Casa Editora Abril


Jos√© Luis Estrada: «Un tipo eminentemente feliz»

Me hubiera encantado entrevistarlo en persona, tomarnos un café, verlo reír con la sonrisa amplia que le imagino. Tutearlo desde el minuto uno, porque hay una calidez en su trato, que ni el chat a kilómetros puede enfriar. Me hubiera gustado abrazarlo al terminar la conversación. Pero las confesiones de José Luis Estrada Betancourt, el tunero, el periodista, el autor, el multipremiado entrevistador de las estrellas, me llegaron vía email. Me he divertido, emocionado, llenado de orgullo por alguien a quien quiero llamar amigo, mientras leía su historia de vida, el testimonio del azar y la vocación, del talento y la entrega, de la buena energía y la calidad humana, que ahora les entrego.

¬ŅQu√© remembranzas guardas de Las Tunas?

Guardo en un lugar muy custodiado de mi memoria las reuniones familiares de los domingos, presididas por mi abuela, la Ni√Īa, y su hermana Gloria, quienes se hac√≠an rodear de sus hijos, nueras, nietos, parientes lejanos y cercanos… Nunca m√°s he visto juntos tantas botellas de cervezas metidas en tanques colmados de bloques de hielo que parec√≠an un trozo de la Ant√°rtida y tantos carneros colgando de una mata de ciruela, puercos chillando ante el presentimiento de la √ļltima hora, gallinas azoradas presagiando el peligro.

Adoraba ba√Īarme en el aguacero, perderme en el ‚Äúbosque‚ÄĚ que se extend√≠a detr√°s de las casas de la cuadra; jugar ajedrez, convertirme en los personajes principales de las aventuras de turno, ir al cine, pasarme horas montado en lo que fuera con tal de zambullirme en la playa La llanita (Puerto Padre); seguir el rodeo en la Feria, practicar esgrima; estar entre los privilegiados que en el cine-teatro Tunas fueron testigos de los conciertos de Estela Raval y los Cinco Latinos, del grupo vietnamita Flor de Loto, de la mexicana Mar√≠a de Lourdes, antes de que le robaran su sombrero de mariachi y los botines…; aprenderme tres acordes de la guitarra con Bertica Maestre con los que cantaba un mill√≥n de rancheras y cl√°sicos de la trova tradicional‚Ķ

foto tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

Ahora mismo le har√≠a un monumento a la Casa de Cultura Tomasa Varona donde me perfeccion√© como bailador popular. Pueden tirarme lo que sea: lo mismo un danz√≥n o un mambo, que un chachach√° o una cumbia. ¬°Y si es un casino, ap√°rtate! Le har√≠a otro a la comparsa Zabala y a la conga Mau Mau, al Dancing Lights (discoteca), a la Fonoteca en los altos de la Fuente de las Antillas, de la Longa, donde beb√≠a menta y, lejos del tapaboca de Juana (‚Äúcuando usted trabaje…‚ÄĚ), fumaba con total libertad. Tambi√©n a El Cornito, la querida guarida de El Cucalamb√©, de los bamb√ļes y de los tuneros que se dejaron arrebatar la tradici√≥n de hacer sus picnics los fines de semanas, en el lugar m√°s espl√©ndido de la √°rida naturaleza tunera.

No obstante, la maravilla mayor para m√≠ fue el IPU Luis Urquiza Jorge. Mis compa√Īeros de entonces, mis hermanos de hoy, consiguieron el milagro de engendrar la amistad que no se desti√Īe, que no cree en distancias ni en a√Īos que pasan, que no filtra atendiendo a posibilidades econ√≥micas o estatus social. Inventaron un calor persistente que no entiende de vendavales ni fr√≠os.

¬ŅEl ni√Īo Jos√© Luis so√Īaba con escribir o con grandes inventos y ecuaciones?

El ni√Īo Jos√© Luis qued√≥ fascinado primero con el mundo de los n√ļmeros. Era excitante ver un problema matem√°tico y que la soluci√≥n se fuera dibujando en mi mente a medida que avanzaba en la lectura. Me encantaba que me mandaran a la pizarra a resolver los ejercicios y explicarlos para toda el aula. Mi casa se pasaba todo el tiempo llena de mis compa√Īeros a quienes repasaba una y otra vez. Ellos adoraban los batidos que le tumbaban a mi mam√°. Dec√≠an que yo siempre les salvaba la vida. Todav√≠a me lo dicen cuando me encuentran por la calle y me abrazan.

Siempre fui un ni√Īo muy aplicado. Todo se me pegaba en el aula con tremenda facilidad y despu√©s no necesitaba volver a la libreta para recordar un paso, un dato, una explicaci√≥n de un fen√≥meno… Me fascinaba la escuela, sin embargo, no era muy consciente de esa capacidad para aprender. Me percat√© en el IPU Luis Urquiza Jorge, cuando me encontr√©, de repente en aquel grupo 1, donde reunieron a los primeros 50 estudiantes del municipio. Estaban todas las papeletas para que el experimento resultara insoportable, pero me encontr√© con las personas m√°s nobles, humanas, solidarias, integrales, que exist√≠an en todo Tunas, y luego divertidas, tan aut√©nticamente j√≥venes. Imagino que para los profesores haya sido un dolor de cabeza entrar al grupo 6 pero las clases en el 1 eran tan espl√©ndidas…

foto tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

En el preuniversitario tuve los mejores profesores del mundo. Este 2020 se cumplen 35 a√Īos de que nos gradu√°ramos y todav√≠a recuerdo sus nombres, sus rostros, sus clases. La gram√°tica que me ense√Ī√≥ la profe Maribel es la que me ha acompa√Īado hasta hoy, con la que me he defendido ‚Äúa la cara‚ÄĚ. Te aseguro que el profe Denys jam√°s eligi√≥ mis composiciones para leerlas en voz alta como hac√≠a con las genialidades que escrib√≠a mi socia Gisela Paredes para que los dem√°s aprendi√©ramos.

Imagin√© que ser√≠a cient√≠fico, ingeniero, abogado, economista… mas el Periodismo no clasific√≥ ni en la √ļltima casilla. Confieso que, lleno de vanidad, me propuse elegir una carrera que fuera dif√≠cil de alcanzar. Era consciente de que hab√≠a nacido para ser maestro, pero, pobre de m√≠, pensaba que merec√≠a algo superior y desde√Ī√© la profesi√≥n m√°s hermosa y esencial del universo.

En una actitud autosuficiente, cuando las pruebas de ingreso eran para casos excepcionales (entonces se otorgaban seg√ļn los resultados acad√©micos), me decid√≠ por las √ļnicas que exig√≠an requisitos casi extraordinarios, las llamadas ‚ÄúNucleares‚ÄĚ, impulsado adem√°s por el convencimiento que siempre tuve de que har√≠a la universidad fuera de Cuba. As√≠ me vi viajando para Bulgaria con el prop√≥sito de convertirme en uno de los ingenieros f√≠sico nucleares que desde la Ciudad Nuclear de Juragu√° transformar√≠an a Cuba en un pa√≠s poderosamente desarrollado.

Son Bulgaria y la Universidad de Sof√≠a amores distantes, ¬Ņcu√°les son los motivos de ese ‚Äúenamoramiento‚ÄĚ?

foto tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

Parece que es imposible rememorar y no idealizar el pasado. Pero creo que, si pusiera en una balanza las felicidades y los momentos tristes, amargos, abundaron m√°s las risas que los llantos. No obstante, fui v√≠ctima del miedo. Es cierto que el miedo paraliza. Lograba disimularlo, cubri√©ndome con m√°scaras, pero ah√≠ estaba: vivo. No me atrevo a imaginar qu√© hubiera pasado conmigo si algunos de mis compa√Īeros en la Preparatoria hubieran convencido al decano de la Facultad haci√©ndole ver que alguien como yo no era digno de representar a la Revoluci√≥n cubana en el extranjero. ¬ŅC√≥mo habr√≠a enfrentado a mis padres, a mi familia, a mis vecinos, a mis compa√Īeros? ¬ŅQu√© har√≠an con tanto orgullo? No s√©… Imagino que solo se enterar√°n de este hecho que me marc√≥ para siempre, que pisote√≥ mi inocencia, si leen esta entrevista…

No har√© la historia. Solo te dir√© que el miedo me sac√≥ todas las l√°grimas que hab√≠an acumulado mis ojos. Y mencionar√© un nombre: Gladys Nexys Mart√≠nez, la gordita del aula que estaba protagonizando ella misma, en carne propia, todas las escenas de la Ofelia de Una novia para David, mas dej√≥ a un lado su mal de amores para contarles a mis profesores b√ļlgaros por qu√© su alumno con T√≠tulo de Oro de pronto se negaba a participar en las celebraciones por el 24 de Mayo, Deniat na Slavianskata pismenost i cultura (el D√≠a de la Escritura y la Cultura Eslavas). Ellos se pusieron en sus 13. O yo o ninguno.

¬ŅPor qu√© me enamor√© perdidamente de Bulgaria? Porque lo que hab√≠a conocido hasta esa fecha era, por decirlo de una manera, una ‚Äúcaricatura‚ÄĚ de la felicidad. Mi incre√≠ble profesora de idioma b√ļlgaro, Zdravka Georguieva, lo predijo: ‚ÄúCuando llegues a Bulgaria todos te amar√°n. Mi pa√≠s se pondr√° a tus pies‚ÄĚ. ¬°Palabra santa! ¬ŅQu√© les atra√≠a de m√≠? Imagino que les llamaba mucho la atenci√≥n encontrar en aquel contexto un negro que hablara su lengua con una fluidez tremenda y, bueno… uno tiene su simpat√≠a personal, la verdad (risas).

