César Hidalgo


Romer√≠as: correr el horizonte con Reinaldo Cede√Īo

Esta conversaci√≥n es fruto de un trueque, especie de neofeudalismo virtual. Ya se me extravi√≥ el recuerdo de cu√°ndo traspasamos la frontera.Lo admir√© cuando a√ļn desconoc√≠a su rostro. Para m√≠ era el laureado periodista, poeta, narrador y promotor cultural o el autor de t√≠tulos de mi consulta como Son de la loma. Los Dioses de la m√ļsica cantan en Santiago de Cuba. No recuerdo el d√≠a en que se entrecruzaron nuestros quereres. Solo s√© que cada vez m√°s las coincidencias se reiteraron.

Es un hombre-lente y su palabra, imagen de la certeza. El arrojo de su verbo enamora, el mismo que se hace verso en los recovecos del erotismo y la sensibilidad, o aquel cuyo estilo entrecorta el aliento a la lectura de sus cr√≥nicas. Su obra es P√°gina Abierta, lo mismo que el espacio de promoci√≥n cultural que por a√Īos sostiene.

La noche más larga que viviera la santiaguera urbe en 2012 se le obsesionó memoria literaria. Los corderos alzan la vista, El hueso en el papel, La edad de la insolencia, y Poemas del lente son solo algunos de sus prolíferos títulos cuya presencia se aseguran un lugar en mi librero.

Va de las plataformas radiales a los medios impresos y digitales. Suyo es el reino de las palabras.

M√°s all√° del agua como met√°fora, ambos tenemos coincidencias con la lluvia y Codanza, que tecla mediante nos revelamos.

-¬ŅCu√°ndo comenz√≥ tu nexo con las Romer√≠as de Mayo?

Holgu√≠n fue siempre cercano para m√≠. Ten√≠a el nombre y el rostro de mis compa√Īeros de la Universidad que eran de all√≠. Luego lleg√≥ mi admiraci√≥n por el L√≠rico, por Codanza, por sus poetas… hasta que en 1998 me invitaron a las Romer√≠as de Mayo. He ido a otras convocatorias; pero fue √©sta, por ser la primera en que particip√©, la que ha quedado prendida a mi memoria.

Dirig√≠a en ese momento la p√°gina cultural del peri√≥dico Sierra Maestra y hab√≠a recibido el Premio Nacional de Periodismo Cultural, que se entregaba entonces por la obra del a√Īo. Recuerdo que lo dediqu√© a la imbatible revista √Āmbito ‚Äēpublicaci√≥n cultural del peri√≥dico Ahora y de la cultura cubana‚Äē, porque siempre me acogi√≥, incluso en aquellos momentos en que, en medio del noblemente llamado ‚Äúper√≠odo especial‚ÄĚ, qued√© sin trabajo y sobreviv√≠ gracias a la venta de man√≠. Marlene Gonz√°lez, entonces la coordinadora de √Āmbito, es uno de esos √°ngeles que llevo siempre conmigo.

En esas Romer√≠as de 1998 que refiero, su creador y director general, Alexis Triana, me pidi√≥ estar junto a mi colega Michael Hern√°ndez Miranda en la direcci√≥n del peri√≥dico La Luz, publicaci√≥n que circula en tiempos de Romer√≠as. Fue un encargo dif√≠cil, en verdad retador en medio de la din√°mica que genera una cita m√ļltiple como esa, y trat√© de honrarlo hasta el √ļltimo d√≠a.

-¬ŅQu√© significados te asiste la experiencia de llevar tu obra a los espacios literarios y otros de la Romer√≠a?

He tenido la suerte de estrenar poemas en Romer√≠as, lo cual siempre significa una fiesta √≠ntima para uno. He encontrado un p√ļblico √°vido, presto, un p√ļblico de aqu√≠, de all√° y hasta de acull√°. He disfrutado de conciertos, tertulias, descargas‚Ķ pero recuerdo con particular cari√Īo la oportunidad que tuve de exponer en el Premio Memoria Nuestra, mi aproximaci√≥n a la vida y obra de una gran poeta cubana, envuelta siempre en el misterio.

