bloqueo


Cuba en la hora actual: segundo encuentro

La Casa de las Am√©ricas, la Uni√≥n de Periodistas de Cuba, la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba, la Asociaci√≥n Nacional de Economistas y Contadores de Cuba, la Red En Defensa de la Humanidad, el Centro Memorial Martin Luther King Jr., Resumen Latinoamericano y la Uni√≥n Nacional de Juristas de Cuba, convocan al segundo encuentro del ciclo Cuba en la hora actual, un espacio de reflexi√≥n y di√°logo sobre los desaf√≠os que enfrenta la Revoluci√≥n Cubana en las circunstancias del presente. Nos hemos apropiado de una expresi√≥n del inolvidable Cintio Vitier en v√≠speras del centenario de su natalicio para nombrar este evento virtual: ‚ÄúMart√≠ en la hora actual de Cuba‚ÄĚ, t√≠tulo de aquel ensayo memorable que public√≥ en 1994, en otro momento muy dif√≠cil para la patria.

En este ciclo est√°n siendo abordados los temas siguientes: recrudecimiento del bloqueo, enfrentamiento a la pandemia, medidas tomadas en el campo de la econom√≠a, planes subversivos, disturbios del 11 y el 12 de julio, campa√Īas contra Cuba en los medios y las redes sociales, papel de la sociedad civil cubana, cultura y comunicaci√≥n, trabajo comunitario en barrios vulnerables y pol√≠ticas de inclusi√≥n social.

El ciclo cuenta con ponentes cubanos y de otros pa√≠ses de nuestra regi√≥n y del mundo y su segunda sesi√≥n, bajo el t√≠tulo ‚ÄúDesaf√≠os y urgencias de Cuba frente al bloqueo, la pandemia y la grave situaci√≥n econ√≥mica‚ÄĚ, tendr√° lugar el martes 24 de agosto, entre las 2:00 pm y las 4:30 pm, hora de Cuba. Se realizar√° de manera virtual a trav√©s de la plataforma Jitsi Meet y con traducci√≥n al ingl√©s. En encuentro podr√° ser seguido por los canales de Facebook de las instituciones auspiciadoras y de otras organizaciones y movimientos solidarios con nuestro pa√≠s.

Panelistas:
Mildrey Granadillo de la Torre (Cuba), economista, viceministra del Ministerio de Economía y Planificación
Gabriela Cultelli (Uruguay), economista y coordinadora de la Red EDH
Joel Ernesto Marilli Domenech (Cuba), estudiante de Economía de la Universidad de la Habana
Ernesto Moreira (Cuba), profesor de Derecho Internacional P√ļblico y miembro de la Sociedad Cubana de Derecho Internacional de la Uni√≥n de Juristas de Cuba
Ileana Morales (Cuba), directora nacional de Ciencia e Investigaci√≥n Tecnol√≥gica del Ministerio de Salud P√ļblica

Moderador:
Jaime Gómez Triana, vicepresidente de la Casa de las Américas

Transmisi√≥n en espa√Īol por el canal de YouTube de Resumen Latinoamericano:
https://www.youtube.com/user/pazheredia
Transmisión en inglés por el canal de YouTube de The People’s Forum:
https://www.youtube.com/channel/UCiS-lIVQZ-F8G_q80sfl3OA
Transmisi√≥n en espa√Īol por las siguientes p√°ginas de Facebook:
Casa de las Américas: https://www.facebook.com/CasaAmericas
Upec: https://www.facebook.com/cubaperiodistas
Uneac: https://www.facebook.com/UNEAC.online
Anec: https://www.facebook.com/ANEC.CUBA
Red EDH-Cuba: https://www.facebook.com/CubaEDH
CMLK: https://www.facebook.com/MartinLutherKing30
Resumen Latinoamericano: https://www.facebook.com/resumenlatinoamericanocontrainformacion
Cubadebate: https://www.facebook.com/cubadebate


Internet, entre espejismos y realidades: Desafíos para Cuba (+ Videos y tuit)

El ser humano, jinete y no corcel del destino, impulsa el desarrollo industrial y tecnol√≥gico hasta los l√≠mites de lo impensable. El dominio absoluto de los medios tradicionales es polvo en el camino del olvido. Internet y las nuevas tecnolog√≠as imponen una nueva realidad. ¬ŅTe incluyes o pereces? Esa es la m√°xima en la contemporaneidad de internautas y amantes de lo digital.

La huella de la tecnología asoma por todos lados, como símbolo ubicuo de universalidad con diversos rostros, receptores convertidos en disparadores de información, redes sociales, naciones en hemisferios diferentes a la distancia de un clic, abruman o motivan sonrisas, dividen al planeta en tecnófilos o tecnófobos. Otros, los menos, intentan mantenerse al margen, lo cual resulta casi imposible.

