ediciones √Āncoras


Vivir en dos Islas a la vez

Con ¬ęEl Tiza¬Ľ, alias Yadi√°n Carbonell Hechavarr√≠a, todo comenz√≥ por el rap, aunque en realidad ¬ęlo que estaba escribiendo ten√≠a un trasfondo distinto. Un d√≠a me comentaron de un joven escritor que impart√≠a talleres, al cual acud√≠ cuando los conciertos empezaron a fallar y al notar que pocos entend√≠an mi poes√≠a urbana. As√≠ conoc√≠ a Daniel Zayas Aguilera, quien luego se convirti√≥ en mi amigo, en mi familia¬Ľ, rememora el vicepresidente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) en la Isla de la Juventud, autor de El viejo, la casa y ellas.

¬ęHice de todo para que mi empleo como inspector y agente de un Equipo de Seguridad no se interpusiera en mis clases de literatura, las cuales se resumieron en un mes. Tiempo suficiente para darme cuenta de que lo que me gustaba era escribir, que pod√≠a encontrar en la escritura las armas para dialogar y comunicar mi visi√≥n sobre la realidad toda. De ese modo entr√© a la AHS y he podido intercambiar con muchos artistas contempor√°neos. Vi en el arte el aliento para disipar la oscuridad y la violencia de la vida, vi en el arte el arma m√°s certera para encontrar la luz¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo viviste la llegada de tu primer libro?

‚ÄĒGracias al equipo de la Editorial Sed de Belleza, dirigido por el poeta Idiel Garc√≠a Romero, mis poemas me llegaron en forma de libro. Y siempre los nacimientos acercan la felicidad o lo m√°s parecido a la felicidad. Disfrut√© mucho, pero mucho, recorrer el pa√≠s con mis textos. El escritor que soy ahora no cambiar√≠a ni una sola letra de lo que est√° escrito en El viejo, la casa y ellas. Es que no podr√≠a, ser√≠a deshonesto y desleal. Lo digo porque la poes√≠a que escribo tiene como alimento la sinceridad, y la negaci√≥n de mi voz precaria, joven y gritona de a√Īos pasados, me han mostrado el camino que ahora veo como necesario para el crecimiento que noto en mis versos m√°s recientes.

‚ÄĒEres vicepresidente de la AHS en el territorio. ¬ŅQu√© te llev√≥ a asumir tal responsabilidad?

‚ÄĒMe gusta trabajar, y trabajar lo mejor que puedo. Fui elegido por la membres√≠a como vicepresidente y eso exige una entrega constante y concentrada, algo que me encanta. Es cierto que agota, pero te obliga a crecer como persona, como artista. Asumir la responsabilidad de vicepresidente es ser coherente conmigo mismo: nada m√°s simple que eso.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo ha sido la experiencia de dirigir Ediciones √Āncoras?

‚ÄĒUn constante aprendizaje; una lucha que debes enfrentar con todo tu cuerpo, ganas y fuerzas. Significa asumir las decisiones err√≥neas que tomes y enmendar con valent√≠a los fallos, ya sea en la gesti√≥n o en cualquier otro aspecto. Es una labor hermosa pero muy sacrificada, si te equivocas puede ser fatal, y los autores pueden ser crueles; yo he sido muy cruel cuando he estado en ese lugar, por eso ahora es mayor mi sensibilidad y apego a mis responsabilidades.

¬ęTe confieso que resulta una experiencia en la cual sigo con mucho miedo, pero con ganas, con deseos de mantener un trabajo editorial digno y que sea cada vez m√°s atractivo para los autores de todo el pa√≠s¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅPor qu√© enredarse con un taller literario como La peque√Īa habilidad?

‚ÄĒLa peque√Īa habilidad es un proyecto que comenz√≥ como un taller de haiku y que poco a poco fui enriqueciendo con secciones y actividades para fomentar vocaciones m√°s all√° de la escritura. Si bien la idea principal fue dar a conocer la literatura y estimular los h√°bitos de lectura y el buen decir, me trac√© otros objetivos y metas que ya est√°n dando frutos geniales y muy saludables.

