Centro de Estudios


Mart√≠ nos ense√Īa el camino del bien

Por Doctor en Ciencias Históricas Pedro Pablo Rodríguez, intervención en el espacio Dialogar, dialogar, de la AHS

¬ŅVieron todos en la televisi√≥n los personajes que les echaron la sangre a los bustos de Mart√≠? Hay uno de ellos, que dice que √©l lo hizo porque el otro vino y le dijo que ten√≠a una ‚Äúpinchita‚ÄĚ para ganar dinero. No sabemos cu√°nto.

Estas personas no tienen realmente ni la menor idea de quién es Martí, no lo sienten, no comprenden su dimensión. Solo así se entiende un poco que hagan semejante cosa.

Entonces yo pienso: ¬Ņy c√≥mo es posible que en Cuba, con todo lo que hablamos de Mart√≠ y todo lo que se publica y se hace, pues haya personas que, como esas, no conozcan la obra ni las esencias de Jos√© Mart√≠, no sientan suficiente admiraci√≥n y respeto?

Este es un asunto importante, un asunto central. Debemos entender cada día más por qué Martí resulta importante, por qué resulta significativo para nosotros, y no pensar simplemente que es por sus textos, sino también por lo que hizo. Les voy a poner unos ejemplos de unas personas extranjeras.  Nosotros, en el Centro de Estudios Martianos, recibimos estudiantes extranjeros con frecuencia. Llegó una vez una muchacha japonesa, que quería hacer estudios sobre Martí, a ver si escribía un trabajo, hasta un libro sobre él.

¬ŅQu√© sab√≠a del Ap√≥stol? Imag√≠nense ustedes. Hab√≠a le√≠do textos sueltos, manejaba todav√≠a muy mal el espa√Īol‚Ķ, lo cual limitaba sus posibilidades de conocer m√°s sobre √©l, pero segu√≠a tratando de aprender, siempre con un diccionario en la mano para entender todo.

Ella estuvo casi un a√Īo con nosotros aqu√≠, estudiando, leyendo a Mart√≠, nosotros explic√°ndole cosas y dem√°s. Regres√≥ a su pa√≠s, y poco despu√©s nos envi√≥ una carta agradeciendo, y diciendo que, cuando lleg√≥ a Jap√≥n, ella se pregunt√≥: ¬Ņy para que yo he estudiado a Mart√≠, para qu√© yo lo he le√≠do, qu√© me ense√Ī√≥? Y se respondi√≥ ella misma: ‚ÄúMart√≠ me ense√Ī√≥ que debo tener una preocupaci√≥n por los problemas a mi alrededor, por la vida de mi pa√≠s, por los problemas del mundo, pero desde el √°ngulo de mi pa√≠s, que es donde vivo‚ÄĚ.

Y entonces llegó a la conclusión de que en Japón hay un problema hace rato: hay sectores de los políticos, incluida parte del propio gobierno que quisieran, con el impulso de Estados Unidos, tener un gran ejército, volver a ser una potencia militar como lo fueron hasta la Segunda Guerra Mundial, en que Japón fue el gran imperialista de su zona geográfica.  Japón dominó Corea, parte de China, llegó hasta las Filipinas, dominó parte inclusive de la Península Indochina; es decir se expandió territorialmente sobre otros pueblos asiáticos, y las tropas japonesas hicieron horrores en esos lugares, horrores de todo tipo contra las poblaciones de esos lugares.

Perdida la guerra, se estableció en la Constitución  que Japón no podría tener un gran ejército; lo que tiene es una cantidad limitada de tropas que ellos les llaman las fuerzas de defensa y que no tienen todo tipo de medios militares, no tienen los cohetes de mayor alcance, mejor preparados, no tienen una gran aviación, no tienen una flota de la marina de guerra, tienen una cantidad limitada de tropas que se supone que sirvan para defender a Japón si alguien los ataca, pero que no pueden convertirse por ellos en una potencia militar, como es Estados Unidos o como pueden hacer algunos países de Europa. No; pero estos sectores aliados a EEUU quieren convertir a Japón de nuevo en una potencia militar, cosa desde luego que como ustedes se imaginarán les preocupa a los países vecinos, porque temen que Japón pretenda expandirse otra vez a costa de otros.

Y esta muchacha, gracias al ejemplo de Mart√≠, entr√≥ en un movimiento masivo que cada vez crece m√°s en Jap√≥n, contra la militarizaci√≥n. Gran parte de la poblaci√≥n no quiere que el pa√≠s se convierta en una potencia imperial, en una potencia que se expanda, porque eso puede llevar a una guerra. El pueblo sufri√≥ mucho en el pasado.¬† Es el √ļnico pa√≠s del mundo que ha recibido dos bombas nucleares, y cuyos efectos todav√≠a siguen saliendo; eso fue en 1945 y todav√≠a hay descendientes que tienen consecuencias de aquello.

Cualquier persona racional en Japón, cualquiera que tenga dos dedos de frente, no va a querer que caiga una bomba atómica allá otra vez.

Y esta muchacha nos envió una foto de lo que están haciendo, de cómo escriben sobre eso, de cómo lo tratan en los medios de difusión, cómo hacen manifestaciones y cómo discuten con los políticos.

Esta muchacha sintió la necesidad de preocuparse por un problema importantísimo en su país.  José Martí la impulsó a preocuparse por hacer el bien y no el mal, en primer lugar para su país, su gente, pero en segundo lugar para otras naciones, porque una guerra en Asia afectaría a muchos.

Tuvimos también una muchacha de la India, donde conviven muchas personas de culturas diferentes, se hablan un montón de lenguas distintas.  La India es un país, yo diría, multinacional.  Y ella es de un grupo llamado Los Tamiles, un grupo enorme, son millones Los Tamiles. Hablan una lengua distinta a la de la mayoría o buena parte de la población de la India.

Y la muchacha no hablaba espa√Īol, pero hab√≠a o√≠do hablar de Mart√≠, y la pusimos en contacto con algunos textos del Ap√≥stol en ingl√©s, porque s√≠ entend√≠a ese idioma, y se qued√≥ sorprendida, regres√≥ a la India y resulta ser que se ha dedicado a hacer seminarios donde traducen del ingl√©s a la lengua de llos‚Äďporque ninguno entiende el Espa√Īol‚Äď. Quiere que otros tamiles conozcan el pensamiento de Mart√≠.¬† ¬ŅY saben por qu√©?¬† Seg√ļn ella, porque Mart√≠ ‚Äúnos ense√Ī√≥ la confraternidad entre los seres humanos y el camino del bien‚ÄĚ.

Piensen ustedes que en la India hay muchos budistas, mucha gente que cree en el budismo, que es una religi√≥n muy distinta a las cristianas.¬† El budismo no tiene iglesias, hay lugares en que hay un sacerdote, que no trabaja con las personas, las personas van all√≠ a meditar, se sientan tranquilamente all√≠ a meditar y a pensar en sus problemas, y a tratar que el Buda, un personaje que existi√≥ en la vida real y ense√Ī√≥ el camino del bien y la felicidad, pues los gu√≠e de alguna manera a ver c√≥mo ellos encuentran soluci√≥n a sus problemas.

Entonces esa tradici√≥n budista esta gente la aplica a Mart√≠. Para ellos el se√Īala un camino parecido al de Buda, es decir, que Mart√≠ abre el camino del bien y por consiguiente es necesario que otras personas de su pa√≠s, de su lengua, de su cultura, pues tambi√©n aprendan de su pensamiento.

Y si sigo por ah√≠, les puedo poner muchos ejemplos m√°s.¬† Hay personas en Yucat√°n que son mayas. Ah√≠ mismo, al lado de nosotros, en M√©xico, hay personas que no hablan espa√Īol, sino lenguas mayas, otras lenguas.¬† El maya suena rar√≠simo, se aspira, t√ļ no te imaginas nada de lo que est√°n hablando, ni te imaginas lo que est√°n diciendo los mayas.¬† Y hay personas que se han dedicado a traducir la obra de Mart√≠ a la lengua maya.¬† ¬ŅSaben por qu√©?¬† Porque dicen que, como los mayas sufren muchas discriminaciones por ser ind√≠genas, Mart√≠ puede ayudarlos a comprender de qu√© manera deben afrontar esa lucha, esa pelea porque su cultura sea reconocida plenamente, sus valores, sus maneras de ser, sus ideas.

