Guion


«Los escritores somos esclavos de las historias»

El inicio del cuento fue el primer libro de Sigrid Victoria Due√Īas que le√≠. En aquel entonces a√ļn no conoc√≠a el rostro de la escritora, ni hab√≠a tenido la oportunidad (el privilegio) de compartir con ella las p√°ginas de una antolog√≠a. Me acerqu√© a Sigrid como una lectora m√°s, una lectora enamorada de la historia que aquella muchacha hab√≠a contado. Desde entonces, y con igual intensidad, he seguido las otras historias de Sigrid. Me sigo considerando, como en aquel primer encuentro, una de sus fieles lectoras.

¬ŅCrees que es √ļtil, m√°s all√° de una intenci√≥n valorativa o cr√≠tica, las definiciones gen√©ricas en cuanto a literatura se trata?

Hmmm‚Ķ Qu√© buena pregunta. El problema ser√≠a para qui√©n resulta √ļtil. Puede que un lector agradezca saber de antemano a qu√© g√©nero pertenece el libro que va a leer, si est√° dentro de sus preferencias o no‚Ķ Para determinados autores, moverse a conciencia dentro de un g√©nero les permite utilizar los recursos del mismo, recurrir a la intertextualidad con otras obras afines. Pero tambi√©n existen libros que cruzan alegremente las fronteras de toda definici√≥n y que se apropian de aquello que contribuye a contar la historia. Creo que la utilidad de las definiciones est√° sujeta a muchos factores, demasiados como para ser categ√≥rica al respecto.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅC√≥mo piensas la estructura de tus libros?

No los pienso. Ellos llegan, tocan a la puerta y a m√≠ lo √ļnico que me queda es abrirla. A veces, muy educados, se presentan de principio a fin y me advierten c√≥mo va a ser nuestra relaci√≥n. Otras veces empiezan por el final y esperan, desconfiados, a que yo demuestre ser digna de la historia antes de cont√°rmela por completo. Los escritores somos esclavos de las historias. Nada que hacer al respecto, ellas mandan.

¬ŅExiste, en la actualidad, un lector m√°s preparado para entender la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a, o ese lector existi√≥ en todos los tiempos?

Siempre ha existido un lector capaz de asumir ese ‚Äúqu√© pasar√≠a si‚Ķ‚ÄĚ De lo contrario, la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a no habr√≠an llegado al lugar en que est√°n hoy en d√≠a. Ahora, s√≠ me parece que ha aumentado la cantidad de lectores con gusto por lo fant√°stico y con la capacidad de comprenderlo. Sobre todo en nuestro pa√≠s, cada vez son m√°s los lectores amantes del g√©nero que pueden apreciar una obra fant√°stica, criticarla, valorarla‚Ķ S√≠, hay m√°s lectores listos para el fant√°stico en la actualidad.

Cada vez que una cr√≠tica negativa amenaza ‚ÄĒcon menos o m√°s raz√≥n‚ÄĒ al campo nacional de la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a, los autores tienden a unirse para defender el g√©nero. ¬ŅExiste un coto de protecci√≥n mutua, donde el di√°logo con escritores y cr√≠ticos (quiz√°s provenientes de otros campos de escritura que no sean el propiamente fant√°stico) se hace casi imposible? ¬ŅC√≥mo podr√≠an abrirse las mentes de uno y otro lado para conciliar opiniones?

No puedo negar que hubo un momento en que los amantes del fantástico sentíamos algo de desprecio o animosidad por parte de la crítica y la postura editorial en Cuba. Ignoro si ese fenómeno sigue dándose, hoy que tantos espacios se han abierto a la ciencia ficción y la fantasía. Es de esperarse que el escritor/lector del fantástico se ponga a la defensiva si escucha críticas mal fundamentadas de personas que solo han tratado de leerse a Bradbury y Asimov, y cuyas opiniones se basan mayormente en el cine, el peor enemigo de la ciencia ficción. Eso hicimos muchos de nosotros, que no entendíamos por qué el lector de fantástico podía leerse, además, a Cortázar y disfrutarlo, mientras que el crítico que prefería el mainstream no lograba abstraerse lo suficiente como para leer Hyperion y se atrevía a opinar sin una verdadera base.

Hoy en día, me parece que lo mejor que pudiera pasarle al género sería tener una alianza con la crítica profesional. ¡Nos haría tanto bien tener la visión externa, acertada, oportuna, de un crítico para nuestros libros! En general, siento que en Cuba hace falta más crítica literaria, no solo para el fantástico.

Seguro que si pudi√©ramos encontrar buenas rese√Īas de libros en la prensa, escritores y lectores mejorar√≠amos en conocimiento y criterio de selecci√≥n. En cuanto a c√≥mo lograrlo, me parece que lo primero que se necesita es buena voluntad. El resto vendr√° solo.

Durante mucho tiempo, se defendi√≥ en el gremio del fant√°stico la idea de no cerrar premios, de conceder lauros incluso a obras con determinados grados de deficiencia escritural, para as√≠ proteger las peque√Īas y muy so√Īadas b√ļsquedas que nos costaron a√Īos ver materializadas. En la actualidad, ¬Ņdebemos seguir premiando a obras con deficiencias, o el g√©nero ha ganado la calidad suficiente como para valorar, en igual proporci√≥n, el valor del riesgo y la responsabilidad con el lector? ¬ŅPremiar o no premiar, sin importar consecuencias? ¬ŅDar un premio desierto: es una p√©rdida para el g√©nero o una ganancia?¬†

Tu pregunta pone de relieve uno de los problemas de las publicaciones en Cuba. Para m√≠, el mal est√° en que vemos el concurso como un aval de calidad. En una competencia de patinaje, pongamos por caso, puede que todos los atletas se caigan, pero el premio se lo lleva el que mayor puntaje logre, aunque todo el mundo sepa que existen mejores atletas que no se presentaron a esa competencia. En un concurso no se premia al mejor libro jam√°s escrito, se premia al mejor de los que participaron. En mi opini√≥n personal, un jurado siempre debe ser capaz de escoger la mejor obra entre las que est√°n participando. ¬ŅD√≥nde est√° el problema? En que al no existir un premio de la cr√≠tica, un premio de la popularidad, un premio al m√°s vendido, o al m√°s le√≠do‚Ķ ganar un concurso es la manera de publicar, de obtener reconocimiento, etc. Y, por supuesto, si es un premio que incluye publicaci√≥n, recae sobre el jurado la responsabilidad hacia el p√ļblico, lo cual tampoco me parece adecuado.

 Si un premio significara solo una sugerencia de publicación, los editores quedarían en libertad de rechazar el libro, o de trabajar con él y mejorarlo, en lugar de imponer a las editoriales obras cuestionables. Así que pienso que está muy bien no dejar un premio desierto, y que la batalla por la calidad del género debe darse en otros terrenos. En el de lograr una crítica profesional que avale los libros, por ejemplo.

