Ediciones La Luz


Si vas a comer carne roja, espera por Reynaldo

Acabo de leer, por segunda vez, el poemario Carne roja, primer libro de Reynaldo Zald√≠var (Fray Benito, Holgu√≠n, 1993), publicado por Ediciones La Luz, importante sello de la AHS en la provincia. Ha resistido, como no suele suceder con todos los textos, a una segunda lectura y s√© que puede hacerlo con las sucesivas por varias razones: el libro tiene poemas memorables ‚Äďde esos que uno se dice haber querido escribir‚Äď; porque la voz po√©tica de Reynaldo se me antoja una de las m√°s sinceras y libres de su generaci√≥n, alejada de influencias lastrantes o gestos; y porque Carne roja es en s√≠ una obra unitaria, s√≥lida, desde la propia estructura del libro.

La carne roja en este texto es una met√°fora nacional: su ausencia/presencia ha condicionado varias generaciones. De ella, met√°fora tambi√©n l√≠rica, parte Reynaldo para hablarnos del pa√≠s y sus d√≠as, de p√©rdidas y ganancias, de adaptaci√≥n (tambi√©n adaptabilidad) y resistencia, de sue√Īos y ausencias, de amores, de la vida y sus intensidades, desde la altura de su primer cuarto de siglo.

A veces, nos dice Reynaldo, ha querido ser una vaca, ‚Äútener el olor de una vaca/ las tetas de una vaca. / Nacer con las pezu√Īas divididas/ y que me peinen a leng√ľetazos/ Y digo vaca porque no puedo ser vaco. / La palabra buey nunca me ha gustado. / Ser una vaca sagrada/ como un pol√≠tico sagrado/ u otro animal semejante: / d√≠gase, por ejemplo, un poeta‚ÄĚ (‚ÄúVaca‚ÄĚ). Y como mismo ha deseado ser una vaca, ha pensado comerse una y sonre√≠r: ‚ÄúYo me com√≠ una vaca y estuve quince a√Īos tristes. Llevo dentro una ciudad perversa/ y el tatuaje de una vaca. / Yo quer√≠a llevar dentro una ciudad perversa. / Nunca planifiqu√© lo del tatuaje‚ÄĚ (‚ÄúPlanes‚ÄĚ).

Promoción La joven luz, entrada de emergencia РCortesía de Ediciones La Luz

Sabiendo, casi b√≠blicamente, que no hay nada nuevo bajo el sol, que la poes√≠a es uno mismo (el poeta) y sus circunstancias, y que el verso viene realmente a cobrar vida, a exorcizarse del autor y sentirse libre por una vez, en el encuentro cuerpo a cuerpo con la experiencia ajena, con el sentir del otro, Reynaldo re√ļne veintinueve poemas, divididos en las secciones ‚ÄúVaca‚ÄĚ, ‚ÄúYo, el animal‚ÄĚ, ‚ÄúAc√©falas‚ÄĚ y ‚ÄúTiempos de bestias‚ÄĚ (‚ÄúSomos‚ÄĚ, obra de Lisandra L√≥pez en la portada).

‚Äú√Ārboles‚ÄĚ

Me levanto temprano. Talo √°rboles.

Un bosque me nace dentro del pecho.

Aquí se puede respirar la corteza y el sudor y el hacha.

Nada como respirar esta trilogía:

corteza/ sudor/ hacha.

Otro golpe y otro √°rbol.

Preferiría pastorear vacas,

hornear panes.

Pero si un bosque te nace dentro del pecho

no queda m√°s que talarlo

o dejar que poco a poco los √°rboles te asfixien.

Cortesía de Ediciones La Luz

Muchos de estos poemas funcionan como aldabonazos, como toques en la puerta/pecho ajeno. Como c√≠rculos conc√©ntricos que se explayan en el estanque de los d√≠as y de la memoria. No es un libro de tanteos, de aprendizajes, aunque el poeta ma√Īana se arrepienta de estos versos y salve apenas algunos de las llamas del olvido, a la par que otros libros van cobrando vida. No lo es: Reynaldo nos entrega un cuaderno s√≥lido para ser pr√≠stino, sincero y so√Īador tambi√©n. No hay experimentaci√≥n m√°s all√° de la que naturalmente germinan, no hay rejuegos (apenas repeticiones que refuerzan el ritmo en varios poemas) ni bucolismo. El joven poeta ha le√≠do lo necesario, absorbiendo vorazmente, muchas veces de forma indistinta, sin pautas ni orden m√°s que las que √©l mismo se crea, sin seguir modas, ni autores claves, acad√©micos para otros, solo por el placer de la lectura, y por la acumulaci√≥n del sedimento vital, esa semilla que, despu√©s de las estaciones de lluvia, el sol, la labranza y los cuidados, germina en poes√≠a.

‚Äú√öltimo tiempo‚ÄĚ

Por a√Īos fui un animal y eran pocos

los animales en esos a√Īos.

Pero era gustoso marcar la diferencia:

barba, camisa, pantalones rotos

foto vanessa pernía

y una estudiante de psicología por novia.

Pero ahora todos quien

hacer de esto la moda.

La moda es lo que sigue

cuando en la cabeza no queda nada m√°s.

Por eso he decidido dejar de ser un animal:

por espeto a mi cabeza.

Ser una cosa sin pelos

y sin camisa y sin pantalones.

foto vanessa pernía

Todo esto es una excusa, una met√°fora (las vacas, el ganado, el pa√≠s). Una met√°fora c√°rnica, podr√≠a pensarse. Una met√°fora roja, tambi√©n. Una met√°fora cruel, adem√°s. Reynaldo, en cambio, prefiere explorar la vida, las relaciones familiares (la madre aqu√≠ como un p√©ndulo vital, en poemas como ‚ÄúMatrioska‚ÄĚ o como ‚ÄúPachamama‚ÄĚ) y las amorosas, aunque sabe que √©l, Reynaldo Zald√≠var, ‚Äúest√° condenado a caer/ por el borde ca√≥tico/ de la palabra‚ÄĚ (‚ÄúNacimiento‚ÄĚ), pues sencillamente ‚Äúsomos bestias acostumbradas a la carne. Hace tiempo olvidamos morder/ el cuerpo desnudo. (‚Ķ) ‚Ķsomos bestias/ que levantamos piedras‚ÄĚ (‚ÄúBilly‚ÄĚ).

