diseño


Mapa de bits para cartografiar el arte

El mapa es una representación gráfica y métrica de una porción de territorio, generalmente de una superficie bidimensional. Un mapa de bits o imagen ráster, por su parte, es una estructura o fichero de datos en forma de rejilla rectangular de píxeles o puntos de color llamada matriz que se puede visualizar en un monitor, papel u otro dispositivo de representación.

El bit es la unidad mínima de información empleada en informática, en cualquier dispositivo digital, o en la teoría de la información. Con él podemos representar dos valores cualquieras: verdadero o falso, blanco o negro, abierto o cerrado, norte o sur, masculino o femenino, apagado o encendido… ¿Novedad o mimetismo? ¿Vanguardia o conservadurismo? ¿Arte o banana en la pared?

Basta así con asignar un valor al estado de “apagado” (0) y el otro al estado de “encendido” (1).

Expo Mapa de bits – CORTESÍA AHS

De esta manera, podríamos suponer que el arte contemporáneo se comporta así: ¿apagado o encendido? ¿0 o 1? ¿O viceversa? Todo se complicaría –para bien, claro– si añadimos otros valores al conjunto.

Esta muestra, entonces, sería un medidor de calidad con diversidad de temáticas en el contexto de las artes visuales holguineras, parte del mapa de la creación insular en el siglo XXI. Pero para representar o codificar más información en un dispositivo digital –el arte contemporáneo requiere mucho más, podríamos pensar– necesitamos una mayor cantidad de bits. ¿Una mayor cantidad de arte por consiguiente? Por tanto, a través de secuencias de bits se puede codificar cualquier valor discreto como números, palabras e imágenes.

Y además existe el bit más significativo (MSB) que es ese que tiene un mayor peso (mayor valor) dentro del conjunto (¿la exposición?) y por consiguiente, también el menos significativo (LSB).Y existe, además, el bit de redundancia (o conjunto de ellos) que suele introducirse deliberadamente en la transmisión o grabación de información sin ser parte de esta, pero que sirve para detectar posibles errores.

Expo Mapa de bits – CORTESÍA AHS

Por tanto, ¿cuántos bits de información son necesarios para representar el color de un píxel en una imagen digital, y más cuando esa imagen es, digamos, una imagen artística? ¿Cuántos para cartografiar el mapa de las obras y sus significantes?

Integran Mapa de bits, muestra inaugurada en la AHS holguinera como culminación de las actividades del año, con curaduría, museografía y diseño de Josvel Vázquez Prat, los jóvenes Ramón Jesús Pérez de la Peña, Annaliet Escalona Esquivel, Lidisbelis Carmenate Díaz, Reydy Céspedes de la Cruz, Annia Leyva Ramírez, Ofelia González Sánchez, Aníbal de la Torre Cruz, Julio César Cisneros Fuentes, Maylin Giselle Alcorta Ramos, Mariannis Miraball Ripoll, Juan José Ricardo Peña y Artemio Vigueras Velázquez, este último con el Proyecto Interacciones (Dj Arte).

Varios de ellos –Annaliet, Lidisbelis, Aníbal, Julio César, Julio César– son recurrentes en los salones de la Ciudad, que cada enero organiza el Centro Provincial de Arte, y en el Salón Regional, con periodicidad bienal, además de otras muestras colectivas realizadas durante el año.

Mapa de bits, herramientas digitales aparte, resulta una sugerente muestra de los jóvenes creadores holguineros miembros de la AHS y en su mayoría procedentes de las aulas de la Academia de Artes Plásticas El Alba, artistas que hoy por hoy –me atrevo a decirlo con seguridad– integran lo más interesante y sugestivo de lo que podríamos llamar la vanguardia visual holguinera.

Expo Mapa de bits – CORTESÍA AHS

D´Mente: Un rapero sui géneris

Adrián Vega, más conocido como D´mente, vuelve a estar nominado a los Premios Lucas en la categoría de mejor video de Hip hop. Esta vez con la obra Olor a ti perteneciente al CD Heridas sonoras. Por estos días anda muy atareado y feliz. Pero esto no impidió que nos sentáramos un momento en el café de la Uneac para conversar sobre su trabajo como rapero y realizador audiovisual.

cortesía D´mente

Una vez más estás nominado a los Premios Lucas. ¿Qué significa para ti estar nuevamente propuesto para este galardón?

