Cubadisco


EL DISCO DE LA SEMANA. Añejo XXV, Tendencia

*Tomado de Cubarte

Ahora que las medidas tomadas en nuestro país para evitar la propagación de la Covid-19 han dado al traste con la suspensión de Cubadisco 2020, a desarrollarse entre el 15 y el 23 de mayo de 2021, según nota oficial del Instituto Cubano de la Música; este espacio continúa acercándose a los fonogramas aspirantes a nominaciones en el evento más importante de la industria musical y discográfica de Cuba.

En esta ocasión nos referiremos a Añejo XXV, perteneciente a la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, Egrem, última producción discográfica del pinareño grupo Tendencia que, sin dudas, debe estar entre los propuestos en el área de música Rock.

Fundada en 1994, Tendencia arribó en el 2019 a sus primeros 25 años. Banda fundamental en la escena del rock cubano, es portadora de una sonoridad donde se mezclan la intensidad del rock más apasionado junto a la alegría y el ímpetu contagioso del Caribe, definida como Metal Mestizo o Etno Metal, que ha marcado una etapa de búsquedas y hallazgos donde se mixtura el groove metal con elementos de la música afrocubana: rumba, conga y tradiciones folclóricas de percusión.

Con varios demos grabados y cuatro discos anteriores: Re-evolución (System Rock, 2002), Rebeldes (Egrem, 2005), Confidencial (Santo Grial Producciones, 2009) y Cargando cruces (K-100/Antipop Prod., 2018); sabe lo que es ganar Cubadisco (Álbum del Año, 2005), además de obtener un premio a Mejor video de rock en Lucas (2011) y Premio Cuerda Viva (2014). Añejo XXV, su quinto álbum de estudio, compila diez temas y un bonus track con canciones incluidas en placas anteriores que, de manera especial, marcan el recorrido musical de la banda en estos años: “Moñunga”, “Egofilia”, “Aché pá té”, “Pal chapeao”, “Al machete”, “Payaso”, “Por tus venas”, “A degüello”, “Mr. Fula” y “Miedo interno”. Resulta una recreación y una especie de vuelta antológica que reafirma el sonido característico de Tendencia como uno de los pilares del rock nacional en las últimas décadas. El sonido gutural característico del metal se vuelve aquí una añoranza sentida por el buen rock, lo que a la vez combina esa necesidad de creación auténtica con la mezcla de los tambores y ritmos afrocubanos. En ese sentido, temas como “Moñunga” (“Ritual en cazuela”) es muy evocador en la búsqueda de una sonoridad “afrorockera”, a la vez que otros como “Mr. Fula” o “Miedo interno” cumplen el cometido de crónica social más cercano a géneros como la trova.

  

Con dirección general y producción musical de José E. Mederos (Kiko Tendencia: guitarra, teclados y coros), la banda a regrabado estos temas con la participación de Aniel Barrera (voz), Sergio Puente (guitarra), Jorge Alfredo Carballo (bajo), Enmanuel Pujol (timbal, congas y tambores batá), Lázaro Hernández (drums) y la colaboración especial de David Blanco en el tema “Al machete”, erigido en clásico del metal doméstico. La producción ejecutiva estuvo a cargo de Adriana Pazos; la grabación, mezcla y masterización de Daelsis Pena y José Raúl Varona; la fotografía de Gabriel Dávalos; y el diseño de Raúl Muñoz.  

Como siempre, les dejo este link de youtube con el performance en vivo de Tendencia tocando uno de los temas incluidos en esta placa, “Mr. Fula”:


El Viaje, Zule Guerra

*Tomado de Cubarte

Por segunda ocasión llega a este espacio Zule Guerra, vocalista y jazzista cubana que nos presenta este año su última producción fonográfica y primer CD de estudio: El Viaje, perteneciente a la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, Egrem. Consecuente con su incursión dentro del llamado Nu jazz, es este un fonograma que se perfila como un fuerte contrincante dentro del género en el próximo Cubadisco 2020.

