exposición


La luz de los faroles en el arte de Iosvani García

El farol como s√≠mbolo atraviesa la exposici√≥n personal 1961, del joven artista Iosvani Garc√≠a P√©rez, inaugurada en el Espacio gal√©rico El Zagu√°n, del Fondo Cubano de Bienes Culturales en Holgu√≠n, y dedicada el 60 aniversario de la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n y Palabras a los intelectuales.

En la muestra, titulada con el a√Īo en que Cuba se decret√≥ Territorio Libre de Analfabetismo, esta l√°mpara ‚Äďuno de los s√≠mbolos, quiz√° el m√°s conocido, junto al l√°piz y la cuartilla, de la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n protagonizada por el naciente gobierno revolucionario cubano que permiti√≥, en 1961, erradicar el analfabetismo y facilitar el acceso universal a los distintos niveles de educaci√≥n de manera gratuita, funciona como ‚Äúcondensador semi√≥tico‚ÄĚ y mediador entre la sincron√≠a del texto (las obras de arte que la integran) y la memoria de la cultura.

Veinte obras, realizadas en t√©cnica mixta, nos reafirman que ‚ÄúIosvani Garc√≠a P√©rez escoge un objeto trivial por personal c√≥digo, tal cual Duchamp o el arte pop como alegor√≠a del contexto nacional que invita a preservar la historia y memoria del pa√≠s‚ÄĚ, asegura en las palabras del cat√°logo Danilo L√≥pez Garc√©s, responsable de la curadur√≠a y la museograf√≠a de la muestra. Estos son, en la memoria popular, ‚Äúfaroles ic√≥nicos para encender la chispa del pensamiento de laboriosos labriegos exhaustos de la ruda faena diurna. Senderos de luz en campos y ciudades para mitificar la √©pica de la Revoluci√≥n cultural gestada desde los albores de 1959‚ÄĚ, a√Īade.

El farol, alegor√≠a relacionada al campo y a la luz de la ense√Īanza, es el eje de piezas que poseen desde un claro matiz impresionista, con su fuerte carga expresiva ‚Äďmis preferidas en la exposici√≥n‚Äď, hasta la recontextualizaci√≥n del s√≠mbolo al apropiarse de elementos del pop y la posmodernidad, en rejuego con la historia del arte (por ejemplo, la reinterpretaci√≥n de obras cl√°sicas como La dama del armi√Īo, de Leonardo Da Vinci, y Las meninas, de Diego Vel√°zquez). En las piezas de Garc√≠a P√©rez, el farol, como hemos visto, no es solo elemento utilitario; su simbolog√≠a trasciende este plano, incluso el decorativo, y ancla el referente a la modernidad.

 

Durante un mes quedar√° expuesta 1961 en el Espacio gal√©rico El Zagu√°n, del Fondo Cubano de Bienes Culturales, con el √°nimo de mostrar al p√ļblico una parte de la historia nacional, tan importante como otros procesos vividos en los preludios de la triunfante Revoluci√≥n, donde saber leer y escribir fue una ofrenda nacional popular a inicios de los 60, coment√≥ el artista.


Línea de Kármán

La exposici√≥n colectiva online L√≠nea de K√°rm√°n, inaugurada recientemente en Telegram, re√ļne la obra de catorce j√≥venes artistas visuales estudiantes del Instituto Superior de Arte (ISA), y deviene sugestivo muestrario de lenguajes, g√©neros y miradas de la creaci√≥n joven en Cuba.

La ma√Īana despu√©s (Aisladas) – Daniela √Āguila/ Fotos tomadas de la exposici√≥n

‚ÄúLos senderos del arte se abren paso. Escrutan la sabidur√≠a, declarada en basamento conceptual desde su propia denominaci√≥n. El impulso creador, en pos de la necesidad de expresi√≥n y di√°logo con el espectador, atisbado desde las diferentes plataformas digitales‚ÄĚ, escribe en las palabras del cat√°logo Mar√≠a de Lourdes Santana Arcos, y a√Īade que aqu√≠ ‚Äúse entretejen l√≠neas, blindadas por cierta visi√≥n de historia en la que el artista no puede sobreexistir al margen del entorno‚ÄĚ, por lo que la muestra, ‚Äúresulta, sin dudas, una propuesta fertilizada por la vivencia personal desde una dimensi√≥n colectiva y una complementaci√≥n de lenguajes, donde dibujo, grabado, instalaci√≥n, calado, fotograf√≠a, performance, y videoarte, devienen en traza del l√≠mite entre una atm√≥sfera subjetiva y el espacio p√ļblico-exterior‚ÄĚ, a√Īade.

De esta manera encontramos ‚Äďen esta exposici√≥n que toma el t√≠tulo del l√≠mite entre la atm√≥sfera y el espacio exterior, a efectos de aviaci√≥n y astron√°utica, conocido como la l√≠nea de K√°rm√°n‚Äď el trabajo de Daniela √Āguila, Daniel Ant√≥n, Jany Batista, Roxana Bello, Rosa Cabrera, Mar√≠a Fernanda Chac√≥n, Liz Maily Gonz√°lez, Yasiely Gonz√°lez, Liz Melisa Jim√©nez, Jhonatan Mario Gonz√°lez, Osmany Reyes, Juan Jos√© Ricardo, Mar√≠a de Lourdes Santana y Aldo Soler.