La red de redes es un pa√≠s gigantesco, con miles de millones de usuarios, sitios web y perfiles. El idioma ingl√©s campea, con la mayor cantidad de contenidos, seguido del chino y el espa√Īol. Nadie se queda como estatua frente a los dispositivos. Cada quien recibe y emite informaci√≥n, incluso sin pretenderlo. El simple hobby de compartir fotos, videos, poemas, libros‚Ķ forma una especie de biblioteca borgeana dentro de la pantalla, pero poco depurada. Posicionar los contenidos es cada vez m√°s dif√≠cil, porque la competencia crece, lo mismo desde una oficina en las alturas que desde una PC en la sala de cualquier casa, a lo cual se suman otras particularidades.

Internet estremece los cimientos de los medios tradicionales. Rompe paradigmas de comunicaci√≥n y hace a√Īos termin√≥ con el ‚Äúnosotros hablamos, ustedes escuchan‚ÄĚ. Esos cambios requieren el desarrollo de habilidades. No basta con impulsos, p√°ginas oficiales de medios ni instituciones.

Todo esto forma también una especie de selva digital en lo ideológico, campo de batalla o cancha deportiva moderna, en que los internautas más inteligentes, preparados, intencionales, rápidos y con los recursos materiales indispensables tienen ventaja. Muchas de las estrategias políticas tienen como escenarios principales esas plataformas, con gran influencia en la conciencia de la gente; por eso toda la ética y formación moral y profesional de los ciudadanos será siempre base importante de cualquier comportamiento en las plataformas hipermediales.

Más allá de lo novedoso tecnológicamente, esos espacios virtuales se sustentan en particularidades de las relaciones entre los seres humanos, por lo que varios investigadores, incluidos Samuel Martínez, José Luis Orihuela e Ignacio Ramonet, coinciden en definirlos como comunidades digitales.

Verdaderamente los cibernautas se agrupan seg√ļn gustos, conversan mediante chats y foros e intercambian fotograf√≠as y videos. Con frecuencia, planifican encuentros en espacios f√≠sicos y hasta acciones en beneficio o no de la sociedad.

El carácter empírico o no de internautas y la atracción por el intercambio y la información caracterizan al nuevo entorno. Lo cultural y los recursos tecnológicos influyen en la fuerza que pudiera alcanzarse. Internet constituye un sistema complejo, que no alcanza total autorregulación porque es sensible a la información de medios tradicionales y de la sociedad en general.

Debemos estar conscientes de que suministrar constantemente informaci√≥n personal, incluida la psicol√≥gica, implica muchos riesgos, pues facilitamos nuestra propia manipulaci√≥n con fines econ√≥micos, pol√≠ticos o de otro tipo.¬†Internet es tambi√©n una megaempresa y una plataforma sin precedentes para recopilar datos y lograr grandes impactos en la pol√≠tica y la cultura. Es preocupante que sus hilos sean dirigidos mayormente desde EE. UU. (donde fue creada y permanecen la mayor cantidad de servidores y otros soportes), cuyos gobernantes reconocen el prop√≥sito de terminar con la Revoluci√≥n cubana y destinan cada a√Īo millones de d√≥lares a la subversi√≥n con ese fin, especialmente mediante las redes.

¬ŅCu√°les son las peculiaridades en nuestro pa√≠s? ¬ŅCu√°nto se potencia la participaci√≥n ciudadana en esos espacios? ¬ŅCu√°les son las din√°micas de debate? ¬ŅCu√°nto m√°s podemos aprovechar las particularidades de los blogs y las redes sociales para tomar decisiones y trazar estrategias gubernamentales, para construir entre todos y enriquecer las agendas medi√°ticas y pol√≠ticas? ¬ŅC√≥mo contrarrestar la campa√Īa de descr√©dito e intimidaci√≥n que se impulsa contra Cuba especialmente desde Estados Unidos?

La navegación en el ciberespacio ya forma parte de la cotidianidad de las mayorías aquí. Los niveles de acceso rebasan el 80 % de la población. Las personas se conectan mediante redes wifi, datos móviles, navegación en escuelas, hogares y centros laborales…

Verdaderamente, Internet pudiera contribuir a la construcci√≥n de sociedades m√°s democr√°ticas, como socializadora de experiencias, expresi√≥n de ideas cotidianas y de sentimientos de los pueblos, reveladora de la opini√≥n p√ļblica, especie de imprenta y papel en √©poca digital, en manos de muchos.

