Caja negra


La Bota Rota #2: Dramaturgias para un encuentro

Todos los espacios pueden conducir-nos a la memoria, a la experiencia de un encuentro simbólico. El teatro es un espacio fértil para el encuentro humano, y todo a lo que lo humano nos conlleva. Ver en el teatro la posibilidad de hablar-nos, es ver al teatro como lo que es: la voluntad de lo sensible.

El segundo día de la Jornada Teatral La Bota Rota estuvo normada por la necesidad del encuentro. Véase lo anterior como una finalidad que hoy solo podemos tener desde lo virtual y lo sensible. El encuentro como ruptura ante el encierro y el distanciamiento provocado por la pandemia. El encuentro como arma simbólica. Todas las voces unidas a una misma experiencia que se construyó con la participación de los implicados en el programa. 

La conversaci√≥n con los integrantes del grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA sobre el proceso creativo en la pel√≠cula Muerte de Narciso, nos permiti√≥ conocer las implicaciones simb√≥licas y t√©cnicas a la que se enfrentaron. Los testimonios de Maibel del Rio Salazar, Ricell Rivero Rivera y Adolfo Guzm√°n Pacheco, sirvieron para posicionarnos sobre este material, el cual es una aproximaci√≥n cinematogr√°fica a la obra del poeta cubano Jos√© Lezama Lima. Una pr√°ctica que el grupo ha emprendido en los √ļltimos a√Īos. La poes√≠a (en especial la cubana) es un lugar de introspecci√≥n para este colectivo, cuyas herramientas no dejan de extenderse por los terrenos del arte.

La conferencia La imagen y la palabra en la obra de Taim√≠ Dieguez Mallo, y la presentaci√≥n del archivo de la obra La ciudad en mi madre, nos permiti√≥ entender algunas de las b√ļsquedas conceptuales de esta dramaturga. Junto a Zulaine Soler Garc√≠a y Gabriela Perera, Taimi Dieguez nos invit√≥ al encuentro con su biograf√≠a familiar a trav√©s de la intervenci√≥n p√ļblica realizada en La C√°mara Oscura de La Habana 2017. Este fue un ejercicio para descubrirnos desde la creaci√≥n de resortes dramat√ļrgicos/teatrales/personales. Dispositivos que entonan el sentir de una voz, que tambi√©n es el sentir del receptor del objeto. La obra de Dieguez es una composici√≥n de im√°genes familiares que se tejen entre performance y ficci√≥n. Su escritura yace en lo vivencial y la acumulaci√≥n de materiales sensibles. En su hacer, el espectador se encuentra frente a un espejo, un yo revelador de la memoria.

Los integrantes del Laboratorio Fractal nos mostraron diversos puntos sobre el proceso de trabajo de Cuerdas Percutidas (Beca Milan√©s 2018). Se trata de un montaje a partir del texto hom√≥nimo de Elaine Vilar Madruga y cuyo recorrido ha generado discursos que sobresalen al hecho teatral. De ah√≠ la importancia de los materiales compartidos, desde la banda sonora y su video clip hasta una reveladora entrevista a la actriz Ana Patricia Pomares y el dramaturgo y director teatral Ra√ļl Miguel Bonachea. El Laboratorio Fractal apuesta por un arte crom√°tico, vinculante y generador de s√≠mbolos. Un arte en el que seamos capaces de buscar-nos/encontrar-nos. ¬†¬†

Otros materiales promocionales como las c√°psulas La Bota Rota 2021, al actor Dennis P√©rez, del Proyecto Campanadas de Santiago de Cuba, y la C√°psula 5to Aniversario de LA CAJA NEGRA con el actor Alfredo Pe√Īa Ortiz, matizaron el d√≠a. ¬ŅC√≥mo el teatro se convierte en respuesta simb√≥lica a la pandemia? ¬ŅPor qu√© explorar la ausencia desde la concepci√≥n del encuentro? ¬ŅPodemos dejar de ocultarnos? ¬†¬†

Se inauguró la expo fotográfica El Plan B es seguir el Plan A de Frank Lahera, imágenes registradas a partir de la documentación de la obra de igual nombre del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA. Lahera mantiene una cercanía importante con la escena, su trabajo es un desenlace complejo e híbrido del hecho artístico. Aun cuando documente el trabajo de alguien más, impone su ojo crítico y reparador para interpretar el contexto.

