concierto


Magdalena Mathey, una mujer que canta a ‚ÄúLongina‚ÄĚ

Santa Clara ya satura de acordes y canciones sus fr√≠as madrugadas de enero. Se alista la ciudad para acoger a los bardos. Ellos llegan desde todos los escondrijos de la Isla, dispuestos a trasnochar en beneficio del arte. Se les reconoce por el cabello enmara√Īado, los ojos expresivos, expectantes, la guitarra al hombro y una alegr√≠a medio son√°mbula que somete a la ciudad bohemia del centro de Cuba. [+]


Una Feria para la trova

Holgu√≠n es una provincia de trovadores, aunque no tuvo el aura fundadora de Santiago de Cuba o Santa Clara, donde los viejos patriarcas hicieron brotar sus canciones. S√≠ cont√≥ hasta hace poco con el ‚Äúdoble sentido‚ÄĚ del √ļltimo de los juglares, Faustino Oramas,¬†El Guayabero, quien inspir√≥ y sirvi√≥ de gu√≠a a m√°s de una generaci√≥n de trovadores cubanos, desde Pedro Luis Ferrer, Frank Delgado hasta Tony √Āvila y otros mucho m√°s j√≥venes. [+]