festival


Vida a la canción

Los carretones bajan por las lomas y el pregonero anuncia al que de bizcochuelo viene del Caney. All√°, un bolero estremece. En cualquier esquina repiquetea un son. La ciudad de los coros y conciertos tambi√©n saluda. Los muchachos bailan ritmos que a muchos incomodan. En un escenario diverso, donde su gente hace la m√ļsica a pie, cuatro cubanas le ponen vida a la canci√≥n.

El 8 de abril de 2012 Vocal Vidas propone la uni√≥n musical de Ana Josefina Hern√°ndez Rosillo, quien en el rol de soprano asume la direcci√≥n general del proyecto; mientras que las directivas musicales descansan en la responsabilidad de Maryoris Mena Faez, voz de contralto; Koset Mu√Īoa Columbi√© cumple la funci√≥n vocal de mezzosoprano y Annia del Toro Leyva la de contralto. Ellas provienen de su formaci√≥n como cantoras del Coro Madrigalista y las une la experiencia de cantar juntas a partir del a√Īo 2000.

Vocal Vidas/ cortesía de la agrupación

Sus conceptos encuentran ra√≠z en la tradici√≥n de los cuartetos femeninos en Cuba, varios de ellos legendarios como Las D¬īAida, Hermanas Valdivia, las D¬īEnriquez, y m√°s reciente en el tiempo, su principal inspiraci√≥n, Gema 4.

Resulta habitual encontrarlas en el ir y venir de alg√ļn ensayo o en los preparativos de sus presentaciones. El resultado se patentiza en sus producciones audiovisuales y fonogr√°ficas. Soy Cubana (2016) ha sido un documental premiado en varios festivales estadounidenses. Distinguen en su discograf√≠a, Vocal Vidas (producci√≥n independiente, 2012) y Canci√≥n y Vida (EGREM, 2016). Con este √ļltimo alcanzaron el Premio CUBADISCO en la categor√≠a de Agrupaci√≥n Vocal Instrumental. En las notas al fonograma el compositor santiaguero Rodulfo Vaillant expres√≥: ‚ÄúEscuchar a Vocal Vidas (‚Ķ) es una de esas experiencias de placer est√©tico de las que uno nunca sale ileso.‚ÄĚ

Con los arreglos realizados por Yurka Gonz√°lez, la producci√≥n musical de Rafael Gu√©dez, la ejecutiva de Rodulfo Vaillant y contempor√°neas interpretaciones, las santiagueras exponen un trabajo vocal muy acertado. Quien escuche el fonograma se percatar√° de las dos l√≠neas que en lo musical distinguen a Vocal Vidas: por una parte un repertorio que apela a la m√ļsica cubana desde el son, el bolero, la canci√≥n, a una zona que se asienta en lo m√°s genuino del cancionero afroamericano, donde sobresalen varios estilos del jazz.

A lo largo de su carrera se han insertado en importantes cert√°menes del panorama nacional e internacional. Vale destacar su presencia en ediciones del Encuentro de Voces Populares, con la organizaci√≥n de la maestra Argelia Fragosos, en cuyas oportunidades han protagonizado concurridos conciertos como en el espacio del ¬†Museo Nacional de la M√ļsica.


Unplugged: el camino m√°s largo

Con el afán de reunir a creadores escénicos motivados en la experimentación e investigación de los procesos teatrales, se realizó del 31 de octubre al 3 de noviembre el Festival de Teatro Experimental Desconectado a 969, en Santiago de Cuba.

Se trat√≥ de un espacio de di√°logo generacional y de confrontaci√≥n art√≠stica. Una oportunidad √ļnica dentro del panorama esc√©nico nacional que durante varios d√≠as convirti√≥ a esta ciudad en una plaza significativa para los creadores que abogan por una escena viva y arriesgada, inquieta, imperfecta e ind√≥cil.

