Guion


Rendir homenaje desde la utopía…

Cuando Thomas More, el pensador, teólogo, político, humanista y escritor inglés escribió en el siglo XVI su obra más famosa Utopía, sabía que conceptualizaba el término: plan, proyecto, doctrina o sistema deseables que parecen de muy difícil realización. Y a esto se enfrentaron los realizadores Carlos Gómez y Manuel A. Rodríguez Yong en su reciente puesta Romerías, la utopía.

El largometraje a cargo de las productoras independientes WajirosFilms y i4films, ha rendido merecido homenaje a este evento de multitudes que no ha sido f√°cil definir.

Mi comentario parte desde la experiencia. La posici√≥n de enfrentarse a una pel√≠cula que he vivido desde fuera y hace varios a√Īos desde dentro. Quien ha trabajado en las Romer√≠as de Mayo, solo as√≠ puede emitir un criterio acertado, porque el espectador, de las Romer√≠as o de la pel√≠cula posee, sin temor a decirlo, lagunas de informaci√≥n que lo har√≠an ser injusto o demasiado halagador.

en la filmación del documental romerías, la utopía

No me dedico cabalmente a la crítica cinematográfica, mi acercamiento a esta muestra es basado en principios técnicos, meramente razonables, y una mirada oficiosa que en gran medida trata con optimismo la obra del otro, porque cualquier acción donde medie el arte, es bien recibida, aunque exista una fina línea divisoria entre el bien y el mal.

Si de recursos visuales se trata, creo que la muestra representa con veracidad la estética de tratar de absorber el espíritu de fiesta y el poder de atracción, un evento que revoluciona y pone a toda la ciudad a su disposición.

En conversaci√≥n privada con Ana Mar√≠a Gonz√°lez, quien estuvo a cargo de la direcci√≥n de fotograf√≠a, me explica que para lograr ese efecto se usaron entre tres y cinco c√°maras simult√°neamente, con la idea de que se visualizara la cantidad de eventos dentro de un mismo evento, que satisface varios p√ļblicos a la vez. Fundamentalmente persiguen la algarab√≠a, porque ese sin dudas es el esp√≠ritu romero, una especie de catarsis colectiva, donde los j√≥venes confluyen en las plazas y se avisan de las presentaciones y las horas, porque el Programa, a veces impreso y escaso, pierde veracidad, al punto de infartar a un ingl√©s. Obviamente estos detalles de los planos, un plano americano y un fondo difuso, un plano medio corto, que resalta en varias ocasiones la figura de su fundador o padre de las Romer√≠as de Mayo, Alexis Triana, propone una mirada pol√©mica y apasionada de su organizaci√≥n.

equipo de filmación del documental romerías, la utopía

Otras veces, cuando el lente se abre y resalta a la ciudad desde la cima, siento, como holguinera al fin, que este pueblo es demasiado grande culturalmente para poder abordar todas sus aristas en apenas siete días. Vemos también, esas zonas de claroscuro, donde se desvanece la imagen con la sensación, de que esta fiesta, tiene sus momentos de muerte, de desgaste.

Hay un abanico de entrevistados, los imprescindibles, y otros que debieron estar y no voy a mencionar por tratarse de subjetividades. Hay una diversidad de criterios que se contraponen como en las Romer√≠as mismas. Y si a usted, que me est√° leyendo le parece exagerado, como dijera otro romero fundador, que haya que tener en determinado momento cierta ‚Äúmasa testicular‚ÄĚ para no salir da√Īado de unas Romer√≠as, cr√©ame que no exagero. Hay opiniones en boca de sus interlocutores bastante sinceras, otras no tanto, pero el documental viene siendo una verdad, y los protagonistas dejan entrever sin esfuerzo alguno de qu√© est√° hecho un evento que trata de aunar y no de dividir.

en la filmación del documental romerías, la utopía

Obviamente sus directores estarán en tela de juicio por mucho tiempo, esto garantiza que el material posee las características que requiere el arte, la polisemia a la que nos han expuesto, a la controvertida aparición para muchos de una actriz superflua, para mí tan necesaria, porque me vi retratada en su piel, fugándome de la Universidad de La Habana justo en el mes de mayo, deseosa de ver a los míos en ese mes donde todos confluyen; quizás la dramaturgia de ese personaje se centre en la visión de que no todo es desorden y desenfreno, tratándose de una madre que conjuga todas sus pasiones, al mismo tiempo queda aislada, no logra concomitar el discurso poético de su imagen con la historia que se narra, y mucho menos el final, dejando al espectador más allá de un suspenso, en una duda, careciendo de un significado semiótico.

