Ense√Īanza art√≠stica


«Muchos trovadores se podr√≠an considerar poetas»

Los pasillos de la ENA nos hicieron conocernos hace ya mucho tiempo. √Āngel Lorenzo Ramos es trovador, un joven m√ļsico que hace su obra desde la honestidad creativa, esa que no necesita premios ni aplausos excesivos para cimentarse. Imaginemos por un segundo que estas preguntas son la partitura que nos invita a retomar una conversaci√≥n pendiente entre dos amigos.

Tu tierra de origen, San Antonio de los Ba√Īos, ¬Ņejerce alguna influencia en tu creaci√≥n?

De cierto modo, s√≠. Vengo de una generaci√≥n de ariguanabenses a la que le toc√≥ el recuerdo, las memorias de la gloria pasada de un pueblo que era referente cultural en muchos aspectos, y que qued√≥ relegado en la desidia institucional y los escombros de los 90¬īs.

No s√© los de ahora, pero esa idea cal√≥ bastante entre mis contempor√°neos e influy√≥ mucho en lo que luego quisimos ser. Cuando √©ramos ni√Īos beb√≠amos de la utop√≠a de hacer cosas para reanimar San Antonio: las iniciativas no faltaron, las puertas cerradas tampoco se quedaron atr√°s. Yo crec√≠ y me fui a estudiar a La Habana. Quiz√°s eso provoc√≥ un distanciamiento pero no pierdo la oportunidad de sumarme a las aventuras de los que quedan dando la pelea.

Tu primer acercamiento con el mundo del arte provino de tu experiencia con el Movimiento de Artistas Aficionados, ¬Ņcu√°nto valoras este primer encuentro y de qu√© manera influy√≥ en tu desarrollo ulterior?

Crec√≠ dentro de la Casa de Cultura de San Antonio. Mi mam√° era instructora de m√ļsica all√≠ y nunca me llev√≥ al c√≠rculo infantil. Era el ni√Īo peque√Īo de todos en la casa. Seg√ļn me cuentan, era adem√°s una esponja de conocimiento art√≠stico todo el tiempo, me encantaba observar. Pasaba de una manifestaci√≥n a otra como un juego infantil pero al final la fijaci√≥n por la m√ļsica pudo m√°s que la literatura y el teatro. Aunque la literatura s√≠ la estuve llevando a la par hasta casi los 15 a√Īos, escrib√≠a cuentos sobre todo y fui a varios eventos de ni√Īos escritores. Esto me dio la base para despu√©s poder afrontar la ense√Īanza profesional de forma m√°s org√°nica. Es innegable su influencia.

¬ŅQu√© valor le concedes a la literatura y su relaci√≥n con la m√ļsica en tus composiciones y en la conformaci√≥n de tu pensamiento creativo?

Muchos trovadores se podr√≠an considerar poetas. Excelentes artesanos de la palabra que decidieron expresar sus musas acompa√Īadas de m√ļsica; en muchos casos, para llegar a un p√ļblico mayor. No es mi caso. Me veo m√°s como un m√ļsico que aprendi√≥ a usar la palabra para expresarse. Eso lleva a que hay d√≠as en que me pongo a componer y quiz√°s la balanza se inclina entonces m√°s para un lado que hacia el otro o, como es ideal, se queda en un t√©rmino medio. En un comienzo lo hac√≠a todo de forma m√°s emp√≠rica, luego fui aprendiendo m√°s sobre las estructuras po√©ticas y su aplicaci√≥n.

An√©cdota simp√°tica: ten√≠a una canci√≥n que se llamaba ‚ÄúSonetos derrotistas‚ÄĚ y un buen d√≠a descubr√≠ que en mi ignorancia hab√≠a escrito con la estructura de rimas pero los versos no eran endecas√≠labos. De nada sirvi√≥ tratar de remendarla, ya la canci√≥n sonaba as√≠ como estaba, lo resolv√≠ cambi√°ndole el nombre.

Entras a la Ense√Īanza Art√≠stica gracias a las pruebas de suficiencia, a las cuales te sometiste en octavo grado. ¬ŅQu√© puedes contarme de tu formaci√≥n en la C√°tedra de Guitarra, La√ļd y Tres?

Muchas personas queridas me dicen en ocasiones: ‚Äú¬ŅPor qu√© tocas tan poco el tres si es de lo que te graduaste?‚ÄĚ; a lo que ¬†respondo: ‚Äúyo estudi√© m√ļsica, el instrumento es la v√≠a, no el fin‚ÄĚ.

Respeto y admiro tanto a los treseros que durante la carrera descubrí que no quería formar parte de ese show competitivo que la gente a veces alimenta tanto, el clásico dicho de fulanito es mejor que menganito y esas cosas.

Me dedico actualmente de modo profesional a tocar la guitarra en la agrupaci√≥n de uno de los mejores treseros del mundo, pero ese logro se lo debo tambi√©n a la C√°tedra. Muchas veces un guitarrista, desde su formaci√≥n cl√°sica, se las ve dif√≠cil a la hora de afrontar la m√ļsica popular; a m√≠ me fue m√°s sencillo el salto. Eso lo gan√© a mi favor en la C√°tedra de Tres y La√ļd, adem√°s de una formaci√≥n que iba m√°s all√° de lo acad√©mico y en un ambiente donde √©ramos tan pocos que todos nos conoc√≠amos y √©ramos casi familia.

En el universo particular de la experiencia humana, ¬Ņqu√© lugar ocupa la m√ļsica?

En mi universo es todo. Puede sonar una exageraci√≥n pero es as√≠. No sirvo para m√°s nada que no sea la m√ļsica, dicho por mis padres que me malcriaron de m√°s y no me han dejado ser bueno en otra cosa‚Ķ si hasta en matem√°ticas soy p√©simo. Mi mayor temor adolescente era no entrar a la ENA porque ah√≠ s√≠ que me iba a quedar en la calle, de lo malo que era en todo lo dem√°s.

Creativamente has estado vinculado a artistas del teatro, el performance y las artes visuales. ¬ŅEsta relaci√≥n es la b√ļsqueda de una experiencia art√≠stica ‚Äúcompleta‚ÄĚ o solo intentas lograr, a trav√©s de la s√≠ntesis y la asimilaci√≥n, un v√≠nculo con otros campos de conocimiento?

En alg√ļn momento de mi vida no quer√≠a hacer las pruebas del ISA. Pens√© que la carrera se pod√≠a quedar en el t√≠tulo de Nivel Medio. Al final, las hice por embullo y porque me metieron miedo con los dos a√Īos de Servicio Militar. Cuando me vi all√≠ descubr√≠ lo equivocado que estaba.