Varios internautas exponen sus criterios y refieren su desacuerdo con políticas gubernamentales mediante análisis profundos y pleno conocimiento de las problemáticas o desde el ímpetu, la inconformidad y el propósito de crear caos. Economistas, juristas, cineastas, historiadores del arte, ingenieros, campesinos, amas de casa, literatos… están en esa amalgama emitiendo y recibiendo ideas, informaciones, historias…

Pero cuidado, esa aparente democracia suele ser espejismo, pues esas plataformas y redes tienen sus propios algoritmos de funcionamiento, los cuales suelen privilegiar la hegemonía capitalista, con mayor alcance de sus contenidos. Quienes tengan más dinero poseen también una ventaja indudable con la posibilidad de pagar para que sus publicaciones sean vistas por millones de internautas con las edades preferidas, países y hasta ciudades determinadas. Sin embargo, otros contenidos pueden ser encerrados en burbujas digitales específicas.

Con buscadores como Google pasa similar, al poderse pagar por el posicionamiento web. Así, por ejemplo, un post cualquiera desde otra nación podría ser configurado para que sea visto por millones de personas en diferentes provincias de Cuba, mientras que otro con una visión diferente del suceso podría ser limitado hasta el punto de ser prácticamente invisible.

En la situación de nuestro archipiélago influyen muchos aspectos desfavorables, incluida la deficiente infraestructura. Otra de las desventajas es que el posicionamiento de nuestros sitios web, páginas y perfiles es solamente natural, o sea, fruto del trabajo, por eso resulta fundamental comprender mejor las dinámicas de las diferentes plataformas, conocer su funcionamiento y las maneras de llegar a sectores de internautas más diversos, a partir de lo atractivo de las publicaciones y alternativas sin pagos para rebasar nuestras burbujas, en lo cual las formas creativas y sugerentes son primordiales.

El pa√≠s enfrenta obst√°culos adicionales. Rema desde hace m√°s de medio siglo contra problemas de diversas √≠ndoles y recibe altas dosis de castigo por su herej√≠a revolucionaria. Como parte del bloqueo econ√≥mico, desde 1962 se le prohibi√≥ el acceso a las telecomunicaciones y a equipos de computaci√≥n de cualquier compa√Ī√≠a o subsidiaria estadounidense. Solo a partir de 1996 se permiti√≥ el uso de Internet con fines de penetraci√≥n ideol√≥gica y subversiva, como resultado de la Ley Torricelli. A eso se unen dificultades econ√≥micas para invertir en grandes dimensiones en la tecnolog√≠a y el acceso a la red, m√°s all√° de todos los avances.

Tenemos mucho por hacer. Aqu√≠ ninguna p√°gina o perfil institucional en redes llega, por ejemplo, al mill√≥n de seguidores. A eso sumamos que muchos de esos contenidos suelen lograr d√©bil alcance en otras regiones, y son consumidos casi totalmente por el p√ļblico cubano, aunque resulta justo reconocer las buenas experiencias impulsadas en el sector de la cultura, especialmente durante los meses m√°s recientes, con conciertos¬†online¬†y una presencia m√°s intencional en el mundo hipermedia.

Debemos continuar dise√Īando m√°s y mejores campa√Īas comunicacionales tambi√©n para el exterior, realizar m√°s alianzas con artistas y organizaciones de otras partes del mundo que nos permitan llegar m√°s lejos. Es preciso compartir m√°s contenidos en otros idiomas, adem√°s del espa√Īol, analizar estad√≠sticas y readaptar el trabajo en funci√≥n de lo que queremos, tener en cuenta los horarios m√°s pertinentes para publicar seg√ļn la hora a la que acceden nuestros p√ļblicos‚Ķ En correspondencia con nuestros objetivos, se pueden tener en cuenta otros elementos como sus edades, sexo, ciudad donde residen‚Ķ, informaci√≥n que brindan con facilidad las administraciones de p√°ginas en las redes.

En todo ese contexto la fuerza de los argumentos y las formas atractivas de presentar los contenidos son indispensables. Desafortunadamente, en el caso cubano suelen apreciarse dos bandos opuestos, en el que algunos responden, sobre todo, con ofensas y visiones catastróficas y otros con criterios triunfalistas. Algunos hasta reciben dinero de fondos federales de EE. UU. para lanzar su veneno.

Proyectos gestionados y sustentados econ√≥micamente desde el exterior, incluidos diferentes sitios web con sus correspondientes extensiones en redes sociales, mantienen una activa labor alejados de la √©tica que debe acompa√Īar siempre el ejercicio period√≠stico y comunicacional en general. Empe√Īados en mostrar una Cuba negra, tergiversan la realidad y presentan partes hiperbolizadas en su af√°n de cumplir una agenda impuesta sobre todo desde aquella naci√≥n norte√Īa.

