José Martí


Desarrolla la AHS Consejo Nacional online

*Tomado de Cubarte. Portal de la Cultura Cubana

Encabezado por su Presidente, el dramaturgo Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz, y por Nislay Molina N√°poles, miembro del Bur√≥ Nacional de la Uni√≥n de J√≥venes Comunistas (UJC), sesion√≥ este martes el Consejo Nacional de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS). En videoconferencia desde el Comit√© Nacional de la UJC, se desarroll√≥ esta importante reuni√≥n con la presencia de los presidentes de los Ejecutivos Provinciales, los miembros de la Direcci√≥n Nacional y los cuadros juveniles que atienden la actividad cultural en cada territorio, en la que se analizaron importantes aspectos relacionados con la vida interna de la organizaci√≥n de j√≥venes creadores, el trabajo de sus asociados y las estrategias a seguir en tiempos de COVID-19.

En la cita se destac√≥ el trabajo de la organizaci√≥n durante los meses de pandemia, espec√≠ficamente, la labor en la promoci√≥n del arte joven, la presencia cada vez m√°s creciente de contenidos culturales en redes sociales y los resultados e impacto de eventos y jornadas de programaci√≥n que, a pesar del coronavirus y las medidas sanitarias adoptadas en el pa√≠s, no dejaron de desarrollarse, como el Festival de Juventudes Art√≠sticas Romer√≠as de Mayo; la jornada literaria Or√≠genes, que homenaje√≥ desde Contramaestre el aniversario 125 de la ca√≠da en combate del H√©roe Nacional Jos√© Mart√≠; y el concurso literario La llave p√ļblica de Ciego de √Āvila.

Rafael Gonz√°lez recalc√≥ la necesidad de seguir elaborando estrategias de comunicaci√≥n conjuntas que permitan ganar cada d√≠a m√°s en la promoci√≥n de los j√≥venes creadores. Felicit√≥ a las provincias que han estado a la vanguardia, no solo en la organizaci√≥n de eventos, sino tambi√©n en la elaboraci√≥n y difusi√≥n constante de c√°psulas con mensajes de bien p√ļblico y la promoci√≥n art√≠stica, adem√°s de otras tareas relacionadas con la situaci√≥n sanitaria, como la filial de Guant√°namo. Llam√≥ a multiplicar esas iniciativas y a trabajar en el dise√Īo de una programaci√≥n mensual virtual desde las Casas del Joven Creador; as√≠ como revisar el dise√Īo de las jornadas para adaptarlas a la nueva situaci√≥n.

Por su parte, Nislay Molina transmiti√≥ un¬† mensaje de reconocimiento del Partido Comunista de Cuba a los j√≥venes creadores por las acciones concretas desarrolladas durante las Romer√≠as de Mayo. ¬ęSe demostr√≥ que s√≠ se puede seguir desarrollando el arte desde las redes sociales y lograr un impacto en la comunidad y en los p√ļblicos. La AHS inici√≥ este camino y ha puesto la parada alta al resto de las organizaciones pol√≠ticas y de masas y a los centros y consejos de la Cultura. Adem√°s, se han sumado como el resto de los j√≥venes del pa√≠s a diferentes acciones en centros sin amparo familiar y a brigadas de ayuda a personas discapacitadas y con problemas sociales, llev√°ndole alimentos y art√≠culos de primera necesidad, como ha hecho la filial de Artemisa¬Ľ‚Äď resalt√≥.

Se revisaron el estado de las becas y premios de la Asociación, las diferentes iniciativas para su promoción y socialización; el resultado del financiamiento a obras de creadores asociados a través de la beca El reino de este mundo; la concepción, elaboración y producción de paquetes promocionales de artistas para la programación de verano; y la necesidad de estrechar los vínculos territoriales con los centros, consejos y direcciones provinciales de Cultura. También se ponderó la marcha de proyectos internacionales de colaboración y el rescate de la memoria histórica de la AHS; así como las propuestas e ideas para desarrollar el próximo proceso de Crecimiento.

 

Finalmente, se reconoció la oportunidad de usar la tecnología para desarrollar este Consejo Nacional, vía que utiliza hoy la UJC en todo el país y que ha llegado para quedarse en el contexto de la COVID-19.


Escritor con alma de pez (+Fotos, video y poesía)

La literatura circula por la marea de sus venas. Desde ni√Īo se alimenta del ambiente creativo reinante en su familia, entre versos e improvisaciones. En sexto grado escribi√≥ sus primeras redondillas, coplas y cuartetas, las cuales aprendi√≥ de su madre a la luz de una vela durante un apag√≥n. En esa etapa ya redactaba tambi√©n algunos cuentos.

Licenciado en Comunicaci√≥n Social, instructor de arte en la especialidad de Teatro y egresado del Centro Nacional de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, Roly √Āvalos D√≠az ya tiene dos libros publicados y una lista de premios como poeta y narrador. Miembro del grupo Ala D√©cima y de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, es uno de los directores del grupo po√©tico-teatral-musical RolleX.

Textos suyos de diversos g√©neros aparecen en revistas y antolog√≠as de pa√≠ses como Espa√Īa, Colombia, M√©xico, Argentina, Ecuador, Estados Unidos, Venezuela e Italia. Entre sus reconocimientos se incluyen el primer premio en la categor√≠a Lengua Castellana del concurso internacional St. Paul‚Äôs School, en Barcelona (2003).

Tambi√©n, el premio en el certamen internacional de d√©cima Espinela Tuineje, en Santa Cruz de Tenerife (2011); premio en el Certamen Po√©tico de la Orden Literaria Francisco de Quevedo (Espa√Īa, 2014); premio Ala D√©cima (Cuba, 2018); el de D√©cima Escrita Francisco River√≥n Hern√°ndez (Cuba, 2018) y el premio Toda Luz y toda m√≠a (Cuba, 2019).

Autor de los libros¬†Mundo pa√Īuelo¬†y¬†Boca de lobo,¬†este joven inquieto recuerda con agrado su infancia en Alamar y Guanabacoa, en La Habana, cuando jugaba ajedrez y b√©isbol. Sin embargo, sus mejores travesuras fueron imaginarias, seg√ļn narra. Se disfrazaba de personajes c√©lebres, y le fascinaba leer.

¬ęSab√≠a que ten√≠a un t√≠o poeta y famoso, quien cantaba unas vertiginosas seguidillas y ense√Īaba a improvisar d√©cimas, Alexis D√≠az-Pimienta. En las visitas a su casa, siempre aprend√≠a algo junto a mi primo Axel, su hijo mayor. Hasta las rifas en los cumplea√Īos hab√≠a que ganarlas mediante juegos de rimas. Recuerdo la explosi√≥n de creatividad, las ocurrencias, la alegr√≠a y el ingenio constantes, que sol√≠an terminar en guateques y controversias entre mis t√≠os¬Ľ, rememora quien tambi√©n se desempe√Īa como editor y corrector.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo asumes el proceso creativo?

‚ÄĒBusco siempre el equilibrio. Jugar mientras creas es un acto muy serio. Me exijo la consagraci√≥n a esa ambivalencia. En mi opini√≥n, un creador llega a la verdadera madurez cuando se integra tanto al proceso creativo que, incluso en las horas de mayor incertidumbre o angustia, escribe sin pensar demasiado, pinta, baila, canta, graba, le improvisa a la posteridad un destello, un rasgu√Īo de luz.

