escritura


34 a√Īos conquistando el arte

La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z est√° de cumplea√Īos. Decir 34 a√Īos nunca ser√° un simple n√ļmero, pues a lo largo de estas tres d√©cadas la filial principe√Īa ha moldeado un estereotipo del joven creador que sigue siendo referente en Cuba por la voluntad y el arrojo de cientos de j√≥venes que hacen de ella el espacio id√≥neo para divertirse, improvisar ideas, mezclar tendencias y sonoridades, promover la buena literatura y exponer lo mejor de las artes visuales, pero sobre todo, contribuir a la diversidad cultural que hoy defiende la organizaci√≥n.

Con 246 asociados, tercera en el pa√≠s con la mayor membres√≠a, la AHS principe√Īa es el espacio de legitimidad para artistas emp√≠ricos, el catalizador de los procesos culturales que desde octubre de 1986 sirve de enlace entre la producci√≥n art√≠stica y las diferentes entidades del sistema institucional de la cultura. Una organizaci√≥n que mantiene el fiel prop√≥sito de semejarse cada d√≠a m√°s a los j√≥venes que representa.

Concierto online de trovadores en el III Coloquio Nacional de Periodismo Cultural./ Fotos: Claudia Beatriz Borrero B√°ez

Responder con arte…

Camag√ľey goza de una voluntad de acompa√Īamiento institucional para la AHS a todos los niveles ‚Äďcon aspiraciones de ampliarlas a√ļn m√°s‚Äď. Y es que ah√≠ radica el secreto de por qu√© la filial agramontina sea, desde su gestaci√≥n, un espacio de irradiaci√≥n cultural reconocida por el equilibrio, sistematicidad y calidad en cada una de sus jornadas.

La Casa del Joven Creador tiene una programaci√≥n de lujo con m√°s de 200 actividades al mes y mil en el verano, destinadas todas a satisfacer las necesidades de entretenimiento, recreaci√≥n y cultura de ni√Īos, adolescentes, j√≥venes y adultos. Tiene en su haber proyectos socioculturales como ‚ÄúGolpe a Golpe‚ÄĚ y ‚ÄúCine en los Barrios‚ÄĚ que llevan el talento art√≠stico y las artes visuales a las comunidades y barrios alejados del centro de la ciudad.

Cuenta adem√°s con nueve eventos contemplados dentro del presupuesto cultural del territorio y dos de ellos con participaci√≥n internacional, entre los que se encuentran el Sal√≥n de Artes Pl√°sticas ‚ÄúGestus‚ÄĚ, el Festival de Rock ‚ÄúSonidos de la Ciudad‚ÄĚ, el Festival de Rap ‚ÄúTrakeando‚ÄĚ, la Jornada M√ļsica Electr√≥nica ‚ÄúBeat 32‚ÄĚ, el Festival de Trova ‚Äú Canto Adentro‚ÄĚ, entre otros.

IV Jornada de M√ļsica Electr√≥nica Beat 32./ Fotos: Claudia Beatriz Borrero B√°ez

Este a√Īo, a pesar de las limitaciones impuestas por la Covid-19, no se dejaron de realizar los eventos, en esta ocasi√≥n a trav√©s de las plataformas digitales para intercambiar con el p√ļblico, compartir la buena m√ļsica y las experiencias de nuestros artistas en medio de una crisis que nos acerc√≥ al arte desde nuestros hogares.¬†

As√≠ ocurri√≥ con la III edici√≥n del Coloquio Nacional de Periodismo Cultural, una cita que intenciona el autoexamen profesional y las pr√°cticas culturales y, que este a√Īo, no fue la excepci√≥n. La m√ļsica de j√≥venes trovadores y el magisterio de importantes investigadores cubanos y extranjeros desde la web, fueron algunas de las incitativas de quienes a√ļn en dif√≠ciles condiciones, apostaron por un di√°logo colectivo con la pertinencia de reflexionar sobre la cultura y el periodismo en tiempos de pandemia.¬†

El mes de agosto lleg√≥ y escritores, narradores orales, trovadores y pintores iniciaron la traves√≠a de desandar las comunidades distantes de la geograf√≠a camag√ľeyana. As√≠ comenz√≥ la XVII Cruzada Literaria de Camag√ľey, un libro gigante, una cita con el verbo y la m√ļsica que nos propuso una escritura por la vida desde el contexto comunitario.

Grabación del programa televisivo dedicado a la 30 edición del Almacén de la Imagen./ Fotos: Claudia Beatriz Borrero Báez

Solo unos días restan para que el Almacén de la Imagen arribe a su cuarto de siglo de creado. Esta 30 edición especial no pierde la esencia de un arte juvenil que derrumba barreras para su promoción y divulgación. Esta vez, del 23 hasta el 28 de octubre el Almacén llegará a los amantes del cine a través del uso creativo de las nuevas tecnologías y de la transmedialidad que están a nuestro alcance y que legitima a su vez lo más selecto de la creación audiovisual hecha por jóvenes en Cuba

Sin dudas, en Camag√ľey existen espacios importantes para visibilizar el trabajo de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, por lo que la¬† tarea eminente de hoy, ante un virus que nos amenaza y expone, ser√° siempre responder con arte

XVII Cruzada Literaria de Camag√ľey en la comunidad de Senado del municipio de Minas./ Fotos: Claudia Beatriz Borrero B√°ez

Pensando en la AHS…

Mucho tiene para mostrar la AHS agramontina en este aniversario 34, repetir sus siglas en las comunidades camag√ľeyanas y en sus artistas es s√≠mbolo elevado de entrega, compromiso y amor, de quienes junto a sus plumas, pinceles y voces estructuraron la solidez hoy exhibida que la convierten en una de las mejores sedes en la naci√≥n.

A propósito de ello, algunos de sus asociados y Miembros de Honor expresaron su sentir sobre una organización que perdura en el tiempo.

La AHS es como el amigo con el que siempre puedes contar, que dentro de sus posibilidades intentará ayudarte en cuanta creación artística, por muy loca que resulte, se te ocurra, creo que también esto va dado por la disposición de sus directivos que al ser artistas te brindan muchísimo en la fluidez y comprensión de los proyectos.

David Viera

Director de la banda de rock sinfónico Antagon,

Miembro de la célula de la AHS del municipio de Florida

Es una puerta entre los j√≥venes creadores y las instituciones culturales. Con aciertos y desaciertos, la AHS impulsa el trabajo de los artistas muy j√≥venes que a√ļn no tenemos una obra s√≥lida y sin embargo, gracias a ella, contamos con un sistema de apoyo.

Lourdes Mazorra

Escritora y periodista,

Miembro de la Sección de Literatura de la AHS

Creo que tanto la m√ļsica como cualquier otra manifestaci√≥n goza de grandes privilegios en la organizaci√≥n, la inserci√≥n en los eventos, la posibilidad de presentar proyectos, ya sea para un concierto o para la realizaci√≥n de pe√Īas tem√°ticas en la Casa del Joven Creador han propiciado que no sean pocos los que hoy, ya consagrados, hayan hecho carrera en gran parte gracias a la AHS.

Siempre se podr√≠a hacer m√°s y ese es el prop√≥sito. Creo que queda mucho por trabajar sobre todo en los v√≠nculos entre la AHS y otras instituciones tales como los centros de la m√ļsica, casas discogr√°ficas y centros nocturnos.

Danger Sarduy,

Director de la banda de rock DESBROCE

Festival de Rap Trakeanado (2019)/ Fotos: Claudia Beatriz Borrero B√°ez

La AHS de Camag√ľey en todos estos a√Īos de creada cuenta con la confianza y el compromiso de sus asociados, y eso dice mucho de su trabajo. Los programas de subvenci√≥n, promoci√≥n, colecci√≥n y exhibici√≥n de obras de arte deben seguir siendo sistem√°ticos y sostenidos. Para nosotros, los artistas j√≥venes, esto es fundamental en el desarrollo de nuestras carreras.

Leonardo Pablo Rodríguez Martínez,

Artista de la pl√°stica.

La principal premisa de la AHS es la entrega desinteresada de los j√≥venes artistas y escritores, quienes no tienen otro af√°n que mostrar su obra y darla al pueblo. Uno de los principales logros, en todos estos a√Īos, es conseguir que los j√≥venes creadores, crean en la institucionalidad como factor fundamental para su desarrollo. (Tomado del Juventud Rebelde).

Yunielkis Naranjo Guerra,

Director del Centro Provincial del Libro y la Literatura,

Miembro de Honor de la AHS

Colectivo del programa radial EN ZONA de la AHS con los participantes de la IV Jornada de M√ļsica Electr√≥nica./ Fotos: Claudia Beatriz Borrero B√°ez

¬ŅHacia d√≥nde vamos?….

El llamado a la responsabilidad de los creadores e intelectuales en torno a la necesaria integraci√≥n institucional para posicionar el arte joven como vanguardia relevante dentro del panorama cultural camag√ľeyano, son algunas de las prioridades que se ha proyectado la organizaci√≥n en este a√Īo.

Al decir de Yanetsy Le√≥n, periodista y vicepresidenta de la filial camag√ľeyana de la ¬†AHS, es fundamental llegar a los centros educacionales de ense√Īanza media y superior, a las escuelas de arte y a ese otro talento que no se forma en las academias. La AHS tiene la funci√≥n de acoger las inquietudes creativas y consolidar el trabajo de promoci√≥n que se ha logrado mantener en las jornadas y eventos anuales a trav√©s de las nuevas tecnolog√≠as y con una fuerte presencia de la realizaci√≥n audiovisual. ¬†

‚ÄúEs necesario garantizar la continuidad de la AHS como una fuente que une a generaciones de artistas con inquietudes y con ganas de conquistar el mundo a partir de sus perspectivas, de su mirada y su sensibilidad‚ÄĚ.

Escritores y trovadores de la XVII Cruzada Literaria./ Fotos: Claudia Beatriz Borrero B√°ez

Antipoes√≠a eres t√ļ

A propósito del aniversario del natalicio de Nicanor Parra.

