Escritores


A cuatro manos: Ernest Hemingway y Enrique Serpa

Ernest Hemingway (1898-1961), en la entrevista que le concediera a George Plimpton, dijo que “El viejo y el mar [1] pudo haber tenido más de mil páginas e incluir a cada uno de los personajes de la aldea y todos los procesos de cómo se ganaban la vida, como nacían, se educaban, tenían hijos, etc”. Si a Enrique Serpa (1900-1968), se le hubiera hecho una pregunta similar con respecto a su cuento La aguja, tal vez habría contestado lo mismo.

[+]


Me considero un escritor para todas las edades. Acercamiento a Alejandro Huerta Sánchez

Con apenas 19 años, Alejandro Huerta Sánchez (Pinar del río, 1998) lanza su primer libro de cuentos para niños y jóvenes. Fantasmas en el bolsillo es el nombre de este cuaderno que acaba de ser publicado por la Editorial Guantanamera, en España. Escritas en capítulos cortos —muy sintéticos—, estas historias revelan la capacidad de su autor a la hora de captar la esencia de ciertos conflictos y tribulaciones, que ocurren al interior de la familia y que muchas veces pasan inadvertidos, o son silenciados por sus víctimas por temor o vergüenza. Escritura que logra conmover y que se vale de un lenguaje diáfano, aunque intencionado,para narrar lo tremebundo y lo afable.

[+]


¿Para quién se escribe?

Desconfío de aquellas personas que dicen escribir para sí mismas. O sea que descreo de su sinceridad, o, en el mejor de los casos, pienso que no saben de qué están hablando; pues resulta que estas personas son las mismas que publican un libro, leen en público, o viven chachareando constantemente de su creación y su percepción de la escritura. Jamás me he encontrado a alguien que me diga “escribo para mí y no quiero publicar ni mostrarle mis escritos a nadie, apenas sé para qué hablo de esto porque mi escritura no existe”. Esto me resultaría más verosímil. [+]


“Poema y libro hablan por sí mismos, solo tengo que escuchar…” Conversación con Zulema Gutiérrez Lozano

Zulema Gutiérrez Lozano (Holguín, 1986) es una de las voces jóvenes más interesantes del panorama literario holguinero. Dueña de un universo lírico donde confluyen familia, identidad y país. Ha publicado los poemarios Islas que intentan salvarse y Sentada junto a los crisantemos, ambos por Ediciones La Luz, sello de la AHS en su provincia. [+]


Premio Mangle Rojo 2017

La Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la Isla de la Juventud, con el objetivo de estimular y promover la creación literaria entre los jóvenes escritores de todo el país, convoca al Premio Mangle Rojo 2017 que se regirá por las siguientes bases:

[+]


«2 + 1 = taller»

Martes 8 de agosto de 2017

Querido diario:

Hoy llegué a las 9:20a la sede de Teatro La Proa en La Habana Vieja al primer día del taller de la profesora chilena. ¡Qué buena primera impresión! El día antes en la casa, haciendo la tarea me había imaginado una vieja gruñona, envanecida, pausada y altiva… y es todo lo contrario. María Sepúlveda (así se llama la profe) es una mujer muy linda, amable, ágil, sonriente y que derrama luz. Cuando fue la hora y llegó gran parte de los talleristas ( 19 aproximadamente, casi todos jóvenes vinculados a la práctica teatral) reunimos todo el material de reciclaje que trajimos para trabajar,nos presentamos y ella compartió contenidos de lo que hace en Chile con su compañía La Negra María Teatro.

[+]


(Trans)formaciones de la escritura y otros medusarios. Una cita con Jamila Medina Ríos

Para muchos la literatura es solo subterfugio, simple evasiva que permite eludir un momento, algún recuerdo, un dolor. Otros pueden —seguro estoy— ver mucho más allá de la planicie que guarda bajo su espejismo otros ofrecimientos. Cuando tropezamos con la obra de la escritora Jamila Medina Ríos (Holguín, 1981), vislumbramos una ¿postura?, búsquedas que —al mismo tiempo— proyectan esa otredad de la creación, mutaciones de la escritura (como ella suele llamarle) que sondean, desde la cumbre hasta la furnia, el corpus poético/estético como propensión que se aleja de lo formal, deslindándose del estancamiento, de la calma tediosa que atenta en contra, apostando por la desfragmentación: salvoconducto del que se apropia para reconocer, abrazar, transgredir el/los límite(s) y en ese (eje)rcicio de (re)conocimiento y metamorfosis, esa necesidad de descepar y volver a erigir va forjando, la mujer hueco de araña/ primavera/ armadillo/corazón de col/anémona/hongo, una multiplicidad de voces que se difuminan y cuelan por todo intersticio, concediendo una pluralidad-ambigüedad al lenguaje y al acto escritural, que viene a ser festín de ojos que se congregan —ávidos e inquietos— en la celebración. [+]