‚ÄĒ¬ŅCu√°nto de tus vivencias hay en las historias?

‚ÄĒCasi todo (por la biograf√≠a que autorizo cuando me desnudo o se desnudan a trav√©s de m√≠ los personajes), y casi nada (porque tambi√©n hay distancia y fr√≠a inteligencia). Igualmente robo ademanes y sicolog√≠as a las vidas de los otros. La realidad puede ser m√°s ancha y m√°s ajena que la imaginaci√≥n. Preferir√≠a que mi estilo y mi voz mutaran de libro en libro, aun cuando el cambio sea leve. Lo contrario se parece al estancamiento y la mediocridad.

‚ÄĒ¬ŅTodav√≠a se puede aspirar a lo verdaderamente nuevo en la literatura o los autores deben conformarse con dominios de t√©cnicas y abordajes de historias de alguna manera reÔ¨āejadas por otros?

‚ÄĒLo verdaderamente innovador suele ser un enigma. Y en los tiempos actuales todo parece ya escrito, refrito‚Ķ No obstante, nunca debemos conformarnos, a no ser que rendirse sea tambi√©n una acci√≥n po√©tica, un acto creativo. Mientras vivamos debemos explorar nuevos abismos, leer y estudiar con atenci√≥n el arte que se gesta en otras latitudes, alimentarnos de otras miradas, darle otra vuelta a la b√ļsqueda.

¬ęAun cuando parezca que vivimos en permanente fase de alarma apocal√≠ptica, cada autor puede traer un nuevo universo, el suyo, por muy minimalista que parezca, y defenderlo con las fuerzas de su talento y audacia. Toda aldea puede volverse un cosmos¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo surgi√≥ la idea de RolleX? ¬ŅCu√°les son sus din√°micas y sue√Īos?

‚ÄĒMi primo Alex D√≠az Jr. y yo somos amantes y defensores del repentismo, por convicci√≥n, por necesidad y tradici√≥n familiar. Lo consideramos una riqueza siempre en peligro de extinci√≥n, y no de extensi√≥n, como deber√≠a ser. Muchos no valoran la fuerza de la oralidad y la improvisaci√≥n po√©tica, que tan vitales son para el alma de la humanidad.

¬ęRolleX surgi√≥ por el deseo de revertir esa realidad, y oxigenar, a trav√©s de v√≠as frescas, joviales, din√°micas y espectaculares, ese arte que en cierta medida se ha empolvado, por infinitas razones, en todos los niveles, desde algunos repentistas hasta las instituciones.

¬ęFavorecemos la transmisi√≥n de d√©cimas a trav√©s de puestas en escena, acompa√Īadas por g√©neros musicales, poemaciones, performances y diversas modalidades de la improvisaci√≥n. Insistimos en el t√©rmino neorrepentismo y sus m√ļltiples usos, para potenciar un sistema po√©tico que debe llegar a las mayor√≠as. Pretendemos maximizar su alcance, mediante¬†shows¬†y tambi√©n a trav√©s de m√©todos m√°s docentes: conferencias y talleres intensivos, por ejemplo¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅTe preocupa el futuro de la poes√≠a improvisada en Cuba?

‚ÄĒHay buena salud en la poes√≠a improvisada aqu√≠, pero necesitamos expandirnos y potenciar eventos como¬†Oralitura, realizado por primera vez en el a√Īo 2019 con el apoyo de la AHS y de diversas instituciones. Necesitamos m√°s iniciativas que consigan el cambio de percepciones err√≥neamente incrustadas, por prejuicios, en el imaginario popular. Es imprescindible la convivencia entre artistas de varias manifestaciones en una gran fiesta del idioma y a favor del buen gusto.

‚ÄĒAlgunos consideran que la literatura cubana no vive un buen momento. ¬ŅComparan a los autores actuales con los de otras generaciones? ¬ŅQu√© piensas?

‚ÄĒLos problemas de la literatura cubana son otros, y muy diversos. Las comparaciones existen para bien y para mal. Resulta esencial una cr√≠tica m√°s abundante, m√°s √©tica y profunda, as√≠ como la edici√≥n o reedici√≥n de algunos autores cubanos y extranjeros, cuyas lecturas fomentar√≠an bases m√°s enriquecedoras.

¬ęNecesitamos incrementar los intercambios y un plus m√°s atractivo en los espacios literarios. Una tertulia no tiene por qu√© ser solo para minor√≠as muy interesadas: periodistas, poetas, editores, narradores, ensayistas, dramaturgos‚Ķ Debemos preguntarnos por qu√© no predominan m√°s lectores comunes, ajenos a la intelectualidad. ¬ŅEs demasiado ut√≥pico aspirar a eso?

¬ęEn ese sentido se asemeja al repentismo. Parece que hay un desd√©n social ante el arte, pero sabemos que no es as√≠. Somos muchas voces abri√©ndose paso e inaugurando caminos y mundos que a veces se entrecruzan y otras veces ni siquiera llegan a conocerse. Hay grupos, subgrupos, sectas, saraos, exclusiones, electrones sueltos, una flora y una fauna, y en general el mundillo literario, o art√≠stico, puede llegar a ser competitivo, selv√°tico, un aut√©ntico nido de serpientes.

¬ęPese a ello, el panorama tiene aspectos positivos, ciertas alianzas, eventos, festivales, editoriales (aun con crisis de papel), concursos, pocos lectores pero fieles, creadores de pura raza, de talento indiscutible y oportunidades para crecer. De esos asideros nos sostenemos desde dentro. Con innumerables escollos (tangibles y subjetivos) crece y se construye el corpus de nuestra literatura. Y hay zonas salvables, recomendables. Lo peor que veo es cierta imposibilidad de darnos a conocer a un gran p√ļblico, y no digo internacional, sino primeramente nacional¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅCu√°n dif√≠cil o f√°cil es publicar hoy en Cuba para los j√≥venes, m√°s all√° de la falta de papel?

‚ÄĒDepende del vaiv√©n de muchos factores. En teor√≠a parece f√°cil, en la pr√°ctica puede suponer un jerogl√≠fico, salvo para unos pocos privilegiados que obtienen los premios en los cert√°menes que incluyen la publicaci√≥n. Gracias a que gan√© un concurso pude publicar mi primer libro en Cuba. La v√≠a de enviar a los planes editoriales es sencilla: la espera del dictamen y la impresi√≥n es un poco m√°s engorrosa y una carrera de obst√°culos. Requiere de armarse de una paciencia, en ocasiones, sobrehumana.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo te defines como escritor y persona?

‚ÄĒPez de ciudad, rat√≥n de biblioteca y librer√≠as, animal civil, so√Īador impenitente, ¬ęletraherido¬Ľ. Soy un curioso √°vido de sensaciones, rincones y destellos, un aprendiz eterno en busca de la palabra exacta, alguien que quiere continuamente mejorar como persona y escritor.

‚ÄĒ¬ŅReferentes en la literatura, cubanos y extranjeros‚Ķ?

