Escritores


Tío Ho: un guerrero iluminado por la poesía (+ audio)

El ser humano tiene la condici√≥n de desdoblarse en varias facetas como capacidad inherente de supervivencia ante los retos que las circunstancias le imponen. Este convierte en arte las adversidades, que como material, contribuyen a generar di√°logos e interacciones de los p√ļblicos con la obra resultante, en cualquiera de las manifestaciones art√≠sticas, en lo que vendr√≠a a ser un acto comunicativo, que no es m√°s que uno de los efectos que acompa√Īa el acto creativo. En el caso de la literatura, espec√≠ficamente la poes√≠a, este efecto, seg√ļn el poeta y ensayista espa√Īol Jos√© √Āngel Valente, ‚Äúno alude [directamente] a la naturaleza del proceso creador (‚Ķ) donde importar√≠a (‚Ķ) centrar la consideraci√≥n de lo po√©tico (‚Ķ) para ver que la poes√≠a es, antes que cualquier otra cosa, un medio de conocimiento de la realidad‚Ķ‚ÄĚ[1]

La perspectiva de Valente sugiere que, ‚ÄúEn el momento de la creaci√≥n po√©tica lo √ļnico dado [al poeta] es la experiencia en su particular unicidad‚Ķ‚ÄĚ

Partiendo de tal apoyatura cabe destacar la idea que el arte consiste en dar forma a esa realidad, en sondear lo oscuro ‚Äďdesconocido‚Äď de la misma que el poeta con y desde la palabra intenta clarificar ‚Äďpara s√≠ y para el otro‚Äď con el recurso que dispone, o sea, el lenguaje: hecho frase, hecho palabra, hecho verso.

La creaci√≥n po√©tica, dec√≠a Jorge Luis Borges, parte de la memoria y la memoria est√° hecha sobre todo de olvido; ya que [ella] ‚Äďsuscribiendo lo dicho por el fil√≥sofo franc√©s Henri Bergson‚Äď escoge lo quiere olvidar.[2]

Pero existen experiencias de vida que por su impacto o afectación no pueden ser borradas del todo. Así, por ejemplo, sucede con la pérdida de la libertad en cautiverio, dígase cárcel o prisión, situación que a través de la historia tributó al surgimiento de importantes obras literarias de escritores de la talla de Cervantes (El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha), Fiódor Dostoyevski (Recuerdos de la casa de los muertos; Los presidios de Siberia), Oscar Wilde (De profundis), Miguel Hernández (Cancionero y romancero de ausencias), Jean Genet (Santa María de las Flores).  

En otros géneros el tema de la prisión también ha sido articulador, véase los escritos de Nelson Mandela (Autobiografía), Mahatma Gandhi (Canciones desde la prisión), Antonio Gramsci (Pasado y presente: Cuadernos de cárcel), Martin Luther King (Carta desde la cárcel de Birmingham), José Martí (Presidio modelo en Cuba), Pablo de la Torriente (Presidio Modelo) y Fidel Castro (La Historia me absolverá), entre otros.[3]

La libertad engloba dis√≠miles significaciones como determinaci√≥n, soberan√≠a individual, autonom√≠a. Y desde la √©tica filos√≥fica se se√Īala que es inherente al hombre. Es por ello que ante el hecho de perderla no pocos prefieren ‚Äúla muerte, hay quienes se dejan abatir por las circunstancias y hay tambi√©n quienes no solo las soportan estoicamente sino tambi√©n las usan como la oportunidad para definir sus vidas, sus obras y sus filosof√≠as.‚ÄĚ[4]¬†

Reflejo de lo anterior es la obra de Ho Chi Minh (1890-1969), que amerita, por sus valores éticos, políticos, culturales y literarios, traerse nuevamente a la actualidad. Fue este un hombre cuya faceta de revolucionario y estadista ocultaron su personalidad de poeta, forjada en la dura experiencia de lucha y resistencia contra el dominio colonial, que lo llevó al presidio en 1942. De ahí, del tedio horrible del encierro, nacería el poemario Diario de prisión,[5] publicado en varios idiomas y que viera a la luz en Cuba por el sello Colección Sur Editores de la UNEAC, hace más de un lustro.

Esta edici√≥n en espa√Īol fue acogida con benepl√°cito por el p√ļblico lector cubano, sobre todo por la admiraci√≥n que algunos sienten hacia ese gran art√≠fice del pensamiento postcolonial. Y de manera general, por admiraci√≥n hacia la tierra de los anamitas, acerca de los que Mart√≠ expres√≥:

‚ÄúTambi√©n, y tanto como los bravos, pelearon, y volver√°n √° pelear, los pobres anamitas, los que viven del pescado y arroz y se visten de seda, all√° lejos, en Asia (‚Ķ) Trabajan. Parecen plateros finos en todo lo que hacen, en la madera, en el n√°car, en la armer√≠a, en los tejidos, en las pinturas en los bordados, en los arados.‚ÄĚ[6]

La filosof√≠a de vida y acci√≥n de los vietnamitas, reflejada en el escrito martiano, se percibe en el tono de los m√°s de cien poemas de Diario‚Ķ,¬† traducida por el poeta, narrador y ensayista cubano F√©lix Pita Rodr√≠guez, catalogada por la VOV world, emisora de radio nacional de Viet Nam, como ‚Äúuna obra, sencilla y humana, que ayuda a los lectores a comprender mejor la aspiraci√≥n de Ho Chi Minh a la independencia y la libertad nacional‚Ķ‚ÄĚ[7]¬† Una obra que debiera redescubrirse, cuando se aproxima la vigesimonovena edici√≥n de la Feria Internacional del Libro de La Habana, en febrero de 2020, y la cual estar√° dedicada a la cultura y literatura de la Rep√ļblica Socialista de Viet Nam, naci√≥n del que el bardo fuera su art√≠fice principal. Como expresara en uno de sus versos:

