Bayamo


En Granma, fiesta virtual de pensamiento científico

A 152 a√Īos de la interpretaci√≥n por vez primera del Himno Nacional, aquel 20 de octubre, sobre los adoquines de la otrora Plaza de la Iglesia Mayor San Salvador de Bayamo (hoy Plaza del Himno) llega la Fiesta de la Cuban√≠a. El a√Īo 1994 marca la g√©nesis del festejo de cuban√≠a, a propuesta del entonces Ministro de Cultura Armando Hart D√°valos, con motivo del hist√≥rico suceso que marcar√≠a para siempre la historia de la Patria. ¬†

[+]


‚ÄúCada cubano tiene un Mart√≠ dentro‚ÄĚ

En aquel mundo abstracto, donde es capaz de engendrar las más disímiles sensaciones desde la duda o la afirmación, Raylven Friman laminó de acero a José Martí con la misma fortaleza que se les agiganta en el pecho a los cubanos.

Unos 14,50 metros de alto por 7,50 metros de ancho totalizan las dimensiones del monumento, √ļnico emplazado en ese formato dedicada al Ap√≥stol en Bayamo, una ciudad que avist√≥ de ‚Äúalma intr√©pida y natural‚ÄĚ como reza en lum√≠nico la esfinge.

“Se me ocurrió lo del rostro porque buscaba algo muy sobrio y realmente fuerte. Esa imagen es la que más conocemos, entonces a esa traté de darle fuerza.

‚ÄúSe trat√≥ de buscar un material que le diera perdurabilidad, que la composici√≥n de las letras figurara una tipograf√≠a manuscrita en correspondencia con los colores de la bandera, tratando de dar sobriedad a la pieza‚ÄĚ, precisa Friman.

No obstante, su poca experiencia en el trabajo con metal y las luces, una marcada tendencia por estos días, constituyó a la vez un desafío, aparejado a una pieza que rompió con el arte figurativo que le apasionó desde alumno en la Academia de Artes Plásticas de Las Tunas.

Martí, pieza escultórica inaugurado el 30 de diciembre de 2019/ Ibrahin Sánchez

En la ocasi√≥n, el joven granmense no solo conceb√≠a de manera habitual en sus trabajos figurativos funcionales el dise√Īo, sino que se adentrar√≠a en la nueva meta de redescubrir de cerca la conjugaci√≥n entre el acero y la luz.

En ese paso fue indiscutible, para desdoblar las varas de hierro en un antojo de creaci√≥n propiamente, el enlace con Osdanis Ant√ļnez Rosell√≥, y su grupo de creaci√≥n Divo, adscripto al Fondo Cubano de Bienes Culturales.

“Tienes que combinar la parte tuya creativa con la manufactura que esa persona tiene. Estoy muy agradecido de trabajar con ese equipo. Ellos saben mucho del trabajo de la materia, es decir de hacer una silla, un mueble, que armar una obra que lleva contenido artístico.

‚ÄúEl proyecto se empez√≥ a gestar en octubre (2019). Cuando se aprueba, a partir de noviembre, se comienza a trabajar al entrar en el taller‚ÄĚ, detall√≥.

Las l√≠neas esta vez no precisaron el lenguaje figurado ni los colores se combinaron atractivamente sobre el lienzo. Prefiri√≥ el urbanismo, una tendencia retomada para no solo acercar el p√ļblico al arte sino para hacerlo part√≠cipe de la creatividad.

La pared en blanco de un edificio y chapas de metal fueron el tapiz para moldear en exquisita semejanza el ímpetu de la mirada que emana del rostro del Héroe de Dos Ríos en una arteria que crece desde lo moderno, llena de simbolismos culturales e histórico, el Prado bayamés.

En el Martí de Friman, con un tono serio en su rostro, se advierte la sabia mirada al futuro del más universal de los cubanos, la reflexión temprana, o encuentras la firmeza moldeada en el alma de un patriota digno de su tierra, y acapara la atención entre La Bayamesa y otros íconos de la Cuna de la Nacionalidad Cubana.

Cada ma√Īana, desde el cercano 30 de diciembre de 2019, cuando el sol le descubre, anida en el universo la sospecha de que ‚Äútoda la gloria del mundo cabe en un grano de ma√≠z.‚ÄĚ

‚ÄúMi v√≠nculo con Mart√≠ es como el de todo cubano. Creo que cada cubano tiene un Mart√≠ dentro‚ÄĚ, afim√≥.


