Esteban


¡Qué manera de quererte, qué manera!

¬ŅY a qui√©n caldo quiere, cu√°ntas tazas le dan? Un derroche de amor y virtud fue lo que desbord√≥ el claustro y estudiantado del Conservatorio Esteban Salas en la gala por su aniversario 60. Cual quincea√Īeros por cuarta ocasi√≥n celebrados se vistieron de lujo y desplegaron sus mejores pertenencias, talento y consagraci√≥n. No escatimaron en recursos, hubo se√Īores brindis para todos los gustos. Esplendor y m√°s esplendor, cuando uno crey√≥ que no habr√≠a nada mejor los anfitriones sal√≠an a bandejas plenas. A fiestas como √©stas es a las que siempre quiero asistir. Cuando participo en convites como el del jueves 5 de marzo a partir de las 8.30 p.m en la Sala de Conciertos Dolores, s√© que vale todo el empe√Īo y la fe de los buenos cubanos.

Zulema Iglesias junto a Orquesta Sinfónica Juvenil/ foto yori andino

Varias fueron las semanas de ensayos. Bien puedo apuntar que cualquiera de ellos era ya algo muy cercano a lo sublime. ¬°Bravo! a todo el claustro de profesores y trabajadores que dejaron el alma en cada jornada; y por supuesto, a los j√≥venes artistas que hoy enarbolan la m√ļsica de una isla. A m√≠ me gusta la palabra isla aunque para muchos no est√© de moda, aunque se haya abusado del signo, a m√≠ me va. Un pedazo de ella habita los salones, aulas, pasillos y rincones de nuestra vivienda, el Conservatorio, que a seis d√©cadas expone juventud, salud y armon√≠a.

Yo s√© que me reboso cuando de ustedes hablo. ¬ŅQu√© le voy a hacer? Habitante incorregible soy.

Carlos Alberto Solís junto a Orquesta Sinfónica Juvenil/ foto yori andino

Varios fueron los formatos musicales que en pasarela tomaron el escenario. Segura estoy que lo hicieron a prop√≥sito. Quisieron mostrar a sus concurrentes todo cu√°nto tienen. No la in√ļtil vanidad de quien cambia de uno a otro traje sin llegar a reconocerse en alguno. ¬°Ay sublime belleza de los sentidos, menos mal que existes! Muchas son las generaciones que en Santiago y a miles de kil√≥metros por tierra y mar reconocen su formaci√≥n en la instituci√≥n.

Tal vez por eso es que Silvita Calzado, directora de Vocal Divas, se emocion√≥ al comentar sobre la labor del padre Osmundo Calzado, o de su propia historia de amor familiar con g√©nesis en la calle Santa Luc√≠a. Otro tanto lucieron las muchachas de Vocal Adalias, quienes con varios a√Īos de labor son egresadas todas del plantel. Santiago de Cuba ostenta un desarrollo en la m√ļsica vocal en formaciones femeninas y masculinas que amerita otra dedicatoria. Por lo pronto baste enfatizar que ellos y ellas son hijos de la formaci√≥n acad√©mica que hoy festeja.

Vocal Divas. Imagen de Archivo de yori andino

El Orfe√≥n Santiago y el coro Madrigalista se dieron cita en el tabloncillo bajo la direcci√≥n de la maestra Magalys S√°nchez. Bueno, ya sabemos de esta tierra y su tradici√≥n coral, su a√Īejo Festival de Coros y del rol de la ense√Īanza musical en la salvaguarda y proliferaci√≥n de este patrimonio musical.

Formaciones de m√ļsica de c√°mara integradas por alumnos y profesores tambi√©n asistieron al baile junto a solistas instrumentistas. Maestros como la agrupaci√≥n Magic Sax Quartet y el cuarteto de cuerdas Arkos, por supuesto quisieron aparecer en las instant√°neas, porque son referentes cuando de esta historia se narre. Los intr√©pidos del jazz, que por estas fechas no paran de acaparar el show, otra vez hicieron de las suyas. Sospecho que estos muchachos no tienen pare cochero, en poco tiempo seguir√°n dando mucho y bueno de que hablar.

Magalyz Sánchez frente al Orfeón y el coro Madrigalista/ foto yori andino

¡Pero Víctor, ARRASASTE!

V√≠ctor Vargas es un todoterreno. V√≠ctor es un hombre orquesta al estilo literal. Desde hace varios a√Īos se ech√≥ la Orquesta Sinf√≥nica Juvenil a los hombros y la verdad es algo impresionante. A √©l le han sacado en ocasiones anteriores hasta estribillos congueros a golpe sinf√≥nico ante presentaciones que como las de esta noche de marzo, arrasan.

Esta formaci√≥n acompa√Ī√≥ al mexicano Carlos Alberto Sol√≠s, en un tema de su autor√≠a que honr√≥ a las madres y que ilustr√≥ el hermanamiento entre las culturas de ambos pa√≠ses.

David Gómez y formato de jazz/ foto yori andino

Zulema, para la próxima avisa. ¡Cuánta grandeza! Claro que la Sala Dolores en pleno se puso de pie ante ti. No le pregunten más a la Iglesias por qué con tanta valía se quedó en Santiago, no se lo reiteren por favor. Ella decidió quedarse para que Santiago tenga razones de su orgullo. Respetamos y queremos a los que con talento y amor también habitan otras geografías. Y nos honra que esta mujer sea metáfora de su ciudad.

(a voces, orquesta y conteo de Pérez Prado) Uno, Dos, Tres, Cuatro, Cinco, Seis, Siete, Ocho ¡MaaaaaaaaaamBo! Ahhhh!!!!

‚Ķel p√ļblico baila, no hay quien pueda resistirse.

Uno, Dos, Tres, Cuatro, Cinco, Seis, Siete, Ocho ¬°MaaaaaaaaaamBo! Ahhhh!!!!

Hay flores por doquier, aquellas en celof√°n y aquellas con las que te premia la vida. La felicidad se antoja l√°grima en los ojos de algunos. Risas, Fiesta y alma llevan tatuajes de amor.

jazz band del Conservatorio/ foto yori andino

Uno, Dos, Tres, Cuatro, Cinco, Seis, Siete, Ocho ¬°MaaaaaaaaaamBo! Ahhhh!!!!

Oigan manit@s, ¬°apretaron! Somos una Orquesta que va por mucho m√°s. No me disculpen la sobredosis de adjetivos. No me perdonen el amor. Es mi Conservatorio, y siento orgullo.

(A ritmo de Conga): Unos, Dos y Tres, Uno, Dos y Tres: ¡Qué paso más chévere, qué paso más chévere el del Conservatorio é!