‚ÄúYo del nuevo Vietnam soy el representante‚ÄĚ

La producción literaria de este país asiático, fundamentalmente después de la renovación nacional de 1986,[8] es sustancial, y su promoción, difusión y comercialización se intensificará en la FILH y en otros espacios, teniendo en cuenta que para no pocos lectores sigue siendo desconocida. No obstante, han sido publicados ensayos político-sociales por editoriales como José Martí, Pablo de la Torriente Brau, Ciencias Sociales, Ocean Sur, que sirven, de una manera u otra, como plataforma para conocer algunas particularidades de esa cultura.                                                                 

El libro que nos ocupa fue escrito originalmente en idioma chino para no despertar la sospecha de sus carceleros en cuanto a la tem√°tica de lo que escrib√≠a. Pita Rodr√≠guez,[9] acota que Diario‚Ķ se entrecruza, a veces, con el microrrelato y se caracteriza por versos rimados, (rimando har√© m√°s cortos los d√≠as en la prisi√≥n/ y esperar√© que llegue mi libertad catando), as√≠ como por la s√≠ntesis, emoci√≥n y limpios de estridencias innecesarias y llenos de lirismo, en concordancia con una rese√Īa sobre este libro en la revista chilena de literatura Punto Final.[10]

Diario‚Ķ es el testimonio de un a√Īo (1942-1943) en las c√°rceles chinas de Chang Kai Shek, cuyas descripciones estremecen al leer poemas como Ingresando en la prisi√≥n de Tsing Si:

En la prisión los viejos acogen al que ingresa.

Blancas nubes ahuyentan las nubes de tormenta

y por el cielo, todas, libremente se alejan.

Un hombre libre, solo, permanece en la celda).

La prisión de Nan Ning:

√Čsta es una prisi√≥n de estilo ultramoderno,

 que brilla iluminada por la electricidad.

Ah, pero la comida es sopa bien aguada,

 y vacío el estómago, chilla en la oscuridad.

Traslado a Tian Pao el Día del Doble-Diez:

Por todas partes han colgado faroles, y con flores

las casas engalanan. (…). Amarrado ese día, de cárcel me trasladan.

Sigue el viento obstinado contra el √°guila en vuelo.

La prisión de Kuo Teu:

Esta prisión parece una gran casa familiar.

En le√Īa y en arroz, aceite y sal, cada uno se abastece

Tung Chung:

La c√°rcel de Tung Chung es como la de Ping Ma.

Una taza de sopa por comida.

¬†Gru√Īe el vientre vac√≠o.¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬†

Los poemas de Ho Chi Minh ‚Äďsobre los que algunos estudiosos han afirmado que mezclan las tradiciones vietnamitas, chinas y occidentales‚Äď relatan sus reflexiones

¬ŅQu√© hacer en la prisi√≥n, sin bebida ni flores,

en noche tan radiante, luminosa y serena?

Mira el hombre a la luna que esplendorosa

Asciende.

La luna mira al poeta, a través de la reja.

O penurias:

Apenas medio cubo es la ración de agua.

Te lavas o haces té: decide por tu parte.

Si te quieres lavar, no tomes té.

Si quieres tomar té, no pienses en lavarte.

Sufrimiento:

A caza de piojos, los reclusos, despertando se lanzan.

Dan las ocho: es el gong que a la comida llama.

¬°√Ānimo, camarada! Hay que comer. Los que tanto sufrimos

debemos resistir hasta que llegue el alba.

Pero también sus esperanzas, donde el centro es la libertad del ser humano:

Quien sufrió la prisión, la patria puede hacer.

 Quien soporta las penas, prueba que es hombre fiel.

Quien piensa en su país, es un hombre de bien.

Que la celda se abra y el dragón al cielo se remonte.

En 2020 se estar√° conmemorando 60 a√Īos de relaciones diplom√°ticas entre Cuba y Viet Nam y 130 del natalicio de ‚ÄúEl iluminado,‚ÄĚ significado del nombre Ho Chi Ming, quien naciera un 19 de mayo, fecha en que ca√≠a en combate otro iluminado y poeta: Jos√© Mart√≠.

Sirva entonces la propuesta de lectura de Diario‚Ķ, que a casi seis d√©cadas de su primera publicaci√≥n, continua dialogando ‚Äďpo√©ticamente‚Äď con las generaciones actuales, adentr√°ndonos en el universo simb√≥lico de esa cultura milenaria cuyos hombres y mujeres cambiaron el mapa geopol√≠tico en el pasado reciente, al derrocar potencias como Francia y los EE.UU. Tierra en la que el 16 de septiembre de 1973, el Comandante en Jefe Fidel Castro llor√≥, cuando sosten√≠a en sus manos un ni√Īo mutilado por los horrores de la guerra.[11]

Notas y referencias bibliogr√°ficas

[1] Valente, J. √Ā. (1963) Conocimiento y comunicaci√≥n. Disponible en http://artespoeticas.librodenotas.com/artes/727/conocimiento-y-comunicacion-1963

[2] Borges, J. L. (1996) La creación poética. En Nexos. Disponible en https://www.nexos.com.mx/?p=7698

[3] Consultar art√≠culo de Andreu Farr√°s ‚ÄúDe la celda a la gloria: 11 l√≠deres pol√≠ticos que engrandecieron su reputaci√≥n en la c√°rcel.‚ÄĚ Disponible en https://www.elperiodico.com/es/mas-periodico/20181215/de-la-celda-a-la-gloria-presos-politicos-7200456

[4] Obras escritas desde la c√°rcel. Disponible en https://www.iberlibro.com/libros/obras-literarias-escritas-en-prision-cautiverio.shtml

[5] También se le conoce como Diario de la cárcel.

