Feria Internacional del Libro


La danza de las palabras en la luz: un pacto entre narración oral escénica y literatura (+ video y podcast)

Como aedas de la luz y el viento van guiados por un hilo invisible que los conduce por la calle Maceo de la ciudad de Holgu√≠n, una arteria que conecta la m√°gica casita del cuento, en las faldas de la Loma de la Cruz, con el n√ļmero 121 de la c√©ntrica v√≠a, en cuyo segundo nivel tiene la joven literatura cubana un oasis luminoso.

De c√≥mo Ediciones La Luz y la Compa√Ī√≠a de Narraci√≥n Oral Palabras al Viento se unieron en simbiosis que vuelve a la palabra danza, canci√≥n, e insufla vida al libro desde las sonoridades de las voces de los narradores, cuentan sus art√≠fices.

Esta pl√°tica transcurri√≥ en la sede de Ediciones La Luz, en v√≠speras de la primavera. Quer√≠amos conversar de c√≥mo se cumplen los sue√Īos. Ferm√≠n L√≥pez habla bajo, con un chisporroteo de satisfacci√≥n en los ojos, ha de ser por la historia que ahora lo desborda. Es el director de la agrupaci√≥n, √ļnica de su tipo en la ciudad:

‚ÄúDesde nuestros inicios quisimos estar vinculados al trabajo de los escritores, principalmente los de las provincias. Nacimos en Holgu√≠n, donde hay compa√Ī√≠as de tanto prestigio como el L√≠rico, el Gui√Īol, Codanza y, por tanto, donde lograr posicionarse, obtener reconocimiento, tener un lugar dentro de la cultura de la provincia y el pa√≠s, es dif√≠cil.

Nuestro v√≠nculo, casi desde los inicios, con Ediciones La Luz y conocer a Luis Yuseff, el director de la editorial, fue muy importante y colabor√≥ a que Palabras al Viento se ubicara en el lugar que tiene en estos momentos, porque todos saben de este sello y su certera selecci√≥n de textos y autores. El hecho de darnos la posibilidad de empezar a crear con sus publicaciones hizo que nuestro trabajo fuera creciendo y tuviera cada d√≠a m√°s valor y una factura art√≠stica acabada‚ÄĚ.

Yordanis Sera est√° a mi diestra trae una gran agenda con apuntes. Es integrante de la compa√Ī√≠a y me cuenta an√©cdotas conmovedoras y tiernas, todas no caben en este relato. Es enf√°tico cuando asegura ‚Äúcreo que no coincidimos solamente por estar en el mismo camino. Nuestros trabajos ten√≠an que encontrase, como vanguardistas, como generadores de una visualidad hermosa, por la b√ļsqueda del atractivo para seducir al p√ļblico.

Reto√Īando en La Luz

Esta confluencia nos lleva a perpetuar amistad y relaci√≥n de trabajo, as√≠ llegamos a nuestro primer proyecto juntos, Reto√Īos de almendro. Luis Yuseff, siempre nos motiva y nos reta porque desde La Habana, a donde fuimos a participar en el festival Primavera de Cuentos, Mayra Navarro nos habl√≥ de Reto√Īos, no ten√≠amos en nuestras manos ese libro y llegamos aqu√≠ con el ‚Äúbicho‚ÄĚ de encontrarlo.

Pablo guerra, en grabaci√≥n de audilibro Reto√Īos de almendro/ cortes√≠a del entrevistado

Esa literatura de autores cubanos nacidos a partir de los 70 no formaba parte de nuestro repertorio como narradores. Entonces Luis Yuseff nos llam√≥ y logr√≥ despertar en Ferm√≠n la pasi√≥n por la idea. Creo que ellos mientras hablan van viendo lo que desean lograr y hasta yo mismo veo lo que se arma y gesta ah√≠. El audiolibro Reto√Īos de almendro naci√≥ as√≠, de una chispa que se prendi√≥.‚ÄĚ

‚ÄúEste proyecto est√° pensado, m√°s que todo, para un p√ļblico infantil que tiene limitaciones y que demanda una ense√Īanza especial: los ni√Īos ciegos y d√©biles visuales‚ÄĚ (1), aclara Luis Yuseff, tras una taza de caf√©. Todo el tiempo ha estado escuchando nuestro di√°logo tripartito, escoltado por sus infaltables caracoles, cuadros, originales enmara√Īados y recuerdos de sus amigos de todas partes. Rompe el silencio para acotar: ‚ÄúEl audiolibro entra en la colecci√≥n Quemapalabras. Pablo Guerra y yo la ideamos con la intenci√≥n de preservar la memoria de la voz, pero Reto√Īos‚Ķ ya no tiene las voces de los autores como en los audiolibros anteriores de la editorial. El prop√≥sito de acercar esa obra a los ni√Īos para los que estaba dirigido merec√≠a otros a√Īadidos que fueran m√°s all√°, por eso acudimos a un grupo de profesionales que no acostumbraba a lidiar con una cabina de radio, pero s√≠ con un p√ļblico amplio. La condici√≥n siempre fue que se respetara en la grabaci√≥n el texto tal cual‚ÄĚ. ¬†

‚ÄúEl trabajo con Pablo Guerra como director fue una experiencia grandiosa, √©l llegaba a grabar con todo pensado, tambi√©n fue muy divertido, existieron muchos encuentros y desencuentros, pero, finalmente tuvo √©xito,‚ÄĚ resalta Yordanis.

Todo no qued√≥ en el √©ter. Estos textos fueron a la escena y recuerda Luis Yuseff que ‚Äúla puesta tiene una visualidad que los ni√Īos a los que se destinan los audiolibros no pueden disfrutar, pero hay otros p√ļblicos que tambi√©n merecen la belleza de esta representaci√≥n que no se resume nada m√°s en buenas actuaciones, salidas ingeniosas, los colores del vestuario, sino en una puesta que es coreogr√°fica‚ÄĚ.

Ya antes Yordanis me ha mostrado en su gran libreta de apuntes, algo que dijo Ferm√≠n hace unos d√≠as y es que ‚Äúla narraci√≥n oral es una expresi√≥n teatral con estructura danzar√≠a‚ÄĚ. Todo coincide con la mirada del poeta-editor sobre los actores. Y esto distingue a Palabras al Viento, su ritmo, el tempo, la forma gr√°cil de moverse en la escena.

Yordanis Sera en grabaci√≥n de Reto√Īos de almendro/ cortes√≠a del entrevistado

Con ese singular modo de expresi√≥n ‚Äúvino un espect√°culo que fue Premio de la ciudad, con autores del cat√°logo de La Luz: Alabanza para una ciudad, donde Ferm√≠n logra que el vestuario se convirtiera en elemento escenogr√°fico dentro de una puesta de narraci√≥n oral. Fue un espect√°culo exitoso y hermoso‚ÄĚ, rememora Yordanis.

Reto√Īos‚Ķ tambi√©n est√° versionado para pasacalles y aclara Ferm√≠n que ‚Äúes muy dif√≠cil para un narrador trabajar en espacios p√ļblicos porque la narraci√≥n es a viva voz. Para Palabras al Viento se convirti√≥ en algo sencillo porque ten√≠amos una iniciativa que se llamaba Cuenta cuentos en movimiento y entr√°bamos a las instituciones de la ciudad a narrar.

Sacamos cuentos de Reto√Īos‚Ķ y fue genial. No ten√≠amos la banda sonora que habitualmente nos acompa√Īa, eso nos oblig√≥ a sustituirla por guitarras, claves maracas, y era el mismo cuento, pero en otro contexto.

Y como √°rbol de ra√≠z persistente Reto√Īos‚Ķ reto√Īa en un proyecto audiovisual de la joven directora de televisi√≥n Eyl√≠n Abreu. A la vuelta de media vuelta piensan llamar al programa que prev√© de trece a quince entregas con los cuentos del libro interpretados por estos actores.

Abrazos y confesiones

Los pactos entre Palabras al Viento y Ediciones La Luz no van solo dirigidos al p√ļblico infantil. ‚ÄúLuis Yuseff nos ret√≥ con El libro de los abrazos, de Eduardo Galiano‚ÄĚ, dice Ferm√≠n y sonr√≠e c√≥mplice: ‚Äúsiempre tengo la suerte o el privilegio de que √©l me de los textos enmara√Īados, as√≠ puedo ver el proceso y eso enriquece mi mundo de creador. Cuando comenc√© a leer este libro me di cuenta de que era muy complicado lo que me estaba pidiendo hacer. No era un juego creativo como en otros casos. Los textos de Galiano son sint√©ticos y breves y para llegar a los cuarenta y cinco minutos de espect√°culo era necesario trabajar quince o diecis√©is cuentos. Entonces pensaba en c√≥mo iba el p√ļblico a digerir tantas historias peque√Īas y me llev√≥ mucho trabajo armarlo, pero el resultado fue fant√°stico. Se utilizaron todos los recursos de la escena, algo que parece muy distante de nuestra especializaci√≥n, donde el narrador casi nunca usa todo el aparataje del teatro.

Fermín López en escena/ Autor: Carlos rafael/ cortesía del entrevistado

En esa obra a la que llamamos Confesiones, cada puente est√° enriquecido por tecnicismos. Trabajamos muchas im√°genes que van apoyando cada texto y eso le dio cuerpo al espect√°culo. Para mi tiene una magia incre√≠ble y nos acab√≥ de posicionar en un lugar so√Īado. Y lo que ha acontecido con el p√ļblico es asombroso.

De mi maestro Nelson Dorr aprendí que lo más importante para un espectáculo es el efecto final y este tiene un efecto final sorprendente. Para mi es de los espectáculos más retadores y elaborados que tenemos hasta el momento.     

El vestuario fue dise√Īado con mucho tino. Es una tela que casi nadie quiere utilizar, guinga, y fue porque no hab√≠a otra, pero pens√©, son cuadros, est√°n enmarcados, es muy dif√≠cil distinguir uno del otro, como a veces es dif√≠cil entender el texto, hay muchas transparencias en los dise√Īos porque estamos descubriendo cosas, diciendo otras que en un momento no se pod√≠an decir, adem√°s el peinado y maquillaje tienen que ver con la l√≠nea est√©tica y concepci√≥n del espect√°culo mismo‚ÄĚ.

Puede parecer barroco a algunos el modo de presentar a los narradores, con fant√°sticos atuendos y elaboradas escenograf√≠as. Mas, la eficacia comunicativa del texto narrado que se sostiene en los recursos del teatro es de efectos perdurables, extraordinarios. Entonces ¬Ņpor qu√© habr√≠a de privarse en la escena a la narraci√≥n de las posibilidades expresivas de tales herramientas? Indago.

Fermín me explica que “la escuela de narración oral ortodoxa tenía reglas como que los narradores solo debían vestirse de negro o blanco, estaban despojados de los tecnicismos de la escena y solo tenían como arma potente la voz; después la narración se fue nutriendo de otras expresiones y existe el temor de que las personas empiecen a llenar sus espectáculos de otros elementos y se pierda el cuento.

‚ÄúPero el cuento te brinda aperturas para las otras manifestaciones del arte. Cuando no haces un an√°lisis profundo de √©l no las encuentras. Eso lleva un estudio para que fluya la apertura a otras artes y estas se empasten con la historia. Pero siempre digo que independientemente de lo que utilicemos hay que respetar el discurso del cuento, es la √ļnica ley‚ÄĚ.

Esto me resulta muy claro cuando Yordanis declara que ‚Äúla narraci√≥n oral es como un trasvase del texto escrito al oral, de la literatura a la escena, donde se reinventa la historia y se entra a un proceso de cocreaci√≥n con el escritor. Cuando la palabra est√° bien dicha, el vestuario y lo dem√°s no la da√Īan porque est√° bien danzada, bien escrita, bien armada‚ÄĚ.

Al respecto agrega Ferm√≠n que ‚Äúhay autores que uno trabaja y respeta fielmente el texto, en el caso de El libro de los abrazos, nos ajustamos casi todo el tiempo al texto original y fuimos creando una historia a nivel de im√°genes, paralela a este texto que se articula a √©l, y esta historia es la que hace que el p√ļblico se acerque y se aleje y se reinvente la historia misma‚ÄĚ.

Los narradores aseguran que esta obra los aproxim√≥ al p√ļblico joven como ninguna hecha antes. Tal vez por eso se han animado a multiplicarla, seg√ļn confiesa Ferm√≠n: ‚Äúestamos trabajando en Confesiones 2, que se pondr√≠a consecutivamente en escena en dos d√≠as. Tendr√° otro dise√Īo de vestuario y concepci√≥n de montaje. Ya tenemos una selecci√≥n de textos‚ÄĚ.

Cuando brota el musgo

Volviendo a los inicios mis interlocutores me recuerdan que las colaboraciones entre estos equipos creativos continuaron con ‚ÄúDice el musgo que brota‚ÄĚ(2), un audiolibro que recoge una parte de la antolog√≠a de igual nombre y de donde sale un personaje que tom√≥ vida propia y forma parte de otro espect√°culo‚ÄĚ, dice Yordanis.

