Di√°kara


Silvio Rodríguez con Diákara, nuevo álbum del cantautor cubano

Desde este 1ro. de octubre se puede disfrutar, desde las plataformas digitales, del nuevo disco¬†Silvio Rodr√≠guez con Di√°kara, un fonograma que se comenzar√≠a a grabar hace 30 a√Īos en M√©xico, resultado de una exitosa gira que el cantautor hab√≠a estado haciendo junto al grupo de ra√≠ces afrocubanas llamado Di√°kara.

Comenzar√≠a a ser grabado en 1991 en los estudios del sello PolyGram, de la avenida Miguel √Āngel de Quevedo, en Coyoac√°n, y que luego de d√©cadas y muchas tribulaciones y no pocas aventuras, como el propio trovador afirma, este √°lbum llega conformado con los registros de aquella gira.

¬ęLlegamos all√≠ algo cansados, con deseos de llegar a nuestros hogares, ya que acab√°bamos de terminar un periplo por ciudades aztecas. Fueron apenas tres o cuatro sesiones matutinas en las que alcanzamos a grabar 10 temas, gracias al entrenamiento de la gira. En una ma√Īana puse ocho de las voces que aqu√≠ se escuchan. Las otras dos consegu√≠ ponerlas 20 a√Īos despu√©s, en los estudios Ojal√° de La Habana, cuando retom√© este trabajo para por fin publicarlo¬Ľ, seg√ļn nos comparte Silvio v√≠a correo a trav√©s de la Casa de las Am√©ricas.

Di√°kara era liderada por Oscarito Vald√©s, uno de los reconocidos percusionistas de Cuba, e integrada por m√ļsicos hoy referentes en sus respectivos instrumentos, como Ram√≥n Valle en el piano, Roberto Vizca√≠no en la percusi√≥n afrocubana, Diego Vald√©s en el bajo el√©ctrico, y Ahmed Barroso en la guitarra.

¬ęLa raz√≥n que durante 30 a√Īos me ha animado a volver una y otra vez a este trabajo ha sido su calidad musical. Di√°kara fue un grupo excepcional que en no poco meses consigui√≥ una solidez y originalidad notables¬Ľ, reconoci√≥ Silvio.

Con grabaciones pendientes, y ante las limitaciones en la tecnolog√≠a de aquel entonces en la isla, el √°lbum qued√≥ inconcluso. Luego de un sinn√ļmero de contratiempos y gestiones no materializadas, ¬ęun d√≠a nos hablaron de un flamante estudio, en otro pa√≠s, que ten√≠a de todo, pero carec√≠an del reductor de sonidos. Sin embargo, nos prometieron alquilarlo en un tercer pa√≠s y que lo tendr√≠amos cuando lleg√°ramos. Entonces habl√© con Chucho Vald√©s, que deb√≠a poner el piano en Venga la esperanza, ya que est√°bamos usando su arreglo, y le propuse que viajara con nosotros para culminar la grabaci√≥n¬Ľ, recuerda.

¬ęPero la alegr√≠a a nuestra llegada se desvaneci√≥ cuando en el estudio nos dijeron que a√ļn no ten√≠an el equipo prometido, aunque lo esperaban para el d√≠a siguiente. Aquella conversaci√≥n se repiti√≥, id√©ntica, durante 10 d√≠as consecutivos hasta que, en el onceno, ya sin recursos para continuar all√≠, tuvimos que regresar a Cuba con nuestras cintas de dos pulgadas sin tocar.

¬ęDespu√©s de 30 a√Īos sin cejar en la realizaci√≥n de este proyecto, al fin lo puedo dedicar a la memoria del fundador de Di√°kara ‚Äďuno de los m√°s grandes bateristas que ha dado Cuba‚Äď: Oscarito Vald√©s (Jr.). A √©l, en su eternidad, agradezco el haberme invitado a inaugurar esta rica experiencia¬Ľ, concluy√≥.

Silvio Rodríguez con Diákara tuvo un previo lanzamiento, el pasado 10 de septiembre, con Variaciones sobre un viejo tema, segundo adelanto del fonograma.