No es coincidencia que esta sea la tercera nominación que recibo. Significa que mi trabajo va ganando en calidad a pesar que todavía no tengo el premio al mejor video del género. Aunque me dieron un trofeo especial cuando la gira de los Lucas por las provincias. Esto fue debido al tiempo que llevo mandando mi trabajo al certamen. Una nueva nominación me da energía para seguir creando y aspirar algún día a ser el ganador del premio al mejor video clic de Hip hop. Esa es mi meta dentro de los Lucas.

Tu estética como realizador de video clic es poco frecuente dentro del género y se aleja un poco de otros realizadores. ¿A qué se debe este alejamiento?

Los videos de Rap casi siempre son de temas urbanos. Tratan la marginalidad, lo que se vive cada día en las calles. Desde niño siempre me gustó mucho el dibujo y es algo que todavía disfruto. He hecho algunas historietas y cuentos que he mezclado con el diseño gráfico y la animación. De ahí el resultado de mi trabajo como realizador. Trato, a través de esta forma mía de ver las cosas, de darle una estética nueva al Hip hop. No siempre los temas pueden ser sobre los barrios marginales. Hay otras variantes en las que se puede explotar este género.

cortesía D´mente

¿Consideras que esta estética en el audiovisual le puede interesar al público consumidor de Rap?

A los primeros que les interesa es a los niños. A ellos les encantan los videos de animación porque están cargados de paisajes, criaturas místicas y colores. En cuanto a los consumidores y creadores, tres raperos me han pedido que les haga videos con este tipo de técnica. También mi objetivo es que el Hip hop no solo llegue a los raperos, sino al público en general. Creo que lo he logrado porque muchas personas en la calle que no conocen la cultura Hip hop ni escuchan habitualmente Rap me detienen para decirme que les gustó mi video.

¿Piensas mantener la técnica de animación en los próximos videos o cambiarás la manera de llevar tus temas al audiovisual?

Tengo nuevos planes para el año que viene. Quiero experimentar con las imágenes reales y la animación. Fusionar estas técnicas siempre pensando en lo novedoso. Trataré de que el tiempo me lo permita pues acabo de tener un hijo y la paternidad es algo lindo que merece mucha atención. No obstante a esto, espero volver a estar entre los nominados para los próximos Premios Lucas. 


Entregan Premios del Festival Casa de Cristal

El principal premio fue por el diseño integral y renovado de la Editorial Sed de Belleza perteneciente a la Asociación Hermanos Saíz de Villa Clara, aunque también fue altamente valorado su trabajo en la campaña por los 330 años de la ciudad de Santa Clara.

Precisamente, la capital villaclareña le entregó la Distinción 330 Aniversario al igual que al Doctor Kirk Díaz Guzmán y al comunicador Alejandro Pérez.

La edición de este año tuvo una mayor calidad que en años anteriores en cuanto al apartado teórico, pues se presentaron 28 ponencias en las temáticas de la comunicación social y en la intervención de las dinámicas poblacionales.

En la primera, el premio fue para la Licenciada Gretel Montalvo Veitía por una investigación que resume el trabajo realizado con públicos internos y externos, de abril de 2015 a la fecha, para revertir la mala imagen que se tenía de la Empresa de Correos en la provincia Villa Clara.

Por su parte, Raquel Díaz Rodríguez del Rey y Javier Rodríguez Galindo ganaron en la categoría de dinámicas poblaciones, con una ponencia sobre sus experiencias de intervención recreativa y educacional a través de juegos de participación y técnicas circenses.

En cuanto a apartado de los creativos, el jurado decidió entregar el Premio Noveles a los jóvenes María Isabel Campos y Yudievis Olivera, mientras que en producción gráfica resultó ganador Alexander Pérez.

En el apartado de Logos y Marcas, el premio fue para Héctor Gutiérrez, en Producción para la televisión para César Irigoyen, mientras que en Fotografía la ganadora fue Malú Vilasa.


El eco del viento en todos los sentidos

Mientras las ruedas de su bicicleta rodaban entre el polvo por el Pacífico mexicano, algo comenzaba a rodar en su mente y a expandirse con el viento.

Hace 10 años, cuando Miguel Asa (Guadalajara, México) creó una calcomanía que acuñaba el lema Por favor, lea poesía, con el objetivo de realizar una intervención pública, seguramente no imaginaba que esa frase, estampada en marcadores, camisetas, carteles y todo tipo de soportes gráficos, inundarían tertulias, talleres, estaciones de tren, centros culturales de diversos países, las casas y hasta los perfiles de Facebook de muchas personas.

Este artista multidisciplinario, de personalidad desenfadada y sencilla, ha dedicado buena parte de su trabajo creativo a la poesía y su vínculo con las artes visuales, en distintos contextos.

