jazz


¡Qué manera de quererte, qué manera!

¬ŅY a qui√©n caldo quiere, cu√°ntas tazas le dan? Un derroche de amor y virtud fue lo que desbord√≥ el claustro y estudiantado del Conservatorio Esteban Salas en la gala por su aniversario 60. Cual quincea√Īeros por cuarta ocasi√≥n celebrados se vistieron de lujo y desplegaron sus mejores pertenencias, talento y consagraci√≥n. No escatimaron en recursos, hubo se√Īores brindis para todos los gustos. Esplendor y m√°s esplendor, cuando uno crey√≥ que no habr√≠a nada mejor los anfitriones sal√≠an a bandejas plenas. A fiestas como √©stas es a las que siempre quiero asistir. Cuando participo en convites como el del jueves 5 de marzo a partir de las 8.30 p.m en la Sala de Conciertos Dolores, s√© que vale todo el empe√Īo y la fe de los buenos cubanos.

Zulema Iglesias junto a Orquesta Sinfónica Juvenil/ foto yori andino

Varias fueron las semanas de ensayos. Bien puedo apuntar que cualquiera de ellos era ya algo muy cercano a lo sublime. ¬°Bravo! a todo el claustro de profesores y trabajadores que dejaron el alma en cada jornada; y por supuesto, a los j√≥venes artistas que hoy enarbolan la m√ļsica de una isla. A m√≠ me gusta la palabra isla aunque para muchos no est√© de moda, aunque se haya abusado del signo, a m√≠ me va. Un pedazo de ella habita los salones, aulas, pasillos y rincones de nuestra vivienda, el Conservatorio, que a seis d√©cadas expone juventud, salud y armon√≠a.

Yo s√© que me reboso cuando de ustedes hablo. ¬ŅQu√© le voy a hacer? Habitante incorregible soy.

Carlos Alberto Solís junto a Orquesta Sinfónica Juvenil/ foto yori andino

Varios fueron los formatos musicales que en pasarela tomaron el escenario. Segura estoy que lo hicieron a prop√≥sito. Quisieron mostrar a sus concurrentes todo cu√°nto tienen. No la in√ļtil vanidad de quien cambia de uno a otro traje sin llegar a reconocerse en alguno. ¬°Ay sublime belleza de los sentidos, menos mal que existes! Muchas son las generaciones que en Santiago y a miles de kil√≥metros por tierra y mar reconocen su formaci√≥n en la instituci√≥n.

Tal vez por eso es que Silvita Calzado, directora de Vocal Divas, se emocion√≥ al comentar sobre la labor del padre Osmundo Calzado, o de su propia historia de amor familiar con g√©nesis en la calle Santa Luc√≠a. Otro tanto lucieron las muchachas de Vocal Adalias, quienes con varios a√Īos de labor son egresadas todas del plantel. Santiago de Cuba ostenta un desarrollo en la m√ļsica vocal en formaciones femeninas y masculinas que amerita otra dedicatoria. Por lo pronto baste enfatizar que ellos y ellas son hijos de la formaci√≥n acad√©mica que hoy festeja.

Vocal Divas. Imagen de Archivo de yori andino

El Orfe√≥n Santiago y el coro Madrigalista se dieron cita en el tabloncillo bajo la direcci√≥n de la maestra Magalys S√°nchez. Bueno, ya sabemos de esta tierra y su tradici√≥n coral, su a√Īejo Festival de Coros y del rol de la ense√Īanza musical en la salvaguarda y proliferaci√≥n de este patrimonio musical.

Formaciones de m√ļsica de c√°mara integradas por alumnos y profesores tambi√©n asistieron al baile junto a solistas instrumentistas. Maestros como la agrupaci√≥n Magic Sax Quartet y el cuarteto de cuerdas Arkos, por supuesto quisieron aparecer en las instant√°neas, porque son referentes cuando de esta historia se narre. Los intr√©pidos del jazz, que por estas fechas no paran de acaparar el show, otra vez hicieron de las suyas. Sospecho que estos muchachos no tienen pare cochero, en poco tiempo seguir√°n dando mucho y bueno de que hablar.

Magalyz Sánchez frente al Orfeón y el coro Madrigalista/ foto yori andino

¡Pero Víctor, ARRASASTE!

V√≠ctor Vargas es un todoterreno. V√≠ctor es un hombre orquesta al estilo literal. Desde hace varios a√Īos se ech√≥ la Orquesta Sinf√≥nica Juvenil a los hombros y la verdad es algo impresionante. A √©l le han sacado en ocasiones anteriores hasta estribillos congueros a golpe sinf√≥nico ante presentaciones que como las de esta noche de marzo, arrasan.

Esta formaci√≥n acompa√Ī√≥ al mexicano Carlos Alberto Sol√≠s, en un tema de su autor√≠a que honr√≥ a las madres y que ilustr√≥ el hermanamiento entre las culturas de ambos pa√≠ses.

David Gómez y formato de jazz/ foto yori andino

Zulema, para la próxima avisa. ¡Cuánta grandeza! Claro que la Sala Dolores en pleno se puso de pie ante ti. No le pregunten más a la Iglesias por qué con tanta valía se quedó en Santiago, no se lo reiteren por favor. Ella decidió quedarse para que Santiago tenga razones de su orgullo. Respetamos y queremos a los que con talento y amor también habitan otras geografías. Y nos honra que esta mujer sea metáfora de su ciudad.

(a voces, orquesta y conteo de Pérez Prado) Uno, Dos, Tres, Cuatro, Cinco, Seis, Siete, Ocho ¡MaaaaaaaaaamBo! Ahhhh!!!!

