de la historia y la distanciamos de las personas.聽 Y cuando entonces efectivamente t煤 te imaginas a un Agramonte, por una escena del libro, llegando al campamento donde est谩 C茅spedes, y sus compa帽eros de batalla le dicen: 鈥淎h铆 est谩 C茅spedes, 驴no vas a saludarlo?鈥, y Agramonte dice: 鈥淣o, hombre, no, el viejo de mierda ese no sabe lo que habla, va a joder la Revoluci贸n.鈥澛 Entonces como que uno dice: son seres humanos, son personas con sus pros y con sus contras, con sus favores y sus desfavores.

Y cuando entonces desde la psicolog铆a nosotros miramos al ser humano, encontramos un tema tremendamente importante, 驴no?聽 En los tiempos en que estudi谩bamos filosof铆a, yo era un convencido del monismo psicof铆sico, que la unidad cultural y biol贸gica del ser humano era eso, era una unidad.聽 Pues descubro que no, que por momentos es una unidad, pero por momentos es una diferencia, y que el ser humano sigue un camino en el que va sedimentando, construyendo, reconstruyendo y asimilando todo eso que llamamos cultura y que yo creo que es la clave 鈥揷oincido plenamente con lo que t煤 dec铆as鈥 de la posibilidad de construcci贸n de un mundo distinto, de un pa铆s distinto, de un ser humano distinto; pero tambi茅n el ser humano es un ser biol贸gico, y tiene una biolog铆a en la que est谩 atrapado y de la solo puede no liberarse, solo puede convertirla en instrumento de su desarrollo, pero lo marca, lo marca cada vez m谩s.

Cuando yo estudiaba biolog铆a 鈥搚 seguramente que Ubieta, a lo mejor t煤 no, porque eres un poquito m谩s joven que nosotros鈥, estaba convencido de que el cerebro era uno, el cerebro era una masa superior en la cabeza, y hoy sabemos que no, que tenemos tres cerebros, por cierto, que tenemos cuatro. Para mi suerte, se est谩 descubriendo que hay un cerebro en el est贸mago, 隆cuatro cerebros!聽 Ya pasamos de uno para tres, y ya para m铆 eso fue un problema, pasamos ahora para cuatro.聽 Y ese cerebro es una sedimentaci贸n y es una absoluta reinstituci贸n de lo arcaico en el ser humano.聽 Quiere decir que efectivamente, por mucho que yo acepte y entienda la necesidad del di谩logo y lo favorezca, etc茅tera, etc茅tera, cuando el que va detr谩s de m铆 dice: 鈥淐omo habla tonter铆as el gordo ese鈥, yo me encabrono, y trato de decir: 鈥淣o, tiene su derecho a expresarse, es su criterio, es su opini贸n鈥, pero no dejo de encabronarme y no dejo de molestarme.聽 Y tengo la posibilidad de intentar construir sobre esa molestia 鈥揳 veces m谩s, a veces menos鈥 una mirada m谩s tranquilizadora o una mirada menos tranquilizadora; pero est谩 ah铆.聽 Y por lo tanto, yo digo que quiz谩s en nuestro amor inconmensurable, y que tiene que ver hasta con nuestra identidad por las utop铆as, nosotros a veces perdemos de vista las condiciones en que esas utop铆as pueden o no realizarse.聽 Estoy convencido de que una utop铆a no es ning煤n punto de llegada, claro que es un camino, nunca vamos a llegar a ella.

Siempre cito y digo que Mart铆 dec铆a que andar es el 煤nico modo de llegar, y yo que le concedo una inteligencia suprema a Mart铆, y una mirada suprema a Mart铆, digo que no puede ser que Mart铆 estuviera diciendo una cosa tan elemental como que si no caminas, no llegas.聽 Eso est谩 claro, porque si no caminas, no llegas.聽 Lo que quer铆a decir Mart铆 probablemente 鈥損or lo menos as铆 lo asumo yo鈥, es otra cosa: es que nunca se llega, siempre se anda, y andar es el 煤nico modo de llegar.聽 Por lo tanto, siempre estamos andando, siempre estamos llegando.

Entonces yo digo: esos dos grandes pilares de la vida humana los podemos reducir a dos conceptos: la biolog铆a del individuo, el individuo, y sus condiciones.聽 Por eso, si nosotros vamos a hablar de este tema de la responsabilidad y de lo que se ha perdido y lo que se ha dejado perder, nosotros tenemos que hablar de muchas cosas que han sucedido.

Y a m铆 me impact贸 un discurso de Fidel de 1995 en el Segundo Congreso de Solidaridad, en el Karl Marx. Y Fidel dice casi textualmente, deber铆a ser una cita textual porque es muy comprometido lo que voy a decir; pero, bueno, pueden buscarlo que ah铆 est谩.聽 Dice Fidel: en estos momentos lo que tenemos que, sobre todo, salvar las conquistas y la soberan铆a.聽 S铆, pero el punto no se acaba ah铆, 茅l sigue.聽 Y dice: Dejaremos la construcci贸n del socialismo para cuando haya mejores condiciones de hacerlo.聽 Cuando yo le铆 aquello, me parti贸 en dos; me parti贸 en dos porque, efectivamente, lo que estamos diciendo es: no juguemos a los escondidos, no estamos construyendo el socialismo; estamos intencionalmente mirando a la necesidad, la importancia, el significado pol铆tico-social-cultural del socialismo como soluci贸n a la construcci贸n de la naci贸n, pero, 隆cuidado!

Entonces empiezan los problemas, porque seguimos en un discurso pol铆tico de socializaci贸n, pero vivimos en una condici贸n de desocializaci贸n.聽 Hoy, 2019, el dinero es inconmensurablemente m谩s importante que en el 80 o en el 70. La sociedad est谩 dinerizada; si no tienes dinero, no puedes. Resolvimos los problemas a lo mejor de las llamadas injusticias sociales percibidas: los cubanos no pueden ir al hotel.聽 Hoy los cubanos s铆 pueden ir al hotel, si tienen dinero.聽 Por lo tanto, hoy no hay prohibici贸n; hoy hay limitaciones, y la limitaci贸n es el dinero.聽 Hoy nosotros tenemos personas en el pa铆s que ganan el equivalente de diez CUC.聽 Bueno, ahora con el aumento, que yo agradezco inconmensurablemente, entre otras cosas porque soy favorecido, y s铆 cuando ese individuo biol贸gico es favorecido, reacciona de manera distinta que cuando no lo es, lo mira de manera distinta que cuando no lo es. Entonces, claro, conozco a muchas personas que ganan 30, 40 CUC mensuales, y tenemos personas que ganan 鈥搎ue ganan no es la palabra鈥, que ingresan, por decirlo de alguna manera, porque hay muchas v铆as de ingreso, 20 mil, 25 mil. Entonces las diferencias son impresionantes.聽 Es dif铆cil pensar que dos personas 鈥揹esde Marx鈥, que dos personas en dos posiciones sociales econ贸micas tan diferentes, es muy dif铆cil pensar que puedan entrar en un proyecto com煤n de naci贸n.聽 Es muy dif铆cil, porque ven la realidad de forma diferente, porque, que me perdonen, yo soy propietario de un Geely, que en estos d铆as nos est谩 sirviendo de mucho, pero la vida se ve distinta desde un Geely que desde un P-1, totalmente distinta.

Vino este documentalista que hace muchos a帽os que vive en M茅xico, que hac铆a clips de videos, musicales y eso, bien bueno t茅cnicamente, Fundora.聽 Y me dice Fundora: 鈥淨uiero hacerte una entrevista, porque me van a hacer un trabajo para M茅xico. Y yo le dije: 鈥淏ueno, ning煤n problema, Fundora, una entrevista de cu谩nto, 驴una hora?聽 Te digo: son 200 CUC.鈥澛 Me mira as铆, y le digo: 驴Qu茅?聽 T煤 vas a ganar dinero por esto, t煤 est谩s cobrando tu trabajo, 驴y yo soy qu茅, el amistoso Manolito?聽 Pues no.鈥 (RISAS) Y comet铆 un error, porque le dije:聽 鈥淓s m谩s, por 200 CUC hasta me monto en un P-1 contigo.鈥澛 Dicho y hecho.聽 Me dijo: 鈥淏ueno, pues bien.鈥 Comenzamos la entrevista y la terminamos con una c谩mara en un P1.

Yo hac铆a a帽os, no les puedo decir que no, yo hac铆a a帽os que no me montaba no en un P1, en un P nada 鈥揵ueno, s铆, algunas penas he tenido鈥, bueno, en ning煤n P, y fue una experiencia traum谩tica, adem谩s de que la gente me miraba as铆, y me dec铆a: 驴Y usted qu茅 hace aqu铆?聽聽 Y eso que ve铆an la c谩mara, ve铆an la camarita.

Entonces yo quiero llamar la atenci贸n sobre algo importante: naturalmente, org谩nicamente, las personas, los seres humanos somos mucho m谩s simios, monos, animales, de lo que creemos, y tenemos un componente que nos moviliza en esa direcci贸n mucho m谩s all谩 de lo que creemos, y hemos creado una sanaci贸n y una salvaci贸n posible para podernos construir como algo m谩s que una conjunci贸n de animales, enti茅ndase como una sociedad de humanos.聽 Esas dos l铆neas van juntas en algunas cosas, pero en otras van separadas y son contradictorias.

El ni帽o se desarrolla como ser social, 驴saben c贸mo? Diciendo: Esto es m铆o.聽 Pr茅staselo a tu hermanito.聽 No.聽 Comp谩rtelo con tu amiguito.聽 No.聽 Te lo quito.聽 (Grita).聽 Y as铆 se hace ser social.聽 Se construye primero como una individualidad, como due帽o de, como amo de, como persona que quiere y que tiene, para despu茅s decir: te lo presto.聽 Por lo tanto, entendamos que eso condiciona los comportamientos.

Segundo: la vida tiene un valor finito.聽 La vida se acaba, se los puedo asegurar.聽 Nos podemos creer inmortales por gusto, todos los presentes nos vamos a morir, ojal谩 que 隆bien pa all谩, pa all谩!, pero todos nos vamos a morir, y por lo tanto todas las realizaciones de nuestra vida son temporales, y por lo tanto nosotros tenemos que tener claridad en qu茅 cosas en nuestras vidas vamos a lograr聽 y qu茅 cosas no, y si nosotros vivimos en una sociedad que por los efectos que sean, no lo dudo, tiene que estar constantemente modificando las jerarqu铆as, no podemos hacer eso, para empezar, y no sabemos ad贸nde vamos.

La primera vez que llegaron dos carros a mi Facultad, que fueron los Peugeot聽 404, algunas personas llegaron a la asamblea y dijeron: 鈥淐ompa帽eros, hay dos Peugeot, se los vamos a dar a los dos profesores de m谩s experiencia, de m谩s tiempo, al doctor Jos茅 Guevara,聽 por cierto, hermano de Alfredo, y a una doctora,聽聽los dos m谩s viejos.聽 Y yo, que estaba del lado de ac谩 de la asamblea, saqu茅 mi cuenta, y dije: dentro de 52 a帽os tengo carro.聽 Ojo: decir que tengo carro dentro de 52 a帽os es mucho mejor que decir, 驴cu谩ndo me va a tocar?聽 Cincuenta y dos a帽os es una magnitud finita, y yo, honestamente, dije: 52 a帽os, como a esa altura me van a gustar las mujeres j贸venes, porque cuando eran joven me gustaban las viejas, pues entonces, nada, ning煤n problema.

Lleg贸 el a帽o que viene, y el a帽o que viene llegaron los Lada.聽 Y dijeron: entraron dos Lada a la Facultad, y nosotros creemos que lo m谩s importante aqu铆 son los compa帽eros que han donado sangre, asistido a las guardias, cortado ca帽a, etc茅tera, etc茅tera, y dije: 鈥淐o帽o, se acerc贸 el carro, porque no tengo que esperar 52 a帽os, estas son cosas que yo puedo hacer.鈥

Llegaron despu茅s los Polsky, y cuando llegaron los Polsky, dijeron: 鈥淣o, la guardia obrera, aqu铆 hay dos compa帽eros que se han destacado.鈥澛 Y digo: 鈥淟oco, ponme el huevo, porque no s茅, yo quiero ganarme el carro, y si me cambian todos los a帽os los criterios, no puedo.鈥

Y ese es un tema complicado de la vida en este pa铆s, y es que por razones 鈥搚 no voy a entrar en ellas鈥, hemos tenido que estar cambiando los referentes y los discursos sobre la base de decir: hay una unidad, pero es una unidad intencional.聽 Es una unidad intencional, es una unidad pol铆tica, y la unidad pol铆tica tiene el gran inconveniente para el ser humano medio que es a larga distancia, y los seres humanos no somos buenos con la larga distancia.聽 La larga distancia es un problema porque somos
鈥搗olvemos al primer punto鈥 b谩sicamente seres sensoriales. Ojo: para nada quiero que se entienda que estoy diciendo 鈥搚 al final de la intervenci贸n intentar茅鈥, no estoy diciendo que estemos sometidos a esa realidad; estoy diciendo que, si nosotros no consideramos esa realidad, tenemos un problema para proyectar la construcci贸n incluso de una sociedad, incluso de un pa铆s, incluso de un barrio.