El maya, o el indio en Am√©rica, ha sufrido lo mismo que sufri√≥ el negro que trajeron de √Āfrica, como esclavo; al indio lo convirtieron en esclavo o rechazaron sus culturas, rechazaron sus ideas, fueron los que trabajaron para los conquistadores y han quedado en l√≠neas generales un poco apartados.

Ahora hemos visto todo el traj√≠n que se ha formado en Bolivia con el golpe de Estado contra Evo Morales, que va dirigido contra la mayor√≠a de la poblaci√≥n boliviana, que est√° compuesta por indios, ind√≠genas, que no son descendientes de espa√Īoles ni de europeos.

Uno se pregunta: ¬Ņpor qu√© una persona en Jap√≥n ‚Äďdonde son tan diferentes a nosotros en tantas cosas, no solo f√≠sicamente, sino en sus costumbres‚Äď encuentra un valor en Mart√≠?¬† Eso a uno le llama la atenci√≥n.¬† ¬ŅPor qu√© una persona en la India encuentra un valor en Mart√≠?¬† ¬ŅPor qu√© de pronto personas en pa√≠ses como Nigeria est√°n estudiando a Mart√≠?¬† ¬ŅNigeria?¬† Bueno, de ah√≠ vinieron muchos esclavos, gran parte de las religiones de origen africano en Cuba vinieron de Nigeria.¬† Es dif√≠cil imaginar c√≥mo es la gente en Nigeria realmente, a no ser alg√ļn diplom√°tico cubano que vaya a trabajar all√°.¬† Y entonces de pronto dicen: ¬Ņy por qu√© hay gente empe√Īada de pronto ahora en estudiar a Mart√≠ en Nigeria?¬† ¬ŅPor qu√© un poeta paraguayo, que habla guaran√≠ tradujo los poemas de Mart√≠ al guaran√≠?¬† Porque considera necesario que su pueblo conozca las poes√≠as de¬† Mart√≠, porque las poes√≠as de Mart√≠ ense√Īan a ser mejor.

Todos coinciden en que Mart√≠ ense√Īa valores, cosas buenas.¬† Y yo creo que ah√≠ est√° quiz√°s el secreto de esa permanencia de Mart√≠.

Yo pregunto: ¬ŅHoy tenemos que levantarnos a pelear contra el gobierno espa√Īol?¬† ¬ŅUstedes tienen necesidad de coger un machete e irse a pelear contra los espa√Īoles, contra un ej√©rcito espa√Īol?¬† No tenemos un ej√©rcito espa√Īol en Cuba, por suerte; no dependemos en eso de una metr√≥poli colonial que tiene un ej√©rcito en Cuba.¬† Mart√≠ convoc√≥ a los cubanos a una guerra contra el colonialismo espa√Īol. Ya no hace falta eso, y entonces, ¬Ņes que ya Mart√≠ no tiene nada que a hacer, porque se acab√≥ en Cuba el colonialismo?

Mart√≠ sistem√°tica y constantemente mediante sus escritos insiste en la necesidad de hacer una persona diferente, preocupada por los problemas de su tiempo.¬† √Čl dijo que para ser un hombre de todos los tiempos lo primero es ser un hombre de su tiempo.¬† No piense usted que en el futuro van a hablar de usted si usted en su √©poca no ha hecho algo valioso.

Mart√≠ vivi√≥ la √©poca en que los europeos se repartieron √Āfrica.¬† ¬ŅUstedes han estudiado geograf√≠a de √Āfrica? ¬ŅSaben geograf√≠a de √Āfrica?¬† ¬ŅSe han fijado qu√© bonitas son las fronteras entre los pa√≠ses, que son rayitas as√≠, muy cuadraditas?¬† En Europa precisar las fronteras es un l√≠o, pero en √Āfrica es muy f√°cil, porque en 1884 se reunieron las potencias europeas en Berl√≠n y se dividieron √Āfrica, y dijeron: a ti te toca del paralelo tal para all√°, y a m√≠ del paralelo ese para ac√°, y a ti del meridiano ese para all√° y del otro meridiano ese para ac√°.¬† Los paralelos y meridianos son esas l√≠neas imaginarias. No existen, son las l√≠neas imaginarias por las cuales se divide geogr√°ficamente el mundo.¬† Y entonces, bueno, pues los ingleses dijeron: pues de aqu√≠ para ac√° es m√≠o, y los franceses dijeron: entonces de aqu√≠ para all√° es m√≠o, y los otros dijeron: de aqu√≠ para ac√° es m√≠o y de aqu√≠ para ac√° es tuyo.

Y el colmo fue el Rey de B√©lgica, pa√≠s m√°s chiquito que Cuba, pero potencia nuclear.¬† ¬ŅY saben por qu√©, entre otras cosas? Porque al Rey de B√©lgica le regalaron el Congo.¬† Si ustedes recortan B√©lgica en el mapa y lo pegan encima del Congo, que era colonia de ellos, se dar√°n cuenta de que no s√© cu√°ntas veces cabe B√©lgica en el Congo. El due√Īo era el Rey, no era ni siquiera el gobierno de B√©lgica.¬† ¬ŅY por qu√© quer√≠a ese territorio?¬† Ah, porque en el Congo se produc√≠a caucho, lo cual se utiliza para montones de cosas.

Eso permitió el enriquecimiento de los belgas, de la clase rica, porque los otros eran los obreros que trabajaban en la fábrica. En ese mundo vivió Martí.

Y por eso de pronto uno se sorprende cuando dice: Mira esto: Mart√≠ vivi√≥ la conquista de T√ļnez.¬† T√ļnez era un pa√≠s independiente, y los franceses lo atacaron, ¬Ņy Mart√≠ qu√© escribi√≥ para sus lectores de Am√©rica?¬† Ah, ‚Äúhay que estar del lado del √°rabe que, montado en su caballo y con un cuchillo en la boca, pelea contra los franceses por su libertad, por su independencia.

Y de pronto uno dice: Martí, que era un admirador de la cultura francesa; Martí, que había pasado por París; Martí, que leía y escribía en francés; Martí, que sabía de los poetas franceses de la época, a quienes consideró entre los mejores de su tiempo, estuvo del lado de los árabes, porque condenó el imperialismo francés.

Por lo mismo, ¬Ņustedes saben de qu√© se llev√≥ una idea exacta Mart√≠? De Haw√°i. ¬ŅY qu√© tiene que ver Haw√°i?¬† ¬ŅQu√© idea tienen ustedes de Haw√°i, qu√© ideas tenemos todos los que estamos sentados aqu√≠ de Haw√°i?¬† Las que nos dan las pel√≠culas.¬† Haw√°i es la playa, el bailecito ese del Ukelele.¬† Y f√≠jense que en todas las pel√≠culas americanas sale Haw√°i.¬† Ah, porque el jefe quiere empatarse con la secretaria y se la lleva para Haw√°i, o porque al marido la mujer la cogi√≥ en un desliz con otra y quiere arreglar la cosa y se lleva la mujer de vacaciones para Haw√°i.

Claro, eso lo hace la gente que tiene plata, porque Hawái está muy lejos del territorio continental de Estados Unidos y hay que gastar dinerito, y Hawái es caro, porque es una zona turística.  Y resulta ser que Hawái era un país independiente hasta los tiempos de Martí, que tenía su propio gobierno, era una monarquía, tenían una reina, reina que estuvo en los Estados Unidos.

Mart√≠ sigui√≥ el viaje de la reina, y estaba estudiando y explicando que Haw√°i pod√≠a terminar en manos de los EE.UU., como efectivamente sucedi√≥, y que eso iba a significar un desastre porque iban a desaparecer los elementos de la cultura Hawaiana.¬† Hoy Haw√°i, si tiene alg√ļn elemento de su antigua cultura, es pura presentaci√≥n escenogr√°fica para los turistas, porque ya el hawaiano de hoy no tiene que ver nada con aquellos hawaianos de finales del siglo XIX, y donde adem√°s se ha llenado de gente va a vivir de EE.UU para all√°, y donde casi no quedan verdaderos descendientes de los hawaianos. Se ha perdido una cultura, se ha perdido una naci√≥n.

Por eso Martí se preocupó por aquellas islitas en el Pacífico, que estaban en el fin del mundo y que a lo mejor muchos de sus lectores ni sabían bien dónde estaba Hawái.

Y para decirles un √ļltimo ejemplo:¬† Mart√≠ escribi√≥ una cosa interesant√≠sima. Ustedes tienen que haber le√≠do muchas veces la palabra civilizaci√≥n, en historia les deben haber hablado de eso.¬† La civilizaci√≥n griega ¬Ņhan dado Historia Antigua ya? (Le responden que s√≠), la civilizaci√≥n griega, la civilizaci√≥n romana o latina, es lo mismo.

