Danza


Danza Contempor√°nea de Cuba: Tras un debut, 60 a√Īos

La danza es efímera, trabaja una y otra vez desde un espacio y un tiempo, con insistencia, para ser vista en un instante. Para presentar cuerpos, que históricamente tienen este espacio como diálogo. La danza contemporánea toma como pretexto cierta irreverencia en el aquí y el ahora. En ocasiones viaja al pasado pero es para disentir o fijar su memoria histórica.

[+]


Hacia una nueva ‚Äútraves√≠a‚ÄĚ

Para nadie es un secreto que en los √ļltimos a√Īos el Conjunto Folcl√≥rico de Pinar del R√≠o no transitaba por sus mejores momentos. Sin embargo, ahora mismo nos ha sorprendido. Traves√≠a, el nuevo espect√°culo que presenta este elenco, encierra una serie de valores art√≠sticos y humanos que nos demuestra el salto cualitativo y cuantitativo que, en menos de un a√Īo, ha experimentado en el plano creativo la agrupaci√≥n de danza folcl√≥rica.

[+]


A Reinaldo Echemendía Estrada, todo el homenaje

‚ÄúEl arte se llega por muchas v√≠as, solo hay que tener talento y una buena gu√≠a. Tuve la suerte de contar con maestros excepcionales y esa es mi deuda y orgullo, por lo que el haber dedicado 45 a√Īos al arte y a la pedagog√≠a me ha dado el 50 por ciento de todo lo que he aprendido en mi vida.‚ÄĚ

Esta es la esencia que durante 45 intensos a√Īos de quehacer art√≠stico ha definido la obra de Reinaldo Echemend√≠a Estrada, m√ļsico, core√≥grafo, folclorista y pedagogo; un artista vers√°til y aut√©ntico que engrandece hoy la cultura camag√ľeyana como hijo ilustre de nuestra ciudad y formador de generaciones, porque como dijera Jos√© Mart√≠, ‚Äúser maestro es hacerte creador, hombre recoger√° quien siembre escuelas.‚ÄĚ

Reinaldo Echemend√≠a, director del Ballet Folkl√≥rico de Camag√ľey/ Foto Alejandro Rodr√≠guez Leiva

Entre el dulce aroma del caf√© y el di√°logo franco que lo caracteriza, as√≠ transcurri√≥ la tarde en la Casa del Joven Creador, en la pe√Īa ‚ÄúEstrechando Espacios‚ÄĚ, una de los espacios habituales de la AHS y que en esta ocasi√≥n, en v√≠speras del D√≠a del Educador, el p√ļblico presente celebr√≥ toda una vida dedicada al cultivo del arte, de quien es hoy el director del Ballet Folkl√≥rico de Camag√ľey y uno de los Miembros de Honor de la filial principe√Īa: Reinaldo Echemend√≠a Estrada.

Durante 28 a√Īos, el Ballet Folkl√≥rico de Camag√ľey bajo su direcci√≥n ha distinguido a nivel nacional e internacional la escena lugare√Īa en el rescate y promoci√≥n de lo m√°s representativo de nuestras ra√≠ces: la cultura popular tradicional y folcl√≥rica; adem√°s de crear una proyecci√≥n esc√©nica sobre la base de la cultura local.

Un merecido reconocimiento se realiz√≥ en el Caf√© Literario La Comarca a un hombre con una singular historia que se resume en entrega total a la m√ļsica, la danza y el arte en general, con un profundo arraigo en lo que constituye parte de nuestra identidad, lo popular y tradicional llegados desde √Āfrica y Espa√Īa.

‚ÄúLas ra√≠ces folcl√≥ricas estaban en mi casa, yo respiraba la cultura tradicional‚ÄĚ, as√≠ expres√≥ Echemend√≠a al describir una infancia llena de toques, cantos y bailes folcl√≥ricos que luego perfeccionar√≠a con a√Īos de superaci√≥n e investigaci√≥n para ser hoy una de las voces m√°s genuinas y ver√≠dicas si de danza y m√ļsica se trata, porque su calidad como artista va m√°s all√° de la creaci√≥n.