‚ÄĒLos menciono en el orden ca√≥tico de los recuerdos y las nostalgias de sus lecturas: Jos√© Mart√≠, C√©sar Vallejo, Eliseo Diego, Alejandra Pizarnik, Jorge Luis Borges, Cervantes, Rainer Mar√≠a Rilke, Hemingway, Garc√≠a M√°rquez, Carpentier, Pessoa, Cort√°zar, Lorca, Vargas Llosa, Oscar Hahn, Ricardo Piglia, Roberto Juarroz, Enrique Vila-Matas, Jos√© Emilio Pacheco, Luis Garc√≠a Montero, Anne Carson,¬†Alexis D√≠az-Pimienta, David Mitrani, Alberto Guerra, Andr√©s Neuman, Natalia Litv√≠nova‚Ķ

‚ÄĒ¬ŅSue√Īos en el mundo creativo?

‚ÄĒQue mis textos sean buscados, le√≠dos. Terminar mis novelas, los libros de cuentos, mis proyectos de otros g√©neros. Viajar por varios escenarios. Sorprenderme, superarme, consagrarme en cuerpo y alma, aprender siempre.

Afrorretrato

Yo

poeta negro

con 1,81 de estatura

62,5 kilogramos de peso

            con ojos negros

            manos negras

pies negros

espalda negra

de abuelos y padres negros

hermanos negros

novia y exnovias negras

yo

negrito

negrón

pasudo

bembón

tinto

retinto

nigger

black

yo

vestido de negro

soy un papel en blanco


El mejor amigo de las ni√Īas y los ni√Īos florece ‚ÄúDe donde crece la palma‚ÄĚ

Cada a√Īo, por estas fechas, tiene lugar en el granmense municipio de Jiguan√≠ el Sal√≥n Nacional de Pl√°stica Infantil ‚ÄúDe donde crece la palma‚ÄĚ. Un espacio nacido para homenajear al mejor amigo de las ni√Īas y los ni√Īos desde la creaci√≥n art√≠stica. Esta ocasi√≥n fue diferente, no solo por las circunstancias impuestas por la Covid 19 a nuestro pa√≠s, sino porque est√° celebrando su aniversario 25.

El sal√≥n, seg√ļn nos cuenta Janet Oliva Su√°rez, joven martiana y fundadora de tan importante evento, en su primera etapa solamente inclu√≠a las obras sobre Mart√≠ pero con el tiempo, sin perder su esencia, fue ampliando el espectro. Actualmente el objetivo general consiste en ‚Äúfomentar la creaci√≥n infantil a trav√©s de las artes pl√°ticas, con √©nfasis en los aspectos hist√≥ricos y culturales de sus entornos.‚ÄĚ

En estos 25 a√Īos ‚ÄúDe donde crece la palma ha madurado en inclusi√≥n y extensi√≥n‚ÄĚ ‚Äďcomenta Janet‚Äď. ‚ÄúDe 148 participantes en las primeras ediciones, hoy son m√°s de un mill√≥n. Ha servido, adem√°s, de plataforma para un proyecto dirigido a la protecci√≥n de la infancia en Cuba desde la cultura.‚ÄĚ Tambi√©n ha tenido una marcada influencia en sus coordinadores quienes han logrado incorporar a ni√Īas y ni√Īos con necesidades especiales. No es casual, entonces, que para esta edici√≥n buscaran alternativas para que los infantes no perdieran la oportunidad de rendir tributo a nuestro Jos√© Mart√≠ y a la historia patria.

Con esa finalidad se construy√≥ una estrategia que comprendi√≥ ‚Äúla recepci√≥n de las obras de manera virtual e impresa. Tambi√©n se dise√Ī√≥ un cat√°logo retrospectivo de los 25 a√Īos con una selecci√≥n de obras premiadas y se mont√≥ la exposici√≥n de las obras recibidas en los portales de la galer√≠a de artes pl√°sticas‚ÄĚ.

Por esos caminos anda este Sal√≥n Nacional que cada a√Īo hace florecer a ese hombre inmortal ‚ÄúDe donde crece la palma.


Tres libros claves sobre la caída en combate de José Martí

La clave a Mart√≠, una canci√≥n de las grandes canciones del milenio cubano dice: ‚ÄúMart√≠ no debi√≥ de morir‚ÄĚ. As√≠ pensaron muchos que tuvieron que vivir el terrible d√≠a del 19 de mayo de 1895, cuando en la zona de Dos R√≠os ca√≠a el palad√≠n mamb√≠. Gestor de esa guerra, a la que √©l llamar√≠a ‚Äúnecesaria‚ÄĚ. Desde el mismo momento de la muerte de Mart√≠, lo real y lo maravilloso acompa√Īar√≠a su muerte y el destino final que tiene du cad√°ver desde el lugar de la ca√≠da hasta el Cementerio Santa Ifigenia, el cual hab√≠a sido fundado en 1868. Sobre estos sucesos existen tres libros de diferentes autores que resumen con diferentes miradas los hechos y acontecimientos devenidos a causa de la muerte de nuestro H√©roe Nacional.

El primero fue Piedras Imperecederas: Tas la ruta funeraria de Jos√© Mart√≠, de Omar L√≥pez Rodr√≠guez y Aida Morales Tejera, director y jefa del Departamento de Investigaciones de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba, respectivamente. El texto relata los diferentes sucesos ocurridos con los cinco entierros del h√©roe, desde la ca√≠da en 1985 hasta su √ļltima tumba, inaugurada el 30 de junio de 1951, un hecho que se describe en la historiograf√≠a nacional como ‚Äúel entierro cubano de Jos√© Mart√≠‚ÄĚ.

La idea de este libro nace producto de las investigaciones que tuvo que hacer Omar L√≥pez para llevar a cabo las labores de restauraci√≥n de la tumba del Ap√≥stol en el Cementerio Santa Ifigenia cuando el entonces Comandante de la Revoluci√≥n Juan Almeida Bosque le encomend√≥ la tarea, siendo un joven egresado de la carrera de Arquitectura de la Universidad de Oriente. Pero se pudo concretar casi 20 a√Īos despu√©s cuando Aida Morales, otra joven graduada de Historia del Arte de esa misma universidad, se une con L√≥pez y empezaron el sue√Īo de la Oficina del Conservador de la Ciudad.

El segundo libro, Dos Ríos: a caballo y con el sol en la frente, escrito por Rolando Rodríguez, uno de los más acuciosos historiadores cubanos y que ha sido distinguido con los premios nacionales de Historia y de Ciencia Sociales y Humanística. En una conversación que tuve con este prominente hombre de la Historia nacional, él me confiaba que se decidió a investigar sobre la muerte de José Martí por todos los misterios que habían alrededor de este hecho y que no habían sido estudiados por la historiografía nacional.

Este texto es el que más aporta desde la Historia al levantar cualquier duda o tergiversarsaciones sobre cómo acontecieron los sucesos antes, durante y después de la caída del Apóstol en Dos Ríos. El aporte de diferentes documentos desconocidos, hasta el momento de la publicación del libro, unido con un profundo análisis de estos hechos, hacen que este es el libro se haya convertido en el principal referente a la hora de hablar sobre la muerte del más universal de todos los cubanos.

Otro elemento a destacar es cómo Rolando Rodríguez deja a un lado las pasiones que muchas veces distinguen nuestra historiografía nacional aportando conclusiones que van más allá de la implicación de Martí en la Guerra de 1895.

Asimismo, La Cruz de Caguairán, escrito por Ercilio Vento Canosa, historiador de la ciudad de Matanzas, muestra el conocimiento de su autor a partir de sus dos profesiones, la de médico legista e historiador.