El Rey del Chang√ľ√≠ vuelve a sonar los timbales

Con una sonrisa escondida entre sus labios, Elio Rev√© (1930-1997) hace sonar los timbales y al un√≠sono indica el camino de la m√ļsica cubana, eterniz√°ndose desde el cer√≥n en la memoria de todos.

El museo bayam√©s de la cera es ahora el escenario perpetuo del conocido Rey del Chang√ľ√≠ que el D√≠a de la Cultura nacional ‚Äúregres√≥‚ÄĚ con los acordes que se desprenden de la an√©cdota y el verso musical y, sin pretenderlo, rob√≥ l√°grimas, sonrisas y reflexiones.

Frente a √©l, sus seguidores, amigos de desaf√≠os y fortunas ‚Äúcantan‚ÄĚ las dulces melod√≠as emanadas de su alma en hechos y desnudan recuerdos de tenacidad que archiva un historial de m√©ritos y reconocimientos.

Tras caer el manto que le abriga, lo extraordinario y bello de las palabras asombran pupilas con el rejuego del pasado y el presente, de lo vivo y lo ausente.

Son 70 a√Īos, arropados en una guayabera, que una que otra vez luci√≥ en sus espect√°culos, y un pantal√≥n gris ce√Īido a su cuerpo ‚Äďmuy propio de su estilo y cuban√≠a‚Äď, donados por la familia con el √°nimo de contribuir a la majestuosidad de una obra excepcionalmente lograda.

Elito Revé, hijo a la izquierda, y Cándido Fabré. Foto: Luis Carlos Palacios Leyva.

Pap√° Chang√ľ√≠ parece despertar una nueva d√©cada de sentimientos dentro de su carrera art√≠stica, desde el retrato de su humildad y la sinceridad de la mirada no se consigue menos que el m√©rito del cari√Īo popular, ese que se gan√≥ mediante la creatividad.

Elito (hijo), su mejor seguidor, palpita de emociones y resume en el original ¡Uea!, símbolo del Charagón que hoy comenda.

Rafael Lara no se reserva la intimidad en medio de tanta gente que asiste al convite y saca de sus crónicas un pasaje inolvidable.

‚ÄúRev√© fue a La Habana para hacer conocer o implantar el Chang√ľ√≠, acto fallido, porque el chachach√° era el due√Īo de Am√©rica y hab√≠a que esperar, pero Rev√© era muy paciente y esper√≥ 10 a√Īos y naci√≥ el chan guis√©‚ÄĚ, cont√≥ como pre√°mbulo en la cita.

Mientras, con un orgullo que le empuj√≥ el llanto fuera el sonero mayor C√°ndido Fabr√© siente a√ļn las tantas veces que le abraz√≥, confi√≥ en el talento incipiente y le dijo ‚Äúte quiero‚ÄĚ.

El regocijo terminó por multiplicarse y  ada palabra al aire encontró imborrables huellas, porque papá Changuí vuelve a sonar los timbales.


Céspedes en el centro de la Cultura

La actualidad digital y convulsa nos indica por suerte o desgracia, que las redes sociales son uno de los mejores term√≥metros de pensamiento para escudri√Īar lo cotidiano. Su car√°cter pol√©mico y desconfiado para muchos, no lastra que all√≠ se pueda observar las catarsis en su estado puro.

Y es que gracias a Facebook, el que todo lo puede, descubro recientemente el nuevo cartel, que para bien promociona la jornada de la cultura cubana del 10 al 20 de octubre. El cartel que, enf√°ticamente, toma a Carlos Manuel de C√©spedes como centro del mensaje pragm√°tico no deja de pasar inadvertido por algunos paisanos que replicaban: ¬ŅPorque Carlos Manuel de C√©spedes? Incluso se cuestionaban: ¬ŅQu√© se estaban perdiendo de la cultura cubana? ¬ŅPorque C√©spedes y no otro?

No voy a ser le√Īa del √°rbol ca√≠do. Pero me veo necesitado en explicar un argumento y una pregunta. Sin conocer al dise√Īador y sus motivos. Resalta sus elementos √©picos aleg√≥ricos al crisol que vivi√≥ el parto de la cultura. Aunque el criterio esencial es el bicentario del natalicio del augusto Padre de la Patria.

Céspedes es un hombre de luz y de sombras. Su estirpe está fundada en la cultura cubana. Mucho y a la vez poco dominamos sobre su pasión por las artes. Uno de los pilares de su pensamiento es precisamente su sólida base cultural, nutrida de lo mejor de su época y el dominio de una vasta cultura.