Yo vivo en un barrio donde 鈥損uedo hacer una estad铆stica intuitiva鈥 el 70% de las personas no se conocen unos a otros, porque se va gente, viene gente, porque se mudan, porque hay quien viene, porque hay quien vive en la esquina y yo, cuando voy para el trabajo, salgo para la derecha y no para izquierda.聽 Entonces el concepto de barrio, el concepto de comunidad, son intencionalidades representacionales, que forman parte del discurso de lo intencional, del discurso pol铆tico, pero no nos confundamos, no necesariamente es el discurso cotidiano real de la vida de la gente.聽 Probablemente distinto es si hablo de mi vecino, del que, cuando eructa, yo lo oigo, y de pronto creo que la novela est谩 buena porque lo que oigo de la casa de al lado es鈥 (palmadas) y no es que est谩 aplaudiendo precisamente.聽聽 Entonces, claro, con ese vecino con quien yo comparto esa sensorialidad las cosas son totalmente distintas.聽 Si adem谩s de ese vecino es Fidelito; si ese vecino es adem谩s un amigo, un compa帽ero, una persona que comparte ideales, que compartepuntos de vista conmigo, pues mejor todav铆a.聽 Pero ya me cuesta trabajo con el de la esquina, y estamos hablando de 30 metros.聽 Por lo tanto, la construcci贸n de una sociedad intencional es extremadamente compleja.

驴Cu谩ndo funciona una sociedad intencional? Cuando hay un proyecto com煤n de cambio.聽 Ah铆 s铆 funciona. As铆 funcion贸 en el 59,聽 鈥揺spero que no interpreten mal esto, pero bueno, es mi sentir y lo digo鈥, adem谩s, cuando ten铆amos un l铆der excepcional.聽 Y esos l铆deres excepcionales en la historia鈥 Nosotros hemos tenido mucha suerte, porque hemos tenido dos en nada, en dos siglos, hemos tenido dos en dos siglos, pero no son la media, como tampoco es la media la persona que dice:聽 yo me desprendo de todo lo m铆o a favor de鈥 Eso, para los que hayan estudiado, en la curva de Gauss, es el 10% de un extremo, no nos enga帽emos.

Por lo tanto, tenemos que considerar a la gran masa, tenemos que considerar a las personas que pudi茅ramos llamar normales, y no es que no seamos normales sino que representan la tendencia a la normalidad.聽 Yo digo que el gran problema de la Uni贸n Sovi茅tica fue en la colectividad hicieron los koljoses, los sovjoses y todas esas cosas; pero la Uni贸n Sovi茅tica 鈥損ara polemizar鈥 trat贸 de construir un capitalismo para todos, y crey贸 que la construcci贸n social era que todo el mundo tuviera capitalismo, que tuviera todo el mundo su apartamento, que tuviera dos ni帽os, una hembra y un var贸n, con tres cuartos, con carro鈥β Eso es insostenible, es imposible.聽 Pero una cosa es decir: convivimos con las diferencias, y otra cosa es decir: no me duelen las diferencias.

A lo mejor yo soy m谩s malo que nadie鈥搈e lo dicen para ir mejorando鈥; pero cuando a m铆 me pasa por al lado un alumno que sacaron de la Facultad de Psicolog铆a por fraude 鈥揺ste no es caso inventado, es un caso real鈥 y se mete a ajicopero, y me pasa por al lado en un carro de 煤ltimo modelo, lleno de cadenas horribles, pat茅ticas, pero tras esas cadenas hay dinero y condiciones de vida que a lo mejor yo invertir铆a en comprarme un libro, una computadora nueva, etc茅tera, 隆me jode!聽 Y digo: 驴c贸mo me van a decir que esta es la revoluci贸n de los humildes, para los humildes y con los humildes?聽 Y yo no soy humilde, es decir, en t茅rminos econ贸micos estoy hablando, yo estoy por encima de la media; en la cola, de m铆 para atr谩s, hay muchos.

Entonces yo creo que nosotros tenemos que entender esa realidad, que no podemos culpar a las personas.聽 Los seres humanos no pueden ser nada m谩s que seres humanos las 24 horas del d铆a, los 7 d铆as de la semana, los 30 d铆as del mes, los 365 d铆as del a帽o y, si son hombres, creo que el promedio de edad ya est谩 en 74 a帽os, 74 a帽os de vida. No, no. El gran reto ha sido siempre ese.

Yo el otro d铆a encontr茅 unas caricaturas del peri贸dico de la Asociaci贸n de J贸venes Rebeldes del momento de la Ofensiva. Si le quito el momento, lo que se dec铆an los tipos que estaban en la caricatura: Oye, tengo gasolina para ti; oye, no tengo problema, tengo un socio que me lo resuelve.聽 Y yo dec铆a: 驴Qu茅 ha pasado? Es exactamente lo mismo.聽 驴Y d贸nde est谩 la unicidad de eso?聽 En el ser humano. No estoy diciendo que el ser humano est谩 jodido; estoy diciendo que el ser humano ha crecido con una predisposici贸n cultural de 500 a帽os, que se llama capitalismo, y con una predisposici贸n biol贸gica de 3 mil millones de a帽os, que se llama su biolog铆a.聽 Y nosotros lo vamos a cambiar.

Nosotros tenemos una ventaja, nosotros somos ut贸picos. Yo siempre digo: me llama la atenci贸n que, cuando nos reunimos en estos sectores, siempre citamos al Che; Carlos Rafael no existe. 驴Por qu茅?聽 Porque Carlos Rafael es la otra l铆nea, es la l铆nea del c谩lculo econ贸mico, es la l铆nea de vamos a ver las cuentas.聽 Y nosotros nos identificamos naturalmente, m谩s all谩 de la grandeza de la figura, obviamente, porque llevamos esa鈥 Pero la utop铆a es m谩s utop铆a, es m谩s probable utop铆a cuando nosotros entendemos sus condicionantes, cuando nosotros ponemos los pies en la tierra.Y Marx dec铆a鈥搚 me corriges Ubieta鈥 que el primer hecho hist贸rico y lo primero que tiene necesidad la historia para que se produzca es el acto humano m谩s importante, que es vivir, y para vivir hay que comer.聽 Y toda vez que el hombre se encuentre en una situaci贸n en la que su condici贸n primaria se le representa afectada, volver谩 a su condici贸n primaria para satisfacerla.聽 No hay de otra.

Los problemas que nosotros tenemos que enfrentar son los problemas de lo que se construye malsanamente sobre eso.聽 Porque una cosa es que t煤 leg铆timamente luches por superar聽 tus聽 deficiencias alimenticias, de transporte, etc茅tera, y otra es que luches ileg铆tima e ilegalmente.聽 Pero de que vas a tener que luchar, no te quepa la m谩s m铆nima duda.

Pero ahora voy a la salvedad: tambi茅n en esa estructura biol贸gica, en ese determinante biol贸gico milenario, los animales entendieron
鈥揺s un modo de decir鈥, aprendieron 鈥揺s un modo de decir鈥 que no pueden vivir solos.聽 Y mientras m谩s fueron avanzando en la escala zool贸gica, m谩s se dieron cuenta de que ten铆an que vivir juntos, que ten铆an que andar en manadas, que ten铆an que compartir, que ten铆an que mutuamente defenderse, que ten铆an que mutuamente apoyarse.聽 Es decir, que tambi茅n en esa herencia biol贸gica milenaria, nosotros tenemos una tendencia m铆nimamente a lo gregario, porque no podemos sobrevivir sin eso. Los animales entendieron las cosas mucho m谩s r谩pido que nosotros.

El otro d铆a Harrison Ford 鈥搉o s茅 por qu茅 pero, bueno, Harrison Ford, hay que concederle inteligencia a todo el mundo鈥 dec铆a: lo que el ser humano todav铆a no ha entendido y los animales s铆, es que nosotros necesitamos de la naturaleza, pero la naturaleza no necesita de nosotros; la naturaleza vivi贸 sin nosotros, vivi贸 sin nosotros, pero nosotros s铆 necesitamos de la naturaleza, y la estamos destruyendo.聽 Los animales, por el contrario, eso lo entienden b谩sicamente. Incluso, la aparici贸n de los llamados depredadores denota que nosotros s铆 tenemos la estructura b谩sica biol贸gica que propende a la socializaci贸n, que propende al encuentro.聽 El problema es que las propensiones, como todas, se encuentran con ciertas condiciones que las favorecen o no.

No s茅 si vieron ya hace bastante tiempo, probablemente un a帽o atr谩s,uno de los programas de Maladrid, digo, deTaladrid, que fue una genetista que dec铆a: 鈥淵o tengo el gen del alcoholismo, yo tengo el gen del alcoholismo, ah铆 est谩; yo nac铆 para ser alcoh贸lica, pero tambi茅n tengo una capacidad de sobreponerme, si las condiciones me ayudan y me favorecen.鈥澛 Y de hecho, dice: 鈥淣o tomo, a lo mejor no puedo ni tan siquiera probar una cerveza, porque me va a incitar el alcoholismo, pero lo puedo controlar.鈥澛 Y es una definici贸n gen茅tica, es decir, de esa estructura biol贸gica primaria.

Por lo tanto, nosotros decimos: tenemos condiciones que favorecen y que entorpecen.聽 Y tenemos sujetos que les hacen el juego a esas condiciones y sujetos que no se lo hacen.

Hace poco estuvo aqu铆鈥 Por cierto, grab茅 un programa sobre el tema, dos programas, uno debe salir creo que esta semana, o la semana que viene, que se llama 鈥溌縋or qu茅 la gente buena hace cosas malas? Porque a veces se nos olvida que somos buenos, pero hacemos cualquier cantidad de barbaridades, y cu谩nto las condiciones nos propician muchas veces eso y nosotros entramos en el juego de las tentaciones, por decirlo de alg煤n modo. Y lo digo de alg煤n modo porque estuvo aqu铆 hace poco un importante psic贸logo norteamericano, que escribi贸 un libro que se llama聽El efecto Lucifer.聽 脡l dice, lo digo con mis palabras: Lucifer con sus tentaciones est谩 constantemente, y uno tiene que tomar una decisi贸n.聽 驴Uno puede decir soy v铆ctima de las condiciones?聽 S铆.聽 Uno puede decir: 驴supero esas condiciones?聽 S铆. Pero si las condiciones son鈥 Y yo creo que es la apuesta perspectiva y fue la apuesta m谩s realizada por esta Revoluci贸n, por este pa铆s, por esta sociedad, sobre todo hasta los a帽os 70.聽 De pronto nosotros empezamos a transformar los conceptos por necesidades operativas, pero aqu铆 hasta el otro d铆a habl谩bamos de igualdad; hoy hablamos de equidad.聽 Pero son dos nociones impactantes de manera distinta.

Aqu铆 nosotros decimos: volvamos otra vez al instrumento b谩sico del Socialismo: de a cada cual seg煤n su trabajo.聽 Perd贸n, 驴de qu茅 trabajo estamos hablando?聽 El sector del turismo 鈥損ara no ponernos a nosotros, profesores universitarios, que nos han subido el salario鈥, el sector del turismo que es, como se ha dicho una vez m谩s 鈥揹esde Lage鈥, Lage le dec铆a la locomotora, pero nuestro Presidente acertadamente est谩 diciendo que es lo que mueve la econom铆a, porque cuando hay que sacar un quilo, 驴de d贸nde sale?, del turismo. El sector del turismo es el segundo salario m谩s bajo del pa铆s, 隆es el segundo salario m谩s bajo del pa铆s! Ahora mismo est谩n en crisis, est谩n gritando porque dicen: les han subido a todos estos descarados que lo 煤nico que hacen es dar clases 鈥揺so, para burlarse de m铆, 驴no?鈥, y nosotros, que estamos aportando鈥

Tercero y cierro: la diferencia entre el futuro y el presente, son cosas totalmente distintas por las dimensiones humanas.聽 El futuro para el ser humano es un anhelo, el presente es una necesidad.聽 Y yo lo digo con absoluta responsabilidad pol铆tica y militante.聽 Entonces yo digo: el futuro, bueno, s铆, en el futuro vamos a tener ocho millones, diez millones, once millones de turistas en el pa铆s; el presente no es as铆, en el presente 鈥搚 lo digo por unas informaciones que le铆 justo antes de venir para ac谩鈥, la ocupaci贸n media en nuestros hoteles est谩 en un 45 o 46 por ciento, y estamos construyendo, solo en la Habana, nueve hoteles m谩s. 聽驴Para qui茅n?聽 Entonces, claro, hay una respuesta: tenemos que estar preparados para cuando llegue la invasi贸n tur铆stica.

