joven


Lourdes Mazorra: «La literatura es un encuentro con uno mismo»

En menos de un a√Īo, la joven escritora camag√ľeyana Lourdes Mazorra obtuvo dos de los principales galardones disputados por los j√≥venes narradores cubanos: el Premio Celestino de Cuento, organizado por Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holgu√≠n, y el Pinos Nuevos, el pasado mayo. El primero por Las fauces, el segundo por Versiones de la sed.

De esta manera su nombre ha empezado a visibilizarse en el panorama literario cubano, con la fuerza del primer empuje, exitoso adem√°s. En ambos casos el jurado subray√≥ el aliento po√©tico de sus cuentos, la atm√≥sfera, el ritmo y la fluidez de sus historias‚Ķ El del Celestino estuvo integrado por F√©lix S√°nchez, Mar√≠a Liliana Celorrio y Rub√©n Rodr√≠guez; y el del Premio Pinos Nuevos, por Julio Travieso, Dazra Novak y Ra√ļl Flores Iriarte. Licenciada en Periodismo y graduada recientemente del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, donde obtuvo la beca Caballo de coral, Lourdes asegura que la literatura, sobre todas las cosas, es un encuentro con uno mismo.

Con ella nos encontramos, a través de las redes, con la excusa del Celestino de por medio.

tomado del perfil de facebook de Lourdes Maria Mazorra Lopez

Recibiste con Las fauces el XX Premio Celestino de Cuento, uno de los galardones m√°s disputados por los j√≥venes narradores cubanos. Este ser√° tu primer libro‚Ķ Y nada menos que con el Celestino. ¬ŅQueŐĀ ha significado para ti haber obtenido este Premio?

Siempre he dicho que, de manera general, los premios tienen dos ventajas: comienzan a visibilizarte en un panorama bastante complejo y te alientan a seguir trabajando, m√°s fuerte que antes. El Celestino, al ser el primer premio y tambi√©n la primera publicaci√≥n, me deja esa sensaci√≥n de descubrimiento del mundo del libro en Cuba, iniciaci√≥n en un proceso editorial desde la autor√≠a y sobre todo reafirmaci√≥n de certezas que ya ven√≠an acompa√Ī√°ndome. Pero la raz√≥n de escribir no puede ser los premios; sigo convencida de que la escritura es un encuentro con uno mismo, por tanto, del Celestino agradezco formar parte de la familia de Ediciones La Luz.

El jurado destacoŐĀ ‚Äúla buena construcci√≥n de sus personajes, las atm√≥sferas de los relatos, el aliento po√©tico que embellece las historias, lo que influye positivamente en el ritmo y la fluidez de las narraciones, as√≠ŐĀ como la adecuada selecci√≥n del narrador‚ÄĚ. ¬ŅQueŐĀ encontraraŐĀ el lector cuando, ya publicado, se adentre en esas p√°ginas?

No puedo decirte qu√© encontrar√° el lector, cuando uno p√ļblica hace una ofrenda al p√ļblico, la obra deja de pertenecerte. Espero que cada lector encuentre sus propias respuestas, sus propias dudas y tambi√©n sus propias batallas.

¬ŅExiste un hilo conductor en estos cuentos, algo que de alguna manera los una?

Este es un libro que indaga en las significaciones para el ser humano de la pérdida y el dolor. No creo que deba decirte más, por aquello de la ofrenda y de que el lector se acerque a Las fauces buscando sus propios caminos.

tomado del perfil de facebook de Lourdes Maria Mazorra Lopez

Hablemos de tus influencias literarias‚Ķ ¬ŅQueŐĀ autores incluir√≠as ‚Äďadem√°s de Julio Cort√°zar, que seŐĀ te interesa bastante‚Äď en una especie de ‚Äúcanon literario‚ÄĚ creado por ti?

M√°s que un canon literario, puedo decirte qu√© autores prefiero y no precisamente con alg√ļn tipo de jerarqu√≠a. La literatura argentina me encanta: Julio Cort√°zar (lo siento, no puedo dejar de mencionarlo), Abelardo Castillo, Jorge Luis Borges, Alejandra Pizarnik, Ernesto S√°bato, Adolfo Bioy Casares‚Ķ

También Gabriel García Márquez, Horacio Quiroga, Alejo Carpentier, Onelio Jorge Cardoso, Mario Vargas Llosa, Guillermo Cabrera Infante, Virginia Wolf, Antón Chéjov y Mario Benedetti. Ya ves, no es un canon, no suelo hacer estas listas porque leo bastante variado y cada vez que nombro autores, siento que me falta alguno y quedo en deuda.

Te menciono dos cuestiones que quisiera nos comentes… La primera sobre la relación del periodismo, pues eres periodista de formación, con la literatura y sus convergencias…

tomado del perfil de facebook de Lourdes Maria Mazorra Lopez

Yo siempre he defendido que el periodismo es el hijo moderno de la literatura y me disgusta que los vean escindidos. Siento que nos empe√Īamos en poner etiquetas cuando lo m√°s importante es narrar y un periodista es tambi√©n un narrador de hechos.

La diferencia entre un periodista y un escritor de ficci√≥n es principalmente de estilo, modalidades de trabajo y t√©cnica. Esto no lo digo yo, sino Alejo Carpentier. Siempre que se habla de periodismo y literatura recomiendo la conferencia de Carpentier que se titula ‚ÄúEl periodista: un cronista de su tiempo‚ÄĚ, de 1975, en la cual queda zanjada excelentemente esta vieja pol√©mica.

Hay escritores cuya obra periodística parece una antología de cuentos, por el manejo preciso de las técnicas narrativas en el ejercicio periodístico; en Cuba, por ejemplo, Onelio Jorge Cardoso. Muchos grandes escritores de ficción han sido periodistas, porque el periodismo es una escuela imprescindible para la síntesis, el manejo de los adjetivos, la inmediatez, las técnicas narrativas…

Esto me hace pensar que el periodismo cubano hoy necesita retomar ese ‚Äúestilo narrativo‚ÄĚ, potenci√°ndolo en la academia. Tenemos gu√≠as certeras en cuanto a todo lo que puede lograrse desde la escritura; Reynaldo Cede√Īo es uno de esos periodistas.

La segunda cuestión es sobre tu reciente paso por el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, donde obtuviste la beca Caballo de coral que otorgan al finalizar…

El Centro Onelio es una de las mejores experiencias que he tenido. Esta escuela te acorta y te alarga el camino, porque organiza tu manera de leer, recomienda autores, ofrece t√©cnicas y herramientas; pero, al mismo tiempo, abre much√≠simas puertas y comienzas a ver todo de manera distinta, a leer con otras pautas, a cuestionarte la realidad y a pensar en otros temas. El ‚ÄúOnelio‚ÄĚ me regres√≥ con muchas ganas de escribir; a m√≠ no me dio el famoso bloqueo pos-Onelio. Adem√°s, fue la primera experiencia de leer algo en p√ļblico y esto es muy importante a la hora de aceptar cr√≠ticas, saber escuchar es una virtud. Yo estoy muy agradecida por la oportunidad de recibir clases de escritores como Eduardo Heras Le√≥n, Ra√ļl Aguiar y Sergio Cevedo.

Obtuviste tambi√©n el Pinos Nuevos 2020 con Versiones de la sed… Hablemos un poco de un premio tambi√©n importante que visibiliza la obra de los j√≥venes escritores en Cuba‚Ķ

S√≠, es un premio tambi√©n importante. Es el segundo concurso en el que participo. Sigo diciendo que me niego a trabajar en base a concursos, pero reconozco que en el complejo panorama editorial del mundo y de la Isla, una de las formas m√°s directas y r√°pidas de publicaci√≥n es a trav√©s de estos premios, m√°s all√° de toda la carga subjetiva del proceso de selecci√≥n y premiaci√≥n o de las inconformidades que pudieran generar las decisiones finales. Son riesgos que se corren, por eso no se trata de que digas voy a escribir para tal concurso a ver si p√ļblico. E

n mi caso, escribo y tengo proyectos terminados, luego aparecen estas oportunidades: la convocatoria del Celestino llegó por esos azares a los que Cortázar llama vida, y la del Pinos Nuevos por una recomendación de otra escritora. Lo que sí tengo claro es que solo presento cuando estoy dispuesta a que un libro tome su propio camino y yo humildemente lo deje ir.

tomado del perfil de facebook de Lourdes Maria Mazorra Lopez

Ambos jurados ‚Äďel del Celestino y el Pinos Nuevos‚Äď han subrayado el ‚Äúaliento po√©tico‚ÄĚ de los cuentos‚Ķ

Lo dije para el peri√≥dico Adelante, ‚Äúa m√≠ este tipo de elogio me deja sin aliento‚ÄĚ. Como autora tengo m√°s posibilidades de enmascarar mi voz a trav√©s de la narrativa, pero la poes√≠a me resulta m√°s dolorosa, es un desnudo literario y tiene muchos riesgos, para empezar el lector te ve descubierta en los versos. Ahora recuerdo que mis compa√Īeros y profesores del Onelio tambi√©n comentaron ese ‚Äúaliento po√©tico‚ÄĚ en el texto que le√≠ en clases. Que mis cuentos me salgan con aliento po√©tico no es un prop√≥sito expl√≠cito, ellos salen y al parecer me estoy quedando tambi√©n desnuda en la narrativa.

¬ŅQueŐĀ crees caracteriza tu generaci√≥n, si acaso crees pertenecer a una generaci√≥n literaria?

No me siento capaz de caracterizar una generaci√≥n literaria, para ello tendr√≠a que haber le√≠do much√≠simo a los escritores de esta generaci√≥n y no lo he hecho con la amplitud que me gustar√≠a, y tambi√©n creo que deber√≠an pasar unos a√Īos m√°s, mirar con la perspectiva que el tiempo te concede.

tomado del perfil de facebook de Lourdes Maria Mazorra Lopez

¬ŅC√≥mo valoras el panorama literario cubano desde tu perspectiva como joven escritora?

Si me preguntas por la literatura cubana de manera general, pues es indiscutible que Cuba constituye uno de los paradigmas literarios en el continente y en el mundo. Si se trata de c√≥mo una joven escritora se inserta en el panorama literario cubano, eso es ya un proceso m√°s complicado, que el solo hecho de publicar no garantiza, porque entra√Īa niveles de calidad, compromiso y responsabilidad no siempre presentes y esto me lleva a una preocupaci√≥n: en ocasiones, lamentablemente, la calidad literaria de la obra no est√° entre los primeros par√°metros a la hora de decidir publicar o no un libro. Pero, de manera general y desde mi corta experiencia, considero que el panorama literario cubano es un prol√≠fico paisaje de autores, tem√°ticas y estilos.

¬ŅExpectativas con Las fauces? ¬ŅCon el trabajo de Ediciones La Luz?

Las expectativas con Las fauces han ido cumpliéndose poco a poco. Me quedan algunas que corresponden al proceso en el cual se encuentra el libro. La edición es otro momento de suma creatividad y entendimiento con la obra, que además implica a muchas más personas que el autor. En ese trayecto estamos. Ediciones La Luz ha tenido mucha paciencia conmigo, una autora que se inicia, y por eso le agradezco a su equipo la profesionalidad. Han sido además una escuela y una familia.

 


Escena # 1: La Caja Negra, una biografía generacional

I

El teatro es un acto de fe. Un salto al mundo interior de los hombres. Un desafío a las invenciones sociales/morales/filosóficas/políticas. Una excavación a través del yo y sus armonías conductuales. Una praxis de la ética grupal.    

