investigación


Pablo Alejandro Su√°rez Marrero: ¬ęVuelvo a mis or√≠genes¬Ľ

Recuerdo con nostalgia aquellos tiempos de la infancia en que Pablo Alejandro Su√°rez Marrero y yo jug√°bamos en los jardines de la Escuela Elemental de M√ļsica Alejandro Garc√≠a Caturla. Nos un√≠a no solo la amistad, sino igual pasi√≥n por el mundo de la literatura y el arte. Los a√Īos han pasado y la amistad ha adquirido nuevas formas, m√°s hermosas y pulidas gracias a las memorias que compartimos. Pablo es un excelente flautista, profesor e investigador. Su creaci√≥n posee todas las esencias de Cuba, esencias que Pablo mismo reconoce mestizas. Esta entrevista es nuestro viaje de regreso a la infancia y mi deuda personal con un amigo al que hecho mucho de menos.

Como artista e investigador interdisciplinario, ¬Ņsientes que el arte, en sus diversas manifestaciones, se encuentra enraizado en la naturaleza del ser que eres?

Desde hace un tiempo pienso que el arte es una forma particular de producción subjetiva, por lo que creo que es parte sustantiva de mi ser y uno de los determinantes de mi existencia. A su vez, también considero que es sustancial al quehacer diario de cada uno de los seres humanos, con mayor o menor función estética. Esa noción de arte es una de las diferencias sustanciales entre nosotros, los demás seres vivos y la naturaleza toda. Soy artista, y creo que es una de las pocas cosas que jamás podré dejar de ser.

¬ŅPiensas que el rigor investigativo es variable o d√©bil entre los miembros de nuestra generaci√≥n?

Esta es una pregunta dif√≠cil. Creo que, entre los miembros de nuestra generaci√≥n, el rigor investigativo es variable y tiende a la baja. Lamentablemente a√ļn existen juicios de valor negativos hacia la investigaci√≥n de/para/desde el arte. Muchas veces me encuentro con instrumentistas, compositores, directores de orquesta e ingenieros de sonido que durante sus formaciones profesionales no cursaron materias relacionadas con la investigaci√≥n musical. Ello, a la larga, demerita su quehacer diario, que se ver√≠a enriquecido con la aplicaci√≥n de m√©todos, t√©cnicas y herramientas propias del quehacer cient√≠fico. Ambos saberes, lo te√≥rico y lo pr√°ctico, no deber√≠an estar divorciados, pues ambos forman parte de los procesos creativos. Existe una intenci√≥n de revertir esa realidad desde la Universidad de las Artes (ISA), ojal√° se concrete, para que el rigor investigativo no sea privativo de perfiles terminales como musicolog√≠a, teatrolog√≠a y danzolog√≠a.

Tus horizontes creativos han asumido nuevos m√°rgenes simb√≥licos, geogr√°ficos y de pensamiento, ¬Ņcu√°les son las rutas en las que hoy en d√≠a te encaminas?

cortesía del entrevistado

Sin dudas vuelvo a mi origen. Como sabes, soy matancero y mestizo,¬† condiciones que asumo como altos valores. Tuve la suerte y fortuna de coincidir contigo y otros j√≥venes creadores actuales en el conservatorio Alejandro Garc√≠a Caturla y despu√©s en la Escuela Nacional de M√ļsica, as√≠ como tuve de colof√≥n para mi formaci√≥n profesional cubana el Colegio Universitario San Ger√≥nimo de La Habana. Posteriormente, vine a M√©xico a estudiar la Maestr√≠a en Artes en la Universidad de Guanajuato como becario del Consejo Nacional de Ciencia y T√©cnica de este pa√≠s. Esto me posibilit√≥ abrir un horizonte de expectativas hacia expresiones culturales diversas.

No solo enfrentarme a las diferencias de una nueva realidad, sino a la posibilidad de construir una carrera personal y profesional desde un punto inicial. En Cuba hac√≠a much√≠simas cosas al d√≠a, fundamentalmente labores de docencia, investigaci√≥n, gesti√≥n e interpretaci√≥n del patrimonio musical. Actualmente lo sigo haciendo, pues ya sabes que disfruto hacer lo que hago; por lo que ‚Äúle echo ganas‚ÄĚ, como dicen por ac√°.

Sabr√°s que mis rutas son diversas pero convergentes: estudio el Doctorado en Artes en la misma universidad mexicana que me acogi√≥ como estudiante de posgrado y que me ha dado la posibilidad de integrarme al claustro docente de su departamento de M√ļsica y Artes Esc√©nicas como profesor a tiempo parcial. A la misma vez, desde hace un a√Īo tambi√©n imparto clases en la Escuela de M√ļsica de Le√≥n, en otra ciudad del mismo estado, lo que me hace disfrutar la posibilidad de viajar. Desde mediados del 2018 funjo como coordinador-redactor principal en El Filarm√≥nico, y he estado colaborando como flautista en diferentes agrupaciones de m√ļsica de c√°mara y sinf√≥nica.

Como redactor principal de El Filarm√≥nico, un espacio virtual para reflexionar sobre la escena musical actual, ¬Ņhasta qu√© punto sientes que la cr√≠tica establece un precedente art√≠stico a seguir? ¬ŅC√≥mo se puede combatir, desde la creaci√≥n, el mal gusto y la banalidad creativa?

El Filarm√≥nico surge en el 2018 como una inquietud de reflexionar sobre la escena musical actual. Entendemos que es necesario documentar el quehacer musical de hoy para que sea estudiado con posterioridad, teniendo en cuenta las distancias hist√≥ricas. Y esto yo no lo encontraba ni en la prensa, ni en los sitios web del √°mbito cultural. Lo que naci√≥ como proyecto personal ha crecido mucho en apenas dos a√Īos, ahorita es una plataforma de informaci√≥n, comentarios y art√≠culos sobre m√ļsica con un sitio web y presencia en las redes sociales, ¬†en la que se vinculan publicaciones especializadas con acciones de investigaci√≥n y gesti√≥n de eventos acad√©micos. Para ello, se cuenta con un¬†equipo de trabajo en el que convergen profesionales de la cultura, la m√ļsica y el marketing digital, as√≠ como un n√ļmero variable de estudiantes de programas especializados en la pr√°ctica musical.¬†

A pesar de que estos alumnos cursan la materia de Cr√≠tica Musical, ven en ello pocas posibilidades laborales, pues no existe el medio especializado para ese ejercicio profesional. A pesar de que la cr√≠tica puede sentar precedentes art√≠sticos, tambi√©n ha estado en crisis durante demasiadas d√©cadas, dir√≠a yo; por lo que su alcance y prestigio profesional es poco o casi nulo. Casi siempre les digo a los alumnos que desean hacer sus pr√°cticas en El Filarm√≥nico, que la cr√≠tica musical deber√≠a estar enfocada a la creaci√≥n y educaci√≥n de p√ļblicos en una primera instancia; pero de escuchas conscientes con herramientas operativas, que les permitan cuestionar con respeto los diferentes gustos musicales y asumir como propias aquellas expresiones que les sean afines.¬†

En la producci√≥n del pensamiento simb√≥lico de la naci√≥n llamada arte, de la cual todos los creadores somos habitantes, ¬Ņcu√°les crees son los necesarios cambios, accidentes o evoluciones que necesitamos llevar a cabo?

cortesía del entrevistado

Fíjate que desde la segunda mitad del siglo XX se han estado produciendo cambios y accidentes en el pensamiento simbólico sobre el arte, de los cuales no hemos sido totalmente conscientes ni partícipes. Como todo proceso histórico, toma tiempo que se afiance en la sociedad, se acepten sus aportes y se desestimen aquellos aspectos que no se adecuan a realidades diferentes de las que germinaron.

Entre otros quisiera hacer √©nfasis en cuatro cambios provenientes de las ciencias sociales y human√≠sticas que impactaron y a√ļn producen quehaceres en las artes: el giro ling√ľ√≠stico y su influencia en el an√°lisis de la historia; el giro performativo y el entendimiento de lo teatral en el quehacer social; el giro decolonial y sus planteamientos culturales sobre las relaciones de poder; as√≠ como el giro sensorial y el creciente cambio de estudio sobre el ser humano como ser sensapiente. Entonces, en par√°frasis de nuestro sabio Fernando Ortiz: conocer para pensar, pensar para hacer y hacer para cambiar.

Lo interesante de todo ello es que Cuba ha sido vanguardia en dos de estos ‚Äúaccidentes‚ÄĚ: el giro ling√ľ√≠stico y la influencia de los Anales franceses en la Escuela de Historia de la Universidad de La Habana; as√≠ como el giro decolonial con la publicaci√≥n de M√ļsica y descolonizaci√≥n (1982), de Leonardo Acosta.

Tus √°reas de inter√©s investigativo y creador abarcan la interpretaci√≥n cr√≠tica de las relaciones entre m√ļsica y humor en la escena popular, los estudios de performance y la etnomusicolog√≠a en Am√©rica Latina, el Caribe y Cuba. ¬ŅConsideras que el arte es un inmenso corpus en el que se entroncan las diversas manifestaciones, y que es posible la pretensi√≥n de analizarlo como un todo, o apuestas por una investigaci√≥n que vaya a lo particular, al fen√≥meno en s√≠?

En síntesis, creo que el arte es un inmerso reflective corpus que se expresa en lenguajes artísticos particulares, pero cuya mayor riqueza radica en las relaciones y redes que tejen ese todo expresivo. A la hora de analizarlo, por cuestiones operativas y limitaciones propias, apuesto por objetos de estudio con limitaciones tempo-espaciales; pero siempre intento agotar su multidimensionalidad y entender las relaciones con un todo mayor.

La escena popular ha sido el espacio donde se expresan los m√ļsico-humoristas que estudio, los estudios de performance me han servido como herramienta interdisciplinaria para abordar sus creaciones y la etnomusicolog√≠a como soporte disciplinar normado. Las relaciones entre estos sintagmas que, en apariencias, parecieran dispersos, me han llevado a un abordaje transdisciplinar y a una superaci√≥n constante de mis propios l√≠mites epist√©micos.

La m√ļsica, el humor y la cr√≠tica social han sido objeto de tus an√°lisis en no pocas publicaciones, ¬Ņde qu√© manera sientes que la risa, la que provoca la sonrisa amarga o agridulce, la cr√≠tica que se sostiene en un discurso aut√≥nomo, puede provocar microcambios estructurales en el pensamiento de una naci√≥n o de una comunidad?

Por nuestra condición histórica de trashumantes, la personalidad del ser latinoamericano es generalmente porosa y permeable. Ello hace que la risa altisonante y agridulce, propiciada desde el humor musical, sea uno de los factores que nos permitan adecuarnos al entorno social cada vez más cambiante. En un contexto de [g]localización cultural creciente, la risa cumple una doble función social: como válvula de escape y como crítica a las dolencias de los pueblos. En ese sentido dialéctico y a nivel microsocial, la risa puede provocar cambios estructurales en el pensamiento o reproducir patrones de conductas estructuradas en sociedad. Pues el que ríe provocado por un humor inteligente, casi siempre cuestiona a su realidad, no solo como partícipe del chiste. Entonces puede convertirse en un agente social para el cambio, siempre interpelado por la risa como resiliencia y capacidad de adaptación al medio.