‚Ķel p√ļblico baila, no hay quien pueda resistirse.

Uno, Dos, Tres, Cuatro, Cinco, Seis, Siete, Ocho ¬°MaaaaaaaaaamBo! Ahhhh!!!!

Hay flores por doquier, aquellas en celof√°n y aquellas con las que te premia la vida. La felicidad se antoja l√°grima en los ojos de algunos. Risas, Fiesta y alma llevan tatuajes de amor.

jazz band del Conservatorio/ foto yori andino

Uno, Dos, Tres, Cuatro, Cinco, Seis, Siete, Ocho ¬°MaaaaaaaaaamBo! Ahhhh!!!!

Oigan manit@s, ¬°apretaron! Somos una Orquesta que va por mucho m√°s. No me disculpen la sobredosis de adjetivos. No me perdonen el amor. Es mi Conservatorio, y siento orgullo.

(A ritmo de Conga): Unos, Dos y Tres, Uno, Dos y Tres: ¡Qué paso más chévere, qué paso más chévere el del Conservatorio é!


El Viaje, Zule Guerra

*Tomado de Cubarte

Por segunda ocasi√≥n llega a este espacio Zule Guerra, vocalista y jazzista cubana que nos presenta este a√Īo su √ļltima producci√≥n fonogr√°fica y primer CD de estudio:¬†El Viaje, perteneciente a la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, Egrem. Consecuente con su incursi√≥n dentro del llamado Nu jazz, es este un fonograma que se perfila como un fuerte contrincante dentro del g√©nero en el pr√≥ximo Cubadisco 2020.

El talento de Zule Guerra como cantante y vocalista ha sido reconocido con un premio JoJazz de Interpretaci√≥n en 2013, Gran Premio y Premio de la Popularidad en el Festival Slavianski Bazar 2014 y un Premio de Oro en el Festival de las Artes Baltic Stage, Letonia, 2015. Ya sabe lo que es ganar un Premio Cubadisco en √ďpera prima fonogr√°fica y audiovisual con¬†Blues de Habana¬†(Egrem, 2016), adem√°s de ser nominada en el 2018 con su EP independiente¬†Sesiones de Vitrola. Su participaci√≥n ese √ļltimo a√Īo en el Festival Artes de Cuba, organizado por el Centro John F. Kennedy para las Artes Esc√©nicas de Washington, fue de las m√°s ovacionadas por el p√ļblico y la cr√≠tica especializada.

A la exquisitez musical e interpretativa de este disco, debe a√Īadirse la autor√≠a de todos los temas a cargo de la propia Zule.¬†El Viaje¬†nos propone eso: el andar por la vida de una artista que devuelve sus vivencias en trascendentes im√°genes musicales, que coquetea con una amplia variedad de estilos, desde el palo monte a la canci√≥n afrocubana (excepcional sentido del tempo en ¬ęCanci√≥n para que Luis se duerma¬Ľ, que recuerda por momentos el ¬ęDrume negrita¬Ľ de Bola de Nieve), pasando por el¬†latin jazz¬†y las obvias influencias de la m√ļsica cubana. Vuelve a poner de manifiesto sus dotes interpretativas, su amplio rango vocal y el poder√≠o t√©cnico y expresivo de su voz; sobre todo, el dominio del¬†ska¬†que tan certeramente utiliza en temas como ¬ęCriolla en blues¬Ľ o ¬ęSweet and big orange hope¬Ľ.

Disco ac√ļstico este, donde la improvisaci√≥n llega en acordes m√°s claros, sobre todo de la mano de la guitarra y el drums. En ese sentido, se deben destacar los arreglos de Jes√ļs Pupo y la producci√≥n musical de Ern√°n L√≥pez-Nussa. Elenco acompa√Īante de lujo con el propio Pupo en el piano, H√©ctor Quintana en la guitarra, Samuel Burgos al bajo, Denis Boffil en la percusi√≥n, Marcos Morales en la bater√≠a , Emir Santa Cruz en el saxof√≥n y Alejandro Delgado en el fliscorno. Con Yoana Grass en la producci√≥n general, completan el equipo de realizaci√≥n Alfonso Pe√Īa en la grabaci√≥n y mezcla; Siavash Mozaffari en la masterizaci√≥n;¬† Arien Chang y Ren√© Rodr√≠guez en las fotos; y Marla Cruz en el dise√Īo gr√°fico.

Para la promoci√≥n de este disco en las plataformas digitales, hace unos d√≠as se lanz√≥ el EPK que acompa√Īa su presentaci√≥n. En √©l su autora explica las interioridades y motivaciones de este viaje:

 

Recuerde: si va a viajar, que sea con buena m√ļsica.


Morón es un centro para el jazz

A ocultas del conocimiento generalizado del p√ļblico mundano, parte de este, gustoso incluso del buen arte; cerca de los d√≠as veintitantos de marzo se celebra en Mor√≥n, ciudad del Gallo, el Jazz Centro. Organizado por el quinteto La Familia; parte importante de la jazz band compuesta por 13 m√ļsicos, con un sobresaliente predominio de instrumentos de viento en las noches de concierto, tales como: la trompeta, la familia del saxof√≥n y el tromb√≥n. La eventualidad gana espacio en el teatro Reguero, local que, en futuros a√Īos, se estima no alcance para suplir las necesidades de la audiencia.

