intelectuales


Guerra culta: Pensamientos para la Cuba del presente y el futuro

PalaA prop√≥sito de la presentaci√≥n del libro Guerra culta. Reflexiones y desaf√≠os 60 a√Īos despu√©s de Palabras a los Intelectuales, de Ediciones ICAIC. (2 de julio de 2021 en la Cinemateca de Cuba).

Uno imagina aquellos encuentros de junio de 1961, las palabras de Fidel, sus gestos, el ambiente. En las semanas m√°s recientes hemos escuchado varias veces el tono de su voz gracias a la grabaci√≥n de aquella emblem√°tica intervenci√≥n del d√≠a 30. Uno imagina las reacciones de los dem√°s, ¬Ņqu√© pensar√≠an, qu√© sentir√≠an mientras escuchaban al l√≠der revolucionario, al mismo ser humano que hab√≠a cambiado el destino de Cuba y en diversas ocasiones demostr√≥ su capacidad para conquistar lo aparentemente imposible, para
convertir sue√Īos en realidades?¬†

En la Biblioteca Nacional, dialogaba el mismo hombre que había dirigido el asalto a los cuarteles Moncada en Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, la lucha en la Sierra Maestra, el triunfo del primero de enero de 1959, la victoria en Playa Girón. Ahí estaba el principal impulsor de la
Campa√Īa de¬† Alfabetizaci√≥n, el seguidor de las ideas de Jos√© Mart√≠, el amante de la cultura, el intelectual, que era tambi√©n abogado, militar, profundo humanista‚Ķ

En un contexto muy complejo se sentaba a conversar con los escritores y artistas. Escuchó, habló, proyectó, pero sobre todo contribuyó a la concreción de muchos anhelos relacionados con la cultura y más allá.

En sus palabras, en el tono, palpitaba la humildad y la sinceridad, su capacidad para convencer y unir a pesar de las diferencias. Aquella pieza oratoria y el espíritu de los tres intercambios, no solo sentaron las bases de un diálogo profundo entre las vanguardias política e intelectual, el cual llega hasta hoy, sino que también confirmaron la dimensión de Fidel como pensador y líder extraordinario también en el plano creador. No impuso criterios, ni ordenó, no fue grandilocuente ni pesimista. Fue un conciliador, un encantador con la
profundidad de sus argumentos, la honestidad y sencillez, siempre palpitando el amor a la Revoluci√≥n misma, eminentemente cultural. Todav√≠a parecen retumbar los aplausos, muestras del apoyo, construido durante las diferentes partes de la intervenci√≥n. ‚ÄúFueron las palabras de un creador en el arte de la pol√≠tica‚ÄĚ, como expresa Manolo P√©rez en el libro que presentamos hoy. Al escuchar a Fidel es inevitable pensar tambi√©n en Mart√≠, otro aglutinador que jam√°s traicion√≥ las esencias, fuente de ense√Īanzas y belleza que deber√°
acompa√Īarnos siempre.

A los j√≥venes nos sol√≠an llegar escenas o textos dispersos de aquellos d√≠as, por eso es tan favorable que durante el actual a√Īo, como parte de las acciones por el aniversario 60, podamos beber de proyectos editoriales e intercambios sobre lo sucedido y su transcendencia como nunca antes. El libro Guerra culta. Reflexiones y desaf√≠os sesenta a√Īos despu√©s de Palabras a los intelectuales, es una de esas obras que seguramente ser√° imprescindible como parte de un mapa m√°s abarcador y exacto sobre esos acontecimientos y Palabras, pero especialmente sobre su dimensi√≥n en constante crecimiento hasta el punto, que todav√≠a hoy, seis d√©cadas despu√©s, contin√ļa siendo plataforma fundamental no solamente de la pol√≠tica cultural, sino del proyecto de pa√≠s, que amamos y deberemos seguir construyendo.

Presentar este libro tiene para mí un simbolismo especial. La mística de aquellas jornadas y particularmente de la intervención de Fidel es cada vez más fuerte. Uno la siente gravitar, circula por las mareas de nuestras venas, en el afán de ser siempre consecuentes con sus esencias. Hacerlo en la sede de la Cinemateca de Cuba, lugar donde vivió Alfredo Guevara, un profundo cultivador del diálogo y quien tanto hizo a favor de la belleza en nuestro país tiene para mí matices singulares.

Llega esta valiosa entrega de Ediciones ICAIC en momentos de complejidad para el alma cultural de la nación. Desde voces diversas nos propone sumergirnos otra vez en Palabras, pero desde visiones y análisis muy actuales, que incluyen autocríticas y propuestas desde el apego a la nación y su corazón más puro, que es también el de su pueblo.

Confluyen en estas p√°ginas grandes de la cultura nacional como Rafael Hern√°ndez, Ibrah√≠n Hidalgo, Israel Rojas, Magda Gonz√°lez Grau y los Maestros de Juventudes Graziella Pogolotti, Nancy Morej√≥n y Manuel (Manolo) P√©rez, junto a los j√≥venes Karima Oliva, Fabio Fern√°ndez, Jos√© Ernesto Nov√°ez, Fernando Luis Rojas y este servidor (Yasel Toledo Garnache), quienes forman una interesante plataforma de pensamiento, con an√©cdotas, profundidad anal√≠tica, dignidad y pasi√≥n para mirar la tempestad sin miedo ‚Äďcomo nos dice Israel‚Äď, pero sobre todo con la voluntad de vencerla desde el decoro y la inteligencia, la poes√≠a m√°s all√° de las palabras.

Aquí están las opiniones de profesores, historiadores, un cantante, una sicóloga, escritores, cineastas, y periodistas; todos participantes activos en las dinámicas actuales, incluidos algunos con un recorrido largo en el entramado intelectual y artístico del país.

Cada artículo tiene también sus estilos. A veces, uno siente la sensación de estar en una clase, oír a un contemporáneo o conversar con un amigo grande, que nos cuenta algunas de sus vivencias en la sala de su casa.

Las palabras forman imágenes, puentes, fuentes de conocimientos a veces desde lo coloquial o un rigor más académico, desde un tono pausado u otro con más impulso, como torrente de ideas e ímpetu. En ocasiones, uno tiene el impulso de responder o preguntar sobre lo leído. Ese es otro de los encantos de esta obra: su capacidad para decir y provocar el pensamiento.

Como se explica en la parte inicial, este libro dialoga con otros dos, publicados también por ese sello editorial: La historia en un sobre amarillo. El cine en Cuba (1959-1964), de Iván Giroud, y Aquel verano del 61. Primer encuentro de Fidel con los intelectuales cubanos, de Senel Paz, que junto a propuestas recientes de otras editoriales conforman una fuente de análisis más rica sobre los sucesos de junio de 1961, el panorama cultural cubano y sus desafíos.

En su pr√≥logo, Graziella Pogolotti nos recuerda que ‚Äúlas conmemoraciones no pueden reducirse a un mero rescate arqueol√≥gico. Conducen a replantear la dial√©ctica fecundante entre el hoy y el ayer, a establecer las coordenadas necesarias para acceder a un aprendizaje indispensable, para encaminar las respuestas requeridas a las interrogantes de la contemporaneidad‚ÄĚ. Nos alerta que ‚Äúla clave de todo, para juntar voluntades y crecer ante los enormes desaf√≠os, se encuentra en el cultivo del arte delicad√≠simo de seguir edificando consenso. Porque, hijos de la historia, somos tambi√©n sus hacedores‚ÄĚ.

Rafael Hern√°ndez en el primer art√≠culo, Las palabras y las cosas. Consenso, disenso y cultura en la transici√≥n socialista temprana (1959-1965), hace un exhaustivo an√°lisis del contexto y particularidades como la producci√≥n y distribuci√≥n del cine y el mundo editorial. Argumenta que aquellos encuentros en la Biblioteca Nacional no significaron el kil√≥metro cero de la pol√≠tica cultural de la Revoluci√≥n, pues ya se hab√≠a hecho bastante a lo largo de los copiosos a√Īos 1959 y 1960. Recorre otros momentos de la historia cultural en torno a interrogantes como ‚Äú¬Ņqu√© cultura pol√≠tica caracterizaba a la sociedad cubana y al liderazgo revolucionario; cu√°les eran las ideas de entonces acerca del comunismo y el socialismo; qu√© visiones ten√≠an los cubanos sobre los socialismos realmente existentes en otros pa√≠ses y sus problemas; qu√© diferencias hab√≠a al respecto entre los principales dirigentes de esta Revoluci√≥n en los primeros a√Īos?