Poder convivir con otras manifestaciones art√≠sticas ampli√≥ mi horizonte en muchos aspectos; de hecho, mi √©poca m√°s fruct√≠fera como cantautor fueron los a√Īos que pas√© en el ISA. Mis incursiones en bandas sonoras de ejercicios de FAMCA, la m√ļsica que hice para varias obras de teatro de un gran amigo y coterr√°neo, la participaci√≥n espont√°nea en alg√ļn que otro performance sonoro durante las Bienales de La Habana, todo aquello me aport√≥ considerablemente y me ayud√≥ a aterrizar esa concepci√≥n personal de artista que, de otra forma, se hubiera quedado a medias. ¬†

Como instrumentista, has trabajado con artistas como Pancho Amat, Liuba Mar√≠a Hevia, Annie Garc√©s, por solo mencionar a algunos. La observaci√≥n del hacer de otros creadores musicales, ¬Ņha influido en tu labor en solitario?

cortesía del entrevistado

La influencia existe. Quiz√°s no sepa decirte concretamente en qu√©, pero est√°. La influencia de Pancho Amat est√° desde que soy peque√Īo. Mucho antes de ser parte de su grupo ya hab√≠a recibido su apoyo y magisterio en varias ocasiones. Estren√© una obra suya en mi graduaci√≥n del ISA y se apareci√≥ de sorpresa a pesar de que era el d√≠a de su cumplea√Īos, ¬°te imaginas la de nervios! Es una enciclopedia humana, se aprende a diario con √©l.

Como parte del grupo de Liuba toqué por primera vez en la Casa de las Américas, un lugar que para mí es el templo de la Nueva Trova. Disfruté aquel concierto como pocos.

Annie es un diamante en bruto que tiene mi admiraci√≥n desde que le conozco, tanto como cantante como por lo bella persona que es. Un d√≠a me mand√≥ un SMS dici√©ndome que necesitaba un guitarrista para el Festival Pepe S√°nchez y para Santiago nos fuimos. Despu√©s colaboramos muchas veces y hasta me dio la oportunidad de ser director musical de uno de sus conciertos, cosa que hice por primera vez (y √ļnica).

¬ŅQui√©nes son tus principales influencias musicales?

Lo primero que nos marca es la m√ļsica que suena en casa mientras uno crece: mi mam√° escuchaba mucho a Serrat y ten√≠amos un casete con un variado de Silvio, Pablo y Amaury P√©rez que repet√≠amos hasta rayarlo; mi pap√° era m√°s de m√ļsica tradicional cubana, sobre todo bolero: Orlando Contreras, √Ďico Membiela, Benny Mor√© y muchos m√°s. Todos los domingos me despertaba con la ‚ÄúDiscoteca del ayer‚ÄĚ de Radio Progreso.

Con esta base sal√≠ al mundo y a√ļn hoy llevo esa diversidad en mis gustos: si abres mi carpeta de m√ļsica te puedes chocar con un disco de Los Zafiros o con lo √ļltimo de Fito P√°ez, con una recopilaci√≥n de chang√ľ√≠ guantanamero o ‚ÄúMultiviral‚ÄĚ de Calle 13. Toda esa heterogeneidad de gustos la he ido llevando a mi obra de manera consciente, no me hace mucha gracia estancarme en ning√ļn g√©nero.

Un artista joven, ¬Ņde qu√© no debe carecer? ¬ŅQu√© es para ti la calidad art√≠stica y creativa? ¬ŅEs, acaso, un medidor del talento?

No debe carecer de atrevimiento. De saber dar la cara por su obra aunque le viren los mil ca√Īones de la cr√≠tica o ciertos p√ļblicos se pongan de espalda ante su propuesta. Para todo hay consumidores, no se debe dejar de cantar algo pensando que no sirve pues esa canci√≥n le cambiar√° el d√≠a a alguien, en alguna parte.

La calidad es un par√°metro, depende de concepciones ya establecidas que no siempre benefician a la creaci√≥n. Uno debe sentirse bien con sus principios y tener claras sus pretensiones. A veces hay quien dice que lo creativo debe ser un fen√≥meno social, que se debe escribir para los dem√°s, etc√©tera‚Ķ para m√≠, no es as√≠. Si tu ego no est√° conforme con lo que engendras, en muchos casos ni saldr√° a la luz. El concepto de talento se ha desvirtuado tanto en los √ļltimos tiempos que yo ni emito criterio. Con los a√Īos he ido aprendiendo lo que debe quedar exclusivamente en mi conciencia, ah√≠, bajo llave.

En 2017 obtuviste un Premio Lucas en la categor√≠a Video Opera Prima por tu video clip ‚ÄúRegreso Incierto‚ÄĚ. ¬ŅC√≥mo y por qu√© nace esta canci√≥n? Luego de este premio, que sin dudas consiste en un impulso a tu carrera en solitario, ¬Ņen qu√© te has enfocado? ¬ŅQu√© b√ļsquedas gu√≠an hoy en d√≠a tus caminos creativos?

‚ÄúRegreso incierto‚ÄĚ la escrib√≠ para una banda sonora: se trataba de la obra Nora y √©l, de Ra√ļl M. Bonachea Miqueli. Me pas√≥ el texto y la verdad es que me daba mucha pereza leerlo en digital, por eso fui a un ensayo de la puesta y de ah√≠ march√© de cabeza a escribir la canci√≥n. B√°sicamente es la historia de la obra manifestada en su estado puro: el amor m√°s all√° de las adversidades y obst√°culos. Fuera del contexto del teatro, la canci√≥n gan√≥ aceptaci√≥n y cuando le propuse varias piezas a Leandro de la Rosa, director del video clip, fue esta la que escogi√≥ sin dudar. Era su primer video clip y por eso gan√≥ el premio ‚ÄúOpera Prima‚ÄĚ.

Sinceramente no aprovech√© al m√°ximo la cobertura que me dio el evento y lo mucho que pusieron el video en TV. En ciertos casos, un video clip viene emparejado con la promoci√≥n de un trabajo discogr√°fico y yo a√ļn no tengo la segunda pieza del puzle. Mi carrera actualmente sigue un perfil bajo, supeditada a mi trabajo como m√ļsico, pero eso no ha frenado lo que escribo y espero que alguna beca o discogr√°fica repare en m√≠. Me autofinancio los temas que he podido grabar y busco alternativas de difusi√≥n‚Ķ aunque siempre queda el deseo de poder hacer m√°s: en eso estoy.

Has creado m√ļsica incidental para cine y teatro, ¬Ņc√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅQu√© desaf√≠os supone?