Son muchos los ejemplos de mentiras, ofensas y hasta amenazas en las redes contra l√≠deres, artistas u otros profesionales. Nadie tiene el derecho de asumir ese tipo de actitudes en plataformas digitales, como tampoco en espacios f√≠sicos. La cr√≠tica, el debate o el criterio diferente nunca debieran ser confundidos con la bajeza ni el prop√≥sito de da√Īar.

Poco a poco, deber√°n ser m√°s crecientes las estrategias de participaci√≥n, gobierno y control popular en l√≠nea aqu√≠, lo cual tendr√° que ser acompa√Īado por mayor infraestructura y un pensamiento m√°s distante de lo tradicional.

Las ideas y los modos de hacer deben seguir renov√°ndose, seg√ļn los nuevos retos. El continuar atados, de forma excesiva, a ciertos convencionalismos es negar las nuevas potencialidades. La web y todo lo que implica se unen a viejos desaf√≠os, que exigen pasos seguros, pero valientes. Tampoco se trata de intentar correr, sin tener la base necesaria.

Resulta esencial formar una mayor conciencia cr√≠tica sobre las din√°micas y formas de funcionamiento de las redes sociales, lo cual debe comenzar desde edades tempranas. Nuestros planes de estudios y todo el sistema de ense√Īanza en la naci√≥n debieran tener en cuenta esos elementos.

Conscientes de las campa√Īas realizadas desde esas plataformas en contra del pa√≠s, se necesita un protagonismo siempre creciente de los intelectuales, artistas, maestros, profesores universitarios, m√°steres y doctores en ciencias, periodistas, historiadores‚Ķ, que aporten con sus criterios. Los medios tradicionales, con gran impacto en la sociedad, deben mostrar an√°lisis cada vez m√°s coherentes y desenmascarar con inmediatez los¬†shows¬†que suelen montarse de manera intencionada en esos espacios contra Cuba y algunos de sus hijos.

Tambi√©n puede leer¬†‚ÄúLas nuevas generaciones en Am√©rica Latina deben conquistar la soberan√≠a tambi√©n en el ciberespacio‚ÄĚ (Dialogar, dialogar + Fotos, video y¬†tuit)

Aqu√≠, como en todo el mundo, resulta necesaria la implementaci√≥n de leyes para sancionar conductas en el entorno digital, teniendo en cuenta que las restricciones de las propias redes suelen ser indefinibles en muchos casos o demasiado generales. El hecho de que los comportamientos ocurran en esos espacios no exime a nadie de cumplir la ley en su Naci√≥n‚ÄďEstado. Si bien al principio muchos defendieron el criterio de que el ciberespacio ser√≠a capaz de conformar su propia estructura regulatoria con eficacia, no ha sido as√≠, en cierta medida por las din√°micas de funcionamiento que lo caracterizan.

Desde 1998, el investigador Jack Goldsmith indic√≥ que los problemas legales planteados en Internet son, en esencia, iguales a los presentes en el espacio f√≠sico, los que adem√°s han sido solucionados por el campo jur√≠dico, por lo tanto, el tratamiento no debe ser diferente. En ese sentido, varias naciones tienen sus marcos regulatorios definidos. ¬ŅAcaso se permitir√≠a un crimen, solo porque sea mediante Internet? ¬ŅPor qu√© permitir entonces ofensas, amenazas y ataques a las personas o lo que representan, lo cual podr√≠a provocar da√Īos de diversas √≠ndoles? Cualquier paso en ese sentido debe ser con mucha inteligencia, flexibilidad y fruto de la construcci√≥n de las amplias mayor√≠as.

En las redes pululan los j√≥venes y adolescentes. A los c√≥digos hipermediales se suman tambi√©n los predominantes en esas etapas, elementos importantes a la hora de concebir y compartir contenidos. Algunos internautas reflejan lo personal casi sin l√≠mites, de manera consciente o no, al compartir o consumir im√°genes, m√ļsica, videos‚Ķ, sus momentos o motivos de m√°s alegr√≠a y tristeza, y a la vez suelen segmentarse a partir de esos gustos, amigos en com√ļn y actitudes como en comunidades, a veces con muchas de las mismas personas que comparten en espacios f√≠sicos. Las explicaciones de por qu√© ocurre eso est√°n en las propias din√°micas sociales y en los aspectos generales y particulares de los individuos. Facebook, por ejemplo, para muchos suele convertirse en una especie de barrio digital, con todo lo que eso implica en cuanto a comportamientos, reacciones, opiniones‚Ķ

Resaltamos que los criterios de los ciudadanos en el mundo hipermedial, incluidos no solo los comentarios, deben ser tenidos en cuenta para el desarrollo de políticas en el país o su perfeccionamiento. Es posible continuar incrementando los canales de comunicación entre los diferentes niveles de dirección y los ciudadanos.