[6] Un paseo por la tierra de los anamitas. En volumen I. No. 4 Revista La edad de oro.

[7] ‚ÄúSe presenta en Cuba el poemario ‚ÄúDiario de prisi√≥n‚ÄĚ de Ho Chi Minh‚ÄĚ. Disponible en https://vovworld.vn/es-ES/vietnamiberoamerica/se-presenta-en-cuba-el-poemario-diario-de-prision-de-ho-chi-minh-154005.vov

[8] Th√ļy Ng√†. Literatura vietnamita despu√©s de 30 a√Īos de renovaci√≥n nacional. Disponible en https://vovworld.vn/es-ES/cultura/literatura-vietnamita-despues-de-30-anos-de-renovacion-nacional-436427.vov

[9]Ho Chi Ming fue políglota, llegando a dominar varios idiomas además del chino, como el francés, el japonés, el ruso y el inglés.

[10] Alejandro Lavquén. Los libros. Disponible en http://letras.mysite.com/alav100314.html

[11]¬† M√°s informaci√≥n en el art√≠culo ‚ÄúUna noticia recorre el mundo: Fidel Castro cruz√≥ al sur del Paralelo 17‚ÄĚ, de Rafael Suengas Mart√≠nez. En Revista Cuba Socialista. 16 Septiembre, 2018.


Vuelo al mundo de las letras

Formar lectores y sostener diálogos con los más jóvenes resulta una de las metas que se ha trazado la sección de literatura de la filial espirituana de la Asociación Hermanos Saíz.

Y en busca de recorrer caminos certeros para alcanzar ese fin, varios de sus miembros apuestan por la realizaci√≥n de encuentros constantes con el p√ļblico meta de sus creaciones. Una idea que, aunque, con olor a ‚Äúcascar√≥n‚ÄĚ, ya da algunas alegr√≠as.

El p√ļblico conoci√≥ sobre las √ļltimas publicaciones de autores j√≥venes espirituanos. Foto Lisandra G√≥mez Guerra.

As√≠ se comprob√≥, recientemente, en la Biblioteca Provincial Rub√©n Mart√≠nez Villena, de Sancti Sp√≠ritus, cuando un grupo de estudiantes del Instituto Polit√©cnico de Econom√≠a Enrique Villegas Mart√≠nez accedi√≥ a compartir con dos de los escritores j√≥venes m√°s reconocidos del territorio: Rosamary Arg√ľelles Garc√≠a y Ariel Fonseca Rivero.

‚ÄúNecesitamos mucho acercarnos al p√ļblico, sobre todo, entre los estudiantes. Estos espacios pueden abrirnos puertas para integrarnos, porque les permitimos que ellos digan lo que creen‚ÄĚ, dice la autora de La alternativa de Hum, publicado bajo el sello editorial Loynaz, de Pinar del R√≠o.

Lecturas de fragmentos de sus creaciones, muestra de sus libros que han visto la luz en los √ļltimos tiempos y disertaciones sobre los sucesos m√°s recientes en el panorama literario marcaron el tiempo del ir y venir de palabras.

‚ÄúTambi√©n aprovechamos para donar nuestros libros ya que, por la escasez de papel, las publicaciones son reducidas y al formar parte de la colecci√≥n Raros y valiosos podr√°n ser consultados por muchas m√°s personas‚ÄĚ, acota.

Estudiantes del Instituto Politécnico de Economía Enrique Villegas Martínez, de Sancti Spíritus, dialogaron con dos de los más reconocidos escritores del territorio. Foto Lisandra Gómez Guerra.

Por su parte, el espirituano Fonseca Rivero, padre de las páginas Hierbas, y máximo timonel de la sección de literatura de la filial de la AHS, reconoció que nunca será suficiente la labor que se realiza en aras de cultivar el hábito de la lectura en los más jóvenes.

‚ÄúNo es s√≥lo para que ganen conocimientos, sino para mejorar sus ortograf√≠as, adem√°s de que aprenden a interpretar sus contextos y eso los convierte en seres humanos m√°s integrales capaces de hacer volar sus imaginaciones‚ÄĚ, concluy√≥.

Todos los meses, la joven vanguardia artística espirituana realiza intercambios de este tipo, tanto en las instituciones culturales como en las que pertenecen al sector de educación.


Saymi quiere dejar su huella literaria

De tanto ver y devorar libros, a los diez a√Īos empez√≥ a escribir su propio relato de la vida, de su vida. Dispuso l√°piz y papel y redact√≥ un diario porque sinti√≥ la necesidad de contar. As√≠ naci√≥ Saymi K. Torres a la literatura, al oficio de escribir, al empe√Īo de relatar, de ser cronista de ‚Äúsus cosas‚ÄĚ y de su tiempo, de su ciudad, de su gente. Conversamos hace un tiempo,¬† apremiadas por las urgencias de la vida y el trabajo: andaba ella envuelta en sus responsabilidades como vicepresidenta de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Las Tunas y los preparativos del evento literario Portus Patris, en el municipio de Puerto Padre.

Ahora que escucho la grabación y transcribo me sorprende cuánto contó en solo minutos, Saymi tiene mucho que decir, una manera de ilustrar cuánto tiene también por escribir.