¬ŅEntonces qu√© nos meten en la cabeza a veces, en la historia que se escribe fuera de Cuba o en muchos lugares?¬† Que griegos y romanos formaron la base de lo que llaman la cultura occidental.¬† La cultura occidental es la de los europeos y la de los Estados Unidos, que son los europeos magnificados, llevados a su grado sumo de expresi√≥n, y que est√°n luchando contra los otros, los otros son los salvajes, porque la civilizaci√≥n est√° en esa cultura occidental.

En primer lugar, nos est√°n ense√Īando una mentira. ¬ŅUstedes saben que no hab√≠a gente m√°s asi√°tica que los griegos de la antig√ľedad? A los que estudiaron Historia Antigua seguramente les hablaron de la guerra de los griegos contra el imperio persa, y Persia es Ir√°n, lo que hoy se llama Ir√°n, y era un gran imperio en la antig√ľedad. Y, claro, el temor de las ciudades-estados griegos era que llegaran los persas y se los tragaran.¬† Su vida transcurr√≠a pensando en eso.

¬ŅY ustedes saben de d√≥nde salieron gran parte de los conocimientos cient√≠ficos para su √©poca que tuvieron los griegos en la antig√ľedad?¬† De Egipto.¬† Porque ten√≠an mucho comercio e intercambio con el antiguo Egipto.¬† Egipto era la potencia cient√≠fica y tecnol√≥gica de la √©poca, de la antig√ľedad.¬† ¬ŅC√≥mo se construyeron las pir√°mides?¬† Todav√≠a no lo sabemos.¬† Las famosas pir√°mides de Egipto todav√≠a no sabemos c√≥mo las hac√≠an.¬† ¬ŅPero ustedes se imaginan qu√© clase de ingenieros ten√≠an que tener para poder construir con unos bloques de piedra enormes; c√≥mo los encaramaban all√° arriba si no ten√≠an gr√ļas; de qu√© manera mov√≠an aquello para construir aquello; cu√°nto sab√≠an los egipcios de la antig√ľedad del movimiento de los astros?¬† ¬°Much√≠simo!¬† Resulta ser que es una cultura important√≠sima, y los griegos aprendieron mucho de ellos porque se pasaban la vida intercambiando con ellos y aprendieron de ellos.

¬ŅCu√°nto sab√≠an los mexicanos de astronom√≠a cuando llegaron los espa√Īoles? Sab√≠an mucho, m√°s que los europeos, porque precisamente en las pir√°mides mexicanas, en las pir√°mides del Antiguo M√©xico se encaramaban no a mirar el mundo, sino a mirar las estrellas.

Por eso Mart√≠ se interes√≥ por las culturas antiguas de Am√©rica, por eso les escribi√≥ en la Edad de Oro a los ni√Īos de Am√©rica un trabajo sobre las ruinas indias, y que hablaba del tremendo poder√≠o, del tremendo alcance, de la tremenda sabidur√≠a que ten√≠an las culturas indias antiguas, las ruinas indias de M√©xico, la cultura maya, los pueblos del Valle de M√©xico. Y eso es lo que hace que entonces, por ejemplo, los mayas de hoy se preocupen porque, bueno, y c√≥mo Mart√≠ sab√≠a esto, y por qu√© habl√≥ esto, y por qu√© estaba defendiendo a nuestros antecesores.

Y eso explica por qué alguna gente se ha ocupado de traducir a Martí a las lenguas mayas, para que no tengan que pasar trabajo, para que entiendan lo que estaba diciendo ese hombre que pensaba no solo en el bien de los cubanos, sino en el bien de mucha gente, en el bien general, en el bien de la mayor parte de las personas.

Y yo creo que esa es la actualidad de Mart√≠ en buena medida, que lo es hoy y lo va a ser siempre.¬† Porque siempre el ser humano va a tener de alguna manera que tratar de mejorarse.¬† Si a nosotros nos dejan como un campo silvestre, sabe Dios ad√≥nde vamos a parar.¬† Porque, ¬Ņqu√© hace el ni√Īo cuando nace? ¬ŅQui√©n tiene un hermanito chiquitico?¬ŅQu√© hace el ni√Īo? (Le dicen que llorar).¬† Llorar. ¬ŅPor qu√©?¬† Porque tiene hambre, llora cuando tiene hambre, y cuando aprende que llorando consigue comida; √©l lo aprende, lo va aprendiendo. Y si t√ļ dejas al ni√Īo, ¬Ņqu√© te hace? Te mete el dedo en el tomacorriente y se electrocuta. T√ļ vas educando a ese ni√Īo para que tenga vida social, para que comparta con la familia, en fin, para que no les haga la vida imposible a los dem√°s.

Por consiguiente, la sociedad tiene que vivir sistem√°ticamente formando a las personas para poder convivir entre nosotros; si no, no podemos convivir.¬† Y eso les pas√≥ desde la gente de la Edad de Piedra, que a veces nos parece que no eran seres humanos, pero s√≠ lo eran.¬† Esa gente de la Edad de Piedra eran seres humanos, como nosotros, lo √ļnico que viv√≠an en cuevas.¬† Qu√© gran diferencia con la nuestra, ¬Ņverdad?

Pero también eran seres humanos y tenían códigos de costumbres establecidos entre ellos para poder subsistir. Si iban a matar un animal para comer, tenían que ponerse de acuerdo en eso.  Por eso es que Martí habla también de los pueblos esos primitivos, habla hasta de la gente de la Edad de Piedra, porque está explicando cómo la sociedad, cómo los grupos humanos, para poder convivir y poder resistir, tienen que adoptar determinadas normas; normas que para Martí deben ser igualitarias para todos.

Y ah√≠ est√° yo dir√≠a el secreto de Mart√≠ y su permanente actualidad. Usted tiene que pensar en los dem√°s, y no solo en usted; usted tiene que trabajar de acuerdo con los dem√°s, y no solo para usted; usted tiene que tratar de tener una conducta que no lesione a los otros; usted tiene que comportarse de una manera que no le eche a perder la vida a los dem√°s, si usted est√° durmiendo y todos los d√≠as a las tres de la ma√Īana el vecino le pone la m√ļsica a todo lo que da, usted termina por querer asesinar al vecino porque te hace la vida imposible y no te deja dormir.

Entonces, por consiguiente, usted tiene que buscar la manera de establecer mecanismos que impidan eso, y usted no le est√° coartando su manera de ser, lo que est√° tratando de adaptar la vida de unos con respecto a los otros.

Y ah√≠ est√° yo dir√≠a‚Äďvuelvo a decir‚Äď, el gran secreto quiz√°s de Mart√≠ y que resulta atractivo para gente de culturas tan distintas a las nuestras.¬† Imag√≠nense que los japoneses se visten con un color para trasmitirles a los dem√°s su estado de √°nimo: si est√°n tristes, se visten con un color, todo el mundo sabe que est√° triste.¬† Nosotros no, nosotros nos vestimos como quiera, de rojo, de azul, de verde o de amarillo. No pensamos en lo que trasmite el color ni en sentimientos.¬† Los japoneses s√≠.¬† Piensan distinto a nosotros, leen distinto a nosotros, leen de derecha a izquierda, ellos leen al rev√©s, empiezan el libro por atr√°s, leen de atr√°s hacia adelante.¬† Claro, ellos dir√°n de nosotros: ustedes son los que leen de atr√°s para adelante, inclusive tienen otra forma de entender muchas cosas de la vida.¬† Y sin embargo, esta muchacha japonesa encuentra en Mart√≠ una sabidur√≠a, un aprendizaje, una utilidad.

Y yo creo que ah√≠ est√° el camino de nosotros: saber trasmitir c√≥mo siempre en Mart√≠ el que empieza, las nuevas generaciones, los ni√Īos, pueden aprender de Mart√≠ valores, pueden aprender de una vida social distinta y pueden comprender un ejemplo que pon√≠a Mart√≠ a cada rato: hay que respetar al indio de Am√©rica, de los pueblos incaicos que, cuando corta un √°rbol para construir su casa, le pide perd√≥n al √°rbol, cosa que les daba risa a los espa√Īoles, que dec√≠an: ¬ŅY por qu√© este tipo le pide perd√≥n al √°rbol? Porque est√° matando una vida, porque est√° matando algo vivo, el √°rbol es un ser vivo, que usted lo siembra y va creciendo, por tanto, es un ser vivo, como lo es cualquier animal.¬† Ahora hay mucho l√≠o con los animales, y yo digo: ¬Ņcu√°ndo vamos a defender a las plantas?¬† Que a veces hay que matarlas o muchas veces, para poderlas comer, desde luego, porque es nuestra subsistencia, pero no me quemes √°rboles por gusto, no me cortes √°rboles por gusto.¬† ¬ŅPara qu√©? ¬ŅPara tener el placer de que eres un tipo b√°rbaro con el hacha?

