danza contempor√°nea


Decir Ramiro Guerra, es hablar de danza cubana

El pasado 29 de junio estar√≠a cumpliendo nuestro Ramiro Guerra 98 a√Īos. Su andar por la danza se√Īal√≥ el inicio de muchos pretextos, deseos, necesidades y pol√©micas. Para el arte joven hoy tambi√©n resulta una obligatoria referencia, por lo que se considera importante destacar su legado en la danza de todos los tiempos. Ramiro Guerra es la danza cubana.

Precursor y fundador, coreógrafo, maestro de la Danza Moderna y Contemporánea Cubana. Aunque su formación inicial estuvo desde el ballet clásico, supo girar sus intereses a la danza moderna, estimulado por el acercamiento a su maestra Nina Verchinina.

foto archivo danza cubana contempor√°nea

Se propuso trabajar desde una zona en la danza que por los a√Īos 50 en Cuba no era muy referenciada. Esto le oblig√≥ a formar un p√ļblico, una est√©tica, una t√©cnica y una conciencia para la danza cubana. Para ello supo explorar en el material de nuestro folclor, que le aport√≥ hacia el centro de una identidad cubana, de una t√©cnica con la base de esa danza y de una creaci√≥n, focalizada principalmente, en nuestra identidad.

Fue esta una de las primeras alertas culturales que nos dej√≥ este maestro: indagar en nuestra energ√≠a simb√≥lica y en nuestra herencia africana, en los m√ļltiples procesos que le otorgaron un sentido y conciencia de las costumbres cubanas. Este fue su centro.

Entre su creación en el Conjunto Nacional de Danza Moderna, hoy Danza Contemporánea de Cuba, se destacan obras como Suite Yoruba (1960), Orfeo Antillano (1964), Medea y Los Negreros (1968), entre otras bien significativas y de mayor complejidad en su exigencia como coreógrafo.

Tambi√©n ubic√≥ una zona de pensamiento en la danza, en libros como Apreciaci√≥n de la danza (1968), Teatralizaci√≥n de la danza y otros ensayos (1988), Una metodolog√≠a para la ense√Īanza de la danza (1989), Calib√°n danzante (1998), Coordenadas danzarias (2000), Eros baila. Danza y sexualidad (2001).

Su vida nos deja preguntas, alertas, focos de an√°lisis, bases de exploraci√≥n. Ramiro es un camino de inquietud y experimentaci√≥n que no debemos perder en el andar de este arte visual. Su legado se activa cada vez que se descorren hoy cortinas, cuando pensamos en el cuerpo, cuando decimos core√≥grafo o maestro. √Čl supo ubicar y continuar un pensamiento.

foto archivo danza cubana contempor√°nea

Su vida es un libro de consultas universales. Es una guía de irreverencia y de fuerza. El principio y la base de nuestra teoría y creación de la danza.

El arte joven debe tener cada vez más dominio de nuestro pasado cultural porque, justo ahí, es donde encontramos la luz de nuestro presente. Miremos en el pasado, pinchemos, preguntemos y activemos todo un sentido que ha estado latente. Hablemos de Ramiro y eternamente estaremos hablando de danza cubana.


El arte y la literatura seguir√°n existiendo

Una de las grandes satisfacciones que me ha dado mi trabajo fue la edición de Boán, la danza, un libro con el que queríamos inaugurar la nueva imagen de nuestra colección Cuadernos Tablas. Enamorada del reto, largos meses transcurrieron entre escoger fotos, formatos, textos y consolidar una estructura que le permitiera al lector encontrar cada brillo sin que se le escapara uno. Marianela y Alejandro estaban ya fatigados de mis correos y consultas, Annelis me traía propuestas que discutíamos y discutíamos apasionadas las dos. Nos vimos todos, y en las largas seis horas, de las que habla Alejandro, dimos a luz un hijo hermoso. Limamos cada detalle como si nos fuera la vida en ello, y Boán, la danza ocurrió.