A m铆, que vivo en K entre 17 y 19, en un apartamento de tres cuartos, bueno, que puedo caminar a pie para todos lados, voy hasta a trabajar a pie, me molesta; pero el que no tiene casa y est谩 hace 20 a帽os albergado, dir谩: no, no.

Don Juan Tenorio creo que fue quien, cuando le dijeron: vas a pagar tus culpas cuando mueras, dijo: cu谩n largo me lo fi谩is (RISAS).

Esa dimensi贸n de futuro-presente en el ser humano es extremadamente compleja, porque, vuelvo, estamos dotados de una sensorialidad que somos capaces de superar, pero ella est谩 presente en nuestras vidas.

Entonces, 驴tendr铆amos soluci贸n?聽 Por supuesto que s铆, pero para m铆鈥 Claro, aqu铆 estamos los cient铆ficos sociales, probablemente coincidimos en eso.聽 A m铆 me dicen que la soluci贸n es econ贸mica, y yo digo: 隆Cu谩n largo me lo fi谩is!聽 La econom铆a funcional de un pa铆s no se levanta en cincuenta ni en cien a帽os. Cuidado, no nos equivoquemos.

La gente dice: no, el fen贸meno vietnamita.聽 El fen贸meno vietnamita, en primer lugar, si los cubanos vivieran en Viet Nam, hubiera sido otro fen贸meno.聽 Tiene que ver con una cultura del trabajo que no tenemos aqu铆, y aun as铆, el fen贸meno chino: estamos hablando de 60 a帽os, cuidado.聽聽 Entonces no es tan as铆.聽 Y yo no soyJuanito Triana, yo no soy economista, yo soy psic贸logo.聽 驴Cu谩l es la soluci贸n?聽 La m谩s dif铆cil de todas, porque la soluci贸n es 茅tica. Si efectivamente ese cubano que gana 20 mil CUC tuviera una disposici贸n 茅tica distinta con el que gana 10 CUC, las cosas ser铆an un poquitico menos problem谩ticas.

Si efectivamente todos los cubanos y las cubanas 鈥搚 voy a tirar duro ahora鈥 tenemos el derecho de pedir una licencia y alquilar un cuarto, una casa, de lo que tengamos disponibilidad y tener un ingreso, o somos pintores de primera y tenemos la posibilidad, la disponibilidad de vender nuestras obras en 40 mil, 50 mil CUC, lo que sea, me da igual.聽 Primero, si nosotros ocupamos un rol de funcionarios, tenemos una 茅tica que salvaguardar.

Cuando mi hijo m谩s peque帽o 鈥搇os grandes no lo vivieron, pero el m谩s peque帽o s铆鈥, cuando mi hijo m谩s peque帽o llegaba a mi casa as铆, y yo le dec铆a: 鈥 驴Qu茅 te pasa?聽 Me dec铆a: 鈥渜ue me rega帽aron porque estaba hablando en el aula.鈥 Y le digo:聽 鈥淭e toca, no se puede hablar en el aula.鈥 Y me dice: 鈥淪铆, pero a los dem谩s no los rega帽aron.鈥澛 Y digo: 鈥溌縔 por qu茅 te rega帽aron a ti?鈥 Dice: 鈥淧orque la maestra me dijo que porque yo soy el hijo de Calvi帽o.鈥溌e toca, a mi hijo le toca, porque es el hijo de Calvi帽o!聽 A buen entendedor, pocas palabras.

Nosotros tenemos que recuperar esa 茅tica del Che.聽 Tenemos que recuperar esa 茅tica del Che, aquella antol贸gica historia que le digo: usted ir谩 con los tenis peores, no podr谩 ir nunca jam谩s con el mejor par de tenis de los alumnos del aula.聽 Ser铆a otro el mundo, ser铆a otro el pa铆s.聽 Y tenemos que recuperarla.聽 Y no estoy hablando de ilegitimidad, es leg铆timo; es decir, no estoy hablando de que haya una apropiaci贸n indebida o un beneficio por tener un cargo; estoy hablando de una dimensi贸n 茅tica.

Entonces yo creo, como se dec铆a al principio鈥β No me gusta, por ejemplo, que te digan que tengo que parar el carro, aunque mi carro es particular, que tengo que parar el carro y montar gente.聽 Me gusta que me digan: un buen ciudadano, un buen cubano, lo menos que puede hacer es esto.聽 Y yo quiero ser un buen cubano.聽 Ahora la dimensi贸n no es impositiva; es 茅tica.聽 No quiero que me pongan una foto que diga: fulanito no par贸, es un hijo de puta.聽 No. 驴Hasta las cu谩ntas? 驴Qu茅 vamos a crear, una guerra civil de valores?聽 No tiene ning煤n sentido.聽 Lo que quiero es que reforcemos: los que lo hacen, los que lo hacen bien, los que lo hacen de coraz贸n, los que lo hacen porque lo sienten, porque esos son los que nos dan los ejemplos, y esos son los que, desde el punto de vista biol贸gico, saben lo que producen, una cosa que creemos que es solo social cultural, pero que es tambi茅n biol贸gica, que se llama, 驴saben qu茅 cosa?, verg眉enza.聽 Cuando los monos hacen una cosa mala y el de al lado, el jefe de la tribu lo mira y la hace bien como se debe hacer, aquel hace as铆 y siente verg眉enza.

Nosotros tenemos que recuperar esa dimensi贸n 茅tica, esa dimensi贸n valorativa, lo otro son las contingencias de los tiempos.聽 Vivimos tiempos extremadamente dif铆ciles, vivimos tiempos de alguna manera de reanimaci贸n del rol de lo individual, de la soluci贸n de los problemas individuales; pero tambi茅n tenemos que aprender que por s铆 mismo nadie lo puede resolver todo.聽 Y lo que podemos es generar en la b煤squeda del otro una construcci贸n de una sociedad ileg铆tima, ilegal, o una construcci贸n de una sociedad resolutiva.聽 Porque, claro, nadie por s铆 mismo, el que tiene dinero va y le compra al que no tiene, pero le quita al que deber铆a tener y se genera entonces esa red de absurdos y de malos procederes sociales.

Yo creo que desde all铆 entonces es donde estoy totalmente de acuerdo: tenemos que lograr, desde esa 茅tica, la participaci贸n; pero no una participaci贸n de estar, porque estoy cansado de reuniones del sindicato 鈥搚o era secretario del sindicato鈥 donde yo digo 97% de asistencia, y el 96% est谩 con cara que ya, para m铆 con cara de sindicato.聽 Est谩n as铆鈥β Y cuando t煤 le dices:聽 Pipo, ponte pa鈥 esta, les dicen a los j贸venes: 鈥溌縌u茅 tiempo t煤 llevas en el Sindicato? 驴Dos a帽os?聽 Yo llevo 45, pipo, y eso mismo lo hemos discutido treinta y tres veces, y no ha pasado nada. As铆 que tranquilo, yo estoy aqu铆.鈥 Obviamente, esa participaci贸n no nos conviene.

En la discusi贸n de la Ley del Trabajo, yo, que a veces tengo mis arrebatos de locura, estudio la ley, la subrayo, me pareci贸 mucho m谩s mala que la que ten铆amos antes鈥揺s mi parecer鈥, en fin. No he entendido nada de las nuevas figuras emergentes en el universo econ贸mico del pa铆s, por lo tanto un due帽o de un paladar que le paga 40 d贸lares a un trabajador, le paga por encima de un salario m铆nimo, que es la obligatoriedad por ley, lo que pasa es que le est谩 dando el 0,05% de lo que gana 茅l.聽 Y esa es la ley, tranquilo.聽 Es decir, una ley que apoya la utilizaci贸n personal de la plusval铆a.

Entonces yo me llevo mis cosas, subrayo a la usanza antigua con plumones de tres colores distintos, lo m谩s importante y dice el tipo: Primer t贸pico, 驴alguien tiene algo que decir? Yo, a ver profe. Digo. Segundo t贸pico, 驴alguien tiene algo que decir? Yo.聽 A ver, profe. Tercer t贸pico, 驴alguien tiene algo que decir? Cuando me par茅 la tercera vez, me cogieron por atr谩s y me dijeron: Loco, c谩llate ya, que no nos vamos a ir nunca de aqu铆.聽 Y estamos hablando de la Ley del Trabajo, de la que me va a afectar, bueno, a m铆 ya no tanto porque estoy a punto de jubilarme, digo a menos que suban la edad de jubilaci贸n a 70 a帽os; espero que no lo hagan antes de que yo me jubile.聽 Estamos hablando de la Ley del Trabajo, que es la ley que va a afectar.聽 Olv铆date ahora de la trascendencia primaria y elemental de los seres humanos, la 煤nica trascendencia primaria elemental de los seres humanos son los hijos.聽 Es la ley que va a afectar la condici贸n laboral de tu hijo.聽 Piensa en eso.

Entonces yo creo que cuando decidimos, cuando participamos, cuando somos parte de, creo que nos acercamos m谩s a eso que pudiera ser la responsabilidad individual compartida, que es la responsabilidad colectiva; es la responsabilidad individual compartida como un principio elemental 茅tico, de justicia y funcional.聽 Porque, insisto, solo nadie puede.聽 Todo el mundo necesita de un otro, y todos los otros necesitan de otro.

Muchas gracias (APLAUSOS).

YASEL TOLEDO. Ahora ustedes pueden hacer preguntas, opinar, comentar sobre lo que deseen.

Fragmentos de intervenciones desde el p煤blico

1: Yo creo que la responsabilidad colectiva se crea primero en la familia, y despu茅s se apoya en la sociedad.

Es verdad que estamos pasando, en t茅rminos de la familia, por momentos dif铆ciles.聽 Conozco a muchas personas j贸venes que son madres solteras, que tienen que criar hijos por s铆 solas, y eso obviamente no contribuye; pero me parece que ah铆 habr铆a que poner cierto 茅nfasis, y mi pregunta ser铆a un poco al profesor Calvi帽o: 驴c贸mo usted ve eso? 驴C贸mo ves el papel de la familia hoy en Cuba?

Hay otra cosa en que tambi茅n yo me fijo: yo vivo en un edificio de nueve pisos, dos apartamentos en un piso; hay una comunidad. 驴Por qu茅 no hablamos m谩s de comunidad? 驴Por qu茅 no estimulamos m谩s la idea de comunidad? Comunidad, que por supuesto es familia, escuela, y yo siento la palabra comunidad como el barrio.

Creo que hay que hablar un poco del tema de la burocracia.聽 Yo creo que tiene que haber bur贸cratas, yo fui bur贸crata durante 35 a帽os; pero hay que eliminar la mentalidad burocr谩tica.

2:聽 Con respecto a lo que dec铆a Calvi帽o, hay una cosa fundamental.聽 Nosotros copiamos a la Uni贸n Sovi茅tica en muchos aspectos. Los trabajadores cubanos est谩n en las empresas organizados como lo hac铆an los sovi茅ticos; por lo tanto, los trabajadores cubanos no tienen un est铆mulo real, m谩s otros elementos.

Necesitamos que la pol铆tica de cuadros se modifique, y exista una candidatura, para definir qui茅nes ocupan los diferentes cargos, y que los trabajadores definan.

Yosvany Montano:聽Ubieta apuntaba algo: es cierto que estamos en el medio de un debate y de una ri帽a agresiva entre dos modelos culturales.聽 El punto ser铆a c贸mo estamos respondiendo a ese problema; es decir, si la disputa es entre dos modelos culturales, si la disputa es entre dos modelos de sentido, si la disputa es entre dos formas de entender la ideolog铆a, de entender la pol铆tica, la vida cotidiana, entonces nosotros tendr铆amos que distanciarnos de lo pedestre muchas veces para poder entender c贸mo est谩n conform谩ndose esos modelos, y casi nunca lo logramos en la pr谩ctica cotidiana.

YASEL PADR脫N.聽Mi nombre es Yasel Padr贸n. Una de mis actividades, adem谩s de ser investigador, laboralmente una de mis actividades m谩s usuales ha sido la de bloguero en los 煤ltimos a帽os. Y realmente me gusta esta actividad porque es un espacio en el cual nos podemos ver las caras las personas; porque realmente, en las redes, se da una din谩mica de que t煤 no est谩s viendo a la persona con la que est谩s interactuando, y se da un contexto de agresividad muy fuerte, y realmente son necesarios estos espacios, como Dialogar, dialogar, de verse las caras las personas.

