concursos literarios


Conversando en el interior de una casa sin nombres

Evelin construy√≥ una casa sin nombres. Con ella pretende que los ni√Īos conozcan las realidades de otros ni√Īos. Con ella, claramente, se dibuja a ella misma, y a otros peque√Īos que desde temprano tienen el sue√Īo de ser escritores. Ser escritor de literatura infantil en Cuba es una provocaci√≥n y un camino desconocido. Hay ejemplos altos, muchos otros son bajos. Evelin Quipo Balbuena gan√≥ el premio El Girasol Sediento, que otorga la AHS de Cienfuegos, en 2014. La publicaci√≥n a√ļn no ha salido al mercado, se ha visto demorada por causas ajenas a la editorial y a su autora.

[+]


M√°s poeta ser√°s t√ļ

Al poeta es muy difícil definirlo, porque el poeta es luz, oscuridad, agua, carretera. Es un mar que se antoja fiera. Alguien que se mantiene aparentemente en calma, cuando todos sabemos que en sus profundidades (al igual que el mar) donde no se ve, se revuelve como un huracán que llega desbastando todo a su paso, como cuando uno despierta con las sábanas revolcadas. El poeta, al igual que el mar, arroja verdades y otras cosas. Y Roly Avalos Díaz (La Habana, 5 de marzo de 1988) es eso, un mar inquieto que no puede ser domesticado.

 16358616_10208348658022210_1056460155_n

Poeta, narrador, repentista, y muchas cosas m√°s, el Rolo (como yo lo rebautic√© hace ya un tiempo) prefiere la creaci√≥n por encima de todo. Prefiere prestarle atenci√≥n a los pensamientos que puedan desencadenar alg√ļn texto en su cabeza. Es un artista que se desenvuelve en el escenario con la soltura de quien conoce y disfruta lo que hace. Un Crack.

Miembro de la AHS, egresado del centro Onelio. Un caballero (t√≠tulo real) al cual la realidad de ser un escritor in√©dito no le quita el sue√Īo.Para √©l es m√°s bien un impulso extra que lo empuja hac√≠a lo bueno, lo esperado, o mejor como √©l mismo dice: El lado bueno de ser un desconocido es que puedes ensayar, literalmente, muchos primeros libros, lo cual no deja de ser un impulso favorable y hasta una ventaja.

Poeta, narrador, repentista, corrector, editor‚Ķ ¬ŅCu√°l prefieres? ¬ŅCu√°nto hay de Rolando en cada una de estas vertientes? ¬ŅTodos son el mismo escritor, poeta‚Ķ?

No s√© cu√°l prefiero, pero definitivamente me siento m√°s cercano a las vertientes de la creaci√≥n en estado puro. Es obvio que nada me produce m√°s placer que la creaci√≥n, escrita o cantada. Dentro de ese remolino que suele ser mi mente, casi siempre hay versos sueltos de poemas, descripciones de escenas o personajes, octos√≠labos de d√©cimas, que he improvisado. No puedo vivir sin imaginaci√≥n. Siempre le he prestado m√°s atenci√≥n a lo que pienso que a lo que veo. Lo m√≠o es crear universos textuales, monta√Īas de letras, rimas consonantes. Cada vez que descifro un vocablo el mundo se orienta mejor, da igual el g√©nero. Cuando tenga hijos les ense√Īar√© a jugar con el lenguaje. Vivo de, por y para las palabras. Por eso tambi√©n me dedico a la correcci√≥n y a la edici√≥n de textos ajenos. Es ineludible e invaluable el buen ojo de un corrector o un editor. Y cr√©eme que desde hace dos a√Īos, con una frecuencia que da miedo, soy m√°s consciente de ello que nunca. Entonces, admito mi bipolaridad. El Rolando creador es un despistado empedernido, pero el Rolando corrector se apoya del lado racional de su cerebro.Como dir√≠a Borges: No s√© cu√°l de los dos escribe esta p√°gina.

Alamar es una palabra que se me antoja poderosa, pero m√°s que eso Alamar es la gran fortaleza del arte underground en La Habana, me atrevo a decir que del pa√≠s entero. ¬ŅQu√© significa para ti vivir en Alamar con la condici√≥n de poeta y de paso formar parte de ese gremio (pa√≠s aparte) del que muchos no tenemos la dicha?

