Cuento


Dan a conocer ganadores del Concurso de Literatura Fant√°stica Oscar Hurtado

Dada la situaci√≥n sanitaria existente en el pa√≠s y la imposibilidad de realizar la premiaci√≥n del XI Concurso de Literatura Fant√°stica Oscar Hurtado, los organizadores deciden hacer p√ļblica las actas del fallo en los tres g√©neros convocados, tal y como presentamos a continuaci√≥n.

ACTA JURADO DE CUENTO

Siendo el sexto d√≠a del cuarto mes del a√Īo 2020, que pasar√° definitivamente a la historia como el a√Īo del coronavirus, los abajo firmantes, luego de varias conversaciones telef√≥nicas, emails y chateos de WhatsApp, desde el confinamiento protector de nuestras casa, bunkers, nasobuco incluido por si las moscas, han terminado por ponerse de acuerdo a pesar de sus inevitables discrepancias y deciden:

En la categoría de cuento de Fantasía otorgar cuatro menciones:

La primera mención, por lograr un relato de fantasía anclado en nuestras raíces tainas y escrito con grandestreza narrativa, fluidez y dominio del lenguaje es para Juracán del autor con seudónimo Deminán, y que se nombra David Domínguez Francisco.

La segunda menci√≥n, por lograr un notable ambiente de novela negra fant√°stica, y una eficaz trama de suspense que re√ļne a Jack el Destripador con el mism√≠simo Mefist√≥feles en un bar,se otorga a BARadamantis del autor con seud√≥nimo Choly, y cuyo nombre real es Jorge Mederos Aguilar.

La tercera menci√≥n por ser una fantas√≠a sat√≠rica eficaz, divertida y bien contada a El heredero firmada con el belicoso nombre de √Āyax y que result√≥ ser L√°zaro Yusniel Lorenzo.

Y la cuarta menci√≥n por un relato bien construido que destila un especial candor al narrar la amistad entre una ni√Īa ciega y una criatura alada a El √Āngel presentado con seud√≥nimo Aiden y cuyo autor es Denis Luis Angueira Saborit.

Y el premio Oscar Hurtado 2020 en fantasía, por ser un relato excelentemente hilvanado que encierra una historia dentro de otra, ambas imaginativas e interesantes, y que deviene una pieza original dentro del tantas veces trillado camino de la fantasía épica a El precio de la grandeza escrito bajo el seudónimo de Axel y que no es otro que el escritor tunero José Alejandro Cantallops.

En la categoría de Ciencia Ficción otorgar también cuatro menciones a los siguientes relatos:

Por el fino y original humor que despliega para convertirlo en algo más que otro cuento cubano típico de inventores locos a Energía Descargable, de autor con seudónimo Murphy y nombre real Maikel Díaz Rosales.

Por la calidad de la narrativa y las ideas inquietantes que despliega, y a pesar de que de ciencia ficci√≥n solo tiene un ligero barniz a Pol√≠ticamente Incorrecto de una tal Coraline quien en esta realidad se llama Mar√≠a Jes√ļs Ch√°vez y es santiaguera de pura cepa.

Por la eficacia e imaginación conque nos narra una escena erótica entre un ente extraterrestre y dos cubanos a Utopía firmado Francis, que resultó ser Pedro Luis Azcuy.

Por la originalidad de las ideas que maneja la descripci√≥n inquietante de un mundo que busca una felicidad artificial acosta de su misma humanidad a¬† El men√ļ del d√≠a escrito por Nagathve, cuyo nombre real es Nathaly Vega y vive en Matanzas.

Y conceder el premio Oscar Hurtado en ciencia ficci√≥n a un relato muy bien estructurado y mejor escrito que conjuga originalidad con eficacia narrativa,y del cual solo lamentamos que haya sido tan brevea Crezcan los ni√Īos del autor Jos√© A. Oniria, que result√≥ ser Alejandro Manuel Rodr√≠guez Cruz.

Y para terminar se le otorga el premio especial del jurado al relato que mejoraborda  el tema de los robots y las IAs, por ser el cuento mejor logrado, con una historia original y fluida con un cierto aroma a Odisea Espacial 2001, a Galantis, firmado por Temponauta que no es otro que Jonathan Sánchez Marrero.

El jurado quiere reconocer la participaci√≥n masiva en este concurso con 103 relatos, destacar que este a√Īo, la calidad de los cuentos fant√°sticos excedi√≥ notablemente a los de ciencia ficci√≥n, y recordarle a los autores que lo m√°s elemental en un concurso es cumplir con la bases del mismo ya que dos de los relatos finalistas tuvieron que ser descartados por no cumplir con el l√≠mite de p√°ginas establecidas.

Y para que todo esto conste en los anales de los premios Oscar Hurtado firman la presente acta:

Yoss                         

Erick J. Mota                          

Carlos A. Duarte

ACTA JURADO DE POES√ćA

La Habana, 7 de abril de 2020

El jurado del Premio de Poes√≠a Oscar Hurtado 2020 se re√ļne por v√≠a correo electr√≥nico para deliberar sobre los textos presentados al concurso. Tras revisar una veintena de textos se acuerda por unanimidad que:

  1. En muchos de los textos presentados se aprecia poca madurez poética, y en otros la temática fantástica y de ciencia ficción se aborda superficialmente.
  2. b) Se decide otorgar Mención a los textos:

Detrás del paraíso, de Morgana, de la poeta: Leyta Edith Sánchez Sosa.

Bestia salvaje, de Fuego en el Encausto, del poeta: Alberto Rodríguez Rodríguez

Canción para después del vino, de El viajero, del poeta: Amilcar Rodríguez Cal

Patricia en la tierra, de Yo de San Mernardis, de la poeta: Marianela Labrada Hern√°ndez

  1. Finalmente, se decide otrogar el Premio a la obra Uncanny Valley, presentada bajo el seudónimo de Charizard, dado que es el texto que denota mayor limpieza en el lenguaje y sostiene un mejor ritmo y unidad en el discurso, con un final bien logrado, demostrando un mayor dominio de la palabra. La ganadora es la poeta: Janelle Pumariega Santana
  2. Al resto de los participantes se les recomienda continuar profundizando en la estructura del lenguaje poético, y en las lecturas sobre el género fantástico y la ciencia ficción.

Para que así conste firman,

Giselle Lucía Navarro

Ra√ļl Aguiar¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

María Cristina Martínez          

ACTA DEL JURADO CATEGOR√ćA DE ART√ćCULO TE√ďRICO:

A los 14 d√≠as del mes de abril del 2020, a√Īo dif√≠cil si los hay, los jurados del concurso Oscar Hurtado en la modalidad de art√≠culo te√≥rico (e incluyendo ensayo, rese√Īa, cr√≥nica, etc), tras algunas deliberaciones telef√≥nicas (todo el mundo qued√≥ en casa, aunque nadie se lav√≥ las manos… con el veredicto) acord√≥ otorgar:

MENCIONES a los textos:

Los espejos de la posguerra. Ucronías, fake news y viceversa, enviado por el autor cuyo seudónimo es Albert Speer, quién resultó ser Amílcar Rodríguez Cal, por su interesante y exhaustivo análisis que es también guía de lectura de las ucronías con punto jonbar en la II Guerra Mundial.  

Y: Simpat√≠a por el diablo, de la autora con seud√≥nimo Margot Tenenbaum, que se nos revel√≥ luego como Barbarella d‚ÄôAcevedo, por su trabajo en doble funci√≥n de rese√Īa de ‚ÄúEl Maestro y Margarita‚ÄĚ y breve discusi√≥n de la vida Mijail Bulgakov, claramente invitante a la lectura de una obra sobresaliente y peculiar dentro del g√©nero fant√°stico y la literatura universal.¬†¬†

Y el PREMIO √ļnico a:

Creaci√≥n de guiones para videojuegos RPG de mundo abierto, escondido bajo el oportuno seud√≥nimo de Player One, y siendo nada m√°s y nada menos que Roger Dura√Īona, por un desarrollo muy personal de sus ideas, que cuenta con experiencias de primera mano, en cuanto a la narrativa detr√°s los videojuegos RPG y c√≥mo contribuir a convertirlos en genuinas piezas de entretenimiento intelectual.

Y para que así conste, firman la presente:

Rinaldo Acosta                                 

Ra√ļl Aguiar¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Gabriel Gil


Los nasobucos infantiles de Luis Manuel

Cuando Luis Manuel Vald√©s LLauguert cos√≠a los vestuarios del grupo Noria, y conservaba luego los retazos que sobraban, sab√≠a que en alg√ļn momento iban a ser √ļtiles. Su invariable h√°bito lo llev√≥ a nuevas tareas, pues desde que en Cuba fuesen declarados los primeros casos de COVID-19, ya su m√°quina de coser se apresuraba a crear los primeros nasobucos que reparti√≥ entre amigos y vecinos de su barrio al centro de la ciudad de Matanzas.

fotos cortesía de Luis Manuel

Entre ellos unos ni√Īos testarudos, vecinos de la cuadra, se negaban a usar la prenda, sin embargo, la creatividad de este joven miembro de la AHS en Matanzas y director del proyecto de teatro callejero Noria no se hizo esperar y en unos pocos d√≠as ya ten√≠a listos otros tantos, esta vez, con modelos muy singulares, a los cuales los peque√Īos no pudieron resistirse.

fotos cortesía del entrevistado

‚ÄúDe ese incidente viene mi motivaci√≥n, pues cuando vi que con un poco de creatividad lograba que esos peque√Īos usaran el nasobuco, pens√© que utilizando los recortes de nuestros vestuarios pod√≠a hacer otro grupo para ¬†otros ni√Īos que los necesitaran y me enfrasqu√© en la tarea‚ÄĚ, comenta Luis Manuel.