Manuel P√©rez ‚Äďy pido permiso para llamarlo Manolo, como le decimos desde el cari√Īo incluso quienes no hemos tenido la suerte de compartir frecuentemente con √©l‚Äď a trav√©s de vivencias personales, Manolo, Premio Nacional de Cine, nos habla como una especie de hermano grande sobre tres momentos que considera trascendentes de la cultura cubana: El primero relacionado con los acontecimientos desatados en mayo-junio de 1961 que condujeron a los encuentros en la Biblioteca Nacional, el segundo fue el Primer Congreso de
Educaci√≥n y Cultura en 1971, y el tercero estuvo relacionado con un acuerdo del Comit√© Ejecutivo del Consejo de Ministros en 1991, por el cual se creaba una Comisi√≥n Estatal encargada de elaborar propuestas de perfeccionamiento para estudiar ¬ęla uni√≥n de los Estudios F√≠lmicos de las FAR, los Estudios Cinematogr√°ficos de la Televisi√≥n y los del Ministerio de Cultura (ICAIC)¬Ľ. Por supuesto que hubo pol√©mica, mensajes y cartas, incluida una a Fidel, quien respondi√≥ inmediatamente. En su texto est√° el esp√≠ritu de diferentes etapas, la subjetividad, el sentido de pertenencia, la capacidad para subordinar las discrepancias a un proyecto cultural mayor, el debate y el consenso, que necesita la construcci√≥n permanente.

El profesor de la Universidad de La Habana Fabio Fern√°ndez Batista, a quien tambi√©n hemos visto intercambiar con estimulante pasi√≥n en encuentros con otros j√≥venes, nos brinda un sugestivo an√°lisis de los hilos que conectan aquellos sucesos con el presente y el porvenir. En Texto, contexto y futuro alerta que los usos de Palabras‚Ķ son tan importantes como la intervenci√≥n en s√≠, por eso en medio de los desaf√≠os actuales, ‚Äúmerece recalcarse que el terreno de la cultura no ha de escapar de la imprescindible revisi√≥n que permitir√° actualizar concepciones y pr√°cticas a fin de atemperarlas a los tiempos que corren. Hay en sus p√°ginas √≠mpetu y argumentos, conciencia cr√≠tica y confianza, seguro de que las viejas formas de hacer, ancladas a concepciones ya superadas, no son el camino. Repetir c√≥digos en su d√≠a exitosos, no garantiza el triunfo hoy (…) Si no se prev√© y no se es proactivo desde la instituci√≥n, se estar√° siempre en desventaja para dar la batalla‚ÄĚ, una opini√≥n a tener siempre en cuenta, unida a otros factores como la formaci√≥n y la capacidad de las organizaciones de creadores de ser vanguardias reales, siempre activas y desafiantes desde la fidelidad total a sus principios.

La sicóloga Karima Oliva, una de las voces jóvenes que ha llegado recientemente al entramado cultural cubano, mezcla sus experiencias de vida, trabajo y estudio en países latinoamericanos con consideraciones y análisis que nunca se alejan de los contextos globales. Uno lee sus párrafos y también la imagina hablando con su voz pausada y los gestos, con el tono agradable y también seguro de quien se declara marxista desde el primer párrafo.

En su artículo Sociedad cubana: pensamiento social y guerra cultural nos invita a no abandonar la esperanza de seguir avanzando en la construcción de una alternativa de sociedad socialista y soberana, más justa, más inclusiva, más equitativa y democrática. Recuerda a Martí, su visión de la prensa y dimensión de ética en un momento en que existe una fuerte disputa mediática, especialmente en el mundo hipermedial, convertido a veces en selva.

Para Nacy Morej√≥n, poeta profunda, el Cine de barrio ‚Äďt√≠tulo de su trabajo‚Äď, es fuente de recuerdos y seguramente tambi√©n de versos. A veces con sutileza y en otras de manera directa, ella nos recuerda que las industrias culturales, medios de comunicaci√≥n, redes sociales y todo el conglomerado de producci√≥n de contenido cultural al servicio del capital en el mundo contempor√°neo trabajan incansablemente para presentar el status quo capitalista como lo normal, como el √ļnico posible.

Nos alerta que la hegemonía no es ganada de una vez y para siempre, el proceso político cubano se enfrenta, en el momento actual, a un escenario de reconfiguración y disputa de su hegemonía. Reconfiguración porque los tiempos son otros y las formas de construir consenso deben evolucionar, al igual que las instituciones que lo sustentan y avalan en buena medida.

Va al Che, a su proyecto guevariano de ir formando nuevas conciencias, y la necesidad de apelar a la tradici√≥n marxista con un enfoque creativo constante. ‚ÄúDebemos evitar a toda costa que los √°rboles de la crisis econ√≥mica nos impidan ver el bosque del socialismo. No podemos descuidar el esfuerzo constante por la formaci√≥n cultural del pueblo. La educaci√≥n es m√°s que ense√Īar a leer y escribir (‚Ķ) Hoy m√°s que nunca la defensa de la hegemon√≠a socialista en Cuba es tambi√©n la defensa de una alternativa al injusto orden
neoliberal. Dando la batalla por Cuba, la estamos dando tambi√©n por el futuro‚ÄĚ, dice la Premio Nacional de Poes√≠a.

El joven escritor e investigador José Ernesto Nováez profundiza en términos como Hegemonía y contrahegemonía, atemperados a las particularidades de la Cuba contemporánea. Bebe de fuentes, como Antonio Gramsci y Karl Marx, sin desprenderse del papel central del arte y otras formas culturales en cualquier proceso de disputa ideológica. Resalta que la hegemonía simbólica de la Revolución cubana tuvo y tiene en esta relación con el sector artístico y cultural uno de sus pilares fundamentales.

En La novela contra Cuba y su alma rebelde analizamos algunos de los sucesos recientes en el cuerpo cultural de la naci√≥n, la vigencia de Palabras y lo indispensable de seguir fieles a su esp√≠ritu para navegar y vencer con √©xito los retos del presente, en un mar siempre tempestuoso que abarca la guerra de s√≠mbolos, las campa√Īas medi√°ticas y fake news, junto estrategias de diversos tipos, tanto en plataformas digitales como en espacios f√≠sicos.

A trav√©s de an√©cdotas personales y su claridad reflexiva, la fil√≥loga, profesora y realizadora de obras audiovisuales Magda Gonz√°lez Grau se adentra en fen√≥menos como creaci√≥n, libertad, censura, autocensura y otras pr√°cticas, que incluyen el oportunismo o lo que ella llama ‚Äújugar a hacerse famoso con el apoyo de la censura‚ÄĚ, en un af√°n de lograr celebridad a partir de la prohibici√≥n. En su art√≠culo Ser creador, ser joven habla tambi√©n de la pertinencia de los Grupos de Creaci√≥n como herramientas √ļtiles para tomar decisiones y construir consensos.

Con el t√≠tulo Resistencia luminosa y su habitual buena fe, siempre enriquecida con an√°lisis cr√≠ticos, llega el popular cantautor Israel Rojas a estas p√°ginas. Ah√≠ palpita su pasi√≥n, preocupaciones y certezas, el amor a Cuba y el af√°n de ser √ļtil. Nos cuenta que en el momento de aquellos encuentros de 1961 su padre era apenas un guajirito de 11 a√Īos en el municipio guantanamero de Yateras, que ya sent√≠a la √©pica de la Revoluci√≥n.

Israel asegura ser resultado de aquellas ideas y sobre todo de la voluntad creadora de quienes salieron de los encuentros en la Biblioteca Nacional con la convicción de que no bastaba con una guía doctrinal, con un discurso de Fidel. Era necesario salir a implementarlas y concretarlas.

Alerta sobre esencias culturales y la utilidad del diálogo real, sobre la importancia de la comunicación y de tener en las responsabilidades de dirección a personas con sensibilidad artística. Israel defiende la belleza más allá de lo estético, del arte y la literatura.

Tomado de Cubadebate

Con desenfado y profundidad el joven Fernando Luis Rojas analiza la Cuba m√°s actual, en la que confluyen sucesos y particularidades del sector cultural, con otros de la sociedad toda. En su texto Apresurado inventario desentra√Īa deficiencias en el funcionamiento institucional y la necesidad de una visi√≥n y estrategia integral en el nuevo contexto, en el cual existe un acumulado de problemas y otros desaf√≠os m√°s recientes.

Hace una exposición problematizadora, que siempre incluye argumentos sólidos, desde los conflictos y la claridad de las esencias y la trayectoria histórica.

El ensayo Guerra culta y enfrentamiento de ideas en el pensamiento de Jos√© Mart√≠, de Ibrahim Hidalgo, cierra este libro, con un esp√≠ritu martiano que tuvo muy vivo en Fidel y que deber√° seguir eternamente en el coraz√≥n mismo de Cuba. Nos recuerda que el Ap√≥stol siempre consider√≥ a la cultura inseparable de la pol√≠tica, ‚Äúno la reduc√≠a a las manifestaciones art√≠sticas y literarias, pues su concepci√≥n era integradora‚ÄĚ.