¬ęM√°s que un taller es un grupo literario, en cuyas sesiones hacemos promoci√≥n literaria, donaciones de libros, vamos a los campos y pueblos apartados a leer poes√≠a, a dar a conocer el quehacer de todas las editoriales de la AHS y de la organizaci√≥n en s√≠; fomentamos el colectivismo, la sana diversi√≥n, el cuidado a la naturaleza y el aprecio por las peque√Īas cosas. Favorecemos tambi√©n el v√≠nculo con otras manifestaciones, el dominio de la historia local y despertar la vocaci√≥n investigativa…

¬ęSon muchas actividades que le dan sentido al proyecto, y constituye un trabajo que disfruto tremendamente. La AHS en la Isla me apoy√≥ desde el principio, y poco a poco se han acercado otras instituciones y otros proyectos para contribuir a que el taller y sus integrantes sean parte del movimiento art√≠stico pinero¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅQu√© ha representado para ti formar parte de Rep√ļblica po√©tica?

‚ÄĒLa Rep√ļblica po√©tica me ha ense√Īado a respetar, a suprimir la vanidad y el ego, a trabajar pensando siempre en el otro. A crecer como artista. A superarme como escritor y estar en la calle mirando a la gente a los ojos y a entender porqu√© escribo, por qu√© sigo confiando en el ser humano. A limpiarme el churre que deja la rapidez con la que se vive. El desapego a la belleza que a veces nos deprime.

¬ęMuchas son las an√©cdotas que puedo contarte. Porque nuestro objetivo son las personas, han sido muchas las situaciones en las que hemos tenido que poner en pr√°ctica la improvisaci√≥n de los raperos y repentistas, la movilidad de los bailarines, la sagacidad de los sic√≥logos, el histrionismo y la proyecci√≥n de los actores, la abstracci√≥n de los pintores que decoran nuestros textos, la bondad que nos hace √ļtiles…

¬ęQu√© importa que algunos nos crean locos que leen poemas y luego los regalan a los transe√ļntes. S√≠, estamos locos: locos que no se creen estrellas ni candelabros. Somos poetas que intentan ofrecer de coraz√≥n su poes√≠a en un acto sincero. Para m√≠, La Rep√ļblica po√©tica es, como lo es para todos sus integrantes, un espacio donde decir el poema y entregar belleza para el otro¬Ľ.

‚ÄĒEs evidente que la poes√≠a tiene en la Isla una fuerza que no consiguen otros g√©neros literarios, ¬Ņc√≥mo lo explicas?

‚ÄĒLa poes√≠a es un impulso que late en cada esquina de esta Isla. La poes√≠a de Paco Mir a√ļn es referente para muchos, como la de Melesio Reynaldo Aguilar, Bellasoe Cobas, Jaime Prendes…, que ya no est√°n f√≠sicamente, pero en su obra est√° el verso en formas distintas.

¬ęLa Isla es un lugar de encuentros y de decir adi√≥s, de agua por todas partes, de estrechar manos y mandar cartas, de lomas y r√≠os de aguas obesas de luz, de encierro y llanto, de historia y conexiones, de emigraci√≥n, de soledad, de espaldas sudadas, de campos y c√≠tricos rotos, de canciones, de mucho amor‚Ķ Si con todo eso no salen poetas a cantar, nada tuviera sentido y esta fuera una isla m√°s¬Ľ.

‚ÄĒ¬ŅVivir en la Isla lejos de la Isla…?

‚ÄĒEs un tema sensible que lleva a√Īos golpe√°ndonos. Ser una Isla dentro de otra Isla es una realidad con lo cual tendremos que vivir los que apostamos por esta orilla. Es duro, pero cuando hay amor y deseos de hacer, todo tiene sentido.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo es ser joven en un lugar que se nombra Isla de la Juventud?