Cuando el 14 de junio de 2016 empezamos a entrenar en el patio de la Casa del Joven Creador de Santiago de Cuba, nunca imagin√© los avatares de la creaci√≥n teatral. El teatro era un conjunto de valores que se mostraban ante m√≠ como un absoluto caos. Un caos hermoso y seductor, una comprensi√≥n otra sobre mis circunstancias y mis b√ļsquedas expresivas. En ese momento no pude intuir los dilemas que vienen junto a la profesi√≥n, donde legitimar cada gestus creativo es un ejercicio de perseverancia total.

El teatro que imaginaba era un cuerpo puro y transgresor, un cuerpo que cre√≠a ser capaz de representar. Todos los d√≠as a las 5.00 pm, un grupo de ocho amigos se encontraban para darle forma a esa ilusi√≥n. Entonces trabajaba como profesor de actuaci√≥n en la Escuela Profesional de Arte Jos√© Mar√≠a Heredia y Heredia; algunos de mis estudiantes se interesaban por alargar las jornadas docentes. La AHS sirvi√≥ para encontrarnos y desarrollar nuestras capacidades en una instancia extracurricular. Necesitaba conectarlos con el teatro como cuerpo del deseo, como acci√≥n viva. Algunos se cuestionaban si quer√≠an ser actores, si en verdad ten√≠an talento para una profesi√≥n que les parec√≠a tan distante y poco prometedora. ¬ŅPuede el teatro ser un acto de re-conducci√≥n/de salvaci√≥n? ¬ŅC√≥mo nace un cuerpo teatral?¬† ¬†

Un total de ocho personas iniciamos el trayecto. Alexis Mart√≠ Veranes, tambi√©n profesor de la escuela y egresado del Instituto Superior de Arte; Erasmo Leonard Gri√Ī√°n Labadi√©, egresado en actuaci√≥n por la escuela Manuel Mu√Īoz Cede√Īo de Granma; Jos√© Alfredo Pe√Īa Ortiz, estudiante de Letras de la Universidad de Oriente; Adri√°n David Bonilla Ch√≠a, Raudelis Maceira Torres, Diego Alexander Torres Olivares y Ahmed Ramos Lescay, todos estudiantes (en ese entonces) en el nivel medio de actuaci√≥n en Santiago de Cuba.

No teníamos un claro interés por crear un grupo de teatro, aunque en la praxis si actuáramos como tal. Nos conocimos a través de la escena y del ritual del café. Todos los días ensayo y luego al Café Sofía en la Plaza de Marte. Así me obsesioné con el teatro y el café expresso como elemento complementario.

  • ¬ŅRealmente busc√°bamos algo?
  • ¬ŅPuede el teatro ser una pr√°ctica feliz?
  • ¬ŅTiene algo que ver con el caf√©?
  • ¬ŅPor qu√© el teatro para nosotros empez√≥ como un juego?
  • ¬ŅPor qu√© no unirnos a creadores o instituciones teatrales de mayor trayectoria?

El teatro santiaguero no nos cautivaba. No tenía ninguna conexión con nosotros. Ni siquiera su valiosa historia nos parecía (en ese entonces) tan valiosa. Necesitábamos hablar de los conflictos de la gente que conocíamos, de nuestros familiares y amigos. Necesitábamos hablar de ese teatro que no nos representaba.

Entrenamiento del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA (foto Juan E. Sosa)
  • ¬ŅPor qu√© empezar en el camino por el kil√≥metro cero?

Desde el kil√≥metro cero redescubrimos la palabra ‚Äúnecesidad‚ÄĚ como indulgencia pol√≠tica/est√©tica/social/teatral. Un motor que impuls√≥ las tardes de ensayo convirti√©ndolas en algo m√°s que un gimnasio com√ļn. El entrenamiento como b√ļsqueda sist√©mica: cuerpo, psiquis, voz e intelecto. La lectura y la visualizaci√≥n de textos y espect√°culos teatrales de distintas latitudes (en video/soportes digitales) alimentaron nuestra insipiente b√ļsqueda. Los que eran estudiantes vieron sus primeros espect√°culos de Teatro El P√ļblico, Teatro de la Luna, El Ciervo Encantado, Teatro Buend√≠a, Argos Teatro y otros tantos del panorama nacional e internacional durante esas tarde-noches. Se trataba de un aprendizaje sin fronteras y sin marcas de agua.

Recuerdo cuando compart√≠ con ellos Visones de la Cubanosof√≠a, obra de la maestra Nelda Castillo. Todos nos sentamos en el suelo frente a la imagen de proyector casi desechable. Desde el primer minuto sus rostros actuaron como una sinfon√≠a. La obra caus√≥ en ellos el mismo efecto que antes hab√≠a producido en m√≠. Fue el d√≠a m√°s importantes en la biograf√≠a del grupo en estos cuatro a√Īos. Nos cambi√≥ todo.

Luego de esa noche nuestra ‚Äúnecesidad‚ÄĚ era hacer algo tan vivo. Algo tan poderoso como el Mart√≠ de El Ciervo Encantado. Un Mart√≠ que no dec√≠a palabra alguna pero que romp√≠a el pecho de quien lo observara. All√≠ encontramos un teatro menos complaciente, audaz y sincero. Un teatro bello y demoledor.

¬ŅC√≥mo hacer un teatro tan cubano como el de Nelda Castillo? ¬ŅC√≥mo entender la grandeza de cualquiera de sus im√°genes? ¬ŅCubanosof√≠a? Lo cierto es que no pudimos entender la obra m√°s all√° del plano sensorial. Ese momento nos dijo cu√°nto necesit√°bamos crecer/buscar.¬†

Obra Cartografía para Elefantes sin Manada (foto de Belice Blanco)

No me percat√© cuando nuestras rutinas diarias de entrenamiento se convirtieron en ritual de aprendizaje (consciente), ni cuando nuestra ‚Äúnecesidad‚ÄĚ nos impuls√≥ a declinarnos por cierto lenguaje esc√©nico. No quer√≠amos repetir el modelo preexistente en la ciudad: las relaciones, lo popular, el folclor, la farsa, o lo did√°ctico. Cuando el escenario se convirti√≥ en el √ļnico fin posible ya √©ramos un grupo, o al menos as√≠ nos ve√≠amos.

Un día llegué con algunos textos para trabajar. Mi escritura surgió (también) como resultado de lo escénico. Empecé a darle voces a los cuerpos, a combinarlos sobre situaciones precisas, a encontrar el rostro/máscara/espíritu de cada ente. Así nació nuestro primer espectáculo: El Deseo (otro panfleto escénico). Un proyecto ambicioso que nos mostró al teatro como participación política, como debate generación y área de contagio ideológica.   

Filmación de un Video Colaborativo entre la banda de Rock Metastasys y el Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA durate la realizacion del proyecto Bitácora Joven (foto Carlos Gómez)

II

La experimentaci√≥n como m√°xima de nuestro ejercicio investigativo no fue un capricho, sino un resultado imposible de eludir. La b√ļsqueda de informaci√≥n nos permiti√≥ investigar y asomarnos a caminos diversos. Nuestra ‚Äúnecesidad‚ÄĚ fue el trampol√≠n hacia un lenguaje diferente al de nuestra escena popular y carnavalesca.

El performance se mostr√≥ como el camino m√°s pr√°ctico en el cual pudimos mantener una misma unidad conceptual. Nuestros referentes te√≥ricos encontraron forma y con ellos nacieron nuestros espect√°culos e intervenciones art√≠sticas. Confieso que si alguien m√°s en la ciudad hubiese trabajado sobre motivaciones parecidas, nuestro camino ser√≠a otro. Nuestra edad creativa y biol√≥gica nos impulsaba a buscar ‚Äúlo diferente‚ÄĚ/‚ÄĚlo distinto‚ÄĚ, algo que fue tomado como negaci√≥n absoluta a la tradicionalidad de la urbe. Hoy entiendo que s√≠ est√°bamos negando muchas cosas, sobre todo aquellas que err√≥neamente consideramos desechables y otras que aun vemos inf√©rtiles. Hoy entiendo que para crear una entrop√≠a como la nuestra hay que negar siempre algo.¬†

Cuando el proyecto de grupo necesit√≥ un nombre, sent√≠ que la maquinar√≠a funcionaba. Elegir un nombre para un hijo es elegir una serie de significados los cuales nos gustar√≠a encontrar en √©l. Busqu√© un nombre capaz de encerrar nuestros preceptos est√©ticos. ¬ŅManifiesto? Un nombre para nuestra postura divergente.

El estreno de la obra El Deseo (otro panfleto esc√©nico), involucr√≥ a diferentes amigos de otras disciplinas, en especial a Frank Lahera O¬īcallaghan. Frank se convirti√≥ en performer y realizador audiovisual para el grupo. La idea de ser un proyecto interdisciplinario se instaur√≥ en el colectivo y condicion√≥ nuestras definiciones esc√©nicas y art√≠sticas.

Una tarde al ver un documental sobre catástrofes aéreas encontré el nombre ideal para el grupo. El documental hablaba de la caja negra como un dispositivo que registra la actividad de los instrumentos y los tripulantes en las aeronaves y otros medios de transporte. Su función es almacenar datos para analizar los momentos previos antes de un accidente y establecer sus causas. Además las cajas mostradas por el documental no eran negras sino naranja. El nombre que había escuchado ciento de veces en ese instante me cautivó: La Caja Negra. Me gustaba como nombre pero necesitaba algo más que lo obvio. Debía simbolizar algo más. Debía sintetizar lo que queríamos ser.

Logo del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA

Ese mismo día investigué sobre la caja negra como un concepto más amplio. Descubrí que en la teoría de sistemas y física, se denomina caja negra a aquel elemento que interesa por su forma de interactuar con el medio que le rodea (lo que hace, sin dar importancia a cómo lo hace) sin que se precise conocer los detalles internos de su funcionamiento.

Por otro lado, la psicolog√≠a emplea el t√©rmino como met√°fora para se√Īalar aquel componente que se encuentra entre el est√≠mulo y la respuesta (conducta). Un concepto adoptado desde la biolog√≠a del comportamiento y utilizado por la corriente conductista para definir procesos cognitivos de procesamiento mental interno (afectos, sentimientos, pensamientos, deseos e ideas).

Lo curioso es que el t√©rmino pose√≠a tambi√©n una connotaci√≥n teatral. Un concepto utilizado y desarrollado por grupos experimentales. Se le nombra caja negra a una sala en su totalidad pintada o cubierta por telones negros, creando un cuadrado perfecto sin adornos ni escenario. Donde el p√ļblico se coloca en gradas o sillas en diferentes posiciones y los actores pueden distribuirse de manera aleatoria.

Esa misma noche llam√© a uno de los muchachos y le dije: ‚Äú¬°Ya tenemos nombre!‚ÄĚ Bajo esas condicionantes el proyecto adquiri√≥ su nombre: Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA. ¬†

III

Nuestra b√ļsqueda conceptual parte de los lenguajes est√©ticos ya validados durante el devenir de la historia teatral (Meyerhold, Artaud, Growtoski, Barba, Kantor, Living-Theatre y Peter Brook). Nombres que junto a otros pertenecientes a una vanguardia m√°s contempor√°nea (Rodrigo Garc√≠a, Ang√©lica Liddell, Romeo Castellucci, Robert Wilson y Jodorowsky), diversifican y complementan nuestras b√ļsquedas referenciales.