La palabra, la imagen, el aire batiendo en su cara, un puñado de sueños amarrados al corazón y el cuerpo fundido con su bicicleta. La bicicleta y el hombre pedaleando desnudos sobre la propia desnudez de su alma.

¿Por qué la idea de usar calcomanías?

Desde un principio consideré que lo que fuera a ser este proyecto, que no tenía nombre y que terminó por incrustarse como lema, debía realizarse como un divertimento para compartir el gusto por la lectura en todos sus contextos, así nació Por favor, lea poesía.

Desde muy joven he considerado el arte urbano como una posibilidad de interacción pública muy cercana a las personas, como un diseño versátil que pudiera brindar un mensaje, ser una intervención dentro de la cotidianidad y no pasar desapercibida entre la comunidad.

Al día de hoy, ya son más de 300 mil ejemplares los repartidos, que se han colocado en países como Argentina, Cuba, Chile, Brasil, Ecuador, Colombia, Perú, Honduras, El Salvador, Panamá, Guatemala, España, Francia, Italia, Alemania, Suiza, Estados Unidos, Marruecos, México, Vietnam e India, gracias a la difusión y el apoyo de un sinfín de personas que han contribuido desde sus perspectivas. Algo así como “la versatilidad de lo mínimo”, le llamo.  

¿Por qué el nombre Ululayu?

En 2014 tomé una decisión muy importante en mi vida, viajar en bicicleta por América, en etapas, para fomentar la literatura, incentivar las artes y concientizar sobre el uso de la bicicleta. Busqué un nombre que tuviera que ver con todo lo anterior y ahondé en Altazor o el viaje en paracaídas, del poeta chileno Vicente Huidobro. En el Canto VII, en las líneas 42 y 45 se encuentra esta palabra (Ululayu) que quizás no tenga un significado real –o más allá– para ser un sonido dentro de un poema en donde la palabra se deforma.

Eso para mí fue lo mejor, pues la consideré como la onomatopeya del verbo “ulular”, que es cuando el viento choca con algo y produce un sonido. En mi caso, al viajar en bicicleta no puedo evitar el viento durante el pedaleo y así la constante. Esto es un homenaje a uno de los elementos más fuertes que la Tierra vive y que se encuentra entre nosotros a diario.

Bicicletas y poesía… ¿Qué tienen en común? ¿De dónde parte esta iniciativa?

Surge después de realizar un viaje en bicicleta, pero con algo más allá que solo pedalear, también con los objetivos de leer, compartir, crear con todas las comunidades en ruta. Una inspira, la otra transpira, y así, juntas, crean una obra misma en vida: compartir para imaginar, la posibilidad creativa en todo el mundo. 

POR FAVOR, LEA POESÍA, una frase que es sencilla y profunda desde la propia raíz de la palabra. ¿Qué es para ti la poesía?

Es el eco del viento en todos los sentidos. Es una posibilidad que tiene la humanidad y en la que se entregan las sensaciones, esta experiencia única que llamamos vida en un recorrido más lejano de lo que percibimos a primera vista. Es la convocatoria a nuestra creatividad, en la que sobresalen todo lo que somos, no somos e imaginamos ser. La poesía siempre es para mí ese elemento metafísico que nos entrega la oportunidad de superarnos a nosotros mismos.

cortesía del entrevistado

Según Octavio Paz, el lenguaje se deteriora, pero la función de los poetas es revalorizar la palabra. ¿Qué rasgos crees que deba tener un poeta? ¿Cuál crees que sea la misión del poeta en el siglo XXI?

En un momento histórico como el actual, la poesía es portadora de miles de voces que buscan una entrega más abierta, pues las situaciones culturales, sociales, ideológicas, entre otras que sacuden al mundo, influyen en cualquier desarrollo creativo de la humanidad. Así sea la academia como los medios digitales, la lectura de poesía nos salvaguarda en la renovación constante del ser humano, más allá del género, pues la apertura tanto para mujeres y hombres es la misma. De ahí que el poeta en estos días tenga un mayor compromiso social, es decir, debe ser un intérprete de lo que acontece en las comunidades y también un portavoz que medie, expanda y colabore con mayor cercanía con las personas, quitar este hito de poeta-lector y volverse uno mismo con todos, lo que representa una misión con mayor compromiso y responsabilidad social, pues debe de existir flexibilidad, diálogo y cercanía, lo más invaluable.

Ante la incursión masiva de los medios de informatización y otras distracciones que vienen aparejados con el desarrollo tecnológico de una sociedad, muchos consideran que el hábito de la lectura ha disminuido considerablemente, sobre todo la lectura de poesía. ¿A qué crees que se deba esto?

