Cuba


¬°Ahora resulta que las flores caminan!

La primera vez que escuch√© hablar del Neopositivismo tuve que hacer mis mejores esfuerzos para contener la risa frente al profesor de Filosof√≠a, uno que conserva mi admiraci√≥n desde esos d√≠as de aula universitaria. No quer√≠a parecer irrespetuosa yo, pero aquella corriente de pensamiento me son√≥ absolutamente absurda. Vaya, que puestos a creerme algo hubiera digerido con mayor facilidad la propuesta del griego Her√°clito quien afirmaba que el mundo proven√≠a del fuego, lo que al cabo solo significaba el principio de cambio incesante producto del movimiento que producen los contrarios. Pero ese invento de los compa√Īeritos del C√≠rculo de Viena (Schlick, Neurath, A. J. Ayer, etc.), ¬ęoiga ‚ÄĒpensaba yo crey√©ndome la b√°rbara‚ÄĒ, hay que tener la cara muy dura para postularlo y hay que ser muy est√ļpido para trag√°rselo.¬Ľ En esencia, y de forma muy simplificada, parte de su propuesta consist√≠a en eliminar lo que llamaban pseudoproblemas y vocablos metaf√≠sicos como hambre, pobreza, lucha de clases‚Ķ, eliminado el t√©rmino quedaba eliminado tambi√©n el fen√≥meno que este designaba. En esencia, para ellos la realidad se construye a trav√©s del lenguaje y, en esencia, la est√ļpida fui yo.

[+]


Trovando

Una descarga trovadoresca fue el preludio a la noche habanera del s√°bado 22 de julio. El anfitri√≥n de la Casa del ALBA Cultural fue el cantautor Mauricio Figueiral, con un invitado de alto nivel dentro de la canci√≥n de autor: Polito Iba√Īez. El p√ļblico se reuni√≥ en torno al Patio Central de esta Casa. Incluso, las ventanas se convirtieron en palcos desde los que brotaban a coro t√≠tulos del repertorio de ambos cantantes.

[+]


Marcelo Pogolotti en su oficio de soledad

Qued√≥ ciego a los 36 a√Īos en el lienzo m√°s oscuro de su vida. Se acod√≥ entonces sobre el bur√≥, resignado, en el vac√≠o de una m√°quina de escribir y una hoja en blanco. El Intelectual (1937), obra afamada dentro su corto periplo por las artes pl√°sticas, fue la revelaci√≥n de ese estado angustioso que lo embarg√≥ un a√Īo despu√©s cuando perdi√≥ repentinamente la vista, debati√©ndose en el propio semblante, por √©l figurado, de aquel hombre sin ojos.

[+]


Matando amigos

Tomado de Bohemia

Una novela sobre controvertido personaje latinoamericano

Con el sable a la cintura, Bernab√© Rivera (1795-1832) encant√≥ a las damas de la corte de Pedro I, emperador del Brasil. Acero en mano, el joven guerrero rioplatense se convirti√≥ en tit√°n de la Batalla de Sarand√≠ (1825) y conquistador de las Misiones Orientales. Combati√≥ a portugueses y brasileros, a los compatriotas que se disputaban el poder en la naciente rep√ļblica del Uruguay, masacr√≥ a ind√≠genas. Algunos lo caracterizan como ‚Äúh√©roe de la estirpe hom√©rica‚ÄĚ, en tanto fue instrumento b√©lico de su t√≠o Fructuoso Rivera ‚Äďprimer presidente constitucional de la peque√Īa naci√≥n- con hiperbolizado sentido del honor castrense. Otros ven a un fratricida en √©l, un asesino de hermanos.

La fascinante y terrible historia del caudillo está relatada en ¡Bernabé, Bernabé! (Tomás de Mattos, 1988), novela publicada por Sed de Belleza Ediciones, con poco más de 160 páginas y a la venta en librerías de varias provincias de Cuba. Esta editorial, si bien pertenece a la Asociación Hermanos Saíz, no limita su trabajo a jóvenes escritores nacionales, y ha difundido entre lectores de la Isla títulos de narrativa, ensayo y poesía de disímiles valores y procedencias.