Varias de las cosas que se han dicho aqu铆 me sirven para lo que yo quer铆a decir, porque yo tambi茅n fui dirigente de la FEEM y de la FEU, y yo choqu茅 con el l铆mite鈥 O sea, cuando yo estaba en la FEU a nivel de Facultad, yo choqu茅 con que yo ten铆a un l铆mite con el consejo de direcci贸n y con las din谩micas, contra las cuales ya no se pod铆a avanzar m谩s. O sea, yo vi en las instituciones una mediocridad de funcionamiento, y el problema con esto es lo que dec铆a el profesor Calvi帽o, uno dice: hasta cu谩ndo yo voy a estar aqu铆 chocando y chocando y chocando, y qu茅 edad me va a tomar a m铆, voy a estar como algunas personas, porque uno puede ver personas de 60 a帽os que han estado toda la vida diciendo las mismas cosas en las reuniones y no han logrado nada, porque existe un fen贸meno que es el burocratismo; o sea, c贸mo hay tomas de decisiones que est谩n concentradas y uno no sabe d贸nde, y uno se pasa a帽os diciendo las mismas cosas en las reuniones y no logra nada, y ah铆 es cuando surge la contradicci贸n, que dentro del socialismo no deben ser antag贸nicas. El socialismo deber铆a tener formas de solucionar las contradicciones; sin embargo, el burocratismo, cuando se empieza a acomodar en un lugar de fuerza, esas contradicciones pueden aumentar.

Yo estudi茅 Radioqu铆mica, justamente una carrera que en este pa铆s no tiene camino, no tiene forma de aplicaci贸n, y estuve en un momento muy decepcionado del proceso, y realmente estaba viendo que el camino en la vida para m铆 era el que tomaron la mayor parte de mis compa帽eros de la Universidad, que es irse para el exterior; muchos est谩n en pa铆ses de Europa, incluso en los Estados Unidos, en pa铆ses latinoamericanos, etc茅tera, porque nuestra carrera aqu铆 en Cuba no tiene casi campo en la f铆sica nuclear.

Entonces encontr茅 los libros de Fernando Mart铆nez Heredia, de mucha gente, y me fui por este camino de la herej铆a,聽y dije: bueno, revolucionario puedo ser yo por m铆 mismo, no tengo que ir por un canal establecido, porque ese canal no me est谩 resultando. Y as铆 va surgiendo la contradicci贸n, y es el camino que me ha llevado a los blogs y a las redes sociales.

Estamos hablando de la responsabilidad colectiva, c贸mo vamos a llegar a la responsabilidad colectiva.聽 En un espacio que para m铆 en este momento es muy importante, el de la construcci贸n de consensos y la construcci贸n de imaginarios en la sociedad, 驴c贸mo vamos a llegar a una responsabilidad colectiva cuando estamos en un debate tan negativo de contradicciones? Porque es que no se entiende que muchas veces hay personas, no es mi caso, pero hay personas que est谩n en este medio que est谩n muy dolidas, que algo les ha pasado en su vida, han tenido un momento, un choque, y se han quedado con eso, y son personas que muchas veces han encontrado en las redes sociales la forma de expresar su inconformidad, y que lo 煤nico que necesitan muchas veces 鈥搚o creo鈥 es que se hable con ellas, que se les tome en cuenta; pero que se sienten que est谩n totalmente apartadas.

Yo quisiera preguntarles a los panelistas qu茅 se hace, porque el problema es que la posici贸n que se est谩 tomando muchas veces es que quien critica entonces es el del problema; o sea, el que critica es quien est谩 al servicio del enemigo. Es un debate que se est谩 llevando con mucha violencia, con acusaciones, que no se han quedado solo en las redes sociales, han llegado incluso a la televisi贸n鈥

Yo s茅 que hay muchos oportunistas, disidentes, mercenarios, o sea que est谩n aprovechando esa coyuntura para su agenda; pero el problema es que no se est谩 diferenciando y se est谩 creando un conflicto muy grande.聽 Y no estoy hablando de esto en 谩nimo de subir la tensi贸n, sino que quisiera que fuera un primer punto la necesidad del di谩logo para bajar esa tensi贸n, que nos est谩 haciendo da帽o a todos.

Otra persona:

Primero, creo que se impone felicitarlos a ustedes por la idea de retomar esta actividad que siempre fue un precedente que yo creo que fue muy favorable y en la que hemos discutido cosas importantes.聽 Igualmente, agradecerles a los expositores por lo maduro de sus intervenciones, algunas de ellas pol茅micas, como es l贸gico siempre en estos escenarios.

Creo que nuestro actual Presidente est谩 desarrollando diversas ideas 鈥揳qu铆 se ha se帽alado鈥 tendentes a renovar ideas, accionar sobre toda la sociedad, y tambi茅n est谩 retomando algunas que fueron de otros momentos, pero que son viables de llevarlas a cabo nuevamente.

Yo quisiera referirme en esto, puntualmente, que hay quien est谩 remando contrario a la corriente que se quiere en el pa铆s, entonces eso hay que verlo en su momento y lugar. Me agrad贸 la intervenci贸n del Dr. Ubieta, en el sentido de que hab铆a que verlo todo como un proceso pol铆tico. Yo creo que s铆, que eso es correcto; pero tambi茅n hay que hablar de la lucha de clases, que sigue prevaleciendo, est谩 ah铆, aunque ya no se habla de ella, yo no oigo en ning煤n escenario por ah铆 hablar de lucha de clases ni de lumpen proletarios, aunque muchos de estos irresponsables lo son.

Creo que la prensa ha ido avanzando tambi茅n, en la medida de lo posible, pero se requiere que la prensa haga mucho m谩s, y yo creo que en nuestro pa铆s est谩n creadas las condiciones para eso.

Y por otro lado, a pesar de todas las dificultades que tenemos, hacemos cosas maravillosas. Hemos hecho un Plan Vacacional en este pa铆s, que yo no s茅 cu谩ntos recursos de la Reserva habr谩n puesto a disposici贸n de eso, porque realmente eso es algo sobredimensionado para un pa铆s como el nuestro. Y el pa铆s se empe帽贸, y miles y miles de personas, j贸venes y de todas las edades, disfrutaron de eso.

Los carnavales fueron multitudinarios en todo el pa铆s, actividades de cultura de primer nivel internacional se est谩n desarrollando en el pa铆s.聽 Entonces yo digo: bueno, es verdad que tenemos, como se帽alaba Calvi帽o, dificultades de esto, de lo otro, de este problema; sin embargo, hacemos cosas monumentales, de miles y miles y miles de ciudadanos. Por tanto, yo creo que tenemos que estar agradecidos de todo lo que hace nuestro pa铆s, nuestra sociedad y nuestro Partido.

P谩vel:聽Gracias. Al fin me dan la oportunidad de hablar. Eso me record贸 algo que a veces me pasaba en聽 las clases: que yo levantaba la mano y la mano鈥, y entonces la que estaba dando la clase no me ve铆a. Entonces yo empezaba a hacer as铆, y segu铆a sin verme.

Yo veo lo del sentido de la responsabilidad, y yo provengo del 谩rea de Derecho. Yo me alegro que cada cual se identifique con su origen profesional.聽 En el 谩rea de Derecho la responsabilidad tiene que ver con el deber, con las obligaciones. Lo que pasa que las obligaciones no est谩n separadas de los derechos. Yo hablar铆a en todo caso de responsabilidad y derecho.聽Esa es una primera cuesti贸n.

La segunda: yo tengo la buena experiencia de haber vivido en un edificio que ten铆a m谩s de 130 apartamentos y en el que vivo hace 26 o 27 a帽os tiene 14. Ese que ten铆a m谩s de 130, por cierto de marinos mercantes, me ense帽贸 muchas cosas.

Los marinos tienen una l贸gica: toda la tripulaci贸n tiene que salvarse, todo el mundo de la tripulaci贸n es importante, la prioridad es que el barco no se hunda y llegue a buen puerto. Eso yo no lo he disfrutado en el edificio de 14 apartamentos aqu铆 en el Vedado, donde cada uno tiene un proyecto independiente totalmente. No, lo peor de todo es de d贸nde viene cada uno de los que residen en ese edificio.

Pero algo se mencionaba ahorita sobre la 茅tica, creo que era Calvi帽o.聽 En ese modelo de vida que tienen los marinos, que est谩n meses arriba de un barco, solos, si el barco encalla y empieza a hundirse, el capit谩n es el 煤ltimo que se baja.聽 Uno pudiera pensar que eso es un acto heroico o un acto suicida sin sentido, pero hay una 茅tica.

Hay cosas que yo veo que hemos perdido notablemente en la evoluci贸n de la sociedad cubana.聽 Usted antes iba a una reuni贸n de trabajadores y los trabajadores opinaban, se les escuchaba, y no es que se tomaba un acta o unas notas, sino que despu茅s se hac铆a algo con eso; ahora, no.聽 Yo coincido totalmente con esa experiencia: la gente va a las reuniones, y entonces 400 veces usted plantea lo mismo, y nada.

Mire, para no dar 鈥渕uela鈥 ni hablar en el aire, la sonada Ley del Trabajo, vamos a ir un poquitico m谩s atr谩s: el aumento de la edad de jubilaci贸n.聽 Yo no he conocido todav铆a a un solo trabajador, de ninguno de los lugares con los que he interactuado, que son de diferentes sectores, que me haya dicho que estuviera de acuerdo con el aumento de cinco a帽os para la jubilaci贸n; todav铆a no he conocido al primero.聽 Sin embargo, para sorpresa m铆a 鈥搚o que pensaba que eso no se iba a poder hacer鈥, se convirti贸 en norma jur铆dica.

Eso no ha sucedido solamente con eso. Aprovecho, Elier Ram铆rez, que t煤 est谩s presente, t煤, que eres Diputado; t煤, que estuviste en la Comisi贸n de la Constituci贸n. No todo lo que est谩 regulado en una ley, incluso en la m谩s importante, que es la Constituci贸n, tiene que servirnos como una camisa de fuerza, debi贸 existir m谩s debate. Es mi criterio, muy modesto, aunque no estuve en ninguna comisi贸n.

Lo otro es el tema de la corrupci贸n. Nadie puede tener un nivel de vida extraordinariamente superior a los ingresos que usted tiene, y aqu铆 hay gente que tiene un modo extraordinariamente superior a los ingresos que tiene siendo funcionario p煤blico. Y no tiene nada que ver ni con la historia de la naci贸n, lo debo decir as铆
鈥搚 t煤, que eres historiador, Elier, seguramente concordar谩s conmigo鈥, los bayameses en 1869, aquellos que le dieron candela a Bayamo por los cuatro costados, ten铆an un patrimonio muy alto; patrimonio que hab铆an invertido en la fabricaci贸n de sus haciendas, sus casas, la tenencia de tierras de cultivo, ganado, dinero, propiedades, etc茅tera, etc茅tera, y no dudaron ni un segundo en darle candela a su ciudad, en renunciar a todo lo que ten铆an.聽 Es decir, que estoy hablando de cosas que vienen de los or铆genes, de la ra铆z de nuestra naci贸n. Eso no nos puede pasar por alto a nosotros, y es de las cosas que yo creo honestamente que est谩n lastr谩ndonos hasta el mism铆simo fondo.

En nombre de la brevedad, lo que quiero decir es esto: yo me alegro del tema que se ha tra铆do hoy, me alegro.聽 Ojal谩 que haya m谩s tiempo para el debate la pr贸xima vez; es decir, no s茅 si ustedes pueden destinar el tiempo, porque esto lo necesita la naci贸n, no como un 谩rea de catarsis, como un 谩rea de reflexi贸n colectiva.

YASEL TOLEDO:聽Ah铆 les hacemos una propuesta: aqu铆 dec铆amos ahorita que han salido varios temas, salieron aqu铆 en la mesa, y est谩n saliendo ahora tambi茅n en el intercambio. Ya hemos anotado algunos, pero adem谩s ustedes nos pueden sugerir temas tambi茅n para los pr贸ximos debates.

Ya estamos diciendo que vamos a estar el tercer mi茅rcoles de cada mes debatiendo aqu铆. El pr贸ximo Dialogar ser谩 el d铆a 16 de octubre. As铆 que nos pueden hacer llegar temas, lo que ustedes deseen, y vamos a estar debatiendo sobre lo que quieran. Eso nos va a permitir hacerlo de manera mucho m谩s profunda en cada uno de ellos.