Unos de los elementos más importantes en el estallido de la Revolución del 68 fue el desarrollo cultural logrado en la ciudad de Bayamo. La forja de una cultura auténtica y criolla va influir en el protagonismo de los héroes de la Independencia. El contacto directo con grandes sistemas de pensamientos a través de los patricios regresados del extranjero, rápidamente se convertían en portadores en su ciudad de lo mejor del pensamiento filosófico, artístico y científico descubierto en América y Europa.

Los hombres del 68 fundaron su libertad primeramente desde el pensamiento. El papel de la literatura y la educaci√≥n es m√°s que encomiable en el camino libertario. El dominio absoluto de los mejores autores desde los cl√°sicos de la tradici√≥n greco-latina y su mixtura con los ideales del Renacimiento, la Ilustraci√≥n y el Romanticismo van formando un pensamiento independentista adosados de idealismo y romanticismo, pero acompa√Īado del sublime amor por la libertad patria.

Por esto C√©spedes es un hombre de gran apetito literario y con una de las mejores bibliotecas de su √©poca. Compone en coautor√≠a de Jos√© Fornaris la letra de La Bayamesa, que se registra como la primera canci√≥n rom√°ntica de Cuba. Escribes varios poemas de amor y eleg√≠as a la patria, es traductor de obras de teatro, poes√≠a y hasta de ajedrez. Escribe para los peri√≥dicos de la √©poca. Participa como actor y director de teatro en puesta de escena en Bayamo y Manzanillo. Es amante a la m√ļsica y Chopin es de sus preferidos. Funge entre los mecenas de la cultura local de su m√≠tico Bayamo.

Mucho se elogia y se detalla el dominio de la alta cultura que tenían estos héroes. Hombres vestidos de seda fina y con prendas de oro brillante, sin nada que envidiar a la gran alcurnia de la Habana o de la fastua Europa. Varios recorrieron los elegantes salones de París, recitaban en latín o francés y vibraban al ritmo de Mozart.

Sin embargo poco se resalta el gran apego que existió a las tradiciones, costumbres y manifestaciones que derivaron a conformar la cultura popular y tradicional que germinaba en Cuba.

Es precisamente estos elementos lo que distinguen la cultura del criollo con el ib√©rico. Los pr√≥ceres cultos y refinados, los que ten√≠an un conocimiento enciclop√©dico y universal tambi√©n veneraban sus expresiones aut√©nticas y nativas. No solo amaban la m√ļsica culta sino que tambi√©n se regocijaban de la contradanza de Saumell. Escribieron d√©cimas y estaban fascinados por los elementos de cubanidad en la poes√≠a de Jos√© Mar√≠a Heredia, Pl√°cido o el Cucalamb√©. Tributaban a las lidias de gallos y carreras de caballo. Cazaban animales jibaros, como C√©spedes. Se ba√Īaban en r√≠os y todos viv√≠an o visitaban con frecuencia y entusiasmo sus fincas apartadas de la ciudad. Sent√≠an orgullo de su estirpe aborigen.¬†Observaban y hasta participaban en los cultos y bailes africanos.

Es precisamente esta condición de terratenientes la que le permite conocer internamente las maravillas de la cultura rural y sus miserias. Al revisar sus versos, sus diarios y testimonios esencialmente cuando están distantes de la ciudad comprobamos la viveza de esta cubanidad fundadora.

Los poetas y novelistas han advertido con espejuelos diferentes a la sociedad, la naturaleza cultural del Padre del Patria. Le coronan su mérito de fundador de la cultura independentista.

Al respecto Lezama Lima comenta: (…) comprende con rapidez nuestra que está en obligación de inaugurar una nueva tradición, donde todo es como una fiesta, un lujo, una amistad, una frase imprevisible 1 …

Nuestra Fina, también lo consagra en su linaje: Céspedes es el fundador de un linaje en
el espíritu, de unas familias más misteriosas y definitivas que la de la sangre 2 .

Tal vez estos argumentos no complazcan del todo. Pero nos ilustran, porque Céspedes se encuentra en el centro de la cultura. El Iniciador no solo se levanto con su espada en la Demajagua, sino que su adarga era la cultura que lo obligó a sacrificar su cómoda vida por dos razones: Independencia y Libertad.