Escribes ciencia ficci√≥n, fantas√≠a y literatura infantil, g√©neros que han sido err√≥neamente tildados como literatura menor o g√©neros menores, ¬Ņcrees que el autor decide en serio qu√© escribir o c√≥mo hacerlo, o cada obra llega con un empaque previamente dispuesto, al que el autor debe solo amoldarse?

Creo que var√≠a, seg√ļn el libro y el autor. En mi caso, ya te dije, soy esclava de las historias. Nunca me fren√≥ lo que se opinara del g√©nero de estas, deb√≠an ser contadas de esa forma, jam√°s trat√© de adaptar ninguna a otro g√©nero. Pero conozco autores que planifican el libro desde el t√≠tulo hasta el punto final y logran obras maravillosas.

Ni siquiera creo que para un autor todas las obras sean iguales. Algunas se impondrán, otras se dejarán moldear y las habrá que surjan a conciencia, para cumplir con los términos de un concurso o de una publicación, y esas no valen menos si el resultado final es digno. No he conocido a nadie para el que todas las experiencias creativas hayan sido iguales.

¬ŅHasta qu√© punto tu trabajo se vio marcado o influido por la coexistencia, en tiempo y espacio, de otras voces j√≥venes a las que, como a ti, les interesaba el mundo de lo fant√°stico? ¬ŅC√≥mo crees que un escritor joven puede encontrarse a s√≠ mismo y a sus historias en un contexto tan marcado por la comparaci√≥n y las conexiones con el otro/los otros?

Oh, para m√≠‚Ķ No puedo menos que pensar que mis amigos y colegas fueron una bendici√≥n. Me guiaron, me alentaron, me criticaron y ayudaron a mejorar. No ser√≠a qui√©n soy como persona, mucho menos como escritora, sin esos grandes compa√Īeros de viaje en la literatura y en la vida.

Un buen grupo, interesado en lo mismo que t√ļ, dispuesto a so√Īar contigo, a retroalimentarte, a re√≠r y llorar con tus historias, a decirte claramente que no lograste contar lo que pretend√≠as, a leerse una y otra versi√≥n de lo mismo hasta que nace el libro definitivo‚Ķ Una experiencia as√≠ solo enriquece.

Creo que el verdadero escritor no es d√©bil, ni se pierde entre las voces de los dem√°s. Los otros, sobre todo si son afines, como me ha pasado a m√≠, son un tesoro que agradecer. ¬ŅLa comparaci√≥n, la conexi√≥n? No he tenido mayores incentivos en mi vida. Cada uno de mis libros publicados, y los que permanecen in√©ditos, han sido forjados en esa fragua.

¬ŅLos premios influyen en la carrera de un escritor? ¬ŅRalentizan su camino si le dan exceso de ego?, ¬Ņparalizan?, ¬Ņdinamizan?, ¬Ņcu√°l ser√≠a el punto medio?

Sí, los premios influyen, por lo que hablábamos antes de que son uno de los escasos avales con que cuenta un escritor en Cuba. Las editoriales y el mundo literario en general te prestan más atención, los lectores leen la contracubierta de tu libro y al ver que ha ganado premio se deciden a comprarlo… En cuanto al exceso de ego, es un riesgo que se corre ante cualquier forma de reconocimiento. Depende más de la calidad como persona del escritor que de la cantidad de premios que reciba.

Has estado en contacto con varios grupos, proyectos y talleres literarios, ¬Ņsu saldo es, a la larga, positivo en la vida y la trayectoria de un escritor? ¬ŅExiste un punto en el que el taller se convierte en un lastre o esto puede ser evitado por el autor mediante alguna estrategia o intenci√≥n?

Los buenos talleres son un refugio, una escuela y un lugar de crecimiento para el escritor. Y por un buen taller me refiero a un espacio donde haya buena intenci√≥n hacia la historia, donde la cr√≠tica acertada no se detenga ante una falsa noci√≥n de amistad, donde todos se enfoquen, no en la historia que yo hubiera contado con tu idea, sino en la mejor forma de contar la historia que tienes t√ļ. Encontr√© algo as√≠ en el Taller Espiral, que despu√©s pas√≥ a llamarse Convergencia. Todav√≠a hoy no me atrevo a considerar un libro terminado hasta que Anabel Enr√≠quez o Javier de la Torre le dan el visto bueno. No creo que un buen taller se convierta nunca en un lastre. ¬ŅCu√°l es el escritor que ha llegado tan alto que no necesita crecer m√°s? Y est√°n los nuevos. ¬°Se aprende tanto cuando ense√Īamos!

Es bueno para el alma poner un granito de arena en la formaci√≥n de un nuevo talento y leerte un libro de alguien a quien conociste cuando novato, al que has ayudado y que te ha llenado el correo con sus ensayos, y sentir ganas de haberlo escrito t√ļ‚Ķ Los buenos talleres literarios no solo forjan libros, tambi√©n dan forma a amistades genuinas y te hacen mejor persona.

Como guionista, ¬Ņqu√© retos entra√Īa este oficio que no hab√≠as enfrentado antes en la escritura tradicional de un libro?

Ah, el guion‚Ķ Ah√≠ donde somos amos de las historias, no sus esclavos‚Ķ para terminar siendo esclavos, nosotros y el guion, de la productora. Es, en efecto, un mundo totalmente distinto de la escritura de un libro. Para m√≠, el guion es algo que se planifica, que se analiza, que se estudia hasta en sus m√°s m√≠nimos detalles. Tienes que estar pendiente del tiempo, de no narrar imposibles, escribes con las necesidades de producci√≥n en mente‚Ķ El guion ha sido una lecci√≥n de disciplina, por encima de todo lo dem√°s. Y trae sus propias alegr√≠as y decepciones. El actor que es justo como imaginaste al personaje, que se te acerca entusiasmado a comentarte cu√°l fue su escena favorita, que te pide que a√Īadas algo a su papel, y al que ves repitiendo tus di√°logos con tanta entrega.

La escena que no se film√≥ seg√ļn tus instrucciones, y que luego escuchas criticar en la calle (siempre el responsable es el guionista), con ganas de gritar de frustraci√≥n, de imprimir lo que escribiste y dejar caer las copias desde un helic√≥ptero para que todos vean que no fuiste t√ļ, ¬°que no es tu culpa, caramba! Pero el saldo final de retos superados y fallidos ha sido bueno. Hacer guion me ense√Ī√≥ humildad, paciencia, trabajo en equipo‚Ķ Ha sido una gran experiencia.

De todos tus libros, ¬Ņpodr√≠as escoger alguno, el perdurable, acaso el m√°s querido?