También habrá que agregar la subversión de todo ese material por la influencia de creadores como Hans Richtner, Marcel Duchamp, Wolf Vostell, Pina Bausch, Marina Abramovic, David Lynch, y muchos otros en una lista interminable.

Video Poema grabado para el proyecto Bitácora Joven (foto Rubén Aja Garí)
  • ¬ŅY el teatro cubano?

La apatía que sentíamos por el teatro de la ciudad nos llevó a huir de la escena cubana. Solo algunos grupos nacionales entraban en nuestro radar, era imposible no seguir a Carlos Díaz, Carlos Celdrán o Nelda Castillo. Pero lo cierto es que nos conectamos con otra visualidad, y con ella, otras formas de resignificar la escena.

IV

El grupo tom√≥ como centro la creaci√≥n esc√©nica, pensada y practicada desde una transdisciplinariedad que implica las artes visuales, la literatura, la m√ļsica y el performance como pr√°cticas de lo real.

Como grupo de experimentación empezó a trabajar en diversas direcciones: un plano investigativo (desde lo antropológico hasta lo estético, estableciendo nuevas formas de adquisición y relación con la información durante los procesos de trabajo).

El plano de ‚Äúla gesti√≥n‚ÄĚ y ‚Äúla producci√≥n‚ÄĚ resultaron ser definitorio en la sobrevivencia del proyecto. Tal exploraci√≥n nos permiti√≥ adentrarnos en la intervenci√≥n social, la relaci√≥n con nuevos p√ļblicos y los redise√Īos de las relaciones comunitarias. Al utilizar nuestros dispositivos art√≠sticos como un elemento dinamizador, la comunidad es entendida como un lugar infinito para la puesta.

Nuestros objetivos a corto/mediano/y largo plazo llenaron de ambici√≥n nuestras acciones. Yo ve√≠a ‚Äאּy aun veo!‚Äď en LA CAJA NEGRA una plataforma para articular una relaci√≥n org√°nica entre las b√ļsquedas investigativas, las creativas y las estrategias de gesti√≥n. Una oportunidad para dise√Īar e impulsar procesos de formaci√≥n, pensamiento e investigaci√≥n en los campos de la escena contempor√°nea.

Logo del Grupo de Experimentacion Escenica LA CAJA NEGRA

Una oportunidad para establecer un espacio de formaci√≥n para estudiantes, creadores y p√ļblico en general, a trav√©s de otras formas art√≠sticas que transitan por una experimentaci√≥n formal al interior del hecho esc√©nico. Pero tanta ambici√≥n necesita estructura moral y financiera. Necesita ser vista como una acci√≥n (preferentemente) asumida por el gremio, que desde los inicios neg√≥ nuestro trabajo.

Abordar tem√°ticas que problematicen/contradigan en la escena santiaguera, desde una concepci√≥n y un repertorio contempor√°neo no ha resultado siempre del todo feliz. Las b√ļsquedas conceptuales del grupo imponen una visi√≥n del teatro distinta en un contexto envejecido.

Nuestro teatro gana espacio mediante el trabajo de captaci√≥n y formaci√≥n de nuevos p√ļblicos, acci√≥n que se ha convertido en parte indispensable de nuestra labor. Nuestra sobrevivencia responde en un 50 por ciento al di√°logo con la instituci√≥n y, en otro 50 por ciento, a nuestra capacidad para habitar underground e independiente a algunas estructuras.

Obra El Deseo: otro panfleto escénico (foto de Alcides Sanchez Tití)

V

Hoy día nada es más imprescindible para el grupo que comprender las zonas creativas del teatro cubano. Nuestro viaje empezó a la inversa. Hoy nos sentimos capaces de renovar algunos códigos e involucrarnos con otras corrientes de sentido. Hoy entendemos al Martí de Nelda Castillo y el folclor santiaguero.

Despu√©s de cuatro a√Īos solo quedan tres fundadores del grupo inicial. Algunos decidieron no continuar con la idea, otros marcharon al no poder recibir un contrato profesional.

Obra Cartografía para Elefantes sin Manada (foto Belice Blanco)

Encontramos en la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z un respaldo para continuar ante la postura de otras instituciones de no aceptarnos y no promovernos. Nuevos miembros y colaboradores se encuentran inmersos en todos los procesos de creaci√≥n y gesti√≥n. Arquitectos, fot√≥grafos, artistas visuales, core√≥grafos, escritores, dramaturgos, bailarines, m√ļsicos, investigadores, psic√≥logos y periodistas hacen del grupo su fin profesional.

LA CAJA NEGRA es m√°s que un grupo. Es un lugar donde todos participamos de la misma construcci√≥n. Un pa√≠s, una casa, una escuela, un sue√Īo, un escenario, un estado mental. Nuestra cotidianeidad es un constante salto de fe. Una exposici√≥n pol√≠tica/filos√≥fica que asumimos con responsabilidad. Cada gesto art√≠stico es un coro de voces creativas/inclusivas/colectivas. Voces que definen nuestra postura y amplifican una biograf√≠a generacional.¬†¬†


‚ÄúCada cubano tiene un Mart√≠ dentro‚ÄĚ

En aquel mundo abstracto, donde es capaz de engendrar las más disímiles sensaciones desde la duda o la afirmación, Raylven Friman laminó de acero a José Martí con la misma fortaleza que se les agiganta en el pecho a los cubanos.

Unos 14,50 metros de alto por 7,50 metros de ancho totalizan las dimensiones del monumento, √ļnico emplazado en ese formato dedicada al Ap√≥stol en Bayamo, una ciudad que avist√≥ de ‚Äúalma intr√©pida y natural‚ÄĚ como reza en lum√≠nico la esfinge.

“Se me ocurrió lo del rostro porque buscaba algo muy sobrio y realmente fuerte. Esa imagen es la que más conocemos, entonces a esa traté de darle fuerza.

‚ÄúSe trat√≥ de buscar un material que le diera perdurabilidad, que la composici√≥n de las letras figurara una tipograf√≠a manuscrita en correspondencia con los colores de la bandera, tratando de dar sobriedad a la pieza‚ÄĚ, precisa Friman.

No obstante, su poca experiencia en el trabajo con metal y las luces, una marcada tendencia por estos días, constituyó a la vez un desafío, aparejado a una pieza que rompió con el arte figurativo que le apasionó desde alumno en la Academia de Artes Plásticas de Las Tunas.

Martí, pieza escultórica inaugurado el 30 de diciembre de 2019/ Ibrahin Sánchez

En la ocasi√≥n, el joven granmense no solo conceb√≠a de manera habitual en sus trabajos figurativos funcionales el dise√Īo, sino que se adentrar√≠a en la nueva meta de redescubrir de cerca la conjugaci√≥n entre el acero y la luz.

En ese paso fue indiscutible, para desdoblar las varas de hierro en un antojo de creaci√≥n propiamente, el enlace con Osdanis Ant√ļnez Rosell√≥, y su grupo de creaci√≥n Divo, adscripto al Fondo Cubano de Bienes Culturales.

“Tienes que combinar la parte tuya creativa con la manufactura que esa persona tiene. Estoy muy agradecido de trabajar con ese equipo. Ellos saben mucho del trabajo de la materia, es decir de hacer una silla, un mueble, que armar una obra que lleva contenido artístico.

‚ÄúEl proyecto se empez√≥ a gestar en octubre (2019). Cuando se aprueba, a partir de noviembre, se comienza a trabajar al entrar en el taller‚ÄĚ, detall√≥.

Las l√≠neas esta vez no precisaron el lenguaje figurado ni los colores se combinaron atractivamente sobre el lienzo. Prefiri√≥ el urbanismo, una tendencia retomada para no solo acercar el p√ļblico al arte sino para hacerlo part√≠cipe de la creatividad.

La pared en blanco de un edificio y chapas de metal fueron el tapiz para moldear en exquisita semejanza el ímpetu de la mirada que emana del rostro del Héroe de Dos Ríos en una arteria que crece desde lo moderno, llena de simbolismos culturales e histórico, el Prado bayamés.

En el Martí de Friman, con un tono serio en su rostro, se advierte la sabia mirada al futuro del más universal de los cubanos, la reflexión temprana, o encuentras la firmeza moldeada en el alma de un patriota digno de su tierra, y acapara la atención entre La Bayamesa y otros íconos de la Cuna de la Nacionalidad Cubana.

Cada ma√Īana, desde el cercano 30 de diciembre de 2019, cuando el sol le descubre, anida en el universo la sospecha de que ‚Äútoda la gloria del mundo cabe en un grano de ma√≠z.‚ÄĚ

‚ÄúMi v√≠nculo con Mart√≠ es como el de todo cubano. Creo que cada cubano tiene un Mart√≠ dentro‚ÄĚ, afim√≥.


Sue√Īos vividos en Romer√≠as

Hace un a√Īo me enrol√© con un Vladimir Mart√≠nez Sav√≥n, un importante dise√Īador esc√©nico y profesor de la Universidad de las Artes en su filial santiaguera, en una experiencia donde a partir de sus dise√Īos sobre los vestuarios de las tres Tumbas Francesas que existen en Cuba se realiz√≥ una exposici√≥n. La misma pretend√≠a interpretar a trav√©s del vestuario el legado de esta instituci√≥n de la cultura popular tradicional declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La exposici√≥n con el t√≠tulo ‚ÄúDe la idea a la forma, vestuarios de la Tumba Francesa‚ÄĚ, contaba de 20 dise√Īos.

El conocimiento adquirido por este dise√Īador esc√©nico ha sido develado a partir de la discusi√≥n de sus tesis de maestr√≠a en Estudios Cubanos y del Caribe en la Universidad de Oriente. En los diferentes dise√Īos realizados por Vladimir podemos apreciar la belleza y complejidad de estos vestidos. Adem√°s de las diferencias que tienen de una regi√≥n a otra. Por ejemplo, en los dise√Īos de la Tumba Francesa La Caridad de Oriente de Santiago de Cuba podemos observar que las piezas de vestir son sobrias y con pocos accesorios ornamentales; sin embargo, en la de Bejuco en Holgu√≠n y la de Santa Catalina de Ricci en Guant√°namo ocurre lo contrario, lo que demuestra la riqueza y variabilidad de este elemento en esta expresi√≥n de la cultura popular tradicional.

La exposición comenzó en la casa Víctor Hugo gracias al apoyo del director, Deyvi Colina, quien nos brindó el espacio de esta importante institución cultural del Centro Histórico de La Habana que permite la convergencia entre la cultura francesa y la cubana. A partir de ahí comenzó nuestro bregar por Cuba, pero fue en las Romerías de Mayo, en Holguín, el momento más relevante de este proyecto al permitir que las tres Tumbas Francesas existentes convergieran en dicha fiesta. Pero solo pudieron asistir la de Santiago de Cuba y la de la Ciudad de los Parques.

La Casa de Iberoam√©rica fue el espacio que nos acogi√≥ con mucho amor para poder cumplir este sue√Īo. Lo m√°s importante de la exposici√≥n fue la presentaci√≥n de ambas Tumbas Francesas, lo que permiti√≥ que los participantes de dicha cita pudieran conocer la historia y legado cultural de las mismas. Otro momento fue el baile de la caridad, donde todos nos unimos en un canto y movimientos de felicidad. Al concluir, cada una de las presidentas de estas agrupaciones portadoras le agradeci√≥ a la Casa de Iberoam√©rica y a Vladimir Mart√≠nez Sav√≥n por haber acogido esa exposici√≥n que le rend√≠a homenaje a las Tumbas Francesas y se enmarcaba en el a√Īo de ratificaci√≥n (2019) de la condici√≥n del nombramiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Asimismo, las Romerías han sido puente para mis prácticas como curador y promotor artístico al ponerse a prueba en la exposición que contó con el apoyo de la Asociación Hermanos Saíz.