Se escribe uno mismo por la culpa de los dem√°s por la destrucci√≥n que quieras asumir, t√ļ decides qu√© es lo que haces, poes√≠a o antipoes√≠a, ser pat√©tico o ser rid√≠culamente un ser que no tiene ganas de intentarlo. A eso me debo, a los deseos de hacer o sentir, en un espacio que debes crear porque las circunstancias a veces condicionan la mente, porque pueden venir a imponerte sentimientos que en realidad no concretes, entonces t√ļ mandas, en tu vida y en lo que escribes.

La poesía pasa, la antipoesía también. Todo pasa, lo bueno y lo malo, es aquel concepto de impermanencia del que tanto hablamos, de ser congruentes en el ámbito de la existencia. De creerte o inventarte de un modo para que existas, para convertirte a ti en ese hombre imaginario, de noches, tardes, balcón, paisajes, hechos, mundos, sombras y hasta sexo imaginario.

  • Pero no creo en la v√≠a violenta
  • me gustar√≠a creer en algo
  • pero no creo
  • lo √ļnico que s√© hacer es verte encoger los hombros
  • y estar atada a ti y a simples ventanas de escritura.

As√≠ debe ser el poeta, pero el poeta no eres t√ļ, soy yo qui√©n recrea la poes√≠a, t√ļ vendr√≠as siendo el que duda, vendr√≠as siendo la sensaci√≥n del papel en blanco. T√ļ y yo vamos a superar la p√°gina en blanco.

Estos sean quizás los temas fundamentales de la poesía lírica, de tu asomo en primer lugar a mi pubis. Se prohíbe rezar, estornudar, escupir, elogiar, arrodillarse, venerar, aullar, expectorar. En este recinto se prohíbe dormir. Y fornicar es un acto diabólico entonces déjame explicarte, que para la penetración debes concientizar que los poetas no tienen biografía, que cada cuerpo que llevas a la cama es uno entre todos los posibles.

tomada de literalmagazine.com

Yo no me permito que nadie me diga que no comprende los antipoemas, porque tendr√© que re√≠rme a carcajadas, para eso me rompo la cabeza para llegar a la esencia de las cosas, porque no tengo ning√ļn inconveniente en meterme en camisa de once varas. Claro que no respondo si me miran echando sangre por boca y narices.

Yo nací para la escritura, estas letras que vuelan en el aire, son tan libres como mi pensamiento, como yo. No hay contradicción posible que no entiendas. Hay cuerpos atados a un instinto.

Cuando pasen los a√Īos y el aire haya cavado un foso, entre tu alma y la m√≠a no habr√° diferencias y t√ļ solo seas un hombre que am√≥ y yo una mujer que se detuvo un enorme instante frente a tus labios.


Confesiones del poeta o Jes√ļs Cos Causse frente al espejo del tiempo¬†

Las confesiones m√°s conocidas, sin duda, son las judiciales y las religiosas. La primera es la declaraci√≥n que, sobre lo sabido o hecho, hace alguien (testigos, acusados‚Ķ) voluntariamente ‚Äďo no‚Äď o preguntado por otro (abogado‚Ķ) ante la autoridad judicial. En la segunda alguien (el penitente) declara al otro (el confesor), los pecados cometidos, que a la postre ser√°n perdonados a trav√©s del mismo Dios u otra deidad. Quiz√°s entre ambas formas de confesi√≥n la similitud m√°s expedita sea el acto declaratorio en aras de lograr, finalmente, la absoluci√≥n (indulto‚Äďperd√≥n).

Ambas procuran, tomando como punto de partida al sujeto de la confesi√≥n ‚Äúen estado de crisis,‚ÄĚ establecer una forma (acci√≥n) de comunicaci√≥n, hasta cierto punto dial√≥gica, donde la palabra cobra fuerza como expresi√≥n, entre otras esencias de la ecolog√≠a interior del ser humano, de sus valores personales. Procuran, adem√°s, recuperar ‚Äúalgo‚ÄĚ ll√°meseme libertad, felicidad, goce, tranquilidad‚Ķ, ¬†o sea, llegar a un estado deseado, presumiblemente de bienestar espiritual. Entonces si se suscribe la afirmaci√≥n, que la comunicaci√≥n es un arte ‚Äďel de lograr el impacto interpersonal‚Äď, la confesi√≥n puede ser asumida como tal: un arte ‚Äďherramienta‚Äď para la expiaci√≥n (reparaci√≥n, enmienda, satisfacci√≥n, compensaci√≥n), incluso la sanaci√≥n. ¬†

As√≠ lo han entendido artistas y escritores cuyas obras giran en torno al tema de la confesi√≥n. En 2016, Gideon Jacobs y Gregor Hochmuh, dos artistas radicados en Nueva York, pusieron en pr√°ctica un pol√©mico proyecto art√≠stico denominado Confessi√≥n,[1] un mecanismo de confesi√≥n a trav√©s del cual las personas pod√≠an declarar ese secreto impronunciable o bien, funcionar como receptores de las m√°s oscuras revelaciones. Esta experiencia‚Äďexperimento dio cuentas de la necesidad que muchas personas ten√≠an de expresarse, de externalizar sentimientos. M√°s atr√°s en el tiempo, la pensadora, fil√≥sofa y ensayista espa√Īola Mar√≠a Zambrano en su obra La Confesi√≥n: g√©nero literario (1943), planteaba las claves que encierran un lenguaje del sujeto entendido como confesi√≥n, que se comunica en ¬†‚Äďa trav√©s de‚Äď la escritura bajo el secreto y la soledad.

Los ejemplos anteriores mucho tienen que ver con la poes√≠a, a la que le es consustancial ‚Äďo le ata√Īe‚Äď tales sensibilidades inherentes a la expresividad humana. En este sentido, la poeta y profesora santiaguera Ileana Rosabal, en la introducci√≥n al libro Confesiones del poeta (Editorial Oriente, 2006), de la autor√≠a de Jes√ļs Cos Cause, tra√≠do a colaci√≥n a prop√≥sito de la edici√≥n homenaje al Festival del Caribe, dijo que la poes√≠a, al menos lo concerniente al aspecto creativo, ‚Äúno ser√° nunca un rito colectivo, que ella ha nacido y ha de extinguirse con el hombre solitario‚ÄĚ, que independientemente que el autor la denomina ‚Äúpordiosera de la soledad‚ÄĚ, tambi√©n nos salva del olvido. Algunos opinan que la poes√≠a es propensa a convertirse en un hecho colectivo toda vez que, en lecturas o recitales, se comparten los textos. Ciertamente es v√°lida esta forma para involucrarse, esencialmente, con el poema.

En este poemario de Cos Causse, el ritual solitario est√° cargado de voces, lo cual se percibe cuando se recorren sus l√≠neas. Quiz√°s porque es un pleno ejercicio de confesi√≥n y de comunicaci√≥n con el otro ‚Äďcon su otro‚Äď: el n√°ufrago, hu√©rfano, son√°mbulo, artesano esp√≠a del amor. Quiz√°s porque no est√° escrito por el poeta que se sienta en una piedra/ a esperar la soledad y la muerte, sino por el poeta que hace un examen de conciencia, ante el inminente crep√ļsculo, revisitando hermosos fantasmas, que de un modo u otro le ir√°n dictando las premisas para encontrar las palabras entre los escombros/del tiempo y las incertidumbres de la historia.

Cos Causse o El Quijote Negro si se prefiere, del cual el próximo mes de octubre del presente 2020 se estará conmemorando el aniversario 75 de su natalicio, encontró las palabras, además de entre los escombros del tiempo, en la ciudad de Santiago y en el pasado histórico del Caribe, sus islas, su gente. 

As√≠ explic√≥ los derroteros del presente y entendi√≥, como pocos, las po√©ticas de esta regi√≥n geogr√°fica cultural. Ello le llev√≥, por ejemplo, a gestar Encuentro de Poetas del Caribe y el Mundo, en el contexto de la Fiesta del Fuego, espacio donde a√ļn se sigue promoviendo la literatura y la integraci√≥n cultural caribe√Īa. Sobre esto daba cuentas Pedro L√≥pez Cervi√Īo, editor de una buena parte de su obra, en el paneg√≠rico dedicado a este embajador de la poes√≠a titulado Fuegos que arman la luz XI.[2] En √©l acotaba que era un poeta ‚Äúins√≥litamente vivo a pesar de la muerte, conocedor a fondo de los rumbos de las luci√©rnagas del Caribe.‚ÄĚ

El Caribe, constante en la obra de Cos Causse, es sin√≥nimo de resistencia, de modo que la resistencia (cultural): reconstrucci√≥n hist√≥rica de expresiones diversas y unidad, es asumida en el libro de manera casi natural. El poeta, una especie en peligro de extinci√≥n, habla desde estas claves, no se arrepiente de lo que ser√° su √ļnico delito (pecado) probable: buscar el amor a toda costa. As√≠ lo anuncia en ‚ÄúConfesiones a Saint-John Perse‚ÄĚ: Como un delincuente /voy a violar tu ventana/y robarte el coraz√≥n/ y estar√© preso en tu recuerdo. Saint-John Perse, premio Nobel de Literatura 1960, es un nombre venerado por mucho poetas del orbe, cuyos versos Y es la hora, ah poeta, de declarar/tu nombre, y tu nacimiento y tu raza constituyen en Confesiones‚Ķ un leitmotiv para (re) construir la historia de ese hombre‚Äďpoeta caribe√Īo, viajero en mar a la deriva/‚Ķel Crusoe conversando con su fantasma [‚Ķ] bautizado con la sangre de un animal sacrificado/ en una ceremonia entre tambores.

Saint-John Perse estuvo en la lista de √≠dolos (literarios, intelectuales y pol√≠ticos) de Cos Causse junto a Roque Dalton (poeta activista pol√≠tico e intelectual), Pedro Mir (poeta nacional de Rep√ļblica Dominicana), Aim√© C√©saire (ide√≥logo del concepto de la negritud), Luis Pal√©s Matos (escritor puertorrique√Īo), y Federico Garc√≠a Lorca. Los hace desfilar (los convoca‚Äďexorciza) en este poemario que fuera publicado un a√Īo antes de su muerte, sobre la cual presagi√≥: me voy a morir el siglo XXI. ¬†

En 2007 m√≠sticamente se despidi√≥. Seg√ļn el escritor y profesor universitario Jos√© Millet Batista, su muerte fue por ‚Äúalegr√≠a incontenible de su viol√≠n roto [‚Ķ] de ni√Īez, [‚Ķ] de poes√≠a‚ÄĚ.[3] Entonces no resulta desacertado subrayar que Cos entreg√≥ su poes√≠a como una oraci√≥n, como ¬†balanza entre el recuerdo y el olvido a juzgar por su poema dedicado al poeta y activista pol√≠tico haitiano Paul Laraque.