No, en serio, creo fue haber descubierto la libertad. No la sensaci√≥n de libertad, sino la certeza de la libertad. Me refiero a la libertad personal, no a otra; a soltar amarras, a respirar el aire a todo pulm√≥n, a vivir como si cada d√≠a fuera el √ļltimo. Ellos, los b√ļlgaros y las b√ļlgaras, me echaron a perder.

foto tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

Supe por tus estados de Facebook que fuiste el primer negro de tu Alma Mater ¬Ņc√≥mo fue esa vivencia? ¬Ņdram√°tica, divertida, rara?

Divertida, divertid√≠sima. ¬°Una mosca dentro de la leche! Ese era yo en aquel auditorio. El primer d√≠a de clases llegu√© un poco cortado y todos me miraban con disimulo. Al segundo, ya andaba repartiendo besos como buen cubano y como si nos conoci√©ramos de toda una vida. Algunos aprovecharon la cercan√≠a para rozarme el brazo con las yemas de los dedos para luego revisar si se les hab√≠an manchado. A otros les dio por evaluar la consistencia de mis pasas… Tu juro que el filin fue inmediato. En Bulgaria dej√© a mi otra gran familia.

Suele pensarse que las personas son √≥ptimas o talentosas en un solo √°mbito del conocimiento. As√≠, ser bueno en las Humanidades, excluye las habilidades para las Ciencias Exactas, sin embargo, transitaste de la Ingenier√≠a al Periodismo. ¬ŅC√≥mo y por qu√©?

La vida. El regreso de Bulgaria fue traum√°tico para m√≠. La ca√≠da del campo socialista me oblig√≥ a dejar aquella tierra sin poderme despedir. Todo me tom√≥ por sorpresa. Cre√≠ que, en quinto a√Īo, avanzando ya en la tesis, terminar√≠a all√≠ mi carrera… Nada sucedi√≥ como lo prev√≠.¬†

foto tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

A mi regreso tom√© una decisi√≥n: me quedar√≠a en La Habana, la √ļnica ciudad de Cuba donde consideraba que pod√≠a seguir siendo feliz. El sue√Īo de Juragu√° hab√≠a muerto para m√≠. Permanec√≠a intacto el amor por Las Tunas, pero mi esp√≠ritu se hab√≠a ensanchado tanto que necesitaba de teatros, cines, conciertos, pe√Īas…, y solo la capital pod√≠a saciar ese enorme apetito…

Por el a√Īo 91, 92, comenzaba a vislumbrarse un serio problema que luego se agudizar√≠a: la escasez de profesores. En un tiempo en que era obligatorio para los graduados universitarios retornar a su lugar de origen, dar a un paso al frente para sumarme a los que dar√≠an clases en secundaria b√°sica posibilit√≥ que me librara de que me aplicaran dicha resoluci√≥n. Y fue as√≠ como me volv√≠ a conectar con la profesi√≥n de mi vida: el magisterio.

De mi madre hered√©, para bien o para mal, un sentido de la responsabilidad, una pasi√≥n y un compromiso por cada proyecto que emprendo, que mi entrega se torna algo enfermiza. As√≠ ha sido con todo: cuando amo, amo. Y con el amor no tengo l√≠mites. No me importa si la otra parte se percata y se aprovecha de mi ‚Äúdebilidad‚ÄĚ. Estoy incapacitado para darme a medias.

De poco val√≠a que un profesor se ausentara de la escuela, porque los muchachos sab√≠an que con ‚Äúel F√≠sico‚ÄĚ no hab√≠a turnos de clases perdidos. Daba lo mismo que tocara Matem√°tica, Espa√Īol, Qu√≠mica, Ingl√©s…, de s√©ptimo, octavo o noveno, que estuviera libre o en otra aula. Ah√≠ me aparec√≠a lleno de tiza de la cabeza a los pies, haciendo de esos 45 minutos un show (yo creo que Fidel se inspir√≥ en m√≠ para idear a los Profesores Generales Integrales). Porque, adem√°s, ten√≠a un control absoluto sobre la escuela. Ah√≠ est√°n muchos de esos alumnos entre mis amigos de Facebook. Si les preguntas dir√°n que no miento: que me ten√≠an ‚Äúterror‚ÄĚ y me amaban. A cada rato les da por sacarme las l√°grimas, me agradecen por esa obsesi√≥n m√≠a de convertirlos en hombres y mujeres de bien.

Pero las personas como yo, que se levantan a las seis de la ma√Īana y llegan primero a la escuela para limpiar sus tres plantas cuando el esposo de la compa√Īera encargada de la limpieza recibe tratamiento de hemodi√°lisis, o se toman muy en serio eso de ser Gu√≠a Base, de preparar muchachos para concursos nacionales y que con el primer lugar consigan elegir la carrera de sus sue√Īos…, cuando se decepcionan son como el burro negado de Van Van, que ni a palo sube. A m√≠ me pas√≥ alrededor del a√Īo 2000, justo en el momento en que, vencido el per√≠odo especial, los medios de comunicaci√≥n se sintieron en condiciones de retornar a la normalidad, solo que una buena parte de los periodistas hac√≠a rato que hab√≠an decidido buscar otros horizontes.

Fue una gran amiga, Ana Mar√≠a Garc√≠a Salvador, extraordinaria profesora de Historia, quien me habl√≥ del Diplomado de Periodismo en el Instituto Internacional de Periodismo Jos√© Mart√≠: un curso emergente e intenso dirigido a egresados universitarios que, de aprobar los ex√°menes de aptitud, se formar√≠an en un a√Īo. Cuando quiso embullarme para que juntos nos present√°ramos, me negu√© de plano. ‚ÄúMija, si yo no s√© ni escribir una oraci√≥n compuesta‚ÄĚ, le dije para que me dejara tranquilo. ‚ÄúAdem√°s, jam√°s me ha pasado por la mente ser periodista‚ÄĚ, prosegu√≠ con mis argumentos, pero no entendi√≥. Cuando vine a ver, el 64 fue pasando cada una de las rondas eliminatorias hasta que mi nombre apareci√≥ en uno de los dos primeros grupos que protagonizaron esa experiencia, que luego tendr√≠a dos o tres ediciones m√°s.

foto tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

Cuando recib√≠ la primera clase con el profe Luis Sexto qued√© fascinado. ¬ŅD√≥nde hab√≠a estado el periodismo que jam√°s me hab√≠a fijado en √©l? ¬ŅC√≥mo hasta ese momento le hab√≠a mirado fijo a los ojos para saber que otro amor verdadero tocaba a mi puerta? Desde el principio esta profesi√≥n me conquist√≥. Y se lo debo a esos profesores, verdaderos ‚Äúmonstruos‚ÄĚ; lo m√°s grande: Jos√© ‚ÄúPepe‚ÄĚ Alejandro Rodr√≠guez, Manuel Gonz√°lez Bello, Ariel Terrero, V√≠ctor Joaqu√≠n Ortega, Julio Garc√≠a Luis, Antonio Molt√≥, Herminia S√°nchez, Isabel Moya, Caridad Carrobello, Toni Prada, Dixie Edith. Ellos son los primeros culpables.

Me esforc√© mucho, tambi√©n debo decirlo. Recuerdo que a mi grupo le correspondi√≥, desde el primer d√≠a, hacer pr√°cticas en las ma√Īanas y recibir clases en las tardes. Empezamos el recorrido por prensa escrita, pero ¬Ņqui√©n encuentra un alma period√≠stica en un peri√≥dico a las nueve, diez de la ma√Īana? Ni siquiera a las 12 m. Me quej√©, y fui a dar a la Agencia de Informaci√≥n Nacional (AIN), hoy Agencia Cubana de Noticias (ACN), siento que como un castigo, y result√≥ un regalo. Aprend√≠ a escribir notas informativas de hasta lo ‚Äúinnoticiable‚ÄĚ. Quer√≠a estar en todas partes, cubrirlo todo. Tremendo entrenamiento. Luego vino Radio Reloj, otra etapa que me marc√≥. Me dio la s√≠ntesis.

Juventud Rebelde era para m√≠ lo inalcanzable. Tanto que ni siquiera me imagin√© en el medio que considero el reino del periodismo cubano. No fui uno de esos alumnos sobresalientes del Diplomado, m√°s bien cre√≠ por momentos que los profesores no notaban mi existencia. Por tanto, te confieso que jam√°s esper√© terminar en la ‚Äúpecera‚ÄĚ (redacci√≥n de promiscuidad total delimitada por cristales). Estaba feliz imagin√°ndome en la AIN o Reloj, pero el destino lo tiene todo muy bien planeado. ¬†¬†¬†

¬ŅEl Periodismo es para ti un modo de vida o un medio de vida?