Ah√≠ est√° ese sentido, que evidentemente los personajes capaces de irrespetar de una manera horrible a Mart√≠, esos que vimos en la televisi√≥n, no entienden, no interiorizan. No tienen valores ni moral.¬† Los valores para ellos son eso: b√ļscame una ‚Äúpinchita‚ÄĚ que me d√© dinero.¬† Hoy es el busto de Mart√≠, ma√Īana puede ser matar a alguien, y te vas a ganar un dinerito, y ah√≠ tendr√≠amos entonces el drama de la sociedad norteamericana, que sale gente a matar gente ya ni siquiera por el dinero, sino porque creen ser los b√°rbaros.

Hay que pensar siempre en el otro, en respetar al otro. Los pueblos tienen que pensar en c√≥mo respetar a los dem√°s y en no hacerles la vida imposible. Esto es lo que permitir√≠a una humanidad mejor. Mart√≠ quer√≠a la independencia de Cuba no solo para ser independientes. ¬ŅC√≥mo termina el Manifiesto de Montecristi, ese documento que √©l escribi√≥ para explicar por qu√© los cubanos √≠bamos a la guerra?¬† La primera raz√≥n que da no es la independencia, dice: el bien mayor del hombre.

Los cubanos iban a la guerra por el bien mayor del hombre, por hacer una humanidad mejor; ese era el sentido de Martí. Y yo creo que ahí está la importancia de por qué siempre va a ser actual, porque es un hombre que está predicando un bien en función de la defensa contra aquellos que están llevando un mal. (APLAUSOS).

*Transcripción de la intervención de Pedro Pablo Rodríguez, Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas, en el espacio Dialogar, dialogar sobre José Martí en la hora actual, realizado en el Pabellón Cuba, sede nacional de la AHS, el miércoles 22 de enero de 2020.


Fiesta de la Cubanía: la cultura como escudo y espada de la nación.

‚ÄúSin cultura no hay libertad posible‚ÄĚ

Fidel Castro Ruz

 

La XXVI Fiesta de la Cubanía que tuvo lugar en la patrimonial urbe bayamesa  ha sido génesis de un nuevo capítulo en la celebración tradicional, convirtiendo la atípica edición en un trascendente espacio que desde escenarios virtuales, desafió las limitaciones por la actual crisis sanitaria que enfrenta el país.

Dedicada al aniversario 125 de la caída en combate de José Martí, al centenario del natalicio de las cubanas Celia Sánchez Manduley y Alicia Alonso, y al primer aniversario de la desaparición física de la Prima Ballerina Assoluta, el festejo incluyó como espacio principal la realización de la XXVIII edición del Evento Teórico Crisol de la Nacionalidad Cubana.

foto de la autora

Sirvi√≥ tambi√©n la festividad como homenaje al aniversario 40 de la instauraci√≥n del D√≠a de la Cultura Cubana, a los 126 a√Īos del natalicio de Miguel Matamoros, los 30 de la fundaci√≥n del Consejo Provincial de las Artes Esc√©nicas de Granma y la creaci√≥n de los Centros Provinciales de Cine, al 90 cumplea√Īos de Omara Portuondo y al aniversario 60 de la creaci√≥n del Grupo de Experimentaci√≥n Sonora del ICAIC.

Durante la apertura se realiz√≥ el recorrido del rev√≥lver Colt 38 ‚Äďutilizado por Celia S√°nchez Manduley y el pelot√≥n femenino Mariana Grajales‚Äď desde el Museo Casa Natal de Carlos Manuel de C√©spedes hasta el Teatro Bayamo. El objeto patrimonial tutel√≥ la ceremonia inaugural que cont√≥ con la presencia del Primer Secretario del Comit√© Provincial del PCC Federico Hern√°ndez Hern√°ndez; Francisco Alexis Escribano Cruz, gobernador de la provincia; Abel Prieto Jim√©nez, presidente de Casa de Las Am√©ricas; Ernesto Limia, vicepresidente primero de la Asociaci√≥n de Escritores de la UNEAC, y Lorianne Rodr√≠guez, directora de Cultura en Granma.

«Formar consumidores cr√≠ticos, cultos e inteligentes constituye el √ļnico camino para combatir la crisis cultural contempor√°nea acentuada por el uso de las nuevas tecnolog√≠as de la informaci√≥n y las comunicaciones», expres√≥ el Presidente de Casa de las Am√©ricas Abel Prieto Jim√©nez, al intervenir en la primera jornada de la Fiesta de la Cuban√≠a.

La conferencia inaugural ‚ÄúCultura y naci√≥n ante los desaf√≠os del presente‚ÄĚ, estuvo a cargo de Abel Prieto, que refiri√≥ claros elementos de la crisis cultural y la industria hegem√≥nica del entretenimiento como enemigos viscerales de cuban√≠a. El culto a lo pueril, el desinter√©s por la historia y la pol√≠tica, la cultura chatarra, el dilema de las redes sociales y la sutil manipulaci√≥n de sus usuarios han creado un espacio de negaci√≥n de la ciencia, sumado a la actual pandemia y el efecto en los n√ļcleos de resistencia cultural.

El Presidente de Casa de las Am√©ricas subray√≥ adem√°s, que el poder de las plataformas privadas es mayor que el poder de los estados, actualmente la est√©tica del show ha contaminado la informaci√≥n, los medios hegem√≥nicos han maquillado sus modelos para seducir y crear un esquema de amnesia inducida en la cultura. El papel que antes jugaban grandes literatos como √Čmile Zola, Tolst√≥i, Jean-Paul Sartre, est√° siendo sustituido por youtubers e influencers que inducen a una inevitable hipnosis medi√°tica.

foto de la autora

Sobre estas amenazas al binomio cultura-naci√≥n, el ciberbullying, la fragmentaci√≥n del conocimiento, el consumo cultural y los imperativos de formar consumidores cr√≠ticos y conscientes reflexion√≥ el p√ļblico presente en interacci√≥n directa con el prestigioso intelectual, y en el que se destac√≥ la significaci√≥n de la Fiesta de la Cuban√≠a como espacio que salvaguarda la memoria hist√≥rica en medio de una guerra medi√°tica que pretende fragmentar la cultura cubana.

Abel Prieto también intercambió con participantes del Evento Teórico Crisol de la Nacionalidad Cubana durante la segunda jornada del festejo, y se presentó el libro de su autoría Símbolos, fogatas y hechizos infernales.

El evento propició un aguzado debate científico que tuvo como premisa la impronta de la mujer en los procesos históricos y culturales en Cuba y Latinoamérica, enfatizando en las luchas independentistas y revolucionarias hasta la actualidad. Se realizaron conferencias virtuales del Dr.C Pedro Pablo Rodríguez, investigador titular del Centro de Estudios Martianos; la Dra. Luisa Campuzano Sentí, quien dirige el Programa de Estudios de la Mujer en Casa de las Américas y Miguel Cabrera, crítico de danza e historiador del Ballet Nacional de Cuba.

foto de la autora

Se desarroll√≥ un panel online a trav√©s del Canal Videos Crisol ‚Äďhabilitado para transmitir en redes sobre lo acontecido en la fiesta‚Äď con representantes del Frente Feminista de ALBA Movimiento en Venezuela, Argentina y Colombia, profesoras de la Universidad de Granma y la directora de la Casa de la Nacionalidad (instituci√≥n que auspicia el evento).

La XXVI Fiesta de la Cuban√≠a ‚Äďque aconteci√≥ del 17 al 20 de octubre‚Äď contempl√≥ tambi√©n la inauguraci√≥n de la XXXII Jornada de Cine Cubano e Internacional con la presentaci√≥n de audiovisuales realizados por el Proyecto Picacho, y se agasaj√≥ asimismo a miembros de la filial de escritores de la UNEAC que cumplieron aniversarios cerrados de creaci√≥n literaria.

foto de la autora

foto de la autora

En estricto cumplimiento de las medidas higi√©nico-sanitarias que exige el actual contexto epidemiol√≥gico del pa√≠s, se realizaron presentaciones teatrales, inauguraci√≥n de exposiciones de artes pl√°sticas, se devel√≥ ‚Äďcomo es habitual cada a√Īo‚Äď una escultura en cera policromada del m√ļsico y compositor cubano Miguel Matamoros, y durante el acto se amplific√≥ un mensaje de voz de Martha Beatriz Matamoros Audinot, nieta del trovador santiaguero.