Fue el turno tambi√©n para la narraci√≥n esc√©nica El despojo del grupo Mascaradas, el cual cont√≥ con la actuaci√≥n y puesta en escena de Osmany Guisado Vargas del municipio III Frente de Santiago de Cuba. Este grupo ha mantenido durante la etapa pand√©mica una integraci√≥n importante con los pobladores del municipio. Junto a m√©dicos hacen la pesquisa diaria pero le ponen teatro, le ponen alegr√≠a. Llegan al hogar de muchos con un poema, una canci√≥n, una escena. Los vecinos observan desde la puerta c√≥mo unos hombres se empe√Īan en la representaci√≥n de la esperanza a varios metros de distanciamiento. Los vecinos ven c√≥mo esos hombres no renuncian a la vida, la poes√≠a, el teatro. Es una de las experiencias m√°s conmovedoras en las que el arte teatral santiaguero ha estado inmerso durante los √ļltimos meses. El teatro como respiro. El teatro como sanaci√≥n.

De Reflejos Teatro se puso la obra Los motivos del lobo con actuaci√≥n y puesta en escena Arnaldo Sariol Vald√©s, de Contramaestre, Santiago de Cuba. Fue un espect√°culo para la ocasi√≥n, que necesita seguir creciendo, pero que tiene el m√©rito de la voluntad creadora. Los motivos del lobo es una muestra, que am√©n de su b√ļsqueda tem√°tica, tambi√©n simboliza lo que es el arte para este grupo: un camino sin escarchas y sin cansancio. ¬†¬†

La jornada terminó con las entrevistas a Jose Brito (director) y Elieter Navarro (actriz), de Teatro Adentro, de la provincia Santa Clara, y posteriormente con su puesta Telémaco. Obra que contó con la actuación de Verónica Medina, actriz de gran fortaleza y espíritu intransigente. Para ella, la interpretación es un ritual contra el bagazo facilista del arte. Cada minuto sobre las tablas, es una construcción energética.  

Teatro Adentro es un proyecto que emerge para contar una biografía afectiva entre amigos. Es un proyecto que ahonda en el cuerpo como eje y soporte principal. El cuerpo y los sonidos, el cuerpo y el canto, el cuerpo y la poesía. Herederos de sus maestros, su determinación escénica está en lo experimental, en el gesto contundente y la palabra imprescindible.   

La variedad del programa nos permite asegurar que el teatro cubano posee segmentos valiosos sobre los que vale la pena enfocarse. Propuestas que yacen en distintos huecos/trincheras/olvidos, y que necesitan encontrar-se con otros universos dentro de la isla. Hay que seguir buscando ese teatro cubano en toda la geografía para conectarlo, y luego hacer de ello un ejercicio inspirador.


Una AHS que se mira por dentro, se renueva y crece (+Video)

Creaci√≥n vs panfleto, movimiento vs estatismo, lucha de contrarios anclados en el quehacer art√≠stico de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Santiago de Cuba. Planes modificados por la COVID-19, intenso trabajo en las redes, proyectos s√≥lidos y un hambre insaciable de potenciar el buen arte, ha marcado un a√Īo en el que los j√≥venes protagonizaron momentos inolvidables para la cultura de la ciudad. Juan Edilberto Sosa es presidente de la organizaci√≥n que agrupa a la joven vanguardia art√≠stica en esta ‚Äútierra caliente‚ÄĚ. El bullicio del local dificult√≥ un poco el di√°logo. No obstante, Juan no se inmuta. Bebe sorbos de caf√© y habla sin nervios.¬† ¬†