No tengo un plan de organizaci√≥n en estos casos. Me ayuda mucho la imagen y me auxilio generalmente de la m√ļsica por computadora, usando instrumentos sampleados y sintetizadores. En muchos casos he estado en las puestas ejecutando la m√ļsica, como un h√≠brido entre instrumentista y DJ. Me meto en camisa de once varas pues errores siempre ha habido y eso para el teatro es fatal, pero se aprende para que en el futuro todo sea m√°s org√°nico.¬†¬†¬†


El arte de vanguardia se examina desde dentro

Estrechar los v√≠nculos con quienes estudian en la Ense√Īanza Art√≠stica fuera de la geograf√≠a espirituana result√≥ una de las aristas que movieron el pensamiento en el encuentro protagonizado entre la direcci√≥n nacional de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), algunos de sus miembros en el territorio y las principales autoridades del sistema institucional de la Cultura.

Y es que el tópico vuelve, una y otra vez, cuando se analiza el presente y futuro artístico ya que en esas escuelas se forma desde la teoría, mas necesitan palpar los modos de hacer en los diferentes escenarios, tal y como reconoció Rafael González, presidente nacional de la organización que agrupa la joven vanguardia.

‚ÄúTenemos que entregarle herramientas y contenidos a esas apetitosas mentes j√≥venes para que conozcan la realidad de sus contextos porque as√≠ podr√°n tener elementos para enamorarse de sus territorios y regresar‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

Entre las deudas que a√ļn tiene la filial espirituana de la AHS se reconoce que finalmente se concrete un espacio para la comercializaci√≥n de las obras de las artes pl√°sticas y los cr√≥nicos pagos atrasados a los m√ļsicos.

Además, se conoció que se prevé, desde la provincia, la creación de un centro de documentación y archivos históricos, así como que se culmine la labor de reconstrucción integral a la que es sometida en estos momentos la Casa del Joven Creador de Sancti Spíritus.

En el pr√≥ximo mes de septiembre la AHS estar√° involucrada en un proceso de elecciones y volver√° sobre lo realizado durante este a√Īo.


Cuando el río suena piedras no siempre trae

Cuando el tiempo haga de las suyas, los registros históricos anotarán que la edición del Festival de la Trova Pepe Sánchez, correspondiente al 2020, aconteció del 18 al 22 de marzo.

Sin embargo, me atrevo a asegurar que su celebraci√≥n primera acaeci√≥ en horas de la ma√Īana el pasado 28 de febrero. Cuando finalizaban los ensayos previos a la gala por el aniversario 60 del Conservatorio Esteban Salas, y el plantel era todo jolgorio al calor de los acordes de la Orquesta Sinf√≥nica Juvenil y sus invitados, desembarcaron en el Sal√≥n Principal ciertos personajes.

Este a√Īo, entre otras dedicatorias, el ‚ÄúPepe S√°nchez‚ÄĚ rendir√° tributo a la obra del juglar santiaguero Alejandro Almenares, quien en compa√Ī√≠a de troveros como Gabino Jardines, Coralito y el vocalista Tony Rond√≥n, desde hace algunas semanas desarrollan talleres trovadorescos en la instituci√≥n de la ense√Īanza art√≠stica. Pues el referido viernes tuvo la particularidad de que a los creadores mencionados se unieran el trovador Eduardo Sosa y el viceministro de cultura Abel Acosta.¬†

El primero con la jovialidad que le es inherente declar√≥ que se presentaba en calidad de aprendiz de los maestros santiagueros que prestigiaban el espacio, y tambi√©n de los propios estudiantes a partir de la formaci√≥n acad√©mica a la que tienen acceso. En tanto Acosta, desde su anterior experiencia como presidente del Instituto Cubano de la M√ļsica mantiene un estrecho v√≠nculo con la ense√Īanza art√≠stica, y de modo especial con el ‚ÄúEsteban Salas‚ÄĚ. Los que son cercanos a la cultura desde lo institucional conocen la obsesi√≥n de Abel por el entorno musical cubano.

estudiantes de guitarra en taller junto a Eduardo Sosa, Abel Acosta y profesora Mireya Hern√°ndez/ foto Yorisel andino

Que la trova trascienda los l√≠mites que imponen los festivales y otros calendarios es el empe√Īo de Eduardo Sosa y otros hacedores por estas tierras. No siempre se logra, ya sabemos que las festividades obedecen m√°s bien a sets que con mayor o menor alcance de una a otra edici√≥n, tras su conclusi√≥n, como el eco diluyen sus efectos. La Casa de la Trova ha de ser la catedral de esta sapiencia musical de origen popular lo mismo para entendidos, estudiantes que amantes de dicha musicalidad. ¬ŅD√≥nde podr√≠an aprender mejor materia los educandos de m√ļsica que entre sus salones y sus protagonistas? No hay que aguardar porque llegue alg√ļn ‚Äúdescubridor‚ÄĚ para reconocernos en esas joyas cotidianas que habitan la gran Casa y nuestras calles. Por eso ning√ļn escenario tan propicio como el Conservatorio para trazar caminos de doble v√≠a entre lo popular y la academia o a la inversa.

Fue una clase magistral, es cierto, eso s√≠, desde el lenguaje jocoso de los trovasoneros que en su modestia atesoran una fonoteca errante. Y no lo digo porque por ejemplo Almenares y Coralito atesoren tantas canciones como a√Īos y el tiempo de vida fuera patente de corso. Lo digo porque ellos y otros muchos son historia viva de la m√ļsica cubana sin hip√©rboles que valgan.

Eduardo es el sobrino consentido de todos los viejucos, y primo hermano de los más jóvenes como el trovador y sonero vocalista Tony Rondón. Mutuamente se enorgullecen y se reconocen los unos en los otros. Sosa aprovecha el momento para incluir el relato de cómo se inició en las andanzas trovadorescas cuando siendo apenas un muchacho estudiante de la Vocacional se escapaba a la Casona de Heredia para nutrirse en la savia. En lo personal admiro la forma en que el trovador ha creado alianzas profundas entre su hacer y la historia musical. Creo que ya lo dije en otro momento; el creador se alió al maestro Lino Betancourt y supo hallar en sus conocimientos buena cobija. Por eso Eduardo, asistido por su formación pedagógica, a pocos segundos de su presencia tiene al estudiantado, el claustro y artistas concurrentes sumergidos en un capítulo de la Historia de Cuba.

Eduardo Sosa, Abel Acosta y M√ļsicos Santiagueros en Conservatorio/ foto Yorisel andino

Toman la escena Francisco del Castillo, Carlos Manuel de C√©spedes, Jos√© Fornaris en la noche del 27 de marzo de 1851 cuando dedican a Luz V√°zquez la canci√≥n La bayamesa. La lecci√≥n remite al contexto sociohist√≥rico con matices de an√©cdota y una comunicaci√≥n cercana a los j√≥venes, quienes en m√°s de una ocasi√≥n acompa√Īaron el proceso de aprendizaje con sonrisas y ovaciones. Adriana del Castillo, portadora de la bandera cubana en las tropas de C√©spedes, emergi√≥ tambi√©n en el coloquio. De inmediato la voz y guitarra sellaron la p√°gina en la evocaci√≥n cantor.

