Camag√ľey


¬°Participa en el Sal√≥n de la Ciudad de Camag√ľey!

La Galer√≠a de arte universal Alejo Carpentier y la Direcci√≥n Municipal de Cultura en Camag√ľey, convocan a la XXX Edici√≥n del Sal√≥n de la Ciudad a realizarse en Camag√ľey entre el 2 y el 5 de febrero de 2019, con motivo a la celebraci√≥n del aniversario 40 de la Galer√≠a Alejo Carpentier.

BASES DE PARTICIPACI√ďN PARA ARTISTAS:

Tema del Salón: Cuba: imagen y concepto en el lenguaje contemporáneo de las artes visuales.

  • -La convocatoria est√° abierta a todos los creadores cubanos.
  • -Se recibir√°n obras en todos los formatos y t√©cnicas, as√≠ como las m√°s diversas concepciones morfol√≥gicas, est√©ticas e ideo-tem√°ticas.
  • -Las obras deben ser in√©ditas en Camag√ľey y no deben haber obtenido premio en otros eventos.
  • -Cada artista podr√° presentar un m√°ximo de tres obras a la Galer√≠a Alejo Carpentier, con direcci√≥n en la Calle Luaces No. 153, entre Independencia y San Pablo, Camag√ľey.
  • -Los artistas interesados en participar deben traer en formato digital o enviar a los correos que se indica al final de esta convocatoria, la siguiente informaci√≥n antes del viernes 10 de enero de 2020:
  • -Imagen digital de las obras en formato JPEG de 1024×768 pixeles por pulgada (Equivalente de est√°ndar de visualizaci√≥n en escritorio de PC)
  • -Ficha t√©cnica de las obras: T√≠tulo, materiales y soporte, dimensiones, a√Īo de realizaci√≥n y necesidades especiales de montaje. En caso de los performances el proyecto con el guion y los esquemas gr√°ficos.
  • -Curr√≠culum del artista (datos personales, premios, exposiciones y eventos m√°s importantes)
  • EL PLAZO DE ADMISI√ďN CIERRA EL VIERNES 10 DE ENERO DE 2020.
  • LA SELECCI√ďN DE OBRAS SE PUBLICAR√Ā EL VIERNES 17 DE ENERO DE 2020.
  • LAS OBRAS SELECCIONADAS SE RECIBIR√ĀN HASTA EL VIERNES 24 DE ENERO DE 2020.

La Galería de arte universal Alejo Carpentier convocará un jurado de admisión conformado por especialistas de reconocido prestigio artístico e intelectual. Dicho jurado será el encargado de realizar la curaduría del Salón y de negociar con los creadores cuestiones específicas del montaje o producción de las obras.

PREMIO DEL SAL√ďN DE LA CIUDAD

El Jurado otorgar√° un Premio √önico, y tantos reconocimientos como considere justo, consistentes en diploma acreditativo y compendio de literatura sobre artes visuales.

Se invitar√° a otras instituciones y personalidades a otorgar premios o realizar adquisiciones seg√ļn sus propias bases.

BASES DE PARTICIPACI√ďN PARA CURADORES:

  • La convocatoria est√° abierta a todos los creadores cubanos.
  • Los curadores interesados en participar deben traer en formato digital a la Galer√≠a de arte universal Alejo Carpentier, con direcci√≥n en la Calle Luaces No. 153, entre Independencia y San Pablo, Camag√ľey, la siguiente informaci√≥n antes del viernes 10 de enero de 2020:
  • Proyecto Curatorial que contenga obligatoriamente los siguientes datos:

 

  1. a) Imagen digital y ficha técnica de las obras que integran el Proyecto: Título, statement, materiales y soporte, dimensiones y necesidades especiales de montaje. En caso de los performances el proyecto con el guion y los esquemas gráficos.
  2. b) Currículum del Curador (datos personales, premios, exposiciones y eventos más importantes).
  3. c) Especificidades de montaje.
  • Se recibir√°n proyectos que defiendan las m√°s diversas concepciones formales, morfol√≥gicas, est√©ticas e ideo-tem√°ticas.
  • Los proyectos curatoriales deben ser in√©ditos en Camag√ľey.
  • Cada curador podr√° presentar hasta dos proyectos curatoriales.
  • ¬†
  • EL PLAZO DE ADMISI√ďN CIERRA EL VIERNES 10 DE ENERO DE 2020:
  • LA SELECCI√ďN DE LOS PROYECTOS SE PUBLICAR√Ā EL VIERNES 17 DE ENERO DE 2020.

La Galería de arte universal Alejo Carpentier convocará un jurado de admisión conformado por especialistas de reconocido prestigio artístico e intelectual. Dicho jurado será el encargado de seleccionar los proyectos que serán defendidos durante el evento teórico del Salón.

PREMIO DE CURADUR√ćA DEL SAL√ďN DE LA CIUDAD

Consistente en:

Exposici√≥n del Proyecto Curatorial ganador en la Galer√≠a Alejo Carpentier, durante el a√Īo en curso, garantizando los gastos de promoci√≥n, cartel, cat√°logos y brindis inaugural.

Coproducción de una muestra itinerante con el Proyecto Curatorial ganador, en espacios importantes de otras ciudades y eventos de las artes visuales del país.

BASES DE PARTICIPACI√ďN PARA ARTISTAS J√ďVENES:

La convocatoria est√° abierta a todos los creadores camag√ľeyanos menores de 35 a√Īos, con tema libre.

Se recibirán obras en todos los formatos y técnicas, así como las más diversas concepciones morfológicas, estéticas e ideo-temáticas.

Las obras deben ser in√©ditas en Camag√ľey y no deben haber obtenido premio en otros eventos.

Cada artista podr√° presentar un m√°ximo de tres obras a la Galer√≠a Alejo Carpentier, con direcci√≥n en la Calle Luaces No. 153, entre Independencia y San Pablo, Camag√ľey.

Los artistas interesados en participar deben traer en formato digital o enviar a los correos que se indica al final de esta convocatoria, la siguiente información antes del viernes 10 de enero de 2020.

Imagen digital de las obras en formato JPEG de 1024×768 pixeles por pulgada (Equivalente de est√°ndar de visualizaci√≥n en escritorio de PC)

Ficha t√©cnica de las obras: T√≠tulo, materiales y soporte, dimensiones, a√Īo de realizaci√≥n y necesidades especiales de montaje. En caso de los performances el proyecto con el guion y los esquemas gr√°ficos.

Currículum del artista (datos personales, premios, exposiciones y eventos más importantes)

  • ¬†
  • EL PLAZO DE ADMISI√ďN CIERRA EL VIERNES 10 DE ENERO DE 2020.
  • LA SELECCI√ďN DE OBRAS SE PUBLICAR√Ā EL VIERNES 17 DE ENERO DE 2020.
  • LAS OBRAS SELECCIONADAS SE RECIBIR√ĀN HASTA EL VIERNES 24 DE ENERO DE 2020

 

La Galería de arte universal Alejo Carpentier convocará un jurado de admisión conformado por especialistas de reconocido prestigio artístico e intelectual. Dicho jurado será el encargado de realizar la curaduría de Salón y de negociar con los creadores cuestiones específicas del montaje o producción de las obras.