El t√≠tulo de este texto es sacado del primer homenaje realizado a Jos√© Mart√≠ cuando cae en Dos R√≠os. Seg√ļn cuenta la historia, unos vecinos de la zona, Jos√© Rosal√≠o Pacheco y su hijo Antonio, colocaron en el lugar donde hab√≠a ca√≠do Mart√≠ una cruz de Caguair√°n, y M√°ximo G√≥mez ve dicha se√Īal en 1896, cuando se realiza el primer honor por la ca√≠da del hombre de La Edad de Oro.

Lo más importante de este libro es cómo podemos entender la muerte de José Martí a partir de los hechos que brinda una ciencia como la Medicina Legal. Con la pasión investigativa que caracteriza a Vento Canoza se puede ver, además, la construcción digital de las secuencias de las balas que impactaron en el cuerpo de Martí, la reconstrucción de su caída y las posiciones de los impactos de los proyectiles en su cuerpo, además del análisis de la autopsia del cadáver de Martí, con alto grado de descomposición, que realizó el doctor Pedro Pablo Valencia en 1895, cuyos los instrumentos usados por este galeno se conservan en el Museo Emilio Bacardí de Santiago de Cuba.

La Cruz de Caguairán tiene su relevancia por los aportes que hace desde las Ciencias Médicas y Biológicas a esclarecer, con meticulosos detalles, cómo murió el Apóstol. Cabe destacar que el sitio donde se encontró la cruz de Caguairán se erigió el Monumento en Dos Ríos, que sirve como homenaje y recordación al más universal de todos los cubanos y donde muchos peregrinos llegan cada 19 de mayo.


Glosas al ideario de Martí en tiempos de crisis

A mi hijo Abraham Fonseca García,

con el amor de un ferviente martiano.

 

Hablar y escribir de José Martí en tiempos tan convulsos como los que vive la humanidad es evocarle a la madre tierra que lo abraza en Dos Ríos su ideario de libertador patriótico, anticolonialista e intelectual, para que ilumine nuestra concepción  revolucionaria.

La concepci√≥n de la naci√≥n cubana se basa en la utilidad de la virtud. La virtud de multiplicar los panes y los peces ense√Īando a un pueblo a labrar la tierra con el sudor de su frente, con el yugo de sus manos, en un archipi√©lago que no cuenta con grandes extensiones de tierra y sufriendo un bloqueo genocida impuesto por el ‚Äúgigante de las siete leguas‚ÄĚ, que lucha por exterminarnos por hambre y desabastecimiento de productos esenciales para el crecimiento de un pa√≠s.

Foto Tomada: Portal José Martí (www.josemarti.cu)

Pero este gigante olvida que nuestro Ap√≥stol nos leg√≥ la onda de David, su palabra viva, sus actos consecuentes con su pensamiento, que nos ilustr√≥ que contra el imperialismo norteamericano debemos de andar de cuadro apretado ‚Äúcomo la plata en las ra√≠ces de los Andes‚ÄĚ, permitiendo desdibujar la desuni√≥n que se desarrolla como flores de l√ļgubre en tiempo de crisis, de deshumanizaci√≥n, de valores como la honradez, la honestidad y solidaridad, que hacen imperar el ego√≠smo, la vanidad y el robo como miserias mezquinas de los timoratos, acomodaticios, vendepatrias y coleccionistas de estrellas que olvidan que ‚Äúel verdadero hombre no mira de qu√© lado se vive mejor, sino de qu√© lado est√° el deber.‚ÄĚ

‚ÄúCree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea, y con tal que √©l quede de alcalde, o le mortifique al rival que le quit√≥ la novia, o le crezcan en la alcanc√≠a los ahorros, ya da por bueno el orden universal, sin saber de los gigantes que llevan siete leguas en las botas y le pueden poner la bota encima, ni de la pelea de los cometas en el cielo, que van por el aire dormido engullendo mundo‚ÄĚ.

Pero nuestro H√©roe Nacional nos vislumbr√≥ el futuro, nos ilumin√≥ el porvenir cuando nos expresara: ‚ÄúAm√©rica ha de despertar. Estos tiempos no son para acostarse con el pa√Īuelo a la cabeza, sino con las armas de almohada, como los varones de Juan de Castellanos: las armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen m√°s que trincheras de piedra.‚ÄĚ

Trincheras de ideas que deben florecer, desarrollarse, fecundarse con el accionar de cada cubano y cubana de bien, reafirmando el pensamiento colosal de pensar como pa√≠s, no como eslogan publicitario de masas, sino con la certeza que ‚Äúla mejor manera de decir es hacer‚ÄĚ.

Mart√≠ defini√≥ de forma magistral su manera de pensar como pa√≠s, cuando enunciara: «La patria no vale por s√≠ misma: vale en la medida que sea justa. No es triunfo, sino agon√≠a y deber. Nunca est√° hecha. Hay que hacerla y rehacerla cada d√≠a. Si crear suele ser oficio de poetas, llevar a la vida lo creado, es oficio de hombres«.

La patria vale por el valor justicia de nuestro pueblo para crear ‚Äúcon todos y para todos‚ÄĚ, con sus manos laboriosas que deben definir todas las aspiraciones precisadas y leg√≠timas del pueblo. Solo el pueblo puede llegar a transformar y enaltecer m√°s el pa√≠s que so√Īamos, no ut√≥picamente, sino como agon√≠a y deber. Agon√≠a, porque como escribiera el Ap√≥stol:

‚ÄúEs probable que ning√ļn cubano que tenga en algo su decoro desee ver a su pa√≠s unido otro donde los que gu√≠an la opini√≥n comparten respecto a √©l las preocupaciones s√≥lo excusables a la pol√≠tica fanfarrona o a la desordenada ignorancia. Ning√ļn cubano honrado se humillar√° hasta verse recibido como un apestado moral, por el mero valor de su tierra, en un pueblo que niega su capacidad, insulta su virtud y desprecia su car√°cter.‚ÄĚ

Deber, para que germine con fortaleza la patria próspera que meditamos, rehaciendo cada día lo creado con nuestros propios esfuerzos, construyendo el patriotismo más bello. Compromiso con los pobres de la tierra, ahí radica nuestra suerte, y un ejemplo de ello son nuestros médicos cubanos que traspasan fronteras y van a brindar su capacidad de amar para fecundar la maravilla de la dignidad del hombre, salvando las vidas de los desposeídos de la tierra. 

El humanismo de nuestros m√©dicos cubanos es heredero de las ense√Īanzas de nuestro Ap√≥stol, las cuales estuvieron definidas en base al amor; un arma insustituible para unir a los pueblos con lazos de fraternidad; una verdad que hace levantar a los ca√≠dos, despertar el socorro mutuo y abrir el coraz√≥n en gestos sinceros de solidaridad con los pobres y m√°s necesitados; la √ļnica ley que le otorga al hombre autoridad y hace renacer la esperanza; la esencia de la obra pol√≠tica que convierte a esta en indeclinable deber y en respeto pleno a la dignidad del hombre.

Foto Tomada: Portal José Martí (www.josemarti.cu)

La muerte de Jos√© Mart√≠, el 19 de mayo de 1895, vino hacer un duro golpe para las tropas libertadoras que perd√≠an la figura central de la guerra necesaria, quien permiti√≥ unificar pensamiento, criterios, entre las m√°ximas figuras hist√≥ricas de la guerra mambisa. Dise√Ī√≥ el camino s√≥lido para la guerra de independencia en el Manifiesto de Montecristi, un documento que constituye una fehaciente muestra de la unidad y solidez de la Patria.