Entre corales emergi√≥ un cl√°sico de la trova cubana, Perla Marina. Muchos m√ļsicos en Cuba incluyen la pieza en su repertorio, mas la particularidad propuesta por Sosa es que Alejandro Almenares la interpreta a la usanza musical de Sindo Garay, pues siendo muy joven tuvo la oportunidad de conocer al decano trovador. El disc√≠pulo se vale de la ocasi√≥n para explicar la estructura m√ļsico-po√©tica de las primeras piezas trovadorescas. Alumno y maestro exponen cuestiones t√©cnicas inherentes a la armon√≠a de este cancionero y el rol de la primera y segunda voz, as√≠ como sus particularidades en int√©rpretes de la regi√≥n oriental.

Por su parte Tony Rond√≥n dialog√≥ en torno a las din√°micas que se generaban alrededor de las denominadas descargas y lo trajo a contexto. Ilustr√≥ una modalidad casi en desuso, la confluencia de dos duetos de voces y guitarras en la misma interpretaci√≥n. As√≠ se unieron en Caj√≥n de muerto, otro referente de la trova primera santiaguera, los d√ļos compuestos por Coralito y Almenares y el propio Tony junto a Gabino. Este momento en particular ofreci√≥ toda una lecci√≥n de campo de la historia de la m√ļsica. En el caso espec√≠fico de Rond√≥n es uno de esos vocalistas que bien encarna la simbiosis del sonero-trovador tan usual en Santiago de Cuba como n√ļcleo geocultural. Esas distinciones fueron comprobables en la interpretaci√≥n realizada al tema A una coqueta, de la firma de Manuel Corona.

Eduardo Sosa, Abel Acosta junto a estudiantes de guitarra y tres y profesores de la ense√Īanza art√≠stica/ foto Yorisel andino

El autor de Reto√Īo del monte y muchas hermosas canciones convers√≥ acerca de la necesidad de despojar lo trovadoresco del encasillamiento como banda de momentos l√ļgubres y conmemoraciones luctuosas. Si bien la trova cubana protagoniza desde nuestras gestas de independencia hasta la construcci√≥n del presente cubano, integra un amplio diapas√≥n tem√°tico. M√°s que un g√©nero, para Eduardo el trovar brinda la posibilidad de asumir una actitud y una forma de entender la Canci√≥n desde diferenciados postulados est√©ticos que reclaman de cantautores, int√©rpretes y receptores un caudal de informaci√≥n. Es la trova entonces un espacio de oposici√≥n al facilismo discursivo que proponen otras espacies sonoras. Significa el decir trovadoresco una gama de oportunidades para el regocijo espiritual.

Compay confieso que a m√≠ la trova no me gusta, a m√≠ la trova me encanta. Raz√≥n por la que, lo mismo que aprendiz en el taller, aprovech√© cada una de las ense√Īanzas. Esta secci√≥n matutina concluy√≥ con la descarga a son de trovadores y sinf√≥nica juvenil de una pieza emblem√°tica del repertorio Sosiano, A m√≠ me gusta, Compay. An√©cdota mediante, de paso nos enteramos cu√°les fueron las vivencias profesionales en √°mbitos internacionales que propiciaron los motivos para la creaci√≥n.

Minutos despu√©s Abel Acosta protagoniz√≥ el taller impartido a estudiantes de guitarra y Tres de los niveles elemental y medio de la ense√Īanza musical.¬† Entonces el m√ļsico que le habita dio golpe de guitarra. Acosta escuch√≥ el desempe√Īo de cada uno de los j√≥venes instrumentistas en formaci√≥n. Elogi√≥ a quienes alcanzan ya un alto nivel t√©cnico-interpretativo y realiz√≥ sugerencias en aquellos aspectos necesarios. Cuando la pasi√≥n le desbord√≥ √©l mismo empu√Ī√≥ ambos instrumentos con el fin de ilustrar las exhortaciones. Importantes autores del repertorio para guitarra cl√°sica latinoamericana ocuparon esta secci√≥n. Y entre los aspectos m√°s interesantes vale resaltar el c√≥mo a trav√©s de elementos hist√≥ricos conceptuales se comprende los modos en que se difuminan los √°mbitos acad√©mico y popular y m√°s bien cada uno incide en el otro.

estudiantes de Tres del Nivel Elemental/ foto Yorisel andino

En lo particular debo expresar mi deseo de que en un futuro cercano fructifique en Santiago de Cuba la creaci√≥n del nivel medio para la ense√Īanza del Tres. En la actualidad los egresados del nivel elemental deben continuar sus estudios en las ciudades de Guant√°namo o Las Tunas. Con el cari√Īo y respeto que ambas urbes merecen por su desarrollo art√≠stico-cultural, creo que con el Tres los santiagueros tenemos esa asignatura pendiente. Hace poco dediqu√© mis teclas al monumento al Tresero y me resisto a conformarme con la idea del herrero y su domicilio. La Escuela Vocacional de Arte cuenta con el nivel elemental de este instrumento vital en nuestras trovas y sones. En estos momentos el m√ļsico Radam√©s Gonz√°lez funge como profesor de dicha esfera, a la par que se recibe asesor√≠a de personal especializado procedente de Las Tunas, lo cual habla de una importante gesti√≥n. Aun as√≠, el Tres clama por su continuidad en la formaci√≥n de profesionales en el territorio.

Llegado a este punto creo que lo medular no reside en si una celebraci√≥n comienza tal o m√°s cual d√≠a. Lo valeroso ser√° que cada jornada, por cotidiana que parezca, se revierta en 24 horas de aprendizaje. Ojal√° y la buena m√ļsica toda sea una celebraci√≥n constante de nuestras esencias cubanas. Por lo pronto les aseguro que los del ‚ÄúEsteban Salas‚ÄĚ llevan altas cuotas en ello.


‚ÄúJazz en Holgu√≠n‚ÄĚ, un sue√Īo hecho realidad

Con una tradición jazzística de la que emergen nombres imprescindibles como Juanito Márquez, Ramón Valle, Julio Avilés y Joel Rodríguez Milord, y por la siempre creciente vuelta a estas raíces de la joven vanguardia artística holguinera, este nororiental territorio bien que ha podido convertirse en una especie de Nueva Orleáns cubano.