Confesiones‚Ķ no escapa, por suerte, de las imaginer√≠as y fabulaciones del bardo que dominaba un estilo singular√≠simo del lenguaje dentro del panorama literario insular. En este se vislumbra un halo testamental que ir√≠a a verse a la postre en Cr√≥nica del crep√ļsculo (Ediciones Santiago, 2012), definitivamente su testamento po√©tico. Por lo tanto, no pod√≠a ser de otro modo, se registran en 66 cuartillas sus temas m√°s recurrentes: la vida (una pesadilla), la muerte, la soledad, el tiempo, los sue√Īos, el amor (un cicl√≥n sin br√ļjula. Un problema de la primavera), el misterio del hombre, la religiosidad popular, los poetas, la poes√≠a misma. En sus propias palabras: Todo aquello que explicara, de alguna forma el mundo y una definici√≥n para justificar lo que se hace y la propia existencia.[4]

Asimismo, tambi√©n destaca la muerte ‚Äď el gran tema universal‚Äď por la carga imaginativa que sugieren la belleza y el horror del fen√≥meno, que adquiere relieves muy particulares dentro de esta obra, en tanto desfilan no la muerte, sino las muertes, lo que se encargar√° de introducir desde los propios t√≠tulos Epigramas y epitafios, Difuntos y sepelios, Testimonio del tiempo, Imagen de libertad de Arriba, Imagen de Ignacio V√°zquez, entre otros. Su presencia y preeminencia se mueven en los poemas, cual asidero filos√≥fico, a veces claramente otras entre l√≠neas y puede decirse que hasta con obsesi√≥n (la obsesi√≥n de muchos poetas), entendi√©ndola en su Elogio y eleg√≠a a Federico Garc√≠a Lorca como: ‚Äúuna met√°fora [‚Ķ] una m√°scara bell√≠sima. / [‚Ķ] la imagen mas perfecta entre el hombre y la naturaleza‚ÄĚ. El rostro que vimos la √ļltima vez en La diosa de la ciudad. Una flor y un epitafio, destaca en Identidad. Es, por sobre todas las cosas, la muerte como motivo de significaci√≥n cultural.

Groso modo, en el discurso po√©tico de Confesiones‚Ķ subyace un lirismo atendible y hasta experimental. Es por ello que el citado poema a Federico Garc√≠a Lorca se asemeja a un ‚Äúlargo‚ÄĚ ensayo po√©tico en el que magistralmente, se resumen las ideas de los textos anteriores, sin desde√Īar el rejuego simb√≥lico y hasta las conexiones e impronta con sus √≠dolos. No menos importante son las coordenadas expuestas del acto po√©tico, en sus definiciones ‚Äďjuicios de gran valor‚Äď sobre poes√≠a: La poes√≠a ser√° siempre/ Una semilla/ Que germina. / [‚Ķ]. La poes√≠a es el espejo del tiempo.

Al poeta y periodista¬† Reinaldo Cede√Īo, uno de sus afortunados entrevistadores, en la entrevista Y Dios estuvo de acuerdo le revelar√≠a: La poes√≠a es un misterio del hombre. Creo que afortunadamente nadie, ni los mismos poetas, saben qu√© cosa es. Quiz√°s el d√≠a que se sepa, comience el fin. Uno tiene que explicarse de alguna forma el mundo y todos buscan una definici√≥n para justificar la propia existencia.[5] Sobre el poema, como forma de expresar la poes√≠a, acotar√≠a: Cuando escribo un poema no me propongo que sea largo o corto. Termina cuando cesa la imaginaci√≥n. Se antoja acercarse a Confesiones‚Ķ como un largo e ininterrumpido poema.

Notas y referencias bibliogr√°ficas

[1] Alejandro I. L√≥pez: El proyecto «art√≠stico» que te har√° confesar y escuchar los m√°s oscuros secretos. Disponible en https://culturacolectiva.com/arte/el-proyecto-artistico-que-te-hara-confesar-y-escuchar-los-mas-oscuros-secretos

[2] Disponible en  http://www.uneac.org.cu/secciones-periodisticas/resenas/fuegos-que-arman-la-luz-xi.

[3] Texto Completo. Disponible http://www.afrocubaweb.com/jesuscos.htm

[4] Reinaldo Cede√Īo Pineda: Jes√ļs Cos Causse: el tiempo nos devora. Disponible en

https://oncubanews.com/cultura/literatura/el-quijote-negro/

[5] Reinaldo Cede√Īo Pineda: Y Dios estuvo de acuerdo o la entrevista recuperada a Jes√ļs Cos Causse. La Jiribilla # 773, 30 de abril al 6 de mayo de 2016. Disponible en

lajiribilla@cubarte.cult.cu

http://www.lajiribilla.cu/articulo/y-dios-estuvo-de-acuerdo-o-la-entrevista-recuperada-a-jesus-cos-causse


Lente panorámico en la dramaturgia de Josep Maria Miró (+ galería)

El dramaturgo catal√°n Josep Maria Mir√≥ (Prats de Llu√ßan√®s ‚Äď Barcelona-, 1977) fue el invitado de Espacio ITI 2019 en su edici√≥n m√°s reciente. Mir√≥, desconocido en Cuba hasta ese momento, luego de haber recibido el importante Premio Born 2011 con la obra El principio de Arqu√≠medes, se ha convertido en uno de los autores contempor√°neos m√°s representativos de la dramaturgia catalana dentro y fuera de Espa√Īa. El texto en cuesti√≥n, llevado a escena m√°s de 30 veces en diferentes escenarios del mundo, fue estrenado en el marco de Espacio ITI 2019 en nuestro pa√≠s, por del dramaturgo, director y editor Abel Gonz√°lez Melo en una coproducci√≥n de Los Impertinentes y Argos Teatro.

También se realizó la lectura dramatizada de otra de las obras del dramaturgo, La mujer que perdía todos los aviones, con las actuaciones de Jacqueline Arenal, Liliana Lam y Carlos Alberto Méndez. Luego se presentó el libro Teatro en tiempos salvajes de la colección Biblioteca de Clásicos de Ediciones Alarcos al cuidado de González Melo.

cortesía de Josep Maria Miró

Durante su visita el autor catal√°n imparti√≥ el taller ‚ÄúDisparadores y artefactos teatrales‚ÄĚ a dramaturgos, teatr√≥logos, directores y actores. Sobre sus referentes, artefactos y pasiones teatrales hablamos una ma√Īana en La C√ļpula de la Embajada de Espa√Īa donde se realizaron las sesiones del taller. Tengo un recuerdo hermoso de ese encuentro, de la temperatura del sal√≥n en las ma√Īanas y del entusiasmo de todos los que pudimos pasar el taller con este dramaturgo catal√°n, excelente fot√≥grafo en sus ratos libres, cari√Īoso, lleno de energ√≠a e inquieto por conocer la realidad cubana.

Esta entrevista inicia un ciclo que intenta recoger el di√°logo sostenido desde la Casa Editorial Tablas-Alarcos con creadores, dramaturgos, teatr√≥logos, teatristas durante estos 20 a√Īos. Sirva esta conversaci√≥n con Josep Maria Mir√≥ para apresar uno de los encuentros m√°s hermosos y fruct√≠feros del a√Īo 2019.

¬†¬ŅC√≥mo conoce a Abel Gonz√°lez Melo? C√≥mo surge la idea de hacer el libro y luego estrenar el espect√°culo en el marco de Espacio ITI 2019?

Mi primer viaje a Cuba fue en el a√Īo 2009 y al regresar a mi pa√≠s escribo un texto que se llama La mujer que perd√≠a todos los aviones y que considero, aunque tengo textos precedentes, mi primera obra. Este libro que se presenta en Cuba, Teatro en tiempos salvajes, tiene todo lo que he escrito en estos 10 a√Īos y enlaza mis dos viajes a este pa√≠s.

Por eso, este segundo viaje a la Isla es tan especial, porque cierra un ciclo de mi vida. La primera vez que vine a Cuba fue en calidad de asistente de direcci√≥n del espect√°culo Cr√≥nica sentimental de Espa√Īa que dirig√≠a el director catal√°n Xavier Albert√≠ y que se estren√≥ en El S√≥tano, ahora vengo como autor. Justo despu√©s de ese momento, dej√© de ser ayudante y comienzo mi trabajo como autor y director. Por eso la experiencia de volver es la posibilidad de mirar en perspectiva los 10 a√Īos transcurridos y hacer un balance de mi trabajo.

cortesía de Josep Maria Miró

Teatro en tiempos salvajes, como Abel Gonz√°lez Melo, editor y compilador del volumen decidi√≥ llamarlo a partir del t√≠tulo de la √ļltima obra que aparece en el libro y la m√°s reciente que escrib√≠, tiene 15 obras de mi autor√≠a. Es un regalo que me hizo Abel, y del que estoy muy agradecido: el gesto hermoso de unir estas obras en un mismo libro, como si desde La mujer‚Ķ hasta la √ļltima pieza, todas hubieran sido escritas en un tiempo salvaje.