fotograma del documental

Otros puntos pudieron ser abordados con más intensidad, pero habría que ver la real intención de sus realizadores porque se trata de un largometraje que exhibe y enamora una vez más a los artistas de Cuba y el mundo. No estamos ante un panfleto politizador. El mensaje de amor se transmite y llega con fuerza mediante un guion, que si bien es cierto que tiene mucho de principiantes, resume y concisa la tradición de un pueblo confinado a ser capital del arte joven.


Liset Prego Díaz | La NarraTK es una biblioteca sonora, colaborativa y virtual

*Publicado en Claustrofobias

Mamidela solo puede ser una anciana especial, una abuela seguramente. Eso es lo que uno piensa y afirma en cuanto observa en la imagen a la viejita en un sill√≥n, muy cerca un ni√Īo, una ni√Īa y un gato. Uno se da cuenta que va a encontrar en Los cuentos de Mamidela un universo fabuloso, como es el universo de los narradores de cuentos.

Y estos cuentos tienen otra magia, se escuchan en la propia voz de sus escritores o un lector muy atento lo reproduce en su voz. También tienen la particularidad de ser introducidos por un breve texto jocoso, dulce, de su guionista y directora Liset Prego Díaz. Liset aporta guion y voz. Pero antes de que existiera la imagen, parece que en la misma convocatoria Mamidela enviaba un susurro para que los amigos colaboraran con su nieta de la tercera generación de Adela.

Los créditos de Los cuentos de Mamidela

Liset me cuenta que entre las colaboraciones imprescindibles est√° la de Alain Romero Cuba, el ilustrador que ya ha puesto su talento al servicio de libros cubanos dedicados al universo infantil, acept√≥ de inmediato a darle imagen a Mamidela, a quien conoci√≥ en la Feria del Libro de Holg√ļ√≠n 2019. Le propuso el proyecto y a √©l le encant√≥ la idea. En pocos d√≠as cre√≥ la imagen que sirve de portada al podcast¬†Los cuentos de Mamidela.

Por su parte, Alain me escribe:

‚ÄúDesde que empez√≥ el aislamiento por la pandemia del COVID-19 vi que muchos artistas contribu√≠an ofreciendo su arte al p√ļblico para ser disfrutado desde sus casas: canciones, conciertos, libros y lecturas, videos de danzas en las redes, entre otras. Siempre consider√© que era una actitud muy noble y me preguntaba, como ilustrador, qu√© pod√≠a hacer yo, c√≥mo aportar a esta causa com√ļn y ofrecer algo tambi√©n. Al recibir la invitaci√≥n de Liset para hacer la portada de¬†Los cuentos de Mamidela, me sent√≠ muy feliz, pero, sobre todo, √ļtil. Este es mi primer aporte a la campa√Īa para que la poblaci√≥n disfrute desde casa y, ojal√°, no sea el √ļnico‚Äú.

Pero en la misma ilustración se lee que la edición corresponde a Marjel Morales Gato y aquí no se sobreentiende ni se piensa que Marjel y Liset tienen una familia: Adela Lucía (otra generación de Adela), y Marjelito; sus hijos.

En los cr√©ditos de la m√ļsica aparecen nombres de creadores cubanos que viven dentro y fuera del pa√≠s: Edelis Loyola, Rita del Prado, D√ļo Karma y el trovador Alito Abad. En cuanto a la m√ļsica he sido muy dichosa al recibir la autorizaci√≥n de creadores cubanos, escribe Liset, con ellos voy conformando el resto de la sonoridad de los cuentos de compa√Ī√≠a. En la ilustraci√≥n se escribe tambi√©n el t√≠tulo de cada cuento y el nombre del autor.

El ejercicio de la promoción es mágico, retador, y necesario…

Liset, la directora y madre, es periodista del semanario ¡ahora! de la oriental provincia de Holguín. Máster en Ciencias de la Comunicación y editora de Ediciones La Luz. Egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Su primer libro La casa de los gatos perdidos, está en proceso editorial y fue incluida en la selección La joven luz: Entrada de emergencia. selección de poetas en Holguín, ambos preparados por Ediciones La Luz.