[+]


Rumbo a las monta√Īas

Tras el rechazo a los actos de profanación contra los bustos del Apóstol en la capital del país, y la rotunda declaratoria de la esencia martiana que caracteriza la Cruzada Teatral Guantánamo-Baracoa, los artífices de su trigésima edición partieron desde el céntrico Parque José Martí de esta urbe rumbo a su tradicional periplo artístico por las serranías de este lado del país.

Durante la ceremonia de despedida a los cruzados, Susana Orphe, secretaria del¬†Sindicato Provincial de Trabajadores de la Cultura¬†impuso la¬†Medalla Ra√ļl G√≥mez Garc√≠a¬†al teatrista Eldys Luis Cuba, por sus veinticinco a√Īos de entrega al gremio, mientras la¬†Uni√≥n Nacional de Escritores y Artistas de Cuba¬†(UNEAC) confiri√≥ el¬†Premio Juglar Honor√≠fico¬†a la actriz Virginia L√≥pez Arnaud.¬† ¬†¬†

La¬†Casa de Jos√© Mart√≠ en Zaragoza de Espa√Īa, instituci√≥n cultural extranjera confiri√≥ el galard√≥n¬†«Con todos y para el bien de todos»¬†a la¬†Cruzada Teatral Guant√°namo-Baracoa, por mantener viva la obra y legado del H√©roe Nacional, agasajo que recibi√≥ Emilio Vizca√≠no √Āvila, director del identitario proyecto art√≠stico. ¬†¬†¬†

La Asociación Hermanos Saíz (AHS), la Dirección Provincial de Cultura, el Comité de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), y la Asamblea del Poder Popular, a igual instancia fueron otras de las organizaciones que se sumaron al reconocimiento de la valía de  este suceso sociocultural con tres décadas de historia.

Esta edici√≥n de la¬†Cruzada Teatral Guant√°namo-Baracoa est√° dedicada al aniversario 167 del H√©roe Nacional Jos√© Mart√≠, a la ense√Īanza art√≠stica, las cinco d√©cadas de fundado el ic√≥nico Grupo Gui√Īol¬†de la provincia; y en esta ocasi√≥n convoca a una veintena de conjuntos esc√©nicos del patio, Cuba y Latinoam√©rica que llegar√°n hasta m√°s de 180 comunidades.¬†

ūüé∂ ¬°A Baracoa me voy aunque no haya carretera!ūüéĶūüéľ Himno de la #CruzadaTeatralGuant√°namoBaracoa que interpretan artistas del patio, de Cuba y el mundo antes de iniciar su periplo art√≠stico y esencialmente martiano por las zonas monta√Īosas de este lado del pa√≠s por treinta ocasi√≥n.#Mart√≠Nuestro #HacemosCultura

Publicada por Radio Guantanamo en Martes, 28 de enero de 2020


Desde la «Chinche» a√ļn vive Stanislavski

La direcci√≥n teatral puede convertirse en una especie de vocaci√≥n cuando confluyen desde el conocimiento y el amor por las tablas. Quiz√°s en Lizet Silverio esta condici√≥n encuentre caminos fecundos. Hace unos meses estuvo por Santiago de Cuba impartiendo un curso acerca del M√©todo Stanislavski a los integrantes del Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica La Caja Negra. Con m√°s de 30 a√Īos en la ense√Īanza art√≠stica, Lizet es un cofre de saberes.

Tomadas de la web

‚Äď‚Äď ¬ŅPor qu√© el m√©todo Stanislavski?

Konstantín Stanislavski fue un ruso, un genio, que a partir de su propia investigación de trabajo se dio cuenta de un método el cual podía tomar como una Biblia, como una guía para el actor.

√Čl no hizo m√°s que estudiar sus propias vivencias, sus propias emociones, su propio quehacer en la vida y a todo esto le fue dando un nombre, fue creando una t√©cnica, un vocabulario aplicado y estudiado universalmente. ¬†

Considero que un actor independientemente del estilo, la corriente por la cual su grupo de teatro se vaya a desarrollar, debe pasar y conocer a profundidad el método de Stanislavski, porque es el que prepara al actor para trabajar sobre sí mismo.

El actor tiene como instrumento de trabajo su propio cuerpo, su propia voz, su propia psiquis, entonces t√ļ puedes darte de que lo que pasas en la vida, es lo que pasan los personajes de manera consciente. Que se imparta Stanislavski es vital porque es la base de todo.

Tomadas de la web

‚Äď‚Äď ¬ŅC√≥mo usted logra desde el punto de vista pedag√≥gico y escenogr√°fico materializar el m√©todo de Stanislavski en el Estudio Teatral La Chinche?¬† ¬†¬†¬†¬†¬†

Provengo de la docencia. Me gradué en la Escuela Nacional de Arte y luego estudié en Rusia, y al venir de la docencia no dejo de investigar el trabajo del actor todo el tiempo porque me gusta dar clases.

Trabajo con mis actores diariamente, entrenamos con ejercicios psicofísicos, entrenamientos de Stanislavski, trabajo de voz, de canto, clases de danza, de ballet. Y cada cierto tiempo trabajo talleres, ejercicios, porque el actor se vicia, pierde subjetividad y hay que volver a la guía que es el método. Uno diariamente lo aplica independientemente del género y el estilo por el cual transite tu grupo.

‚Äď‚Äď ¬ŅQu√© caracteriza a Estudio Teatral La Chinche?

En el Grupo Teatral La Chinche prima la investigaci√≥n, el quehacer de verdad con compromiso. Es un rito llegar a las 9:00 A.M., entrenar el cuerpo, la mente, dispuestos a estar alertas en escena. El grupo tiene diferentes vertientes de trabajo. No nos hemos enmarcado en trabajo para adultos. Hacemos tambi√©n para ni√Īos, con poes√≠a, en fin, estamos en constante renovaci√≥n.

Gracias a ese esp√≠ritu y la seriedad con la que encarnan sus actuaciones hacen del Grupo Teatral La Chinche un colectivo que muestra calidad en sus presentaciones. Con m√°s de una d√©cada de trabajo, sus integrantes entrelazan baile, m√ļsica y actuaci√≥n para construir desde el teatro realidades que nos hacen pensar un poco m√°s en el significado de la esencia humana.


Jojazz de la loma

El Conservatorio Esteban Salas celebra con creces una amplia jornada por sus 60 a√Īos de existencia. Dicho as√≠ parece el encabezado de un hecho noticioso m√°s, de esos que pasan a la vuelta de otro titular cualquiera. Pero no,¬† considero lo que voy a referir en los pr√≥ximos teclasos como un eslab√≥n de hechos socio-musicales de ra√≠z hist√≥rico cultural.