El a√Īo 2020 ha sido at√≠pico. En enero empezamos bien con la conmemoraci√≥n del natalicio de Mart√≠, el evento Tierra adentro; luego en febrero con el Jazznam√° que es con el que mejor me he sentido en los tres a√Īos de presidente. Ten√≠amos la br√ļjula de que iba a ser un a√Īo grande para la Asociaci√≥n. Entonces vino el cierre temporal de todas las actividades en el pa√≠s por la COVID-19. Llegamos a un punto de inflexi√≥n en el que hab√≠a que repensarse; c√≥mo no dejar de existir teniendo una situaci√≥n como esta.

Aqu√≠ tuvimos una buena experiencia porque buscamos la manera de que los miembros de la AHS pudieran estar conectados en las redes y desde ah√≠ irradiar contenidos no solamente al p√ļblico que iba presencial a nuestras jornadas, sino a otro p√ļblico mucho m√°s grande. Organizamos conciertos online, programas de televisi√≥n con los c√≥digos de Internet como el Creador 2.0, y gestionamos una programaci√≥n para Internet como la ten√≠amos concebida presencial. Eso aument√≥ la cantidad de seguidores en las redes sociales, tuvimos que apelar a Telegram, Instagram y llenar esos espacios vac√≠os. Nos dimos cuenta que esta potencialidad deb√≠amos continuar emple√°ndola en el periodo post-pandemia. La cantidad de materiales que se han producido, pensados desde su g√©nesis para las plataformas digitales, ha sido un paso de avance de la asociaci√≥n para con el p√ļblico y los asociados. El ejecutivo pudo reunirse a trav√©s de la aplicaci√≥n WhatsApp; reubicamos a los trabajadores de la Casa del Joven Creador, en funci√≥n de fortalecer √°reas de trabajo como la comunicaci√≥n, proteger la estabilidad econ√≥mica y emocional de quienes laboran en la AHS.

Digo que fue un periodo de tregua fecunda porque creci√≥ la producci√≥n individual de los creadores. El artista joven encuentra, por muy dif√≠cil que sean las circunstancias, una forma de documentar con la creaci√≥n sin panfletos, acciones que salieron bien. Esto nos hace llegar a los 34 a√Īos de la AHS con muchas potencialidades. De hecho, ya cuando aqu√≠ en Santiago pudimos hacer actividades de manera presencial, decidimos mantener como estrategia de trabajo la programaci√≥n digital.

archivos de la ahs santiaguera

‚Äď ¬ŅSon la vanguardia del arte joven los que integran la AHS?

En la Asociaci√≥n debe estar la vanguardia del arte. Quiz√°s no sea el m√°s perfecto, ni el m√°s leg√≠timo, ni el m√°s asumido por una instituci√≥n cultural, pero s√≠ el esp√≠ritu de vanguardia, de dialogar, romper y establecer nuevos c√≥digos est√©ticos. Cuando comenz√≥ nuestra presidencia lo primero que hicimos fue mirar nuestro cat√°logo y hab√≠an artistas que no cumpl√≠an con eso. Entonces hicimos una especie de selecci√≥n de ese cat√°logo, de reaudici√≥n de los miembros hasta el punto que de 168 nos quedamos con 108. No es inter√©s de la AHS crecer en n√ļmero por crecer, sino que entren los que sean vanguardia y le den prestigio a la Asociaci√≥n. Una vez hecho esto, fue mucho m√°s f√°cil mostrar el trabajo de sus integrantes. Algo que nos permiti√≥ entender que no hab√≠a manera de frenar a un movimiento cuando es org√°nico y realmente creativo, fue esta etapa de COVID-19.

juan edilberto sosa es además el director del grupo de experimentación teatral la caja negra, con un marcado ascenso en el arte de las tablas.