“Este segundo audiolibro es distinto totalmente del primero, que se trataba de cuentos, con un cuerpo amplio donde se podía jugar con la historia. Son poesía. Textos muy cortos, resultado de una selección que hicimos en conjunto, que resultaba un reto porque era el trabajo de diploma para graduarse del ISA del director, Héctor Ochoa. No obstante, lo disfrutamos mucho.

En su caso nos enfrentamos a otra din√°mica de trabajo, con gran flexibilidad para trabajar, conoc√≠a d√≥nde quer√≠a llegar con cada texto, pero daba un margen para crear, proponer cosas. En ambos audiolibros nos sentimos muy bien. Cada uno con sus caracter√≠sticas y ah√≠ est√° el resultado‚ÄĚ, especifica Ferm√≠n.

‚ÄúHemos hablado de la posibilidad de insertar en la escena de la puesta de Dice el musgo que brota, la exposici√≥n de las ilustraciones en grandes piezas que acompa√Īan al libro‚ÄĚ, a√Īade Luis Yuseff.

Y como es de sabios agradecer, a√Īade: ‚Äútodo esto siempre ha tenido el apoyo de las becas El reino de este mundo de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Siempre habr√° que agradecer a los amigos que nos han apoyado, entre ellos, Jeremy Harris, m√ļsico australiano. Y hay que acotar que estos audiolibros se han distribuido de manera gratuita‚ÄĚ.

Reflejos

La extensi√≥n del Sars-cov 2 han limitado la presencia en las tablas de la compa√Ī√≠a holguinera, pero ellos buscan modos de hacerse escuchar siempre junto a La Luz. Yordanis anuncia que grabar√°n cuentos de la colecci√≥n Espejo (3). ‚ÄúLuis nos convoc√≥, en la era del WhatsApp, a grabarlos y ya tenemos algunos‚ÄĚ. Estos audios se distribuir√°n por las distintas redes sociales y plataformas en las que se insertan la editorial y Palabras al Viento.

Los sue√Īos, el futuro, lo alcanzado

Y as√≠ se cruzan los caminos de ambos empe√Īos. Aqu√≠ se hacen libros, all√° se narran, entre ambos se construye la fascinaci√≥n por la palabra. Luis Yuseff augura ‚Äúlos v√≠nculos entre la editorial y la compa√Ī√≠a han estado matizados por libros que dentro de nuestro cat√°logo son los m√°s importantes y atractivos para el p√ļblico.

Reto√Īos de almendro y Dice el musgo que brota son dos antolog√≠as important√≠simas dentro del panorama literario cubano. Ambas antologadas por Eldys Baratute, y con el valor a√Īadido de ser ilustradas por artistas pl√°sticos de todo el pa√≠s.

En el caso de Reto√Īos‚Ķ fue el primer libro de la editorial que tuvo todos sus interiores en cuatricrom√≠a. Entr√°bamos a una nueva era. Fue la primera tirada que super√≥ los 6 000 ejemplares para un t√≠tulo de un sello perteneciente al Sistema de Ediciones Territoriales, pensada para el trabajo de la risogr√°fica y las limitantes propias de dicho sistema de impresiones. Pero este se convirti√≥ en un proyecto que sum√≥ una exposici√≥n itinerante, juegos de postales y una de las campa√Īas de promoci√≥n del libro y la lectura que tuvo a los muchachos de la Casa del Cuento como protagonistas, y fue el primer audiolibro que se grab√≥ dedicado al p√ļblico infantil.

Reto√Īos de almendro abri√≥ una puerta que no se cerrar√°. Marca un antes y un despu√©s en la proyecci√≥n de Ediciones La Luz, porque lo que vino luego fue El libro de los abrazos, una idea largamente acariciada que se logr√≥ gracias a la amabilidad de Ivonne Galiano y Eduardo Heras Le√≥n, un libro que atrajo hacia La Luz la atenci√≥n de un p√ļblico que tal vez no sab√≠a que exist√≠amos, y luego estuvo Dice el musgo que brota, un libro muy parecido al concepto de Reto√Īos‚Ķ y toda la campa√Īa que gener√≥, pero tiene el a√Īadido de que nos trajo por primera vez el Premio de la Cr√≠tica Literaria y tambi√©n Premio de Edici√≥n en la Feria del Libro en Holgu√≠n.

Por √ļltimo, la colecci√≥n Espejo, una de las m√°s buscadas y reconocida por un Premio Especial del Lector en la √ļltima Feria Internacional del Libro en La Habana. Esta es una colecci√≥n atractiva tambi√©n ideada por Eldys Baratute para celebrar la uni√≥n de dos generaciones de autores en un mismo volumen‚ÄĚ.

Ante los logros comunes no parecen satisfechos. Los narradores, el poeta editor, sus compa√Īeros y c√≥mplices contin√ļan en el inveterado arte de buscar lo imposible para los otros.

‚ÄúEllos seguir√°n trabajando con el cat√°logo de la editorial‚ÄĚ, declara Luis Yuseff convencido y convincente. ‚ÄúVan a permanecer los v√≠nculos porque estos nexos de Ediciones La Luz y Palabras al Viento siempre est√°n relacionados con libros que en la luz marcan hitos‚ÄĚ.


Una escritora nómada

Conocí a América Merino en Valparaíso, rodeada de poesía y de las reminiscencias de Neruda. Semanas más tarde leí su obra y desde entonces hemos estado conectadas gracias a las redes sociales, que han convertido a la aldea global en una inmensa tierra de la poesía, en un espacio para comulgar con los otros y (re)encontrarse. América Merino se sostiene en la poesía. Sabe que la poesía es su propio país.

¬ŅLa poes√≠a, el arte en general, bebe de la capacidad de asombro de la especie humana?

Pienso que s√≠, nuestra capacidad de asombro es una de las cualidades necesarias para desarrollar cualquier tipo de arte. Una de las formas m√°s sencillas de ampliar esta capacidad es a trav√©s de la observaci√≥n de un paisaje: detenerse en los sonidos, las formas o la direcci√≥n en que la luz cae, en alg√ļn entorno natural, pero en realidad existen muchos mecanismos para conservar esa mirada innata que tienen los ni√Īos y que los lleva al asombro r√°pidamente, porque para ellos todo es nuevo. Esto puede ir desde comenzar a practicar un deporte hasta aprender otro idioma.

Creo que es muy importante que nos introduzcamos constantemente en nuevas formas de exploración que ayuden a mantenernos despiertos. Pienso que otro buen ejemplo es el cine, que tiene mucho para sorprendernos: Hitchcock se me viene a la mente en primer lugar, también Tarkovsky, precisamente porque se alejan del cine actual y manejan otras claves que te van atrapando.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son tus b√ļsquedas esenciales como poeta y a qu√© resortes de la memoria emotiva de tus lectores gustas de aferrarte?

No s√© si lo que busco se aferra necesariamente a la memoria de un lector, es decir, de un otro. Creo, en realidad, que mi b√ļsqueda va muy de la mano con la exploraci√≥n propia, y desde este lugar intento transmitir una calma, una tranquilidad que me otorga la poes√≠a. A veces tambi√©n se mezcla un poco con la nostalgia, pero todos resultan ser sentimientos macerados que finalmente permiten la construcci√≥n po√©tica.

¬ŅQu√© temas permean tu creaci√≥n po√©tica?

La naturaleza es un tema esencial y transversal en mi poes√≠a. Es algo que me motiva a escribir, pero tambi√©n tiene ese efecto sobre m√≠ cierto tipo de m√ļsica y otras disciplinas art√≠sticas como la pintura. Van Gogh y Monet siempre me conmueven, as√≠ como el arte del Renacimiento, especialmente la obra de Leonardo da Vinci. De igual forma me siento cercana a la filosof√≠a y las ciencias, y tomo elementos de ellas, que conozco o estudio, para poder escribir. En una √©poca fue un t√≥pico para m√≠ la cultura hel√©nica, los viajes, el laberinto; t√≥pico que tambi√©n se fue permeando en algunos cap√≠tulos de mi primer libro.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Generalmente tengo que encontrarme bajo un estado de √°nimo tranquilo. Disfruto mucho del silencio luego de haber le√≠do algo que me impresione o agrade mucho, esto me deja con ganas de comenzar a escribir. Sucede usualmente de noche, cuando hay m√°s silencio, anoto algunas ideas en mis libretas o cuadernos. D√≠as despu√©s paso en limpio todo, lo transcribo a la computadora. No suelo corregir mucho, casi no lo hago, a menos que descubra alguna cacofon√≠a que no percib√≠ al principio; tambi√©n reviso los cortes de verso, tiempo despu√©s, para que el texto «repose» y yo pueda posicionarme desde una nueva perspectiva sobre √©l.

¬ŅQu√© voces po√©ticas o art√≠sticas te parecen interesantes dentro del panorama creativo chileno en la actualidad? ¬ŅPor qu√© destacan?

Puedo mencionar varias voces. En primer lugar, pienso en Sergio Mu√Īoz y Gladys Gonz√°lez, porque adem√°s de poseer una po√©tica muy potente, siento que hacen de la poes√≠a su vida. Sergio es uno de los organizadores del Festival a Cielo Abierto; a estas alturas, un √≠cono ya de la poes√≠a que re√ļne en Valpara√≠so a poetas de distintos lugares del mundo. Del mismo modo, Gladys desempe√Īa un rol muy importante en el quehacer po√©tico porte√Īo, como directora de varios eventos literarios relevantes, como la Feria Internacional del Libro en Valpara√≠so. Tambi√©n est√°n Felipe Poblete Ribera, de Vi√Īa del Mar, y Rolando Mart√≠nez Trabucco, de Arica. ¬†Ambos son personas que admiro por su capacidad de trabajo, alejados del ruido, concentrados √ļnicamente en la poes√≠a.

En el ámbito de otras artes, siempre pienso en Carina Úbeda, una artista visual que también vive en la Región de Valparaíso. Pienso que su trabajo, tanto en fotografía como en instalación y performance, posee una visión crítica y actual, que además se involucra con las ciencias, especialmente con la Física y la Matemática. Carina Úbeda me parece una artista tremendamente admirable.

¬ŅC√≥mo calificar√≠as tu estilo creativo? En pocas palabras, ¬Ņqu√© lo hace distinto?

Desde una posición lo más humilde posible, creo que mi poesía se aleja de lo cotidiano. Me gustan las estructuras más complejas, el verso largo y la posibilidad de que un libro se lea como un viaje; es decir, que la trayectoria que describe su lectura tenga un sentido definido para que al final se pueda capturar el significado por completo. Un buen libro no es solamente un conjunto de poemas, sino un corpus que se encuentra unificado de manera esencial, y que es capaz de generar o dar pie a un estado reflexivo.

Hallar lo diferente, lo novedoso, desde el punto de vista del discurso o de la imagen, ¬Ņha de ser obligatoriamente la b√ļsqueda del poeta, o existen otros puntos y caminos de convergencia?

No creo que necesariamente algo «novedoso» sea lo que debamos buscar, mucho menos de forma obligatoria. Por supuesto que podemos dirigir la mirada hacia algo nuevo con el fin de realizar una contribuci√≥n literaria, pero siempre se puede construir tambi√©n sobre lo cl√°sico, o trabajar desde la intertextualidad o el rescate de la memoria. Estas y otras b√ļsquedas nos abren la posibilidad de habitar el lenguaje desde otras contemplaciones que podr√≠an definirse como caminos de convergencia.

¬ŅQu√© poetas de tu pa√≠s han influido en tu creaci√≥n?

En Chile hay muchísimos poetas, realmente, y no solo hoy en día, podría hacer un listado enorme desde el siglo XIX en adelante. Siento que todos ellos me han influenciado de alguna manera. No puedo dejar de mencionar a Gabriela Mistral y Pablo Neruda, los icónicos, pero también están Nicanor Parra, Huidobro, Teillier, Enrique Lihn y Gonzalo Rojas. Actualmente estoy leyendo mucho más a Zurita y, paralelamente, a los escritores más jóvenes, nacidos en la década de 1980.

¬ŅC√≥mo llegas al camino de la poes√≠a?

En el colegio, cuando era chica, siempre le√≠a los √ļltimos cap√≠tulos del libro de Castellano, asignatura que ahora se llama Lenguaje y Comunicaci√≥n. Ah√≠ encontraba algunos poemas que me llamaban mucho la atenci√≥n y me gustaban. Pienso que la poes√≠a nunca fue ‚ÄĒy me da la impresi√≥n de que tampoco es hoy en d√≠a‚ÄĒ un tema bien tratado, considerando que los dos Premios Nobel que tenemos en Chile recaen justamente sobre poetas. En los colegios deber√≠an profundizar mucho m√°s y dedicar m√°s horas a la educaci√≥n po√©tica, para fomentar la capacidad de lectura cr√≠tica y reflexiva en los estudiantes.

Volviendo a la pregunta, hay un punto de inflexi√≥n en este camino, y fue un taller de poes√≠a que tom√© en la Sebastiana, la casa de Neruda en Valpara√≠so. Tuve muy buenos compa√Īeros y profesores, y de ellos aprend√≠ mucho. El taller era dirigido por Sergio Mu√Īoz e Ismael Gavil√°n y, dentro de mis compa√Īeros, varios continuaron por el camino de la poes√≠a y empezaron a publicar, como Claudio Gaete, Juan Eduardo D√≠az, Marcela Parra y Daniel Tapia.

