Jojazz


Luna de Oshun

La delata el desenfado, la soltura en el andar, la pose dividida entre la diva de la canción y la mulata sandunguera de movimientos dulces y sensuales. A ratos parece desbordarse y una en el público se queda con la impresión de que el micrófono irá al suelo para entregarse por entero a un baile de caderas africanas. Aun en los temas más íntimos en los que solo la acompaña el piano, ella adereza su torrente de voz dúctil con el vaivén de los hombros, con las manos que dibujan armoniosos círculos a su alrededor. Antes de que le pidiera a su Madre una bendición ya todo el Teatro Avellaneda de Camagüey lo intuía, Luna Manzanares es hija de Oshun.

[+]


Una descarga a Tempo de Bouncing

Celebrar el Día Internacional del Jazz, y tener el privilegio de que Cuba fuera el escenario para dicho festejo, ha sido para los cubanos un verdadero lujo. Muchas fueron las actividades que se llevaron a cabo en todo el país, y por supuesto, los guantanameros también nos sumamos a este acontecimiento.

[+]


Bouncing Tempo en la órbita jazzística guantanamera

La tradición jazzística en Guantánamo, data del siglo xx, cuando las agrupaciones, en su mayoría soneras, trabajaban en la base naval de Guantánamo, espacio este en el que se produjo un intercambio músico-cultural significativo, que permeó la manera de hacer la música cubana con elementos jazzísticos; vale recordar a figuras como Lilí Martínez, Chito Latamblet, Pedro Jústiz, más conocido por Peruchín, entre otros; hoy emblemáticos en la historia sonora por sus interpretaciones donde prevalecían los comportamientos que aluden a este suceso musical. [+]


Óleo de un satélite llamado Luna

Es difícil dar por sentado que las segundas partes nunca fueron buenas cuando se trata de Luna Manzanares. Tres, cuatro…, e incontables veces podríamos quedarnos boquiabiertos y prendidos de su presencia y sorprendente registro vocal en un escenario o simplemente escuchando sus excepcionales interpretaciones por nuestras emisoras de radio o tarareando algún que otro tema celosamente guardado –por la que escribe y varios de mis amigos incluidos– en una lista de reproducción del teléfono celular o el computador. [+]


Los Colores de la diversidad musical

Alain Ladrón de Guevara es un joven baterista, inquieto y soñador, que un buen día apostó por la sonoridad del drum. En calidad de percusionista se le ha visto colaborar con reconocidos músicos cubanos, representantes de diversas corrientes estéticas y con diversos imaginarios sonoros. [+]


Libre como improvisación de jazz

Zule Guerra es una mujer muy libre y si de otro modo fuera no podría crear su arte. Ella es una dama del jazz, una scatista impresionante capaz de transformar su voz en mil instrumentos y brindar, a pura garganta, un concierto majestuoso. Quizá de su amor por la Bioquímica le quedó esa manía de combinar elementos, de formar nuevas sustancias. Con un poquito de funk, otro tanto de electrónica y de blues, algo de música latinoamericana y mucho, muchísimo de cubana, trajo Zule Guerra a la escena sonora del país este ajiaco musical conocido como NuJazz. [+]


Razones para una avalancha de jóvenes jazzistas

Cómo es posible, se preguntan muchos, que en un pequeño país, en el que no se enseña nada de jazz en las academias de música, surjan, indetenibles, hornadas y hornadas de talentosos intérpretes del más libre de los géneros musicales. La respuesta se podría empezar a buscar en la idea misma del jazz, en la libertad que implica su ejecución, en la mezcla de improvisación y rigurosidad que lo define y que es esencial al desarrollo de la música cubana. [+]