Va una y otra vez al Manifiesto de Montecristi, firmado por Mart√≠ y G√≥mez, donde se expresa, por ejemplo, que ha de ordenarse ¬ęla revoluci√≥n del decoro, el sacrificio y la cultura¬Ľ. Y m√°s adelante se asegura que ‚Äú‚Ķ Un pueblo americano como Cuba, con car√°cter y elementos de vida propios, capaz de gobernarse por la cultura y laboriosidad de sus hijos [‚Ķ] no puede continuar en la servidumbre innecesaria de un pueblo lejano como el espa√Īol, de esp√≠ritu diverso¬Ľ. El H√©roe Nacional detest√≥ siempre la anexi√≥n de cualquier tipo.

Tomado de Trabajadores

Hidalgo recorre otras partes del ideario de Martí en profundo vínculo con el presente del país, lo cual resulta muy favorable teniendo en cuenta que aquel hombre de honda vocación antimperialista es hoy un símbolo en disputa, que trata de ser enarbolado incluso por los anexionistas.

El trabajo constituye un final atinado para este manantial de pensamiento, que ojalá llegue a las manos de muchos lectores, pero especialmente a sus mentes, a sus almas, que forman también la de la nación.

Ojal√° nos ayude para tener una visi√≥n cada vez m√°s amplia y exacta de los fen√≥menos m√°s all√° de la cultura, para seguir siendo consecuentes con el esp√≠ritu de aquellos encuentros, pero sobre todo con la capacidad de convertir sue√Īos en realidades y mantener la √©pica de un proyecto social, que es tambi√©n s√≠mbolo internacional de dignidad.

Guerra culta motiva el pensamiento sobre el pasado y el presente, brinda visiones m√ļltiples sobre hechos alejados en el tiempo o recientes y reafirma la necesidad de seguir construyendo una Cuba siempre mejor, que tiene como alma fundamental a la cultura.

Lo leo por segunda vez, y me recuesto del espaldar de la silla. Desde el televisor sale otra vez la voz de Fidel: ‚ÄúLuchar por todo lo que nos une, dentro y fuera; por todo lo que nos une‚ÄĚ, una expresi√≥n que no fue en la Biblioteca Nacional, pero la siento muy cerca.

Gracias a la Presidencia del ICAIC, a su editorial, a Merci, a Carla Mu√Īoz y a todo el equipo que hizo posible esta entrega. Nuestro abrazo sincero.


Convocan al Concurso Literario Provincial Onelio Jorge Cardoso

La cátedra de literatura de la casa de cultura municipal Carlos Loveira, en coordinación con la Sectorial de Cultura de Encrucijada y el grupo de trabajo de la casa de la cultura Onelio Jorge Cardoso, de Calabazar de Sagua, provincia de Villa Clara, convoca al Concurso Provincial de Cuento Onelio Jorge Cardoso 2021.

La premiaci√≥n se realizar√° el 11 de mayo en la biblioteca p√ļblica del poblado de Calabazar de Sagua, cuna del Cuentero Mayor, como parte del programa cultural y literario concebido en saludo al aniversario 107 de su natalicio.

El concurso se desarrollará de forma semipresencial para ser consecuentes con las orientaciones de la máxima dirección del país y el Ministerio de Cultura, en aras de cuidar y proteger la salud del pueblo cubano ante la COVID-19.

Bases del concurso
Podrán participar todos los autores de la provincia de Villa Clara, sean o no miembros de la Uneac. Se concursará en cuento para adultos, con una extensión no mayor de 10 cuartillas.

Las obras deben ser in√©ditas y se enviar√°n por correo electr√≥nico. Se adjuntar√°n dos documentos en formato pdf, uno con la palabra obra, firmado con seud√≥nimo, en letra Time New Roman, en 12 puntos y a dos espacios, con margen de 2,5 cm; el otro, con la palabra plica, contendr√° una brev√≠sima ficha bibliogr√°fica del autor y sus datos generales: direcci√≥n que aparece en el carn√© de identidad, n√ļmero de tel√©fono y direcci√≥n de correo electr√≥nico. Debe especificar, en caso de que lo sea, si es miembro de la Uneac o de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. En el asunto del correo debe escribir ¬ęPara Concurso Onelio Jorge Cardoso¬Ľ.

Se admitir√° una sola obra por autor y no se aceptar√°n cuentos escritos en forma colectiva. Se otorgar√° un premio y cuantas menciones el jurado considere.

Las obras ser√°n enviadas a una de las siguientes direcciones de e-mail: amadorhernandez@cenit.cult.cu; ahhernandez@uclv.cu; alvarojesus.9720@gmail.com o yernelisrg@uclv.cu

El plazo de admisión vence el 1.o de mayo de 2021 y la premiación se realizará el propio 11 de mayo en la casa de cultura Onelio Jorge Cardoso, de Calabazar de Sagua, con la presencia del autor galardonado y los que obtengan menciones.

La obra ganadora recibir√° un obsequio por un valor mayor a los 2000 pesos en moneda nacional (no se entregar√° dinero en efectivo) y ser√° publicada en la revista cultural villaclare√Īa Umbral, con su respectiva remuneraci√≥n por derecho de autor.

El jurado estar√° conformado por prestigiosos intelectuales de la provincia.

Cualquier obra que no cumpla con las bases del concurso ser√° excluida; el fallo del jurado ser√° inapelable y las obras en concurso no ser√°n devueltas.


Pensar la ciencia. Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (6/10)

Habilidades a desarrollar durante una investigación científica (II)

En este post continuamos explorando el rango de competencias que debes adquirir durante tu proceso de obtención de un título académico. La primera parte estuvo dedicada al (1) Conocimiento y habilidades intelectuales y a la (2) Eficacia personal; en esta ocasión, nos adentramos en la (3) Organización de la investigación y en las (4) Relaciones, impacto e influencia.

Recuerda que cada una de estas esferas se descompone en un sinf√≠n de habilidades y modos de comportamiento. Su dominio te ayudar√° a desempe√Īarte con suficiencia y confianza en los espacios universitarios y cient√≠ficos, adem√°s de facilitarte la realizaci√≥n del acto mismo de la investigaci√≥n. El refinamiento de tales ma√Īas toma a√Īos de entrenamiento y algunas te ser√°n m√°s sencillas de adquirir que otras en dependencia de tus experiencias, circunstancias y car√°cter. Pero no debes descuidar ninguna de estas √°reas, pues conforman los pilares de la actuaci√≥n profesional en el mundo acad√©mico de hoy.

Gráfico propio creado a partir de la ilustración de Pablo Stanley (www.blush.design.com)

El objetivo de este texto es ayudarte a descomponer cada esfera en procedimientos m√≠nimos a incorporar a tu rutina. Adem√°s, espero se√Īalarte las amenazas fundamentales que hallar√°s en el camino, as√≠ podr√°s evitarlas o salir victorioso en su enfrentamiento. La mayor√≠a de los eventos descritos corresponden a situaciones con las que yo mismo lidi√© y frente a las que estuve, en m√°s de una ocasi√≥n, a punto de ‚Äúarrancarme los pelos‚ÄĚ. Aunque nada podr√° prevenir el sinf√≠n de atolladeros que supone hacer una tesis, quiz√°s estos escritos te ayuden a desbrozar un poco tu sendero. Espero que as√≠ sea.

Obtener un título no tiene por qué ser un drama sórdido. Ya sabemos que es difícil, lento, y que puede tornarse un alud de inseguridades e insatisfacciones. Pero también sabemos que es gratificante, prestigioso y divertido. Debemos aprender a convertir ese periodo en una fase de crecimiento personal continuo, instruirnos en nuevos sets de artilugios y encontrar en los escollos los desafíos en los que ponemos a prueba nuestros instrumentos.     

Organización de la investigación

Ser capaz de organizar tu investigaci√≥n es un requerimiento para orientarla hacia el √©xito. Implica su disecci√≥n en objetivos, de los que se desprenden las tareas y su adecuada disposici√≥n en el tiempo. La identificaci√≥n de metas y la administraci√≥n de tus esfuerzos para alcanzarlas es el primer eslab√≥n de una conducta profesional armoniosa. Es arduo de lograr porque conlleva un alto grado de concentraci√≥n de energ√≠as en un peque√Īo n√ļmero de actividades. Generalmente, los j√≥venes que comienzan sus investigaciones cient√≠ficas tienen ambiciones diversas y un alto nivel de creatividad, lo cual se traduce, en ocasiones, en dispersi√≥n, agotamiento y dificultades para sostener el inter√©s en tiempo. Llevar a cabo un estudio entra√Īa performar con consistencia ante un elevado n√ļmero de tareas que mantienen un √ļnico objetivo. Los estudiantes tienden a enfocarse en muchas cosas al mismo tiempo, a aburrirse y cambiar de inter√©s constantemente. Eso es contraproducente con el nivel de enfoque requerido para completar una tesis. No es una tarea para finalistas y la procrastinaci√≥n es tu principal enemigo.

