Instituto Superior de Arte (ISA)


Convivio quiere decir Compartir

Ella puede interpretar cualquier escena, desde la madre que sale corriendo a buscar a su ni√Īo luego de un Taller de Dramaturgia el fin de semana, hasta la profesional que se ocupa de todos los detalles de su nuevo espacio. Se le ve poco, pero cuando se le ve, la Casa se inunda de jovialidad, alegr√≠a o como ella misma define ese ambiente cuasi natural, la casa se inunda de buenas energ√≠as.

[+]


Frente a los inmovilismos

Buscar el programa estelar del sábado por la noche para la Televisión Cubana es una tentativa difícil en el efervescente contexto que viven nuestros medios de comunicación. La fuerte presencia de los productos audiovisuales foráneos ha reconfigurado los gustos y hábitos de consumo de la población cubana y, por tanto, han abierto nuevos referentes para las comparaciones de lo que estéticamente es más deseable. [+]


Leer el presente y actuar

A prop√≥sito del di√°logo con los fundadores de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), resultaba imprescindible el encuentro con el teatr√≥logo Omar Vali√Īo, director de la Casa Editorial Tablas Alarcos y profesor del Instituto Superior de Arte. Vali√Īo ha mantenido desde hace treinta a√Īos un v√≠nculo constante con la Asociaci√≥n (como le llamaron siempre los de su generaci√≥n). A trav√©s de los distintos roles y tareas en las que se ha desempe√Īado, Omar Vali√Īo ha podido trazar un mapa preciso, con una visi√≥n comprometida, cr√≠tica y apasionada, posible solo para quien conoce la AHS desde sus primeros pasos; precisamente, porque ha aportado en la construcci√≥n de su camino. Sirvan estas notas, para ver en la mirada de un cr√≠tico las luces que no deben perderse de vista en el presente y los ecos que desde una generaci√≥n pueden actualizarse en las proyecciones del futuro. [+]


Alona: Mi Patria, sus símbolos y yo

Desde su tercer a√Īo en la Academia de Artes Pl√°sticas cienfueguera Benny Mor√©, emprendi√≥ el azaroso camino para hallar su propio concepto de Patria.

Para ella no fueron simples asociaciones de palabras como pueblo, nación, país, tierra, lugar, territorio… no fue una sencilla rutina de sinonimias.

Durante dos a√Īos trat√≥ de encontrar su identidad a trav√©s de s√≠mbolos propios, hab√≠a llegado ¬ęel momento de percatarse cu√°nto del mundo forma nuestro propio estado¬Ľ.

Alona Hernández Román no hizo de los habituales iconos nacionales: la bandera, el himno, la palma, la mariposa… los protagonistas de su obra. Identificó en su ser los propios.

Y¬† ¬ęen ese sublime instante en que la artista se define a s√≠ misma y como resultante expone los pedazos de su idiosincrasia convertidos en arte¬Ľ, surgi√≥ La luz que conduce a casa‚Ķ

Seis piezas en esta exposición, iluminan la mente de sus perceptores.

La primera: el √°rbol. El de la vida, ‚ÄĒ¬Ņacaso el geneal√≥gico?‚ÄĒ, el horc√≥n familiar: su madre, y la madera de que est√° ¬ęhecha¬Ľ a quien considera ¬ęaliento¬Ľ, inspiraci√≥n y fortaleza.

Cubierta por una simbólica urna de cristal, la reproducción en blanco papel, del juego de comedor de la abuela. Puro, níveo sitio de reunión (comunión) familiar, que convirtió la artista en la segunda pieza del conjunto.

Inmaculado luce el uniforme escolar ‚ÄĒa mi entender la pieza m√°s lograda de la exposici√≥n‚ÄĒ, una retrospecci√≥n a la infancia que Alona purific√≥ en su mente. Es esta la tercera de las obras, que como el √°rbol, fuera premiada durante la √ļltima edici√≥n del VISUARTE cienfueguero.

Un cuarto momento simb√≥lico en el camino de la artista nos sorprende con una propuesta m√°s tecnol√≥gica, contempor√°nea. Una laptop nos participa el momento en que su ¬ęamor¬Ľ, consuma el ritual de raparse la cabeza, para acudir ¬ęal llamado de la Patria¬Ľ, al el Servicio Militar General.

Las quinta y sexta piezas de La luz…: Alona trasmutada en pez peleador (otra vez bajo una campana vítrea), revela su personalidad persistente; y ella misma camino al mar, alegoría de la partida de amigos, una vuelta al recurrente tema de la emigración.

Rodeada de espinas que m√°s all√° de dificultades y frenos, pueden interpretarse ‚ÄĒcual las ¬ędivinas¬Ľ que rodearon la cabeza de Cristo en su largo peregrinar por la fe‚ÄĒ, como el arduo bregar de esta talentosa muchacha para hallar los s√≠mbolos que signar√°n su vida art√≠stica.

¬ęPorque cada vez que una experiencia nos talla el alma ‚ÄĒconfiesa‚ÄĒ la cicatriz se convierte en una de las grietas que construyen el tronco del √°rbol que es nuestra vida¬Ľ.

Por su s√≥lido curr√≠culo desde la academia ‚ÄĒen el que se cuentan varios premios en competiciones locales y nacionales junto a consagrados pl√°sticos‚ÄĒ, eximida del ejercicio te√≥rico para su tesis de graduaci√≥n y de los ex√°menes para el ingreso al Instituto Superior de Arte (ISA), era, sin embargo este, un acto necesario y un sue√Īo que finalmente realiz√≥.

Sólo que esta vez Alona, lo haría en los predios del macizo Guamuhaya, a más de 700 metros sobre el nivel del mar, donde en su experiencia de vida reciente, halló la pureza de espíritus humanos y naturales para exorcizar los propios: La Patria, sus símbolos y ella.


Comentarios sobre arte sonoro

En f√≠sica, el sonido es resultado de la propagaci√≥n de ondas, audibles o no para los humanos, a trav√©s de un fluido u otro medio. Este fen√≥meno, en combinaci√≥n con el silencio, constituye la materia prima de la m√ļsica y, por tanto, elemento indispensable para la construcci√≥n de cualquier tipo de lenguaje musical. [+]