Como traductora, ¬Ņqu√© valores buscas en un texto?, ¬Ņc√≥mo se logra salvaguardar el estilo de un autor siendo t√ļ misma una autora, y transfiriendo ese estilo a una lengua distinta?

Los textos que usualmente escojo poseen aspectos est√©ticos y conceptuales muy l√ļcidos, tienen que ver esencialmente con la visi√≥n del autor a traducir. Por ejemplo, con Antonia Pozzi me suceden muchas cosas. Su poes√≠a me conmueve profundamente, y es tremendamente actual a pesar de que vivi√≥ hace 100 a√Īos. Creo que es absolutamente necesaria de conocer.

Respecto al estilo, esto lo he mencionado en otras entrevistas, pero es simplemente as√≠: al traducir, trato de volverme invisible, y de esta forma tengo la intenci√≥n de que el lector, cuando se enfrente al poema, lo perciba como si hubiese sido escrito en su propio idioma y no se ‚Äúnote‚ÄĚ que es una traducci√≥n. As√≠, espero que mi trabajo pueda contribuir a una lectura honesta de una obra po√©tica. Siento que al recluirte en un idioma que no es el propio, lees con mayor cuidado, con mayor detenci√≥n. El ritmo y la musicalidad del poema se deben transferir desde un idioma a otro conservando la misma nitidez o la misma oscuridad, seg√ļn la intenci√≥n del poeta. La sensibilidad no basta para traducir, debes conocer a cabalidad el contexto que circunscribe al escritor.

De tu experiencia como poeta que ha tenido la oportunidad de descubrir nuevas geograf√≠as, tanto f√≠sicas como espirituales, ¬Ņcu√°l ha sido tu mayor aprendizaje? ¬ŅSe enriquece la poes√≠a gracias a lo itinerante? ¬ŅTe consideras, de alguna manera, una escritora n√≥mada?

El mayor aprendizaje me lo han entregado las personas que he conocido. Más allá del enriquecimiento cultural, la oportunidad de conocer nuevos paisajes y practicar otros idiomas, que ciertamente representan experiencias muy significativas para mí, siento que aprender de la fortaleza de los demás, de su bondad y alegría, ha sido lo mejor de cada viaje. Desde ahí han surgido grandes amistades que atesoro profundamente.

Creo, en este sentido, que sí puedo decir que me considero una escritora nómada, pero también soy una lectora nómada: leer nueva poesía de latitudes tan distantes es algo que me ha resultado muy atractivo, me ha permitido concebir y expandir nuevos imaginarios como territorios poéticos.

De la geograf√≠a chilena, de su memoria, ¬Ņqu√© ha quedado en tu poes√≠a?

El mar. Siempre el mar. Para mí sería difícil vivir en una ciudad donde no pueda observar diariamente ese gran movimiento azul del Pacífico. Hay poesía en esa línea que dibuja el horizonte.

En este mundo incierto que nos ha tocado vivir, ¬Ņpiensas que el arte, a√ļn, tiene un poder de salvaguarda o transformaci√≥n?

Algunas personas podr√°n alegar de forma cat√°rquica que la poes√≠a no detendr√° una guerra, y pueden tener raz√≥n, lo mismo pueden decir frente a la actual pandemia; pero, al mismo tiempo, pienso que la poes√≠a nos sostiene, tiene la capacidad de mantenernos en pie. Tambi√©n es capaz de abrir la posibilidad de nuevos di√°logos y ser parte de la resistencia como medio de denuncia social y, desde este lugar, puede transformar nuestra mirada frente al mundo. Nos sensibiliza, por un lado, pero tambi√©n nos hace pensar y ser cr√≠ticos del sistema. Como dijo Bertolt Brecht: «El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma».


Brasil como isla poética: pórtico de antologías y selecciones

Un a√Īo despu√©s del 1er. Encuentro de Poetas del Mundo en Cuba ‚ÄúLa isla en versos,‚ÄĚ efectuado durante las Romer√≠as de Mayo de 2012, se promocionaba en la ciudad de ¬†Santiago de Cuba el libro Memoria de una isla (Apostrofes Ediciones, Santiago de Chile), antolog√≠a resultante de aquel espacio po√©tico confraternal. Con √©l, avalado en su pre√°mbulo por las palabras de la Premio Nacional de Literatura Lina de Feria, quien dijo: ‚ÄúO√≠rlos a ustedes, poetas de todo el mundo, es ampliar el diapas√≥n con el que nuestros juicios adelantar√°n la comprensi√≥n de diversas posiciones,‚ÄĚ se pon√≠an a disposici√≥n de los amantes del g√©nero textos de 60 autores de Angola, Brasil, Cuba, Chile, Colombia, Francia y M√©xico; sugerente abanico de generaciones y est√©ticas que desde la multilateralidad creativa permitir√≠an descubrir, reconocer y dialogar con las diferentes obras.¬† ¬†

La ocasi√≥n sirvi√≥ para intercambiar criterios y valoraciones, sobre todo, acerca de las obras de los poetas de la lengua portuguesa, espec√≠ficamente, de Brasil. A todas luces, ¬†fue aquello pretexto y posibilidad para (re)sintonizar con las letras provenientes de esa zona geogr√°fica de alto relieve literario. Los contertulios de esta urbe, publicados o no en Memoria‚Ķ, traer√≠an a debate la valoraci√≥n que cataloga a Brasil como una isla dentro de Latinoam√©rica, a raz√≥n de ser el √ļnico donde se habla portugu√©s, en su variante local; ¬†especificidad ling√ľ√≠stico-cultural que, imbricada con lo hist√≥rico-social, le otorga un sello inconfundible a la literatura del Gigante suramericano, que por a√Īos ha provocado profundas reflexiones de grandes figuras de su poes√≠a contempor√°nea: en el sentir de Manoel de Barros, Brasil es una ‚Äúisla ling√ľ√≠stica,‚ÄĚ mientras que Vinicius De Moraes la ve√≠a como ‚Äúuna isla de ternura: la Isla/ Brasil.‚ÄĚ

Lo expresado por de Barros y por De Moraes se encuentra en la misma cuerda reflexivo‚Äďcreativa¬† de Carlos Nejar, el poeta que significar√≠a, enf√°ticamente, en su obra La Edad de la Aurora. Fundaci√≥n de Brasil (Editorial Arte y Literatura, 2004), versi√≥n al espa√Īol y presentaci√≥n de Virgilio L√≥pez Lemus, este ‚Äúcar√°cter‚ÄĚ de isla de Brasil. Nejar coloca en varios poemas, de las tres secciones del poemario, este t√©rmino de profundo simbolismo en correlaci√≥n con el lenguaje, con la palabra: ‚ÄúEl suelo de la isla era el mismo que el lenguaje. / Cuando despertaba, con los ojos de animal, toda ella/ cintillaba. Los ojos de la isla, potros galopando entre azules (I. Brasilio y Columba. La edad que duerme. 9.). Brasil, Brasilio, Columba, isla. Palabras frescas o usadas, cocidas en/ el ladrillo, junto al horno‚ÄĚ. (I. Brasilio‚Ķ 10.). En La Edad de la Aurora‚Ķ poemario de identidad, la palabra, dice en el prefacio L√≥pez Lemus, viene del Para√≠so [‚Ķ] ‚Äúes reina de s√≠ misma. [‚Ķ]¬† y resulta una isla ‚Äďisla de islas‚Äď en la que el poeta habita. [‚Ķ]. Y el poeta sujeto de la expresi√≥n muestra la aprehensi√≥n vital a trav√©s de la poes√≠a como acto de identidad [‚Ķ]: Brasil como isla ante el cuerpo global del mundo.‚ÄĚ

La isla, para ellos y otros que as√≠ lo percibieron ‚Äďperciben‚Äď, es la met√°fora (extensamente recurrida) que determina un sentimiento identitario raigal, cuyos signos, subscribi√©ndose la explicaci√≥n de Jos√© Lezama Lima, son la imaginaci√≥n, la fidelidad a las grandes causas y la bravura. De cierto modo, las intencionalidades de los compiladores de Memoria‚Ķ remiten a esos fundamentos y, en el trabajo realizado, emerge la idea de unir ‚Äúislas‚ÄĚ para crear un continente po√©tico. Bajo este presupuesto presentaron los textos de Cyro Mascarenhas Rodrigues (1944), Odete Pereira Alves (1959), Nil Lus (cantante), Mar√≠a Vilmaci Viana Dos Santos (1962) en su idioma original, preservando el esp√≠ritu y las atm√≥sferas de las composiciones, como veh√≠culo para compartir narrativas, con temas dedicados a Cuba, el mar, las deidades, los sue√Īos. Para el lector, ante poemas casi comprensibles, era el reto de disfrutar de la experiencia, explotando a fondo las sensaciones, pues se ha dicho, con acierto, que la pose√≠a es la ciencia de las sensaciones.

Lo anterior se sustenta en las proximidades existentes entre los idiomas espa√Īol y portugu√©s; idiomas de culturas vecinas que anta√Īo, seg√ļn estudios interdisciplinarios en lengua y literatura, entre ambas se produjeron pr√©stamos l√©xicos (palabras, morfemas, expresiones) e interferencias ling√ľ√≠sticas (calcos, mezcla de c√≥digos‚Ķ), fen√≥menos de gran impacto sociocultural y trascendencia.[1] Esta familiaridad coloca en una relaci√≥n a Cuba y Brasil, pa√≠ses que se profesan ‚Äúsimpat√≠as rec√≠procas‚ÄĚ, como expresar√≠a el escritor y diplom√°tico Jo√£o Almino, sobre la base de procesos hist√≥ricos, sociales, pol√≠ticos y culturales con no pocas semejanzas. No es de extra√Īar entonces que la producci√≥n literaria brasile√Īa, en nuestro √°mbito, goce de distinci√≥n, difusi√≥n y aceptaci√≥n, gracias a entregas de casas editoriales como Arte y Literatura, Ciencias Sociales y Casa de las Am√©ricas, posiblemente las que m√°s t√≠tulos de autores de esa naci√≥n tengan en sus cat√°logos. Ello ha contribuido a que escritores de la talla de Jorge Amado, Frei Betto, Chico Buarque, Clarice Lispector, Thiago de Mello, Pessoa, Rubem Fonseca, constituyan referencias bien conocidas.¬†¬†

De esa producci√≥n literaria, a juzgar por el n√ļmero de t√≠tulos en registros institucionales, como la base de datos que el Instituto Cubano del Libro (ICL) circula peri√≥dicamente, para uso de sus dependencias, puede observarse que los g√©neros m√°s representativos son el narrativo, el dram√°tico y el ensay√≠stico; no as√≠ el l√≠rico, escasamente representado en a√Īos recientes, tom√°ndose como referencia el a√Īo 2005, cuando la 14ta. Feria Internacional del Libro de La Habana (FILH) se dedic√≥ a Brasil, donde estuvo disponible Poemas preferidos por el autor y sus lectores¬† (Arte y Literatura, 2004) de Thiago de Mello. Esto repercute, directamente, en las opciones ‚Äďal menos impresas‚Äď para ampliar los horizontes de lectura en esa direcci√≥n.

Para esa edici√≥n 14 de la FILH, Arte y Literatura tambi√©n public√≥ el libro, de naturaleza biling√ľe, Catorce poetas brasile√Īos (2004) con selecci√≥n, traducci√≥n y pr√≥logo de Ricardo Alberto P√©rez, ¬†quien utiliza el momento de la segunda Vanguardia Po√©tica Brasile√Īa del siglo XX: el movimiento concretista (liberaci√≥n de las palabras de la estructura sint√°ctica, de su significado o sonido y darles importancia por su aspecto visual) y el neoconcretista de los a√Īos 50, como apoyatura para organizar y darle coherencia a una antolog√≠a compleja, en la que se priorizan las ausencias m√°s significativas dentro de ese panorama.

En el pr√≥logo de Catorce poetas‚Ķ se plantea que ‚Äúla escritura po√©tica en Brasil [es] un universo en expansi√≥n, con centros localizados, y una amplia periferia donde viven m√ļltiples expresiones del lenguaje.‚ÄĚ Esto se corrobora a trav√©s de unos 90 poemas, en 331 p√°ginas, que sirven de coordenadas para el lector de este y otros libros de poes√≠a de esa gran naci√≥n. S√©pase que tales singularidades han sido de inter√©s para estudiosos y especialistas, que vienen a convertirse en exegetas de la triada poes√≠a‚Äďpoeta‚Äďpoema; labor demarcada, por lo general, en los m√©todos hist√≥rico, psicol√≥gico y estil√≠stico, respectivamente, que dan cuerpo a las antolog√≠as y selecciones, que se visualizan factibles para mostrar un cuadro literario lo m√°s completo posible.

En la opini√≥n de la escritora, traductora literaria y periodista uruguaya Rosario L√°zaro Igoa, el universo de las antolog√≠as de poes√≠a brasile√Īa traducidas al espa√Īol es amplio y continua aumentando, a partir de un flujo literario que se efectiviza de varias maneras, ya sea por medio de antolog√≠as de varios poetas, antolog√≠as de un solo autor, o traducciones de un libro espec√≠fico de un √ļnico poeta.[2] Igoa centra su atenci√≥n en la antolog√≠a de varios poetas, pues es donde se conjugan en un mismo movimiento dos operaciones paralelas e indisolubles: el antologar y el traducir.