Y es este el principal esp√≠ritu del festival Internacional de Juventudes Art√≠sticas, donde muchos pueden materializar sus proyectos e ideas siguiendo el eslogan: ‚ÄúNo hay ma√Īana sin hoy‚ÄĚ, como profundo paradigma social del arte joven que se realiza en estos momentos en Cuba.

Por eso, a pesar de la situaci√≥n que vive el mundo y el pa√≠s a causa se la pandemia del coronavirus, los romeros seguimos despertando sue√Īos y esperanzas para que los que viven estos momentos el confinamiento puedan experimentar la experiencia desde las redes sociales y, de esta forma, puedan sumarse el a√Īo pr√≥ximo a esta convocatoria de vivir a plenitud las Romer√≠as de Mayo.


M√ļsica de autor o descarga de parque

¬ęEl disfrute de la m√ļsica en vivo¬Ľ es la respuesta que casi siempre obtengo cuando le pregunto a alg√ļn nuevo rostro que veo rondar la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Ciego de √Āvila, que busca encontrar o le atrae del lugar. Lo que aqu√≠ se hace, no escapaba de un p√ļblico selecto, de artistas, uno que otro asociado o amigos de quien desempe√Īaba el roll de organizador.

Un cambio fue notable cuando abri√≥ las puertas su Caf√© Barquito y se oficializ√≥ la pe√Īa Trovadrugada de C√©sar Brown y su banda, acompa√Īado de un incremento organizativo de calidad que ya tra√≠a el colectivo de trabajadores de la instituci√≥n. Quiz√°s fue solo el caf√© o el ejemplar desempe√Īo laboral, y el grupo no tuvo nada que ver, pero de, trovador a guitarra limpia, a banda a dos voces con tres, guitarra, bajo y percusi√≥n, hay que vivir la transmutaci√≥n y ver al p√ļblico centrar su atenci√≥n, luego, brindar aplausos.

¬ęLo de los rockeros¬Ľ o ¬ęLo de los pel√ļs¬Ľ as√≠ le llamaban a√Īo y medio atr√°s a la instituci√≥n representante de la joven vanguardia art√≠stica, cuando a alguien intentabas darle referencia del lugar, tuve la experiencia. A√ļn hay quien le hace rechazo pues, no somos un pueblo donde prevalece el gusto por la cultura; o el individuo tuvo la mala experiencia de pasar el d√≠a que se hizo algo por salir del paso y aunque la promoci√≥n estuvo, la organizaci√≥n o exposici√≥n, no fue la ideal.

Recuerdo una noche de lluvia, que tres amigos y yo, esperábamos que al menos un poco escampase, ya a las 11:00 p.m., y de las afueras de la cristalería me hizo entrar un conjunto de instrumentos donde sobresalía un saxofón, a quien luego reconocería como Livan Tartabull, director del Quinteto Saxofones, y por primera vez, presté atención a la obra de César.

Identidad de César Brown Band

Personalmente, soy alguien que disfruta muchísimo, escuchar sonar guitarras en cualquier esquina o en las descargas de parque. Ahí donde se canta a Sabina, Buena Fe o Melendi, y lo que se le ocurra o sepa tocar el guitarrista que a esa hora no está para improvisaciones.

Cuando escuchas a Ram√≥n David en su aire psicod√©lico vocalizar ¬ę‚Ķrockockococ√≥‚Ķ¬Ľ o el simp√°tico √ďscar S√°nchez que se mueve de un instrumento a otro sin cesar, y la inercia te voltea y te preguntas qu√© est√° pasando ah√≠ ¬°Eso no es lo que pasa siempre! Un trovador, a pura guitarra, no siempre se escucha gustoso.

En Ciego de √Āvila, por suerte, no solo yo me he dado cuenta de eso. Las dos agrupaciones con fuerte lazo hacia la instituci√≥n se han crecido de forma tal que un conjunto de instrumentos genera arreglos que te hipnoticen, como un bajo o clarinete, protagonista; o el acompa√Īamiento de un chelo o un saxo a una trovadora o Dj, aspecto a tener en cuenta cuando no se es diestro un cantante en la guitarra o su arreglo no es precisamente un Concierto de Aranjuez.

Yeni Turi√Īo en Trov√°ndote 2020, en acompa√Īamiento de un chelo

No se puede descartar que los m√ļsicos son de pagar y pocos trabajan de gratis (pe√Īa Trovadrugada) pero hay que encontrar la forma, de que se haga algo con calidad y de que se les pague, claro. O c√≥mo le explico yo a los amigos, no asiduos a este c√≠rculo, que emocion√© por los cielos para que viesen este Trov√°ndote 2020 a Rolo Rivera, de quien sus canciones ocupan parte en todas mis listas, con ese estilo muy jazz que tiene de representar ritmos cubanos.

Rolo Rivera en Trov√°ndote 2020

Un claro ejemplo fue, en el mismo festival, Kamankola, quien a concierto trajo un guitarra acompa√Īante, y a dos guitarras, una ac√ļstica y otra el√©ctrica, acompa√Īando su voz; no hubiese podido encantar m√°s al p√ļblico de lo que lo hizo. ¬ŅC√≥mo fue el concierto de Marta Campos que hizo sonar tan bonito la bella canci√≥n ¬ęSabor Salado¬Ľ de Diego Guti√©rrez? La respuesta est√° clara, cuando se quiere se puede.

Marta Campos en concierto en el Patio de la UNEAC, Ciego de √Āvila

Un código de tiempo que viene al caso

La Fototeca de Cuba programa desde el mes de marzo la exhibici√≥n 00:00:00 de Linet S√°nchez Guti√©rrez. Esta joven artista ‚Äēya probada fot√≥grafa‚Äē presenta dos piezas de la serie que da t√≠tulo a la muestra; dichas im√°genes comparten la visualizaci√≥n de un mismo teatro. Es una obra dispuesta a redimensionarse con las actuales circunstancias, a√ļn sin que vuelva a aparecer la palabra cuarentena en esta breve charla con la creadora.

‚ÄďMantienes un patr√≥n identificable en algunas de tus producciones anteriores: la aproximaci√≥n al t√≥pico Memoria (funci√≥n cerebral), mediante fotograf√≠as digitales a escala de grises de un interior arquitect√≥nico sin sujetos, interior que construyes artesanalmente como un peque√Īo plat√≥ para registrar determinados encuadres. No solo conservas los elementos mencionados, sino que abordas una misma zona desde m√ļltiples √°ngulos a trav√©s de 14 capturas muy similares, pero incuestionablemente diferentes. Esta condici√≥n es un indicio de c√≥mo se manifiestan las variaciones en tu po√©tica ¬ŅQu√© define a 00:00:00?

Creo que mi proceso creativo es bastante constante en cuanto a motivaciones y temáticas. Mis obras tienen mucho de cita o de reinterpretación de mis trabajos anteriores. Muchas veces cada una es consecuencia de la anterior, y no solo consecuencia, sino que nace de una especie de análisis de mi propio proceso creativo (cosa que no es intencional sino que se da de manera natural). En esta serie me interesaba evidenciar el carácter temporal que empecé a sentir como algo importante en mi trabajo y sobre todo en la manera en la que el espectador establece una relación con estos interiores vacíos. Por esta razón, como bien dices, esta serie fue realizada a partir de una sola maqueta, cosa que no pasaba en la anterior.

De la serie 00:00:00

Esta te obliga a detenerte más en un solo espacio en el que se hace referencia directa a lo temporal, ya sea por el propio título como por el políptico que forma parte de la muestra y que funciona a modo de secuencia.

En el caso del d√≠ptico, que representa dos tomas generales del mismo espacio desde puntos opuestos, se sit√ļa al espectador al mismo tiempo en el escenario y en el p√ļblico como una especie de alusi√≥n a la relaci√≥n entre la propia obra y el espectador.

De la serie 00:00:00

‚ÄďEn tu statement sobre este proyecto sostienes: ‚Äúmis obras surgen del ensimismamiento, de la introspecci√≥n y no de la observaci√≥n de lo que nos rodea; a este estado pretenden volver en su contemplaci√≥n‚ÄĚ. Ciertamente, a tus propuestas no les es ajena la contemplaci√≥n, pero los estados a los que conduce pueden ser m√ļltiples. No obstante, confiesas una especie de objetivo. ¬ŅDe qu√© recursos te vales para apostar a esa finalidad?

El vacío en los espacios (esa ausencia de sujetos y muchas veces de objetos, ese cierto blanqueamiento no solo en cuanto a color) es el elemento visual más característico de mi trabajo. De él me valgo para intentar establecer una relación con el que observa más allá de su intento por decodificar las intenciones del artista. Me gustaría que mis obras pudieran servir de lugar de encuentro consigo mismo del sujeto que mira, un espacio donde poner algo, y que por supuesto, va a hablar más del que observa que de lo observado.

Inauguración de la exposición 00:00:00

‚ÄďSin t√≠tulo #1 (2015-2016) brinda una visual fascinante desde los asientos hacia el escenario, y viceversa, el montaje de una foto frente a la otra subraya la perspectiva; mas, esta implica un baggage de clich√©s propios de las analog√≠as entre la sociedad y el teatro, en la que todos pertenecemos a la vez al p√ļblico y al elenco. ¬ŅC√≥mo lidias con los lugares comunes asociados al referente esc√©nico?

Toda mi obra parte de experiencias personales relacionadas a cada espacio y estas experiencias son las que me mueven a utilizarlos. El teatro es para mí un lugar cargado de mucha energía y recuerdos; y que he habitado desde los dos puntos a los que hago referencia en el díptico. No obstante, la razón de usar esta contraposición va más allá de eso, y tiene ver con lo que mencionaba anteriormente sobre la relación específica que encuentro entre el espectador y mi obra. En cuanto a esas asociaciones que mencionas sobre el individuo como una especie de actor social, no es algo relacionado a mis motivaciones en este caso.

Vista de la exposición 00:00:00

‚ÄďExplican supersticiones ancestrales que las luces permanentemente encendidas en los teatros ‚Äēincluso sin personal‚Äē son para ahuyentar fantasmas. Dicha creencia parece subvertirse con el ‚Äúmovimiento‚ÄĚ de la luz seguidor en las composiciones de Sin t√≠tulo #2 (2015-2016). Es un artificio que soporta especulaciones m√°s que l√≠citas en este √°mbito, ya sean sustentadas en mitos o en s√≥lidas teor√≠as sobre la presencia de la ausencia. Am√©n de lo que sugiere, ser√≠a interesante conocer con qu√© sentido creaste dicha simulaci√≥n.

El uso de la luz en el espacio es el elemento protagónico de la serie e intenta sugerir una presencia en el escenario. En el caso del políptico, sugerir una historia de manera muy abstracta, un sujeto que se desplaza en ese espacio vacío con la ayuda de los ligeros cambios de la luz y del foco.

Vista de la exposición 00:00:00

Esta presencia no hace alusión a los elementos que mencionas, sino que surge de la idea del presente como algo fugaz, a todo aquello que no atrapamos y que por ende solo existe luego en nuestra memoria.