Cerca de 25 piezas con dise√Īos sumamente originales fueron donadas por √©l a varios c√≠rculos infantiles de la cabecera provincial. Luis Manuel cuenta con orgullo la alegr√≠a con que fueron recibidos, incluso los ni√Īos de su barrio le han otorgado nuevas funciones en a veces intentan usarlos como t√≠teres.

‚ÄúEl objetivo esencial es crear una pieza que resulta imprescindible en estos tiempos, pero m√°s personalizada, de manera que los ni√Īos se sientan motivados a usarla y se protejan.

fotos cortesía del entrevistado

‚ÄúPor supuesto, es un trabajo que lleva tiempo y recursos, porque recrear estos personajes de cuentos o dibujos animados requiere un esfuerzo extra y a veces no tenemos suficiente material, pero lo importante es saber que a los ni√Īos les gustan y que estamos colaborando al enfrentamiento del coronavirus‚ÄĚ.

Junto a Luis Manuel y su madre, otros artesanos de la Red de Educadores Populares se suman a esta tarea de crear para los m√°s peque√Īos en tiempos de Coronovirus.

‚ÄúVamos a seguir aportando mientras se pueda, son tiempos de solidaridad y si tenemos la posibilidad de ayudar, lo seguiremos haciendo‚ÄĚ, dijo con seguridad.

fotos cortesía de Luis Manuel

Los nasobucos infantiles de Luis Manuel

Cuando Luis Manuel Vald√©s LLauguert cos√≠a los vestuarios del grupo Noria, y conservaba luego los retazos que sobraban, sab√≠a que en alg√ļn momento iban a ser √ļtiles. Su invariable h√°bito lo llev√≥ a nuevas tareas, pues desde que en Cuba fuesen declarados los primeros casos de COVID-19, ya su m√°quina de coser se apresuraba a crear los primeros nasobucos que reparti√≥ entre amigos y vecinos de su barrio al centro de la ciudad de Matanzas.

fotos cortesía de Luis Manuel

Entre ellos unos ni√Īos testarudos, vecinos de la cuadra, se negaban a usar la prenda, sin embargo, la creatividad de este joven miembro de la AHS en Matanzas y director del proyecto de teatro callejero Noria no se hizo esperar y en unos pocos d√≠as ya ten√≠a listos otros tantos, esta vez, con modelos muy singulares, a los cuales los peque√Īos no pudieron resistirse.

fotos cortesía del entrevistado

‚ÄúDe ese incidente viene mi motivaci√≥n, pues cuando vi que con un poco de creatividad lograba que esos peque√Īos usaran el nasobuco, pens√© que utilizando los recortes de nuestros vestuarios pod√≠a hacer otro grupo para ¬†otros ni√Īos que los necesitaran y me enfrasqu√© en la tarea‚ÄĚ, comenta Luis Manuel.

Cerca de 25 piezas con dise√Īos sumamente originales fueron donadas por √©l a varios c√≠rculos infantiles de la cabecera provincial. Luis Manuel cuenta con orgullo la alegr√≠a con que fueron recibidos, incluso los ni√Īos de su barrio le han otorgado nuevas funciones en a veces intentan usarlos como t√≠teres.

‚ÄúEl objetivo esencial es crear una pieza que resulta imprescindible en estos tiempos, pero m√°s personalizada, de manera que los ni√Īos se sientan motivados a usarla y se protejan.

fotos cortesía del entrevistado

‚ÄúPor supuesto, es un trabajo que lleva tiempo y recursos, porque recrear estos personajes de cuentos o dibujos animados requiere un esfuerzo extra y a veces no tenemos suficiente material, pero lo importante es saber que a los ni√Īos les gustan y que estamos colaborando al enfrentamiento del coronavirus‚ÄĚ.

Junto a Luis Manuel y su madre, otros artesanos de la Red de Educadores Populares se suman a esta tarea de crear para los m√°s peque√Īos en tiempos de Coronovirus.

‚ÄúVamos a seguir aportando mientras se pueda, son tiempos de solidaridad y si tenemos la posibilidad de ayudar, lo seguiremos haciendo‚ÄĚ, dijo con seguridad.

fotos cortesía de Luis Manuel

La llave p√ļblica convoca a la prosa

La palabra escrita es reconocida por la AHS en Ciego de √Āvila, en coordinaci√≥n con el Centro Provincial del Libro y la Literatura, en v√≠speras de los d√≠as 26 al 29 de mayo de 2020. En el a√Īo 2001 se convoc√≥ a un concurso de narrativa en el √°mbito del evento ¬ęJuegos Florales¬Ľ, de la sede avile√Īa, que habituaba reconocer a los poetas cubanos ganadores. Result√≥ ganador el escritor avile√Īo Vasily Mendoza. Con el crecimiento de narradores en el entorno local, a partir del a√Īo 2014 se oficializa la entrega del premio bienal ¬ęLa llave p√ļblica¬Ľ a la mejor narrativa, alternando su entrega con el galard√≥n ¬ęPoes√≠a de primavera¬Ľ, al mejor cuaderno de poes√≠a.

En esta, su IV edici√≥n, la convocatoria queda abierta hasta el 30 de abril de 2020. Podr√°n optar por el premio, los escritores cubanos de hasta 35 a√Īos de edad, miembros o no de la AHS, abanderados de la narrativa, residentes en el territorio nacional, con obras de g√©nero cuento o novela, de tem√°tica libre, entre 40 y 60 cuartillas, impreso original y dos copias, mecanografiado a dos espacios en formato A4. Los autores entregar√°n las obras bajo pseud√≥nimo y sobre aparte con sus datos personales, d√≠gase: direcci√≥n particular, tel√©fono, correo electr√≥nico y centro de estudio o trabajo. La entrega se har√° en Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, calle Independencia #160, e/ Sim√≥n Reyes y Jos√© Mar√≠a Agramonte, CP 65 100 Ciego de √Āvila.

Para no ver transformado un concurso de alcance nacional en municipal, acatando #QuedateEnCasa,, el comit√© decide disponer de las direcciones de correo robertoarmas@nauta.cu y roberto.kahrloss@gmail.com pertenecientes al jefe del secci√≥n de literatura, para el env√≠o de los textos y datos personales; visto que, ¬ęCorreos de Cuba¬Ľ suspendi√≥ sus servicios y las transportaciones municipales son restringidas e interprovinciales canceladas con el enjaulado, literalmente, de las terminales, como m√©todos de prevenci√≥n para la salud.

Poster de Juegos Florales ¬ęJuegos Florales¬Ľ 2017

Nace de un taller de apreciaci√≥n literaria nombrado ¬ęCompay Grillo¬Ľ, la idea de oficializar el premio con nombre ¬ęLa llave p√ļblica¬Ľ, t√≠tulo de un libro de cuentos de F√©lix S√°nchez, en honor a su labor, por coordinaci√≥n de los escritores Arlen Regueiro Mas, Carmen Hern√°ndez Pe√Īa y el mismo F√©lix S√°nchez. Desde el a√Īo 2017, la organizaci√≥n de los ¬ęJuegos Florales¬Ľ queda a cargo del jefe de secci√≥n de literatura Roberto Armas D√≠az y el comit√© organizador integrado por miembros de los diferentes departamentos de la Asociaci√≥n.

Con las obras Como mienten los boleros, El sentimiento m√°s importante y Mec√°nica de las naranjas, han sido ganadores de ¬ęLa llave p√ļblica¬Ľ, desde 2014, los autores Ail√≠n Garc√≠a Gonzales, de Isla de la Juventud, con su primera narrativa; la holguinera Zulema Guti√©rrez Lozano, tambi√©n ganadora de menci√≥n por su literatura para adultos El fin, y el tunero Geonel Alejandro Rama Alem√°n, respectivamente. Las menciones reconocen obras, no ganadoras, pero dignas de resaltar, tales son los casos de Mordidas (2016), por Jorge L√°zaro Foronda, y La ciudad que no era m√≠a (2018), de Norge Luis Labrada Gutierrez.

La publicaci√≥n del cuaderno por Ediciones √Āvila es el mayor halago que estos participantes puedan tener. El premio ser√° indivisible, aportar√°, adem√°s, un pago inicial correspondiente a sus anticipos de derechos de autor, de 1500.00 pesos, moneda nacional; acompa√Īado de una obra de un artista pl√°stico avile√Īo, m√°s el diploma acreditativo. El premio puede quedar desierto si las obras presentadas no re√ļnen la calidad necesaria.


Contra todo pronóstico, literatura (+ video)

Gracia, imaginaci√≥n y una t√©cnica pulida son apenas los primeros adjetivos que armonizan y distinguen la obra de Leoneski Buquet, quien ‚Äďpara ser exactos‚Äď todav√≠a no se despoja del miedo de ense√Īar en p√ļblico sus textos.