Liz Maily Gonz√°lez, en ‚ÄúCreaci√≥n de un v√≠nculo. Homenaje a Margaret Mead‚ÄĚ (dibujo sobre imagen impresa) aborda ‚Äúun proceso de sanaci√≥n, la creaci√≥n de un ambiente favorable y un pacto ante el dolor‚ÄĚ, que ‚Äúpermiti√≥ el mejoramiento para el hombre y nuestro paso para convertirnos en seres verdaderamente humanos‚ÄĚ (la sanaci√≥n de un hueso fracturado resulta evidencia del cuidado y la evoluci√≥n humana, como mostraron los estudios de esta antrop√≥loga estadounidense). Mientras que Juan Jos√© Ricardo Pe√Īa, en ‚ÄúSer libre para ser culto‚ÄĚ (grafito y acuarela sobre la pared, intervenci√≥n a manera de cenefas sobre la pared de una casa), ‚Äúrefleja varios cuestionamientos sobre el valor que le damos al arte y como este valor es caracter√≠stica en determinado espacio social. Hago uso del kitsch, el cual es un fen√≥meno con el que vivo a diario para establecer con el espectador un di√°logo desde lo auto-referencial‚ÄĚ.

Bisar РActo 1 (Detalle) РAldo Soler/Fotos tomadas de la exposición

En ‚ÄúLa l√≠nea de la vida o composici√≥n # 1 en honor al silencio‚ÄĚ, performance de tres minutos de duraci√≥n (pieza de hierro fundido perteneciente a un piano familiar Jhon L. Stowers de 1952 de 11 libras), Mar√≠a de Lourdes Santana ‚Äúrepresenta el medio id√≥neo para llevar a cabo una propuesta donde el dolor deviene en traza, y la traza en representaci√≥n de un gesto ef√≠mero‚ÄĚ.

En otra de las obras que integra L√≠nea de K√°rm√°n, la videoinstalaci√≥n ‚ÄúBisar (acto 1)‚ÄĚ, Aldo Soler representa ‚Äúdos videos que inician a la vez, perfectamente sincronizados. Con el paso del tiempo, ambos videos en bucle van perdiendo sincronizaci√≥n, hasta tal punto de que sea muy marcada y los audios se escuchen desincronizados, haciendo inentendibles su contenido. La pieza termina cuando estos videos pasan por todo el ciclo y se vuelven a sincronizar‚ÄĚ, explica.

Mientras que Mar√≠a Fernanda Chac√≥n, en ‚ÄúCabos sueltos‚ÄĚ (instalaci√≥n papel y calado con l√°ser) ‚Äúprofundiza en la idea del paso del tiempo y el deterioro, aludiendo a la representaci√≥n de patrones de alicatado, como emblema de la arquitectura cubana. Son fragmentos de un pasado pr√≥ximo, trozos de la memoria colectiva cubana, s√≠mbolo del pasado republicano del pa√≠s‚ÄĚ.

Interesantes ‚Äďcomo el resto de las piezas y la muestra en s√≠‚Äď resulta la instalaci√≥n ‚ÄúPaisaje emocional‚ÄĚ, a partir de fragmentos de losas, tierra fertilizada y plantas medicinales, de Yasiely Gonz√°lez, y ‚ÄúLa ma√Īana despu√©s‚ÄĚ, serigraf√≠a sobre cartulina de la serie ‚ÄúAisladas‚ÄĚ de Daniela √Āguila. Sin dudas una oportunidad que no debemos desaprovechar para interactuar desde las plataformas digitales con una atractiva muestra del presente (y futuro) de las artes visuales cubanas.


Viaje por los dise√Īos esc√©nicos de Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez

Entre candilejas. Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez y las artes esc√©nicas se titula la exposici√≥n que, en sus redes sociales, comparte el Centro Provincial de Artes Pl√°sticas de Holgu√≠n a partir de una selecci√≥n de dise√Īos que visualiza el trabajo de este artista como creador para la escena cubana.

Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

‚ÄúPor lo regular, cuando se hace referencia a Andr√©s, siempre se recuerda su labor como portadista de Carteles. Es comprensible que as√≠ sea, pues las portadas dise√Īadas por √©l para una de las revistas m√°s populares de la etapa republicana en Cuba son, indudablemente, un patrimonio del arte nacional‚ÄĚ, asegura el investigador Mart√≠n Garrido, curador de la misma y quien ha dedicado parte importante de su trabajo al rescate y estudio de la obra de este necesario art√≠fice pl√°stico holguinero, y a√Īade Mart√≠n que iniciada en los a√Īos 40, su labor para esta esfera de la creaci√≥n, el dise√Īo esc√©nico, se ampl√≠a y enriquece en las d√©cadas del 50 y 60.

La muestra, expuesta en el perfil de Facebook ‚ÄúArtistas holguineros‚ÄĚ ante la imposibilidad de su apertura f√≠sica por la propagaci√≥n de la Covid-19 en la provincia, hace p√ļblica ‚Äúuna parcela de la obra profesional de Andr√©s relativamente poco estudiada y algo menos conocida‚ÄĚ, a√Īade.