Supongo que ser√≠a el primero, Los noseniqu√© tienen la panza rayada. Era el primero en todos los sentidos: el primer premio literario, la primera publicaci√≥n‚Ķ Nada volvi√≥ a ser igual despu√©s de ese librito, ya estaba ese sentido de la responsabilidad hacia lo que escrib√≠a, la posibilidad de que alg√ļn d√≠a otra persona leyera esa p√°gina, que ya no era solo m√≠a‚Ķ Y ese primer libro est√° lleno de sue√Īos, sue√Īos del futuro que quer√≠a tener, de la vida que quer√≠a llevar, del tipo de escritora en que quer√≠a convertirme‚Ķ Es un libro ingenuo, escrito por una ni√Īa que no sab√≠a nada y se lo imaginaba todo. Y todav√≠a amo las cosas que imagin√© en ese tiempo. Son sue√Īos que disfruto compartir con las personas que lo leen.


Piel de burdégano, una propuesta conmovedora

Como parte de la Jornada por la Cultura Nacional y como cierre a estas festividades, el Centro Provincial de Cine en Holguín invitó al cortometraje del joven realizador Juan Carlos Domínguez en el lobby del cine Martí, en el corazón de la Ciudad de los Parques. A pesar de la intensa lluvia que comenzó justamente a la hora planificada para la exhibición de la muestra, los invitados asistieron y quedaron conmovidos con el mensaje que supo transmitir este joven estudiante del ISA que recién comienza su carrera.

[+]


Entre luces y sombras

Sección de audiovisuales de la AHS en Santiago de Cuba

A Frank Lahera O`Calaghan, presidente de la sección de audiovisuales de la AHS en Santiago de Cuba uno lo ve siempre con cámara en mano. Esa eterna amiga que deja instantáneas de lo hermoso a través del lente no lo abandona, como la guitarra a un trovador. De los momentos difíciles salen las grandes soluciones dijo un gran pensador y al parecer los jóvenes creadores utilizaron muy bien esta frase para repensar la Asociación desde diversas miradas. Frank no siente miedo de decir verdades del funcionamiento de su sección, resultados y debilidades.

‚ÄúTen√≠amos varios objetivos trazados, entre ellos lograr comunicar la creaci√≥n santiaguera en festivales nacionales y extranjeros; incentivar la creaci√≥n individual de los asociados para potenciar el intercambio con colegas de otros lugares y espacios, lo que posibilita nuevas formas de animar, despertar otras inquietudes art√≠sticas. Esto se ven√≠a trabajando desde el a√Īo anterior con la creaci√≥n de un Festival Nacional de Videoarte, que se logr√≥ gracias al apoyo del Festival FAENZA de Colombia y sirvi√≥ de enriquecimiento creativo y espiritual a los realizadores de la ciudad.

Fotos: Tomadas de perfil El Creador

‚ÄúAdem√°s, ten√≠amos la intenci√≥n de generar di√°logo con otros creadores, por ejemplo, quer√≠amos proyectar una retrospectiva de la edici√≥n anterior del Almac√©n de la Imagen, eso sumado a conferencias. Logramos traer, lo que fue un experimento, una retrospectiva de la Muestra Joven del ICAIC en noviembre de 2019 durante cuatro d√≠as. Despu√©s se pens√≥ que la Muestra pod√≠a presentarse en diferentes partes del pa√≠s, pero esa idea surgi√≥ aqu√≠ en Santiago. Buscamos la manera de traer realizadores nacionales e internacionales para que impartieran conferencias. Nos hab√≠a confirmado su presencia Jorge Molina con un taller intensivo de guion durante cuatro d√≠as; Alejandro Alonso, ganador en el Festival de Cine de Lima, Per√ļ, nos iba a dar un curso de fotograf√≠a, pero lleg√≥ la COVID-19 y se pospuso todo.

‚ÄúEsto surgi√≥ gracias a la relaci√≥n que tenemos con la Muestra Joven de que importantes creadores vengan a Santiago a ofrecer sus conocimientos. Tambi√©n quer√≠amos traer a realizadores de Camag√ľey, Granma, con muy buen trabajo en lo audiovisual.‚ÄĚ

‚Äď¬ŅC√≥mo logras establecer un v√≠nculo con la Muestra Internacional de Videoarte FAENZA?

Somos como una especie de subsede de esa muestra. Surgió en Bogotá, Colombia, y al ser participante le hablé de la posibilidad de insertarnos y ellos aceptaron, vinieron al Festival del Caribe y decidieron hacer algo fijo. Por la pandemia queríamos hacer este encuentro ahora en octubre, pero lo pospusimos para abril de 2021.

Queremos incluir un sal√≥n de artes visuales en Bogot√° y que Santiago de Cuba funja como puente, con el fin de dar a conocer el trabajo de los j√≥venes artistas. Si lo logramos hacer, trataremos de hacer una muestra itinerante que pase tambi√©n por Camag√ľey y La Habana.

Fotos: Tomadas de perfil El Creador

‚Äď¬ŅQu√© soluciones encontr√≥ la secci√≥n de audiovisuales para continuar creando en medio de la COVID-19?

Trabajamos en las redes sociales. Ahí realizamos ciclos de cine experimental, videoarte, a través de secciones llamadas Ventana Cine, Ventana Perfomance. Presentaron materiales Yuri Seoane, Carlos Gil Calderón, Yunior Frómeta y yo. Cuando se flexibilizaron las medidas hicimos una jornada de cine santiaguero La Mirada Inquieta, realizada en el Cine Cuba como sede principal.

Fueron cuatro días con encuentros teóricos, cine más convencional, documental, animación, y luego se insertó el cine experimental. El objetivo principal con esta jornada fue crear más adelante un festival de cine en Santiago de Cuba, con una buena organización, sin favoritismos, potenciando la creatividad, la experimentación y el buen arte.

‚Äď¬ŅC√≥mo valoras la producci√≥n audiovisual de los j√≥venes miembros de la AHS en este territorio?

‚ÄúTe puedo decir que la producci√≥n es bastante pobre. Ahora, quiz√°s de 20 asociados est√°n produciendo cuando m√°s tres. Al parecer est√°n en la AHS por estar y ya lo hemos hablado en el ejecutivo. Estamos buscando que se activen, que se inquieten por su realidad y hagan arte. Hacia esa direcci√≥n va nuestro trabajo.‚ÄĚ

Con luces y sombras la sección de audiovisuales de la AHS en Santiago de Cuba necesita encontrar caminos para la creación. No por gusto se potencia los concursos y becas de la Asociación, con el objetivo de visibilizar el quehacer artístico de los jóvenes creadores. Definir quiénes desean ser parte de esta organización y hacer que su conducta se corresponda como artistas, es uno de los objetivos de esta sección. Frank Lahera no se muerde la lengua y nos traza un camino. Hay que buscar esos puentes y no esperar a que alguien los haga.