Desconectado a 969 en su tercera edici√≥n estuvo dedicado a la Maestra de Juventudes Nelda Castillo y a su grupo de teatro El Ciervo Encantado. Privilegio para nuestra urbe, la cual se encuentra a 969 kil√≥metros del principal circuito teatral del pa√≠s. Tambi√©n estuvieron en esta edici√≥n El Grupo Drippi (Santa Clara), Teatro Gui√Īol y Teatro de la Totalidad (Guant√°namo), El Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA (Santiago de Cuba), as√≠ como cr√≠ticos e investigadores entre los que resaltan Jaime G√≥mez Triana y Omar Vali√Īo.

Las obras estuvieron al disfrute de los espectadores, en los teatros Gui√Īol Santiago, Caf√© Teatro Macub√°, Cabildo Teatral Santiago y la Casa del Joven Creador, sede de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z de nuestra provincia.

El Festival de Teatro Experimental Desconectado a 969 surgi√≥ en 2017 ante la ausencia que dej√≥ dos a√Īos atr√°s el Festival Teatro de Oto√Īo, evento que fung√≠a como espacio necesario para la confrontaci√≥n, la creaci√≥n y la superaci√≥n de los proyectos y artistas emergentes de la ciudad.

En 2016 se funda el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA y alrededor de √©l y de la Asociaci√≥n del territorio empez√≥ a fortalecerse un c√≠rculo importante de propuestas que dialogaban con el espectador desde las b√ļsquedas y tendencias teatrales m√°s contempor√°neas hasta exploraciones que se registraban en ‚Äúlo interdisciplinario‚ÄĚ, ‚Äúel performance‚ÄĚ o ‚Äúlas artes visuales‚ÄĚ. As√≠ surge el Grupo de teatro Punto de Giro y el proyecto FRACTURAS, integrado por un DJ, un artista visual y un artista pl√°stico.

Ante la efervescencia creativa se toma desde la sección de artes escénicas de la AHS santiaguera la iniciativa de crear un encuentro donde coincidieran la vanguardia del teatro cubano y los artistas emergentes de todo el país, hasta ese entonces sin un festival que desde la institución abogara desde la concepción y la curaduría final, con las puestas más experimentales de la escena contemporánea cubana.

Así surge Desconectado…y se establece como una alternativa social/cultural/filosófica/estética/y teatral dentro de las jornadas y eventos de la AHS y la programación del Consejo de las Artes Escénicas.

El teatro es resistencia. Desde sus a√Īos fundacionales en Cuba, ha representado un acto de lucha/fe/renovaci√≥n. La escena ha establecido una conexi√≥n singular con los procesos sociales y pol√≠ticos, mostrando ante los ojos del espectador otra concepci√≥n de la vida.

¬ŅPor qu√© es tan necesario un festival como Desconectado‚Ķ?¬ŅExiste un movimiento en Cuba de creadores esc√©nicos experimentales?

La concreción de una plataforma promocional/creativa/interdisciplinaria, que dialogue con las nociones interhumanas que rigen los comportamientos escénicos más experimentales en la Cuba de hoy, representa un camino a la renovación estética y formal que tanto se le reclama en algunas áreas al teatro cubano. Siempre manteniendo la máxima que todo acto de creación si es realmente verdadero, es experimental.

En nuestro panorama escénico no existe un movimiento de teatro experimental, performático, o teatro de investigación. Existen experiencias notables de eventos/jornadas/talleres y creadores que abogan por una expresión más viva, sin tanta artesanía, con la libertad de poner en riesgo el equilibrio con el espectador. Algunas de estas experiencias han sido muy efímeras y otras muy inaccesibles por cuestiones que sobrepasan los bordes del teatro.

Lo cierto es que ‚Äúlo experimental‚ÄĚ en los caminos de nuestra escena no ha contado con la suerte que s√≠ proyectan otras √°reas creativas. Aunque es v√°lido decir que ‚Äúlo experimental‚ÄĚ nunca tendr√° esa suerte.

Hay un teatro en Cuba muy viejo y otro muy pol√≠tico. Tal vez otra pregunta pudiera ser si el teatro puede renunciar a lo pol√≠tico‚ÄĚ, o si ‚Äúlo viejo‚ÄĚ en el teatro representa a alguna noci√≥n social que no ha ejercitado la disoluci√≥n del tiempo.