Ballet Folkl√≥rico de Camag√ľey/ Foto Alejandro Rodr√≠guez Leiva

Andanzas y delirios de un Don Quijote cubano (+ galería de fotos)

Desde que Marius Petipa estren√≥ en 1869 el ballet Don Quijote, la obra ha sido adaptada varias veces. La puesta inaugural ocurri√≥ el 14 de diciembre de 1869 en el Teatro Imperial Bolsh√≥i, en Mosc√ļ, Rusia, con coreograf√≠a y libreto ‚Äď‚Äďque tambi√©n ha variado‚Äď‚Äď del importante maestro y core√≥grafo franc√©s, y m√ļsica del austriaco Ludwig Minkus.

Foto Wilker López

Otra de las versiones conocidas es la que realiz√≥ el maestro ruso George Balanchine, uno de fundadores del estilo neocl√°sico, en Estados Unidos, en 1965. A estas se suma la versi√≥n coreogr√°fica creada por el cubano Gonzalo Galguera G√≥mez, al frente del Ballet de Magdeburgo, Alemania, presentada por el Ballet de Camag√ľey, con direcci√≥n de Regina Balaguer, en varios escenarios del pa√≠s, celebrando el aniversario 52 de la compa√Ī√≠a.

Foto Wilker López

La obra de Petipa se basa libremente en Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, en particular en las ‚Äúbodas de Camacho‚ÄĚ, episodio narrado en el cap√≠tulo XIX de la segunda parte, donde se cuenta el romance entre el barbero Basilio y la joven Quiteria (Kitri en el ballet). Originalmente con un pr√≥logo y cuatro actos, las puestas a partir del siglo XX han sido reducidas ‚Äď‚Äďcomo vemos en la versi√≥n de Galguera‚Äď‚Äď a un pr√≥logo y tres actos, por lo que solo se utiliza parte de toda la m√ļsica original de Minkus.

IMG_9575.JPG

La versi√≥n de Galguera del Ballet de Camag√ľey ‚Äď‚Äďcon libreto de Johanna Jordan y Ulrike Schr√∂der‚Äď‚Äď le aporta originalidad y dinamismo a la puesta, a veces solo atenuada con los necesarios intermedios entre actos. En lo particular, creo que el pr√≥logo ‚Äď‚Äďdonde se explica la locura de Alonso Quijano a causa de leer tantas novelas de caballer√≠a, de las que emerge Dulcinea, mujer ideal dotada de belleza y encanto que corre el peligro de ser secuestrada, por lo que su escudero, Sancho, lo ayuda a engalanarse como caballero andante y salvarla‚Äď‚Äď distiende la pieza, en un introito que debe ser todo lo contrario, invitarnos a acompa√Īar a Don Quijote en sus andanzas por la Mancha.

La obra, a partir de aqu√≠, empieza a ganar ritmo. ‚ÄúEsta versi√≥n de Don Quijote es jovial y muy fresca, pues pone a bailar a toda la compa√Ī√≠a sin atender rango‚ÄĚ, asegura Regina Balaguer.

Foto Wilker López

Reci√©n presentados de la sala Garc√≠a Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, donde mostraron esta obra, los integrantes del Ballet de Camag√ľey son muy j√≥venes, podr√≠amos decir que reci√©n graduados la mayor√≠a. A pesar de los riesgos que ello conlleva, sus bailarines le aportan frescura y elegancia, osad√≠a y prestancia, a una pieza cl√°sica, conocida, que el p√ļblico agradece, porque adem√°s, los integrantes del Ballet de Camag√ľey son buenos actores, virtud no siempre f√°cil de encontrar en puestas como estas.IMG_9614.JPG

Es necesario destacar las interpretaciones ‚Äď‚Äďal menos la noche en que vi la puesta‚Äď‚Äď de los jovenc√≠simos Dianailed Dopico, como Kitri, y Jonathan P√©rez, como Basilio, su pretendiente, quienes mostraron en escena versatilidad interpretativa y lucimientos t√©cnicos.

Un Quijote de lanza y adarga fue interpretado por Iradiel Rodríguez, Sancho por el actor Aidel Pelegrín, y Camacho, acaudalado aspirante a contraer nupcias con la joven Kitri, por el extrovertido Camilo Santiesteban, quien recibió merecidamente varios aplausos.