A Abel yo lo conoc√≠ en 2014 en el Teatro de la Abad√≠a en Madrid, yo estrenaba El Principio de Arqu√≠medes, √©l fue a verla y le gust√≥ mucho. Lo curioso es que la amistad la hemos tejido sobre todo este √ļltimo a√Īo. Vino a Barcelona a ver Tiempo salvaje, yo tambi√©n he le√≠do y conozco su teatro. Es una persona extraordinaria, as√≠ que cuando me dijo que quer√≠a dirigir El principio‚Ķ me dio mucha ilusi√≥n. Es un autor importante, joven y alguien con una capacidad anal√≠tica grandiosa, es acad√©mico, teatr√≥logo, un hombre de teatro. Tambi√©n nos unen amistades con teatralidades distintas, para mi pensar en Abel es pensar en Sergio Blanco, en Gabriel Calder√≥n, en Gonzalo Marull o en el investigador teatral Jos√© Lu√≠s Garc√≠a Barrientos, y de golpe hay un c√≠rculo de gente que admiras teatralmente y que est√°n all√≠ como un club de amigos con po√©ticas diferentes, pero con un elemento com√ļn de respeto y admiraci√≥n.

cortesía de Josep Maria Miró

En estos 10 a√Īos Cuba ha cambiado, para m√≠ es un lugar complejo siempre, de mirar, de entender. A m√≠ siempre me gusta poner personajes de mi pa√≠s desubicados en otra geograf√≠a en las que de golpe se pierden. ¬ŅQu√© hace Sara, el personaje de La mujer que perd√≠a todos los aviones‚Ķ en medio de esa isla tropical?, o esos padres de Humo que est√°n esperando un hijo y no saben c√≥mo relacionarse. Ese recurso del personaje que visita, me parece fascinante.

En mi obra Olvidémonos de ser turistas contaba que tenemos un turismo ahora y un mundo que es el de la selfie con el objetivo hacia nosotros mismos, pienso que sería interesante y necesario en cambio, girarlo para mirar al otro. Si tienes el lente de ese modo, solo te miras a ti mismo y el mundo es un escenario para ti. En cambio, si lo giras la mirada será panorámica y amplia. Siento la necesidad de encontrar en el teatro un espacio para mirar desde un lugar panorámico sin olvidarme del yo, pero un yo como el de la autoficción, que incluye al otro.

¬ŅEn qu√© momento empieza a mirar el periodismo de otra manera y se decide por el teatro?

Yo estaba trabajando de periodista en la Radio P√ļblica Espa√Īola y llega un momento en el que empiezo a sentir c√≥mo el periodismo se ha vuelto una maquinaria complicada en un sistema como el de mi pa√≠s: instrumentalizado por determinados intereses. Tengo la necesidad, entonces, de dar un salto a otro sitio. Empiezo un doctorado de Literatura Catalana, especializado sobre todo en asignaturas catalanas, es lo que aqu√≠ llamar√≠an Teatrolog√≠a. Me presento a las pruebas de direcci√≥n y dramaturgia del Instituto del Teatro de Barcelona y ah√≠ empiezo. En ese periodo escrib√≠ mis primeros textos, gano algunos premios, tengo la suerte de empezar a trabajar como ayudante de direcci√≥n con directores de escena ya con recorrido, y se produce un tr√°nsito desde un lugar muy natural en ese sentido.

cortesía de Josep Maria Miró

Al mismo tiempo, creo que la gente entiende el teatro y periodismo como zonas muy distintas, pero para m√≠ hago algo muy parecido. En el periodismo en el fondo, hay un intento de contar la realidad, con datos objetivos, de intentar explicar ‚Äúqu√© es esto‚ÄĚ, qu√© es la realidad, un concepto dif√≠cil y complejo, y para m√≠ el teatro tambi√©n es un espacio para hablar de la realidad. Pero de la misma forma que en el periodismo usas unos datos objetivos, en el teatro hablas de la realidad a trav√©s de la creaci√≥n de una f√°bula, de una mentira. Generas una mentira en la que el p√ļblico encontrar√° una verdad, y a partir de aqu√≠ empezar√° una reflexi√≥n, un an√°lisis del mundo que nos ha tocado vivir.

Yo siempre digo que escribo sobre cuestiones sobre las que no tengo respuestas. Para m√≠ el periodismo es un buscador de respuestas. Cuando estudias periodismo se habla de que las noticias tienen que tener las seis ‚ÄúW‚ÄĚ: qu√©, cu√°ndo, qui√©n, d√≥nde, por qu√©, c√≥mo‚Ķ El teatro tambi√©n es una f√≥rmula que se plantea a trav√©s de la pregunta. Formular una pregunta, traducirla en el texto, plantarla en la escena y trasladarla al espectador.¬†

Cuando va a componer los textos, usted dec√≠a en el taller que casi siempre piensa primero en una tem√°tica, luego en la an√©cdota y al final en una estructura que la soporte. ¬ŅEsto se aplica a toda su dramaturgia, o tiene obras en las que ese proceso ha ocurrido de otra manera?¬†¬†¬†

Me gusta diferenciar cuándo funciono como autor y cuándo como dramaturgo adaptador. Cuando soy autor el texto sale de mi necesidad, de mis ganas de escribir. En los talleres siempre digo que afortunadamente no hay ninguna fórmula exacta, lo que me sirve a mí para escribir no le sirve a otro, sin embargo, es necesario conocer las metodologías y los instrumentos para desarrollar esas motivaciones.

Para m√≠ es necesario formular una tem√°tica, luego encontrar una an√©cdota, y m√°s tarde un contenedor que es la estructura con los personajes y el tiempo. Hay gente que dice ‚Äúyo empiezo a escribir y voy encontrando‚ÄĚ. Me parece admirable pero a m√≠ no me sirve, necesito sentarme sabiendo hacia d√≥nde voy. Eso no quiere decir que en medio del camino no encuentre una carretera secundaria y que luego la historia se vaya para otro lado porque se abri√≥ una nueva puerta, un personaje que empez√≥ siendo peque√Īo termine siendo m√°s grande. Hay un elemento muy importante que es la presencia de lo inesperado, a veces pasa en la escritura y uno decide si se arriesga a tomar ese nuevo camino que se abre y que no estaba en tus planes al principio.¬†

cortesía de Josep Maria Miró

Cuando he trabajado para otras dramaturgias que son adaptaciones me pongo al servicio de un texto. Ahora acabo de adaptar una novela de Fred Uhlman que se llama L’amic retrobat (El amigo reencontrado). En este caso, ya tenía un punto de partida que fue la novela, luego convertí esa narración en una especie de monólogo dialogado entre tres personajes. El protagonista es un personaje que aparece con dos edades diferentes y el amigo.

Tambi√©n escrib√≠ la adaptaci√≥n de una novela de Neus Catal√†, Cenizas en el cielo. Parte de un libro que cuenta la historia de un personaje real, una mujer que muri√≥ el pasado a√Īo con 103 a√Īos de edad. Ella estuvo en los campos de exterminio en la √©poca nazi. Aqu√≠ el proceso es diferente, yo me estuve documentando durante un a√Īo, estudi√© el libro que es una biograf√≠a novelada, consult√© todas las entrevistas que le hicieron, me zambull√≠ en su vida para encontrar el mecanismo teatral para trasladarla a la escena. Reproducir la novela de la misma forma no tiene ning√ļn sentido, hay que encontrar los mecanismos que la hagan teatral.

Aunque distingo el trabajo por encargo del de creación propia, siempre intento asumir el encargo como un gusto, un placer, porque necesito enamorarme del proyecto, del texto, de lo que voy a hacer. Para mí el arte tiene que estar vinculado al compromiso, a la necesidades, a la particularidad de uno mismo.

cortesía de Josep Maria Miró

Usted trabaja en la escuela de artes esc√©nicas ERAM de Girona. ¬ŅC√≥mo siente que su labor como profesor ha retribuido su labor m√°s creativa?

Es un centro de artes esc√©nicas adscrito a la Universidad de Girona, una de las ciudades de Catalu√Īa. Cuando uno empieza a dar clases comienza a teorizar sobre uno mismo. Muchas veces cuando escribimos lo hacemos desde un lugar m√°s intuitivo, utilizas herramientas y mecanismos, pero cuando impartes clases empiezas a preguntarte: ¬Ņqu√© estoy haciendo en esta escena?, ¬Ņpor qu√© lo hago?, ¬Ņpor qu√© manej√© esto de esa forma? Comienzas a tener una mirada acad√©mica sobre tu propio trabajo: qu√© instrumentos utilizas, qu√© efectos causan en el espectador, qu√© retos suponen para los int√©rpretes.

En la ERAM, yo podr√≠a ser el padre de los chavales a los que les doy clases, aunque pienso que soy como ellos, nos separan 20 a√Īos. Y cada vez esa diferencia de edad se va agrandando, por mi parte no por la suya, porque yo voy teniendo m√°s a√Īos y nuevos alumnos ingresan en el primer a√Īo.

cortesía de Josep Maria Miró

Eso es fascinante porque con 20 a√Īos de por medio hay un imaginario diferente; les interesan otras problem√°ticas, les ha cambiado el lenguaje, la po√©tica, la narrativa, los referentes,¬† los c√≥digos. Es una generaci√≥n profundamente audiovisual, y yo no soy purista en ese sentido.

Pienso que debemos ser un poco permeables, Internet y el cine son otras disciplinas con las que estamos conviviendo. Y por tanto, está bien estar al caso, estar vinculados, entenderlas y asumirlas desde el reto teatral. El contacto con gente joven te hace mantener ese pulso de realidad, de cotidianidad, de poética y eso es profundamente estimulante.

De lo que m√°s disfrut√© de El Principio de Arqu√≠medes fueron los di√°logos, ese entramado de r√©plicas y di√°logos entrecortados donde un personaje interrumpe a otro, genera un desasosiego que aumenta la incertidumbre. En las obras catalanas que nos pas√≥ (S√≥tano de Josep Maria Benet i Jornet y Apr√®s moi le deluge de Llu√Įsa Cunill√©) hay una constante, precisamente en los di√°logos, que pude rastrear en su dramaturgia y que provienen de estas fuentes seguramente.

Benet i Jornet (fallecido este pasado 6 de abril de 2020 a causa del Covid-19) es el padre de la dramaturgia catalana contempor√°nea y est√° vinculado tambi√©n a un dramaturgo espa√Īol importante que es Jos√© Sanchis Sinisterra. LluiŐąsa Cunill√©, otro gran referente de nuestra dramaturgia, tambi√©n estudi√≥ en los cursos de Sinisterra. Hab√≠a un sistema de un di√°logo esencialista, una tendencia a buscar un hiperrealismo, una especie de depuraci√≥n de la lengua.

cortesía de Josep Maria Miró

Esto a su vez viene de los cursos de la Sala Beckett de donde sale precisamente Cunillé y Sergi Belbel. Fueron espacios muy importantes para el desarrollo de una dramaturgia que ahora está en un buen momento, en el que hay un grupo numeroso de autores escribiendo. Todo eso generó unas particularidades en cuanto a los diálogos, realistas y teatrales al mismo tiempo, esencialistas, eficaces, que no sean siempre evidentes para que el espectador vaya entendiendo sin que por eso sea ilustrativo y discursivo.