Por aqu铆 est谩 pidiendo la palabra Elier. Por ac谩 ped铆a la palabra Gisel, joven investigadora. 驴Entonces terminamos con Gisel? 驴Coincidimos en eso? Bien

ELIER RAM脥REZ:聽Bueno, en primer lugar, por supuesto, felicitar las intervenciones de los panelistas, felicitar especialmente a la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z por retomar esta experiencia de Dialogar, Dialogar, que creemos y defendemos. Y yo creo que todo lo que se est谩 proyectando en los temas va a ser muy importante, y que ojal谩 despu茅s se pueda ir a otros lugares, a universidades, a centros de trabajo, como lo hemos conversado.

Yo no pensaba hablar, pero de todas maneras esto es un di谩logo, un debate con diversidad de opiniones, y Pavel directamente me mencionaba, y la participaci贸n, yo dir铆a que la oportunidad hist贸rica que tuve de participar directamente en esa Comisi贸n de los 33 diputados, y lo relacionaba tambi茅n un poco con el tema; porque, si hubo alg煤n ejercicio totalmente de construcci贸n colectiva, un ejercicio profundamente democr谩tico,鈥搚 yo como historiador lo veo as铆, porque hago el an谩lisis, aunque no viv铆 mucho esos procesos, pero s铆 los vi en la prensa, los vi por un documental, los procesos anteriores鈥攔ealmente este no tuvo parang贸n en la historia, no ha tenido parang贸n en la historia de la Revoluci贸n Cubana, y lo podemos comparar con otras realidades.

Por supuesto, nosotros siempre decimos que siempre se puede hacer m谩s, y siempre es posible reflexionar mucho un proceso, siempre es posible aspirar a m谩s; pero indiscutiblemente, cuando nosotros hacemos un an谩lisis de la historia de la Revoluci贸n Cubana, de los 60 a帽os de Revoluci贸n Cubana, en mi criterio, como historiador y como cubano de este pa铆s, no encuentro comparaci贸n de ese proceso incluso con procesos anteriores. Est谩 lo que se hizo en 1976, pero al mismo tiempo era un contexto diferente, un contexto en que no estaban las redes sociales, no hab铆a todo el desarrollo de las nuevas tecnolog铆as que hay hoy, que eso multiplic贸 mucho m谩s el debate que hubo en otras ocasiones.

Yo tuve una oportunidad doble, digamos, al participar en esa Comisi贸n, presidida por el general de Ej茅rcito, que para m铆 fue una ense帽anza tremenda, porque estar en un espacio dirigido por 茅l, donde 茅l generaba este mismo clima que estamos viendo aqu铆, de di谩logo, y donde a veces, cuando interven铆a, ped铆a disculpas, dec铆a: disculpen, no quiero que se parcialicen a partir de mi opini贸n; digan su opini贸n, su criterio, y donde se valoraba cada una de las opiniones. Para m铆 fue una ense帽anza para la vida y como revolucionario.聽 Tuve esa oportunidad.

Pero, adem谩s de eso, pude participar en otra Comisi贸n, que fue la Comisi贸n que analiz贸 y proces贸 todas las opiniones de la poblaci贸n. Un ejercicio totalmente transparente, muy democr谩tico tambi茅n, porque est谩 ah铆; es decir, alg煤n d铆a la historia, los historiadores del futuro podr谩n tener toda esa documentaci贸n, que tambi茅n se enriqueci贸 por el desarrollo de las nuevas tecnolog铆as, un sistema que permite hoy buscar una opini贸n que se dio e ir hasta Guant谩namo, incluso el nombre de la persona que lo dio, y c贸mo eso despu茅s se incorpor贸 como propuesta, o no, para despu茅s discutirlo en la Asamblea y despu茅s volver a llevar eso al pueblo. Es decir, que no solo fue que se le consult贸 al pueblo, sino que despu茅s el resultado de ese proceso de incorporaci贸n se volvi贸 a llevar de nuevo al pueblo.聽 Y despu茅s, de nuevo una discusi贸n en la Asamblea.

Yo tuve, adem谩s, la oportunidad 鈥揻铆jense cu谩ntos escenarios鈥 de ir a La Lisa, por ejemplo, a varias reuniones en La Lisa, de ir a reuniones en el municipio Playa, y talmente fue un Dialogar, dialogar; hubo un ejercicio tambi茅n de responsabilidad colectiva. Yo creo que la gente se sinti贸 y tuvo un sentido de pertenencia; algunos no, porque no podemos nunca generalizar, tenemos que buscarles siempre los matices a las realidades y a las cosas; pero yo estuve, por ejemplo, en una en que un compa帽ero lleg贸 con quince p谩ginas de propuestas, y yo quisiera que ustedes vieran el respeto de los compa帽eros que estaban dirigiendo esa reuni贸n escuchando a ese compa帽ero, que habl贸 casi una hora, y el resto de los que estaban ah铆 tambi茅n de alguna manera se impacientaban un poco, pero se escuch贸, y se procesaron todas las opiniones, que pod铆an ser muy v谩lidas o no.

Pero realmente, en mi criterio, en ese sentido discrepo de Pavel. Y adem谩s, muchos soci贸logos, historiadores y analistas que han hecho sus an谩lisis, que escribieron sobre ese proceso, de alguna manera llegaron a ese mismo criterio: que fue un proceso realmente 煤nico, en gran medida, en estos a帽os de Revoluci贸n. 脷nico en el contexto en que se da, 煤nico por los resultados que tuvo, y por supuesto por los que va a tener hacia el futuro. Pero te digo: fue una experiencia para m铆 tambi茅n muy importante, que me permiti贸 estar por dentro de todo ese proceso, y que todav铆a habr谩 que seguir analizando con los a帽os.

Quer铆a resaltar eso, porque de alguna manera Pavel se refer铆a a m铆: bueno, t煤 que estuviste all铆.聽 Bueno, estoy contando de alguna manera mi vivencia personal. Y muchas veces en estos an谩lisis, en estos di谩logos fluyen muchas veces la experiencia y las vivencias personales de cada cual, que yo lo veo v谩lido y me parece que es oportuno, que aporta a estos intercambios.聽 Pero, bueno, como t煤 dec铆as, han salido muchos otros temas, que habr谩 quiz谩s que ponerlos ah铆 a debate en pr贸ximos Dialogar, dialogar, pero esto es a lo que siempre hemos aspirado, y a que toda la sociedad de alguna manera sea el reflejo de esto. Y por eso, cuando 茅l hablaba, yo pensaba en c贸mo ese proceso tambi茅n de la Constituci贸n se convirti贸 de alguna manera en un Dialogar, dialogar de casi once millones de cubanos.

Yisel:聽Quer铆a hacer dos comentarios, una pregunta y un se帽alamiento tambi茅n.

Primero el se帽alamiento: En este espacio, Dialogar, dialogar, participamos muy pocas mujeres en los paneles.

Se ha hablado de varios temas importantes en la mesa. Y creo que tenemos acumulados hist贸ricos que nos dan algunas pistas para eso, y me remito al concepto de Revoluci贸n de Fidel. Para construir esa colectividad debemos tener algo com煤n, algo donde esas necesidades y deseos se vuelvan una misma cosa. Y eso va con el proyecto que se quiere realizar: una sociedad m谩s justa, m谩s digna, o sea el proyecto del que hablamos.

Nosotros 茅ramos un pueblo condenado a vivir en una isla peque帽a, insignificante para toda la vida, pero supimos darnos nuestro lugar.

Entonces, en ese sentido, 驴c贸mo lograr que esas necesidades y carencias del individuo, se conviertan en posibilidades para transformaciones y soluciones. Se suele acudir a la responsabilidad colectiva cuando estamos en momentos de crisis, y eso habr铆a que verlo en la subjetividad.聽 驴Por qu茅 pasa en las etapas de crisis y no se mantiene constante?

Yasel Toledo:聽les damos la palabra a los panelistas. Y les ponemos el reto de que sean lo m谩s breves posible.

LUIS EMILIO AYBAR.聽 A partir de lo que se dec铆a de la burocracia: estoy de acuerdo. Y voy a poner un matiz ah铆 en una cosa que dije. Yo dec铆a que podemos, como parte de esa responsabilidad colectiva, asumir roles, asumir cargos de direcci贸n cuando sea necesario. Se me olvid贸 decir que si los asumimos, busquemos la manera de hacerlo diferente pues, si lo hacemos de la misma forma, seguimos reforzando ese proceso de burocratizaci贸n de la sociedad. Yo creo que en hacerlo diferente una cuesti贸n fundamental es esta idea que est谩 rescatando tanto el Presidente de entender al dirigente como un servidor p煤blico, el funcionario como un servidor p煤blico. O sea, t煤 no eres el centro, ni eres lo 煤nico, ni eres solo, ni eres el due帽o, sino que te debes a una colectividad, y tu trabajo debe insertarse en ese trabajo colectivo.聽 C贸mo el dirigente se hace parte de una din谩mica de trabajo colectivo y participativo, del cual es el resultado y no el punto de partida.

Tambi茅n el compa帽ero dec铆a la propuesta de presentar candidaturas y que los obreros elijan.聽 Yo creo que hay que avanzar en ese tipo de mecanismos. La participaci贸n tiene que tener un car谩cter vinculante; hay que buscar maneras en que la participaci贸n sea vinculante porque, aun si en los valores, en las interpelaciones, logramos que los directivos, que los decisores cada vez escuchen m谩s y tomen m谩s en cuenta esa participaci贸n, eso est谩 garantizado eternamente. Hay lugares y contextos donde la gente plantea y plantea, y plantea una y otra vez las cosas, y el directivo dice: te escucho, te escucho, te escucho, y no cambia nada.

Tiene que haber un punto donde la gente tiene la posibilidad de un poder de veto, o la posibilidad de revocar o sustituir a ese directivo, ese gerente que est谩 cometiendo una arbitrariedad y que la sigue cometiendo por tiempos y tiempos. De lo contrario la sustituci贸n de ese directivo depende del de m谩s arriba, y sabemos que eso se traba, porque hay procesos de solidaridad burocr谩tica.

Creo que tenemos que quitarles a los directivos esa comprensi贸n que les hemos puesto 鈥搇amentablemente se ha practicado de esa manera鈥 de que todos los directivos en s铆 mismos reproducen la pol铆tica de la Revoluci贸n.聽 Hay dirigentes que la niegan, hay que reconocerlo; hay dirigentes que la niegan, hay dirigentes que hacen da帽o a esta Revoluci贸n y a este socialismo, como mismo hay ciudadanos, ciudadanas, trabajadoras y trabajadores que lo hacen. 聽Digo m谩s: la corrupci贸n, 驴qu茅 cosa es la corrupci贸n? Como estaban diciendo por ac谩, es un da帽o grand铆simo. Creo que al control administrativo al directivo se le sume un control popular y un control obrero con capacidad vinculante porque, de lo contrario, esos colectivos sociales o laborales pueden estar a帽os con la bota puesta encima, y no tienen capacidad de modificar esa situaci贸n.

O sea que yo creo que ideas de ese tipo son necesarias y tenemos que ir experiment谩ndolas cada vez m谩s porque sin dudas, el d铆a que las implementemos, van a transformar much铆simas cosas.

Sobre lo que dec铆a Yosvany. Me parece fundamental eso que t煤 dec铆as porque tiene que ver con la coherencia entre los diferentes espacios: c贸mo los diferentes espacios de la sociedad convergen y tributan en una misma dimensi贸n emancipatoria. Podemos tener un centro de trabajo que funciona de una manera democr谩tica, empoderada y de responsabilizaci贸n colectiva; pero esos sujetos no est谩n solo ah铆, esos sujetos van al barrio, esos sujetos vinieron de una escuela, se formaron en un determinado lugar.聽 Entonces la idea es que, como mismo nos educamos en la responsabilidad, en la democracia, en la participaci贸n en el centro de trabajo, tambi茅n nos educamos as铆 en el barrio, tambi茅n nos educamos as铆 en la escuela, tambi茅n nos educamos as铆 en las relaciones con los medios de comunicaci贸n: que haya una integralidad. Y en ese sentido, la educaci贸n es fundamental porque tiene ese peso, ese peso educativo, y ese peso de formar a la persona desde que es muy chiquito.

Yo creo que hay antag贸nicos en la sociedad cubana, tenemos que reconocerlo. Y los antag贸nicos en la sociedad cubana, ya desde hace mucho tiempo, no son solamente los mercenarios financiados por los Estados Unidos. Hay una franja de la poblaci贸n que se ha separado de los valores socialistas, de los valores revolucionarios, que no cree en ellos por distintas razones, probablemente muchos no saben ni son exclusivamente responsables de que eso haya sucedido. Tenemos que trabajar en esa direcci贸n, pero tenemos que saber que las iniciativas que nosotros generemos, las iniciativas colectivas, las iniciativas de impulso al empoderamiento, tienen condicionantes complejos a la hora de relacionarnos con esos antag贸nicos en el marco de esos espacios. Condicionantes complejos porque bajo el argumento de la democracia no se le pueden regalar esos espacios a los que vienen con un proyecto que niega la democracia. Pero, al mismo tiempo, tenemos que reconocer que esos antag贸nicos no mercenarios tienen derechos constitucionales que deben ser respetados. Ese reto hay que asumirlo, porque es la sociedad que tenemos en este momento.