Hoy tenemos capsulares, documentales, conciertos online, y debe estrenarse el espacio Bitácora Joven, con una versión para la televisión de 57 minutos, y otra para cine de más de una hora de duración, con estreno aquí en Santiago de Cuba. Se ha puesto mucho esfuerzo para visualizar a eso que es vanguardia, a aquellos proyectos que nacen de los creadores y el trabajo de la Asociación en conjunto. Hemos dado un salto de calidad en cuanto al pensamiento de lo que debe ser la organización.

Ahora toca alfabetizar algunos espacios que pueden ser institucionales o no, que puede ser un municipio o poblado, de qu√© es la AHS. Nos dimos cuenta porque activamos la brigada Una salva de porvenir, que anualmente recorre todos los municipios. Esta vez lo hicimos en una situaci√≥n muy dif√≠cil, cumpliendo las medidas sanitarias y creo que fuimos la √ļnica organizaci√≥n que lleg√≥ a esos lugares. Tuvimos d√≠as enteros de trabajo desde la ma√Īana hasta la noche con ese pensamiento de vanguardia. En la ma√Īana hac√≠amos talleres, en la tarde comprob√°bamos los resultados y en la tarde-noche logr√°bamos que los talleristas vieran alg√ļn punto pr√°ctico tratado en los talleres, pero escenificado por los j√≥venes asociados dedicados a esa manifestaci√≥n. Eso nos brind√≥ un resultado espectacular.

En otro momento, en las visitas a los municipios nos dijeron que hab√≠a que bajar la vara de calidad para que j√≥venes de esa zona se hicieran miembros de la AHS. Entonces tuvimos que explicarle a esos j√≥venes que deb√≠an subir la vara y no nosotros bajarla. Hay un pensamiento alojado en algunos sectores que no permite un determinado desarrollo art√≠stico. Por eso, en diciembre iremos con la brigada a todos los poblados en un proyecto llamado La guarandinga, en coordinaci√≥n con los CDR, la FMC, para darnos a conocer con nuestro teatro, con la trova y llegar a la gente. Otros de los proyectos con buenos resultados es el de la Casona Azul. Son talleres dirigidos al p√ļblico infanto-juvenil que ofreci√≥ clases de teatro, de hip hop, de radio, artes visuales, a partir de la experiencia personal de los miembros de la asociaci√≥n en instituciones profesionales. La brigada de Instructores de Arte Jos√© Mart√≠ y Casas de Cultura nos apoyaron con ese proyecto y tuvimos excelentes resultados, no solo con los j√≥venes, sino que existi√≥ una retroalimentaci√≥n entre los miembros de la AHS y los instructores de arte.

archivos de la ahs santiaguera

Cuando fuimos en la brigada Una Salva de porvenir a los municipios, intercambiamos con jóvenes con mucho potencial, por lo que brindaremos cursos de formación con un claustro bien pensado, y luego seleccionaremos uno de los proyectos que se presenten para la producción de esa obra, y darle vida.

Hoy tenemos un grupo importante en Segundo Frente, donde queremos abrir una célula, pero esos muchachos necesitan un nivel de formación e información cultural, que hoy no tienen cómo adquirirla en el territorio. Queremos traerlos aquí y ofrecerles buenos referentes de acuerdo a su manifestación.

‚ÄďRecientemente se celebr√≥ la 30 edici√≥n del Concurso y Taller Antonio Lloga in memoriam. ¬ŅHay experiencias que quedar√°n para la pr√≥xima edici√≥n?

Ten√≠a dos programas, uno presencial y otro virtual, pero suspendimos el presencial debido a la situaci√≥n epidemiol√≥gica. Logramos un canal para podcast, pero a√ļn no tenemos un noticiero radial; materializamos un noticiero con una cantidad de vistas en YouTube incre√≠ble, un bolet√≠n digital Volante sonoro y todo esto quedar√° para la pr√≥xima edici√≥n. Ser√° el centenario de Antonio Lloga y encargamos una serie documental acerca de su vida y obra, as√≠ como otro documental relacionado con el Concurso. Incluimos los capsulares Antena Este sobre 10 j√≥venes radialistas asociados. Esa serie continuar√° a partir de la experiencia de la oficina Antonio Lloga, que ya comenz√≥ a funcionar y dejar√° importantes logros para la Asociaci√≥n.