-¬ŅC√≥mo descubriste el mundo de la literatura y de la escritura?

‚ÄďEl primer paso para empezar a escribir es la lectura. Desde ni√Īa le√≠a, le√≠a mucho; mi madre ten√≠a un librero enorme que en ese momento me parec√≠a algo incre√≠ble ¬°una cosa muy grande! y empec√© a leer muy pronto, de hecho mi madre me ense√Ī√≥ antes de empezar la escuela y empec√© a leer todo lo que ca√≠a en mis manos.¬† A veces le√≠a cosas que no eran adecuadas para mi edad, pero bueno esa sed de saber y de leer fue lo que me impuls√≥¬† a, en determinado momento, sentir esa necesidad de escribir. Y comenc√© escribiendo diarios, sent√≠a que necesitaba narrar cosas: lo que me pasaba, lo que sent√≠a‚Ķ ponerlo en el papel de alguna manera.

Poco tiempo despu√©s sus textos cayeron en las manos de la poetisa puertopadrense Nuvia Est√©vez: ¬ęElla me dijo: Ah√≠ est√° la madera del escritor, la tienes, pero necesitas todav√≠a perfeccionarla y buscar. Y al final creo que es eso: es un proceso de b√ļsqueda en el que uno se consagra y termina exponi√©ndose al desnudo frente a los lectores, de eso se trata, de un proceso de b√ļsqueda interna.

-¬ŅEn qu√© momento exacto de tu vida te encontraste como escritora?

-Bueno, tengo que decir que el t√©rmino escritora es un t√©rmino que respeto mucho y yo no permit√≠a que me llamar√°n escritora. Dec√≠a: ‚ÄúHasta que no tenga un libro publicado, hasta que no tenga mi obra valor literario pues no voy a permitir que me llamen escritora‚ÄĚ. Entonces cuando me presentaban como escritora yo dec√≠a: ‚ÄúYo soy una muchacha que escribe, no soy una escritora, soy una muchacha que escribe‚ÄĚ. Comenc√© a sentirme como escritora hace muy poco. Pero la literatura en serio me la estoy tomando desde hace unos 5 √≥ 6 a√Īos, o sea que soy muy joven en el mundo de las letras.

-Narrativa y poesía, ambos géneros consagran tus textos…

-Comencé escribiendo cuentos breves, no me gustaban mucho, de hecho los tengo ocultos ¡no dejo que nadie los vea! Pero después la poesía me atrapó y creo que fue esa magia que tiene la poesía, esa musicalidad oculta, esas metáforas, esas imágenes que guarda la poesía lo que me cautivó.

Est√° a punto de salir mi primer libro ‚ÄúSepia‚ÄĚ, un libro de poes√≠a para adultos que viene siendo como un ejercicio de exorcismo. Le cuento al lector mi infancia, cosas de familia‚Ķcosas que me marcaron como persona y escritora a lo largo de mi vida.

Una vez que Saymi puso punto final a ‚ÄúSepia‚ÄĚ naci√≥ ‚ÄúEl mundo de Pablo‚ÄĚ o ‚ÄúMi hermano Pablo‚ÄĚ (a√ļn est√° por definir el t√≠tulo para su publicaci√≥n en el 2020), obra merecedora del Premio de literatura infanto- juvenil Principito 2019. ¬†Y aunque el libro naci√≥ de la adversidad¬† es un retrato de amor y esperanza,¬†¬ęuna compilaci√≥n de las travesuras y de las historias divertidas que suceden en mi casa con mi ni√Īo¬Ľ, declara la autora.

-¬ŅC√≥mo abordar un tema tan dif√≠cil como la enfermedad en la infancia?

-Yo tengo un nene que tiene necesidades especiales. Es un ni√Īo que tiene una lesi√≥n est√°tica del sistema nervioso central pero es un ni√Īo muy feliz y yo quer√≠a escribir un libro feliz. Porque¬† adentr√°ndome en este mundo, buscando¬† a los ni√Īos con necesidades especiales, viendo lo amorosos¬† que pueden ser, las ense√Īanzas que te transmiten como seres humanos que son y defendiendo sus derechos a tener una familia, a tener apoyo, a tener comprensi√≥n ‚Ķpues entonces surgi√≥ este libro.

Creo que la literatura en sí lleva mucho estudio, mucho esfuerzo. Alguien decía que una página que se lee fácil es porque ha costado mucho trabajo escribirla.

-¬ŅQu√© esperas encontrar, entonces, en el mundo de la literatura y entregarle a los lectores a trav√©s de tus libros?

-Creo que el objetivo final de todos los escritores es que el p√ļblico reconozca su obra, que el p√ļblico se sienta identificado con su obra. Poder poner una marca en la persona que lee tu libro, poder compartir una experiencia, un sentimiento, una visi√≥n del mundo. Y al final ese es tambi√©n mi objetivo. Lo que espero de la literatura no son premios, lo que espero es que un d√≠a en una calle, una madre y un ni√Īo me paren y me digan: ‚Äúle√≠ tu libro y nos gust√≥ mucho‚ÄĚ; una joven, me¬† detenga y me diga: ‚Äúle√≠ tu libro y me encant√≥, me sirvi√≥, me ayud√≥‚ÄĚ. Ese tipo de cosas es la que espero de la literatura.