‚ÄĒSi te digo la verdad, no me siento identificado con el nombre de Isla de la Juventud, creo que Isla de Pinos responde a un sentimiento, a una tradici√≥n, que a√ļn persiste en la memoria de la gente. La historia de piratas, de pinos por doquier, de cotorras haciendo ruidos en los campos‚Ķ me satisface. Yo amo esta Isla como amo a mi pa√≠s, y es ese amor lo que hace maravilloso ser un joven que vive en dos islas a la vez.

‚ÄĒ¬ŅDe d√≥nde surgi√≥ ¬ęEl Tiza¬Ľ que te identifica?

‚ÄĒEn la primaria fui un ni√Īo muy hiperactivo, me la pasaba en la Direcci√≥n porque no me perd√≠a ni un solo alboroto. Muchas maestras intentaron anotarse el punto conmigo disciplin√°ndome, pero solo una, a quien le profeso un enorme cari√Īo, Mirian Adel√°, encontr√≥ la forma de controlarme. Y un modo era ponerme a escribir el asunto de la clase en la pizarra y todo lo que se le ocurriera, por consiguiente, mis manos siempre andaban llenas de polvo de tiza. Y mis compa√Īeros, para molestarme, me dec√≠an ¬ęTiz√≥n¬Ľ, lo que de nuevo destapaba mi estado de hiperactividad y un poco de violencia. Mas tuve que acostumbrarme y no coger m√°s lucha cuando terminando el sexto grado se apareci√≥ aquel cantante de rap con el tema de ¬ę¬ŅQui√©n tir√≥ la tiza?¬Ľ, que se hizo tan popular y que lleg√≥ para ponerle la tapa al pomo: desde entonces, y hasta el sol de hoy soy, para todos, ¬ęTiza¬Ľ Yadi√°n Carbonell Hechavarr√≠a… Mucho gusto…

 

  • *Publicado originalmente en Juventud Rebelde

La masonería y la Isla de Pinos. Un conflicto por la soberanía nacional

La masonería es una de las instituciones más importantes y, a la vez, menos conocidas de nuestra historia. El mismo carácter de esta forma de sociabilidad, que excluye a los profanos de un acercamiento profundo a la forma en que funciona, lleva a que el conocimiento que se tiene de la relación entre la masonería y la historia de Cuba sea fragmentario.

Quiz√°s el episodio m√°s conocido de este entrelazamiento sea el de la relaci√≥n de la masoner√≠a y los masones con el proceso independentista cubano en el siglo XIX. Muchos de nuestros grandes pr√≥ceres de esta etapa eran masones y las logias fueron espacios conspirativos de primer orden, a pesar del apoliticismo que profesa la masoner√≠a como instituci√≥n al menos de forma nominal. Esta impronta, no exenta de contradicciones, fue la que determin√≥ el gran prestigio del que gozaba la sociabilidad en las primeras d√©cadas del siglo XX y un lema que resultaba recurrente en esos a√Īos: ‚ÄúMasoner√≠a es Patria‚ÄĚ.

En el per√≠odo 1903-1925, la masoner√≠a fue actor principal en una de las pugnas m√°s significativas que en torno a la soberan√≠a nacional se dieron en esos a√Īos. El esfuerzo por lograr en el senado norteamericano la ratificaci√≥n del Tratado Hay-Quesada, que reconoc√≠a la soberan√≠a cubana sobre la Isla de Pinos, espacio geogr√°fico que desde la firma del Tratado Permanente entre Cuba y Estados Unidos, el 22 de mayo de 1903, hab√≠a quedado fuera de los l√≠mites de la joven naci√≥n.