Entonces coincides en que desde el humor se han hecho, históricamente, las críticas más descarnadas hacia la realidad social que nos ha tocado vivir…

El humor muy pocas veces se ha tomado en serio, realidad que han vivido los humoristas en sus m√°s variados lenguajes art√≠sticos y, por extensi√≥n, los que nos dedicamos a estudiarlo desde la academia. En pocos pa√≠ses, como Cuba, Espa√Īa y el Reino Unido, se les ha dado un espacio institucional y un marco propicio para su desarrollo. Sin embargo, no es suficiente lo hecho, se sigue perpetuando la idea del humor como arte liminal. Esa situaci√≥n contextual hace que el humor, como expresi√≥n humana, sea cr√≠tico, √°cido, duro hacia una realidad social que lo margina.

Desde el punto de vista art√≠stico, considero que ah√≠ radica su riqueza creativa y debilidad: el reinventarse en un contexto que lo quiere poco o nada. Riqueza porque, cada un tiempo relativamente corto, los humoristas crean nuevos recursos discursivos que los ayudan a mantenerse en un medio agreste. Debilidad, pues es muy dif√≠cil que las expresiones humor√≠sticas sean perecederas, a no ser que sean documentos; de ah√≠ la importancia de un quehacer acad√©mico. Recordemos que no pocos humoristas han muerto por hacer re√≠r al p√ļblico, fundamentalmente a ese sector radicalizado e intolerante con la diversidad expresiva.

¬ŅHasta qu√© punto la intertextualidad en el humor nos permite una revisitaci√≥n de la historia?

cortesía del entrevistado

Las cosas de la vida: en un primer momento llegu√© a los estudios del humor por querer buscar la historia de vida de mi abuela materna. Ella, profesora de Teor√≠a de la m√ļsica ‚ÄĒque creo tuviste la oportunidad de conocer‚ÄĒ me hablaba de su juventud y de las puestas en escena del Conjunto Nacional de Espect√°culos en el Teatro Karl Marx de La Habana, fundamentalmente del G√©nesis seg√ļn Virulo y de La esclava contra el √°rabe. Realmente, yo me re√≠a de sus an√©cdotas y cuentos, as√≠ como simpatizaba con las canciones hilarantes que ella intentaba reproducir desde su memoria. En un segundo momento, durante una estancia acad√©mica que realic√© en M√©xico, el profesor que me acogi√≥ me habl√≥ de Alejandro Garc√≠a (Virulo), me puso a escuchar su discograf√≠a y enriqueci√≥ cada tarde de ese verano del 2015 con apreciaciones m√ļsico-contextuales del cubano.

Te hago estas dos an√©cdotas porque el humor fue mi ventana abierta a descubrir el pasado reciente de nuestra historia y m√ļsica nacionales, una relator√≠a que yo solo conoc√≠a de forma parcial y que se vio alimentada por las vivencias de receptores hist√≥ricos de dentro y fuera de la Isla. Ya planteado el marco contextual y asumido el humor como objeto de estudio viable, empiezo a escudri√Īar en los mecanismos creativos de este cantautor cubano, fundador del Movimiento de la Nueva Trova, miembro y posterior director del Conjunto, y fundador de lo que despu√©s ser√≠a el Centro Promotor del Humor. Una de sus principales herramientas es la intertextualidad, y aquello me pareci√≥ un d√®j√° vu; volv√≠ a vivir una y otra vez lo que ya me hab√≠a sucedido en mi propia experiencia, yo ten√≠a una apropiaci√≥n intertextual de su cancion√≠stica, que a su vez es tambi√©n intertextual.

Entonces s√≠, el humor permite revisitar la historia cuantas veces sea necesario; ya sea porque el humorista adecua su performance a los diferentes escenarios y contextos sociales, o porque los espectadores nos apropiamos del mismo performance en diferentes momentos de la vida. Ambos, creador y p√ļblico, continuamente resignificamos nuestras relaciones con el humor de m√ļltiples formas, pero expresamente intertextual.

Tu formaci√≥n primigenia como flautista, ¬Ņhasta qu√© punto sigue hoy presente en tu vida creativa y c√≥mo se entronca con tus actuales objetos de estudio?

Sin dudas, no ser√≠a lo que soy sin haber estudiado flauta, y debo asumirla como una cuasi iniciaci√≥n dionisiaca al pensamiento musical. Como int√©rprete, en Cuba tuve la oportunidad de colaborar con conjuntos de c√°mara y con la Orquesta Sinf√≥nica Nacional, en una o dos ocasiones. Mientras que en M√©xico fundamentalmente me he desenvuelto en la m√ļsica de c√°mara, y ya ahorita, como integrante del Guanajuato Flute Studio y como flautista invitado por la Orquesta Sinf√≥nica de la Universidad de Guanajuato.

Esta variada experiencia como intérprete me llevó a cuestionarme lo que soy como persona, y entender que soy flautista, mientras que la docencia e investigación han sido caminos oportunos y, si quisiéramos, estables para insertarme en la sociedad profesional.

Claro está, las relaciones entre los tres ámbitos me han conducido a replantear la interpretación de nuevos repertorios, estrenar obras de jóvenes compositores que no me hubiera atrevido a realizar en otro momento, y me han ayudado a entenderme como performer, con las implicaciones que ello conlleva en el diario. A su vez, estudiar el humor me permite entender las ironías, parodias y sarcasmos que conforman nuestras realidades.

cortesía del entrevistado

Esta pregunta es quiz√°s la m√°s personal de todas, y por eso la he reservado para el final de la entrevista. Yo recuerdo muy bien al ni√Īo que fuiste y veo con orgullo (e inmensa alegr√≠a) los caminos que has transitado. Esa pasi√≥n primigenia por el arte que naci√≥ en las aulas de la Escuela Elemental de M√ļsica Alejandro Garc√≠a Caturla, ¬Ņsientes que fungi√≥ como un hilo conector en tu vida creativa?, ¬Ņqu√© recuerdos perdurables te has llevado de esa experiencia?

‚ÄúCaturla‚ÄĚ, como siempre le llamamos por vagancia l√©xica, fue el detonante de una personalidad inquieta, creativamente hablando, y diferente. Participar de los talleres literarios de la profe Ana Luz de Armas me inici√≥ en los placeres de la escritura y me dio la posibilidad de compartir con creadores de mi generaci√≥n que aprecio y valoro, entre los cuales est√°s t√ļ en primer plano.

Pero, sobre todo, estudiar en el Conservatorio, después en la ENA y luego en San Gerónimo me inculcaron el tesón de hacer lo que me gusta por sobre todas las cosas: luchar por ver una obra musical terminada, una escala melódica lo mejor tocada posible, un ensayo académico publicado en alguna revista y la satisfacción de que los estudiantes entiendan el poco conocimiento que puedo trasmitirles en mis clases.

Experiencias hay bastantes [y unas lagrimitas tambi√©n], pero los recuerdos pasan por tocar mucha m√ļsica y disfrutar cada momento con amigos; personas que se han quedado para toda la vida y que, al vernos en una guagua, en la cola del Coppelia o simplemente encontrarnos de casualidad en alguna de las calles habaneras, nos sigamos saludando como si los a√Īos no hubieran pasado: nos ponemos al d√≠a con pocas palabras, y yo siento que nos relacionan algo m√°s que espacios geogr√°ficos y lugares comunes.


Rescatar la memoria de la AHS es un gran desafío

Intercambio online con Jos√© Antonio Garc√≠a P√©rez¬† y Celia Molina S√°nchez, ganadores del ‚ÄúCongreso de Pensamiento y Premio Memoria Nuestra 2020‚ÄĚ de la Romer√≠as de Mayo desde Casa.¬†

Este a√Īo por primera vez los Premios Memoria Nuestra de las Romer√≠as de Mayo eran anunciados por la televisi√≥n a las 12:52 p.m en el programa Mediod√≠a en TV. A pesar de la lac√≥nica e incompleta informaci√≥n (faltaron por enunciar las menciones y premios colaterales), los resultados generaron euforia en lo que ya se denomina ‚Äúcomunidad nuestromemoriana.‚ÄĚ ¬†¬†

Jos√© Antonio Garc√≠a P√©rez y Celia Molina S√°nchez de la provincia de Ciego de √Āvila fueron los premiados en la categor√≠a de investigaci√≥n con el trabajo ‚Äú33 a√Īos de historia: un acercamiento al panorama cultural avile√Īo desde el contingente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z‚ÄĚ.¬†

El jurado integrado por el Dr. C. Alejandro Torres G√≥mez de C√°diz, profesor de la Universidad de Holgu√≠n; la Dr. C. Tamara Castellano Rodr√≠guez; y, el Dr. C. Omar Guzm√°n Miranda, ambos de la Universidad de Oriente, declar√≥ en el acta de premiaci√≥n sus motivos: ‚ÄúPor la novedad del tema, el uso correcto de los m√©todos de investigaci√≥n, el sentido transdisciplinario del enfoque sobre esta instituci√≥n y la solidez de los resultados expuesto‚ÄĚ.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

As√≠ relata simp√°ticamente Jos√© Antonio Garc√≠a c√≥mo recibi√≥ la noticia. ‚ÄúPuedo contarte que ya no ten√≠a datos, y de pronto me llama mi mejor amigo‚ÄĚ:

  • ‚Äú¬°Le√≥n -como acostumbrarnos a llamarnos- felicidades!‚ÄĚ
  • ¬ŅPor qu√©? Le pregunt√© yo, despistado
  • ¬°Ganaste! ¬°Ganaste el premio Memoria Nuestra!