Premios Antonio Lloga in memoriam 2020 (+ Videos e Infografías)

Los j√≥venes Dailene Dovale, radicada en La Habana, y Rolando Limonta Bl√°zquez, de la emisora holguinera Radio Banes, fueron los ganadores del Gran Premio del concurso Antonio Lloga In Memorian 2020, principal evento organizado cada a√Īo por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z para j√≥venes radialistas en el pa√≠s.

Limonta obtuvo, además, los premios en Guion, Dirección, Locución Masculina, y el colateral concedido por la Dirección de la Radio en Santiago de Cuba y la Fundaciòn Caguayo. En su caso, Dovale alcanzó también un Premio Especial y el colateral que otorgó el Centro de Estudios Antonio Maceo, de esa provincia.

Otros de los galardonados fueron Carlos Rojas Veliz en Musicalización; Oscar Quintana en Grabación y edición; e Iviana Ortiz en Locución femenina.

Este domingo también fueron otorgados premios colaterales a la periodista Lisandra Gómez, de Radio Sancti Spíritus (Otorgado por Claustrofobias Promociones Literarias), a Leanne Garvey (Universidad de Oriente), a Javier Labrada (Asociación Cubana de Comunicadores Sociales).

A continuación compartimos todos los reconocimientos:

PREMIADOS DE LA TRIG√ČSIMA EDICI√ďN DEL TALLER Y CONCURSO DE LA RADIO JOVEN ANTONIO LLOGA IN MEMORIAM 2020:

El jurado del 30 Taller y Concurso de la Radio Joven Antonio Lloga in Memoriam decidió otorgar premios a las siguientes especialidades:

Grabaci√≥n y edici√≥n: Oscar Quintana, por la obra ‚ÄúEl √≥rgano de la alegr√≠a‚ÄĚ, de Radio Siboney.

Musicalizaci√≥n: Carlos Rojas Veliz, por la obra ‚ÄúEl arte del transformismo‚ÄĚ, de Radio Banes.

Guion: Rolando Limonta Bl√°zquez, por la obra ‚ÄúEl arte del transformismo‚ÄĚ, de Radio Banes.

Locuci√≥n femenina: Iviana Ortiz, por la obra ‚ÄúConfidencias‚ÄĚ, de Radio 8SF.

Locuci√≥n masculina: Rolando Limonta Bl√°zquez, por la obra ‚ÄúPermiso, lleg√≥ la radio‚ÄĚ, de Radio Banes.

Dirección: Rolando Limonta Blázquez.

Premio Especial: Dailene Dovale por el podcast ‚Äú¬ŅSe puede contagiar la valent√≠a?, del apartado ‚ÄúM√°s que papel‚ÄĚ del multimedio Juventud Rebelde.

Gran Premio Compartido: Rolando Limonta Bl√°zquez por la obra «El arte del transformismo» y Dailene Dovale, por la obra «Se puede contagiar la valent√≠a».

PREMIOS COLATERALES

Claustrofobias Promociones Literarias otorga su premio a la obra » R√©quiem», de la realizadora Lisandra G√≥mez de Radio Sancti Sp√≠ritus.

La Universidad de Oriente otorga su reconocimiento a al programa «Tu futuro hoy», de CMKW Radio Mamb√≠, de la realizadora Leanne Garvey.

El Centro de Estudios Antonio Maceo reconoce a la realizadora Dailene Dovale, por el podcast ‚Äú¬ŅSe puede contagiar la valent√≠a?‚ÄĚ

La Asociaci√≥n Cubana de Comunicadores Sociales y la familia Lloga coincidieron en reconocer al realizador Javier Labrada, por la obra «Venciendo el silencio».

Por su parte, la Direcci√≥n Provincial de Radio en Santiago de Cuba y la Fundaci√≥n Caguayo reconocen la obra «El Arte del transformismo», de Rolando Limonta».


Una mirada inquieta al séptimo arte santiaguero

Santiago de Cuba posee un enfoque cinematogr√°fico que se revela y se diferencia de otras producciones del resto del pa√≠s. Su est√©tica, las diversas formas de producci√≥n que se alternan seg√ļn las realidades imperante en cada momento, las tem√°ticas que imprimen cada metraje que sale a la luz sin importar el medio, sino los deseos de poner en la pantalla una mirada, una interpretaci√≥n, una forma de ver su contexto en imagen y movimiento, son su modo de existencia. Pruebas suficientes existen en un sinf√≠n de realizaciones desde el mismo universo creativo, donde confluyen realizadores autodidactas y egresados de la Facultad de Medios de Comunicaci√≥n del Instituto Superior de Arte y de talleres de la Escuela Internacional de San Antonio de los Ba√Īos. ¬†

Momentos de la conferencia Breve Historia del Cine en Santiago de Cuba impartido por Demi√°n Rabilero. Foto-Frank L. O¬īCallaghan

Lamentablemente muchas veces estas producciones carecen de una distribución, tal vez porque en el camino se van perdiendo los ánimos y quedan recluidas en el ostracismo por sus propios creadores o simplemente por su misma característica informal y alternativa de ver el cine y sus realidades, divorciándose en muchos casos de las convencionalidades que miden las selecciones en muchos eventos nacionales que recogen el séptimo arte y sirven de plataforma de difusión, condenándolas al silencio.

Intercambio con el p√ļblico asistente. Foto-Frank L. O¬īCallaghan

No es la primera vez que muchas de estas son rechazadas de festivales porque no son identificadas como ‚Äúadecuadas‚ÄĚ en su forma o porque carecen de una calidad. ¬ŅPero qu√© es el cine? ¬ŅEs un buen sonido, una buena fotograf√≠a solamente o es tambi√©n la historia que saca a flote, la intenci√≥n de su director, la verdad hecha arte, el contexto tomado por un lente pendenciero? ¬ŅEl cine es solo lo t√©cnico o las miradas al entorno? ¬ŅEl cine es solo filmar o proponer nuevas po√©ticas, sinceras, con lo que se tiene a mano sin limitarse a lo t√©cnico, invitando a una evoluci√≥n creativa? Muchas de estas preguntas siempre se vienen realizando en el llamado ‚Äúinterior‚ÄĚ del pa√≠s y no se hallan respuestas.

Momentos de exhibici√≥n de materiales. Foto-Frank L. O¬īCallaghan

Aun as√≠, el cine en Santiago sigue progresando con nuevos creadores que no se frenan y contin√ļan interpretando su realidad con los medios que tienen a la mano. Hoy es mas f√°cil, cualquier dispositivo sirve para ello: desde una DSLR hasta un modesto celular posee la capacidad de captar en imagen y sonido, no discrimina, se deja llevar por un guion que va mutando tras estudios constante en un caf√© o en intercambios paulatinos entre colegas en el transcurso de tiempo. Muchas obras existen y piden a gritos un di√°logo con el p√ļblico/protagonistas de sus escenas.