Vivo para el periodismo desde que se instal√≥ con firmeza en todos mis poros. Le dedico 48 horas al d√≠a. Me desvela pensando en la entrevista que tendr√© ma√Īana, en la palabra con la cual intentar√© atrapar al lector como si se tratara del n√©ctar irresistible con el cual las plantas carn√≠voras hipnotizan a los insectos. Yo no quiero ‚Äútrag√°rmelos‚ÄĚ, pero s√≠ que busquen mi nombre en las p√°ginas del peri√≥dico cada d√≠a, que me lean y hasta que decidan escribirme, ser mis nuevos amigos.

foto tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

Las entrevistas son un g√©nero en el que se te descubre c√≥modo, resuelto, y pese a que te acercas a grandes de la escena o del arte en general, no eres presa del ‚Äúefecto halo‚ÄĚ o las peculiaridades de los entrevistados, ¬Ņcu√°l es la f√≥rmula para conectar con ellos?

Disfrutar del placer de una buena conversaci√≥n. Creo que fue Ch√©jov quien, comparando a los libros con la conversaci√≥n, dijo que los primeros son las notas, y la segunda, el canto. Pero para mantener una buena conversaci√≥n hay que saber respetar y escuchar. Interesarse en verdad por lo que te est√°n contando. Solo as√≠ compartir√°n, a coraz√≥n abierto, lo que sienten o piensan, y se establecer√° esa esencial empat√≠a cuando est√©n convencidos de que eres alguien seguro, √©tico, cuando est√©n convencidos de que lo cuidar√°s, de que te transformar√°s en ‚Äútumba‚ÄĚ si fuese necesario.

Si algo he tenido muy claro es que en las entrevistas que hago no soy el protagonista y mucho menos me interesa que el lector perciba un supuesto elevado nivel intelectual ni que note cuán vasta puede ser mi cultura. Para mí lo más importante es tener la humildad de mostrarme como un propiciador de la abundante virtud de los otros. Que sean ellos quienes tejan la historia, con sus satisfacciones, sus frustraciones, sus ansias.

¡Por supuesto que me preparo bien! Pero cuando tengo a mi entrevistado al frente jamás me verás leyendo una guía, más interesado en la próxima pregunta que le voy a soltar que en lo que me están diciendo. Y es justo en ese instante cuando se deja escapar la gran historia. ¡Ocurre con tanta frecuencia! A veces ni siquiera lo dejan que concluya una idea.

Me parece que en otra vida debo haber sido algo así como un confesor (lo que sin dudas me ayuda hoy) pero sin confesionario de por medio, que no juzgaba ni castigaba.

collage de fotos tomadas del perfil de facebook de jose luis estrada

La cr√≠tica de arte es casi siempre un tema espinoso. Hay quienes claman porque se haga y quienes exclaman cuando se hace, ¬Ņcu√°l ha sido tu experiencia?

Resulta complicado ejercer la cr√≠tica, m√°xime en un pa√≠s donde se le tiene fobia. Da lo mismo el campo en que se mueva. En el caso del arte, los creadores abogan por ella hasta que los afecta. Entonces se acusa el an√°lisis de ser superficial, de no haberse acercado al proceso creativo, de no reconocer el esfuerzo con el que se ha realizado la obra en tiempos de tantas carencias‚Ķ ¬ŅExistir√° alg√ļn creador que est√© consciente de que su obra tiene fallos y que adem√°s lo reconozca?

¬ŅEs necesaria la cr√≠tica de arte? Vital. Y ser√° m√°s en la medida en que sigamos asistiendo a una banalizaci√≥n del arte cada vez m√°s creciente y est√© menos de moda un pensamiento complejo. Pero no basta con ser periodista cultural para expresar un juicio de valor con argumentos. La academia no ofrece las herramientas que se requieren para llevar adelante una tarea que exige responsabilidad.

En mis inicios, con esas ganas de comerme al mundo, hubo ocasiones en la cuales tal vez se me fue un poquito la mano. O al menos eso pensaron quienes me estuvieron llamando por tel√©fono para decirme: ‚ÄúTe salvas que vives en Cuba, porque en otro pa√≠s hubieras amanecido con la boca llena de hormigas‚ÄĚ. Desde entonces me mido un poquito m√°s (risas).

El Periodismo Cultural bien hecho supone conocimiento plural y casi enciclop√©dico ¬Ņc√≥mo logras prepararte, sedimentar toda la informaci√≥n para abordar las distintas expresiones art√≠sticas?

Leyendo lo que me cae a la mano, viendo lo que me gusta y lo que me recomiendan, intentando mantener una vida cultural bien activa, lo que no siempre logro conseguir porque el diarismo representa una rutina productiva verdaderamente fuerte, sobre todo cuando quieres que en cada edición aparezca, como mínimo, un trabajo digno. Es lo que menos se puede hacer en un país con una cultura tan poderosa.

A ver, seamos claros: yo soy el tipo m√°s ‚Äúcojo‚ÄĚ que existe sobre la faz de la tierra. Hay tantas lagunas en m√≠ que si todas esas ‚Äúaguas‚ÄĚ se unen se va a desbordar mi r√≠o de desconocimiento. Posiblemente ‚Äúustedes son unos corte y pega‚ÄĚ sea la frase m√°s exacta que encontraron algunos profesionales del periodismo para definirnos a los ‚Äúreorientados‚ÄĚ, lo cual se traduce, en el argot popular de Las Tunas como: ‚Äúustedes son unos caraepapas‚ÄĚ, y quiz√° ten√≠an raz√≥n. En m√≠ no est√° ese conocimiento enciclop√©dico al cual te refieres. Por eso me cuido mucho de abordar manifestaciones art√≠sticas que siento m√°s lejanas, al menos desde la cr√≠tica de arte. Lo que te aseguro es que amo mi profesi√≥n e intento ser digno de ella todo el tiempo.¬† ¬†

Hay en tu trabajo un evidente apasionamiento por el ballet, ¬Ņqu√© lo motiva y nutre?

foto tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

Nunca me fue dif√≠cil entender esa expresi√≥n tantas veces utilizada de que la cultura es escudo y espada de la naci√≥n (aunque en nuestros medios lo olviden con frecuencia cuando esa es la primera p√°gina que ‚Äúse va del aire‚ÄĚ a la hora de los ajustes, cuando casi nunca constituye un titular de portada o de nuestros noticiarios, etc√©tera.). Porque la naci√≥n, la patria, a ‚Äúpeque√Īa‚ÄĚ escala termina siendo uno mismo. Y a m√≠, desde que he tenido uso de raz√≥n, la cultura me ha salvado, me ha hecho feliz, me ha dado fuerza para resistir, me ha llenado de esperanzas.

La toma de La Habana por este tunero en los ya lejanos a√Īos 90 fue dura, dolorosa. Y aunque los guajiros somos fuertes, como dicen mis queridos ‚Äúhabaneros‚ÄĚ, no escasearon los per√≠odos en que pens√© rendirme y regresar al calor de mi hogar, a la protecci√≥n de mi Juana, esa madre a la que tengo un altar, obstinado de dormir en parques, de ‚Äúvelar‚ÄĚ muertos ajenos en funerarias, de tandas especiales en el cine Yara, de alquileres de los que me desalojaban sin previo aviso… Entonces decid√≠a ir a la sala Garc√≠a Lorca del Gran Teatro de La Habana por √ļltima vez, solo que el que sal√≠a nada ten√≠a que ver con el tipo abatido que entraba. Este Jos√© Luis se llenaba de tanta energ√≠a, de tanta belleza, de tanta fuerza interior que pod√≠a venir la fiera que √©l la estaba esperando.

Claro, lejos andaba de imaginarme que mi vida tomar√≠a este rumbo. Cuando en JR demostr√© ‚Äúque serv√≠a para algo‚ÄĚ y creyeron no solo que pod√≠a escribir de temas culturales sino adem√°s intentar encaminar esa Redacci√≥n Cultural que privilegiaron firmas como √Āngel Tom√°s, Emilio Sur√≠, Leonardo Padura, Soledad Cruz, Rufo Caballero, Joel del R√≠o, Magda Resik, Tania Cordero, Joaqu√≠n Borges-Triana…, me acerqu√© al Ballet Nacional de Cuba ansioso por contar una historia llena de gloria de cara al escenario y tras bambalinas. Y de paso, darle las gracias.

Sobre esto has escrito y publicado dos libros, ¬Ņc√≥mo fue esta experiencia de involucrarte en procesos editoriales no peri√≥dicos y con otras rutinas productivas y tempos? ¬ŅHay alg√ļn libro en progreso?

Excitante. Quiz√° a m√≠ no se me hubiera ocurrido nunca esa idea. Respeto tanto a los escritores. Las entrevistas que recoge De la semilla al fruto. La compa√Ī√≠a, vieron la luz primero en mi querido Juventud Rebelde, aunque muchas de ellas aparecieron aqu√≠ enriquecidas con confesiones que por cuestiones de espacio no pudieron salir en el diario. Por tanto, no fueron escritas pensando que llegar√≠an a conformar un libro.

foto tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

La idea comenz√≥ a adue√Īarse de m√≠ despu√©s que publiqu√© mi di√°logo con Jos√© Manuel Carre√Īo, gracias al cual me lleg√≥ un correo de un muy joven lector holguinero, Jorge Santiago. En su mensaje, este amigo me hac√≠a part√≠cipe de la gran satisfacci√≥n que hab√≠a sentido leyendo la historia de ese notable bailar√≠n cubano. Casi me rog√≥ que le mandara las anteriores, y despu√©s de un tiempo me envi√≥ otro correo suyo donde me aseguraba que los lectores merec√≠an conocer de cerca el fabuloso quehacer de la agrupaci√≥n danzaria m√°s importante de Cuba a trav√©s de las voces de quienes la sustentan.