Es que antes de ser escritor o siquiera esbozar unos trazos sobre el papel, se suponía que se graduaría como Ingeniero en Instalaciones Energéticas Navales y que trabajaría bien cerca de las Tropas de Guardafronteras. Al menos este era el curso real definido para un cadete disciplinado, egresado de la Escuela Militar Camilo Cienfuegos.

Como la vida a veces se escribe en renglones torcidos, a los tres meses de llegar a la Academia Naval Granma estaba en un punto de no retorno, donde todavía no figuraba la literatura, pero tampoco la vida militar.

No fueron el amor o la alegría los sentimientos que provocaron sus primeras líneas, sino el dolor de la muerte, lo que calcó en unos cuantos versos octosílabos. Entonces, volvieron de un tirón los libros de la infancia, los retazos engavetados, el empujón de la familia y las ganas de hacer y pensar la literatura como algo más que un pasatiempo o un desahogo espiritual.

De Ciro Redondo a los talleres literarios Santa Palabra y Compay Grillo, bajo la tutela de Eduardo Pino y F√©lix S√°nchez, respectivamente, lleg√≥ con la vehemencia de quien quiere recuperar el tiempo perdido y con pasi√≥n fue moldeando su voz l√≠rica. Ni√Īos as√≠ de grandes fue el proyecto de libro de poes√≠a infantil aprobado en el Plan Editorial de Ediciones √Āvila, en cambio, lo que vino despu√©s no era una probabilidad calculada.

Testamento de sombras se alzó con el Premio de Poesía de Primavera, y El diablo está en los detalles mereció el Portus Patris, otorgado por la Asociación Hermanos Saíz en Las Tunas, por el mérito de aunar seis cuentos que exponen distintas situaciones personales ancladas a la realidad cubana.

En puntos suspensivos se mantuvo su ingreso al Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso hasta que lleg√≥ la aprobaci√≥n, y con la beca de creaci√≥n Caballo de Coral cerr√≥ un ciclo que puede devolverle la posibilidad de imprimir este a√Īo el ejemplar Con los ojos cerrados, compendio de cuentos que rozan el absurdo y el realismo m√°gico, con un narrador personaje que matiza sentimientos, situaciones, y un lenguaje balanceado entre lo ir√≥nico y lo coloquial.

Publicada por Ahs Ciego de Avila en Martes, 1 de octubre de 2019

Saberse en un momento de experimentación, en un camino literario construido a base de prueba y error, sería la descripción más exacta de la obra de Leoneski, que hasta ahora parece tan variopinta como existencial y comedida. Aunque sus libros no han salido al mercado, verlos en blanco y negro será satisfacción visceral y confirmación de sus desvelos.

  • ¬ŅQu√© autores han influenciado tus textos?

Las primeras lecturas no fueron encaminadas por nadie, sino que iba a la biblioteca y pedía un título. Recuerdo al Corsario Negro y muchos cuentos de Onelio Jorge Cardoso. Después comencé a interesarme por la décima y me acerqué a Modesto San Gil, José Alexis Díaz Pimienta y José Luis Serrano. Estas primeras influencias las mezclé con clásicos de la literatura cubana y universal, sugeridos en los talleres literarios, y, entonces, descubrí otro mundo de significados.

  • ¬ŅSon importantes los talleres literarios para la preparaci√≥n de un escritor?

El taller literario es el espacio donde se puede decantar qué vale o no la pena. Mis primeros textos cumplían con los requisitos formales de estilo y métrica, pero trataban tópicos muy personales y frecuentes como el amor, porque solo eran descargas que hacía sobre el papel.

Esto lo comprendí allí cuando Eduardo Pino me incitó a salirme del canon de la décima. Además, me ayudaron a visibilizar qué tipo de obra quería hacer y me dieron las herramientas para lograrlo. Entre los escritores decimos que el primer objetivo de un taller es formar buenos lectores.

  • ¬ŅQu√© es lo que m√°s valoras en tu formaci√≥n?

Me importan mucho las lecturas que pueda acumular. Algunos dicen que se nace escritor, aunque en mi opinión son el tiempo y la dedicación quienes lo construyen. Hay que ir de más a mucho más, porque tan importante son los clásicos como los autores contemporáneos. La madurez literaria, en parte, depende de eso y de la posibilidad de valorar un libro con otro y encontrar siempre mejores resultados.

  • ¬ŅEntiendes la literatura como un oficio o un modo de asumir la vida?

La literatura me permite decir cosas que de otra forma nunca expresaría, es mi momento de relajación y de llenar vacíos. Hablo de mis preocupaciones, deseos y obsesiones, y vuelco al papel mis experiencias del día a día. No la veo como un oficio o un modo de sustentarme, para ser exactos, es un plan B, porque lo primero es un trabajo que te garantice solvencia económica, que en estos días no se logra necesariamente por la cantidad de libros publicados.

  • Entre la poes√≠a y la narrativa, ¬Ņcon cu√°l te sientes m√°s c√≥modo?

Me muevo de la poesía a la narrativa y leo todo lo que me cae a mano, tanto que ya me han aconsejado organizar las lecturas. Sin embargo, con la poesía siento cómo las metáforas y sentimientos fluyen mejor.

Lo que escribo hoy no se parece en nada a mis primeras l√≠neas y eso me hace feliz porque denota cierta madurez en mi trabajo. Tengo textos in√©ditos que no he mostrado nunca porque pienso que la siguiente versi√≥n puede ser mejor a√ļn. En cuanto a la literatura infantil, ha sido un desaf√≠o asumido por la inspiraci√≥n de mi ni√Īo Samuel. Quiero que sepa que su pap√° tambi√©n escribe para √©l.

  • ¬ŅCu√°n dif√≠cil es ser un autor in√©dito en Cuba?

Existen muchas posibilidades para la superaci√≥n y el Sistema de Ediciones Territoriales ayuda a visibilizar cada a√Īo la obra de much√≠simos autores j√≥venes, a lo que se suman los concursos y las cinco editoriales adscritas a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z.

Sin embargo, salir del anonimato, conformar un proyecto de libro y competir siempre son desafíos y el miedo al fracaso está.

Hay momentos en los que dudo y tengo miedo de revisar, por eso trato de ser exigente con mis textos y la primera idea de mejorarla, aunque otras veces elaboro el √ļltimo verso y despu√©s concibo el resto.

Lo cierto es que se necesita mucho martillo y cincel para lograr el buen acabado de un poema, y el miedo a la crítica o a que no sea suficientemente bueno siempre está presente.

  • Entonces‚Ķ ¬Ņconf√≠as en los concursos literarios?

Al respecto hay muchas opiniones encontradas y hay quienes dicen que los concursos vienen con nombres y apellidos. Creo que los jurados deben defender la obra por encima del nombre. En mi caso, he enviado mi trabajo a diversos certámenes y he ganado y perdido en igual proporción; sin embargo, sigo haciéndolo porque competir es apenas el primer paso.


Viaje a la fantasía

Es la juventud el relevo, en esta etapa de la vida los artistas crean con ímpetu sus obras. En la literatura, por ejemplo, casi todos comienzan a esbozar sus primigenios poemas, cuentos o novelas antes de cumplir las 35 primaveras.

No fue diferente para Abel Guelmes Roblejo, quien ya anda con paso seguro en la narrativa. A pesar de su corto bregar en el mundo de las letras, ha tenido el placer de recibir dos galardones en concursos especializados: el primero fue el de la revista Juventud T√©cnica, en el a√Īo 2017, con un cuento de ciencia ficci√≥n; el segundo, el Oscar Hurtado, hace dos a√Īos, en la categor√≠a de fantas√≠a. Su √ļltimo y no menos importante lauro fue el premio La Gaveta, del a√Īo pasado ‚Äďun certamen organizado por la revista hom√≥nima, de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Pinar del R√≠o, y no especializado en estos subg√©neros‚Äď, en el apartado de cuento.

En entrevista exclusiva con BOHEMIA nos habla sobre sus primeras experiencias en el mundo de la creación literaria, así como sus éxitos actuales; la importancia de los talleres para los escritores y lo más importante: no dejar nunca de leer y nutrirse de los más sabios.

‚ÄúComenc√© a escribir en el a√Īo 2013 ‚Äďrememora‚Äď. Desde ese entonces me acerqu√© al taller Espacio Abierto y al proyecto Dialfa, ya que eran los √ļnicos lugares afines a mis gustos literarios, adem√°s ten√≠a conocimiento de que en ellos se reun√≠an escritores. Estaba pr√°cticamente como una p√°gina en blanco y quer√≠a nutrirme de sus conocimientos.

Viaje a la fantasía.

En 2017 vio publicado su primer libro.

‚ÄúAl inicio cre√≠a que narrar era f√°cil. Un d√≠a me sent√© y tecle√© en la computadora 12 p√°ginas de mi primer cuento. A√ļn lo tengo, es desastroso; solo que en aquella √©poca no lo ve√≠a as√≠, incluso lo envi√© a un concurso. Sin propon√©rmelo, su g√©nero era la fantas√≠a; en aquel momento no sab√≠a la existencia de estas diferenciaciones, para m√≠ era solo escribir un texto.

