Cuba


Vino Nuevo en Odres Viejos

Son m√ļltiples las propuestas innovadoras que j√≥venes artistas en Ciego de √Āvila nos proponen en el panorama cultural. Propuestas relevantes; otras, tal vez por descubrir; lo cierto es que el gran problema de la cultura se convierte en un tema pendiente para la agenda de las instituciones que fueron dise√Īadas para que nuestra sociedad fuera m√°s culta y que hoy son vetustas.

Estando a la espera del comienzo de una pe√Īa que se convierte habitual en la Casa de la Trova Miguel √Āngel Luna los segundos y cuartos viernes de cada mes, una pareja que asoma los 40 a√Īos de edad me hacen una pregunta y es en ella en la que quiero se√Īalar algunos aspectos. ¬ŅVan a dar alguna actividad de los viejitos aqu√≠ hoy? Me qued√© pensando en qu√© respuesta les iba a dar, pues en primer lugar, la Casa de la Trova deber√≠a ser el espacio donde se promocione la buena m√ļsica que hace alusi√≥n a su objeto social: la Trova. Sin lugar a dudas, se ha convertido en TODO menos en el sitio donde se pueda disfrutar de la excelente tradici√≥n trovadoresca de nuestra historia cultural; y si de cultura se trata, no estamos en la mejor posici√≥n para decir que Ciego de √Āvila goza de buena salud. Es por ello que se me hizo tan complicado responder, no porque no supiera qu√© actividad se estar√≠a efectuando esa noche sino porque ese tipo de preguntas no se deber√≠an hacer estando frente al local que tiene un nombre alusivo a cualquier actividad que all√≠ se realice.

Nos estamos convirtiendo en un p√°ramo cultural, las ofertas de disfrute en t√©rminos no paganos, es √≠nfima. S√≠, existen sitios para escuchar reggaet√≥n o cualquier m√ļsica for√°nea (son los m√°s abundantes) y no es que sean perjudiciales pero debemos, como instituci√≥n, propiciar en primer lugar sentido de identidad a nuestros espacios. Salvando la pe√Īa del trovador Yoan Zamora o la de la agrupaci√≥n Santa Massiel y Motivos personales o el anual encuentro de j√≥venes trovadores Trov√°ndote, el resto del tiempo qu√© sucede en ese lugar. Se hace urgente para todos y todas el brindarle la merecida identidad al lugar. Debemos darle nombre a las causas por las cuales cada vez m√°s son ignorados y perdidos, de manera consciente, nuestros valores musicales, en este caso la Trova.

Tal vez dir√≠amos que es la falta de promoci√≥n, y puede que una porci√≥n considerable se encuentre en ello, pero resulta que la pe√Īa en la que particip√© se congregaban al menos 25 personas, j√≥venes todos, y por cierto un buen p√ļblico: disciplinado y atento. Adem√°s de la escasa promoci√≥n de la que hablan todos, hay un mal mayor de fondo al que no estamos prestando atenci√≥n. Considero que estamos vertiendo vino nuevo en odres viejos. El buen vino del arte, las mejores propuestas contempor√°neas, las m√°s apuntaladas ideas culturales est√°n en peligro de corromperse por la falta de responsabilidad de las instituciones culturales. No les estamos dando el debido respeto a los j√≥venes creadores ni el lugar que merecen. Cambio de mentalidad, en ello se centra la soluci√≥n; la necesidad de repensar la cultura y los mecanismos en los que est√°n las din√°micas de trabajo no son los m√°s efectivos; no son malos pero no nos est√°n dejando buenos dividendos.

Odres muy viejos, el gran problema de darle sentido de identidad a los espacios no ha podido ser superado. La Casa de la Trova ya no es Casa de la Trova, tal vez un buen lugar para que las personas de la tercera edad pasen un buen rato los domingos o para que cualquier otro d√≠a se vendan bebidas alcoh√≥licas, pero obviamente no es el lugar de bardos y cantores. En tres frecuencias mensuales no se forma un p√ļblico, ni una habitualidad; a√ļn as√≠ unos cuantos amigos se unen a cada pe√Īa. Cada generaci√≥n merece su espacio, confundirlo es un peligro inminente. No estoy siendo peyorativa ni excluyente con nuestros amados abuelitos, creo que unas de las soluciones es crear un espacio para ellos, sin que se vean excluidos ni banalizados. Pero cada vez m√°s se nos est√°n alejando los j√≥venes de conocer la m√ļsica que nos precedi√≥, nos dio nombre, nos form√≥ como naci√≥n y que diera fama desde Pepe S√°nchez, Silvio y Pablo, la generaci√≥n de los Topos, Gema y Pavel, Habana Abierta o Interactivo, por solo citar algunos nombres. Somos unas de las pocas provincias en el pa√≠s en las que no existe un movimiento de trova importante. La cuesti√≥n es la siguiente ¬Ņpor qu√©?