As√≠ naci√≥ De la semilla al fruto. La compa√Ī√≠a (por ese t√≠tulo se extravi√≥ entre los estantes de la imprenta dedicados a textos de agricultura, a pesar de que en su portada aparecen unas fabulosas piernas fotografiadas por Nancy Reyes, que comienzan en unos blanqu√≠simos tut√ļs). Fue un proyecto con pr√≥logo del irrepetible Rufo Caballero que me sonroja, aunque sea dif√≠cil notarlo.

El libro fue acogido con entusiasmo por la Casa Editora Abril y la Editora Juventud Rebelde para luego echar una larga siesta en el almac√©n del peri√≥dico que no termina hasta hoy. Ah√≠ est√° todav√≠a rendido ese libro que me llena de orgullo y que se propuso tasar los primeros sesenta a√Īos de una de las instituciones culturales m√°s prestigiosas de Cuba y el mundo: nuestro Ballet Nacional.

Como si no hubiera sido suficiente mi tributo a la Alonso y su Compa√Ī√≠a, regres√© a atreverme con El mundo baila en La Habana. Se lo debo nuevamente a esos amigos, muchos, que no han dejado de estimularme. Cuando le cont√© a una de ellos, Teresa Plaza, que en De la semilla… no hab√≠a logrado publicar todas las entrevistas que hab√≠a conseguido realizar a no pocas de las principales estrellas del ballet mundial me pregunt√≥: ‚Äú¬ŅY por qu√© no lo haces? ¬ŅQu√© esperas?‚ÄĚ, y me mostr√≥ un posible camino: Log√≠stica del Arte y su director Enrique Mart√≠nez, Quique.

Gracias a esa empresa espa√Īola, al dise√Īador estrella Jorge M√©ndez Calas que permiti√≥ que pusiera a volar mi imaginaci√≥n, a la respetada editora Ana Mar√≠a Mu√Īoz Bachs, a la genial correctora Marvelis Artigas, al superamable pr√≥logo de Eduardo Heras Le√≥n, a las fotograf√≠as m√°s art√≠sticas del universo, a Iris Gorostola que me impuls√≥ a querer m√°s, a so√Īar sin freno…, result√≥ un libro hermos√≠simo, una obrita de arte. ¬°Hasta con afiche sali√≥!

El mundo baila en La Habana me dej√≥ la satisfacci√≥n de que el √ļnico d√≠a en que se pudo vender en moneda nacional, el de la presentaci√≥n en medio de una de las ediciones del Festival Internacional de Ballet de La Habana, parec√≠a que se estaba regalando carne de res. El Museo Nacional de la Danza no alcanz√≥ para reunir a tantas personas. ¬ŅPodr√° sentir un escritor felicidad mayor? A veces me lo encuentro en alguna que otra librer√≠a de moneda ‚Äúsemidura‚ÄĚ (juro que no recib√≠ por √©l ni un medio picado por la mitad), lo tomo en mis manos y me emociono por lo que consegu√≠. Las vendedoras que ni siquiera han curioseado mirando las solapas donde destaca una foto m√≠a (ese d√≠a estaba bello), no logran entender a fe de qu√© saltan mis l√°grimas. Entonces me las seco, lo vuelvo a colocar en su estante y sigo mi camino.¬†

Tengo muchos libros en mente. De entrevistas todos, en tanto me lleno de coraje para ver si se me da la narrativa.

tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

¬ŅC√≥mo ha sido tu experiencia laboral en Juventud Rebelde? ¬ŅEs este medio tu zona de confort?

El mejor lugar que pude so√Īar para realizarme profesionalmente y sentirme pleno como ser humano. Mi otra casa. Puedo considerarlo mi zona de confort pues all√≠ me siento c√≥modo, libre, como si anduviera descalzo ba√Ī√°ndome otra vez en el aguacero. Pero yo me exijo infinitamente. Para m√≠ no hay diferencia entre un texto para las ediciones de martes a viernes mientras te reservas y otro para el buscado dominical, nuestra propuesta de lujo. Me creo en serio que estoy llevando adelante la labor que merece la rotunda cultura cubana, mostrando a sus principales hacedores: los consagrados y los que hoy la sostienen y mantienen en un sitial de honor.¬† ¬†

Tu talento ha sido reconocido en concursos nacionales. ¬ŅQu√© sabor dejan premios como el «26 de Julio»?

Uno muy dulce. Pienso que todo el que env√≠a una obra a concurso es porque considera que se ganar√° el premio. Evidentemente la mayor√≠a de las personas est√° equivocada o el jurado es incapaz de apreciarla en su justa medida. Tengo la corazonada de que poseo el r√©cord de ser el periodista m√°s ‚Äúmencionado‚ÄĚ de la prensa cubana. Por un buen tiempo dej√© de enviar al concurso y este a√Īo regres√©. Fue un doblete. Yo tambi√©n considero que he madurado mucho.

¬ŅQu√© opini√≥n te merece la joven vanguardia art√≠stica cubana?

¡Qué país el nuestro para tener talentos! ¡Qué manera de haber escritores y artistas tan admirables como jóvenes! Verdaderos virtuosos capaces de imponerse en cualquier escenario del mundo. La Asociación Hermanos Saíz posee una fuerza brutal como organización. Lo más importante es que sus miembros creen en ella, confían en ella. Es una lástima que en las escuelas de arte, por ejemplo, no se conozca suficientemente su importantísimo papel. Esos muchachos podrían hacerla más poderosa, porque eso de que en la unión está la fuerza, no falla. No obstante, aunque podría ser más numerosa, no existen dudas de que se trata de una vanguardia viva, rigurosa, que apuesta por la belleza.

foto tomada del perfil de facebook de jose luis estrada

Superar 50 a√Īos implica para algunos hacer un inventario de sus logros vitales, ¬Ņcu√°les integrar√≠an tu lista?

He sido un tipo eminentemente feliz. Un gozador de la vida. He vivido con intensidad m√°xima cada segundo. Cada paso ha sido dado desde el amor. Esa es una gran suerte.

Por favor, define en frases breves lo que representan para ti estas palabras:

  • Cuba: mi amante m√°s fiel.
  • Cultura: el alma, la energ√≠a, mi salvaci√≥n.
  • Ballet: mi paseo por las nubes.
  • Familia: ¬°me gan√© la loter√≠a!: as√≠ fue como me la ped√≠.
  • Amigos: Mis piernas, mis brazos, mi pecho… la luz.
  • Escribir: la felicidad.

Premios Calendario: Poder de la letra joven (+Fotos)

Muchos volvemos a las p√°ginas durante estas jornadas de coronavirus y aislamiento, conscientes de que la literatura tambi√©n salva, con su poder para cultivar el esp√≠ritu, transmitir conocimientos y hacernos so√Īar. Decenas de autores ahora mismo escriben en sus casas, conforman mundos con mezclas de fantas√≠a y realidad. Seguramente en el futuro tendremos libros, nacidos durante esta etapa de temores y esperanza, que conquistar√°n concursos y llegar√°n a nuestras manos con el encanto de lo aut√©ntico.

Los textos ganadores del premio Calendario, uno de los más importantes en Cuba, siempre son buenas opciones para adentrarnos en lo mejor de la literatura de jóvenes en el país. Hoy les proponemos acercarnos a varios que tal vez ya usted adquirió en las ferias del libro del 2019 ó el 2020, o puede encontrar en diferentes librerías. Todos fueron publicados por la Casa Editora Abril y sus autores son miembros de la Asociación Hermanos Saíz. Estas son obras con el poder de lo atrevido y el talento, pasos de quienes desean crecer siempre.

Leidy González es una de las autoras jóvenes que da pasos importantes en el panorama literario de Cuba.

H√ČROES M√ĀS HUMANOS

El mensajero (2020), escrito por la villaclare√Īa Leidy Gonz√°lez Amador, tiene el encanto de lo √°gil y preciso, el humor y la historia. Narra las peripecias de un ni√Īo llamado Manu Tejeda, hijo de un mamb√≠ a las √≥rdenes de Antonio Maceo, que muri√≥ como consecuencia de heridas de guerra. El peque√Īo, delgado y algo ‚Äúentrometido‚ÄĚ, tambi√©n se suma a las tropas insurrectas empe√Īado en cumplir la voluntad de su padre.

El infante, fruto de la imaginación de la autora, al igual que otros personajes como Julián Planazo y el negro Cebiche, nos muestra su visión de sucesos y hombres reales de la contienda de 1895, como el propio Maceo, Quintín Banderas, Máximo Gómez y Panchito Gómez.

Ahí va él, caminando entre los demás, lleva cartas como mensajero, siente hambre, cansancio, pero sigue en la invasión hacia Occidente, disfruta las anécdotas y bromas de los más viejos, prueba el aguardiente, es curado con hiervas de una herida en la pierna, pierde a su mejor amigo en la manigua, tiene dolor y orgullo…

Gonz√°lez Amador, ganadora tambi√©n de los premios nacionales Hermanos Loynaz 2013 y 2017; Fundaci√≥n de la Ciudad de Santa Clara 2015;¬†Eliseo Diego (2016), Fundaci√≥n de la Ciudad Fernandina de Jagua 2017 e Ismaelillo 2019, vuelve a demostrar su fuerza como escritora, a pesar de tener solo 31 a√Īos de edad.