Al mismo tiempo creo que son textos que no renuncian a las f√≥rmulas teatrales, a proponer estructuras que jueguen con el espectador, con las convenciones. Por ejemplo, LluiŐąsa es uno de los grandes nombres de la dramaturgia catalana, fue adem√°s Premio Nacional en Espa√Īa. Otro referente nuestro importante ha sido la dramaturgia inglesa: Sarah Kane, Harold Pinter, Martin Crimp. Tambi√©n ha sido una influencia notable un grupo autores que se han presentado en nuestro pa√≠s, Thomas Bernhard, Antonio Tarantino, Roland Shimmelpfennig, y otros. Sin haber renunciado a nuestra tradici√≥n ha habido una mirada puesta en las nuevas escrituras.

Por eso tambi√©n, cuando hago un curso, me gusta que cada clase la acompa√Īe una lectura, porque es una manera de decir que somos el fruto de lo que leemos y de lo que vemos. Para m√≠ es importante saber qu√© se est√° haciendo y qu√© se est√° contando ahora en el mundo, por esto estar en Cuba y llevarme algunos de los imaginarios cubanos, leer lo que se est√° rescribiendo en este pa√≠s es esencial, ya he notado algunos mecanismos de teatralidades y referencialidades muy diferentes; para m√≠ es enriquecedor. S√© que no soy un maestro al uso sino un maestro de ceremonias que disfruto de todos ustedes, con los cursos que doy yo aprendo.

Cuando notaba en la lectura de estas obras catalanas, los motivos que se reiteran y la forma en la que los personajes repiten los textos con diferentes consecuencias en cada escena, cambiando solo algunas palabras dentro de la frase, pensaba precisamente en Jon Fosse y en Shimmelpfennig por la forma en que estos dramaturgos logran hacer del recurso de la reiteración un artificio poético de alto vuelo y carga semántica. Me hace muy feliz y me resulta curioso que los referentes internacionales que menciona también sean tan seguidos en Cuba y de tan valiosa influencia para los dramaturgos cubanos: Sarah Kane, Bernhard, Pinter…

Yo creo en un Dios que se llama Harold Pinter (risas). Cuando leo a Pinter siento que estoy leyendo tambi√©n a Beckett y a Ch√©jov; es una l√≠nea de continuidad gen√©tica. Hay secuencias gen√©ticas literarias. Cuando Fosse se present√≥ en Barcelona, la opini√≥n general es que tiene mucho de LluiŐąsa Cunill√©.

Hay una obra de Benet i Jornet que se llama Deseo, me gusta decir que en ese texto hay mucho de Cunillé, incluso cuando Cunillé no existía, hay de David Lynch, de Pinter y de Sinisterra. Es maravilloso cuando esto ocurre, cuando advierto temáticas, maneras de escribir distintas pero rasgos característicos que son comunes.

Los autores catalanes tenemos un imaginario compartido y el gusto por un teatro que también hemos compartido, además de un espacio académico en el que confluimos.

También está Tennessee Williams, que no es un autor norteamericano, es un autor de todos, al igual que Lorca, Ibsen y tantos otros. Hay un momento en que determinados autores, afortunadamente, superan la geografía y se convierten entonces en autores universales, en clásicos. 

Tambi√©n es notable un gusto por el misterio y por no decirlo todo en su obra El principio… Eso genera un cierto misticismo asociado al suspense muy interesante.

El misterio es sexy. En la vida, cuando un tópico determinado o una problemática nos interesan es porque ahí tenemos algo por resolver. Las grandes inquietudes del hombre en la vida siempre vienen con una necesidad de resolverlas y, habitualmente, la resolución tampoco es la satisfacción, sino el camino emprendido. 

En cualquiera de estas obras no se encuentran objetivos de novela polic√≠aca, de saber qui√©n es el que ha cometido el crimen. Lo relevante en esas piezas es ser testigo del proceso. En El principio de Arqu√≠medes la idea es ver c√≥mo este misterio por resolver ‚Äúel beso‚ÄĚ nos est√° poniendo en jaque como espectadores: cu√°l es nuestra postura emocional, social y educativa al respecto, nuestra idea de la moral, de la justicia. Intento hacer un teatro de reflexi√≥n y que no sea dogm√°tico desde el presupuesto de que yo como autor tengo la verdad. Al contrario, yo como autor prefiero trasladar la pregunta, compartir mi inquietud.

Todas estas obras que las que hemos hablado est√°n llenas de misterio, como la vida misma, y una parte importante de nuestros esfuerzos est√°n dedicados a resolver esos enigmas.

cortesía de Josep Maria Miró

En Las tres hermanas de Ch√©jov Vershinin dice: ¬ęSonŐÉemos un poco… por ejemplo, sobre la vida que habraŐĀ despueŐĀs de nosotros, dentro de doscientos anŐÉos o trescientos¬Ľ. Tusenbach responde: ¬ęDespueŐĀs de nosotros, se volaraŐĀ en globo, las chaquetas cambiaraŐĀn de forma, quizaŐĀs se descubra el sexto sentido y lo desarrollen, pero la vida seguiraŐĀ siendo la misma, difiŐĀcil, llena de misterios y feliz. Y dentro de mil anŐÉos, el hombre suspiraraŐĀ, como ahora: ¬°Ah, queŐĀ penoso es vivir, y al mismo tiempo, exactamente como ahora, tendraŐĀ miedo a la muerte y no la querraŐĀ¬Ľ. Vershinin anŐÉade: ¬ę¬ŅQueŐĀ quiere que le diga? A miŐĀ me parece que en la Tierra todo debe modificarse poco a poco, y ya estaŐĀ cambiando ante nuestros ojos. Dentro de doscientos o trescientos anŐÉos, dentro de mil ‚ÄĒla cuestioŐĀn no estaŐĀ en el plazo‚ÄĒ, comenzaraŐĀ una vida nueva y feliz. Nosotros no participaremos de esa vida desde luego, pero ahora vivimos, trabajamos y sufrimos para ella; nosotros la creamos y en esto ‚ÄĒsoŐĀlo en esto‚ÄĒ radica el fin de mi existencia y si se quiere, nuestra felicidad¬Ľ.

Si nos detenemos a pensar unos segundos, nos daremos cuenta de que la Humanidad lleva siglos dedicándose a resolver los mismos problemas, saber por qué hay bondad, maldad, por qué nos enamoramos, por qué sufrimos, qué es la muerte, qué es el amor, qué es la ética.

cortesía de Josep Maria Miró

Para mí el teatro está muy relacionado con el concepto de la ética, abogo por un teatro ético. Tiempo salvaje, mi obra más reciente habla de la necesidad de encontrar mecanismos éticos para vivir con nosotros mismos, con los otros, de la urgencia de encontrar espacios de convivencia, de reflexión, de entendimiento del otro.

El primer d√≠a que pregunt√© aqu√≠ en el curso qu√© es el teatro, salieron las palabras misterio y empat√≠a. Pagamos para sentarnos en una butaca y ver una mentira que nos har√° reflexionar sobre qui√©nes somos y c√≥mo nos comportamos. El teatro todo el tiempo busca la renovaci√≥n de estos pactos de convivencia individual y colectiva. ¬ŅPor qu√© nos sigue siendo √ļtil Shakespeare tantos a√Īos despu√©s? ¬ŅPor qu√© a√ļn las preguntas que se formulan en Un enemigo del pueblo de Ibsen est√°n vigentes? Simplemente, porque les cambias la √©poca a los personajes y sus vestuarios y est√° hablando de nosotros.

Mientras transcurría esta entrevista escribí en mi libreta palabras, frases, nombres que llamaron mi atención y notas que pasaron por mi mente, como si no fuera suficiente con la grabación. Al final se las leí a Josep Maria que adora las estructuras, y él sonrió, complacido.

Al mirarlas así por separado, como si fueran hashtag, parecen una suerte de rompecabezas caprichoso, desestructurado, contradictorio, polisémico, panorámico. Rearmarlas y acomodarlas a nuestro antojo sería un buen ejercicio para pensar el artefacto teatral.


Fórmula del éxito, avatares y cavilaciones de Rosana Rivero

*Tomado del periódico ¡ahora!

Rosana Rivero Ricardo es una joven periodista holguinera que desde el √°mbito de la cultura ha entregado en el √ļltimo lustro, su quehacer profesional a informar al p√ļblico holguinero de todo cuanto en materia de arte acontece en la provincia.

Con ingeniosidad teje sus textos y busca constantemente crecer, si no en estatura, en lo profesional. En los meses recientes varios premios le han demostrado que sus empe√Īos fructifican, aunque ya sus lectores lo advirtieran antes que los jurados. Aqu√≠ cuenta f√≥rmulas del √©xito y avatares profesionales. Revelaciones que comparto con los lectores.
 
En los √ļltimos meses recibiste de la vida muchas sorpresas, algunas m√°s tristes, otras pueden considerarse hitos en la vida de cualquier persona. El Premio de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena ¬Ņen qu√© lugar se ubica en este escalaf√≥n?
 
