Danza


La política de la promoción literaria

La mayor ganancia de la primera mención que recibí en el Premio David de poesía en el año 2012 fue el efecto rebote. Comencé a formar parte del grupo de creadores literarios de Cienfuegos, un miembro discretísimo, debo acotar, y así aparecieron oportunidades indecibles, sobre todo para despertar esa manía narrativa de lo inverosímil —o real maravilloso según Carpentier— que a uno le pasa.

[+]


La ciudad alada y sus máscaras

Tomado de Tribuna de La Habana

Una gran “Bienvenida” abrió las alas de La Habana para hacernos volar en su delicada máscara teatral. Inquietaba la pregunta de qué visitar primero de la muestra del 17 Festival Internacional de Teatro de La Habana. Algunas ya las habíamos disfrutado y serían éxito seguro, tal es el caso de: 10 millones, del maestro Carlos Celdrán con su Argos Teatro; el rebelde Harry Potter se acabó la magia, de Carlos Díaz y El Público; las Departures, del Ciervo encantado de Nelda Castillo; o la polémica generada por Osikán Plataforma escénica experimental en su espacio “off Habana” con sus Bakestritbois entre quienes aún buscan significancias en cuadradas formas. Entonces decidí salir un poco del circuito tradicional y aquí algunas de mis experiencias: 

[+]


Navarrete en su riego

Su figura, en aquellos años, no podía determinarse con meros cálculos de alguna tendencia o género. En escena era histriónico. Cantaba sus canciones de una distintiva manera que a nadie imitaba pero a muchos atraía. Y en los momentos más álgidos de los conciertos, cuando más emocionado estaba el público, rompía la frecuencia musical para recitar un poema, podríamos decir medio surrealista, incluso dadá. A partir de una frase que escogía al azar comenzaba la sucesión indetenible de sintagmas, la relación de fenómenos tan opuestos como podía ser una rosa y el crecimiento del Producto Interno Bruto. Todo esto, en el fondo, podía parecer baldío, pero encerraban una peculiar poética. Yunior Orestes Navarrete educó a los auditorios a su estética; luego de eso no hubo presentación donde alguien, desde la muchedumbre, gritara:

[+]


“Hacer lo mismo que los demás no aporta nada”

Kialo le hace honor a su nombre, porque simplemente su razón de existir es la música. Cuenta una historia de persistencia, de sueños hechos realidad.

Par de amigos universitarios decidieron tomarse en serio la música, luego de participar en uno de esos eventos extracurriculares que promueven las casas de altos estudios en Cuba. A partir de entonces ya no solo sería prepararse para una presentación ante los ojos de sus compañeros de clase, el reto sería mayor.

[+]


Verde Esperanza

Si ReinierElizarde, uno de los principales activistas del proyecto comunitario Vivan los Barrios que auspicia la ONG Camaquito, no hubiera llegado con la primicia, quizá este trabajo empezaría de una manera más poética y menos noticiosa. Pero resulta que la novedad amerita estar en el primer párrafo, y lo amerita con tanta fuerza que cambia cualquier borrador previo: el dúo camagüeyano Esperanza, formado por la pareja de baile de Yanet Álvarez y Roberto García se presentará, antes de finalizar el año, en cinco teatros de Suiza. Desde el año 2011, la organización no gubernamental apoya a estos muchachos y ahora por fin conseguirá lanzarlos al mundo.

[+]