Los lectores cubanos, especialmente los infantes, necesitar√°n siempre de propuestas literarias como esta. Ojal√° El mensajero, texto para peque√Īos y adultos, est√© en las escuelas primarias, tenga una versi√≥n digital suficientemente atractiva y pase tambi√©n a la vida como audiolibro, con la certeza de que en las creaciones m√°s recientes de la narrativa cubana hay personajes con suficiente fuerza para encantar a los m√°s peque√Īos y ser referentes muy aut√≥ctonos y atractivos.

LAS L√ćNEAS Y LA VIDA

Elizabeth Reynosa /Foto: AHS

Portada del libro Líneas de tiempo..

Publicada tambi√©n en el a√Īo 2020, la novela L√≠neas de tiempo, de la granmense Elizabeth Reinosa nos hace reflexionar sobre el significado de la vida misma, en la cual hay tristezas, anhelos y desesperanzas.

Compuesta por 82 p√°ginas, presenta cuatro cap√≠tulos o l√≠neas, denominadas Infancia (1939-1955), Juventud (1956-1970), Adultez (1971-2000) y Vejez (2001-2016), con una arm√≥nica narraci√≥n que presenta relatos breves. Desde Patio (1943), fecha en la cual asumimos que el personaje protag√≥nico ten√≠a cuatro a√Īos, hasta Retrospectiva (2016), el lector encuentra sufrimiento, miedos, golpes, sue√Īos y tambi√©n dolor y pesimismo, como en Estragos (1978), con la certeza de que ‚Äú‚Ķla felicidad solo dura unos minutos‚Ķ‚ÄĚ.

Como expres√≥ Rafael de √Āguila, integrante del jurado que otorg√≥ el Calendario de Narrativa en 2019 junto a Francisco L√≥pez Sacha y Ahmel Echevarr√≠a, L√≠neas del tiempo es ‚Äúrotunda, dura, tel√ļrica, vi√Ī√©tica, angustiosa, escrita como a zarpazos tristes‚ÄĚ.

Reinosa Aliaga consigue una especie de doble sentido entre el t√≠tulo general, los de los cap√≠tulos, las partes de la narraci√≥n y el ferrocarril y los trenes, pues estos dos √ļltimos elementos atraen a su personaje desde la ni√Īez, un ser que no tiene apellidos ni es ubicado en ciudad o poblado espec√≠fico.

El lugar de los sucesos pudiera ser cualquiera, pero se siente mucho el sabor a Cuba, el ambiente de este pa√≠s y el v√≠nculo con algunos hechos de la historia nacional, incluidos Balseros (1994) y Presagios (1998). Esta es la vida de un hombre, que pudiera transcurrir en etapas sin definir, m√°s all√° de los a√Īos marcados. En su estilo preciso y limpio, la novela tiene tambi√©n poes√≠a; sin dudas una obra que despierta sensaciones agradables durante y despu√©s de su lectura.

UN LIBRO PARA CORREGIR

Un sistema inventado para corregir: El discurso penitenciario y la prisi√≥n en la Cuba decimon√≥nica (2020), del joven licenciado en Derecho Adri√°n Jes√ļs Cabrera Bibilonia es sin dudas una obra interesante.

Ganador del Calendario en la categoría de Ensayo, posee un estilo coloquial y tiene de literatura en cuanto a estilo, a pesar de la hondura de sus exposiciones y análisis.

Seg√ļn las palabras del propio autor, profundiza en la manera en que la prisi√≥n logr√≥ su existencia, la necesidad de crear espacios de encierro para moralizar y corregir. O lo que es lo mismo: el nacimiento de un fundamento de por qu√© el estado moderno puede y debe castigar: la ‚Äúcorrecci√≥n del delincuente‚ÄĚ. Que es, adem√°s, un fundamento perfectamente reconocible en la contemporaneidad.

Nacido en La Habana en 1994, Cabrera Bibilonia estudia temas penitenciarios desde su etapa como alumno en la Universidad de La Habana, con una visi√≥n m√°s cercana a lo humano y lo social. Para √©l, ‚Äúun libro siempre debe tener como m√°xima transformar comportamientos cotidianos‚ÄĚ, por eso considera esencial transcender el campo acad√©mico y calar en las personas.

MUNDO DE ROMPIMIENTOS

Cuando despiertes (2018), del también habanero Daniel Burguet es indudablemente una propuesta bien lograda en cuanto a formas y contenidos.

Constituida por 88 páginas y siete relatos, presenta una armónica interrelación entre ellos, con buen empleo de las técnicas narrativas y la variedad de estructuras, con exactitud en los diálogos, y la construcción de personajes y ambientes con un alto nivel de realidad, a pesar de lo suigéneris de los escenarios y sus protagonistas.

Como expres√≥ Eric Flores Taylor, miembro del jurado que le concedi√≥ el galard√≥n, esta obra ‚Äúes una muestra de la literatura de ciencia ficci√≥n m√°s humanista y menos tecnol√≥gica, donde los gadgets (dispositivos peque√Īos con un prop√≥sito y una funci√≥n espec√≠fica) revolucionan el mundo ficticio, mas no por ello son el epicentro de la trama‚ÄĚ.

En esta obra hay ‚Äútacos‚ÄĚ (aparatos para programar como deseas que sea el d√≠a‚Ķ), objetos voladores, un ser con el poder de dirigir guerras desde su casa y verlo todo en una gran pantalla‚Ķ, pero lo m√°s importante son siempre las personas, sus pensamientos y modos de comportarse, sus amores y desamores, el miedo, las incomprensiones, las traiciones y los sue√Īos en medio de un mundo a veces negro, siempre desafiante.

Daniel Burguet, un muchacho delgado con el pelo largo, recrea dos ‚Äúrealidades‚ÄĚ paralelas: la de los conectados y la de los desconectados, ambas con diversos puntos confluyentes, conflictos y anhelos.

Desde el primer cuento, Anatom√≠a de la melancol√≠a, hasta el √ļltimo, El ojo cosmol√≥gico, gravita una especie de metaf√≠sica que va creciendo con cada p√°gina, dentro de una dramaturgia en la que a veces hay aparente tranquilidad, pero tambi√©n sangre, muerte, sorpresa y sensibilidad hasta en los seres m√°s impensados.

Llama la atenci√≥n como el final del √ļltimo relato cierra tambi√©n el libro y aporta un elemento que enriquece historias anteriores. Cuando despiertes tiene algo de novela, pero sobre todo de sensibilidad en dos mundos de rompimientos y coincidencias, como es a veces la existencia de los seres humanos.

CONFLICTOS ENTRE N√öMEROS Y LETRAS

Portada del libro Los impares

Los impares, de Claudia Damiani Cavero, cautiva por la diversidad de formas narrativas y cierta singularidad de las historias. Compuesta por 14 cuentos, la obra abarca cierta experimentación en la relación entre las matemáticas, la vida y los temas de conversación de sus personajes, con diálogos que, en ocasiones despiertan sonrisas.

Los argumentos de ellos en leves disputas verbales revelan el conocimiento de teorías y particularidades de las ciencias, aunque los sucesos ocurran en lugares como un pasillo durante una guardia escolar en la madrugada.

Su autora asegur√≥ que para escribirlo utiliz√≥ por primera vez la b√ļsqueda de informaci√≥n a conciencia en funci√≥n de la literatura, algo que se nota en sus p√°ginas, sin restar frescura y ritmo a la narraci√≥n.

El jurado que le concedi√≥ el galard√≥n, integrado por Daniel D√≠az Mantilla, Atilio Caballero y Aida Bahr, resalt√≥ que presenta una ‚Äúcambiante gama de conflictos, emanados de las relaciones interpersonales y la cotidianidad‚ÄĚ.

Graduada de Dise√Īo Gr√°fico, su autora, una muchacha de cabello rubio, espejuelos y aparente timidez, logra una buena construcci√≥n de los personajes quienes act√ļan y hablan con naturalidad, en coherentes relaciones entre ellos, sus acciones e ideas. El humor nunca parece ser objetivo, pero s√≠ capa subterr√°nea.

Es interesante como emplea la segunda persona del singular en algunas narraciones, especie de conversación con los lectores o meditaciones en voz alta. Ganadora también del Premio David (2018) la primera gran pasión de Damiani Cavero fueron las historietas, por eso no sorprende que actualmente sea también ilustradora y autora de la imagen de portada.


Líneas de tiempo desde las letras de Elizabeth Reinosa

*Tomado de Cubahora

La vida es un conjunto de l√≠neas o una sola, a veces enrevesada, confeccionada por nosotros mismos y las circunstancias, una sucesi√≥n de pasos y decisiones, sue√Īos, metas que no siempre se alcanzan.

En estos tiempos de coronavirus y aislamiento en las casas, leer es una de las opciones que salva, por eso les proponemos la novela Líneas del tiempo, de la joven escritora granmense Elizabeth Reinosa Aliaga (Bayamo, 1988), miembro de la Asociación Hermanos Saíz y graduada del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso.

Desde la ficción, ella nos hace reflexionar sobre el significado de la vida misma a través de este libro, ganador del Premio Calendario 2019 y publicado por la Casa Editora Abril en 2020, en el cual hay tristezas, anhelos y desesperanzas con el reflejo de la existencia de su personaje protagónico desde la infancia hasta el fin.