Conlleva entonces a una dolorosa pregunta, qu√© hemos hecho mal para que algunos cubanos discriminen la vinculaci√≥n de lo patrio con lo cultural. La respuesta es complicada y se confunde en la urdimbre de cataclismo que ha sacudido nuestra cultura.¬†Como el riesgo de la espada de Damocles que se ci√Īe sobre nosotros. Las respuestas o al menos mis criterios quedan suspendido para otras l√≠neas.¬†

Recordemos que el 10 de octubre es nuestra fecha de nacimiento y hace s√≠ntesis en su colof√≥n con el 20 de octubre cuando al cantar el himno de manera p√ļblica para festejar la toma de la primera ciudad de la Cuba Libre. El 20 de octubre no se cantaba solamente un marcha de guerra, brotaba de las gargantas de los bayameses lo cubano como expresi√≥n redentora.

La jornada de la cultura cubana no est√° exenta de retos y hasta son visibles algunos fracasos en conectar lo cubano con zonas que ya son infectadas por la cultura de la banalidad. A pesar de las dificultades econ√≥micas que sacuden tel√ļricamente el pa√≠s, no debemos despreciar estos diez d√≠as del mes de octubre, para luchar y festejar con calidad y esmero por nuestra cultura. Conocerla de manera profunda tal vez sea su mayor homenaje.

1 Jos√© Lezama Lima: C√©spedes, el se√Īor√≠o fundador. Imagen y posibilidad, La Habana, 1981.
2 Fina García Marruz: La poesía es un caracol nocturno. Coloquio Internacional sobre la obra de Lezama Lima. Poesía , Editorial Fundamentos, Madrid, 1984


Las Lucías tienen mucho que decir

Un nuevo espacio brota y germina en Bayamo para (re)pensar desde el diálogo y la cultura el feminismo. Las Lucías Dicen… es un punto de encuentro y remanso espiritual liderado por La Cuarta Lucía, plataforma feminista de promoción sociocultural, iniciativa original de estudiantes y profesores de la carrera de Gestión Sociocultural para el Desarrollo de la Universidad de Granma (UDG) y la Asociación Hermano Saíz, al cual se han sumado otras instituciones.

Al decir de la coordinadora, profesora, investigadora, promotora y activista feminista Yuleidys (Yula) González Estrada, el objetivo es un espacio para el diálogo donde hombres y mujeres, desde su quehacer cotidiano tributan al crecimiento espiritual de nuestra cultura, y concientizar desde sus amplios aspectos la crítica a los patrones machista y patriarcales.

Amparado y seleccionado por la m√≠stica de los terceros jueves de cada mes. El espacio radic√≥ en esta ocasi√≥n fundadora en el Centro de Comunicaci√≥n Cultural de ‚ÄúVentana Sur‚ÄĚ. Yula y sus estudiantes, quienes ha so√Īado con este espacio desde hace tiempo, declaran que el feminismo es ante todo una actitud ante la vida, y con estas pretensiones ha decido no solo desde la investigaciones te√≥ricas luchar contra el patriarcado que se esconde y hace met√°stasis de maneras sigilosas y da√Īinas.

Para la Cuarta Lucía el arte es impredecible, otra forma de luchar y amar, por eso buscan su complicidad y auxilio. Por esto se mezcló acertadamente las reflexiones sociales y de género con presentaciones de imágenes, caricaturas, videos y canciones. Se inauguró la tarde con canciones del joven trovador Ernesto Díaz, miembro de la AHS y portador de una cancionística refinada y sensitiva.

La novia de Bayamo dice…

Con la presencia de lujo de la poetisa y promotora cultural Luc√≠a Mu√Īoz Maceo como eje del espacio. La poeta insigne de la ciudad, bautizada como La novia de Bayamo, su obra y gesti√≥n cultural no solo ha enaltecido la cultura en la ciudad, sino a nivel nacional. La autora atesora varios cuadernos de poes√≠as publicados en Cuba y sus poemas han sido recogidos en numerosas antolog√≠as, por lo que su obra ha recibido la atenci√≥n de investigaciones en la isla y m√°s all√° de sus l√≠mites biogr√°ficos.

Cuenta con varios galardones nacionales e internacionales en concursos literarios y ostenta distintos reconocimientos como la condición de Distinción por la Cultura Cubana y Miembro de Honor de la AHS.

Con la asistencia de estudiantes y profesores universitarios y asociados de la AHS. La conversación giró sobre su vida, el arte, los libros, la literatura, la familia, la cotidianidad, la mujer y la nación.