Adem√°s del teatro, Andr√©s (1916-1981) realiz√≥ incursiones, ‚Äúsiempre brillantes‚ÄĚ, en el dise√Īo de vestuario y escenograf√≠a para presentaciones de ballet, √≥pera, zarzuela, danza moderna y cabaret, cada uno con las caracter√≠sticas propias de la manifestaci√≥n y que le permitieron mostrar su ‚Äútalento multifac√©tico‚ÄĚ, ‚Äúsu maestr√≠a como dibujante, su versatilidad como creador, su conocimiento profuso de la historia del traje y de la historia del arte en general‚ÄĚ, dice.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

Destaca, adem√°s, que ‚Äúsu profesionalidad en la esfera del dise√Īo destinado a las artes esc√©nicas se advierte en todas y en cada una de las piezas que ahora mostramos, demostrando por qu√© cr√≠ticos tan exigentes como Rine Leal o Luis Amado Blanco solo tuvieran para √©l los m√°s encendidos elogios‚ÄĚ al rese√Īar obras donde el creador dej√≥ la impronta de su firma.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

Las obras expuestas en esta muestra ‚Äďque celebra el aniversario 105 de su natalicio y los 40 a√Īos de su muerte; adem√°s, el vig√©simo aniversario de la realizaci√≥n en Holgu√≠n de la primera exposici√≥n que, tanto en Cuba como en otras partes, se dedic√≥ a vindicar el trabajo del notable artista‚Äď pertenecieron a las colecciones particulares de dos destacados artistas cubanos: el maestro Ramiro Guerra, pionero de la danza moderna en Cuba; y el dise√Īador esc√©nico Eduardo Arrocha, ‚Äú√ļnico disc√≠pulo de Andr√©s, a quien debe su consagraci√≥n a estas disciplinas‚ÄĚ.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

‚ÄúFundidas en un todo, ambas colecciones se conservan hoy en Holgu√≠n por voluntad expresa de Arrocha. Las piezas que las integran son como peque√Īas obras maestras de esta disciplina, que por su calidad no desmerecen dentro del conjunto total de la obra de Andr√©s‚ÄĚ, a√Īade, y que nos reafirman a Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez como uno de los grandes dise√Īadores esc√©nicos de todos los tiempos en nuestro pa√≠s, y una de las figuras que engrandece nuestro patrimonio visual.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

Los artistas abstractos se re√ļnen

El Centro Provincial de Arte de Holguín inauguró la muestra virtual Todos abstractos, compuesta por obras de 60 creadores exponentes de la abstracción en Cuba, y dedicada al Premio Nacional de Artes Plásticas Pedro de Oraá y al holguinero Armando Gómez.

Obras de la muestra Todos abstractos ‚Äď cortes√≠a del CPA Holgu√≠n

En esta exposici√≥n nacional ‚Äďque puede ser visitada en el perfil de la instituci√≥n ‚ÄúArtistas holguineros‚ÄĚ‚Äď participan artistas de varias generaciones, incluidos j√≥venes miembros de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, y destaca por la variedad de la expresi√≥n y la multiplicidad de enfoques, miradas, t√©cnicas y denominaciones estil√≠sticas; funcionando, adem√°s, como una espiral de confluencias de las diferentes formas de acercarse a lo abstracto: desde la abstracci√≥n geom√©trica hasta la crom√°tica y distintas denominaciones estil√≠sticas como la abstracci√≥n l√≠rica, sint√©tica, anal√≠tica, el surrealismo abstracto, el informalismo (expresionismo abstracto, abstracci√≥n constructiva, la pintura mat√©rica, la action painting), la abstracci√≥n postpict√≥rica, entre otros.

Obras de la muestra Todos abstractos ‚Äď Foto cortes√≠a del CPA Holgu√≠n

Si bien est√°n consiente que faltan nombres, esta ‚Äúsolo pretende ofrecer un flashazo en el cap√≠tulo del arte abstracto cubano contempor√°neo, haciendo novedoso el hecho de brindar una mirada amplia a la condici√≥n abstracta‚ÄĚ, comenta en las palabras de cat√°logo, su organizador, el artista y profesor Ronald Guill√©n, y destaca ‚Äúla alegr√≠a de poder compartir con el p√ļblico internauta, no solamente las obras mismas, sino tambi√©n el entusiasmo de los momentos vividos mientras recib√≠amos y seleccion√°bamos cada pieza, cada dato, cada curr√≠culo; el descubrimiento de los sitios, grupos y nombres que intentan aupar y promover la abstracci√≥n cubana toda, ocultos algunos y compartidos otros, la conexi√≥n m√°gica y creativa que enlaza a tantos artistas de diferentes creados, generaciones y experiencias de vida‚ÄĚ bajo la se√Īal del arte abstracto.

Obras de la muestra Todos abstractos ‚Äď Foto cortes√≠a del CPA Holgu√≠n

La obra de Pedro de Ora√° es bastante conocida, ha marcado impronta en el arte cubano, y es cercana con los pintores holguineros. Por su parte, Armando G√≥mez, que este 2021 celebra sus 80 a√Īos, posee una obra importante en la abstracci√≥n mat√©rica. Residente en M√©xico, graduado de pintura y escultura de la Escuela Profesional de Arte de Holgu√≠n, desarroll√≥ sus primeras piezas basadas en los principios del expresionismo abstracto.