Una de las claves para alcanzar la estabilidad en tu quehacer a mediano y largo plazos es el desarrollo de h√°bitos productivos. Es lo m√°s engorroso de adquirir y no todos los investigadores lo logran. Para hacer un doctorado no es necesario madrugar, ni quedarse despierto durante noches enteras. Esas son cosas comunes durante la etapa de estudiante porque las metas son inmediatas (un examen, una presentaci√≥n, etc.), pero son imposibles de sostener durante a√Īos. Te matan la motivaci√≥n, la capacidad de concentraci√≥n y, eventualmente, tu rendimiento baja.

He aquí, quizás, uno de los aspectos de mayor diferencia entre un nivel académico y otro. Hacer un doctorado es radicalmente distinto a otras tesis que has realizado porque, entre otras cosas, involucra la voluntad de cambiar tu forma de vida. Es imperioso desarrollar un sistema de trabajo que sea beneficioso y saludable.

La gesti√≥n de la investigaci√≥n significa que, una vez que reconociste tus tareas, debes segmentarlas hasta acciones m√≠nimas que has de desempe√Īar en tu d√≠a a d√≠a. Esto te permitir√° no solo ejecutar los trajines con mayor celeridad, sino medir su alcance y observar, tangiblemente, tu progreso.

Organiza tu jornada, tu semana, tu mes; distingue qu√© acci√≥n sirve para qu√©; dise√Īa tu propio sistema y pract√≠calo con disciplina. En Internet podr√°s encontrar muchos modelos de organizaci√≥n de tu tiempo. Van a menudo acompa√Īados de t√≠tulos pomposos como ‚ÄúLa rutina productiva de Elon Musk‚ÄĚ, o cosas as√≠. En general, son una tonter√≠a, pero uno siempre encuentra elementos peque√Īos aplicables a nuestro contexto. Aprov√©chalos. Obl√≠gate a ti mismo a cumplirlos y, no lo dudes, ver√°s los resultados.

Cualquiera que sea tu esquema de quehaceres no olvides dos cosas: una, tu ajetreo debe estar orientado por objetivos (espec√≠ficos, medibles, alcanzables) y aseg√ļrate de dedicar algunas horas a la semana para las siguientes tareas:

  1. 1- Revisar bibliograf√≠a de tu campo. Estar actualizado de lo que sucede en tu esfera es m√°s que importante, por lo que te recomiendo dedicar la primera hora de tu ma√Īana a revisar un art√≠culo o cap√≠tulo de libro relacionado con tu investigaci√≥n. Te ayudar√° a comenzar en el tono com√ļn empleado en tu ciencia.

  2. 2- Leer ficción.Ya sé lo que piensas. ¡Hay tantos textos científicos que revisar que no tienes tiempo para dedicarlo a la lectura recreativa! Conozco muchos colegas que tienen este criterio. Lamentablemente, está bastante expandido en el mundo científico. No es casualidad que esos mismos colegas son de los que peor escriben y de los que más sufren con las revisiones de sus propios artículos cuando los presentan a publicaciones, a pesar de estar bien preparados y tener resultados que exponer.

¡Atención a una trampa en la que no debes caer! Incorporar a tu rutina textos de ficción te ayuda increíblemente a mejorar tu redacción porque facilita el desarrollo de herramientas retóricas, amplía considerablemente tu vocabulario y dominio de metáforas, y porque te demuestra que la buena escritura (no importa el tema) no tiene por qué ser aburrida. Además, unas pocas páginas en tus horarios libres ayudan a distender el cansancio del día y potencian tu imaginación.

  1. 3- Escribir… algo. Puede ser que aun no tengas resultados concretos que llevar al papel. No importa. El trance de tener una idea en tu cabeza y articularla de manera convincente para tener un efecto persuasivo en otros no puede tomarse como una banalidad. De hecho, todos sabemos que es bieeeeen difícil y enfrentarse a la página en blanco puede ser una verdadera tortura.

La redacci√≥n productiva es una habilidad, no un talento gen√©tico, por lo que se puede aprender y entrenar. No esperes obtener todos los datos para comenzar a escribir a tu tesis. Hay muchos otros ejercicios que puedes aplicar: escribe rese√Īas de los libros m√°s recientes que se publiquen en tu ciencia (as√≠, adem√°s de ejercitarte, incorporas publicaciones necesarias en tu curr√≠culo y ya vas construyendo el estado del arte de tu propio informe); escribe cr√≠ticas a procesos culturales de tu entorno (una exposici√≥n, una pel√≠cula, una obra de teatro).Y m√°s, mucho m√°s. Un libro muy √ļtil para trazar estrategias de escritura es How to Write a Lot. A Practical Guide to Productive Academic Writing, de Paul J. Silvia (desc√°rgalo aqu√≠ https://b-ok.lat/bokk/932163/d4d179). A m√≠ me sirvi√≥ de mucho.

A√Īadir estas tareas a tus costumbres te har√°n mucho m√°s eficiente a la hora de acometer los ejercicios investigativos (el n√ļcleo duro de tu tesis). Es preciso que no las veas como una estructura r√≠gida, sino que moldees tus din√°micas de acuerdo con el momento en que te encuentras en tu estudio.

Relaciones, influencia e impacto

Tu influencia en el terreno científico se mide a partir de tu incidencia en el trabajo de otros. Para ello, no es suficiente que el resultado de tu ejercicio investigativo tenga la calidad necesaria para ser aceptado en la comunidad académica. Esto es solo un principio sine qua non. Además, es imprescindible trabajar en tus habilidades comunicativas, ya sea en su modo escrito u oral. La imagen del científico en su laboratorio que no habla con nadie ni se relaciona con nadie es una ficción cinematográfica.

En tu carrera, encontrarás disímiles ocasiones donde tu capacidad de expresar ideas con claridad, precisión y elocuencia será puesta a prueba. Hay muchos ejemplos: en la redacción de tus artículos científicos o en publicaciones de divulgación (como este post que lees ahora mismo); en las clases que impartes, conferencias que asistes o posters que presentas; puede ser incluso en tus conversaciones informales y entrevistas con expertos de tu campo, editores o informantes clave de tu investigación.

Trabaja en tus habilidades retóricas: se consciente de estrategias de persuasión (cómo involucrar a tu receptor, ya sea lector o audiencia), organización de ideas y argumentos de manera coherente, así como de un apropiado balance entre el lenguaje técnico, coloquial y metafórico.

Además, debes sumar que la pandemia nos ha puesto ante la realidad indiscutible de que tales habilidades han de ser adaptadas también a su ejecución en entornos virtuales. Debemos reconocer cuanto antes que gran parte de la comunicación presente y futura ha de estar mediada por una pantalla. Cuanto antes lo asumamos, más posibilidades tendremos para prepararnos. Nunca es suficiente el tiempo que emplees en esto.

El √ļltimo elemento que debes considerar como un pertrecho a incorporar a tu arsenal de joven investigador es el impacto. Es el √ļltimo porque est√° relacionado con la recepci√≥n de tu actividad acad√©mica, es resultado de todos los anteriores y su logro total no est√° en tus manos. Esto no quiere decir que sea arbitrario. Por el contrario, encarna un mayor nivel de gesti√≥n, conlleva una administraci√≥n integral de todo tu empe√Īo a largo plazo.

El impacto es el indicador de la influencia y esta se logra tomando en cuenta una conveniente diseminaci√≥n de tus trabajos. De nada sirve alcanzar un resultado cient√≠fico relevante y saber presentarlo a otros, si la audiencia hacia quien lo orientas es incapaz de hacer un buen uso del mismo. El cient√≠fico de hoy no puede, bajo ning√ļn concepto, ser un anacoreta.

En un ambiente apropiado, un buen art√≠culo puede lograr una amplia circulaci√≥n, lo cual se traduce en reconocimiento y mejores oportunidades profesionales. ¬ŅC√≥mo identifico mi audiencia ideal? Pues debes tener en cuenta que la ciencia es un gremio y, como tal, tiene sus espacios exclusivos de comuni√≥n. Las tres plazas fundamentales de intercambio de ideas corresponden a las publicaciones acad√©micas (journals), congresos y sociedades profesionales. Tus pares, los especialistas como t√ļ, se agrupan alrededor de estos espacios y hacia all√≠ debes posicionar tus resultados.

…

El universo de competencias descrito te ayudará a formarte con solidez. Cerciórate de que tus acciones contribuyan a fortalecer tus aptitudes y sé reflexivo con respecto a tu propio apertrecho de habilidades y deficiencias. Ten paciencia y asegura mantenerte motivado. Pronto verás el crecimiento y, créeme, no pasarás desapercibido entre tus tutores y colegas.


Sesionan jornadas teóricas online en Taller y Concurso de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena

Dedicado a los 35 a√Īos de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y los 60 de Palabras a los Intelectuales y la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba, el Taller y Concurso Nacional de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena se consolida como uno de los espacios de socializaci√≥n sobre las experiencias y pr√°cticas profesionales relacionadas con el periodismo cultural que realizan los j√≥venes del gremio period√≠stico del pa√≠s.