Dicen que la felicidad nunca es completa. En el plano personal hoy siento la ausencia de uno de los pilares fundamentales de mi vida: mi abuelo. No obstante, me reconforta pensar que buena parte de estos resultados se los debo a él, quien me impulsó a superarme siempre.
El Premio de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena se ubica en primer√≠simo esca√Īo de mis alegr√≠as, junto al resto de los reconocimientos que he recibido en los √ļltimos cuatro meses: Premio Nacional de la Cr√≥nica, Premio Provincial La Estrella de Cuba y Premio de la Ciudad 2020.
rosy premio entrevista H1
 
El ‚ÄúVillena‚ÄĚ, convocado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, es un certamen que ha ganado much√≠simo prestigio. Esta vez se enviaron m√°s de un centenar de obras.
El concurso realza al Periodismo Cultural, una temática a veces subvalorada en otros certámenes periodísticos, tanto provinciales como nacionales, al equipararlos con textos de Periodismo Económico, Jurídico, de Salud, etcétera.
Asimismo, reconoce la labor de los j√≥venes periodistas menores de 35 a√Īos, uno de sus requisitos. Cuando lo descubr√≠ ya ten√≠a 27. Hab√≠a perdido cuatro a√Īos. Pens√© que iba a llegar a los ‚Äúta‚ÄĚ sin obtenerlo.
Un premio nacional siempre se recibe con alegría. Le da visibilidad a tu obra más allá de tu zona de influencia, en mi caso, la provincia de Holguín. Para un periodista, aunque lo niegue, el reconocimiento social siempre es importante.
Mas el agasajo no es solo para quien escribe, sino para el medio para el cual trabaja. Esa es otra de mis satisfacciones: insertar el nombre del periódico ¡ahora! en el panorama nacional. Sin las nuevas posibilidades que ofrece la plantilla del sitio web www.ahora.cu, no hubiese logrado este resultado. Tampoco sin el apoyo del Equipo Multimedia, una nueva estructura creada por el director de nuestra Casa Editora, aprovechando las potencialidades de nuestros Recursos Humanos, para estar en la puntera del desarrollo del Periodismo Hipermedia en el país.
 
¬ŅC√≥mo fue el proceso creativo de esta serie de productos que result√≥ premiado?
En 2018 se comenz√≥ a gestar, desde la direcci√≥n del Complejo Cultural Eddy Su√Īol, el gran suceso que ser√≠a el aniversario 80 del Teatro, celebrado el 2 de junio de 2019. Informativamente la prensa local deb√≠a seguir los acontecimientos, pero quise hacer algo distinto para homenajear a la instituci√≥n y sus protagonistas, a menudo personas desconocidas. Sent√≠a que se lo deb√≠a a mi Teatro, donde de peque√Īa disfrut√© de puestas infantiles.
 
Permaneció una década cerrado, pero cuando reabrió en 2011 estuve en la gala de apertura, aunque después tuviese que regresar a pie a la casa: cuatro kilómetros con los tacones en la mano. Ahora, como periodista, siempre me tiene reservada una luneta en la fila de la prensa.
No he tenido la posibilidad de visitar todos los teatros de Cuba y no puedo hacer comparaciones objetivas. Mas todos los artistas de convocatoria nacional que han estado en el ‚ÄúSu√Īol‚ÄĚ coinciden en algo: este es uno de los mejores teatros de la Isla, no solo por su confort -aunque la ac√ļstica no sea la mejor y el escenario sea peque√Īo e incompleto-, sino por la calidad de sus trabajadores. Eso quer√≠a reflejarlo.
Disfrut√© mucho las entrevistas que fueron la base sobre la que se sustent√≥ cada producto web. Conoc√≠ a Hip√≥lito Vel√°zquez, octogenario tramoyista por varias d√©cadas del ‚ÄúSu√Īol‚ÄĚ, cuya familia se dedic√≥ por entero al teatro. Ellos me abrieron la puerta de su casa. Conversar con grandes personalidades del canto l√≠rico no solo holguinero, sino nacional, como Mar√≠a Luisa Clark, conocida como ‚ÄúLa Voz de Oro de Cuba‚ÄĚ, fue otro momento √ļnico. Me divert√≠ mucho con las an√©cdotas, que suelen pasarle en plena actuaci√≥n a estos artistas.
 
Con frecuencia tus textos tienen una vocaci√≥n historicista, hurgan en el pasado para traer al lector o usuario de las redes, verdaderas revelaciones o encuentros con sus nostalgias, los trabajos que te hicieron merecedora de este premio entran en ese grupo ¬ŅC√≥mo fue el proceso de investigaci√≥n y luego el creativo?
 
Siempre tuve afinidad por la Historia. Me gradué como Máster en esa especialidad. El periodista escribe en presente lo que será historia. Pero el Periodismo es también una buena herramienta para traer el pasado hasta nuestros días. He intentado explotar eso del modo más ameno posible, para que los más adultos se encuentren con sus recuerdos y los más jóvenes conozcan lo que fue.
Consulté a personas que pudieran aportarme información, sugerirme temas y personalidades a entrevistar. De ahí salió una larga lista de tópicos, que incluyó los tres trabajos seleccionados para el concurso. Entrevisté a trabajadores del Teatro, ya retirados, y algunos de los que están en activo, como su director Roger Rodríguez, quien mucho colaboró con la realización de estos trabajos. Otro intercambio clave fue con Martín Arranz, intérprete jubilado del Teatro Lírico de Holguín, quien, además, de ofrecerme sus impresiones como protagonista y espectador de las presentaciones en el Teatro, me facilitó su libro sobre la historia del Teatro en Holguín.
Pens√© la serie como un trabajo multimedial y me apoy√© en un equipo de fot√≥grafos, dise√Īadores, vide√≥grafos, editores para que el producto saliera lo m√°s integral posible. Tuve que aprender hasta a hacer los llamados Time Line o L√≠nea del Tiempo, apoyada en las herramientas digitales, que ofrece la web. Hubo cosas que salieron y otras no. Los podcasts, por ejemplo, no pudieron a√Īadirse por detalles de la tecnolog√≠a.
Gracias a esta serie conoc√≠ mucho mejor el ‚ÄúSu√Īol‚ÄĚ. Sub√≠ hasta el techo de la Sala Principal. Las bombillas quedaban a mis pies. A esa altura las lunetas parecen sillas de mu√Īecas.
Entre los momentos m√°s divertidos y, a la vez m√≠sticos, estuvo el proceso de realizaci√≥n del art√≠culo dedicado a los fantasmas del Teatro, no incluido dentro de las obras premiadas. Dicen que all√≠ habita el fantasma de Ra√ļl Camayd, fundador y director del L√≠rico holguinero por varios a√Īos. Muchos de quienes han ‚Äúsentido‚ÄĚ estas presencias prefirieron no compartir sus an√©cdotas. Yo, por s√≠ o por no, prefiero no quedarme la √ļltima a la salida de cada funci√≥n.
 
El Periodismo cultural plantea el reto de la especialización en un abanico diverso de expresiones del arte, cuáles consideras los más importantes desafíos de esta forma de ejercicio profesional.
 
Ah√≠ est√° el reto: saber de todo un poco, porque en una provincia un periodista cultural, para poder emitir criterios v√°lidos sobre todos los sucesos, que acontecen en su territorio, no puede especializarse en una √ļnica manifestaci√≥n art√≠stica, como deber√≠a ser, por el gran volumen de informaci√≥n, que se debe manejar. Incluso una manifestaci√≥n art√≠stica demandar√≠a una mayor especializaci√≥n para ser m√°s certeros. Por ejemplo, en la danza podr√≠a el periodista centrarse en el ballet o la danza, o en un periodo espec√≠fico.
 
¬ŅC√≥mo describir√≠as que debe ser la relaci√≥n ideal creador-periodista?
 
De amistad, no de enemistad. Ellos, junto al receptor, conforman un ‚Äútrinomio cuadrado perfecto‚ÄĚ, en t√©rminos matem√°ticos. El artista, sin un p√ļblico que decodifique su obra est√° incompleto. A su vez, el cr√≠tico funciona como una br√ļjula, para indicarle el mejor de los caminos a ambas variables. Por ejemplo, el cr√≠tico puede alabar o cuestionar aspectos de una obra basado en sus conocimientos. El creador obtiene as√≠ una opini√≥n especializada de su trabajo, para continuar por esa l√≠nea, o si lo desea, mejorarla. Al p√ļblico, por su parte, el cr√≠tico puede sugerirle a cu√°les hechos art√≠sticos debe prestar mayor atenci√≥n por sus valores.
Lo que no debe suceder es que el artista vea en el cr√≠tico a su enemigo y lo emplace, esgrimiendo argumentos como el desconocimiento de su trayectoria anterior o el esfuerzo realizado, para desarrollar su obra de arte. El p√ļblico lo que disfruta es el resultado final de la pieza, y eso es lo que tambi√©n eval√ļa un especialista.
 
La cr√≠tica de arte es uno de los temas m√°s cuestionados dentro del periodismo cultural. Acusados a veces de poco serios, epid√©rmicos o inexistentes, los textos cr√≠ticos son manzana de la discordia cuando aparecen ¬Ņc√≥mo has vivido la experiencia de la cr√≠tica?
 
No he realizado mucha cr√≠tica art√≠stica y es algo que, a su vez, se me cuestiona en mi entorno laboral. Solo llevo cinco a√Īos de ejercicio profesional y considero, que todav√≠a me falta experiencia, aunque en todo este periodo he intentado especializarme a trav√©s de cursos, talleres, diplomados y hasta mi maestr√≠a, que es en Historia y Cultura.
 
Es una labor compleja y delicada que tiende a herir susceptibilidades. En todos los encuentros de Periodismo Cultural, que se realizan a lo largo de la Isla se insiste en que Cuba es ínfima la crítica cultural y que los periodistas de la temática debemos potenciarla. Los artistas también han planteado en sus asambleas y congresos la importancia de que resurja la misma. No obstante, algunos se quejan y les parecen mal las opiniones que se emiten acerca de sus obras, sobre todo, si se trata de un periodista joven. Por tanto, un crítico siempre está en el filo de la navaja. Casi nunca queda bien, lo mismo si escribe o no escribe su opinión.
Personalmente tuve una buena experiencia en esa relaci√≥n creador-cr√≠tico. En una ocasi√≥n coment√© en el peri√≥dico ¬°ahora! sobre un estreno del grupo humor√≠stico Etc√©tera. Su director, Eider Luis P√©rez, agradeci√≥ los elogios y, en la segunda puesta, mejor√≥ los aspectos negativos se√Īalados.
 
Tienes desde hace a√Īos el encargo de entregar una p√°gina semanal con el acontecer art√≠stico holguinero ¬Ņc√≥mo divides el tiempo para asistir a los incontables acontecimientos que acaecen en la ciudad, escribir, investigar, etc√©tera.?
 