Entiendo que la Trova no es de masas, todos estamos claros de ello. Pero recuerdo por la Historia de la M√ļsica que no siempre fue as√≠. Los trovadores, en el sentido estricto de la palabra, son juglares; gente de pueblo que cuenta el c√≥mo vive y piensa sus contempor√°neos. Cada vez m√°s es displicente el movimiento en nuestra provincia, estamos opacando el esfuerzo de algunos pocos por rescatar la buena trova, la de parques, la de pe√Īas, la de guitarra de todos o simplemente la que se concilia en madrugadas. Destaco en este aspecto el trabajo que ha desarrollado la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z pues hace que cada a√Īo llegue hasta nuestro territorio los mejores trovadores de esta generaci√≥n, los m√°s revolucionarios en este g√©nero.¬†

Apunto otro aspecto que es de suma importancia, y es que cada vez m√°s se invierte en audios de actividades, que sin hacer sentir mal a nadie, es pura seudocultura. Nos est√°n presentando propuestas que distan mucho de lo que es la verdadera cultura, la cultura popular tradicional y ni siquiera nos presentan un producto decoroso. Creo se est√° invirtiendo demasiado en actividades que no tributan al acervo cultural del territorio. Me refiero a tantos conciertos que se desarrollan desde la n√≥mina nacional a cantantes del ya tan mencionado reggaet√≥n; tal vez, olvidando que otros artistas que cultivan otros g√©neros pudieran ser retribuidos con un mayor monto. ¬ŅQu√© estamos dejando pasar por alto? Estamos poniendo en peligro nuestra identidad cultural y esto se percibe desde a qu√© llamamos cultura hasta el sentido de identidad de los lugares y la selecci√≥n de cada producto art√≠stico que se nos presentan.

Da pena, cultura no lo es Todo, como dicen muchos. Hay que tener extremo cuidado a los nombres que le otorgamos a las cosas. Nuevamente el odre viejo corrompe la vid que es depositada de manera coherente por j√≥venes artistas de la ciudad de los portales. De este tema pudi√©ramos hacer un largometraje, entristecernos y cruzar de manos. Los tiempos son propicios para que nos paremos en el camino y nos cuestionemos todos y todas. Dir√≠a nuestro querido investigador camag√ľeyano Luis √Ālvarez √Ālvarez: ¬ę[‚Ķ] es de extrema urgencia circunvalar al arte¬Ľ, y all√≠ nos daremos cuenta qu√© estamos haciendo con nuestra cultura. ¬ŅQu√© debemos hacer para que se preste atenci√≥n en favorecer el desarrollo de la Trova en nuestra provincia? ¬ŅQui√©nes son los mayores responsables de esta mal?

Respetemos pues, los nombres que le hemos otorgados a las Casas (de la trova, de cultura, casa de las Américas, etc.). Pongámonos (direcciones de cultura) en nuestras agendas reanimar estos espacios de una manera diferente. Invirtamos. La cultura es lo que salva a un pueblo, a una nación, a un continente. Sirvamos el buen vino en un odre nuevo.


El rumbo de la piedra verde: Alice Walker y Maga Villalón

Dos libros √°lbum nos presenta Ediciones La Luz en esta XXVI edici√≥n de la Feria internacional del Libro. Sello editorial que ha logrado destacar por la calidad de sus propuestas, en las que se fusionan autores noveles y consagrados, cubanos o extranjeros, una vistosa campa√Īa promocional y el cuidadoso dise√Īo de las propuestas presentadas, Ediciones La Luz se arriesga y cada a√Īo se supera.