Las jornadas de celebraci√≥n concluyeron tras haberse lanzado la convocatoria de la XXIX Edici√≥n del Evento Te√≥rico Crisol de la Nacionalidad Cubana, pr√≥ximo a celebrarse en 2021 y dedicado esta vez al centenario de Cintio Vitier, bicentenario de Francisco Vicente Aguilera y a los aniversarios 60 de la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n y de ‚ÄúPalabras a los Intelectuales‚ÄĚ. En la ma√Īana del 20 de octubre, en homenaje a los 152 a√Īos de la interpretaci√≥n por vez primera del Himno Nacional, se rememor√≥ en acto solemne el patri√≥tico suceso con la habitual Ceremonia de las Banderas.

foto de la autora

La Fiesta de la Cubanía, en singular edición, llevó su eclecticismo artístico a su máxima expresión. La Ciudad Monumento, ícono de rebeldía, reafirma su identidad cultural y su compromiso con los más genuinos valores sociales. El desafío al recrudecimiento del bloqueo y el enfrentamiento a una epidemia global no han provocado sino el fortalecimiento de la unidad, el hacer de la cubanía nuestro baluarte principal, el patriotismo como esencial arma, y la cultura como escudo y espada de la nación.


En Granma, fiesta virtual de pensamiento científico

A 152 a√Īos de la interpretaci√≥n por vez primera del Himno Nacional, aquel 20 de octubre, sobre los adoquines de la otrora Plaza de la Iglesia Mayor San Salvador de Bayamo (hoy Plaza del Himno) llega la Fiesta de la Cuban√≠a. El a√Īo 1994 marca la g√©nesis del festejo de cuban√≠a, a propuesta del entonces Ministro de Cultura Armando Hart D√°valos, con motivo del hist√≥rico suceso que marcar√≠a para siempre la historia de la Patria. ¬†

[+]


Librerías: espacios esenciales en las nuevas realidades sociales contemporáneas

‚Äú…s√≥lo el j√ļbilo que me produce entrar en una gran librer√≠a es comparable al fr√≠o que se siente al entrar en un gran arsenal‚ÄĚ.

José Martí.

(Diario La Nación El 13 de enero de 1886)

‚ÄúLas librer√≠as son antros donde se pasean unos tipos raros que ojean lo que no compran, que hojean lo que s√≥lo pueden mirar…‚ÄĚ

César Hildebrandt

(Periodista lime√Īo)

Quien se decida a realizar una exhaustiva b√ļsqueda bibliogr√°fica, acerca de temas relacionados con las instituciones culturales en nuestro pa√≠s, podr√° percatarse de siguiente detalle: sobre las librer√≠as resultan, a√ļn, escasos los trabajos que atiendan suficientemente su quehacer y papel, en torno a procesos articuladores como el servicio y la gesti√≥n cultural o su participaci√≥n en la producci√≥n de conocimientos e intercambios de informaci√≥n y significaciones de la sociedad.

La necesidad de indagar en estas y otras zonas de profundas connotaciones para estas instituciones, cuya actividad se relaciona con las formas tradicionales del consumo de libros, radica en el largo tiempo que han estado presentes en los itinerarios y prácticas culturales[1] de muchos cubanos. Ocupan un lugar crucial en la memoria colectiva, fundamentalmente, por el interés de los servicios que prestan y de sus usos, servicios que dejaron de ser una práctica de consumo cultural[2] elitista mediado por signos de status, con peso en las competencias económicas o culturales.

Lo antes descrito les ha permitido ganarse cierta distinci√≥n y destaque en los distintos momentos hist√≥rico-culturales de nuestra sociedad, a partir de interconexiones establecidas en el tejido social, que les imprimen caracter√≠sticas ‚ÄĒquiz√°s las m√°s conocidas‚ÄĒ como las de ser soportes estructuradores de barrios y actividades culturales y lugar de afinidades cultivadas de diversas maneras: El lugar ‚Äúdonde a la memoria y la emoci√≥n se suma el encuentro, seg√ļn postulados de la sicogeograf√≠a[3]‚ÄĚ. ¬†¬†

El periodista, narrador, cr√≠tico y editor cubano Imeldo √Ālvarez Garc√≠a, da cuentas en su art√≠culo «Libros, libreros y librer√≠as‚ÄĚ, de la impronta emotiva que estos lugares tienen al plantear ‚Äúque valdr√≠a la pena compilar los criterios y an√©cdotas de los m√°s importantes escritores, artistas e intelectuales sobre las librer√≠as [donde] Saldr√≠a un libro colmado de experiencias incalculables en la memoria de cualquier densidad cultural‚ÄĚ. Aunque valdr√≠a la pena recoger tambi√©n las vivencias de otros grupos sociales, pues la permanencia y diversificaci√≥n de las librer√≠as por todo el territorio nacional[4] patentiza una de las maneras en que se han defendido, nuestros derechos culturales, en tanto, hacer usos de sus servicios,[5] ejemplifica la democratizaci√≥n y acceso a los productos culturales (espec√≠ficamente los productos editoriales).

II

Urge recuperar y organizar la mayor cantidad de informaci√≥n posible sobre las librer√≠as porque en Cuba, ‚Äúdonde se libra actualmente la m√°s aut√©ntica revoluci√≥n cultural de estos tiempos, la librer√≠a tiene un significado distinto‚ÄĚ[6], ¬†al estar sometidas, entre otras mediaciones, a las cambiantes condiciones de la realidad social contempor√°nea, caracterizada por la diversificaci√≥n (y nuevos h√°bitos) de consumo de bienes y servicios culturales que coadyuvan, de una manera u otra, a debilitar su viabilidad.

La diversificaci√≥n de este tipo de consumo, ya ocupa el centro de dis√≠miles procesos de reproducci√≥n social, lo que significa para las librer√≠as, a escala local, seg√ļn la opini√≥n del pedagogo vazco, experto en politica y gesti√≥n cultural, I√Īaki L√≥pez Aguileta, ‚Äúuna dura competencia en el sector del ocio y la cultura, teniendo en cuenta la existencia de muchas ofertas p√ļblicas y privadas, en el hogar y fuera de √©l‚ÄĚ[7].

Pese a las amenazas que se derivan de estos contextos, las librer√≠as siguen desempe√Īando, desde su objeto social, el papel primordial de asegurar la bibliodiversidad y el fomento de la lectura de los ni√Īos, j√≥venes y adultos, razones que convocan e invitan a reflexionar acerca de su lugar como espacio p√ļblico que ha de ser promovido y defendido por todos los actores de la sociedad, los que deben (debemos) reconocer los roles y funciones de estas instituciones, para hacer ciertos las distintas proyecciones y asumir la pertinencia de valorizar la oportunidad que representan para el desarrollo cultural.

Este reconocimiento puede catalogarse de estrat√©gico porque, hoy d√≠a, sobre las librer√≠as se ci√Īen no pocos pron√≥sticos oscuros, que guardan relaci√≥n por una parte ‚ÄĒy terreno de agudas pol√©micas‚ÄĒ con el empuje de las tecnolog√≠as de la informaci√≥n y las comunicaciones (Tics) consideradas, muchas veces, colaterales a todo el ciclo productivo del libro[8]. ¬†y que afecta indiscutiblemente a los actores involucrados en ese proceso, entre ellos el lector y el libro respectivamente.

Por otra parte relacionados con comportamientos culturales,[9] tanto en el √°mbito social y educativo, que indican que la pr√°ctica de lectura est√° quedando por debajo de otras pr√°cticas como escuchar m√ļsica, ver la televisi√≥n, escuchar la radio y ver pel√≠culas en el hogar gracias al amplio inventario de equipos electr√≥nicos para ello. En otros t√©rminos: desplazamientos hacia otras zonas «m√°s atractivas‚ÄĚ que dan motivos, a veces extremistas, para decir que las librer√≠as ‚Äúse est√°n vaciando aceleradamente». ¬†

Si bien en ambos sentidos existen verdades (relativas), resulta oportuno se√Īalar que estas son las nuevas configuraciones donde las librer√≠as se est√°n (de)construyendo; asimilando e integrando otras interrelaciones y din√°micas para ampliar sus servicios, que no debe ser exclusivamente la venta de libros. Configuraciones donde las Tics pueden ser, efectivamente, excelentes aliadas ante las oportunidades que ellas proporcionan[10].