Compuesta por 82 páginas, esta novela, se estructura en cuatro capítulos o líneas del tiempo, denominadas Infancia (1939-1955), Juventud (1956-1970), Adultez (1971-2000) y Vejez (2001-2016), con una armónica narración que presenta relatos breves, muchos de los cuales podrían funcionar de manera aislada, pero en verdad van creciendo con la trama.

Desde Patio (1943), fecha en la cual asumimos que el personaje ten√≠a 4 a√Īos, hasta Retrospectiva (2016), el lector encuentra tristezas, miedos, golpes, sue√Īos y tambi√©n dolor y pesimismo, como en Estragos (1978), con la certeza de que ‚Äúla felicidad solo dura unos minutos. Al final todo es sangre, todo raja la piel de un modo irreparable‚ÄĚ.

Como expres√≥ Rafael de √Āguila, integrante del jurado que otorg√≥ el¬†Calendario de Narrativa en 2019¬†junto a Francisco L√≥pez Sacha y Ahmel Echevarr√≠a,¬†L√≠neas del tiempo¬†es ‚Äúrotunda, dura, tel√ļrica, vi√Ī√©tica, angustiosa, escrita como a zarpazos tristes‚ÄĚ.

La autora nos presenta un ser humano que conoce el sufrimiento desde peque√Īo, cuando es abandonado por su madre con el pretexto de un suicidio, crece y trabaja en el lugar que deseaba, pero no logra su mayor prop√≥sito. Elizabeth consigue una especie de doble sentido entre el t√≠tulo general, los de los cap√≠tulos, las partes de la narraci√≥n y el ferrocarril y los trenes, pues estos dos √ļltimos elementos atraen a su personaje desde la ni√Īez, un ser que no tiene apellidos ni es ubicado en ciudad o poblado espec√≠fico.

El lugar de los sucesos pudiera ser cualquiera, pero se siente mucho el sabor a Cuba, el ambiente de este pa√≠s y el v√≠nculo con algunos hechos de la historia nacional, incluidos¬†Balseros¬†(1994) y¬†Presagios¬†(1998). Esta es la vida de un hombre, que pudiera transcurrir en etapas sin definir, m√°s all√° de los a√Īos marcados. En su estilo preciso y limpio, la novela tiene tambi√©n poes√≠a; sin dudas una obra que despierta sensaciones agradables durante y despu√©s de su lectura. ¬†

Ganadora de diversos reconocimientos, como los internacionales de poes√≠a Voces Nuevas (Espa√Īa, 2016) y D√©cima al filo (Cuba, 2015); y los nacionales Francisco River√≥n (2015) y Ala D√©cima (2017), Reinosa Aliaga es tambi√©n autora de los libros¬†Formas de contener el vac√≠o¬†(Samarcanda, Espa√Īa, 2016),¬†Striptease de la memoria¬†(Ediciones Montecallado, 2016),¬†Las seis en punto¬†(Editorial Sed de Belleza, 2017) y¬†Br√ļjulas¬†(La Luz, 2018).


Confinamiento: la posibilidad de crear hasta que llegue el día cero (+ galería)

Pausa obligada, el silencio parece ser parte esencial de la escena, espacios p√ļblicos cerrados, los gobiernos han decidido suspender las que consideran actividades no esenciales para la vida. ¬°Confinamiento!, Isolamento!, Lockdown!, Confinament!, es una orden, ¬°estamos en guerra!, el enemigo no se puede ver.

Carlos Daniel Sarmiento

Hace tan solo un a√Īo, algo as√≠, parecer√≠a el libreto de alguna obra dist√≥pica, futurista, el presente anuncia que es nuestra realidad. Seg√ļn ese libreto las actividades culturales no calificar√≠an como esenciales para la vida. Nada est√° m√°s alejado de la realidad. La cultura ha demostrado su capacidad de salvar, de sacar entre tanta desgracia lo mejor del ser humano para sobrevivir a la crisis. Sin embargo, aunque se espera el d√≠a final del asilamiento y se extra√Īa el regreso de la actividad cultural y el esparcimiento, los artistas no est√°n de brazos cruzados, no est√°n esperando el d√≠a cero para volver a la normalidad.

Por el contrario, en estos d√≠as se acent√ļa su necesidad de crear, de aprovechar el tiempo para poner a disposici√≥n de las personas producciones que emanan de los d√≠as de encierro. V√≠a WhatsApp, para respetar el confinamiento, localizamos a Carlos Daniel Sarmiento¬†entre los artistas m√°s j√≥venes, √©l es de los que no tiene tiempo para aburrirse, de los que el quedarse en casa le ha sido muy √ļtil para crear. El joven que forma parte del Grupo de Teatro El Caballero habla al Portal del Arte Joven Cubano sobre qu√© hacer.

‚Äď¬ŅA qu√© dedica sus d√≠as Carlos Daniel Sarmiento, tienes alg√ļn montaje en proceso de producci√≥n?

Antes de la pausa que estamos viviendo en muchos sectores nuestra sociedad debido a esta catastrófica situación, que nos obliga a permanecer en casa, estábamos iniciando el proceso de montaje de mi texto más reciente, Player.

La actriz Aydana febles/ foto Carlos Daniel Sarmiento

‚ÄďAdel√°ntanos detalles del argumento‚Ķ

Player es una mirada a jóvenes muy particulares. El tema central de la obra es la libertad personal y sexual, contado a través de dos parejas swingers y la relación de estos jóvenes con algo tan delicado como polémico: la pornografía.

El objetivo es intentar escudri√Īar la manera en que la nueva generaci√≥n asume sus relaciones de pareja. Las adicciones a los videojuegos, la rebeld√≠a, el inter√©s material, la migraci√≥n, as√≠ como la imagen que brindamos con el fin de conseguir seguidores en las redes sociales, son algunos de los t√≥picos fundamentales sobre los cuales coloqu√© la diana para construir esta historia.

‚Äď¬ŅC√≥mo ha sido el proceso de investigaci√≥n para el montaje?

La investigación estuvo basada en el acercamiento a varios adolescentes y jóvenes que brindaron su testimonio, el cual me sirvió de guía para la creación de la pieza. Estamos en presencia de una generación que cambió sus límites y conceptos en cuanto a las relaciones de pareja, por lo tanto, la primera labor de la investigación fue intentar pensar como ellos y mezclar sus experiencias y vivencias con las temáticas sobre las cuales pretendía dialogar.

Claudia √Ālvarez y yadiel Fern√°ndez/ foto Carlos Daniel Sarmiento

Elementos presentes en nuestra sociedad actual, los cuales necesitaba destapar, cual caja de pandora, y así intentar abrir un debate con el espectador. Luego vinieron algunas lecturas sobre estudios de juventud, películas y series que abordan estos temas, pero fundamentalmente la observación y la entrevista fueron los principales recursos para la investigación.

‚Äď¬ŅCu√°nto han aportado al proceso creativo estos d√≠as de confinamiento?

Durante estos d√≠as he tenido la posibilidad de insertarme m√°s a fondo en el universo de los gamers y los videojuegos, que es un aspecto esencial dentro del argumento de la obra, de la construcci√≥n de los personajes y del concepto de puesta en escena. Otro de los elementos importantes fue que pude culminar la versi√≥n definitiva de la obra para entregar a la Casa Editora Abril, que tendr√° a su cargo la publicaci√≥n del texto y me he mantenido teletrabajando con la dise√Īadora para perfeccionar la propuesta definitiva de escenograf√≠a y vestuario.

Amelia Fern√°ndez/ foto Carlos Daniel Sarmiento

Además del trabajo con Player, durante casi todo el día me mantengo en labores propiamente creativas. Preparo por estos días un blog especializado en teatro, en cual el objetivo fundamental es realizar una serie entrevistas a personalidades de las tablas, proyecto que ya presenté al Consejo Nacional de las Artes Escénicas para comenzar a ejecutarlo con la mayor brevedad posible.

Adem√°s, estoy escribiendo el guion para un documental e investigando para iniciar a escribir una nueva pieza teatral, aunque todas estas cosas las efect√ļo con un ritmo m√°s lento de lo habitual, ya que la energ√≠a y el ambiente de esta situaci√≥n que estamos viviendo son, en ocasiones, un obst√°culo para la creatividad.

Resulta muy interesante el diálogo y las dinámicas de trabajo que se establece entre los actores y el director, lidiar con la evolución, con sus caracteres, con sus diferentes experiencias, todo ha cambiado, las rutinas están mediadas por la tecnología.

El actor Homero saker/ foto Carlos Daniel Sarmiento

‚ÄďEl teatro es un arte muy cercano, ¬Ņc√≥mo es el proceso de dirigir a los actores desde casa?

Realmente dirigirlos es prácticamente imposible, solo que estamos en los primeros momentos dentro del proceso creativo y a través de WhatsApp hemos podido reescribir una de las escenas de la obra. Les he podido brindar a los actores y actrices algunas orientaciones para que trabajen desde sus casas, dígase pautas específicas para que puedan aprovechar este tiempo.

También les he indicado lecturas o temas que voy descubriendo y que siento les pueden ayudar a entender mejor su personaje, la situación y las diversas circunstancias por las cuales atraviesa la obra. 