Hace apenas pocos meses coment√© en otra de mis colaboraciones la conquista del jazz en el universo estudiantil musical en santiagueras tierras. Ciertamente el nivel medio de m√ļsica en la oriental urbe‚Äďacorde a situaciones contextuales entonces enunciadas‚Äď atestigua una especie de ‚Äújazzman√≠a‚ÄĚ o ‚Äújazzplaga‚ÄĚ que fructifica en el inter√©s de las sucesivas promociones de estudiantes y en su inserci√≥n en el circuito de promoci√≥n y eventos del g√©nero en la ciudad y el pa√≠s. De varias de estas participaciones aflora un importante resultado de galardones que si bien no es el √ļnico certificado que avala la calidad de la creaci√≥n art√≠stica, s√≠ constituye incentivo para el creador y una plataforma de visualizaci√≥n.

Digo todo esto porque la m√°s reciente edici√≥n del Jojazz una vez m√°s entreg√≥ lauros al talento de j√≥venes jazzistas en formaci√≥n, estudiantes de la referida instituci√≥n de la ense√Īanza musical cubana. Lo cual se suma a los motivos de celebraci√≥n que durante todo el a√Īo festeja el claustro de profesores, trabajadores y estudiantes del plantel. Y que de forma ineludible brinda continuidad a la saga del ‚ÄúEsteban Salas‚ÄĚ en dicho certamen. David Virelles abri√≥ los caminos que tiempo despu√©s seguir√≠an Influencia, Ok√°n Jazz y reci√©n, la actual promoci√≥n.

En el caso del Cuarteto de Saxofones, con el liderazgo de Alejandro Cera P√©rez, en la modalidad de peque√Īo formato obtuvo el Primer Premio y el galard√≥n colateral que otorga la AHS. A prop√≥sito de un encuentro con la prensa el joven manifest√≥ que ‚Äúpara la selecci√≥n de nuestro repertorio pensamos en arreglos de compositores cubanos como Orlando Cuba Jazz, un arreglista muy conocido en el pa√≠s, el santiaguero Ernesto Burgos y el saxofonista Paquito de Rivera. Todas las piezas tienen como denominador com√ļn la ra√≠z cubana, la apelaci√≥n a elementos de la rumba y otros componentes de nuestra m√ļsica‚ÄĚ.

La formaci√≥n ya se hab√≠a insertado en el evento en la pasada celebraci√≥n, oportunidad en la que resulta reconocida con una menci√≥n en la categor√≠a de interpretaci√≥n. Al decir de sus integrantes este logro lo vieron como el pelda√Īo a mayores prop√≥sitos.

Entre sus principales referentes toman el trabajo de la agrupaci√≥n profesional Magic Sax Quartet, en la que algunos de sus miembros comparten la dualidad como profesores de la ense√Īanza art√≠stica.

Ahora los j√≥venes se proponen continuar el trabajo musical y les resultan atractivas las oportunidades que brindan los premios y becas por la AHS. En este particular ya tienen la posibilidad de una realizaci√≥n audiovisual la cual aspiran a presentar al Cubadisco del venidero a√Īo. Adem√°s, Alejandro se propone presentarse a pr√≥ximas ediciones del Jojazz por composici√≥n.

Por su parte, Jos√© Marcos Antonio Prades, tambi√©n alumno de tercer a√Īo de saxo y adem√°s pianista acompa√Īante, le regal√≥ al Conservatorio la satisfacci√≥n de crear por vez primera la Jazz Band del centro. ¬†Dicho formato result√≥ galardonado con una menci√≥n en interpretaci√≥n. Este lauro es notorio para quienes en su mayor√≠a cursan el primer y segundo a√Īo de alguna de las especialidades en m√ļsica.

A propósito Marcos Antonio dialogó:

‚ÄúNos inspiramos en el trabajo de reconocidas jazz band como la de Joaqu√≠n Betancourt y quisimos hacer algo as√≠ en el Conservatorio. Desde que estudi√© en la Vocacional de Arte sent√≠ atracci√≥n por lo jazz√≠stico pues soy estudiante de saxo, pero la verdadera pasi√≥n lleg√≥ cursando el nivel medio, pues ya se tiene mayor nivel de informaci√≥n y conocimiento para la recepci√≥n de algo como el jazz. En lo adelante nos proponemos enriquecer el repertorio y esperamos colaborar y recibir el apoyo de la AHS y la UNEAC en nuestro crecimiento art√≠stico‚ÄĚ.

También de manera inicial la provincia tuvo representación en el evento en el apartado de composición. Enmanuel Zamora Despaigne, alumno de tercer curso de piano básico protagonizó la página. Entre 14 composiciones de alta calidad tuvo el reconocimiento del comité organizador a las dos obras en competencia, En las nubes y Con los pies en la tierra, las que a su decir elaboró como un collage de cubanía.

Los integrantes de los formatos que participaron en esta edici√≥n se sienten motivados e influidos por la m√°s reciente historia de otras formaciones e int√©rpretes que le han antecedido en el plantel musical, meritorios tambi√©n de lauros. Reconocen que el cultivo del jazz sienta ya una tradici√≥n dentro de las m√°s recientes promociones de j√≥venes en la academia musical santiaguera. Esperan insertar su m√ļsica en el circuito para la promoci√≥n del jazz en Santiago de Cuba en espacios como La jut√≠a conga en la UNEAC, el Iris Jazz Club, as√≠ como en la red de eventos asociados en el territorio y m√°s all√° de sus demarcaciones.

Las noticias se suceden unas a las otras, la historia se compone de hechos que trascienden. Los jóvenes casi siempre tienen el don de protagonizarla.


Conservatorio Esteban Salas o mi isla del tesoro

Debo admitirlo, hablar del Conservatorio Esteban Salas siempre me causa regocijo y orgullo. En su sexagenaria historia est√°n inscritos tambi√©n los nombres de mis padres, que sin ser m√ļsicos, contribuyeron a la formaci√≥n de generaciones de ellos. Las casonas de la calle Santa Luc√≠a, entre profesores, t√≠os y t√≠as de cocina junto a todo el personal de apoyo, juegos, conciertos y algunas clases, pianos por doquier, sonidos dis√≠miles y alg√ļn que otro vecino inconforme definen mi historia de vida y la formaci√≥n de lo que llamo cultura musical.

De ni√Īa esperaba con ansias los primeros d√≠as de julio para abordar el veh√≠culo que apareciera rumbo a Ram√≥n de las Yaguas, poblado donde acontec√≠a el per√≠odo de escuela al campo con la recogida de mangos. Nunca alcanz√°bamos a llenar las canastas y de los pocos que llegaban, los elegidos ten√≠an un fin digestivo. En tiempos de escases un aguacate en la bandeja de aluminio era la misma gloria con arroz. Los chicos de la escuela de artes pl√°sticas, a veces coincid√≠an en las temporadas. Yo no entend√≠a muchas de las conversaciones pero me gustaba estar entre todos.

