Jazz Plaza


JazzNam√°, un espacio para complacer

La ciudad de Santiago de Cuba es una de las urbes de gran relevancia cultural de Cuba. Su historia ligada a muchos procesos de la identidad nacional la hace sitio de visita permanente para muchas personas que desean conocer una parte importante del legado patrimonial de la naci√≥n cubana. Uno de los elementos distintivos de esta ciudad es la m√ļsica como elemento fundamental de la idiosincrasia de los hombres y mujeres que viven en esta regi√≥n del oriente cubano.

El jazz es una de los géneros musicales que ha calado hondo en el alma cultural de la urbe. Son muchos los eventos donde el jazz tiene un papel preponderante. El primero de su tipo y el que abrió la puerta para que muchos disfrutaran de este género fue el Encuentro Amigo del Jazz, protagonizado por la sede del Comité Provincial de la UNEAC y que fue el evento que permitió que el Jazz Plaza llegara a Santiago de Cuba. Pero es el JazzNamá, cita organizada por la Asociación Hermanos Saíz, el que aglutina a la mayor cantidad de jóvenes exponentes de este género después del Jojazz en el territorio nacional.

Festival Jazz Nam√° en Santiago de Cuba

Como cada a√Īo regresa a los escenarios santiagueros el Festival Jazz Nam√°, propuesta de lujo para los amantes de este g√©nero.

Publicada por Asociación Hermanos Saíz en Viernes, 21 de febrero de 2020

El JazzNam√° es un espacio cultural que en esta edici√≥n estar√° dedicado a los 60 a√Īos del Conservatorio Esteban Salas, lugar de formaci√≥n de los grandes jazzista santiagueros. Al cuarteto de Saxofones Magic Sax, uno de los grupos musicales de mayor relevancia en la ciudad y que han trascendido al plano nacional para convertirse en una de las grandes agrupaciones de jazz de Cuba, as√≠ como a los 505 a√Īos de la fundaci√≥n de la ciudad, a celebrarse el pr√≥ximo 25 de julio.

Entre conciertos, paneles te√≥ricos e intervenciones comunitarias, el JazzNam√° inundar√° varios espacios del 21 al 24 de febrero, lo que convertir√° a la ciudad de Santiago de Cuba por estos d√≠as en el epicentro de la promoci√≥n de un g√©nero musical hecho por los j√≥venes cubanos. Muchas son las sorpresas que depara esta edici√≥n pero destacar la participaci√≥n de los m√°s recientes ganadores santiagueros del Concurso de J√≥venes Jazzista Jojazz y un concierto de la Jazz Band del Conservatorio, la √ļnica dirigida por un estudiante de las tres existentes en el pa√≠s.

JazzNam√° 2020 en Santiago de Cuba. Foto tomada del perfil de facebook de la AHS

Otro valor a√Īadido de este evento es su preponderancia para la conformaci√≥n del expediente que pretende incluir a Santiago de Cuba en el listado de las ciudades creativas del mundo, en el apartado de Ciudad Musical. Por eso es loable el empe√Īo que ha puesto la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la Ciudad H√©roe, para mantener y siempre promover las j√≥venes promesas del jazz en el oriente cubano. Posibilitando de esta forma una plataforma alternativa de intercambio con el p√ļblico interesado y de educaci√≥n musical para las futuras generaciones.

JazzNam√° 2020 en Santiago de Cuba. Foto tomada del perfil de facebook de la AHS

Esta edición del 2020 se prevé ser mejor que las anteriores porque el clima del Festival Internacional Jazz Plaza todavía se respira en la urbe y las personas buscan nuevas sonoridades para contentar sus noches con los conciertos que muchos jóvenes y artistas consagrados pretenden brindar en el contexto de este festival que nació para quedarse eternamente en el alma musical de Santiago de Cuba.


Capítulo # 1: Ciudad musical

¬ŅEs Santiago de Cuba una ciudad para el jazz?

La respuesta es concreta: S√ć.