‚ÄúEstaban dando los resultados en Mediod√≠a en TV y yo despistado. Podr√°s imaginar que corr√≠ al televisor y ya hab√≠a pasado la noticia. Cuando levanto el tel√©fono fijo para llamar a Celia, sin que diese un timbre, hab√≠a descolgado la llamada que me estaba haciendo ella para contarme‚ÄĚ. Afirmaba a√ļn azorado por la noticia, este joven graduado en Ingenier√≠a inform√°tica, residente en Mor√≥n y colaborador del Portal del Arte Joven Cubano.¬†

Jos√© trabaj√≥ en la Asociaci√≥n al tiempo que matriculaba en un diplomado de periodismo en Ciego de √Āvila. As√≠ lo rememora: ‚ÄúToc√≥ una tesina como trabajo final del m√≥dulo de Historia de la Prensa. Compart√≠ equipo con Celia, egresada de Historia de Arte y jefa de promoci√≥n de la sede avile√Īa de la AHS. All√≠ surgi√≥ la idea de realizar un trabajo para dejar plasmada toda esta historia, a falta de documentaci√≥n registrada sobre la misma organizaci√≥n y su historia desde la proyecci√≥n e importancia de la atm√≥sfera cultural.‚ÄĚ

Ninguno de los dos j√≥venes ha asistido a las Romer√≠as de Mayo. Sin embargo, no dudaron en atreverse a participar en esta edici√≥n virtual y tan singular, debido a la situaci√≥n sanitaria de la pandemia de la COVID-19. Anteriormente ya hab√≠amos conversado con Celia sobre las razones que los motivaron a participar: ‚ÄúAunque no he participado en otras ocasiones, la reputaci√≥n del concurso lo precede. Conoc√≠ m√°s sobre el certamen hace dos a√Īos cuando un avile√Īo obtuvo uno de los premios. Eso me motiv√≥ a investigar como participar, y esta edici√≥n virtual nunca la vi menos que las anteriores, pues las redes sociales han cobrado vital importancia para la promoci√≥n y socializaci√≥n del conocimiento, as√≠ que no hab√≠a razones que me llevaran a menospreciar esta edici√≥n‚Ä̬†¬†

El peri√≥dico Invasor, de Ciego de √Āvila, tuvo un suplemento cultural Imagen del Invasor, que fue editado hasta 1991 cuando fue truncado por el inicio del per√≠odo especial. Este suplemento fue unas de las fuentes que les permiti√≥ investigar sobre la g√©nesis del contingente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Sin embargo, a pesar de revisar los aportes de la prensa escrita y sus archivos, no era suficiente la informaci√≥n, lo que los oblig√≥ a buscar en las fuentes orales la base de su investigaci√≥n. Utilizando como m√©todo la entrevista y cuidando de contrastar las fuentes empleadas. ¬†

Con el objetivo declarado de ‚Äúplasmar el quehacer art√≠stico de la Asociaci√≥n y sus asociados, as√≠ como su proyecci√≥n en la cultura provincial. Compilando informaci√≥n hist√≥rica desde las memorias vivas. As√≠ como evaluar y comparar el funcionamiento a lo largo de los a√Īos. Tambi√©n encontrar con qu√© eventos y pe√Īas se demuestran esas ganancias‚ÄĚ, vale resaltar que ambos autores realizaron trabajos period√≠sticos que compilan la informaci√≥n de los √ļltimos dos a√Īos agrupada por ellos.

M√°s all√° de un objetivo cient√≠fico, la verdadera intenci√≥n seg√ļn Celia era ‚Äúevitar que cuando alguien venga a pedir referencias no tengamos que decir que no tenemos la documentaci√≥n, y para que otros cuenten en el desarrollo cultural avile√Īo el gran aporte de la AHS. Pero, con argumentos s√≥lidos, porque a la larga si no existen evidencias escritas o fotogr√°ficas‚Ķ no sucedi√≥. Lo que es una fatalidad para aquellos que dieron cuerpo y alma durante a√Īos y cuyos nombres se desvanecen cada d√≠a que pasa. ‚Ä̬†¬†¬†¬†¬†

La voluntad de los investigadores se emplaz√≥ cuando tuvieron que asumir el rol de hurgar en la memoria dispersa. Esta situaci√≥n los llev√≥ a buscar a personas de una generaci√≥n distinta, muchos dispersos entre la geograf√≠a de la Isla y la di√°spora. Utilizaron los correos y las redes sociales fundamentalmente. As√≠ lo expresaba Celia en una de las sesiones de debate en WhatsApp: ‚Äúes un trabajo vivo y la profundidad que conlleva mucho tiempo, sobre todo en las redes, porque muchas personas claves hace d√©cadas no est√°n en el pa√≠s. Nos encontramos con personas que quieren colaborar much√≠simo y otras que hacen caso omiso. ¬°Pero la voluntad persiste!‚Ä̬†¬†¬†

Rescatar la memoria de la AHS es un gran desaf√≠o. Generalmente no existen ni se conservan relator√≠as de los eventos, ni suficiente evidencia de las acciones y el tr√°nsito de los asociados en las filiales. Uno de los elementos que salieron fue que existieron etapas convulsas y con errores. A pesar de eso, la cr√≠tica sobre esas problem√°ticas a√ļn no la han desarrollado, aunque Jos√© y Celia no tienen una visi√≥n apacible y triunfalista de la organizaci√≥n. Ambos pretenden avanzar sobre √°reas m√°s complejas como la representaci√≥n, el sentido de pertenencia y los intereses actuales de los asociados.

El d√≠a anterior a la premiaci√≥n sosten√≠a una conversaci√≥n por chat con Celia, donde le comentaba mis expectativas con su trabajo y la esperanza de que fueran elegidos entre los premiados. Ella se mostraba muy esc√©ptica y modesta con su ponencia. Minutos despu√©s de la premiaci√≥n y aun asombrada por mi premonici√≥n, me confesaba las razones por la cuales cre√≠a que ha sido premiada: ‚ÄúLa tem√°tica elegida es vital para la AHS en la actualidad. Es importante que nuestros or√≠genes sean traducidos al papel. Es tener bien claro qui√©nes somos, es parte fundamental de nuestra investigaci√≥n. Es una iniciativa similar que estamos tomando desde todas las provincias. As√≠ lo evidenci√≥ el di√°logo en el chat del concurso; considero que es un incentivo para todos nosotros. Para demostrar que nuestra historia es el pilar fundamental del hoy y el ma√Īana‚ÄĚ. ¬†¬†¬†¬†

Sobre las perspectivas futuras del trabajo, nos adelanta Garc√≠a P√©rez: ‚ÄúEl trabajo sigue creciendo en la actualidad. Es una investigaci√≥n en progreso donde ya se plante√≥ a la Asociaci√≥n a grande rasgos desde sus eventos vigentes. En la actualidad se indaga en elementos m√°s particulares como las pe√Īas de trova desde el surgimiento de la sede. Tambi√©n queremos abordar el √ļnico premio de narrativa que posee la instituci√≥n en la provincia, es un trabajo pendiente. As√≠ como los cambios de inmuebles seg√ļn las necesidades y los aportes de cada cual. El espacio T√© Sof√≠a que fue de conformaci√≥n de opini√≥n p√ļblica y centro aglutinador de la membres√≠a, ya desaparecido, es otras de las aristas. La idea final es establecer un periodo cronol√≥gico profundo ‚ÄĚ. Jos√© nos explica que el proyecto es bastante abarcador y pretende testimoniar el rol de la AHS en su ciudad. Es cierto que tuvieron que hacer un reajuste conceptual para el evento a 15 cuartillas, pero est√°n complacidos con la presentaci√≥n. Sus intenciones son representar y salvar la memoria en la atm√≥sfera cultural local.

El premio m√°s all√° de una recompensa les ha dotado de un nuevo impulso. ‚ÄúEsta edici√≥n nos hizo fortalecernos desde una supuesta etapa de incredulidad. Ahora sabemos que tenemos m√ļltiples v√≠as de socializaci√≥n, promoci√≥n, que podemos explotar mucho m√°s, siempre que exista una vanguardia intelectual dispuesta a mover cielo y tierra por encontrar soluciones, ahondar en la nueva pol√©mica y crear nuevos espacios y enfoques culturales‚ÄĚ, nos afirma la joven. Por su parte, Jos√© nos declara: ‚ÄúEstamos enfocados en ampliar la investigaci√≥n hasta indagar en cada rinc√≥n oscuro al que haya llegado la membres√≠a. El proyecto sigue creciendo‚ÄĚ.


Escalinata: un pelda√Īo para compartir el patrimonio

Una calle estrecha, casas coloridas, y al fondo una escalinata amplia mordiendo la agreste geograf√≠a es un paisaje urbano muy com√ļn en Santiago de Cuba. Esas amplias escaleras p√ļblicas son tan comunes, tan necesarias y tan √ļtiles que aun cuando forman parte de la vida de miles de santiagueros para muchos pasan desapercibidas. Hay escalinatas emblem√°ticas en esta ciudad, como la de Padre Pico, en pleno barrio El Tivol√≠, su imagen ha recorrido medio mundo y probablemente est√© entre las que identifican esta ciudad en la mente de cualquier extranjero.

Aunque algunos especialistas no se atreven a se√Īalar iconogr√°ficamente un elemento identificativo de la ciudad por no ser excluyentes, las escalinatas parecen ser en Santiago lo que son las columnas para los portales habaneros. Pero esas escalinatas son m√°s que simples facilitadores arquitect√≥nicos, son espacio seguro de juego para los ni√Īos, sets para fotograf√≠as y videos clips, son extensiones de gimnasios, entre otros m√ļltiples usos en esta urbe que las exhibe orgullosa.

De esa imagen poderosa que representan las escalinatas para los santiagueros se apropi√≥ Daylenis Blanco Lobaina para darle curso a su proyecto con el fin de promover el patrimonio y su apropiaci√≥n en Santiago de Cuba. Todav√≠a recuerdo los primeros esfuerzos, los trabajos period√≠sticos de descubrimiento perenne, el programa de radio, la pe√Īa, las redes sociales‚Ķ todo en funci√≥n del ascenso, como si construir este esfuerzo may√ļsculo fuera tambi√©n decidir emprender el camino desde el primer escal√≥n.

Todo ese esfuerzo en la actualidad se puede percibir en toda su dimensión más que en su condición metafórica, Escalinata es una realidad que ha rendido sus frutos tanto en lo investigativo, como en lo promocional. Sobre las peculiaridades de este ascenso el Portal del Arte Joven Cubano conversó con la gestora del proyecto.

‚ÄďEl patrimonio y el acercamiento a √©l generalmente es una acci√≥n que emprenden profesionales de otras ramas de las humanidades, ¬Ņpor qu√© has hecho de este un tema para la promoci√≥n y la investigaci√≥n?

Justamente por eso, por el convencimiento que mucho tiene que hacer el periodismo y la comunicación en promover el conocimiento-reconocimiento-salvaguarda de nuestro patrimonio. Otros profesionales de las ciencias humanísticas han aportado muchísimo en las investigaciones de los más diversos tipos de patrimonio; sin embargo, falta muchísimo en la divulgación de ese conocimiento, y es ahí donde más me interesa aportar.

Ya presentamos una asignatura en la carrera de Periodismo que abordara esta tem√°tica, y fue aprobada como parte del Plan E, para cuarto a√Īo. Las expectativas son motivar a los j√≥venes profesionales a investigar m√°s, a especializarse y a utilizar los diversos medios de comunicaci√≥n y todas las plataformas digitales a su alcance para valorizar mucho m√°s nuestro patrimonio.

‚ÄďUno de los debates te√≥ricos m√°s comunes alrededor del patrimonio y su salvaguarda es su capacidad para sobrepasar el espacio de los archivos, ¬Ņconsideras que ese fen√≥meno est√° superado?, ¬Ņson conscientes los investigadores y promotores de la necesidad de promover el patrimonio m√°s all√° de salvaguardarlo?

S√≠, como dices, es un debate com√ļn y casi superado actualmente entre los investigadores. No creo que todav√≠a todos los p√ļblicos lo superen, pues aunque en los √ļltimos a√Īos se ha avanzado bastante, todav√≠a cuando hablas de patrimonio las personas piensan casi autom√°ticamente en eso: archivos, museos, antig√ľedades. Sobrepasar el espacio de los archivos lleva mucho trabajo de promoci√≥n, de acercar las historias, los valores de esos archivos a la gente. Salvaguardar el patrimonio constituye el objetivo principal cuando lo promovemos.

‚Äď¬ŅQu√© papel juega la comunicaci√≥n para ese fin?, ¬Ņhay real conciencia del impacto que puede tener esa comunicaci√≥n en la protecci√≥n de los bienes patrimoniales?

