Danza


Danza y música este diciembre

El Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso invita a un gran espectáculo, de estreno de cubano, con la obra “Carmina Burana” en una presentación que aunará la danza contemporánea con relevantes figuras de la música cubana; el Teatro Mella acogerá las jornadas del jazz cubano; y salas de conciertos del centro histórico habanero también proponen a excelentes presentaciones.

[+]


Conversación con el joven Ethiel, que además es un Failde

Para un cubano la experiencia más cercana al tráfico de la Ciudad de México, es una cola, de esas para las que hay que marcar desde la madrugada. Uno siente que el tiempo se le desprende a la vida. Afuera los focos rojos parpadean, los policías indican que casi cualquier atajo está cerrado. Este 11 de noviembre de 2017 Enrique Iglesias dará un concierto en el Zócalo y la ciudad sufre un infarto de arterias tupidas y largas filas de autos. Un Failde viaja a mi lado. Aprovecha esta pausa (que en música sería un inmenso calderón) y se confiesa nervioso, como hace mucho no se sentía. Tan nervioso como aquella otra primera vez en que los veteranos de Acierto Juvenil anunciaron que le tocaba improvisar en el Teatro Sauto al compás de un danzón, y el muchacho de 14 años sopló lo que le vino a la mente y lo que traía en el alma. La verdad: ahora debe estar más nervioso, pues desde hace semanas las redes sociales, la prensa, la radio y la televisión mexicana anuncian que la Orquesta Miguel Failde tendrá su debut en la Ciudad de México justo esta noche y en un lugar que desde hace 80 años es la meca del baile popular en esta capital: el Salón Los Ángeles. Se dice que Benny ahí compuso el famoso mambo Bonito y Sabroso; Jorrín entre esas columnas le cogió el gusto a México y en lugar de un mes se quedó un año; en ese lugar el danzón y el son imperan cada semana con una frecuencia y naturalidad que a veces nos falta en la Isla.

[+]


La política de la promoción literaria

La mayor ganancia de la primera mención que recibí en el Premio David de poesía en el año 2012 fue el efecto rebote. Comencé a formar parte del grupo de creadores literarios de Cienfuegos, un miembro discretísimo, debo acotar, y así aparecieron oportunidades indecibles, sobre todo para despertar esa manía narrativa de lo inverosímil —o real maravilloso según Carpentier— que a uno le pasa.

[+]


La ciudad alada y sus máscaras

Tomado de Tribuna de La Habana

Una gran “Bienvenida” abrió las alas de La Habana para hacernos volar en su delicada máscara teatral. Inquietaba la pregunta de qué visitar primero de la muestra del 17 Festival Internacional de Teatro de La Habana. Algunas ya las habíamos disfrutado y serían éxito seguro, tal es el caso de: 10 millones, del maestro Carlos Celdrán con su Argos Teatro; el rebelde Harry Potter se acabó la magia, de Carlos Díaz y El Público; las Departures, del Ciervo encantado de Nelda Castillo; o la polémica generada por Osikán Plataforma escénica experimental en su espacio “off Habana” con sus Bakestritbois entre quienes aún buscan significancias en cuadradas formas. Entonces decidí salir un poco del circuito tradicional y aquí algunas de mis experiencias: 

[+]


Navarrete en su riego

Su figura, en aquellos años, no podía determinarse con meros cálculos de alguna tendencia o género. En escena era histriónico. Cantaba sus canciones de una distintiva manera que a nadie imitaba pero a muchos atraía. Y en los momentos más álgidos de los conciertos, cuando más emocionado estaba el público, rompía la frecuencia musical para recitar un poema, podríamos decir medio surrealista, incluso dadá. A partir de una frase que escogía al azar comenzaba la sucesión indetenible de sintagmas, la relación de fenómenos tan opuestos como podía ser una rosa y el crecimiento del Producto Interno Bruto. Todo esto, en el fondo, podía parecer baldío, pero encerraban una peculiar poética. Yunior Orestes Navarrete educó a los auditorios a su estética; luego de eso no hubo presentación donde alguien, desde la muchedumbre, gritara:

[+]


“Hacer lo mismo que los demás no aporta nada”

Kialo le hace honor a su nombre, porque simplemente su razón de existir es la música. Cuenta una historia de persistencia, de sueños hechos realidad.

Par de amigos universitarios decidieron tomarse en serio la música, luego de participar en uno de esos eventos extracurriculares que promueven las casas de altos estudios en Cuba. A partir de entonces ya no solo sería prepararse para una presentación ante los ojos de sus compañeros de clase, el reto sería mayor.

[+]