PREMIO DEL SAL√ďN DE LA CIUDAD

El Jurado otorgar√° un Premio √önico, y tantos reconocimientos como considere justo, consistentes en diploma acreditativo y compendio de literatura sobre artes visuales.

Se invitar√° a otras instituciones y personalidades a otorgar premios o realizar adquisiciones seg√ļn sus propias bases.


Teatro del viento: Hombre (cosido) en el horizonte

Toda experiencia teatral es un descubrimiento, un hallazgo a partir de una b√ļsqueda. O varios hallazgos, varias b√ļsquedas‚Ķ Tanto para el espectador como para el dramaturgo, el director, los actores‚Ķ el hecho teatral se convierte en una epifan√≠a de sentidos; en una tabla de salvaci√≥n a la deriva en el medio del oc√©ano, cosida al horizonte.

Eso nos lo reafirma Hombre en el horizonte, estreno mundial de Teatro del viento, compa√Ī√≠a camag√ľeyana dirigida por el tambi√©n dramaturgo Freddys N√ļ√Īez Estenoz. Freddys estren√≥ en el Teatro Eddy Su√Īol de Holgu√≠n la obra, pero nos advierte que, adem√°s de estreno mundial, es el work in progress. O sea, que es una obra en proceso que puede ‚Äďy lo ir√° haciendo‚Äď sufrir variaciones, cambios‚Ķ en pos de un crecimiento l√≥gico. En dependencia de estas primeras puestas, Hombre en el horizonte ir√° limando sus detalles, perfeccionando el trabajo actoral, la puesta en escena, aprehendiendo en el acto‚Ķ

Aun as√≠ la obra respira bocanadas de aire fresco (¬Ņde mar?). Tiende a robustecerse en el camino, en cuanta exploraci√≥n constante de la psicolog√≠a humana. Esa fuerza parte de la propia escritura dram√°tica y la puesta en escena: Freddys nos ha dicho que le interesa buscar, desde la teatralidad, dentro de las causas y problemas sociales. A ellos se acerca, bistur√≠ en mano, para representarlos en escena, como se representa a un pa√≠s.

Creo que lo que sobrevuela ‚Äďcomo los p√°jaros en la bah√≠a‚Äď Hombre en el horizonte es la soledad. El miedo constante a quedarse solo, sin oportunidades, esperanzas, sue√Īos‚Ķ El miedo a que no haya otras oportunidades, a quedarnos como varados en la nada.

La escenograf√≠a es precisa, pero portentosamente visualizadora: un recuadro de arena que viene siendo un fragmento de playa; un peque√Īo muelle de tablas de madera; el mar, frente a los espectadores y tambi√©n detr√°s, proyectado sobre una pantalla‚Ķ En este espacio se desarrollan las tres historias que vienen a estar moldeadas por la soledad.

La primera de ellas: el encuentro de un pescador que prepara su carnada con una joven de ¬Ņ19 a√Īos? llamada Roberto-Marta-Carlos que quiere morir. Esta le pide que la lleve en el bote a la bah√≠a para suicidarse po√©ticamente, como Alfonsina Storni, arroj√°ndose al mar. ‚ÄúUna marimacho que quer√≠a una muerte po√©tica‚ÄĚ, dir√≠a despu√©s el pescador.

La segunda: dos j√≥venes que se encuentran en el mismo pedazo de playa y que han venido a pescar en la costa. A pescar sin instrumentos, en el sentido marcadamente sexual que el t√©rmino ‚Äúpescar‚ÄĚ pudiera tener hoy d√≠a. ‚ÄúSolo veo un hombre que viene a pescar‚ÄĚ, le dice uno a otro. Y ah√≠, en una tirantez que desde el principio muestra una marcada tensi√≥n sexual, terminan partiendo juntos detr√°s de las uvas caletas de la costa.

La tercera: una se√Īora ¬Ņpoetisa? se explayar√° en un interesante mon√≥logo rozando la locura y el desvar√≠o, mientras espera la llegada de la Pinta, la Ni√Īa y la Santa Mar√≠a, capitaneadas por el mism√≠simo Crist√≥bal Col√≥n. Adem√°s del miedo a la soledad, casi palpamos el tiempo perdido, la frustraci√≥n, la necesidad de perseguir los sue√Īos, las vidas truncadas por las situaciones pol√≠ticas; ‚Äúsomos como un papagayo, que repite consignas‚ÄĚ, nos dice. La llegada de ¬Ņsu hija? incrementa ese desvar√≠o en una especia de juego de roles v√°lido, consensuado, pero que termina roto, rozando varias veces los lindes del absurdo. Ella es una mujer que espera una tabla de salvaci√≥n, una opci√≥n que la libere.

Teatro del viento (Fotos: José Fornet Lezcano)Teatro del viento (Fotos: José Fornet Lezcano)

Estas tres historias ocurren en un mismo lugar: el coto de playa, cerca de la bahía. Incluso los personajes más de una vez tienen cierta relación entre ellos. Aunque un elemento unifica la puesta: el anciano pescando sobre una goma en la bahía, con 500 metros debajo de sí, medio kilómetro.

‚ÄúPescando obstinadamente, pero sin llevar nada a casa‚ÄĚ, nos dice uno de los j√≥venes de la segunda historia, su nieto; o llevando cuanto m√°s pomos vac√≠os que recoge en la orilla para alimentar a su familia, como anta√Īo lo hizo. El mismo viejo que la muchacha de la primera historia ve lejos, sin llevarla en su goma, y que es amigo del pescador.

El viejo ¬Ņexiste o no existe?, que la mujer de la √ļltima parte en uno de sus poemas lo describi√≥ como ‚Äúcosido al horizonte‚ÄĚ. El mismo que siempre ha estado all√≠, presente como personaje, pero no en escena. Esa quiz√°s sea una de las met√°foras m√°s hermosas ‚Äďpor lo dura, por lo ut√≥pica‚Äď de esta obra de Freddys N√ļ√Īez: la silueta de un pescador, anciano, persistiendo en medio de una bah√≠a contaminada, aun con esperanzas de alimentar a los suyos, casi siempre sin lograrlo, pero sirviendo al mismo tiempo ‚Äď¬Ņlo sabr√° acaso?‚Äď como s√≠mbolo de anhelo, de utop√≠a‚Ķ Saberse all√≠, completamente solo en el medio del mar profundo, cosido al horizonte, siendo √ļtil.