De ah√≠ la necesidad de constituir un espacio id√≥neo para cumplir con la misi√≥n de recuperar los aires que siempre han caracterizado la creaci√≥n cinematogr√°fica en la ciudad y sus alrededores. Por eso, desde el d√≠a 5 hasta el 7 de agosto estar√° aconteciendo en Santiago de Cuba la primicia: la Primera Jornada de Cine Santiaguero La Mirada Inquieta. Nacido por el inter√©s de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y ProbetaFilms, una productora independiente junto al apoyo eternamente agradecido del Centro Provincial de Cine, con el objetivo de construir ante todo un lugar de encuentro y socializaci√≥n de ese cine que viene surgiendo desde hace varios a√Īos y que muchas veces siquiera ha sido imaginado su existencia. Varias generaciones de realizadores se dar√°n cita, desde aquellos que ya hoy son c√°tedra del cine independiente hasta aquellos j√≥venes contempor√°neos que los tienen como gu√≠a e inspiraci√≥n.

Momentos de la conferencia Breve Historia del Cine en Santiago de Cuba impartido por Demi√°n Rabilero y Daylenis Blanco. Foto-Frank L. O¬īCallaghan

Una muestra de la mayor curadur√≠a del cine santiaguero jam√°s realizada donde cortometrajes de ficci√≥n y documentales, junto a lo experimental y las nuevas narrativas, servir√°n de espejo de esa realidad que en la urbe acontece. Directores como Jos√© Armando Estrada, uno de los pioneros del cine underground santiaguero, al lado de otros como Emmanuel Mart√≠n Hern√°ndez, Demi√°n Rabilero, Carlos Meli√°n, Rub√©n Aja Gar√≠; y otros m√°s j√≥venes como Yunior Fr√≥meta, Frank L. O¬īCallaghan, Yuris Elias Seoane; y artistas visuales que experimentan nuevas formas de expresi√≥n como Carlos Gil Calder√≥n y Nazim Guerra, ser√°n algunos de los presentes en las diferentes tandas de las tardes en el Cine Cuba.

Para poder servir de soporte y acompa√Īamiento, en los horarios de la ma√Īana habr√° paneles te√≥ricos y conferencias en torno a estos materiales y tem√°ticas: como el cine en Santiago de Cuba, su producci√≥n independiente y las nuevas narrativas que van impregnando de nuevos aires el audiovisual en el territorio, con intervenciones de testigos y especialistas como Carlos Lloga, Daylenis Blanco y algunos de los creadores presentes, todos con experiencias y conocimientos para compartir e iluminar al p√ļblico asistente.

La necesidad de encuentro, de conocimiento y de sacar de la oscuridad el cine de la ciudad ha dado como resultado esta jornada de cine santiaguero, no como una forma egocéntrica, sino como ensayo para lo que podrá constituir en tiempos venideros un festival nacional para visualizar y contribuir a las nuevas formas de hacer y pensar el cine, más allá de los medios a disposición, un espacio transparente donde los realizadores puedan dialogar a través de sus obras sin poses y limitaciones de producción. Un evento donde el fin esté por encima del medio, rompiendo las barreras existentes en otros festivales semejantes y le dé riendas a la experimentación.

La creación cinematográfica no puede dejar de estar. Y para ello debe tener un paralelismo: un espacio donde muchas miradas se fundan en una sola Mirada Inquieta.


Rendir homenaje desde la utopía…

Cuando Thomas More, el pensador, teólogo, político, humanista y escritor inglés escribió en el siglo XVI su obra más famosa Utopía, sabía que conceptualizaba el término: plan, proyecto, doctrina o sistema deseables que parecen de muy difícil realización. Y a esto se enfrentaron los realizadores Carlos Gómez y Manuel A. Rodríguez Yong en su reciente puesta Romerías, la utopía.

El largometraje a cargo de las productoras independientes WajirosFilms y i4films, ha rendido merecido homenaje a este evento de multitudes que no ha sido f√°cil definir.

Mi comentario parte desde la experiencia. La posici√≥n de enfrentarse a una pel√≠cula que he vivido desde fuera y hace varios a√Īos desde dentro. Quien ha trabajado en las Romer√≠as de Mayo, solo as√≠ puede emitir un criterio acertado, porque el espectador, de las Romer√≠as o de la pel√≠cula posee, sin temor a decirlo, lagunas de informaci√≥n que lo har√≠an ser injusto o demasiado halagador.

en la filmación del documental romerías, la utopía

No me dedico cabalmente a la crítica cinematográfica, mi acercamiento a esta muestra es basado en principios técnicos, meramente razonables, y una mirada oficiosa que en gran medida trata con optimismo la obra del otro, porque cualquier acción donde medie el arte, es bien recibida, aunque exista una fina línea divisoria entre el bien y el mal.

Si de recursos visuales se trata, creo que la muestra representa con veracidad la estética de tratar de absorber el espíritu de fiesta y el poder de atracción, un evento que revoluciona y pone a toda la ciudad a su disposición.

En conversaci√≥n privada con Ana Mar√≠a Gonz√°lez, quien estuvo a cargo de la direcci√≥n de fotograf√≠a, me explica que para lograr ese efecto se usaron entre tres y cinco c√°maras simult√°neamente, con la idea de que se visualizara la cantidad de eventos dentro de un mismo evento, que satisface varios p√ļblicos a la vez. Fundamentalmente persiguen la algarab√≠a, porque ese sin dudas es el esp√≠ritu romero, una especie de catarsis colectiva, donde los j√≥venes confluyen en las plazas y se avisan de las presentaciones y las horas, porque el Programa, a veces impreso y escaso, pierde veracidad, al punto de infartar a un ingl√©s. Obviamente estos detalles de los planos, un plano americano y un fondo difuso, un plano medio corto, que resalta en varias ocasiones la figura de su fundador o padre de las Romer√≠as de Mayo, Alexis Triana, propone una mirada pol√©mica y apasionada de su organizaci√≥n.

equipo de filmación del documental romerías, la utopía

Otras veces, cuando el lente se abre y resalta a la ciudad desde la cima, siento, como holguinera al fin, que este pueblo es demasiado grande culturalmente para poder abordar todas sus aristas en apenas siete días. Vemos también, esas zonas de claroscuro, donde se desvanece la imagen con la sensación, de que esta fiesta, tiene sus momentos de muerte, de desgaste.