Lo que no se conoce no se puede proteger. Es una cuesti√≥n b√°sica. Esa ‚Äúreal conciencia del impacto‚ÄĚ no es igual en todos los territorios del pa√≠s, ni siquiera en todas las instituciones. En Santiago de Cuba todav√≠a se subvalora bastante.

‚ÄďCreo que el ejemplo del rescate del Himno puede ayudar a describir mejor la experiencia de los impactos, ¬Ņc√≥mo crees que ha tributado a la toma de conciencia y el sentido de pertenencia hacia la ciudad?

presentación del Himno de Santiago de Cuba

El rescate del Himno de Santiago de Cuba fue un ejemplo de cu√°nto podemos hacer desde los medios de comunicaci√≥n, o desde la academia, pero sin dudas, nos falta mucho. Contamos casi inmediatamente con el apoyo de los artistas. El Maestro Ernesto Burgos y la Banda Provincial de Conciertos y la Maestra Daria Abreu al frente del Orfe√≥n Santiago, a quienes agradezco infinitamente el empe√Īo. Tambi√©n a Ren√© Silveira, fot√≥grafo especialista a quien debemos la restauraci√≥n y digitalizaci√≥n de las partituras.

Ese es un ejemplo de lo que te hablaba. Cuando se estren√≥ en el Parque C√©spedes tuvo mucha aceptaci√≥n, tambi√©n mucha repercusi√≥n en la prensa y asistieron muchos artistas e intelectuales de la ciudad, pero fue un esfuerzo tit√°nico y desinteresado de un grupo de periodistas, investigadores y artistas, que pocas veces logra repetirse por la falta de apoyo institucional. Nadie cobr√≥ nada por trabajar durante semanas en esto. Ah√≠ siguen los archivos, a la espera de investigadores, de recursos, de acciones de puesta en valor que los vuelvan a poner en las manos del p√ļblico.

Si una agrupaci√≥n rescata por ejemplo la obra de √Ďico Saquito, hace arreglos musicales, la graba e incluye en su repertorio de estos tiempos, entonces estamos hablando de impacto, de rescate de nuestro patrimonio musical, de una puesta en valor que adem√°s genera ingresos. Debemos pensar con mayor lucidez en temas como estos. A la espera de estas acciones aun quedan muchos de nuestros exponentes patrimoniales.

‚ÄďH√°blame de Escalinata como proyecto expandido, espacio sociocultural, radial e hipermedia.

Escalinata ha sido una gran escuela. Naci√≥ en la radio, en febrero de 2016, con la finalidad de ‚Äúnoticiar el patrimonio‚ÄĚ, y cada semana actualiza sobre las principales investigaciones, acciones de conservaci√≥n, actividades de promoci√≥n que tienen lugar en museos e instituciones culturales, entre otras. De igual modo cuenta con dos secciones, para m√≠ muy importantes, una dedicada a los ‚ÄúSantiagueros que han hecho historia‚ÄĚ, gracias a su trabajo dedicado a la salvaguarda de las m√°s variadas aristas del patrimonio en la ciudad, y ‚ÄúLo mejor de Santiago es su gente‚ÄĚ, donde conocemos a las personas que hoy son responsables, por ejemplo, la custodia, el estudio, la restauraci√≥n de bienes patrimoniales, etc. Ah√≠ entrevistamos arque√≥logos, investigadores, restauradores, alba√Īiles, fot√≥grafos, muse√≥logos.

Con Escalinata nos hemos formado. Recuerdo que al inicio todo el equipo de radio curs√≥ un postgrado en Educaci√≥n Patrimonial, porque era necesario aprehender de Patrimonio para hacer mucho mejor el trabajo. Agradezco mucho a todos. Las locutoras Zeyda V√°zquez, Leismin Linares, Rosaelianne de la Rosa; a Jorge Mora, grabador y editor del programa, a quien debemos todo el dise√Īo sonoro; tambi√©n a Yailene Brioso, una asesora muy exigente y que mucho nos ha ayudado, y a todos los colegas que en distintos momentos de Escalinata han hecho colaboraciones importantes.

Durante dos a√Īos, trascendimos la cabina de radio para dialogar directamente con los santiagueros del centro hist√≥rico de la ciudad, gracias al espacio que nos brind√≥ la Casa Dranguet, y all√≠ convocamos a muchas personas y artistas y dialogamos sobre muy diversos temas. Estas pe√Īas se grababan y se radiaban la semana siguiente.

En esa experiencia de promoción del patrimonio tuvimos además un boletín que circuló entre los asistentes y abrimos nuestra página en Facebook. Tengo que decir que ese espacio nos demostró lo ávido que están los santiagueros de espacios como estos. Fue un derroche de mucho saber durante todo ese tiempo.

‚Äď¬ŅCu√°nto ha significado la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en este empe√Īo?

Sin la AHS no hubiera sido posible. La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z me acogi√≥ justo por mi trabajo en la promoci√≥n del patrimonio en Santiago de Cuba y gracias a su apoyo rescatamos el Himno de Santiago de Cuba en 2017 y mantuve durante dos a√Īos la pe√Īa Escalinata en el Centro de Interpretaci√≥n del Patrimonio Cultural Cafetalero, conocido como la Casa Draguet. En ese mismo a√Īo convocamos al concurso ‚ÄúEscalinatas de Santiago de Cuba‚ÄĚ y compilamos mucha informaci√≥n gracias a la participaci√≥n de m√°s de 50 oyentes, quienes nos donaron fotos, recortes de prensa, an√©cdotas, sobre uno de los √≠conos urbanos m√°s importantes de la ciudad. Sue√Īo con poder convertir todo esto en libro, en alg√ļn momento.

‚Äď¬ŅQue est√°s haciendo actualmente?

En estos momentos me enfoco en mis estudios de doctorado en Ciencias de la Comunicación, dirigidos al estudio del cine. Esto implica un estudio profundo de las salas de cine de Santiago de Cuba, un análisis de la programación hasta completar con un entendimiento de la cultura de la pantalla generada alrededor del cine, como uno de los medios de comunicación más influyentes del siglo XX. Espero hacer contribuciones a los estudios sociohistóricos de la Comunicación en nuestro país, reconstruyendo y analizando este pedazo de historia en Santiago de Cuba.

Adem√°s, desde hace poco m√°s de un a√Īo trabajo el √°rea de la comunicaci√≥n con el Septeto Santiaguero, uno de los exponentes m√°s importantes de la m√ļsica tradicional cubana en nuestro pa√≠s con dos Premios Grammy Latinos, y me da mucho gusto trabajar con el Maestro Fernando Dewar y todo su equipo en la promoci√≥n de su trabajo, mucho m√°s enfocado a enamorar a los j√≥venes de nuestra historia y herencia musical.

En este a√Īo celebramos el aniversario 25 de la agrupaci√≥n e hicimos una donaci√≥n importante al Museo de la M√ļsica Pablo Hern√°ndez Balaguer de Santiago de Cuba, utilizamos casi todas las plataformas digitales en estrecha relaci√≥n con los seguidores en todas partes del mundo. Contin√ļo aprendiendo y trabajando ‚Äúal pie del ca√Ī√≥n‚ÄĚ, como se dice, por la promoci√≥n de nuestra cultura, de nuestro patrimonio.

‚Äď¬ŅPor qu√© ha sido la promoci√≥n tan importante en tu desarrollo profesional?

Fue casi un descubrimiento despu√©s de varios a√Īos trabajando en la radio. La promoci√≥n va esculpiendo mi carrera de alg√ļn modo, y no importa donde est√©, si es la radio, la academia, el mundo de los espect√°culos, todo se va articulando para que suceda algo en lo que creo: es nuestro deber poner el periodismo al servicio de los dem√°s.


El laboratorio teatral de Ra√ļl Bonachea (+ Fotos)

El teatro forma parte de su vida desde las primeras im√°genes, los pasos, gestos y sonrisas iniciales‚Ķ Creci√≥ entre actores, vestuarios, guiones, libros y sue√Īos en los escenarios, adonde sube para intentar cautivar al p√ļblico desde los cinco a√Īos de edad.

En su mente palpitan las escenas de su abuelo Miguel Migueli en la casa cuando en noches de apagones durante el denominado Per√≠odo Especial interpretaba para √©l personajes, incluidos h√©roes de la historia cubana. En sus palabras est√° tambi√©n el cari√Īo a la madre, Maridely, instructora y directora en su localidad durante m√°s de cuarenta a√Īos.

Nacido en el municipio de San Antonio de los Ba√Īos en 1988, Ra√ļl Bonachea se mantiene fiel a ese anhelo grande, que gu√≠a sus pasos desde peque√Īo. Mejor graduado integral de la Universidad de las Artes en 2018, es autor del libro¬†1 + 2 igual 3,¬†y conjuga una incansable labor teatral con el magisterio. Licenciado en Derecho y director del proyecto Laboratorio fractal, posee diversos reconocimientos como creador, incluidos el Premio nacional de Talleres Literarios en 2014 y el Premio a la Mejor Puesta en Escena en el Festival Nacional de Teatro Olga Alonso en 2015.

El 2019 fue como manantial de aplausos para él, pues culminó la Maestría en Dirección Escénica, obtuvo el premio Abelardo Estorino; una beca otorgada por la Universidad de las Artes para la producción de su obra La Caída; y también la Milanés, entregada por la Asociación Hermanos Saíz, gracias al proyecto Cuerdas Percutidas, con texto dramático de la escritora Elaine Vilar Madruga.

Respecto a esa obra, manifiesta que conjuga varias de sus obsesiones creativas. ‚ÄúTrata de la exclusi√≥n, la memoria de un pa√≠s y las personas m√°s vulnerables. Aborda la locura, los miedos y pesadillas de tres mujeres para intentar desde la oposici√≥n creativa develar sus sue√Īos, para construir una realidad po√©tica, donde se sublime lo que en la vida olvidamos, lo que aborrecemos.

‚ÄúTrata de lo que desechamos, los recuerdos, los maltratos y de los seres humanos que a veces eliminamos en lo social, porque son diferentes o inc√≥modos. Queremos reescribir una narrativa mejor para los que no tienen nada‚ÄĚ, expresa quien en 2011 fund√≥ como director el grupo teatral Im√°genes, en su su municipio natal, cuando apenas ten√≠as 22 a√Īos de edad.

Ese fue un gran reto para él, pues “ser el responsable principal del proceso me hizo crecer, los aciertos o fracasos dependían en gran medida de mis decisiones, de mi carácter y de mi propia cosecha intelectual, por lo que estaba expuesto como nunca, inclusive más que como actor en un escenario. El juego se convertía en oficio.

‚ÄúEn ese momento no comprend√≠a todo lo que eso representaba. En el 2011 ten√≠a un grupo de amigos universitarios que, despu√©s de los primeros a√Īos de estudios y de tantas luces de ciudad, extra√Īaban nuestro pueblo y las ricas tertulias sobre c√≥mo transformarlo. Todas las noches, aun teniendo becas en nuestros centros de estudios, ven√≠amos y nos ve√≠amos en el parque, guitarra en mano, con nuevas ideas en la lengua y con ganas incontroladas de transformar el municipio, azotado por ciclones y la emigraci√≥n temprana de sus pobladores.