‚Äď¬ŅCambio de sede, cambio de objetivos?

En estos momentos nos estamos trasladando de sede en la calle Enramadas, cerca de la Alameda Michaelsen. Lleva un nivel de inversi√≥n grande. Mientras tanto, mudamos la programaci√≥n de la AHS en instituciones culturales ubicadas en Enramadas. Es un reclamo hist√≥rico, pero que hayan accedido significa que algo bien est√° haciendo la Asociaci√≥n, como para decir que puede ser la ni√Īa de los ojos de la ciudad.

Juan termina su taza de café.

‚Äď¬ŅTienes otra pregunta? Es que debo ensayar con mi grupo.

‚ÄďYa creo que es suficiente. Treinta y siete minutos de grabaci√≥n es bastante.

Sonríe, me saluda y se va. Es director del Grupo de Experimentación Escénica LA CAJA NEGRA, con un marcado ascenso en el arte de las tablas. Termino mi café como quien ha ganado una partida de ajedrez sin fichas.


Escena #4: Cartografía para Elefantes sin manadas (+ fotos y videos)

(performance y memoria)

  • ¬ŅPuede un actor superar sus espacios vac√≠os a partir de la escena?
  • ¬ŅPuede reconciliarse/salir distinto?
  • ¬ŅEs la escena un espacio medicinal para quienes practicamos este arte?
  • ¬ŅSanaci√≥n?

Cartografía para Elefantes sin manada es un texto de la dramaturga cubana Laura Liz Gil Echenique. La obra llega a mis manos para ser leída en la primera jornada teatral Repique por Mafifa 2017. Evento que organizó el Consejo Provincial de las Artes Escénicas en Santiago de Cuba y el Estudio Teatral Macubá, cuyo enfoque era direccionar la mirada teatral a la joven dramaturgia cubana. Recuerdo que me dieron a escoger entre varios textos, pero fue este el que me atrapó de inmediato.

No estaba escrito bajo resortes convencionales, m√°s bien parec√≠a poes√≠a pensada para la escena. Un gran mon√≥logo del cual se desprend√≠a un sinf√≠n de emociones. Ante mi lectura, la historia de muchos amigos que han pasado su vida despidi√©ndose, a√Īorando el reencuentro y reinterpretando sus recuerdos. Parec√≠a la historia de un gran porciento de la juventud cubana, la que vivieron mis padres, abuelos y la que estar√°n sentenciados nuestros hijos. La juventud y el desborde de nuestras agon√≠as/frustraciones. La juventud bajo una letalidad miserable/inolvidable.

foto Frank Lahera

Mis primeras impresiones con la propuesta de Liz fueron incontrolables. Las m√ļltiples im√°genes e historias que se desprend√≠an en cada p√°gina no me dejaban aterrizar un proyecto esc√©nico concreto. Tem√≠a que a mis actores les sucediera lo mismo. Ten√≠amos la experiencia de haber tratado con la dramaturgia de Ang√©lica Liddell y un texto cuya construcci√≥n escritural eran muy parecidas, pero Cartograf√≠a‚Ķ no me inspiraba a la fabricaci√≥n del artificio. Entonces decid√≠ hurgar en lo aprendido durante el V Taller de Altos Estudios de Direcci√≥n Esc√©nica, organizado por el Laboratorio Ibsen y la Compa√Ī√≠a Danza Unidos, en conjunto con el Consejo Nacional de las Artes Esc√©nicas y la Casa Editorial Tablas-Alarcos.