Por suerte, somos muchos los comunes y los iguales todav铆a, en el sentido de todos los que apuestan en una direcci贸n socialista, en una direcci贸n revolucionaria, en una direcci贸n antimperialista, por suerte somos muchos todav铆a, y podemos desde ah铆 acumular, retomar y reoxigenar la hegemon铆a socialista.

Ubieta dec铆a una cosa que me gust贸 mucho, que era c贸mo tenemos que preocuparnos cuando alguien se separa de los espacios de participaci贸n. Que tenemos que preocuparnos cuando se separa voluntariamente y tambi茅n cuando se separa involuntariamente, porque ese que se va porque nosotros lo separamos, porque nosotros lo excluimos, es un sujeto que perdimos y que se lo entregamos por tanto a otros que vienen con otros valores, que en gran medida van a tributar al proyecto que estamos combatiendo.

Y yo creo que una de las cosas que aqu铆 m谩s nos ha dividido son las etiquetas que, adem谩s, han sido etiquetas en gran medida procesadas administrativamente. Cuando nosotros decimos 鈥渞evolucionario鈥 y eso se convierte en un principio de definici贸n administrativa, ah铆 hay un margen de discrecionalidad y de arbitrariedad muy grande. Y hay que reconocerlo, se han cometido hist贸ricamente muchas injusticias en torno a esos conceptos universales, que son muy relevantes, pero tenemos que saber distinguir entre sus usos.

Yo conozco profesores que hoy por hoy nadie se mete con ellos, nadie les dice contrarrevolucionarios, nadie los expulsa de la Universidad, y en sus clases todos los d铆as ense帽an el neoliberalismo; yo los conozco. Y est谩n ah铆, incluso publican, y salen por televisi贸n. O sea, que ese es un concepto bastante relativo, que tenemos que buscar la manera de que sea un concepto amplio, sin perder la perspectiva de que las universidades deben formar revolucionarios.聽 Ese es un principio importante, pero el proceso en que nosotros administrativamente incluimos o excluimos personas es un proceso muy delicado y en el que se han cometido muchas arbitrariedades. Muchas veces los altos directivos no son conscientes del proceso que desatan cuando hablan y pronuncian una etiqueta.

Yo supe que, en la Universidad de Oriente, a un estudiante, por publicar en su Facebook 鈥測o voto no鈥, quisieron expulsarlo, o a dos.

A dos estudiantes que pusieron en su Facebook 鈥測o voto no鈥, quisieron expulsarlos, en un contexto donde, adem谩s de que es un derecho ciudadano, la m谩xima dirigencia est谩 enfatizando y dici茅ndoles a todos sus subordinados y a todo el funcionariado estatal: 鈥渆sto es abierto, todo el mundo puede decir su opini贸n, es importante que surja la discrepancia, de ah铆 vamos a construir una mejor Constituci贸n,鈥 etc.聽 En ese contexto, para que ustedes vean cu谩ntas mediaciones, sucedi贸 eso, y yo estoy seguro de que en otros lugares probablemente sucedieron cosas parecidas.

Yo coincido con Yisel en que el proyecto es parte de eso que nos une, es parte de eso com煤n, que es la br煤jula en esa construcci贸n de la responsabilidad colectiva.

Yo, cuando empez贸 a surgir esta coyuntura de la crisis energ茅tica, mi primera reacci贸n fue: bueno, aqu铆 estamos, a resistir, no hay problemas con eso; por el contrario: este escenario puede servir incluso para que salgamos m谩s fortalecidos pol铆ticamente, por la evidencia de una agresi贸n externa, por la posibilidad de que de que se responda de forma creadora. Yo ve铆a a otras personas con las que he compartido que lo ven de otra manera: 鈥淐o帽o, una vez m谩s, este pa铆s est谩 de madre, aqu铆 lo que hay que hacer es irse, esto no tiene soluci贸n, hasta cu谩ndo,鈥 etc.驴Y por qu茅 hay tanta diferencia en las reacciones? Y es que esas personas no est谩n conectadas con un proyecto social que sostenga una resistencia.聽 Resistir, resistir, 驴con respecto a qu茅?聽 A la hora de resistir, lo que te fortalece es el proyecto, la posibilidad de estar luchando por construir algo mejor, algo diferente, y tienes la fe y la confianza de que eso va a suceder.

Entonces, en la medida en que ha habido una franja del pueblo que se ha desconectado de un proyecto, que ha ca铆do en la desesperanza y el fatalismo en el que est谩n lamentablemente muchas personas y gran parte del pueblo, ah铆 la resistencia se debilita. O sea que tenemos que reavivar ese proyecto, sobre todo, reencantar a la gente con la posibilidad de hacer las cosas de otra manera y transformar nuestra realidad.

En ese sentido, voy a decirle algo a mi compa帽ero Calvi帽o, que probablemente le incomode un poco, como parte del di谩logo, y es que yo recib铆 un poco de esp铆ritu fatalista en su intervenci贸n. Le voy a tirar la bola.

Obviamente, me parece muy interesante y muy relevante su reflexi贸n sobre los condicionantes de la transformaci贸n, de la construcci贸n de un proyecto, de una utop铆a; eso sin dudas hay que tomarlo en cuenta.聽 Yo dec铆a que la participaci贸n y la responsabilidad colectiva tienen que resolver las necesidades, y uno de los problemas que hemos tenido es que nuestra participaci贸n, nuestras estructuras, no est谩n resolviendo las necesidades colectivas. Eso afecta, por dondequiera que lo mires.

Y es que, el socialismo se hace para eso隆, para el bienestar. El socialismo como proyecto no es la escasez, no es la pobreza: es el bienestar. Entonces tenemos que lograr que eso se haga efectivo en la pr谩ctica.

Ahora, quer铆a hablar tambi茅n de esta relaci贸n entre el condicionante biol贸gico y la capacidad de los seres humanos de superar el condicionante. Yo los conectar铆a dial茅cticamente: la manera socialista de resolver los condicionantes biol贸gicos, es a trav茅s de nuestra capacidad de superaci贸n de esos condicionantes. O sea, no es que est谩n los condicionantes por aqu铆 y la superaci贸n por all谩, sino que el socialismo los debe conectar.聽 El medio para satisfacer nuestras necesidades biol贸gicas tiene que ser socialista.

Esto no significa que nuestro futuro tiene que ser esa utop铆a abstracta del reino de la superabundancia libre de contradicciones, que lamentablemente est谩 en nuestra tradici贸n marxista.

Yo parto de lo que Calvi帽o dec铆a: somos seres extraordinariamente contradictorios. Ahora, siempre hay un lado que es el hegem贸nico. Entonces se trata de una disputa sobre cu谩l de nuestros dos aspectos termina siendo el hegem贸nico en el funcionamiento social. En ese proyecto hay que creer; si no creemos, no tenemos nada, es como resignarnos al eterno predominio de nuestro lado miserable.

 

Calvi帽o:聽Siempre he sido acusado de hiperoptimista.

El tema de la educaci贸n y la familia claro que es basal. Lo que pasa que la familia vive en la condici贸n real en la que est谩.

Nosotros nos criamos en una familia donde estaban mam谩 y pap谩, por lo general, a las cinco de la tarde en la casa, donde el domingo se reun铆a toda la familia; es decir, nosotros vivimos en un concepto de familia presente, de familia con rasgos de hegemon铆a, etc茅tera, pero esa no es la familia de hoy, para nada. Hoy nosotros tenemos personas que salen a las 4 o 5 de la madrugada de su casa, a trabajar, dejan a sus hijos en la escuela antes de que la escuela abra, o lo dejan con un vecino para que los lleve si es muy chiquito, y regresan a las seis y media, siete, ocho de la noche, se ponen a hacer la comida.

Es decir, la familia es absolutamente otra. Y ya no estoy hablando de otros modelos familiares, el gay, etc茅tera; no, no, estoy hablando de la condici贸n misma de la familia, y la familia vive esas tensiones, y esas tensiones se las transmite a sus modelos educativos, y pasan a trav茅s de sus modelos educativos.

Si de alguna manera, entre otras cosas, nosotros optamos por un sistema educacional de acceso libre, e incluso en un determinado momento 鈥揺rr谩tico o no鈥 decidimos becas desde la secundaria b谩sica, era porque ten铆amos una convicci贸n de que la familia estaba en una situaci贸n dif铆cil, y que institucionalmente nosotros pod铆amos de alguna manera apoyar; pero el problema es que el v铆nculo familiar es el v铆nculo familiar, y eso es una determinante b谩sica.

Nosotros hemos estudiado casos de ni帽os separados de sus madres reci茅n paridas.聽 Estoy pensando en un caso en el que me toc贸 mediar, y me cost贸.聽 La mujer pare, se fuga del hospital, deja a la ni帽a ah铆, se pierde, carn茅 de identidad falso, registro falso, todo falso, y adem谩s su decisi贸n de no querer a la hija.聽 Para un hospicio va la chiquita, con un nivel de atenci贸n magn铆fico. Yo no s茅 si ustedes han estado en una de esas casas donde se cuida a los ni帽os.聽 Es impresionante, me erizo de la atenci贸n que se les da.

Bueno, la chiquita, pasaron ocho a帽os de su vida, nueve a帽os de su vida, y no ten铆a un pelo en la cabeza, 隆no ten铆a un pelo en la cabeza!聽 A los ocho a帽os, no se sabe c贸mo, apareci贸 una mujer prostituta, delincuente, sin registro de nada, y dijo: 鈥淎h铆 est谩 mi hija, y tengo todo el derecho.鈥澛 Y empezaron los procesos: los psic贸logos, los abogados.聽 Para no hacerles largo el cuento, la chiquita empez贸 a interactuar con su madre, y tres meses despu茅s el pelo empez贸 a crecer impresionantemente. Madre puta, descarada, delincuente, borracha.聽 Entonces yo lo que digo es que no podemos de alguna manera desconocer ese dato primario.

La familia est谩 viviendo muchas tensiones, las vives t煤, las vivo yo, las vive la gente. El tiempo real de acci贸n de la familia鈥 Nosotros antes dec铆amos: cuidemos nuestras condiciones de trabajo porque la tercera parte de nuestra vida la pasamos en el trabajo, la tercera parte resolviendo problemas para trabajar y la tercera parte en la familia, de la cual, cuando vienes a ver, 驴de las 24 horas del d铆a cu谩nto es tu nivel de interacci贸n con tu familia promedio en el pa铆s? Entonces es duro.

Yo soy de los cr铆ticos que dice que no podemos dejar a los ni帽os viendo la televisi贸n y jugando con el Nintendo, los que pueden, y jugando con otras cosas; no podemos. 驴Pero qu茅 hace una madre cuando llega a las ocho y media de la noche a su casa? 驴Qu茅 hace de cinco y media de la tarde a ocho y media de la noche? Porque al ni帽o, a las cuatro y media de la tarde, la escuela le dice: se acab贸, pipo, para tu casita, que yo no te puedo tener m谩s aqu铆.

Entonces yo creo en la importancia de la familia, creo en la importancia capital de la familia; pero creo que si a la familia no se le dan ciertas condiciones para ejercer ese modelo, la tienen extremadamente limitada. Y creo en las diferencias. 驴Pero saben lo que me pasa? Que las diferencias me dan que, a pesar de todos los pesares, las familias 鈥搗amos a buscar un nombre que creo que los soci贸logos no han inventado鈥 beneficiadas tienen mejores efectos educativos que las familias no beneficiadas. Y cuando t煤 ves los ingresos a la Universidad, los ingresos a la Lenin en su momento, los resultados, qu茅 casualidad que siempre son las familias beneficiadas.聽 Y yo no creo que haya prioritariamente un proceso de corrupci贸n, es que determinadas condiciones son distintas. Y es muy distinto cuando yo me paro all铆 en el aula y yo tengo un alumno que llega en un Kia particular, que adem谩s es tan burro que su padre o su t铆o le mand贸 una notebook Chrome, que aqu铆 no sirve para nada porque tiene que estar conectado las 24 horas, por gusto, pero tiene la notebook Chrome, que tiene el Aiphone 19, que no ha salido en el mundo, pero 茅l ya lo tiene. Y tengo al lado a otro con una libreta y un l谩piz. 驴Y la apropiaci贸n de la influencia educativa ser谩 igual? Malas noticias, pipo: Silvio es mi amigo, y yo s茅 que el rico no hace una cosa, ni el pobre, pero hace una diferencia.聽 El ejercicio de la posibilidad es otra cosa, pero la posibilidad es absolutamente distinta, y lo sabemos, y es un problema que estamos confrontando hoy.聽 Y la salud es la misma para todos los cubanos. S铆, pero no; porque el que llega al hospital con 100 鈥渇ulas鈥 en el bolsillo, no llega al mismo hospital que el que llega al hospital a decir: me siento mal. Y no estoy hablando mal de los m茅dicos; al contrario, nada mejor para m铆 que la opini贸n sobre los m茅dicos en este pa铆s.聽 Lo del 茅bola es sencillamente casi antinatura, porque cualquier ser humano dir铆a: 鈥溌縌u茅 me voy a ir a joderme y a morir all铆?鈥澛 Y fueron. Es decir, no tengo la m谩s m铆nima duda.聽 Estoy hablando de ese otro momento, que es el lunes, martes, mi茅rcoles, jueves, viernes, s谩bado y domingo.