El Periodismo Cultural es una de las pocas especializaciones periodísticas que te dan la posibilidad de trabajar divirtiéndote. No veo mi labor como una obligación, sino como una posibilidad infinita de recreación, conocer disímiles creadores sin moverme de mi ciudad, disfrutar de espacios, que tienen al buen arte como protagonista. Valorándolo de este modo, las ideas, la escritura y la investigación fluyen espontáneamente.
 
¬ŅExiste una manifestaci√≥n del arte con la que te sientas m√°s c√≥moda al escribir?
 
Las artes plásticas. Junto a la arquitectura es la manifestación en la que se enfatiza cuando recibimos Historia del Arte en la carrera de Periodismo. Esto te dota de un conocimiento sistematizado en periodos y figuras, tanto del ámbito universal como nacional. Eso no ocurre, por ejemplo, con las artes escénicas. He estado en un Diplomado de Crítica Artística impartido en la filial holguinera de la Universidad de las Artes y en un curso similar en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí y en ambos se ha prescindido del estudio de la Danza. Esas ausencias curriculares demandan mayor esfuerzo y autopreparación, y uno tiende a escribir en el ámbito que más cómodo se siente.
 
Cuando alguien ha tenido un buen a√Īo, todos se preguntan si tuvo una f√≥rmula para el √©xito. ¬Ņcu√°l es en tu caso?
Enviar mis trabajos a los concursos. Nunca creí mucho en mí ni en mi obra, la verdad. Por eso no incursionaba en los certámenes. Rubén Rodríguez, nuestro periodista, escritor y editor, me envalentonó a hacerlo.
Comenc√© a participar desde el a√Īo pasado. Intervienes en los eventos y talleres y aprendes algunos secretos, como comprender su naturaleza y escoger, dentro de tus textos, los que m√°s se ajusten a esta.
Intento ponerle el mejor ‚Äúsaz√≥n‚ÄĚ a todo lo que cocino, period√≠sticamente hablando. Por eso, no escribo un art√≠culo pensando: ‚Äúeste lo voy a enviar a tal Premio‚ÄĚ. No obstante, el olfato period√≠stico te indica el tema que puede convertirse en un buen trabajo y, hasta sin premeditarlo, le pones un poco m√°s de tu tiempo y esfuerzo. En mi caso, hay art√≠culos premiados que han nacido tras un largo proceso creativo. Sin embargo, otros nacen de la casualidad, la espontaneidad. Lo ideal es trabajar lo mejor posible siempre.
Si tuviera una f√≥rmula del √©xito dir√≠a que esta funciona si, al ‚Äúdespejar la X‚ÄĚ, obtengo como resultado la retroalimentaci√≥n con mis lectores. Sus comentarios en las calles, en la web de ¬°ahora!, sus correos electr√≥nicos corrigi√©ndome datos, sugiri√©ndome temas o felicit√°ndome: esos son los mejores premios.

La poesía, metafísica de la palabra

La creaci√≥n de Eduardo Herrera Baullosa es una isla que navega de puente a puente. Extiende sus hilos y anuda sus telas. Nuestra amistad dura ya m√°s de una d√©cada. Para m√≠, siempre ha sido un privilegio formar parte del mundo p√ļblico de su poes√≠a y del mundo privado de sus afectos. Esta entrevista es la invitaci√≥n para conocer al escritor que, gota a gota, construye la metaf√≠sica de la palabra.

En tu poes√≠a, ¬Ņc√≥mo se perciben las transiciones? ¬ŅDe qu√© manera esto afecta, cambia o moviliza la palabra?

Cuando hablas de ‚Äútransiciones‚ÄĚ asumo que te refieres a la evoluci√≥n del poeta, las condicionantes que lo definen y potencian, y su propia obra. La mayor√≠a de los artistas desarrollan su trabajo anclado a las vivencias. Desde lo general y lo interactivo ‚ÄĒinmerso en los otros y en el todo‚ÄĒ se llega a lo particular, a una ‚Äúevoluci√≥n‚ÄĚ o progresi√≥n org√°nica-dial√©ctica del trabajo creativo. Mi poes√≠a no est√° exenta de esa influencia. Surge de los derroteros del d√≠a a d√≠a, del sujeto/objeto sumergido en la experiencia del transcurrir y el devenir, evitando as√≠ poner pie forzado a la evoluci√≥n del discurso.

Hasta donde he sido capaz de especular y entender del proceso creativo, de su idiosincrasia y su condici√≥n impar, encuentro que en alg√ļn punto siempre convergen el espacio como definici√≥n de lo general y del contexto; y lo espiritual como un involuntario instinto que no alcanzo a describir, pero que identifico con esa organizaci√≥n diat√≥nica de la que hablabas. Es una cualidad plurisignificativa y, ¬Ņpor qu√© no decirlo?, muchas veces ambigua, que crea y moviliza la palabra.

¬ŅC√≥mo ves, desde la distancia, a la Cuba po√©tica actual?

Como toda aventura creativa, la poesía cubana actual tiene de todo un poco. Tiene de trascendente y de bueno, de regular, y de muy malo o no-poético, como fenómeno complejo que es cualquier creación.  

Si la ‚Äúdistancia‚ÄĚ es ese espacio o intervalo de lugar o de tiempo que media entre dos cosas o sucesos, no creo que exista de manera consciente en la po√©tica actual‚Ķ como en ning√ļn otro ejercicio creativo con independencia de donde se realice. Parecer√≠a una contradicci√≥n.

Retomamos lo que te dec√≠a en la pregunta anterior sobre la importancia de lo contextual como influencia del imaginario creativo del artista; solo que aqu√≠ se permite sumar al contexto, la esencia cultural, sus influencias hist√≥ricas y familiares, la importancia de la lengua madre como derrotero del pensamiento, en definitiva, eso que llamamos rasgos de identidad cultural tan discutidos y teorizados pero que, en ning√ļn caso, niegan lo particular que nos define.

Los poetas de origen cubano, aun cuando no residan en la isla, tambi√©n forman parte ‚ÄĒlo acepten o no‚ÄĒ de esa po√©tica de la que hablas. Participan de ella, la enriquecen o la desnutren, pero est√°n presentes. No creo que la identidad cultural que forma parte del fen√≥meno po√©tico se circunscriba a las fronteras geogr√°ficas. El pensamiento cubano no es solo aquel que se genera en la isla. La particular forma que adquiere all√≠ donde est√©, lo hace f√°cilmente identificable.

¬†¬ŅEs dif√≠cil insertarse en un panorama po√©tico diferente al cubano?

Es dif√≠cil insertase en cualquier panorama. Muchas veces el tal ‚Äúpanorama‚ÄĚ no existe, o la voluntad particular o colectiva no facilita la inclusi√≥n. El entendimiento, el respeto y la comuni√≥n entre seres humanos, m√°xime si son artistas, es muy compleja, multifactorial y no siempre inclusiva.

¬ŅQu√© define, seg√ļn tu criterio, a un buen o mal poeta?

Se es poeta o no se es. Lo digo sin poder explicar el por qu√© de mi afirmaci√≥n; es instinto. La poes√≠a se escribe a s√≠ misma siempre desde la m√°s absoluta sinceridad. En ese evento l√ļcido que es la creaci√≥n po√©tica no hay una regla que aplique y defina calidades mesurables.¬† Dulce Mar√≠a Loynaz dice ‚Äúla poes√≠a no es estudio, sino inspiraci√≥n; no es t√©cnica, sino estado an√≠mico‚ÄĚ. Por ese rumbo ir√≠an los tiros, aunque reconozco que no concuerdo completamente con la definici√≥n.

Se define la no-poes√≠a como el desenlace sin principio, la complacencia en la mediocridad: la peor de las iron√≠as, el desequilibrio hacia lo ‚Äúnegativo‚ÄĚ que lo corrompe todo, la imitaci√≥n, la superficialidad, el af√°n de ser poeta porque as√≠ me parece, el vac√≠o, pero sobre todo la falta de sinceridad visceral que debe ser reconocida en la obra escrita. El fingimiento po√©tico, y no precisamente del que hablaba Pessoa, no es poes√≠a.

CORTES√ćA DEL ENTREVISTADO

¬ŅSe alaba siempre, en los c√≠rculos intelectuales, lo que es de calidad, o nos dejamos llevar por las modas literarias de turno?

Los c√≠rculos intelectuales son necesarios. Re√ļnen a los que as√≠ se definen y en este caso se puede hablar de calidad en t√©rminos contables. El trabajo que realizan es un ejercicio te√≥rico-comparativo, subjetivo, pero tambi√©n cient√≠fico‚Ķ algo imprescindible a la hora de conceptualizar y preservar la menor√≠a creativa, no solo po√©tica. La aceptaci√≥n o no de sus tesis, la influencia que pueden tener en nuestros trabajos, la sacralizaci√≥n de tal o m√°s cual obra o poeta y su aceptaci√≥n como ciencia constituida, es ya decisi√≥n muy personal.

No dejo de reconocer que en muchas ocasiones se pondera a alguien por razones que nada tienen que ver con la calidad de su obra, y sí mucho con un degenerado concepto de la amistad o los intereses más mezquinos. Cuando esto ocurre, dichos círculos se transforman en excluyentes. De tal manera, concursos, publicaciones y reconocimientos pueden convertirse en espaldarazos que dejan mucho que desear.   

Las modas (o tendencias) visualizan, dan nombre y agrupan a un determinado universo creativo dentro del espacio-tiempo en que se desarrollan. Seguirlas, sentirse identificado con ellas, ofrece seguridad y seduce. En muchos casos puede servir como influencia positiva. Vestirse o no con el estilo del momento no es un problema; lo peligroso es carecer de un cuerpo creativo primigenio y real, y seguir estas modas seducidos por la imitaci√≥n, por la copia de formas servidas como √ļnico veh√≠culo que garantiza el √©xito. Es un disparate y se nota. La mejor materia prima est√° en el mestizaje. Seguir una moda para llamar la atenci√≥n, para caerle bien al ‚Äújefe de dise√Īo de turno‚ÄĚ, no es el camino. ¬†

En la poes√≠a de hoy, ¬Ņsientes que existe levedad cuando se escribe? ¬ŅHay descuido? ¬ŅHay falta de rigor y de disciplina?