Para Cuba, Internet es también la posibilidad de aplastar mentiras y mostrar a internautas de todo el mundo su realidad. Eso no se logra con solo estar. Es importante situarse en la parte superior del iceberg.

Necesitamos articular estrategias a nivel de país con ese objetivo, incluyendo el aporte de la mayor cantidad de personas posible. La izquierda internacional tiene también en las redes una oportunidad tremenda para fortalecer vínculos y trazar caminos de conjunto. Líderes de movimientos sociales y otras personas progresistas de todo el planeta pudieran mantenerse comunicados por esa vía e impulsar más acciones colectivas. Sin dudas, Internet es fuente o reflejo de realidades, pero también de espejismos construidos en correspondencia con objetivos específicos, de lo cual debemos estar conscientes siempre.

 

*Publicado en Cubaperiodistas


Cantar a la Patria, no contra ella (+Videos)

Desde La Bayamesa, de C√©spedes, Castillo y Fornaris, escrita en 1851, hasta Me dicen Cuba, en la que Alexander Abreu insert√≥, en medio del son trepidante, las notas del Himno de Bayamo, la Patria ha sido cantada una, diez, mil veces, en sus m√°s limpias y entra√Īables esencias. Porque un pueblo con m√ļsica en el alma expresa su sentido de pertenencia en el arte que mejor lo representa.

Contra esa tradici√≥n, permanentemente actualizada, se estrellar√° todo intento de pervertir sentimientos y erosionar convicciones mediante operaciones como la que, desde Miami ‚Äאּd√≥nde si no!‚Äď hace pocas horas comenz√≥ a circular.

No hay intenciones ocultas. El texto apuesta sin disimulo por la restauraci√≥n capitalista y el derrocamiento del poder revolucionario. Al rese√Īar el lanzamiento, servido por los canales de comunicaci√≥n al servicio de la subversi√≥n, la agencia EFE resalt√≥ esos objetivos: ¬ęLa canci√≥n es abiertamente contraria al Gobierno de Cuba y a sus pol√≠ticas¬Ľ.

No hay argumentos, sino una retah√≠la de lugares comunes al discurso anticubano: una Cuba dictatorial donde predominan la mentira, la represi√≥n, la tortura; una dictadura sin apoyo popular (¬ęya ustedes est√°n sobrando, ya no les queda nada, ya se van bajando, el pueblo se cans√≥ de estar aguantando¬Ľ).

No hay siquiera el m√°s m√≠nimo atisbo de ingenio, ni una pizca de inteligencia en la burda conversi√≥n del lema Patria o Muerte, en Patria y Vida, t√≠tulo de la diatriba. Como si la defensa de la vida, de la libertad, de la resistencia, no encarnaran en la consigna que nos acompa√Īa desde la despedida a las v√≠ctimas del sabotaje al barco La Coubre.

Tampoco sorprende la alianza de los protagonistas. Famosos, alguno que otro con talento formado en nuestro sistema de ense√Īanza ‚Äďaunque se sabe que la fama y el talento no son sin√≥nimos‚Äď, aupados por las corrientes de moda dentro de esa franja que se ha dado en llamar m√ļsica urbana, tuvieron √©xitos comerciales en Cuba.

Hasta que, deslumbrados por el afán de mayores réditos, seducidos por la farándula floridana vinculada a la industria anticubana, y con cuentas mal sacadas acerca de la capacidad de resistencia de los suyos ante las brutales embestidas del trumpismo contra nuestro pueblo, rasgaron sus vestiduras y evidenciaron la precariedad de sus principios éticos, si es que tuvieron.

Entonces, c√≥modamente instalados en Miami, comenzaron a vociferar, denostar, despotricar y reescribir sus historias personales. Uno de ellos borr√≥ de su memoria los versos que cant√≥ en 2016: (¬ęregreso a la cuna que me vio nacer / regreso a ese barrio que me vio correr / lo que fui, lo que soy y ser√© por mi isla bella¬Ľ); otro, como para no dejar dudas de su catadura moral, reneg√≥ de haber saludado en un concierto al Presidente de la Rep√ļblica de Cuba (¬ęfue un error‚Ķ sent√≠a miedo¬Ľ), y un tercero, alentado de seguro por un subid√≥n alucin√≥geno, amenaz√≥ con venir a ¬ędar machete¬Ľ contra los gobernantes.

En esto √ļltimo se emparenta con un invitado a participar en el show: el delincuente que en La Habana pidi√≥ a Trump ¬ęfuego, fuego y fuego pa‚Äô que esto se acabe¬Ľ: bloqueo e invasi√≥n contra Cuba. El fuego que en el video quema una bandera cubana. El fuego de la vileza con que intentan enlodar en la letra la memoria de Mart√≠ y el Che. El fuego contra la Patria, contra la vida.