Generación de antologados en tiempos de soledad

El t√≠tulo de esta rese√Īa (Generaci√≥n de Antologados) es una de tantas¬†definiciones utilizadas a lo largo de la novela La soledad del tiempo, del escritor¬†cubano Alberto Guerra Naranjo, para referirse a una generaci√≥n definida por¬†las circunstancias de su tiempo, como cualquier otra, pero con situaciones¬†singulares.¬†

A primera vista pareciera que no necesita una rese√Īa m√°s, un escrito m√°s¬†despu√©s de tantos que se han publicado en los √ļltimos a√Īos acerca de ella; sin¬†embargo, una vez le√≠da por este servidor, me queda claro que a√ļn necesita¬†otras ‚Äďno importa cu√°ntas‚Äď si se trata de ubicarla entre las mejores novelas¬†escritas en los √ļltimos 20 a√Īos de literatura cubana.

Su eje central es el entorno literario de la isla, no su lado agradable, sino esos¬†fantasmas reales que acechan la espiritualidad del escritor y, por¬†consecuencia, el resultado de su trabajo, y el mapa mentiroso que se va¬†creando a partir de un entorno donde el amiguismo, los favores, el sexo, la¬†mediocracia ‚Äďenti√©ndase esa tratada por Alain Deneault en su libro de igual¬†nombre‚Äď que apela a la protecci√≥n entre mediocres (yo dir√≠a inferiores) con el¬†√ļnico objeto de protegerse y prevalecer por un tiempito en nuestras letras¬†nacionales, o m√°s bien sus arrabales, sin esforzarse por dejar la vida en la¬†oraci√≥n.

Semejantes agresiones a una historia letrada no serán jamás adoptadas por textos como este de Guerra Naranjo, más bien extraídos y llevados a juicio literario y moral. Cito y citaré más adelante otros por ser inevitable, un párrafo de esta novela:

‚ÄúLas historias que pienso escribir no ser√°n nuevos bodrios para las letras¬†nacionales. De tantas malas p√°ginas y de tantos escritores rid√≠culos el¬†lector se cansa. Mi novela debe ser mi sangre y mi paz. Ah, Walter¬†Benjam√≠n, qu√© claro estabas, no es la forma ni el contenido lo que¬†importa, es la sustancia, s√≥lo la sustancia.‚ÄĚ

Los extremos de ese eje que mencioné son, por un lado, Sergio Navarro, un escritor de a pie que nos representa a todos: aquellos que no nos prostituimos por un puesto de poder, ni una antología para desesperados, ni ponemos la mirada en el Trono de Hierro, que intimida desde Desembarco del Rey por un viaje.

Un Jean Valjean caribe√Īo marcado, no por la c√°rcel, o un obstinado y muy¬†equivocado en sus principios Javert, sino por el sol implacable, los 10 pesos en¬†el bolsillo, los sue√Īos, los principios correctos y seres como el que habita en el¬†otro extremo: Emilio Varona, funcionario acostumbrado a acumular beneficios y¬†repartirlos seg√ļn le convenga.

Este Emilio es la ant√≠tesis de Sergio. Entre ambos, pasan ante los ojos del¬†lector historias hermosas por bien narradas, pero esencialmente duras como¬†solo pueden serlo cuando se escribe desde el dolor. Trescientas y una p√°ginas¬†y 34 cap√≠tulos que bastar√°n, supongo, para cualquier estudioso de nuestro¬†mundo letrado, en el futuro, cuando quiera comprender los males de un¬†sistema literario que pide a gritos una actualizaci√≥n, un acercamiento a la forma¬†en que se mueve el mercado (s√≠, acabo de escribir mercado), para salvarse del¬†desamparo en que mantiene a sus mejores nuevos escritores, a costa de¬†algunos autores, no todos, por debajo de la calidad media en un pa√≠s que¬†presume de un alto √≠ndice cultural. Treinta y una p√°ginas que al fin han resuelto¬†un problema: tanta literatura sobre escritores (√ļltimos 20 a√Īos) demasiado¬†centrada en complacer precisamente a los escritores:

‚ÄúEste mundo literario, me dije mientras prend√≠a un cigarro (despu√©s de¬†almorzar no hay nada mejor que un cigarro), tiene demasiadas zonas que¬†no son literarias. Escribir bien no basta. Desencadenar toda una¬†estrategia de horas, de d√≠as, de a√Īos frente a la p√°gina en blanco, es s√≥lo¬†el comienzo. Despu√©s, aunque se consiga cierto √©xito, llegan como al¬†n√°ufrago de un barco ahuecado, imprevisibles avalanchas convertidas en¬†un mar de sombras.‚ÄĚ

La soledad del tiempo hace ver a muchos de los más recientes escritores, algunos de la autoproclamada Generación Cero, por ejemplo, como eternos aprendices que se perdieron en la estrategia promocional y jamás en las páginas.

Los malnacidos, o mal remunerados escritores, los que no pertenecieron a un¬†grupo literario que se entreg√≥ premios y espacios para la promoci√≥n de su¬†basura, los que no han sido se√Īaladas mujeres que sonr√≠en a todos y¬†encuentran entre el Todo al intelectualoide que la llevar√° a giras y antolog√≠as y¬†promoci√≥n vergonzosa, los que no pertenecieron a talleres de dudosa¬†ense√Īanza, arcaica ense√Īanza, esquem√°tica ense√Īanza, los solitarios, los que¬†iban al Coppelia a tomar su helado pensando c√≥mo ubicar su novela dentro del¬†circo, y no acompa√Īados de aduladores embriagados de vino barato y t√© de¬†manzanilla, esos, repito, los solitarios y desprotegidos, ya tienen su novela:

‚Äú¬ŅHabr√≠a pasado el genial Julio Cort√°zar por los mismos pasmes que a √©l¬†le suced√≠an? ¬ŅHabr√≠a comprado cigarro a menudeo a un viejo renqueante,¬†que contar√≠a el dinero con una calma incre√≠ble antes de echarlo en el platico del bisne? ¬ŅHabr√≠a sabido qu√© co√Īo era bisne, qu√© co√Īo cigarro a¬†menudeo? ¬ŅHabr√≠a arrastrado un colch√≥n por la ciudad por tirarle un¬†cabo a dos marginales? ¬ŅHabr√≠a trabajado alguna vez de CVP, en alguna¬†empresita de Par√≠s o Buenos Aires? ¬ŅHabr√≠a corrido detr√°s de un¬†extranjero para tumbarle unos fulas e ir tirando? ¬ŅHabr√≠a pasado los¬†mismos trabajos para escribir una cabrona palabra? El viejo trajo los¬†cigarros y se qued√≥ mir√°ndolo.

‚ÄĒ ¬ŅAlg√ļn problema, muchacho?

‚ÄĒ Nada, Prendes, pensaba un poco.‚ÄĚ

Esta novela está escrita desde el dolor, lo mencioné antes, y es posible que sea la versión artística del sufrir que ha experimentado Alberto Guerra en diferentes épocas, mientras bebía samagón de patatas, entiéndase vino de papas de a cinco pesos la botella en aquel Período Especial. En su casa a la espera de un verano mejor, mientras The Others arrojaban toda serie de ruidos que le erizaban la piel pero no lograron quebrarlo.

Carece además, La soledad del tiempo, de alardes estilísticos innecesarios, de palabras rebuscadas, y muestra con lenguaje directo, preciso, lo que se quiere mostrar. Me hizo olvidar estructuras y me atrapó en la mencionada sustancia. Querida sustancia, ausente en muchos libros sin la presión de un embargo, sin regulaciones o planes, ausente en tantos y tantos libros por falta de bomba y talento, y malas gestiones desde la editorial.

Papeles al viento, no así en esta novela que como fenómeno de nuestra reciente literatura ha logrado la reedición en tres ocasiones, rompiendo así con un esquema presente en nuestro sistema editorial donde al estar sometido a planes no es dado a reconocer el impacto de un libro mediante la reedición, sino a continuar con los siguientes en el llamado colchón editorial.

Pocos libros rompen ese esquema y muy pocos desde la calidad literaria. Quizá también esta novela se extiende más allá del anaquel porque representa a muchos, es colectiva y no individual. La individualidad es algo marcado en muchos textos recientes en la literatura de la isla. Algunos exponentes de la autoproclamada Generación Cero están marcados por una literatura individual, donde los intereses son inclinados hacia el autor y sus socios, llena de situaciones que a pocos interesan, no literarias a veces, solo de su inmediata cotidianidad y por efecto poco interesante al lector universal.

He escuchado que hay quienes le se√Īalan a La soledad del tiempo que su¬†mayor defecto es ser una novela para escritores. Eso solo puede afirmarlo quien no ha notado, o no quiere notar, la cr√≠tica impl√≠cita al racismo (Cap√≠tulo¬†Sudoroso), el retrato de una sociedad donde hay maleantes y oportunistas,¬†jineteras circunstanciales y no solo prostitutas de oficio, estafadores, un ensayo¬†sobre el suicidio (Cap√≠tulo 27. Hospital) que me hizo recordar los m√ļltiples¬†ensayos que alberga esa obra universal titulada Los miserables, de V√≠ctor¬†Hugo.

Incluso hay un tratamiento peligroso del sexo, extremo cuando de literatura se¬†trata, zoofilia incluida (Cap√≠tulo 10. Ay, Atencio, compadre). Es cierto que si se¬†es un escritor cubano se entender√°n gui√Īos y situaciones impl√≠citas, expl√≠citas,¬†que alguien ajeno al mundillo literario no alcanzar√≠a a notar de inmediato, pero¬†dudo que al terminar la obra no haya sido bien ilustrado acerca de ese¬†mundillo; y eso es precisamente lo que la buena literatura hace, ilustrar, de no¬†ser as√≠, para qu√© leer.

Esta es novela incómoda y continuará haciéndolo:

‚ÄúLos Nov√≠simos, para mi gusto, eran una triste generaci√≥n de¬†segundones, de tipos incapaces de escribir lo que hac√≠a falta, de¬†c√≥modos mamalones de la teta institucional. No hab√≠an hecho una sola¬†novela con verg√ľenza, un solo libro de cuentos que valiera, y como¬†poetas resultaban incoherentes, caprichosos, experimentales a pulso,¬†iconoclastas en apartamentos de microbrigada‚Ķ‚Ä̬†

‚Äú‚Ķmilitantes de la mariconer√≠a organizada, del lesbianismo chato,¬†v√≠ctimas de antologadores de ocasi√≥n, pastos de eventos literarios,¬†pira√Īitas de concursos acoplados, pla√Īideras frente a la injusticia de los¬†viejos escritores atrincherados en sus cargos p√ļblicos‚Ķ‚ÄĚ

‚Äú‚Ķ escrib√≠an a favor o en contra del gobierno, pero sin miaja, sin bomba,¬†sin demonio. Jam√°s protestaban, ni pronunciaban una queja coherente,¬†eran incapaces de concertar una buena reuni√≥n por cuenta propia,¬†persegu√≠an a los editores extranjeros, ca√≠an como palomas a sus pies y¬†se acomodaban a las exigencias del mercado con una desverg√ľenza¬†incre√≠ble. Hablaban mal unos de otros, se pon√≠an trampas entre s√≠,¬†c√°scaras de pl√°tano entre s√≠, para lograr, por ejemplo, un simple viaje a¬†una feria del libro.‚ÄĚ

Tampoco escapa a esta excelente mirada crítica dividida en capítulos la burla en la que se han convertido muchas citas literarias en la isla, repetitivas, dispuestas para promocionar muchas veces a quienes no merecen ninguna promoción, eso y más se refleja en el capítulo 30: Reunión de Escritores.