[+]


Los cuatro vértices del triángulo

Hola, soy Milena Hidalgo Castro, poeta y narradora. Acabo de publicar mi primera
novela, Los cuatro vértices del triángulo, por Ediciones Guantanamera
(Sevilla). Esta es una lectura m√°s bien ligera aunque se pueden
encontrar con problem√°ticas inherentes a todos, y terminar riendo,
como buen cubano, ante esos conflictos universales. Y, tal vez, t√ļ,
lector creativo, mandes a hacer tu propio Penemind luego de leerla.
Pronto publicar√© un libro de poemas, pero esa es harina de otro costal…


Lecturas de invierno en la azotea de Ediciones La Luz

Las campanadas de la Iglesia del Parque San José anuncian las cuatro de la tarde en la ciudad de Holguín. Durante el falso invierno tropical anochece más temprano, a esa hora el sol va tornándose rojizo en el horizonte: la tarde comienza a morir sobre la ciudad consumando así uno de los momentos más bellos de la jornada. Doblan también las campanas del reloj ubicado en el Museo Provincial La Periquera frente al parque Calixto García. Contra todo pronóstico, ambos relojes siguen marcando el ritmo de la ciudad y sus habitantes…

[+]


Para un Calendario, los premios

Quienes esperan la Feria Internacional del Libro y la Literatura saben que dentro de su programaci√≥n hay un espacio para la entrega de los Premios Calendario, una cita obligada para cada escritor joven con esperanza de ver su obra publicada. Con la presentaci√≥n de los t√≠tulos ganadores del pasado a√Īo en la Caba√Īa el mi√©rcoles 15 de febrero pr√≥ximo a las 4 de la tarde daremos continuidad a esa tradici√≥n que ya es parte de nosotros.

[+]


Juanín el cangrejero

Saludos desde Cienfuegos, La Perla del Sur. Les regalo mi foto de Colorete, mi inseparable y querido personaje. Mi nombre es Frank Armando P√©rez Aguayo, actor del grupo Teatro Gui√Īol Cienfuegos y Presidente de la Asociaci√≥n Hermanos Saiz, y quiero compartir con mis amigos y con todo el mundo mi m√°s reciente trabajo.

[+]


M√°s poeta ser√°s t√ļ

Al poeta es muy difícil definirlo, porque el poeta es luz, oscuridad, agua, carretera. Es un mar que se antoja fiera. Alguien que se mantiene aparentemente en calma, cuando todos sabemos que en sus profundidades (al igual que el mar) donde no se ve, se revuelve como un huracán que llega desbastando todo a su paso, como cuando uno despierta con las sábanas revolcadas. El poeta, al igual que el mar, arroja verdades y otras cosas. Y Roly Avalos Díaz (La Habana, 5 de marzo de 1988) es eso, un mar inquieto que no puede ser domesticado.

 16358616_10208348658022210_1056460155_n

Poeta, narrador, repentista, y muchas cosas m√°s, el Rolo (como yo lo rebautic√© hace ya un tiempo) prefiere la creaci√≥n por encima de todo. Prefiere prestarle atenci√≥n a los pensamientos que puedan desencadenar alg√ļn texto en su cabeza. Es un artista que se desenvuelve en el escenario con la soltura de quien conoce y disfruta lo que hace. Un Crack.

Miembro de la AHS, egresado del centro Onelio. Un caballero (t√≠tulo real) al cual la realidad de ser un escritor in√©dito no le quita el sue√Īo.Para √©l es m√°s bien un impulso extra que lo empuja hac√≠a lo bueno, lo esperado, o mejor como √©l mismo dice: El lado bueno de ser un desconocido es que puedes ensayar, literalmente, muchos primeros libros, lo cual no deja de ser un impulso favorable y hasta una ventaja.

Poeta, narrador, repentista, corrector, editor‚Ķ ¬ŅCu√°l prefieres? ¬ŅCu√°nto hay de Rolando en cada una de estas vertientes? ¬ŅTodos son el mismo escritor, poeta‚Ķ?