Dentro de toda la amalgama que representan las decenas de compa√Ī√≠a teatrales y proyectos ocasionales, yacen algunos que marcan la vanguardia. Estos colectivos (desde sus est√©ticas) basan su praxis en la innovaci√≥n, ejercen sus par√°metros creativos para hablar de temas tab√ļ y profesar la libertad de expresi√≥n en todas sus aristas y consecuencias.

Estos procesos en ocasiones resultan incómodos ante la institución, y no me refiero solo a las rectoras de las artes escénicas, sino a ciertos espacios caducos que fuerzan su renovación y el diálogo con el artista. De ahí que el término vanguardia este difuminado dentro de nuestro catálogo artístico, pero eso es material para otro análisis.

Es v√°lido destacar el compromiso de la Asociaci√≥n con el arte de vanguardia, as√≠ como la gesti√≥n y la promoci√≥n de las m√ļltiples propuestas (por arriesgadas que sean) de sus miembros. Desde la acci√≥n, palabra que ha caracterizado a esta organizaci√≥n, los creadores m√°s j√≥venes tienen la oportunidad de mostrarse e imponerse con sus obras.

Las circunstancias en la que se construyen hoy los universos artísticos son difíciles y angustiosas. El teatro es un ente divino que sabe hacernos razonar/opinar/cambiar. Cuba necesita de un teatro menos complaciente y más austero, menos inflado y más inquieto, un teatro con rostro humano.

El Festival de Teatro Experimental Desconectado a 969 es una provocación a la quietud, la enajenación, la desconexión, como excusa para el estancamiento y la chatarra estética que nos invade como un hongo mortal. Hay que pensar el teatro desde esa postura, o 969 kilómetros será una distancia demasiado larga para transitar.


Entregan Premios del Festival Casa de Cristal

El principal premio fue por el dise√Īo integral y renovado de la Editorial¬†Sed de Belleza¬†perteneciente a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z de Villa Clara, aunque tambi√©n fue altamente valorado su trabajo en la campa√Īa por los 330 a√Īos de la ciudad de Santa Clara.

Precisamente, la capital villaclare√Īa le entreg√≥ la Distinci√≥n 330 Aniversario¬†al igual que al Doctor Kirk D√≠az Guzm√°n y al comunicador Alejandro P√©rez.

La edici√≥n de este a√Īo tuvo una mayor calidad que en a√Īos anteriores en cuanto al apartado te√≥rico, pues se presentaron 28 ponencias en las tem√°ticas de la comunicaci√≥n social y en la intervenci√≥n de las din√°micas poblacionales.

En la primera, el premio fue para la Licenciada Gretel Montalvo Veit√≠a por una investigaci√≥n que resume el trabajo realizado con p√ļblicos internos y externos, de abril de 2015 a la fecha, para revertir la mala imagen que se ten√≠a de la Empresa de Correos en la provincia Villa Clara.

Por su parte, Raquel Díaz Rodríguez del Rey y Javier Rodríguez Galindo ganaron en la categoría de dinámicas poblaciones, con una ponencia sobre sus experiencias de intervención recreativa y educacional a través de juegos de participación y técnicas circenses.

En cuanto a apartado de los creativos, el jurado decidió entregar el Premio Noveles a los jóvenes María Isabel Campos y Yudievis Olivera, mientras que en producción gráfica resultó ganador Alexander Pérez.

En el apartado de Logos y Marcas, el premio fue para H√©ctor Guti√©rrez, en Producci√≥n para la televisi√≥n para C√©sar Irigoyen, mientras que en Fotograf√≠a la ganadora fue Mal√ļ Vilasa.


Del agua, el coco y el jazz

Santiago de Cuba ha sido definida por muchos como ciudad musical, encontrando expresiones que resaltan la importancia que el hecho sonoro cobra en la vida social de sus individuos. Cuando se nombra a esta porción del Caribe se establece una inevitable asociación con el género trovadoresco, el arraigo del son y las festividades carnavalescas, todas expresiones de amplio reconocimiento nacional e internacional.