Una escenograf√≠a b√°sica, sin derroches ni efectismos, apoyada en el manejo de las luces; un vestuario colorido y variopinto, en dependencia de la escena, confeccionados en su mayor√≠a en el propio taller camag√ľeyano de la compa√Ī√≠a; la m√ļsica de Minkus, acompa√Īamiento vital en toda la obra, y la interpretaci√≥n de los j√≥venes bailarines ‚Äď‚Äďosados, es cierto; que pueden superarse y crecer para bien de la obra, tambi√©n‚Äď‚Äď hacen del Don Quijote del Ballet de Camag√ľey una puesta ya referencial en la historia del colectivo, fundado el 1 de diciembre de 1967 por Vicentina de la Torre y vinculada estrechamente al trabajo de Joaqu√≠n Banegas, Alberto M√©ndez, Iv√°n Tenorio, Jorge Vede y el maestro Fernando Alonso, fundador de la Escuela Cubana de Ballet, el Ballet Nacional de Cuba (BNC) y pedagogo de prestigio mundial, quien lo dirigi√≥ de 1975 hasta 1992.

IMG_9618.JPG

Su core√≥grafo, Galguera, gan√≥ el premio del primer Certamen Iberoamericano de Coreograf√≠a, La Habana, 1998, con auspicio de la Sociedad General de Autores y Editores y el BNC. Entre muchos conjuntos que ha trabajado destacan el Ballet Municipal de Lima, el Joven Ballet de Mar√≠a de √Āvila, en Espa√Īa, la agrupaci√≥n Incolballet (Instituto Colombiano de Ballet Cl√°sico), y el de la Komische Oper de Berl√≠n, en Alemania. Sus adaptaciones de varias piezas del repertorio cl√°sico atraen la atenci√≥n de la cr√≠tica, su versi√≥n de Dr√°cula fue nominada como mejor coreograf√≠a y producci√≥n por la revista TANZ de Alemania, mediante votaci√≥n de los m√°s importantes cr√≠ticos europeos de danza.

IMG_9658.JPGIMG_9540.JPGIMG_9646.JPGIMG_9618.JPGIMG_9614.JPG

 


El Flamenco como forma de vida y dar vida

Cautivadora. Esa podr√≠a ser la manera m√°s certera de atrapar en una sola palabra la experiencia danzaria que gestaron en la escena del Teatro Am√©rica, la Compa√Ī√≠a Flamenca Ecos, la Escuela Provincial de Danza Alejo Carpentier, que represent√≥ a Cuba, y Compartir Flamenco, por parte de Italia.

Motivada por el intercambio cultural, sembrar amor y uni√≥n entre los pueblos, arrib√≥ a Cuba la compa√Ī√≠a Compartir Flamenco, que surge en Italia en 2015 y que entre el ampl√≠simo programa que desarroll√≥ en el territorio nacional estuvo la presentaci√≥n de uno de sus proyectos, el ‚ÄúRidolina‚ÄĚ; cuyos integrantes, desde la gracilidad y la sabidur√≠a de los clowns especializados, regalaron alegr√≠a a pacientes con enfermedades oncol√≥gicas y mentales de varios centros hospitalarios, adem√°s de ni√Īos sin amparo filial.

Igualmente, los integrantes del ‚ÄúRidolina‚ÄĚ realizaron fruct√≠feros intercambios y talleres de capacitaci√≥n en la Universidad de las Artes de Cuba para clowns cubanos que, desde hace algunos a√Īos, ofrecen su arte a personas aquejadas de diversas enfermedades.

Tambi√©n como parte de las acciones que desarroll√≥ Compartir Flamenco estuvo un rico intercambio cultural con estudiantes de la Escuela Provincial Arte Alejo Carpentier, de La Habana Vieja, quienes se apropiaron de pasos y secretos de la danza flamenca. Este fue un intercambio fruct√≠fero, pues los miembros de la agrupaci√≥n habanera Flamenca Ecos, los ni√Īos de la ‚ÄúAlejo Carpentier‚ÄĚ y los bailarines de Compartir Flamenco, tejieron lazos de hermandad desde la experiencia esc√©nico-danzaria.

En ese sentido, vale destacar que en el espectáculo protagonizado por bailarines cubanos e italianos, el flamenco fue el elemento que disipó fronteras culturales y constituyó el eje de un programa en el que, si algo hay que reconocer, es que estuvo muy bien concebido.