Obras de la muestra Todos abstractos ‚Äď Foto cortes√≠a del CPA Holgu√≠n

Integran, adem√°s, la muestra ‚Äďcon piezas que van desde la fotograf√≠a, la cer√°mica y la instalaci√≥n a diferentes t√©cnicas pict√≥ricas, y donde encontramos a miembros de diferentes generaciones‚Äď artistas como Abenamar Bauta Delgado, Adela Gonz√°lez, An√≠bal de la Torre Cruz, Carlos (Koky) Trillo, Carlos Garc√≠a de la Nuez, Claudio Sotolongo, Emilsy P√©rez, Francisco N√ļ√Īez, Freddy Garc√≠a Azze, Grettel Arrate, Jorge Luis Hern√°ndez, Jos√© √Āngel Vincench, Jos√© Manuel Mayo, Jos√© Vega Batista, Juan L. Brouwer, Julia Vald√©s, Julio Ram√≥n Serrano, Katia Leyva, Leandro P√©rez, Lidisbelis Carmenate, Luis Miguel Garc√≠a, Luis Santiago Pe√Īa, Mariannis Mirabal Ripoll, Martha Beatriz Castro, Rafael Gonz√°lez Morales, Ramiro Ricardo Feria, Ricardo Salgado Arias, Yimer Gonz√°lez, Teonila Maltas, Yuliet Aguilar V√°zquez y Yuliet Fern√°ndez Lluch, entre otros.

Obras de la muestra Todos abstractos ‚Äď Foto cortes√≠a del CPA Holgu√≠n

Todos abstractos, compendio de un interesante momento de arte abstracto insular, posee curadur√≠a de Ronald Guill√©n y Bertha Beltr√°n, y direcci√≥n general de Yuricel Moreno, al frente del Centro de Arte, instituci√≥n que celebra su aniversario 30 este a√Īo.


Homenaje, 60 a√Īos de El Alba

Cada academia potencia sus pautas, sus concepciones docentes, sus formas de ver, crear y pensar el hecho art√≠stico; que, aunque se asemejen a otras, le permite irradiar cierto fulgor propio. Distintas miradas, rasgos y criterios, unifican la obra de sus egresados. Y al mismo tiempo ‚Äďen esa especie de sello, de paradigmas asumidos y trasmitidos, de fragua a fuego lento‚Äď, cada escuela es un v√≥rtice a la multiplicidad, un espacio abierto no solo a la experimentaci√≥n sino a la divergencia, a la dial√©ctica, a la creaci√≥n.

Esto lo comprobamos al recorrer la amplia muestra virtual Homenaje, a prop√≥sito del aniversario 60 de la holguinera Academia Regional de Artes Pl√°sticas El Alba, dedicada a los artistas y profesores Lauro Hechavarr√≠a y Jos√© Aguilar, y que, expuesta en el perfil de Facebook de esta instituci√≥n, re√ļne piezas de los docentes y de egresados de la misma.

Fotos cortesía de El Alba

¬ŅPodemos hablar, entonces, de un cuerpo visible o, al menos, caracterizable en la obra de los egresados de El Alba en las seis d√©cadas transcurridas desde su fundaci√≥n en 1961? Muchos de ellos reconocidas firmas de las artes visuales cubanas, radicados en la isla y fuera de ella. Ellos ‚Äďasegura el profesor e investigador Fernando Almaguer Rodr√≠guez en las palabras del cat√°logo de esta muestra‚Äď ‚Äúse distinguen por un aspecto en su esencia, heredan part√≠culas espirituales de sus consagrados profesores‚ÄĚ, docentes entre los que se encuentran Fausto Cristo, Ramiro Ricardo, Miguel Mayan, Argelio Cobiellas, Fernando Bacallao, Lauro Hechavarr√≠a, Fernando G√≥mez y Jos√© Aguilar.

Fotos cortesía de El Alba

Estas pr√°cticas ‚Äďsubraya‚Äď se caracterizan ‚Äúpor la b√ļsqueda inquisitiva de est√©ticas que sondean la realidad social. Se advierte en sus obras ‚Äďaun en la de aquellos que optaron por la abstracci√≥n‚Äď, un mordaz an√°lisis comprometido con una entrega consensuada de criterios, no simplemente est√©ticos o art√≠sticos, sino que se perciben posturas √©ticas disfrazadas de est√©ticas visuales; iluminados vest√≠bulos para comprender fen√≥menos cotidianos o culturalmente trascendentes. Esto indica algo muy importante, las generaciones de artistas pl√°sticos que se formaron en El Alba entre las d√©cadas de los 80-90 estuvo marcada por la necesidad de ese discurso, un arma est√©tica para designar posturas, un ethos del decir desde la imagen pl√°stica, una imagen pl√°stica deontol√≥gica‚ÄĚ.

Fotos cortesía de El Alba

Esta generaci√≥n, m√°s entrada a los 90, se form√≥ en una academia que ‚Äúre-semantiz√≥ su doxolog√≠a, asumi√≥ t√©cnicas y procedimientos de hacer el arte que enriquec√≠an el discurso est√©tico y pon√≠a a tono nuestra visualidad con la del resto del mundo creacional‚ÄĚ, y que ‚Äúsustituy√≥ materiales tradicionales por artesanales, mientras que, se inclu√≠a la fotograf√≠a, la documental√≠stica y el video-arte, como argumentos procedimentales urgentes y necesarios para administrar los nuevos c√≥digos de la visualidad‚ÄĚ.