Los personajes de Freddys ‚Äďbien es un recurso po√©tico suyo, y por dem√°s permisible en la obra‚Äď parecen seres marginales (la otredad) a primera vista: un pescador; una joven lesbiana con un lenguaje un poco grosero, que refuerza m√°s esta marginalidad; dos j√≥venes de cualquier ciudad costera, buscando el placer de la carne pescada en la costa‚Ķ

Pero estos personajes ‚Äďy ah√≠ lo ambiguo‚Äď poseen una fuerte carga cultural que los aleja al mismo tiempo de esa marginalidad pensada al inicio: escriben poemas, buscan muertes l√≠ricas, usan un su√©ters con la imagen de una representaci√≥n de ¬ŅBuda?, ven pel√≠culas tan poco perseguidas por el espectador joven como Hombre mirando al sudeste, el cl√°sico de 1986 del argentino Eliseo Subiela; conocen a Alfonsina Storni y su tr√°gica muerte‚Ķ entre otras intertextualidades que remiten m√°s al dramaturgo que a la propia concepci√≥n de los personajes, pero como vimos, en el teatro, terreno de amplias posibilidades, estas licencias son m√°s que bienvenidas. Y, ¬°claro!, no podemos subestimar a ning√ļn personaje de esta obra ni de otra.

Estos seres desasidos son reflejo de una √©poca, de una sociedad. Hombre en el horizonte nos insiste en ello y nos da varias posibilidades para creerlo. Estreno en s√≠, es un work in progress ‚Äďas√≠ lo defini√≥ el director al presentarla‚Äď, por lo que, vimos, muchos elementos pueden cambiar: en lo personal me desorient√≥ un poco la concepci√≥n del espacio, pero no todo ‚Äďagradecible, din√°mico‚Äď, sino el mar: muchas veces los personajes lo mismo rozaban el agua con sus manos que caminaban sobre esa zona; la interpretaci√≥n, sobre todo la dicci√≥n, de algunos actores, aunque el director nos ha dicho que solo llevan nueve d√≠as de preparaci√≥n y las subsiguientes puestas limar√°n esto; algunos detalles que pueden pasar desapercibidos por el p√ļblico, pero que refuerzan la veracidad de los di√°logos y la historia: Alfonsina, por ejemplo, no se suicid√≥ adentr√°ndose en el mar lentamente como dicen las versiones rom√°nticas de la historia ‚Äďcomo s√≠ lo hizo, pero en un r√≠o y con los bolsillos llenos de piedra, la inglesa Virginia Wolf‚Äď, sino arroj√°ndose de la escollera del Club Argentino de Mujeres, en Mar del Plata. Aunque, versi√≥n rom√°ntica harto explayada, se justifica en el di√°logo de la primera historia. Los personajes no tienen que decirnos la verdad, sino su concepci√≥n de la verdad. Eso es teatralmente lo que importa en una puesta como esta de Teatro del viento.

Por lo dem√°s, Hombre en el horizonte es una obra sugestiva, arriesgada, desde el texto, la concepci√≥n y puesta en escena, que se regodea en una elementalidad pl√°stica, atractivamente visual, y que, a√ļn m√°s por eso, explora ‚Äďcomo ha venido haci√©ndolo Freddys y Teatro del viento desde hace 20 a√Īos, aniversario que celebran en este 2019‚Äď los vericuetos humanos, tratando de reflejar y tambi√©n exorcizar toda soledad posible.

Teatro del viento (Fotos: José Fornet Lezcano)
Teatro del viento (Fotos: José Fornet Lezcano)

El poder de la imagen desde Camag√ľey (+Video y Fotos)

 *Publicado originalmente en la Agencia Cubana de Noticias

Es inevitable escribir sobre la edici√≥n m√°s reciente del Almac√©n de la imagen, realizada del 23 al 27 de octubre en Camag√ľey, ciudad que a m√°s de 500 kil√≥metros de La Habana respira cine y amor hacia la creaci√≥n.

Las sensaciones en nuestro interior son demasiado inquietas, por eso no importa el cansancio ni la hora de la noche, para teclear sobre un evento que ya tiene 29 a√Īos de vida.

Nacido en el Per√≠odo Especial por el impulso de la¬†Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z,¬†el certamen se reafirma como una plataforma importante para el debate, la reflexi√≥n y los sue√Īos de los j√≥venes realizadores cubanos.

Es una especie de ser vivo, capaz de enamorar, sugerir y demostrar que en el país existe una generación de creadores audiovisuales con talento, espíritu crítico y mucha voluntad para seguir dando pasos en ese camino de cámaras, ediciones y anhelos de pantalla grande.

La diversidad de temas tratados y el reflejo de problemáticas de la sociedad en las más de 90 obras en concurso, ratifican que la nuestra es también una generación comprometida con su tiempo.

Durante los días de talleres y análisis, estimulaba percibir que el Almacén es de todos, sin importar edades, porque lo fundamental es la juventud en el pensamiento y la voluntad para seguir innovando, por eso alegraba tanto ver entre los participantes a creadores con mucha experiencia, como Fernando Pérez, Gloria Rolando y Aramís Acosta, especies de hermanos grandes, para quienes comienzan.

Ellos hablaban siempre desde la humildad y el deseo de ayudar, desde el amor a la creaci√≥n y a un evento que consideran imprescindible para el desarrollo audiovisual en este archipi√©lago caribe√Īo, que enfrenta retos adicionales tambi√©n en la cultura.

El Almac√©n tiene a su favor la solidez de un equipo organizador de m√°s de 20 a√Īos al tanto de cada detalle, la fuerza de la AHS a nivel nacional y la tradici√≥n de buen funcionamiento de su filial en Camag√ľey, a lo cual se suma el apoyo de diferentes instituciones, incluido el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematogr√°ficos (Icaic).

1029-almacen_09.jpg

Otros aspectos favorables son el prestigio construido a lo largo del tiempo y el cari√Īo que ya sienten grandes del cine hacia el evento, como el propio Fernando P√©rez, quien desea estrenar su pr√≥xima pel√≠cula all√°, en la tierra del Mayor Ignacio Agramonte, en octubre del 2020.

Los diferentes jurados entregan m√°s de una decena de reconocimientos, en especialidades como Gui√≥n, Edici√≥n, Direcci√≥n; en Documental, Ficci√≥n, Mini-corto, Video clip y Animaci√≥n‚Ķ, y el Gran Premio Luces de la Ciudad, pero tan importantes como esos galardones es ganar los pitching de ficci√≥n y animaci√≥n, pues hacerlo garantiza tambi√©n el presupuesto, para filmar las obras propuestas y estrenarlas el pr√≥ximo a√Īo.

Es posible lograr que el Almacén involucre mucho más al pueblo, sus obras se sigan proyectando en cines y también en comunidades, centros escolares y de trabajo. Se deben fortalecer las alianzas con otros eventos y proyectos, como la Muestra Joven, del ICAIC.

1029-almacen_11.jpg

Ser√≠a √ļtil aspirar a que algunos de sus audiovisuales se incluyan en el circuito nacional y las clausuras sean un espect√°culo popular, otro est√≠mulo para todos los asistentes, aspectos en los cuales ya se trabaja.

En la edición más reciente entusiasmó, además, la profundidad de los intercambios sobre temas como el quehacer de las mujeres realizadoras y la legalidad en la creación audiovisual.