En Cuba, no obstante la espor√°dica publicaci√≥n de antolog√≠as o selecciones po√©ticas, prop√≥sitos de esta √≠ndole son los que coadyuvan ‚Äďaniman‚Äď a la circulaci√≥n de la poes√≠a brasile√Īa en nuestro contexto desde otras plataformas. El poeta y ensayista cubano F√©lix Contreras es uno de los nombres que se suma a este concierto con Poes√≠a brasile√Īa, compilaci√≥n de poemas de siete poetas, ¬†publicada en la revista digital El Caim√°n Barbudo, en 2012. Este autor argumenta, en estrecha relaci√≥n con el planteamiento de Ricardo A. P√©rez, que ‚ÄúNo hay en nuestro planeta una poes√≠a m√°s parecida a su pa√≠s, que la brasile√Īa: amplia, vasta, diversa, colmada de contrastes, profunda, pluri√©tnica y pluricultural‚ÄĚ. Esta¬† concepci√≥n sirve de p√≥rtico para profundizar e indagar en ese universo, de fuerte tradici√≥n, con poetas notables y paradigm√°ticos.

Cabe precisar que en antolog√≠as y selecciones de pluralidad internacional se han incluido poetas brasile√Īos. Por ejemplo, la colecci√≥n Sur editores publicar√≠a en El m√ļltiple trino. Treinta y cinco poetas del siglo XX (2001), diez poemas del periodista y pol√≠tico brasile√Īo Carlos Drummond de Andrade (1902‚Äď1987), considerado por la cr√≠tica como uno de los mayores poetas de Brasil. Se afirma que desde sus primeros libros la poes√≠a de Drummond se destac√≥ del resto por su calidad y autenticidad, ‚ÄúToda una literatura, una po√©tica singular,‚ÄĚ enfatiza el cr√≠tico y periodista Luis Suard√≠az gestor del El m√ļltiple trino‚Ķ Y agrega que es un ‚ÄúPoeta de lo infinito y la materia/cantor sin piedad [‚Ķ]/ sin l√°grimas fr√°giles [‚Ķ],‚ÄĚ que hizo uso magistral de la iron√≠a, la s√°tira, el humor, la auscultaci√≥n de la realidad, lo cotidiano, lo pol√≠tico.

La bibliograf√≠a citada expone, de un modo u otro, que las est√©ticas y recursos de los autores brasile√Īos, sobre todo los concretistas y modernistas, han dejado una impronta en el discurso po√©tico de Brasil e incluso fuera de sus fronteras. A esto √ļltimo se aproxima el investigador Virgilio L√≥pez Lemus en el libro Oro de la cr√≠tica (Editorial Oriente, 2013), ¬†a trav√©s del cap√≠tulo Otra mirada a la poes√≠a cubana en cinco d√©cadas: 1959-2009, donde propone, por medio de un esquema, un compendio nominal para organizar autores cubanos de diferentes √©pocas. En √©l est√°n los llamados juveniles (1959-1976), donde se inscriben m√°s de cincuenta poetas, que empezaron a publicar sus obras en la d√©cada de los a√Īos 80¬ī y 90¬ī del pasado siglo XX. La mayor parte de sus integrantes, asevera L√≥pez Lemus, ‚Äú[‚Ķ] elige diversas direcciones: contin√ļan senderos de la m√©trica tradicional o experimentan hasta aproximarse al concretismo brasile√Īo [‚Ķ].‚ÄĚ Entre los juveniles est√° relacionado Ricardo Alberto P√©rez, entendido en el tema como se ha visto.

En los a√Īos en que estos escritores comienzan a visibilizarse en el panorama literario cubano, √©poca de cambios en la expresi√≥n po√©tica nacional, la cr√≠tica ya mostraba inter√©s sobre el fen√≥meno de la poes√≠a concreta brasile√Īa. La ponencia El signo y las letras: una aproximaci√≥n cr√≠tica a la poes√≠a concreta brasile√Īa de los a√Īos 60‚Äô, le√≠da por el cr√≠tico de arte Rafael Acosta de Arriba en el encuentro Jornada de la cultura brasile√Īa en Cuba, organizado por Casa de las Am√©ricas, la Universidad de La Habana y la Sociedad Brasil-Cuba, en noviembre de 1994, realizado en el cine Yara, de La Habana, supone la existencia de una recepci√≥n activa para esos contenidos. La revista Casa de las Am√©ricas, portavoz de importantes momentos culturales, publicar√≠a √≠ntegramente el texto de la ponencia,¬† en el N¬ļ 207 de 1997.

Tambi√©n las referencias bibliogr√°ficas aludidas ofrecen una idea preliminar de los m√ļltiples paisajes po√©ticos de y sobre los cultores del Gigante suramericano; paisajes como met√°foras del sentido de lugar (geogr√°fico, imaginario), de las circunstancias, del lugar externo e interno que rodea al hombre, de la percepci√≥n de pertenecer a algo. Pero, dentro de ese cuadro, existen a√ļn zonas por explorar, atendiendo al detalle que en esas compilaciones y antolog√≠as predominan nombres de una generaci√≥n que naci√≥, fundamentalmente, en la primera mitad del siglo XX, por lo que cabr√≠a indagar por la obra de aquellos que nacieron en los a√Īos 60‚Äô. Es inter√©s para el presente abordaje inquirir por los nacidos en los 70‚Äô y 80.

Comprendidos en las postrimer√≠as de los 30 o transitando ya los 40 a√Īos, estos creadores se inscriben en el n√ļcleo de los poetas brasile√Īos de hoy (actuales),¬† que seg√ļn el cr√≠tico literario carioca Antonio Carlos Secchin, ‚Äúse mueven entre la tradici√≥n l√≠rica y la necesidad de inventar nuevas formas de expresi√≥n en un pa√≠s donde el tema de lo nacional se impone.‚ÄĚ[3] Si bien por las edades que ostentan no entran en las estad√≠sticas de los m√°s de 50 millones de j√≥venes entre los 15 y 29 a√Īos, hay que advertir en ellos rasgos comunes con sus coterr√°neos, como la vasta diversidad cultural, tecnol√≥gica y pol√≠tico-econ√≥mica. Adem√°s, descuellan preocupaciones, como las de no estar ajenos a las grandes desigualdades sociales (racismo, xenofobia, pobreza‚Ķ), fen√≥menos que llevan expeditamente a sus creaciones literarias.

La selecci√≥n Todo comienzo es involuntario. Ocho poetas j√≥venes brasile√Īos, sit√ļa algunos aspectos que distinguen ‚Äďexplican‚Äď a esa generaci√≥n: ‚ÄúEllos saben la importancia de la Poes√≠a Concreta, del Neobarroco, del Language Poetry, no rechazan el di√°logo con esas tendencias inventivas, [‚Ķ] son autores actualizados, que insisten en vivir su tiempo, con derecho a explorar todas las posibilidades ofrecidas por la tecnolog√≠a, verbal y no verbal, para la creaci√≥n en nuestra √©poca‚ÄĚ[4]. En la selecci√≥n de F√©lix Contreras, sucinta pero no menos importante, se logra descifrar tales criterios a trav√©s de la obra hecha por Thiago Cervan (1985), Geovani da Silva (1989), Rodrigo M√©ndes Rodrigues (1989). Hay poemas asumidos como manifestaci√≥n, en los que el sujeto lirico cuestiona, expl√≠cita e impl√≠citamente, los diversos fen√≥menos ‚Äďopresores‚Äď omnipresentes, sobre todo, de las grandes ciudades.

Los poemas de Poes√≠a brasile√Īa, como los de otras selecciones, evidencian la necesidad de ‚Äúsancionar‚ÄĚ las disimiles problem√°ticas desde un discurso heterog√©neo, pero con numerosos lazos conectivos. Sin embargo, quien quiera ver un conjunto de poetas articulados como generaci√≥n, defendiendo un lenguaje contestatario desde lecturas hist√≥ricas, sociales, pol√≠ticas; adem√°s con ¬†(re)visitaciones a temas y personalidades de la literatura, las artes ‚Äďnacional ¬†y ¬†universal‚Äď, sin obviar los grandes temas de siempre: el amor, la esperanza, la muerte, Dios, la naturaleza, la familia‚Ķ, debe incluir en su hoja de ruta lectora a La Selecci√≥n. Once poeta brasile√Īos hoy (Ediciones Santiago, 2018).

Este libro biling√ľe de 181 p√°ginas, perteneciente a la Colecci√≥n C√≥dice, al cuidado y edici√≥n de Oscar R. Cruz P√©rez, poeta y editor santiaguero, forma parte de los empe√Īos editoriales atendibles del Sistema de Ediciones Territoriales (SET), que apuesta, cada a√Īo, por renovarse, dando a conocer lo mejor, novedoso y m√°s diverso de la literatura de otras latitudes. Se trata de una apertura impostergable, que ha venido rompiendo, creativamente, los estigmas que sobre la producci√≥n del SET sostienen algunos desconocedores de esta fortaleza de las publicaciones cubanas, que insisten aun en comparar, cualitativamente, sus producciones con las de otros sellos editoriales.

Integrado por 44 poemas, la obra es provechosa en muchos sentidos, por supuesto, desde los textos, la traducci√≥n de la guatemalteca Claudia Tobar, hasta la imagen de cubierta, un detalle de la obra S.T (2010) de Helena Freddi, que desarrolla actividades art√≠sticas y acad√©micas ligadas a pesquisas y estudios de t√©cnicas y po√©ticas gr√°ficas. Asimismo, captura de manera inequ√≠voca un proyecto po√©tico en el que late el pensamiento org√°nico en torno a la poes√≠a como herramienta de expresi√≥n social, como mecanismo cr√≠tico, con la cual las voces ah√≠ reunidas, son capaces de manifestarse desde su propia percepci√≥n de la realidad circundante. Marcelo Lotufo, su coordinador, lo propone como una ‚Äúpuerta de entrada‚ÄĚ para que los lectores cubanos se interesen por conocer los poetas brasile√Īos nacidos en esa d√©cada y la venidera; poetas que son parte de una generaci√≥n que ha renovado la poes√≠a brasile√Īa, d√°ndole un nuevo aliento, seg√ļn sus palabras.

A Marcelo Lotufo le precede la carta credencial de haber realizado, junto al poeta y escritor guantanamero Jos√© Ram√≥n S√°nchez y a los traductores Rodrigo A. do Nascimento y Mariana Ruggieri, el libro Nocaute: 6 poetas / Cuba/hoje (Ediciones Jabuticaba, Brasil, 2017), selecci√≥n en el que constan seis poetas cubanos nacidos despu√©s de los 70¬ī, del pasado Siglo: Jos√© Ram√≥n S√°nchez (1972),Oscar Cruz P√©rez (1979), Pablo de Cuba Soria (1980), Jamila Medina R√≠os (1981), Javier L. Mora (1983), Legna Rodr√≠guez Iglesias (1984).

En ambas selecciones se advierten similitudes entre los discursos po√©ticos, una forma loable, de ver (leer) c√≥mo pueden dialogar generaciones an√°logas, con intereses compartidos, en diferentes partes del orbe. Ello se debe a la dimensi√≥n manifiesta del lenguaje po√©tico, que a√ļpa, simboliza, articula, convoca.

Los poetas llamados a integrar La Selecci√≥n‚Ķ, son siete mujeres y cuatro hombres, y en observancia de sus biograf√≠as/curr√≠culos, se cumple lo que Antonio Carlos Secchin dec√≠a de la producci√≥n po√©tica ‚Äďy poetas‚Äď del Brasil contempor√°neo, que estos dominan un conocimiento t√©cnico del lenguaje, surgido de su formaci√≥n universitaria, con un mayor grado de especializaci√≥n, lo que les permite ampliar el horizonte de superaci√≥n est√©tica. Tienen los 11, efectivamente, formaci√≥n profesional como abogados, historiadores, cr√≠ticos de arte, periodistas. Adem√°s experiencias de participaci√≥n en otros campos culturales como la fotograf√≠a, las artes visuales, la traducci√≥n y la edici√≥n.¬†

Sobresaliente son sus quehaceres dentro de las letras de su pa√≠s, con¬† numerosas publicaciones que as√≠ lo demuestran, con atenci√≥n sistem√°tica de la cr√≠tica especializada. Tal es el caso de las poetas, que constituyen mayor√≠a en La Selecci√≥n‚Ķ, pertinente inclusi√≥n, pues la poes√≠a hecha por estas f√©minas, cual ¬†documento social, emplaza un discurso que da cuentas, entre los muy diversos temas al que recurren, del complejo entramado a las que est√°n sujetas las mujeres en Am√©rica Latina. En aras de profundizar en este conjunto interesante, transgresor si se prefiere, pueden encontrase abordajes cr√≠ticos que permiten comprenderlas mejor en sus dimensiones creativas, como sucede en Wonderful Witches, siete poetas brasile√Īas (1973-1984), breve pauta anal√≠tica del poeta mexicano Sergio Ernesto R√≠os,[5] que permite llegar a los poemas Micheliny Verunschk (1972), Ang√©lica Freitas (1973) y Mar√≠lia Garc√≠a (1979), ¬†donde se plasma las sensibilidades y subjetividades de cada una, que pueden confrontarse con sus poemas de La Selecci√≥n‚Ķ

R√≠os acota que Micheliny Verunschk es ‚Äúcrisol sombr√≠o mezcla de recuerdos y deseos‚ÄĚ: (En alg√ļn lugar/brazos y piernas/pe da zos que en-caja-n/ con todo los enga√Īos.). A Ang√©lica Freitas la caracteriza el ‚Äúhumor, iron√≠a y una tirante relaci√≥n con lo que huele a Cultura Oficial, a Alta Cultura‚ÄĚ: (pap√° es el presidente/mam√° es primera dama/van a acabar con todos ustedes/voy a acabar con todos ustedes/voy a vivir en Miami/ ¬°verga! ¬°en su! ¬°Culo!/ LALALALA‚Ķ). Mientras que Mar√≠lia Garc√≠a es ‚Äúdue√Īa de momentos enigm√°ticos, es capaz de hacer que los versos m√°s simples est√©n m√°s cerca de lo que aparentan‚ÄĚ (‚Äúes dif√≠cil ver las cosas/directamente‚ÄĚ, / ellas son muy luminosas/o muy oscuras).