Hay un abanico de entrevistados, los imprescindibles, y otros que debieron estar y no voy a mencionar por tratarse de subjetividades. Hay una diversidad de criterios que se contraponen como en las Romer√≠as mismas. Y si a usted, que me est√° leyendo le parece exagerado, como dijera otro romero fundador, que haya que tener en determinado momento cierta ‚Äúmasa testicular‚ÄĚ para no salir da√Īado de unas Romer√≠as, cr√©ame que no exagero. Hay opiniones en boca de sus interlocutores bastante sinceras, otras no tanto, pero el documental viene siendo una verdad, y los protagonistas dejan entrever sin esfuerzo alguno de qu√© est√° hecho un evento que trata de aunar y no de dividir.

en la filmación del documental romerías, la utopía

Obviamente sus directores estarán en tela de juicio por mucho tiempo, esto garantiza que el material posee las características que requiere el arte, la polisemia a la que nos han expuesto, a la controvertida aparición para muchos de una actriz superflua, para mí tan necesaria, porque me vi retratada en su piel, fugándome de la Universidad de La Habana justo en el mes de mayo, deseosa de ver a los míos en ese mes donde todos confluyen; quizás la dramaturgia de ese personaje se centre en la visión de que no todo es desorden y desenfreno, tratándose de una madre que conjuga todas sus pasiones, al mismo tiempo queda aislada, no logra concomitar el discurso poético de su imagen con la historia que se narra, y mucho menos el final, dejando al espectador más allá de un suspenso, en una duda, careciendo de un significado semiótico.

fotograma del documental

Otros puntos pudieron ser abordados con más intensidad, pero habría que ver la real intención de sus realizadores porque se trata de un largometraje que exhibe y enamora una vez más a los artistas de Cuba y el mundo. No estamos ante un panfleto politizador. El mensaje de amor se transmite y llega con fuerza mediante un guion, que si bien es cierto que tiene mucho de principiantes, resume y concisa la tradición de un pueblo confinado a ser capital del arte joven.


Liset Prego Díaz | La NarraTK es una biblioteca sonora, colaborativa y virtual

*Publicado en Claustrofobias

Mamidela solo puede ser una anciana especial, una abuela seguramente. Eso es lo que uno piensa y afirma en cuanto observa en la imagen a la viejita en un sill√≥n, muy cerca un ni√Īo, una ni√Īa y un gato. Uno se da cuenta que va a encontrar en Los cuentos de Mamidela un universo fabuloso, como es el universo de los narradores de cuentos.

Y estos cuentos tienen otra magia, se escuchan en la propia voz de sus escritores o un lector muy atento lo reproduce en su voz. También tienen la particularidad de ser introducidos por un breve texto jocoso, dulce, de su guionista y directora Liset Prego Díaz. Liset aporta guion y voz. Pero antes de que existiera la imagen, parece que en la misma convocatoria Mamidela enviaba un susurro para que los amigos colaboraran con su nieta de la tercera generación de Adela.

Los créditos de Los cuentos de Mamidela

Liset me cuenta que entre las colaboraciones imprescindibles est√° la de Alain Romero Cuba, el ilustrador que ya ha puesto su talento al servicio de libros cubanos dedicados al universo infantil, acept√≥ de inmediato a darle imagen a Mamidela, a quien conoci√≥ en la Feria del Libro de Holg√ļ√≠n 2019. Le propuso el proyecto y a √©l le encant√≥ la idea. En pocos d√≠as cre√≥ la imagen que sirve de portada al podcast¬†Los cuentos de Mamidela.

Por su parte, Alain me escribe:

‚ÄúDesde que empez√≥ el aislamiento por la pandemia del COVID-19 vi que muchos artistas contribu√≠an ofreciendo su arte al p√ļblico para ser disfrutado desde sus casas: canciones, conciertos, libros y lecturas, videos de danzas en las redes, entre otras. Siempre consider√© que era una actitud muy noble y me preguntaba, como ilustrador, qu√© pod√≠a hacer yo, c√≥mo aportar a esta causa com√ļn y ofrecer algo tambi√©n. Al recibir la invitaci√≥n de Liset para hacer la portada de¬†Los cuentos de Mamidela, me sent√≠ muy feliz, pero, sobre todo, √ļtil. Este es mi primer aporte a la campa√Īa para que la poblaci√≥n disfrute desde casa y, ojal√°, no sea el √ļnico‚Äú.

Pero en la misma ilustración se lee que la edición corresponde a Marjel Morales Gato y aquí no se sobreentiende ni se piensa que Marjel y Liset tienen una familia: Adela Lucía (otra generación de Adela), y Marjelito; sus hijos.

En los cr√©ditos de la m√ļsica aparecen nombres de creadores cubanos que viven dentro y fuera del pa√≠s: Edelis Loyola, Rita del Prado, D√ļo Karma y el trovador Alito Abad. En cuanto a la m√ļsica he sido muy dichosa al recibir la autorizaci√≥n de creadores cubanos, escribe Liset, con ellos voy conformando el resto de la sonoridad de los cuentos de compa√Ī√≠a. En la ilustraci√≥n se escribe tambi√©n el t√≠tulo de cada cuento y el nombre del autor.

El ejercicio de la promoción es mágico, retador, y necesario…

Liset, la directora y madre, es periodista del semanario ¡ahora! de la oriental provincia de Holguín. Máster en Ciencias de la Comunicación y editora de Ediciones La Luz. Egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Su primer libro La casa de los gatos perdidos, está en proceso editorial y fue incluida en la selección La joven luz: Entrada de emergencia. selección de poetas en Holguín, ambos preparados por Ediciones La Luz.

Desde el 5 de marzo de 2019 emprendi√≥ en el portal¬†Cubadebate¬†el podcast¬†Manual para padres impacientes. Pudiera decirse que este trabajo y sus resultados ha sido la confirmaci√≥n para explorar el mundo del podcast. Recientemente, en la entrevista¬†La escritura como un obstinado ejercicio de expresi√≥n vital, que le concediera al periodista Erian Pe√Īa para el portal de la¬†Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, Liset afirma que ha redescubierto, desde que trabaja en La Luz que el ejercicio de la promoci√≥n es m√°gico, retador, y necesario. Y deja claro:

‚Äú‚Ķla hipermedia es el presente, no ya el futuro, el mundo se mueve en bits y quien no se adecue a esta realidad simplemente se estanca. No se trata de abandonar al libro tradicional, tan necesario, sino de abrir el abanico de posibilidades para los lectores, la pluralidad de soportes y lecturas desde c√≥digos diversos y el establecimiento de un di√°logo con la generaci√≥n emergente‚ÄĚ.

¬ŅEntonces c√≥mo llegan los escritores al proyecto Los cuentos de Mamidela?