El talento de Zule Guerra como cantante y vocalista ha sido reconocido con un premio JoJazz de Interpretación en 2013, Gran Premio y Premio de la Popularidad en el Festival Slavianski Bazar 2014 y un Premio de Oro en el Festival de las Artes Baltic Stage, Letonia, 2015. Ya sabe lo que es ganar un Premio Cubadisco en Ópera prima fonográfica y audiovisual con Blues de Habana (Egrem, 2016), además de ser nominada en el 2018 con su EP independiente Sesiones de Vitrola. Su participación ese último año en el Festival Artes de Cuba, organizado por el Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas de Washington, fue de las más ovacionadas por el público y la crítica especializada.

A la exquisitez musical e interpretativa de este disco, debe añadirse la autoría de todos los temas a cargo de la propia Zule. El Viaje nos propone eso: el andar por la vida de una artista que devuelve sus vivencias en trascendentes imágenes musicales, que coquetea con una amplia variedad de estilos, desde el palo monte a la canción afrocubana (excepcional sentido del tempo en «Canción para que Luis se duerma», que recuerda por momentos el «Drume negrita» de Bola de Nieve), pasando por el latin jazz y las obvias influencias de la música cubana. Vuelve a poner de manifiesto sus dotes interpretativas, su amplio rango vocal y el poderío técnico y expresivo de su voz; sobre todo, el dominio del ska que tan certeramente utiliza en temas como «Criolla en blues» o «Sweet and big orange hope».

Disco acústico este, donde la improvisación llega en acordes más claros, sobre todo de la mano de la guitarra y el drums. En ese sentido, se deben destacar los arreglos de Jesús Pupo y la producción musical de Ernán López-Nussa. Elenco acompañante de lujo con el propio Pupo en el piano, Héctor Quintana en la guitarra, Samuel Burgos al bajo, Denis Boffil en la percusión, Marcos Morales en la batería , Emir Santa Cruz en el saxofón y Alejandro Delgado en el fliscorno. Con Yoana Grass en la producción general, completan el equipo de realización Alfonso Peña en la grabación y mezcla; Siavash Mozaffari en la masterización;  Arien Chang y René Rodríguez en las fotos; y Marla Cruz en el diseño gráfico.

Para la promoción de este disco en las plataformas digitales, hace unos días se lanzó el EPK que acompaña su presentación. En él su autora explica las interioridades y motivaciones de este viaje:

 

Recuerde: si va a viajar, que sea con buena música.


“Seguir haciendo música”

La música electrónica tiene ya unas cuantas décadas de historia y uno de los principales problemas que frenan su desarrollo en Cuba es la falta de escenarios para los artistas del género. Por demás, hay artistas que se salen de la norma y son calificados dentro un gran grupo como “música alternativa” o “arte underground”, a pesar de su gran diversidad.

Sin embargo, cuando eres un amante de las fiestas de DJs y vives tus noches al ritmo de las máquinas, la inserción de esta modalidad sonora en los centros nocturnos habituales de la ciudad podría ser la clave para quienes desean disfrutar de propuestas musicales más atractivas.

En la búsqueda de un sello individual y común a la vez, surgió en el 2016 un proyecto musical que hoy se abre paso desde el Camagüey legendario para el mundo, con el ímpetu del buen arte hecho por jóvenes.

La Jornada de Música Electrónica Beat 32, auspiciada por la filial principeña de la Asociación Hermanos Saíz, llegó a su cuarta edición para proponer nuevas prácticas de producción y difusión cultural favorecidas por el desarrollo tecnológico, siempre en sintonía con la creación.

Sobre este evento y el trabajo que realiza la AHS en la promoción de este género musical el Portal del Arte Joven Cubano conversó con uno de sus organizadores, Richard Castro Pimentel, más conocido como Dj Richy.

festival beat32/ Foto de Alejandro Rodríguez Leiva

¿Cuáles son los retos de organizar y producir un festival como el Beat 32?

El 1er reto es lograr que cada año se realice un festival con una gran dosis de compromiso, entrega y seriedad de quienes trabajamos todos los días para fomentar una cultura de la música electrónica en la provincia.