cortesía de Marianela Boán

Premio Ra√ļl Mart√≠nez del Arte del Libro 2018, Bo√°n, la danza es una de las joyas de Ediciones Alarcos. Hoy, que acudimos a los autores de nuestro cat√°logo para que nos cuenten de sus experiencias con nosotros, en una especie de ciclo de entrevistas en el que nos hemos enfrascado para franquear cualquier distanciamiento, nos cuenta Alejandro Aguilar, su compilador y autor del cap√≠tulo ¬ęVivir¬Ľ, sesi√≥n biogr√°fica del libro:

¬ęEscribir, compilar, estructurar Bo√°n, la danza fue un proceso largo, dif√≠cil y muy complejo. La idea fue impulsada por la necesidad de ir rescatando la historia y la vida de Marianela Bo√°n como bailarina, core√≥grafa y maestra de la danza contempor√°nea que ha dejado y sigue marcando una huella imperecedera en la historia de la danza y la cultura cubana e hispanoamericana. El veh√≠culo ideal para este trabajo era la revista Tablas, publicaci√≥n insignia de Ediciones Alarcos, editorial de gran prestigio en Cuba y m√°s all√° de sus fronteras. La oferta de publicaci√≥n de Omar Vali√Īo, quien entonces dirig√≠a la editorial, fue un regalo, y el que redise√Īaran la colecci√≥n a partir de ese n√ļmero, un privilegio que fue muy bien honrado con esa foto de Marianela en la portada, autor√≠a del famoso fot√≥grafo argentino Daniel Mordzinski.

cortesía de Marianela Boán

¬ęA pesar de todas las dificultades, incluyendo las econ√≥micas, en poco tiempo logramos aunar esfuerzos y sacar una coedici√≥n con mucha calidad, en la que, con Tablas, participaron la Universidad Nacional Pedro Henr√≠quez Ure√Īa (en la que trabajo) y el Fondo Solidario por la Educaci√≥n y la Cultura, ambas instituciones dominicanas, para conseguir una producci√≥n de gran calidad y trascendencia.

¬ęYa el proceso mismo fue una experiencia deliciosa, no exenta de rigor y exigencias. Si algo me gustar√≠a resaltar fue el encuentro con Yudarkis Veloz como editora y Annelis Noriega, la dise√Īadora, en una visita corta que hicimos Marianela Bo√°n y yo a La Habana. Seis horas de encierro en la sede de Tablas, en las que nos olvidamos hasta del almuerzo. Seis horas de minucioso trabajo en las que, gracias al profesionalismo y la entrega del equipo, dilucidamos todo lo fundamental de lo que ser√≠a la publicaci√≥n. Ese momento de colaboraci√≥n presencial, en tremenda sinton√≠a y eficiencia, casi en estado de gracia, ya hicieron valer el intenso trabajo de meses a distancia.

¬ęCuando finalmente naci√≥ el libro/cuaderno y lo recibimos en Santo Domingo, la expresi√≥n de satisfacci√≥n de Marianela coron√≥ todo el esfuerzo. Luego las presentaciones que se hicieron en Casa de Teatro en Santo Domingo, y en el lobby del Gran Teatro de La Habana, as√≠ como en las Ferias Internacionales del Libro en ambos pa√≠ses, fueron bellos encuentros, emotivos, tan concurridos, que vinieron a confirmar la importancia de esta publicaci√≥n, dada la relevancia y la calidad humana de la figura de la Bo√°n.

cortesía de Marianela Boán

¬ęVivimos hoy un punto de quiebre en el devenir de la humanidad, que est√° exigiendo cambios de paradigmas, de modos de hacer y de ver la vida. El arte, la literatura seguir√°n existiendo y quiz√°s hasta recuperando importancia en la sociedad que ahora parece ralentizar el ritmo fren√©tico que llevaba, acercarse m√°s al lado humano de la existencia. Pero inevitablemente cambiar√°n las formas de crear y comunicar, cambiar√°n los veh√≠culos de entregar y consumir arte. Ese es un desaf√≠o para el que Tablas-Alarcos est√° preparado, partiendo de la calidad humana y profesional de su equipo. Falta que dispongan de las condiciones para producir esa transformaci√≥n. No tengo dudas de que a este equipo nadie lo detiene, y de que su p√ļblico lector siempre estar√° ah√≠ para ustedes, por la calidad del producto que brindan.¬Ľ