En una provincia como Ciego de √Āvila que para nada es la m√°s destacada en la proyecci√≥n art√≠stica, Mor√≥n se muestra como una alternativa cultural de excelencia, gracias al Jazz Centro. El festival surge desde el seno de la familia de m√ļsicos Oney. La necesidad de extrapolarse de los cayos tur√≠sticos, que, a pesar de ser una excelente oportunidad de trabajo para los artistas, es una prisi√≥n de la libertad musical y enriquecimiento del alma. Nace en el a√Īo 2015 un nuevo espacio para la m√ļsica en vivo de orquesta, teniendo sus ra√≠ces en una pe√Īa representativa del g√©nero, con sede en la Fundaci√≥n Nicol√°s Guill√©n de la localidad.

La longevidad no es una caracter√≠stica de dicho espect√°culo, pero la calidad sufre sus m√°s altos extremos en el seno de su celebraci√≥n, justo una semana antes del Pi√Īa Colada. A pesar de su corta vida, no se ha dejado reposar la costumbre sobre el mismo, la participaci√≥n de invitados como, el de su tercera edici√≥n, Alfred Hubert Thompson Grinion, director de Caribbean Emsemble; el grupo moronense Dharma, indefinible en un g√©nero en espec√≠fico a pesar de la l√≠nea audiovisual que proyectan; Mestizaje, grupo de jazz de Matanzas con j√≥venes y virtuosos representantes, y Liv√°n Tartabull y su quinteto de saxofones, son una variable indefinible hasta su llegada cada a√Īo.

Jazz Centro 2018

El anhelo de tener en la eventualidad sin precedentes, a m√ļsicos de la talla de Alain P√©rez, es un deseo que no se le pas√≥ por alto a Dairon Oney, gran amigo del trinitario, en el festival Pi√Īa Colada 2019 durante la clase magistral del sonero en la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Ciego de √Āvila. Su cuarta y pr√≥xima edici√≥n estar√° dedicada a un multiinstrumentalista moronero, integrante de la agrupaci√≥n Bellita y Jazz Tumbat√°, Miguel Antonio Miranda L√≥pez, alias El pulpo; nombre ganado por su capacidad para ejercer varios instrumentos a la vez.

Miranda, es también padre del baterista integrante de Dharma, Dairon Miranda Valladares, quien es bien recordado por protagonizar una extraordinaria guerra de baterías en la segunda edición del evento, en 2018. Magnífico sería presenciar en una segunda parte, tal derroche de talentos, esta vez padre e hijo.

Varias locaciones han recibido al elenco en su trayectoria, adaptado a la organizaci√≥n de cada a√Īo, tales como la sede Nicol√°s Guillen, la presentaci√≥n especial en el cine Higuera del municipio Bolivia (en 2019) y la habitual descarga del √ļltimo d√≠a en el Centro de Casas de Mor√≥n, manteniendo su sede principal en las primeras dos noches. No es secreto que, p√ļblico del municipio cabecera anhela la extensi√≥n del festival hacia su territorio, lo cual ser√≠a magn√≠fico, si descartamos el miedo a que nos sea extirpado y nunca m√°s vuelva a ser Mor√≥n y su reguero un centro para el jazz.


Premios Cuerda Viva 2020 da a conocer sus nominados (+ video)

Ya conocido entre el p√ļblico cubano se anuncian los Premios Cuerda Viva, el Festival de M√ļsica Alternativa que este a√Īo est√° celebrando 18 a√Īos de emisi√≥n televisiva. Con tal motivo, el pasado viernes se anunciaron en la sala Arcos de Cristal de la emblem√°tica Tropicana los nominados a este certamen que tendr√° lugar el pr√≥ximo 28 de marzo.

[+]


Jazz en Holguín, nuevo evento y concurso para la creación joven

Una nueva oportunidad nace para los j√≥venes jazzistas cubanos, pues la Casa de Iberoam√©rica y la Direcci√≥n Provincial de Cultura en Holgu√≠n convocaron al I Festival ‚ÄúJazz en Holgu√≠n‚ÄĚ, del 8 al 12 de abril, que incluye un concurso con el objetivo de motivar la creaci√≥n e interpretaci√≥n de este g√©nero en j√≥venes m√ļsicos menores de 35 a√Īos.

En el mismo podr√°n participar todos los jazzistas nacionales y extranjeros cuyas edades est√©n comprendidas entre los 16 y 35 a√Īos de edad en el momento que se realice el certamen. Aunque no es requisito indispensable el haber cursado academia o instituci√≥n de la ense√Īanza art√≠stica, s√≠ lo es el hecho que los participantes cubanos pertenezcan al sistema de instituciones culturales del pa√≠s: la ense√Īanza art√≠stica, la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z o el Instituto Cubano de la M√ļsica, aseguraron los organizadores.

Festival Jazz en Holguín / cortesía del evento

Para la inscripci√≥n en este concurso se debe enviar nombre y apellidos, n√ļmero del carn√© de identidad, formato musical, direcci√≥n particular, instituci√≥n a la que est√° afiliado y contactos a la siguiente direcci√≥n: jazzenholguin@gmail.com

Asimismo se concursar√° en peque√Īo formato (m√°ximo seis integrantes, cuyas edades, incluida la del director, deber√°n estar comprendidas entre los 16 y 35 a√Īos de edad). La extensi√≥n m√°xima para la interpretaci√≥n de cada tema ser√° de seis minutos. Solo se permitir√°n dos secciones para la improvisaci√≥n dentro de cada obra y se podr√° concursar en formatos vocal, instrumental y vocal-instrumental en: standard (2), libre y tema de un compositor cubano. Se otorgar√° un Gran Premio y tantas menciones el jurado considere pertinente.