Santiago es una ciudad multicultural donde la buena m√ļsica y el buen arte es percibido y recibido de formas muy sui g√©neris. En estos d√≠as en que est√° de moda el t√©rmino de Ciudad Creativa, y donde los santiagueros nos hemos propuestos ver a la ciudad bajo los resortes de este concepto, distinguir a nuestra urbe como una ciudad musical es una mirada v√°lida y consecuente con las acciones diarias que se acometen para promover, divulgar y crear desde la perspectiva de la m√ļsica, que provoca la expresi√≥n genuina/corporal del santiaguero.

M√°s de una decena de festivales y eventos adornan la sonoridad de la cartelera cultural de la provincia; entre ellos destacan algunos del sistema institucional de la cultura como el Matamoros Son, los festivales de la Trova Pepe S√°nchez y el Internacional de Coros Electo Silva In Memoriam, adem√°s del Jazz Plaza; este √ļltimo genera una conexi√≥n entre las dos ciudades m√°s importantes del pa√≠s, donde la m√ļsica se muestra como un elemento unificador desde lo cultural aunque se revierte en intercambio y simbiosis de los valores m√°s caracter√≠sticos de la naci√≥n. La UNEAC provincial tambi√©n sostiene jornadas leg√≠timas de se√Īalar: El Festival de Boleros y El Amigos del Jazz, ambas jornadas con un marcado arraigo por parte de los ciudadanos. A todo esto, hay que sumarle la evidente y aut√©ntica perspicacia de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z como parte de ese sistema y su labor en pos del desarrollo de los j√≥venes baluartes de la creaci√≥n art√≠stica.

Momentos del Jazz en Santiago. Foto: Frank Lahera O¬īCallaghan

La AHS responde a una diversidad que hoy, en Santiago de Cuba, solo puede encontrarse en sus filas y en los proyectos que se generan desde all√≠. Los festivales y eventos responden a una estrategia para visibilizar aquellos nichos de la creaci√≥n donde sus exponentes tengan mayores resultados con su obra. Ese arco√≠ris se matiza con los festivales: Rockevolution, Festival de M√ļsica Electr√≥nica Playarte, Festival de Hip Hop Palabras y el Encuentro de J√≥venes Int√©rpretes del Jazz JazzNam√°. Espacios que son necesarios en materia de pol√≠tica cultural, aport√°ndole calidad y diversidad a la programaci√≥n cultural de la provincia, la cual se resume en una cartelera enorme que necesita de elementos como los aportados por la asociaci√≥n para dinamitar sus espacios y revolucionarlos.

En una ciudad donde todas las semanas hay un evento importante, que genera plazas m√ļltiples para el di√°logo y la superaci√≥n, la AHS emerge como un punto de resistencia cultural, no solo a la chatarra que algunos pretenden nombrar como arte y que cada vez gana m√°s sitio en los c√≠rculos sociales m√°s vulnerables, sino tambi√©n a esa propia programaci√≥n cultural a la que responde y con la que entra en constante incompatibilidad.

Momentos del Jazz en Santiago. Foto: Frank Lahera O¬īCallaghan

Lo antes dicho parece una contradicci√≥n, y en esencia admito que lo es, pero nuestras instituciones aun no act√ļan con toda la coherencia pol√≠tica, c√≠vica y est√©tica necesaria. Llevan a√Īos inmovilizadas desde su quehacer y son (hoy) v√≠ctimas de sus propias incapacidades. Las grandes citas que emanan de su funcionamiento son sostenidas por un impulso otro, que responde a una integraci√≥n moment√°nea (efectista e inorg√°nica) y que no desprende saberes visibles a ese funcionamiento.

Se hacen visibles notables incongruencias: una planificación que no organiza el proceso, la no jerarquización, la programación de artistas que contradicen el objeto social de quien lo programa, así como divulgación de acciones culturales sin una proyección desde la comunicación especializadas, entre otras que harían extensa esta lista. En medio de todas estas contradicciones, la AHS entra, participa, se compromete, pelea y se responsabiliza con ideas y acciones concretas. Un ejemplo auténtico es el ya mencionado Encuentro de Jóvenes Intérpretes del Jazz: JazzNamá.   