Fotos cortesía de El Alba

Ronald Guill√©n, Miguel √Āngel Salv√≥, Alejandro Aguilera, Alexander Lobaina, Freddy Garc√≠a Azze, Rub√©n Hechevarr√≠a, Elsa Mora, Jos√© √Āngel Vincench, Magalis Reyes, N√©stor Arenas, entre otros, cuyas piezas integran Homenaje, forman parte de esta oleada de creadores que demuestra ‚Äďcomo subraya Fernando Almaguer‚Äď que el enfoque social y antropol√≥gico fue ganando espacio y que los artistas de El Alba inician, o vienen a consolidar, un proceso de b√ļsqueda y reflejo de lo otro, a trav√©s de prismas que van desde lo religioso y lo popular, hasta lo √©tnico y la identidad de g√©nero. ‚ÄúSin embargo, semejantes transformaciones no hubiesen todo posibles sin la ductilidad de un proyecto pedag√≥gico que reorientara la din√°mica de los debates est√©ticos, todo sin abandonar los componentes neur√°lgicos de una academia‚ÄĚ, destaca.

Fotos cortesía de El Alba

De esta manera, Homenaje agrupa, en esa especie de crisol abierto a concomitancias y m√ļltiples ‚Äúsenderos bifurcables‚ÄĚ, pero que parten de una misma g√©nesis, un punto en com√ļn, obras, adem√°s de los ya mencionados, de artistas reconocidos como Cosme Proenza Almaguer, Alexis Pantoja, Eduardo Leyva Cabrera, Ernesto Blanco Sancipri√°n, Jos√© Emilio Leyva Azze, Mar√≠a del Pilar Reyes y Rosa Leticia Leyva Azze; y de otros, en perfecto di√°logo y al mismo tiempo confrontaci√≥n fruct√≠fera, m√°s j√≥venes, graduados recientemente, como Liz Mailys Gonz√°lez, Alejandro Ortiz, Emilsy P√©rez y Hennier Delgado.

Fotos cortesía de El Alba

Con coordinaci√≥n de Guillermo Batista del Toro y curadur√≠a de Ronald Guill√©n y Freddy Garc√≠a Azze, esta muestra refleja las potencialidades del ‚Äúespacio cultural y pedag√≥gico‚ÄĚ que es El Alba, uno de los principales centros de la ense√Īanza art√≠stica en la regi√≥n. Tanto as√≠ que ‚Äúencontrar estrategias did√°cticas para encausar la diversidad creativa ante la inercia del discurso posmoderno, es uno de los mayores retos de nuestro colectivo pedag√≥gico. Sin embargo, en medio de tanta confusi√≥n, se declara potencialmente √ļtil y f√©rtil, el ejercicio cultural que germina desde El Alba. Si alg√ļn prop√≥sito enaltecedor junta el alma humana, si alguna sensibilidad art√≠stica es capaz de redimir el dolor, encuentra en nuestras paredes hoy d√≠a, espacio para abrigar la esperanza‚ÄĚ. La exposici√≥n Homenaje, a prop√≥sito del aniversario 60 de la fundaci√≥n de la Academia Regional de Artes Pl√°sticas El Alba, es una pieza m√°s para continuar d√°ndole cuerpo a esa esperanza, que es contribuir a darle cuerpo al arte holguinero y cubano.


Evas de José Manuel Fernández

Eva, muestra personal del joven artista y realizador audiovisual José Manuel Fernández Lavado (Santiago de Cuba, 1982) se exhibe en la galería Fausto Cristo de la Uneac en Holguín.

De la serie Entre manos I РJosé Manuel Fernández Lavado РFoto Bernardo Cabrera

Trece piezas realizadas con plumilla sobre cartulina ‚Äďaunque tambi√©n emplea los empastes de acr√≠lico, el dripping y la acuarela para darle profundidad a elementos figurativos‚Äď, recorren el cuerpo femenino y sus m√ļltiples posibilidades e interpretaciones con una mirada que va desde lo ancestral (lo neocl√°sico, lo enigm√°tico, lo arcano) a lo posmoderno (la apropiaci√≥n, la reelaboraci√≥n, la hibridaci√≥n).

Las guerreras de Jos√© Manuel ‚Äúposan‚ÄĚ con la voluptuosidad plateada de lo desconocido; parecen sacadas de viejas l√°minas que recuerdan las mitolog√≠as yacentes de aquellas civilizaciones perdidas en el tiempo y la memoria, como la Atl√°ntida de Plat√≥n, con sus mitos, sus dioses y amazonas, y sus misterios tragados por la fuerza del mar. Y por otro lado, sus mujeres parecen ser sacadas de fantas√≠as dist√≥picas y ciberpunk que alimentan la ciencia ficci√≥n y la hibridaci√≥n cultural (como la pieza ‚ÄúAlfa‚ÄĚ).

Incluso en la intimidad del pudor, sus féminas se nos muestran sensuales y libres. Sus cuerpos están cargados de artilugios y significados, re-armados o ensamblados con elementos (las manos, las cuencas como ancianos rostros) que refuerzan la sensualidad del semblante, el misterio detrás de evocación lírica, la fuerza capaz de crear (incluso nos remite con el nombre a un origen bíblico, al génesis, a la propia creación).