La cita propuso eventos teóricos que abordaron temas como la música electrónica en Cuba por el Dj Leo Milano procedente de La Habana, conferencias de marketing y producción de este tipo festivales en el país. Además de los conciertos en la Terraza Arte Joven de la AHS y los Boiler Room acompañados por la muy esperada Carpa Tatoo con exponentes del arte corporal y del tatuaje.

En esta edición contamos con la participación de algunos de los mejores exponentes del género de las provincias de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Holguín y del territorio, oportunidad de recreación y sano esparcimiento para todo el público seguidor.

Dj Michela en la apertura del Festival de Música Electrónica Beat 32/ Foto de Alejandro Rodríguez Leiva

Con la creación del Beat 32 hemos ido ganando en recursos técnicos y en espacios dentro de la Asociación Hermanos Saíz destinados a la promoción del quehacer de los Djs.

Esta idea surgió a partir de la necesidad de fomentar la cultura dance, una vertiente artística que genera emociones, estados de ánimos, sentimientos, ideas, posiciones, entretenimientos y espacios para el intercambio entre los jóvenes porque les da la oportunidad de reencontrar a amigos de todo el país con los que casi nunca pueden compartir su música y sus conocimientos, al tiempo que las sesiones teóricas les proporcionan nuevas herramientas para sus creaciones.

¿Cómo llegas a la AHS?

Llegué a la AHS en el año 2016 como el primer productor de música electrónica que entraba en esa sección y comencé a colaborar en peñas como Karma People que dirigen actualmente los Djs ChapaX3MO y Nergal. Además, me vinculé con los proyectos socioculturales Cine en los Barrios y Golpe a Golpe para llevar la música electrónica a las comunidades rurales y barrios alejados del centro de la ciudad y brindar así una propuesta novedosa que los jóvenes esperaban cada noche.

Conferencia sobre la Música Electroacústica y tradicional en el Conservatorio de Música José Antonio White/ Foto de Alejandro Rodríguez Leiva

Sin dudas, la AHS me abrió las puertas, me dio una vía de apoyo y la plataforma necesaria para difundir la labor de los Djs que intentaban formarse un sello creativo propio y que todavía lo hacen.

Richard, nos hablabas de los espacios que ha creado la AHS para la difusión de la música electrónica en el territorio. ¿Qué es Fractal House?

Fractal House es un proyecto mío y de un grupo de amigos. Un día nos reunimos los DJs productores Mad David, Nergall y Xami y “cocinamos” este sueño para difundir los distintos géneros y subgéneros de la música electroacústica propia e internacional con elementos tradicionales que se nutren de nuestras raíces esencialmente cubanas. Todo con el objetivo de que los jóvenes conozcan lo que hacen nuestros artistas, porque son ellos su principal destinatario.

Actualmente Fractal House tiene su peña en la Casa del Joven Creador y en la sede del Proyecto EJO de la ciudad de Camagüey, en estos espectáculos vinculamos a los  Djs y VJs, con audiovisuales que ayudan a construir la historia propuesta en sus temas. Además de insertar a bailarines y actores teatrales para una puesta en escena más completa y atractiva.

Nuestros planes futuros es hacer una gira por todas las universidades de Camagüey, y si es posible de otras provincias, todo depende del apoyo que nos puedan brindar las instituciones.

Richy, a tu entender se puede realizar música electrónica sin tener una formación académica…

En mi caso, de ser un artista empírico a formar parte del staff de Djs productores del Laboratorio Nacional de Música Electroacústica significó mucho, sobre todo en el ámbito profesional, porque fue el resultado de todo el trabajo que anteriormente venía realizando en la AHS.

Dj Leo Milano y Dj Richy Castro con estudiantes del Conservatorio de Música José Antonio White/ Foto de Alejandro Rodríguez Leiva

Pero sin dudas, hay que dedicarle muchas horas de estudio. Soy de los que piensan que se nace con el “bichito de la música”, ese que te estimula a levantarte todos los días y que lleva el esfuerzo continuo y el empeño diario para lograr superarse en un mundo musical competitivo y que constantemente evoluciona.