De Ana Martins Marques (1977): activista y periodista brasile√Īa, se suscriben las l√≠neas de la presentaci√≥n de su poemario El libro de las semejanzas (Killer71ediciones,2015), que permiten conocer sus inquietudes: ‚Äú[‚Ķ] la poeta transita a trav√©s del juego metaling√ľ√≠stico (lenguaje enriquecido por formas imaginativas) y la recreaci√≥n de la frase hecha o el dicho popular (y por¬† m√°s vidas que tenga/cada gato/es el cad√°ver de un gato); a trav√©s tambi√©n de una cartograf√≠a sentimental que nos habla del amor y el desamor (t√ļ me pides que no hable de amor/ de repente tengo una ocupaci√≥n/ no verte, no llamarte/ no pensar en ti/ todo eso da cierto trabajo/ no voy a habla de amor), o desde una ir√≥nica modestia que da cuenta de los l√≠mites de la creatividad (¬Ņpensar√°n en cuchillas/rev√≥lveres/veneno?/ pues yo solo pienso en el mar)‚ÄĚ.

√Črica Z√≠ngaro (1980), que dedicada en la actualidad a la reflexi√≥n humor√≠stica sobre su propio trabajo po√©tico, experimenta con el lenguaje y recontextualiza los mensajes ‚Äďsubliminares‚Äď de la internet como se observa en el siguiente fragmento de ‚Äúteor√≠a de los g√©neros‚ÄĚ: ‚Äúeste poema fue escrito con datos tomados de Google Inc,/ y la poeta se exime de responsabilidad por la distribuci√≥n de esta informaci√≥n [‚Ķ]‚ÄĚ. As√≠ como problemas √©ticos inherentes a la ciencia, la tecnolog√≠a y la innovaci√≥n cient√≠fica, el ser humano presa y diana de sus propias dilemas presentes en Problemas metaf√≠sicos: ‚ÄúLa tecnolog√≠a/a favor/ de la salud/ del consumidor: Huevo transg√©nico/ Huevo transfigurado/Huevo industrializado/gen√©tico/& genuinamente/transformado/ para usted [‚Ķ] Coma sin culpa‚ÄĚ. ¬†En Nina Rizzi (1983), por su parte, con m√°s de nueve libros en su haber, encontramos una poes√≠a poderosamente √≠ntima, feminista y a ratos casi documental de un activismo social y cultural: ‚Äú¬°a la mierda co¬īel lirismo!/poes√≠a concreta/es tu verga erecta entre/mis grietas y callejones. O ‚Äďes necesario cuidar bien el coraz√≥n/temando un saludo mientras/las manos incendian un veh√≠culo aqu√≠ en la calle/-es necesario politizarla herida [‚Ķ]-es necesario cuidar bien el coraz√≥n‚ÄĚ, dice.Adelaide Iv√°nova (1982) periodista y activista que trabaja en poes√≠a, fotograf√≠a, traducci√≥n y publicaci√≥n, es la editora de la revista anarquista-feminista MAIS PORN√Ē, PVFR, ¬†de modo que sus poemas ‚Äúel broche,‚Ä̬† ‚Äúla sentencia,‚ÄĚ ¬†‚Äúla moral‚ÄĚ y ‚Äúel martillo,‚ÄĚ son coherentes con sus postulados creativo-profesionales; ‚Äúel martillo‚ÄĚ, ilustrativo de los temas ‚Äďpreocupaciones‚Äďque la ocupan,¬† forma parte de libro hom√≥nimo y trata sobre la violencia y la sexualidad femenina. El libro hom√≥nimo fue publicado por primera vez en Lisboa (Portugal), en 2016, adem√°s posee una edici√≥n brasile√Īa de 2017. El poema es un claro manifiesto de lucha contra esa violencia (f√≠sica‚Äďsimb√≥lica): ‚Äúduermo con martillo/ debajo de la almohada/ si alguien entra de nuevo/ y furtivo/ en mi cuarto no basta que/ sea una mierda, tener un hierro/ d√°ndome toques en la cabeza‚ÄĚ.

Entre las (opciones) est√©ticas (√©ticas) de los poetas La Selecci√≥n‚Ķ se entrev√©n elementos de contactos apreciables que los ha llevado a enrumbar proyectos literarios comunes o participar del o los circuitos culturales de sus ciudades/ pa√≠s, lo cual es sumamente importante, pues brinda informaci√≥n relativa al momento hist√≥rico, intelectual, cultural y acad√©mico desde donde se posicionan y defienden el movimiento ‚Äďcorpus‚Äďliterario del que forman parte. Ejemplo de lo anterior ¬†es Fabiano Calixto (1973) quien ha compartido labores de edici√≥n en la revista literaria Modo de User e Co., con Mar√≠lia Garc√≠a y Ang√©lica Freitas.

En la poes√≠a de la representaci√≥n masculina de La Selecci√≥n‚Ķ la historia y la geograf√≠a adquieren intensas relaciones en la que se establecen asociaciones simb√≥licas abiertas y creativas, con sucesos acaecidos y problem√°ticas, pret√©ritas y actuales, corroborando la literatura puede contribuir al conocimiento hist√≥rico territorial desde otra forma de entender el (micro-macro) universo a partir de apreciaciones sugestivas (juicios, valoraciones), a veces, agudamente cr√≠ticas.¬† Fabiano Calixto, aborda el paisaje anacr√≥nico de la cosmopolita urbe paulista: ‚Äúante la lluvia, el mendigo/ya estaba muerto/ [‚Ķ] la boca ya estaba llena/de sangre, de hormigas/de granizo‚ÄĚ. En Pedazos esqueleto dice: ‚ÄúLa ave. Paulista corriendo es tan graciosa/ parece una cobra de marshmallow/ un viaje √°cido/una anguila electrocutando lenguas‚ÄĚ. Mientras Tarso de Melo (1976) retrata el problema pa√≠s en un poema alegato como es Un pa√≠s: ‚ÄúUn pa√≠s que se esconde de s√≠ mimo. Un pa√≠s que segrega, /excluye, amordaza. Sofoca su parte¬† incomoda. [‚Ķ]Un pa√≠s grandioso, como el pa√≠s sin¬† futuro/¬† [‚Ķ]¬† Un pa√≠s imbatible en las tareas del error.‚ÄĚ, de Melo, adem√°s, tematiza la impronta de la colonizaci√≥n en el devenir de Brasil con Ellos quieren m√°s: ‚Äú516 a√Īos. Y los ind√≠genas que est√°n en las tierras que les/ interesan a los blancos son muertos en los montes: sin registro [‚Ķ] 516 a√Īos. Y los negros que enfrentan los l√≠mites/ definidos por los blancos son muertos [‚Ķ] 516 a√Īos‚Ķ‚ÄĚ, ¬†y contin√ļa hablando sobre las mujeres, los pobres, los ni√Īos. Sobre los desencuentros que resume posteriormente en el poema Convenci√≥n. El poeta y artista visual Reuben ‚Äúcavalodad√°‚ÄĚ da Rocha (1984) es considerado uno de los poderes m√°s extra√Īos y fascinantes de la poes√≠a brasile√Īa contempor√°nea, como se introduce en una entrevista para el suplemento Pernambuco, de perfil literario.¬† Cavalodad√° se ve a s√≠ mismo como un animal salvaje que vive en una megal√≥polis del tercer mundo. Y su escritura combina muchos elementos cient√≠ficos y tecnol√≥gicos (me preocupa la tecnolog√≠a en busca de una posible contemplaci√≥n en este mundo de chatarra) con elementos ancestrales y primitivos (Nac√≠ en una isla, me gusta hablar con el viento, con el movimiento de las mareas, con la gradaci√≥n de la luz solar)[6]: ‚ÄúESTUVE AQU√ć MUCHAS VECES/todav√≠a encuentro bonito/extra√Īos seres ligerezas/ extra√Īas paz precipicio. [‚Ķ] estuve aqu√≠ desde temprano/reincidente celeste/hirviendo oxigeno/protones de polen planetas/la gracia plural de los √°tomos/color intimo de las part√≠culas [‚Ķ]. O /TEMPORADA DE CAZA/AL INDIO KA¬īAPOR/drones tele dirigen/kano√©s/caip√≥s/‚ÄĚ. Italo Diblasi (1988), cuyos textos han sido publicados tambi√©n en la citada revista Modo de User e Co tampoco queda indiferente ante el drama humano en la gran ciudad, ante los desaf√≠os de este mundo: ‚ÄúEl espect√°culo est√° ah√≠/ pero nadie lo ve/ hab√≠a y eso/ bastaba-espejos/ mostrador de deseos/ vendido a plazos‚ÄĚ (Un drama sin apoteosis); el silencio cruel del asfalto, los muros de concreto, los trasiegos inciertos por la(s) avenida(s): ‚ÄúYo vi la muerte lapidar tus alas/de fr√≠os metales/mientras el hambre retorc√≠a/la carne cruda de los real. Un arabesco surrealista gritaba/antiguos c√°nticos herejes/y eran tristes las melod√≠as decapitadas/en la oscuridad de la urbe‚ÄĚ (Breve anotaci√≥n en la Avenida Central).¬†La lectura de los poemas de estos 11 poetas confirma que, efectivamente, la escritura po√©tica de los creadores j√≥venes en Brasil, es un universo en expansi√≥n que explora todas las posibilidades ofrecidas por la tecnolog√≠a, verbal y no verbal. Parecen poemas con temas de intercambio y ello, sin dudas, responde a la forma intr√≠nseca que encontraron para reinventar (se) su pa√≠s, su isla. ¬†La fuerza de la palabra encuentra resonancias a trav√©s de una antolog√≠a hecha ‚Äúcontra [‚Ķ] vociferaciones belicosas y vac√≠as, contra pol√≠ticas para mantener a sectores desinformados [‚Ķ] un dialogo po√©tico de lecturas y preocupaciones [‚Ķ] la b√ļsqueda de la diversidad a trav√©s del entendimiento y respeto mutuos‚ÄĚ, concordar√≠amos con Marcelo Lotufo.¬†¬†

Notas y referencias bibliogr√°ficas

[1] Dolores Corbella, Alejandro Fajardo (editores) Espa√Īol y portugu√©s en contacto: Pr√©stamos l√©xicos e interferencias. Editorial GmBh, Berl√≠n/Boston, 2017.

