Conjunto


¡200!: Un número para celebrar en Conjunto

Cuando hace un poco más de 57 años Manuel Galich y un equipo de apasionados por el teatro fundaron Conjunto, quizás muchos no imaginaron que esa revista –ideada para visibilizar y comunicar la creación teatral de nuestro continente– llegaría más viva que nunca a sus 200 números.

La más reciente entrega festeja ese cumpleaños porque hay mucho que celebrar cuando su permanencia ha sido posible por esos lazos entre amigos y colaboradores de toda la América Latina y el Caribe que saben, muy a ciencia cierta, que el universo escénico solo perdura por el tesón y la entrega total de quienes laten por él.

Es así que este número redondo llega y alegra en un tiempo en que la pandemia ha golpeado a esta manifestación, tal vez como a ninguna otra, y ha obligado a cerrar teatros y a reinventar esos espacios cuya razón de ser es el público.

“Es una radiografía –apuntó– de la vida de esos artistas en el último período, pero también de sus grupos, de sus teatros, de la realidad cultural, teatral, social, política, desde los enclaves donde ellos contribuyeron”.

Entre estos testimonios se encuentran el de los cubanos Carlos Celdrán, Rubén Darío Salazar y Roxana Pineda; así como el de Carlos Arroyo (Venezuela), Patricia Ariza (Colombia), Sérgio de Carvalho (Brasil), Jorgelina Cerritos (El Salvador), Gonzalo Cuéllar (Nicaragua), Alice Guimarães (Bolivia), Teresa Hernández (Puerto Rico), Jaime Lorca (Chile), Violeta Luna (San Francisco, Estados Unidos), Tito Ochoa (Honduras), Cristóbal Peláez (Colombia), Teresa Ralli (Perú), Claudio Rivera (República Dominicana), Raquel Rojas (Paraguay), Santiago Sanguinetti (Uruguay), Daniele Santana (Brasil), Nora Lía Sormani (Argentina), Patricio Vallejo (Ecuador), Fernando Vinocour (Costa Rica), Antonio Zúñiga (México), Arístides Vargas y Charo Francés (de Argentina y España, respectivamente; hoy radicados en Ecuador).

La actual entrega tiene como novedad el trabajo fotográfico de seis artistas visuales de la región –Carlos Lema, Andrea López, Xavier Carvajal, Hellen Hernández, Gonzalo Vidal y Sonia Almaguer–, quienes aportan un testimonio gráfico teatral de su contexto, que viene acompañado, además, de una reflexión sobre el valor de ese trabajo. Se trata de imágenes que se pueden disfrutar a través de toda la revista, y que nos pone al frente de hermosas puestas en escena que el lector, sin dudas, disfrutará.

El número también recoge un texto para niños, De lo que al Muchacho Gris aconteció, de la dramaturga argentina Silvina Patrignoni, que aborda con gran madurez aspectos del mundo de los más pequeños. “Es una obra que tiene que ver metafóricamente con la historia reciente y mediata de Argentina”, señaló Martínez Tabares, quien agregó que es además “una obra aguda, inteligente, problematizadora, y con un lenguaje muy elaborado pensado para los niños de hoy”.

Lowell Fiet y Misael Torres reflexionan sobre el teatro popular desde diversas perspectivas y prácticas. Fiet lo hace desde Puerto Rico con un texto que se titula «Teatro popular: ¿Quién es el autor? ¿Quién es el espectador?», y en el que «trata de establecer un puente y una conexión entre el teatro popular que se hace en las salas y el que se hace en las calles, en las intervenciones callejeras”, puntualizó Vivian. En cambio, Torres, detalló la crítica e investigadora teatral, toma como referente al escritor y dramaturgo Manuel Zapata Olivella y su legado en el teatro popular y callejero de Colombia.

La reseña de Carlos Gil Zamora, director de la revista Artez, sobre la nueva edición en español de Los cinco continentes del teatro, de Eugenio Barra y Nicola Savarese, que hace una suerte de historia del teatro vista desde la óptica de los autores, “una deuda que tenía la historiografía del teatro con ese ente fundamental”, señaló la teatróloga. Además, “el libro es muy significativo pues contiene la contribución de más de cuarenta latinoamericanos en ese proyecto”, dijo.

La revista concluye con las secciones tradicionales sobre las nuevas publicaciones recibidas, los colaboradores y algunas breves opiniones del quehacer de la escena latinoamericana.

La presentación del número 200 de Conjunto también contó con un cálido saludo virtual de la argentina Julieta Grispan, miembro del equipo de redacción Teatro Situado, quien no solo destacó en su mensaje el amor y la solidaridad hacia la revista, sino también para con la Casa de las Américas y con toda Cuba. Grispan envió, además, una lista de agrupaciones teatrales y amigos que desde ese país se suman a la celebración.

El director teatral André Carreira reseñó brevemente el texto De ningún lugar, de Carvalho, una obra que se estrenó hace algún tiempo en Brasil pero que todavía se incluye en las carteleras regularmente.

Por su parte, Jorge Luis Baños, fotógrafo cubano invitado a la presentación, comentó acerca del dossier que incluye a los seis artistas visuales, que “da una idea del trabajo sostenido de la revista preservando la memoria de Cuba y también de la región”, y se detuvo en analizar lo que podemos encontrar en ese testimonio gráfico, vital, como registro del teatro y, en este caso también, para Conjunto, cuyo diseño, a cargo de Pepe Menéndez, siempre ha priorizado la fotografía.

Entre los presentes, además de algunos colaboradores de este número, estuvieron Lillipsy Hernández Oliva, vicepresidenta del Consejo Nacional de las Artes Escénicas; Carlos Celdrán, director de Argos Teatro; Raúl Martín, director de Teatro de la Luna; el fotógrafo chileno Gonzalo Vidal; el crítico y dramaturgo Norge Espinosa, y Abel Prieto, presidente de la Casa de las Américas, entre otros.