Momentos del Jazz en Santiago. Foto: Frank Lahera O¬īCallaghan

Esta cita entre artistas del género se piensa como plataforma para la superación, viéndola como creación pura por parte de los noveles cultores del género, así como plataforma para el diálogo generacional. El encuentro que siempre es en febrero, en esta ocasión se celebra entre los días 21 y 25, busca el reconocimiento a aquellas entidades y personalidades que permiten un desarrollo teórico-práctico del género.

En esta edici√≥n se reconocer√°n al Conservatorio Esteban Salas, escuela que ha formado durante 60 a√Īos un sinf√≠n de generaciones y con la cual la AHS en la provincia sostiene acciones sistem√°ticas conjuntas en pos del desarrollo de los j√≥venes m√ļsicos en formaci√≥n; y tambi√©n la dedicatoria llega al cuarteto de saxofones Magic Sax Quartert, agrupaci√≥n santiaguera de referencia ineludible para nuestros j√≥venes m√ļsicos y que han contribuido a la formaci√≥n de muchas generaciones, algunos de ellos hoy participantes del evento.¬† ¬†

Para esta ocasi√≥n se escuchar√°n sonoridades provenientes de varios proyectos creados dentro de la propia ense√Īanza, los cuales intercambiar√°n con distintas agrupaciones del pa√≠s. Destacan el cuarteto de viento Confluencias, galardonado en la m√°s reciente edici√≥n del JoJazz. Asimismo se prev√© que el encuentro se extienda por varios centros culturales del territorio, d√≠gase el Iris Jazz Club, la sala de conciertos Dolores, el Museo de la M√ļsica, el patio de la Casa del Joven Creador y el Conservatorio Esteban Salas.

Momentos del Jazz en Santiago. Foto: Frank Lahera O¬īCallaghan

JazzNam√° 2020, contar√° con un apartado dedicado a la teorizaci√≥n entorno al g√©nero nacido en New Orleans y llegado a Cuba a inicios del siglo pasado. De esta forma, el evento prev√© la presentaci√≥n de libros, ponencias, conversatorios con protagonistas, entre ellos se destaca la del music√≥logo y periodista Joaqu√≠n Borges Triana. Contar√° tambi√©n con un panel dedicado a la promoci√≥n y producci√≥n musical del g√©nero y las posibilidades que ofrece la AHS como un camino √ļtil para transitar.

Cuando aun se escuchan los ecos de la pasada edición del Jazz Plaza, Santiago de Cuba abrirá sus puertas a un festival que está llamado a fomentar el gusto musical, además de servir de laboratorio para la experimentación en un género caracterizado por la improvisación del ritmo y la libertad creativa de sus exponentes.

Con estas premisas pudiéramos volver a la esencia de la pregunta inicial.

¬ŅPor qu√© la cuna del son es un espacio real para el jazz?

¬ŅC√≥mo entroniza un g√©nero for√°neo en una ciudad tan tradicional?

¬ŅPor qu√© tantos j√≥venes en formaci√≥n apuestan por este g√©nero?

Hay que entender a Santiago de Cuba como una ciudad que est√° experimentando cambios gigantescos en toda √≠ndole. Una ciudad que se desmarca y dentro de la propia inmovilidad que en algunos sectores se aferran para sostenerla, la ciudad fluye y se busca as√≠ misma. Es Santiago un espacio para la trova, el rock, el hip hop y el jazz. Es Santiago un espacio para hacer converger lo tradicional y la vanguardia, en esa b√ļsqueda encontrar los modos institucionales es de una importancia capital incluso para esa tradicionalidad que nos identifica en cada sector.

Debemos estar prestos para dialogar con todo lo que culturalmente nos permita crecer. La apuesta de los más jóvenes por este género forma parte de esa resistencia cultural de las nuevas generaciones a códigos gastados, y al mismo tiempo la participación junto a los referentes directos del jazz en la isla, en la programación ya referida.