Desde el 5 de marzo de 2019 emprendi√≥ en el portal¬†Cubadebate¬†el podcast¬†Manual para padres impacientes. Pudiera decirse que este trabajo y sus resultados ha sido la confirmaci√≥n para explorar el mundo del podcast. Recientemente, en la entrevista¬†La escritura como un obstinado ejercicio de expresi√≥n vital, que le concediera al periodista Erian Pe√Īa para el portal de la¬†Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, Liset afirma que ha redescubierto, desde que trabaja en La Luz que el ejercicio de la promoci√≥n es m√°gico, retador, y necesario. Y deja claro:

‚Äú‚Ķla hipermedia es el presente, no ya el futuro, el mundo se mueve en bits y quien no se adecue a esta realidad simplemente se estanca. No se trata de abandonar al libro tradicional, tan necesario, sino de abrir el abanico de posibilidades para los lectores, la pluralidad de soportes y lecturas desde c√≥digos diversos y el establecimiento de un di√°logo con la generaci√≥n emergente‚ÄĚ.

¬ŅEntonces c√≥mo llegan los escritores al proyecto Los cuentos de Mamidela?

Lanc√© la invitaci√≥n en Facebook y etiquet√© a algunos amigos del mundo literario cubano. Enrique P√©rez, Eldys Baratute, Rub√©n Rodr√≠guez, Maikel Jos√© Rodr√≠guez Calvi√Īo, Leonel Daimel, Yadi√°n Carbonel, algunos periodistas, amigos, promotores, en fin mucha gente, y a ti. Algunos respondieron encantados, otros han prometido ayudar. Al momento de esta entrevista han salido tres episodios pero tengo en producci√≥n al menos cinco m√°s. Han colaborado con sus textos Rub√©n Rodr√≠guez, Yadi√°n Carbonell, Yunier Riquenes, Lilibeth Alfonso, Leonel Daimel, y Adela Luc√≠a, mi hija, que es otra lectora voraz, ley√≥ poemas de Alexis D√≠az-Pimienta.

¬ŅC√≥mo naci√≥ esta idea de la NarraTK?

Hace unos meses le coment√© a mi pap√° que me gustar√≠a hacer un podcast o repositorio de cuentos en audio para los ni√Īos que no ten√≠an cerca a sus padres o para que los padres les dejaran a los hijos en su voz por si estaban fuera de casa. En principio era para los ni√Īos con trastorno por d√©ficit de atenci√≥n e hiperactividad. Luego comenz√≥ la cuarentena y fue el momento de hacer algo, por los otros y para mantenernos activos.

Siempre digo que tengo musa hidr√°ulica, las mejores ideas me surgen cuando friego o lavo, tengo mucho tiempo conmigo misma para cavilar mientras corre el agua. Con los cuatro en casa todo el d√≠a por semanas hay mucho por fregar. As√≠ sugi√≥ la NarraTK, con el prop√≥sito de acercarnos con la voz y con el basamento adem√°s de la literapia, la literatura como recurso terap√©utico. Bajo el principio de la construcci√≥n colectiva de sentidos producimos un texto sonoro, en este caso para comunicar la literatura. Es a fin de cuentas una biblioteca sonora colaborativa, virtual y gratuita para los ni√Īos que est√°n en aislamiento social o enfermos para los que tienen a sus padres lejos por trabajo o causa de la pandemia y para cualquier amante de la narraci√≥n oral. O sea, la NarraTK es un proyecto m√°s ambicioso que a√ļn no termino de dimensionar y vislumbrar y el podcast¬†Los cuentos de Mamidela¬†est√° dentro de √©l.

¬ŅC√≥mo fuiste recibiendo los audios, en cu√°ntos formatos los recibiste?

Ha sido una aventura, porque las vías son electrónicas y no todos son muy duchos o tienen saldo y megas, además descargar los archivos de audio que han llegado por WhatsApp, Facebook o Gmail ha sido en muchos casos un reto. Pero hemos buscado alternativas para por fin obtenerlos. Algunos con mejor calidad que otros lo que me ha llevado a seguir el consejo de un amigo realizador de establecer algunas pautas básicas para la grabación y envío, nada complicado solo rudimentos elementales que ayudarán a la calidad del podcast.