Lanc√© la invitaci√≥n en Facebook y etiquet√© a algunos amigos del mundo literario cubano. Enrique P√©rez, Eldys Baratute, Rub√©n Rodr√≠guez, Maikel Jos√© Rodr√≠guez Calvi√Īo, Leonel Daimel, Yadi√°n Carbonel, algunos periodistas, amigos, promotores, en fin mucha gente, y a ti. Algunos respondieron encantados, otros han prometido ayudar. Al momento de esta entrevista han salido tres episodios pero tengo en producci√≥n al menos cinco m√°s. Han colaborado con sus textos Rub√©n Rodr√≠guez, Yadi√°n Carbonell, Yunier Riquenes, Lilibeth Alfonso, Leonel Daimel, y Adela Luc√≠a, mi hija, que es otra lectora voraz, ley√≥ poemas de Alexis D√≠az-Pimienta.

¬ŅC√≥mo naci√≥ esta idea de la NarraTK?

Hace unos meses le coment√© a mi pap√° que me gustar√≠a hacer un podcast o repositorio de cuentos en audio para los ni√Īos que no ten√≠an cerca a sus padres o para que los padres les dejaran a los hijos en su voz por si estaban fuera de casa. En principio era para los ni√Īos con trastorno por d√©ficit de atenci√≥n e hiperactividad. Luego comenz√≥ la cuarentena y fue el momento de hacer algo, por los otros y para mantenernos activos.

Siempre digo que tengo musa hidr√°ulica, las mejores ideas me surgen cuando friego o lavo, tengo mucho tiempo conmigo misma para cavilar mientras corre el agua. Con los cuatro en casa todo el d√≠a por semanas hay mucho por fregar. As√≠ sugi√≥ la NarraTK, con el prop√≥sito de acercarnos con la voz y con el basamento adem√°s de la literapia, la literatura como recurso terap√©utico. Bajo el principio de la construcci√≥n colectiva de sentidos producimos un texto sonoro, en este caso para comunicar la literatura. Es a fin de cuentas una biblioteca sonora colaborativa, virtual y gratuita para los ni√Īos que est√°n en aislamiento social o enfermos para los que tienen a sus padres lejos por trabajo o causa de la pandemia y para cualquier amante de la narraci√≥n oral. O sea, la NarraTK es un proyecto m√°s ambicioso que a√ļn no termino de dimensionar y vislumbrar y el podcast¬†Los cuentos de Mamidela¬†est√° dentro de √©l.

¬ŅC√≥mo fuiste recibiendo los audios, en cu√°ntos formatos los recibiste?

Ha sido una aventura, porque las vías son electrónicas y no todos son muy duchos o tienen saldo y megas, además descargar los archivos de audio que han llegado por WhatsApp, Facebook o Gmail ha sido en muchos casos un reto. Pero hemos buscado alternativas para por fin obtenerlos. Algunos con mejor calidad que otros lo que me ha llevado a seguir el consejo de un amigo realizador de establecer algunas pautas básicas para la grabación y envío, nada complicado solo rudimentos elementales que ayudarán a la calidad del podcast.

¬ŅQui√©n edita los audios? Es como un ejercicio familiar donde participa la familia. ¬ŅC√≥mo es el proceso?

Es preciso trabajar en equipo porque no soy machete ‚Äď bumer√°n ‚Äď mortero. Mi esposo, Marjel Morales Gato, que tiene una inteligencia muy diversa, es el editor, dise√Īador y¬†Comunity Manager¬†del proyecto. Luc√≠a es sujeto de prueba junto a su hermano de 3 a√Īos, Marjelito. A√ļn probamos para dise√Īar la dramaturgia de cada¬†podcast, porque todo es muy espont√°neo y urgente. Por el d√≠a escribo los guiones, gestiono los audios de los amigos colaboradores y muevo las cosas en las redes. Edito los libros pendientes de Ediciones La Luz y escribo y gestiono cosas para el peri√≥dico¬†¬°ahora!¬†Ah, igual lavo, cocino, friego, recojo regueros infinitos, rega√Īo a los ni√Īos que est√°n impacientes por la cuarentena, los acompa√Īo en alg√ļn invento y tomo caf√© hasta la gastritis irreversible. Grabo de madrugada cuando los ni√Īos se han dormido y sorteo los romances de los gatos callejeros, las serenatas de los gallos de los vecinos, los sonajeros de mi terraza y los perros guardianes dando el parte. Mi estudio es la cocina. Mi equipo la grabadora con la que hago periodismo, una¬†Olympus¬†digital. Nuestra computadora una laptop anciana que comparto por turnos con Marjel. Luego √©l edita, tambi√©n de madrugada. Por el d√≠a somos zombies, porque los ni√Īos se levantan normalmente y nosotros estamos muertos. Por eso a veces me sale la voz un poco cansada.

¬ŅPor qu√© el nombre? ¬ŅPor qu√© Mamidela?

NarraTK es obviamente la conjunción de narrar y biblioteca, o sea es una biblioteca de narraciones. El podcast se llama Los cuentos de Mamidela como homenaje a mi abuela Luz Adela Beltrán Sarracén, primera de su nombre, reina del arroz con leche, quién era una extraordinaria narradora y a quien mis primos le acortaron el nombre hasta que comenzó a sonar Mamidela. En este momento su matriarcado llega a las ocho Adelas, yo soy la tercera: Liset Adela. Hace tiempo estaba por hacer como un homenaje a ella, siento que se fue y yo me quedé con muchas deudas. No creo que esa sea la solución, pero creo que es un ejercicio de sanación, de duelo necesario y más allá de eso lo hago a partir de las cosas buenas que me dejó. De ahí salió ese cuento el primer podcast, ahí está todo lo que quería haberle dicho.

Hab√≠as tenido antes un trabajo con los audiolibros, con la producci√≥n de Ediciones La Luz, ¬Ņc√≥mo ha sido ese recorrido?

En realidad mi trabajo en La Luz con los audiolibros ha sido m√°s de promoci√≥n, pues aunque particip√© en el audiolibro¬†La joven Luz: entrada de emergencias, fue como autora y editora de textos; en¬†Dice el musgo‚Ķ Luc√≠a hace las presentaciones de las pistas. Donde ten√≠a un poco m√°s de experiencia era en los podcast, en los cuales incursiono desde hace un a√Īo en¬†Cubadebate¬†y en¬†¬°ahora!¬†con¬†Manual para padres impacientes. Un podcast utilitario con consejos, recetas de cocina, comentarios y rese√Īas literarias escritas y en la voz de Luc√≠a, que comenz√≥ a hacerlos con 8 a√Īos. Con este podcast ganamos el premio de la ciudad en Comunicaci√≥n Promocional, en Hipermedia. Ahora tambi√©n estamos sacando unos podcast de cuarentena del Manual, vamos por cuatro episodios hasta hoy, sale lunes y viernes.