El festival parte de una tradici√≥n jazz√≠stica en la provincia, con nombres imprescindibles como Pedro Nolasco J√ļstiz Rodr√≠guez (Peruch√≠n), Juanito M√°rquez, Ram√≥n Valle, Julio Avil√©s, C√©sar Guti√©rrez, Joel Milord y otros que son ya patrimonio de nuestro acervo; adem√°s en los √ļltimos a√Īos se ha evidenciado un incremento de los exponentes de este g√©nero musical entre j√≥venes estudiantes del Conservatorio Jos√© Mar√≠a Ochoa, coment√≥ el promotor cultural Jimmy Ochoa Escalona, organizador del evento.

póster del evento/ tomada de radio holguín

‚ÄúSe pretende asaltar el centro de la urbe con descargas, conferencias, conversatorios y proyecciones de audiovisuales, que crear√°n el ambiente propicio para el disfrute tanto del sonido tradicional como del contempor√°neo. Se persigue, adem√°s, favorecer el di√°logo necesario entre los estudiantes del sistema de escuelas art√≠sticas, los m√ļsicos j√≥venes y ya consagrados del g√©nero, mostrando lo m√°s relevante del jazz novel cubano y reviviendo el m√°s de medio siglo de tradici√≥n de esta escena en la regi√≥n‚ÄĚ, a√Īadi√≥ Ochoa.

Jazz en Holgu√≠n ‚Äďal que ya han confirmado m√ļsicos como Gerardo Piloto, Ram√≥n Valle y Michael Herrera, pues pretende continuar y fortalecer una cultura del g√©nero en una ciudad que ha contado con espacios como el Holjazz y La esquina del Jazz, en Romer√≠as de Mayo‚Äď, estar√° dedicado a Joel Rodr√≠guez Milord y Julio Avil√©s por el esfuerzo de mantener la tradici√≥n del g√©nero en la provincia, y a los 300 a√Īos del pueblo de Holgu√≠n.


El tresero, Matamoros y yo: juez y parte

A Santiago de Cuba le son inherentes la trova y el son, y no porque quiera presentarles una postal de sol y playa, tabaco y ron, sino porque en verdad ambos modos trascienden los elementos musicales para anclarse en las diversas maneras que encuentra la identidad cultural para expresarse. Y no se trata solo de hallar la trova y el son en sus formas auténticas o primigenias, porque ello significaría la negación de la vida misma.

Las trovas y sones llegan a hibridarse con las corrientes musicales contempor√°neas m√°s inusitadas, ya en el joven trovador de la guitarra, que en formatos como tr√≠os, septetos y agrupaciones de la llamada m√ļsica tradicional y popular, que en la m√ļsica realizada por los coros profesionales, la Orquesta Sinf√≥nica y agrupaciones de c√°mara en el territorio y hasta en los c√≥digos absorbidos en recreaciones por los sonidos de ordenador.

Pancho Amat en acto inaugural Monumento al Tres, en mayo de 2011/ Foto archivo de la autora

A las anteriores se unen las lamentables interpretaciones que en algunas instituciones del turismo y la cultura artística se realizan en ocasiones a piezas sublimes de nuestra cultura musical, las que convierten en lugares comunes y transportaciones despelucadas importantes composiciones.

Sin pretensiones de a√Īorar un pret√©rito presuntamente mejor, de lo que s√≠ no tengo dudas es de la incidencia de ese pasado en nuestra actualidad musical, a sapiencia o no ‚Äďy hasta negaciones‚Äď ¬†de creadores, instituciones y p√ļblicos.

Por eso y a propósito que se acercan días de celebraciones trovasoneras por estos lares, se me antoja hablar de rostros y figuras simbólicas inmortalizados por las artes monumentales citadinas, en la intención de que sean entre nosotros actores de siempre.

Monumento al Tres

En el parque Aguilera, con ubicaci√≥n en la calle Reloj entre Enramadas y Aguilera, y justo frente a la Sala de Conciertos Dolores ‚Äďinstituci√≥n que enlaza importantes zonas de la creaci√≥n musical en la urbe‚Äď se halla el emplazamiento del monumento al Tres, instrumento declarado Patrimonio Cultural de la Naci√≥n.

En el entorno que lo circunda se observa un predominio de construcciones eclécticas, art decó, racionalistas, apareciendo también algunas cuyos orígenes se remontan a la etapa colonial, edificios de balconajes, de corredor y algunos que sobrepasan los dos niveles de altura, conviviendo unos junto a otros en estrecha simbiosis.

La escultura en bronce se dedica a inmortalizar la impronta del Tres en la identidad musical cubana. Su emplazamiento en la ciudad santiaguera responde a la consideraci√≥n de esta como reserva musical de la naci√≥n y asentamiento de la g√©nesis de varias expresiones musicales de la Isla. Tal como expresara en alg√ļn momento el maestro F√©lix Valera Miranda sobre el de las seis cuerdas, se trata de un ‚Äúinstrumento id√≥neo para hacer el son, porque a pesar de ser mel√≥dico, es r√≠tmico y sirve para acentuar lo sonero, adem√°s de ser una de las primeras ra√≠ces instrumentales de √©ste y otros g√©neros.‚ÄĚ

visitantes junto al Tresero

La pieza representa a un tresero en la interpretaci√≥n del cord√≥fono. El ejecutante an√≥nimo, a tama√Īo natural, hace uso del instrumento como s√≠ntesis de los treseros de Cuba. Con realizaci√≥n en los talleres de la Fundaci√≥n Caguayo, obra del destacado exponente de la escultura monumentaria y las artes visuales, el santiaguero Alberto Lescay Merencio, la representaci√≥n se caracteriza por l√≠neas circundantes y ascendencia expresionista, que remedan los sonidos intimistas que el instrumento sugieren a su autor.