En esta geograf√≠a confluye adem√°s el desarrollo de la llamada m√ļsica de concierto con una amplia tradici√≥n sinf√≥nica, de c√°mara y coral, as√≠ como variados y diversos modos musicales presentes en la formaci√≥n sociocultural de la urbe, entre los que hay que hablar del jazz.

El √ļltimo decenio le vale un espacio con cierta notoriedad al jazz por este epicentro geocultural. Aunque en modo alguno constituye un fen√≥meno de amplias audiencias, por momentos se visualiza un panorama que ha favorecido el desarrollo del g√©nero y el inter√©s por parte de j√≥venes cultores y sus p√ļblicos.¬†

De tal suerte, en a√Īos recientes y con la creaci√≥n del Iris Jazz Club, se atestigu√≥ el surgimiento de varias agrupaciones como Influencia, Albertico Lescay y el grupo Formas, Okan Jazz, Iv√°n Acosta y de Cuba Somos, Camilo y su Jazz the Bess, a la par que instrumentistas y vocalistas de otras vertientes musicales se adscribieron al cultivo del g√©nero.

¬†Sin embargo, a esta eclosi√≥n le sucede un notorio declive al ocurrir ‚Äďentre otras importantes causas‚Äď el hist√≥rico proceso migratorio de los m√ļsicos hacia la capital, donde por lo general encuentran mayores y mejores opciones de trabajo y remuneraci√≥n a su arte, as√≠ como diversos canales para su difusi√≥n. No basta con las intenciones para fraguar una sostenida vanguardia jazz√≠stica joven por estos contextos.

No obstante a esta verdad, el desarrollo jazz√≠stico en la urbe se sustenta adem√°s en la asimilaci√≥n y apropiaci√≥n que realizan int√©rpretes, solistas, formatos de m√ļsica popular y agrupaciones vocales que incluyen el g√©nero en su repertorio.

 Aunque provenientes del cultivo de otros géneros musicales, varios creadores musicales se han nucleado en torno al movimiento jazzístico en la ciudad. Podemos mencionar el caso de la trovadora Adriana Asseff, quien, con el grupo Boomerang trabaja las sonoridades del jazz presentándose en las instituciones que precedieron la inauguración del Iris Jazz Club, y en la propia sede tras su apertura.

La int√©rprete santiaguera Zulema Iglesias y la joven vocalista Giselle Lage tambi√©n desarrollan interesantes trabajos con varios de los jazzistas de las m√°s noveles promociones en Santiago. Particular y sobresaliente resulta el caso de Vocal Divas, Adalias y Vocal Vidas, las agrupaciones vocales femeninas en las que de modo confluyente distinguen por una parte un repertorio que apela a la m√ļsica cubana desde el son, el bolero, la canci√≥n, a una zona que se asienta en lo m√°s genuino del cancionero afroamericano, donde sobresalen varios estilos del jazz.

¬†El quinteto masculino Vocal Conpaz tambi√©n inserta arreglos jazz√≠sticos en algunas propuestas. Y hay que se√Īalar el notorio trabajo musical de Magic Sax Cuartet, quienes, aunque no se definen como jazzistas, trabajan sonoridades muy cercanas y cuentan con la experiencia y colaboraci√≥n de reconocidos m√ļsicos del g√©nero.

De hecho, el compositor santiaguero Iván Acosta ha entregado algunas de sus piezas al formato. Incluso la propia Orquesta Sinfónica de Oriente, en coincidencia con el Jazz Plaza 2018, ofreció un programa en celebración a los inicios del jazz sinfónico.

A la creación del Iris Club le antecedieron la promoción del género y sus cultores desde instituciones de vanguardia y a través de específicos hacedores culturales. La bohemia de las noches en la anterior sede del Café-Teatro Macubá sentó pauta en el emergente ambiente. De modo similar, aconteció por medio de las presentaciones de figuras nacionales y del territorio en la sede de la Fundación Caguayo y el patio La Jutía Conga, en la UNEAC provincial.

