Cienfuegos


Preparan próxima edición de la Cruzada de la AHS en Cienfuegos

  • La edición número 12 de la Cruzada Artístico-Literaria de la Asociación Hermanos Saíz de Cienfuegos acontecerá del 27 de julio al 3 de agosto. Esta iniciativa cultural recorrerá una veintena de asentamientos de El Escambray y el litoral sur de la provincia.

    Por el emblemático Pico San Juan comenzará esta cruzada. Un homenaje a los Hermanos Luis y Sergio Saíz será el pretexto para inaugurar un certamen que en 2020 busca una mayor cercanía con los pobladores de nuestras zonas montañosas.

    Frank Pérez Aguayo, presidente de la AHS en la provincia, adelantó que lo importante es lograr un acercamiento real a los campesinos, «que nos reciban en la intimidad de sus hogares y que compartan nuestro ate, porque lo llevamos de todo corazón.»

    Para esta edición 12 de la Cruzada se han tomado todas las medidas de protección. Los diseñadores Reinel y Dianko aportarán los nasobucos para el elenco de la brigada.

    «Seremos cuidadosos, por el bien de los artistas y de quienes nos recibirán en esas comunidades. La AHS y la Cruzada tienen que ser capaces de adecuarse a la compleja situación epidemiológica que todavía enfrenta nuestro país», agregó Pérez Aguayo.

    Artistas cienfuegueros, y de la provincia de Villa Clara conformarán este colectivo de jóvenes creadores, encargados de que al macizo montañoso cienfueguero lleguen nuevos libros, canciones, obras de teatro.

  • *Tomado de Perlavisión

“Mientras tanto seguimos siendo sur”

Recuerdo la noche cuando una amiga me puso los audífonos, y me dijo: “¡escucha!”. Ella, santaclareña, no me llevó a conocer el hielo pero me llevó a conocer la música de un trovador—cienfueguero como yo—de quien jamás había escuchado una canción ni un lugar…

Hasta ese día para mí los trovadores eran una especie de malos poetas anticoloquialistas que decían cualquier (inentendible) cosa sobre cualquier (inentendible) cosa. Pero “Niña”, la primera canción que escuché de Ariel Barreiros, era diferente:

  • Y estoy llenando todas las libretas
  • De Cecilines feos
  • Enamorados, tristes, y es por ella
  • Y estoy que no regreso limpio, mira,
  • Que no doy merienda
  • Y bruto, y mal hablado,
  • Y es por ella…

Luego descubrí que la poesía de Ariel era capaz de cambiar de voces, regresar en el tiempo, cantarle con entusiasmo al desamor, filosofar con instinto y certeza. La poesía de Ariel Barreiros era capaz de todo, porque era precisamente eso: poesía. Tan libre como la mejor poesía, tan cargada de sentido (común, desde luego) como la mejor poesía. Y era, además, “poesía” en el sentido aristotélico del término: acción.

Pocos meses después, Ariel Barreiros fue a la Universidad (Central “Marta Abreu” de Las Villas) en el Longina mágico de 2017. Ese día descubrí que Santa Clara definitivamente era “el lugar donde atarnos mejor” a tantas felicidades, entre ellas, a la felicidad nostálgica de aquel guajirito que le canta a su “Niña” a través de la voz de aquel otro guajiro de Aguada, fin de siglo, a quien conocen tantos en esta urbe —como lo pude comprobar ese día— y a quien conocen tan pocos en Cienfuegos, como lo pude comprobar más tarde cuando empezó su peña cerca del Parque Martí.

Aquella peña fue una felicidad, mientras duró. Mis amigos universitarios de casi toda Cuba se retorcían de la “sana” envidia. “Un día los traigo”, les decía a espirituanos, holguineros y, por supuesto, santaclareños. En realidad, a la peña íbamos los pocos cienfuegueros que conocían a Ariel, quien siempre nos agradecía, sin ningún tipo de complejo o arrogancia.

“Yo soy muy positivo y pienso que mientras un amigo mío venga a escucharme, la cultura nacional está salvada”, nos comentó un día —repito— sin ningún tipo de complejo o arrogancia.