Tom√°s de Mattos ‚Äďtambi√©n periodista y abogado- construy√≥ una estimulante narraci√≥n que es considerada una de las mejores novelas escritas luego de la dictadura uruguaya (1973-1985), alistada en una serie de obras que revisan la identidad de aquel pa√≠s y pretenden encontrar en la vor√°gine posindependentista del siglo XIX las claves originarias de la violencia vigente en el XX. El autor utiliza recursos propios de la literatura decimon√≥nica, como relatar el exterminio de las poblaciones de nativos a trav√©s de un supuesto intercambio epistolar encontrado en el archivo de un albacea. Adem√°s, a√Īade un pr√≥logo de un editor ficticio ‚Äďfechado en 1946, a√Īo de los juicios en N√ļremberg a los nazis derrotados‚Äď donde se presenta a Josefina P√©guy, narrador-personaje que significar√° un ojo cr√≠tico respecto a la versi√≥n oficial sobre el etnocidio con que los patricios fundadores pretendieron modernizar la Rep√ļblica.

Aquellos hacendados financiaron una pol√≠tica secreta de Estado ejecutada en la primera presidencia de Fructuoso Rivera, quien con la eficaz ayuda de su sobrino traicion√≥ a los ind√≠genas ‚Äďantiguos camaradas durante la lucha independentista‚Äď y los aniquil√≥ en la Matanza de Salsipuedes, entre otros combates. Pero el destino tr√°gico de Bernab√© lo coloc√≥ al alcance de sus perseguidos, convirti√©ndose en presa y objeto de la justicia m√°s elemental, cual sujeto de la ley del Tali√≥n.

¡Bernabé, Bernabé! termina siendo un diálogo controversial y reflexivo sobre la historia, el poder y la política. En las páginas del libro se cuestiona la naturaleza de la violencia y se sugiere una circularidad en la historia de la región, expresada en la enquistada ética militar a cualquier costo, el etnocidio y la aniquilación como métodos para borrar al diferente, luego resurgidas en las dictaduras militares.

Los constantes desplazamientos del espacio y el tiempo en la narración, el lenguaje preciso en la construcción de escenas, así como el hálito de reportaje o crónica que impera en la novela, la convierten en un disfrute garantizado para distintos lectores.

La historia de Am√©rica Latina, este territorio llamado alguna vez, c√°ndidamente, Nuevo Mundo, est√° llena de episodios semejantes a los narrados, es pasto f√©rtil para escritores que entienden la violencia como un signo irrecusable de la regi√≥n. Como en el cuento Diles que no me maten (Juan Rulfo), siempre regresar√°; en el texto de Tom√°s de Mattos fue con la venganza del √ļltimo cacique charr√ļa, quien no pudo impedir ‚Äďsin embargo- que su pueblo fuera exhibido en un circo de Par√≠s y a Bernab√© Rivera le erigieran un mausoleo.


Dialogar sobre una relación no es terapia siempre

Para Elier Ram√≠rez, investigador e historiador, anfitri√≥n del espacio Dialogar dialogar, que reci√©n tuvo su √ļltima edici√≥n en el Sal√≥n de Mayo, de la sede nacional de la AHS, la relaci√≥n entre Cuba y Estados Unidos todav√≠a es noticia, no deja de preocuparnos. Fue as√≠ como varios intelectuales se reunieron para discursar entorno a nuestra resistencia cultural frente a la guerra constante del gigante norteamericano.

[+]


Luces para un relato sombrío

Fue letra impresa por primera vez en las p√°ginas del Southern Literary Messenger y las reacciones no se hicieron esperar. Los lectores, profundamente horrorizados ante la violencia f√≠sica referida en sus p√°rrafos, expusieron las quejas al director del diario, quien exigi√≥ al autor la creaci√≥n de una versi√≥n m√°s ¬ęligera¬Ľ, publicada cinco a√Īos despu√©s. Se trata de Berenice, relato dado a conocer por Edgar Allan Poe en 1835, y uno de los primeros en la vasta obra narrativa del tambi√©n poeta, periodista, cr√≠tico y editor estadounidense.

[+]


Silvio Rodríguez se une a declaración de blogueros cubanos sobre posición de Trump hacia Cuba

Decenas de blogueros cubanos han compartido a trav√©s de sus plataformas una denuncia conjunta a las declaraciones de Donald Trump sobre Cuba ‚Äúpor ofensivas e insultantes con nuestro pueblo‚ÄĚ. Blogs como Segunda Cita, de Silvio Rodr√≠guez, La Pupila Insomne, de Iroel S√°nchez, o La Isla Desconocida, de Enrique Ubieta han suscrito la declaraci√≥n que sostiene: ‚Äúel presidente Trump ha de saber que su mandato no se extiende a Cuba‚ÄĚ. [+]