¬†Otro espacio vital fue El Men√ļ, pe√Īa con la coordinaci√≥n del cantautor Jos√© Aquiles Virelles, donde se presentaron las entonces noveles formaciones Influencia, Albertico Lescay y Formas e Iv√°n Acosta y de Cuba Somos.

Espacios te√≥rico-pr√°cticos como El Port√≥n de la M√ļsica dedic√≥ una de sus emisiones a la creaci√≥n jazzista con la participaci√≥n de Influencia, al momento en que sus integrantes a√ļn cursaban estudios en el Conservatorio Esteban Salas, y la entonces existente agrupaci√≥n femenina Okan, que aunque se distingu√≠a por el trabajo en la m√ļsica popular bailable, incursionaba en la expresi√≥n.¬†

De modo paralelo la filial santiaguera de la AHS fragu√≥ el evento Jazz N√° M√° y sostuvo espacios para la difusi√≥n de esta m√ļsica en la Casa del Joven Creador. Este momento cultural foment√≥ la creaci√≥n del Jazz Club con el impulso de figuras de la cultura santiaguera como Alberto Lescay, F√°tima Patterson, Rodulfo Vaillant y Jos√© Aquiles Virelles; y desde lo institucional, la Empresa Comercializador de la M√ļsica.

Ahora bien, si este renacer por lo jazz√≠stico tuvo lugar fue en buena medida porque desde hac√≠a tiempo el jazz tom√≥ por asalto la ense√Īanza art√≠stica-musical. As√≠ lo ilustra el caso de David Virelles, excepcional m√ļsico con m√ļltiples valores, lauros y prestigio en el √°mbito nacional e internacional. David abri√≥ las puertas del JoJazz en 1999 para insertarse con posterioridad en importantes circuitos mundiales.

David, junto a los hermanos Alberto y Arnaldo Lescay y otros amigos de la etapa, aprovecharon su talento y las plataformas de creaci√≥n que les proporcionaron espacios como los Festivales del Caribe y las pe√Īas que protagonizaron. Con esa formaci√≥n musical tuvieron la posibilidad de realizar un concierto en la Catedral de Santiago de Cuba con la asesor√≠a del sacerdote, m√ļsico y promotor cultural Jorge Catas√ļs.

Otra de las jóvenes figuras del periodo fue la pianista y vocalista Neysi Wilson. Tras concluir sus estudios en el Conservatorio Esteban Salas cursó el Instituto Superior de Arte en La Habana y, tras importantes resultados, en la actualidad forma parte de la diáspora musical cubana.

El acercamiento al jazz persisti√≥ en las pr√≥ximas generaciones de estudiantes de m√ļsica en el Esteban Salas, donde tambi√©n se gestara Influencia. Esta agrupaci√≥n marc√≥ la joven vanguardia jazzista en Santiago de Cuba. Su presentaci√≥n acaeci√≥ all√° por el 2009. La pronta consolidaci√≥n de su propuesta les hace meritorios en el 201¬† del segundo premio en formato instrumental en el certamen Jojazz. En la siguiente edici√≥n alcanzan el primer premio en id√©ntica categor√≠a. A ellos les sucedi√≥ en el plantel los gestores de Ok√°n Jazz, con quienes llegar√≠a un nuevo galard√≥n en el certamen para j√≥venes jazzistas.

Estos muchachos dinamizaron la vanguardia jazz√≠stica santiaguera. Sus presentaciones en a√Īos recientes sustentaron en buena medida la cartelera en la sede principal para la promoci√≥n del jazz en la ciudad y los eventos surgidos en este periodo. Muchos de estos talentosos instrumentistas encontraron atractivas ofertas laborales y de superaci√≥n en la capital y el extranjero.