‚ÄúEl teatro se volvi√≥ la plataforma donde toda esta energ√≠a se canaliz√≥ en un universo, tal vez m√°s organizado y acorde a nuestros deseos. Fue muy dif√≠cil, lo que en un principio cre√≠a resuelto. El primer reto era que ninguno de los amigos ten√≠a formaci√≥n actoral, incluso la m√≠a ven√≠a de la ¬īempiria¬ī, por lo que desde el primer encuentro me fui trasformando en una especie de profesor, camarada de sus alumnos y a la vez el estudiante m√°s preocupado de la clase. De profesor solo ten√≠a el personaje. Claro, con el tiempo y la superaci√≥n individual, mi roll suprimi√≥ al empirismo de esa primera intentona.

‚ÄúDespu√©s de un a√Īo de madrugadas donde el cuerpo y la mente recib√≠an otros conocimientos muy distintos a los libros de textos, naci√≥ un montaje donde el¬†negrito, la mulata, azuquita¬†y¬†el gallego¬†volv√≠an a ser los voceros del pueblo. Estos personajes de la obra¬†D√°ndose Lija, de la escena ariguanabense de inicios del siglo XX, se transformaron en los recipientes de seres del siglo XXI que luchaban por hacer teatro, por cambiar su realidad‚ÄĚ.

Amante tambi√©n de la historia y la literatura, asegura que el sainete (la comedia) coqueteaba con el drama, y con el propio hecho de hacer teatro, pol√≠tica y experimentaci√≥n esc√©nica. Una b√ļsqueda, tal vez inocente todav√≠a, que lo condujo a la dramaturgia.

‚ÄúEn un a√Īo me trasform√© en una suerte de maestro de actuaci√≥n, director, productor y ‚Äúdramaturgista‚ÄĚ, a la par que terminaba mis estudios como licenciado en Derecho. Despu√©s del primer estreno del grupo dej√© de ser un adolecente inquieto para asumir una responsabilidad y oficios propios de un hombre, no de un muchacho. El teatro una vez m√°s me hizo crecer como ser humano‚ÄĚ, dice con satisfacci√≥n.

‚ÄĒ¬†¬ŅCu√°nto se diferencia aquel proyecto inicial del actual Laboratorio Fractal Teatro?

‚ÄĒAhora no se trata de poner una obra en pie, es m√°s complejo, se trata de una actitud ante la creaci√≥n, una filosof√≠a. Rigor, superaci√≥n, entrenamiento corporal, militancia teatral si se quiere, efectividad de la experimentaci√≥n, integraci√≥n con otras disciplinas art√≠sticas, dan coherencia a un sue√Īo que empieza a bocetarse menos amorfo que hace diez a√Īos. Cambi√© las noches de tertulia y la complacencia de un grupo de seguidores incondicionales, por estar casi las veinticuatro horas del d√≠a pensando y haciendo por el teatro.

En¬†Laboratorio‚Ķ¬†busco resolver mis preguntas est√©ticas y mis cuestionamientos intelectuales, ah√≠ puedo fragmentar y replicar en peque√Īas porciones, que son deglutidas por los actores, equivalentes a horas, d√≠as y a√Īos empleados en esta carrera que da sentido a mi personalidad, a mi yo social y psicol√≥gico.

Cuando dirig√≠a¬†Im√°genes¬†so√Īaba con tener un Laboratorio, ahora quisiera tener la inocencia de esos primeros d√≠as, as√≠ que entre recuerdos, descubrimientos y retos continuos trato de reinventarme sin perder de vista quien soy y donde estoy.¬†Im√°genes¬†era un sue√Īo, una etapa de conquistas menos complejas, de formaci√≥n.¬†Laboratorio Fractal¬†es la puesta en marcha de esos objetivos hasta sus √ļltimas consecuencias.

‚ÄĒ¬†En 2019 los aplausos fueron frecuentes‚Ķ

‚ÄĒ Creo que ese a√Īo marc√≥ el punto fronterizo entre estas dos etapas creativas que te comentaba, pues esos procesos silenciosos o a veces ignorados por los artistas coronaron en mayores resultados.

El Premio Estorino fue desde la dramaturgia la concreción de un crecimiento hasta espiritual, donde a partir de la figura de Ignacio Agramonte colonizo la historia y mi realidad. Aquí pude desarrollar mis roles dentro de la porción que me corresponde en la rica tradición del teatro en nuestro país.

Articulé desde la dramaturgia una respuesta posible a una angustia histórica que es la muerte, inexplicable para muchos como yo, de la figura de El Mayor. Me serví de un argumento metateatral para refractarme en una especie de héroe, antihéroe, insomne y obcecado de la escena. Critico la escena contemporánea, tan fácil de caer ante los cantos apolíticos y de banalidad que a veces afectan a sus ejecutantes más jóvenes.

Un proyecto bastante ambicioso que de inmediato puso en marcha una puesta en escena que fue mi tesis de Maestr√≠a en Direcci√≥n Esc√©nica. En un mismo proyecto confluyeron todos estos oficios, ahora de una manera profesional, con los tiempos, compromisos y responsabilidades correspondientes. Cuando termin√© el proceso fue que tom√© conciencia de lo que represent√≥, un salto a un circuito, a un p√ļblico que no te conoce y que espera recibir una experiencia art√≠stica que de alguna manera, le haga reflexionar sobre su propia existencia y su pa√≠s.

Fue un a√Īo de mucho trabajo, de expandir mis l√≠mites y de cerrar el per√≠metro de los estudios formativos. En ese a√Īo resultados y proceso creativos encontraron la satisfacci√≥n del reconocimiento, que siempre es un impulso para llegar a nuevas fronteras.

Ra√ļl Bonachea en la obra La ca√≠da.

‚ÄĒ¬†Precisamente en La ca√≠da, estrenada en la sala Raquel Revuelta, uno percibe tu inter√©s en la historia y la capacidad para revisitar hechos y personajes de gran trascendencia, desde una visi√≥n reflexiva y muy particular‚Ķ

‚ÄĒ¬†La principal motivaci√≥n para esa obra fue responderme preguntas, reconfigurarme como creador y como cubano. La muerte de Agramonte, ese final tan ambiguo para una vida tan luminosa, era algo que desde peque√Īo, en esas historias nocturnas de mi abuelo siempre me hab√≠a generado una respuesta poco convincente.

Part√≠ de ese h√©roe en un foso com√ļn, de esa muerte sin mucha explicaci√≥n para entrar en su vida, sus conflictos y sus errores y descubr√≠ que los m√≠os en el teatro eran muy similares. Estaba al frente de un grupo de j√≥venes, que no cobraban por su trabajo, que no estaban respaldados, aun con una producci√≥n. J√≥venes que viven en un pa√≠s que lucha diariamente contra adversidades econ√≥micas y donde ellos se desconectan con facilidad de la historia y el ideario que nos conforman como naci√≥n, problem√°ticas que en otras circunstancias tambi√©n tuvo que abatir, machete en mano, El¬†Mayor¬†en la manigua.

Convert√≠ mi teatro en el campo de batalla donde se forja la naci√≥n y la asamblea donde se discute la Constituci√≥n de Gu√°imaro, pero tambi√©n la m√°s reciente. Yo so√Īaba con Agramonte y √©l de alguna manera conmigo.

El proceso fue ag√≥nico, productivo, idealista y pragm√°tico a la vez como fue la¬†Guerra de los Diez A√Īos,¬†muy contradictorio.¬†La investigaci√≥n hist√≥rica en cuanto a personajes, documentos, citas, circunstancias hist√≥ricas, tonos, leguaje de estas personalidades me tom√≥ casi tres a√Īos, por lo que fe un proceso de escritura y de puesta en escena largo y enjundioso que incluy√≥, adem√°s visitas al terreno, museos y entrevistas con especialistas, entrenamientos de danza, circo y algo de esgrima.

Luego lo m√°s dif√≠cil en cuanto dramaturgia fue hacer posible y org√°nico mi vis√≥n esc√©nica, la investigaci√≥n y dar respuesta a la inc√≥gnita de saber lo que pas√≥ el 11 de mayo 1873, adem√°s hacerlo en el tiempo l√ļdico y maravilloso de una puesta en escena.

Vale aclarar que no son el Ensayo y la Narrativa géneros que tienen un tiempo y una mediación. En el escenario el problema está vivo, el argumento no se cuenta sino que se ejecuta porque hay espectadores y actores que en un tiempo determinado activan la emoción, la ciencia y el juicio político, desde lo simbólico y lo kinestésico. Si no tomamos bien el pulso de lo que queremos hacer, el espectador se levanta de su silla y vuelve a su vida lejos de la escena, por eso el texto nunca debe transformarse en un panfleto. En el escenario todo se carnaliza.

Luego fue arrancar las m√°scaras al resto de los int√©rpretes, desmovilizar o reubicar la contradicci√≥n de ellos con la historia y con su contexto para que lograran salir a la carga, con un sinn√ļmero de obst√°culos en su contra, pero desnudos y sin miedo como en las cargas mambisas. No¬† retrocedieron hasta la √ļltima funci√≥n.

‚ÄĒ¬ŅEse ha sido tu mayor desaf√≠o profesional‚Ķ?

‚ÄĒ¬†S√≠,¬†La Ca√≠da.¬†Con la escritura de esta obra me eval√ļe como licenciado en Arte Dram√°tico, pero despu√©s cuando el texto y la puesta en escena estuvieron listos, fue mi tesis de la Maestr√≠a en Direcci√≥n. No era un ejercicio facilista, pues ten√≠a que desempe√Īar el rol de actor, director y dramaturgo con un tema que tambi√©n revaloraba la historia y nuestro presente pol√≠tico m√°s inmediato. Fue un momento donde muchas variables se combinaron para articularse en un complejo entramado emocional que incluso socav√≥ hasta mi salud, pero a√ļn as√≠ fue una experiencia maravillosa. Represent√≥ un crecimiento muy fuerte en lo personal y lo creativo.

‚ÄĒ¬ŅQu√© tipo de personajes prefieres? ¬ŅPor qu√©?

‚ÄĒ¬†Prefiero a los personajes secundarios, porque ellos no tienen el espacio suficiente en casi ninguna obra de desarrollarse, est√°n mutilados y guardan muchas preguntas desde el punto de vista sicol√≥gico. Tienen lagunas en su caracterizaci√≥n, agujeros en sus biograf√≠as, por lo tanto siempre hay que completar estos vac√≠os, esta situaci√≥n es claramente un nicho que atrae a la creatividad.

Los personajes secundarios son individuos que necesitan, lejos de lo que muchos piensan, de un actor lo suficientemente sagaz para que partiendo de las claves textuales viaje el mundo interior que no nos cuenta el texto, hacia lo imaginado o lo probable. Desde la dirección son verdaderas fuentes para dar nuestro punto de vista del protagonista, son depositarios de nuestros juicios estéticos. Si estás en el proceso como dramaturgo con dos o tres giros en sus parlamentos, imperceptibles en apariencia, o la transformación de una acción sugerida en la versión original, se puede cambiar radicalmente el discurso.