¬ŅQui√©n edita los audios? Es como un ejercicio familiar donde participa la familia. ¬ŅC√≥mo es el proceso?

Es preciso trabajar en equipo porque no soy machete ‚Äď bumer√°n ‚Äď mortero. Mi esposo, Marjel Morales Gato, que tiene una inteligencia muy diversa, es el editor, dise√Īador y¬†Comunity Manager¬†del proyecto. Luc√≠a es sujeto de prueba junto a su hermano de 3 a√Īos, Marjelito. A√ļn probamos para dise√Īar la dramaturgia de cada¬†podcast, porque todo es muy espont√°neo y urgente. Por el d√≠a escribo los guiones, gestiono los audios de los amigos colaboradores y muevo las cosas en las redes. Edito los libros pendientes de Ediciones La Luz y escribo y gestiono cosas para el peri√≥dico¬†¬°ahora!¬†Ah, igual lavo, cocino, friego, recojo regueros infinitos, rega√Īo a los ni√Īos que est√°n impacientes por la cuarentena, los acompa√Īo en alg√ļn invento y tomo caf√© hasta la gastritis irreversible. Grabo de madrugada cuando los ni√Īos se han dormido y sorteo los romances de los gatos callejeros, las serenatas de los gallos de los vecinos, los sonajeros de mi terraza y los perros guardianes dando el parte. Mi estudio es la cocina. Mi equipo la grabadora con la que hago periodismo, una¬†Olympus¬†digital. Nuestra computadora una laptop anciana que comparto por turnos con Marjel. Luego √©l edita, tambi√©n de madrugada. Por el d√≠a somos zombies, porque los ni√Īos se levantan normalmente y nosotros estamos muertos. Por eso a veces me sale la voz un poco cansada.

¬ŅPor qu√© el nombre? ¬ŅPor qu√© Mamidela?

NarraTK es obviamente la conjunción de narrar y biblioteca, o sea es una biblioteca de narraciones. El podcast se llama Los cuentos de Mamidela como homenaje a mi abuela Luz Adela Beltrán Sarracén, primera de su nombre, reina del arroz con leche, quién era una extraordinaria narradora y a quien mis primos le acortaron el nombre hasta que comenzó a sonar Mamidela. En este momento su matriarcado llega a las ocho Adelas, yo soy la tercera: Liset Adela. Hace tiempo estaba por hacer como un homenaje a ella, siento que se fue y yo me quedé con muchas deudas. No creo que esa sea la solución, pero creo que es un ejercicio de sanación, de duelo necesario y más allá de eso lo hago a partir de las cosas buenas que me dejó. De ahí salió ese cuento el primer podcast, ahí está todo lo que quería haberle dicho.

Hab√≠as tenido antes un trabajo con los audiolibros, con la producci√≥n de Ediciones La Luz, ¬Ņc√≥mo ha sido ese recorrido?

En realidad mi trabajo en La Luz con los audiolibros ha sido m√°s de promoci√≥n, pues aunque particip√© en el audiolibro¬†La joven Luz: entrada de emergencias, fue como autora y editora de textos; en¬†Dice el musgo‚Ķ Luc√≠a hace las presentaciones de las pistas. Donde ten√≠a un poco m√°s de experiencia era en los podcast, en los cuales incursiono desde hace un a√Īo en¬†Cubadebate¬†y en¬†¬°ahora!¬†con¬†Manual para padres impacientes. Un podcast utilitario con consejos, recetas de cocina, comentarios y rese√Īas literarias escritas y en la voz de Luc√≠a, que comenz√≥ a hacerlos con 8 a√Īos. Con este podcast ganamos el premio de la ciudad en Comunicaci√≥n Promocional, en Hipermedia. Ahora tambi√©n estamos sacando unos podcast de cuarentena del Manual, vamos por cuatro episodios hasta hoy, sale lunes y viernes.