La creaci√≥n del Iris Jazz Club incidi√≥ en la consolidaci√≥n de p√ļblicos, asiduos no solo a su enclave, sino a otros puntos de la ciudad donde tambi√©n se ofrecen presentaciones. Mas si un elemento contribuye a afianzar el ambiente jazz√≠stico en la oriental ciudad, son los eventos que aparecen y se consolidan en las pr√°cticas culturales de esta regi√≥n. Me refiero al Amigos del Jazz que convoca la filial provincial de la UNEAC desde 2012; el Jazz Na M√° con la organizaci√≥n de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z desde 2017; las tres ediciones celebradas del Jazz Plaza, que toma a Santiago de Cuba tambi√©n como sede.

La tr√≠ada de eventos evidencia la buena acogida por los p√ļblicos y los propios m√ļsicos. Varias son las locaciones que acogen las descargas, vale mencionar, por supuesto, el Jazz Club, y sedes como el patio La Jut√≠a Conga en la misma casona de la UNEAC, el Conservatorio Esteban Salas, la Sala de Conciertos Dolores, la Casa del Joven Creador, el Teatro Mart√≠, el Meli√° Santiago y las inmediaciones del Parque Dolores o bulevar.

Estas celebraciones a√ļnan a figuras reconocidas del √°mbito jazz√≠stico nacional e internacional, figuras j√≥venes ya consagradas, as√≠ como principiantes. Apuestan adem√°s por la integraci√≥n de presentaciones y venta de t√≠tulos referentes al tema, rodaje de audiovisuales, realizaci√≥n de talleres y, por supuesto, conciertos y descargas. No obstante, el enriquecimiento cognitivo que brindan los espacios te√≥ricos podr√≠a aprovecharse mucho m√°s.

Otro importante evento que, sin ser su objetivo principal, incluye la promoci√≥n del jazz, es el Concierto Santiago, bajo la coordinaci√≥n de la filial de la UNEAC. En varias de sus ediciones ha ofrecido conciertos por Bandas Gigantes integradas por prestigiosos m√ļsicos cubanos y de procedencia for√°nea.

Sin embargo, el jazz, que en Santiago cuenta con una historia que bien traspasa la centuria con procesos anclados en el periodo decimon√≥nico y las poco abordadas interconexiones Estados Unidos-Oriente cubano, as√≠ como los procesos sociomusicales devenidos a partir de la ocupaci√≥n norteamericana y las primeras d√©cadas de la Rep√ļblica, no deber√≠a constre√Īirse a un esplendor ‚Äúeventual‚ÄĚ.

El g√©nero en la urbe aguarda todav√≠a por un mayor engranaje, sustento, articulaci√≥n entre los m√ļsicos y las instituciones afines, clama por una promoci√≥n integradora de un pensamiento cient√≠fico, lo mismo en el territorio, que hacia un alcance nacional y m√°s all√° de las fronteras.

¬†Tambi√©n espera por los criterios y publicaciones de los especialistas que contribuyan a visibilizar las sonoridades de este lado, casi siempre desconocidas por las fuentes te√≥ricas nacionales. Los eventos ya mencionados exigen apartados te√≥ricos con amplia participaci√≥n de estudiosos, m√ļsicos y p√ļblicos, que respalde desde el pensamiento lo que en la pr√°ctica sucede.

El jazz necesita trascender las fechas que delimitan los eventos si realmente se piensa en un estado de gracia para quienes se mueven en torno a esta m√ļsica. En realidad, seguro hay una extensa lista de aspectos por los que aguardan los jazzistas en Santiago y sus p√ļblicos que no abarqu√© en estas l√≠neas. Por lo pronto, h√°gase otra vez la ‚Äúdescarga‚ÄĚ.


El Retorno de las Bacantes, un constante cuestionamiento de las pr√°cticas danzarias

Otra vez la tradición clásica universal es una plataforma desde la cual nuestros artistas indagan, abordan estos tiempos. El Retorno de las Bacantes, un espectáculo del Proyecto Orígenes que contiene interrogantes y benditos juegos macabros que conducen a la reflexión.