‚ÄúPachamama‚ÄĚ

Mi hijo es el colmo de los poetas ‚Äďdice‚Äď y la lengua silva cuando pronuncia poetas y se le cae del rostro una mueca. Mi hijo es una suerte de animal idiom√°tico. All√≠ est√° tirado entre los papeles como un papel m√°s. hijo-papel tirado al que le nace un poema que no alcanza para comprar arroz. Mi hijo se morir√° de hambre por escribir (escribirse) poes√≠a y nos matar√° de hambre por escribir (escribirse) poes√≠a. Mi hijo es el colmo de los poetas ‚Äďdice‚Äď y la lengua silva cuando pronuncia poetas y se le cae del rostro una mueca.

Cortesía de Ediciones La Luz

Hay su poco de sabiduría, de salmo y salterio, de vieja pieza de jazz en estos poemas, escritos quién sabe bajo qué sol o bajo qué noche insular, en qué jardines invisibles de la literatura. Y sobre todo hay mucho de poesía en Carne roja, con edición de Luis Yuseff; libro con el cual Reynaldo Zaldívar desbroza la maleza desde una sinceridad lírica sin miramientos y se sienta, tranquilo, a la mesa, servidos y humeantes los platos, listo para enfrentarse de nuevo a la palabra.


Los ‚Äúconductores suicidas‚ÄĚ y su viaje con la ‚ÄúRiso‚ÄĚ

En la sala Abrirse las Constelaciones suena Joaquín Sabina hablando de callejones sin salida. Los asistentes atraviesan la alfombra roja y se ubican distantes y previsores en un ambiente de alarmas sanitarias, para hablar de imposibles, como los locos. Es agosto de 2020, Holguín, Cuba. Comienzan las remembranzas.

El primero, libro monocrom√°tico en editorial de provincia, fue el principio de lo que hoy alcanza dimensiones que superan y desbordan su origen; el primero, El cuaderno de Aliosha, de Roberto M√©ndez, fue la g√©nesis del Sistema de Ediciones Territoriales (SET), al cual se nuclearon proyectos preexistentes y permiti√≥ que se visibilizaran las obras de quienes, desde sitios distantes de la capital, persist√≠an en sus aspiraciones. El primero lleg√≥ un 13 de agosto hace 20 a√Īos.

¬†‚ÄúLa risogr√°fica parte de una empresa de mime√≥grafos creada en Jap√≥n en 1946 con el nombre de Riso Kagaku. Desde entonces se comenz√≥ a emplear en el mundo. Cuando en 1998 Fidel Castro es alertado en el 6to. Congreso de la Uneac, de la necesidad de la masificaci√≥n de la cultura literaria, apuesta por este proyecto, porque estas m√°quinas se usaban para imprimir planillas en las empresas, pero tambi√©n en otras partes del mundo las utilizaban para hacer libros‚ÄĚ, explica Mois√©s May√°n, poeta multipremiado y especialista de la Promotora Literaria Pedro Ortiz.

foto liset prego

Desafiados por la cordura, los que apostaron por este viaje ya en los primeros a√Īos contaban 530 autores publicados por primera vez y 250 por segunda, riesgos que pocos en el universo de los libros se atreven a asumir.

Cuando el SET surgi√≥ ya Ediciones Holgu√≠n ten√≠a 14 a√Īos posicionando a los autores del territorio en el panorama de las letras cubanas, por momentos la idea parec√≠a un retroceso, luego vendr√≠a a ser un beneficio. Tambi√©n hab√≠a nacido Ediciones La Luz y daba sus primeros pasos desde 1997. Entonces se enrolaron en la aventura por los aparentes imposibles.

Muchos de los escritores que hoy exhiben decenas de títulos y premios, reputadas figuras asentadas en el contexto nacional; jóvenes que aspiran a publicar sus primeros textos, se han puesto al amparo de estos sellos que hasta el día de hoy se consideran entre los más importantes del país.  

Lo ratifican el trabajo sostenido, el reconocimiento con diversos premios, la calidad de sus propuestas, que en los √ļltimos a√Īos se ha beneficiado de la policrom√≠a, la diversificaci√≥n de temas, g√©neros, formatos, y el perenne cuidado del trabajo editorial.

Por ello el Centro Provincial del Libro en Holgu√≠n les reconoci√≥ en una suerte de homenaje realizado hace algunos d√≠as en la Casa de la Trova de la Ciudad de los parques. Y es que ellos, los de entonces, son hoy tan distintos…

Luis Yuseff Reyes, director del sello holguinero de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, explica: ‚ÄúEste sistema fue creado en medio de la Batalla de Ideas, y ¬†en el transcurso de estos 20 a√Īos las din√°micas, aspiraciones y necesidades de las editoriales han cambiado. ¬†

“Los planes editoriales son más serios, el trato a los autores es respetuoso, y escritores reconocidos prefieren apostar por pertenecer el catálogo del SET, lo cual hace que sobresalga nuestro trabajo. A ello se suma que, por suerte, Zuleika Romay, quien fuera presidenta del Instituto Cubano del Libro, favoreció que desde el SET hicieran propuestas de planes especiales y Fondo de Población, mediante los cuales los libros podían tener mayor tirada y paginado, así como interiores en policromía, ventajas que comenzaron muy tímidamente, pero la dirección del Instituto entendió que nuestras editoriales podían aportar propuestas más interesantes que las nacionales, lo que ocurrió con Sed de Belleza, Ediciones Matanzas, Capiro, La Luz y Holguín. Estos planes han aportado muchos libros a nuestros catálogos.

‚ÄúAhora bien, la idea con que fue pensad en¬† el a√Īo 2000 el SET, no puede ser la misma despu√©s de 20 a√Īos, ni son las mismas aspiraciones o normas, porque lectores y escritores se han modificado‚ÄĚ.

Lourdes Gonz√°lez, reconocida autora y directora de Ediciones Holgu√≠n, opina sobre el contexto inmediato: ‚ÄúVeo ahora una inclinaci√≥n hacia el plano del libro digital, pero ¬Ņd√≥nde los vendes? ¬Ņd√≥nde los exhibes si no tienes plataformas para ello?‚ÄĚ.

foto liset prego

A pesar de lo dif√≠cil de estos tiempos, afirma, ‚Äúlos escritores no han dejado de escribir, siguen sum√°ndose los j√≥venes y las editoriales continuamos trabajando. Con la pandemia todo es un callej√≥n sin salida. Hay que unirse y ser muy solidarios, porque nuestro empe√Īo puede ayudarnos‚ÄĚ.