La versi√≥n del 2020 tendr√° el incentivo de ser tambi√©n una especie de festejo por el cumplea√Īos 30 de un certamen que nunca deber√° envejecer. El Almac√©n, los j√≥venes realizadores, el poder de sus im√°genes y Camag√ľey merecen el esfuerzo permanente.¬†

 

 


Cuando el arte late en medio del pecho

Durante el pasado mes de febrero, la c√©lula de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en el municipio de Florida, de esta provincia, herman√≥ la Rumba ‚Äďdeclarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad‚Äď con los noveles talentos de esta organizaci√≥n, quienes convencidos del valor de esta tendencia para la identidad cubana no dudaron en regalar un d√≠a de repiques de bat√°.

El Portal del Arte Joven Cubano, junto a medios locales y nacionales comentaban del suceso, aunque en ese momento muchos no entendían o se asombraban de que esta legítima tendencia musical, la rumba, fuera la diana de los asociados de la AHS en ese territorio.

Recuerdo en esos d√≠as como el joven Gildo Borrel, coordinador de esta c√©lula, aseguraba a los periodistas que ‚Äúla jornada tiene como prop√≥sito fundamental mantener viva esta expresi√≥n cultural, de gran arraigo entre los habitantes de esta ciudad y del Camag√ľey‚ÄĚ.

El evento abraz√≥ a emblem√°ticas agrupaciones cultivadoras del g√©nero de toda la provincia, como el Conjunto Art√≠stico Maragu√°n, Rumberos de la Alameda, Los de Leonel, el grupo Laroye ‚Äďnativos de la ceiba Mayuya, sitio folcl√≥rico de cultura yoruba en Florida‚Äď y la emblem√°tica Rumbat√°, los cuales mostraron su arte al p√ļblico, a los nuevos exponentes del g√©nero y a seguidores de todas las edades.

Aquel acontecimiento se alzó como una de las acciones más relevantes de los noveles artistas de esta provincia por la salvaguarda de una de las tradiciones más genuinas de la nación cubana.

Ahora, nuevamente, es noticia esta c√©lula y sus atrevidos muchachos, quienes ya piensan en grande, pues ahora convocan para finales de este mes a la II Jornada Artista Vivo, la cual celebra el aniversario 50 de Radio Florida y los 10 a√Īos de la banda de rock sinf√≥nico √Āntagon.

Gildo Borrel refiri√≥ que habr√° de todo, desde exposiciones y conversatorios sobre la historia local y cultural del municipio y el arte joven floridano, hasta conciertos. ‚ÄúEs una mirada diferente a la cultura que defiende la AHS‚ÄĚ, acot√≥.

Desde el pr√≥ximo d√≠a 26 y hasta el domingo 29 se esperan presentaciones de libros y de los grupos de Teatro Gui√Īol y Teatro de Luz.

Entre los conciertos más esperados destacan el de la banda Ryder by, el de la agrupación Iré y la velocidad, una novedosa agrupación que defiende las raíces soneras cubanas, y Alaroye, que mostrará cómo bailar con sus tambores batá.

Nada le es ajeno a esta c√©lula y sus asociados, por eso su creaci√≥n, hace solo unos cinco a√Īos, fue una muy inteligente decisi√≥n. Desde entonces muchos han sido los desaf√≠os afrontados por quienes no renuncian a la promoci√≥n y multiplicidad de un arte nacido de lo mejor del talento joven.

Este municipio reluce no solo por su bonito bulevar, sino también por una cultura con sello juvenil. No hay nada de espontaneidad en crear células de la AHS y sí mucho pensamiento y oportunidad para geografías que no sabían de este empuje.

Muy bueno y oxigenante ser√≠a contar con similares instituciones en municipios agramontinos como Gu√°imaro ‚Äďcon buenos escritores‚Äď y Nuevitas ‚Äďcon multiples realizadores audiovisuales‚Äď, donde existe un movimiento novel art√≠stico que valdr√≠a la pena aunar.

Faltar√≠a una buena estrategia gubernamental no solo para so√Īarlo, sino para creerlo y materializarlo. ¬°Claro est√°!, desde el principio insoslayable de la selectividad.

Ojalá la impronta artística novel de Florida se multiplique en esta extensa llanura. Bienvenida entonces esta nueva Jornada Artista Vivo, que ya promete y defiende el arte nacido del pensamiento y creación de jóvenes.


Un maestro en deuda con sus muchachos

Su alegr√≠a es permanente, su juventud tambi√©n lo es. √Čl no destierra lo a√Īos, por eso tambi√©n es un eterno joven, uno que sigue cultivando lo mejor del folclor cubano en esta tierra legendaria.

Reynaldo Angel Echemend√≠a Estrada, el destacado m√ļsico agramontino, quien ama el clarinete tal cual los bailes tradicionales cubanos y fund√≥ el Ballet Folcl√≥rico de Camag√ľey, confes√≥ ante los noveles creadores de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, ‚Äúestoy en deuda con las nuevas generaciones de artistas, con los j√≥venes, porque ellos son fuentes de inspiraci√≥n y de continuidad de la cultura cubana‚ÄĚ.

As√≠ inici√≥ el conversatorio del destacado m√ļsico cubano con los noveles talentos en la Casa del Joven Creador de esta ciudad, la cual, durante casi tres a√Īos ininterrumpidos, desarrolla el proyecto Estrechando espacio; uno de los regalos art√≠sticos m√°s esperados por los miembros de la organizaci√≥n, pues reciben las palabras m√°s sinceras de aquellos que peinan canas en el mundo de las artes.

Este agramontino, con m√°s de 45 a√Īos de vida art√≠stica, refiri√≥ ‚ÄúNunca busqu√© las ra√≠ces, pues ellas nacieron conmigo, en el barrio del Cristo, un lugar donde se respira tradici√≥n‚ÄĚ.

Foto: De la autora.

Ante la pregunta insistente de los artistas de c√≥mo dio el salto desde instrumentista de clarinete a fundador del Ballet Folcl√≥rico de Camag√ľey, Reynaldo Echemend√≠a narr√≥: ‚ÄúEl arte nos se llega por muchas v√≠as, solo hay que tener talento y una buena gu√≠a. Tuve la suerte de contar con maestros excepcionales y esa es mi deuda y orgullo, por lo que el haber dedicado 44 a√Īos al arte y a la pedagog√≠a me ha dado el 50 por ciento de todo lo que he aprendido en mi vida‚ÄĚ.

En el ambiente del karma que se genera cuando lo media un buen caf√©, el p√ļblico fiel le celebr√≥ toda una vida dedicada al arte, la ense√Īanza art√≠stica y la pedagog√≠a.

Foto: De la autora.

El tambi√©n Miembro de Honor de la AHS aconsej√≥ a quienes se adentran al mundo de la creaci√≥n que ‚Äúel proceso creativo requiere investigaci√≥n, estudio, pensamiento y superaci√≥n individual. Hay que beber de los grandes, pero tambi√©n escuchar y repensar nuestra realidad. No hay arte divorciado de su entorno, de su contexto ni de su tiempo. Todo fluye, porque se vive en √©l y para √©l, en v√≠nculo permanente con √©l. Hay que estudiarlo y aprender de nuestro tiempo‚ÄĚ, subray√≥.