Nos satisface lo que encontramos con El Retorno…., que cerró el Festival de la Universidad de las Artes, ya que en nuestro panorama no abundan los espectáculos escénicos que se erijan a partir de los clásicos griegos; entre tantas cosas, por la dificultad que representa develar, redescubrir, para nuestra contemporaneidad las esencias de estas obras. Otro detalle que nos satisface es que está protagonizado por inquietos jóvenes de la Escuela Nacional de Danza, liderados por Lizenia Zulueta, los cuales, más que tratar de mostrar la destreza de sus corporalidades, buscan edificar una partitura escénica más profunda, en que predomine un discurso que mueva al espectador.

Por lo que, para ganancia de nuestra escena, han escogido el conocido relato que versa alrededor de la venganza del dios griego Dionisio sobre la ciudad de Tebas, y su arrogante gobernante Penteo. Han apostado por la org√≠a p√ļblica en un acto de ineludible liberaci√≥n, de crimen necesario, en una evocaci√≥n de la ruina y reedificaci√≥n de la cuidad como met√°fora, del constante cuestionamiento de sus zonas de confort en las pr√°cticas danzarias y sus corporalidades, y por qu√© no, de la realidad social en que habitan.

En la propuesta, a cargo de Lizenia Zulueta y Héctor Alejandro Ramírez (coreografía), es atendible el gesto de no reproducir la reconocida Bacantes de Eurípes, sino de beber de la tradición del arte griego, universal. De manera que, en El Retorno de las Bacantes, se puede delinear tanto la huella de la tragedia griega como la de Isadora Duncan, Martha Graham, Raquel Carrió y Flora Lauten, Pina Bausch, Merce Cunningham, el cine de Pier Paolo Pasolini, así como las modalidades teatrales del siglo XX (performance) . Así pues, no solo la danza en una deliciosa hibridez de estilos históricos es el lugar en que resurge y se reconfigura el mito, sino en una multiplicidad de lenguajes artísticos (teatro, danza, artes visuales, etc.), que la construyen.

Con ello se pone en jaque la monolítica separación de las artes (esto es teatro, esto danza; ustedes se forman aquí y ustedes allá; esto es menos, esto más), demostrando que estamos en el siglo XXl y que urge que, en diversos escenarios nacionales, fundamentalmente el académico, se apueste por un imperioso rigor artístico (en ocasiones, en nombre de una superespecialización no se encuentra), sustentado en una formación más integral de los artistas, en creaciones en que la interdisciplinariedad artística sea una forma de crecimiento orgánico, de comunicación.

Los jóvenes danzarines nos tientan, nos provocan con una propuesta escénica donde no es la perfección de la tecnología corporal aprendida históricamente (técnica), sino la infinidad de posibilidades del gesto cotidiano, la reivindicación y el juego con el referente académico, la apertura a mostrarse tal y como son, como se les está formando, como están queriendo ser; aquella que revindica el mito tornándolo en realidad, en un organismo cuestionable y cuestionador.

¬ŅAcaso esto es una alerta? ¬ŅUn voto de fe en el oficio y la realidad? La danza est√° ah√≠ y, a diferencia de los antiguos rituales, se abre al mundo a m√ļltiples respuestas, todas v√°lidas.

Sea El Retorno de las Bacantes una posibilidad al disfrute, al sobrecogimiento, al di√°logo.


¬°La danza, se piensa!

Nuestras existencias est√°n atravesadas por incontables rituales provenientes de la tradici√≥n, de la actualidad o de din√°micas cotidianas, ya en el plano m√°s √≠ntimo. Por ello, no es extra√Īo que esas acciones que encierran una carga simb√≥lica, que forman parte de un car√°cter, que definen una manera de entender el mundo, sean pensadas desde el arte. [+]


En mayo, la lluvia y… ¡los romeros!

A solo pocos d√≠as de que la urbe holguinera se convierta en un escenario de dimensi√≥n popular, los amantes del arte se re√ļnen desde mucho antes para caldear un ajiaco de actividades para todos los gustos y sabores. Y tanto es as√≠, que este multievento ‚Äאּtan esperado!‚Äď empezar√° a sonar con Liuva Mar√≠a Hevia, en el Bosque de los H√©roes, luego del tradicional desfile de coches por la Avenida de los Libertadores, en homenaje a los pr√≥ceres. [+]