Es también otra manera de establecer una relación con el que observa, como te mencionaba antes. Una historia que comenzará realmente a transcurrir en la mente del espectador, de ahí que pusiera este código de tiempo en ceros como título de la muestra.

De la serie 00:00:00

De la serie 00:00:00

De la serie 00:00:00

De la serie 00:00:00

De la serie 00:00:00


Narrar, ante todo, narrar

Ella estaba sentada al fondo de la sala, expectante, como los demás, cuando de la voz de Magda Resik emanó su nombre. Desde que la presidenta del jurado comenzara a enumerar las razones que le habían hecho merecer el premio, en su rostro se había dibujado una sonrisa que no se iría en toda la tarde.

Quer√≠a ser escritora y cuando pregunt√≥ d√≥nde podr√≠a estudiar, en su casa le dijeron que la carrera para eso era Periodismo. Entonces se lanz√≥ a ello, y luego de un par de a√Īos en su natal Holgu√≠n, emprendi√≥ el tan recurrido viaje a La Habana.

Con menos de un a√Īo de graduada, Dailene Dovale se ganaba el Premio Nacional de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena, que otorga Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, con perfil de Natalia Bol√≠var publicado en la revista El Caim√°n Bardudo.

«No entiendo por qu√© ahora me hacen tantas entrevistas‚ÄĚ. Se asombra de la repercusi√≥n del premio y la preponderancia que le dan los medios. A juzgar por las reiteradas solicitudes de entrevistas luego de acu√Īarlo con su nombre, es m√°s importante de lo que ella misma cre√≠a. No se siente del todo c√≥moda estando al otro lado, suele sucedernos a muchos, y m√°s cuando se es joven y la experiencia es corta.»

Lleva ya un tiempo colaborando con El Caim√°n‚Ķ, desde su √©poca de estudiante. «Ah√≠ ya existe tradici√≥n de participar en este premio, que al final es uno de los m√°s importantes en la tem√°tica cultural, en la que se especializa El Caim√°n‚ÄĚ. Por eso cuando Dar√≠o Alejandro Escobar le sugiri√≥ participar ella no demor√≥ en escoger los trabajos que enviar√≠a, ‚Äúcon la esperanza de tener alguna oportunidad, si no ganar, aprender de esa experiencia.»

  • Me has dicho que prefieres el periodismo narrativo‚Ķ

«S√≠, desde peque√Īa so√Ī√© con ser escritora. Quiz√°s como me gusta mucho leer, tanto narrativa como poes√≠a, eso influye en que mi estilo sea m√°s narrativo, sobre todo por la incidencia de profesores como Rafael Grillo.»

Sin reparo alguno me dice que no se siente c√≥moda escribiendo notas informativas, un g√©nero que respeta mucho, eso s√≠, pero que asegura, no es para ella. ‚ÄúAdmiro a las personas que lo escriben con facilidad y en menos de media hora casi, pero en mi caso me siento m√°s c√≥moda en g√©neros como el perfil, cr√≥nicas, reportajes, un poco el comentario, donde se pueda ‚Äúnarrar, narrar en el sentido amplio, no solo escrito‚ÄĚ.

El nombre de Rafael Grillo, profesor y editor de El Caim√°n‚Ķ, no escapa a las conversaciones con ella si de periodismo se trata. √Čl le ‚Äúpas√≥ la mano‚ÄĚ a sus primeros trabajos cuando ella aun cursaba cuarto a√Īo de la carrera y debi√≥ escribir un perfil para la asignatura de Periodismo Narrativo. En ese momento la ‚Äúv√≠ctima‚ÄĚ fue el pol√©mico escritor devenido director de televisi√≥n Eduardo del Llano, autor de los tambi√©n pol√©micos cortos de Nicanor. Luego, con ganas de repetir la experiencia, toc√≥ la puerta de Natalia Bol√≠var.

  • ¬ŅPor qu√© Natalia?

«Natalia Bol√≠var es una mujer excepcional. Ya hab√≠a publicado un perfil de Eduardo del Llano y ten√≠a ganas de publicar otro en El Caim√°n, que es como mi medio de prensa favorito. Me encontr√© de casualidad con Rafael Grillo y le dije que cu√°ndo har√≠amos el pr√≥ximo trabajo. √Čl me sugiri√≥ que si era un perfil, fuera de una personalidad que representara un poco el esp√≠ritu de La Habana, pero que no fuera en la primera persona que se pensara cuando se hablara de La Habana. Pas√© un tiempo pensando, preguntando, hasta que una compa√Īera del Grupo de Comunicaci√≥n, Aline Marie Rodr√≠guez, me sugiri√≥ a Natalia Bol√≠var. Entre m√°s informaci√≥n busqu√© de Natalia m√°s me enamor√© de ese personaje, le hice una entrevista de dos horas y algo y me qued√© encantada con ella, yo sent√≠a la responsabilidad de escribir y narrar a la altura de una vida tan interesante, llena de conflictos y peripecias, pero tambi√©n de sabidur√≠a, inteligencia, perseverancia, orgullo. Me agrad√≥ y me impact√≥ tanto que Dar√≠o Alejandro me dijo ‚Äúc√°lmate‚ÄĚ, porque cuando uno se enfrenta a un personaje que te impresiona tanto se puede incurrir en el error de en vez de escribir un perfil o una entrevista, escribir una oda en prosa, entonces eso tambi√©n fue el reto en este caso, mantener la admiraci√≥n y que no llegara a adular ni a construir un mensaje que nadie creyera ni apreciara.»

Su interés era narrar, pero este estilo, a su juicio, abunda más en la rama cultural que en cualquier otra. El espacio por excelencia para narrar en la prensa cubana, dice, es El Caimán Barbudo, y esta revista se especializa en temas culturales. Eso, unido a la casualidad de que en cada práctica laboral fuera a parar a las redacciones culturales, hicieron que ella empezara a escribir de cultura.

‚ÄúUn trabajo con estilo de periodismo narrativo quiz√°s en otro tema lo vean mal porque va en contra de la objetividad, pero dentro del periodismo cultural se ve muy bien. Yo creo que esas son alianzas que est√°n formadas y que se pueden seguir entrelazando para que ganen unos y otros‚ÄĚ.

A√ļn est√° empezando, pero hay cosas que ya parece haber aprendido: a no quedarse con la primera impresi√≥n, sino ir m√°s all√°; y sobre todo, a no ver solamente el arte sino al artista, no solo ver lo que esa persona crea sino el ser humano que est√° creando esa obra.

  • ¬ŅTu objetivo final es ser escritora?

«Eso es una aspiraci√≥n, ahora mismo estoy en el centro de formaci√≥n Onelio Jorge Cardoso, pero est√° claro que no todo el que pasa por el centro consigue ser escritor, entonces por eso mantengo las expectativas como al m√≠nimo, leo mucho, escribo, pero ya de ah√≠ a llegar a publicar hay una distancia considerable.»

Dailene Dovale. Foto: Cristian Su√°rez Castro
  • Si lo hicieras, ¬Ņser√≠a escribiendo ficci√≥n?

«Me gustar√≠a los dos, me gusta leer y escribir ficci√≥n, pero tambi√©n adoro leer y escribir periodismo narrativo».

Lee mucho, escribe, pero también imparte clases en las mismas aulas de las que acaba de salir. Es profesora de Periodismo hipermedia y trabaja en el Equipo de Comunicación Institucional de la Facultad de Comunicación.

  • Si te gusta escribir, ¬Ņpor qu√© quedarte como profesora en la Facultad?

«A m√≠ la facultad siempre me ha parecido un espacio de aprendizaje para aprovechar en todo momento, desde el proceso de las investigaciones, hasta la profundidad de dar clases. Cada clase que uno brinda es un tema del cual se tiene que documentar, tiene que analizar las experiencias nacionales e internacionales. Si te interesa tambi√©n hacer periodismo, vas aprendiendo de la teor√≠a y vas ejerciendo la pr√°ctica, que es lo ideal.»

Prefiere ambas, dice, tal vez para evadir compromisos. «Adoro hacer periodismo ‚Äďbueno, mis primeras incursiones period√≠sticas, porque a√ļn estoy empezando‚Äď y al mismo tiempo ir aprendiendo de los grandes profesores que hay en la facultad.»

  • Ganaste un premio importante y tambi√©n estaban los talleres, ¬Ņqu√© te llevas adem√°s del reconocimiento?

«Me llevo el encuentro entre j√≥venes talentosos de toda Cuba, de los cuales aprend√≠, con sus observaciones, sus apuntes, el debate. Me llevo el espacio de reflexi√≥n, sobre todo por ser tan joven y no tener tanta experiencia pr√°ctica en periodismo. Me llevo las vivencias de otras personas sobre todo como Reinaldo Cede√Īo, Jos√© Luis Estrada, todos esos profesionales ya reconocidos de la prensa que compartieron sus experiencias. Tambi√©n el ambiente agradable que se form√≥ entre todos, el esp√≠ritu de camarader√≠a, de conocer nuevas personas, intercambiar n√ļmeros, no solo es espacio de taller como de aprendizaje y de conocimiento, que fue as√≠, sino m√°s all√° de eso los lazos que se pueden establecer y las alianzas que saldr√°n luego a partir de esos contactos.»

Cuando uno gana un premio tan joven, pueden suceder varias cosas: que te sirva de impulso para seguir haci√©ndolo bien; o pensar que ya todo est√° hecho, y llegar a ‚Äúcreerse cosas‚ÄĚ. «No creo que el riesgo sea tanto de creerse superior por un premio, porque al final eso te eval√ļa, te distingue, pero en cierta medida. No va m√°s all√° de reconocer que entre las obras concursantes y a juicio del jurado este fue el mejor trabajo. El premio es un reconocimiento en el camino para que uno sienta que su incursi√≥n en el periodismo cultural dio frutos. Es un incentivo, una distinci√≥n a un trabajo logrado, pero nunca va a ser una categor√≠a infinita ni ya lo has conseguido todo dentro del periodismo.»

  • ¬ŅTe presentar√°s de nuevo?

‚ÄúClaro, si hay alg√ļn trabajo que me enorgullezca, que me complazca‚ÄĚ.

Cuando 2020 parece despuntar como uno de los peores a√Īos del siglo, Dailene podr√° recordarlo con felicidad cuando mire atr√°s en el futuro. Por un lado, el ‚ÄúVillena‚ÄĚ, y por otro la complacencia de cursar uno de los talleres literarios m√°s prestigiosos del pa√≠s, el del Centro Onelio Jorge Cardoso.

Ella dice ser consciente de que su habilidad m√°s desarrollada es la escritura y pretende seguir perfeccion√°ndola. Espera, alg√ļn d√≠a, a√Īadir a su cat√°logo t√≠tulos de cuentos, novelas, poemarios. ‚ÄúEse es el sue√Īo‚ÄĚ. Pero no est√° ajena a la realidad, quiere incorporar otras habilidades, otras narrativas que imponen tendencia en los tiempos que corren, y no solo lo dice, tambi√©n lo aplica. As√≠ lo constatar√° quien haya escuchado sus podcasts narrativos en el diario Juventud Rebelde.

Esta conversación empezó un poco más tarde de lo previsto. Dailene estaba en una conferencia de prensa que después plasmaría en la revista Somos Jóvenes. Dice que hizo su mejor intento, que se esforzó por mantener un lenguaje informativo y sin muchos adornos. Ya me había dicho que no le gusta escribir diarismo, pero qué le vamos a hacer, es periodista.