¬ŅQu√© pasar√≠a si esta programaci√≥n fuera totalmente eficiente?¬†¬†

¬†Esta pregunta es solo para generar un punto de an√°lisis en otro comentario. El potencial institucional y humano (a pesar del √©xodo) es suficiente para convertir a Santiago en una Ciudad Creativa, como urbe cuyo patrimonio musical es incomparable. Ajustar esos recursos a trav√©s de un dise√Īo af√≠n con el contexto permitir√≠a visualizarla, compartirla y renovarla desde una impronta universal, necesaria como ciudad de futuro y presente.

Descargue el Programa del Encuentro de Jóvenes Intérpretes del Jazz JazzNamá 


Jam Session: Notas para una descarga

Si este libro en manos de los lectores se sumara al concierto jazz√≠stico, ganar√≠a la m√ļsica cubana. A pesar del desarrollo hist√≥rico del g√©nero en nuestro pa√≠s, su paralelo te√≥rico no observaba una dedicaci√≥n en similares proporciones, muy a pesar del ejercicio de nombres como los de Leonardo Acosta, o los valiosos aportes no publicados de Danilo Orozco y la contribuci√≥n de trabajos de Borges-Triana, Claudia Fallarero, entre otros autores m√°s o menos noveles que se han dado cita en n√ļmeros de la revista Clave dedicados al tema y en otras publicaciones aisladas.

Unido a esto está el hecho de que investigadores y periodistas muchas veces concentraron su pensamiento en el panteón sagrado de este hacer musical. Solo en tiempos cercanos y gracias a las arenas esparcidas por unos pocos jóvenes investigadores, es que se intenta visualizar en letra impresa o digital la obra de las nuevas promociones de jazzistas.

A partir de los 2000 se observa un ambiente cognitivo creador en los predios académicos a favor de los procesos que rodean la jazzista creación. Tal efervescencia ha brotado en la Universidad de las Artes y en los centros universitarios del país, con la emergencia de tesis de grado desde disciplinas como la musicología, Historia del Arte, Comunicación Social y Periodismo, fundamentalmente. Tales estudios, salvadas las excepciones, perecen justo al momento de la celebrada cuantificación del ejercicio. Unas pocas ven la luz de alguna publicación y en algunos casos, cuando más, se han socializado sus saberes en los espacios teóricos de eventos culturales afines.

También es cierto que muchos de los autores de tesis en opción al grado de esto o aquello, luego de descubrir el agua fría, ignoran el cómo trasladar la redacción académica al discurso del ensayo, artículo, testimonio o cual sea el lenguaje de la publicación dirigida al amplio lector, más allá de las geografías de las altas casas de estudio.

Por todo lo anterior me atrevo a aseverar que los exiguos resultados aparecidos en el surrealista rublo de ‚Äútiempos recientes‚ÄĚ intentan cubrir un vac√≠o de varias d√©cadas. Sin embargo, Jam Session. La Nueva Generaci√≥n, p√°ginas que hoy coloco a consideraci√≥n de posibles lectores, de ninguna manera presenta una historiograf√≠a sobre el g√©nero, sino que ofrece desde la multiplicidad de enfoques un retrato aproximado de una franja de las j√≥venes generaciones de jazzistas cubanos. Lo recibo como una compilaci√≥n de enfoques que tienen como sedimento com√ļn una sociolog√≠a musical del modo jazz.

Creo que este creciente interés por el estudio del entorno jazzístico cubano, sobre todo a partir de los 2000, pudiera obedecer a un panorama más optimista, no en cuanto a creación y calidad musical harto probada, sino en cuanto a los aspectos sociomusicales, socioculturales, institucionales y de promoción que han posibilitado una mayor visualidad a escala social.