Piano-Conservatorio
Piano-Conservatorio

Los registros hist√≥ricos apuntan como fecha oficial de su fundaci√≥n el 1959, aunque algunos asocian su total iniciaci√≥n al a√Īo siguiente. Aunque con posterioridad adopta el nombre de Escuela Profesional de M√ļsica Esteban Salas, todos gustamos en llamarle como anta√Īo.

Desde sus inicios el Conservatorio desarrolla una constante actividad musical, con la organizaci√≥n de concursos y festivales, como el Concurso Villancicos, para promover la obra y el legado musical de Esteban Salas; el Festival de Percusi√≥n, el de M√ļsica de C√°mara o el de Primavera. Nombres que enaltecen el pentagrama cubano dirigieron o sentaron su labor pedag√≥gica en la instituci√≥n como Electo Silva, Osmundo Calzado, Josefina Fabr√©, Calixto Cardona, Mario Pujals, Juan Fili√ļ, Enrique Navarro, en una s√≠ntesis que no obra justicia a todos los que aqu√≠ han dejado su huella.

Tambi√©n atesoro en la fotogr√°fica memoria cuando por los ya lejanos 90 los pianos comenzaron a despeinarse con los sonidos de la timba o la reconformaci√≥n de lo sonero, y hasta el sal√≥n principal cedi√≥ de la ense√Īanza cl√°sica momentos para el furor de los metales y tumba ľos. Aunque en la calle y espacios de fiestas la m√ļsica disco y techno causaban furor, aqu√≠, entonces y hasta poco despu√©s se bail√≥ mucho el casino. O las bohemias en el Patio Las Yagrumas, entonces casi centro cultural de vanguardia por donde desfilaron irreverentes y fuera de liga muchachones del periodo como Muralla y varios m√°s, hacedores de lo que despu√©s comenz√≥ a nombrarse con auge m√ļsica alternativa.

coro c√°mara
Coro c√°mara

Pero lo que arrasó en aquel periodo fue la fuerza y el sonido que le imprimieron unas recién graduadas al movimiento coral del Conservatorio. Me refiero a las hoy maestras Daria Abreu Feraud, en la actualidad directora del Orfeón Santiago y presidenta del Festival de Coros Electo Silva, y Magalys Sánchez, directora del coro Madrigalista. Por entonces en el plantel se amanecía con coros y se dormía después de ellos, acaecieron en verdad conciertos y presentaciones de esplendor. El coro Sirena, creado por Electo y en la salvaguarda de Daria, constituyó un referente de agrupación coral femenina. Hubo además formación masculina, mixta y de cámara con similares resultados.

Por estas fechas la instituci√≥n promovi√≥ tambi√©n cursos de verano para un acercamiento a la percusi√≥n cubana, la m√ļsica tradicional y el baile dirigido a estudiantes procedentes del √°mbito for√°neo. Habituales resultaron las visitas del profe Boccina y sus alumnos de la universidad Santa Clara de alg√ļn paraje de los Estados Unidos, ¬°vaya casualidad!

Con los dos mil y un poquito el decano fagotista Pepe God√≠nez ‚Äďque en gloria est√©‚Äď y su disc√≠pulo V√≠ctor Vargas Ram√≠rez se empecinaron en la creaci√≥n de la Banda de Conciertos del plantel. Bueno, en verdad la banda ha hecho y hace historia. A la batuta de V√≠ctor ha recorrido buena parte de Cuba y puesto a la luz su trabajo en circunstancias trascendentales. Un repertorio que recrea lo mejor de la m√ļsica cubana y universal, especialmente la trova santiaguera y el son posibilita la vitalidad de la agrupaci√≥n. Desde hace algunos a√Īos al presente el joven director tiene a su cargo el mencionado formato y la Orquesta Sinf√≥nica Juvenil.

De la segunda, al vuelo avalan su calidad los conciertos que en fechas cercanas han realizado junto a Omara, la maestra Argelia Fragoso, un superliga como Eduardo Sosa o la talentosísima Annie Garcés. Y no porque hoy yo esté en derroche de adjetivos sino porque ellos mismos tras la experiencia y al calor, brindaron fe de sentirse respaldados por una Orquesta en el primero de los niveles.

formación coral década 1990
Formación coral década 1990

A finales de los 91 de los hijos de Mercedes y Jos√© Aquiles ‚Äďflautista ella de la Orquesta Sinf√≥nica y √©l, trovador hasta de nombre‚Äď estaba como se dice, echando humo. David Virelles cursaba la carrera de piano y era algo excepcional. Concluy√≥ sus estudios en el extranjero pero antes solt√≥ el bichito por el jazz y lo dej√≥ correr. Para entonces Davisito, Neysi Wilson, Alberto Lescay yunior y unos pocos colegas eran la excepci√≥n. Despu√©s descoll√≥ en el panorama nacional Carlos Miyares, tambi√©n egresado del plantel. ¬†Hoy la ‚Äújazzplaga‚ÄĚ ha dado cuantiosos frutos al ‚ÄúEsteban Salas‚ÄĚ y varios creadores formados en sus aulas. Por estos d√≠as aun celebran el j√ļbilo tras los m√°s recientes lauros obtenidos en el Jojazz. Raz√≥n suficiente por la que en breve dispongo de unas teclas paralelas a √©stas.

La XV edici√≥n de la Feria Cubadisco entreg√≥ a la instituci√≥n uno de los premios de honor en ocasi√≥n de sus cinco d√©cadas de labor. Durante el transcurso de sus ya seis decenios varios son los lauros que compila la sede de la ense√Īanza musical en Santiago de Cuba, cuya extensa lista no es objetivo de esta dedicatoria.

El Conservatorio Esteban Salas es referente de la cultura musical cubana y del sistema de ense√Īanza art√≠stica. De sus aulas y salones han salido para Cuba y diversas regiones del orbe instrumentistas, solistas, vocalistas de realce. Todav√≠a tenemos la guajira y feliz costumbre de perseguir sus rostros por la tele, acto seguido del brinco y la emoci√≥n. Por suerte las redes sociales nos mantienen informados de cuanto acontece con nuestros cubanos por el mundo. Ellos, los de aqu√≠ y all√° marcan el pulso de la nueva generaci√≥n de m√ļsicos, pentagrama del presente y el futuro.