[+]


La política para Martí: Un asunto del alma

Por Lil María Pichs Hernández, intervención en el espacio Dialogar, dialogar, de la AHS

Gracias por la invitaci√≥n a este espacio. Deseo comenzar con referencias al texto de Cintio Vitier¬†Jos√© Mart√≠ en la hora actual de Cuba, escrito en 1994, el cual me parece vital para entender fen√≥menos de aquel momento y el presente. El engranaje social no funciona todo lo bien que deber√≠a. La f√≥rmula martiana ‚Äúcon todos y para el bien de todos‚ÄĚ no ha llegado a todos los que tiene que llegar en nuestro pa√≠s, y son, efectivamente, la educaci√≥n y la cultura campos esenciales para revisarnos como pa√≠s.

Es en el campo de la cultura donde Cintio ubica la soluci√≥n a muchos de nuestros problemas. Y, de hecho, hace una comparaci√≥n entre la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n de 1961 y la nueva campa√Īa de alfabetizaci√≥n o de culturizaci√≥n que har√≠a falta entonces en 1994, seg√ļn sus palabras.

Dijo¬†Cintio¬†entonces: ‚ÄúLa campa√Īa de alfabetizaci√≥n martiana que ahora necesitamos, en un pueblo que ya sabe leer y escribir, y que ha alcanzado niveles cient√≠ficos admirables, pero que en su mayor√≠a desconoce m√°s su historia y por lo tanto el argumento de su propia vida, es una campa√Īa de espiritualidad y de conciencia.¬† Hoy nuestro mayor problema espiritual, sin excluir los campos, est√° en las ciudades, y la ignorancia que hay que remediar es de otra especie, es en verdad la ignorancia de s√≠ mismos, de la propia historia, de la propia naturaleza, de la propia alma.‚ÄĚ

Por qué Cintio llama la atención acerca de estos elementos: historia, naturaleza y alma en la misma oración. Es algo que pudiera quedar flotando en este espacio y que pudiéramos retomar después en otro momento del debate.

Otro elemento que nos llam√≥ la atenci√≥n acerca de¬†este art√≠culo¬†es la caracterizaci√≥n que hace de la juventud de 1994. Cintio Vitier dice en ese momento: ‚ÄúA 36 a√Īos del triunfo de la Revoluci√≥n‚ÄĚ‚Äďsi√©ntanse libres de poner a m√°s de 60 a√Īos del triunfo de la Revoluci√≥n‚Äď, ‚Äúcomprobamos crecientes zonas de descreimiento y desencanto en los j√≥venes, tanto iletrados como pertenecientes a las minor√≠as intelectuales.¬† El nihilismo juvenil, filos√≥ficamente articulado por la corriente llamada posmodernismo, es un fen√≥meno universal y que en nuestro pa√≠s no es un fen√≥meno mayoritario.‚ÄĚ

Quisiera preguntar si alguien sabe de qu√© est√° hablando Cintio Vitier cuando habla del nihilismo juvenil y del posmodernismo, unas palabras que se est√°n poniendo bastante de moda en los √ļltimos a√Īos.

Evidentemente, cuando se habla de nihilismo, se habla de una corriente filos√≥fica que sostiene la imposibilidad del conocimiento y que, por lo tanto, niega la existencia y el valor de todas las cosas; negaci√≥n de toda creencia o todo principio moral, religioso, pol√≠tico o social; ese sentimiento de que nada de lo que se haga tiene sentido. Por ejemplo, ¬Ņpor qu√© se va a estudiar en la Universidad si hay gente que no lo hace y gana m√°s dinero que uno? ¬ŅPor qu√© mis padres y mis abuelos trabajaron toda su vida, y de repente el harag√°n del barrio est√° mejor porque recibe remesas del exterior?

Hacerse esas preguntas y encontrar las respuestas a ellas: absolutamente nada tiene sentido, es asumir una posición nihilista.

Entonces este es un fenómeno asociado a la posmodernidad.  De la posmodernidad se comienza a hablar luego de la caída del Muro de Berlín y del supuesto fin de la guerra fría, cuando evidentemente el socialismo real, o el proyecto idealista soviético completamente queda abandonado, y el capitalismo, el polo que gana la guerra fría, Estados Unidos y su ideología capitalista e imperialista triunfan en el mundo.

Aparecen personajes que empiezan a hablar del fin de la historia.¬† Como la historia humana ha sido la historia de las guerras, si nos ponemos a pensar, la historia de los seres humanos es la historia del batallar constante por un objetivo; sin embargo, si pensamos nihilistamente y nada tiene sentido, y vemos que luego de la importancia que tuvo la guerra fr√≠a, de repente gan√≥ una √ļnica manera de pensar, el capitalismo se instala en el mundo como √ļnico pensamiento racional, o sea, lo m√°s l√≥gico es querer trabajar para tener dinero y comprarse una casa y vivir bien, eso es lo l√≥gico; pensar en el otro, o no pensar ego√≠stamente, es ir en contra de la naturaleza humana.

Eso es verdad, se quedó impregnada en muchas personas, y es la verdad que triunfa luego de la guerra fría.

Esa forma de pensar lleva objetivamente a un cambio de √©poca en el pensamiento. Entonces, como no se sab√≠a qu√© nombre iba a tener esto filos√≥ficamente -lo anterior era el modernismo, a la¬† primera etapa de desarrollo capitalista y toda su filosof√≠a-, se le llam√≥ posmodernismo. Era una cosa provisional, pero no hay nada m√°s permanente que lo provisional. As√≠ que por posmodernismo lo conocemos ahora y es evidentemente una corriente que entre sus caracter√≠sticas tiene, por ejemplo, la idea de que la historia ya no existe, lo √ļnico que tenemos es presente; el pasado en realidad es una ficci√≥n, es un cuento, son relatos, no tenemos que conocerlo; solo tenemos que vivir en el ahora, y ni siquiera preocuparnos por el ma√Īana, y al final nada tiene sentido. Disfruta ahora, t√≠rate varios selfis ahora, porque al final nada tiene sentido.

Luego, no hay dualismo ninguno, se pierde, dejan de existir el oriente y el occidente, dejan de existir blancos y negros, dejan de existir. Aunque se pueden hallar, por supuesto, todo tiene elementos positivos y negativos, aunque nos podemos identificar con algunos elementos positivos del posmodernismo, evidentemente esta dualidad que supuestamente deja de existir entre ricos y pobres, por ejemplo, desde nuestra filosofía, es algo que no se puede aceptar.

La idea de desconocer la dimensi√≥n hist√≥rica de los procesos y las causas que nos han llevado a que las cosas sean como son a nivel internacional, incluso a nivel nacional, c√≥mo vivir en el presente sin conocer nuestro pasado, c√≥mo pensar en qu√© hacer ma√Īana y por qu√© hacemos las cosas, si no lo identificamos como un proyecto de vida; no digo un proyecto de naci√≥n, todo comienza desde el individuo, y desde el c√≥mo las relaciones sociales, las relaciones familiares, nos van transformando en la cotidianidad. C√≥mo enajenarnos de eso y simplemente pensar que estamos aqu√≠ sin ninguna raz√≥n y que por lo tanto nada de lo que hagamos vale la pena, y que por lo tanto no tenemos nada que aportar al otro, no tenemos nada en que ayudar a las dem√°s personas y nos encerramos en nosotros mismos.

Estas ideas son lamentablemente una de las grandes tendencias en el pensamiento. Y no quiero decir eso de que los jóvenes están perdidos, porque la frase data de la Grecia antigua. Sin dudas el artículo de Cintio tiene una visión muy integradora.

√Čl escribi√≥ por ejemplo sobre las relaciones entre pol√≠tica, el pueblo y la poes√≠a. ¬ŅQu√© relaci√≥n puede existir, cuando seg√ļn algunas clasificaciones, sociedad civil es la parte de la sociedad que no toma las decisiones pol√≠ticas, o sea, est√° separada de sus gobernantes?

Hay una sociedad civil que se encuentra completamente enajenada del proceso de construcción de su país, y que no hace nada para seguir construyendo.

Sin embargo, en la historia de Cuba hay un personaje que da respuesta a este problema de qué relación existe entre política, pueblo, poesía, cultura, de una manera muy particular y muy integradora, que es la que Cintio rescata. Por supuesto, estamos hablando de José Martí.  Y de ahí la importancia, una vez más, de recurrir al Apóstol a la hora de intentar encontrar herramientas para dar respuestas, desde nuestras propias realidades, desde nuestros propios pensamientos, nuestros intereses, los intereses de nuestra comunidad, a estos problemas a los cuales nos enfrentamos.