Ya hemos conversado en otros espacios de la escritura y la oratoria sobre el rol de festivales y eventos nacionales como el Jazz Plaza a partir de 1980, y desde 1998 el Jojazz, unido a otras paradas organizadas por la UNEAC y la AHS como el Amigo del Jazz y el Jazz Na Má en las respectivas filiales santiagueras, entre otros espacios isla adentro. Estas celebraciones devienen momento de reconocimiento y legitimación para sus participantes.

La creaci√≥n de clubes para la promoci√≥n del g√©nero unido al talento de j√≥venes que entrecruzan las fuentes del jazz con los afluentes que provienen del acervo musical cubano de ra√≠z, despiertan la inquietud en quienes cartograf√≠an el universo sonoro en la Cuba de hoy. Las m√°s insospechadas posibilidades de hibridaci√≥n que signa la emancipaci√≥n del jazz con m√ļsicas y estilos varios ‚Äďque van desde la m√©dula √≥sea de g√©neros etiquetados como ‚Äúm√ļsica cubana‚ÄĚ, cruzan puentes de m√ļltiples v√≠as hasta llegar incluso a la electr√≥nica‚Äď le garantiza nuevos y tambi√©n heterog√©neos p√ļblicos.

Estos discursos de lo jazz√≠stico se reciben por v√≠as como la radio o TV, spots televisivos para eventos de dis√≠mil naturaleza, lo cual redunda en canales informativos que de modo paulatino pudieran contribuir a la formaci√≥n de audiencias. Las plataformas de Internet y el uso de las redes sociales colocan a los m√ļsicos ubicados en la di√°spora al alcance de una tecla, se difuminan los l√≠mites geoculturales, lo que simboliza parcela de cultivo para los investigadores sociales.

Los jóvenes jazzistas y procesos sociomusicales que trae a su escenario Jam Session…, forman la continuidad de una tradición musical, a la que imprimen sus propios aportes y estilos, con lo cual contribuyen a delinear la historia del género en lo que va de siglo XXI.

Los cuatro ensayos convocados comparten el interés por la revisión del movimiento de jóvenes jazzistas. Quienes estudian cada una de las temáticas son o se convirtieron en practicantes del espacio que analizan, lo que les posibilita abordar la creación, la interpretación y el consumo del jazz desde el centro de la tierra.

La presente compilación propone un espacio de debate, a partir de la muestra de resultados obtenidos por estudiosos noveles. El punto de mirada recae en promociones cercanas aun en el tiempo de compositores e instrumentistas, que en la mayoría de los casos visibilizaron su obra preliminar a partir de la participación en el concurso Jojazz.

Para esta publicaci√≥n fueron seleccionadas tres tesis de grado en las especialidades de Musicolog√≠a y Comunicaci√≥n Social. Camila Cortina desde la historiograf√≠a y los estudios culturales estudia las formas en que se conserva la ‚Äúcubanidad‚ÄĚ en la vida y obra de m√ļsicos radicados en Espa√Īa.

Pedro Sureda se detiene en las particularidades que individualizan la interpretaci√≥n de dos j√≥venes m√ļsicos, a partir del estudio de los procesos de s√≠ntesis musicales que identifican sus estilos personales. Es el caso de Harold Lopez Nussa y Rolando Luna.

Reinier Aldazabal propone un an√°lisis de los usos sociales que vivencian los p√ļblicos que asisten a los conciertos realizados en La Habana que tienen como n√ļcleo el jazz hecho por recientes promociones de m√ļsicos. A partir de la descripci√≥n de las principales pr√°cticas comunicativas consustanciales a dichas audiencias durante las presentaciones, son objeto de an√°lisis aquellos elementos que act√ļan como mediadores individuales e institucionales entre el p√ļblico y la m√ļsica, y que transversalizan los usos que se hacen de ella.

A ellos concurre como portada un texto de la musicóloga Claudia Fallarero publicado en la revista Clave que resultó ser el punto de partida de varias aristas de estas investigaciones y que aborda, desde criterios  generacionales, los elementos musicales que caracterizan la novel creación jazzística.

