clown


Guiños teatrales desde Holguín

Los títeres no han dormido, al menos no los del Teatro Guiñol de Holguín. Con casi medio siglo de historia titiritera, la cuarentena por Covid-19 detuvo sus rutinas, mas les impulsó a crear para otros públicos y formatos, con fines distintos, pero similares en el intento de entretener y educar a sus seguidores.

A Karel Fernández, joven actriz de la compañía, la cuarentena le ha parecido un tiempo fértil. Por ella surgió la idea de Guiños desde casa, “una alternativa audiovisual que creamos para seguir nuestra labor como artistas de teatro. Consiste en presentar nuestros muñecos en situaciones propias de la pandemia y cómo la enfrentamos, son circunstancias donde mostramos, por ejemplo, al Ratoncito Pérez, que se va a comprar comida y olvida el nasobuco o las peripecias un padre agotado por complacer a su hija en su casa para que no se sienta aburrida, todo con el mensaje final de quedarnos en nuestros hogares.

“Es una forma amena, diferente de transmitir mensajes sanitarios, aconsejar a los niños y la familia en general, acerca de cómo aprovechar el tiempo en casa haciendo cosas útiles, además de promocionar nuestro trabajo y celebrar fechas tan importantes como nuestro aniversario 48 y el día Internacional de la Infancia.”

Así, espacios de la televisión holguinera y redes como Telegram se han hecho eco de lo que hacen los títeres cuando un virus cierra las puertas del teatro.

“Subimos los videos a Facebook cada lunes y hemos terminado la primera temporada con trece Guiños. Ahora queremos hacer otra, pero con temas pertenecientes a esta primera fase recuperativa y a las que vienen”, explica Karel.

Y como de tregua fecunda se ha catalogado esta etapa, los miembros de esta compañía solo pueden pensar en el futuro: “En proyecto tenemos muchas cosas. Este tiempo en casa, aunque nos ha atrasado un poco el trabajo, nos ha alimentado el espíritu y las ganas de crear. Seguimos preparando nuestro próximo estreno, El extraño caso de los títeres que asesinaron a los espectadores, del autor Salvador Lemis, de la cual soy directora artística. Tenemos planes de montar dos espectáculos de clown con el maestro Ernesto Parra, director de la compañía Teatro Tuyo, de Las Tunas, y esta idea nos hace muy felices.

“Para el agosto esperamos tener cierto contacto con el público, queremos crear una peña apoyada por la AHS y en nuestra sede. Sería para adultos y pretendemos rescatar la vida teatral de la provincia y unir a todos los grupos de las artes escénicas, tanto profesionales como los nuevos creadores. La intención es promocionar sus obras, abrir espacio a la crítica y dar a conocer el teatro con su función social, pero de forma lúdica y aportando conocimientos.”

La función continúa cada día desde la responsabilidad, las ocupaciones propias de los artistas tras bambalinas, menos espectaculares y glamorosas como la escena, pero necesarias para que triunfe sobre las tablas la belleza. Y, el Teatro Guiñol de Holguín sigue vital, creando y dejando en mensajes de bien público desde las redes, una evidencia de que cuando un telón se cierra, las redes sociales se abren.  


Las Tunas: capital del clown

Desde que en 1999 Ernesto Parra creara Teatro Tuyo el arte del clown empezó a florecer en la ciudad tunera, convirtiéndose en punto de referencia de esta manifestación en el país.

El Taller Internacional de Payasos (realizado cada dos años), el Centro Cultural Teatro Tuyo (escenario del grupo) y obras como Gris, Superbandaclown y ¡¡¡Pumm!!!, que resaltan por los reconocimientos recibidos y por la calidad artística, fueron allanando el camino. Hoy el clown echa raíces en La Tunas. La apertura de la Escuela Nacional de Clown así lo prueba.

La nariz roja, símbolo del payaso, inició el camino. Desde este 9 de septiembre quedó inaugurada una escuela que desde Las Tunas apuesta por dignificar la práctica del clown. El principal promotor de este sueño, Ernesto Parra, contó con el apoyo de las instituciones culturales del  territorio, sobre todo de la Escuela Profesional de Arte El Cucalambé, que junto al Centro Cultural Teatro Tuyo, serán cedes de la escuela.

Luego de un riguroso proceso de selección, nueve estudiantes de las provincias de Guantánamo, Granma y Las Tunas integran el primer grupo, que tendrá un periodo formativo de dos años y medio, con un plan de estudios exigente.

Foto: Saymi Kenia Torres López.

El alumnado recibirá una formación personalizada que pretende desarrollar las habilidades técnicas de las especialidades de títeres, circo, actuación, pantomima y prestidigitación. Se insertarán en las presentaciones de la compañía, como parte también de su preparación, esencialmente, en la dimensión comunitaria de su trabajo.

El claustro de profesores está integrado por los propios actores del grupo y por educadores de la escuela Profesional de Arte del territorio. Todo esto conducirá a una formación integral que les permitirá graduarse como actores totales.

El objetivo principal de la escuela es formar a profesionales del clown con un perfil amplio para que regresen a sus comunidades y territorios a transmitir sus experiencias convirtiendo cada actuación en un espectáculo original.

Única de su tipo en el país, la Escuela Nacional de Clown viene a consolidar y enaltecer un arte no siempre valorado, pero que a fuerza de calidad artística y resultados palpables, convierte a esta ciudad en la capital del clown.


Globos de todos los colores, de todas las formas

Se venden globos a 200 cuc, de todos los colores y de las formas que desee. Llégate a este timbiriche. Tienes la opción de quedarte, reírte, retozar. Globos “multiusos”, que cuentan una historia, un deseo, un sueño, que pintan infinitos arcoiris. Los trae Papote, un payaso medio loco, pero inteligente para su negocio. Tenga cuidado, no explote ninguno de esos globos, que solo el de nariz rojísima puede hacerlo. Él es el dueño, el culpable que la gente haya salido con el corazón desabrochado, después de una inyección de inocencia, después de que todos inflamos nuestro globo: grande, blanco y sincero. [+]