Una vez m√°s mi admiraci√≥n y cari√Īo para Alejandro Aguilar y Marianela Bo√°n, dos personas inmensas y hermosas que esta ma√Īana me dec√≠an ¬ęCu√≠date, aqu√≠ estamos bien, por suerte no es tanto el encierro porque estamos frente al mar¬Ľ.

cortesía de Marianela Boán

Un proceso de creación en la danza folclórica

Los procesos de creaci√≥n en la danza constituyen un tema poco trabajado. Adem√°s, la mayor√≠a de estos espacios o discursos resultan le√≠dos, seg√ļn cierta exploraci√≥n, desde la danza contempor√°nea, la danza cl√°sica, o espacios individuales entorno al cuerpo. Pocas veces nos acercamos o tenemos noci√≥n de las habilidades con que cuentan los creadores de danza folcl√≥rica cubana en sus procesos de creaci√≥n.

[+]


Danza Contempor√°nea de Cuba: Tras un debut, 60 a√Īos

La danza es efímera, trabaja una y otra vez desde un espacio y un tiempo, con insistencia, para ser vista en un instante. Para presentar cuerpos, que históricamente tienen este espacio como diálogo. La danza contemporánea toma como pretexto cierta irreverencia en el aquí y el ahora. En ocasiones viaja al pasado pero es para disentir o fijar su memoria histórica.

[+]


Danza Combinatoria en el Complejo Cultural Bertolt Brecht

Danza Combinatoria, compa√Ī√≠a de danza contempor√°nea en nuestra capital, bajo la direcci√≥n art√≠stica y general de la bailarina, maestra y core√≥grafa Rosario C√°rdenas, estar√° por los d√≠as 13, 14 y 15 de marzo en el Complejo Cultural Bertolt Brecht, con el estreno absoluto de la obra MurMuro, del bailar√≠n y core√≥grafo Nelson Reguera.

[+]


Casi a las en punto: Danza Espiral

En honor a la verdad debemos referir que las propuestas danzarias presentadas por Danza Espiral en la Jornada Conmemorativa a Virgilio Pi√Īera, auspiciada por el Consejo Provincial de las Artes Esc√©nicas de Pinar del R√≠o y Teatro de la Utop√≠a, si bien fueron dignas, quedaron por debajo de las expectativas que se hab√≠an generado con respecto a dicho repertorio. Esper√°bamos m√°s de las propuestas danzarias de este reconocido elenco matancero.

Fundada y dirigida desde 1987 por Lilian Padrón, Danza Espiral, ha sido un importante centro de formación de muchas generaciones de bailarines y el espacio de gestación de importantes eventos relacionados con la teoría, crítica y creación danzaria cubanas.

Una muestra de ello es el concurso que sostiene este elenco matancero, Danzan Dos, donde muchos jóvenes coreógrafos han podido presentar su quehacer artístico.

Danza Espiral, que es la tercera compa√Ī√≠a de danza contempor√°nea que surgiera en la d√©cada del 80 en nuestro pa√≠s, en su devenir ha experimentado momentos de alza y reca√≠das, pero siempre se ha mantenido activa. Entre su producci√≥n creativa m√°s significativa est√°n¬†Desde el silencio, Peces en las manos, Destinos, Quimeras, La Vida en Rosa, Kambios Konstantes o El para√≠so perdido.

Las piezas que ahora muestra en la sala Virgilio Pi√Īera pueden considerarse de peque√Īo formato y se centran en el universo literario, particularmente en algunos poemas como Vida de Flora, Las siete en punto, Un hombre es as√≠, de Virgilio. Lo cual hace que estimemos este programa en vista de que todav√≠a, si se tiene en cuenta todo el legado cultural que erigi√≥, no se trazan las suficientes ni continuadas acciones en reconocimiento de la obra pi√Īeriana. Por lo que, en cierto modo, bien acogemos las puestas en escena que Danza Espiral genera en torno a la producci√≥n literaria de Virgilio.

Sin embargo, no basta con ello. Debemos acercarnos con una mirada m√°s detenida y clara, al repertorio que Danza Espiral muestra en este minuto en Vueltabajo.