Así que no importa si eres aficionado o laureado, la profesionalidad, el amor por lo que haces y el talento deben ser los rasgos en común entre todos los artistas.

¿Cómo comienza este año para Richard Castro?

Ahora mismo estoy nominado a los premios Cuerda Viva y con vistas a presentarme al Cubadisco y he tenido la oportunidad de firmar con tres disqueras internacionales, pero lo más importante es seguir creando y desarrollándome como artista.

La música para mí es un modo de vida que hasta el día de hoy me enamora, así que mi plan es seguir haciéndola y dar mi granito de arena para que en Cuba haya un movimiento real de música electrónica.


Rumbávila Fusión pone en alto el nombre de Cuba

Con un repertorio consolidado en el arte de lograr una rumba fusionada con ritmos haitianos, la agrupación Rumbávila Fusión ha llevado su música hasta el Festival Viva la Salsa, efectuado en Perú por estos días, y que se prestigia con artistas de gran valía y con noches interminables de conciertos.

Su presencia se hizo efectiva a partir de la invitación lanzada por Producciones Abdala, compañía que ha avalado su producción discográfica y su primera presentación aconteció el jueves 3 de octubre.

En el cronograma de presentaciones también se incluyen artistas cubanos como Los Van Van y Alexander Abreu y Habana D’ Primera, así como otros internacionales entre los que figuran Jerry Rivera, Víctor Manuelle, Tito Nieves y Alberto Barros.

Bajo la dirección de Ariel Gallardo Ruíz (El Goma), los músicos y bailarines de Rumbávila Fusión dejaron escuelas, dulcerías y los más disímiles oficios para sincronizarse musicalmente en este proyecto, cuando era solo eso: las ganas de unos cuantos de fusionar la rumba con los ritmos haitianos.

De presentaciones ocasionales y una plantilla conformada de a poquitos, pasaron a conquistar sistematicidad en las carteleras culturales, a codearse con los grandes del género en numerosos eventos, y a atesorar premios y reconocimientos.

Su primer fonograma llegó en el año 2015, con el título Defendiendo mis raíces, bajo el sello Unicornio de la casa productora Abdala, y en el segundo, La esencia de mi rumba, logran 12 temas que sin desligarse de la sonoridad y la métrica que los identifican, mostraron ritmos más acabados y variopintos. Entre ellos destacan La esencia de mi rumba y la versión musicalizada del concepto de Revolución, canciones que cuentan ya con videos-clips de amplia repercusión en la televisión nacional.

Si bien han dado de qué hablar y su hoja de vida en la música ya engrosa varias nominaciones a los Premios Lucas y al Festival Cubadisco, el mejor galardón llega con el aplauso de sus seguidores que encuentran en sus composiciones motivos suficientes para bailar y rendir homenaje a la rumba, género musical declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.


Ashé pa´ los Negrons

Cuando era difícil triunfar con carreras individuales en Bayamo, crearon lo que se llamó la Afroindustria, proyecto que reunía cerca de diez agrupaciones de rap y hip hop, y después de un par de años, en el 2006, nació Negrons.

Ganadores del Premio Cubadisco 2019 en la categoría de música urbana con el álbum Binary, los integrantes de esta agrupación defienden nuevas formas de hacer dentro del género, como asegura Ramón Sánchez Pérez, líder del grupo.

“El hecho de ser de Bayamo hace que seamos distintos desde nuestra forma de hablar, tenemos otra cadencia, otra melodía, y el estilo del rap es muy parecido en las agrupaciones. Nosotros rompemos un poco con eso porque tratamos de mover al público, darles un mensaje, pero también hacerlos bailar. Tratamos de mezclar géneros como el funk, el reggae, el dancehall…usamos el rap pero no en su esencia más pura. En nuestras canciones puedes escuchar mezclas de rap con guaguancó, rumba… Siempre está presente la música cubana”.