También recomendamos series, películas, artículos, videojuegos, los cuales serán de mucha valía para cuando podamos retomar el proceso de trabajo.

Luis √Āngel Batista/ foto Carlos Daniel Sarmiento

‚Äď¬ŅEn el tiempo que no est√°s creando, qu√© haces?

Increíblemente aun en este tiempo de confinamiento no me alcanza el día para todo lo que quiero hacer. Además de toda la labor creativa que ya te comenté, intento adelantar lecturas que tenía acumuladas desde hace tiempo y este puede ser el momento perfecto para esa empresa. También veo series y películas que eran viejas obsesiones. Además de perfeccionarme en las labores de la casa para que mi esposa pueda teletrabajar y adelantar su tesis de Maestría en Derecho Constitucional y Administrativo.

Carlos Daniel Sarmiento

As√≠ pasan los d√≠as entre el trabajo y la vida cotidiana cuando paredes conforman el √ļnico universo posible para salvar el cuerpo, cuando el alma no puede ser retenida. As√≠ seguir√°n siendo sus d√≠as hasta que llegue el d√≠a cero, hasta que puedan volver a actuar.


Debatir√°n Ignacio Ramonet y Rosa Miriam Elizalde sobre colonialismo 2.0 en Dialogar, dialogar

El catedr√°tico y periodista espa√Īol Ignacio Ramonet, doctor en Semiolog√≠a e Historia de la Cultura, y Rosa Miriam Elizalde, doctora en Ciencias de la Comunicaci√≥n y vicepresidenta de la Uni√≥n de Periodistas de Cuba, ser√°n los invitados en el espacio Dialogar, dialogar este 19 de febrero, para debatir en torno al Colonialismo 2.0 y los desaf√≠os de la izquierda. ¬ŅQu√© hacer?

A partir de las cuatro de la tarde de ese día debe comenzar el intercambio en el Salón de Mayo, del Pabellón Cuba, sede nacional de la Asociación Hermanos Saíz, en el cual pueden participar todas las personas interesadas, quienes tendrán la posibilidad de preguntar, expresar sus opiniones y enriquecer el debate.

Tambi√©n deben asistir estudiantes universitarios, incluidos algunos de la facultad de Matem√°tica y Computaci√≥n de la Universidad de La Habana, quienes la semana anterior realizaron un taller con parte del equipo de Dialogar, dialogar, sobre algunas particularidades del tema, especialmente en el pa√≠s caribe√Īo.

Autor de libros como ‚ÄúEl imperio de la vigilancia‚ÄĚ, ‚ÄúLa explosi√≥n del periodismo‚ÄĚ, ‚Äú¬ŅQu√© es la globalizaci√≥n?‚ÄĚ, ‚ÄúPropagandas silenciosas‚ÄĚ y ‚ÄúLa tiran√≠a de la comunicaci√≥n‚ÄĚ, Ramonet tiene amplia experiencia en el an√°lisis de fen√≥menos relacionados con la comunicaci√≥n, las plataformas digitales y las disputas pol√≠ticas e ideol√≥gicas en diversas regiones del mundo.

Fundadora del prestigioso sitio digital Cubadebate, autora o coautora de obras como ‚ÄúClic Internet‚ÄĚ y ganadora en varias ocasiones del premio period√≠stico Juan Gualberto G√≥mez, el m√°s importante concedido en su pa√≠s para reconocer la obra de un periodista durante un a√Īo, Elizalde es una profesional con amplio reconocimiento en el campo de la comunicaci√≥n y las nuevas tecnolog√≠as, por su dominio de la teor√≠a y la pr√°ctica, demostrado en diversos proyectos como Dominio Cuba.

Creado en el a√Īo 2013 por iniciativa de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, Dialogar‚Ķ se mantiene como una plataforma para el intercambio sincero, valiente y responsable entre varias generaciones de cubanos, con l√≠neas tem√°ticas relacionadas con la cultura, la historia y la sociedad en general.

Los temas m√°s recientes han sido ‚ÄúJos√© Mart√≠ en la hora actual de Cuba‚ÄĚ, ‚ÄúLa responsabilidad colectiva, ¬Ņc√≥mo se construye, c√≥mo se destruye?‚ÄĚ; ‚ÄúEl rol de los j√≥venes creadores en la Cuba de hoy‚ÄĚ; ‚ÄúResistencia y creaci√≥n: La cultura de nuestro tiempo‚ÄĚ; y ‚ÄúEl dirigente como servidor p√ļblico‚ÄĚ.

Este espacio es un homenaje permanente al sobresaliente intelectual Alfredo Guevara, fallecido en abril de 2013, quien fue eternamente joven por sus ideas y la capacidad para polemizar y so√Īar junto a las nuevas generaciones.

Las transcripciones del Dialogar, dialogar pueden leerse en dos libros, titulados Hacia una cultura del debate, en sus vol√ļmenes uno y dos, los cuales fueron publicados por la Casa Editora Abril.


Los impares, conflictos entre n√ļmeros y letras

Los impares, primer libro de la escritora Claudia Damiani Cavero, Premio Calendario 2018 y miembro de la Asociación Hermanos Saíz, cautiva por la diversidad de formas narrativas y cierta singularidad de las historias, que muestran escenas de la cotidianidad cubana, especialmente la de los más jóvenes.

Compuesto por 14 cuentos, la obra abarca cierta experimentación en la relación entre las matemáticas, la vida y los temas de conversación de sus personajes, con diálogos que, en ocasiones despiertan sonrisas.

Los argumentos de ellos en leves disputas verbales revelan el conocimiento de teorías y particularidades de las ciencias, aunque los sucesos ocurran en lugares como un pasillo durante una guardia escolar en la madrugada.

Su autora asegur√≥ que para escribirlo utiliz√≥ por primera vez la b√ļsqueda de informaci√≥n a conciencia en funci√≥n de la literatura, algo que se nota en sus p√°ginas, sin restar frescura y ritmo a la narraci√≥n.

El jurado que le concedió el galardón, integrado por Daniel Díaz Mantilla, Atilio Caballero y Aida Bahr, resaltó que la obra presenta una cambiante gama de conflictos, emanados de las relaciones interpersonales y la cotidianidad.

Con t√≠tulos como M√ļltiplos (Narrado por Ariana); Breve teor√≠a sobre las influencias (Del libro Breves teor√≠as sobre n√ļmeros y personas); Ecchi (El sue√Īo de Pablo); Solo apto para n√ļmeros enteros (Historia de Pablo y Ariana) y Ser o estar (Narrado por Joan), Los impares tiene un entramado, en el cual el humor nunca parece ser objetivo, pero s√≠ capa subterr√°nea. ¬†

Graduada de Dise√Īo Gr√°fico, su autora, una muchacha de cabello rubio, espejuelos y aparente timidez, logra una buena construcci√≥n de los personajes quienes act√ļan y hablan con mucha naturalidad, en coherentes relaciones entre ellos, sus acciones e ideas.

Es interesante como emplea la segunda persona del singular en algunas narraciones, especie de conversación con los lectores o meditaciones en voz alta.

Ganadora también del Premio David (2018), por su novela Seres invisibles, Damiani Cavero, en entrevista concedida en septiembre de 2018 reconoció la importancia de Los Impares para ella al expresar que significó el antes y después en su carrera hasta el momento, ya que se convirtió en su libro primogénito, con el cual pasó a una forma de escritura más consistente.

Publicado por la Casa Editora Abril (2019), este hijo de papel, con varios relatos individuales y a la vez interconectados en una historia general, fue un ejercicio bien logrado, preámbulo de lo que sería luego Seres invisibles.

Resulta curioso que los primeros intentos literarios de la autora, ganadora del tercer lugar en el concurso de narrativa de la revista Juventud T√©cnica (2013) y Menci√≥n en el David (2017), fueron en la etapa del preuniversitario, con una novela de ciencia ficci√≥n, que, seg√ļn dijo, nunca termin√≥ y ya abandon√≥ totalmente, ‚Äúcon la suerte de que fue olvidada por todos‚ÄĚ.

La primera gran pasión de Claudia fueron las historietas, por eso no sorprende que actualmente sea también ilustradora y autora de la imagen de portada de su libro, el cual indudablemente constituye una sugerente propuesta.


Luz y semilla

*Texto tomado de Juventud Rebelde

 

¬ę‚ĶCuando se muere

En brazos de la patria agradecida,

La muerte acaba, la prisión se rompe;

¬°Empieza, al fin, con el morir, la vida!¬Ľ.

José Martí

Este 8 de enero estar√≠a cumpliendo 80 a√Īos Sergio Sa√≠z Montes de Oca. Creo que nunca ser√°n suficientes las acciones que realicemos para mantener vivo en las nuevas generaciones el ejemplo de vida e ideales revolucionarios de Sergio, as√≠ como de su inseparable hermano Luis Sa√≠z Montes de Oca, quienes contaban apenas con 17 y 18 a√Īos de edad, cuando fueron vilmente asesinados por esbirros de la dictadura el 13 de agosto de 1957, en San Juan y Mart√≠nez, Pinar del R√≠o, d√≠a que hab√≠an escogido ambos hermanos para realizar una acci√≥n por el cumplea√Īos de Fidel.