El libro de los investigadores Javier Negr√≠n y Jorge Fern√°ndez, titulado La masoner√≠a cubana y el tratado Hay-Quesada (Ediciones √Āncoras, 2018), nos abre una puerta para adentrarnos en detalle en la confrontaci√≥n que, durante m√°s de dos d√©cadas, enfrent√≥ a cubanos y espa√Īoles residentes en la Isla de Pinos con la boyante comunidad norteamericana establecida en el enclave de Santa Fe. Mediante el acceso a fuentes privilegiadas, que comprenden desde las publicaciones de esos a√Īos y otros documentos en el archivo municipal, hasta las actas de las reuniones de la logia cubana La Evangelista (protagonista de primera l√≠nea en estos hechos), archivos privados, revistas masonas de la √©poca y un largo etc√©tera, los autores logran reconstruir acertadamente el clima pol√≠tico y social de esos a√Īos en la localidad, as√≠ como la multiplicidad de intereses y contradicciones que pesaron en el accionar de los actores involucrados.

El hecho de dejar fuera a la Isla de Pinos de la autoridad cubana responde, seg√ļn refiere Hortensia Pichardo (Documentos para la Historia de Cuba, Tomo 3, Ciencias Sociales, 1969) a dos causas fundamentales. Primero, a la ambig√ľedad con que hab√≠a sido redactado el art√≠culo II del Tratado de Paz entre Estados Unidos y Espa√Īa el 10 de diciembre de 1898, que ced√≠a a Estados Unidos la isla de Puerto Rico y las dem√°s que estaban bajo su soberan√≠a en las Indias Occidentales sin precisar los l√≠mites geogr√°ficos de esta cesi√≥n.

El profesor Javier Negr√≠n tiene un inter√©s peculiar por la investigaci√≥n, tanto que encontr√≥ nuevas aristas en el estudio que lo llev√≥ a conformar junto a Jorge Fern√°ndez el libro ‚ÄúLa Masoner√≠a cubana y el tratado Hay-Quesada‚ÄĚ./ Foto tomada de islavisi√≥n

La segunda causa est√° en la ambici√≥n de especuladores y empresarios norte√Īos que, desde la etapa de la ocupaci√≥n norteamericana en Cuba hab√≠an comenzado a vender y promocionar en la prensa de su pa√≠s las extraordinarias posibilidades de la que denominaban como Isle of Pines of West Indies.¬†

El gobierno norteamericano, que había entrado en una nueva fase de dominación regional, se mostró desde el principio más interesado en cimentar su dominio económico y militar en la región, que en continuar el proceso anexionista que a lo largo del siglo XIX había llevado a la nación del Atlántico al Pacífico.

El Tratado Hay-Quesada, firmado entre el diplom√°tico cubano Gonzalo de Quesada y el norteamericano John Hay, el 2 de marzo de 1904, hab√≠a sido una migaja diplom√°tica a cambio de la aprobaci√≥n por el senado cubano, verificada en el a√Īo 1903, del convenio que permit√≠a a la naci√≥n norte√Īa establecer estaciones carboneras y navales en Guant√°namo y Bah√≠a Honda. Sin embargo, el Hay-Quesada qued√≥ desde esa fecha hasta 1925 pendiente de la ratificaci√≥n del Senado norteamericano.

En ese contexto de 21 a√Īos transcurre la pugna entre colonos norteamericanos y habitantes cubanos y espa√Īoles de la Isla de Pinos. Pugna que involucr√≥ directamente a la masoner√≠a, pues tanto la logia pinera como la norteamericana Santa Fe usaron sus redes fraternales para lograr sus objetivos contrapuestos. El papel de la instituci√≥n se refuerza por el peso que esta ten√≠a en la sociedad pinera de la √©poca y en la sociedad cubana en general.

tomada de juventud rebelde

Mediante un exhaustivo análisis, los autores de La masonería cubana… demuestran la pertenencia tanto a la logia La Evangelista como a la logia Santa Fe, de las más importantes figuras políticas y culturales de la sociedad pinera de la época. Aunque ambas sociabilidades mantuvieron buenas relaciones durante la mayor parte del período, lo cierto es que desde etapa bien temprana e intensificándose hacia 1924-1925, se dio una lucha simbólica entre ambas referente al estatus de la isla. Para esta lucha ambas logias hicieron uso de los lazos fraternales que las unían con otras logias y las relaciones de fraternidad de sus Grandes Orientes.