Ahora, esta dolorosa vuelta por las miserias del mundillo literario, y el otro¬†mundillo que nos toca a todos, viene desde un lenguaje hermoso, no¬†minimalista a lo cubano ‚Äאּgracias a Dios!‚Äď, sino suelto, natural, sincero, sobre¬†todo sincero y original, s√≠, eso, original, distante de la cuesti√≥n repetitiva que¬†nos invade cuando de nueva literatura se trata. Y, sobre todo, entretenido. No¬†puedo creer que acabo de escribir esa palabra en una rese√Īa, la escribir√© de¬†nuevo: en-tre-te-ni-do. Es claro que el prop√≥sito estuvo en la mente del se√Īor¬†Guerra:

‚ÄúDe nada vale aburrir a los lectores, ¬Ņpara qu√© cansarlos, para qu√© agotarlos? De nada vale competir con el colega inmediato y perderse en la niebla del corrillo literario, es preferible, mil veces, llegarse al Madoka, buscar una pareja entre esos hombres de pueblo, entre esas criaturas de visi√≥n insuperable, y jugar la partida de turno como si fuera la √ļltima. Eso es ser maestro, eso es ser Juan Rulfo, no¬†m√°s que eso. Gracias.‚ÄĚ


Resalta Maduro importancia de la cultura para vencer el neoliberalismo

Escritores artistas e intelectuales cubanos intercambiaron, este lunes, con el presidente constitucional de Venezuela Nicol√°s Maduro sobre la realidad latinoamericana y la importancia de la cultura como alma esencial de nuestros pueblos.

 Durante las casi dos horas de diálogo, Maduro resaltó la importancia de la articulación y unión de los artistas e intelectuales de izquierda para vencer en la batalla contra el neoliberalismo, con inteligencia y creatividad.

Expresó la pertinencia de incrementar los intercambios entre intelectuales de América Latina y otras partes del mundo, en espacios de pensamiento a favor del progreso y la libertad plena de las naciones, en un contexto difícil de guerra económica, pero también sicológica y cultural.

Manifestó que en estos momentos existe un fortalecimiento de los movimientos progresistas en la región, reflejado en hechos como la victoria en las urnas de Alberto Fernández y Cristina Fernández, en Argentina; Andrés Manuel López Obrador, en México; y Evo Morales en Bolivia, a pesar de estrategias en su contra.

Maduro con intelectuales cubanos en La Habana. Foto: Cubadebate

Denunció la falta de moral de la derecha, capaz de cualquier tipo de acciones para lograr sus propósitos en contra de los pueblos y sus líderes.

 En el encuentro, realizado un día después de la clausura del Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, estuvieron presentes las ideas y los ejemplos de Hugo Chávez y Fidel Castro, como líderes de siempre, como hermanos grandes de los hijos de Nuestra América, que deberán ser guías en todo momento.

Las sensaciones eran muy agradables, con la certeza de que los hombres de izquierda continuar√°n en un mar de retos, con la fuerza de la verdad, la belleza y lo m√°s puro de las naciones.

¬†Indudablemente, fue una ma√Īana agradable, de pensamiento y motivaciones para seguir en el camino de la luz, sin importar cu√°n dif√≠ciles sean los obst√°culos.

¬†Entre los presentes estuvieron Ad√°n Ch√°vez, embajador de Venezuela en Cuba; Pedro Calzadilla, coordinador internacional de la Red de Intelectuales Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad, y el catedr√°tico y periodista espa√Īol radicado en Francia Ignacio Ramonet.

Por la parte cubana, participaron Abel Prieto, exministro de Cultura; Luis Morlote, presidente de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba; Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz, presidente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, y otros creadores de varias generaciones.


Lioneski Buquet: La suerte est√° en los detalles

La vida est√° hecha de peque√Īos detalles. De sucesos aleatorios que se unen para formar el todo. Pocas veces podemos percibir esa realidad, casi siempre nos vamos al conjunto y no a las partes.

Lioneski Buquet sabe que la riqueza de la vida está en esos detalles, a veces tejidos por la suerte, otras por el diablo, y en su mayoría por la constancia del artista.

El joven, además de percibir la realidad, sabe manipularla, recrearla desde la literatura. Y aunque su cuaderno de cuentos se llame El diablo está en los detalles, esta vez la suerte y el talento se unieron para hacerlo merecedor del Premio Literario Portus Patris en su vigesimosexta edición.

Foto: Yeinier Aguilera Concepción.

El texto re√ļne varias historias que destacan por visualizar y conceptualizar la sociedad desde espacios individuales. El jurado, integrado por los escritores Carlos Esquivel, Nelton P√©rez y F√©lix S√°nchez, en el acta de premiaci√≥n resaltan que el libro ‚Äúreverencia el juego intertextual con un apreciable flujo de recursos narrativos y un notorio lenguaje‚ÄĚ, lo que lo hizo ganador del concurso por mayor√≠a de votos.