Fui invitado en mayo de 2017 por Yohayna Hern√°ndez Gonz√°lez al taller con el director teatral mexicano Aristeo Mora de Anda, l√≠der de la Compa√Ī√≠a Opcional. Durante esos d√≠as conoc√≠ a Laura Liz (que tambi√©n era participante) y convert√≠ nuestras charlas en un interrogatorio sobre su obra. Desde la primera conversaci√≥n supe que el texto se trataba de ella, de su experiencia real con una serie de acontecimientos que marcaron su vida. Laura hab√≠a convertido en poes√≠a el desastre y la ilusi√≥n de d√≠as pasajeros. D√≠as que bien pueden repetirse como una constante a la que no se puede evadir. Cuando se busca algo, se corre el riesgo de descantar cosas/opciones/caminos. Toda b√ļsqueda conlleva a olvidos. Buscar es tambi√©n seleccionar.

Cartel de la obra (dise√Īo Frank Lahera)

Laura me dijo que escribi√≥ el texto cuando vivi√≥ en Argentina. All√≠ tuvo una vivencia ajetreada, se mud√≥ varias veces, resisti√≥ a los apagones el√©ctricos y a la lejan√≠a. Me dijo que lo peor en esas circunstancias es no saber ‚Äúqu√© te llevas‚ÄĚ y ‚Äúqu√© dejas‚ÄĚ. ¬ŅNo es esa la m√°xima de la vida? Not√© que el texto en ella emul√≥ como tabla de salvaci√≥n. Como v√≠nculo con los elementos alrededor de su biograf√≠a que no quer√≠a dejar/olvidar. Cartograf√≠a‚Ķ es un texto sobre el olvido. P√°ginas para detener el curso y enumerar las p√©rdidas involuntarias. ¬ŅPodemos dejar de olvidar? ¬†

El contenido del taller tambi√©n fue √ļtil para entender el texto, o por lo menos para consolidar la lectura que m√°s me interesaba hacerle. Aristeo Mora es conocido por su teatro experimental, un trabajo que va de lo colectivo a lo colaborativo. La investigaci√≥n realizada para su obra: Ciudades Imposibles form√≥ parte de los ejercicios trabajados durante la cita. Recuerdo que nos habl√≥ de su experiencia al regresar a Guadalajara despu√©s de terminar sus estudios en Espa√Īa y c√≥mo se cuestionaba por qu√© era tan dif√≠cil sentirse parte de aquella ciudad. De su necesidad de explorar los sistemas de inclusi√≥n y exclusi√≥n que reg√≠an cualquier urbe. De c√≥mo su encuentro con la ciudad y su arquitectura necesit√≥ una interpretaci√≥n lejos de la ficci√≥n teatral.

foto frank lahera

El taller nos mostró distintas vías para crear dispositivos escénicos e interpretar la memoria. Mecanismos que permiten otra relación con la ciudad y sus residentes como objetos de estudio. El trabajo con el archivo y su utilización como interferencia en la historia oficial en todos sus niveles y la idea de hacer teatro como herramienta de diálogo, acción y pensamiento fuera del marco del arte, fueron los preceptos asumidos como mi mayor aprendizaje.

Ese taller modificó la manera que tenía de interpretar la realidad desde la escena. Durante esos días ejercitamos como compartir una investigación desde diversos formatos, haciendo de ello un encuentro teatral. El taller Visualizador de ciudades Imposibles representó un enlace vital con nociones estéticas e investigativas que luego terminarían por definir mi proyecto de puesta en escena.

foto Frank Lahera

Al organizar el proyecto de Cartograf√≠a‚Ķ con el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA, surgi√≥ un segundo espect√°culo: Pol√≠grafo. Pero este no pudo ser representado, los organizadores del evento no entendieron las razones por las cuales la funci√≥n solo permit√≠a 15 espectadores. Un ejercicio donde el p√ļblico se convert√≠a en performance sin entender su condici√≥n de espectador. Un concepto al que volveremos, ahora que quiz√°s sea obligatorio reducir el n√ļmero de personas en salas teatrales y espacios de representaci√≥n. Lo cierto es que Pol√≠grafo es de esos proyectos destinados a salir cuando la obra del creador ha avanzado en el tiempo, antes es inentendible/cuestionable/absurdo.

foto Frank Lahera

El texto de Laura corrió con más suerte, mis actores se involucraron en el proceso desde sus propias biografías y materiales imprescindibles. El juego del teatro se convirtió en el juego de sus vidas.