Exposición Eva de José Manuel Fernández Lavado РFoto Bernardo Cabrera

Exposición Eva de José Manuel Fernández Lavado РFoto Bernardo Cabrera

‚ÄúGalas de cuerpos que se resisten al mandato eterno, can√≥nico, indemostrado, presunto. Rebeli√≥n contra cualquier fr√≠vola estereotipia u otros, sean lo que fueren, sus roles a priori. He aqu√≠ el quehacer del demiurgo, en la sintaxis de l√≠neas pulcras y precisas, premeditadas ante cualquier otredad sem√°ntica que se les provea, tras encuadres o composiciones distantes. Identidades antiguas como la sed y el vino. Anatom√≠as enaltecidas ante el goce retiniano, am√©n de artes proscritas e intrusa polis√©mica de g√©neros‚ÄĚ, escribe el periodista y profesor Fabio Ochoa en el cat√°logo de la muestra, con curadur√≠a y montaje del autor y Rolando Salvador Pav√≥n y Juan C. Anzardo.

Obra Alfa РJosé Manuel Fernández Lavado РFoto Bernardo Cabrera

Con la precisi√≥n de la l√≠nea de un dibujante h√°bil y perspicaz, capaz de plasmar elementos tan complejos como los detalles de la fisonom√≠a femenina (el tratamiento del rostro, las manos) y que por momentos nos recuerda el simbolismo ‚Äúfantasioso‚ÄĚ, sobre todo en los paisajes, de algunas im√°genes de Gustave Dor√©, Jos√© Manuel Fern√°ndez sabe que estas piezas le permiten saldar una deuda con las mujeres que admira y aquellas que tiene cerca, a las que les seguir√° seguramente debiendo mucho m√°s.

Egresado de la Academia Profesional de Artes Plásticas José Joaquín Tejeda de Santiago de Cuba, en la especialidad Pintura, y de la Universidad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual en Holguín, perfil Fotografía, José Manuel Fernández Lavado ha realizado ocho muestras personales y participado en más de 100 colectivas.

 

 

Exposición Eva de José Manuel Fernández Lavado РFoto Bernardo Cabrera

Exposición Eva de José Manuel Fernández Lavado РFoto 4 Bernardo Cabrera

Obra La pesca РJosé Manuel Fernández Lavado РFoto Bernardo Cabrera


«Hasta en lo m√°s cotidiano y com√ļn hay algo que contar»

Entre las chimeneas humeantes y los camiones Volvo ciclópeos cargados de mineral, más allá de la tierra roja impregnándolo todo y los paisajes lunares. Por encima de los monótonos edificios y el marchar cotidiano de los otros hacia la industria, anda él.

Una vez fue el testigo privilegiado de las noticias y las multiplicó para la teleaudiencia, con destreza y pasión. Pero la vida estaba reservándole otros rumbos. Todavía intenta averiguar cuáles, en tanto, sigue entregando belleza a quien esté dispuesto a mirar, con el corazón.

Alexudis Leyet, desde Moa, cuenta cómo los detalles inadvertidos por otros captan su atención y son congelados por su lente.

fotos cortesía del entrevistado

¬ŅC√≥mo llegaste hasta la fotograf√≠a?

Hace m√°s de cuatro a√Īos me fui del telecentro Moa TV. Anduve alg√ļn tiempo haciendo cualquier trabajo para mantener a mi familia. La pas√© mal en verdad. Estaba decepcionado, pero la idea y la esperanza de estar relacionado con lo que me gusta hacer, la fotograf√≠a, siempre estuvo ah√≠.

Entonces me regalaron una cámara Nikon D3400 y aunque muchos dicen que es una cámara de iniciación, eso ni me preocupa. Hay quienes tienen tecnología de punta y no la saben usar. No obstante, creo que en este mundo todavía me falta bastante, tengo que aprender más.

Generalmente todos miramos, pero pocos vemos y los fot√≥grafos debemos ver y graficar eso que otros no logran. Hasta en lo m√°s cotidiano y com√ļn hay algo que contar.

fotos cortesía del entrevistado

Sin embargo, tu experiencia profesional era como camar√≥grafo de televisi√≥n. ¬ŅPor qu√© no seguir haciendo audiovisuales?

Siempre me gustó la foto fija. Siempre. Me impresionaba cuando estaba en coberturas de prensa y veía a fotorreporteros que parecían francotiradores, esperando el momento para disparar… Es muy fácil transmitir un mensaje a través de un video, no así con la foto fija. Es un reto resumir todo en una captura.

fotos cortesía del entrevistado

¬ŅPor qu√© escoges la naturaleza como tu principal modelo?

Soy de El Cedrito, de Sagua de Tánamo, en el campo. Siempre me gustó la naturaleza y ahora que tengo mi cámara puedo estar más cerca con mi lente 70/300 milímetros.

Me gustan los primeros planos que, en mi opini√≥n, son muy reveladores. Y a√ļn quisiera adentrarme m√°s en este mundo maravilloso, en este modo expresivo.

Facebook se ha convertido en el principal medio para dar a conocer tu obra, ¬Ņen qu√© otros espacios la has socializado?

En la Casa de la Cultura de Moa participé en la exposición Cubanías, con algunas de mis piezas, gracias a un artista plástico que trabaja allí, Fidel Silvente.

fotos cortesía del entrevistado

Hoy en d√≠a la fotograf√≠a para ti es un hobby, pero ¬Ņa qu√© te dedicas profesionalmente?