En tanto, Ediciones Holgu√≠n no se detiene, pues desarrolla iniciativas como los sueltos Poes√≠a para llevar, que acercan textos de reconocidos poetas holguineros en cuartillas para atesorar, o persiste para que, al fin, salgan de la industria t√≠tulos que esperan por m√°s de un a√Īo para llegar a sus lectores. Adem√°s, est√° pendiente la remodelaci√≥n de su sede, para lo cual ya se posee un proyecto interesante y hermoso que espera por presupuesto para su ejecuci√≥n.

As√≠ los ‚Äúconductores suicidas‚ÄĚ que anunciaba Sabina al comienzo del di√°logo contin√ļan su bregar. Luis Yuseff propone cambiar el curso cuando asegura: ‚ÄúEs momento de replantearse todo el sistema editorial cubano, pues cada vez hay menos compradores de libros. Estamos aspirando a cambiar muchas cosas, a implementar nuevos paradigmas‚ÄĚ.

May√°n deja una sentencia de peso que aquilata el valor real del proyecto nacido hace dos d√©cadas: ‚ÄúSi ahora se nos realizara un examen de nuestra bibliograf√≠a personal y se nos quitaran los libros ¬ęRiso¬Ľ, nos √≠bamos a quedar bastante hu√©rfanos de literatura. Tenemos una deuda impagable con ellos.

‚ÄúEs hora de pensar en las editoriales y no en sus sistemas de impresi√≥n. Mientras, qu√© otra cosa podemos hacer que no sea apoyar, agradecer y acompa√Īar al SET, pues qu√© fuera, por ejemplo, de m√≠, si Ediciones La Luz no se hubiera arriesgado en poner en papel sobre tinta mi primer libro, ya que los escritores tenemos ese sue√Īo y el de rogar porque desde el otro lado exista siempre un lector‚ÄĚ.

El panorama del libro cubano se presenta complejo. Conducir en medio de carencias materiales que afectan todas las esferas de la vida dentro y fuera del pa√≠s, toca sensiblemente esta arista de nuestra realidad, ya da√Īada por la precariedad de infraestructura y suministros, aunque persiste el talento de los equipos creativos y los autores.

El libro digital y sus retos asociados al comercio electr√≥nico, la promoci√≥n eficaz, la distribuci√≥n, resultan cuestiones que todav√≠a precisan una mirada acuciosa y un actuar concreto para que el sue√Īo que naci√≥ un 13 de agosto madure junto a su tiempo y sus hijos, y sobrevivan, no de la locura fecunda, sino de los callejones sin salida y los obst√°culos en la v√≠a, los ‚Äúconductores suicidas‚ÄĚ.


Mayda Pérez Gallego: Entre rejas y rosales, la poesía

No conoc√≠ como hubiese querido a Mayda P√©rez Gallego. Otros escritores holguineros, m√°s cercanos generacionalmente a ella ‚Äďo aquellos j√≥venes que a mediados de los noventa, Luis Yuseff, Ghabriel P√©rez, Rub√©n Rodr√≠guez, entre otros, encontraron en su amistad una especie de refugio ante las contingencias diarias, ante los temores de la cotidianidad‚Äď, a√Īoran aun las reuniones de amigos en la cercan√≠a de su balc√≥n, de donde se divisaba la escalinata de la Loma de la Cruz y crec√≠a una ‚Äúmatica al sol como a porf√≠a‚ÄĚ. Cuando comenc√© a leer en pe√Īas y espacios literarios, a aparecer en revistas o antolog√≠as, cuando publiqu√© mis primeros versos, ya Mayda P√©rez Gallego no sal√≠a como antes a la calle. Se le ve√≠a cada vez menos en presentaciones literarias, actividades culturales. Mayda evadi√≥ ser el centro de atenci√≥n: ‚ÄúA veces siento que no he concluido nada, ni siquiera los libros que se supone ya conclu√≠‚ÄĚ, dijo ella.

Promoción de Mis rejas y mis rosasles РMayda Pérez Gallego РCortesía de Ediciones La Luz

Apenas compartimos un caf√© ‚Äďese caf√© que tanto evocan sus amigos, adem√°s del t√©‚Äď y algo de conversaci√≥n, alguna que otra vez, en una pe√Īa que realizaba en el caf√© Tres Luc√≠as el promotor cultural Joaqu√≠n Osorio. Una pe√Īa acogedora. Un lugar como pocos. Entonces Tres Luc√≠as era un remanso en la ciudad, el sitio donde tan bien se est√°, parafraseando a Eliseo Diego. Otros caf√©s han abierto en la urbe y los poetas han mudado sus miedos y alegr√≠as de sitio. No porque los otros tengas mejores ofertas ‚Äďque s√≠ las tienen‚Äď, sino porque aquel ha perdido su magia. Por Joaqu√≠n Osorio le√≠ tambi√©n su obra: profunda, l√≠rica, sencilla como la belleza (la verdadera belleza no necesita artificios, despeinada y sin maquillar, brilla por s√≠ misma), recogida en tres libros: Territorios de sue√Īos (1990), Entre el grito y la p√°gina en blanco (1999, Premio de la Ciudad 1996) y Golpes de lluvia (2007), publicados por Ediciones Holgu√≠n.

Fotos Vanessa Pernía Arias

Su poes√≠a fue haci√©ndose parte ineludible de la cotidianidad. Ella logr√≥ lo que pocos autores alcanzan: que sus versos nos acompa√Īaran, los hici√©ramos nuestros, incluso de memoria. Esa cotidianidad estaba apoyada en los espacios p√ļblicos. En el propio Tres Luc√≠as a√ļn puede leerse, en una especie de gran espejo, remedo de pantalla de cine, uno de sus poemas m√°s conocidos, le√≠do y rele√≠do mientras nos tom√°bamos el amargo elixir y convers√°bamos de lo humano y lo divino, ante los rostros, hermos√≠simos, de Raquel Revuelta, Eslinda N√ļ√Īez y Adela Legr√°:

Cinemateca (2)

Cine sonoro

Si el tren no hubiera pitado

Ana Karenina terminaría como una

                               distraída fatal.

Si el viento no aullara en el p√°ramo

Catalina y Heathcliff serían dos abuelos

neblinosos.

Si la tropa no se aliviara silbando

la marcha sobre el río Kwai se extendería

                         hasta el infinito.

Y si el piano no quisiera tocar

si no quisiera Sam

si no

Casablanca sería un embuste más

uno de tantos.

Uno de los nuevos café de la ciudad, Les Amis, también tiene en sus paredes uno de sus poemas:

Mis amigos

Son como los sellos:

su valor no radica fundamentalmente

en su antig√ľedad sino en su rareza.