Par√°sito, en la cresta de la ola coreana

El confinamiento se ha convertido en palabra de orden tambi√©n para los cubanos; los esfuerzos del pa√≠s por frenar la expansi√≥n de a Covid-19 son notables. El tiempo demuestra cada vez con mayor frecuencia su relatividad y las vidas que hasta hace una semana eran extremadamente agitadas hoy comienzan un reposo inusual al que la mayor√≠a se resiste, hay una noci√≥n generalizada de que quedarse en casa es aburrido. Sin embargo, este tiempo puede ser √ļtil para hacer cosas que hemos pospuesto muchas veces por la falta del tiempo que hoy nos sobra. Por ello proponemos el acercamiento a una cinematograf√≠a rica y diferente que por estos tiempos tiene los ojos del mundo puestos en s√≠.

Bong Joon Ho posa con sus premios. REUTERS/Eric Gaillard TPX IMAGES OF THE DAY (Eric Gaillard / Reuters)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

Hace apenas un mes los medios globales desplegaban sus capacidades para promover los premios Oscar, los cuáles si bien no siempre reconocen lo mejor del arte cinematográfico universal posibilitan el reconocimiento internacional de todos los sectores de esa industria. En medio de una competición, marcada por películas que no pertenecen al entramado tradicional de las grandes productoras de Hollywood, pareciera que la edición de 2020 ha sido diferente a lo que estamos acostumbrados a consumir desde la gran industria.

El fen√≥meno cultural que ha significado Par√°sito en este a√Īo es digno de an√°lisis, por ello conversamos con Frank Lahera O¬īCallaghan, realizador audiovisual y jefe de la secci√≥n de audiovisuales de la filial santiaguera de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y conocedor de la cinematograf√≠a asi√°tica para acercarnos a las claves detr√°s del √©xito de esa cinta sudcoreana.

La historia de la familia Kim y la familia Park te har√° experimentar todo tipo de emociones. (Twitter)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

Para analizar lo que sucede hoy con esa cinematograf√≠a, hay que partir por lo menos de 50 a√Īos atr√°s en los que se consolidaba una industria del cine de esa regi√≥n. Lahera afirma que ‚Äúeste es un cine diferente, como mismo es diferente a todo lo que conocemos en occidente, su filosof√≠a de vida. Hay en la cultura asi√°tica, un constante inter√©s por la reflexi√≥n, lo folcl√≥rico, la naturaleza y lo que se traduce en una expresi√≥n paisaj√≠stica y contemplativa que constituye uno de sus lenguajes fundamentales. Creo que hay cuatro industrias que son fundamentales para visualizar a Asia en t√©rminos de cine, me refiero a la japonesa, la china, la surcoreana y, por supuesto, la hongkonesa, que es quiz√°s la que m√°s ha trascendido por sus fuertes nexos con occidente.

Para nadie es secreto que a pesar de tener Asia la mayor poblaci√≥n entre los continentes, no necesariamente su cultura ha sido predominante a los largo del siglo XX, si nos referimos fundamentalmente a la contemporaneidad. Quiz√°s desde esas cinematograf√≠as en los a√Īos 70 fue Jap√≥n el primer pa√≠s de esa regi√≥n que conect√≥ ese continente con occidente e inscribi√≥ a sus directores entre los nominados a los codiciados Oscar con Akira Kurosawa como uno de sus representantes m√°s notables, aunque no el √ļnico, y sus producciones que reflejaban la vida de los samur√°is como h√©roes nipones que construyeron una √©pica en per√≠odos anteriores.

Los giros de guión consiguen que te quedes pegado a tu asiento. (Twitter)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

“Asia vive constantemente la dicotomía entre su tradición y la occidentalización, en el caso de Corea del Sur hay una fuerte influencia de la cultura pop. Sin embargo, hay muchos cineastas coreanos que viven allá que han tenido una gran influencia global desde sus obras por la creación de maneras de contar diferentes.

‚ÄúExisten directores con una obra interesant√≠sima como Pa Chang Woo en obras como ‚ÄúOld Boy‚ÄĚ, que forma parte de la Trilog√≠a de la Maldad, y que es un cine totalmente diferente a lo que conocemos, incluso los americanos les compraron los derechos de autor para hacer su versi√≥n seg√ļn los c√°nones de Hollywood y cuando uno ve ambas versiones ve la pel√≠cula degradarse mucho en la versi√≥n norteamericana.

“Es importante destacar la fuerza que poseen las películas coreanas en cuanto al suspense, y ya tienen una gran influencia a los directores occidentales. Si miras el cine de Guillermo de Toro te das cuenta de cuánto hay en su obra de esa estética coreana, y basta ver obras como La forma del Agua.

‚ÄúOtro de esos grandes directores que tienen influencia en occidente por estar asentados en esta zona del mundo como Ang Lee, Wong Kae Way, y se puede decir que han triunfado definitivamente.‚ÄĚ

Sin embargo, Par√°sito ha llamado la atenci√≥n por triunfar en Hollywood a pesar de ser una producci√≥n coreana, aunque Lahera O¬īCallaghan tiene reservas con la pel√≠cula accedi√≥ a dar su opini√≥n sobre la misma:

“Creo que los mejor que tuvo fue una buena promoción, el que ganara varios premios previamente la catapultó a los Oscar. Sin embargo, hablando en términos técnicos o conceptuales creo que es una película estéril. Tiene un guion predecible, que responde a ecuaciones y fórmulas muchas veces probadas por el cine.

‚ÄúSus personajes son planos, lineales, faltaba una elaboraci√≥n psicol√≥gica de estos que le otorgaran complejidad a la trama, y a veces exist√≠an en el argumento inconsistencias que desaf√≠an las l√≥gicas. Quiz√°s sus valores m√°s fuertes se encuentren en la fotograf√≠a y en la noci√≥n documental de mostrar una parte de la sociedad coreana pocas veces expuesta en la que se refleja la crudeza de una realidad social que hay all√≠.‚ÄĚ

La película cuenta la historia de dos familias muy diferentes, pero que podrían parecerse más de lo que creen. (Twitter)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

Hay que diferenciar algunos elementos a la hora de apreciar un filme de esta naturaleza y son los p√ļblicos especializados quienes buscan muchas veces satisfacciones y gratificaciones en los filmes que no necesariamente son exigidos por la audiencia y, aunque para algunos cr√≠ticos realizadores o especialistas una pel√≠cula como esta parece contada de manera simple, es probable que ese lenguaje lineal sea la manera de presentar a trav√©s de la gran pantalla procesos de gran complejidad.

Par√°sito ha sido una muestra de la inserci√≥n del cine surcoreano en occidente, probablemente en el futuro podamos disfrutar de otros filmes que reflejen las realidades no visibles de sociedades opulentas, pero es definitivamente este filme una puerta de entrada a una forma de hacer desconocida por muchos hasta este a√Īo. La sensibilidad con que aborda las diferentes tem√°ticas que tienen lugar en su trama, el dramatismo de muchas de sus escenas y las duras realidades presentes en su relato, han puesto a Par√°sito en la cresta de la ola coreana.