Par√°sito, en la cresta de la ola coreana

El confinamiento se ha convertido en palabra de orden tambi√©n para los cubanos; los esfuerzos del pa√≠s por frenar la expansi√≥n de a Covid-19 son notables. El tiempo demuestra cada vez con mayor frecuencia su relatividad y las vidas que hasta hace una semana eran extremadamente agitadas hoy comienzan un reposo inusual al que la mayor√≠a se resiste, hay una noci√≥n generalizada de que quedarse en casa es aburrido. Sin embargo, este tiempo puede ser √ļtil para hacer cosas que hemos pospuesto muchas veces por la falta del tiempo que hoy nos sobra. Por ello proponemos el acercamiento a una cinematograf√≠a rica y diferente que por estos tiempos tiene los ojos del mundo puestos en s√≠.

Bong Joon Ho posa con sus premios. REUTERS/Eric Gaillard TPX IMAGES OF THE DAY (Eric Gaillard / Reuters)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

Hace apenas un mes los medios globales desplegaban sus capacidades para promover los premios Oscar, los cuáles si bien no siempre reconocen lo mejor del arte cinematográfico universal posibilitan el reconocimiento internacional de todos los sectores de esa industria. En medio de una competición, marcada por películas que no pertenecen al entramado tradicional de las grandes productoras de Hollywood, pareciera que la edición de 2020 ha sido diferente a lo que estamos acostumbrados a consumir desde la gran industria.

El fen√≥meno cultural que ha significado Par√°sito en este a√Īo es digno de an√°lisis, por ello conversamos con Frank Lahera O¬īCallaghan, realizador audiovisual y jefe de la secci√≥n de audiovisuales de la filial santiaguera de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y conocedor de la cinematograf√≠a asi√°tica para acercarnos a las claves detr√°s del √©xito de esa cinta sudcoreana.

La historia de la familia Kim y la familia Park te har√° experimentar todo tipo de emociones. (Twitter)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

Para analizar lo que sucede hoy con esa cinematograf√≠a, hay que partir por lo menos de 50 a√Īos atr√°s en los que se consolidaba una industria del cine de esa regi√≥n. Lahera afirma que ‚Äúeste es un cine diferente, como mismo es diferente a todo lo que conocemos en occidente, su filosof√≠a de vida. Hay en la cultura asi√°tica, un constante inter√©s por la reflexi√≥n, lo folcl√≥rico, la naturaleza y lo que se traduce en una expresi√≥n paisaj√≠stica y contemplativa que constituye uno de sus lenguajes fundamentales. Creo que hay cuatro industrias que son fundamentales para visualizar a Asia en t√©rminos de cine, me refiero a la japonesa, la china, la surcoreana y, por supuesto, la hongkonesa, que es quiz√°s la que m√°s ha trascendido por sus fuertes nexos con occidente.

Para nadie es secreto que a pesar de tener Asia la mayor poblaci√≥n entre los continentes, no necesariamente su cultura ha sido predominante a los largo del siglo XX, si nos referimos fundamentalmente a la contemporaneidad. Quiz√°s desde esas cinematograf√≠as en los a√Īos 70 fue Jap√≥n el primer pa√≠s de esa regi√≥n que conect√≥ ese continente con occidente e inscribi√≥ a sus directores entre los nominados a los codiciados Oscar con Akira Kurosawa como uno de sus representantes m√°s notables, aunque no el √ļnico, y sus producciones que reflejaban la vida de los samur√°is como h√©roes nipones que construyeron una √©pica en per√≠odos anteriores.

Los giros de guión consiguen que te quedes pegado a tu asiento. (Twitter)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

“Asia vive constantemente la dicotomía entre su tradición y la occidentalización, en el caso de Corea del Sur hay una fuerte influencia de la cultura pop. Sin embargo, hay muchos cineastas coreanos que viven allá que han tenido una gran influencia global desde sus obras por la creación de maneras de contar diferentes.

‚ÄúExisten directores con una obra interesant√≠sima como Pa Chang Woo en obras como ‚ÄúOld Boy‚ÄĚ, que forma parte de la Trilog√≠a de la Maldad, y que es un cine totalmente diferente a lo que conocemos, incluso los americanos les compraron los derechos de autor para hacer su versi√≥n seg√ļn los c√°nones de Hollywood y cuando uno ve ambas versiones ve la pel√≠cula degradarse mucho en la versi√≥n norteamericana.

“Es importante destacar la fuerza que poseen las películas coreanas en cuanto al suspense, y ya tienen una gran influencia a los directores occidentales. Si miras el cine de Guillermo de Toro te das cuenta de cuánto hay en su obra de esa estética coreana, y basta ver obras como La forma del Agua.