Han ido llegando

de todas partes llegando

trayéndome un aluvión de poesía

canciones

secretos y sugerencias.

Algunos con el mucho o poco tiempo

han ido cayendo

pero hay otros que desarman

o reafirman mis tristezas.

A cualquier hora tocan en mi memoria

y yo los dejo entrar

ir derechito al corazón que los espera.

Allí anidan.

Allí saben ser cálidos con mis huesos.

En alg√ļn momento la ciudad se llen√≥ de poemas rotulados en los cristales de tiendas, instituciones‚Ķ Creo que tambi√©n hab√≠a uno de Mayda entre ellos. Uno de esos poemas-salva d√≠as. Versos atrapasue√Īos. Pero los poemas se fueron perdiendo y no s√© si hoy sobrevive alguno.

Cuando Mayda falleci√≥ en el verano del a√Īo pasado, no me encontraba en Holgu√≠n (como tampoco me encontraba cuando, en las postrimer√≠as del 2019, se despidi√≥ otro autor necesario, tambi√©n recluido en su hogar y al que no pude conocer como hubiese querido, Luis Caiss√©s). La p√©rdida de ambos escritores en un mismo a√Īo result√≥ una ausencia dolorosa para las letras en esta provincia, vac√≠o al que sumar√≠a, ya en este aciago 2020, otro poeta, Quint√≠n Ochoa.

Fotos Vanessa Pernía Arias

Ahora Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holgu√≠n, salda una deuda, no con Mayda ‚Äďaunque s√≠ tambi√©n con ella, reacia a homenajes de todo tipo‚Äď, sino con los lectores de su obra, sobre todo los m√°s j√≥venes. ‚ÄúHolgu√≠n est√° asistida, hace mucho tiempo, por los nombres de varias mujeres poetas. Una de ellas es Mayda P√©rez Gallego. Sus libros poseen esa rara condici√≥n de lo aut√©ntico, de lo que surge en el instante que dura un pensamiento o una observaci√≥n, incluso mezcla lo uno y lo otro, dotando al poema de una sencillez compleja que lo hace trascender‚ÄĚ, apunta la escritora y editora Lourdes Gonz√°lez Herrero en las palabras de contracubierta de este libro que re√ļne su poes√≠a con el sugerente t√≠tulo Mis rejas y mis rosales (alusi√≥n a un verso de su admirado Antonio Machado, que encabeza como exergo la selecci√≥n).

El texto, con edici√≥n de Ghabriel P√©rez, autor adem√°s del pr√≥logo: ‚ÄúUna mujer cronopio como los sellos‚ÄĚ, dise√Īo de Roberto R√°ez y Armando Ochoa, e imagen de cubierta de Yuri Urquiza, es un hermoso homenaje a quien fuera una de las autoras m√°s queridas de las letras holguineras; escritora, adem√°s, de guiones para la radio y la televisi√≥n. Este libro nos dejan entrever a una poeta cuyos ‚Äúestados creativos incluyen la m√ļsica, los recuerdos, la amistad, el cine, el amor, sazonados todos con esa deliciosa figura ret√≥rica que es la iron√≠a. La sorpresa como posibilidad, y el azar que nos alienta, son para ella recursos de los cuales no debe prescindir la poes√≠a. En sus textos, Mayda inventa cuentos, ciudades, di√°logos, pa√≠ses, solo para alcanzar ese territorio que tanto disfruta: el de la estaci√≥n sin tiempo‚ÄĚ, a√Īade Lourdes Gonz√°lez.

Fotos Vanessa Pernía Arias

‚ÄúA pesar de su poes√≠a extraordinaria ‚Äďnos dice en el pr√≥logo Ghabriel P√©rez‚Äď, Cuba pr√°cticamente no la conoce. (‚Ķ) Cualquiera dir√≠a que esta singular voz ‚Äďalejada de antolog√≠as, de modesto perfil medi√°tico‚Äď, qued√≥ fuera de toda generaci√≥n, movimiento cultural, corriente po√©tica de su tiempo. Pues la que en 1981 obtuvo el Premio Poes√≠a de Amor Varadero y una menci√≥n en el David de 1985, ha sido, sobre todas las cosas, amiga del silencio‚ÄĚ.

En cambio, ‚Äúsu poes√≠a se acompa√Īa de la quena y por ella los Andes est√°n m√°s cerca del paisaje holguinero. En sus versos se siente el rasguear de la triste guitarra de Yupanqui, la estampida del rev√≥lver de Violeta Parra. Su poes√≠a es rompemuros. Es la que acoge en su pecho las quejas de la Pachamama, con sus volcanes y guerrillas, con el triunfo de sus desexilios, y tambi√©n con sus sue√Īos rotos‚ÄĚ, a√Īade Ghabriel, quien destaca, adem√°s, otros rasgos de la poes√≠a de Mayda, como los versos de ‚Äúagudas iron√≠as y mordaz sapiencia‚ÄĚ, ‚Äúlos mimos exquisitos del Espa√Īol asimilado por la que premia con sus aciertos l√ļdicos a la lengua cervantina, cuando va a la p√°gina en blanco y la devuelve reveladora de rejuegos idiom√°ticos, con lecciones de gram√°tica, fon√©tica y reglas ortogr√°ficas‚ÄĚ, un ‚Äúestilo √ļnico, que alterna con lo epigram√°tico y lo discursivo (loable su poder de s√≠ntesis, su exquisita agudeza verbal); donde el texto puede darnos la sensaci√≥n de un comentario, un divertimento; donde lo coloquial adquiere forma de cantata y la voz popular, el dicharacho, el refr√°n y la frase cl√°sica se amalgaman‚ÄĚ y ‚Äúel elemento l√ļdico‚ÄĚ que caracteriza buena parte de una obra ‚Äútan personal e intimista como Sor Juana In√©s de la Cruz, y universal como Antonio Machado o Rafael Alberti‚ÄĚ.