Al mismo tiempo, expone la comunidad de criterios y los estrechos lazos de las dos generaciones participantes en la guerra del 95.Tras su fallecimiento, transcurrieron 64 a√Īos para que un pu√Īado de j√≥venes barbudos lo exaltara como autor intelectual, espiritual y material de la Revoluci√≥n floreciente, no como una frase para la historia, sino definiendo una personalidad y caracteriz√°ndola.

Una √ļnica Revoluci√≥n eternamente martiana pensada como emblema, basti√≥n y bandera. Edificada sobre la base que ‚Äútodo hombre verdadero debe sentir en la mejilla el golpe dado a cualquier mejilla de hombre‚ÄĚ.

Al cumplirse 125 a√Īos de su muerte este a√Īo 2020, celebremos su vida, porque como expresara Carlos Rafael Rodr√≠guez en su ensayo Jos√© Mart√≠, contempor√°neo ¬†y compa√Īero: ‚ÄúNo es bueno ser profeta de las lamentaciones, sino que hace falta ser profeta de la movilizaci√≥n. Arte gemebundo, no. Arte doliente no. Arte para la creaci√≥n. Arte para la movilizaci√≥n.‚Ä̬† ¬†¬†¬†¬†

La movilizaci√≥n de los hechos, de las acciones que edifiquen¬† para la eternidad la sentencia: ‚ÄúEn la cruz muri√≥ el hombre un d√≠a; pero se ha de aprender a morir en la cruz todos los d√≠as‚ÄĚ.

Seamos los nazarenos de las ideas de nuestro Apóstol nacional José Julián Martí Pérez y recordemos que escribir o hablar de tan significativa figura histórica puede cualquiera, lo que cualquiera no puede es vivir la vida de sacrificio, abnegación, dedicación y coraje que vivió.


D√ļo Iris: El significado de ser martiano

Yo te convido a creerme cuando digo futuro y, cuando digo futuro, me refiero a Dayam√≠ P√©rez S√°nchez y Javier L√≥pez El√≠as, m√°s conocidos como el D√ļo Iris.

No lo digo solo por sus composiciones hermosas, sino porque son un ejemplo de que tener talento es, como dijera el maestro, ‚Äútener buen coraz√≥n‚ÄĚ. El concurso Adolfo Guzm√°n les permiti√≥ entrar en los hogares de Cuba para llenar de esperanza a quienes continuamos en la lucha por un mundo mejor. Lo hicieron con una canci√≥n nacida de los latidos infinitos de quien elige el honroso compromiso de portar la estrella que ilumina y mata: ‚ÄúHaciendo Fe‚ÄĚ.

Desde entonces no han parado de crear ni de llegar a nuestros hogares a través de diferentes vías. Actualmente se encuentran grabando su primer disco y, aun así, encuentran el tiempo indispensable para, desde su balcón, aligerar la pesada carga que el aislamiento social impone a sus vecinos. También tuvieron la bondad de responder, vía WhatsApp, algunas preguntas que quiero compartirles como digno homenaje al más universal de los cubanos en el aniversario 125 de su siembra en Dos Ríos.

foto de perfil de facebook del d√ļo iris

¬ŅQu√© lazos les unen a Jos√© Mart√≠?

Sin dudas la obra martiana es admirable. A medida que nos adentrábamos a su pensamiento tan revolucionario para la época en que vivió nos maravillábamos mucho más. Un hombre inmortalizado en el tiempo, con un gusto exquisito para escribir, infinidad de temas abordados sobre todo lo que encierra la naturaleza humana donde prima el amor sobre todas las cosas. Nos une ese amor a Cuba como al de una madre, esa solidaridad incondicional con el que necesite, todos los buenos valores que hoy usamos en estos tiempos de crisis.

¬ŅQu√© significado tiene para ustedes ser martianos?

Ser martiano significa seguir y poner en práctica las ideas de nuestro Apóstol en cada momento de la vida, más en estos tiempos en los que debemos ser mejores seres humanos. Brindarle nuestra mano amiga a todo aquel que necesite de nosotros, es nuestra tarea fundamental. La misión internacionalista de nuestros médicos en los lugares más afectados por esta pandemia es el mejor ejemplo.

tomada del perfil de facebook del d√ļo iris

¬ŅSer martiano constituye un desaf√≠o para la juventud cubana de hoy?

Puede que para muchos sea un desafío acercarse a la obra martiana dadas las tendencias que priman en estos tiempos, que muchas veces distan del buen arte y la buena literatura. El peor enemigo de una sociedad es la ignorancia y depende del interés individual. En nuestro caso ha sido una fortuna haber conocido parte de su obra, porque es tan inmensa que nunca dejas de sorprenderte.

Desde su perspectiva ¬ŅCu√°l ser√≠a la mejor manera de rendir tributo al m√°s universal de los cubanos en el aniversario 125 de su ca√≠da en combate?

Nuestra mejor manera de rendirle tributo a Mart√≠ es continuar sembrando en las dem√°s personas esa curiosidad por estudiar su obra. Nuestra fortaleza es el arte, espec√≠ficamente, la m√ļsica, y en ella nunca faltar√° esa fe en el mejoramiento humano que, como √©l, so√Īamos.


AHS avile√Īa, una orfebre continuadora de la obra martiana

Fue en 2004 cuando el poeta avile√Īo Arlen Regueiro M√°s idease la Gira de Poetas y Trovadores Estrofa Nueva, en la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z de su provincia. Como de seguro le hubiese gustado a Jos√© Mart√≠, el objetivo era llevar el arte de las letras, en poemas, hacia todos los rincones de los 10 municipios, y llegar de este modo a las escuelas, bateyes. La jornada se tuvo su celebraci√≥n, desde su primera edici√≥n, en los d√≠as finales del mes de enero, para tener su cierre debajo del busto del Ap√≥stol, en el parque de mismo nombre, del municipio capital.

Desde entonces, en el marco de dicho evento, la AHS en Ciego de √Āvila, ha sido orfebre y continuadora de la obra martiana, con eventos expositivos referentes a la misma, como A morir me han de llevar, serie fotogr√°fica del escritor avile√Īo Heriberto Machado Galiana, la cual hace los honores en la apertura de la edici√≥n 2019, y la presentaci√≥n especial de la versi√≥n musicalizada, a lo balada del medioevo, del poema Los dos pr√≠ncipes, por √ďscar S√°nchez el propio 28 de enero de 2020, una pieza digna de escuchar que transmite el profundo sentimiento de tristeza al cuadrado, del texto martiano.