[2] Rosario L√°zaro Igoa: ‚ÄúEl universo de las antolog√≠as de poes√≠a brasile√Īa en traducci√≥n al castellano‚ÄĚ. Disponible en http://www.traduccionliteraria.org/1611/art/lazaro.htm

[3] Antonio C. Secchin: ‚ÄúPoes√≠a de Brasil: minimizar lo nacional.‚ÄĚ Disponible en https://elpais.com/cultura/2013/10/08/actualidad/1381236313_683936.html

[4] Todo comienzo es involuntario. Ocho poetas j√≥venes brasile√Īos. En Revista EL NAVEGANTE N¬ļ2 a√Īo 2 – Noviembre de 2007¬† Escuela de Literatura – Universidad del Desarrollo, Chile.¬† Disponible en ¬†Proyecto Patrimonio ‚Äď 2007 http://www.letras.mysite.com/ll231107.html

[5] Revista La Colmena 64, octubre-diciembre 2009. (Formato Pdf)

[6] Gianni Paula de Melo: ‚Äúentrevista a Reuben da Rocha‚ÄĚ en Sexta 29 diciembre de 2017. Disponible en ¬†https://www.suplementopernambuco.com.br/entrevistas/2028-entrevista-reuben-da-rocha.html

 


Ariel Fonseca hace autostop en la Autopista 8

Ariel Fonseca (Sancti Sp√≠ritus, 1986) no deja de ser noticia en el panorama literario cubano. A sus libros anteriores ‚Äďlos cuentos de ‚Ķaqu√≠ Dios no est√°, Hierbas y Ventana al mar, los relatos para ni√Īos de El circo invisible y el poemario Restos‚Äď se a√Īaden ahora el texto para j√≥venes Une los puntos y ver√°s, publicado por la Editorial Oriente y presentado en la reciente edici√≥n de la Feria Internacional del Libro de La Habana, y la novela Do not disturb, a√ļn en proceso editorial por la Casa Editora Abril, con la cual gan√≥ el Premio Calendario 2019 de Narrativa.

fotos cortesía de ariel fonseca

Do not disturb ‚Äútrata temas cotidianos como el amor, la violencia, los traumas de la infancia, el travestismo por esos traumas de la ni√Īez, los celos, el dolor‚Ķ Pero todos los textos tienen un desenlace paranormal. Se llama as√≠ porque todo ocurre dentro de un motel o al menos dentro de ese radio. Es que como si alguien, un hombre o mujer, no lo defino, estuviera contando todas las historias, sin excepci√≥n y no importa que el narrador sea en primera o en tercera persona. Es que la distancia entre el narrador y el personaje es muy corta, a veces no se define qui√©n habla, si es el narrador o el personaje. Es como que el narrador y el personaje casi fuera uno; quise que el narrador padeciera todo como si fuera el personaje‚ÄĚ, dice. ¬†

‚ÄúSiempre digo que los protagonistas no son las personas, son el empapelado, el espejo c√≥ncavo, la m√°quina de hielos, el columpio y la Autopista 8, que da paso al motel. Me han dicho que regresa una y otra vez, e imagino que sea porque hay un personaje que est√° ah√≠ varias veces como mal augurio, que es el ni√Īo de la cazadora roja con el slogan de los Red Socks, y la m√°quina de hielo. Y el empapelado, que juega un papel determinante en varias historias o seg√ļn su color podemos descubrir qu√© est√° pasando o qu√© pasar√°‚ÄĚ, a√Īade Ariel Fonseca, a quien siempre asocio a cosas que poco tienen que ver entre s√≠: cuentos donde se destila cierto realismo sucio, ese que se torna cotidiano, compensado con un adecuado manejo psicol√≥gico de unos personajes que insisten en comprender el porqu√© de sus acciones, aun por extra√Īas que estas parezcan; pero tambi√©n lo relaciono a la pizza con frijoles, extra√Īa combinaci√≥n que hace las delicias del paladar de Ariel; a las alb√≥ndigas de su madre; el pie de lim√≥n; a las calles de Sancti Sp√≠ritus, donde vive y escribe; a las empedradas y centenarias callejuelas de Trinidad, que visitamos juntos; a su obsesi√≥n cuando quiere cualquier cosa, un libro, por ejemplo; a sus timbres telef√≥nicos a cualquier hora del d√≠a o de la noche‚Ķ

fotos cortesía de ariel fonseca

Ariel Fonseca escribe historias escu√°lidas y conmovedoras, que recuerdan las del J. D. Salinger y donde soplan, adem√°s, ciertos aires de Charles Bukowski, Raymond Carver, Ernest Hemingway‚Ķ muchos de los maestros a los que rinde homenaje en sus narraciones, aunque Ariel lee como pocos, analice y a veces hasta ‚Äúdescuartice sin piedad‚ÄĚ a sus contempor√°neos. Sus personajes ‚Äúsienten, respiran, sufren y da√Īan‚ÄĚ; relatos de gente com√ļn, sin muchas o grandes expectativas en la vida, esos que vienen a poblar la verdadera historia.

Dice Ariel que √©l es todos sus ‚Äúpersonajes y a la vez no‚ÄĚ. Y le creo. Lo notamos al leer los 13 cuentos que conforman Hierbas, libro publicado por La Luz con el que obtuvo el Premio Celestino de Cuento en 2015. Pero tambi√©n en ‚Ķaqu√≠ Dios no est√° (Ediciones Luminaria, 2010) y Ventana al mar, Premio Fundaci√≥n de la Ciudad de Sancti Sp√≠ritus Fayad Jam√≠s 2016.

Ventana al mar, uno de sus libros recientes, muestra, como si mir√°ramos precisamente desde una ventana, a un narrador m√°s met√≥dico que sigue con las mismas obsesiones de su primer libro ‚Äďpor algo son obsesiones, no‚Äď y que mediante ella se nos desnuda, pero esta vez sabiendo que ya ha corrido los riesgos que implica hacerlo. Que ha crecido. Siete relatos que, nos dice Dalila Le√≥n Meneses, nos entregan la expresi√≥n m√°s realista del hombre alienado: ‚ÄúNo exentas de un sutil sarcasmo y un reflexivo pesimismo, abordan temas tan habituales como la soledad, la p√©rdida, el amor y el desamor. Est√°n otros argumentos con un trasfondo m√°s expl√≠cito como los prejuicios sociales, la inmigraci√≥n y, por supuesto, las circunstancias de la condici√≥n sexual, no superada aun en nuestra sociedad contempor√°nea‚ÄĚ.

fotos cortesía de ariel fonseca

Este libro habla de las derrotas; otros de Ariel tambi√©n. Est√©n poblados por personajes sin grandes expectativas, hostiles, desarraigados, desencantados, marginales y marginados, y solos, principalmente eso, muy solos. Ellas, las derrotas, me dijo una vez, son el hilo conductor de esas historias y tambi√©n la obsesi√≥n com√ļn, en un intento fallido de escapar de una vida hueca. Para qu√© comprar y leer un libro as√≠, podr√≠amos preguntarnos. Para descubrirnos y quiz√°s, frente al libro-espejo, desmantelar la expresi√≥n de soledad, como un exorcismo. Me interesan las personas, lo que ellas son y porqu√© lo son, parece decirnos Ariel.

Mediante la literatura, lucha contra sus miedos e incertidumbres. Grita que debemos aceptarnos tal y como somos, con nuestras potencialidades y limitaciones, con nuestros sue√Īos y pasiones. Eso es lo que les pasa a sus personajes, a√ļn no han aprendido a aceptar lo que son y por ello fracasan. Aunque Borges aseguraba que lo que decimos no siempre se parece a nosotros (esperemos entonces por la llegada a la librer√≠as de su libro Do not disturb).

fotos cortesía de ariel fonseca

El Ariel que imparte clases, el que espera el autob√ļs cada ma√Īana, el que cuida de su madre, no es el mismo que escribi√≥ el primer cuento y mucho menos el que ha escrito el m√°s reciente. Incluso, los poemas de Restos, un libro suyo publicado hace poco tambi√©n por Ediciones Luminarias. No hablo de capas, sino de sedimentos ‚Äďexistenciales, literarios, vivenciales‚Äď que van formando al ser humano y al escritor. Como sus personajes lo hacen con el alcohol y el cigarro, Ariel se siente vivo mientras escribe. Vivo mientras alguien lo lee y, digamos, se descubre. Es como si luchara consigo mismo y la literatura fuera, adem√°s de lanza, blas√≥n. Por eso no nos extra√Īe que vengan nuevos premios y otros tantos libros con su firma.

Portadas de los libros de Ariel Fonseca


Daniel Cundari: una vida entre poesía y teatro

La poes√≠a, en medio de todas las coincidencias, es siempre un terreno f√©rtil al descubrimiento. Los eventos culturales gestan intercambios y di√°logos necesarios. As√≠ nos conocimos, en la pasada Feria Internacional del Libro de La Habana, entre el ajetreo de las lecturas y conferencias. Lo primero que atrap√≥ mi atenci√≥n fueron aquellas palabras en calabr√©s, arrojadas al viento con la misma intensidad que un hombre lanza su √ļltimo suspiro, con la pasi√≥n de quien rebusca en su interior hasta sacar la verdad, algo que solo sucede cuando el artista logra fundirse en cuerpo y alma con su obra. La palabra en √©l es una suerte de escudo, impulso, energ√≠a, yo dir√≠a que es su ox√≠geno.

cortesía del entrevistado

Daniel Cundari (Rogliano, 1983) es poeta, narrador, traductor, int√©rprete y performer multiling√ľe. Ha viajado y actuado en varios pa√≠ses del mundo. Inventor del repentismo cutise, es el ganador m√°s joven en la historia de los premios Lerici Pea, Pericle d‚ÄôOro y Genil de Literatura, este √ļltimo normalmente otorgado a escritores espa√Īoles e hispanoamericanos. Ha vivido en China y M√©xico. Ahora reside en Barcelona. Entre otros t√≠tulos, ha publicado Il dolore dell¬īacqua, Geograf√≠a feroz, Nell¬īincendio e oltre, Poesie contro me stesso, Istruzioni per distruggere il vento, e Il silenzio dopo l¬īamore.

Un poeta transmite la palabra, su cultura, sus ideas, pero no siempre se entrega en el acto. Con una vida dedicada a la palabra y un mont√≥n de sue√Īos apretados en el coraz√≥n, este muchacho observa el mundo, desde sus lentes oscuros, desde el silencio, como quien se observa a s√≠ mismo y, mientras, sonr√≠e.

En un mundo globalizado en el que pareciese que las identidades locales comienzan a desaparecer, defender su cultura y lengua originaria deber√≠a m√°s que un deber, ser una necesidad para todo escritor. ¬ŅQu√© rasgos arman la esencia del repentismo cutise?

Para m√≠ el idioma es un instrumento. Podr√≠a ser un viol√≠n, un contrabajo, un sax. Yo escribo en dialecto como un ingl√©s, un japon√©s o un nigeriano hacen en sus propios idiomas. No hay diferencia. Mi obra se edifica con tres instrumentos. Alejandro Pedregosa, presentando Geograf√≠a feroz en 2011, dijo que mi poes√≠a es tridimensional. El dialecto (en mi caso es el calabr√©s, pero en Italia tenemos cientos de variedades y hablas) es la lengua de los abuelos: me amparaba siempre en sus casas cuando mi madre me rega√Īaba durante la infancia. El italiano es la lengua de los padres: asignada por el Estado, pedag√≥gica, dir√≠a institucional. El espa√Īol es la lengua de los hijos (aloglota): la aprend√≠ viajando y experimentando, me enamor√© de ella, es mi novia eterna. Debo a√Īadir que en Calabria coexisten muchos lenguajes. Entre estos destacan el griego antiguo del enclave de Roghudi, el arbereshe preotomano de la minor√≠a albanesa y el occitano de los valdenses. Es un volc√°n de culturas, un cruce de etnias. Bendigo haber nacido en una tierra ancestral, la m√°s salvaje de Europa, con dos mares mitol√≥gicos, tres parques naturales, una hora entre el nadar y el esquiar. La tierra de Gioacchino da Fiore, Bernardino Telesio y Tommaso Campanella, tres figuras claves del pensamiento universal.

Al volver de Granada, en donde me situ√© para estudiar como autodidacta el arte flamenco, decid√≠ aportar mi energ√≠a y mis conocimientos al cante improvisado de los pastores y pescadores de Calabria. Fund√© el Repentismo Cutise. He dado la vuelta al mundo gracias a √©l: Serbia, Francia, China, M√≥naco, M√©xico, Eslovaquia, Alemania y, por √ļltimo, Cuba, que, con su tradici√≥n repentista sobre la d√©cima espinela, para m√≠ representa el culmen, el punto m√°s alto.

cortesía del entrevistado

El repentismo cutise es una ciencia/espect√°culo suscitada por las ra√≠ces del poeta/performer en la que cuerpo y alma se mezclan en un cante jondo y espont√°neo. M√°s vale verlo y escucharlo que contarlo. Cuti es el barrio del peque√Īo pueblo en que nac√≠, Rogliano, en la provincia de Cosenza.

Por lo general, improviso en la estructura del endecas√≠labo o la octava sobre una tem√°tica amorosa o existencial. El movimiento entre la palabra y el gesto produce una danza tel√ļrica, llena de energ√≠a. Fund√© el repentismo cutise en 2012, pero empec√© a masticar las t√©cnicas teatrales espont√°neas ya desde ni√Īo. Hasta la fecha he tenido la oportunidad de ense√Īarlo en distintas universidades y centros educativos.

Tras haber estudiado en Siena, una parte importante de tu formaci√≥n art√≠stica tuvo lugar en Roma, en Espa√Īa, especialmente en Granada y Andaluc√≠a, en China y M√©xico. En estos momentos resides en Barcelona. ¬ŅCu√°nto ha aportado el idioma espa√Īol a la forma de apreciar y construir tu literatura?

Es un idioma que me permite dialogar con artistas procedentes de todos los continentes. M√©xico, por ejemplo, ha influido mucho en mi formaci√≥n y b√ļsqueda de un lenguaje propio. Un poeta, un artista sin voz no tiene sentido. Mi arte se alimenta mucho de otras culturas como la maya, tambi√©n de la m√ļsica, el arte figurativo y literatura de otros pa√≠ses.

cortesía del entrevistado

Tu poesía se articula en gran medida a partir de la mixtura artística de los lugares en los que has vivido y las culturas que han tocado tu sensibilidad. Actualmente, cuáles podrías decir que han sido los principales referentes en tu creación.