No s√© cu√°l prefiero, pero definitivamente me siento m√°s cercano a las vertientes de la creaci√≥n en estado puro. Es obvio que nada me produce m√°s placer que la creaci√≥n, escrita o cantada. Dentro de ese remolino que suele ser mi mente, casi siempre hay versos sueltos de poemas, descripciones de escenas o personajes, octos√≠labos de d√©cimas, que he improvisado. No puedo vivir sin imaginaci√≥n. Siempre le he prestado m√°s atenci√≥n a lo que pienso que a lo que veo. Lo m√≠o es crear universos textuales, monta√Īas de letras, rimas consonantes. Cada vez que descifro un vocablo el mundo se orienta mejor, da igual el g√©nero. Cuando tenga hijos les ense√Īar√© a jugar con el lenguaje. Vivo de, por y para las palabras. Por eso tambi√©n me dedico a la correcci√≥n y a la edici√≥n de textos ajenos. Es ineludible e invaluable el buen ojo de un corrector o un editor. Y cr√©eme que desde hace dos a√Īos, con una frecuencia que da miedo, soy m√°s consciente de ello que nunca. Entonces, admito mi bipolaridad. El Rolando creador es un despistado empedernido, pero el Rolando corrector se apoya del lado racional de su cerebro.Como dir√≠a Borges: No s√© cu√°l de los dos escribe esta p√°gina.

Alamar es una palabra que se me antoja poderosa, pero m√°s que eso Alamar es la gran fortaleza del arte underground en La Habana, me atrevo a decir que del pa√≠s entero. ¬ŅQu√© significa para ti vivir en Alamar con la condici√≥n de poeta y de paso formar parte de ese gremio (pa√≠s aparte) del que muchos no tenemos la dicha?

Aunque he permutado varias viviendas por La Habana, tambi√©n he tenido la dicha de vivir tres veces en Alamar, la llamada ¬ęCiudad Dormitorio¬Ľ. Debo confesarte que he estado algo ajeno al arte underground de mi barrio. En todo caso, he participado poco en sus eventos, por desinformaci√≥n o falta de tiempo. A lo que m√°s me he asociado y acercado es a la pe√Īa semanal del Grupo Ala D√©cima, comandada heroicamente por mi amigo Pedro P√©glez y tambi√©n gracias a la ayuda de un grupo de colaboradores. La amistad con SinecioVerdecia o Karel Leyva tambi√©n me ha ayudado a descubrir esencias valiosas de esa geograf√≠a del este de la capital. Por supuesto, me enorgullece ser parte de ese gremio de artistas o escritores(conozco a muchos), y me encanta convivir con los fantasmas de √Āngel Escobar o Juan Carlos Flores, por poner dos ejemplos de vecinos insoslayables.

He tenido la oportunidad de verte actuar en el escenario magistralmente. ¬ŅC√≥mo funciona la poes√≠a en ese ambiente? O mejor dicho, ¬Ņc√≥mo, movi√©ndote en el escenario, interactuando con un p√ļblico a veces vacilante, funciona la poes√≠a dentro de ti, m√°s all√° de lo escritural?

Gracias por los aplausos. No soy ese ser el√©ctrico que has visto gesticulando detr√°s del micr√≥fono, sino un personaje con buenas intenciones que todav√≠a trata de ocultar el miedo esc√©nico. Para hablarte de la escena tengo que remitirme a laimprovisaci√≥n po√©tica, al repentismo, una herencia del lado materno de mi familia. Unarte en el que conviven la m√ļsica, el texto y el teatro, manifestaci√≥n que estudi√© en mi etapa de bachiller y me ha complementado.O al neorrepentismo, un t√©rmino posmoderno que es rebeld√≠a total.Todav√≠a tiene pocos exponentes, pero es un ideal compendio de performance, actuaci√≥n, impro teatral, interactividad, teatro espont√°neo‚ĶCon bardos showmansque lo mismo improvisan en d√©cimas,que declaman en verso libre y as√≠ devuelven movimiento a las palabras, sin miedo a los augurios de que a nadie le importa ya la poes√≠a. Cuando me subo a un escenario vivoel poema en carne propia, o cuando protagonizo espect√°culos delante de numerosos ojos expectantes, ya sea acompa√Īado de la√ļd, guitarra y tres, o incluso de viol√≠n y cello, experimento una sensaci√≥n de adrenalina, v√©rtigo y omnipresencia dif√≠ciles de describir, estoy m√°s pendiente de la comunicaci√≥n con el p√ļblico, as√≠ como del contexto.Para producir el efecto deseado me apoyo de t√©cnicas propias de la actuaci√≥n, el Spoken Word, etc. Me gustar√≠a que hubiese escuelas que ense√Īaran a leer a los poetas, y lo digo sin la menor iron√≠a.