Debo decir que como hacía apenas unos meses Kamankola nos había dicho, en medio de una charla con sabor a dispensada de seis pesos, que nos olvidáramos de Sabina y de toda esa gente, que Ariel Barreiros era el mejor trovador del mundo; como hacía unos meses que yo había ido a Holguín, a la peña de Manuel Leandro, y había visto a jóvenes holguineros cantar “Niña” desde la primera hasta la última palabra… entonces, no me sorprendió que una noche, en la efímera peña cienfueguera donde solo íbamos unos pocos, los pocos que nos enterábamos por Facebook, los pocos amigos de siempre, Mauricio Figueiral le dijera a Ariel: “de donde soy yo, cuando se habla de compositor serio se habla de ti. Y a mí me da un orgullo tremendo decir que soy tu amigo”.

Entonces, hubo un día en que su peña cienfueguera terminó, y nuestro Zaratustra debió regresar por enésima vez a su finisecular Aguada, “a seguir amando/ a ver si un día de estos llueve/ mientras tanto”. Lo bueno que tienen las cosas que se acaban es que pueden volver a empezar, con más fuerza. Por eso no quiero llover sobre lo mojado. Además, siempre hay una esperanza. Y la esperanza se me reveló el día del concierto en el que presentaron su cancionero.

Aquel día llegué tarde, y me sorprendí porque aquello estaba repleto. Estábamos, sí, los mismos de siempre, pero habían muchos más.

La verdad es que el cancionero, en sí, es otra esperanza, además de un acierto mayúsculo por parte de Reina del Mar Editores y de todos los que colaboraron con ese proyecto. Y digo esperanza, no por Ariel Barreiros, porque Ariel no necesita que se le conozca en esta ciudad tan hermosa y pueblerina, sino porque sería penoso que los historiadores del mañana descubran que los artistas cienfuegueros del presente (artistas en el sentido más auténtico y menos comercial del término) eran profetas en todas partes menos en su propia tierra.

Pero bueno, “mientras tanto seguimos siendo sur”.


Cruzada por el arte y la literatura en Cienfuegos (+ audio )

Cada etapa veraniega la filial cienfueguera de la Asociación Hermanos Saíz convoca a la Cruzada Artística y Literaria, un movimiento cultural que recorre las zonas montañosas y más apartadas del territorio sureño.

Este dos de agosto comienza la edición número 11 de este evento que comenzará en el municipio de Cumanayagua, con un acto inaugural en el que participarán todos los creadores involucradas en la Cruzada.

Además de la AHS, auspician este certamen la Dirección Provincial del Cultura y el Gobierno de Cienfuegos. Dentro de los asentamientos beneficiados destacan las comunidades de La Sierrita, Monforte, San José, Río Chiquito y Yaguanabo Arriba, entre otras.

Durante la primera semana los artistas y escritores visitarán zonas ubicadas en el Macizo montañoso de Guamuhaya, mientras que a partir del seis de agosto se moverán por poblados del litoral sur de la provincia.

Además de músicos, actores, artistas de la plástica de la localidad, también se integrarán a la oncena edición de la Cruzada, integrantes de Grupo Trovuntivitis de Villa Clara, junto a miembros de la Brigada de Instructores de Arte “José Martí” y de la Sociedad Cultural, que también lleva el nombre del Apóstol.

ESCUCHE AUDIO AQUÍ (DE RADIO CIUDAD DEL MAR)


Galerías de arte en Cuba: ¿un espacio para llenar?

(Tomado de Perlavisión)

 

¿Cuál es la función de una galería de artes visuales en Cuba? ¿Es acaso promover las ventas de las obras en un mercado incipiente y poco consolidado? O es exhibir y por lo tanto, socializar la creación.

En Cienfuegos existen un total de seis espacios expositivos convencionales e incluso se prepara otro en el Corredor de Santa Isabel. Ahora bien, en esta ciudad hay cientos de artistas, pintores, grabadores, escultores, dibujantes, fotógrafos, diseñadores, muchísimos más, por supuesto, que la cantidad de galerías, y sobre todo cuando tenemos en cuenta que el número crece, nutrido por la Escuela de Arte Benny Moré.