El intento anual de parecidos aconteceres, durante la jornada, es algo no tan fácil. Todos los días no aparecen magnificencias como estas que no sean simples lecturas lo ya escrito por el Apóstol. Aunque para el siguiente acontecer ya se puede pensar en Joao del Monte que anuncia por estos días una sugerencia de canción con los versos:

  • ‚Äú‚ĶMi verso es de un verde claro
  • Y de un carm√≠n encendido
  • Mi verso es un ciervo herido
  • Que busca en el monte amparo‚Ķ‚ÄĚ

Nunca es larga la espera si el motivo es bueno. Pero no solo Estrofa Nueva ha sido impulsor de estos ideales en la sede avile√Īa, m√°s de un evento creado y desarrollado por la misma emana voluntad de homenajes, y tiene los honores el Encuentro Nacional de J√≥venes Trovadores Trov√°ndote. En su segunda edici√≥n en septiembre de 2006, la serenata final se hizo a la sombra de la esfinge en el centro del parque Mart√≠, eventualidad que quiso retomarse en su edici√≥n 2020 bajo el eslogan, en parafraseo, ‚ÄúSoy la canci√≥n, soy el verso‚ÄĚ, pero las medidas para la prevenci√≥n de la Covid-19 ya no permit√≠an espacios que incitasen las aglomeraciones de personas. Como estos, son muchos los momentos que vuelven a esta sede una tributaria a la obra martiana.


Necesidad de Martí como guía eterno (Dossier)

Necesidad de Martí

Por: Jorge Antonio Rodríguez Guillén (presidente provincial del MJM en Villa Clara)

El pensamiento de José Martí constituye una fuente inagotable y necesaria de la cual beber en el proceso perpetuo de edificación espiritual de la nación y la nacionalidad cubana y en la definición de los principios éticos e ideológicos de las generaciones que continuamos enarbolando su ideal humanista y revolucionario.

Conducta moral e histórica legada por los sectores más progresistas de la primera mitad del siglo XX que tuvieron en la Generación del Centenario y en la figura de Fidel la expresión totalizadora del esfuerzo juvenil continuado (Mella, Villena, Guiteras) por rescatar de la amnesia, impuesta por los gobiernos y sustentada por los ideólogos burgueses, a Martí y ponerlo una vez más al servicio de su Patria. Quedó inscrito para todos los tiempos que lo cubano sin Martí no es completo o no es cubano.

LEER M√ĀS

MART√ć: PROFUNDO ANTIMPERIALISTA Y GU√ćA ESPIRITUAL PARA LA CONSTRUCCI√ďN DEL SOCIALISMO EN CUBA

Por Yusuam Palacios Ortega, presidente nacional del Movimiento Juvenil Martiano

Hist√≥ricamente la fauna del terror con guarida en los Estados Unidos ha pretendido, y lo ha hecho, utilizar a Jos√© Mart√≠ a su conveniencia, despojarlo de su verdadero car√°cter y tomarlo como ente legitimador de las acciones realizadas contra Cuba. Vivimos un tiempo de profundo debate ideol√≥gico, y viene a ser tema de inter√©s y reflexi√≥n, el antimperialismo martiano y la necesidad que tenemos de Mart√≠ para continuar construyendo el Socialismo en nuestro pa√≠s. La mencionada jaur√≠a cuyo odio hacia Cuba es ya enfermizo, nos acusa de antimartianos porque, seg√ļn ellos, como nosotros somos socialistas y Mart√≠ no lo era, no somos merecedores de la condici√≥n martiana.

Los recalcitrantes enemigos de la Revolución quieren hacer tendencia, sobre todo en redes sociales, enarbolando un supuesto antisocialismo en Martí. Para ello acuden a textos martianos que toman para sí y como es de esperar, tergiversan las ideas de Martí, descontextualizan y alteran los planteamientos, reflexiones y puntos de vista que tuvo el héroe sobre el socialismo. De esta manera especulan sobre un  Martí que estaría en contra del Socialismo en Cuba. Ello justificaría la hipótesis que han pretendido legitimar, en la que algunos han creído a ciegas, que traicionamos al Apóstol de la independencia.

LEER M√ĀS

MART√ć Y NUESTRA AM√ČRICA

Por Kimany Fern√°ndez Santos (Colaborador del Movimiento Juvenil Martiano)

‚Ķ Pero otro peligro corre, acaso, nuestra Am√©rica, que no le viene de s√≠, sino de la diferencia de or√≠genes, m√©todos e intereses entre los dos factores continentales, y es la hora pr√≥xima en que se le acerque demandando relaciones √≠ntimas, un pueblo emprendedor y pujante que la desconoce y la desde√Īa(‚Ķ) El desd√©n del vecino formidable, que no la conoce, es el peligro mayor de nuestra Am√©rica; y urge, porque el d√≠a de la visita est√° pr√≥ximo, que el vecino la conozca, la conozca pronto, para que no la desde√Īe‚Ķ[1]

Debido a su posición geográfica, América Latina y el Caribe son consideradas a menudo la región más importante para el bienestar y la seguridad estadounidenses, pero las relaciones con los vecinos del sur no son fáciles, además de las evidentes asimetrías en el desarrollo económico, existen sobre todo enormes diferencias culturales entre las dos Américas.

Jos√© Mart√≠ en su ensayo Nuestra Am√©rica avisoraba la pol√≠tica de dominaci√≥n de los Estados Unidos hacia el resto del continente y llamaba a la unidad de nuestros pueblos frente al enemigo com√ļn. Casi 130 a√Īos despu√©s de su primera publicaci√≥n Nuestra Am√©rica marca el camino a seguir y su vigencia se acrecienta en tiempos de amenazas y peligros constantes.

LEER M√ĀS

CONVERSACI√ďN CON UN HOMBRE DE LA TIERRA

Lil María Pichs Hernández, miembro del MJM y trabajadora de la OPM.

El taller respira libertad. Frente a la pared izquierda, repleta de maquetas, de esbozos de monumentos que no se han hecho jam√°s, -recuerdos tristes de la carencia o la dejadez humana, y a√ļn m√°s: promesas de futuros encargos, de futuras empresas de trabajo febril y sue√Īos recuperados-, se extiende el taller; y entre molduras, cabillas y sacos de cemento, apenas hay espacio para el hombre que esculpe.

¬†Presidi√©ndolo est√° la maqueta de Guaicaipuro, versi√≥n de la gran pieza que, a la espera de su inauguraci√≥n oficial, a√ļn ocupa el espacio del portal, enorme y en√©rgica, como el h√©roe que representa, aquel que es como el Hatuey de la Venezuela, anta√Īo pesadilla de espa√Īoles, y hoy s√≠mbolo de resistencia y dignidad americanas.

LEER M√ĀS


Conversación con un hombre de la tierra

El taller respira libertad. Frente a la pared izquierda, repleta de maquetas, de esbozos de monumentos que no se han hecho jam√°s, -recuerdos tristes de la carencia o la dejadez humana, y a√ļn m√°s: promesas de futuros encargos, de futuras empresas de trabajo febril y sue√Īos recuperados-, se extiende el taller; y entre molduras, cabillas y sacos de cemento, apenas hay espacio para el hombre que esculpe.

Presidi√©ndolo est√° la maqueta de Guaicaipuro, versi√≥n de la gran pieza que, a la espera de su inauguraci√≥n oficial, a√ļn ocupa el espacio del portal, enorme y en√©rgica, como el h√©roe que representa, aquel que es como el Hatuey de la Venezuela, anta√Īo pesadilla de espa√Īoles, y hoy s√≠mbolo de resistencia y dignidad americanas. Y poco m√°s abajo, destacando en la pared principal, a la derecha est√° colgado el relieve de bronce de un pr√≥cer de Antigua y Barbudas, cuyo original est√° en el Malec√≥n de all√°; a izquierda, junto a la maqueta de aquel hurac√°n terrible al que sobreviven los brazos apretados del pueblo prudente, justo como en el monumento que da la bienvenida a las Oficinas de la Defensa Civil, entre el Cristo y la Comandancia del Che‚Ķ ah√≠, junto a esa maravilla en miniatura, atrae m√°s a los ojos, la primera maqueta del Mart√≠ de la Tribuna, ese de gesto acusador, protector incansable del ni√Īo tranquilo; y al centro, en el sitio de honor, entre dos palomas blancas, una hecha por su maestro, y otra hecha por su hijo, tiene el escultor una foto de familia, junto a una florecilla roja.