En ese sentido, es importante reconocer que estas propuestas danzarias, A las en punto, Un hombre es as√≠, Aproximaci√≥n a la adivinaci√≥n, segundo intento, Vida de Flora, fueron seleccionadas y ordenadas con una estimable coherencia dramat√ļrgica; lo cual convirti√≥ el muestrario en un gran espect√°culo.

Adem√°s, debemos se√Īalar que, aun cuando esta producci√≥n danzaria en su mayor√≠a est√° inspirada en poemas con un marcado sentido narrativo, de im√°genes fuertes, evaden la mera ilustraci√≥n del texto literario.

FOTO- ERNESTO NAVEDA
FOTO- ERNESTO NAVEDA

En su escritura escénica defienden; urden una voz propia que no traiciona el referente escrito, son aves que aunque no olvidan la ruta saben mantener su propio vuelo. Algo que nos complace, pues sobran los casos en que entre la pieza y la obra literaria no existe mucha distancia, y uno llega a preguntarse dónde está el acto creativo en ello.

Igualmente, destacamos que las piezas danzarias que Danza Espiral lleva a Pinar del R√≠o tienen un marcado sentido de la teatralidad. Podr√≠amos decir m√°s, a partir de lo que apreciamos, est√°n trazadas y defienden ‚Äďalgo que tambi√©n nos complace‚Äď la danza-teatro, una modalidad esc√©nica que ha sido indispensable para replantear nociones tradicionales del espect√°culo y las resonancias de la corporalidad en el hecho danzario contempor√°neo.

Y, en efecto, al realizar un repaso de estas creacionesde mano de Lilian Padrón denotamos que, en su mayoría, están erguidas sobre una bien establecida conflictividad (la circunstancia de los pies grandes de Flora; el conflicto existencial que vive el personaje ruso que tanto recuerda a Los Ciervos y encarna Lilian Padrón; la lucha de los personajes contra el paso del tiempo), germen originario de la teatralidad.

Conflictos bien definidos que mueven y generan una acción escénico-danzaria que suele correctamente plantearse, desplegarse en algunos casos y resolverse generalmente (algo que veremos más adelante).

Otro de los elementos que acent√ļa ese sentido de teatralidad en las obras de tema pi√Īeriano que lleva a escena Lilian Padr√≥n, es la producci√≥n de la imagen esc√©nica llena de texturas, de efectos luminosos, claroscuros, colores intensos (Un hombre es as√≠), apagones; la propia apariencia de los bailarines, con la que se persigue crear intensos contrastes, provocar desde la imagen del danzante (aparecer vestidos en una camisa blanca y en ropa interior o mostrando partes desnudas de su cuerpo); la utilizaci√≥n de elementos poco convencionales para iluminar la escena como los celulares (A las en punto); la falsa nieve que cae de lo alto de la escena y el tel√≥n rojo que carga Lilian Padr√≥n (Aproximaci√≥n a la adivinaci√≥n, segundo intento); el juego con las olas de emociones colectivas y particulares; la exploraci√≥n de lo grotesco (las patas de rana que representan los pies de Flora), el juego con la histeria. Elementos que en su conjunto conforman un universo on√≠rico, en muchos casos l√≠rico y bastante inquietante, pero muy teatral.

Lo que sabe acentuar Lilian Padrón, al desplegar en escena determinados procedimientos coreográficos como acumulación, el trabajo con diferentes dinámicas y tempos, la reiteración, el canon en pos de subrayar la crisis escénica en la que existen y enfrentan los sujetos que evoca en la danza y que buscan dar vida a los bailarines.

Mas debemos apuntar con relaci√≥n a las obras presentadas en la sala Virgilio Pi√Īera que estimamos que algunas de ellas, como A las empunto o Un hombre es as√≠, si bien desde el punto de vista coreogr√°fico, la construcci√≥n de la imagen esc√©nica pueden ser interesantes, sobre todo la primera de estas, quiz√°s podr√≠an desarrollarse m√°s desde el punto de vista de la acci√≥n esc√©nica y lo movimental; explorar mucho m√°s todas las posibilidades que le brinda la naturaleza de situacionesinscritas en los textos literarios de los que nacen.