Alberto Lescay adem√°s de su actividad creadora en la pl√°stica, es un propulsor de los valores musicales en el terru√Īo. En otros momentos realic√© menci√≥n a su labor y empe√Īo para la creaci√≥n del Iris Jazz Club en Santiago de Cuba. Ha unido su expresi√≥n art√≠stica en varias oportunidades a las interpretaciones musicales de Albertico Lescay, y otros m√ļsicos durante las varias celebraciones de dicha expresi√≥n musical en la provincia. En torno a s√≠ se nuclean diferentes exponentes de las artes visuales que suman sus decires al concierto cultural.¬†

La edición del Jazz Plaza 2019 contó con una obra de su autoría que ilustró el cartel de la cita y otros elementos promocionales. El Patio de la Fundación Caguayo en Vista Alegre es sede permanente de conciertos y presentaciones que abogan por lo más representativo y valioso del ámbito sonoro en diferentes vertientes.

Este tresero, creaci√≥n del artista, fue develado el 19 de mayo del 2011 como una de las actividades incluidas en la XV Feria Cubadisco, con celebraci√≥n en la oriental plaza, para rendir tributo al primer instrumento de la m√ļsica cubana que cuenta con la alta distinci√≥n ya enunciada. Para la ocasi√≥n se dieron cita en el enclave, Pancho Amat junto a j√≥venes figuras en un gran concierto; descarga que fue de disfrute del pueblo. Aquella edici√≥n celebr√≥ adem√°s un concurso para noveles instrumentistas del que result√≥ laureado Ren√© Avich.

La colocaci√≥n del monumento tuvo como pretensiones adem√°s de integrarse al ambiente urban√≠stico, atraer a m√ļsicos y seguidores de este instrumento emblem√°tico de la m√ļsica cubana a realizar presentaciones en sus alrededores, hecho que hasta donde recuerdo no se ha repetido. El maestro Pancho Amat s√≠ cuenta con participaciones en posteriores ocasiones en eventos de la m√ļsica en la ciudad y ha impartido clases magistrales para estudiantes de la Vocacional de Arte y el Conservatorio. Mientras estos momentos aguardan por la ‚Äúeventualidad‚ÄĚ, el tresero permanece en silencio. Ni siquiera atrapa la atenci√≥n de los caminantes y sus redes sociales, como su colega de faenas musicales, situado a unas tres cuadras de distancia.

El hombre y su guitarra,  un sombrero y nuestro amor

Este a√Īo se cumplir√°n 95 mayos de la creaci√≥n del Tr√≠o Matamoros, acaso la formaci√≥n musical m√°s referencial de cuanta maravilla fund√≥ el singular apellido. No voy a referirme a los aportes del emperador Miguel a la m√ļsica cubana, hoy quiero compartir esta especie de retrato hablado.

No lo s√© explicar pero un fuerte nexo me une a Miguel Matamoros. Casi siempre lo tiro a broma y la verdad es que su estela permanece en m√≠. Aun no afirmaba bien los pasos en mi mundo profesional cuando fui sorprendida por las primeras coordinaciones para erigirle un monumento. Es cierto que yo sent√≠a que aquella era una encomienda inmensa y solo transcurridos varios meses desapareci√≥ el v√©rtigo estomacal. Aquello se transform√≥ en mi raz√≥n de ser en los siguientes dos a√Īos. Yo, como la mayor√≠a, estaba acostumbrada a cohabitar con las manifestaciones del arte en el entorno urbano como la cosa m√°s natural del mundo, pero hasta ah√≠. Otra bien distinta era que, dado mi desempe√Īo por entonces como especialista ¬†del programa de salvaguarda y promoci√≥n del patrimonio musical, fuera convocada a encauzar las intenciones de la descendencia Matamorina en una primera redacci√≥n de Martha Matamoros.

Miguel Matamoros

Fue el artista y presidente del CODEMA Julio Carmenate quien sugirió valorar la obra del escultor Rolando Montero para acometer la presente. Después vino mucho tiempo de indagación, trabajo con la literatura especializada que nos guiara hacia un acercamiento a los rasgos fisonómicos y la personalidad del creador musical. Las ramificaciones familiares establecidas en Santiago y La Habana aportaron valiosas informaciones. La asesoría de Lino Betancourt resultó como siempre, imprescindible.

Y es que santiagueros, cubanos y foráneos hace tiempo reclamaban una obra que perpetuara la imagen del sonero-trovador, pues a pesar de ser una figura icónica del pentagrama, la mayoría de las personas desconocían su fisonomía.

El monumento se defini√≥ como una estatua de tipo participativa a tama√Īo natural (1.70 metros de alto) realizada en bronce, ubicada en la esquina del Callej√≥n del Carmen y San Bartolom√©. Se devel√≥ el 18 de mayo del 2011 durante la XV Feria Internacional CUBADISCO, un d√≠a antes del monumento al Tres.

En la intersecci√≥n de las calles mencionadas recibe a los transe√ļntes como uno m√°s. Con el pie izquierdo se apoya sobre una v√°lvula de agua para la extinci√≥n de incendios a la usanza de las primeras d√©cadas del XX. La guitarra descansa sobre el muslo izquierdo y a su vez el brazo de este hemisferio, sobre la guitarra. Con el sombrero en su mano derecha saluda en direcci√≥n al Callej√≥n del Carmen, estableciendo as√≠, un di√°logo constante con los caminantes que entran y salen en una y otra direcci√≥n.