Los prefiero por el estado permanente de construcción que nos brindan, por sus preguntas más que por las respuestas.

‚ÄĒ¬ŅCu√°n favorable resulta para ti la conjugaci√≥n de tus conocimientos y la pr√°ctica como actor, director esc√©nico, dramaturgo y tambi√©n profesor?

‚ÄĒ¬†No hay separaci√≥n entre estas categor√≠as en la pr√°ctica, s√≥lo que cada roll subsume a los dem√°s seg√ļn sea el contexto. No s√© c√≥mo lo hacen otros colegas, pero para m√≠ lo que la mente puede separar, la pr√°ctica lo amalgama, un ensayo se transforma en un segundo en una clase, un texto toma cuerpo en mi voz cuando hago una pausa en la escritura y lo interpreto en casa para sentir su pulso o cuando se lo leo a los actores. El teatro es el punto de encuentro, es un espacio espiritual, creativo e intelectual que arropa una conferencia con la piel de mis personajes, que trasmuta mis memorias. En ese el lugar que est√° en mi cabeza, m√°s que el espacio, las letras se vuelven cuerpos en tensi√≥n.

Cada oficio es una parte del todo, diferente pero similar. La pedagog√≠a, la actuaci√≥n, la direcci√≥n, la dramaturgia, solo son fractales para enfrentarme a un escenario, a un p√ļblico y para sentirme parte de la isla, yo como otro fractal entre once millones.

Ra√ļl Bonachea en el programa televisivo Par√©ntesis, de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z.

‚ÄĒ¬ŅAsumes el aula como otro escenario? ¬ŅCu√°nto te aporta el intercambio con los alumnos?

De alguna manera todo es un escenario. Esto me facilita mucho el diálogo y entender también los procesos de mis estudiantes, siempre los incentivo a encontrar los caminos entre la teoría, la historia del teatro y lo que están haciendo ellos, lo que está pasando en la escena actual cubana. Me encantan las clases con el curso por encuentros, muchos son profesionales en ejercicio y sus inquietudes están muy aterrizadas en la técnica y la cotidianidad de lo que hacen.

Tambi√©n trabajo con ni√Īos en mi pueblo, puedo confesar que son las clases para las que m√°s me preparo, las que m√°s disfruto e incluso las m√°s profundas, ellos son como profesionales pero con altas dosis de sensibilidad y creatividad, son mis fractales m√°s puros, por eso con ellos me exijo m√°s. Cuando siento que una clase es un encuentro entre colegas, que me aporta a m√≠ como ser humano entonces le encuentro sentido a estar ah√≠ para ellos y a que ellos me devuelvan las ganas de seguir adelante. De esa manera borro tantas clases que recib√≠ en mi vida donde el aula era una especie de tribunal, en el cual el profesor juzgaba y los dem√°s acat√°bamos sentencias.

‚ÄĒ¬ŅCu√°les son los riesgos de actuar en una obra que tambi√©n es dirigida por ti? ¬ŅSe puede ser suficientemente exigente con uno mismo y los dem√°s?

‚ÄĒ¬†Es c√≥mo saltar de un avi√≥n sin paraca√≠das, solo puedes aterrizar en una pieza si los que te acompa√Īan en esa ca√≠da libre te dan la mano. A la vez debes asegurarte antes de saltar que ellos tengan el equipamiento para aterrizar sanos y salvos. Tiene que haber un verdadero equipo creativo, una democracia teatral, lo cual es muy dif√≠cil de lograr y sostener por largo tiempo.

Creo que un director en cualquier proceso debe ser primero exigente consigo mismo, debe aplicarse el rigor m√°ximo a su tarea y, si adem√°s act√ļa, debe saber comprender a los otros y trabajar mucho en solitario para que su proceso de actor no nuble su juicio como l√≠der. Para m√≠ siempre exigencias, creo que demasiadas.

En proceso de la obra Cuerdas percutidas.

‚ÄĒ¬ŅCu√°nto le temes o no a las reacciones del p√ļblico?

‚ÄĒ¬†Con el tiempo he dejado de temerles. Es lo que necesito, as√≠ sean las m√°s duras, porque hago teatro para compartirlo y comunicarme desde el cuerpo, desde mi esp√≠ritu. Escucho a mis espectadores. Nunca termino una obra porque cuando ya est√° lista para recibir la mirada del p√ļblico, esta interacci√≥n riqu√≠sima hace que vuelva sobre mis pasos para que la obra siga creciendo, siga mutando. P√ļblico y artista son parte de la obra de arte. No funciona muy bien esta ecuaci√≥n cuando se tergiversa p√ļblico por populismo, por producto comercial, por propaganda, eso son residuos de la relaci√≥n emocional principal: actante-obra-p√ļblico.

‚ÄĒ¬†¬ŅCu√°les son tus referentes en el teatro, cubanos y extranjeros?

‚ÄĒ¬†Tengo varios superh√©roes teatrales que vinieron despu√©s de mi abuelo y mi madre, entre ellos puedo mencionarte a Meyerhold, Augusto Boal, Richard Scheckner, Stanislavsky, Eugenio Barba y m√°s recientemente Michael Chekhov. En la escena cubana a Vicente Revuelta, Eduardo Mart√≠nez y Lola Amores, mis maestros Carlos Celdr√°n y Raquel Carri√≥; pero no hay nada m√°s importante en mis referencias teatrales que el juego de mi familia de hacer lo cotidiano teatral, cuando estoy perdido vuelvo a esa casa vieja a encontrar mi camino.

El teatro constituye parte del patrimonio espiritual de la nación, por lo tanto siempre va estar de una forma u otra. Es un diálogo con el presente, con nuestros maestros y los espíritus que nos guían.

‚ÄĒEn tu opini√≥n, ¬Ņc√≥mo deben ser los j√≥venes creadores la Cuba de hoy?

‚ÄĒDebemos ser actores y nunca espectadores de nuestra realidad social, por muy compleja que esta sea, sin miedos, ni justificaciones para expresar el pulso de nuestro tiempo. Con nuestras creaciones tenemos que labrar algunos de los destinos de Cuba, que nunca podr√° ser un futuro ajeno a una tradici√≥n y a la idiosincrasia que nos caracteriza.

‚ÄĒ¬ŅNos quieres adelantar algo de tu segundo libro, que est√° en proceso editorial por Tablas Alarcos‚Ķ?

‚ÄĒEs precisamente La Ca√≠da. Habla de la muerte y el renacer de un h√©roe, de una manera de interpretar la cuban√≠a, pero tambi√©n de un director que expone su cuerpo a la necropsia de los espectadores y de los otros actores. Intenta ser un proceso alqu√≠mico para hacer renacer a un h√©roe y explicar una angustia hist√≥rica.

‚ÄĒ¬ŅQu√© importancia le concedes a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z como aglutinadora, impulsora de proyectos y defensora de los j√≥venes escritores, artistas e investigadores?

‚ÄĒCreo que es la plataforma principal para los j√≥venes creadores y gracias a ella se visualizan muchos artistas. Si nosotros tenemos que preguntarnos qu√© tipo de j√≥venes somos y que queremos hacer por el futuro de la naci√≥n, la Asociaci√≥n debe estar preparada para ese di√°logo y creo que muchos de sus directivos asumen esa responsabilidad desde la comprensi√≥n, el apoyo y la promoci√≥n, venga de donde venga la obra o el artista. Es ella la que tiene la misi√≥n de encausar este impulso hacia los mejores puertos.

‚ÄĒ¬ŅPrincipales sue√Īos en el mundo creativo‚Ķ?

‚ÄĒTener un espacio para que mi Laboratorio deje de latir dentro mi cuerpo y aterrice en alg√ļn lugar donde se cumplan los otros sue√Īos. Hacer una obra donde ni√Īos, estudiantes, profesionales, artistas sin formaci√≥n acad√©mica y de otras disciplinas se agrupen en pos de un objetivo, ni docente, ni creativo, sino espiritual que engloba a ambos. Unir todos los fractales posibles para transformarnos en mejores seres, que es una manera m√°s efectiva de obtener resultados humanos perdurables en la sensibilidad de una √©poca y sus creadores.


Lombanfula en Cuba

Cuando parece que todo el universo religioso-cultural de matriz africana est√° investigado en Cuba, aparecen nuevas sombras que demuestran una famosa frase que plantea: ‚ÄúLo que el hombre conoce es una gota, lo que desconoce es un oc√©ano completo‚ÄĚ. En esta cuesti√≥n pens√© cuando supe de la existencia de los Lombafula, una religi√≥n de origen bant√ļ que solo se practica en el centro del pa√≠s. Su calidad de ser una pr√°ctica religiosa cr√≠tica y familiar posibilit√≥ por mucho tiempo su desconocimiento, o aquellos que sab√≠an la converg√≠an con las pr√°cticas del palomonte, tambi√©n de origen bant√ļ.

Esta religi√≥n, originaria del territorio africano del antiguo reino de los Bakongos, es otro lazo que se suma a nuestro v√≠nculo con √Āfrica. Esto sigue demostrando la diversidad cultural y religiosa que presenta el continente negro y que es imposible utilizar criterios unificadores para distinguir a esa regi√≥n. Y es que diferentes regiones de la Isla, como dijera la escritora y antrop√≥loga Lydia Cabrera, ‚Äúson verdaderos asentamientos de √Āfrica en Cuba».

El Lombanfula es una práctica religiosa-cultural de origen africano que se encuentra en los municipios de San Juan de los Remedios, Placetas, Camajuaní y, en una menor medida, Sagua la Grande. Las características fundamentales de la misma es que utiliza el agua y las piedras de los ríos. No utiliza la nganga o prenda, ni trabaja con muertos. Sus prácticas son estrictamente familiar y crípticas, y por designio ancestral del clan.

¬†Su fundamento radica en el lombo: ni√Īo que antes de su nacimiento, por revelaci√≥n en su sue√Īos en la madre, es considerado encarnaci√≥n de una diversidad acu√°tica portador. Etimol√≥gicamente la palabra Lombafula est√° formado por lombo que significa ni√Īo que tiene el esp√≠ritu de Simbi (genio, esp√≠ritu o espectro del agua) y mfula, que tiene varias aserciones: asamblea, reuni√≥n, consejo para deliberar, ennegrecer o oscurecer. Si una madre gestante sue√Īa con agua, r√≠os, o serpientes, o que su ni√Īo a√ļn por nacer le dijo en sue√Īos d√≥nde ella pudiera encontrar un tesoro oculto, ella sabe que el ni√Īo es lombo y por lo siguiente se le debe rendir culto en la familia por las siguientes generaciones.

En mi más reciente visita a Camajuaní pude conocer a una familia que practican esta religión, lo que me permitió conocer algunos detalles. Pero la principal fuente de conocimiento está en el libro El Lombafula en Cuba, de los investigadores Gema Valdés Acosta, Erick González Bello y Juan Carlos Hernández Rodríguez.