Agradecer es un gusto. En la misma mesa tiene el escultor una docena de estatuillas de las que, a pedido de su padre, más se ha dado a replicar y obsequiar. Como su original, gigante y transgresor, las estatuillas apuntan, denunciantes, a la noción de un monumento, que, de tan noble, aun no ha podido hacerse, apuntan a una maqueta que masones encargaron alguna vez para Céspedes.

‚ÄúEste C√©spedes no se ha hecho. Es una propuesta que hay, una idea que ha quedado as√≠. A veces sucede, que hay ideas que se quedan guardadas, y buen d√≠a aparece la manera de realizarlas‚Ķ Aqu√≠ cerca de la Plaza de la Revoluci√≥n hay una avenida que se tiene el nombre √©l. Y hay un espacio, como un cuchillo cubierto de c√©sped, con √°rboles y todo eso, ideal para un monumento‚Ķ La maqueta est√° llena de s√≠mbolos masones, y el m√°s claro es que, una vez en su sitio, C√©spedes se√Īalar√° la salida del sol‚ÄĚ.

‚Äú¬ŅCon qu√© lo har√≠a?, cemento y polvo de piedra. Este es un material muy bueno. Queda como una piedra, pero es‚Ķ barato -Y r√≠e- Es barato‚Ķ con esto no quiero decir que vaya a disminuir la calidad del trabajo: hay monumentos en el mundo de tremenda relevancia que est√°n hechos con ese material. Incluso a veces yo prefiero no utilizar el bronce y utilizar este material porque me resulta, como en el caso del monumento a Celia, por ejemplo, como m√°s cercano a la persona. Es la cosa de la tierra. No el bronce. A Celia yo no la concibo de bronce‚ÄĚ.

El escultor repasa las historias que guarda cada palmo del taller, permite las fotos y las preguntas, cuenta anécdotas y peripecias, cuenta de su hijo y cómo le gusta también la escultura, cuenta de la importancia del trabajo duro, de la ética y el respeto. Habla de la historia, de lo que queda por hacer, de las grandes deudas de los cubanos con las generaciones precedentes. Se le van iluminando los ojos. Se hablaba de Martí.

‚Äú¬ŅEsa maqueta? Aquello fue tambi√©n una propuesta que se hizo hace much√≠simo tiempo porque se quer√≠a hacer una escultura de Mart√≠ en Dos R√≠os, ecuestre. Y al final no se hizo‚Ķ No s√©‚Ķ parece no, no hubo una coordinaci√≥n‚Ķ‚ÄĚ

En sus d√©cadas de trabajo, decenas de monumentos el escultor a dedicado a Mart√≠, sea porque el rostro del Ap√≥stol protagoniza la pieza, sea porque una l√≠nea de su ideario acompa√Īa el conjunto o ilumina la tarja, sea porque la pieza se ha de colocar, como regalo, en una escuela, en un hospital, o en alg√ļn otro lugar sagrado.

Sus obras comparten el universo con las de much√≠simos otros artistas, de los cuales gran parte tambi√©n han puesto de s√≠ en obras martianas; martianas por su fin, por su filosof√≠a, por su contenido. Y tantos de ellos, como el escultor, han pensado en el momento aquel del 19 de mayo en Dos R√≠os…

Esculpido qued√≥, congelado en el tiempo, en esa versi√≥n de Anna Hyatt Huntington de la ca√≠da de Mart√≠ en combate. La esculpi√≥ con 82 a√Īos, para luego no volver a hacer otra gran estatua ecuestre. En el lienzo qued√≥ tambi√©n: en la tela herida, destruida en su arrebato por el propio autor, Valderrama, a los 25 a√Īos (‚ÄúLa muerte de Mart√≠‚ÄĚ en Dos R√≠os, 1917); en los oleos et√©reos de Carlos Enr√≠quez, que aun corren indetenibles componiendo el raptado de Mart√≠ por esas dos musas azules, tal vez esp√≠ritus de sendos r√≠os (‚ÄúDos R√≠os‚ÄĚ, 1939); o bajo la lluvia de corazones palpitantes y venosos, al pie de la palma nueva de Alicia Leal (‚ÄúLa muerte de Mart√≠‚ÄĚ, 1998); o en el Mart√≠ desnudo, sobre el caballo alado que en pleno galope vio Bonachea (‚ÄúCuando la muerte sedujo al maestro‚ÄĚ, 2001); o en ese instante c√°lido e irrepetible en el que Mart√≠ abre los brazos y ve su esp√≠ritu √≠rsele al vuelo, junto a las impredecibles pinceladas de Bullaudy (‚ÄúNo se conquista la vida sino con la muerte‚ÄĚ, 2010). Incluso en la ternura infinita del Mart√≠ so√Īado por Oliva, abrazado por las ni√Īas anhelantes, lejos de los trotes y los caballos y la guerra, se percibe la nostalgia de la p√©rdida, la inevitabilidad de la partida, la cercan√≠a de la muerte.

A caballo lo pens√≥ el escultor, a caballo lo model√≥ en la maqueta para el encargo de Dos R√≠os. Est√° ah√≠, en el rinc√≥n del taller, junto a la maqueta de Jos√© Maceo. Pero el caballo de este Mart√≠ no galopa, y el jinete no agoniza por el impacto de la bala, ni se inclina, ni se tiende, ni cae, y el esp√≠ritu no se le sale, ni viene nadie a besarle, y no hay plantas, ni flores, ni estrellas‚Ķ El Mart√≠ del escultor se eleva entero, caballo y todo, con sus cuatro cascos. Qu√© reto de dise√Īo y de ingenier√≠a el de este Mart√≠ elevado, llamado por los cielos, con todo y caballo.

‚ÄúPorque a Mart√≠ yo nunca me lo he imaginado cayendo. Y no lo quer√≠a hacer cayendo ah√≠ en Dos R√≠os tampoco. Lo quer√≠a hacer elev√°ndose. Y que el caballo se elevara. No est√° todav√≠a logrado, pero yo quer√≠a buscar la forma de que estuvieran en ascenso‚ÄĚ, dijo al fin Andr√©s Gonz√°lez.

Y en ascenso sigue ahí, la maqueta que dormita, el proyecto inacabado, la idea de un Martí que se eleva, más allá de la frustración de la muerte anticipada, del supuesto sosiego de la inmortalidad alcanzada. Tan vez flote sin dirección un día, cuando en el reino de este mundo no quede grandeza que conquistar. Hasta entonces se elevará, y con él, nosotros, mientras haya sacrificios que hacer, batallas que dar. Eso andaba pensando yo, mientras continuaba conversando con aquel hombre de la tierra.