‚ÄúEn mi primera sesi√≥n de Espacio Abierto, escuch√© algunas narraciones con los mismos errores que la m√≠a, y me di cuenta de que necesitaba m√°s lecturas. Deb√≠a respetar este oficio que reci√©n hab√≠a descubierto y hacerle honor a quienes me estaban ense√Īando‚ÄĚ.

‚Äď ¬ŅPersonalmente, en qu√© devino ese taller?

-Es mi casa, mi familia. Allí sigo aprendiendo en cada encuentro y he puesto en práctica todo lo asimilado en el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. He crecido en la literatura y como persona. No fuera lo que soy hoy, como escritor, si no existiera Espacio Abierto. Para mí sí resulta imprescindible.

‚ÄúEs literal y literariamente mi taller, aunque no de forma exclusiva, es tan m√≠o c√≥mo de cualquier escritor que se le acerque, a fin de cuentas, es un espacio accesible para todos. Ha ayudado, ayuda y ayudar√° a much√≠simos literatos, no solo de La Habana, tambi√©n de otras provincias‚ÄĚ.

-¬ŅDe qu√© manera el Centro Onelio contribuy√≥ en tu formaci√≥n?

-Entr√© en el propio a√Īo 2013. All√≠ aprend√≠ las t√©cnicas narrativas, a amar y respetar el oficio de la literatura, a cuidarlo y atenderlo a diario. Cambi√≥ mi forma de ver todo. Est√° entre las mejores experiencias de mi vida. No solo conoc√≠ gente maravillosa y me integr√© a esa hermandad, tambi√©n a magn√≠ficos escritores‚ÄĚ.

-¬ŅPor qu√© escribes ciencia ficci√≥n y fantas√≠a?

-La afición al género fantástico en general (lo que incluye a la ciencia ficción) viene de las lecturas que tuve en la infancia. Entre mis autores preferidos en esa época se encontraban Julio Verne y Poe, por mencionar sólo dos.

‚ÄúEn la actualidad sigo sin proponerme escribir un g√©nero en espec√≠fico, m√°s bien hago un cuento o una novela, en resumen, una historia. Eso no niega que tenga preferencia por lo fant√°stico al escribir y al leer, porque es una literatura que no tiene l√≠mites preestablecidos, es libre, solo la restringe la imaginaci√≥n del autor, quien crea un mundo nuevo. No es como en el realismo, donde se recrea una historia ya con reglas estrictas en un universo conocido‚ÄĚ.

Viaje a la fantasía.

Además de este volumen, incluido en la colección Hojas de Hierba, de Ediciones Loynaz, sus obras en integran varias antologías.

-¬ŅQu√© te aport√≥ haber obtenido el premio en el concurso de la revista La Gaveta?

-Gan√© el primer premio en este certamen con el libro¬†Men√ļ Completo. Fue maravilloso que reconocieran de esta manera mi trabajo. ‚ÄúHe cumplido as√≠ varios sue√Īos: publicar en mi pa√≠s, ser le√≠do por mis amigos, emocionarme porque algunos desconocidos me digan que les gust√≥ y verlo en un¬†stand¬†en la Feria Internacional del Libro de la Habana.

“Es un volumen de cuentos, donde los relatos se centran en el absurdo. Creé una serie de historias, en apariencia comunes, que se van desarrollando hasta llegar a niveles irracionales. Quería demostrar que los géneros literarios pueden utilizarse como pretexto, porque lo que importa es lo que cuentas; por eso en mi libro encontrarás cuentos humorísticos (o rayando el humor), de suspense y románticos.

‚ÄúRecibir ese premio es una prueba de que en Cuba hay quienes ven m√°s all√° de los g√©neros literarios y se fijan en lo que uno quiere decir como creador‚ÄĚ.


√Črase otra vez

La verdad no s√© qu√© fuimos a buscar a tan tempranas horas Nelson y yo a la avenida Garz√≥n. La ardilla parec√≠a desafiar el paso de mi amigo que le dej√≥ petrificada en aquella portada. Yo lo sacud√≠a, aquel era uno de los t√≠tulos de mi librero infantil y no entend√≠ c√≥mo fue a parar a una venta de libros de uso. Pero Nelson no entiende mi agon√≠a. Como muchos ni√Īos en los  Ľ80 pas√© largas temporadas en reinos lejanos y trasmontanos. Mi mundo era una especie de Mosc√ļ tropical. ¬°Y vaya misterios tiene la literatura y el universo on√≠rico! Horas despu√©s me tropec√© con la ardilla de la editorial Raduga y pasados unos instantes de nostalgia perdi√≥ total importancia.

Comenc√© a desmara√Īar el estante, estaba segura, en aquellos paseos por las librer√≠as mi madre se las ingeniaba cual diplom√°tica literaria transnacional. De ni√Īa jugaba con libros y no solo los le√≠a. Armaba siluetas de barcos multi√©tnicos y me introduc√≠a en ellos, el enorme tama√Īo de mi casa se apresta. Entonces la literatura incluso me resultaba m√°s placentera porque no andaba en posturas cr√≠ticas y otras man√≠as del adulto lector. Solo me dejaba llevar por las aguas y el velero, y fui feliz.

Y gracias a esa especie de selección natural tuve acceso a lecturas de los más diversos parajes literario-culturales. Polvo y recuerdos mediante, al modus de corsarios y piratas a la toma del botín, acabo de reencontrar otro de mis más queridos títulos por entonces, Cuentos y Leyendas Vietnamitas:

…En pueblos solitarios, campesinos y terratenientes, lagos y hadas

Cursaba el a√Īo 1984 cuando la editorial Gente Nueva sacaba a la luz el t√≠tulo ya nombrado. Los cuentos y leyendas contenidos en el volumen estuvieron basados en relatos orales o composiciones escritas de los estudiantes vietnamitas que en la d√©cada del  Ľ65al  Ľ75 del pasado siglo vinieron a Cuba becados para estudiar en la Universidad de La Habana y cursaron estudios en la Escuela de Letras y Arte de la Facultad de Humanidades. Los hijos del arroz tomaron clases de idioma espa√Īol en la Licenciatura en Estudios Hisp√°nicos para extranjeros y fueron alumnos de Marta Santo Tom√°s S√°nchez a cargo de la selecci√≥n y adaptaci√≥n de los relatos compilados. En el pr√≥logo se aclara que la adaptadora procur√≥ la conservaci√≥n del estilo directo y sencillo de los relatos originales.

Me estaba ratos admirando las largu√≠simas trenzas de Tam, la protagonista de una de las leyendas, que distingue en la imagen de cubierta. Dese√© comer de las tandas del arroz que ella escog√≠a. Compar√© nuestros sombreros de yarey con los de aquellos muchachos de ojos rasgados. Sent√≠ hambre de los frutos que daban m√°gicos √°rboles, lanc√© flechas y cruc√© el lago a la espalda del barquero cuyo rostro tuve que inventar. ¬†La calidad del papel no compet√≠a con las ediciones predominantes en mi librero, pero las ilustraciones a cargo de Enrique Mart√≠nez, a pesar de ce√Īirse al dibujo en blanco y negro, lograron captar las esencias de las narraciones y transportarlos con audacia a la infancia cubana de entonces.¬†

En aquel momento echaba a volar y ya, como correspondía. Ahora vuelo menos y me percato de algunas particularidades con referentes inmediatos a aquel entorno cultural oriental, diferente de los patrones del arte y la literatura occidental. Por ejemplo, las hadas de los cuentos tradicionales vietnamitas no son sólo del sexo femenino, pueden ser de ambos sexos, jóvenes o ancianos. Hay diversidad también en la tipología de las hadas, las hay jóvenes y bellas a semejanza de su parentela europea, pero también aparecen en la representación de ancianos y ancianas. Hadas al fin comparten sustratos como la habilidad para aparecer y desaparecer, tomar figuras de animales, genios o espíritus, ayudar a los buenos y castigar a los malos:

Veamos el momento de la aparición de la entidad del hada-anciano en dos de los relatos:

ilustraciones del libro Cuentos y leyendas vietnamitas

(Tam y Cam)

“Tam pensó que su mamá la castigaría y se echó a llorar desconsoladamente. De pronto, se le apareció un anciano de barbas largas y blancas como la nieve, quien con voz dulce le preguntó:

-¬ŅPor qu√© lloras tanto, ni√Īa?

-Ay, abuelo, trabaj√© toda la ma√Īana para llenar mi cesta de peces, pero mientras me ba√Īaba desaparecieron todos y temo que mi mam√° me castigue.

Entonces el anciano le dijo:

-Mira, hijita, no llores más, aquí tienes peces.