Sobre los autores podemos decir que la Dra. Gema Vald√©s es una se las importante ling√ľista y estudiosa del legado bant√ļ en Cuba, adem√°s de ser profesora titular de la Universidad Central ‚ÄúMarta ‚ÄúAbreu‚ÄĚ de Las Villas. Erick Gonz√°lez y Juan Carlos Hern√°ndez son trabajadores del Museo de las Parrandas de Remedios y grandes promotores de la cultura popular tradicional en la regi√≥n central.

Uno de los aciertos de este texto es que los autores logran explicar de forma amena y clara las caracter√≠sticas y detalles de las pr√°cticas religiosas del √°mbito bant√ļ en sus lugares de or√≠genes y, al mismo tiempo, deslindar peculiaridades del palomonte.

Del Lombafula describen la gran mayor√≠a de sus peculiaridades apoyados en testimonios personales, fotos y las amplias habilidades investigativas de ellos sobre estos temas. Tambi√©n se√Īalar que dejan abierta la investigaci√≥n y ponen sobre la mesa algunas interrogantes que pueden servir para futuras indagaciones al respecto.

Es así que por el legado patrimonial que posee podemos definir el libro El Lombafula en Cuba, como una herramienta trascendental e histórica, entre otros motivos porque es el primer título que aborda un fenómeno hasta ahora bastante desconocido en el territorio nacional. Por tal hecho le fue otorgado el premio de investigación de la Academia de Ciencias 2019, por su relevante aporte a la antropología cultural y a los estudios africanistas en el archipiélago cubano.


Romer√≠as: el s√≠ndrome del √ļltimo d√≠a

Después de tres jornadas de trabajo en Memoria Nuestra todo sigue como el primer día, se puede captar un ambiente de entusiasmo por el intercambio. Cuando quedan menos ponencias y ya se ha recorrido la mayoría del camino las expectativas no bajan. No es fortuito, la propia diversidad y profundidad de los criterios de los participantes permiten avizorar un debate rico. Por los temas compartidos desde la jornada anterior se han atizado las ganas de compartir propuestas y experiencias, llegar a la una de la tarde parece una espera eterna.

El tercer d√≠a el programa estuvo m√°s cargado, con ocho propuestas se recorri√≥ un amplio espectro que fue desde las representaciones sociales y el patrimonio hasta la socializaci√≥n del proyecto cultural Nuestro Entorno, pasando por la relaci√≥n de las mujeres con la prensa en las primeras d√©cadas de la rep√ļblica, un estudio de lo rural en una comunidad holguinera, el an√°lisis de la caricatura editorial en el peri√≥dico Ahora!, la proyecci√≥n sociocultural de la comunidad china en Holgu√≠n y las peculiaridades de los velorios y entierros en el municipio Guisa.

Todos esos temas fueron profundamente debatidos por los participantes, quienes mediados por sus formaciones diversas ofrecieron de manera general un enfoque multidisciplinar a los análisis y sugerencias que les hicieron llegar a los ponentes. El debate también llevó a reflexionar sobre los impactos y sobre la necesidad de que los proyectos que se articulen puedan trascender por el hecho de que sus propios miembros sean gestores de la socialización de sus resultados.

Definitivamente este Memoria Nuestra ha sido histórico, es la primera vez que sesiona fuera de sus normas convencionales. Ha tenido la ganancia de que ha podido reunir a mayor cantidad de participantes, ha forjado vínculos nuevos y ha modificado para bien la visión que se tenía de los eventos ligada siempre a cuestiones logísticas, que son importantes pero está demostrado ya que no son imprescindibles.

Sin embargo, el √ļltimo d√≠a tambi√©n hizo patente una carencia, para la mayor√≠a de los participantes falt√≥ algo, fue un reclamo sostenido la necesidad de verse a los ojos, de tocarse, de intercambiar como estamos acostumbrados los miembros de una generaci√≥n que se resiste a perder la sensaci√≥n del calor humano.

Fue posible captar al final del debate que todos padec√≠an el ‚Äús√≠ndrome‚ÄĚ del √ļltimo d√≠a, daba la sensaci√≥n de que nadie quer√≠a perder los contactos, se repet√≠an los deseos de no olvidarse los unos de los otros, de perpetuar el grupo de WhatsApp, lo √ļnico que nos ha unido en nuestro paso por Romer√≠as en tiempos de pandemia; ciertamente es lo √ļnico tangible, aunque parad√≥jicamente sea virtual.

Participar en el evento fue como si todos hubi√©semos viajado cientos de kil√≥metros para conocernos, como si despu√©s de cada jornada hubiera habido tiempo para ir juntos a un concierto, como si la noche hubiera sido suficiente para tejer una urdimbre de complicidades. Por eso quiz√°s hab√≠a esa necesidad de mirarse a los ojos, porque a√ļn creemos que no son suficientes los abrazos de unos y ceros para complacernos, por eso hay que volver a ser romeros, hay que volver para darnos el cari√Īo que nos debemos.

MADRES INVESTIGADORAS QUE HONRARON EL MEMORIA NUESTRA 2020    

 


La descolonización: necesidad constante de los jóvenes investigadores

Por segundo día consecutivo, a través del grupo homónimo creado en la red social Whatsaap, sesionó Memoria Nuestra, el congreso para jóvenes investigadores que convoca la filial holguinera de la Asociación Hermanos Saíz y su sección de Crítica e Investigación en el marco de las Romerías de Mayo 2020. Una treintena de miembros, en condición de ponentes y participantes, intercambiaron sobre diversas temáticas.

El programa de la jornada estuvo compuesto por un an√°lisis de la obra ensay√≠stica del reconocido intelectual cubano Roberto Fern√°ndez Retamar; tambi√©n se present√≥ una investigaci√≥n centrada en la Revista Casa de las Am√©ricas como espacio de confluencia entre revoluci√≥n social e intelectualidad, en tanto estuvo presente una indagaci√≥n sobre la ense√Īanza de la m√ļsica en Cuba, as√≠ como un acercamiento a los primeros a√Īos de la Revoluci√≥n a trav√©s del fot√≥grafo Cartier- Bresson.

Uno de los elementos distintivos del debate, com√ļn a todas las ponencias, fue la necesidad de una mirada descolonizadora en la apropiaci√≥n de la realidad, para lo cual la investigaci√≥n es esencial a la hora de localizar referentes que permitan a los m√°s j√≥venes posicionarse frente a paradigmas hegem√≥nicos desde una l√≥gica emancipadora.¬†

Tanto el legado de la Revista Casa como la obra Retamar son vitales en la b√ļsqueda de elementos aut√≥ctonos para desprenderse de cualquier vicio colonizador, adem√°s de que poseen profundas ra√≠ces en la realidad latinoamericana y caribe√Īa que permiten el retorno a la b√ļsqueda de la emancipaci√≥n total del ser humano.

Los participantes plantearon interrogantes que permitieron a los ponentes explicitar las claves de sus investigaciones y establecer un diálogo profundo al abrir nuevas incógnitas o aristas poco exploradas que permitirán seguir profundizando en las temáticas que constituyen objeto de indagaciones.

La jornada también fue propicia para poner a disposición de los participantes las ponencias que serán presentadas este miércoles. De esta manera se confirma este evento como el principal espacio a nivel nacional para reunir los resultados investigativos de los estudiosos noveles en el país, y a la vez asienta la vocación innovadora y capacidad de adaptación de Memoria Nuestra y su comité organizador a las actuales circunstancias, sin que ello afecte su vitalidad como espacio de encuentro e intercambio de saberes y experiencias entre los jóvenes intelectuales cubanos.


¡Siempre en Romerías!

cortesía del entrevistado

Este mes de mayo no vamos a las Romerías, pero de alguna forma recorreremos las calles de Holguín, debatiremos sobre cultura y sociedad, cantaremos, bailaremos, llenaremos de estatuas y lienzos los alrededores… la Ciudad de los Parques descansará, pero las redes sociales serán el nuevo escenario para todo aquel que desee revivir el espíritu del Festival de Juventudes Artísticas mediante la creación online y el compartir entre amigos.

Carlos Urgellés es de esos apasionados que, aunque lamentan en esta ocasión la suspensión del evento por la circunstancia de la Covid-19, será de los primeros en sumarse a ese carnaval cultural que se anuncia del 2 al 8 de mayo, las Romerías desde casa, símbolo de esperanza y vida al que están convidados escritores, artistas, investigadores, promotores, voluntarios, Maestros de Juventudes, Miembros de Honor…

Sobre las razones que lo convidan a esa militancia y fidelidad para con un espacio que se realiza fuera de Guantánamo, su provincia natal, dialogamos con Carlos, vía telefónica, y así nacieron estas memorias muy personales del joven crítico e historiador.

Del temor a la admiración

Lo que m√°s sorprende y enamora de las Romer√≠as, seg√ļn Carlos, es la amplitud, variedad y profundidad de las actividades que promueve cada a√Īo.

‚ÄúEs un im√°n que agrupa a creadores noveles y estudiosos de toda Cuba, y claro que los guantanameros hemos asistido. Yo en lo personal fui desde 2012 y hasta el 2014 como participante del evento Memoria Nuestra, devenido Congreso de Pensamiento pues re√ļne a investigadores, cient√≠ficos sociales y promotores culturales en torno a dos l√≠neas de trabajo: la investigaci√≥n y los proyectos socioculturales.

cortesía del entrevistado

“Para mí ese espacio es la médula de las Romerías pues allí están los pensadores, se gestan los procesos de investigación, de interpretación y análisis de los fenómenos artísticos. Además sirve de manera espontánea a la promoción de saberes nuevos, del quehacer de los investigadores jóvenes y nos pone en contacto con personalidades como Olga Portuondo, Fernando Martínez Heredia, Carmen Almodóvar, Carlos Lloga, quienes convierten el congreso en aulas para disertar y compartir con la Asociación Hermanos Saíz. 

“Cuando llegué por primera vez, me impresioné mucho porque en un día habían decenas de actividades y en todas yo sabía que podía aprender algo, pero el tiempo resulta corto, incluso si vas con una agenda, claro de tus objetivos.

Participar, investigar, aprender

El Memoria Nuestra constituye un reservorio √ļnico de investigaciones novedosas, pertinentes, atinadas, bien concebidas en el √°mbito social, cultural nacional e internacional, as√≠ lo considera Carlos Urgell√©s, quien rememora como ayer aquellas primeras propuestas que llev√≥ al congreso.

‚ÄúEn una ocasi√≥n el eje tem√°tico estuvo dedicado a la figura del Che, y llev√© un ensayo sobre el pensamiento pol√≠tico de esa figura, aplicada al siglo XXI, luego propuse una investigaci√≥n sobre la masoner√≠a en el √°mbito oriental, y la conservaci√≥n del patrimonio construido en Baracoa a partir de trabajo de las logias mas√≥nicas, este √ļltimo fue agasajado por la Casa de Iberoam√©rica de Holgu√≠n con el premio colateral.

cortesía del entrevistado

“Para mí asistir al Memoria… es una oportunidad de lujo, pues te da la oportunidad de conocer fenómenos y teorías sociales a las que uno está ajeno por lo limitada que es la circulación de las investigaciones científicas, además con el jurado del evento uno logra mucha familiaridad, tanto así que por ejemplo allí yo pude invitar a Fernando Martínez Heredia a Baracoa.