Asistimos a una propuesta danzaria en la que las piezas fueron dramat√ļrgicamente dispuestas de tal manera que funcionaban como una sola unidad, en que se posibilitaba la entrada limpia y a tiempo de diversos bailarines, sin que dejara de ser fluida la transici√≥n de un momento a otro, de una obra a otra.

El repertorio presentado, bajo la direcci√≥n art√≠stica de Francesca Stocchi (Compartir Flamenco), de Ana Rosa Meneses (Compa√Ī√≠a Flamenca Ecos) y Gloria Ben√≠tez (Escuela Alejo Carpentier), tuvo una vasta muestra de g√©neros danzarios relacionados con el flamenco: sevillanas, buler√≠as, entre otras piezas que motivaron aplausos acuciosos del p√ļblico.

Bailarines de diversas edades, j√≥venes, profesionales y amateurs de experiencia (en el caso de la compa√Ī√≠a italiana), confluyeron en escena haciendo gala de su precisi√≥n t√©cnica y armon√≠a interpretativa en un espect√°culo que solo fue trazado en unos escasos tres d√≠as.

Y lo valioso en todo esto, más allá de la probada calidad artística del espectáculo flamenco que se presentó en el Teatro América, es que, en primer lugar, como antes se refirió, la danza fue el pretexto para que se convirtieran en hermanos diferentes pueblos.

Adem√°s, algo muy especial es que tambi√©n la danza se convirti√≥ en la plataforma de vida, realizaci√≥n y revitalizaci√≥n principalmente para los adultos de Compartir Flamenco, compa√Ī√≠a que a pesar de no encontrarse integrada por bailarines profesionales, sin temor comparti√≥ el r√≠o de la danza que habita en ellos, algo que ha sabido lograrla bailarina, profesora y su directora Francesca Stocchi.

La presentaci√≥n de un espect√°culo[1] en que intervinieron estudiantes de la Escuela Profesional de Danza Alejo Carpentier, bailarines profesionales de la Compa√Ī√≠a Flamenca Ecos y de Compartir Flamenco, fue muy bien acogido por el p√ļblico habanero, pues bajo las alas del flamenco se respir√≥ los lazos de hermandad, generosidad y calidad art√≠stica de estas tres agrupaciones.

No podríamos estar más satisfechos ante una propuesta como esta, donde la buena vibra y la pasión desbordó el escenario para confirmar que desde la danza la cultura se eleva y trasciende.

[1] La Ficha técnica del Espectáculo fue la siguiente:

  • Espect√°culo del Teatro Am√©rica, La Habana

Dirección artística

  • Francesca Stocchi
  • Ana Rosa Meneses, Compa√Ī√≠a Ecos
  • Gloria Ben√≠tez, Escuela Alejo Carpentier

 

Artistas

  • Miguel Ch√°vez, Cante (Compa√Ī√≠a Flamenco Ecos)
  • Iriela Rech Cante (Compa√Ī√≠a Flamenco Ecos)
  • Raynier Monserrat, Guitarra (Compa√Ī√≠a Flamenco Ecos)
  • Sergio Varcasia, Guitarra (Compa√Ī√≠a Francesca Stocchi
  • Juan Carlos Otero, Caj√≥n (Compa√Ī√≠a Flamenco Ecos)
  • Anna Sinelscikova Palmas (Compa√Ī√≠a Francesca Stocchi)

Bailarines: Francesca Stocchi, baile y coreografía

  • Valentina Stocchi, artista invitada
  • BarbaraTetti, Deliana Fratocchi, Lavinia Pasanini Massimiliano de Pasquale (Compa√Ī√≠a Francesca Stocchi)
  • El cuerpo de baile de los alumnos adultos de Francesca Stocchi y de cuarto a√Īo de la Escuela Profesional de Arte Alejo Carpentier.

Nuestra Alicia

En blanco y negro pasan las im√°genes. Su figura m√≠tica y delicada de cisne se alza sobre el escenario. Es toda gracia. Esa es Alicia Alonso. Pero la muerte no entendi√≥ de belleza y hoy nos ha arrebatado a nuestra inconfundible y √ļnica prima ballerina assoluta.

[+]