El artista, quien es una de las voces, cantos, bailes‚Ķ m√°s genuinas y ver√≠dicas del mundo de la danza y m√ļsica del pa√≠s, y quien adem√°s fund√≥ el Festival Olorum ‚Äďque aglutina, sostiene, expande y lleva al gran p√ļblico la cultura popular tradicional y el folclor, seg√ļn ha afirmado la investigadora y cr√≠tica de arte Heidy Cepero Recoder‚Äď, reconoce la relaci√≥n estrecha y permanente entre la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba y la AHS, el √©xito para seguir abonando la cultura cubana.

Foto: De la autora.

‚ÄúNo solo es cuesti√≥n de voluntad institucional abrazar a los m√°s j√≥venes, se requiere voluntad personal y colectiva para hacer valer el derecho a esa relaci√≥n. Es tambi√©n decisi√≥n del artista experimentado y del novel estrechar los lazos. Todos aportamos, todos aprendemos y todos cultivamos nuestra identidad‚ÄĚ, asegur√≥.

‚ÄúNo soy el √ļnico que ve en los m√°s j√≥venes el revelo, pero tampoco defiendo que los saltos sean gigantes. Paso a paso se crece y se perfecciona lo que hacemos. La investigaci√≥n y el estudio es la clave para seguir haciendo arte, para crecernos como artista comprometidos con nuestro tiempo, como personas‚ÄĚ.

Para Reinaldo Echemend√≠a Estrada los 45 a√Īos de quehacer art√≠stico han definido su obra: ‚ÄúEl sello y la perfecci√≥n, si es que existe, est√° en la b√ļsqueda de lo novedoso, pero sin dejar de lado ni maltratar la identidad que nos define. Para lograrlo ‚Äďinsisti√≥‚Äď se requiere compromiso con la Patria. El arte tiene que ser culto, responsable y sano‚ÄĚ.

Foto: De la autora.

Valorado por los expertos como un vers√°til y aut√©ntico creador cubano, el cual ha merecido entre otros galardones la de Hijo Ilustre de esta ciudad, la condici√≥n Espejo de Paciencia, el Primer Premio del Festival Internacional de Danzas de Paisajes Urbanos de la Habana 2016, la R√©plica del Machete del General√≠simo M√°ximo G√≥mez, compartir sus conocimientos lo enriquecen: ‚ÄúTodos los d√≠as se aprende, y ese c√ļmulo de saberes no es de mi propiedad. Compartirlos me da una gran riqueza espiritual. Ese desprendimiento es una de las cosas m√°s importante que he hecho y har√© en mi vida‚ÄĚ, apunt√≥.

No fue casual que la organización juvenil le otorgara al maestro Echemendía un merecido reconocimiento, en el Café Literario La Comarca, de manos de su presidente Ihordan Torres Hernández.

Durante 28 a√Īos, el Ballet Folcl√≥rico de Camag√ľey, bajo su direcci√≥n, ha distinguido a nivel nacional e internacional el rescate y promoci√≥n de lo m√°s representativo de nuestras ra√≠ces: la cultura popular tradicional y folcl√≥rica.


Im√°genes que gritan

Ya sab√≠a que el joven Alejandro Hern√°ndez √Ālvarez dar√≠a de qu√© hablar en el mundo de la fotograf√≠a. A inicios de a√Īo nuestro Portal del Arte Joven Cubano publicaba Los colores del blanco y negro, texto que destac√≥ c√≥mo sus 14 retratos develaron Sendero a Ciudad Esmeralda, una muestra aut√©ntica y profunda en la que sus fotograf√≠as ven√≠an cargadas de un toque humano, sensible y lleno de esperanza ante el paso potente del Hurac√°n Irma, cat√°strofe que quiso arrebatar hasta la alegr√≠a a los habitantes de esa urbe camag√ľeyana.

Alejandro Hern√°ndez √Ālvarez. Foto: Yahily Hern√°ndez Porto.

Esta vez, El precio de la Angustia, del miembro de la AHS en esta ciudad, roza la muy espinosa arista de la violencia de género, a través de los entresijos de la angustia que se encarna en el alma de las mujeres mutiladas por la costumbre y la educación patriarcal y falo-céntrica a las que han estado sometidas desde su nacimiento.

Fotos de la exposición El precio de la angustia.

El joven en sus muy deliciosas ‚Äďpor la expresividad que trasmite‚Äď y dolorosas im√°genes logra, en su discurso coherente y en desarrollo, una nueva visualidad, opuesta por completo a lo que hasta ahora ven√≠a haciendo el novel artista: lejos quedar√≠an los flashes de la espontaneidad.

¬†Actualmente se alza con una obra preparada, posada, pero con el m√©rito genuino de convencer, seducir al p√ļblico, para convertirlo en protagonista de su mensaje: ¬°D√≠ NO a la violencia femenina! ¬°No permitas ser una v√≠ctima de este flagelo mundial!

Fotos de la exposición El precio de la angustia.

No es casual que la escritora y ensayista agramontina Mariela P√©rez-Castro, la curadura de la muestra, refleje su sentir: ‚ÄúEl artista salta de la rutina del marco, el cristal y el expositor adosado al muro para sostenerse del aire y el espacio, en un juego de laberinto donde el p√ļblico deber√° orientarse asido al hilo f√≠sico que enlaza las obras y al hilo hipot√©tico de su propia experiencia personal y construye su universo a partir de materiales alternativos: cart√≥n, papel estraza, sogas; elementos que forman parte del mundo femenino‚ÄĚ.

O sea, las mismas sogas donde tender la ropa, el papel con el cual se empaqueta la basura, el cartón que asume formas de recipientes donde se guarda todo, y velas que han ardido para iluminar las crisis y la reconciliación luego del abuso.

Fotos de la exposición El precio de la angustia.

Fotos de la exposición El precio de la angustia.

En la Galer√≠a Larios, del Consejo Provincial de las Artes Pl√°sticas, el joven Alejandro se las agencia y cuelga m√°s o menos o por generalidad, a la altura del pecho las instant√°neas, que logran un perfecto close up al cuerpo femenino, para hacerlas m√°s visuales, m√°s estremecedoras a la vista del ojo, el cual participa casi que atrapado en el di√°logo doloroso, pero sincero, entre el contenido de las instant√°neas y los secretos de una amiga ‚Äďcomo confes√≥ el autor‚Äď trabajadora, una madre, una esposa, una hija, novia, amante‚Ķ

El color acompa√Īa la muestra: el negro, que amordaza y muerde, y tambi√©n un rayo de luz que semeja la esperanza, a pesar de la desdicha.

La mirada de la modelo ‚Äďuna Eva en sinton√≠a con nuestros tiempos de inclusi√≥n, mujer negra y joven, tal cual nuestra identidad caribe√Īa y africana por naturaleza‚Äď, a pesar de su encarnado agotamiento, nos revela que la opci√≥n no es rendirse, porque siempre se puede alcanzar la libertad. Basta con decir ‚ÄúNO‚ÄĚ.

Tambi√©n triunfa esta muestra porque logr√≥ el empleo de textos po√©ticos cedidos especial y generosamente por las mejores voces del terru√Īo, completan y sirven de soporte al discurso que proponen estas im√°genes. Igual se agradece la composici√≥n musical de Adri√°n Cansino, que en igualdad con la prosa, logra implicarse sin agresi√≥n en un verdad que circunda y est√° latente en nuestra sociedad.