Meses despu√©s a la inauguraci√≥n, por esas ocurrencias de la intervenci√≥n popular que veraces o no aqu√≠ no faltan, la vox populi dio el grito ‚Äú¬°le robaron el sombrero a Matamoros!‚ÄĚ A m√≠ regres√≥ el v√©rtigo estomacal. La gente teji√≥ sus tramas policiales, luego un se√Īor que trabajaba en una oficina contigua a la consagraci√≥n del Matamoros cont√≥ una versi√≥n m√°s noble. Lo cierto es que a los pocos d√≠as el sombrero estaba en la Oficina del Conservador de la Ciudad y ah√≠ retornaron las carreras por devolverlo al gesto del noble trovero-sonero de Cuba.

Miguel Matamoros

Mientras se realizaba el estudio fisonómico, el resto del equipo evaluaba el sitio de enclave donde realmente la imagen de Matamoros estuviese en relación con el entorno trovadoresco de ayer y hoy, y además se aviniera a las características urbanísticas, arquitectónicas y monumentales del espacio.

Entre otras propuestas se decidi√≥ por el entonces novedoso proyecto que acomet√≠a la Oficina del Conservador de la Ciudad, el bulevar del Callej√≥n del Carmen. Su ubicaci√≥n se halla paralela a la principal arteria cultural de la ciudad, la calle Enramadas ‚Äďdesde el 2015 corredor patrimonial Las Enramadas‚Äď, por donde transitan la mayor√≠a de los santiagueros y visitantes. En este trayecto que identifica la ciudad, la m√ļsica, el teatro de relaciones, los acordes del √ďrgano Par√≠s, las actividades organizadas por el INDER, la actividad de instituciones de referencia, los performances y excentricidades protagonizados por personajes populares resultan acontecimiento com√ļn.

El Callej√≥n toma su nombre porque colinda en la calle Santo Tom√°s # 505 con la Iglesia Cat√≥lica Nuestra Se√Īora del Carmen, sitio donde se encuentran los restos del compositor y maestro de capilla Esteban Salas. Con una extensi√≥n de cuatro tramos, el sistema viario se proyect√≥ para que deviniera eje cultural y artesanal, aparejado a actividades econ√≥micas y comerciales. Dada su cercan√≠a con el corredor de Las Enramadas, el del Carmen est√° llamado a complementar un espacio p√ļblico de importancia, donde a la prioridad del peat√≥n se sumen el comercio de las artesan√≠as y otras caracterizaciones culturales.

Sin embargo, a mi juicio el proyecto urban√≠stico no ha fructificado como se esperaba. Junto a la obra de laboriosos artesanos que ofrecen un decoro en la realizaci√≥n de productos como calzados, accesorios, bisuter√≠a, carteles y otros, convive la seudocultura del catre que ‚Äúpor una izquierda‚ÄĚ harto evidente comercializa una red de ‚Äúamores prohibidos‚ÄĚ pero legitimados al uso. La proliferaci√≥n de establecimientos privados asociados a la telefon√≠a m√≥vil y las tecnolog√≠as ha desarrollado una fauna social paralela en sus cercan√≠as que deteriora el principio y el fin de la concepci√≥n de la arteria. Otros sitios como el bar ‚ÄúSindo Garay‚ÄĚ en nada hacen honor al emblem√°tico nombre.

Durante un tiempo ello trat√≥ de palearse por un grupo de escritores, trovadores y artistas de la pl√°stica, en su mayor√≠a miembros de la AHS aupados en el proyecto Con Filtro, Lectura de Callejones, del Centro Provincial del Libro y la Literatura, en la conducci√≥n de la poeta Erika Abad. La realizaci√≥n acontec√≠a muy cerca del monumento a Matamoros y lleg√≥ a crear un p√ļblico af√≠n y atrap√≥ la curiosidad de varios paseantes. No obstante, el empe√Īo pereci√≥ a dos a√Īos de su existencia.

Otras acciones espor√°dicas como presentaciones de agrupaciones soneras en este entorno, o algunas del ya extinto taller √Ďico Saquito tampoco logran dinamizar el espacio al tratarse de momentos aislados, incongruentes con el entorno en el que devino el Callej√≥n.

Miguel Matamoros se erige atractivo para quienes por aqu√≠ transitan. Muchos son los que se detienen a tomar fotograf√≠as en las m√°s ocurrentes formas. Pero en su inmortalidad reclama ser observado y a√ļn m√°s, escucharse en un entorno acorde con su legado.


Capítulo # 2: El mundo interior de Yuri Seoane

(Notas sobre un cuerpo cimarrón)

El cuerpo busca la luz/el insomnio/la acción.

El cuerpo es un mediador entre el mundo físico y el mundo espiritual.

El cuerpo es un reloj de arena/una consola de m√ļsica/una pintura incompleta/abstracta.

El cuerpo narra la vida de los ancestros.

El cuerpo no es solo la carne.

El cuerpo es un espacio para hacer coincidir una iglesia/una mina de cobre/una laguna azul-misterio /y una loma donde los esclavos visualizan la rebelión.

El cuerpo es peligroso cuando es solo maquillaje.

El cuerpo muerde.

El cuerpo pinta/crea/rompe/siente.

El cuerpo es una vasija donde la energía se vincula con el mundo exterior.

El cuerpo es la puerta al mundo interior.

El cuerpo en Yuri Seoane es un instrumento para fluir entre las dos aguas que ofrece su obra: ‚Äúla fabulaci√≥n de la experiencia inconsciente‚ÄĚ y ‚Äúel mundo oculto a la vista del otro‚ÄĚ.

 

¬ŅPuede el cuerpo resistir/habitar/crear consciente de la realidad que evade?