“Todo grupo tiene su sello, pero en el rap se hace casi todo under ground y no tan comercial, y nosotros desde que fuimos en nuestros comienzos a un Festival el Holguín descubrimos nuevas formas de hacer Rap, no sólo under ground, sino algo similar a lo que hacía Madera Limpia (Guantánamo), y Tolerancia (Holguín). Ahí vimos que se pueden hacer otras cosas”.

Casi desde los inicios, Negrons integró la Asociación Hermanos Saíz, institución que los apoyó totalmente y gracias a la cual realizaron sus primeras peñas en la ciudad de Bayamo. Incluso la AHS financió el primer disco del grupo «Contratiempo».

Por motivos personales y posibilidades de superación profesional, los jóvenes músicos de formación empírica llegaron a La Habana, para abrir así una nueva etapa para Negrons, agrupación que ya habían  profesionalizado en el 2012 en Bayamo.

“Llegar a La Habana fue difícil porque tuvimos que comenzar desde cero todos los procesos. En ese punto tienes que reinventarte solo, tener trabajos extras, y representa un sacrificio doble.”

https://www.youtube.com/watch?v=byUkuuQ1Z48

Tras algunos meses de intenso trabajo en la capital, las presentaciones se volvieron un poco más habituales, y Negrons comenzó a subir a los escenarios como invitado en diversos espacios, hasta que lograron crear una peña habitual en los jardines del Teatro Mella.

En el 2015 tuvieron una nominación para el premio Cubadisco con el fonograma Que onda, grabado también en Bayamo.

“Creo que la forma de interpretar y ver la música nos hace diferentes”, afirman sus integrantes, “porque nosotros tomamos el hip hop y el rap como base para las fusiones que hacemos”.

Para estos graduados universitarios que decidieron apostar por la música no hay obstáculos grandes, cualquier sacrificio ha valido la pena cuando suben al escenario y entregan al público esa mezcla de ritmos a la cual no puedes mostrarte indiferente. Con la música de Negrons afloran nuestras raíces congas y carabalíes, la cubanía se desborda cuando los toques de tambor te anuncian “Soy guajiro, vengo del monte…así que Ashé pa´mis Negrons”.

https://soundcloud.com/user-84193165 

 

 

 


Michel Herrera y sus aciertos

Sumario: La Banda Gigante, próximo a televisarse, lo tendrá como director musical, un rol que también asumió durante la unión de su banda con la Orquesta Aragón.

Michel Herrera está feliz, por muchas razones. Ha cosechado éxitos en su carrera como saxofonista, como compositor y productor musical, pero también como director musical de proyectos ambiciosos como lo es La Banda Gigante, programa televisivo que, bajo el auspicio de RTV Comercial, llegará a la pequeña pantalla a partir de este mes. [+]


Que no se pierda el fervor que ha dejado Escape

No fue un premio su meta, ni tan siquiera la nominación. Los que conocemos a Albertico Lescay sabemos que, ante todo, es sincero consigo mismo y defiende su espíritu a través de la música que compone y a la que le suma una auténtica carga visual. Pero el Premio Cubadisco 2018 en la categoría de Ópera Prima lo toma como un reconocimiento al esfuerzo, al intenso trabajo que su agrupación Formas llevó a cabo y en el que Esteban Puebla, su mentor y productor musical desempeñó también un rol importante.

[+]


Raúl Paz: Busco discursos más apropiados para estos tiempos

Llega y me muestra el disco que reúne temas de la banda sonora de la telenovela cubana En tiempos de amar. “Tenía esa deuda contigo”, me dice. “Y con todos los que disfrutaron la novela y mi concierto en el teatro Karl Marx, y me pedían el disco para escuchar todos los temas. Estuvo nominado al Cubadisco 2018 y eso también me dio mucha alegría”.

[+]


Adrián Vega: artista de mente y alma

Cuando le preguntas que no debe faltar en una canción simplemente responde: alma. Entonces te das cuenta que es un auténtico artista, de esos que te hacen “despertar la conciencia”solo con la fuerza de su música. Adrián Vega es su nombre, aunque artísticamente se conoce como D´Mente. Más de 17 años de carrera artísticarespaldan un quehacer que hace de la música rap una forma de expresión.

[+]