Aunque por falta de documentación es mucho más exhaustivo el seguimiento que se da a las gestiones realizadas por la logia La Evangelista y su Gran Oriente La Gran Logia de la Isla de Cuba (GLIC), cuyas gestiones con los Grandes Orientes de Estados Unidos, a los cuales los unían lazos históricos profundos, influyeron en la ratificación del Tratado Hay-Quesada en 1925.

Pero también el libro trasluce la magnitud de las gestiones que debió llevar la logia Santa Fe por su parte. Gestiones que incluso en 1914 habían tenido un momento significativo con la visita de la alta jerarquía de la logia estadounidense al presidente cubano Menocal, donde presumiblemente intentaron ganarse las simpatías del ejecutivo cubano con su causa.

La pugna en torno a la Isla de Pinos iniciada en 1903 tiene su culminación en el período 1923-1925, cuando gracias las gestiones del entonces embajador cubano en Washintong, Cosme de la Torriente, se pone nuevamente sobre el tapete legislativo la ratificación del Tratado.

Es en esa etapa cuando la masoner√≠a criolla juega su rol pol√≠tico m√°s importante en el primer cuarto del siglo XX cubano. Sumado a las gestiones de la GLIC con los Grandes Orientes norte√Īos y a los intercambios de diversa √≠ndole que verificaron las logias cubanas entre s√≠, se desata una campa√Īa nacionalista que tiene su punto culminante en la llamada Misi√≥n Patri√≥tica, donde una serie de importantes figuras de la masoner√≠a, las artes y la pol√≠tica de la √©poca, recorrieron diversos puntos del territorio nacional recabando apoyo para la causa pinera.

Además de la cuidada investigación que nos lleva a conocer una faceta poco visitada de la historia republicana, La masonería cubana… también nos da una visión crítica de las características sociológicas de la masonería cubana en esas décadas que derivó hacia una organización de clase media, del proyecto de país que asumieron (Cuba como la Suiza de América) y de las contradicciones que la dinámica misma de desarrollo del país les fue imponiendo.

Entre los dilemas fundamentales que debe confrontar la instituci√≥n en esta etapa pudi√©ramos se√Īalar la contradicci√≥n entre su car√°cter patri√≥tico y los v√≠nculos estrechos con los Grandes Orientes estadounidenses, lo cual llevaba a ser sumamente cuidadosos y pol√≠ticos a la hora de criticar cualquier faceta de la dominaci√≥n norteamericana en Cuba.

El carácter popular que debían tener las logias y el carácter de clase media que fueron adquiriendo, producto de las cuotas relativamente altas que debían pagar los miembros y que determinó que aquellos más insolventes no pudieran continuar en la institución o lo pensaran para ser parte de ella.

La entrega oficial del premio de la crítica José Luciano Franco al título La Masonería Cubana y el Tratado Hay-Quesada de Javier Negrín y Jorge Fernández, constituyó una de las principales actividades del colofón de la 29 Feria Internacional del Libro/ Foto tomada del periódico victoria

La contradicci√≥n entre el antimperialismo franco de muchos de sus miembros, que se puso claramente en evidencia en los discursos e iniciativas que acompa√Īaron la Misi√≥n Patri√≥tica de 1925, y la actitud m√°s moderada de las jerarqu√≠as mas√≥nicas, comprometidas por sus profundas relaciones con las sociabilidades norte√Īas.

Tambi√©n resalta el conflicto entre el car√°cter apol√≠tico defendido expl√≠citamente por la masoner√≠a y la participaci√≥n constante de sus miembros e incluso de muchas logias en los problemas pol√≠ticos del pa√≠s. Prueba de estos son los muchos pronunciamientos y llamamientos dirigidos al gobierno y la opini√≥n p√ļblica en medio de los muchos conflictos pol√≠ticos y sociales de esa etapa o el estrecho v√≠nculo que durante varios a√Īos la organizaci√≥n mantuvo con el General Machado.