Concluye la descarga un catálogo que recoge parte de las producciones discográficas de jóvenes exponentes del género desde 1998 hasta fechas cercanas a la publicación del título.

Aun cuando los autores en congregaci√≥n apelan a la menci√≥n de nombres de la actual escena jazzista, el principal logro del volumen reside en la triangulaci√≥n de m√©todos y procesos de la investigaci√≥n cultural. La revisi√≥n de estas p√°ginas propuestas por la colecci√≥n d‚Äô M√ļsica del sello CIDMUC (¬°2012!!!!) ‚Äďque como muchos otros t√≠tulos perdieron el sello de garant√≠a como ‚Äúnovedad literaria‚ÄĚ y hoy habitan su madurez en m√°s de una librer√≠a cubana‚Äď bien pueden significar una invitaci√≥n para que otros cr√≠ticos, periodistas e investigadores del pa√≠s se ocupen de visibilizar las omisiones y zonas no constre√Īidas en este volumen, con el fin de la prolongaci√≥n de la descarga desde una mirada contextualizada a cada territorio.


Como todo un quincea√Īero

Para los latinos los festejos por los 15 a√Īos son de gran relevancia. Con la misma elegancia que caracteriza a estos jolgorios juveniles arrib√≥ a su XV edici√≥n el Coloquio Internacional de Jazz ¬®Leonardo Acosta in memoriam¬®. Cuatro d√≠as en los que su directora y coordinadora general Neris Gonz√°lez Bello llev√≥ a cabo un interesant√≠simo programa acad√©mico.

[+]


Una plaza para el jazz en Santiago de Cuba

Ya se escuchan los sonidos del Festival Internacional Jazz Plaza que por cuarta ocasi√≥n tiene como sede a la ciudad de Santiago de Cuba, la ciudad musical por excelencia de Cuba. Muchas son las agrupaciones noveles y consagradas que se encuentran en cada concierto o presentaci√≥n en espacios p√ļblicos de la urbe. Entre las tantas agrupaciones que se dedican al cultivo del g√©nero sobresalen los j√≥venes estudiantes y graduados del Conservatorio ‚ÄúEsteban Salas‚ÄĚ, materia prima fundamental del jazz en la Ciudad H√©roe.

Si hacemos un poco de historia podemos comprender que sin el empuje de muchos j√≥venes que ya son importantes m√ļsicos de Cuba y del mundo no existir√≠a el panorama del jazz que muestra la ciudad. Desde David Virelles, que fue uno de los primeros en ganar el concurso de j√≥venes jazzista conocido como el Jojazz hasta el cuarteto de saxofones ‚ÄúConfluencias‚ÄĚ, los ganadores del primer premio en peque√Īo formato en la m√°s reciente edici√≥n. Por esta lista tambi√©n hay que mencionar agrupaciones como Influencia y Okan Jazz, de la cual muchos de los integrantes de esta √ļltima fueron los ganadores de Santiago y Guant√°namo del concurso televisivo La Gran Banda.

Publicada por Yasel Toledo Garnache en Mi√©rcoles, 15 de enero de 2020

La impronta de los j√≥venes en el jazz es tan grande que el II Evento Te√≥rico de Jazz ‚ÄúLeonardo Acosta in memoriam», celebrado en esta provincia oriental, en su segundo d√≠a de secci√≥n estuvo dedicado a este grupo, donde los ganadores y participantes del Jojazz dar√°n sus impresiones sobre la importancia de este evento para su desarrollo profesional. Encuentros que estar√° acompa√Īado con la conferencia de la investigadora musical Yorisel Andino sobre la cronolog√≠a de los participantes santiagueros en el Jojazz y las presentaci√≥n de Nelo Gonz√°lez, vicepresidente de la AHS, acerca de la promoci√≥n del g√©nero que hace esta organizaci√≥n para los j√≥venes y el p√ļblico en general.