(El bastón mágico)

“…De pronto, el tronco del árbol se estremeció, y del mismo surgió un anciano de larga barba, todo vestido de blanco, con un bastón en la mano. El anciano tocó a Manh con el bastón, y le habló así:

-Manh, t√ļ trabajas mucho y vives pobremente; sin embargo, eres bueno y siempre tienes paciencia y modestia. Toma este bast√≥n para que te ayude a vivir mejor. Puedes pedirle lo que necesites, pero nunca pidas demasiado‚Ķ‚ÄĚ

Se observa un gran parecido entre el cuento Tam (granito de arroz partido) y Cam (fina c√°scara blanca del arroz) y el conocid√≠simo La Cenicienta. Seg√ļn aporta la compiladora, los alumnos vietnamitas atestiguaron el origen tradicional de este relato, muy popular en la naci√≥n asi√°tica desde muchas generaciones atr√°s. Cualquier semejanza tendr√° sus vaivenes literarios y antropol√≥gicos entre las olas del Mar Adri√°tico que serv√≠a de puente entre el lejano Oriente y Europa. Gracias a la divulgaci√≥n de diversos personajes gran cantidad de cuentos, leyendas y f√°bulas europeas arrancan de ra√≠ces orientales. Me vienen a la idea algunas teor√≠as de base antropol√≥gica como el paralelismo o el difusionismo cultural que contribuir√≠an a explicar estas y otras coincidencias que acaecen entre estos cuentos y leyendas y sus pares simb√≥lico-culturales del √°mbito occidental.

ilustraciones del libro Cuentos y leyendas vietnamitas

Aparecen en la versi√≥n vietnamita marcas de identidad y la cultura popular como son los propios h√°bitos alimenticios y un plato b√°sico en dicha cultura como el arroz y las tareas compartidas de base familiar como el acto de escogerlo. El famoso zapato aparece como zapatillas de seda bordadas al modo del atav√≠o femenino oriental, y por supuesto en relaci√≥n con la b√ļsqueda de un pie chico como concepto oriental de la belleza femenina. Aunque debemos recordar que los pies de las hermanastras de Cenicienta tampoco cupieron en el zapatico de cristal, otra coincidencia en los conceptos est√©ticos entre uno y otro relato.

Los cuentos tradicionales vietnamitas tienen adem√°s de su encanto narrativo, que los hace atractivos para ni√Īos y adultos, significativos valores √©ticos y culturales. En muchas de las leyendas se exaltan las m√°s nobles virtudes humanas. En numerosos cuentos se aprecia la relaci√≥n entre el hombre y la naturaleza, se describen los animales y las plantas y las relaciones sociales de la √©poca.

Aparecen con reiteraci√≥n temas como la enfermedad y la muerte. La segunda, en la mayor parte de los relatos es la soluci√≥n-ense√Īanza fatal que marca el fin de los personajes negativos; sin embargo, en uno solo de los relatos la muerte se plantea como un suceso excelso, un fin heroico, s√≠mbolo de resistencia y tenacidad. Tal es la tesis que se plantea en ‚ÄúEl p√°jaro Ko-Kan-Kac-Fuc‚ÄĚ:

‚Äú‚Ķmuchos j√≥venes cayeron en el camino, y al morir se convert√≠an en p√°jaros que revoloteaban y cantaban ‚ÄúKo-Kan-Kac-Fuc‚ÄĚ (¬°Vence las dificultades!) para dar √°nimo a los que continuaban la penosa marcha.

Despu√©s de muchas semanas de camino, llegaron¬† a un despejado valle: era la entrada al pa√≠s del este, donde se viv√≠a en paz y abundancia. All√≠ se establecieron los vietnamitas y tuvieron una vida dichosa; los ni√Īos jugaban, re√≠an y cantaban. Y los hombres y mujeres que trabajaban en los campos eran estimulados por el canto de las aves que gritaban ‚ÄúKo-Kan-Kac-Fuc‚ÄĚ, simp√°ticos p√°jaros que hasta el d√≠a de hoy se encuentran en los bosques de Vietnam.‚ÄĚ

ilustraciones del libro Cuentos y leyendas vietnamitas

¬†Las historias se basan en la oposici√≥n entre el bien y el mal en las que los ‚Äúmalos‚ÄĚ, a sus contravalores suman el ser ‚Äúgordos y feos‚ÄĚ como ocurre en ‚ÄúEl origen de los monos‚ÄĚ con los personajes del terrateniente, mujer e hijas. Hay igual gran semejanza con la Cenicienta pues el anciano de barba blanca y largo bast√≥n transforma a la sufrida Teo, sirvienta de los primeros, ‚Äúen una muchacha hermos√≠sima con un vestido esplendoroso. Su boca era rosada como una flor, sus ojos de mirada dulce y brillante, ninguna muchacha era tan bella como Teo. Al verla, todos los j√≥venes de la aldea se sintieron cautivados por su belleza.‚ÄĚ En esto coinciden los cuentos de anta√Īo y varios del presente anclado a la pantalla, la felicidad femenina pende atada a la conquista del universo varonil. As√≠ han sido y ¬Ņser√°n? educadas las futuras reinas del hogar en varias regiones del orbe. El escarmiento para los malvados llega por obra de sus propios defectos, que les convierten en monos peludos y feos.

El triunfo de la bondad sobre la codicia aparece en ‚ÄúEl √°rbol de fruta‚ÄĚ, que tiene como protagonista la fruta oriental conocida como grosella china, √°rbol caracter√≠stico del paisaje vietnamita. Tambi√©n aparecen representadas las relaciones antag√≥nicas entre miembros cercanos de la parentela,¬† relaci√≥n disfuncional en la literatura que tanto ancl√≥ en la narrativa de varias culturas. Por solo mencionar cercanos referentes podr√≠amos citar el conflicto entre el Me√Īique martiano y sus hermanos. Como en aquel y en otros, el s√≠mbolo del √°rbol que da frutos a quien lo merece se debate entre las bondades de Dong (hermano menor seg√ļn ¬Ņcasualidad literaria?) y la ense√Īanza o fatalidad para Thu y su esposa, cuya codicia culmina por arrojarlos al mar.

En ‚ÄúLa inteligencia‚ÄĚ se representa la figura del campesino no solo con valores como la laboriosidad, tambi√©n como persona de audacia ante las contingencias, capaz de solucionar dif√≠ciles situaciones. ‚ÄúEl bast√≥n m√°gico‚ÄĚ es otra de las p√°ginas protagonizadas por el personaje del campesino cuyo antagonista es un poderoso e inconforme terrateniente quien al final del relato resulta muerto por su propia codicia, como resultado de los golpes que recibe del bast√≥n arrebatado al campesino. H√°gase notar una vez m√°s la recurrencia a la muerte como ense√Īanza fatal a los personajes negativos. Por su parte, el campesino es pobre, trabajador, persistente en sus labores, paciente, modesto, solidario con los de su clase y feliz. Los elementos de la naturaleza como el s√≠mbolo √°rbol resultan recurrentes en estas narrativas. El √°rbol da sombra para aliviar la fatiga del campesino y durante el sue√Īo de aquel se transforma en ‚Äúun anciano de larga barba, todo vestido de blanco, con un bast√≥n en la mano‚ÄĚ. El bast√≥n ser√° el objeto de la discordia que dar√° bienestar al sensato trabajador y aleccionar√° con la muerte al terrateniente.

‚ÄúEl sol, la luna y las estrellas‚ÄĚ entra√Īa ¬†una narrativa al modo g√©nesis donde las flechas de un viejo cazador y su hijo (en el sentido de la cristiana trinidad: Padre (cazador) ‚ÄďHijo y esp√≠ritu santo (disparo de la flecha)‚Äď organizan el cosmos en un Sol, un sol herido ante el primer disparo del hijo inexperto que se trastoca en luna, estrellas y luceros que devinieron ‚Äúde los pedazos luminosos de los soles muertos‚ÄĚ por los disparos anteriores del Padre. Formaci√≥n a partir de la que se libera a la Tierra del intenso calor emanado por los innumerables soles en existencia. El arco y la flecha del padre e hijo salvan a la humanidad. Nada m√°s semejante a la tesis cristiana.

ilustraciones del libro Cuentos y leyendas vietnamitas

Las relaciones entre los hombres y los animales dom√©sticos se exponen en ‚ÄúGato y perro‚ÄĚ, donde se plasma una versi√≥n muy simp√°tica del origen de la enemistad entre uno y otro animal.

En ‚ÄúEl barquero‚ÄĚ, la historia lleva a retablo el personaje del esposo dedicado cuyo sacrificio ‚Äďhada mediante‚Äď cura de una terrible enfermedad a la esposa, a la vez que queda sumido en la pobreza. La mujer ahora rozagante de salud aparece como un ser malvado, malagradecido y ¬°oh gran casualidad!, traicionero, lo cual desencadena en que debe devolver al hombre las tres gotas de su sangre que la salvaron y al hacerlo se desploma convirti√©ndose en un mosquito hembra que hasta estas teclas busca con desesperaci√≥n libar la sangre de los humanos.

La ‚ÄúLeyenda de Than Yung y el caballo de hierro‚ÄĚ encarnan la narraci√≥n √©pica en una especie de par√°bola con la a√ļn reciente victoria del pueblo vietnamita.

El cuento ‚ÄúEl sapo, t√≠o del emperador del Cielo‚ÄĚ asume un argumento medioambientalista pues centra la historia en la desaparici√≥n de la lluvia ‚ÄúEn tiempos remotos, cuando s√≥lo de plantas y animales se cubr√≠a la Tierra y a√ļn el hombre no hab√≠a surgido‚ÄĚ. Es otra muestra de la estrecha uni√≥n entre realidad y fantas√≠a, pues ¬Ņno es cierto que los sapos anuncian la lluvia con su canto?:

ilustraciones del libro Cuentos y leyendas vietnamitas

‚Äú-En el futuro, si vuelve a haber sequ√≠a, ¬Ņqu√© debemos hacer?