Mart√≠ desmiente el aparente divorcio que existe entre poes√≠a, literatura, arte, cultura, y eso que algunos llaman gente com√ļn, el pueblo, que es sin dudas el tejido de la vida real, que se encuentra saturado de imaginaci√≥n.¬† La pol√≠tica fue para √©l ‚Äďdice Cintio‚Äď, fue para Mart√≠, un asunto del alma. ¬°La pol√≠tica, un asunto del alma!

Y, por supuesto, yo quisiera preguntar a qui√©nes aqu√≠ les gusta la pol√≠tica, ven el Noticiero todos los d√≠as, ven la Mesa Redonda. Qui√©nes aqu√≠ piensan que su vida no tiene nada que ver con la pol√≠tica. Entonces aqu√≠ hay algo interesante: no nos interesa la pol√≠tica, pero hay algo que nos dice que nuestra vida no transcurre divorciada de la pol√≠tica. ¬ŅSe entiende lo que dije?

¬ŅC√≥mo entendemos la pol√≠tica en la actualidad?¬† ¬ŅQu√© es para nosotros la pol√≠tica?¬† Estamos vi√©ndolo como el arte o la ciencia de gobernar personas, un grupo de personas que gobierna a otra, que toma las decisiones, o un grupo de personas que ha sido empoderado por un colectivo m√°s grande de individuos para tomar decisiones por ellos, o estamos pensando que pol√≠tica es simplemente las personas que se dedican a la pol√≠tica, cobran por ser pol√≠ticos en el mundo, esto es una tendencia, esto es una realidad en muchos pa√≠ses. Sin embargo, para Cintio la pol√≠tica no es solo el arte de hombres gobernando a hombres, sino el arte de gobernarse a s√≠ mismo.

Primer elemento: una nueva visi√≥n de qu√© cosa es pol√≠tica. Y segundo, la idea de que las decisiones pol√≠ticas nos afectan de alguna u otra manera, pero no nos interesan, nos lleva necesariamente a hacernos la pregunta de por qu√© no nos interesa la pol√≠tica. Y en el fondo de esa respuesta, un elemento que subyace, independientemente de las cosas que podamos estar pensando ahora mismo, es la idea de que yo no tomo parte en esas cosas, a m√≠ nadie me pregunta, en realidad no me interesa. ¬ŅSer√° que no me interesa porque nadie me pregunta? ¬ŅSer√° porque no acuden a m√≠ las personas a preguntarme porque piensan que no me interesa? Todos formamos parte de lo mismo, y tenemos un papel que jugar en nuestra comunidad, en nuestra familia, en nuestro pa√≠s.

Esa idea, esa visi√≥n integradora de pol√≠tica, es algo que Cintio rescata de Jos√© Mart√≠, y que creemos que vale la pena traer a discusi√≥n en un espacio como este, porque hay muchas edades ac√° representadas y porque ser√≠a muy interesante debatir sobre estos temas, pero sin dudas ‚Äďy concluyo con esto‚Äď una de las grandes ense√Īanzas que nos da Jos√© Mart√≠ es que todo, absolutamente todo, es pol√≠tica, en la medida en que la pol√≠tica es un reflejo de las relaciones humanas, se convierte en un ambiente, en un espacio en el que los seres humanos interact√ļan, y las decisiones que toman afectan a otros, incluso afectan a elementos que supuestamente son ajenos a ellos.

Espero que les haya inquietado con algunos puntos, que les haya causado alg√ļn inter√©s, Y muchas gracias por su atenci√≥n, y espero poder expandir, extender este espacio.

(APLAUSOS)

*Transcripción de la intervención de Lil María Pichs Hernández, miembro de la dirección nacional del Movimiento Juvenil Martiano, en el espacio Dialogar, dialogar sobre José Martí en la hora actual, realizado en el Pabellón Cuba, sede nacional de la AHS, el miércoles 22 de enero de 2020.

 


Artistas e intelectuales reciben Premio Maestro de Juventudes (+Fotos)

Con la asistencia del Presidente de la Rep√ļblica de Cuba, Miguel D√≠az Canel Berm√ļdez, se realiz√≥ este viernes la ceremonia de entrega del premio Maestros de Juventudes que otorga la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z.

foto: Eduardo Enrique Pérez (Eddos)

En la gala, que se realiz√≥ en el Memorial Jos√© Mart√≠ de La Habana, recibieron el importante galard√≥n la Premio Nacional de Radio Caridad Mart√≠nez Gonz√°lez; Pedro Pablo Rodr√≠guez, historiador, periodista y Premio Nacional de Ciencias Sociales y Human√≠sticas; el pintor y grabador, Premio Nacional de Artes Pl√°sticas, Eduardo Roca Salazar (Choco); Roberto Gacio Su√°rez, actor, profesor de teatro y cr√≠tico de arte; la compositora e int√©rprete Rosa Mar√≠a Campo P√©rez; el Doctor en m√ļsica Jos√© Antonio M√©ndez Valencia y la periodista y escritora Basilia Papastamat√≠u.¬†

foto: Eduardo Enrique Pérez (Eddos)

«Ustedes, Maestros, como todos a los que la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z distingue desde 1995, son baluartes de otra cultura, la que en muchos pa√≠ses es resistencia, la del sentido humanista cr√≠tico y comprometido, la que nos invita a ser ciudadanos activos en la conformaci√≥n de la √©tica de una sociedad, la que nos hace pueblo y no p√ļblico», expres√≥ el joven cantautor y vicepresidente nacional de la organizaci√≥n Rey Montalvo, al referirse y felicitar a los artistas e intelectuales agasajados.¬†

foto: Eduardo Enrique Pérez (Eddos)

Pedro Pablo Rodr√≠guez, en nombre de los distinguidos con el Premio Maestro de Juventudes 2020, agradeci√≥ a la vanguardia art√≠stica cubana, y en sus palabras, asegur√≥ que los miembros de la la Asociaci√≥n «hacen un gran honor a esos j√≥venes inolvidables que fueron los hermanos Sa√≠z (.. ) Debi√©ramos hacer m√°s para que se conozca esa gigantesca, enorme y madura obra de vida. No se puede hablar de pensamiento joven sin contar con sus ideas», llam√≥ adem√°s la atenci√≥n el notable historiador.¬†

Durante la velada, tambi√©n se entreg√≥ la condici√≥n Miembros de Honor de la AHS a los m√ļsicos e integrantes del d√ļo Buena Fe, Israel Rojas y Yoel Mart√≠nez, y al destacado periodista y cr√≠tico Jos√© Luis Estrada Betancourt.¬†

Participaron adem√°s en el encuentro, Alpidio Alonso Grau, ministro de Cultura; Diosvany Acosta Abrahante, primer secretario del Comit√© Nacional de la Uni√≥n de J√≥venes Comunistas; y Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz, presidente nacional de la AHS, entre otros invitados.

foto: Eduardo Enrique Pérez (Eddos)

foto: Eduardo Enrique Pérez (Eddos)

foto: Eduardo Enrique Pérez (Eddos)

foto: Eduardo Enrique Pérez (Eddos)

 


Pensar la ciencia. Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (VI)

Habilidades a desarrollar durante una investigación científica (Primera Parte)

Si has seguido las entradas anteriores de esta sección, habrás notado cómo insisto en que el recorrido por un programa de formación académica (sea de licenciatura, maestría o doctorado) es mucho, pero mucho más, que el acto de conformar un informe final o tesis. Ciertamente, este reporte escrito es el objeto concreto a evaluar por el tribunal y, sin dudas, su apropiada conformación debe ser tu prioridad. No obstante, debes tener en cuenta que este ejercicio no es otra cosa que un examen donde debes demostrar que has adquirido competencias que te permitirán operar luego en el ámbito científico. Es, por tanto, un punto de partida y no un punto de llegada.

Mi principal consejo (uno de los objetivos de estos posts) es que veas los a√Īos que pasas en tu programa como un periodo de inversi√≥n en ti mismo a largo plazo. Tu misi√≥n principal es desarrollar el m√°s amplio rango de competencias posible. Debes tomar en consideraci√≥n que un t√≠tulo no garantiza de ninguna forma la adquisici√≥n de un determinado trabajo. M√°s bien, es el requisito indispensable para aplicar al mismo. Si te fijas en la persistencia con que los Ministerios de Educaci√≥n Superior de los distintos pa√≠ses presionan para elevar el nivel de sus claustros, entonces es f√°cil reconocer que hace falta mucho m√°s que un t√≠tulo para obtener un puesto apetecible.

Adem√°s, una vez que te grad√ļes la naturaleza de tu trabajo cambiar√° radicalmente. Es decir, si antes de obtener tu doctorado te dedicabas a la docencia y, mayormente, a la investigaci√≥n; una vez graduado se esperar√° de ti que performes con eficiencia en otras √°reas como la direcci√≥n de proyectos cient√≠ficos (donde tendr√°s que liderar equipos de investigadores), la tutor√≠a de j√≥venes, la pol√≠tica universitaria o la edici√≥n de revistas acad√©micas. Cada una de estas tareas demanda un ‚Äúsaber hacer‚ÄĚ que debes dominar de antemano. Por ese motivo, es cr√≠tico que orientes tus esfuerzos hacia la conformaci√≥n de atributos y destrezas que te har√°n destacar con respecto a otros solicitantes.