Al premio de la crítica histórica fueron nominados cinco libros, de ellos dos de la Isla de la Juventud: La masonería… y El himno nacional de Cuba de la editorial El Abra, perteneciente al Centro Municipal del Libro y la Literatura./ Foto tomada del periódico victoria

La masonería cubana… nos ayuda a comprender con mayor profundidad la profunda imbricación de esta institución en el proceso de construcción del ideal patriótico nacional. La riqueza y contradicciones de su desarrollo son la riqueza y contradicciones de un país que, frustrado su ciclo revolucionario del siglo XIX, debía rehacerse nuevamente, apresado en las tenazas de la permanente amenaza de invasión que la Enmienda Platt ponía sobre su cabeza y el ímpetu revolucionario que renacía vigoroso en la joven generación.


Premio Mangle Rojo 2017

La Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la Isla de la Juventud, con el objetivo de estimular y promover la creación literaria entre los jóvenes escritores de todo el país, convoca al Premio Mangle Rojo 2017 que se regirá por las siguientes bases:

[+]


Estoy en cada uno de los personajes que he inventado

En mi af√°n constante de intentar conocer, acceder a la obra de esos autores m√°s emergentes de otras provincias que, por lo general, no encontramos f√°cilmente en las librer√≠as de nuestra ciudad, es que me encuentro‚ÄĒen la pasada Feria Internacional del Libro de La Habana‚ÄĒ con el cuaderno «Como mienten los boleros» (√Āncoras Ediciones, 2014), de la joven autora Ail√≠n Garc√≠a Gonz√°lez (Isla de la Juventud, 1989). [+]


Abierta convocatoria del Premio Mangle Rojo 2016

  1. La Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la Isla de la Juventud, con el objetivo de estimular y promover la creación literaria entre los jóvenes escritores de todo el país, convoca al Premio Mangle Rojo 2016 que se regirá por las siguientes bases:
  2. 1-Podr√°n participar todos los escritores de hasta 35 a√Īos, sean miembros o no de la AHS.
  3. 2-Se concursará con un cuaderno inédito de poesía que oscile entre las 40 y 80 cuartillas, en original y dos copias, a doble espacio, Arial 12.
  4. 3-Los participantes se acogerán al sistema de lema o seudónimo y en sobre aparte incluirán los siguientes datos: nombre y apellidos del autor, carné de identidad, dirección particular, teléfono y correo electrónico si lo posee, síntesis curricular y una declaración jurada sobre el carácter inédito del texto presentado.
  5. 4-Los trabajos se recibirán hasta el 25 de noviembre de 2016 en la siguiente dirección:
    Asociación Hermanos Saíz
    Calle 37 e/32 y 34 s/n (altos)
    Nueva Gerona. Isla de la Juventud.
    CP: 25 100
  6. 5-El jurado estará integrado por prestigiosos escritores de relevancia nacional y su fallo será inapelable. El veredicto se dará a conocer el 3 de diciembre, durante la gala de clausura de la XXI edición de la Jornada Literaria Mangle Rojo.
  7. 6-Se otorgar√° un premio √ļnico e indivisible, consistente en: trofeo elaborado por un artista de la pl√°stica del territorio pinero, diploma acreditativo, stock de libros. Adem√°s de la publicaci√≥n de la obra ganadora por Ediciones √Āncoras, al siguiente a√Īo, con el consiguiente pago de derecho de autor.
  8. 7-La participación en este concurso supone la aceptación de todas las bases.

[+]


Un muy buen a√Īo para Ediciones √Āncoras, de la AHS

Por estos d√≠as repaso los libros que me han llegado de Ediciones √Āncoras de la Isla de la Juventud. Sus coordinadores, Daniel Zayas y Ail√≠n Garc√≠a, han abierto un camino sin pensar en las distancias mar por medio. As√≠ se les ve, con uno y otro t√≠tulo, empe√Īados siempre en hacer visibles a los autores desde la Feria Internacional del Libro, o participando en alg√ļn evento literario cubano. [+]