Aunque he permutado varias viviendas por La Habana, tambi√©n he tenido la dicha de vivir tres veces en Alamar, la llamada ¬ęCiudad Dormitorio¬Ľ. Debo confesarte que he estado algo ajeno al arte underground de mi barrio. En todo caso, he participado poco en sus eventos, por desinformaci√≥n o falta de tiempo. A lo que m√°s me he asociado y acercado es a la pe√Īa semanal del Grupo Ala D√©cima, comandada heroicamente por mi amigo Pedro P√©glez y tambi√©n gracias a la ayuda de un grupo de colaboradores. La amistad con SinecioVerdecia o Karel Leyva tambi√©n me ha ayudado a descubrir esencias valiosas de esa geograf√≠a del este de la capital. Por supuesto, me enorgullece ser parte de ese gremio de artistas o escritores(conozco a muchos), y me encanta convivir con los fantasmas de √Āngel Escobar o Juan Carlos Flores, por poner dos ejemplos de vecinos insoslayables.

He tenido la oportunidad de verte actuar en el escenario magistralmente. ¬ŅC√≥mo funciona la poes√≠a en ese ambiente? O mejor dicho, ¬Ņc√≥mo, movi√©ndote en el escenario, interactuando con un p√ļblico a veces vacilante, funciona la poes√≠a dentro de ti, m√°s all√° de lo escritural?

Gracias por los aplausos. No soy ese ser el√©ctrico que has visto gesticulando detr√°s del micr√≥fono, sino un personaje con buenas intenciones que todav√≠a trata de ocultar el miedo esc√©nico. Para hablarte de la escena tengo que remitirme a laimprovisaci√≥n po√©tica, al repentismo, una herencia del lado materno de mi familia. Unarte en el que conviven la m√ļsica, el texto y el teatro, manifestaci√≥n que estudi√© en mi etapa de bachiller y me ha complementado.O al neorrepentismo, un t√©rmino posmoderno que es rebeld√≠a total.Todav√≠a tiene pocos exponentes, pero es un ideal compendio de performance, actuaci√≥n, impro teatral, interactividad, teatro espont√°neo‚ĶCon bardos showmansque lo mismo improvisan en d√©cimas,que declaman en verso libre y as√≠ devuelven movimiento a las palabras, sin miedo a los augurios de que a nadie le importa ya la poes√≠a. Cuando me subo a un escenario vivoel poema en carne propia, o cuando protagonizo espect√°culos delante de numerosos ojos expectantes, ya sea acompa√Īado de la√ļd, guitarra y tres, o incluso de viol√≠n y cello, experimento una sensaci√≥n de adrenalina, v√©rtigo y omnipresencia dif√≠ciles de describir, estoy m√°s pendiente de la comunicaci√≥n con el p√ļblico, as√≠ como del contexto.Para producir el efecto deseado me apoyo de t√©cnicas propias de la actuaci√≥n, el Spoken Word, etc. Me gustar√≠a que hubiese escuelas que ense√Īaran a leer a los poetas, y lo digo sin la menor iron√≠a.

Tus escritos han logrado no pocos lauros en varios concursos dentro y fuera de laisla, y a√ļn el p√ļblico cubano no ha tenido la suerte (en serio, la suerte) de ver tu obra publicada, impresa. ¬ŅA qu√© se debe esto?

Es una larga historia no muy dif√≠cil de contar. Los varios galardones a los que te refieres nunca han premiado libros √≠ntegros, sino selecciones de poemas o cuentos sueltos que al menos han aparecido,y lo agradezco, en revistas y antolog√≠as, algunas impresas, adem√°s de medios digitales dis√≠miles. Considero que tales lauros no han generado la resonancia merecida en la prensa del patio, pero s√© que no es nada personal, sucede con m√°s frecuencia de lo que suponemos. Por otro lado, las pocas veces que he probado suerte enviando poemarios, por ejemplo, a nuestros planes editoriales (de las publicaciones territoriales de la AHS o no), simplemente me los han rechazado o la respuesta ha sido un descort√©s silencio de sucesivos meses. Este a√Īo por primera vez una editorial me ha dado el s√≠, pero es espa√Īola.

M√°s poeta ser√°s t√ļ es el t√≠tulo de esta entrevista, pero tambi√©n el t√≠tulode un blog literario que llevas desde el 2012. ¬ŅQu√© te dio el impulso para abrirlo, y qu√© lo mantiene?

El blog lo abr√≠ en la sala de navegaci√≥n del Pabell√≥n Cuba, impulsado por la lectura que semanas atr√°s ven√≠a haciendo de atractivos blogs de j√≥venes autores espa√Īoles, mujeres la mayor√≠a. Una de ellas me lo sugiri√≥, como una estrategia o antesala para ganar lectores de cualquier latitud que no tuviesen acceso a mi obra.El desenfado con el lenguaje, las elegantes salidas de tono, los hiperv√≠nculos con la blogosfera, me generaron mucha curiosidad. Pero por mala conexi√≥n, pereza y falta de objetivos,durante casi un a√Īo lo olvid√©.Decid√≠ reestructurarlo, redise√Īarlo y alimentarlo en el 2015 con entradas donde comparto rese√Īas, entrevistas, vi√Īetas, regad√≠os textuales, etc. Trato de actualizarlo semanalmente. La iron√≠a del t√≠tulo naci√≥ de una frase que le o√≠ gritar hace a√Īos, en medio de la calle, a mi amigo, el poeta y narrador David Mitrani Arenal.