Este es el primero de dos posts donde te ofrezco cuatro esferas de aptitud en las que debes invertir y crecer durante el período de obtención de un grado científico. Ellas son: (1) Conocimiento y habilidades intelectuales, (2) Eficacia personal, (3) Organización de la investigación y (4) Relaciones, influencia e impacto. Aquí analizaremos solo las dos primeras.

Gráfico propio creado a partir de la ilustración de Pablo Stanley (www.blush.design.com)

Es importante que ganes conciencia acerca de ellas, que reconozcas tus fortalezas y debilidades, para entonces identificar qué pasos darás para mejorar las habilidades que ya tienes y para para sobreponerte a tus flaquezas. No dejes las cosas al azar; toma tu futuro en tus manos.

Recuerda que las im√°genes que acompa√Īan el texto pertenecen a www.phdcomics.com.

Conocimiento y habilidades intelectuales

He aqu√≠ el n√ļcleo del proceso formativo. El investigador, antes que todo, compendia datos existentes, reconoce vac√≠os y terrenos en disputa y aporta un nuevo conocimiento al mundo. Este primer cuadrante reconoce los requisitos de informaci√≥n, habilidades y creatividad necesarios para poder completar la tesis. Implica varias competencias insoslayables: analizar, sintetizar, pensamiento cr√≠tico, soluci√≥n de problemas e imaginaci√≥n relevante.

Suena complejo y abstracto, ya lo sé. Pero se pueden desmenuzar en adiestramientos específicos. Lo primero y más importante es el entendimiento de tu campo de estudios, es decir, debes ser capaz de responder con experticia estas tres preguntas:

  • ¬ŅCu√°les son sus paradigmas (puntos de vista y autores relevantes)?
  • ¬ŅCu√°les son sus principales m√©todos (c√≥mo se colectan y procesan los datos)?
  • ¬ŅCu√°les son sus avances trascendentes (discusiones m√°s relevantes que suceden hoy)?

Mientras más entiendas de estos puntos más posibilidades tendrás de hacer un trabajo relevante. Domínalos.

Relacionado con lo anterior, debes estar capacitado para conducir b√ļsquedas efectivas de informaci√≥n; o sea, necesitas saber localizar las principales fuentes, utilizar los softwares bibliogr√°ficos como EndNote (de pago) o Mendeley (gratuito), y dem√°s facilidades de las tecnolog√≠as de hoy. Ten en cuenta que esto es un punto donde (en ocasiones) los j√≥venes podr√≠amos tener ventajas con respecto a investigadores de m√°s edad. Aprov√©chalas para encontrar nuevos nichos de datos poco explorados.

Finalmente, si has realizado lo descrito, te será fácil el reconocimiento de problemáticas de tu campo. Mantente abierto a nuevas fuentes de ideas y te encontrarás apto para la formulación de soluciones. Pronto podrás trabajar en desarrollo de conceptos teóricos. Con el dominio del trinomio paradigmas, métodos y avances, tienes el éxito a la vista en cualquier empresa en la que te embarques.

Eficacia personal

Lograr la maestría imprescindible de las habilidades intelectuales toma tiempo. No hay conjuro que las invoque de forma inmediata y solo la constancia y la planificación adecuada pueden hacerlas florecer. Claramente, la guía certera de un tutor es el mejor impulso que puedes recibir. Pero tu desarrollo no puede depender solo de ello. De ahí que alcanzar la autosuficiencia ha de ser un norte en tu ruta.

¬°Ojo! No confundas autosuficiencia con arrogancia. La primera, implica la facultad de ejercer determinadas tareas con eficacia sin necesidad de orientaciones externas. Va de adentro hacia afuera. Tiene que ver contigo y tu dominio del mundo exterior. En cambio, la segunda desatiende la tarea y solo se concentra en la gente que te rodea. Va de afuera hacia adentro. No le interesa aquello que hay que hacer, sino la fanfarria hueca de pretender poder hacerlo sin ejecutarlo de veras.

Lamentablemente, la arrogancia es una cualidad demasiado com√ļn en el mundo acad√©mico. Estoy convencido de que ya conoces a muchos y eso indica que es un peligro real que afecta el √°mbito donde te mueves. La vacuna radica en concentrarse en la tarea y descubrir satisfacci√≥n en su ejecuci√≥n con desenvolvimiento. Te prometo que la realizaci√≥n de ejercicios complejos de tu campo con la soltura adecuada no pasar√° desapercibida por tus pares y superiores.

En otro sentido, debes trabajar en aprender los protocolos de relaciones interpersonales. ¬ŅQu√© es esto? Pues como ya hemos visto, en la vida acad√©mica los roles profesionales se hallan quir√ļrgicamente estratificados y es tarea tuya reconocer tales estamentos y comportarte siguiendo sus protocolos. Algunas consecuencias son obvias y no merecen mayor detenimiento. Por ejemplo, no debes dirigirte de igual manera a un compa√Īero doctorando (tu par) que a tu tutor (tu superior).

Pero hay otras instancias un poco m√°s difusas con las que te relacionar√°s y que debes reconocer. Ello implica aprender a escribir e-mails profesionales a editores de publicaciones, directivos de redes profesionales y organizadores de eventos. El registro en el que establezcas tu comunicaci√≥n puede ser determinante a la hora de la aceptaci√≥n o rechazo de tus propuestas. Nadie tolera a los ‚Äúequivocados‚ÄĚ. Has de perseguir la balanza precisa entre la humildad y el orgullo. Lamentablemente, la comunicaci√≥n adecuada, precisa y respetuosa, es como todas las cosas verdaderamente valiosas de la vida: solo la notamos cuando nos falta.

Aquí te mando un consejo práctico. Para ensayar las formalidades académicas te recomiendo el canal de YouTube de Shady Attia, profesor de la Universidad de Liège, Bélgica, quien ofrece numerosos tips que allanarán tu camino. Además, te aconsejo consultar dos libros, el primero es de Danny Rubin, Wait, How Do I Write This Email? Game-Changing Templates for Networking and the Job Research (2016), que podrás descargar en este link (https://b-ok.lat/book/3680411/f9d521); el segundo es de Heike Hering, How to Write Technical Reports. Understandable Structure, Good Design, Convincing Presentation (2019, Berlín, Springer) que encontrarás aquí (https://b-ok.lat/book/3653174/b3bc4c).

Ambos ejemplares tienen la ventaja de ser utilizados fuera del espacio universitario tambi√©n, por lo que sus ense√Īanzas te ser√°n muy √ļtiles. En otro post futuro te comentar√© algunos textos que, en mi opini√≥n, son esenciales para que tu d√≠a a d√≠a como investigador joven sea un poco m√°s sencillo. Estate atento.

Por √ļltimo, es importante que trabajes en la autogesti√≥n de tu carrera. Este punto se refiere a la alineaci√≥n de tu actividad como cient√≠fico (aquel que hace ciencia) con el resto de tus objetivos de vida. ¬ŅTienes claras tus aspiraciones profesionales? ¬ŅEstas se complementan con tus anhelos personales? Recuerda que comenzamos dejando claro que alcanzar el t√≠tulo no debe nunca ser una meta. Por tanto, ¬ŅCu√°l es tu prop√≥sito? ¬ŅQu√© logro te har√≠a verdaderamente feliz? ¬ŅEst√°s dispuesto a hacer lo que se necesite para alcanzarlo?

Si lograr identificar tus dificultades may√ļsculas, tambi√©n podr√°s dise√Īar estrategias para solventarlas. No hay atajos en la carrera de un cient√≠fico. Disecciona tus problemas y ponte metas peque√Īas, as√≠ notar√°s avances y te mantendr√°s motivado. Puede ser el estudio exhaustivo de un determinado autor o la pericia exquisita de un m√©todo puntual. Da igual. Encontrar√°s en tu camino numerosas ocasiones donde evaluar√°s tu desarrollo. As√≠, podr√°s reconocer y espantar el olor mordiente de la desidia, el principal enemigo de todas las empresas significativas.

Ten claro en la mente tu destino √ļltimo y no pierdas de vista a tus h√©roes. La autogesti√≥n, es el tercer pilar el tr√≠pode de la eficacia personal. Junto con la autosuficiencia y las relaciones personales, ser√°n un empuj√≥n definitivo en tu carrera. Trabaja en ellas a conciencia.

…

Para trabajar en √°reas de adiestramiento profesional, normalmente, las universidades cuentan con escuelas doctorales. Igualmente, los colectivos de desarrollo cient√≠fico, tanto los programas de doctorado, de maestr√≠a o las carreras, dise√Īan seminarios con el fin de apoyar la formaci√≥n de los j√≥venes investigadores. Adem√°s, en una entrada anterior, te coment√© que tu tutor te ayudar√≠a a trabajar en estos bloques de destrezas.