Hago fotos de quincea√Īeras, etc√©tera, pero comenc√© casi al mismo tiempo que el coronavirus y no he tenido mucha suerte.

¬ŅCon qu√© sue√Īas?

Sue√Īo abrirme paso en este mundo y sus tendencias, participar en exposiciones y eventos y estar en lugares donde salir a tomar fotos no asuste a la gente.

Mientras tanto reflejas tu ciudad y sus peculiaridades m√°s all√° de los esquemas mentales. ¬ŅQu√© tratas de mostrar?

Cuando he hecho fotos donde se ve el mar de Moa, que sabes que no es azul, sino un poco como tierra roja revuelta, la gente me dice, ‚Äúoye, pero pusiste el mar azul‚ÄĚ. Y es que yo espero ver el mar de Moa bien azul y limpio un d√≠a. Me interesa fotografiar cosas buenas del municipio que est√°n ah√≠ y las personas ni las ven.

Hoy todo es tan convulso que ya las personas no se fijan en un p√°jaro o una mariposa y mucho menos en cosas que suceden en fracciones de segundos que, al detenerlas en una foto, se convierten en arte.


Rostros como puertas en la obra de Aníbal De la Torre

Aníbal De la Torre posee una poética reconocible a vuelo de águila en el panorama visual holguinero y de por sí, cubano. Basta con detenerse frente a una de sus piezas para darnos cuenta que si bien cada una es diferente, estos rostros que ha captado exploran idénticos temas y al mismo tiempo dan cuerpo a una singular cosmovisión: el individuo (el creador) que asume la fe en la religión yoruba y que la expresa mediante el arte.

La Espera РAníbal De la Torre

Palpamos ‚Äďcomo si estuvi√©ramos escudri√Īando, buscando algo m√°s all√°‚Äď esta simbiosis (fe/arte) en la muestra Rostros, expuesta en la galer√≠a Fausto Cristo de la sede provincial de la Uneac en Holgu√≠n, donde An√≠bal re√ļne 13 piezas en gran y mediano formato que nos reafirman, en primer lugar, su capacidad como dibujante y retratista, a partir de un trazo conciso, una l√≠nea depurada e impresionista, y adem√°s la intenci√≥n de capturar ese ‚Äúalgo m√°s‚ÄĚ que buscamos y encontramos en la fuerza del rostro.

Sus rostros (literalmente las deidades yorubas, los Orishas, se llaman ‚Äúdue√Īos de la cabeza‚ÄĚ) no son meros retratos. Los rostros de An√≠bal son reflejos del alma; digamos m√°s bien que una especie de puente entre quien nos observa desde el lienzo y quienes, desde este lado del umbral, intentamos comprendernos a nosotros mismos. An√≠bal ha ido consolidando su mirada ‚Äďfragu√°ndola, mir√°ndose a s√≠ y claro, encontr√°ndose en las posibilidades de esta mixtura‚Äď luego de las b√ļsquedas a las que se somete todo artista, y del crecimiento que han resultado sus muestras anteriores (unas quince personales y adem√°s un promedio de 80 colectivas, nacionales y for√°neas).

Las obras de An√≠bal, los rostros que nos observan, reflejan sus estados de √°nimo, atrapan ‚Äďcuesti√≥n dif√≠cil, sin dudas‚Äď la espiritualidad que los asecha: los miedos, alegr√≠as, esperanzas‚Ķ que perviven en cada cual y que dan cuerpo a la cosmovisi√≥n del artista. Para esto An√≠bal De la Torre conjuga elementos propios de la religi√≥n yoruba, como clavos de l√≠nea, garabatos, herraduras, caracoles y girasoles, que se ‚Äúestampan en el fondo plano de colores pastel, y que a la vez contrastan con el cintur√≥n escapular, contenidos en un peque√Īo espacio abstracto con tonos sienas, sepia, negro y blanco, colores que he venido sistematizando en las muestras anteriores‚ÄĚ, comenta el artista, graduado en la Escuela de Instructores de Arte (2004) y en Estudios Socioculturales en 2013.

Trance 2 РAníbal De la Torre

Otra cuesti√≥n evidente en su obra ‚Äďadem√°s de que su peque√Īa hija y su esposa, la tambi√©n creadora visual Annia Leyva Ram√≠rez, curadora de esta muestra, sean modelos en algunas de las piezas, como ‚ÄúMadona con Ir√©‚ÄĚ y ‚ÄúMusa de luz‚ÄĚ‚Äď es la frecuente autorepresentaci√≥n del propio artista, la mirada hacia el propio yo y sus interrogaciones: ‚ÄúCasi siempre estoy as√≠, de manera evidente, como reflejo del individuo que asume la fe en la religi√≥n yoruba‚ÄĚ, asegura quien nos mira desde la portada del cat√°logo (‚ÄúAutorretrato‚ÄĚ) o desde el cartel de la exposici√≥n (‚ÄúRoseado de fe‚ÄĚ).

El culto sincr√©tico no es excusa en estas piezas, es asunci√≥n de fe, marca de po√©tica, simbiosis de rostros/fragmentos de alma con elementos de la cultura yoruba, que An√≠bal dibuja o inserta como complementos (caracoles, fragmentos de yute) en las obras, y que, desde √Āfrica lleg√≥ a Am√©rica en los barcos cargados de esclavos que trajeron una cultura que, en el transcurso del tiempo, se sincretiz√≥ con religiones preexistentes de base africana, con el cristianismo, con la mitolog√≠a amerindia, entre otros.