Tus escritos han logrado no pocos lauros en varios concursos dentro y fuera de laisla, y a√ļn el p√ļblico cubano no ha tenido la suerte (en serio, la suerte) de ver tu obra publicada, impresa. ¬ŅA qu√© se debe esto?

Es una larga historia no muy dif√≠cil de contar. Los varios galardones a los que te refieres nunca han premiado libros √≠ntegros, sino selecciones de poemas o cuentos sueltos que al menos han aparecido,y lo agradezco, en revistas y antolog√≠as, algunas impresas, adem√°s de medios digitales dis√≠miles. Considero que tales lauros no han generado la resonancia merecida en la prensa del patio, pero s√© que no es nada personal, sucede con m√°s frecuencia de lo que suponemos. Por otro lado, las pocas veces que he probado suerte enviando poemarios, por ejemplo, a nuestros planes editoriales (de las publicaciones territoriales de la AHS o no), simplemente me los han rechazado o la respuesta ha sido un descort√©s silencio de sucesivos meses. Este a√Īo por primera vez una editorial me ha dado el s√≠, pero es espa√Īola.

M√°s poeta ser√°s t√ļ es el t√≠tulo de esta entrevista, pero tambi√©n el t√≠tulode un blog literario que llevas desde el 2012. ¬ŅQu√© te dio el impulso para abrirlo, y qu√© lo mantiene?

El blog lo abr√≠ en la sala de navegaci√≥n del Pabell√≥n Cuba, impulsado por la lectura que semanas atr√°s ven√≠a haciendo de atractivos blogs de j√≥venes autores espa√Īoles, mujeres la mayor√≠a. Una de ellas me lo sugiri√≥, como una estrategia o antesala para ganar lectores de cualquier latitud que no tuviesen acceso a mi obra.El desenfado con el lenguaje, las elegantes salidas de tono, los hiperv√≠nculos con la blogosfera, me generaron mucha curiosidad. Pero por mala conexi√≥n, pereza y falta de objetivos,durante casi un a√Īo lo olvid√©.Decid√≠ reestructurarlo, redise√Īarlo y alimentarlo en el 2015 con entradas donde comparto rese√Īas, entrevistas, vi√Īetas, regad√≠os textuales, etc. Trato de actualizarlo semanalmente. La iron√≠a del t√≠tulo naci√≥ de una frase que le o√≠ gritar hace a√Īos, en medio de la calle, a mi amigo, el poeta y narrador David Mitrani Arenal.

¬ŅC√≥mo funcionan las nuevastecnolog√≠as para el escritor que eres? ¬ŅTienes el tel√©fono lleno de poemas? ¬ŅO prefieres llenarte las manos de tintas mientras escribes en una libreta?¬ŅC√≥mo funciona tu proceso creativo?

La aplicaci√≥n de notas de mi m√≥vil est√° llena de versos sueltos, t√≠tulos posibles, pasajes descriptivos‚Ķ Soy muy ca√≥tico, pese a que me encanta leer las respuestas de otros escritores a tu √ļltima pregunta. Devoro cuanto m√©todo, dec√°logo o dodec√°logo encuentro por ah√≠. Pero todo lo que se me ocurre empieza de manera imprevista y a veces hasta se me olvida el plan inicial. De alguna oraci√≥n me agarro y a partir de ah√≠ nacen los cuentos, poemas, cap√≠tulos de novela‚Ķ As√≠ les voy dando forma a las ideas o a temas que me obsesionan. La grafoman√≠ade llevar m√°s de un lustro escribiendo un diario debe ser uno de mis pocos ritos estables.Ahora prefiero teclear en la computadora, √ļltimamente con alg√ļn licor cerca, pero cuando adolescente lo hac√≠a en una m√°quina de escribir. Antes, durante y despu√©s eleg√≠a las hojas en blanco de las libretas escolares y rellenaba renglones. Pero todo m√©todo es solo el iceberg, el making of de la obra.