El emperador del cielo respondió:

-No es necesario que suban…

-Entonces propongo, que cuando haya sequía le avise por medio del rechinar de mis dientes.

A la sugerencia del sapo, el emperador contestó:

-Acepto, cada vez que oiga tu rechinar dejaré que la lluvia vaya enseguida junto a ustedes.

(…)

Desde entonces, cada vez que el sapo llama al cielo, la lluvia acude inmediatamente para alegrar y propiciar la vida de todos en la Tierra.‚ÄĚ

El personaje del Sapo es simp√°tico y muy positivo, tienes actitudes como el liderazgo y encarniza la tenacidad y valent√≠a que promueven otros valores como la justicia. La f√°bula llama a la uni√≥n de empe√Īo y aceptaci√≥n entre diferentes.

Como colof√≥n, el volumen recoge una leyenda que extiende sus ra√≠ces a p√°ginas hist√≥rico-culturales del panorama vietnamita. ‚ÄúLa torre de la tortuga o el lago de la espada restituida‚ÄĚ sit√ļa el hecho narrativo en Hanoi, en un lago ‚Äúen cuyo centro se alza una alta torre, conocida por la torre de la tortuga y el lago recibe el nombre de lago de la espada restituida‚ÄĚ.

La torre en cuestión se ubica en medio del lago Hoan Kiem. Y el origen de los nombres de la torre y el lago remontan al lector a una lección de historia:

ilustraciones del libro Cuentos y leyendas vietnamitas

‚ÄúHace m√°s de quinientos a√Īos, Vietnam se vio invadida por una dinast√≠a china. Para defender¬† a su pueblo, al frente de los vietnamitas se puso un guerrero llamado Le-Loi, quien hab√≠a sido hasta entonces un humilde campesino.‚ÄĚ

El pasaje se refiere al momento hist√≥rico con fecha de 1408, cuando la Dinast√≠a Ming invadi√≥ Vietnam. Veinte a√Īos m√°s tarde los vietnamitas derrotaron a los chinos bajo la direcci√≥n de Le-Loi, quien m√°s tarde fund√≥ la Dinast√≠a L√™ Quan y renombr√≥ la ciudad como Tonkin.

Sin embargo, seg√ļn fuentes digitales consultadas, Le Loi ¬†no fue un campesino sino un terrateniente devenido general vietnamita que, efectivamente, obtuvo la victoria de independencia para Vietnam de China y fund√≥ la ¬†dinast√≠a Le (1428‚Äď1788). Entre sus logros se mencionan ¬†las reformas agrarias que hizo para ayudar a los campesinos. Fue el h√©roe vietnamita m√°s homenajeado de su tiempo.

La recreación  con la que concluye la compilación de relatos apela a elementos de la fantasía épica y el mito, donde las aguas del lago constituyen elemento fundamental.

Carta no enviada a la Editorial

La casa de la infancia de Nelson era peque√Īa en demas√≠a como para hacerle un lugar a los libros, seg√ļn sus padres. Jugar ten√≠a horario espec√≠fico pasado el cual los juguetes eran encaramados en una caja fuera del alcance de los ni√Īos. Nelson como una inmensa poblaci√≥n mundial y an√≥nima no es un buen lector ni de prospectos pero s√≠ se hizo buena gente y amigo m√≠o. Cuando supo de nuestra on√≠rica traves√≠a solt√≥ su carcajada procaz, y me regal√≥ el pie forzado para una relectura en d√≠as en que puedo abrigar a quien soy en cualquier sitio de mi estante.


«Escribir, mi necesidad de expresarme» (+ fotos y audios)

No es la primera vez que converso con Elizabeth Soto en forma de entrevista. La anterior, despu√©s de la presentaci√≥n de Escritos sin rabia, su primer poemario, bajo el sello de Ediciones La Luz, fue publicada en este mismo sitio. Ahora volvemos sobre algunos de esos temas, con la excusa del reciente lanzamiento de La joven luz: Entrada de emergencia. Selecci√≥n de poetas en Holgu√≠n, ebook y audiolibro de La Luz que re√ļne la obra de 15 j√≥venes voces en la provincia. Una de esas voces l√≠ricas es Elizabeth Soto.

Elizabeth, diagramadora de esta editorial, realizó, además, parte de la edición de los textos incluidos en La joven luz… Todo esto, sumado a su obra reciente y su labor en la traducción poética del francés, suman motivos para volver sobre su trabajo y su obra literaria.

Elizabeth Soto – Postal – Ediciones La Luz

‚ÄďAunque en Entrada de emergencias‚Ķ predominan los autores in√©ditos, ya t√ļ tienes publicado un poemario, Escritos sin rabia, editado tambi√©n bajo el sello de Ediciones La Luz‚Ķ Hablemos un poco de este libro, ya a m√°s de un a√Īo de su publicaci√≥n, y de lo que representa para una autora joven publicar su primer poemario y que sea por La Luz‚Ķ

Han pasado muchas cosas interesantes que no pens√© descubrir con tan solo una publicaci√≥n. Realmente han sido el motor impulsor para seguir escribiendo, a partir de las presentaciones de Escritos‚Ķ conoc√≠ muchas personas que compraron mi libro. Me complace decir, como integrante del equipo editorial de Ediciones La Luz, que varios ejemplares est√°n diseminados en menos de un a√Īo por pa√≠ses como Estados Unidos, M√©xico, Espa√Īa, Pa√≠s Vasco, Colombia, Austria, Argentina… Que las personas se acerquen y te digan que se identifican con tu literatura proporciona una felicidad inmensa.

Presentación del ebook РFoto Luis Yuseff

Mi pasión por lo que hago no me deja verme como una autora aislada, escribo y cada publicación es un agradecimiento colectivo. Aunque me resulte incómodo hablar en primera persona de mis logros, no hay nada más gratificante como el trabajo de todos, aportando ideas de cualquier cosa. Escribo desde la alegría y rodeada de seres que me inspiran a seguir, ya sean los amigos o la familia. Por otra parte, eso también pasó con la selección de poetas de la AHS en Holguín. Fue un trabajo en equipo con recuerdos muy gratos.

Cubierta Escritos sin rabia РElizabeth Soto Cortesía de Ediciones La Luz

‚ÄďBajo tu cuidado y el de Liset Prego estuvo buena parte de la selecci√≥n, edici√≥n y correcci√≥n de este ebook, que viene a ser el primero en la editorial. Com√©ntanos c√≥mo surgi√≥ este proyecto, las peculiaridades del proceso editorial, qu√© fue lo m√°s dif√≠cil‚Ķ

El proyecto surge primeramente por una idea de nuestro Luis Yuseff, evidentemente es la principal luz en toda esta editorial, que nos gu√≠a con la libertad que necesitamos para poder crear sin l√≠mites; a ello se le suma el buen ambiente de trabajo que se respira. Entre varias tazas de caf√© siempre surgen las mejores ideas. Los autores de la selecci√≥n en su mayor√≠a hab√≠amos trabajado en alg√ļn momento y si conoces de antemano a la persona, pues esto aporta comprender mejor sus interioridades. De este modo trabajamos la edici√≥n, con mucho respeto y escalando minuciosamente en el lenguaje que var√≠a bastante de un autor a otro, precisamente por las diferencias de edades, intereses, etc.

‚ÄďNo ha pasado mucho tiempo, es cierto, pero ¬Ņqu√© ha cambiado de la poeta Elizabeth Soto de Escritos sin rabia, adem√°s de la doble maternidad, a la que podemos leer ahora?

El tiempo, cada d√≠a tengo menos tiempo para m√≠, pero del mismo modo disfruto esta carencia porque me entrego a ellas, mis hijas, por completo. No hay nada que supere mi felicidad como verlas sonre√≠r, aunque esto parezca una frase tan manida. Pasarme horas sin dormir por cualquier catarro o por cambios del mismo crecimiento donde se irritan a veces sin sentido aparente me cansa, me impide sentarme ante la hoja en blanco. Pero la necesidad de expresarme es tanta que un buen d√≠a comenc√© a escribir precisamente de lo agobiante y hermoso que es ser madre; as√≠ es como surge el libro de cuentos cortos Consultas prenatales, en proceso de escritura y correcci√≥n a√ļn.

‚ÄďTrabajas como diagramadora en La Luz. O sea, est√°s cerca y formas partes de los procesos creativos de la editorial. ¬ŅCu√°nto crees qu√© es importante un ebook que re√ļna las j√≥venes voces po√©ticas de la provincia y adem√°s, una campa√Īa como A la luz se lee mejor?

El ebook tiene la ventaja de que llegue de forma más rápida a todo el que lo precise, pero quedaremos carentes del olor a libro, que a mi generación seduce.

Sé que la traducción literaria también ocupa parte de tus días, incluso relacionada con La Luz…

Mi pasi√≥n por el franc√©s es de siempre. Comenc√© por el cine, no pod√≠a perderme ni una pel√≠cula francesa buena o mala. Y justo cuando me grad√ļo en la Alianza Francesa de La Habana regreso a Holgu√≠n y Yuseff me hace este encargo editorial: Jacques Pr√©vert.