De ahí la necesidad imperiosa de establecer, consolidar y respetar claras jerarquías artísticas a la hora de conformar las programaciones en cada uno de estos lugares.

Sin embargo, este comentario no analiza tan compleja e importante cuestión. Se centra más bien en el hecho, lamentable, de que la mayoría de las exposiciones que se organizan aquí cuenten con muy poca presencia de público.

Los creadores visuales de Cienfuegos poseen una grandísima calidad, y de eso nadie puede dudar. Tampoco es razonable poner en tela de juicio que no se realicen suficientes muestras individuales o colectivas, pues tanto el Consejo Provincial de Artes Plásticas como la UNEAC y la Asociación Hermanos Saíz organizan exposiciones con bastante frecuencia, no solo de artistas locales, sino también de reconocidos creadores del resto de la Isla e incluso de renombre internacional.

Debemos tomar en cuenta que no se trata solamente de exhibir, también hay que promocionar lo que se exhibe, contextualizar, estimular la apreciación, atraer al ciudadano común.

Lo ideal sería que cada exposición fuera asumida como una propuesta múltiple e integral. Quizás la inauguración de estas muestras pudiera incluir pequeños conciertos o presentaciones de danza.

Es necesario que la programación de las galerías incluya también talleres, conversatorios, acciones de proyección comunitaria. Algunas galerías locales, como la de la Sociedad Gráfica trabajan muy bien desde este enfoque, ojalá y lo hicieran todas.

Porque, ¿de qué nos vale llenar los espacios expositivos de obras cuestionadoras y atractivas si solo acuden a verlas otros artistas o amigos, o familiares de los creadores de turno? ¿Acaso no deberían  estas galerías atraer a los jóvenes, a los ancianos, al cienfueguero de a pie?.

Pero una cosa es la utopía de cómo debe funcionar un lugar y otra bien diferente la realidad y, en este caso, esa realidad se traduce en galerías vacías y en muestras bien interesantes que pasan desapercibidas.

Disimiles factores influyen en este asunto de vital importancia para la cultura cienfueguera, y sobre todo porque no se limita a las fronteras provinciales, sino que es un fenómeno marcadamente nacional.

Algunos son de índole conceptual, como la escasa o la ineficiente labor de comunicación de estas galerías con sus públicos y hasta con los medios de difusión masiva.

Otros poseen un aspecto más objetivo, sobresalen aquí la tan traída y llevada cuestión de los horarios, por ejemplo. En Cienfuegos, como en toda Cuba la gran mayoría de las galerías abren en horarios laborales y escolares.  Hay que buscar alternativas porque estos centros tienen en sí mismos la inmensa potencialidad de convertirse en epicentros, en puntos generadores de cultura.

Hace apenas unos meses llegó a Cienfuegos la Bienal de La Habana, evento que llevó las creaciones a las calles y que permitió comprobar que a los cienfuegueros si les interesa el arte. Pero el arte, tiene y no por gusto, espacios convencionales que deben comenzar ya a abrir sus puertas al mundo que los rodea.


Consejo Nacional de la AHS, la fuerza del diálogo

¿Cómo logramos que nuestros eventos sean mejores?, ¿cómo incrementamos su alcance?, ¿cuáles son las particularidades de cada provincia en esos propósitos?, fueron algunas de las preguntas que guiaron el intenso debate durante el Consejo Nacional de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) que sesionó del 17 al 19 del actual mes en la provincia de Cienfuegos, siempre en una interesante construcción colectiva que en ocasiones se extendió a horas de la noche.

[+]


Vivir el éxtasis de los aplausos

“Ahora mismo terminé una función”, dijo ella sin quitarse el atuendo del personaje. Su rostro irradiaba aún el éxtasis de los últimos aplausos, con suspiros que interrumpían el protocolo inicial del diálogo. Alrededor, bolsos, trajes y un montón de cosas que confundirían al público si aparecieran sobre el escenario de la sala Aida Conde, del Centro Dramático de Cienfuegos.

[+]