El premio constituye un est√≠mulo para el joven avile√Īo que encontr√≥ en la literatura m√°s que un oficio: una manera de vivir, una forma de expresi√≥n. Buquet participa en los talleres literarios de la AHS en Ciego de √Āvila, recientemente se gradu√≥ del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso y se declara influenciado por la obra de Eduardo Heras Le√≥n.

Foto: Yeinier Aguilera Concepción.

Junto a la publicaci√≥n del libro premiado, El diablo est√° en los detalles, por la editorial tunera Sanlope, espera la salida de Testamento de las Sombras por Ediciones √Āvila, texto que recientemente ganara el premio Poes√≠a de Primavera convocado en su provincia natal.

La naturalidad descriptiva, su aguda fabulación y la certera reflexión sobre el papel del hombre en la sociedad, son los detalles que hacen que la obra de Lioneski Buquet se distinga dentro del panorama literario cubano.


Literatura joven se alza con premios en Ciego de √Āvila

Como confirmaci√≥n certera de que la Literatura encuentra voces j√≥venes y de prestigio en Ciego de √Āvila, Leoneski Buquet Rodr√≠guez se alza con dos premios que vienen a poner ojo atento sobre su obra.

Primero la Beca de Creaci√≥n Casa Seoane, en el g√©nero de Poes√≠a, entregada durante la clausura del V Encuentro Hispanoamericano de Escritores celebrado en Villa Clara y, despu√©s, el lauro en el certamen Portus Patris, convocado por la AHS de la provincia de Las Tunas, auguran muchas cuartillas para deleitar a un p√ļblico amplio y diverso.¬†

El cuaderno Cualidades Personales consta de ocho textos que proponen interrogantes sobre la sociedad, y una mirada hacia cuestiones comunes de la vida y la rutina, con un exquisito nivel poético y fuerza emotiva en cada uno de los poemas y sonetos elegidos.

Por su parte, al Portus Patris llegó con narrativa para ser esta la primera presentación formal y acabada que hace del género. El diablo está en los detalles resulta un compendio de seis cuentos para adultos, donde expone distintas situaciones personales ancladas a la realidad cubana, una suerte de espejo para mirarnos y vernos reflejados.

Al respecto Leoneski Buquet coment√≥ su sorpresa con ambos galardones, los cuales llegaron casi al un√≠sono:¬†‚ÄúMe siento muy satisfecho, pero ha sido una sorpresa tremenda porque yo rezaba por, al menos, ser finalista y si asist√≠a o no a Villa Clara. En el caso del Portus Patris todav√≠a no he terminado de decodificar la noticia.‚ÄĚ

Desde el pasado mes de mayo su nombre comenzaba a escucharse con fuerza, por haber merecido, también, el premio Poesía de Primavera, gracias al cuaderno Testamento de Sombra. A estas alturas confirma que las horas de desvelo frente a la hoja en blanco un día cualquiera pueden tomar forma de premio y aliento certero para la creación.


Portus Patris: edición de buen arte joven

No hay bloqueos ni tiempos difíciles que nos impidan disfrutar del arte. Al contrario, son épocas en que aflora la creatividad y las iniciativas en función de seguir enriqueciendo la espiritualidad. Así llega la vigesimosexta edición del Premio Literario Portus Patris, apostando por defender el evento más longevo que tiene una célula de la Asociación Hermanos Saíz en toda la Isla. A celebrarse del 26 al 28 de este mes, estará dedicado al género narrativa y al escritor Guillermo Vidal, figura insigne de la narrativa tunera y cubana.

En la rueda de prensa se resalt√≥ la calidad de las obras finalistas que transitan por el absurdo, el realismo y la ciencia ficci√≥n. Trabajo duro para un jurado integrado por los destacados escritores F√©lix S√°nchez, de Ciego de √Āvila, Nelton P√©rez, de La Habana, y el tunero presidente del jurado, Carlos Esquivel. Se inform√≥ adem√°s que la editorial Sanlope coauspiciar√° el evento y entregar√° un premio colateral, adem√°s, se cumple el viejo sue√Īo de publicar el libro ganador, lo que se traduce en mayor prestigio para el certamen.

El concurso auspiciado por la célula de la AHS en Puerto Padre de conjunto con la filial provincial de Las Tunas, sesionará dos días en la ciudad capital y la jornada de clausura será en el municipio que da nombre al premio. Aunque no estarán presentes los seis finalistas, a la gala de clausura no faltará el ganador del concurso. La calidad del evento está garantizada por la variedad de actividades y la amplia programación, que incluye presentaciones de libros, talleres, conferencias y encuentros comunitarios.

Abrir√° el evento la inauguraci√≥n de la exposici√≥n fotogr√°fica, La jaula se ha vuelto p√°jaro, del artista Junior Fern√°ndez: un ejemplo de c√≥mo se pueden tender puentes conceptuales entre la literatura y las artes visuales. Tambi√©n ser√°n momentos especiales el coloquio, La impronta de Guillermo Vidal en literatura joven cubana, en el que participaran Carlos Esquivel y Mar√≠a Liliana Celorrio, y la pe√Īa literaria Hojas Sueltas, espacio en el que se presentar√°n los libros 36 Navegan, de Jos√© Alberto Vel√°zquez, y Grunge, de Alejandro Rama.

La donación de libros a la biblioteca Municipal de Puerto Padre será una muestra de las buenas relaciones entre la AHS y las instituciones culturales. Para concluir el encuentro, la gala de premiaciones en el anfiteatro puertopadrense contará con el esperado concierto de William Vivanco.

Sin dudas, el Balc√≥n del Oriente y la Villa Azul de Cuba se llenar√°n de letras y m√ļsica, economizando recursos, pero derrochando buen arte joven.