Con motivo de la celebración del Encuentro de Jóvenes Intérpretes del jazz JazzNamá 2020, la Asociación Hermanos Saíz de Santiago de Cuba y su sección de artes visuales inauguraron la expo Mundo Interior. La muestra ocurrió el jueves 20 de febrero a las 8.00 p.m. en la galería de la Casa del Joven Creador de nuestra ciudad. Yuri Seoane, quien mereció en 2018 la beca de creación del Salón Santiago Artes Visuales Experimentación (SAVE), es el autor de varias propuestas expositivas en la urbe entre las que destacan: Entre el Cielo y la Tierra, en la Galería Sembradores de Cultura en el poblado el Cobre, durante el Festival del Caribe 2019, y Fragmentación y cotidianidad, discurso sobre el surrealismo tropical, en el Centro de Arte de Santiago de Cuba, a propósito de la celebración del SAVE 2019.

expo Mundo interior de Yuri Seoane/ foto: frank lahera

Entender la obra del artista visual Yuri Seoane desde una postura pasiva/tradicional puede llevarnos a interpretaciones ásperas y poco acertadas en cuanto al multimundo que ofrece su trabajo. Hijo oriundo de la loma del Cimarrón y la Virgen de la Caridad del Cobre, hace palpable su postura de hombre-obrero y hombre-mina. No se trata de una conexión formal que nos refleje su procedencia; se trata de una conexión simbólica entre los registros que yacen en su cuerpo a partir de lo vivido y su contexto personal, y los materiales externos que sobreviven incluso al inconsciente.

All√≠ donde muchos ven una galer√≠a para mostrar su obra, Seoane ve un cuarto/una mente/un sue√Īo/una acci√≥n/colillas de cigarros/monte. No hay una obra que mostrar, hay un mundo que descubrir y habitar. En esta disyuntiva entra el cuerpo como dispositivo esc√©nico/performance/autoficci√≥n, y nace como un arte necesario para las artes visuales en Santiago de Cuba.

Las paredes est√°n cubiertas de r√ļsticos parches. Elementos del monte componen la dramaturgia de la experiencia a la que ser√°n sometidos los espectadores: piedras/espinas/madera/comej√©n. Cada pieza nos recuerda su v√≠nculo directo con entidades que residen en la loma. Hay una expresi√≥n inconsciente en ellos que desnuda al artista, y nos lo presenta sin parafernalias ni otros clich√©s tendenciosos del arte. All√≠ hay una energ√≠a real/perceptible/sincera.

expo Mundo interior de Yuri Seoane/ foto: frank lahera

Cinta adhesiva sirve para sujetar cartulinas intervenidas con grafito, sin una intención decorativa, ni demostrativa, ni expositiva, sino como registro escénico de un cuerpo que transita por un espacio al que dota de viva. Materiales que explican las complejidades y la fragilidad del sujeto, materiales que pueden hacer doler la vista en medio de tanta fabulación.  

La iluminaci√≥n se torna azul y verde oscuro, el p√ļblico avanza y entiende que no ha llegado a una exposici√≥n, sino que ha entrado en el cuerpo de alguien. La iluminaci√≥n gu√≠a por el espacio hasta el final donde supuestamente debe terminar todo pero es donde comienza. All√≠ est√° √©l. Enajenado de la vista, oculto en su mundo interior, borra la realidad tal como la conocemos. Pinta/crea/rompe/siente. √Čl sobre una cama improvisada y un televisor que transmite sin parar un video arte que replica su imagen como una proyecci√≥n otra de su ser, all√≠ se siembra su idea: el hombre es lo que oculta el cuerpo.¬† ¬†

Pinta/crea/rompe/siente.

expo Mundo interior de Yuri Seoane/ foto: frank lahera

Otros elementos componen aquella infinita habitaci√≥n sensorial: la madera como pie de apoyo espiritual y las p√°ginas de libros que formulan otros significantes, a la vez que cuestiona ‚Äúel saber‚ÄĚ tal y como lo entendemos.

La composición escénica del espacio tiene instalación plástica, pintura, video arte, instalación sonora y performance. Toda esta mixtura hace un cuerpo que no es la carne del artista. Sino la interpretación corporal de su mundo.

Pinta/crea/rompe/siente.

¬ŅC√≥mo entender nuestro mundo interior a partir de la obra Yuri Seoane?

expo Mundo interior de Yuri Seoane/ foto: frank lahera

Cuando se mira en el espejo de otro, nuestra imagen puede aparecer en silencio. Allí donde el artista recrea un cuarto para no-dormir hay una pieza ejemplar, un espejo, y sobre el espejo una palabra: yo. 

El espejo siempre es para reflejar el yo, incluso si estamos dentro de este multimundo, incluso si no reconocemos la imagen. El espejo no miente/no ignora/no teme al maquillaje/solo habla. Entonces nos enfrentamos a nuestros propios miedos y deseos, a las angustias que rigen nuestro comportamiento enmascarado en nuestras vidas como entes sociales.

expo Mundo interior de Yuri Seoane/ foto: frank lahera

Algunas im√°genes son reconocibles al p√ļblico santiaguero. El mundo de Yuri es el mundo que sus padres construyeron para √©l, y que √©l intenta cambiar. Esas im√°genes, algunas expl√≠citas y otras no tanto, nos muestran al territorio santiaguero construido y recreado a partir de una lata de √≥xido y colillas de cigarros, la Virgen, los esp√≠ritus del monte, lo tradicional subvertido por el uso de la tecnolog√≠a y la redimensi√≥n de los significados de los cuales es heredero.

Se trata de un artista que desde su primera exposici√≥n a tratado de construir un lenguaje donde los temas de dif√≠cil representaci√≥n toman vida. ‚ÄúLo on√≠rico‚ÄĚ se convierte en espacio real y el cuerpo en un instrumento para evadir la realidad.