El ensayo llevaba por nombre ‚ÄúFlor Loynaz: un bosque a la sombra de una ceiba‚ÄĚ y fue bien recibido por los investigadores all√≠ presentes. Yo hab√≠a tenido el privilegio de entrevistar a Dulce Mar√≠a Loynaz y algunas de las confesiones que ella me hizo y su valoraci√≥n sobre la altura literaria de su hermana que emple√© como sustento, no pueden hallarse en ninguna otra parte. Me han publicado aquella entrevista en Cuba y el exterior, e incluso he visto por ah√≠ algunas de las palabras que me dijo, sin la debida referencia; pero aquello fue el resorte que me ha motivado a seguir escrutando en la obra de los Loynaz.

-¬ŅQuisieras compartir alguna an√©cdota que hagan de alguna de tus participaciones un momento especialmente importante, simp√°tico o raro?

Tengo tantas, de tantos matices‚Ķpero voy a escoger dos de muy diverso cariz. Tuve que dar cobertura en el teatro Eddy Su√Īol a una sesi√≥n del concurso danzario Solamente solos. Como invitado bailaba un ni√Īo guantanamero, Esteban Aguilar, sangre de mi sangre.

Cuando vi a mi sobrino, cuando lo vi en el escenario, cuando se hizo silencio… sentí ganas de gritar, de correr, me llevé instintivamente las manos al pecho, algo galopaba a toda velocidad.

La obra era breve, de otra forma, creo que no hubiera podido llegar al final. Luego, no sab√≠a qu√© escribir. Fue una nota apenas, un reporte peque√Īo en La Luz‚Ķ pero qu√© dif√≠cil.

La otra es muy simp√°tica y est√° ligada al mismo teatro. Codanza estrenaba en Romer√≠as una pieza basada en obras de Cosme Proenza. Se llamaba A√Īo cero. Recuerdo que cay√≥ un aguacero tremendo, mas la gente fiel abarrot√≥ el teatro. El caso es que la coreograf√≠a y concepci√≥n de la pieza exig√≠a la desnudez total del elenco, hombres y mujeres, pues se refer√≠a al principio del mundo.

El quebradero de cabeza sobrevino a la hora de seleccionar las fotos para publicar en el periódico. Había varias candidatas hermosas que fueron decantadas, unas por aquella pose, otras por aquel ángulo… y así. No queríamos vender la desnudez, sino el sentido artístico de la propuesta. Finalmente nos decidimos por una general donde aparecía en primer plano uno de los bailarines de espaldas. Todavía me pregunto si acaso fuimos conservadores, o si fue la mejor opción.

-¬ŅEres un Romero reincidente?

Bueno, no tanto‚Ķ. pero justo este a√Īo estaba listo para participar junto a mi colega Katiuska Ramos en el espacio audiovisual de las Romer√≠as con las experiencias de nuestro programa ‚ÄúAs√≠ suena la vida‚ÄĚ y del documental sonoro como veh√≠culo ideal para salvar las identidades locales y las historias de la vida real.

‚ÄúAs√≠ suena la vida‚ÄĚ (Radio Mamb√≠, Santiago de Cuba) estrena cada domingo una pieza radiof√≥nica de excelencia y ha invitado a prestigiosos artistas de la radio de Cuba y Latinoam√©rica. El espacio se forj√≥ bajo la m√°xima de que somos municipios del mundo, sus realizaciones est√°n disponibles en internet e incluso gener√≥ un foro de debate muy hermoso.

Mediada la propuesta de un realizador del prestigio de C√©sar Hidalgo y la invitaci√≥n de Yaylin Ojeda Grass, llev√°bamos tambi√©n a estas Romer√≠as nuestro documental sonoro ‚ÄúEscondida‚Ķ ¬Ņde qui√©n?‚ÄĚ, ocho minutos para contar una historia de amor de Cuba adentro: amor a la tierra, amor a la familia, amor entre dos mujeres. La obra est√° disponible en https://www.youtube.com/watch?v=1SxaPDhK_hY mientras sus antecedentes y entrevistas a sus realizadores se pueden escuchar en https://www.spreaker.com/user/juancarlosroque/asi-suena-la-vida-17-de-noviembre-2019

En este 2020, no podré subir (casi desmayarme) en el ascenso a la Loma de la Cruz, no podré disfrutar de los parques, instalaciones, sesiones de Holguín en Romerías; pero gracias a ti aquí van estas evocaciones, gracias a la virtualidad estamos otra vez de romeros. Y como me gusta correr el horizonte con la mirada, solo aguardo la próxima oportunidad.