Con no tan pocos premios, menciones literarias, y tu obra siendo publicada en revistas y antolog√≠as de otros pa√≠ses. Y, bueno, saber que tu poemario ‚ÄúMundo pa√Īuelo‚ÄĚ ser√° publicado por la editorial Samarcanda de Espa√Īa. ¬ŅComienzas a sentir que eres un escritor de la Di√°spora, sin vivir en la Di√°spora?

Esta pregunta me ha hecho re√≠r, pero quiz√° deba preocuparme. Nadie es profeta en su tierra y sospecho que muchos de los autores cubanos elegidos por la editorial Samarcanda piensan igual. No obstante, s√© que alg√ļn d√≠a cambiar√° este razonamiento y casi siempre lo que sucede conviene. Pulo, mientras, mis l√≠neas. A√ļn soy joven, optimista, obstinado y paciente.

Continuando con la pregunta anterior, ¬Ņser√° que tu generaci√≥n (en la que me incluyo)est√° conformada por escritores y poetas de la Di√°spora, que publican fuera viviendo dentro? ¬ŅConvirti√©ndose quiz√°s, en una competencia contraescritores, digamos, ya m√°s encumbrados? ¬ŅO crees que es solo una moda?

La ley de la negaci√≥n siempre existir√°.No me parece que sea una competencia, sino una estrategia o el paliativo que hemos encontrado.Creo que hay de todo un poco. Mi generaci√≥n est√° conformada por muchos matices. Hay tantas intenciones como personalidades. Quienes asumen la literatura como una moda, o con poses esnobistas que ocultan mediocridad, falta de lecturas, horizontes y virtudes humanas, tarde o temprano se rezagar√°n en el camino. Quienes son aut√©nticos ser√°n premiados de alguna manera. El tiempo es el que tiene la √ļltima palabra.

¬ŅSer ‚Äúin√©dito‚ÄĚ y lo pongo entre comillas (porque en el fondo nadie lo es), te quita elsue√Īo? ¬ŅO es un impulso extra para esforzarte a escribir m√°s o mejor? Si es que un escritor escribe mejor que otro, puede que la pregunta te provoque controversia.

A veces me produce pesadillas, pero no me quita el sue√Īo. E intento llevar a cabo las palabras de Faulkner, cuando dijo que no compet√≠a contra nadie, sino contra s√≠ mismo. El lado bueno de ser un desconocido es que puedes ensayar, literalmente, muchos primeros libros, lo cual no deja de ser un impulso favorable y hasta una ventaja.

Caballero de la Orden Literaria Francisco de Quevedo es el t√≠tulo que ganaste con un poema que me encanta, un poema hueso, duro. ¬ŅPor qu√© mandaste ese poema a un concurso de Espa√Īa? Y doy paso a tu participaci√≥n en concursos literarios, que se necesita para ganar algo. ¬ŅC√≥mo funcionan para ti los concursos dentro de la Isla?

Mandé Poema para que me llames por teléfono a un concurso nacional y pasó inadvertido. Entonces, al igual que en otras ocasiones, decidí enviarlo a otro certamen, cuyo estímulo era muy tentador, sobre todo por su significado, y ya ves, me convertí en Caballero de la Orden Literaria Francisco de Quevedo en el 2014. Todavía me parece mentira y no es falsa modestia. Te confieso que nunca he entendido los mecanismos de los concursos literarios y mucho menos los de nuestro archipiélago, y no es porque no haya estudiado el asunto. Son un misterioque prefiero no descifrar. Si no tuviese necesidad de publicar, no tanto por el prestigio o por el dinero (efímeros ambos), a lo mejor me hubiera retirado de insistir. Pero en 10 ocasiones he tenido alguna suerte y sería absurdo imitar a Salinger o retirarme de la competencia antes de tiempo.

Para cerrar, ¬Ņahora mismo, en qu√© lugar crees que se encuentra la literatura joven cubana? ¬ŅEn qu√© lugar te encuentras t√ļ dentro de ella?

Te hablaré de lo positivo: se escribe a buen ritmo, hay una calidad probada, se digieren buenas influencias, hay una curiosidad lectora voraz, los desafíos culturales son superiores, conviven muchos estilos y escuelas y… no sé, poeta, eso se lo dejo a los críticos especializados y a los lectores. Somos tantos ya escribiendo que el porvenir trae más interrogantes que certezas. Dentro de un tiempo vuelve a hacerme la pregunta.