Su estética afronta la rigidez de la interpretación santiaguera especializada. Su obra es una irrupción en el mundo artístico de la ciudad, una ciudad anclada a criterios muy válidos y singulares, pero que necesita de otras miradas para abordar la contemporaneidad.

expo Mundo interior de Yuri Seoane/ foto: frank lahera

Su obra, aunque es muy personal y conectada con el pueblo donde ha crecido (en el cimarronaje), no posee barreras. Las √ļnicas limitantes visibles radican en la interpretaci√≥n, y esa, es una cuesti√≥n subjetiva por la que debe transitar siempre el arte. ¬†¬†¬†¬†¬†¬†

expo Mundo interior de Yuri Seoane/ foto: frank lahera

Propuestas como estas deben ser parte del rostro renovador de la AHS. Que sigue apostando por el riesgo y la verdad de los creadores más atrevidos y talentosos. En estas acciones yacen los verdaderos signos de la vanguardia, esos que hoy no sabemos qué significan como valor estético en algunas áreas institucionales. Le toca a Santiago de Cuba no dejar escapar a estos creadores, apostar por ellos y encaminarlos hacia el futuro. La ciudad debería encontrar su cuerpo tal como lo hace Yuri Elias Seoane Serrano a partir de su mundo interior.


JazzNam√°, un espacio para complacer

La ciudad de Santiago de Cuba es una de las urbes de gran relevancia cultural de Cuba. Su historia ligada a muchos procesos de la identidad nacional la hace sitio de visita permanente para muchas personas que desean conocer una parte importante del legado patrimonial de la naci√≥n cubana. Uno de los elementos distintivos de esta ciudad es la m√ļsica como elemento fundamental de la idiosincrasia de los hombres y mujeres que viven en esta regi√≥n del oriente cubano.

El jazz es una de los géneros musicales que ha calado hondo en el alma cultural de la urbe. Son muchos los eventos donde el jazz tiene un papel preponderante. El primero de su tipo y el que abrió la puerta para que muchos disfrutaran de este género fue el Encuentro Amigo del Jazz, protagonizado por la sede del Comité Provincial de la UNEAC y que fue el evento que permitió que el Jazz Plaza llegara a Santiago de Cuba. Pero es el JazzNamá, cita organizada por la Asociación Hermanos Saíz, el que aglutina a la mayor cantidad de jóvenes exponentes de este género después del Jojazz en el territorio nacional.

Festival Jazz Nam√° en Santiago de Cuba

Como cada a√Īo regresa a los escenarios santiagueros el Festival Jazz Nam√°, propuesta de lujo para los amantes de este g√©nero.

Publicada por Asociación Hermanos Saíz en Viernes, 21 de febrero de 2020

El JazzNam√° es un espacio cultural que en esta edici√≥n estar√° dedicado a los 60 a√Īos del Conservatorio Esteban Salas, lugar de formaci√≥n de los grandes jazzista santiagueros. Al cuarteto de Saxofones Magic Sax, uno de los grupos musicales de mayor relevancia en la ciudad y que han trascendido al plano nacional para convertirse en una de las grandes agrupaciones de jazz de Cuba, as√≠ como a los 505 a√Īos de la fundaci√≥n de la ciudad, a celebrarse el pr√≥ximo 25 de julio.

Entre conciertos, paneles te√≥ricos e intervenciones comunitarias, el JazzNam√° inundar√° varios espacios del 21 al 24 de febrero, lo que convertir√° a la ciudad de Santiago de Cuba por estos d√≠as en el epicentro de la promoci√≥n de un g√©nero musical hecho por los j√≥venes cubanos. Muchas son las sorpresas que depara esta edici√≥n pero destacar la participaci√≥n de los m√°s recientes ganadores santiagueros del Concurso de J√≥venes Jazzista Jojazz y un concierto de la Jazz Band del Conservatorio, la √ļnica dirigida por un estudiante de las tres existentes en el pa√≠s.

JazzNam√° 2020 en Santiago de Cuba. Foto tomada del perfil de facebook de la AHS

Otro valor a√Īadido de este evento es su preponderancia para la conformaci√≥n del expediente que pretende incluir a Santiago de Cuba en el listado de las ciudades creativas del mundo, en el apartado de Ciudad Musical. Por eso es loable el empe√Īo que ha puesto la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la Ciudad H√©roe, para mantener y siempre promover las j√≥venes promesas del jazz en el oriente cubano. Posibilitando de esta forma una plataforma alternativa de intercambio con el p√ļblico interesado y de educaci√≥n musical para las futuras generaciones.

JazzNam√° 2020 en Santiago de Cuba. Foto tomada del perfil de facebook de la AHS

Esta edición del 2020 se prevé ser mejor que las anteriores porque el clima del Festival Internacional Jazz Plaza todavía se respira en la urbe y las personas buscan nuevas sonoridades para contentar sus noches con los conciertos que muchos jóvenes y artistas consagrados pretenden brindar en el contexto de este festival que nació para quedarse eternamente en el alma musical de Santiago de Cuba.


‚ÄúJazz en Holgu√≠n‚ÄĚ, un sue√Īo hecho realidad

Con una tradición jazzística de la que emergen nombres imprescindibles como Juanito Márquez, Ramón Valle, Julio Avilés y Joel Rodríguez Milord, y por la siempre creciente vuelta a estas raíces de la joven vanguardia artística holguinera, este nororiental territorio bien que ha podido convertirse en una especie de Nueva Orleáns cubano.

[+]