‚ÄúAdem√°s, uno encuentra el trampol√≠n para nuevas l√≠neas de estudio, crea alianzas para realizar investigaciones paralelas, colaborativas y definir incluso otras formas de abordar tem√°ticas. Sin embargo, creo que a√ļn hay que buscar otras formas de socializar el contenido de las valiosas obras que se ven y exponen en el Congreso de Pensamiento.

Impresiones y recuerdos

‚ÄúEl encuentro con Fernando Mart√≠nez Heredia, ese aprendizaje constante, el interactuar cotidiano con figuras excelsas de la Cultura, profesoras de Historia del Arte de la Universidad de Oriente, con Armando Hart., la programaci√≥n sin l√≠mites‚Ķ son recuerdos que siempre conservar√© de las Romer√≠as, que podr√≠a considerarse el mejor Festival de Juventudes Art√≠stica que se realiza en el pa√≠s‚ÄĚ, agrega Carlos Urgell√©s, mientras evoca detalles de sus √ļltimas Romer√≠as.

‚ÄúLa m√ļsica es un componente esencial de esos d√≠as, el que va all√≠ se queda encantado por ese himno, esa oda a la alegr√≠a, que te recibe y despide desde la ma√Īana a la tarde, hay quienes la graban y se lo llevan como tesoro, porque si hay algo que han logrado los holguineros es dotar de identidad propia ese evento.

“Aunque hay ediciones a las que no asistí, sí creo que ha crecido mucho como acontecimiento cultural, gracias a la promoción y pasión con que la AHS lo ha acogido, ahora incluso con participación del sector universitario que acude allí ansioso de conocer esos aportes sustanciales que traen los centros de estudios, por ejemplo, sobre la primera computadora hecha en Cuba, las comunidades, el género… socializados en el Memoria Nuestra, que para mí es (o debería ser) una segunda universidad para los teóricos del país.

‚ÄúRealmente es una pena que este a√Īo no hayan Romer√≠as, como las que estamos acostumbrados, s√© que muchos a√ļn les pesa desempacarlas mochilas y esperan que en alg√ļn momento digan que todo fue un mal sue√Īo, que s√≠ habr√° Festival, pero creo que este tiempo ser√≠a bueno aprovecharlo para dialogar online, para repensar el evento y guardar las energ√≠as para el pr√≥ximo a√Īo hacerlo como merecemos los cubanos todos‚ÄĚ.


Bits para expresar la Memoria Nuestra

Por estos d√≠as los bits dan vida a las palabras para salvar la memoria nuestra. Un grupo de WhatsApp fue el punto de encuentro que en esta ocasi√≥n sirvi√≥ para aglutinar los resultados de los j√≥venes investigadores de varias provincias, quienes sometieron sus trabajos a la consideraci√≥n de un p√ļblico que estuvo muy activo en relaci√≥n con las ponencias.

Aunque ciertamente se extra√Ī√≥ el ambiente que por lo general impera en el Museo La Periquera, el esp√≠ritu fue similar, se generaron interrogantes y comentarios que sirvieron de complemento a las investigaciones presentadas, las cuales a su vez trataron tem√°ticas variadas que se acercan a fen√≥menos que constituyen patrimonio cultural de la naci√≥n cubana.

Las ponencias de la jornada abordaron temas como los valores patrimoniales en la arquitectura de batey, el complejo de la rumba en Camag√ľey y el rol de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en el panorama cultural avile√Īo a m√°s de 30 a√Īos de fundada la organizaci√≥n. Fueron objeto de an√°lisis¬† las metodolog√≠as, los criterios de selecci√≥n de las muestras, as√≠ como las experiencias similares en las diversas regiones del pa√≠s.

Jos√© Mario Viamonte, participante en la secci√≥n de trabajo, respecto a lo acontecido se√Īal√≥: ‚Äúlos debates fueron estimulantes para el pensamiento joven. Tal vez la oportunidad de estar en casa¬† es favorable, pues los debates digitales abren oportunidades no exploradas en Cuba, facilitan el intercambio personalizado de forma que se expresan las opiniones de una forma din√°mica. Creo que la experiencia de hoy genera una nueva experiencia de intercambio intelectual y de retroalimentaci√≥n te√≥rica. Para m√≠ ha sido¬† exclusiva la oportunidad de conocer investigaciones, realidades y problem√°ticas asociadas a la cultura cubana, lo cual tiene un valor agregado si se tiene en cuenta que proviene de j√≥venes investigadores‚ÄĚ.

Durante una hora y media materiales de diverso formato ‚Äďaudios, videos y fotograf√≠as‚Äď permitieron una nivel de interacci√≥n multimedial que permiti√≥ a trav√©s de ese grupo de WhatsApp el desarrollo de una experiencia sensorial muy interesante que lejos de limitar el intercambio, facilit√≥ la comprensi√≥n de las posturas de los ponentes.

Por su parte, Yuleidys González Estrada, quien es vicepresidenta en la provincia Granma y miembro del comité organizador, al valorar la jornada comentó al Portal del Arte Joven Cubano: “Se bordaron en profundidad los temas tratados, sin embargo, debo resaltar que lo más importante fueron las alianzas que comenzaron a construirse en torno al desarrollo de acciones conjuntas para la recuperación de la memoria histórica de nuestra organización y la salvaguarda del patrimonio histórico de la nación.

‚ÄúCiertamente, la experiencia virtual abre la oportunidad de una participaci√≥n activa tanto en el debate como en la construcci√≥n del proceso en s√≠ mismo. Es la oportunidad de crear de conjunto y constantemente al tiempo que lo vamos socializando, adem√°s de que me ha permitido incorporarme como productora del evento aun en la distancia.‚ÄĚ


Memoria Nuestra: un espacio para el debate, pero también para la amistad

Entrevista con la profesora e investigadora Yuleidys Gonz√°lesz Estrada, ganadora del ‚ÄúCongreso de Pensamiento y Premio Memoria Nuestra 2019‚ÄĚ de la Romer√≠as de Mayo

Las Romer√≠as de Mayo son el epicentro de los j√≥venes creadores m√°s inquietos de la Isla de Cuba. El ‚ÄúCongreso de Pensamiento y Premio Memoria Nuestra‚ÄĚ es su arista m√°s te√≥rica. Convoca a los j√≥venes investigadores de las Ciencias Sociales y Human√≠sticas sobre temas y problem√°ticas de inter√©s para la cultura nacional. Es una especie de simbiosis entre j√≥venes y grandes intelectuales que asisten como conferencistas o jurado a sus sesiones de trabajo. Entre los que han asistido se puede mencionar Eusebio Leal, Fernando Mart√≠nez Heredia, Eduardo Torres Cuevas, Natalia Bol√≠var, Abel Prieto,¬† entre otros.¬†¬†

La edici√≥n anterior, correspondiente al a√Īo 2019 fue premiada en la categor√≠a de investigaci√≥n la joven Yuleidys Gonz√°les Estrada, profesora de la Universidad de Granma y asociada de la AHS en la sesi√≥n de Cr√≠tica e Investigaci√≥n, en la cual ha ocupado funciones como Jefa de Secci√≥n y Vicepresidenta. Yula, como muchos la conocen, es especialista en el pensamiento filos√≥fico cubano y latinoamericano de la de la d√©cada de 1960-1970 y actualmente una de las activista e investigadoras de g√©nero m√°s relevantes en la regi√≥n oriental, con su proyecto de reanimaci√≥n socio cultural ‚ÄúLa Cuarta Luc√≠a‚ÄĚ.

Actualmente se encuentra en casa, como la inmensa mayoría de los cubanos ante la pandemia de la COVID 19. Inquieta y creativa sigue profundizando sus trabajos académicos y su incesante bregar en el activismo desde las redes sociales. Nos comunicamos con ella vía WhatsApp y gustosamente conversamos sobres sus experiencias en el Memoria Nuestra.

cortesía de yula

Has asistido varias oportunidades al Memoria Nuestra, desde tu trayectoria cient√≠fica. ¬ŅQu√© distingue a este espacio te√≥rico de los dem√°s?¬†

He tenido la suerte de asistir a las dos √ļltimas ediciones del evento. Desde la primera vez se qued√≥ muy cerca de mi coraz√≥n. He participado en varios eventos nacionales e internacionales dentro y fuera del pa√≠s, pero Memoria Nuestra es diferente. Como dije en una entrevista anterior, es un espacio para el debate, pero tambi√©n para la amistad, por eso crea una suerte de comunidad¬† ‚Äúnuestromemoriana‚ÄĚ. Es cierto que dan un premio en met√°lico y eso es atractivo, pero el verdadero premio es poder participar y dialogar con tanta juventud comprometida con la dif√≠cil tarea de crear.¬†

Fuiste la ganadora de la edici√≥n de 2019 en la categor√≠a de investigaci√≥n. ¬ŅCu√°l era la esencia de tu investigaci√≥n? ¬ŅPorque crees que fuiste elegida entre una veintena de ponencias?

As√≠ es. Tuve el alt√≠simo honor de recibir el Premio de Investigaci√≥n del 2019. Mi investigaci√≥n se titul√≥: ‚ÄúLa teor√≠a de la Revoluci√≥n Social Latinoamericana en las publicaciones peri√≥dicas cubanas 1960-1970‚ÄĚ. Tuvo como objetivo demostrar la existencia de una teor√≠a de la revoluci√≥n social para Am√©rica Latina en las Revistas Casas de las Am√©ricas, Cuba Socialista y Pensamiento Cr√≠tico. Ya era una investigaci√≥n concluida con la que obtuve el t√≠tulo de Doctora en Filosof√≠a, el Premio CITMA y el Premio al M√©rito Cient√≠fico. Creo que estos fueron aspectos que pesaron en la decisi√≥n del tribunal, pero hab√≠a ponencias de much√≠simas calidad.

cortesía de yula

¬†¬ŅDesde tu perspectiva cu√°les son las mayores ventajas de este evento? ¬ŅQu√© piensas que se deba mejorar?

Para mí una de las mayores ventajas constituye una oportunidad para los investigadores de mayor y menor experiencia debatan sobres sus temas de investigación pero también sobre los problemas más latentes de nuestra realidad. En eso ayuda mucho la convivencia pues las sesiones de trabajo no terminan con las ponencias. Me gustaría que se incluyeran en el tribunal a jóvenes investigadores de la AHS y que las editoriales de la organización publicaran libros con los resultados de las investigativos más relevantes. 

Yula, un mensaje que quieras trasmitirles a los romeros y el colectivo asiduo del Memoria Nuestra que est√°n en casa.

Para terminar, quiero agradecer a las y los organizadores por no darse por vencidos. Por asumir con responsabilidad el enorme legado del Congreso y Premio Memoria Nuestra. Creo que esta es una oportunidad √ļnica para hacer un evento que late con el esp√≠ritu de las vanguardias. A toda la gente romera que cada a√Īo espera ese encuentro fenomenal sepan que en esta ocasi√≥n no nos abrazaremos ni compartiremos por los caf√© y los parques de Holgu√≠n, pero estaremos en esa conexi√≥n inquebrantable creada por el arte. ¬°Hagamos de estas Romer√≠as las m√°s grandes de todos los tiempos!¬†¬†¬†