Abiertas convocatorias a becas y premios de la AHS 2020

Si quieres grabar un disco con Bis Music, Colibr√≠ o la EGREM, publicar un libro, poner en escena una obra teatral, recibir presupuesto para proyectos audiovisuales, concretar una exposici√≥n…, poner a prueba tu talento, entonces el sistema de Becas y premios de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z es una buena opci√≥n.

No pierdas la oportunidad de participar y env√≠a tus obras al correo becasypremiosahs@gmail, seg√ļn se precisa en cada convocatoria. Una de las bondades es que puedes participar en casi todas de manera digital.

Aprovecha estos días de aislamiento en casa para crear, consciente de que el arte también salva, una idea que mueve nuestra organización en redes sociales.

Puedes seguirnos en nuestros perfiles y grupos en Facebook (Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z); Twitter (@ahsjovenescuba), Telegram (AHSCuba), Youtube (Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z), Instagram (AHSCuba) y WhatsApp (AHSCuba), donde constantemente brindamos informaci√≥n y podr√°s conocer ganadores de a√Īos anteriores.

Fruto de alianzas con distintas instituciones y centros de la Cultura, estas becas y premios pueden ayudarte a crecer dentro del panorama creativo del país. Te invitamos a ver el PDF.

Convocatorias a becas y premios de la AHS 2020 (Ver documento completo)


La m√ļsica como crecimiento espiritual

Nos conocimos hace mucho tiempo y, desde entonces, la m√ļsica resonaba en su cabeza y en todo su cuerpo como una necesaria forma de apreciar el mundo, de dibujar las realidades circundantes y hasta de filosofar. El sonido era esa parte que, aunque √©l no sospechase, hac√≠a que sus pulmones se llenaran de ox√≠geno y su mente alcanzase otra dimensi√≥n. Con una vida dedicada a la m√ļsica, para Marcos Prawl (La Habana, 1984) la creaci√≥n, m√°s que un modo de expresi√≥n, constituye un camino hacia el crecimiento espiritual humano.

Licenciado en M√ļsica en la especialidad de Guitarra Cl√°sica, por el Instituto Superior de Arte (ISA), actualmente es profesor de la Academia de Etnograf√≠a en la Asociaci√≥n Canaria de Cuba y director de Rondalla T√≠pica Cubana, alternando sus facetas de compositor e instrumentista, con la docencia y la investigaci√≥n. Pr√≥ximo a terminar su maestr√≠a, este joven nos habla sobre las diversas aristas de la m√ļsica, esa que, para √©l, pareciese ser m√°s de un estilo de vida, un modo de aferrarse a la sensibilidad del ser humano.

La m√ļsica vino a ti desde la infancia y lleg√≥ a volverse indispensable ¬Ņalguna herencia familiar o simplemente un impulso? ¬ŅC√≥mo fueron tus inicios?

En mi casa hab√≠a una guitarra que mi padre dej√≥ antes de marcharse, porque √©l fue guitarrero de afici√≥n, mi hermano y yo la descubrimos a los seis a√Īos. Cuando observo mi infancia no puedo evitar sentir nostalgia por las noches de descargas musicales, en los bancos de mi edificio en Alamar, cada vez que se iba la luz.

Eran los comienzos del per√≠odo especial, ah√≠ fue donde comenz√≥ mi relaci√≥n con la m√ļsica, gracias al guitarrista Julio, un joven m√ļsico emp√≠rico del barrio que me coloc√≥ la mano en el instrumento. Luego recib√≠ clases en la casa de cultura de mi localidad con una profesora llamada Nilda. No obstante, tuve que esperar hasta los 18 a√Īos para empezar a estudiar en el conservatorio Guillermo Tom√°s.

¬ŅQu√© figuras, experiencias y obras han marcado tu formaci√≥n musical?

He tenido muchos profesores a los que no podr√© dejar de agradecerles toda la vida. De mi barrio, de varias academias en La Habana, de otras provincias, otros pa√≠ses, no han sido pocos. Creo que por eso he aprendido a valorar y disfrutar muchos tipos de m√ļsica de distintas partes del mundo.

No puedo dejar de mencionar a mis profesores cubanos Felicia y C√©sar Hecheverr√≠a, este m√°s conocido como ‚Äúel lento del Tres‚ÄĚ, Esteban Campuzano, Mario G√ľemer Lay, Acela Padr√≥n, Eduardo Mart√≠n y Mart√≠n Pedreira; de instrumentos de plectro a Efra√≠n Amador y Erdwin Bichot; de canto Amalia Arriaza, Sahily Castillo Su√°rez y Carmen Collado; de orquestaci√≥n y composici√≥n, Enrique Guerrero, Alfredo Diez Nieto, Luis Ernesto Pe√Īa, Rafael Guzm√°n, Juan Pi√Īera, Roberto Valera y Alem√°n entre otros.

Entre los m√©todos que han sido m√°s significativos en mi formaci√≥n musical se encuentran el de guitarra Isaac Nicola, la escuela cl√°sica espa√Īola de Gaspar Zans, Dionisio Aguado, Fernando Sor y Francisco T√°rrega; la guitarra en la m√ļsica cubana de Alexis Baxter, todos los m√©todos de Ignacio D√≠az Gonz√°lez, The Jazz Piano Book por Mark Levine, el curso de Romeu por correspondencia, algunos de orquestaci√≥n de Walter Piston y Aaron Copland, de forma musical y composici√≥n de Arnold Sch√∂nberg y los libros de armon√≠a y an√°lisis de la profesora Iliana Zaida Garc√≠a.

Obras musicales son muchas, pero los estilos europeos (renacimiento, barroco, cl√°sico, rom√°ntico y otros del siglo XX), que son la columna vertebral de la academia musical en el mundo entero, han conformado de una forma poderosa mi est√©tica y apreciaci√≥n musical, aunque no sea esta la √ļnica influencia. Por otro lado, admiro la llamada m√ļsica folcl√≥rica y tradicional que sigue siendo un campo lleno de riquezas por descubrir, pues esa m√ļsica no se aprende en la escuela.

¬ŅQu√© g√©neros y tem√°ticas abordas en tus composiciones musicales?

No puedo desligarme de mi formaci√≥n acad√©mica, aprend√≠ a componer m√ļsica de c√°mara antes que nada, pero despu√©s de terminar el ISA me empec√© a interesar por la m√ļsica popular. Me pas√≥ lo que a muchos colegas, que salimos de nuestra amada burbuja y el mundo empieza a mostrarnos otra realidad, y es entonces cuando entendemos que para comunicarnos con el pueblo, como seres sociales que somos, tenemos que hacer una m√ļsica m√°s potable, menos conceptual.¬† ¬†¬†

Cuando hago alguna canci√≥n no puedo evitar la tem√°tica social, tengo un compromiso con la historia de la m√ļsica nuestra, donde cada movimiento, tendencia estil√≠stica y creador ha representado de una forma u otra, una √©poca hist√≥rica.

Creo en la importancia que tiene conocer el camino recorrido para poder continuar el legado y hacerlo, si se puede, más universal, porque patria es humanidad… pero partiendo de nuestra raíz, eso no puede desprenderse nunca.

Estoy en una etapa de mi vida donde siento fuerte admiraci√≥n por los g√©neros m√°s tradicionales de la m√ļsica cubana, incluso esos g√©neros que se dicen que ya no son populares, pero que, en su mayor√≠a, contienen una riqueza est√©tica que bien vale traerlos al contexto actual. Es una tarea dif√≠cil pero apasionante para m√≠.

Eres graduado del Instituto Superior de Arte, con Licenciatura en M√ļsica por la especialidad de Guitarra Cl√°sica. ¬ŅC√≥mo es el proceso de formaci√≥n en las escuelas de m√ļsica en Cuba?

El proceso es extenso, de mucha dedicaci√≥n y necesario. La guitarra se convierte para el estudiante en una filosof√≠a de vida. Hay tres niveles fundamentales de largos per√≠odos de tiempo: elemental, medio y superior, que est√°n muy bien dosificados a lo largo de doce a√Īos o m√°s. ¬†

Los estudiantes hemos llegado a estar casi ocho horas diarias durante a√Īos en una √≠ntima relaci√≥n con el instrumento para alcanzar el mayor nivel t√©cnico de interpretaci√≥n posible porque el fin es ser un guitarrista concertante y poder interpretar todos los estilos hist√≥ricos hasta la m√°s contempor√°nea y virtuosa de las obras. A pesar de esto, desde mi punto de vista por supuesto, sigue faltando la m√ļsica cubana tradicional. Aunque se est√°n implementando algunos talleres est√° muy lejos de tener la fuerza necesaria.

Habr√≠a que cambiar mucho y nuestras estructuras son a√ļn bastante r√≠gidas, seguimos compitiendo contra el mundo acad√©mico eurocentrista, sus paradigmas, y a veces perdemos el rumbo, un rumbo que en ocasiones pareciera que lo hemos encontrado pero la br√ļjula no se direcciona del todo. Es necesario ense√Īarles a las nuevas generaciones las ra√≠ces de nuestra tradici√≥n musical para entre todos poder desarrollarlas tambi√©n desde las escuelas de arte.

Entre las facetas de la composici√≥n y la interpretaci√≥n has escogido tambi√©n el camino de la ense√Īanza como una de esas tantas v√≠as a las que recurres para crear, m√°s all√° de letras y acordes, sembrar la pasi√≥n y la sensibilidad por la m√ļsica en los j√≥venes. Ya han pasado 15 a√Īos desde que comenzaste a ejercer como profesor de m√ļsica en la Academia de Etnograf√≠a de la Asociaci√≥n Canaria de Cuba, en la que han encontrado una formaci√≥n inicial muchos j√≥venes que luego han ingresado a las escuelas de m√ļsica y otros, que no siguen profesionalmente en la m√ļsica, pero han aprendido a apreciar la guitarra de concierto. ¬ŅC√≥mo ha sido la experiencia de instruir a j√≥venes de diversos contextos y edades en el arte de la guitarra cl√°sica?

Dar clases ha sido la experiencia que m√°s me ha marcado en mi carrera. He ido form√°ndome como profesor sobre la marcha y le estoy eternamente agradecidos a la vida y a la Sociedad Canaria, al se√Īor Carmelo Gonz√°lez Acosta, al poeta Rafael Orta Amaro y a la investigadora Olivia Am√©rica Cano Castro, fundadores de la Academia, por confiar en m√≠ durante tantos a√Īos.

Tengo la suerte de haber recibido clases de guitarra de grandes maestros durante mi formación, pero el que más influyó en esta vocación es indiscutiblemente el maestro Esteban Campuzano, a él le debo más que mi licenciatura. Por supuesto, me esmero por superarme cada día, porque en el magisterio, cuando crees que todo está dicho aparece un nuevo reto y más cuando los estudiantes no vienen de formaciones académicas o de preselecciones, como es el caso de nuestra academia en la Sociedad Canaria.  

Sue√Īo con hacer un doctorado en pedagog√≠a, o algo as√≠, pero falta para eso a√ļn. Estoy convencido de que la superaci√≥n metodol√≥gica es un obligatorio camino para mejorar cada vez m√°s el procedimiento que empleo en mis clases. Ser profesor me ha ense√Īado a comprometerme con cada alumno en su aprendizaje al precio que sea necesario, porque es lo que da sentido a la actividad docente, que es compleja y requiere mucha dedicaci√≥n.