‚ÄúOtro de esos grandes directores que tienen influencia en occidente por estar asentados en esta zona del mundo como Ang Lee, Wong Kae Way, y se puede decir que han triunfado definitivamente.‚ÄĚ

Sin embargo, Par√°sito ha llamado la atenci√≥n por triunfar en Hollywood a pesar de ser una producci√≥n coreana, aunque Lahera O¬īCallaghan tiene reservas con la pel√≠cula accedi√≥ a dar su opini√≥n sobre la misma:

“Creo que los mejor que tuvo fue una buena promoción, el que ganara varios premios previamente la catapultó a los Oscar. Sin embargo, hablando en términos técnicos o conceptuales creo que es una película estéril. Tiene un guion predecible, que responde a ecuaciones y fórmulas muchas veces probadas por el cine.

‚ÄúSus personajes son planos, lineales, faltaba una elaboraci√≥n psicol√≥gica de estos que le otorgaran complejidad a la trama, y a veces exist√≠an en el argumento inconsistencias que desaf√≠an las l√≥gicas. Quiz√°s sus valores m√°s fuertes se encuentren en la fotograf√≠a y en la noci√≥n documental de mostrar una parte de la sociedad coreana pocas veces expuesta en la que se refleja la crudeza de una realidad social que hay all√≠.‚ÄĚ

La película cuenta la historia de dos familias muy diferentes, pero que podrían parecerse más de lo que creen. (Twitter)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

Hay que diferenciar algunos elementos a la hora de apreciar un filme de esta naturaleza y son los p√ļblicos especializados quienes buscan muchas veces satisfacciones y gratificaciones en los filmes que no necesariamente son exigidos por la audiencia y, aunque para algunos cr√≠ticos realizadores o especialistas una pel√≠cula como esta parece contada de manera simple, es probable que ese lenguaje lineal sea la manera de presentar a trav√©s de la gran pantalla procesos de gran complejidad.

Par√°sito ha sido una muestra de la inserci√≥n del cine surcoreano en occidente, probablemente en el futuro podamos disfrutar de otros filmes que reflejen las realidades no visibles de sociedades opulentas, pero es definitivamente este filme una puerta de entrada a una forma de hacer desconocida por muchos hasta este a√Īo. La sensibilidad con que aborda las diferentes tem√°ticas que tienen lugar en su trama, el dramatismo de muchas de sus escenas y las duras realidades presentes en su relato, han puesto a Par√°sito en la cresta de la ola coreana.


Cómic nacional en un fanzine

Una vez más la AHS en Sancti Spíritus apuesta por el cómic y sufraga la edición de un fanzine impreso a propósito de la Feria del Libro en este territorio. Si en entregas anteriores (2017, 2018 y 2019) se agrupaba a guionistas y dibujantes locales, ahora amplía la selección a diferentes provincias, aunque varios de ellos no radiquen en el sitio donde nacieron.

[+]


¬ŅCrisis o recuperaci√≥n en La Potajera?

En el arte, como todo en la vida, cuando los fen√≥menos no se replantean o cambian definitivamente, por muy esenciales que se tengan, avanzan a su ocaso. En una situaci√≥n como esta lamentablemente se encuentra un proyecto art√≠stico que ha sido esencial en sus dos a√Īos existencia en la cartelera de las artes esc√©nicas pinare√Īas: La Potajera.

Desde su aparición en 2018 hasta los primeros meses de 2019, La Potajera se mantuvo como una zona de debate y disfrute bajo la dirección del dramaturgo Irán Capote y el elenco creativo de Teatro Rumbo.

De hecho, entre las pe√Īas que auspicia mensualmente el Consejo Provincial de las Artes Esc√©nicas de Pinar del R√≠o, las cuales dejan mucho que desear, ha sido la m√°s completa; un espect√°culo a la manera de caf√©-teatro donde, a trav√©s del humor, la parodia, la s√°tira, la iron√≠a, se abordaban temas cardinales de la vida cotidiana del cubano, devolvi√©ndonos una laudable estampa de nuestra herencia vern√°cula[1].