Bueno ser√° retener en el coraz√≥n las palabras escritas por Mart√≠ a un compatriota en 1886: ¬ęLa Patria necesita sacrificios. Es ara y no pedestal. Se le sirve, pero no se la toma para servirse de ella¬Ľ. Y hacerlas acompa√Īar por una banda sonora que incluya, entre otros temas, la Peque√Īa serenata diurna, de Silvio Rodr√≠guez.


Nuevos tiempos, viejas lógicas

La victoria de Joe Biden en las recientes elecciones de Estados Unidos tiene m√ļltiples implicaciones para la pol√≠tica interna y externa de la naci√≥n norteamericana. Uno de los temas donde se espera un cambio de pol√≠tica es en el caso de Cuba, donde muchos consideran que Biden puede dar continuidad a las pol√≠ticas iniciadas cuando era vicepresidente de Barack Obama.

El posible retorno a una pol√≠tica de relativo deshielo en las relaciones Cuba-Estados Unidos ha llevado a la maquinaria ideol√≥gica que adversa el proyecto de la Revoluci√≥n cubana a retomar una narrativa que ya se aplic√≥ extensamente durante el acercamiento de la √ļltima etapa de Obama.

El sentido fundamental de esta narrativa es la de presentar las relaciones entre ambos países como relaciones simétricas, donde ambos deben hacer concesiones para lograr un pleno entendimiento. Así, mientras se espera del gobierno norteamericano un levantamiento o, al menos una flexibilización del bloqueo, se le exige al gobierno cubano una agresiva reforma económica que acerque las dinámicas de la economía interna a las dinámicas de cualquier economía de mercado. Para este fin, se defiende un proceso de privatización que ponga las principales empresas y recursos del país, hoy propiedad del estado, en manos del sector privado y se cuestiona y torpedea la existencia de una economía planificada.

Solo llevando adelante de forma decidida estas reformas, afirman toda una pléyade de analistas, el estado cubano podrá demostrar la buena voluntad indispensable para avanzar en la normalización de las relaciones con Estados Unidos.

Convendría detenernos con más detenimiento en estos supuestos.

En primer lugar se afirma el equilibrio entre ambas partes en la mesa de negociaciones. Este planteamiento desconoce, o pretende desconocer, la profunda asimetr√≠a sobre la cual se sustenta lo que los historiadores han dado en llamar ‚Äúdiferendo Cuba-Estados Unidos‚ÄĚ.

Dando un vistazo rápido a la historia de las relaciones comunes, Cuba ha sido siempre la parte vulnerada y vulnerable. Desde su inclusión como una apetencia temprana del joven estado norteamericano a principios del siglos XIX, los Estados Unidos no han hecho otra cosa que torpedear por diversas vías el acceso de los cubanos a la plena independencia y soberanía nacional.

Desde las gestiones iniciales por impedir que la entonces colonia espa√Īola cayera en manos de otra potencia mejor pertrechada para defenderla que la desgastada metr√≥poli, pasando por las diversas acciones para boicotear el esfuerzo de los independentistas cubanos, hasta su intervenci√≥n bajo pretexto en la Guerra del 95, cuyo resultado final ser√≠a la ocupaci√≥n militar de Cuba y la exclusi√≥n de los patriotas cubanos del Tratado de Par√≠s.

La rep√ļblica que naci√≥ en el siglo XX era una rep√ļblica condicionada por la Enmienda Platt, penetrada y endeudada por el capital norteamericano y con presencia militar permanente, en virtud del Tratado de Bases Navales y Carboneras ratificado en 1903 por Tom√°s Estrada Palma. Como resultado de este convenio, todav√≠a hoy Estados Unidos mantiene una base naval en territorio cubano, un s√≠ntoma m√°s de asimetr√≠a.

La Revolución cubana de 1959 afectó sin dudas al capital norteamericano y sus intereses en la isla, a la cual veían como una dependencia privada. La escalada de tensiones posterior llevó a que Kennedy estableciera en febrero de 1962 el cerco comercial, económico y financiero contra Cuba, que será luego convertido en ley en 1992 y 1995. Esta serie de medidas tienen un carácter esencialmente unilateral y han tenido en la administración de Donald Trump una escalada exponencial.

No hay, atendiendo solamente a lo aquí apuntado, simetría posible entre una potencia y una isla asediada que resiste. Aceptar esta lógica sería montarnos en un tren que nos lleva a ceder posiciones y recibir a cambio lo que no es más que el derecho de cualquier pueblo independiente: el respeto de su soberanía.