En Vida de Flora podría precisarse más la dramaturgia musical y por consiguiente, los estilos danzarios que se llevan a escena, pues en muchos casos no son coherentes unos con otros, y esta evidente y no salvada incompatibilidad afecta de manera general todo lo que a nivel de relato escénico se conoce e intenta plantear.

Se extra√Īa, asimismo, en las obras que presenciamos de Danza Espiral, un sentido m√°s agudo humor virgiliano, de lo transgresor, burlesco, ir√≥nico, hist√©rico, que aflora c√≠nicamente en sus textos.

También, nos inquieta cierta falta de unidad en cuanto a la interpretación de los danzantes. Cuando nos referimos a esto, lo hacemos pensando en que los bailarines no se muestran con una misma línea interpretativa, una que demuestre que se ha curtido en ellos, desde lo movimental o corporal, la poética de Danza Espiral; y que se denotan desniveles profundos en cuanto al dominio técnico de algunos de estos. Todavía queda una labor intensa que realizar en ese sentido.

Mas, debemos se√Īalar que pese a lo antes referido, destacan en la compa√Ī√≠a el muy simp√°tico y cuidadoso, d√ļctil, Christhoper Andy Boulet, Erique Leyva y, desde luego, la vital maestra Lilian Padr√≥n, quien en su interpretaci√≥n danzaria de Aproximaci√≥n a la adivinaci√≥n, segundo Intentonos demostr√≥ que la danza no se debe ce√Īir a una corporalidad determinada (el cuerpo juvenil por ejemplo), sino que cada sujeto tiene sus propias resonancias, su discurso, su rica naturaleza expresiva y que s√≥lo hay que encontrarla.

También nos corroboró en esta pieza que todavía uno de los hitos de la danza moderna y contemporánea en Cuba, Lilian Padrón, sigue viva, activa, para que la danza fluya a través de ella.

Las presentaciones de Danza Espiral en Pinar del R√≠o, en una provincia donde la pr√°ctica danzaria est√° tan deprimida, son muy agradecibles. No obstante, consideramos que una agrupaci√≥n de merecido prestigio como esta, quiz√°s podr√≠a ‚Äúapretar m√°s la mano‚ÄĚ, desarrollar y precisar la dramaturgia esc√©nica de algunas de sus piezas y, pese a las consabidas p√©rdidas y recuperaciones del elenco, trabajar m√°s en lograr una igualdad interpretativa y est√©tica que identifique a sus bailarines de otros tantos que andan por la geograf√≠a de nuestra isla y otros lares.

Con todo, agradecemos que los de Danza Espiral, en este minuto nos regalen en Vueltabajo un acercamiento tan digno a la obra de nuestro Virgilio Pi√Īera.


¬°La danza, se piensa!

Nuestras existencias est√°n atravesadas por incontables rituales provenientes de la tradici√≥n, de la actualidad o de din√°micas cotidianas, ya en el plano m√°s √≠ntimo. Por ello, no es extra√Īo que esas acciones que encierran una carga simb√≥lica, que forman parte de un car√°cter, que definen una manera de entender el mundo, sean pensadas desde el arte. [+]


Danza Fragmentada tiene un cuarto de siglo

Con la reposici√≥n de la pieza El puente de Aguilera, cl√°sica del repertorio del maestro Ladislao Navarro, que reaparece tras 20 a√Īos de su estreno, concluyeron en el teatro Guaso de la ciudad de Guant√°namo, las jornadas de celebraci√≥n por los 25 a√Īos de la compa√Ī√≠a Danza fragmentada, genuina cultivadora del estilo contempor√°neo y representativa del s√≥lido movimiento danzario en Guant√°namo

[+]


Liuba María Hevia: una obra que enamora y ensancha

Compositora, trovadora y cantante por excelencia. Liuba Mar√≠a Hevia es una de las voces imprescindibles de nuestro panorama musical. Por estos d√≠as, guitarra en mano unida a su inconfundible voz y a destacadas orquestas sinf√≥nicas del pa√≠s, ha deleitado al p√ļblico con la gira nacional que celebra los 35 a√Īos de su carrera art√≠stica, y agradece a todos los que han colaborado con esa trayectoria.

[+]