Fotos Vanessa Pernía Arias

En Mis rejas y mis rosales encontramos aquellos poemas que, al pensar en la poes√≠a de Mayda, guardamos en la memoria de los d√≠as, como: ‚ÄúCompa√Īero jefe‚ÄĚ y aquello de ‚Äúre√≠rme de la cara que puso cuando/ dije Machado/ y Usted pens√≥ en Gerardo mientras yo/ compa√Īero/ le hablaba de Antonio‚ÄĚ, o ‚ÄúEncuentro‚ÄĚ, ‚ÄúPoema descalzo‚ÄĚ, ‚ÄúFAO‚ÄĚ, ‚ÄúReflexi√≥n (4)‚ÄĚ y el hermoso texto, desconocido para m√≠ hasta ahora, ‚ÄúPara Joan B√°ez‚ÄĚ: ‚ÄúNo obstante/ qu√© bueno cuando el espejo estalla en m√ļltiples/ pedazos/ y en uno de ellos/ como en la penumbra del cuarto de Madeleine/ alumbras t√ļ/ joven-joven/ dici√©ndonos de o√≠do a o√≠do/ como antes/ como siempre:/ la respuesta est√° flotando en el viento‚ÄĚ. Mas/ ¬Ņen qu√© viento Joan? ¬Ņen qu√© viento?‚ÄĚ

Libro homenaje, aunque no libro p√≥stumo ‚Äďpues Mayda estuvo al tanto del proceso de edici√≥n, desde la selecci√≥n del t√≠tulo, los poemas y la obra de cubierta, hasta que en ese verano la muerte sobrevino‚Äď, este hermoso poemario nos devuelve a una autora necesaria, aunque no conocida en su sencillez y profundidad como merece y a√ļn menos fuera de Holgu√≠n, ciudad que escogi√≥ para entregarnos entre el susurro, el grito y la p√°gina en blanco, que trasmuta en versos memorables, una obra po√©tica cuya sinceridad nos acompa√Īa cada d√≠a.


Entrada de emergencia para la poesía (+ Fotos)

La joven luz: entrada de emergencia, exposici√≥n que combina versos y fotograf√≠as de los autores incluidos en la selecci√≥n hom√≥nima de j√≥venes poetas en Holgu√≠n publicada en formato audiolibro y ebook por Ediciones La Luz, sello holguinero de la AHS, fue inaugurada en el sal√≥n ‚ÄúAbrirse las constelaciones‚ÄĚ como parte de una amplia jornada de actividades literarias.

La muestra, con dise√Īo de Robert R√°ez, forma parte de la campa√Īa de promoci√≥n de la lectura ‚ÄúLeer seduce‚ÄĚ, que organiza la editorial y que obtuvo el pasado enero el Premio de la Ciudad de Holgu√≠n 2020 en Comunicaci√≥n Promocional. En ella se exhiben las reproducciones a mayor formato de las tarjetas postales (que se incluyeron, adem√°s) que acompa√Īan la promoci√≥n del ebook y el audiolibro, y donde junto a la foto del joven poeta, podemos leer varios versos suyos.

foto vanessa pernía

‚ÄúDe los 15 autores reunidos en el volumen La joven luz: entrada de emergencia, m√°s de la mitad son in√©ditos, o por lo menos lo eran hasta el momento exacto cuando el ebook, las postales, los audios con las voces de los poetas, y las fotograf√≠as en los estudios de grabaci√≥n, entraron (de emergencia) en los tel√©fonos de quienes asistimos al lanzamiento del m√°s novedoso y m√ļltiple producto-luz‚ÄĚ, asegur√≥ el escritor Mois√©s May√°n al presentar la exposici√≥n.

  • foto vanessa pern√≠a

La Luz ‚Äďque ha realizado varias antolog√≠as importantes y audiolibros desde que surgi√≥ la colecci√≥n Quemapalabras con la poes√≠a de Delf√≠n Prats‚Äď re√ļne en estos formatos la obra de los j√≥venes: Karina Mora, Elizabeth Soto, Liset Prego, Alejandro Batista, Andr√©s Cabrera, Frank Alejandro Cuesta, Ana Yanet Garc√≠a, Norge Luis Labrada, Camilo Noa, Erian Pe√Īa Pupo, Jos√© Luis Laguarda, Jos√© Alberto P√©rez, Idania Salazar Cruz, Reynaldo Zald√≠var y Roberto R√°ez. Con ellos la editorial apuesta el futuro de la literatura escrita desde Holgu√≠n. Ahora esta muestra expositiva, que acompa√Īar√° las actividades literarias que se realicen en el sal√≥n en los pr√≥ximos meses, se suma a la campa√Īa que desde la seducci√≥n del libro, promueve la lectura.

foto vanessa pernía

‚ÄúQuiz√°s porque un poeta no tiene mejor forma de actualizar su propia obra que la lectura de los j√≥venes, los he le√≠do con rigor a toda prueba. Los conozco. He husmeado en la violencia in√©dita de sus libros. En su aparente timidez se han filtrado mis palabras. O eso creo‚ÄĚ, dijo Mois√©s.

  • foto vanessa pern√≠a

‚Äú¬ŅQui√©n de ellos producir√° una obra imperecedera capaz de soportar la dureza del siglo? No lo sabemos. Ninguno de nosotros puede ejercer jurisdicci√≥n sobre el futuro. El presente es una sumatoria de incertidumbres, sin embargo Ediciones La Luz ha provisto la plataforma de lanzamiento. La construcci√≥n de la obra propia, pero los aventones en el largu√≠simo y empedrado amino de la escritura siempre se agradecen. He aqu√≠ los espl√©ndidos rostros de la luz en el brillo absoluto de su edad. He aqu√≠ 15 j√≥venes que celebro y canto, como celebran los hermanos mayores la belleza del reci√©n nacido. A veces hay que entrar a por todas, porque la situaci√≥n lo exige, porque la vida es un conteo regresivo. Entrar, prendidas las sirenas, activadas las luces de emergencia‚ÄĚ, a√Īadi√≥ May√°n en sus palabras de presentaci√≥n, antes de dar el paso a la lectura de la obra de varios de los poetas antologados all√≠.

  • foto vanessa pern√≠a

Esta exposición es parte de la jornada de actividades de La Luz que incluye lanzamientos de novedades, conversatorios y recitales poéticos, en homenaje al aniversario 20 del Sistema de Ediciones Territoriales, al Día Mundial de la Juventud, al natalicio de Fidel Castro y a la AHS.

foto vanessa pernía

Agosto de libros

La Luz abraza la nueva normalidad. El sello editorial radicado en Holgu√≠n propone para el mes de agosto novedades editoriales, lecturas, conversatorios y ‚Äútodo un cortejo caprichoso‚ÄĚ de lectores y autores.

Poetas que ven nacer sus primeros libros como Camilo Noa, y su cuaderno Laminarios, Norge Luis Labrada, con sus Poses, y Carne Roja, de la autor√≠a de Reynaldo Zald√≠var, se presentar√°n en el espacio habitual para los lanzamientos en la pe√Īa Abrirse las constelaciones.