¬ŅC√≥mo funcionan las nuevastecnolog√≠as para el escritor que eres? ¬ŅTienes el tel√©fono lleno de poemas? ¬ŅO prefieres llenarte las manos de tintas mientras escribes en una libreta?¬ŅC√≥mo funciona tu proceso creativo?

La aplicaci√≥n de notas de mi m√≥vil est√° llena de versos sueltos, t√≠tulos posibles, pasajes descriptivos‚Ķ Soy muy ca√≥tico, pese a que me encanta leer las respuestas de otros escritores a tu √ļltima pregunta. Devoro cuanto m√©todo, dec√°logo o dodec√°logo encuentro por ah√≠. Pero todo lo que se me ocurre empieza de manera imprevista y a veces hasta se me olvida el plan inicial. De alguna oraci√≥n me agarro y a partir de ah√≠ nacen los cuentos, poemas, cap√≠tulos de novela‚Ķ As√≠ les voy dando forma a las ideas o a temas que me obsesionan. La grafoman√≠ade llevar m√°s de un lustro escribiendo un diario debe ser uno de mis pocos ritos estables.Ahora prefiero teclear en la computadora, √ļltimamente con alg√ļn licor cerca, pero cuando adolescente lo hac√≠a en una m√°quina de escribir. Antes, durante y despu√©s eleg√≠a las hojas en blanco de las libretas escolares y rellenaba renglones. Pero todo m√©todo es solo el iceberg, el making of de la obra.

Con no tan pocos premios, menciones literarias, y tu obra siendo publicada en revistas y antolog√≠as de otros pa√≠ses. Y, bueno, saber que tu poemario ‚ÄúMundo pa√Īuelo‚ÄĚ ser√° publicado por la editorial Samarcanda de Espa√Īa. ¬ŅComienzas a sentir que eres un escritor de la Di√°spora, sin vivir en la Di√°spora?

Esta pregunta me ha hecho re√≠r, pero quiz√° deba preocuparme. Nadie es profeta en su tierra y sospecho que muchos de los autores cubanos elegidos por la editorial Samarcanda piensan igual. No obstante, s√© que alg√ļn d√≠a cambiar√° este razonamiento y casi siempre lo que sucede conviene. Pulo, mientras, mis l√≠neas. A√ļn soy joven, optimista, obstinado y paciente.

Continuando con la pregunta anterior, ¬Ņser√° que tu generaci√≥n (en la que me incluyo)est√° conformada por escritores y poetas de la Di√°spora, que publican fuera viviendo dentro? ¬ŅConvirti√©ndose quiz√°s, en una competencia contraescritores, digamos, ya m√°s encumbrados? ¬ŅO crees que es solo una moda?

La ley de la negaci√≥n siempre existir√°.No me parece que sea una competencia, sino una estrategia o el paliativo que hemos encontrado.Creo que hay de todo un poco. Mi generaci√≥n est√° conformada por muchos matices. Hay tantas intenciones como personalidades. Quienes asumen la literatura como una moda, o con poses esnobistas que ocultan mediocridad, falta de lecturas, horizontes y virtudes humanas, tarde o temprano se rezagar√°n en el camino. Quienes son aut√©nticos ser√°n premiados de alguna manera. El tiempo es el que tiene la √ļltima palabra.

¬ŅSer ‚Äúin√©dito‚ÄĚ y lo pongo entre comillas (porque en el fondo nadie lo es), te quita elsue√Īo? ¬ŅO es un impulso extra para esforzarte a escribir m√°s o mejor? Si es que un escritor escribe mejor que otro, puede que la pregunta te provoque controversia.

A veces me produce pesadillas, pero no me quita el sue√Īo. E intento llevar a cabo las palabras de Faulkner, cuando dijo que no compet√≠a contra nadie, sino contra s√≠ mismo. El lado bueno de ser un desconocido es que puedes ensayar, literalmente, muchos primeros libros, lo cual no deja de ser un impulso favorable y hasta una ventaja.