Otro de los supuestos, que es casi uno de los mitos fundamentales del modelo econ√≥mico neoliberal que se viene imponiendo en el mundo desde la d√©cada del setenta, es el de la necesidad de liberar las fuerzas del mercado como premisa indispensable para cualquier desarrollo futuro en Cuba y cualquier entendimiento pleno con el vecino norte√Īo.

La base de esta tesis es suponer el mercado como un ente abstracto con capacidad de autorregulación propia. Detrás de esta afirmación esencialmente ideológica, lo que se pretende es ocultar el hecho objetivo de que el misterioso mercado no es otra cosa que relaciones humanas. Relaciones de producción, compra y venta. Relaciones que no funcionan al margen de los seres humanos y del control social, sino que por el contrario son producidas por estos y pueden, y deben, por ende, ser controladas por estos.

Imponer esta visi√≥n natural del mercado, como un organismo aut√≥nomo con capacidad de funcionar al margen de la sociedad, implica tambi√©n presentar como naturales las relaciones cosificadas que se derivan de la producci√≥n mercantil. Presentar como inevitable, como esencia humana, todas las violencias y desigualdades que el sistema capitalista ejerce sobre las sociedades y legitimar, en √ļltima instancia, el predominio del gran capital.

Esta lógica es la que subyace detrás de tantos llamamientos liberalizadores a la economía cubana y de tantos enemigos jurados de la economía planificada. Es un elemento que debemos tener en cuenta a la hora de abordar las necesarias reformas económicas en las que está inmerso actualmente el país.

Aceptar entonces el di√°logo con Biden, en caso de que se diera, no solo es necesario, sino tambi√©n positivo para el mejor entendimiento de dos naciones vecinas geogr√°ficamente. Puede contribuir al acercamiento entre dos pueblos y a la reconstituci√≥n de v√≠nculos con una comunidad cubana en el exilio con la cual las relaciones no siempre han sido fluidas. Tambi√©n puede ser bueno para la econom√≠a de un pa√≠s peque√Īo, castigado por duras sanciones, que sin dudas se beneficiar√≠a de cualquier alivio relativo que pueda surgir.

Pero todo el proceso se debe llevar con plena conciencia de la desigualdad entre los actores involucrados y de la intención declarada de subvertir el orden político y social existente en Cuba. Es preciso andar con cuidado, sin prisas ni concesiones que puedan comprometer el futuro socialista y soberano de esta isla rebelde.

 *Tomado del blog Me muero como viví


Convoca la AHS a twittazo por la vida y contra el bloqueo

La AHS y el Comité Organizador de las Romerías de mayo, en conjunto con la Unión de Jóvenes Comunistas, el Ministerio de Cultura, el periódico Juventud Rebelde, la Brigada de Instructores de Arte José Martí, la Federación Estudiantil Universitaria, el Movimiento Juvenil Martiano y otras organizaciones e instituciones, convocan a un twittazo por la vida, la solidaridad de los pueblos en tiempos de COVID y contra el bloqueo de Estados Unidos a Cuba este viernes de 10 a 12 del día.

Las etiquetas serán #BloqueoNoSolidaridadSí y #RomeríasEnCasa. Las cuentas líderes deben ser @ahsjovenescuba, @UJCuba, @AcostaDiosvany y @rafeglez87. La iniciativa forma parte del programa de las Romerías de mayo desde casa impulsadas por los jóvenes creadores cubanos desde el día 2 del actual mes, para mantener vivo el espíritu de su Festival Mundial de Juventudes Artísticas que por primera vez desde su creación en 1994 no se puede realizar en la bella ciudad de Holguín.

Entre las acciones de este viernes se incluyen el panel Las tecnologías salvan, a partir de las 9: 00 am, con la colaboración de activistas de redes sociales, la Unión de Informáticos de Cuba y la Unión de Periodistas, el cual se podrá seguir mediante el canal de Youtube de la AHS y diferentes páginas de Facebook.

Para la tarde está planificado un gran foro con creadores de varias partes del mundo, romeros de corazón, que hablarán de sus experiencias en el evento, muestra de la fuerza del arte y el amor a la creación, todo eso enriquecido con el encanto del pueblo y la ciudad de Holguín, corazón vital del Festival.

La ocasión será propicia para convocar a la edición de las Romerías en 2021, que todos deseamos sea otra vez en la Ciudad Cubana de los Parques, capital del arte joven.


Los jóvenes cubanos siempre cantarán a la paz

La jornada juvenil por la paz y contra el bloqueo tendrá lugar el sábado 21 de en el Pabellón Cuba, sede de la Asociación Hermanos Saíz, donde cientos de jóvenes se unirán para, desde el arte, continuar luchando por un mundo mejor para todos.