La lectura colectiva de la obra transform√≥ el escenario en un tratado sobre la soledad/la distancia/la memoria familiar/el tiempo como imposible y las posesiones materiales. Es el √ļltimo d√≠a en una casa con la que tienes una conexi√≥n familiar/energ√©tica/emotiva, es el √ļltimo d√≠a que estar√°s entre esas paredes y tienes la necesidad de revivir situaciones, elegir ‚Äúqu√© te llevas‚ÄĚ y ‚Äúqu√© olvidar√°s‚ÄĚ.

foto Frank Lahera

Los actores entraron y salieron de escena con sus propias pertenencias, sus padres y amigos. Nuestros ensayos fueron comprender un cuestionario de una veintena de preguntas dise√Īadas para vivir sobre las tablas. ¬ŅSi te encontraras en esa situaci√≥n qu√© har√≠as? Cada actuante tuvo que vivir durante 50 minutos una historia real, una historia donde mostraron sus deseos y miedos. La propuesta como en otras anteriores del grupo, tambi√©n cuestionaba el hecho teatral en s√≠ mismo. Hab√≠a un marcado inter√©s por mostrar al teatro como un espacio de supervivencia real.

Las complejidades m√°s angustiosas en este trabajo yacen en la elecci√≥n de cada actor para vivir un suceso real ante los espectadores. El primero de los tres actores, Jos√© Alfredo Pe√Īa Ortiz, escoge pasar esa noche con sus amigos, e invita a cuatros compa√Īeros de la infancia, trae su guitarra y su ropa friki, trae su mochila llena de recuerdos que evidencia la amistad, algo que repiten sus cuatro invitados. La actriz Maibel del Rio Salazar escoge a su madre, la persona que m√°s significa para ella y lo muestra, su canci√≥n preferida, el biber√≥n donde tom√≥ leche hasta los 25 a√Īos de edad. El √ļltimo actor, Alexis Mart√≠ Veranes, prefiere estar solo. Una elecci√≥n que lo desnuda frente a su mayor conflicto. Trae pocas cosas con √©l, no tiene nada de valor ni a nadie para despedirse, su elecci√≥n es su √ļnica posibilidad. En esencia, la selecci√≥n de cada uno es un reflejo profundo de sus vidas, de sus tribulaciones, de sus dudas. Estas elecciones convierten a la obra en un acto de sinceridad absoluta. ¬ŅAutoficci√≥n?

La verdad es utilizada para conducir al p√ļblico por una historia que sucede en el momento, que se construye mientras el espectador se replantea su relaci√≥n con sus amigos, sus padres, consigo mismo, pero sobre todo su relaci√≥n con el teatro. Un elemento significativo en el trabajo del grupo, la preocupaci√≥n ideo-est√©tica sobre el imaginario colectivo que se tiene sobre el teatro.

¬ŅQu√© te gustar√≠a cenar en una noche como esa? Les pregunto durante el trabajo investigativo. De la respuesta naci√≥ el final de la obra. Una comida confeccionada por todos, una mesa donde se comparte por √ļltima vez. El p√ļblico sabe que es el final pero que la acci√≥n no va a parar, es real, nadie dejar√° sus platos para saludar, para recibir los aplausos. El p√ļblico se retira, mientras en la mesa, la teatralidad de la vida hace de la obra, un ejercicio humanamente hermoso.