 

 

 

 


Necesidad de Martí

Por: Jorge Antonio Rodríguez Guillén (presidente provincial del MJM en Villa Clara)

El pensamiento de José Martí constituye una fuente inagotable y necesaria de la cual beber en el proceso perpetuo de edificación espiritual de la nación y la nacionalidad cubana y en la definición de los principios éticos e ideológicos de las generaciones que continuamos enarbolando su ideal humanista y revolucionario.

Conducta moral e histórica legada por los sectores más progresistas de la primera mitad del siglo XX que tuvieron en la Generación del Centenario y en la figura de Fidel la expresión totalizadora del esfuerzo juvenil continuado (Mella, Villena, Guiteras) por rescatar de la amnesia, impuesta por los gobiernos y sustentada por los ideólogos burgueses, a Martí y ponerlo una vez más al servicio de su Patria. Quedó inscrito para todos los tiempos que lo cubano sin Martí no es completo o no es cubano.

El 28 de enero de 1960 el Che pronunci√≥ un discurso en el hemiciclo de la C√°mara del Capitolio Nacional en homenaje al aniversario 107 del nacimiento del H√©roe Nacional y esboz√≥ la l√≠nea hist√≥rica dada por Fidel en su alegato de autodefensa ‚ÄúLa historia me absolver√°‚ÄĚ sobre la continuidad hist√≥rica entre la gesta martiana de emancipaci√≥n nacional y la lucha de liberaci√≥n encabezada por ellos contra la dictadura de Batista y la opresi√≥n imperial norteamericana, nos dio un criterio esencial para comprender el alcance de la figura del Maestro: ‚Äú(‚Ķ) Mart√≠ fue el mentor directo de nuestra Revoluci√≥n, el hombre a cuya palabra hab√≠a que recurrir siempre para dar la interpretaci√≥n justa de los fen√≥menos hist√≥ricos que est√°bamos viviendo y el hombre cuya palabra y cuyo ejemplo hab√≠a que recordar cada vez que se quisiera decir o hacer algo trascendente en esta Patria(‚Ķ) porque Jos√© Mart√≠ es mucho m√°s que cubano: es americano; (‚Ķ) y su voz se escucha y se respeta no s√≥lo aqu√≠ en Cuba sino en toda Am√©rica (‚Ķ)‚ÄĚ y consecuente en pensamiento y acci√≥n Guevara sentenci√≥ adem√°s: ‚Äú(‚Ķ) no todos, ni muchos -y quiz√°s ninguno- pueda ser Mart√≠, pero todos podemos tomar el ejemplo de Mart√≠ y tratar de seguir su camino en la medida de nuestros esfuerzos. Tratar de comprenderlo y de revivirlo por nuestra acci√≥n y nuestra conducta de hoy (‚Ķ)‚ÄĚ. Aqu√≠ radica nuestro gran reto como individuos y como naci√≥n, ‚Äúyugo o estrella‚ÄĚ.

Consciente de la necesidad de impulsar la formaci√≥n de las nuevas generaciones de cubanos en lo m√°s aut√©ntico del pensamiento nacional, independentista, latinoamericano y humanista, la Revoluci√≥n desencaden√≥ desde los primeros a√Īos un amplio movimiento educativo, cultural y cient√≠fico para acercar estas esencias a cada rinc√≥n de la Isla y ante los retos actuales que tenemos como naci√≥n en el orden econ√≥mico, pol√≠tico y social por defender el derecho soberano a construir un modelo de desarrollo social socialista en medio de un mundo dominado por el valor de las mercanc√≠as y no por los valores humanos, la formaci√≥n de j√≥venes patriotas, con correctos h√°bitos de educaci√≥n formal; con estilos de vida saludables que se manifiesten en su conducta diaria; que defiendan la Ideolog√≠a de la Revoluci√≥n Cubana, con sus ra√≠z en el pensamiento martiano, es una tarea impostergable para la familia y la escuela.

Constituye l√≠nea de trabajo para el Sistema Nacional de Educaci√≥n que sus instituciones se rijan por un modelo de escuela que logre la armon√≠a entre la teor√≠a y la pr√°ctica y que gestionen un proceso docente-educativo que fortalezca el conocimiento de la obra martiana y la aprehensi√≥n de sus mensajes por los alumnos, como modelos de actuaci√≥n y conducta moral. La aspiraci√≥n es que en cada escuela se desarrolle la formaci√≥n de los ni√Īos, de los adolescentes y de los j√≥venes a partir del pensamiento de Jos√© Mart√≠.

En ese sentido el Proyecto de los Cuadernos Martianos concebido por Cintio Vitier nos brinda una alternativa que debe continuar explor√°ndose y explot√°ndose desde la pedagog√≠a. En el pr√≥logo al Cuaderno Martiano III Cintio nos antepone ante una idea que es el prop√≥sito fundamental de la obra formativa que ha concebido: ‚ÄúTener la plena conciencia de ser cubano, es ser martiano. Ser martiano es interiorizar, asumir, encarnar, poner en pr√°ctica en todo momento, por convicci√≥n √≠ntima, el ideario que se expresa en estas p√°ginas con la belleza verbal de un cl√°sico de la modernidad hispanoamericana y con la abnegaci√≥n de quien quiso ser, y fue, ‚Äėel servidor m√°s apasionado que puedan tener los hombres‚Äô‚ÄĚ.

En el ¬†aniversario 125 de la ca√≠da en combate del H√©roe Nacional Jos√© Mart√≠ es m√°s perentorio estudiar su figura, su pensamiento y accionar multifac√©tico. Promover el acercamiento de cada ni√Īo, adolescente y joven a sus obras: cuentos, poes√≠as, ensayos, discursos, manifiestos; a sus diarios en los cuales no hay un solo vestigio de temor, de arrepentimiento, de amilanamiento ante la certeza de que emprend√≠a una empresa que pod√≠a costarle la vida, y en ese prop√≥sito los Cuadernos Martianos, que fueron creados teniendo en cuenta las caracter√≠sticas psico-pedag√≥gicas de los alumnos con el objetivo de fomentar en ellos el cultivo de sentimientos √≠ntimos, patri√≥ticos y sociales y poseen un ordenamiento progresivo de sus contenidos que permite un desarrollo gradual, ascendente y sistem√°tico de la personalidad del alumno, lo que contribuye a que aprendan en el transcurso de su crecimiento a querer al amigo de La Edad de Oro y que aspiren a ser tan buenos como √©l; junto a la ‚ÄúGu√≠a para los maestros de las aulas martianas‚ÄĚ, en diversos formatos: impresos, digitales, en aplicaciones para m√≥viles androides; nos brindan una alternativa vital.

‚ÄúDicha grande‚ÄĚ, fueron las primeras palabras de Mart√≠ al pisar tierra cubana cuando desembarc√≥ con G√≥mez por Playitas de Cajobabo el 11 de abril de 1895, seguro de que emprend√≠a una obra por Cuba y por la Humanidad. Con esa misma voluntad y certeza transit√≥ a la inmortalidad, de cara al sol, el 19 de mayo del propio a√Īo y hoy en su tumba como escribi√≥ en los versos sencillos, la rosa blanca y la Bandera de la estrella solitaria.

Vayamos al encuentro afectuoso y enriquecedor, por voluntad, por admiración a los que dieron todo por esta tierra; como un acto de conciencia y de patriotas, con las esencias mambisas, martianas, y fidelistas. Esas son las claves que sostienen a esta generación que sentimos a Cuba y luchamos por ella.