Obras ganadoras del concurso Un mundo de paz es posible, auspiciado por la Asociaci√≥n Cubana de Comunicadores Sociales, integrar√°n la exposici√≥n que ser√° inaugurada a las 2:00 P.M. como una de las acciones convocadas por la AHS, las federaciones estudiantiles de la Ense√Īanza Media y Universitaria, el Movimiento Juvenil Martiano y la Brigada de Instructores de Arte Jos√© Mart√≠, para celebrar el D√≠a Internacional de la Paz y contribuir a la Campa√Īa Nacional contra el Bloqueo.

Los jóvenes cubanos, representados en las organizaciones estudiantiles y culturales, expresaremos el rechazo al fortalecimiento de la política de Estados Unidos hacia Cuba, agudizado con la administración de Donald Trump, refirió Aymeé Pujadas Clavel, de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas, organización que también se suma a la convocatoria.

Agregó que la jornada por la paz es también un grito contra la intervención extranjera en los asuntos internos de nuestros países y la utilización de la guerra cultural, mediática y subversiva contra gobiernos electos democráticamente.

Póster de la Jornada.

En la jornada también será presentado el libro 5 temas polémicos sobre Cuba, de Elier Ramos y Rodolfo Romero; y los asistentes podrán disfrutar de la proyección del documental Derechos de Revolución, de la realizadora Karen Brito, en la sala Alfredo Guevara.

Yasel Toledo Garnache, vicepresidente de la AHS, destacó el gran concierto con el cual concluirá la actividad en el Pabellón Cuba, y que tendrá como protagonistas a jóvenes creadores cubanos, y estará bajo la dirección artística de Nerys González.

A√Īadi√≥ que esta iniciativa tiene una importancia vital en las actuales circunstancias que vive el pa√≠s, ante el recrudecimiento del bloqueo impuesto por los Estados Unidos a Cuba hace m√°s de 60 a√Īos. ‚ÄúEste va a ser un canto a la alegr√≠a y una demostraci√≥n de que el arte siempre ser√° esencia del pueblo cubano sin importar cuan complejas sean las circunstancias‚ÄĚ, afirm√≥.


Puentes de amistad

Bailarines cubanos de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z acompa√Īaron hoy a los amigos solidarios en Alemania que se re√ļnen cada s√°bado para rechazar el injusto bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, y para apoyar la libre determinaci√≥n de Venezuela.
 
Desde el 27 de agosto y hasta el 12 de septiembre se encuentra en Berlín este grupo de artistas de la AHS, organización de la joven vanguardia creadora de Cuba, para un intercambio cultural en el ámbito de la danza contemporánea y urbana.
 
Tomada del Twitter de Prensa Latina.


Frente a la emblemática Puerta de Brandenburgo, los bailarines hicieron derroche de la técnica adquirida en las escuelas de arte de Cuba, mezclada con nuevos saberes sobre Hip Hop (Breack Dance y Popping).
 
El intercambio motiv√≥ a bailarines alemanes a visitar la Isla caribe√Īa en noviembre como parte del proyecto sociocultural Haber, el cual centra sus objetivos en promover la cultura del baile como medio de expresi√≥n en torno a la unidad de los pueblos.

 


Debatir en Revolución: Una obra para descubrir la sociedad cubana

‚ÄúDebatir en Revoluci√≥n. Otras formas de hacer, otros modos de ser‚ÄĚ es un encuentro √≠ntimo con las preocupaciones, retos y argumentos de una generaci√≥n que le ha tocado vivir un papel de relevo. Lo anterior lo confes√≥ Yosvany Montano Garrido, autor de esa compilaci√≥n de nueve ensayos, durante su presentaci√≥n en el capitalino Sal√≥n de Mayo del Pabell√≥n Cuba.

[+]


Abrazos que nos hacen nacer…

Una vez m√°s recuerdo aquellas l√≠neas de Eduardo Galeano (1940‚Äď2015) en El libro de los abrazos: ‚ÄúPeque√Īa muerte llaman en Francia a la culminaci√≥n del abrazo, que rompi√©ndonos nos junta y perdi√©ndonos nos encuentra y acab√°ndonos nos empieza. Peque√Īa muerte, la llaman; pero grande, muy grande ha de ser, si mat√°ndonos nos nace‚ÄĚ.

[+]


El libro, un amigo que no decepciona

Tomado de La Jiribilla

Hay amigos que nunca decepcionan, los libros son algunos de ellos, porque más que objetos inanimados y amasijos de hojas con historias atrapadas en letras impresas, están siempre ahí, sin condiciones, alegran el alma y vienen con la oportuna respuesta o consejo ante la vida y sus inesperados trances.

[+]