Grabación del audiolibro Entrada de emergencia en Radio Holguín РFoto Luis Yuseff

Pas√© un a√Īo para entregar la traducci√≥n, pues traducir es ponerse en la piel del otro. Crear una empat√≠a tan certera hasta el punto que seas t√ļ la voz. La poes√≠a es muy subjetiva, por tanto es tan importante comprender las experiencias vividas por el autor como el contexto donde se desarrolla. Y saber hasta qu√© punto eres libre de encontrar la palabra exacta en un idioma con una complejidad muy parecida al espa√Īol.

Cuando pensé que no iba a traducir más, con la lectura investigativa y al azar que suelo hacer como parte de mi vida y mi trabajo, descubro entonces a François Villon, un poeta del medioevo francés con una lírica tan interesante que no pude dejarlo pasar por alto y ahí estoy, inmersa en esos versos galos que tanto dicen de mí.


Cuentos del Zoo, una puesta necesaria

La mezcla en escena del trabajo con t√≠teres, con m√°scaras, trabajo actoral en vivo y coreograf√≠as de baile, regal√≥ la Compa√Ī√≠a de Teatro Oc√©ano con la pieza Cuentos del Zoo, para los ni√Īos y los amantes del teatro en general de esta ciudad santaclare√Īa. Entrega muy din√°mica y alegre de este Mejunje Teatral resulta sin dudas el libreto de Juan Gonz√°lez Ramos, puesto en escena por Irina Aguilar.

Estrenada hace ya dos a√Īos, con motivo de los 500 de La Villa de La Habana, la obra es un montaje con retablo y tres personajes que encarnan al personal de un jard√≠n zool√≥gico. Idalmis Ram√≠rez como Campana, Jos√© Yasser Alfonso, que interpreta al administrador Amapolo, e Irina Aguilar como Cristina.

foto dorisbel guillén

Ellos cuentan a los ni√Īos las peripecias de los animales que all√≠ son expuestos y a los cuales dan vida a trav√©s de graciosos t√≠teres. Las subtramas se nutren del folclor cl√°sico. Son acompa√Īadas por fragmentos de melod√≠as tan conocidas como ‚ÄúLo feo‚ÄĚ, de Teresita Fern√°ndez, cuyas letras fueron alteradas en consonancia con la trama. Tributa as√≠ a la unidad dram√°tica.

‚ÄúCon este elenco llevamos un a√Īo de presentaciones regulares y estamos muy felices porque a los ni√Īos les gusta mucho,‚ÄĚ dijo Aguiar, en declaraciones para el Portal del Arte Joven Cubano. Tambi√©n precis√≥ que en el guion se incorporan fragmentos de los diferentes libros de texto de lectura de la ense√Īanza primaria.

Cuentos del Zoo desborda energ√≠a, pero no solo divierte y nutre a los ni√Īos de sabidur√≠a popular, de buena m√ļsica y colorido. Por encima de todo se avoca al cuidado de la naturaleza y de los animales. Pero no es un llamado ambientalista m√°s, sino uno entretenido y trascendente. Toca temas como la autoestima, la camarader√≠a, el buen gusto, el racismo, la valoraci√≥n del otro.

foto dorisbel guillén

Involucra al p√ļblico con preguntas directas, competencias participativas que se logran sin ruidos en la secuencia de acciones, sin perder la hilaridad de las historias secundarias ni de la trama principal del Zoo. Pues los actores devenidos titiriteros se identifican con su entorno, con los fen√≥menos tan cotidianos de un zool√≥gico, que despiertan admiraci√≥n en las personas como, por ejemplo, el acto de alimentar a los leones.

En opini√≥n de Aguilar esto justifica las peripecias que se cometen y se logra una atmosfera que no solo agrada, sino que extrapola a los infantes hacia contextos y mundos de su imaginaci√≥n. Se le a√Īade un dise√Īo escenogr√°fico atractivo y colorido, con un retablo de recursos minimalista. T√≠teres de diferentes tama√Īos y materiales, as√≠ como textos √°giles y eficacia histri√≥nica.¬†

A todo esto, se debe la mezcla de alegr√≠a y sobrecogimiento que se qued√≥ entre los espectadores del Gui√Īol despu√©s de la puesta. Pues esta es una obra que contin√ļa dialogando con su p√ļblico al cerrarse el tel√≥n. ¬†


El regocijo del silencio

Desde un universo lleno de sonidos, donde el poema pareciera nacer de un ejercicio de profunda meditación, la vibra creativa de Ismaray Pozo resurge como la hierba silvestre.

Esta muchacha pinare√Īa, nacida en 1987, tiene tantas palabras y colores por compartir que, a pesar del silencio y ese halo de nostalgia o misterio que cubre su sonrisa, aquellos que la conocen no pueden ignorarla. Elegancia, sencillez y amor fueron los primeros rasgos que percib√≠ en ella cuando la conoc√≠.

Es poetisa, licenciada en Historia del Arte, editora, correctora y promotora cultural. Tiene dos poemarios publicados: Regresiones (Ed. Guantanamera, 2017) y Abisales (Ed. Loynaz, 2018), con este √ļltimo obtuvo Menci√≥n en el Calendario 2017. Pr√≥ximamente ver√° la luz por la editorial Extramuros tu libro La recitante, Premio Luis Rogelio Nogueras 2018.

H√°blanos un poco del proceso creativo de este √ļltimo cuaderno y la propuesta que nos trae

La recitante es un libro que naci√≥ pronto, pero luego de un largo proceso de acumulaci√≥n, de ideas persistentes en los √ļltimos a√Īos. Lo que estaba ah√≠ acumulado se sediment√≥ por defecto. Era una necesidad. Por primera vez me planteaba hacer un libro.

Regresiones no es m√°s que una selecci√≥n de mis primeros textos, salido a la luz de una forma muy azarosa por el sello Guantanamera. Tiene un tono primitivo. Abisales fue m√°s l√ļdico. El tercer brote es m√°s consciente. La recitante es la voz (las voces) de una mujer. Esta mujer habla sobre s√≠ y c√≥mo ella se percibe; percibe el resto de las cosas. Y a su vez especula, desde una voz ventrilocua, lo que el resto percibe en ella. Es un libro sobre las representaciones. En la comedia, la recitante, es una farsante, una travestida/mutante.

¬ŅCu√°les fueron los impulsos emocionales o creativos que te empujaron desde muy joven hacia el camino de las letras, especialmente la poes√≠a?

No fue una cuesti√≥n de impulso, sino de no tener opciones, eso quiero creer. Fui una ni√Īa muy ensimismada, con gran vocaci√≥n por la contemplaci√≥n, el silencio. Lo aprecio. Me gusta cuando la palabra se mesura, se guarda. En aquel entonces parec√≠a eso un problema, tener eventos de antipat√≠a o evasi√≥n hacia la gente. Pensar, imaginar, era una ventana, una puerta anch√≠sima. En casa ten√≠amos un cuarto al que llam√°bamos ‚Äúcuarto de los regueros‚ÄĚ, pleno de libros de la colecci√≥n Hurac√°n, apolillados en su mayor√≠a. Los libros fueron despertando una inquietud por la literatura; quer√≠a mimetizar lo le√≠do. La poes√≠a naci√≥ en la adolescencia, salvajemente.

¬ŅEn tus poemas, cu√°nto hay de la muchacha cin√©fila que so√Īaba con ser directora de cine, de la historiadora de arte, de la mujer que eres?

Todo. ¬ŅQu√© puedo hacer sino serle fiel a mi raz√≥n? He intentado que mis textos sean m√°s contenidos y menos frondosos. Que no sean desmedidos es su b√ļsqueda, pero eso est√° dado por algo de lo que no me puedo desligar. La b√ļsqueda ha sido una constante. El querer transitar otros caminos, no conformarme con lo hecho, sino ir de trasiego en trasiego. Mutando. Mudando como yo misma. Historia del Arte es una carrera que te abre a eso, expande, y nos deja, a los graduados, un radio, un extraradio de nombres, obras, acciones, expresiones del arte, que se quedan luego levitando, flotando en la cabeza para otras m√ļltiples asociaciones. Es algo que no evito, de eso que flota agarro, como se hace con un globo lleno de helio. Lo dejas volar o lo tomas.

Tus libros se ofrecen como una especie de mapa que capta la sensibilidad de lo po√©tico en otras manifestaciones del arte ¬ŅQu√© referentes art√≠sticos y literarios han marcado tu obra?

No siempre he sido consciente de lo que quiero decir. Al principio, la poes√≠a era salvaje, abrupta. No me despertaba eso, siquiera inquietud, ni cuestionaba que lo hecho fuese poes√≠a. No de la manera que me lo cuestiono ahora. El cine y la m√ļsica son otras constantes, muchos de los referentes que cito son musicales o cinematogr√°ficos. Loca por el jazz, cercana a un guitarrista que ha estudiado con Rodney Jones, Ed Cherry (m√ļsicos de Dizzy Gillespie), y tocado con Pat Bianchi (m√ļsico de Pat Martino), Brian Charette (m√ļsico de George Coleman). V√≠nculos como este han reforzado una pasi√≥n, ya vieja, por el jazz y la m√ļsica de ra√≠ces negras.