Si te refieres a la poes√≠a cubana actual, y levedad se interpreta como vacuidad o superficialidad en la palabra y la forma, hasta donde he podido leer, creo que s√≠. Hay un poco de eso. Bastante, podr√≠a decirse. Pero tambi√©n en la poes√≠a anglosajona, en la iberoamericana, en la asi√°tica, en casi todas las formas de expresi√≥n art√≠sticas. Nadie est√° exento de esto. Puede que se exprese como parte de ese fen√≥meno de transici√≥n que siempre ocurre en las primeras d√©cadas de los siglos. Al acrecentarse las contradicciones es inevitable la ruptura con lo heredado. En esa b√ļsqueda por una nueva voz que sustituya lo que ya no satisface, dentro del subconsciente po√©tico-colectivo, la vacuidad puede ladrar, pero al final no muerde.

No se puede descuidar lo que no se conoce, lo que no entendemos. Las  generaciones del cambio se niegan a cargar con lo que a su entender ya no funciona. Este tipo de fenómenos de sustitución y desalojo, de enfrentamiento entre el pasado-reciente y el presente-futuro no es delicado ni democrático, pero sí masivo… y la masividad es directamente proporcional a la vacuidad.

Debido a este mismo fen√≥meno, rigor, disciplina y otros conceptos, tal y como los conocemos, tambi√©n van cambiando. Ya no llenan las expectativas como m√©todos confiables o eficientes. En los √ļltimos 30 a√Īos, el ritmo de la vida, as√≠ como la b√ļsqueda de nuevos triunfos y sistemas de valores, se ha acelerado. Vivimos en una sociedad heredera del exhibicionismo de los a√Īos 60 del pasado siglo. Hoy ya somos eminentemente voyeristas, con lo positivo y negativo que eso implica. Es l√≥gico que los m√©todos tradicionales no rindan eficientemente o no signifiquen nada. Eso que llamas rigor, disciplina ‚ÄĒyo voy a a√Īadir √©tica‚ÄĒ se reinterpreta, se reinventa para satisfacer al nuevo individuo. ¬ŅDe qu√© forma afectar√° a la literatura? No tengo la m√°s m√≠nima idea. ¬ŅHacia d√≥nde nos llevan? Ya lo dir√°n los te√≥ricos del futuro.

¬ŅEs mesurable la calidad de un poeta o escritor? ¬ŅCu√°l ser√≠a esa medida?

La poes√≠a es la metaf√≠sica de la palabra. Nos precede y nos trasciende, no puede cuantificarse. El poeta materializa esa propiedad excepcional del pensamiento con la palabra y no es m√°s que un instrumento. Nadie tiene la capacidad para hacer de esa certeza algo matem√°tico. Aunque en m√ļsica se utilice la forma, no creo en la mensurabilidad del arte.

¬ŅC√≥mo medir la calidad de Cervantes frente a Eur√≠pides? ¬ŅC√≥mo poner a Tolst√≥i sobre Virginia, la genialidad de Verdi en supremac√≠a frente a Wagner, la cualidad suma de la creaci√≥n del Giotto al compararlo con Kandinsky? ¬ŅQui√©n es m√°s o menos genio, qui√©n es m√°s o menos m√ļsico, poeta, escrito o pintor?

Siempre te hab√≠a conocido como poeta pero, en los √ļltimos a√Īos, te has movilizado hacia nuevas rutas, en este caso las narrativas. ¬ŅDe d√≥nde parte ese nuevo impulso y qu√© lo condicion√≥?

No es precisamente nuevo, siempre he tratado de llevar la narrativa y la poes√≠a a un mismo ritmo. Como bien sabes, t√ļ que incursionas en m√°s de un g√©nero, creo que en todos no hay lindes definidos.

Cuando ese espacio entre realidad y ficci√≥n se vuelve una obsesi√≥n hay que escribirlo. Es cierto que la forma cambia de un g√©nero al otro, pero el ideal existencial es com√ļn. As√≠ me expreso tanto en poes√≠a como narrativa. Gracias a la frontera cada vez m√°s imprecisa de los g√©neros ‚ÄĒque ya ven√≠an desdibuj√°ndose desde principios del XX y que en la actualidad se tornan cada vez m√°s vagas‚ÄĒ mi escritura se ha vuelto m√°s plural y arm√≥nica, y me siento m√°s libre.

Mi narrativa, al igual que mi poesía, siempre ha tenido como centro al individuo: las contradicciones de su mundo físico-existencial, su natural brutalidad, su propensión al caos pero también a lo sublime. Desde la ambivalencia, desde el observador/observado, trato de ser abierto y dinámico a la hora de escribir lo poco que sé de la vida… y trato también de significarla. Lo poético presta ironía, cierta profundidad de palabra a los gestos y actitudes, a las contradicciones que nos definen.

Tu primer texto fue publicado hace pocos a√Īos. Desde entonces, y a cargas con la siempre cuestionable ‚Äúlegitimidad‚ÄĚ que un libro otorga, ¬Ņhas sentido que algo ha cambiado en tu trabajo? ¬ŅPiensas en el p√ļblico a la hora de escribir, o sigues gui√°ndote por el instinto del gusto y ritmo propios?

Como bien dices, mi primer libro en solitario tiene poco tiempo. Verme como √ļnico protagonista en la portada y contraportada, en la ‚Äútripa‚ÄĚ y en cada parte de ese rect√°ngulo de papel y cart√≥n fue muy placentero. No tengo reparos en reconocer que me encanta ver mis libros publicados. Pero tambi√©n me pasa que el libro terminado y publicado no es el que m√°s amo, es como si le perdiera el gusto. Tal vez por eso siento el mismo compromiso que antes, el de mi instinto, el del amor absoluto hacia la obra nueva junto a la maldici√≥n de terminarla como un ejercicio de libertad categ√≥rica.

En poes√≠a, ¬Ņcu√°nto se le debe al lector?

Si te soy completamente sincero, le debo dinero a algunas tarjetas de crédito… al lector, nada. Ni en poesía ni en narrativa. Los lectores no son acreedores, ni siquiera son consumidores como le definen la mayor parte de las veces. El lector es un coautor, una parte imprescindible y activa del proceso literario. Con una participación del cincuenta por ciento, es un socio del que no se puede prescindir. Te lo digo como alguien que se siente más lector que escritor.

Como escritor has incursionado en la poes√≠a y la narrativa fant√°stica en algunas ocasiones. Lo surreal, no obstante, es para ti un epicentro del que parten las historias. Pero, ¬Ņla realidad y lo que existe tras ella son motivos de creaci√≥n para ti?

Tienes razón: la influencia de lo fantástico en parte de mi obra es indiscutible, en poesía me ha valido hasta un primer premio internacional. Pero más que esa realidad contada desde lo fantástico, es la realidad en sí misma la que más me apasiona deconstruir, apropiar, reinterpretar… en definitiva, convertir en ficción.

Siempre me ha gustado trabajar la visi√≥n m√°s subjetiva del mundo, y si lo surreal, el absurdo y lo fant√°stico enriquecen el imaginario literario que intento crear, pues no tengo ning√ļn reparo en mezclarlos.

Entre  la realidad y el mundo de los simulacros que es la literatura, el discurso debe tomar la apariencia que más convenga a las necesidades de la creación. Al margen de lo que se considere lícito, la convicción del autor deberá prevalecer.

¬ŅQu√© es la honestidad po√©tica y la √©tica para ti? ¬ŅNos hemos acostumbrado a vulnerarlas hasta el punto que ya no las reconocemos?

Como decía antes, una nueva forma va cristalizando, socializando y en ese proceso de revelación hay cosas que quedan en el camino o se expresan de manera diferente. Algunos conceptos se mantienen, pero su interpretación o expresión no serán iguales.  

Me imagino que tambi√©n te refieres a ciertas tendencias entre algunos colegas que desacralizan verdades y exponen sus mezquindades, arribismos, oportunismos, facilismos y casi todos esos ‚Äúismos‚ÄĚ que califican en sentido peyorativo. Existen, son parte de la vida, dir√≠a que hasta la enriquecen. Lo importante es la obra, su val√≠a, definida por esos valores esenciales que has mencionados, no el autor.

En mi opini√≥n, la honestidad es el asiento fundamental de lo literario, sustenta la autenticidad y el cuestionamiento, es comuni√≥n perfecta con la posteridad. El escritor probablemente sea el √ļnico ser humano que hace de su maldici√≥n ‚Äúun estado agudo de felicidad‚ÄĚ, ¬†como dir√≠a Clarice Lispector.


La escritura, un pasaje gratis a vidas y lugares

Hace muchos a√Īos, alguien ‚ÄĒni siquiera recuerdo qui√©n‚ÄĒ me habl√≥ de Annalis Castillo Segu√≠. ‚ÄúAnna Karenina‚ÄĚ, me dijo ese alguien, ‚Äúas√≠ le decimos‚ÄĚ. Y, de inmediato, yo pens√© en Rusia y en trenes, en cierta hero√≠na tr√°gica de una novela. Pero luego mi memoria falla. No recuerdo otros detalles salvo una tarde de caf√© en Camag√ľey, un tatuaje reciente y el prometido arroz con pollo. Y claro, su poes√≠a. La poes√≠a no se olvida. Conversar con una amiga es siempre un privilegio. Aunque esta entrevista, lo confieso, se aliment√≥ solo de una conversaci√≥n imaginaria que aconteci√≥ en el mundo casi f√≠sico de las redes, no pude escapar de esas preguntas que ‚ÄĒde estar yo all√°, o ella aqu√≠‚ÄĒ le habr√≠a hecho de todas maneras. [+]


Si la bestia tiene hambre, déjenla comer

El hambre es un sentimiento, el hambre es una necesidad, el hambre es una funci√≥n vital que hace a una escritora joven ‚ÄĒElaine Vilar Madruga‚ÄĒ escribir hasta el cansancio de las bater√≠as de su laptop, hasta que los imprevistos cortes de electricidad se lo impiden, hasta que alguien de la familia la obliga a alimentar ese cuerpo que no se sostiene solo de literatura como ella quisiera. [+]