Como parte de la campa√Īa de promoci√≥n a la selecci√≥n de j√≥venes poetas en Holgu√≠n, La Joven Luz. Entrada de emergencias, se inaugurar√° una exposici√≥n que combina verso y fotograf√≠a en la sede de la editorial el d√≠a 10, en la apertura de una jornada que rinde homenaje al sistema de ediciones territoriales, en su aniversario20, el d√≠a Mundial de la Juventud, al natalicio de Fidel Castro y a los Hermanos Sa√≠z en el aniversario de su fallecimiento.

Este agosto ser√° tambi√©n la presentaci√≥n de un libro so√Īado, Mis rejas y mis rosales, que re√ļne textos de una querida autora holguinera Mayda P√©rez Gallego. El p√≥stumo tributo a la poeta ocurrir√° en coincidencia con su onom√°stico 72. Con este momento cerrar√° la jornada, pero no el programa de presentaciones estivales.

A los que deseen Indicaciones para divorciar a un hombre, de Juan Siam, el día 25 tendrán oportunidades de obtener este volumen de relatos, puestos a disposición de los lectores ávidos del nuevo libro del experimentado escritor.

Mientras, el equipo creativo de Ediciones La Luz, con Luis Yuseff al frente, simultanea el trabajo de promoción con procesos editoriales que le son inherentes y multiplica su presencia en redes sociales y plataformas de audio y video.

 


La Luz es m√ļsica y poes√≠a

Es jueves, el teatro est√° cerrado para el p√ļblico. Podr√≠an colgar un cartel y sorprender a todos: Aqu√≠ se ensaya poes√≠a. El maestro no ha tra√≠do la batuta, pero conduce a los autores: Elizabeth Soto, Erian Pe√Īa, Norge Luis Labrada y esta escribidora, como si sus manos tejiesen las melod√≠as hacia la precisi√≥n, o la perfecta armon√≠a marcada en el pautado.

‚ÄúLa m√ļsica es la poes√≠a de los sonidos‚ÄĚ, dice Orestes Saavedra, director de la Orquesta de C√°mara de Holgu√≠n. ‚ÄúLa poes√≠a es m√ļsica con texto,‚ÄĚ insiste. ‚ÄúLos artistas nos pasamos mucho tiempo potenciando cada cual su faceta, pero desde la Orquesta de C√°mara hemos estado abriendo las puertas para hacer programas colaborativos, donde se puedan mezclar algunas de estas manifestaciones art√≠sticas en funci√≥n de un hecho.

‚ÄúRevisando informaciones de las m√°s importantes orquestas del mundo he notado que se utiliza mucho sacarlas de su zona de confort, lo mismo a conciertos para ni√Īos, en hogares de ancianos que en la comunidad. Se invita a cantantes, deportistas, figuras p√ļblicas, y eso me dio la idea.

He querido aunar fuerzas, voluntades y discursos en funci√≥n de una especie de programa concierto. No se trata de musicalizar poemas, sino un di√°logo de iguales entre la m√ļsica y la poes√≠a. Incluso, los poetas se sientan dentro de la orquesta como un miembro m√°s de ella. En el programa se inserta la poes√≠a como una pieza.

‚ÄúEste proyecto lo hemos hecho en otras ocasiones y espacios, con autores como Lourdes Gonz√°lez, Delf√≠n Pratts, Luis Yuseff, Mois√©s May√°n y Ronel Gonz√°lez, en la Biblioteca Provincial o la sede de la Uneac de la ciudad de Holgu√≠n, y en Mayar√≠. En las primeras ocasiones tuvo un tono m√°s dial√≥gico e informal.‚ÄĚ

Ahora el escenario es m√°s √≠ntimo. Por primera vez esta iniciativa se har√° en el teatro Comandante Eddy Su√Īol. Tras bambalinas se prepara un joven autor, nervios que hielan la voz, manos que sostienen el poema, la partitura, en fin, ensayada frente al monitor diez veces, cien. La Joven Luz viene al teatro a platicar con las cuerdas, a unir los ritmos de notas y acordes con met√°fora o sin√©cdoque.

El programa, que estar√° compuesto, entre otras, por piezas de Fari√Īas, Frank Fern√°ndez y el propio Saavedra, tendr√° un marcado car√°cter popular y nacional. Los poetas, nucleados en el cat√°logo de Ediciones La Luz, revelar√°n bajo los focos de un escenario ideado para otras artes, las sonoridades propias de sus textos durante dos noches, 24 y 25 de julio.

Pero, ¬Ņcu√°l es el instrumento del poeta?, ¬Ņc√≥mo se afina el verso para que suene l√≠mpido, para que vibre con resonancias memorables en el p√ļblico?, ¬Ņqu√© partitura usa el autor para la canci√≥n definitiva de sus musas?

Miremos las manos de Saavedra para intuir el tempo. Ellas conducirán la cadencia de cubanas piezas, invitarán a la escucha del poema, conjugarán lenguajes imbricados por la esencia más sublime, el arte. Solo habrá que esperar a la noche y que por fin se abra el telón a la poesía.


Roberto R√°ez: Periodista escritor… y tambi√©n viceversa

La edición 21 del Premio Celestino de Cuentos, uno de los principales eventos literarios del país convocado por la AHS holguinera, dejó esta vez una alegría para festejar en casa. De manera extraordinaria, el jurado decidió conceder un lauro compartido entre dos autores con trayectorias diferentes.

Junto a Elaine Vilar, reconocida escritora habanera, result√≥ premiado Roberto Ra√©z, estudiante de cuarto a√Īo de Periodismo en la Universidad de Holgu√≠n, quien se desempe√Īa, adem√°s, como dise√Īador en Ediciones La Luz, sello editorial de la AHS en nuestra provincia.

El cuaderno presentado por Raéz, bajo el título de Boustrophilia, fue uno de los dos escogidos por un jurado integrado por Rubén Rodríguez, Mariela Varona y Adalberto Santos. En esta edición los concursantes participaron de modo virtual utilizando diversas herramientas digitales de acuerdo con las exigencias actuales por la pandemia que atraviesa nuestro país y el resto del mundo.

Aunque he coincidido con él en varios espacios, no lo conocía personalmente y quise indagar en su relación con la Asociación Hermanos Saíz. 

‚ÄďS√≠, soy miembro de la AHS desde el a√Īo pasado a partir de que comenc√© a trabajar en la editorial. Ese a√Īo hab√≠a sido escogido para pasar el curso en el Centro Onelio.