Sin embargo, con el paso del tiempo el br√≠o de este espacio ha deca√≠do. Fundamentalmente a partir de este a√Īo, los espect√°culos que han subido a La Potajera est√°n erigidos bajo una b√°sica premisa argumental desprovista de bien concebidos enredos argumentales y profundidad en sus abordajes[2], para erguirse en temas populacheros, balad√≠es que surgen y se resuelven muy elementalmente.

Del autor.

La improvisaci√≥n de los actores que en 2018 tanto aplaud√≠amos y que nos revelaba unos histriones capaces de cantar, bailar, actuar, ajust√°ndose a la dramaturgia de la puesta en escena, en los primeros meses de 2019, en su abuso, ha dilatado la acci√≥n a punto de estancarla. Por tanto, en los predios de este a√Īo la teatralidad y su discurso quedaron relegados ante lo vacuo y superficial.

Se repite el mismo cuadro que vivieron nuestros bufos cubanos del siglo XlX y principios del XX, quienes encontraron f√≥rmulas, relatos, temas que interesaron al p√ļblico de su momento, pero que dejaron de ser atractivos al descuidarse la construcci√≥n de la representaci√≥n teatral, su esencia (conflictos bien delineados, tratamiento preciso y profundo de temas, historias bien resultas), para aferrarse a efectivos, chistes de mal gusto y otras bagatelas que llevaron al bufo cubano a su fin en el Teatro Alhambra (1890-1935).

Recientemente, el cambio dirección artística de La Potajera alentó la idea que este proyecto escénico recuperaría su vitalidad preliminar. No obstante, parece reafirmarse la premisa que los proyectos nacen y se cierran cuando sus gestores principales, creadores, ya no están presentes o los abandonan definitivamente[3].

Si bien La Potajera ya estaba en una etapa de decadencia a principios de 2019, a fines de este mismo a√Īo tampoco ha cambiado su suerte. Yacey Mu√Īoz, quien en este minuto encabeza dicha propuesta teatral, ha intentado establecer puntos de distancia est√©ticos entre los espect√°culos que subieron en 2018 y principios de 2019, y aquellos que en este momento se han gestado bajo su √©gida y que conforman la fisionom√≠a actual de La Potajera.

Antes bien, no ha logrado este propósito porque no ha conseguido erigir una voz propia, una manera de hacer que, sin traicionar el espíritu vernáculo y agudo del proyecto, muestre una nueva cara.

Se ha aferrado a los viejos moldes y sobre estos, ha tratado de construir o reciclar lo trillado en las noches de los segundos s√°bados de cada mes. En pos de ello, ha recurrido a subterfugios que desde nuestro punto de vista son poco producentes: acudir a historias antes representadas y sobredimensionar la importancia de recursos de poca transcendencia en el bios de La Potajera.

Con relaci√≥n al primero de estos escollos podemos referir que la direcci√≥n art√≠stica se ha privado de la posibilidad de producir estrenos que en su tratamiento tem√°tico y estructuraci√≥n, visualidad, forma de articular la trama y relaciones entre la escena y el p√ļblico, caracterizaci√≥n o creaci√≥n de personajes, expresen sus intereses e inquietudes. Esto fundamentalmente ha privado que La Potajera pueda erguirse con una revitalizada identidad, y m√°s que esto, llegar a establecer sustanciales di√°logos con el espectador de este minuto.

Por si fuera poco, para agravar más el estado de salud del proyecto, en los argumentos escénicos que apenas se sostienen por su endeblez, se despliegan recursos que fueron favorables en los primeros momentos[4], pero que en la actualidad sólo ostentan la categoría de efectismos, presencias que lastran la vitalidad de los espectáculos que se presentan.

Del autor.

Nos referimos a la amplificaci√≥n e indiscriminada recurrencia al travestismo, la vana carnavalizaci√≥n, improvisaciones de los actores que rayan en lo cans√≥n y poco atinado, la parodia de temas musicales populares y for√°neos, la b√ļsqueda de chistes intrascendentes, los cuales, en su desgaste, pierden val√≠a, su probado sentido teatral. Algo que se acent√ļa mucho m√°s porque no se insertan de manera veros√≠mil a la acci√≥n esc√©nica, dilat√°ndola innecesariamente.

De forma que estas escaramuzas, recursos poco dosificados y en ocasiones mal manejados, más que poner en crisis determinados elementos de la realidad, conducen al estado de lo caótico la existencia de este espacio artístico.