‚ÄúLos rostros desde el lienzo invocan a penetrar en el misterio m√°s insondable‚ÄĚ, escribi√≥ en las palabras del cat√°logo el escritor Jos√© Conrado Poveda, y a este misterio nos convida An√≠bal con la seguridad de que un rostro no es una ventana, es una puerta abierta, y con el riesgo de que frente a una de estas piezas, nos encontremos nosotros mismos.

 

 


La sencillez impresionante del azul y el gris

Con Azul y Gris, expuesta en la galer√≠a El Zagu√°n, del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Holgu√≠n, el joven artista holguinero Ram√≥n de Jes√ļs P√©rez de la Pe√Īa realiz√≥, luego de aparecer en varias muestras colectivas, su primera exposici√≥n personal.

Toda primera muestra personal marca un antes y un despu√©s: es una especie de parteaguas que pone una obra que hasta ese momento ha formado parte de la curadur√≠a de un proyecto colectivo, a ocupar un sitio privilegiado, mostrar un corpus propio. Y toda primera muestra es, por dem√°s, una osad√≠a, una interrogante, una b√ļsqueda, en la que el artista se ‚Äúofrece‚ÄĚ y se expone a la mirada acuciosa de quien mira (o m√°s aun, la mirada de quien observa y escudri√Īa en la propuesta que nos ofrece).

Ram√≥n de Jes√ļs sali√≥ airoso en este primer juego (apuesta) de colores y texturas, ese espacio de confluencias de rostros y formas expresivas que es su primera exposici√≥n. En Azul y Gris (colores psicol√≥gicamente fr√≠os y en el caso del azul, primario) predominan dos l√≠neas, que al mismo tiempo se complementan en una sola po√©tica: por un lado los retratos y por otro la pujante fuerza de sus abstracciones. Sus retratos son rostros mayormente femeninos, como sacados de revistas o sesiones de fotos, como modelos que posan desprejuiciadas frente a √©l, sabiendo que ‚Äúatrapar√°‚ÄĚ la sensualidad de la mirada, el labio insinuante y procaz, la levedad del momento, la fragilidad del cuerpo, la osad√≠a‚Ķ Pero al mismo tiempo, estos rostros femeninos evaden el kitsch de la primera mirada, para cargarse de complementos, de manchas de color, de relieves y mixturas‚Ķ No son rostros abstractos, pero en la figuraci√≥n ‚Äďen esas miradas femeninas como las de Frida Kahlo y Marilyn Monroe, que es excepci√≥n en el rostro del Lennon de ‚ÄúImagine‚ÄĚ‚Äď encontramos la base de la propia abstracci√≥n con que va poblando su pintura; donde, adem√°s de las cualidades f√≠sicas que captura, la expresi√≥n cobra fuerza (es como si la luz del tr√≥pico, siempre subversiva, lo inundara todo).

Por otra parte, lo que m√°s me llama la atenci√≥n de la obra de Ram√≥n de Jes√ļs P√©rez de la Pe√Īa son sus abstracciones cargadas de fuerza y lirismo, influenciadas principalmente por el action painting y el color field painting; im√°genes que desde la no figuraci√≥n que s√≠ encontramos en sus otras piezas, intentan expresar mediante el color y la materia del cuadro, sensaciones como el movimiento, la velocidad y la energ√≠a (el ‚Äúautomatismo‚ÄĚ de Jackson Pollock, que redujo su gama crom√°tica pr√°cticamente al negro, el blanco y el gris azulado, y los brochazos irreverentes de Franz Kline, por ejemplo, son palpables en piezas como ‚ÄúCronos‚ÄĚ, ‚ÄúEncuentro I y II‚ÄĚ y ‚ÄúSemana‚ÄĚ). Incuso, donde m√°s autonom√≠a alcanza precisamente Ram√≥n de Jes√ļs es en esos ‚Äúpaisajes‚ÄĚ abstractos que pueblan su mirada, como vemos en piezas como ‚ÄúMi primavera‚ÄĚ (mi obra preferida de la muestra), ‚ÄúEl cuarto de Tula‚ÄĚ, ‚ÄúCromos‚ÄĚ y ‚ÄúTu piel‚ÄĚ.

Ram√≥n de Jes√ļs P√©rez de la Pe√Īa, graduado de la Academia Profesional de Artes Pl√°sticas El Alba y con formaci√≥n en los estudios de animaci√≥n Anima de Holgu√≠n, no plasma im√°genes o retratos femeninos en √≥leo sobre lienzo al azar: en sus obras vemos momentos, emociones, acciones, pensamientos, inquietudes, que captura, a veces con la rapidez del trazo o la acci√≥n inmediata, con las influencias de los maestros de la abstracci√≥n, pero sin depender, en su esencia, de ellos. Los colores, que conoce y explota, la esp√°tula, el brochazo, la l√≠nea segura en el dibujo, las gotas y trazos que pueblan la orograf√≠a de su arte, son acaso excusas para mostrarnos las formas que no vemos siempre, pero que rigen nuestros d√≠as con la sencillez impresionante del azul y el gris.