Roberto Raéz, ganador del XXI premio Celestino de Cuentos. Foto: Yusmel Perez

Para conocer sobre la obra narrativa de este joven creador que a√ļn transita por las aulas universitarias, decid√≠ comenzar por el curioso t√≠tulo de Boustrophilia.

‚ÄďEl nombre procede del personaje de una novela que me atrajo: Tres tristes tigres. Este era un hombre al que le gustaba fabular e inventar palabras y era escritor. Por ah√≠ va el tema del texto, tres muchachos que quieren ser escritores.

Al preguntarle sobre su acercamiento inicial a la creación literaria y cómo le había ayudado esta afición por la literatura en su vida universitaria comentó:

‚ÄďEn la universidad he participado en algunos festivales de artistas aficionados en literatura. En el del a√Īo pasado obtuve Medalla de Oro. All√≠ no he estado en ning√ļn taller, de hecho, al principio no sab√≠a que exist√≠an talleres literarios. Despu√©s con Luis Delf√≠n ‚Äďinstructor de arte en la modalidad de literatura‚Äď me entero que existen y participo en algunas actividades, sobre todo en presentaciones de libros. Antes de entrar a la universidad s√≠ asist√≠a al taller que impart√≠a Mois√©s May√°n.

A partir de esta respuesta, la conversación derivó hacia la relación entre el arte y la técnica del periodismo.

‚ÄďLas dos aficiones van juntas. Entr√© a la carrera porque me gustaba escribir, haciendo periodismo quer√≠a llegar a la literatura. Y la literatura complementa, a su vez, al periodismo. Todo est√° muy relacionado. Desde que recib√≠ Periodismo Impreso me gustaba mezclar las dos cosas, o sea, hacer un reportaje que parezca un cuento, y en el cuento mis personajes son periodistas o tienen que ver con el mundo editorial.

Sobre su actividad en el dise√Īo y su relaci√≥n con su especialidad se mostr√≥ complacido de responder.

‚ÄďPrimero quer√≠a ser pintor, cuando era m√°s muchacho, pero nunca entr√© a la academia de artes pl√°sticas. En la universidad cuando daba Dise√Īo con el profesor Adri√°n Fern√°ndez me gust√≥ la asignatura. √Čl mismo fue quien me coment√≥ sobre esta oportunidad en la editorial.

Más adelante continuó conversando sobre sus aspiraciones en su especialidad:

‚ÄďLo que deseo hacer es periodismo, el escrito es lo que me gusta hasta ahora, pero ambos se complementan. En la universidad a veces no encuentro toda la motivaci√≥n. Todo se queda en lo que tenemos que hacer en las diferentes asignaturas y ya. Uno como estudiante se acomoda a hacerlo porque debe, no porque quiere hacerlo. Una vez graduado me gustar√≠a dedicarle m√°s tiempo a escribir que a otras vertientes del periodismo. Por ahora, dise√Īar y escribir van complement√°ndose.

Sobre su relación con la lectura y sus preferencias en la escritura fue enfático:

¬†‚ÄďPara poder escribir hay que leer primero y bastante. No solo eso, sino leer con ganas, ver lo que est√°s leyendo para poder sacar lo que te aporte. Si no lees as√≠, no te pongas a escribir‚Ķ

Luego de una breve reflexión prosiguió: 

‚ÄďAdmiro a los autores recientes, de los 90 hacia ac√°, sobre todo en Am√©rica y Espa√Īa. Me atrae la novela: Bola√Īos y Junot D√≠az son algunos de los autores que m√°s admiro. Este libro lo llevo trabajando cerca de dos a√Īos y en √©l trato de jugar con lo que he percibido de esas lecturas.

Para poder disfrutar de la lectura de Boustrophilia tendremos que esperar alg√ļn tiempo. Por ahora, Roberto Ra√©z va haciendo su tarea.¬†

 


La joven Luz con Eliseo Diego

Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín, celebra el centenario del importante escritor cubano Eliseo Diego, a conmemorarse este 2 de julio, con un amplio programa de lecturas de poesía online, desde diversas plataformas digitales.

Esta jornada, hasta el próximo día seis, destaca por presentar y fundir en un mismo espacio nuevas y consagradas voces de la poesía cubana, asegura Luis Yuseff, editor jefe de La Luz.

‚ÄúDurante estos d√≠as, explic√≥, se compartir√° en el perfil en Facebook de la editorial y otras redes sociales, el audiolibro El brillo de la superficie, compilaci√≥n po√©tica del holguinero Delf√≠n Prats, Maestro de Juventudes de la AHS, del realizador audiovisual Pablo Guerra.‚ÄĚ

También se socializarán textos recogidos en la antología La isla en versos. Nuevas voces. Poesía Cubana, con importantes exponentes del género contemporáneo en Cuba, entre ellos Liudmila Quincoses, Adalberto Santos, Frank Castell y Yunier Riquenes.

La joven luz: entrada de emergencias. Selecci√≥n de poetas en Holgu√≠n, reciente audiolibro compilado por Norge Luis Labrada y realizado por H√©ctor Ochoa, se presentar√° tambi√©n como una de las novedades editoriales de La Luz dedicadas a la l√≠rica. ‚ÄúAs√≠ los usuarios e internautas podr√°n disfrutar las j√≥venes voces po√©ticas de Erian Pe√Īa Pupo, Alejandro Batista, Reynaldo Zald√≠var, Ana Garc√≠a y Jos√© Luis Laguarda‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

De esta manera, La Luz recuerda la obra y la impronta en las recientes promociones de escritores de Eliseo Diego, Premio Nacional de Literatura en 1986, y quien sobresale en la literatura cubana por la lírica de su obra, donde descolló con una poética siempre entintada de relatos oníricos que se entremezclan con la realidad, y tratando temas como la trascendencia a pesar de la muerte o la soledad.

A Eliseo se le deben tambi√©n traducciones y versiones de las m√°s importantes figuras de la l√≠rica y la literatura infantil en el mundo; y entre sus textos m√°s conocidos se encuentran En la calzada de Jes√ļs del Monte, Por los extra√Īos pueblos, Libro de quiz√°s y de qui√©n sabe y Poemas al margen.


La Luz y el sorprendente caso del mimeógrafo andante

Un binomio creativo destella en Ediciones La Luz. Su juventud habla de inexperiencia, pero tambi√©n de renovaci√≥n y b√ļsqueda de otredad, tal vez esa es la clave de su √©xito.