Mis referentes se llaman faros: Antonin Artaud, Elias Canetti, Carmelo Bene, Yukio Mishima, Catulo, Tirteo, Dante, Baudelaire. Admiro mucho a David Lynch y Jan Fabre, de los contemporáneos. Toda mi poesía se refleja en el teatro. He sido y soy un lector omnívoro.

Háblame de Geografía feroz.

Geograf√≠a feroz fue publicado en el √°mbito del Premio Genil de Literatura de Granada, que normalmente otorgan a un poeta espa√Īol o latinoamericano. Mi nombre fue una sorpresa. Era el 2011. Llevaba ya varios a√Īos en la ciudad de Lorca y de Falla. El sello Genil es una colecci√≥n prestigiosa, universitaria. El libro, en particular, es un viaje alrededor de mi po√©tica y del mito, con un aparato de ‚Äúalucinaciones‚ÄĚ sobre autores como Dino Campana, Niccol√≤ Paganini, Julio Cort√°zar y Ant√≥nio Lobo Antunes. Este √ļltimo, el rey de la prosa lusitana junto a Saramago y Pessoa, lo he conocido en Barcelona el pasado mes de noviembre. Fue un encuentro fulgurante porque me conect√≥ con el recuerdo de uno de mis maestros, Antonio Tabucchi.

Adem√°s de escribir en dialecto calabr√©s, en italiano y espa√Īol, dominas otras lenguas, lo cual te ha permitido traducir y readaptar un conjunto de obras de autores como Roberto Bola√Īo, Aresti, Celan, Mandelstam, Casariego, Alberti, Kavafis, Trakl, entre otros. Desde tu experiencia, cu√°les son los principales retos a los que se enfrenta un traductor en la actualidad.

¬ŅEl traductor es un traidor? ¬ŅTraducir es traicionar? No creo. La traducci√≥n es un reto como bien dices: hace falta presunci√≥n y humildad. Podr√≠amos a√Īadir que es una forma de escritura. El traductor es un barquero irreverente, una especie de Ulises, un Caronte que transporta al lector a la otra orilla de la vida.

Istruzioni per distruggere il vento, publicado en 2013, es tu primer libro de narrativa, del cual se ha dicho tiene una marcada huella autobiogr√°fica. ¬ŅCu√°nto hay de verdad en ello? ¬ŅQu√© puede encontrar el lector en estas p√°ginas?

M√°s que un libro es un codazo o el ca√Ī√≥n de un rev√≥lver en la sien con el gatillo apretado, como afirm√≥ Gioacchino Criaco, que en la misma colecci√≥n, ‚ÄúVelvet‚ÄĚ, edit√≥ sus afortunadas novelas negras, junto al ‚ÄúBoxeador polaco‚ÄĚ de Eduardo Half√≥n. El lector encuentra un puzzle, un rompecabezas absurdo en una tierra imaginaria del sur. Es mi homenaje a la memoria y al Alzheimer, esta enfermedad mezquina que lo destruye todo. Siendo un libro muy peculiar en cuanto a estructura y elementos narrativos, su huella se notar√° en varios a√Īos.

cortesía del entrevistado

Nell¬īincendio e oltre es uno de tus libros m√°s intensos, en el cual pudi√©semos comprender mejor la expresi√≥n del repentismo cutise. H√°blanos un poco sobre la estructura y esencia de esta obra.

Fue el primer libro de poes√≠a en Italia con QR code. El lector tiene la posibilidad de escuchar el poema y el repentismo con la melod√≠a del m√ļsico Sas√† Calabrese. Est√° dedicado a un amigo que falleci√≥ por Esclerosis Lateral Amiotr√≥fica. Naci√≥ como un volumen epistolar entre los dos. Cuando ya empez√≥ a comunicarse solo con los ojos, cerr√© este trabajo que me concedi√≥ uno de los premios literarios m√°s importante del pa√≠s, el Lerici Pea como mejor poeta. La obra es un buceo dentro del territorio de la enfermedad y de la esperanza.

Il silenzio dopo l‚Äôamore es tu √ļltimo libro, publicado en 2019 bajo el sello FerrariEditore, escrito en italiano. La obra es una met√°fora de la mente humana, un di√°logo interior que afronta las contradicciones de s√≠ misma. ¬ŅCu√°les impulsos y confesiones se esconden en ese silencio?

Antinovela o contranovela, Il silenzio dopo l‚Äôamore es una obra en prosa que se desarrolla a lo largo de una noche interminable. Est√° compuesta de una sola frase de cien p√°ginas. Se trata de un proyecto a largo plazo que llevar√© a teatro bajo la producci√≥n Lyriks de Nino Cannat√†. Un primer estudio lo realic√© el pasado verano acompa√Īado por un contrabajo y un alquimista que incursion√≥ con una evocaci√≥n del fuego.

La vida un artista est√° siempre en constante transformaci√≥n y movimiento, y parte de ese movimiento te ha permitido atravesar el l√≠mite de la palabra escrita, asumirla desde la mirada teatral y perform√°tica. ¬ŅQu√© significa para ti la poes√≠a, lo po√©tico, en el sentido m√°s amplio de la creaci√≥n?

La poesía es mi vida. Intento siempre proyectar el sentimiento poético en mi existencia diaria. Durante esa época de cambios he viajado mucho y trabajé en muchos sitios, como watchmaker en Shanghai, bartender en México, sommelier y gourmet en Barcelona. Además, abrí dos locales. Sin embargo, el teatro poético es mi presente y será mi inminente futuro.

cortesía del entrevistado

Has colaborado con diversos artistas a lo largo de tu carrera, ¬Ņeres de los que crees el oficio del escritor es uno de los m√°s solitarios del mundo o consideras que la palabra, y en especial la poes√≠a, contribuyen a crear lazos y hace que resurjan inevitablemente los rasgos m√°s humanos?

El arte es contaminación. La soledad está en el proceso creativo, pero la palabra hay que compartirla con el mundo entero y, si es posible, intentar cambiarlo juntos.

Recientemente estuviste por primera vez en Cuba, para participar en la Feria Internacional del Libro de La Habana y en el X Encuentro de Jóvenes Escritores de Iberoamérica y el Caribe (EJEIC), que tuvo lugar en el mes de febrero. Coméntanos sobre esta experiencia.

Cuba y su pueblo me encantaron. La m√ļsica, la cultura, el duende de las personas. En la Feria, adem√°s, hice amistad con artistas procedentes de otras esquinas del mundo, de Turqu√≠a, Francia, M√©xico, Chile, Colombia, Argentina y los estupendos artistas cubanos. Tuve la oportunidad de conocer un poco sobre la d√©cima improvisada y visitar sitios emblem√°ticos como Casa de las Am√©ricas, la Universidad de La Habana o el Centro Dulce Mar√≠a Loynaz. Tambi√©n estuve presentando mi √ļltimo libro. Fue una experiencia art√≠stica maravillosa.

Me atrever√≠a a decir que m√°s que un dialecto, una cultura, una vivencia, un sue√Īo‚Ķ tu idioma es el de la poes√≠a, la poes√≠a come l¬īunico partito che rimane. A tu juicio qu√© cuestiones deber√≠an ocupar la labor de los poetas en este mundo.

Poesía es enigma, luz y oscuridad, vacío. Política y sangre. Vida y muerte animan la escritura y la existencia del ser humano.

cortesía del entrevistado

‚ÄúCampesino de la pluma. Escribo para arar mi coraz√≥n. No hago otra cosa que salvar algunos brotes de una tierra infestada por plagas. La verdad es que el campesino es siempre un bandolero, un poeta‚ÄĚ, dijiste en cierta ocasi√≥n. Hoy, qu√© rasgos crees que definan a Daniel Cundari.

Cada uno de nosotros posee y protege su geograf√≠a feroz hecha por lejan√≠as, ausencias, oportunidades perdidas, pero existe tambi√©n una poes√≠a de la alegr√≠a y del porvenir. Por esto, dije que un idioma, una lengua, es un instrumento y nada m√°s. Yo puedo escribir en dialecto calabr√©s o en swahili: lo que importa es el mensaje que transmito. Te digo m√°s, yo casi siempre me esfuerzo para ‚Äúolvidar la Calabria‚ÄĚ mientras que utilizo el instrumento del dialecto.

El teatro resurge siempre en tus impulsos creativos. El teatro es la poes√≠a que se levanta del libro y se hace humana, como dijese Federico Garc√≠a Lorca. El escritor se desnuda siempre sobre el papel, el actor se viste siempre con sus instintos, el que improvisa se desnuda y se viste al mismo tiempo. ¬ŅQu√© rumbos te planteas seguir con el teatro en el futuro?

Sue√Īo con un teatro nuevo. Un teatro de locuras, inteligencia y ternura. Mi idea es sencilla, pero muy intensa y honda. Requiere mucho sacrificio y un estudio esc√©nico/corporal penetrante. Hasta hoy he interpretado sobre todo textos de otros autores. Ya es tiempo de cambios.


Camilo Noa, un poeta de l√°minas, suspiros, fractales y peregrinaciones

Entra a la oficina de Dise√Īo Editorial y su saludo contagia al equipo creativo. Est√° en Ediciones La Luz con una c√°mara en la mano, necesita un protector para el lente. Consulta a todos, y los de all√≠ se distorsionan, entablan una conversaci√≥n que nos aleja del trabajo, pero le prestamos atenci√≥n y le damos caf√©, de cualquier taza, es uno m√°s de all√≠. A veces, ese caf√© tiene la magia de anclarlo en la silla y Camilo no se va, sobre todo porque quiere ver las √ļltimas correcciones de su libro. Se trata de Laminarios, su m√°s reciente publicaci√≥n bajo nuestro sello y presentado tambi√©n en formato eBook en la pasada Feria Internacional del Libro de La Habana. Camilo siempre est√° dispuesto a colaborar: ‚Äúlo que haga falta Yuseff‚ÄĚ, dice en aras de vernos crecer y de verse luz, porque en varias ocasiones ha expresado su agradecimiento por haber sido escogido en este plan editorial.

Así llegué a la poesía de Camilo, conociéndolo en las presentaciones, en un café, en las voces de una amiga. Así llegué a trabajar en sus versos y no veo otra persona que no sea él mismo en cada línea. Su madre, personaje principal en la mayoría de sus poemas y a la que dedica este libro, se desdobla para ser irremediablemente heroína, madre-angustia-sacrificio, madre todopoderosa, madre-totem, abnegación, confianza y desvelo, madre omnipotente…

cortesía de camilo noa

Mi madre teje en su banqueta de pino

un mantel anchísimo

…

Madre teje a estas horas

para acabar temprano con el hambre

Luego aparecen otras perturbaciones, el poeta de la Villa Blanca de los Cangrejos, resurge en las aguas, el olor a salitre es quien lo perpet√ļa de esas muertes que √©l mismo se figura.

Esta mujer que viene a mí

se est√° muriendo

tiene olor a animal p√ļtrido

desde ni√Īo s√© distinguir ese hedor

lo sentía en la iglesia

había una anciana que olía a cáncer

y me daba muchos besos

como quien besa por √ļltima vez

me abrazaba con el pecho blanco

lleno de talco

con ese aroma viciado

de fluidos y escaras

esta mujer que se aproxima

no me besa

posa una mano sobre mi hombro

y me mira con l√°stima

Su vida es llevada a una placa de laboratorio, y en esa lámina donde la lupa del microscopio amplía minuciosamente cada elemento, aparecen sus peregrinaciones, los recorridos que hace sobre el cuerpo de cada mujer o de la patria. El pescador ha vivido a su antojo con la fórmula de la felicidad que precisa uno de sus versos luz:

…hubo mirra

incienso y mieles

y una muchacha

se hizo sal

en un espasmo

cuando sostuvo la mirada.

Si hablamos de recursos literarios, tropos empleados en su dramaturgia, el autor resuelve con simulaciones. Es difícil comprender que cada uno de los hemistiquios que conforman sus poemas es un modelo matemático a veces abstracto, otras no, pero no pueden explicarse por las teorías clásicas. Camilo no es un poeta de deducciones. La lectura parcial indica una interpretación, la lectura analítica contrapone significados, y deja al lector en un mar de polisemias listo para ser creador a partir de uno de sus versos.

cortesía de camilo noa

Sobre un verso de Camilo Noa

Vamos a amarnos hasta saciar el hambre de los cuerpos

Vamos a amarnos y repartir las caricias  a partes iguales

Yo te ofrezco mi flor, mi poema

Cada noche siento que me ofreces de alg√ļn modo tu Patria.

Sus textos poseen la belleza, la estética que el buen arte amerita, las voces latinas conforman el entramado característico de poemas-ciencia. Porque el autor o es macho viril, o es hombre empatía con tendencia al mimo. No por mi cercanía, pero me atrevería a decir que Camilo es el neologismo vallejiano, una especie de trilcedumbre; tristeza por el vocablo recurrente hambre, dulzura por esas retribuciones implícitas constantes que aparecen a modo de exergos o intertextos:

A L.Y.