Pero si nada de esto sucediera, si tuvieras la terrible mala suerte de embarcarte en una investigaci√≥n dentro de una instituci√≥n con un pobre manejo del potencial cient√≠fico; o si tu tutor le diera tres pepinos lo que haces o dejas de hacer; siendo aprehensivo respecto a tus zonas de desarrollo podr√°s asociar t√ļ mismo las acciones naturales del proceso de investigaci√≥n con tu propio programa de adiestramiento profesional.

Por ello te recomiendo que, antes de acometer cualquier ejercicio (entrevista, lectura, experimento, b√ļsqueda de archivo, observaci√≥n participante, etc.), te preguntes ¬Ņc√≥mo me puede hacer crecer? ¬Ņqu√© aspecto en espec√≠fico puedo desarrollar y de qu√© manera podr√≠a medirlo? Las √°reas que enumeramos m√°s arriba son los cuadrantes de tu br√ļjula. Obl√≠gate a pensar en ellas hasta que la costumbre te indique de forma natural en cu√°l eres mejor y en cu√°l debes trabajar m√°s. Cuida que tu camino las recorra todas en equilibrio, as√≠ evitar√°s perderte en el berenjenal de la vida del joven investigador. Invierte en ti mismo.


Eusebio Leal Spengler: Verba volant, opra manent

¬†Este 16 de noviembre de 2020 se cumplieron 501 a√Īos de la fundaci√≥n de San Crist√≥bal de La Habana. Ciudad de leyendas, enigmas, religi√≥n, mestizaje y cuban√≠a, que conoci√≥ los pasos del Maestro de Juventudes Eusebio Leal Spengler. Para departir sobre esta ciudad maravilla, debemos fecundar y evocar las figura del eterno y querido historiador de La Habana; Leal es un ente vivo que nos acompa√Īa en las obras urban√≠sticas, hist√≥ricas, sociales, culturales que conocieron sus manos, su intelecto y tiempo de vigilia a la conservaci√≥n del patrimonio hist√≥rico de la naci√≥n cubana.

Al cubano m√°s √ļtil de su tiempo, le debemos la monumental obra de restauraci√≥n de las obras del centro hist√≥rico de La Habana, declarado por la UNESCO en 1982 Patrimonio de la Humanidad. Aunque su sencillez formada en los duros avatares de su vida de infante, que esbozo en el libro Fi√Īes, dedicado a su amor verdadero, su madre Silvia, lo conducen a no prevalecer sus m√©ritos sobre su llaneza, reconoci√©ndose como un servidor p√ļblico que cumpl√≠a con el deber impostergable de defender la obra de la revoluci√≥n desde su puesto de trabajo.

Hombre de ense√Īanza emp√≠rica, autodidacta, fue so√Īando y se√Īalando su camino con el valor de la perseverancia, acompa√Īado con horas de estudio y desvelo que lo consagraron de un conocimiento vasto que hacia germinar a disposici√≥n de su pueblo habanero y cubano.¬†

En una entrevista que le realizo √Āngel Calcines, Eusebio expreso: ‚ÄúTuve que superar mis grandes limitaciones intelectuales, pues escrib√≠a con faltas de ortograf√≠as y me ve√≠a obligado a buscar soluciones alternativas para intentar suplir esa deficiencia, priorizando la palabra oral. Tuve que llenar grandes vac√≠os porque le√≠a y estudiaba lo que me gustaba.‚Ä̬†

Lo importante de estas afirmaciones es que reconocía que su abnegación y superación a todaacosta le permitieron ir evolucionando en su peregrinaje.

Qu√© decir de su oratoria elocuente, sensible, tierna, ferviente e inflamable, que hacia enamorar y enarbolar la conciencia hist√≥rica y revolucionaria de nuestra poblaci√≥n. Dis√≠miles fueron sus reconocimientos internacionales y nacionales en toda su vida, premios que son el reflejo de a√Īo de energ√≠a, atrevimiento y unidad colectiva para hacer prevalecer la historia.

Como apasionado martiano, Eusebio rememor√≥ las ense√Īanzas de Mart√≠ y las trasmiti√≥ en su oratoria, escritos y acciones. Como fiel estudiante del legado del nuestro H√©roe Nacional, llevo en su pecho una m√°xima martiana: ‚ÄúEn la cruz muri√≥ el hombre un d√≠a; pero se ha de aprender a morir en la cruz todos los d√≠as. Todas las grandes ideas tienen su nazareno.‚ÄĚ

Las grandes ideas de restauración del patrimonio histórico tenían su nazareno, y el de La Habana, era Eusebio Leal. Por eso nuestro pueblo reconoce fielmente lo pulcro de sus actos, de su obra al servicio de la Historia.

¬ŅPero c√≥mo juzgar√° la historia y las nuevas generaciones a Eusebio Leal Spengler?

La propia respuesta fue dibujada en la entrevista: ‚ÄúUn d√≠a en la historia con Eusebio Leal Spengler.‚ÄĚ

  • ‚ÄúSiempre ser√° una inc√≥gnita el c√≥mo seremos enjuiciados por las futuras generaciones. ¬ŅSobre qu√© fundamentos establecer√°n su juicio? ¬ŅMirar√°n hacia su pasado con la suficiente amplitud de matices para entender que cada cual es hijo de su tiempo y, como tal, sucumbe a sus contradicciones y desvelos?‚ÄĚ

Temo afirmar que las nuevas generaciones y la historia lo juzgar√°n por sus obras. Verba volant, opra manent*.

 

Nota:

*Las palabras vuelan, pero la obra permanece


AHS viva, por lo que salva (Forodebate)

Trovador y sociólogo. Vicepresidente Nacional de la AHS.

La alt√≠sima responsabilidad de ser vanguardia, de ser las venas del arte joven por donde la creaci√≥n fluya con la libertad del tiempo y el espacio, son esencia y m√≠stica de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), una casa en la que sue√Īan y viven intelectuales y artistas menores de 35 a√Īos, con la voluntad de ser una generaci√≥n del presente, activos en la conformaci√≥n de esa otra cultura, la que no esclaviza, la que hace que los seres humanos no se derrumben en el letargo y la apat√≠a en una sociedad que necesita de hombres y mujeres vivos, atentos, cr√≠ticos, constructores.

La AHS, a sus 34 a√Īos, es una organizaci√≥n que crece, que muta con el aporte constante de nuevos miembros, que se basa en sus paradigmas para trascenderlos. No se conforma con ser refugio, quiere expandir la inquietud por un arte y una institucionalidad que no acepte lo vulgar, ni los sentidos comunes importados o aut√≥ctonos no revolucionarios.

Los límites a esos propósitos pudieran ser una amenaza, pero reconocerlos no es suficiente si es para establecer banderas de justificación; hay que luchar todos los días en contra de la sospecha y el estigma de lo que significa para algunos ser joven; derribar las barreras de la mente y el espíritu conservador, ser más serios allí donde se espera que no podamos ser serios.

Sea la AHS para fundar, un arma que defienda lo nuevo, un volcán de revolución, un nicho abierto del arte que salva, para subirle la altura a este tiempo.

34 a√Īos despu√©s

  • ¬ŅQu√© realidad nos favorece? ¬ŅQu√© realidad es adversa?
  • ¬ŅC√≥mo hacer del arte una vanguardia viva?
  • ¬ŅPor qu√© luchamos?* ¬ŅD√≥nde luchamos? ¬ŅC√≥mo luchamos?

*Una pregunta que devino antesala del testamento político de Luis y Sergio Saíz Montes de Oca; debatían consigo mismos y con su generación en uno de los contextos más hostiles de la historia de Cuba. En este tiempo pelear es crear. Tiempo que necesita de canciones, de la prosa y el verso afilado, del discurso escénico y visual que desnude lo divino y lo tremendo.

Resumen del trabajo de la AHS después de su 3er Congreso hasta hoy

La meta y tambi√©n el camino, dos a√Īos despu√©s

Es la AHS una casa de j√≥venes artistas e intelectuales. Hace dos a√Īos celebramos el 3er Congreso de la organizaci√≥n para pensarnos, para compartir ideas y establecer compromisos de trabajo entre nosotros y con las instituciones de la cultura en el pa√≠s. [+]


En Granma, fiesta virtual de pensamiento científico

A 152 a√Īos de la interpretaci√≥n por vez primera del Himno Nacional, aquel 20 de octubre, sobre los adoquines de la otrora Plaza de la Iglesia Mayor San Salvador de Bayamo (hoy Plaza del Himno) llega la Fiesta de la Cuban√≠a. El a√Īo 1994 marca la g√©nesis del festejo de cuban√≠a, a propuesta del entonces Ministro de Cultura Armando Hart D√°valos, con motivo del hist√≥rico suceso que marcar√≠a para siempre la historia de la Patria. ¬†

[+]