Ella preguntaba: 驴y por qu茅 en los momentos de crisis? Porque esa es la estructura b谩sica. 驴T煤 alguna vez has ido al hospital a decirle al m茅dico: h谩game un chequeo a ver qu茅 tal estoy? 隆Jam谩s!聽 T煤 vas al hospital cuando te duele la cabeza, cuando te duele el pie, cuando tienes un problema, cuando tienes una herida; el 99 por ciento de la poblaci贸n. Hay alg煤n psic贸tico que va todas las semanas a chequearse, pero el 99 por ciento no es as铆.聽 Ese es el ser humano.聽 Entonces claro, por supuesto.

驴Hay modelos y modelos de relaciones? S铆, yo digo, por ejemplo, modelos cooperativos que se han estado intentando instalar en los 煤ltimos a帽os en el pa铆s son infinitamente mejores que los modelos estatales, infinitamente. Lamentablemente todav铆a siguen supeditados a los modelos estatales.

El Ministro no me dejar谩 mentir en su esfera, pero veamos otra esfera: cuando a m铆 se me destroz贸 el Lada y lo llev茅 a una cooperativa, me ped铆an 3,500 CUC los privados por chapistear y pintar el Lada, y en la cooperativa me dijeron: el costo son 316 CUC.聽 Y yo dije: 鈥溌縈e lo est谩n regalando?鈥 Y dijeron: 鈥淣o, no鈥 鈥搊jo, 隆cooperativa! 鈥 鈥渘osotros tenemos unos ingresos, sobre esos ingresos sacamos un dinero, y sobre ese dinero apoyamos a personas que no tienen condiciones.鈥澛 隆Co帽o, esa es la cooperativa que yo quiero!

D铆ceme el tipo: 鈥淧ero te digo m谩s: si nos dejaran, podr铆amos hacer no 80 carros de este tipo al a帽o, podr铆amos hacer 160; pero, si necesito pintura, no puedo comprarla, tengo que ir al ministerio que me atiende a decirle: c贸mprame la pintura, y me dir谩: no, pero no est谩 en el plan, tienes que esperar al a帽o que viene. Pero, aun as铆, no importa el modelo.

Al mismo tiempo te digo qu茅 es lo que pasa: nosotros tenemos hoy una contradicci贸n, nosotros estamos diciendo que estamos convencidos de que la gesti贸n fundamental del pa铆s es la gesti贸n estatal y empresas estatales, produce el 95 por ciento del Producto Interno Bruto; el sector privado, con un 39 por ciento, ha cambiado hasta un 41 por ciento de la fuerza de trabajo activa, produce el 5 por ciento del Producto Interno Bruto. 隆Es vergonzoso!聽 驴Y qui茅n tiene mejores condiciones para trabajar?聽 El Estado trabaja uno, a uno, a uno; el cuentapropista, ni por casualidad, el cuentapropista dice: veinticinco a uno aunque me maten; y si puedo ponerla m谩s dura, la pongo m谩s dura, y en eso no se equivoca. El Estado trabaja una, a una, a una. El cuentapropista va, se levanta a las cinco de la ma帽ana, es verdad聽 鈥揂lzugaray sabe de lo que estoy hablando鈥, y les da la vuelta a todos los guajiros del mundo y les compra directo y les paga directo; el del Estado tiene que pedir la autorizaci贸n, tiene que licitar tres, tiene que pedir el cheque. Cuando llega para comprar la lechuga, se ech贸 a perder la lechuga. Entonces hay algo que estamos haciendo mal.聽 No podemos ponerle las coyundas al Estado, si es que efectivamente nosotros estamos mirando que el futuro 鈥搚 yo estoy de acuerdo con eso鈥 est谩 en manos de la gesti贸n estatal, porque es la 煤nica que puede garantizar verdadera justicia social. Porque, por bueno que sea el cuentapropista, por bueno que sea 鈥搚 esa es una bronca que tengo con Silvio鈥, por bueno que sea el cuentapropista, dir谩: yo te suelto algo鈥

Yo tengo una bronca con Silvio porque le hicieron una entrevista, y dijo: chico, el problema del mundo tiene una soluci贸n sencilla; y dice: los ricos no tienen que dejar de ser ricos, lo que hace falta es que sean mejores con los que no han tenido su suerte. Digo: 鈥溌laco, me mataste, no jodas, veta pa鈥檒 carajo!鈥 驴Rico o pobre es una cuesti贸n de suerte? 隆No jodas, imposible!

Entonces, no, yo s铆 creo en la capacidad humana totalmente; creo tanto en la capacidad humana, que efectivamente me dedico a la psicolog铆a, y todo mi trabajo es decirle a la gente: t煤 puedes, podemos, puedes ser mejor persona, podemos tener un mejor pa铆s, podemos tener una mejor sociedad. Pero no estamos realizando las cosas que decimos.

Vuelvo otra vez al tema: 驴por qu茅 un cuentapropista, que ingresa 20 mil CUC al mes, tiene la misma libreta de abastecimientos que yo? 驴Por qu茅 raz贸n? Y si les quitan la libreta de abastecimientos a todos, hasta me puedo incluir, que me la quiten a m铆 tambi茅n; pero nosotros seguimos pensando que la libreta de abastecimientos, o es para todo el mundo, o no es para nadie.聽 No puede ser, nosotros tenemos que entender que la justicia est谩 en la diferencia, no en la igualdad, la justicia est谩 en la diferencia.聽 Cuando yo trato a este distinto a este es porque su realidad es distinta; esa es la justicia.

La justicia de la Revoluci贸n Francesa鈥 Bueno, la justicia de la Revoluci贸n Francesa se fue a pique.

Entonces yo creo que hay una capacidad en la poblaci贸n para moverse. Yo lo escrib铆 as铆 y lo viv铆.

Cuando nosotros fuimos, a 24 horas del tornado, all铆 a Luyan贸, y la gente por sus propios pies llevaban el pedazo de pollo 鈥搉o el que le sobraba, el 煤nico que ten铆a鈥, y llevaba el pedazo de pollo, el arroz, el caf茅, lo que fuera, y lo llevaban para all铆, 隆ese es este pueblo!

Lamentable tambi茅n es que la Polic铆a te dec铆a: 鈥溌緼 d贸nde usted va?聽 No puede pasar.聽 No, este es un problema del Estado, el Estado se ocupar谩.鈥澛 Tenemos que resolver ese problema, pero la capacidad humana existe, porque hasta biol贸gicamente nosotros no podemos vivir sin el otro, no podemos, 隆necesitamos del otro, necesitamos la colaboraci贸n! Entonces, para m铆, eso es clave.

Lo otro es lo siguiente: y ah铆, como t煤 me tiraste, te voy a tirar yo a ti.聽 T煤 hablas de que existen profesores neoliberales, 驴no? Existen pol铆ticas neoliberales dentro del gobierno cubano revolucionario y socialista, existen pol铆ticas.聽 Cuando nosotros estamos en la comedur铆a de mierda 鈥搈e perdonan que hable as铆鈥揹e la excelencia y los niveles de excelencia y las publicaciones en el grupo uno de escupo, digo de Escopo y toda esa mierda, esa es una pol铆tica neoliberal, que niega nuestra identidad, que niega nuestras narrativas, que niega nuestros modos de pensar, que niega nuestra cultura, que es la base de la soluci贸n de los problemas. Tenemos que denunciar tambi茅n las pol铆ticas neoliberales.聽 Y el mismo ministerio que te dice que si no es revolucionario ciento por ciento no puede estar aqu铆, no es revolucionario ciento por ciento.聽 Entonces es contradictorio, es una situaci贸n dif铆cil.

Por eso, yo siempre digo: para m铆, militante del Partido, revolucionario y fidelista a morirme, para m铆 yo siempre digo: 驴la esencia que no podemos perder sabes cu谩l es? Yo lo digo con mis palabras: 鈥溌o帽o, que yo soy cubano, mano, y que yo quiero ser cubano, y yo me siento orgulloso de ser cubano!鈥

Y don Fernando Ortiz dec铆a: 鈥淟a salvaci贸n est谩 en la preservaci贸n, robustecimiento y enriquecimiento del alma cubana.鈥

Yo creo en el proyecto socialista, y estoy de acuerdo con el proyecto socialista, aunque no entendamos ahora muy bien por d贸nde vamos, porque hay tantos socialismos distintos, que es dif铆cil; pero entiendo que el socialismo es la consecuencia de algo, no es el punto de partida. Y ese algo es la esencia de este pa铆s. Por solo poner un punto de referencia, de 1868 hasta hoy. Y ese es el alma cubana.聽 Y lo que est谩 en juego no es el socialismo; si el socialismo se fuera a pique y apareciera el piripintismo, no pasa nada si ese piripintismo cultiva, desarrolla, enriquece, enorgullece y hace sentir grande al alma cubana.

 

Enrique Ubieta:聽A m铆 me toc贸 ahora terminar. Quiero decir algunas ideas.

Realmente, 驴cu谩l es la situaci贸n de lo que llamamos este largo per铆odo de tr谩nsito en Cuba?聽 La situaci贸n es que la cultura imperante a veces; la cultura que se reproduce en bols贸n y que por momentos acapara grandes segmentos de la realidad nacional, es la cultura del capitalismo sencillamente. 驴Por qu茅? Porque es la cultura dominante en el mundo, es la cultura que se reproduce en el mundo de forma 鈥渘atural鈥.

El capitalismo es el resultado natural de la biolog铆a natural, no de la social.

Entonces ese es un ardid del capitalismo. Es lo natural, lo normal, que la gente se mate unos a otros por tal de hacerse ricos, o que, por tal de tener m谩s y saciar, sus apetitos internos imperen sobre sus ideales o sobre sus convicciones, o incluso sus realizaciones. A lo que aspira el socialismo no es a personas irrealizadas, sino a personas que se realicen precisamente en la participaci贸n; no sentados en la asamblea, por supuesto, sino como protagonistas, en primer lugar, de su propia vida 鈥搎ue no puede serlo totalmente en el otro sistema, y despu茅s del colectivo, de las personas que lo rodean.

Desde luego, que durante el Per铆odo Especial 鈥搚o recuerdo esa frase de Fidel que t煤 citaste; no s茅 si es exacta, pero es el sentido鈥, lo que est谩bamos haciendo era salvaguardando las conquistas de la Revoluci贸n y la soberan铆a, vamos a decirlo as铆; y no avanzar y no continuar el avance 鈥揹igamos鈥 en ese proceso de construcci贸n de una nueva sociedad 鈥搎ue es como me gustar铆a m谩s decirlo.

El problema es que no hay soberan铆a sin socialismo. Y las conquistas que estamos conservando ya son socialismo; es decir, ya son un camino que tiene que defenderse a partir de un concepto de pa铆s, a partir de una concepci贸n de naci贸n. Ah铆 viene el conflicto entonces.

Claro, 驴qu茅 pasa?: choca, choca. Yo s茅 que choca a veces el discurso revolucionario con realidades que tenemos en el pa铆s, que, como t煤 dec铆as, nos tienen que doler, porque a m铆 me duelen las diferencias, esas diferencias me duelen, me molestan; es decir, todas las que puedan existir me molestan, y no me conformo con ellas, no me conformo con ellas. Pero el discurso revolucionario no lo puedes eliminar, decir 鈥渆se discurso ya no es de esta 茅poca.鈥澛 Cuidado ah铆, porque ese discurso es el que plantea el horizonte, es el que plantea el proyecto de vida, es la br煤jula, y si eliminamos ese discurso, que est谩 planteando la br煤jula, el horizonte, entonces s铆 que esos conflictos y esas contradicciones que s铆 son antag贸nicas, aunque est茅n dentro de nuestro sistema, que s铆 hay lucha de clases y no vivimos en una sociedad ideal鈥

De hecho, cuando hablamos de democracia, por lo general lo que tenemos en la cabeza, inconscientemente, es la democracia burguesa, que ha demostrado a todas luces, en Am茅rica Latina, que no solo es inviable, sino que es una farsa. Los pocos lugares en Am茅rica Latina que han intentado aplicar las reglas de la democracia burguesa al dedillo est谩n siendo avasallados con trampas, con agresiones; es decir, no respetan eso porque no les interesa respetarlo. Es decir, esta es otra democracia, la que queremos construir nosotros: popular, poder popular, como t煤 dec铆as, que no tiene esquema de comparaci贸n con aquella otra democracia.