Una de las sorpresas del Jazz Plaza en Santiago ha sido poder escuchar a la agrupaci√≥n Dejazzvi, conformada por j√≥venes m√ļsicos estudiantes del Conservatorio ‚ÄúEsteban Salas‚ÄĚ. Todos estos muchachos dirigidos por el saxofonista David G√≥mez conforman un elenco de primera l√≠nea. La entrega en el escenario y el virtuosismo de los m√ļsicos es una impronta que marca su presentaci√≥n, en la primera noche, el emblem√°tico Iris Jazz Club. Otra cuesti√≥n de est√° agrupaci√≥n es que est√° integrada por tuneros y guantanameros, lo que posibilita una mirada m√°s amplia y disfunci√≥n del jazz en otras regiones del oriente cubano.

Otra alegr√≠a de esta 35 edici√≥n del Jazz Plaza, es la presencia de la Jazz Bad del Conservatorio ‚ÄúEsteban Salas‚ÄĚ, siendo la tercera agrupaci√≥n de este tipo que existe en el pa√≠s adem√°s de la que dirige el maestro y Premio Nacional de la M√ļsica Joaqu√≠n Betancourt, en La Habana, y la del joven director de orquesta Edel Almeida, en Holgu√≠n. La peculiaridad de la jazz Bad de Santiago es que est√° dirigida por Marcos Padres, un estudiante de tercer a√Īo de saxof√≥n y que en la pasada edici√≥n del Jojazz cosech√≥ sus primeros frutos obtenidos una menci√≥n en agrupaci√≥n de gran formato.

Por todo esto no se puede hablar sobre el desarrollo reciente del jazz en Santiago de Cuba sin tener en cuenta a los j√≥venes y sus grandes aportes al desarrollo del g√©nero en esta parte del pa√≠s. Ellos son la fuente de agua viva que siempre cubren espacios como este Festival u otros como el Jazznama de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y el Encuentro Amigos del Jazz que realiza la¬† secci√≥n de m√ļsica de la Uni√≥n de Escritores y Artistas. Y es por esta raz√≥n que el futuro del jazz est√° asegurado, para seguir alimentando en las futuras generaciones el buen gusto por la m√ļsica donde el g√©nero tambi√©n tiene un espacio ganado en el alma musical de Santiago de Cuba.


Jazz 2019 en Santiago de Cuba

Fuente: Sitio web del Granma

Dedicado a rendir tributo a la obra del m√ļsico, investigador y ensayista Leonardo Acosta, gran cultivador del g√©nero, el Festival ha aglutinado un sinf√≠n de agrupaciones, locales y extranjeras, que han hecho las delicias de todos los p√ļblicos [+]


El Joven Jazz

Este 18 de enero se presentaron dos producciones del sello discogr√°fico Abdala en el marco del XVI Coloquio Internacional de Jazz.

En la ma√Īana del 18 de enero, en el marco del XIV Coloquio Internacional de Jazz se presentaron dos producciones del sello discogr√°fico Abdala. La F√°brica de Arte Cubano acoge este evento, como parte del Festival Jazz Plaza. La defensa de la vanguardia del jazz cubano fue el hilo conductor de los comentarios a estos fonogramas, en una mesa integrada por las music√≥logas Neris Gonz√°lez, Gloria Ochoa, el jazzista Marcos Morales y la gerente de Abdala Mabel Mu√Īiz. Este espacio sesion√≥ como homenaje a la labor de esta casa discogr√°fica. [+]


El joven espíritu del jazz en Santiago de Cuba

Santiago de Cuba es una urbe signada por la tradici√≥n de la conga, el bolero, el son y la trova tradicional. Sin embargo, el jazz tambi√©n tiene su historia en esa oriental metr√≥poli. El joven promotor e investigador santiaguero Yasmani Castro Caballero ‚Äďquien adem√°s se desempe√Īa como jefe de prensa en esa filial de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)‚Äď ha descubierto que entre los precursores del jazz en la heroica ciudad se encontraba el conjunto Mariano Mercer√≥n y sus muchachos; el Oriente Jazz, de Chepin Choven y Jos√© Felipe Vaillant Fr√≥meta. [+]