MArcos Prawl. Cortesia del entrevistado

Poco despu√©s de comenzar a impartir talleres de m√ļsica te convertiste en director de Rondalla T√≠pica Cubana. ¬ŅQu√© peculiaridades tiene este formato musical y cu√°les son sus influencias?

La rondalla (además se le conoce como estudiantina, tuna o parranda) es un formato instrumental que también puede ser vocal y hasta con cuerpo de baile, pero los orígenes más directos que nos llegan a los cubanos es la influencia hispana que usaban instrumentos de plectro, arco y rasgueo preferiblemente.

La Rondalla T√≠pica Cubana es un proyecto que surge en el 2004 en la Sociedad Canaria de Cuba Leonor P√©rez Cabrera y est√° integrada por estudiantes de la Academia de Etnograf√≠a, as√≠ como egresados de las escuelas de m√ļsica del pa√≠s. Esta tradici√≥n musical, aprendida principalmente por transmisi√≥n oral en la comunidad de descendientes de canarios de gran parte del pa√≠s, se desarrolla gracias al intercambio cultural de rondallas como: Danza Isle√Īa de Pozas en Cabaigu√°n, Canarios de Pinar del R√≠o, Rumores del Teide en Villa Clara, Los magos de Chambas en Ciego de √Āvila, Rondalla Timanfaya, Rondalla Islas Canarias, Coral Hesp√©rides, Danza Tamarco y Tamar√°n en La Habana.

Tambi√©n ha sido de gran importancia para el desarrollo cultural y profesional los hermanamientos que se han dado por casi 100 a√Īos entre canarios y cubanos, y entre sociedades de beneficencia de diferentes regiones de Espa√Īa y la Federaci√≥n de Sociedades Espa√Īolas en Cuba, donde podemos resaltar los m√ļltiples talleres y clases que han brindado en nuestra Sociedad Canaria prestigiosas agrupaciones de este tipo y m√ļsicos reconocidos como: Los Gofiones, Los Sabande√Īos, Los Cesteros, Parranda de Teror, Bentahod, Los Majuelos, Mestisay, Tsaxiraxis, Benito Cabrera, Josele del Pino, Domingo Corujo de Tejera, Pancho Amat, Efra√≠n amador, Ricardo Gall√©n, entre otros.

Las letras que empleamos pertenecen al cancionero hist√≥rico-popular al igual que los g√©neros musicales y la organolog√≠a, donde utilizamos varias familias de instrumentos de cuerda pulsada como guitarra, requinto, timple, tres, cuatro, charango, familia de la√ļdes espa√Īoles y percusi√≥n menor cubana y canaria, como parte de este √ļltimo grupo utilizamos tambi√©n la huesera, la ch√°cara, la pandereta, entre otros. Las t√©cnicas instrumentales, vocales, corales y en ocasiones los empleos de danzas t√≠picas de Cuba y Canarias conforman todo un espect√°culo m√ļsico-danzario que muestran al espectador un recorrido cultural por el folclor y las parrandas m√°s arraigadas a la tradici√≥n campesina de estos pa√≠ses.¬†¬†¬†

Esta pr√°ctica tuvo gran auge en la Cuba de finales del siglo XIX y principio del XX, principalmente en el marco las sociedades espa√Īolas, tambi√©n en las zonas rurales. Por suerte en estos momentos est√° recuper√°ndose esta hermosa tradici√≥n musical en varios puntos del pa√≠s gracias al impulso matriz que signific√≥ la agrupaci√≥n Danza Isle√Īa de Pozas en Cabaigu√°n, despu√©s del triunfo de la Revoluci√≥n cubana.¬†

Como parte de tu trabajo como director musical has tenido que adquirir la habilidad de dominar diversos instrumentos musicales, sobre todo de cuerdas. Entre todos estos podr√≠a ser la guitarra aquel que perme√≥ tu sensibilidad por encima de los otros. ¬ŅA qu√© se debe esto?

La guitarra es la madre. Toda nuestra tradici√≥n de cuerda pulsada bebi√≥ de este instrumento, adem√°s, la ense√Īanza acad√©mica se ha enfocado hist√≥ricamente en ella y su desarrollo por l√≥gica ha sido mayor, sin embargo, existen muchos instrumentos de cuerda que tienen otros caminos y modos de expresi√≥n, por lo que todos son un m√°gico universo por descubrir, eso lo experimento cada d√≠a que me tengo que enfrentar a alguno de estos. Podr√≠a mencionar sobre todo al timple, el la√ļd, la bandurria y al tres.

Integraste por tres a√Īos el Coro Polif√≥nico de La Habana, como tenor segundo, bajo la direcci√≥n de Carmen Collado. ¬ŅQu√© habilidades aportaron esos a√Īos a la percepci√≥n musical desde la mirada del cantante y compositor?

El tema de los coros es una incógnita profunda para mí. Cuando siento un coro cantar no puedo evitar el impacto emocional. Me atrapa la atención y hago catarsis tarde o temprano. Te confieso que siempre terminaba cautivado en los ensayos diarios, que con Carmen eran bien densos porque esta admirable directora nos hacía creer que estábamos en Alemania y nos exigía como si fuéramos a cantar delante del mismísimo Bach.

¬†A pesar de la tensi√≥n y los fuertes ensayos termin√© enamorado para siempre del trabajo coral, por lo que de alguna forma trato de usar coros en la m√ļsica que compongo, donde empleo generalmente cuatro voces y el registro coral a la hora de distribuir los instrumentos musicales y mover las l√≠neas mel√≥dicas.

No puedo separar de mi gusto personal las estéticas aprendidas, sin embargo, existen muchas formas de que un coro suene bien, aunque sea con otra impostación e intención vocal.

Como cantante me cuesta mucho desprenderme de esa delicadeza y en ocasiones tengo que batirme con mi color de voz para no parecer un cantante de coro cuando debo cantar m√ļsica tradicional.

En m√°s de una ocasi√≥n se han presentado en el espacio televisivo Palmas y Ca√Īas, as√≠ como en otros festivales y eventos relacionados con la m√ļsica tradicional cubana, dado que la agrupaci√≥n que diriges es una de las defensoras del punto cubano en nuestro pa√≠s. No obstante, dadas las circunstancias del propio conjunto musical su repertorio suele navegar entre las aguas de sonoridades cubanas y canarias. ¬ŅC√≥mo lo desarrollan?

No hay dudas que la m√ļsica campesina cubana fue un producto de la m√ļsica tradicional canaria tambi√©n, pero en Cuba encontr√≥ su propio camino y logr√≥ un desarrollo envidiable que se separ√≥ de sus ra√≠ces hispanas y africanas tanto en el desarrollo de los instrumentistas como en los g√©neros musicales, el estilo de canto y las danzas.¬†

En el caso de las rondallas de ascendencia canaria, estas se quedaron en nuestros campos y es por eso que tienen tantos puntos en com√ļn con la m√ļsica campesina, como si fueran dos hijas de los mismos padres, que se criaron en contextos parecidos y en condiciones similares, pero logrando diferencias claras una de otra. Los instrumentos musicales de cuerda, el uso de la prosa y el verso rimado son los mismos para ambos universos estil√≠sticos.

Es por eso que, si tocamos una fol√≠a, una malague√Īa o una isa, despu√©s podemos hacer una tonada, un son o una habanera, sin que esto traiga contradicciones discursivas en nuestras actuaciones.

Participaste en el Festival Internacional Tenderete con sentir canario, celebrado en 2018 en Venezuela. Coméntanos un poco sobre esto.

Vargas es una ciudad costera muy parecida a lo que pudiera ser una provincia cubana en el extranjero desde todos los puntos de vista, aunque con m√°s recursos econ√≥micos. Me parec√≠a una mezcla de Pinar del R√≠o, La Habana, Sancti Sp√≠ritus y Villa Clara‚Ķ impresionante. Imag√≠nate que tuvimos la oportunidad de compartir con j√≥venes, adultos y ni√Īos de todo el pa√≠s que pertenec√≠an a m√°s de 20 agrupaciones folcl√≥ricas, que confluyeron en un evento de una semana que se parec√≠a a los festivales de tradiciones que hacemos aqu√≠ en Cuba, pero con m√ļsica venezolana y canaria.

En Venezuela hay muchas sociedades, y las sociedades canarias son clubes grandes y poderosos, muy superiores log√≠sticamente que las cubanas pues la inmigraci√≥n isle√Īa a la tierra de Bol√≠var durante el siglo XX fue numerosa y estos grupos sociales lograron un poder√≠o econ√≥mico vinculado entre otras cosas al negocio del petr√≥leo.

A pesar de la compleja situación política y económica que había en el país cuando fuimos de visita, pasamos unos días hermosos llenos de eventos culturales variados y la mayor hospitalidad que he experimentado en mi vida.

Has compartido escenarios con m√ļsicos y agrupaciones prestigiosas de Islas Canarias, Espa√Īa y Venezuela tales como los Gofiones, Mestisay, El Colorao, Los Cesteros, Tsaxiraxis, La Parranda de Valladolid, Benito Cabrera, Domingo Corujo de Tejera, as√≠ como m√ļsicos y agrupaciones inglesas e irlandesas en los festivales de m√ļsica celta celebrados en La Habana. Tambi√©n has participado en proyectos discogr√°ficos de otros artistas, entre ellos el √°lbum ‚ÄúUn restaurador de sue√Īos‚ÄĚ, que rescat√≥ la discograf√≠a del cantautor cubano Antonio Mach√≠n, que obtuvo el premio Cubadisco 2009. ¬ŅC√≥mo han sido estas experiencias?

Creo que por eso me identifico tanto con la m√ļsica que hago y ense√Īo a mis alumnos, porque he podido nutrirme de estos grandes del folclor internacional. Estos m√ļsicos de talla mundial funcionan como una hermandad y nos han visitado durante a√Īos con sus propios recursos impartiendo sus conocimientos y experiencias, as√≠ como materiales did√°cticos e instrumental t√©cnico para nuestro desarrollo. Hemos tenido la oportunidad de compartir escenario con ellos fuera y dentro de Cuba y estos hermanamientos han sido la base ideol√≥gica por la que nuestras agrupaciones de ascendencia hispana en Cuba han mantenido la labor de rescate y preservaci√≥n de este legado patrimonial de forma gratuita y altruista a pesar de los pesares‚Ķ

Con respecto a la obra discogr√°fica ‚ÄúUn restaurador de sue√Īos‚ÄĚ, producida e interpretada por el canario V√≠ctor Rodr√≠guez, me siento muy dichoso de haber tenido esta experiencia de vida que me permiti√≥ participar en un trabajo discogr√°fico profesional de gran magnitud.

Este √°lbum que se grab√≥ en los estudios Abdala durante m√°s de dos meses ininterrumpidos y tuve la oportunidad de que sus productores me incluyeran en dos canciones donde toqu√© la bandurria, el la√ļd tenor y el timple canario. Este proyecto reuni√≥ un gran n√ļmero de m√ļsicos y agrupaciones de diferentes formatos de toda Cuba, siendo una experiencia √ļnica en mi vida.

Como parte de tu proyecto de maestr√≠a en Musicolog√≠a, desde hace unos a√Īos vienes desarrollando investigaciones dedicadas a explorar la presencia de las rondallas en diversas regiones del pa√≠s, sobre todo en el entorno rural, y a trav√©s de la ayuda del Centro de Investigaci√≥n de la M√ļsica en Cuba, recientemente se encuentran en proyecto de grabar el CD La huella isle√Īa. ¬ŅCu√°les son los prop√≥sitos que se han propuesto alcanzar con este disco?