Biendeamores

‚ÄúSe entra, y parece que se deja el mundo atr√°s: el mundo malo. La amistad, la cultura, la sinceridad ¬Ņno son los √ļnicos gustos de la vida, y fuerzas de ella? Lo dem√°s es pesadilla, pompa de jab√≥n y n√°usea. Un rinc√≥n de corazones es la gloria del mundo, el santuario y taller de la libertad, la sonrisa de la vida.‚ÄĚ

José Martí.

Ante m√≠, casi al modo impresionista, una explosi√≥n de formas y colores, la naturaleza ‚Äďesta vez interior‚Äď ¬†y sus revoluciones. Como aquellos, planeo abandonar las comodidades que ofrece la rutina. Con Renoir bailo al aire libre e invito a los pupilos a la danza. Las formas y las esencias proclaman su rebeli√≥n. Siempre hay tiempo para otra primera vez. Ante m√≠ la Escuela Vocacional de Arte Jos√© Mar√≠a Heredia en Santiago de Cuba, o mejor, ante ella, yo.

Miro en derredor, al paso me sorprenden las primeras aulas; all√°, la sala de computaci√≥n; los obreros reparan uno de los tabloncillos, imagino tanta quimera. En el sal√≥n contiguo hay barras, espejos, piano, una voz plena de luz que indica que se haga la danza, corrige la postura de los cuerpos, el lenguaje de los movimientos mientras las zapatillas hacen la voluntad del alma, la t√©cnica y el pensamiento. La melod√≠a me acompa√Īa por los pasillos y se eterniza en mi ritmo card√≠aco.

Tropiezo con sonrisas y pasos que se apresuran. Veo rostros conocidos y las miradas anticipan la humana curiosidad. Subo las escaleras del edificio de Actuación. La clase de pantomima es todo un jolgorio; la profe de Apreciación del Teatro inhala y exhala su espera; en el departamento hay cajas con uniformes, tarjetas de firma, horarios, ajetreo. Deysi Villalón, profesora de psicología, con vasta experiencia en la pedagogía artística, con la pausa de su andar y la calidez en su voz me regaló el primer  abrazo y sentí toda la escuela conmigo.

Pensé en la belleza de crear sentidos para otros y para sí, en la belleza de los desafíos, del salto y el movimiento, en las vidas que te da la vida, en cuánta trascendencia hay en pertenecerse a uno mismo y a los demás. Recordé el gozo que causa servir desde la educación.

Desembarqu√© por fin en el aula y me asalt√≥ desde el est√≥mago al cerebro, el v√©rtigo que causa el amor. Nuestros rostros se sometieron al examen. Entre tantos descubro la figura de mi Adriana tal vez a√Īos despu√©s. Tras breves segundos se hizo la ternura y la pasi√≥n, la primera clase. Un sugestivo y alegre resplandor de sol y de sombras coloreadas envolvi√≥ nuestro di√°logo.

Pizarra, tiza y borrador, imágenes, tablet, laptop y teléfonos móviles en función del proceso de aprendizaje.

Record√© tanto maestro valioso. Como si all√≠ estuviera la profe Alisa Delgado y sus ense√Īanzas desde la educaci√≥n popular, y la savia eterna de atender y respetar el saber del otro. A mi encuentro llegaron aquellos d√≠as lejanos ya de la universidad y los encuentros con el muy martiano Rolando Bellido; y por supuesto, ilumin√°ndolo todo all√≠ estaba el Maestro mismo. Pens√© en los d√≠as que corren y en lo √ļtil de abrazarse a sus ideas. ‚Äú¬ŅNi de qu√© vive el artista sino de los sentimientos de la patria?‚ÄĚ Inquiri√≥ la pluma del m√°s cubano en su escrito dedicado a Gustave Courbet.

de la autora.

La savia a c√°ntaros llovi√≥. Los bien j√≥venes, del esp√≠ritu sacuden la modorra con su inteligencia sin contaminar. Se siente bien cohabitar su lozan√≠a, dejarles algo en su inquietud a cambio de tan gratuito regocijo. Ahora recuerdo que ense√Īar es buena manera de aprender.

En este instante me siento tambi√©n parte de la historia, del lugar que en el archipi√©lago ocupa la ense√Īanza art√≠stica. Reviven los d√≠as de la infancia y temprana juventud en el Conservatorio Esteban Salas, primero junto a las faenas de mis padres, tiempo despu√©s mientras cursaba estudios en viola, y luego como su permanente asidua y colaboradora.

Mis estudiantes son jóvenes artistas en formación y en breve, algunos serán parte de la joven vanguardia artística cubana. Tienen deseos de ingerir el mundo, por eso me ofrezco a poner la mesa junto a ellos y aprender del manejo de los cubiertos para que el mundo no nos engulla.

Cuba dedica cada curso numerosos recursos al desarrollo del sistema de la ense√Īanza art√≠stica porque le reconoce v√©rtebra principal, esp√≠ritu de la naci√≥n. Pocas veces me cre√≠ arena y grano tan feliz.

Los nuevos muppets toman por asalto la galería de arte universal. Recorren piezas clásicas de varios periodos y estilos pictóricos; quieren las manzanas de Cezanne; los girasoles les ven corretear y husmear en El cuarto de Van Gogh; la Mona Lisa elogia la sonrisa de alguno y les ve perderse entre las multitudes en el Baile del Moulin de la Galette con factura de Renoir; hasta ser absorbidos una Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte por Seurat. Ya imagino los ojos de mis entusiastas alumnos a la caza de los detalles, sus risas, exclamaciones. Ya me imagino exprimiendo el jugo de sus ideas. Ya imagino ese lugar, la próxima clase.

Por estos días en que reemerjo de mi misma he preferido permanecer al amparo martiano como cuando se abriga uno en los brazos del padre. En uno de sus escritos dedicado a la figura de José de la Luz y Caballero cuestionó:

‚Äú¬ŅQu√© es ver la luz, y celebrarla de lejos, si se la huye de cerca? (‚Ķ) ¬ŅQu√© es pensar sin obrar, decir sin hacer, desear sin querer? (‚Ķ) ¬ŅQu√© es gloria verdadera y √ļtil, sino abnegarse, y con la obra silente y continua tener la hoguera henchida de le√Īos, para la hora de la combusti√≥n, y el cauce abierto, para cuando la llama se desborde, y el cielo vasto y alto, para que quepa bien la claridad?‚Ä̬†

Sospecho que hoy empiezo a ser canción, como las leyes de lo eterno, que escapan a los legisladores de lo físico:

Tengo ganas de ser

dicha que se agolpe en la mirada

pizzicato en el estómago

susto al amanecer

Lágrima de alegría

Trillo de ciudad

Guitarra soy y troco

desilusión por mariposas

Que yo tengo un salto de amor

traigo un biendeamores

Y lo voy a entregar.