Ese rico programa vern√°culo que todos persegu√≠amos por su agudeza y tremenda comicidad, que hac√≠a que el patio del Teatro Milan√©s pareciera peque√Īo para tantos espectadores, ha menguado en poder de convocatoria.

La razón de todo esto no se haya en el cambio de dirección artística de este programa teatral, sino en su escasa renovación estética y temática, quizás en una falta de cordura en el balance los elementos; quizás, en cierto grado de confianza que ha dado al traste a seguidas y nefastas improvisaciones, a la evidente endeblez de una dramaturgia escénica que se dispersa a cada rato y que ya no dialoga con el espectador.

Esas son las fisuras que en este momento golpean a La Potajera. Creemos que más que una posibilidad, es un hecho perentorio que, como apuntamos, la nueva dirección artística procure encontrar, exteriorizar con hondura sus propias inquietudes.

Cuando de desplegar comicidad se trata, los actores, el elenco creativo de Teatro Rumbo, ha dado muestras de su talento. Tambi√©n han patentizado que, en medio de tanta inopia creativa, est√°n comprometidos con el arte de sembrar vida en los escenarios pinare√Īos.

Mas tienen que salir de las zonas de confort y encontrar nuevas vías, intereses, temas que revitalicen los espectáculos que cada mes acoge. No basta sólo con intenciones, sino se requiere hechos objetivos que nos devuelvan latente el teatro.

De ah√≠ que nuestros reclamos a la tropa que conforma La Potajera sean y ser√°n cada vez mayores, pues tenemos a este proyecto como uno de los fundamentales que se haya ofrecido en materia teatral al p√ļblico pinare√Īo.

Por tanto, ya es parte de nuestro acervo escénico y no podemos perderlo bajo ninguna circunstancia. Sean estas palabras un incentivo a sostener La Potajera desde una probada calidad.

[1] La Potajera, sin temor a dudas, durante casi a√Īo y medio abandon√≥ la categor√≠a de pe√Īa para erigirse cada mes en un estreno teatral de val√≠a, una puesta en escena en que los int√©rpretes ganaban m√°s en capacidades, la dramaturgia se fortalec√≠a a partir de evitar facilismos, lugares comunes, de ser un nuevo y abierto abordaje de nuestra realidad actual. Por ello era tan seguida.

[2] Los primeros espectáculos que transitaron por La Potajera se caracterizaron por tener varias líneas temáticas y de acción, con enredos que complicaban y enriquecían sus tramas escénicas.

[3] La Potajera es una idea original, un texto y direcci√≥n art√≠stica de Ir√°n Capote, quien decide abandonar este proyecto a principios de 2019, aunque todav√≠a se encuentra colaborando con √©l en la escritura de guiones para los espect√°culos. La direcci√≥n art√≠stica de La Potajera actualmente corre a cargo del actor Yacey Mu√Īoz.

[4] Mas, lo fallido¬† en ello no est√° en tratar de insistir en esos gags, esos detalles que en cierto momento contribuyeron al √©xito del espect√°culo pinare√Īo de los segundos s√°bados de cada mes (defenderlos es una acto de leg√≠tima sabidur√≠a que contribuye a salvaguardar la identidad del espacio), sino en el exceso o en el defecto del tratamiento de los mismos, en la falta de originalidad en muchos casos.


Escribir para sentirme viva

Margarita Borges lo entrega todo a manos llenas: la amistad, el corazón, la escritura. A pesar de la distancia, los hilos conectores que la unen a otros muchos escritores de toda la Isla se mantienen vivos. Algunos, quizás, no conozcan la polifonía de sus registros de creación. Algunos, quizás, prefieran encasillar su imagen en el volumen que perfectamente se amolda a ella: la dramaturgia.

[+]


CONVOCATORIA: Encuentro y concurso de j√≥venes radialistas «DialCentro»

Con el fin de estimular la creatividad y propiciar el intercambio de ideas acerca del quehacer radial, la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Villa Clara, la Direcci√≥n Provincial de Cultura, y la Direcci√≥n Provincial de Radio, convocan¬† a todos los j√≥venes radialistas de hasta 35 a√Īos, a participar en la cuarta edici√≥n del Encuentro ‚ÄúDialCentro‚ÄĚ,¬†que se efectuar√° del 12 al 15 de junio de 2018, en Santa Clara. [+]