III

Datos obtenidos de las encuestas sobre el consumo y prácticas culturales en América Latina[11], apuntan a que la asistencia y/o visitas a librerías están exhibiendo cifras alentadoras lo que corrobora que estos espacios constituyen un incentivo para satisfacer intereses diversos. Cuba no es la excepción.

En los estudios que se desarrollan sobre el consumo de libros (producto cultural l√≠der de la industria editorial), las visitas a librer√≠as poseen una importancia particular, en tanto contribuyen a diagnosticar el sistema de pr√°cticas relacionadas con el mismo. Preguntas dise√Īadas sobre la asistencia o visitas a librer√≠as se realizan con el prop√≥sito de diagnosticar la utilizaci√≥n (uso) de esos espacios, ambos a disposici√≥n de las personas durante todo el a√Īo, a lo cual se debe agregar que visitarlas y ser socio de alguna es una pr√°ctica f√°cil de realizar y se pondera sobre la base de la importancia, utilidad y promoci√≥n de la lectura.

La informaci√≥n de y sobre las librer√≠as, extra√≠das de estudios que indagan en otros fen√≥menos culturales vinculados con las mismas, sugiere y ¬†aporta un ¬†material nada desde√Īable para el dise√Īo y puesta en pr√°ctica de los resultados concretos de las pol√≠ticas del libro en estos espacios culturales, esfuerzos institucionales a los que se incorporan investigadores de instituciones culturales y acad√©micas, as√≠ como los propios ¬†agentes de la industria cultural del libro, preocupados, desde visiones interdisciplinares y la conveniente combinaci√≥n de recursos metodol√≥gicos, en conocer las razones por la que determinados grupos sociales asisten a las librer√≠as y a cu√°les asisten.

En perspectiva las valoraciones anteriores contribuyen a bosquejar los actuales derroteros de las librerías, que deben trabajar por superar la representación tradicional como el lugar donde se venden libros, creencias, muchas veces compartidas, entre la población y el personal que labora en ellas[12] y apostar por una  orientación hacia:

  • el servicio caracterizado por la creatividad;¬†la utilizaci√≥n eficientemente de la informaci√≥n aportada por los estudios de la demanda; el sustento en diagn√≥sticos socioculturales y programas de actividades flexibles;¬†por la articulaci√≥n de la actividad atendiendo a los principales factores que influyen en la conducta del consumidor como: los culturales, sociales y personales.[13] Asirse a la convicci√≥n de que presentar un servicio de buena factura contribuir√° al aumento de h√°bitos, necesidades, demandas y expectativas culturales en la poblaci√≥n (potencial comunidad de usuarios).

IV

A modo de conclusi√≥n, repensar las librer√≠as como espacio p√ļblico de la cultura, dedicado a la comercializaci√≥n, posee intereses espec√≠ficos que no deben dejarse pasar por alto, d√≠gase, las relaciones que se establecen entre el binomio econom√≠a‚Äēcultura, pues est√°n en el terreno del sector cultural cuyas actividades econ√≥micas se vinculan a la producci√≥n cultural a partir de ofertas que intentan satisfacer un tipo de necesidad espec√≠fica: la cultural. ¬†

Desde estas relaciones se visualiza la importante funci√≥n de las librer√≠as de ser una organizaci√≥n econ√≥mica proveedora de servicios de distribuci√≥n, funci√≥n que las coloca en calidad de sociedad humana que tiene en mente los intereses de ese tipo de organizaci√≥n, situaci√≥n que, en ocasiones, convierte las ventas al p√ļblico en obsesi√≥n para los libreros,¬† sin tiempo para reparar en la responsabilidad de lo que representa el producto cultural editorial, de manera general, de otro tipo de producto.

La gesti√≥n comercial con enfoque cultural, un tipo de gesti√≥n venida a bien dentro del modelo de actualizaci√≥n social y econ√≥mico cubano, est√° llamada a solventar las deficiencias generadas por esas posturas y reordenar los procesos en aras de elaborar engranajes m√°s org√°nicos. Gesti√≥n que est√° llamada a defender, ‚Äúla √ļnica riqueza renovable (la cultural) y por tanto inagotable que tenemos [la cual] no puede ser sometida a las leyes de la oferta y la demanda‚ÄĚ[14].

As√≠ los procedimientos de trabajo a elegir ‚Äēo los elegidos‚Äē, tendr√°n inevitablemente que ser consecuentes con la creciente importancia del binomio antes se√Īalado y tener la voluntad por comprender, acompa√Īar y dominar mejor el lenguaje del mercado cultural (arm√≥nico y coherente con nuestra pol√≠tica cultural); realidad que exige entrenamientos m√°s s√≥lidos de los libreros y otros gestores para trabajar con recursos cient√≠ficos de la actividad cultural m√°s complejos, expeditos para estimular el deseo y la necesidad de llegarnos a esos ‚Äúgrandes arsenales‚ÄĚ y sentir que tienen definitivamente un protagonismo mayor en nuestra vida cotidiana.

Notas y referencias bibliogr√°ficas

[1] Prácticas culturales (PC): se define como conductas y formas de proceder de las personas que expresan cierta relación con los objetos culturales. La acción directa y conscientemente practicada por los individuos, por ejemplo, escribir, asistir a funciones de teatro o visitar galería, bibliotecas y librerías, etc.

[2] El consumo cultural es un concepto estrat√©gico para interpretar hoy d√≠a los asuntos culturales. El te√≥rico de la cultura N√©stor Garc√≠a Canclini, lo define como ‚Äúel conjunto de procesos de apropiaci√≥n y usos de productos en los que el valor simb√≥lico prevalece sobre los valores de uso y de cambio, o donde al menos estos √ļltimos se configuran subordinados a la dimensi√≥n simb√≥licas‚ÄĚ. La idea del consumo cultural suele tener un √°mbito de aplicaci√≥n m√°s amplio en el que caben las actividades relacionadas con los servicios culturales.

[3] La cursiva pertenece al escritor, poeta y ensayista espa√Īol Manuel Rivas, que desde esta disciplina de la psicolog√≠a, que estudia, entre otros aspectos, los efectos ps√≠quicos que un determinado contexto produce en los individuos o entender los efectos y las formas del ambiente geogr√°fico en el comportamiento y emociones de las personas, asever√≥ que sin las librer√≠as y las bibliotecas no existir√≠a la ciudad.

[4] M√°s de 310 librer√≠as en funcionamiento seg√ļn el Instituto Cubano del Libro.

[5] La respuesta de los usos, a decir del investigador granmense Máximo Gómez Castell, se objetiva en las producciones de sentido, en la actitud creativa de los individuos.

[6] M√°s informaci√≥n consultar el art√≠culo de Imeldo √Ālvarez Garc√≠a ‚ÄúLibros, libreros y librer√≠as‚ÄĚ. Disponible en http://www.cubaliteraria.cu/artbaul.php?idarticulo=23

[7] I√Īaqui L√≥pez Aguileta (2002). La promoci√≥n del libro a escala local. Ponencia presentada en el XVIII Congreso Nacional de Libreros. Orense, Bilbao, Portugal. 1-4 de mayo.

[8] En el esquema del ciclo productivo del libro en Cuba las librerías se destacan como uno de los eslabones esenciales en la distribución. Ellas responden como estructuras comerciales al Instituto Cubano del Libro (ICL) y administrativamente a los Centros Provinciales del Libro y la Literatura.

[9] Entiéndase por comportamiento cultural el comportamiento exhibido por los seres humanos, o sea, la manera de proceder que tienen las personas en relación con su entorno o mundo de estímulos.

[10] El dise√Īo y puesta en pr√°ctica de proyectos como los cibercaf√©s, √°reas de lecturas en la red o √°reas para descargar libros digitales (gratuitamente) de las bibliotecas virtuales son algunos de los ejemplos que ilustran el resultado de estas alianzas.

[11] Refi√©rase, entre otras, a los datos recuperados de los informes del Centro Regional para el Fomento del Libro en Am√©rica Latina, el Caribe, Espa√Īa y Portugal (CERLALC) al cual pertenece Cuba, los informes iberoamericanos del libro y a la segunda Encuesta Nacional sobre Pr√°cticas de Consumo Cultural realizada por el Instituto Cubano de Investigaciones Culturales Juan Marinello (ICICJM) en coordinaci√≥n con el Centro de Estudios de Poblaci√≥n y Desarrollo (CEPDE) de la Oficina Nacional de Estad√≠sticas (ONE).