Las im√°genes mostradas por Alejandro devuelven el grito de ayuda, que piden y necesitan esa masa de mujeres silenciadas por un entorno machista. Su valor, el mayor de todos, radica en hacer suyo una problem√°tica que merece la denuncia y el actuar de todos.

 


Una Cruzada de abrazo, canción y verbo

 

Fidel se volvió destino de esta juvenil jornada, que alguien le llamó cruzada por no llamarlo camino.

Su homenaje al alto pino que con martiana raíz por ver a un pueblo feliz, le borró todos los lutos, y hoy todos somos tributos a los Hermanos Saíz.

Siempre que la Asociación Hermanos Saíz me llama, de luz y de versos se inflama mi guajira convicción.

La gratitud es razón que hace que venga a cumplirle y solo vengo a pedirle en esta acción tan genuina, que me dé luz que ilumina para venirle a servirle.

Yosvani D√≠az Mart√≠nez, repentista pinare√Īo.

 

Se le antoja a la muchacha, Lourdes Mazorra L√≥pez, Premio Celestino de Cuento 2019, quien se estrena como miembro del convite de amor, que es La Cruzada literaria camag√ľeyana, escribirle a esta tropa singular.

Ella tom√≥ su pluma para reconocer que el viaje m√°gico que promueve La Cruzada no ha perdido la capacidad de sorprender, como debiera ser siempre la literatura. ‚ÄúSon casi dos d√©cadas en las que cada vez se suman nuevos cruzados y resulta mayor el polvo del camino recorrido, porque es La Cruzada una fiera mansa que se nutre de versos y m√ļsica, crece en la comunidad, crece de asombro, regocijo y arte.

‚ÄúNuestra Cruzada literaria naci√≥ patri√≥tica, y celebra en cada edici√≥n el cumplea√Īos de Fidel. Es La Cruzada de los Hermanos Sa√≠z, la que siembra un √°rbol cada a√Īo; la que esta vez lleg√≥ hasta la tierra de las constituciones cubanas y all√≠ en Gu√°imaro dio tres vueltas a la ceiba, que crece amparadora entre Ana Betancourt y la casa donde se yergue el esp√≠ritu constitucional de la Isla.

‚ÄúSomos una Cruzada que lee y canta en cualquier camino y que como una fiera mansa siempre trae el hambre en el esp√≠ritu. Es mi primera vez y siento alegr√≠a por haberla integrado‚ÄĚ, dijo la joven a√ļn estremecida por los afectos que emanan del karma tanta gente buena encontrada en el camino.

Y esa es la esencia de este evento, que desde aquel distante 2003 ‚Äďfecha a√ļn pol√©mica, pues la idea de llevar la literatura a lugares intrincados por j√≥venes artistas se materializ√≥ de manera espont√°nea‚Äď, noveles talentos de la Asociaci√≥n, con morral al hombro, desandan esta extensa geograf√≠a para llegar a sitiales pintorescos e hist√≥ricos de las vecinas provincias del Oriente.¬†

Aquella ‚Äúloca idea‚ÄĚ, como nombraron a la propuesta juvenil, devino en una tradici√≥n muy camag√ľeyana: La Cruzada literaria, que a la vuelta de 16 a√Īos de visitar no solo comunidades distantes, sino tambi√©n parques, plazas, instituciones y escenarios fabriles de esta provincia, es una opci√≥n veraniega que muchos la esperan, por llevar el ‚Äúlibro gigante de la amistad‚ÄĚ, adem√°s del verbo y la canci√≥n trovadoresca.

La esencia de aquellos ‚Äúchiflados artistas‚ÄĚ no ha cambiado desde entonces; pues La Cruzada literaria ‚Äďnombre que adquiri√≥ este megaproyecto sociocultural de la AHS‚Äď, no solo rememora el asesinato de los hermanos Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca, el natalicio del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, cada 13 de agosto, y el D√≠a Internacional de la Juventud, sino que se ha trasformado en una escuela abierta para la creaci√≥n, justo al lado de gente sencilla: el pueblo.

RETO√ĎOS DE UNA TRADICI√ďN

foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN.

Tal cual el √≠mpetu y lozan√≠a de los a√Īos mozos, la idea de crear algo diferente con los libros en la cuna de la literatura cubana le lleg√≥ como una chispa al pie de la guardarraya a Yoandra Francisca Santana Perdomo, l√≠der de esta tropa incansable, miembro de la Uneac y de Honor de la AHS.

‚ÄúNos vamos p√° el monte con nuestros libros en la mochila y en camiones botelleros‚ÄĚ, dijo la poeta en una de aquellas actividades del Centro Provincial del Libro y de la editorial √Ācana, en zonas intricadas de esta llanura.

No imagin√≥ la muchacha que aquellas palabras tendr√≠an tantos seguidores en su propia tierra e incluso, mas all√°, pues el n√ļmero de participantes aumentaba en cada convocatoria.

‚ÄúLo que naci√≥ de manera espont√°nea, cuando presentamos el proyecto a la AHS, se transform√≥ en una gran feria del arte, la cual abraza cada vez la multiplicidad art√≠stica nacida del talento joven de escritores, trovadores, narradores orales y pintores muy comprometidos con el proyecto‚ÄĚ, coment√≥ Yoandra, Premio de Poes√≠a Manuel Navarro Luna 2019.

Perdomo rememor√≥ que la primera de aquellas guerrillas en cierne ni ten√≠a un nombre definido, ni ten√≠a claro si perdurar√≠a un verano m√°s, ‚Äúpero as√≠ y todo se visitaron algunas localidades camag√ľeyanas‚ÄĚ, recuerda al Portal del Arte Joven Cubano.

Explic√≥ que cuando se sue√Īa y crea un proyecto, no se imagina su alcance. ‚ÄúA√ļn me sorprendo de mis amigos, los locos botelleros, como nos llamaban entonces, porque de aquella campechana idea germin√≥ una tradici√≥n cultural muy agramontina, que tambi√©n le pertenece a la AHS; porque son muchos los que quieren estar en nuestra Cruzada literaria‚ÄĚ, valor√≥.

Dijo que no ser√≠a hasta el 2004 que el convite de artistas se consolidar√≠a como un proyecto: ‚ÄúQuiz√°s la primera vez parezca el m√°s dif√≠cil a la hora de relatarlo, pero es el que m√°s se recuerda con devoci√≥n, porque ese 2003 fue el empuje que necesit√°bamos para crecernos. Aquello fue una haza√Īa tal cual lo que hicimos al a√Īo siguiente, porque no ten√≠amos hospedaje, ni siquiera un lugar previsto para comer, y el √ļnico transporte fijo eran los camiones‚ÄĚ.

Contra todo pron√≥stico, quienes defendieron la propuesta no claudicaron en su primer intento. ‚ÄúLos cruzados‚ÄĚ ‚Äďnombre popular por el cual se les conoce a los integrantes de esta singular comitiva‚Äď, estrenaron oficialmente la tradici√≥n en ese a√Īo.

foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN.