Sergio y Luis cayeron compartiendo los sue√Īos y luchas de aquella Generaci√≥n del Centenario, que desde 1953 se hab√≠a entregado a la causa de la verdadera independencia y justicia social para Cuba, dispuestos a dar su sangre y vida para que el Ap√≥stol siguiera viviendo en el alma de la Patria.

Basta echar una ojeada a sus textos literarios y pol√≠ticos para quedar sorprendidos y admirados de c√≥mo, a pesar de su corta edad, hab√≠a despertado en ellos una especial sensibilidad y vocaci√≥n hacia el arte y la literatura, as√≠ como por la radicalidad, hondura, madurez y originalidad de su pensamiento pol√≠tico. No menos destacado fue su papel en el accionar revolucionario de la √©poca. Encoleriza pensar hasta d√≥nde hubieran llegado esos j√≥venes ‚ÄĒpudi√©ramos decir adolescentes‚ÄĒ de no haberles arrebatado sus vidas la sangrienta dictadura.

Para explicarse las posiciones de ambos hermanos hay que tomar en cuenta la influencia determinante que recibieron en el seno familiar, tanto de su madre Esther Montes de Oca como de su padre, el juez municipal Luis Saíz Delgado, quienes los hicieron crecer en un ambiente marcado, además de por excepcionales valores humanos, por el conocimiento de la obra de José Martí, la historia de Cuba y universal, y lo más avanzado del pensamiento humanista.

A su corta edad habían leído además de a Martí, a Julián del Casal, Simón Bolívar, Benito Juárez, García Lorca, José Ingenieros, José Enrique Rodó, Haya de la Torre, Carlos Marx y Vladimir Ilich Lenin. El alegato de autodefensa de Fidel, La historia me absolverá, fue un texto que ejerció mucha influencia en ellos.

Todo ese acumulado cultural, más sus experiencias prácticas, los llevó a defender un proyecto autóctono socialista para Cuba, erigido sobre las columnas del pensamiento ético y emancipador de nuestro Héroe Nacional, distanciado de las malformaciones que ya advertían en el socialismo europeo. Aspectos que se vislumbran con gran precisión en el texto Por qué luchamos, considerado su testamento político. 

Actividad revolucionaria intensa

Sergio naci√≥ el 8 de enero de 1940 en San Juan y Mart√≠nez, Pinar del R√≠o. Hizo sus estudios primarios en la escuela Jos√© de la Luz y Caballero, donde ense√Īaba su madre Esther. Seg√ļn los que lo conocieron, ten√≠a un car√°cter inquieto e impetuoso, pero a la vez reflexivo. Igual que Luis, cultiv√≥ la poes√≠a y de manera autodidacta la pintura y el dibujo.

Su actividad revolucionaria m√°s intensa la desarroll√≥ en el Instituto de Segunda Ense√Īanza de Pinar del R√≠o, donde fue electo secretario de la Asociaci√≥n de Alumnos. Desde esa instituci√≥n impuls√≥ la creaci√≥n de una escuela popular nocturna para elevar la preparaci√≥n y conciencia pol√≠tica de los obreros y campesinos, pero esta experiencia no sobrevivi√≥ mucho tiempo al ser clausurada por el r√©gimen. Sergio lleg√≥ a graduarse de Bachiller y Letras y so√Īaba con estudiar la carrera de Medicina.

Durante esa etapa se incorpor√≥ al Directorio Revolucionario y m√°s tarde al Movimiento 26 de Julio. En esta √ļltima organizaci√≥n ser√≠a nombrado jefe de Acci√≥n y Sabotaje en el municipio de San Juan y Mart√≠nez. Fue tal su activismo pol√≠tico en las t√°nganas, protestas y otras acciones contra la dictadura que ser√≠a fichado por el Servicio de Inteligencia Militar como el joven del ¬ęjacket verde¬Ľ.

Entre los papeles que lograron preservarse para la posteridad de ambos hermanos se encuentra el dise√Īo por Sergio de una C√°tedra Martiana que comprend√≠a un curso de cinco a√Īos sobre la obra de Jos√© Mart√≠. Tambi√©n aparecen apuntes para un proyecto de Constituci√≥n municipal, en materia de pol√≠tica agraria y pol√≠tica educacional, en gran medida, las transformaciones que llev√≥ adelante la Revoluci√≥n despu√©s del 1ro. de enero de 1959, en especial la Reforma Agraria, la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n y la democratizaci√≥n del acceso a la cultura. ¬ęSe crear√°n misiones culturales ‚ÄĒse√Īalaba Sergio‚ÄĒ, con bibliotecas y museos ambulantes, cinematogr√°ficos, radio, m√ļsica y otros est√≠mulos. Se abrir√°n bibliotecas p√ļblicas en toda la naci√≥n¬Ľ.¬†

Por qué no vamos a clases

Una de las acciones m√°s audaces y destacadas que protagoniz√≥ Sergio contra la dictadura se produjo luego del asalto al Palacio Presidencial el 13 de marzo de 1957, cuando ley√≥ su texto¬†¬ŅPor qu√© no vamos a clases?, frente al claustro de profesores del Instituto de Segunda Ense√Īanza. Entre otras ideas expres√≥:

¬ęSer estudiante no es solo repetir en un examen materias, la mayor parte de las veces aprendidas ligeramente, ni asistir todos los d√≠as a clases y hacer de vez en cuando una trastada.

¬ęHay mucho de comercial en el estudiante solo preocupado por la obtenci√≥n de un t√≠tulo: para √©l, el instituto o la universidad, ser√°n graciosamente estanques de juegos. Ser estudiante es algo m√°s que eso, es llevar en su frente joven las preocupaciones del presente y el futuro de su pa√≠s, es sentirse vejado cuando se veja al m√°s humilde de los campesinos o se apalea a un ciudadano. Es sentir muy dentro un latir de patria, es cargar bien pronto con las responsabilidades de un futuro m√°s justo y digno, es ‚Äúguiar al ciego y llevarlo al porvenir‚ÄĚ. Es ‚Äúdolor por el espect√°culo de un pueblo que como quiere pan y circo y solo pan y circo, no mira quien se lo da‚ÄĚ.

¬ęAnte esta situaci√≥n de fuerza, de vejaci√≥n y de sentir de patria dolida es imposible que el estudiantado retorne a sus clases tranquilamente como si en Cuba nada hubiese pasado. El r√©gimen pretende presentar a los ojos del mundo que Cuba es la realizaci√≥n del nirvana budista, que a la juventud solo le interesa el rock and roll, que en la tierra, ‚Äúdonde el suelo tiembla, pero los hombres no‚ÄĚ, ni siquiera el Pico Turquino est√° alzado, en fin que Dios no ha mudado para ac√° el para√≠so por falta de tiempo o de congesti√≥n en el tr√°fico celestial. ¬ŅY no contribuiremos nosotros a dar esa impresi√≥n si tranquilamente volvi√©ramos a clases y abofeteando a nuestros muertos, declar√°ramos de mayor importancia un teorema de F√≠sica o Geometr√≠a que la sangre que diariamente se derrama para conquistar la libertad? Un pueblo donde los estudiantes no vayan a clases, donde la escalinata grita airada su dolor al mundo no es precisamente un remedo de para√≠so de Ad√°n y Eva. Es por eso que no vamos a clases se√Īores profesores¬Ľ.1¬†

Hermoso y simbólico acto

Aquel 13 de agosto de 1957, Luis y Sergio fueron cobardemente baleados muy cerca del portal del otrora cine Martha, por el soldado Margarito D√≠az, apoyado por el cabo Pablo A. Zayas. Antes de salir de la casa le hab√≠an dicho a su madre: ¬ęNo temas, alg√ļn d√≠a te sentir√°s orgullosa de nosotros¬Ľ.

No pasaría mucho tiempo en que el orgullo de una madre se convertiría en el orgullo de un pueblo y, en especial, de una joven vanguardia de intelectuales y artistas que agrupados hoy en la Asociación Hermanos Saíz, rinde tributo a Luis y Sergio poniendo lo mejor de nuestra cultura en manos del pueblo, dispuesta al igual que hicieron ellos, a cumplir como generación la misión histórica de nuestra época.

Es la misma AHS que cada 13 de agosto, en lo que se ha convertido ya en una tradición, asciende el Pico Turquino, y allí, en el punto más alto de Cuba, en un solo haz de luz unen en hermoso y simbólico acto a Martí, Fidel y los hermanos Saíz.

Notas

  1. Tomado de Luis A. Figueroa Pagés, Cuerpos que yacen dormidos. Obras de los hermanos Saíz, Casa Editora Abril, 2012, pp. 269-270.

Defender a la infancia. Maikel José y La isla iluminada

Definitivamente el siglo XXI ha sido una de las etapas m√°s floridas de la literatura infanto-juvenil cubana. La presencia de un movimiento de j√≥venes autores que desde sus miradas desmitificadoras, irreverentes y plurales, ha abierto el espectro que se ten√≠a hasta entonces, permitiendo un di√°logo m√°s directo con los lectores de este siglo, los mismos lectores que, adem√°s de la lectura, comparten su tiempo libre entre las nuevas tecnolog√≠as, los comics, y el an√°lisis de todo lo que ocurre a su alrededor: desde la cada d√≠a m√°s frecuente separaci√≥n de las familias, hasta las ‚Äúextra√Īas‚ÄĚ actitudes de los seres humanos, que muchas veces apuntan m√°s al zoologismo que a comportamientos t√≠picos de los hombres.

[+]