Tuve inquietudes por el cine. Hice pruebas¬† para entrar a la FAMCA, a la EICTV de San Antonio de los Ba√Īos. Luego me di cuenta que esas inquietudes no eran deseos urgentes.

En la literatura, la poesía me roba. Creo en el chamanismo poético, el buen poeta, es un ilumidado, un develador, dispuesto a descuadrar lo que ve en infinitas posibilidades, a pulverizarse la mente y los ojos en el acto. Eso me llevó a descubrir la poesía de Emily Dickinson.

Fui conducida a leer a E.D, Pessoa, Eliseo Diego, Lina de Feria, Aim√© C√©saire y otras zonas de la literatura caribe√Īa que me resultan explosivas y comprometidas: √Čdouard Glissant, Jacques Roumain. Luego A. Pizarnik, I.Vilari√Īo, Clarice Lispector, Margarite Duras, Nelida Pi√Ī√≥n, Ana√Įs Nin, Anne Carson, Igner Christensen (sugerida por Raydel Araoz).

He encontrado una cófrade literaria, un regalo, en Caridad Atencio, otra poeta que admiro por su fuerza, madurez, su ojo crítico brillante. Gracias a esto mi lectura se expande, por ejemplo, a la poesía norteamericana, poco explorada antes por mí, entre la obra de autoras como Susan Sontag.

Naciste en Puerta de Golpe, Pinar del R√≠o, lugar donde resides actualmente y que quiz√°s ha significado un golpe de inspiraci√≥n para tu escritura. ¬ŅQu√© dificultades supone el hecho de ser escritora y vivir en un contexto rural?

Todo condiciona, por rebote, omisi√≥n, por carambola. El lugar puede hacer proclive que esa inquietud naciente se vuelva un estado, se pierda o permanezca. El espacio rural es c√≥modo para la literatura, ‚Äúm√°s tranquilo que la cara de una mujer que miente‚ÄĚ; ah√≠ donde escasea la polifon√≠a, los ruidos de la ciudad, yo no encuentro m√°s que chivas berreando, gallos, mis perros, alg√ļn que otro carro pasante, arrieros. La tensi√≥n est√° en otras cosas, en otras carencias. Ese no haber, hizo que buscara. El campo es un maravilloso lugar, una estaci√≥n de brotes, otra de siega, rebrotes, resiegas‚Ķ

Para un escritor que se inicia, las dificultades de un espacio así podrían estar dadas por la falta de visibilidad, el alejamiento de las bocas, de los censores de opinión. Pero eso no me supone un problema. Me regocijo en el silencio.

Eres graduada del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso. ¬ŅC√≥mo influy√≥ esta etapa en tu proceso creativo? ¬ŅActualmente escribes narrativa?

Me gradu√© en el 2016. Siempre dan ganas de volver. Pasar por el Centro Onelio lo sent√≠a entonces como un imperativo. Sin ser de La Habana y pensando que de La Habana en alg√ļn momento ten√≠a que marchar, estudiar all√≠ era algo por hacer antes de irme.

¬†Escrib√≠ algunos cuentos. Le√≠ uno sobre una mujer con problemas de sujesi√≥n en el mundo f√≠sico. Para resolverlo ella ten√≠a que hacer un ejercicio: desbloquear su chakra radical haciendo pucheros. Eduardo Heras, me dijo «eso es terrible». Me cuestion√© si estaba haciendo bien.

En las clases, escrib√≠a poes√≠a. Llevaba m√°s de 10 a√Īos escribiendo poemas, intent√°ndolo, pero aquello era otra b√ļsqueda. Tard√≠a para escribir como era, no sent√≠a que fuese mi mayor directriz, sino otro medio, como el cine, las artes visuales, la m√ļsica, un m√©todo, un haz de luz sobre las cosas. Pod√≠a publicarse, y no.

Agradezco al Centro la redirección del camino. El gusto por la poesía es lo más persistente. Luego de eso, he intentado hacer algunos cuentos que después de un humazo, como en la magia, se deshacen.

Paralelamente a tu faceta creativa, trabajas como promotora cultural, editora y correctora en Ediciones Loynaz. ¬ŅQu√© ha aportado esta labor a tu proceso creativo?

Mucho. Constancia, seriedad. Estar de cerca en el proceso de creación y armazón de un libro ha hecho que me involucre más, no solo en lo mío, también en lo ajeno. Agradezco a la Loynaz por todo ese aprendizaje.

¬ŅC√≥mo definir√≠as a los poetas en el siglo XXI?

El poeta del siglo XXI es un hombre de su √©poca. Con las mismas constantes e inquietudes humanas, que son como despertares. Siempre que nace un hombre est√° yacente ese anillo que nos sobrepasa: ‚Äúel ser‚ÄĚ; y cada motivo reincidente que viene con ‚Äúel ser‚ÄĚ: el tiempo, el lenguaje, la acci√≥n, la narraci√≥n de esa acci√≥n, el fin. Es lo mismo.

El hombre, el poeta, sigue siendo un buscador de oro.

Tenemos ahí la obra de los poetas de siglos pasados. Siento que ahora, en el arte, no se niega lo anterior. De lo anterior bebemos, nos atragantamos, nos insertamos en una gran argamasa.

¬ŅCon qu√© generaci√≥n te identificas m√°s dentro del plano de la literatura cubana? ¬ŅC√≥mo pudieras definir a tu generaci√≥n?

La literatura cubana es riquísima. Un framboyán floreciente, eso hace que hayan nombres descoyantes como picos de iceberg en todas las generaciones. Todo el tiempo. Pero, me siento más cercana a la literatura del siglo pasado que a la del siglo XIX, incluso más cercana que a la de este siglo. Ahí está Orígenes, un parteaguas, y otros llegados después del 59, como Diáspora(s) o Palenque, grupos en sí mismos, en los que se puede identificar voluntades semejantes.

No me siento parte de ninguna generaci√≥n literaria. ¬ŅQu√© nos auna a los jovenes, m√°s all√° de la b√ļsqueda de la literatura como albergue? La literatura no se hace grupalmente. A veces coinciden en tiempo, en ideas, en lucidez intelectual, varias personas que hacen su trabajo en soledad.

Siento un ansia en los poetas jóvenes de adelantarse a su tiempo, de saltar voluptuosamente como mariposas. Paul Ricoeur habla en Volverse capaz, ser reconocido de la identidad narrativa, de la temporalidad en la identidad. Hablar ahora de mi generación, teniendo a Ricoeur en la frente, sería dejar inacabado el relato. Tendrá que pasar un tiempo para que otros hablen de mi generación. A nosotros, los jóvenes, solo nos queda trabajar, trabajar mucho. Es cosa del tiempo poner los nombres en fila india. 

¬ŅQu√© rasgos marcan la esencia de Ismaray Pozo?

Soy una loba esteparia. Solía ser más mustia. Ya me adapto, renuncio, hay en la renuncia una revelación, como dijera la Lispector. Serena. Pocas cosas me descentran o inquietan como la voluntad de hacer mal (siquiera la perversidad inocente). Salvando esa voluntad malsana que rechazo, con lo demás puedo lidiar.

¬ŅCu√°les son tus sue√Īos y proyectos en el plano literario para los pr√≥ximos a√Īos?

Escribir y esperar. ‚ÄúEsperar es buscar‚ÄĚ, dice Anne Carson. Esos son los proyectos pr√≥ximos: escribir y buscar.

 

COMERSE UN PEZ SAGRADO

Christo lanzó una manta de plástico

sobre la costa. Resolvió aquietar

el bullicio donde nace un país.

Esto es una glorificación:

plastificar un pantano.

La identidad prende en los musgos primeros

donde ahora cangrejos no encuentran alimentos

sino una redención de yagua

o tobog√°n, algo resbaladizo (en resumen).

La peripecia de Christo es camuflarlo todo

donde allí lo torvo

donde allí todo era un ejercicio

donde el progreso vertió al mar, resonante.

Ahora imprecisos, resignificaríamos

con nuevos nombres.

 

Una podría decir, donde nace un país

hay blanca premonición (la del día)

pero lo enigm√°tico concede al mar

la ambig√ľedad de los perros asustadizos.

El pez es el origen

la cola afilada, el remilgo de los pies juntísimos

el hombre podría ser una mujer

que resurge de los cuerpos marcados

del mito involuntario de la Sik√°n.

Ella veladora se sacrifica:

ve rodar la cabeza del chivo.

Había bajado del monte el Inocente

huyendo de otra mujer que bebería la sangre

de sus testículos. Y hacia ella fue a parar

el Inocente, a la mu(jer)erte √ļltima.

La primera muerte llegar√° cuando

el sol no rasgue la nata sintética

sobre las cabezas.

 

La Sikán la Sikaneka/ sin país

rehogó los ojos en una cesta

de otro Cristo, ahora preocupado

por el amor al pr√≥jimo ‚ĒÄmenos humano

menos inteligente‚ĒÄ

no se sacrifica por los otros

esto que a mí me cuenta tanto

[el horror de la cucaracha al ver el miedo ajeno

es m√°s que su propio horror terebrante]

Cristo no sabía de aquellos hombres lobos

menguando peces a zarpazo.

El mundo era más antiguo a todo, a él mismo

a otro Krzysztof Kieslowski.