Ese extraordinario momento qued√≥ reflejado para la posteridad en el semanario camag√ľeyano Adelante al publicarse Escritores camag√ľeyanos invadir√°n Oriente. En esas l√≠neas redactadas por la periodista Mar√≠a Antonia Borroto, tambi√©n fundadora de esta idea, se devel√≥ la g√©nesis del aglutinador acontecimiento socioart√≠stico: ‚ÄúSer√° esta, sin lugar a dudas, la semilla de un proyecto que, airoso, har√° que la literatura joven de esta ciudad sea conocida fuera de nuestros muros, forma de lograr tambi√©n el necesario intercambio con los j√≥venes de otras localidades cubanas‚ÄĚ.

A fuerza de empuje y muchos deseos de hacer cosas nuevas cogi√≥ forma la propuesta de ‚Äúla escritora botellera‚ÄĚ, Yoandra, pues los ‚Äúchiflados escritores mochileros‚ÄĚ contin√ļan este sue√Īo, ya hecho realidad.

LOS PROTAGONISTAS TIENEN LA PALABRA

foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN.

De c√≥mo fueron aquellos inicios varios de los fundadores ‚Äďactualmente destacados intelectuales de esta Comarca de pastores y sombreros, como nombr√≥ Nicol√°s Guill√©n a su querida ciudad natal‚Äď, dialogaron v√≠a correo electr√≥nico, telef√≥nica y personalmente, para contar una historia que late en sus protagonistas.

Para el Premio de la Crítica Martiana Cintio Vitier y el Nacional Emilio Ballagas, María Antonia Borroto, La Cruzada sigue siendo una forma muy novedosa y necesaria de promocionar la obra y el talento novel de la vanguardia artística cubana.

‚ÄúEste movimiento literario encar√≥ con desenfado, soltura y decisi√≥n una empresa que en sus inicios ten√≠a un aire de guerrilla, pues todo el itinerario se realiz√≥ en camiones y hubo un tramo en tren, pero nada nos deten√≠a‚ÄĚ.

‚ÄúNuestra Cruzada ‚Äďasegur√≥‚Äď difiere de otros eventos similares en el pa√≠s por su sentido de la promoci√≥n de la lectura, el cual es un ejercicio inusual de completar el proceso creativo. Su surgimiento hay que analizarlo en su contexto cultural: √©ramos varios los j√≥venes que nos inici√°bamos en la literatura y hab√≠a un deseo tremendo de llegar a los p√ļblicos, estuviesen donde estuviesen, m√°s all√° de los espacios habituales dentro de la ciudad, los cuales tambi√©n se pon√≠an en funci√≥n del evento‚ÄĚ.

Record√≥ que en 2006 se desarroll√≥ una Cruzada muy sentida, pues su recorrido inici√≥ poco despu√©s del anuncio de la enfermedad de Fidel; y nosotros en medio de ese escenario fuimos a una Unidad Militar cercana a Nuevitas, y all√≠ brindamos nuestro arte. Lo cierto es que nunca se ha dejado de desarrollar, por eso constituye una arraigada tradici√≥n agramontina‚ÄĚ.

foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN.

Mariela P√©rez Castro, ensayista, miembro de la Uneac, miembro de Honor de la AHS y fundadora de este certamen, asegur√≥: ‚ÄúYa en 2004 se visitaron los municipio de Elia, en Las Tunas; y los agramontinos Florida, C√©spedes, Vertientes, el poblado de Cuatro Caminos, en Najasa y Gu√°imaro, donde se sumaron los escritores Diusmel Machado, Odalis Leyva y Domingo Pe√Īa Gonz√°lez‚ÄĚ.

Mariela, quien ha tenido la posibilidad de participar en todas las ediciones del aventurero certamen, reconoce como el mayor de sus valores, ‚Äúpoder saborear la sinceridad del p√ļblico‚ÄĚ.

El poeta Alejandro Gonz√°lez Berm√ļdez, miembro de la Uneac y Premio Especial de Poes√≠a Aniversario 490 de la Fundaci√≥n de Santiago de Cuba, se sum√≥ a esta gran familia en 2005. Para √©l, ha sido una escuela de humildad: ‚ÄúSiempre encontramos gratitud y artistas natos. Nos sorprenden las d√©cimas escritas hasta en papel cartucho. Cada encuentro nos devela a una Cuba pre√Īada de cultura tradicional que alimenta el alma de los que est√°n y de los visitantes‚ÄĚ, reafirm√≥.

tomada de cubarte.

La periodista e investigadora Yanetsy Le√≥n Gonz√°lez, Premio Calendario 2013 y Premio Nacional de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena 2011, durante una d√©cada ininterrumpida participa como reportera y escritora en este singular evento. Ella lo admira por muchas razones, pero fundamentalmente, ‚Äúporque se sale de las cuartillas de lo encorsetado para alcanzar la libertad de la p√°gina en blanco, como se le antoja a los participantes en ese momento de llegar a un lugar y componer los poemas de la sinceridad, desde los asombros de ni√Īos y viejitos; con los aplausos de j√≥venes y adultos.

“La Cruzada difiere de aquellos por su sentido de la promoción de la lectura. Si el contacto pleno con el destinatario de la obra ha sido un objetivo insoslayable, la convivencia de artistas e intelectuales ha resultado efectiva en la propagación de los afectos para una generación que conozca de sí misma por sí misma.

‚ÄúLa Cruzada literaria destierra los t√©rminos que dividen a los seres humanos, porque no se trata de remarcar al aficionado y al profesional, al joven y al experimentado talento, ella se alza porque entra√Īa el abrazo, por eso su escenario se brinda a conocidos y desconocidos, a j√≥venes con cuadernos publicados y consagrados autores que sue√Īan con su primer libro‚ÄĚ, acot√≥.

Y es que La Cruzada sigue siendo el proyecto de literatura m√°s importante de la AHS en Cuba y no debe nunca perder su continua ‚Äúmarcha trotamundos‚ÄĚ. Ese principio la define y en √©l nace la vena, el surtidor de solidaridad con el pr√≥jimo y de musas encontradas.

POR UN PECHO M√ĀS GRANDE

Foto de la autora.

Son tantos los artistas que han venido a Camag√ľey y tantos los sentimientos que se han llevado en sus almas, que se me hace necesario, en breves palabras, trasmitir algunas de esas pasiones reencontradas en Camag√ľey.

Por ejemplo, para la escritora holguinera Zulema Guti√©rrez, quien hace ocho a√Īos que viene al abrazo entre amigos, insisti√≥ que ‚ÄúLa Cruzada siempre tiene algo nuevo que ofrecer, por eso la defiendo como un proyecto del cual hay que aprender‚ÄĚ; en cambio, para la agramontina Marian Garrido, esta fiesta m√°gica de la literatura le da la oportunidad de compartir con maneras diferentes de pensar, ‚Äúlo que nos permite un di√°logo cultural entre generaciones‚ÄĚ, signific√≥.