[12] Ver ‚ÄúLa Gesti√≥n de los Servicios Culturales desde¬† la perspectiva socio-cultural en Santiago de Cuba. El Caso de las Librer√≠as‚ÄĚ de Liudska Guadarrama √Ālvarez.

[13] Los factores que influyen en la conducta del consumidor cultural ser√°n determinantes en la toma de decisiones para usar o no el servicio que se presta. Seg√ļn Philip Kotler, economista y especialista en mercadeo, estos son los: Factores culturales, sociales y personales.

[14] Fragmento de una exclusiva de Fornet aparecida en el art√≠culo » Cultura cubana: Nunca respuestas f√°ciles a preguntas dif√≠ciles.» Publicado: en el sitio digital Cubarte el 27 de febrero de 2012.


Premios Antonio Lloga in memoriam 2020 (+ Videos e Infografías)

Los j√≥venes Dailene Dovale, radicada en La Habana, y Rolando Limonta Bl√°zquez, de la emisora holguinera Radio Banes, fueron los ganadores del Gran Premio del concurso Antonio Lloga In Memorian 2020, principal evento organizado cada a√Īo por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z para j√≥venes radialistas en el pa√≠s.

Limonta obtuvo, además, los premios en Guion, Dirección, Locución Masculina, y el colateral concedido por la Dirección de la Radio en Santiago de Cuba y la Fundaciòn Caguayo. En su caso, Dovale alcanzó también un Premio Especial y el colateral que otorgó el Centro de Estudios Antonio Maceo, de esa provincia.

Otros de los galardonados fueron Carlos Rojas Veliz en Musicalización; Oscar Quintana en Grabación y edición; e Iviana Ortiz en Locución femenina.

Este domingo también fueron otorgados premios colaterales a la periodista Lisandra Gómez, de Radio Sancti Spíritus (Otorgado por Claustrofobias Promociones Literarias), a Leanne Garvey (Universidad de Oriente), a Javier Labrada (Asociación Cubana de Comunicadores Sociales).

A continuación compartimos todos los reconocimientos:

PREMIADOS DE LA TRIG√ČSIMA EDICI√ďN DEL TALLER Y CONCURSO DE LA RADIO JOVEN ANTONIO LLOGA IN MEMORIAM 2020:

El jurado del 30 Taller y Concurso de la Radio Joven Antonio Lloga in Memoriam decidió otorgar premios a las siguientes especialidades:

Grabaci√≥n y edici√≥n: Oscar Quintana, por la obra ‚ÄúEl √≥rgano de la alegr√≠a‚ÄĚ, de Radio Siboney.

Musicalizaci√≥n: Carlos Rojas Veliz, por la obra ‚ÄúEl arte del transformismo‚ÄĚ, de Radio Banes.

Guion: Rolando Limonta Bl√°zquez, por la obra ‚ÄúEl arte del transformismo‚ÄĚ, de Radio Banes.

Locuci√≥n femenina: Iviana Ortiz, por la obra ‚ÄúConfidencias‚ÄĚ, de Radio 8SF.

Locuci√≥n masculina: Rolando Limonta Bl√°zquez, por la obra ‚ÄúPermiso, lleg√≥ la radio‚ÄĚ, de Radio Banes.

Dirección: Rolando Limonta Blázquez.

Premio Especial: Dailene Dovale por el podcast ‚Äú¬ŅSe puede contagiar la valent√≠a?, del apartado ‚ÄúM√°s que papel‚ÄĚ del multimedio Juventud Rebelde.

Gran Premio Compartido: Rolando Limonta Bl√°zquez por la obra «El arte del transformismo» y Dailene Dovale, por la obra «Se puede contagiar la valent√≠a».

PREMIOS COLATERALES

Claustrofobias Promociones Literarias otorga su premio a la obra » R√©quiem», de la realizadora Lisandra G√≥mez de Radio Sancti Sp√≠ritus.

La Universidad de Oriente otorga su reconocimiento a al programa «Tu futuro hoy», de CMKW Radio Mamb√≠, de la realizadora Leanne Garvey.

El Centro de Estudios Antonio Maceo reconoce a la realizadora Dailene Dovale, por el podcast ‚Äú¬ŅSe puede contagiar la valent√≠a?‚ÄĚ

La Asociaci√≥n Cubana de Comunicadores Sociales y la familia Lloga coincidieron en reconocer al realizador Javier Labrada, por la obra «Venciendo el silencio».

Por su parte, la Direcci√≥n Provincial de Radio en Santiago de Cuba y la Fundaci√≥n Caguayo reconocen la obra «El Arte del transformismo», de Rolando Limonta».


Miembros del jurado Congreso de Pensamiento Memoria Nuestra (2020)

Dra. C. Tamara Caballero Rodríguez. Profesora de la Universidad de Oriente (UO),
Santiago de Cuba.

Ha colaborado con instituciones como: Universidad de Chicago; Universidad de Alicante, √Āvila y Valencia en Espa√Īa; Universidades de Lisboa, Faro y Coimbra, en Portugal; Universidad de Sucre y Potos√≠, en Bolivia; Universidad Aut√≥noma de Zacatecas, M√©xico; Universidad Katyavala Bwila, Benguela, Angola, Universidad de Dusserdolf, Alemania; Universidad de Zurich, Suiza; Universidades de La Habana, Las Tunas, Villa Clara y
Holguín, en Cuba.
Es miembro comité académico de la Maestría en Ciencias Sociales y Pensamiento Martiano;, convocada por el Departamento de Sociología, de la Universidad de Oriente.
Formó parte de los proyectos de investigación: Proyecto Problemas sociolaborales del territorio, Proyecto Novoa, Proyecto La Ceiba, Proyecto Ismaelillo, Proyecto Mujer de
amor, Proyecto TSOC.SOS. (con resultados científicos relevantes).
Entre sus publicaciones destacan textos como: El problema de la conciencia. Editorial, Academia de Ciencias de la URSS. Leningrado.1988. (Edici√≥n en Ruso); La ideolog√≠a de la unidad martiana: una propuesta de justicia y paz. Memorias del Congreso LASA 98. Chicago. USA. (1999), en el cual particip√≥ como delegada y ponente. (Edici√≥n en Ingl√©s) (LIBRO de Memorias); La transformaci√≥n social en Cuba: proyectos innovadores. (Colectivo de Autores). San Juan, Universidad de Puerto Rico, 2010; Bio√©tica y medioambiente. Coautores. Editorial F√©lix Varela. La Habana. 2008; La sociolog√≠a de Jos√© Mart√≠: una concepci√≥n del cambio. La Habana, Editorial Centro de Estudios Martianos, 2017. (Coautora); La cultura preventiva como funci√≥n de educaci√≥n de la conducta social Experiencia cubana. Editorial Academia espa√Īola. 978-620-2-12838-4. 2018. Autora, junto con Omar Guzm√°n Miranda.
A estos se unen textos como Importancia de la familia en el trabajo social comunitario. Revista Santiago No 101 2004; Proyecto cultural martiano. Revista Santiago No 103, 2004; La concepción martiana de la mujer. En el libro Las mujeres en Cuba. Editorial Oriente, 2001; La incidencia de la selección de los oficiantes en la santería. Revista Santiago No 103, 2004.
Ha coordinado diversos grupos cient√≠ficos estudiantiles con un amplio horizonte investigativo desde una √≥ptica sociol√≥gica. En sus investigaciones ha abordado tem√°ticas como la influencia de las religiones populares en los ni√Īos, la formaci√≥n de valores, equidad de g√©nero y varias relacionados con la trascendencia y el legado del ideario martiano, fundamentalmente en aristas poco tratadas.

Dr. C. Omar Guzm√°n Miranda, profesor Titular, Universidad de Oriente (UO), Santiago
de Cuba.