Canarias y el mundo hispano en general conformaron el ‚Äúetnos‚ÄĚ cubano junto a √Āfrica, China, los √°rabes y muchos inmigrantes de otras nacionalidades del mundo. Pero los isle√Īos se destacaron no solo por su laboriosidad y entrega al trabajo, sino que la m√ļsica siempre estuvo presente en la vida diaria y nunca falt√≥ un canto o una danza que les acompa√Īara en la nueva patria que les brind√≥ su seno durante siglos. A tal punto que en la d√©cada del 60 en el siglo XX se hicieron grabaciones a cantadores isle√Īos y sus descendientes en el poblado de Pozas, tradici√≥n de la que somos continuadores tambi√©n aqu√≠ en La Habana.

Es por eso que nuestra agrupaci√≥n se propuso grabar toda la m√ļsica representativa de nuestras fiestas y celebraciones cubano-canarias que tiene m√°s de 20 a√Īos, dentro y fuera de la Federaci√≥n de sociedades espa√Īolas a modo de homenaje a estos padres fundadores y a su vez mostrar nuestra labor musical durante este per√≠odo. Tenemos la dicha de contar con el apoyo de CIDMUC que hace grandes esfuerzos por conseguirnos las condiciones necesarias de log√≠stica y recursos de personal t√©cnico para hacer posible este sue√Īo.

Desde tu visi√≥n, qu√© importancia le confieres al rescate musical de la obra de autores ya desaparecidos y a las labores de musicolog√≠a que se desarrollan en torno a estos, dado que muchas veces las piezas quedan atrapadas en los pentagramas de un cuaderno de m√ļsica y, a menos que sepas leer la partitura e interpretar el instrumento, no puedes descifrar la magia creativa que guardan las notas escritas sobre el papel.

Tienes toda la raz√≥n. Si ense√Īamos un plano del Capitolio confeccionado por un ingeniero, no podemos pretender que las personas comprendan lo que significa o sientan la experiencia de apreciar la obra arquitect√≥nica cuando nos paramos frente a ella. Por eso instituciones como el CIDMUC, Casa de las Am√©ricas y el Museo de la M√ļsica se han dado a la tarea desde sus comienzos de rescatar y preservar nuestro patrimonio hist√≥rico musical.

Ellos se han valido del trabajo de campo de destacados music√≥logos y estudiantes egresados de nuestras escuelas de m√ļsica, a partir de todas las herramientas t√©cnicas posibles y el uso de la tecnolog√≠a para registrar tanto en partitura como en grabaciones musicales y videos, ese extenso y excitante mundo sonoro que es la m√ļsica cubana. Tambi√©n de esa forma el p√ļblico en general puede apreciar la m√ļsica lo m√°s parecida posible a como se tocaba en √©pocas pasada y como la conciben las nuevas generaciones en la actualidad.

Entre nuestro contexto, podr√≠amos decir que existe una l√≠nea invisible pero latente entre la m√ļsica cl√°sica y la m√ļsica popular, ¬Ņa qu√© crees que se deba esto?

Ambos tipos de m√ļsica se desarrollan en contextos heterog√©neos e hist√≥ricamente han cumplido funciones sociales diferentes. La m√ļsica popular sali√≥ del creador emp√≠rico, por lo que se comunica f√°cilmente con las masas sin instrucci√≥n musical acad√©mica, ya que este artista bebe directo de lo que esta mayor√≠a consume. La m√ļsica cl√°sica la entiende, aprecia y crea el que la estudi√≥ o el que de alguna forma en su infancia y educaci√≥n estuvo influenciada por esta est√©tica musical, aunque tambi√©n depende de la sensibilidad de cada cual.

A pesar de eso la pol√≠tica cultural de nuestro pa√≠s ha tenido como objetivos durante muchas d√©cadas que la poblaci√≥n en general logre disfrutar y entender la m√ļsica cl√°sica porque, cr√©eme, apreciar la m√ļsica cl√°sica sin duda alguna eleva la sensibilidad musical de cualquier ser humano a otro pelda√Īo y, adem√°s, es una herramienta indiscutible para entender la historia de la humanidad, aunque esto parezca abstracto, como mismo sucede con las artes pl√°sticas, el teatro y la literatura.

Recientemente, estuviste entre los 24 compositores seleccionados para participar en el concurso Adolfo Guzm√°n 2019, con la canci√≥n Deja que te ame as√≠. H√°blanos de este tema que tanta aceptaci√≥n tuvo por parte del p√ļblico y qu√© ha significado para ti esta experiencia.

Deja que te ame as√≠ es una canci√≥n a la fe y al amor a la vida. Quise hacerla con un g√©nero bailable, pero que la letra en s√≠ hiciese el contraste. Tuve la suerte de contar con dos importantes creadores que me apoyaron en el acabado del tema. En primer lugar, el m√ļsico y amigo Jorge Mancebo: ‚ÄúChoco‚ÄĚ, quien me ayud√≥ en la producci√≥n, grabaci√≥n y mezcla del tema en solo cinco d√≠as, pues es un maestro de la creaci√≥n con ordenador y un excelente arreglista.

La otra colaboración estuvo a mano de una persona muy especial para mí, que quiero inmensamente, excelente mujer y escritora, quien le dio un importante acabado al discurso poético de la canción, sellando el producto final. Me siento muy feliz por la colaboración de ambos artistas en mi canción y estoy convencido de que el trabajo en equipo es tan necesario como productivo.

En cuanto al concurso Guzm√°n, fue una experiencia necesaria para mi carrera porque siempre he trabajado al margen del mundo del espect√°culo y este concurso me introdujo en uno de gran magnitud. Pude constatar lo complejo que se hace una producci√≥n a estos niveles, el gasto econ√≥mico y la log√≠stica que se necesitan sin dejar de mencionar los cientos de profesionales de diferentes √°reas de las artes, el dise√Īo y la ingenier√≠a audiovisual en pos del espect√°culo.

No alteró el rumbo de mis proyectos personales, pero sí me ubicó en donde estoy, lo complejo que funciona y que hay que ser muy serio en todo para no derrochar los recursos y trabajar con los pies en la tierra, aunque de vez en cuando haya que buscar en las nubes.

Le agradezco inmensamente a Pedrito Camacho con ese espectacular arreglo y a los muchachos de la Banda Gigante bajo la dirección de Gaitán, hombre de mucha paciencia y entrega. No quiero dejar de mencionar la gran experiencia que fue para todos los competidores el haber participado del evento ya que hoy nos une una bonita amistad. 

¬ŅActualmente cu√°les crees que son los principales retos que enfrentan los m√ļsicos?

Creo que los retos de un m√ļsico tienen mucho que ver con sus concepciones de la vida, su vocaci√≥n-talento y sus condiciones socioecon√≥micas. Si un m√ļsico quiere defender un repertorio, una est√©tica o un discurso art√≠stico depende mucho de su voluntad y su entrega a lo que hace y desea lograr.

Pareciese que donde las condiciones econ√≥micas lo permiten hay m√°s desarrollo para el que desea dedicarse a la m√ļsica, sin embargo, la vida nos sigue demostrando que los intereses personales, los valores morales y la intensi√≥n que se le dedique a la actividad musical limitan o hacen avanzar al artista hacia el m√°s preciado sue√Īo.¬†

¬ŅQu√© rasgos crees que definen a Marcos?

Creo que el rasgo que ahora mismo me define es la pasi√≥n y dedicaci√≥n por las actividades profesionales que hago. Tambi√©n considero que con los a√Īos me he vuelto m√°s trabajador y estudioso, aunque el tiempo casi nunca me alcanza, por lo que he tenido que ir dejando de hacer muchas actividades que me gustan y he ido concentrando mis esfuerzos en las m√°s importantes para ir concluyendo proyectos, porque como dice el refr√°n, ‚Äúel perro tiene cuatro patas, pero coge para un solo lado‚ÄĚ.

¬ŅCu√°les son las expectativas que tienes para el futuro?

Aconsejan los grandes maestros espirituales, para decirlo de alguna forma, que en silencio deben gestarse las cosas, no obstante, me encuentro inmerso en un proyecto que tiene que ver directamente con la m√ļsica popular patrimonial que incluye un estudio profundo de determinados g√©neros tradicionales cubanos y al fen√≥meno cultural que se desarroll√≥ en torno a estos, para as√≠ intentar traerlos al contexto actual y seguirlos desarrollando en diferentes formatos musicales y, por su supuesto, en mi creaci√≥n futura.


Los nasobucos infantiles de Luis Manuel

Cuando Luis Manuel Vald√©s LLauguert cos√≠a los vestuarios del grupo Noria, y conservaba luego los retazos que sobraban, sab√≠a que en alg√ļn momento iban a ser √ļtiles. Su invariable h√°bito lo llev√≥ a nuevas tareas, pues desde que en Cuba fuesen declarados los primeros casos de COVID-19, ya su m√°quina de coser se apresuraba a crear los primeros nasobucos que reparti√≥ entre amigos y vecinos de su barrio al centro de la ciudad de Matanzas.

fotos cortesía de Luis Manuel

Entre ellos unos ni√Īos testarudos, vecinos de la cuadra, se negaban a usar la prenda, sin embargo, la creatividad de este joven miembro de la AHS en Matanzas y director del proyecto de teatro callejero Noria no se hizo esperar y en unos pocos d√≠as ya ten√≠a listos otros tantos, esta vez, con modelos muy singulares, a los cuales los peque√Īos no pudieron resistirse.

fotos cortesía del entrevistado

‚ÄúDe ese incidente viene mi motivaci√≥n, pues cuando vi que con un poco de creatividad lograba que esos peque√Īos usaran el nasobuco, pens√© que utilizando los recortes de nuestros vestuarios pod√≠a hacer otro grupo para ¬†otros ni√Īos que los necesitaran y me enfrasqu√© en la tarea‚ÄĚ, comenta Luis Manuel.

Cerca de 25 piezas con dise√Īos sumamente originales fueron donadas por √©l a varios c√≠rculos infantiles de la cabecera provincial. Luis Manuel cuenta con orgullo la alegr√≠a con que fueron recibidos, incluso los ni√Īos de su barrio le han otorgado nuevas funciones en a veces intentan usarlos como t√≠teres.

‚ÄúEl objetivo esencial es crear una pieza que resulta imprescindible en estos tiempos, pero m√°s personalizada, de manera que los ni√Īos se sientan motivados a usarla y se protejan.

fotos cortesía del entrevistado

‚ÄúPor supuesto, es un trabajo que lleva tiempo y recursos, porque recrear estos personajes de cuentos o dibujos animados requiere un esfuerzo extra y a veces no tenemos suficiente material, pero lo importante es saber que a los ni√Īos les gustan y que estamos colaborando al enfrentamiento del coronavirus‚ÄĚ.

Junto a Luis Manuel y su madre, otros artesanos de la Red de Educadores Populares se suman a esta tarea de crear para los m√°s peque√Īos en tiempos de Coronovirus.

‚ÄúVamos a seguir aportando mientras se pueda, son tiempos de solidaridad y si tenemos la posibilidad de ayudar, lo seguiremos haciendo‚ÄĚ, dijo con seguridad.

fotos cortesía de Luis Manuel