El repentista pinare√Īo Yosvani D√≠az ambicion√≥ un pecho bien grande, ‚Äúpara llevarme m√°s cari√Īo, amistades, cultura, deseos de hacer; caminos para andar‚ÄĚ; en tanto, la camag√ľeyana Martha Acosta, en una de sus ‚Äúaventuras cruzadas‚ÄĚ ahond√≥ en la necesidad de ver a los p√ļblicos como parte del proceso de crecimiento profesional: ‚ÄúEn este certamen disfruto del p√ļblico; ver sus reacciones, gestos, ante mi obra; me alimenta‚ÄĚ.

No menos certeras fueron las del escritor y trovador tunero Enrique Tellez, ‚Äútodos necesitamos de La Cruzada, lo cual se evidencia cada vez que miras a los ojos de alguien‚ÄĚ.

Igual de sorprendida, la avile√Īa Claudete Betancourt Cruz comparti√≥ sus reflexiones y razones: ‚Äúme crezco espiritualmente cuando mis obras atrapan al p√ļblico‚ÄĚ; y para el granmense Alejandro Ponce Ruiz, ganador del certamen Juegos Florales, celebrado por vez primera en la cita, es esencial la relaci√≥n que se establece entre los artistas, entre sus sue√Īos e inconformidades.

CURIOSIDADES CRUZADAS

РSon varios los atractivos de este aglutinador certamen cultural. Destaca como el vocablo Cruzada se ha multiplicado en otros eventos similares en todo el país.

– Entre las tradiciones generadas por La Cruzada literaria est√°n el concierto o recital de poes√≠a y trova, frente a la escalinata del hist√≥rico Preuniversitario √Ālvaro Morell √Ālvarez, en el Casino Campestre ‚Äďparque urbano m√°s extenso del pa√≠s‚Äď, el cual espera el cumplea√Īos del Comandante en Jefe cada 13 de agosto, y rememora el asesinato de los hermanos Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca, en San Juan y Mart√≠nez, en Pinar del R√≠o, en 1957.

– La siembra del √Ārbol de La Cruzada, cada 13 de agosto, es otra de sus costumbres. Desde 2003 al 2007 se plantaron especies ornamentales en el proyecto Ejo, de esta ciudad. Desde 2008 al 2016 se sembraron √°rboles en el Casino Campestre, y desde 2017 hasta el presente se plantaron tres ejemplares cada vez, en el parque bot√°nico.

– Este evento abraza desde su surgimiento, hace 16 a√Īos, a cerca de 300 artistas desde la Isla de la Juventud hasta Guant√°namo, y a m√ļltiples generaciones de trovadores y sus proyectos. Hoy se confirma La Cruzada con una gran feria de las artes.

РLa Cruzada no está de espalda al empuje de las nuevas tecnologías, desde 2014 desarrolla foros debates en Facebook.

– Entre sus proyectos m√°s ambiciosos est√° la confecci√≥n de libros cartoneros. En 2015 naci√≥ una nueva manera de hacer libros y de promocionar la obra juvenil ante limitaciones econ√≥micas. En ese a√Īo se confeccion√≥ el primer volumen Memorias cruzadas I. El ejemplar incluy√≥ a 36 autores, en unas 60 p√°ginas, divididas en cuatro cap√≠tulos dedicados a la narrativa, la poes√≠a, la trova y a los proyectos de narraci√≥n oral. La joven escritora Annal√≠s Castillo Segu√≠, fue la inspiradora de esta iniciativa, la cual funciona como memoria hist√≥rica de esta importante cita nacional de la AHS.

РEn 2017 se confeccionó Memorias cruzadas II, el cual publicó textos premiados, obras literarias y letras de canciones.

– En 2016 se rescat√≥ el premio Bustos Domecq tras cinco a√Īos de ausencia. La convocatoria tuvo la respuesta de 14 cuadernos, de los cuales Glosas sencillas, de Evelyn Queipo, recibi√≥ menci√≥n, y el premio fue para Alexander Ram√≥n Jim√©nez, por su Pa√≠s mental.

– La Cruzada es tambi√©n escenario para presentaciones de revistas digitales y libros de la Editorial √Ācana; y de otros sellos vecinos. En ese mismo a√Īo se conocieron los resultados del I Concurso de rese√Īas La Liga, correspondientes a Josu√© P√©rez Rodr√≠guez, por el texto El 71.

– Este a√Īo mereci√≥ un Sendas especial ‚Äďpublicaci√≥n de la AHS en Camag√ľey‚Äď, y tambi√©n incluy√≥ los tan esperados Juegos Florales, una especie de competencia po√©tica donde compitieron 17 poemas, y el ganador fue el granmense Alejandro Ponce, con su Tela de ara√Īa.


Jóvenes realizadores enfocan festival en Nuevitas

CAMAG√úEY.- La novena muestra audiovisual Hieroscopia re√ļne del 26 al 29 de julio en la ciudad de Nuevitas, en la costa norte de Camag√ľey, a destacados cineastas cubanos y a j√≥venes aprendices del arte de las im√°genes en movimiento.

Alejandro Gil y Amílcar Salatti, director y guionista de la película Inocencia, respectivamente; y los actores Jorge Molina, Camila Arteche y Miguel Fonseca imparten talleres a los participantes de un evento no competitivo que incluye proyecciones al aire libre y la filmación de minicortos de ficción.

El programa sumó presentaciones en las comunidades de Pastelillo, Santa Rita y San Jacinto de la película Inocencia, que ha conmovido a Cuba por la representación del asesinato de ocho estudiantes de medicina el 27 de noviembre de 1871.

Por las noches en el parque Salvador Cisneros o Ca√Ī√≥n, la poblaci√≥n podr√° apreciar la muestra de m√°s de 50 obras, entre videodanza, videoarte, documental, videoclip, spot publicitario y promocional con enfoque contra la violencia hacia la mujer.

Los organizadores recibieron materiales de las provincias de Guant√°namo, Holgu√≠n, Las Tunas, Camag√ľey, Sancti Sp√≠ritus, Artemisa, La Habana y del municipio especial Isla de la Juventud; mientras que 16 obras fueron hechas por el Movimiento Audiovisual en Nuevitas (MAN).

Hugo Navarro, organizador de Hieroscopia, insisti√≥ a la prensa en el car√°cter fundacional del evento, desde el a√Īo 2006, como espacio para fomentar la formaci√≥n de un p√ļblico cr√≠tico activo con cultura audiovisual.

También destacó la conformación del MAN como grupo canalizador de inquietudes de jóvenes instructores de artes, quienes han involucrado a la comunidad en la producción y la realización de los materiales.

‚ÄúDamos talleres en las escuelas. Los ni√Īos y los adolescentes conocen de planos y saben editar. Ya quieren contar sus propias historias. Con el audiovisual tienen una forma de expresi√≥n. Queremos que las personas sepan leer una pel√≠cula‚ÄĚ, concluy√≥ Hugo Navarro.

La muestra Hieroscopia es auspiciada por la direcci√≥n municipal de Cultura de Nuevitas, y cuenta con el apoyo de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Camag√ľey.