Guamuhaya


Alona: Mi Patria, sus símbolos y yo

Desde su tercer a√Īo en la Academia de Artes Pl√°sticas cienfueguera Benny Mor√©, emprendi√≥ el azaroso camino para hallar su propio concepto de Patria.

Para ella no fueron simples asociaciones de palabras como pueblo, nación, país, tierra, lugar, territorio… no fue una sencilla rutina de sinonimias.

Durante dos a√Īos trat√≥ de encontrar su identidad a trav√©s de s√≠mbolos propios, hab√≠a llegado ¬ęel momento de percatarse cu√°nto del mundo forma nuestro propio estado¬Ľ.

Alona Hernández Román no hizo de los habituales iconos nacionales: la bandera, el himno, la palma, la mariposa… los protagonistas de su obra. Identificó en su ser los propios.

Y¬† ¬ęen ese sublime instante en que la artista se define a s√≠ misma y como resultante expone los pedazos de su idiosincrasia convertidos en arte¬Ľ, surgi√≥ La luz que conduce a casa‚Ķ

Seis piezas en esta exposición, iluminan la mente de sus perceptores.

La primera: el √°rbol. El de la vida, ‚ÄĒ¬Ņacaso el geneal√≥gico?‚ÄĒ, el horc√≥n familiar: su madre, y la madera de que est√° ¬ęhecha¬Ľ a quien considera ¬ęaliento¬Ľ, inspiraci√≥n y fortaleza.

Cubierta por una simbólica urna de cristal, la reproducción en blanco papel, del juego de comedor de la abuela. Puro, níveo sitio de reunión (comunión) familiar, que convirtió la artista en la segunda pieza del conjunto.

Inmaculado luce el uniforme escolar ‚ÄĒa mi entender la pieza m√°s lograda de la exposici√≥n‚ÄĒ, una retrospecci√≥n a la infancia que Alona purific√≥ en su mente. Es esta la tercera de las obras, que como el √°rbol, fuera premiada durante la √ļltima edici√≥n del VISUARTE cienfueguero.

Un cuarto momento simb√≥lico en el camino de la artista nos sorprende con una propuesta m√°s tecnol√≥gica, contempor√°nea. Una laptop nos participa el momento en que su ¬ęamor¬Ľ, consuma el ritual de raparse la cabeza, para acudir ¬ęal llamado de la Patria¬Ľ, al el Servicio Militar General.

Las quinta y sexta piezas de La luz…: Alona trasmutada en pez peleador (otra vez bajo una campana vítrea), revela su personalidad persistente; y ella misma camino al mar, alegoría de la partida de amigos, una vuelta al recurrente tema de la emigración.

Rodeada de espinas que m√°s all√° de dificultades y frenos, pueden interpretarse ‚ÄĒcual las ¬ędivinas¬Ľ que rodearon la cabeza de Cristo en su largo peregrinar por la fe‚ÄĒ, como el arduo bregar de esta talentosa muchacha para hallar los s√≠mbolos que signar√°n su vida art√≠stica.

¬ęPorque cada vez que una experiencia nos talla el alma ‚ÄĒconfiesa‚ÄĒ la cicatriz se convierte en una de las grietas que construyen el tronco del √°rbol que es nuestra vida¬Ľ.

Por su s√≥lido curr√≠culo desde la academia ‚ÄĒen el que se cuentan varios premios en competiciones locales y nacionales junto a consagrados pl√°sticos‚ÄĒ, eximida del ejercicio te√≥rico para su tesis de graduaci√≥n y de los ex√°menes para el ingreso al Instituto Superior de Arte (ISA), era, sin embargo este, un acto necesario y un sue√Īo que finalmente realiz√≥.

Sólo que esta vez Alona, lo haría en los predios del macizo Guamuhaya, a más de 700 metros sobre el nivel del mar, donde en su experiencia de vida reciente, halló la pureza de espíritus humanos y naturales para exorcizar los propios: La Patria, sus símbolos y ella.


Unos partners de lucha. La cooperación internacional en el audiovisual joven

El medio audiovisual precisa de financiamiento para poder existir, para crear las historias que luego ser√°n proyectadas en la pantalla. Esas producciones que enamoran al p√ļblico, y luego seducen con los protagonistas en la primera persona, son aprehendidas mejor desde el lente documental, y refrescadas con la visi√≥n de los j√≥venes. El Sparring Partners es un proyecto vehiculado por el Departamento de Relaciones Internacionales de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Nadie mejor para ilustrarnos sus interioridades que Erduy Valera Cruz, uno de los protagonistas que posibilit√≥ la negociaci√≥n entre la ONG italiana GVC Onlus y la AHS. [+]


Fotógrafos del Pico San Juan

Hay que volver sobre la piel de Cuba y registrarla, llevar la monta√Īa a la gente del llano, robarle en im√°genes la vestidura para que de alguna manera se la devuelvan multiplicada. Con esta intenci√≥n se han preparado durante la primera semana de marzo, en el Jard√≠n Bot√°nico de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, de Santa Clara, poco m√°s de una decena de estudiantes aficionados a la fotograf√≠a. [+]