Caballero de la Orden Literaria Francisco de Quevedo es el t√≠tulo que ganaste con un poema que me encanta, un poema hueso, duro. ¬ŅPor qu√© mandaste ese poema a un concurso de Espa√Īa? Y doy paso a tu participaci√≥n en concursos literarios, que se necesita para ganar algo. ¬ŅC√≥mo funcionan para ti los concursos dentro de la Isla?

Mandé Poema para que me llames por teléfono a un concurso nacional y pasó inadvertido. Entonces, al igual que en otras ocasiones, decidí enviarlo a otro certamen, cuyo estímulo era muy tentador, sobre todo por su significado, y ya ves, me convertí en Caballero de la Orden Literaria Francisco de Quevedo en el 2014. Todavía me parece mentira y no es falsa modestia. Te confieso que nunca he entendido los mecanismos de los concursos literarios y mucho menos los de nuestro archipiélago, y no es porque no haya estudiado el asunto. Son un misterioque prefiero no descifrar. Si no tuviese necesidad de publicar, no tanto por el prestigio o por el dinero (efímeros ambos), a lo mejor me hubiera retirado de insistir. Pero en 10 ocasiones he tenido alguna suerte y sería absurdo imitar a Salinger o retirarme de la competencia antes de tiempo.

Para cerrar, ¬Ņahora mismo, en qu√© lugar crees que se encuentra la literatura joven cubana? ¬ŅEn qu√© lugar te encuentras t√ļ dentro de ella?

Te hablaré de lo positivo: se escribe a buen ritmo, hay una calidad probada, se digieren buenas influencias, hay una curiosidad lectora voraz, los desafíos culturales son superiores, conviven muchos estilos y escuelas y… no sé, poeta, eso se lo dejo a los críticos especializados y a los lectores. Somos tantos ya escribiendo que el porvenir trae más interrogantes que certezas. Dentro de un tiempo vuelve a hacerme la pregunta.


Voces pesqueras

Los concursos literarios, con involuntaria creencia, tienen un poder: el de sacar a la luz libros necesarios. Este es el caso del Poseid√≥n cubano; el volumen agrupa testimonios de pobladores de la zona pesquera del centro de Cuba nunca antes recogidos. La edici√≥n corre a cargo del sello editorial Mecenas y fue premio Fundaci√≥n de la Ciudad de Cienfuegos en 2014; se trata de una coautor√≠a de los escritores villaclare√Īos Edelmis Anoceto y Alejandro Batista Moreno. [+]


La simple ecuación de los concursos literarios

La √ļltima vez que necesit√© enviar un paquete (contenido: hojas de papel con letras impresas) v√≠a correo postal me percat√© de que probablemente exista un plan secreto para obligar a un cliente a pasar m√°s trabajo de lo previsto. Para mi sorpresa, las hojas de adentro del sobre ya no pod√≠an ir encuadernadas con presillas de patas, ¬ęeso rompe el sobre¬Ľ, dijo entre dientes la amable dependienta, luego de que hab√≠a resistido el calor y la cola, estoica, de pie. [+]


No me gustan ¬ęlos vivieron felices para siempre¬Ľ

Yeney de Armas se ha colado como un duende en el mundo de la literatura durante este √ļltimo par de a√Īos. Ya ha ganado varios reconocimientos y se mueve con igual precisi√≥n en el mundo de la narrativa para adultos (hasta ahora ha sido premio Calendario por el libro Rapsodia bohemia y premio Eduardo Galeano por el cuento Encuentre las doce diferencias) y en la literatura para ni√Īos y j√≥venes (ha obtenido la beca Dador por el proyecto de libro ¬ęUn mundo all√° afuera¬Ľ y fue premio Eli√©cer Lazo por el cuento Primos). Respondiendo a su cari√Īo por las tablas (no las de multiplicar), incluso fue Jefa de Secci√≥n de Artes Esc√©nicas en la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) de la Habana. Por eso ahora le hacemos esta entrevista y tratamos de hacer preguntas originales y un poquito divertidas, porque la literatura, al fin y al cabo, es m√ļsica para los sentidos y alimento para pensar, pero, en el fondo, tambi√©n es entretenimiento y diversi√≥n. [+]


Milho Montenegro: la poesía como intervención de la realidad

Alain Santana y yo somos amigos. Milho Montenegro es mi colega. La diferencia entre ambos conceptos no es tan amplia: te permite la apertura, el desgarro, la intimidad. Cre√© el ardid de esta entrevista para intentar atrapar a un poeta aut√©ntico que escribe bajo seud√≥nimo, y √©l acept√≥. Alain lleva a cuestas su poes√≠a. El texto irreverente, las costuras del sue√Īo, el deseo de convertirse en dialoguista de la realidad, son algunas de las muchas obsesiones que coronan la vida de este creador. [+]