Lucía es toda luz. Su poética se encauza en las rupturas y regularidades de la creación lírica femenina en Cuba y su tradición poética. Su verso cautivo y sensible evoca los hilos de lo cotidiano como fuente inagotable de la poesía, el amor, la familia y la patria son sus temas consustanciales. Lo femenino en su poesía es vital y subversivo. A pesar de sus imágenes apacibles y elegantes hay un reclamo de la mujer por sus derechos y espacios vitales.

Otra visión vigente en el intercambio fue su actividad en diversos proyectos socioculturales que la han convertido en una de las principales activistas de la ciudad. Fundadora del Proyecto Juana Moreno sobre mujeres creadoras de manualidades en la ciudad de Bayamo y de Acentos, un proyecto de librería para libros usados.

La Cuarta Luc√≠a hizo entrega de un reconocimiento especial a la poetisa bayamesa Luc√≠a Mu√Īoz Maceo; creadora con la cual, La Plataforma Feminista de Promoci√≥n Sociocultural perteneciente a la carrera de Gesti√≥n Sociocultural Para el Desarrollo de la Facultad de Ciencias Econ√≥micas y Sociales de la UDG, inaugur√≥ su espacio Las Luc√≠as Dicen‚Ķ (Foto: Tomada del facebook La Cuarta Luc√≠a.)

Luc√≠a habla con vehemencia y sencillez sobre su labor de m√°s de 20 a√Īos en estos proyectos comunitarios que rescatan el crecimiento espiritual de los centros perif√©ricos y la mujer en s√≠. Con paciencia y amor ha hilado los hilos de la reconstrucci√≥n cultural desde las artes y la literatura en diferentes etapas de nuestro pa√≠s. Su amor apasionado por la ciudad le ha ganado el derecho propio de ser una eterna enamorada de la cultura bayamesa.

Inquietudes, reflexiones, victorias y reclamos brotaron de la voz pausada y melodiosa de la poetisa. La autora cuenta en estos momentos con un cuaderno de poes√≠a in√©dito, al cual a√ļn no ha definido nombre ni comprometido editorialmente, dedicado exclusivamente a la tem√°tica femenina y su perenne visi√≥n de relatos cotidianos. La poeta cerr√≥ con la lectura de su poema in√©dito, seleccionado como el n√ļmero XV:

 

Huyo de ti,

de las palabras que como piedras

lanzas en mi cabeza y mis manos.

Huyo y me refugio en  la máquina de coser,

en la m√ļsica que emite su rueda¬†

y pruebo ver el mundo a través del ojo de la aguja

y atravesarlo con el arcoíris.

He puestos parches disímiles sobre mis desgarraduras,

He zurcido con cuidado las heridas peque√Īas

Me he rehecho una y otra vez cada ma√Īana

pasando en la frialdad

 del pisas costuras por mi espalda

sufriendo las perforaciones de la agujas de mi piel.

He cosido a mano las heridas abiertas en el corazón

Pero corta los hilos con una tijera de hielo y me deshaces.

Un momento especial fue al final del espacio, el cual se le entreg√≥ un reconocimiento de la plataforma feminista y libro sobre la tem√°tica de g√©nero para su librer√≠a. Lucia Mu√Īoz asegur√≥ sentirse como una m√°s de La Cuarta Luc√≠a. El espacio fue una exhortaci√≥n a no abandonar las metas culturales de esta gran naci√≥n y las luchas por un mundo sin discriminaci√≥n.

La Lucías Dicen… es una  loable iniciativa de cómo desde la academia y las artes se puede sensibilizar las temáticas de género, sin encallar en tediosos estereotipos ni gastados recursos discursivos.

Este era un espacio a√Īorado y urgente para la ciudad de Bayamo, rezagada en iniciativas de artes y pensamiento juvenil. Por esto acudi√≥ a la ayuda mancomunada de la Universidad y la Secci√≥n de Cr√≠tica e Investigaci√≥n de la AHS, instituciones de un p√ļblico joven; y se nutre de manera inteligente de sus preocupaciones y acude a experiencias de otras personalidades e instituciones.

Demuestra tambi√©n que, a pesar de la tel√ļrica situaci√≥n econ√≥mica del pa√≠s, existen alternativas para juntarnos a (re)pensar y salvar la fibra cultural de la naci√≥n. Son por estas razones que estoy convencido que a partir de ahora las Luc√≠as tendr√°n mucho que decir en pro de la mujer y nuestra estirpe nacional.