Y en esa construcci贸n 鈥揹isculpen esto que voy a decir鈥 tambi茅n hay y tiene que haber violencia. Hay guerra, s铆 la hay; hay conflictos que no se pueden resolver en una conversaci贸n.聽 Y lo digo siendo partidarios ac茅rrimo del debate, del di谩logo. Lo he demostrado siempre; siempre he estado debatiendo las ideas que defiendo, en las que creo; escuchando al otro y d谩ndole entrada, porque a veces una manera de hacerlo es no darle importancia a lo que dicen los otros. En cambio, cuando las rebato es porque le estoy dando importancia a lo que dicen.

Es decir, yo creo que las contradicciones que est谩n en la sociedad cubana existen, y no van a dejar de propiciar una permanente lucha, un permanente intercambio, que no va a ser muy amistoso en ocasiones, no lo va a ser, y va a propiciar los debates que hoy vemos en las redes sociales y los vemos en otras expresiones de la vida p煤blica.

Yo creo que aqu铆 hemos pasado de lo m谩s general a lo m谩s anecd贸tico, que no s茅 d贸nde est谩 exactamente el punto medio quiz谩s, pero este es un tema que nos lleva de un lado al otro y a veces nos desv铆a un poco.

La burocracia es un mal que tenemos. Bueno, podr铆a enumerar otros tambi茅n; ahora, la burocracia no es un mal del socialismo, es decir, forma parte del capitalismo que tenemos dentro de Cuba, forma parte de los bolsones del capitalismo que tenemos, como forma parte de los bolsones del capitalismo la corrupci贸n; la corrupci贸n es un bols贸n capitalista que peligrosamente crece, pero es un bols贸n capitalista que funciona org谩nicamente en el capitalismo. Al socialismo lo destruye, en el socialismo sencillamente es mortal, es un c谩ncer.

Ah, eso s铆 lo tenemos que tener claro nosotros: aqu铆 no hay 鈥減or ahora鈥濃 Y cuando digo 鈥減or ahora鈥 quiero decir que mi vida est谩 destinada de alguna manera, en lo poquito que pueda lograr, a impedir que eso ocurra.

Sin embargo, aqu铆 no hay las grandes diferencias sociales que se ven en Am茅rica Latina, a pesar de que hay diferencias sociales importantes; y digo importantes porque las estoy mirando desde el prisma de mi ideal,聽聽 聽de mi proyecto de pa铆s.

No podemos renunciar a un proyecto de pa铆s; no podemos mirar la solidaridad, no podemos entender la solidaridad, la responsabilidad individual y colectiva, solo desde el prisma de un barrio, de una empresa, de una escuela. Todos esos prismas son importantes, y en todos esos prismas tenemos que participar solidariamente, pero tenemos que tener para ello un horizonte, un proyecto de pa铆s, y es ese proyecto de pa铆s el que nos une, el que nos da a nosotros los cimientos de la unidad y la raz贸n de ser.聽 El que no lo tiene, pues obviamente se desmarca, no entiende; es decir, solo puede entender la cr铆tica concreta, solo puede situarse en funci贸n de su inter茅s individual.

Eso es lo que quer铆a decir (APLAUSOS).

Yasel Toledo:聽Les agradecemos a todos.聽 Hemos estado casi tres horas debatiendo aqu铆. Nos vemos el 16 de octubre, a las cuatro de la tarde, para dialogar y debatir.

Espacio Dialogar, dialogar, 18 de septiembre de 2019.聽


AHS: ahora y siempre

La Asociaci贸n Hermanos Sa铆z (AHS) naci贸 desde su nombre como una hermandad. Un n煤cleo en torno al cual los j贸venes creadores de todo el pa铆s pudieran trabajar desde la responsabilidad, pero siempre innovando y pretendiendo cambiar para bien la realidad.

[+]


Debatir谩n sobre el rol de los j贸venes creadores en Cuba

Escritores, artistas e investigadores de varias generaciones debatir谩n sobre el rol de los j贸venes creadores en la Cuba de hoy, este 16 de octubre en el Sal贸n de Mayo, del Pabell贸n Cuba, como parte del espacio Dialogar, dialogar, convocado por la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z el tercer mi茅rcoles de cada mes.

En el intercambio, convocado para las 4:00 P.M., participar谩n como panelistas Luis Morlote Rivas, presidente nacional de la UNEAC, el Doctor en Ciencias Hist贸ricas Elier Ram铆rez Ca帽edo, y la joven periodista Yanetsy Le贸n, miembro de la filial de la AHS en Camag眉ey.

Dialogar, diagolar ser谩 propicio para reflexionar tambi茅n sobre la vigencia del ejemplo y el pensamiento de Luis y Sergio Sa铆z, dos poetas de apenas 18 y 17 a帽os de edad, respectivamente, asesinados el 13 de agosto de 1957 en San Juan y Mart铆nez, poblado de la actual provincia de Pinar del R铆o.

Esta cita formar谩 parte de las actividades de la AHS por el aniversario 33 de la organizaci贸n, que se cumplir谩 el pr贸ximo d铆a 18, fecha en la cual se entregar谩 el Premio Maestro de Juventudes a personalidades de la cultura nacional.

En el encuentro participar谩n los integrantes del Consejo Nacional de la Asociaci贸n, incluidos los presidentes de las filiales provinciales y otros artistas invitados de cada territorio.

Del 16 al 18, los representantes de la vanguardia de creadores cubanos menores de 35 a帽os analizar谩n la propuesta del nuevo Reglamento de la organizaci贸n y el plan de eventos y jornadas de programaci贸n para el 2020.

Reflexionar谩n tambi茅n sobre las proyecciones en cuanto a promoci贸n y trabajo general de la organizaci贸n, en un intercambio que contar谩 con la asistencia de directores de diferentes instituciones y Consejos de la Cultura.

Como parte de las celebraciones por el aniversario se realizar谩n diversas iniciativas a lo largo del archipi茅lago, incluidas exposiciones, presentaciones de libros y conciertos.

Con m谩s de tres mil integrantes, la AHS tiene una amplia plataforma de promoci贸n, becas y premios, m谩s de un centenar de eventos y una sede en cada provincia.


Ante el lente, j贸venes creadores al este de mi Isla (+ videos)

*Tomado de Radio Guant谩namo

La sede de la聽Asociaci贸n Hermanos Sa铆z en Guant谩namo acogi贸 el estreno de la serie de c谩psulas promocionales Al este de mi isla, del realizador baracoense Antonio Ernesto Planos, proyecto que registra desde el audiovisual, la impronta creativa de noveles artistas del territorio.

La propuesta, resultado de la聽Beca de Creaci贸n El Reinode este Mundo que confiere la AHS, ofrece un acercamiento a la obra del cr铆tico Carlos Urgell茅s, del periodista Leandris Noa, as铆 como del director de programas radiales y televisivos Yendrys Mugercia, el artista visual Dionnis C谩neda, el escritor Wilfredo Robas, y del rapero Alibannis Romero.

Al este de mi Isla: Wilfredo Robas Rodr铆guez (escritor y pintor)

En el cuarto cap铆tulo de Al este de mi Isla nos llegamos al municipio guantanamero de Im铆as para conocer al escritor y pintor Wilfredo Robas Rodr铆guez. Esta serie de cortos promocionales se produjo entre Voxel Pro y la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z (beca El Reino de este Mundo). #VoxelPro #j贸venesartistas #AHS #audiovisuales #escritores #Cuba #Im铆as #Baracoa #Guant谩namo

Publicada por VOXEL Producciones Audiovisuales en Viernes, 20 de septiembre de 2019

Al equipo realizador de聽Al este de mi isla tambi茅n se sumaron Rub茅n Aja, como responsable de la fotograf铆a y las luces, el editor y dise帽ador Ventura Delgado, mientras el guion estuvo a cargo del periodista Adriel Boch y la m煤sica fue compuesta por DJ JAY-R.

Al este de mi Isla: Menor MC (rapero)

Al este de mi Isla en su sexto y 煤ltimo cap铆tulo se acerca al rapero baracoense Alibannis Romero, conocido art铆sticamente como Menor MC. Esta serie la produjo Voxel Pro junto a la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z (beca El Reino de este Mundo). #VoxelPro #j贸venesartistas #AHS #audiovisuales #promoci贸n #Baracoa #Guant谩namo #Cuba

Publicada por VOXEL Producciones Audiovisuales en Viernes, 20 de septiembre de 2019

Las seis c谩psulas promocionales, con una duraci贸n promedio de tres minutos, muestran desde una mirada 铆ntima el entorno creativo de cada uno de sus protagonistas, procedentes de los municipios de Im铆as, Baracoa y Mais铆, demarcaciones que seducen al espectador por la belleza de sus paisajes urbanos y campestres.聽

Al este de mis Isla: Yendrys Muguercia Azaharez (artista de la radio y la televisi贸n)

Al artista baracoense de la radio y la televisi贸n Yendrys Muguercia Azaharez se dedica el quinto cap铆tulo de Al este de Isla, serie promocional producida entre la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z (beca El reino de este Mundo) y Voxel Pro. #VoxelPro #j贸venesartistas #audiovisuales #radioytv #RadioBaracoa #PrimadaVisi贸n

Publicada por VOXEL Producciones Audiovisuales en Viernes, 20 de septiembre de 2019

El pr贸ximo paso ser谩 insertar la entrega en los circuitos de promoci贸n del 谩mbito, como la Muestra Nacional de J贸venes Realizadores聽El Almac茅n de la Imagen, en las redes sociales y todos los medios posibles.


Se calienta el ring para el uniVERSO improvisado

Solo una semana nos separa del Choque de Improvisadores, el epicentro de Oralitura Habana, Primer Encuentro de Improvisaci贸n Po茅tica. Este es un espacio concebido como un sitio de encuentro entre el punto, la d茅cima y la tonada, y otras formas de creaci贸n art铆stica. La improvisaci贸n ser谩 la base de un di谩logo necesario para aunar dos formas diferentes de expresi贸n dentro del arte. Como en una suerte de controversia 鈥渃ontempor谩nea鈥, c贸digos urbanos y de nuestra tradici贸n campesina se unen en una oda a la palabra.

La expectativa est谩 en las t茅cnicas y recursos que expondr谩n estos j贸venes creadores. Repentistas y freestylers tienen referentes ling眉铆sticos y musicales diferentes, la improvisaci贸n ser谩 el elemento conciliador que encauzar谩 el discurso de este proyecto, interesante por dem谩s, debido al estilo de sus int茅rpretes y por su concepto de di谩logo entre lo urbano y un Patrimonio Inmaterial de La Humanidad: El punto.

Tomada del Facebook de Oralitura.

Aunque veremos qu茅; improvisaci贸n y azar son dos cosas muy diferentes. En este proyecto nada est谩 puesto al azar. La direcci贸n del evento la realiza Leidys Hern谩ndez, quien cuenta con la valiosa experiencia art铆stica de Alexis D铆az Pimienta, quien este a帽o obtuvo el Premio Casa de las Am茅ricas en Literatura para ni帽os y j贸venes. Este trabajo es tambi茅n gracias a un equipo con una excelente estrategia de promoci贸n, comunicaci贸n y concepci贸n de este evento.

Me atrevo a decir que este binomio de estilos tendr谩 un p煤blico heterog茅neo que se acercar谩 a este 鈥渞ing de boxeo鈥 a disfrutar del talento art铆stico y el estilo de interpretaci贸n e improvisaci贸n de los repentistas Reiber Nodal, Anamarys Gil, Sindy Manuel Torres y los raperos El Ciudadano, Tito Mc y Yeriko. Tendr谩n como invitados especiales a representantes del equipo cubano Domadores de Cuba.

Proyectos y eventos seguir谩n homenajeando a esta ciudad fundada en 1519 y que con 500 a帽os sigue respirando del arte joven cubano. Por lo pronto nos veremos el viernes 27 de septiembre a las 6:00 P.M. en el Pabell贸n Cuba, donde la improvisaci贸n se pondr谩 un par de guantes de boxeo y empezar谩 a cantar.