Coordinador de la Maestría en "Ciencias Sociales y Pensamiento Martiano", del Departamento de Sociología, de la UO, maestría acreditada de Excelencia con 4 ediciones.
Ha impartido diversos cursos de Teor√≠as Sociol√≥gicas y Pensamiento Complejo en universidades extranjeras como: Universidad de Chicago; Universidad de San Petersburgo, Universidad de Sucre, Bolivia; Universidad Aut√≥noma de Zacatecas, M√©xico; Universidad de Valencia, Espa√Īa; Universidad de Alicante, Espa√Īa; Universidad de √Āvila, Espa√Īa, Universidades portuguesas (Lisboa, Coimbra, Faro), Universidad de Katyabala Bwila, Angola.
Entre las tesis que ha tutorado se encuentran: La selección de los practicantes de la Santería
(religión afrocubana); Tipología de la mujer en Cuba; El problema de la identidad en la
comunidad de El Cobre; El patrimonio cultural y la identidad nacional.
Varias de sus investigaciones se ha acercado a la concepción que sobre las féminas se tiene
en la sociedad: Tipología de la mujer en los marcos de una cultura machista (1998-2001).
También entre estas indagaciones científicas se encuentran trabajos relacionados las
prácticas de diferentes denominaciones religiosas: Proceso de selección de los oficiantes en
la Regla de Ocha y La formación de valores en las personas que practican el espiritismo y
la santería.
Coordin√≥ entre los a√Īos 2003-2014 el Proyecto Cultural Martiano ‚ÄúMart√≠ Pr√°ctico‚ÄĚ.
Aplicación del pensamiento martiano a los problemas sociales del territorio santiaguero.
Adem√°s ha participado en proyectos de Estudios Comunitarios en asentamientos
santiagueros como La Ceiba y Novoa, este √ļltimo premiado en Chile.
Cuenta con las publicaciones: El problema de la conciencia. Editorial Academia de
Ciencias de la URSS. Leningrado.1988.(Edición en Ruso); La ideología de la unidad
martiana: una propuesta de justicia y paz. Memorias del Congreso LASA 98. Chicago.
USA. (1999), en el cual participó como delegado y ponente. (Edición en Inglés) (LIBRO de
Memorias); El pensamiento sociológico, filosófico y político de José Martí como un
problema de la conciencia. Sucre- Bolivia, 2005 ISBN 3.1.876.05; La transformación
social en Cuba: proyectos innovadores. San Juan, Universidad de Puerto Rico, 2012.
(Colectivo de Autores); La sociología de José Martí: una concepción del cambio. La
Habana, Editorial Centro de Estudios Martianos, 2017. (Autor); Proyecto cultural martiano.
Revista Santiago, No. 103, 2004; La incidencia de la selección de los oficiantes en la
santería. Revista Santiago No 103. 2004.
Ha participado en eventos como: Congreso LASA 98. En la Universidad de Chicago,
USA. 1998; III Semana Social Católica. Cobre, Santiago de Cuba, 1998; Congreso “Por el
equilibrio del mundo‚ÄĚ. Palacio de las Convenciones. Ciudad de La Habana, 2004; Congreso
Iberoamericano de Pensamiento. Holguín, 2006. En el marco de la XIV Fiesta de la
Cultura Iberoamericana; Conferencia de la Casa del √Āfrica. En Santiago de Cuba, 2001;
Coloquios del Festival del Caribe. A√Īos 93, 94, 95, 96, 97, 98, 99.
Acreedor de varios premios y reconocimientos entre los que destacan: Premio al Mérito
científico otorgado por el Consejo científico de la Universidad de Oriente, 1994;
Reconocimiento de la UNESCO al Proyecto Socio Рurbanístico Novoa como una de las 10
mejores pr√°cticas en el √°rea de Ciencias Sociales (2001). Medalla 50 aniversario UO;
Distinción Rafael María Mendive.2013
Entre 1989 y 2010 dirigió la Revista Santiago, de la UO. Presidente de Honor. (Revista
cient√≠fica de orientaci√≥n social y human√≠stica fundada en el a√Īo 1970 e Indexada en las bases de datos: Historical Live Historical abstract, Latin American Index, Academias de
Ciencias de Gran Breta√Īa, Alemania y Rusia). Integra adem√°s el grupo de expertos del
CITMA en Santiago de Cuba.

Dr. C. Alejandro Torres Gómez de Cádiz Hernández. Profesor Titular. Universidad de
Holguín (UHo).

Coordinador de la Maestría en Historia y Cultura en Cuba. Universidad de Holguín. Cultura e Identidad constituye su principal línea de investigación, desarrolla a través de proyectos y la tutoría de doctorados y maestrías. La labor realizada se puede dividir en las siguientes temáticas: Antropología Social, Estudios Socio religiosos y Pensamiento Cubano.
Ha publicado los textos: Protestantismo y sociedad en el Holgu√≠n republicano. Ediciones Holgu√≠n. Holgu√≠n. 2008. ISBN. 978-959-221-277-0 2008; ‚ÄúMemoria nuestra: contra las infinitas posibilidades del olvido‚ÄĚ. En el libro Hacer Memoria. Ediciones La Luz. ISBN 978-959-255-039-1. 2009, Protestantismos en Contexto. Un estudio de casos. Editorial
Academia. Espa√Īa. ISBN. 978-3-659-06320-6. 2012; Protestantismo y Revoluci√≥n. Ensayo de Historia inmediata. Ediciones La Luz. ISBN: 978-959-704-8855-X. 2015; ‚ÄúPentecostalismo e identidad cultural: un estudio de caso en Cuba‚ÄĚ. En: G√©nero, patrimonio y religi√≥n en perspectiva. Brasil-Cuba.Editora UFPE, Recife (Brasil), 2017. ISBN: 978-85-415-0862-9; Terapia y Religi√≥n: ensayos antropol√≥gicos. Ediciones
Holguín. Holguín. ISBN. 978-959-221-277-0. 2018; Historia Regional. Ensayos
holguineros. (Comp). Ediciones Conciencia. Holguín. ISBN. 978-959-221-277-0. 2018.
Otras de sus publicaciones son Religious Tradition and Consumption: an Anthropological
Look to the Pentecostal Healing in Cuba. The International academic workshop on social
science. IAW-SC2013) http://www.iaw-sc.org/. Indexada por Atlantis. Estudios sobre
Religi√≥n en el norte oriental de Cuba: Potencialidades en la ense√Īanza de la Antropolog√≠a.
Revista Disdacalia. ISSN 2224-2643. 2014. Vol. III. No. 4. ESCOB, PSICODOC, DOAJ Y
CLASE IRESIE, e-revista, Dialnet, CREI-OEI. ‚ÄúAmigos‚ÄĚ en la regi√≥n norte oriental de
Cuba: Un siglo de presencia. Revista de Estudios de Ciencias Sociológicas. Canadá. DOAJ.
La institución religiosa como alternativa de socialización. En Revista Santiago. ISSN:
2227-6513. Análisis bioético del principio terapéutico en las prácticas de sanidad
pentecostal: estudio en la región norte oriental de Cuba. Correo Científico Médico. versión
On-line ISSN 1560-4381. Indexada en Scielo. La bioética cultural: un recurso
antropol√≥gico para la ense√Īanza de las ciencias sociales. Revista Magazine de las Ciencias
con ISSN 2528-809. Vol. II, No. 4. en Cat√°logo de Latindex, Open Access Journal Index
(OAJI), Open Aire, Actualidad Iberoamericana, Directory of Open Access Scholarly
Resources (ROAD), Academic Resource Index y Google Académico, entre otras
importantes bases de datos internacionales. Grupo IV.
Ha sido acreedor de los siguientes premios nacionales: Premio Nacional Carlos Valdés
Gárciga. Asociación de Pedagogos de Cuba. 1997; Premio Nacional Memoria Nuestra.
Asociación Hermano Saíz. 2004; Premio Nacional Memoria Nuestra. Asociación Hermano
Saíz. 2006; Premio Academia Nacional. Mención a joven investigador. CITMA 2007;
Premio Nacional ‚ÄúPedagogo Novel‚ÄĚ APC. 2007; Premio Nacional de Edici√≥n al libro
Protestantismo y sociedad en el Holguín republicano. 2009 y Premio Nacional de Investigación. José M. Guarch del Monte. Casa de Ibero América. 2014. Ostenta el Premio
Academia Provincial, CITMA en varias ocasiones.
Es miembro del Tribunal Nacional Permanente para Ciencias del Arte en Cuba. Presidente
del Consejo Provincial para las Ciencias Sociales.

 


El ideario del Che en voz de su hija Aleida Guevara

Quizá porque estuvo marcada por la improvisación sobre el conocimiento cabal de lo que expresó, por el ímpetu con que defiende lo que su padre creyó y ella profesa a ultranza, Aleida Guevara March prestó certeramente su voz a Ernesto Che Guevara en la conferencia El ideario del Che y su papel en los procesos de cambios actuales en Cuba, clausura del holguinero XIII Congreso Iberoamericano de Pensamiento.

[+]