Ahora ellos marcan un momento distinto, son un haz diferente. Robert R√°ez y Gerardo Perdomo, dise√Īador y realizador audiovisual, respectivamente. Ambos son estudiantes, el primero de Periodismo, el segundo de Medios Audiovisuales, en la filial holguinera de la Universidad de las Artes. Mas, los acompa√Īa un deseo de hacer por encima de conveniencias pr√°cticas, de tecnolog√≠a disponible, (que bien vendr√≠a para sus proyectos siempre ambiciosos) y de objeciones como el tiempo.

Los resultados est√°n al alcance de los sentidos. Ya lo evidenciaba el Premio de la Ciudad de Holgu√≠n en Comunicaci√≥n Promocional, otorgado a principios de 2020 por la campa√Īa de promoci√≥n del libro y la lectura de la Editorial, que cont√≥ con el dise√Īo de R√°ez y el trabajo de realizaci√≥n de spots televisivos de Perdomo. Estos muchachos estaban haciendo algo distinto.

Entonces llegó el Premio Celestino de Cuento.

Pocas editoriales en Cuba trabajan tanto en la promoci√≥n de sus libros, campa√Īas, colecciones, autores, propuestas transmedia que abarcan desde el audiolibro, a los podcasts, videopoemas, lecturas online, documentales, postales, carteles, papeler√≠a‚Ķ, un despliegue ampl√≠simo de acciones comunicativas sustentadas en un interesante trabajo de dise√Īo.

Y el Celestino condens√≥ eso y m√°s, estremeci√≥ las redes, se extendi√≥ en diversas plataformas con lenguajes afines a ellas y busc√≥ el di√°logo con los lectores, con el p√ļblico, la cr√≠tica, la prensa.

Con im√°genes pregnantes, irreverentes composiciones en los dossiers publicados, escritos y dise√Īados desde, en y por La Luz, junto a su equipo creativo y colaboradores, naveg√≥ el evento.

La edición 21 definitivamente marcó un parteaguas en el trabajo de la editorial que, forzada por la pandemia a la virtualidad exclusiva, tomó un contra, lo volvió un pro, y lo multiplicó exponencialmente como ventaja y trampolín para mostrar de qué manera se promueve la literatura, cómo se gestiona en las redes un evento de esta naturaleza, cómo se hace muchísimo con más ingenio que tecnología porque La Luz se mueve en bits.

Trabajando de d√≠a y de madrugada, pizza, caf√© y cigarro como combustible, todos en La Luz se abocaron al trabajo, pero R√°ez y Perdomo concretaban desde sus computadoras lo que era el sue√Īo.

Primero que el robot, bautizado como Ro-Bob, caminase en pantalla, luego que los narradores se sintieran cómodos frente a la cámara, que cada producto generado fuera armónico, coherente y tuviese una comunicación directa con el resto, aunque no fuesen de la misma naturaleza. Y entregar un dossier diario, variado y auténtico, durante cinco jornadas, fueron desafíos más grandes que ahorrar los datos móviles o subir un video de seis minutos en la zona wifi.

En enero ya Robert hab√≠a so√Īado el cartel, me cuenta que tom√≥ una imagen del mime√≥grafo que adorna el √°rea de fumar de la editorial para la cabeza del robot, ‚Äúla est√©tica del mismo‚ÄĚ, me explica, ‚Äúes un tanto pulp como en esas revistas norteamericanas de los 50, y el color amarillo mostaza es uno con el que ‚Äúhe estado experimentando hace un tiempo en la editorial en cubiertas de libros, igual que la tipograf√≠a que he usado en otros proyectos personales.

‚ÄúEn las cubiertas de La Luz hay un paradigma que me gusta respetar, pero en el Celestino no es as√≠ y da mucha libertad para experimentar y ser m√°s creativo a la hora del dise√Īo.

‚ÄúPor eso este es el trabajo que m√°s me ha gustado hacer, en el que m√°s libertades he tenido a la hora de crear y por supuesto, que fue bastante placentero, no tanto las postales, que son m√°s esquem√°ticas, sino el dossier, al poder trabajar con gran independencia usando el c√≥digo visual que hemos creado este a√Īo.

‚ÄúMe ha gustado mucho este Celestino.‚ÄĚ

Se le nota la euforia de la que nacen las cosas trascendentes cuando habla del proceso en el que lo acompa√Ī√≥ Gerardo, quien me revela que ‚Äúla creaci√≥n del spot realmente no fue muy complicada ya que las im√°genes estaban dadas por los dise√Īos de la gr√°fica del evento; la animaci√≥n y la ambientaci√≥n sonora est√° basada en la est√©tica de los juegos indie y el cine de ciencia ficci√≥n, respetando siempre el dise√Īo de la campa√Īa.

“En cuanto a grabar a los escritores leyendo sus cuentos ha sido un trabajo que ha demandado creatividad técnica, pues no contamos con los medios necesarios para trabajar y hemos tratado de lograr la máxima calidad con lo que tenemos: teléfonos móviles y una cámara gama baja que no son lo mejor para un entorno de iluminación cambiante y de mucho ruido.

‚ÄúCada escritor, dada su personalidad, tiene formas diferentes de proyectarse, paro fue f√°cil pues se mostraron entusiastas con que su trabajo se mostrara de forma audiovisual.‚ÄĚ

El trabajo colectivo realz√≥ la obra de estos muchachos cuyo potencial, como iceberg, tiene a√ļn mucho bajo las aguas para mostrar. Ro-Bob anduvo gracias a su ingenio, el Celestino fue mejor por ellos y porque a la Luz se lee y se trabaja mejor.


Un sitio de Luz

El portal https://edicioneslaluz.cubava.cu reaparece de nuevo para compartir las novedades editoriales y todo el acontecer literario de Ediciones La Luz. El sitio que hab√≠a estado un tiempo apagado en el dominio, esta vez se renueva su perfil y dise√Īo gr√°fico con logos e imagotipos identitarios del sello.

A prop√≥sito de la Campa√Īa de Promoci√≥n a la lectura A la luz se lee mejor, y todo el entramado que viene desarrollando, los lectores podr√°n consultar y descargar ebooks, podcast, videos promocionales y postales. Tambi√©n se incluir√°n los programas de las tertulias que como es habitual sesiona de manera quincenal o anual en nuestra casa editora.

Abrirse las constelaciones, verso tomado del poema hom√≥nimo de Delf√≠n Prats y que da nombre a la pe√Īa que ha tenido innumerables adeptos, estar√° pr√≥ximamente en las redes actualizando nuestro cat√°logo.