Seguramente mi amigo el poeta

hubiese llorado de ver morir aquel √°rbol

sintiendo igual estremecimiento

lloré al ver las manos del carbonero

que lo talaba

Aquí no se vislumbra un recurso clásico de métrica o rima, pero hay un verso libre, tan libre como los pensamientos del autor que habita en una nación suya y donde canta su propio himno, lo incita a transitar en ese mundo de carencias, problemas existenciales, o de circunstancias. Estamos ante un texto de valiosa carga semántica, con imágenes y metáforas conceptuales, elegantes verbos de vida interior que hacen sin duda alguna en Camilo y el lector la extrapolación necesaria.


Premios del IV Concurso de Microrrelatos de Ocean Sur, la AHS y Cubadebate

Premios (algunos concursantes usaron pseudónimos y así lo referenciamos):

Ganador del Premio: Ivan

Título: La encontré sentada en la yerba, como Buda, en una esquina de la terminal

‚Äď ¬ŅTe vas entonces?

‚Äď Umj√ļm.

‚Äď Hoy toca Fito.

‚Äď S√≠, ya s√©.

 

Silencio, miradas perdidas y manos nerviosas.

‚Äď ¬ŅCu√°l es Nick Mason?

‚ÄďEl bajista. ¬ŅPor qu√©?

‚Äď Por nada‚Ķ

 

‚Äď No te vayas hoy. Qu√©date conmigo esta noche. Vamos al‚Ķ

‚Äď No.

‚Äď ‚Ä¶concierto y despu√©s te dejo en‚Ķ

‚ÄďTe dije que no.

‚ÄďBueno‚Ķ oqu√©i.

 

‚Äď T√ļ no cambias. ‚Äď El reproche llega como sonrisa c√≥mplice y tierna.

‚Äď Nunca, pero esta vez no es lo que est√°s pensando. ‚Äď Le responde la m√≠a.

Nos re√≠mos unos segundos, los primeros, en tres a√Īos, en los que logramos sentirnos bien uno con el otro.

 

Poco después me extiende una copia del P·U·L·S·E, primera edición.

‚Äď ¬ŅY esto?

‚Äď No era para ti‚Ķ pero qu√©datelo.

‚Äď Gracias‚Ķ Yo quer√≠a darte uno el d√≠a antes de irme‚Ķ

‚Äď Me imagino‚Ķ Incluso s√© cu√°l. Y mejor‚Ķ no.

 

‚Äď Bueno‚Ķ me voy. Ya tu guagua debe estar al llegar.

‚Äď S√≠, hoy est√° f√°cil.

‚Äď Claro, mucha gente viene por el concierto.

‚Äď Y muy poca se va‚Ķ por el concierto.

‚Äď S√≠‚Ķ supongo‚Ķ

 

‚Äď Disfruta el concierto, Iv√°n.

‚Äď ¬°Siempre!

‚Äď Yo s√©, pero hazlo por m√≠ tambi√©n.

‚Äď Siempre, Carla.

. . .

No coincidimos más. El día antes de irme de Cuba pasé por su casa para darle el Corazón Del Tiempo. Lo dejé caer por la ventana. Ella no estaba.

Segundo Premio: Adiley Cilleros

Título: Cinco, cuatro, tres, dos, una vida

S√© que el esp√©culo entr√≥ sin que lo esperaras. Lo s√© porque conozco bien todas tus caras. Las miradas de los m√©dicos mir√°ndonos no te importaron. Apretaste mi mano cuando el peque√Īo ‚Äú√©l ‚Äúo la peque√Īa ‚Äúella‚ÄĚ fueron desalojados de tu √ļtero. Me diste la espalda encogiendo ambas rodillas. En cinco d√≠as no has hablado conmigo ¬ŅTe doli√≥ tanto? ¬ŅTanto as√≠? Cuatro semanas atr√°s camin√°bamos de regreso de La F√°brica. Cada vez que sal√≠as de all√≠ ten√≠as que repasar tu apreciaci√≥n cr√≠tica de todo lo que viste enganchado en las paredes. Tus discursos sobre viejos pensadores y sus ret√≥ricas para instruir a humanos instruidos ya me las sab√≠a de memoria. Viste una estrella fugaz. Pedimos deseos. Esa triste noche un √≥vulo tuyo fue fecundado. Tres a√Īos antes corr√≠a detr√°s de ti para colarte una carta con mis poemas de amor desesperados en tu mochila. Dos meses despu√©s nos besamos disfrazadas y subimos la selfie a Snapchat. Una hora antes de que me dejaras te escrib√≠ esta carta. Quiero que sepas que ese d√≠a a m√≠ tambi√©n me pas√≥ lo mismo que a ti. No declar√© como t√ļ. No le dije nada a la polic√≠a. Quiero qued√°rmelo. Si est√° mal o no, eso no me importa ¬ŅRecuerdas la estrella fugaz?

Tercer Premio: G.R

Título: Bucle urbano

Las ma√Īanas del Libertad413 son as√≠:

>>La rubia del 4B hace su sesión de yoga desnuda.

>>El gordo del 4A la observa por un hueco.

>>El escritor del 3B fuma un cigarro frente a la pared vacía.

>>El banquero del 3A practica nudos con una soga.

>>El trompetista del 2B toca silencios con una sordina electrónica.

>>La puta del 2A tiende sus bragas en el balconcillo.

>>El diputado del 1B se despide de su mujer.

>>La maruja del 1A mira su telenovela preferida.

Siempre. Invariables. Hasta un día que:

>>Tocan la puerta del 4B con violencia y la rubia sale por el balconcillo al apartamento vecino.

>>El gordo del 4A la refugia en sus brazos, le hace el amor y va a contarle su suerte al escritor de los bajos.

>>El escritor del 3B escucha la escena y fuma su √ļltimo cigarro antes de pedirle un favor al vecino contiguo.

>>El banquero del 3A deja que el escritor se ahorque con la soga desde el balcón.

>>El trompetista del 2B se impresiona al ver el cuerpo colgando y la sordina sale disparada en una √ļltima nota estridente.

>>A la puta del 2A se le cae una braga del susto.

>>La mujer del diputado del 1B encuentra la braga y arma un esc√°ndalo.

>>La maruja del 1A, harta de no poder escuchar su novela y convencida de que la culpa es de la rubia presumida de los altos, sube las escaleras para derrumbar la puerta del 4B.

Finalistas:

  1. Abey Medina, por Solo de guitarra.
  2. Héctor Barrios González, por Práctica de tiro.

Jurado:

Giselle Luc√≠a Navarro (La Habana, 1995). Poeta, narradora, ensayista, escritora para ni√Īos y dise√Īadora de moda. Miembro del Movimiento Poetas del Mundo y de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Egresada del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso en 2015.

 

 

Elizabeth Reinosa (Granma, 1988). Ingeniera en Ciencias Informáticas en la Universidad de las Ciencias Informáticas. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz, del grupo Poetas del Mundo y egresada del XIII Curso de Técnicas Narrativas Onelio Jorge Cardoso.

 

 

Daniel Burguet (La Habana, 1989). Narrador. Egresado del XVI curso de T√©cnicas Narrativas del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso (2014). Miembro de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) y del taller literario ‚ÄúEspacio Abierto‚ÄĚ.

Acta del Jurado

 

Acta del Concurso de Microrrelatos Cubadebate

La Habana, 19 de abril de 2020

El jurado del¬†IV Concurso de Microrrelatos, organizado por¬†Cubadebate, la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y la casa editorial latinoamericana¬†Ocean Sur, se re√ļne por v√≠a Whatsapp para deliberar sobre los m√°s de 1 000 textos presentados. Tras una lectura cuidadosa, se acuerda por unanimidad otorgar:

  • La condici√≥n de Finalista¬†a los textos: Solo de guitarra, de Abey Medina y Pr√°ctica de tiro, de H√©ctor Barrios Gonz√°lez.
  • Tercer Premio a Bucle urbano, presentado por GR, por ser un texto con una ingeniosa estructura, que usa el humor y el absurdo como gu√≠a de la historia, hilvanando las acciones de los personajes y desencadenantes de una forma divertida y eficaz.
  • Segundo Premio a Cinco, cuatro, tres, dos, una vida, de Adiley Cilleros, por ser un texto de construcci√≥n acertada que, con econom√≠a de recursos, logra recrear personajes profundos, as√≠ como una atm√≥sfera de angustia y desesperaci√≥n que contagia al lector.
  • Primer Premio a La encontr√© sentada en la yerba, como Buda, en una esquina de la terminal‚Ķ, de Iv√°n, por ser un texto que pareciese un calco de la realidad, sin m√°s pretensiones, con un lenguaje claro y preciso. A partir de la eficaz utilizaci√≥n del di√°logo, el autor logra darle vida a personajes que parecen existir m√°s all√° de la narraci√≥n. Siembra en el lector una bien lograda desolaci√≥n y cientos de preguntas.

IV Concurso de Microrrelatos: ¬ŅQui√©nes integran el jurado y cu√°ndo publicaremos los textos ganadores?

Cubadebate, la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y la casa editorial latinoamericana Ocean Sur agradecen a todos los lectores que participaron en nuestro IV Concurso de Microrrelatos, en el ámbito de la XXIX Feria Internacional del Libro de La Habana.

 

El n√ļmero de participantes nos volvi√≥ a sorprender en 2020.¬†Hoy se pueden leer¬†1 052 comentarios al pie de la convocatoria; la gran mayor√≠a son microtextos enviados por autores nacionales y extranjeros.

Resulta difícil elegir tres premios entre tantas buenas letras. Sin embargo, el jurado, integrado por tres prestigiosos jóvenes escritores, asumió la responsabilidad y trabaja en la selección de los textos ganadores.

Las obras premiadas ser√°n publicadas en¬†Cubadebate¬†el jueves 23 de abril, D√≠a Mundial del Idioma Espa√Īol, y no el pr√≥ximo d√≠a 12, como hab√≠amos anunciado, dada la situaci√≥n excepcional que vive Cuba por la COVID-19.

¬ŅQui√©nes son los miembros del jurado?

Giselle Luc√≠a Navarro (Alqu√≠zar, 1995) Poeta, narradora y dise√Īadora. Es licenciada en Dise√Īo Industrial por el Instituto Superior de Dise√Īo de la Universidad de La Habana y egresada del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso. Profesora de la Academia de Etnograf√≠a de la Asociaci√≥n Canaria de Cuba. Dirige el Grupo Literario Silvestre de Balboa. Miembro de la AHS y del Movimiento Poetas del Mundo. Ha obtenido premios entre los que destacan La Edad de Oro 2018 (poes√≠a infantil), Pinos Nuevos 2019 (novela infantojuvenil) y David 2019 (poes√≠a), as√≠ como menciones en los concursos internacionales √Āngel Gavinet (Finlandia, 2012), Poemas al Mar (Puerto Rico, 2012) y N√≥sside (Italia, 2019). Ha publicado el poemario¬†El circo de los asombros¬†y la novela infantojuvenil¬†¬ŅQu√© nombre tiene tu casa?, por la editorial Gente Nueva. Su poemario¬†Criogenia¬†se encuentra en proceso de publicaci√≥n por Ediciones Uni√≥n. Textos suyos aparecen en antolog√≠as y revistas de diversos pa√≠ses.

Elizabeth Reinosa Aliaga (Cuba, 1988). Poeta y narradora. Ingeniera en Ciencias Inform√°ticas y egresada del XIII Curso de T√©cnicas Narrativas del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso (2011). Es miembro de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, del Grupo Ala D√©cima y de la Asociaci√≥n de Estudios Latinoamericanos (LASA). Ha publicado los libros¬†En la punta del iceberg¬†(Ediciones La Luz, 2011);¬†Striptease de la memoria¬†(Ediciones Montecallado, 2016);¬†Formas de contener el vac√≠o¬†(Samarcanda, Espa√Īa, 2016);¬†Las seis en punto¬†(Editorial Sed de Belleza, 2017);¬†Br√ļjulas¬†(Ediciones La Luz, 2018) y¬†L√≠neas de tiempo¬†(Casa Editora Abril, 2019). Sus textos, en verso y en prosa, han aparecido en antolog√≠as publicadas en Espa√Īa, M√©xico, Estados Unidos, Colombia, Honduras, Argentina, Chile, Italia y Cuba.

Daniel Burguet (La Habana, 1989) Narrador y guionista. Egresado del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso y miembro de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS). Ha publicado los libros¬†Historias del m√°s ac√°¬†(Editorial Guantanamera, Espa√Īa, 2016);¬†Ladrar a las puertas del cielo¬†(Editorial Extramuros, Cuba, 2018) y¬†Cuando despiertes¬†(Casa Editora Abril, Cuba, 2019). Entre sus reconocimientos est√°n la beca de creaci√≥n Casa Seoane (2019), Premio Calendario en la categor√≠a de ciencia ficci√≥n (2018), Premio Luis Rogelio Nogueras (2017), Premio Aquelarre a mejor libro (2016), Premio C√©sar Galeano (2014) y Premio Oscar Hurtado (2014). Obtuvo menci√≥n √ļnica del primer Premio Guantanamera-Balcells (2018), y menci√≥n, durante tres a√Īos consecutivos, en el concurso David, convocado por la Uneac. Ha participado en la Feria Internacional del Libro de La Habana, y en la de Rep√ļblica Dominicana. Se desempe√Īa como guionista en el programa humor√≠stico¬†Vivir del cuento,¬†de la Televisi√≥n Cubana.

[+]