Por el contrario, no ha disminuido el proceso lector, ya que la alza de la transferencia de información permite el ejercicio de la lectura a diario, y esto, ha permitido de igual manera que la divulgación de la poesía se contemple dentro de ello. Sin embargo, como en todo, estos procesos debemos de tomarlos con un criterio más amplio en muchos sentidos, ya que la valorización de la creatividad no obligatoriamente debe estar sujeta a cánones convencionales, sino debe resguardarlos y experimentar a su vez: los procesos creativos nunca  han sido los mismos durante la existencia de la humanidad. 

La poesía escrita, la poesía visual, el performance, el diseño, la fotografía… el arte en todas sus aristas y dimensiones. ¿Cómo confluyen estas aristas en tu creación?

De alguna manera la poesía es el núcleo de todo lo demás. La experimentación con diversas manifestaciones ha confluido en piezas únicas e irrepetibles, que suceden en el momento, o bien, que quedan plasmadas en diversos proyectos que rondan en el espacio público o privado, bajo diversas intersecciones entre la letra, el cuerpo, la tipografía, el diseño, la tecnología, la fotografía, la pintura, la ilustración, el muralismo y la bicicleta, de manera que, así suceden breves poemas en el tren de la ciudad, otros tantos con las artes visuales en el sistema de bicicleta pública de la misma, así como en las redes sociales: el conocimiento de la diversidad de estas aristas amplía las posibilidades y el impacto en la comunidad. 

¿Cómo ha sido tu experiencia en Cuba, en el marco del Encuentro de Promotores de la Poesía?

Asistir a Cuba por segunda ocasión me ha permitido la ampliación de mi proyecto, así como el fortalecimiento del mismo en otras coordenadas geográficas. Uno de los principales motores de Ululayu es la colaboración con diversos autores, instancias y proyectos con la finalidad de expandir, en la medida de lo posible lo que, en otros rincones, más allá de México, se hace, y Cuba me permitió eso, conocer, unir, solidarizar, contemplar, amar, consolidar y, sobre todo, aprender del trabajo de todos los invitados a los encuentros en los que participamos.

Por otra parte, vivir la bicicleta en La Habana para recitar poemas improvisados fue una genialidad, pues también me permitió pintar y exhibir parte de uno de nuestros proyectos recientes, Cicloverso, poesía de estudiantes de bachillerato con ilustración de artistas locales, en su edición Arreola, como celebración del centenario del natalicio de dicho escritor mexicano. Una grata experiencia todo lo vivido en Cuba. Siempre gracias a mis amigos cubanos y extranjeros, es un amor único eso que sucede a principios de febrero.

¿Qué quisiera expresar Miguel Asa, desde la poesía?

La solidaridad por la humanidad y la gratitud hacia la naturaleza y la vida. Nunca naceremos dos veces.

¿Qué expectativas tienes con este proyecto a largo plazo?

No tener expectativas y dejar que el viento, el tiempo y la Tierra hagan su trabajo. Paz.


Navarrete en su riego

Su figura, en aquellos años, no podía determinarse con meros cálculos de alguna tendencia o género. En escena era histriónico. Cantaba sus canciones de una distintiva manera que a nadie imitaba pero a muchos atraía. Y en los momentos más álgidos de los conciertos, cuando más emocionado estaba el público, rompía la frecuencia musical para recitar un poema, podríamos decir medio surrealista, incluso dadá. A partir de una frase que escogía al azar comenzaba la sucesión indetenible de sintagmas, la relación de fenómenos tan opuestos como podía ser una rosa y el crecimiento del Producto Interno Bruto. Todo esto, en el fondo, podía parecer baldío, pero encerraban una peculiar poética. Yunior Orestes Navarrete educó a los auditorios a su estética; luego de eso no hubo presentación donde alguien, desde la muchedumbre, gritara:

[+]


Macondo, a punta de lápiz

El artista que ha inspirado a músicos, escritores —de quien han hablado vehementemente figuras monumentales de la cultura como el escritor Gabriel García Márquez—, es también autor de una intensa producción visual, que no sólo nos ha hecho descubrir transmutaciones asombrosas en la figura humana, sino la carga emotiva y temporal que reside en cada objeto, sus historias personales y las metáforas en torno a Suyú. [+]


Reciclar (para o por) el Arte

«Simplemente espectacular»… Así definen muchos de los que tuvieron la oportunidad de presenciar los shows que en los pasados días de Bienal de Diseño en La Habana y en el marco del séptimo Festival de las Artes del ISA que propuso el grupo de creación colectiva Cuban Trashion. [+]